Está en la página 1de 12

AÑO XII

TERCERA ÉPOCA — NÚMERO 137

ARÉVALO—OCTUBRE DE 2020
http://lallanura.es

Un lugar único en el mundo


“Castillo y silo. Un lugar único cañoneras, del que no existe ejemplo que nos mostró Francisco Javier Par-
en el mundo”. Así luce la presen- alguno en otro lugar de España antes cerisa en aquella lámina decimonónica
tación primera que te encuentras de finales del siglo XV, el matacán fal- fechada hacia 1865 y titulada “Restos
cuando llegas frente al castillo de so corrido sobre la cornisa decorada del Castillo”.
Arévalo. Así se anuncia en los espa- con arquillos apuntados, la gran can-
Cuando allí os acerquéis, contem-
cios virtuales que el Fega, propie- tidad de huecos en las paredes para
plad sin premura la excavación ar-
tario de la fortaleza, muestra en la defensa y las impresionantes troneras
queológica. Luego traspasad el portón,
red global. rasantes de las almenas”.
entrad al patio y admirad la ciclópea
Y hemos de decir que así es. Nues- Entre el año 2000 y el 2009, el cas- altura de la torre del homenaje.
tro castillo, el castillo de Arévalo, es tillo sufrió las últimas restauraciones
Y antes de entrar en el torreón no
un lugar único. Es una de las piezas que fueron dirigidas por el arquitecto
dejéis de leer el texto de don Miguel
patrimoniales más singulares y con Antonio Paniagua García.
de Unamuno que luce junto a la puer-
más atractivo que poseemos los areva- Terminadas las obras, el Ministerio ta: “Se tiende al sol de Castilla Aréva-
lenses. editó una interesantísima publicación lo, y a su cielo eleva las torres de sus
El monumento pertenece al Mi- a cargo del mismo Antonio Paniagua iglesias y conventos en la lengua de
nisterio de Agricultura, Pesca y Ali- que, bajo el título “El castillo de Aré- tierra que forman la confluencia del
mentación (MAPA) y en la actualidad, valo. Obras de rehabilitación, 2000- Adaja con el Arevalillo. Es como en
gestionado por el Fondo Español de 2009”, recoge con excepcional detalle un promontorio, con escarpes pinto-
Garantía Agraria O.A. (FEGA), es un la historia, avatares y proceso de res- rescos a los ríos. Y en la punta misma
excepcional centro expositivo. tauración del monumento, así como de esa lengua, en la altura que domi-
de las excavaciones que pusieron a la na el emboque de ambos ríos y los dos
En la WEB del FEGA, en el apar- vista los restos del foso, el baluarte puentes, álzanse las ruinas del viejo
tado que recoge parte de la historia del y la barrera artillera. Para muchos de castillo. Un macizo torreón de piedra
castillo se pueden leer, entre otros, los nosotros fue una verdadera sorpresa que habla de viejos enconos y de los
siguientes párrafos: descubrir que bajo tierra aún quedaban días de la trabajosa fragua de la na-
“Edificado a mediados del siglo XV restos de esas extrañas construcciones cionalidad...”
por orden de Don Álvaro de Zúñiga,
Duque de Arévalo, la fortificación se
levantó sobre los restos de una puerta
del recinto amurallado de la villa de
Arévalo del siglo XII. Su importan-
cia arquitectónica se encuentra en su
avanzado diseño, considerado modelo
de transición entre los castillos medie-
vales y las fortalezas defensivas de si-
glos posteriores.
Posiblemente se trata de la pri-
mera estructura de Castilla de estilo
mudéjar reconocible como tal por su
planta pentagonal irregular, similar
a una punta de flecha o baluarte. En
su estructura destaca el tamaño de las LópezPascual
pág. 2 la llanura número 137 - octubre de 2020

Actualidad cultural Nuestra más sincera enhorabuena.


