Está en la página 1de 4

La Constitución Política de 1991 difirió la determinación de la autonomía de las

entidades territoriales. El artículo 1 de la Constitución, dispuso que Colombia se


encuentra organizado en forma de República unitaria, descentralizada y con
autonomía de sus entidades territoriales. Pero que se riñen con el principio
jerárquico, de subordinación o sometimiento de las entidades territoriales, respecto
del nivel central. (art. 288 C.P)

Sobre la definición del principio de la autonomía territorial la Corte resaltó la


calidad de autonomía propio de quien “decide por sí mismo”, sin ser este concepto
sinónimo de soberanía o de “grado máximo de libertad”. El concepto de autonomía
“hace referencia a un cierto grado de libertad en la toma de decisiones por parte
de un determinado ente jurídico en relación con otro” (Corte Constitucional de
Colombia. Sentencia C-517 de 1992)

En este sentido, la autonomía actúa como un principio jurídico en materia de


organización competencial. Dicho principio deber realizarse teniendo en cuenta la
importancia de los bienes jurídicos. Además, tiene un carácter vinculante y
obligatorio, estableciendo deberes y subordinando los demás preceptos del
ordenamiento jurídico. Por esa razón la jurisprudencia constitucional afirmó que
las responsabilidades de las entidades territoriales deben ser asumidas por ellas
mismas, sin desconocerse el apoyo que les puedan brindar las autoridades
nacionales. Lo anterior significa que las entidades territoriales gestionan según sus
propios intereses; como una realidad ineludible para los administrados.

Específicamente, el artículo 311 de la constitución, se convierte en uno de los


pilares fundamentales para la materialización de la autonomía de las entidades
territoriales promoviendo la participación ciudadana entregada a través del
constituido que representa la esencia del poder de la soberanía de los
representados.

ARTICULO 311º—Al municipio como entidad fundamental de la división político-administrativa del Estado le
corresponde prestar los servicios públicos que determine la ley, construir las obras que demande el progreso
local, ordenar el desarrollo de su territorio, promover la participación comunitaria, el mejoramiento social y
cultural de sus habitantes y cumplir las demás funciones que le asignen la Constitución y las leyes.

El alcance del principio de autonomía de las entidades territoriales se determina,


constitucionalmente, por el influjo de dos elementos complementarios: el principio
de Estado Unitario y las competencias constitucionales propias de las entidades
territoriales, en virtud de su autonomía. El principio de Estado Unitario determina
que todos los órganos del Estado, comprendidos todos los niveles de la
administración pública, incluida la territorial, hacen parte de la unidad política del
Estado “Estado unitario presume la centralización política, que exige unidad en todos los ramos de la
legislación y en las decisiones de política que tengan vigencia para todo el territorio nacional, así como una
administración de justicia común”: Corte Constitucional, sentencia C-579/01.), lo que implica que las
entidades territoriales deben siempre enmarcar su competencia sin desconocer la
jerarquía de idoneidad institucional y jurídica de las potestades estatales.
Las entidades territoriales son personas jurídicas de derecho público que, dentro
de la división general del territorio gozan de autonomía para la gestión de sus
intereses, por esta razón, tienen derecho a:

1. Gobernarse por autoridades propias.


2. Ejercer las competencias que les asigne la Constitución y la ley.
3. Administrar los recursos y establecer los tributos necesarios para el
cumplimiento de sus funciones.
4. Participar en las rentas nacionales.
https://colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Desarrollo%20Territorial/Guia%20Concejos
%20Municipales.pdf

Entonces podemos entender, que los Concejos municipales son instancias de


representación y participación popular que tienen como finalidad ser intermediarios
entre el ejecutivo Distrital y los ciudadanos, sus miembros deben velar por el
bienestar colectivo y controlar políticamente a la administración.

En relación a esto, el proyecto de acuerdo presentado ante esta corporación, por


el cual se actualiza y adicionan unas disposiciones al reglamento interno del
concejo. Es potestad de este, expedir y modificar el reglamento interno para sus
funcionarios en los cuales se incluyan, entre otras, las normas referentes a las
comisiones, como lo establece el artículo 31 de la ley 136 de 1994, por medio de
la cual se dictan las normas tendientes a modernizar la organización y el
funcionamiento de los municipios.

Dentro del articulado del proyecto de acuerdo por el cual se actualiza y adicionan
unas disposiciones al reglamento interno del concejo, señala lo siguiente:

Entendiendo el artículo cuarto del presente proyecto de acuerdo, por el cual se


actualiza y adicionan unas disposiciones al reglamento interno del concejo, y
Siguiendo en sentido y haciendo uso del principio de autonomía y de jerarquía, no
remitimos a un componente normativo que complementa lo antes expresado.

