Está en la página 1de 2

Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Jessica Gabriela Guateque Barrera 20171155050

Las incertidumbres del Saber

El presente libro es realizado por el sociólogo y científico social histórico estadounidense


Immanuel Wallerstein en el cual este plantea la crisis actual de la ciencia, las verdades
establecidas por medio de esta y el conocimiento en una realidad que tiene como naturaleza
el cambio constante.

Inicialmente en su primer apartado denominado a favor de la ciencia, en contra del


cientificismo, el autor plantea como la ciencia ya no goza de la potestad de ser la única forma
segura de establecer la verdad, esto se ha dado debido a que se considera que esta ha llegado
a reflejar las posturas culturales dominantes de deferentes épocas, si bien esta crítica es
válida, se recalca que debe haber formas de establecer cuando una afirmación científica es
válida o no que vayan más allá de la clasificación jerárquica que se suele establecer, para esto
es necesario reconocer una distinción entre ciencia y cientificismo, puesto que el
cientificismo es el que establece que la ciencia además de ser la única que presenta una forma
del saber universal es de carácter extra social y el aferrarse a este no permite una construcción
de saberes que se puedan refutar y que adecuen a las realidades que se encuentran en
constante cambio.

A partir de lo anterior Wallerstein se adentra ya puntualmente en las ciencias sociales en el


segundo apartado denominado las ciencias sociales en el siglo XXI, en el cual evidencia
como mediante el análisis histórico de estas desde su establecimiento, pasando por su
institucionalización y disciplinarizacion, hasta la actualidad permite ver como encuentran
constantemente en medio de una disputa metodológica constante entre las humanidades y las
ciencias naturales , si bien se da esta división mediante la expansión de las ciencias sociales y
el creciente número de cientistas sociales trajo consigo un desdibujamiento de las líneas
divisorias de las disciplinas establecidas (Historia, economía, política, sociología,
antropología, entre otras) lo cual tomo fuerza en el campo científico y en las universidades
debido a la apertura de otros actores sociales como las mujeres, además del surgimiento de
las ciencias de la complejidad y de los estudios culturales, así pues el autor establece las
dificultades que se presentan en una discusión del futuro de las ciencias sociales pues estas
están sujetas a la realidad por lo tanto se verán condicionadas por el resultado de luchas
sociales.
Finalmente, en el tercer apartado denominado el fin de las certidumbres en las ciencias
sociales, se establece como al realizarse la crítica a la concepción determinista del mundo que
buscaba el establecimiento de certezas mediante una certificación de la verdad que como se
había mencionado anteriormente se daba a partir de la ciencia, en esta caso la ciencia
moderna y que es central para el planteamiento de dicha ciencia, se cuestiona la idea de que
se puede llegar a conocer todo y se genera el reconocimiento de que las incertidumbres son
parte del sistema histórico social puesto que como lo evidenciaba Wallerstein a lo largo de
los apartados anteriores este está sujeto a la realidad y su carácter cambiante y complejo, esto
no significa que esta no pueda ser estudiada y que a partir de sus incertidumbres se
establezcan saberes, pues su entendimiento parte de ese mismo reconocimiento de ser un
terreno incierto que evoluciona históricamente, además de que puede establecerse lo que el
autor denomina como una guía metodológica que permita realizar interpretaciones de estas
realidades complejas que actualmente se encuentran en medio de una crisis sistémica que
influye en las estructuras del saber establecidas, en estas crisis Wallerstein recalca la
responsabilidad como científicos y académicos en cuanto a reabrir discusiones
epistemológicas y pensarse estas reestructuraciones del saber.

Bibliografía:

 Wallerstein. (2005). Las incertidumbres del saber: Capitulo I las estructuras del
saber, Barcelona, Gedisa, pp. 15-55.

También podría gustarte