El pasado día 2 octubre nació Marce-
la López López, hija de nuestros muy
para la comarca, pues se contaría con
queridos amigos José Antonio y Bea-
un servicio profesional para atajar de
triz. Desde estas páginas no podemos
la forma más rápida y segura la extin-
si no congratularnos con ello y enviar
ción de cualquier tipo de incendio, así
a ambos padres nuestra más sincera y
como la participación en rescates. Por
cariñosa enhorabuena y nuestros mejo-
lo tanto, asegura puestos de trabajo
res deseos para la pequeña Marcela así
estables y de calidad y disminuye el
como un fuerte y emotivo abrazo para
riesgo de catástrofes debidas al fuego,
la feliz familia.
accidentes o fenómenos naturales ad-
Revista “Teleradio” versos. Juan C. López

Mil quinientos veintiuno. V Cente- AvilaRed.com


nario Comuneros. El próximo año,
2021, se rememora el V Centenario
del levantamiento comunero contra el
emperador Carlos V. A los efectos, la
Ciudad de Arévalo ha sido invitada a
participar de los actos que van a con-
memorar esa efeméride. De esta for-
ma, desde el Excmo. Ayuntamiento
se ha creado un grupo de trabajo que
está elaborando un amplio programa
de actividades que servirán para reme-
morar el papel de la antigua villa en
Sumario:
los acontecimientos que tuvieron lugar
en aquellos lejanos tiempos, poniendo 1. Editorial: Un lugar único en el
el foco en dos importantes personajes mundo.
de nuestra historia: Juan Velázquez de Obituario: Modesto Jiménez Arri-
bas. Ha muerto Modesto Jiménez 2 y 3. Noticias de Cultura y Patrimo-
Cuéllar y Rodrigo Ronquillo y Brice- nio.
ño, “El Alcalde Ronquillo”. Arribas a la edad de 88 años. Muchos
de ustedes quizás no sepan quién era, 4. En el año de Miguel Delibes. “Las
www.elagoradiario.com
pero si les hablamos de las Ferias de guerras de nuestros antepasados”.
Arévalo, de los gigantes y cabezudos, 5. De cine. El cementerio de “Sad
y de quien tocaba el tamboril acompa- Hill”. Juan C. López.
ñándolos por todas las calles del pue-
6. Recuerdos de la infancia. Emilio
blo seguramente ya caigan de quién se Oviedo Perrino.
trata. Durante más de 30 años no faltó
a una sola cita con su compañero, el 7. ¿Otra vez tú aquí? Javier López
dulzainero Aureliano Muñoz y des- Arenas.
pués con el nieto de éste, José María 8. ¡Muerte a la canalla marxista!
Palacios Muñoz, acompañando a los Luis José Martín García-Sancho.
¿Por fin un Parque Comarcal de gigantes y cabezudos cada sábado y 9. La estocada mudéjar del gascón.
Bomberos? El ayuntamiento de Aré- martes de ferias, y en el desfile de ca- Ricardo José Gómez Tovar.
valo reclama a la Diputación Provin- rrozas. Así como en múltiples localida-
10. Nuestros poetas: Luis Romera y
cial, una vez más, la creación de un des de la provincia. Julio Acha.
Parque Comarcal de Bomberos, con la Modesto era constructor de profesión,
finalidad de dar una adecuada y nece- alcalde de su pueblo, Vega de Santa 11. Patrimonio arevalense declarado
BIC. Redacción.
saria cobertura en la lucha contra in- María, uno de los más longevos de la
cendios en la comarca de La Moraña. provincia. Pero también destacó como 12. Enterramiento calcolítico en fosa
Recordamos que hace varios meses tamborilero, por su compromiso con de «El Ollar», Donhierro (Segovia).
fue aprobada en el pleno del Ayunta- la cultura popular de la tierra, junto a Germán Delibes de Castro.
miento una moción que fue respaldada su compañero Aureliano Muñoz, “Po-
por todos los partidos políticos, en la lilo”. Por su labor a favor de la música LA LLANURA de Arévalo.
que se solicitaba a la Diputación Pro- folclórica ambos recibieron en 2017 el Publicación editada por:
“La Alhóndiga” de Arévalo,
vincial la creación de un Parque Co- Premio Europeo de Folklore «Agapito Asociación de Cultura y Patrimonio.
marcal de Bomberos, para lo cual, el Marazuela». Avda. Emilio Romero, 14-B - 05200 Arévalo
Ayuntamiento cede dos parcelas del Queremos expresar nuestro más sen- lallanuradearevalo@gmail.com
Polígono Industrial “Tierra de Aréva- tido pésame a todos sus familiares y Número 137 - Octubre de 2020
lo”, con todos los servicios necesarios amigos, así como desear que el recuer- Depósito legal: AV-85-09
para su instalación. do de su música y de su persona nos Diseño y maquetación: “La Alhóndiga”,
Una dotación contra incendios de estas acompañe siempre y permanezca vivo Asociación de Cultura y Patrimonio.