El Artículo 147 de la C.P. establece que, “Las mesas directivas de las cámaras y
de sus comisiones permanentes serán renovadas cada año, para la legislatura
que se inicia el 20 de julio, y ninguno de sus miembros podrá ser reelegido dentro
del mismo cuatrienio constitucional”.

LA LEY 5 DE 1992 de (junio 17) "Por la cual se expide el Reglamento del


Congreso; el Senado y la Cámara de Representantes".

En su Artículo 40. Composición, período y no reelección. La Mesa Directiva de


cada Cámara se compondrá de un presidente y dos vicepresidentes, elegidos
separadamente para un período de un año y a partir del 20 de julio. Las Minorías
tendrán participación en las Primeras Vicepresidencias de las Mesas Directivas de
Senado y Cámara, a través del partido o movimiento mayoritario entre las
minorías.
Ningún Congresista podrá ser reelegido en la respectiva Mesa Directiva dentro del
mismo cuatrienio constitucional. Las Mesas Directivas de las Cámaras, y de sus
Comisiones, serán renovadas cada año, para la legislatura que se inicia el 20 de
julio, y ninguno de sus miembros podrá ser reelegido dentro del mismo cuatrienio
constitucional.
 Parágrafo. En tratándose de Comisiones Constitucionales Permanentes y
Comisiones Legales habrá un presidente y un vicepresidente, elegido por mayoría
cada uno separadamente y sin que pertenezcan al mismo partido o movimiento
político.

la ley 136 de 1994 “por la cual se dictan normas tendientes a modernizar la


organización y el funcionamiento de los municipios”

ARTÍCULO 28. MESAS DIRECTIVAS. La Mesa Directiva de los Concejos se


compondrá de un presidente y dos vicepresidentes, elegidos separadamente para
un período de un año.

<Inciso modificado por el artículo 22 de la Ley 1551 de 2012. El nuevo texto es el


siguiente:> El o los partidos que se declaren en oposición al alcalde, tendrán
participación en la primera vicepresidencia del Concejo.
 
De acuerdo a lo anterior, la Mesa Directiva de los Concejos se compondrá de un
presidente y dos vicepresidentes, elegidos separadamente para un período de un
año, ningún concejal podrá ser reelegido en dos períodos consecutivos en la
respectiva mesa directiva.

Ley 136 1994 ARTÍCULO 25. COMISIONES. Los concejos integrarán comisiones
permanentes encargadas de rendir informe para primer debate a los proyectos de
acuerdo, según los asuntos o negocios de que éstas conozcan y el contenido del
proyecto acorde con su propio reglamento. Si dichas comisiones no se hubieren
creado o integrado, los informes se rendirán por las Comisiones Accidentales que
la Mesa Directiva nombre para tal efecto.

Todo concejal deberá hacer parte de una comisión permanente y en ningún caso
podrá pertenecer a dos o más comisiones permanentes.

Siendo de esta manera el Articulo 147 de la constitución nacional, la ley 5 de 1994


en su artículo 40, la ley 136 de 1994 (artículo 25 – 28), unas norma que se
revisten de legalidad y se nutren de constitucionalidad; nos marcan el camino para
que esta corporación actualice su reglamento interno y disponga dentro de su
marco normativo central, lo estipulado en la leyes pactando que la comisiones
permanentes sean renovadas cada año, para así dar una participación activa de
carácter rotativo a todos los miembros de esta corporación. lo que implica que las
entidades territoriales deben siempre enmarcar su competencia sin desconocer la
jerarquía de idoneidad institucional y jurídica de las potestades estatales.

Por consiguiente, en mi criterio Jurídico, únicamente se prohíbe ser reelegido en


dos períodos consecutivos en la respectiva mesa directiva, conforme al artículo 28
de la Ley 136 de 1994. con lo cual se pretende la no concentración del poder en
una sola persona dentro de la mesa directiva para un período más allá del
establecido en la ley. La norma solo prohíbe la reelección, o sea, una nueva
elección del concejal para conformar la mesa directiva del Consejo, en dos
períodos consecutivos.

Lo que nos demuestra estas normas en particular, que se garantiza la


participación y acceso en igualdad de condiciones y por ello, es menester erigir un
mecanismo de control al poder político y a la institucionalidad, dando una
participación a todos los concejales en las distintas comisiones, recubriendo al
estatuto interno de esta corporación de un componente legal, sin limitación de
carácter restrictivo en pleno derecho para que las comisiones tengan un periodo
de elección anual, y se facilite una rotación de los miembros de este honorable
cabildo, para así garantizar la participación de cada uno de los miembros de este
ente Distrital.

La rotación legislativa dentro de la mesa directiva y de las comisiones


permanentes, establece en la estructura interna una evolución del sistema,
creando las condiciones para un mejor desarrollo político y una integración de
fuerzas, brindando una capacidad emergente y de innovación mediante
representación proporcional en cada una de las comisiones permanentes.

También podría gustarte