características es de vital importancia entre nosotros. Imprime: Imprenta Cid.
la llanura número 137 - octubre de 2020 pág. 3
Recuperación del Rincón del Diablo. las riberas del río Adaja a su paso por
Recientemente, la Asociación “La Al- el municipio.
hóndiga de Arévalo”, ha enviado una Por parte del organismo de cuenca, se
instancia al alcalde del Ayuntamiento siguen autorizando aprovechamientos
exponiendo la preocupación ante el la- forestales hasta el mismo cauce del río,
mentable estado en se encuentran tanto sin respetar la vegetación autóctona ni
la muralla del Rincón del Diablo como la banda de protección de riberas, que
el entorno en que se ubica. en el caso del Adaja es de 15 metros a
En este sentido, ha solicitado al con- cada lado del cauce, según el Real De-
sistorio que “desde el Ayuntamiento de creto por el que aprobó el último Plan
Arévalo se podría propiciar una inter- Hidrológico.
vención que sujetara y consolidara el Por ello, aparte de los chopos y álamos
cubo y los paños de muralla del “Rin- plantados como cultivo forestal, se
La sombra del ciprés
cón del Diablo” que se encuentran en viene arrasando hasta el propio cauce
riesgo avanzado de ruina. Igualmente, del río toda la vegetación autóctona
Concurso Delibers, “La sombra del se podría actuar en el entorno, lim- propia de nuestras riberas, tanto arbó-
ciprés”. La Sombra del Ciprés, con piando toda la zona y creando un bello rea, como arbustiva, o como herbácea,
el fin de acercar a los más jóvenes la mirador desde el que asomarse al po- dejando las parcelas taladas sin apenas
figura del autor castellano Miguel De- niente de nuestra Ciudad.” biodiversidad.
libes, en el año del centenario de su na- De no intervenir urgentemente se corre Entendemos que cuando se dan estas
cimiento, ha organizado un concurso el riesgo de que se venga abajo uno de autorizaciones se debe poner en avi-
dividido en tres categorías: los pocos paños de la muralla medie- so al promotor de las cortas y talas de
A: de 3 a 6 años, B: de 7 a 9 años, y C: val que se salvaron de la estulticia y la alamedas que es preciso respetar las
de 10 a 12 años. falta de visión de futuro de los ediles distancias establecidas y tanto Con-
En la categoría A, los más pequeños durante una buena parte del siglo XIX. federación Hidrográfica como Ayun-
tuvieron que realizar un dibujo so- El fortuito e indeseado derrumbe está tamiento de Arévalo, cada uno en las
bre un texto extraído de “El príncipe cada vez más cerca pues el desplome competencias a su alcance, pongan los
destronado”. En este caso, el jurado, de la muralla y cubo son más que evi- medios para que estos hechos no vuel-
compuesto por miembros de la Aso- dentes en este punto. Lo que podría van a producirse.
ciación, relacionados con el mundo de llevar al cierre del sendero fluvial que Luis J. Martín
la ilustración y de la literatura infantil, discurre paralelo al río Arevalillo para
decidió otorgar dos premios, por la di- evitar riesgos innecesarios.
ferencia estética en los dibujos, causa- Luis J. Martín
da por la diferencia de edad entre niños
del mismo grupo. Los premiados fue-
ron: Sofía Fernández del Peso y Juan
Ubach,
En la categoría B, se dio a conocer un Fernando Mediavilla Casado. Des-
pequeño texto de “Madera de héroe”, de estas páginas nuestro recuerdo más
para que los participantes de 7 a 9 años sentido a un gran amigo que falleció el
continuaran con la historia. En este pasado 26 de septiembre. Con Fernan-
caso el premio fue para Gloria Molina do Mediavilla caminamos por cumbres
González. Denuncia por talas excesivas en las y montes de las sierras de Ávila y Se-
Por último, la categoría C partió de riberas de Arévalo. Recientemente, govia, disfrutamos de su humilde hu-
unas palabras pertenecientes a “Mi desde distintos ámbitos relacionados manidad, de su sonrisa permanente, de
querida bicicleta”, a las que los niños con la Asociación “La Alhóndiga de sus, a menudo, sorprendentes reflexio-
de hasta 12 años tuvieron que dar con- Arévalo”, se han denunciado ante la nes y de su cariño inagotable.
tinuidad y cuyo premio recayó en Ser- Confederación Hidrográfica del Duero Que la tierra te sea leve, querido
gio Martín Comesaña. las talas que se vienen produciendo en amigo.
pág. 4 la llanura número 137 - octubre de 2020

En el año de Miguel Delibes Dr. - ¿Experimentabas hastío tal


vez?
Las guerras de nuestros obligaciones morales? P. P. – Bueno, vamos, o sea, según
antepasados bajaba me sentía como quebrantado,
P. P. - ¡Ande! ¿Pues qué se figura? ¿entiende?, como con mugre. Que
Ella, a su decir, hacía estas cosas para siempre la misma, o sea, me decía para
P. P. – Ande, según, doctor. Ella
liberarme, ¿entiende? Pero a mí no me mí, no vuelvo con ella. Inclusive una
era caprichosa para estas cosas, oiga,
la daba, que la gustaba eso más que co- noche, me llegué donde don Prócoro a
o sea, lo mismo agarraba un sombrero
mer con los dedos. El caso es que yo confesarme, ¿se da cuenta? Y allí mis-
de segador o unas albarcas y aparecía,
pensaba para mí: ya se cansará de in- mo, en la rectoría, le empecé a contar.
de repente, en pelotas en un balcón
ventar, pero ¡que se lo ha creído usted! Y no lo querrá usted creer, pero con-
con ellos puestos, ¿entiende? Que, por
O sea, después de las ortigas, y la zar- forme me desahogaba, me sentía me-
un ejemplo, no se me olvidará la tarde
zamora y las gallogas de la cerviguera jor. Y él, don Prócoro, digo, tan asus-
que sacó de Palacio una capa, negra de
y todo lo habido y por haber, ¿qué dirá tado estaba, que en una de esas se llevó
un lado y roja del otro, toda apolilla-
que se la alcanzó? los dedos a los ojos para mirarme, y lo
da, y arrancó a correr cambera abajo,
con ella en los hombros, la capa, digo, Dr. – Tú dirás, Pacífico. que yo le dije, si abre usted los ojos,
¿comprende? Que, conforme corría, cando yo el pico. Que él, muy pruden-
P. P. – Acostarnos en el ataúd de las te, se quedó con los ojos cerrados hasta
enseñaba las cachas, primero la una y
andas, imagine. el final.
luego la otra, ¿se da cuenta? A mí estas
cosas, doctor, no sé si porque era nue- Dr. - ¿Es posible? Dr. – Y ¿dejaste, a partir de ahí, a
vo, o qué, me ponían loco, la verdad. la Candi?
P. P. - ¿Que si es posible, dice? Eso
Dr. - Y ¿os reuníais siempre en la es tan cierto, doctor, como la luz ben- P. P. – No pude, oiga. Fue verla al
salona del Palacio? dita, que no vea las calamidades que día siguiente, y a Prádanos otra vez.
pasamos, una penitencia, oiga, tan an- Pero ciego, ¿entiende?
P. P. – Ni por pienso, oiga, ¡buena
gosto. La Candi, putito, gocemos del
era ella! O sea, cada día en un sitio. La Dr. – ¿No volviste a ver a don Pró-
placer de los injustos, ¿se da cuenta? Y,
Candi era muy libertina, doctor, que coro?
mal que bien, nos arreglamos.
siempre andaba con la pichicharra de
que había que buscar sensaciones nue- Dr. – Pero me resulta inadmisible, P. P. – Tres días más tarde, doctor, o
vas. Pacífico, que tú te avinieras a compla- sea, a la noche.
cerla en todos sus caprichos, por irre- Dr. Y ¿qué?
Dr. - ¡Eso decía? Y ¿las buscaba?
verentes que fueran.
P. P. - ¡Cómo se lo diría yo! ¿A que P. P. – Pues me recuerdo que me
P. P. - ¡Ande y qué remedio! Aque- dijo, que mi arrepentimiento sin pro-
no adivina lo que se la alcanzó una
lla mujer, me tenía encoñado, doctor, pósito de enmienda no tenía ningún
tarde que se conoce que me vio más
esa es la derecha. valor, ya sabe.
encendido que de costumbre?
Dr. - Y tú ¿no sentías miedo o re- Dr. – Y ¿es que tú no lo tenías?
Dr. - ¿Qué, Pacífico?
mordimientos de tamaño desorden?
P. P. – Tumbarse en un mato de P. P. - ¿Propósito de enmienda,
P. P. – A ratos, sí, doctor, luego, dice? ¡Claro que lo tenía, doctor,
ortigas, tal como lo oye, doctor. Que
cuando bajábamos. cada noche! Pero a la mañana, ver a
se retorcía como una culebra, natural,
de los picores. Y, vamos putito, no me Dr. – Es decir, que tenías concien- la Candi y perderlo era todo uno.
desaires, decía, que yo calcule, ciego, a cia del exceso. Miguel Delibes
ver, al mismo infierno hubiera bajado.
P. P. – Sí señor, aquello era por de-
Dr. – ¡Qué barbaridad! más.
P. P. – Pero siempre, oiga, no crea
que ni una vez ni dos. Que otro día, me
recuerdo, en una zarzamora, hágase
cargo, que salimos hechos unos harne-
ros. Yo, todavía, con la elástica, pero
imagine ella, en cueros, con las carnes
tan tiernas que tenía.
Dr. – Pero esa mujer era una maso-
quista, Pacífico.
P. P. - ¡Qué sé yo lo que sería, doc-
tor! Ansiosa, desde luego, sobre este
particular, un rato largo. Pero ella de-
cía que tenía la obligación moral de
liberarme.
Dr. - ¿Es posible que hablara de
lla llanura número 137 - octubre de 2020 pág. 5

De cine
El cementerio de Sad Hill
Tal vez recordéis, si sois lectores
habituales de nuestra revista, que la
página 4 del pasado número 133, la
dedicamos a un ya clásico del oeste:
“El bueno, el feo y el malo”, una pe-
lícula dirigida por Sergio Leone, pro-
tagonizada en sus papeles principales
por Clint Eastwood, Lee Van Cleef y
Eli Wallach y cuya inolvidable banda
sonora estuvo a cargo de Ennio Morri-
cone.
Tal vez recordéis que en aquel ar-
tículo decíamos que “en las cercanías
de Santo Domingo de Silos se recreó
el “Cementerio de Sad Hill” o de la
“Colina Triste”, lugar donde se rodó
la escena final de la película, el fa-
moso duelo entre el bueno, el feo y el
malo”.
Pues bien, hemos estado allí y he-
mos visto y hemos caminado por ese
cementerio.
¿Que no lo creéis?

Juan C. López Veréis, hace algunos años, en el


año 1966, los paisajes agrestes y cali-
zos de la Peña del Carazo y del valle
de Arlanza cautivaron a Sergio Leone
y a su equipo y utilizaron varias loca-
lizaciones de estos lugares para grabar
escenas de aquel “espaguetti western”.
Y allí, en un valle situado entre
Santo Domingo de Silos y Contreras,
recrearon un cementerio conocido
como de “Sad Hill”.
Cincuenta años después, una aso-
ciación cultural que vino a llamarse
“SadHill” se planteó reconstruir el ce-
menterio y convertirlo en un recurso
turístico para la zona.
Juan C. López
Limpiaron y desbrozaron el terre-
no, rehicieron el círculo de piedra en el
que se recrea el famoso duelo conoci-
do como “Triello”, amontonaron tierra
y la recubrieron de brezo y señalizaron
las tumbas. Entre ellas las dos más fa-
mosas de todas: la de Arch Stanton y la
del desconocido que albergaba el botín
por el que peleaban “El Rubio”, Tuco
y “Sentencia”.
Y ahí lo tenéis. Cincuenta años
después, ahí sigue el cementerio de la
“Triste Colina”.
Texto y fotografías: Juan C. López
pág. 6 la llanura número 137 - octubre de 2020

Recuerdos de la infancia Ángel sigue regentando el negocio


de sus padres y de sus abuelos dedi-
cándose al mismo menester.
Durante el mes de abril y mayo Por nuestra izquierda teníamos la Enfrente de nuestra tienda, al otro
de este año, y como consecuencia tienda de ultramarinos que fue del Se- lado de los soportales y ya fuera de
del encierro a que nos hemos visto ñor Isidoro de Santos y que pasó a su los bancos a que se refería Chanín, en
sometidos, me dediqué a repasar en hija Tere de Santos. los que no había que sentarse y de las
mi memoria recuerdos de mi infan- Tere era de la pandilla de soltera de acacias que mandó plantar el Ayunta-
cia y escribirlos. Valga una peque- mi madre, tenían gran amistad y siem- miento, y luego, andando el tiempo,
ña muestra para botón, o viceversa, pre hemos tenido un trato como de la mandó cortar, se instalaba también en
con cariño y respeto para todos los familia. determinados periodos o determinados
recordados. días que no sabría concretar el señor
La Tere de Santos tenía una tía que Alberto el Churrero.
Vivíamos entonces en la Plaza de tenía un acento raro, yo creo que había
José Antonio, hoy del Arrabal y antes venido en algún momento de América, Estaba casado con la Eusebia y
de la Constitución, muchos cambios o quizás fuese que tuviese dificultades tuvo con ella seis o más hijos; uno de
tuvo que soportar esa maltratada plaza por pronunciar determinadas palabras los cuales, Albertito, también murió
al viento de políticos desaprensivos. y cecease, vaya usted a saber. Se lla- joven. Debía ser más o menos de mi
Nuestros vecinos más queridos maba la señora Nieves, yo creo que era edad y morir a los catorce o quince
dio la circunstancia que eran los más soltera pero puede ser que fuese viuda años.
próximos, nuestros colindantes por de- pues de lo contrario no sería señora. Vivían en la calle de los muertos y
recha e izquierda. El marido de la Tere de Santos era recuerdo perfectamente como fui, en
Por la derecha estaba la pastelería Chanín, o Sebastián según rezaría en compañía de algún amigo de la edad,
de la señora Águeda, viuda y con dos su partida de nacimiento. al velatorio que se desarrolló en su
hijos, que hacía nuestra boca más dul- casa.
Chanín había venido de Sepúlveda,
ce. no sé a qué, pero el caso es que casó En la habitación donde descansaba
David, el hijo mayor, además de un y sembró de hijos la casa de nuestros el pobre crío, la madre con otras ma-
buen confitero era pintor. Tenía sensi- vecinos. tronas del barrio rezaban el rosario y
bilidad para el oficio y gusto para las sus letanías:
Chanín era un hombre simpático y
composiciones realistas y paisajísticas. ocurrente que a veces te enseñaba acu- Virgo potens
En casi todas las casas de Arévalo que diendo a refranes: “ni en invierno ni en Virgo Clemens
se preciasen había algún cuadro de Da- verano, pongas en piedra el ano” decía. Virgo fidelis
vid Calabrés. Estella matutina
Y tú, intrigado, preguntabas: “Pero, Salus infirmorun
David, andando el tiempo se casó ¿por qué?”
con Leo y han dejado una estela de su- Refugium pecatorum
cesores que aún continúan en activo. Entonces venía la explicación: “En Consolatum afictorum
verano porque te cueces y en invierno Pero esa madre, sin una lágrima en
El segundo hijo era un afamado porque te arrices”.
futbolista y buen deportista que aten- los ojos, no tenía consuelo, ni lágrimas
día con su hermano el obrador donde Su esposa, la Tere, era una pura que derramar. Había muerto su marido
se fabricaban los dulces. bondad, tenía unos ojos muy bonitos Alberto y le tocó sacar adelante a la ca-
que heredaron sus hijos, Mari Nieves, terva de hijos, cosa que hizo.
Roberto no tuvo suerte y se lo llevó Angelito, yo creo que todos ellos.
de manera temprana una leucemia que Emilio Oviedo Perrino
acabo con su vida con menos de treinta
años de edad.
Yo tenía mucho cariño a Roberto y
sentí su perdida como una pérdida de
la propia familia.
Más allá, en dirección a la calle de
Zapateros, está la carnicería que regen-
taba mi tía Maruja, la mujer de mi tío
Martín, que en aquel tiempo era la me-
jor de la plaza y, por tanto, de Arévalo.
Después estaba la frutería de la ma-
dre de Carmen, madre de los actuales
propietarios, que aún se conservan en
el oficio. Y, en la esquina, la relojería
de Rosa Alonso, una solterona que
nunca se casó y que recuerdo alta, mo- David Calabrés
rena y peripuesta.
la llanura número 137 - octubre de 2020 pág. 7

¿Otra vez tú aquí? dejando plasmado el azul oscuro sobre


el papel.
Sigue sonando blues; pero ahora es
De nuevo, me encuentro cara a cara Consigo levantarme, doy otro buen el turno de Lara Price.
con el Señorío de los Llanos. Un hijo sorbo de vino, y me dirijo tambaleante
de puta de doce grados y medio. hacia la lavadora. Comienzo a sacar las Intento dejar marcado a fuego mi
prendas de pordiosero que tengo como ser, rebuscar entre los recovecos so-
Lo miro sin parpadear, y afinando litarios de este defenestrado y huraño
vestimenta para este cuerpoescombro.
un poco la mirada, me encuentro refle- subconsciente.
Cosecha propia, eso sí.
jado en la jodida botella, desfigurado,
cuasi sin rostro, sin ningún atisbo de Tendiéndola, he podido observar Sorbo tras sorbo, suspiro tras sus-
humanidad. cómo los vecinos del bloque de la iz- piro, ahogo inútilmente la conjugación
quierda me miraban. No me quiero de mis verbos. Me hallo en un limbo,
Es realmente curioso el hecho de impotente, viendo la descomposición
imaginar qué estarán pensando al ver a
hallarme tirado de forma putrefacta en de los tres tiempos.
un jodido borracho intentando colocar
el sofá, con la ropa hecha jirones y los
la ropa en las cuerdas en estado de em- ¿Me habrá engullido la realidad?
calcetines roídos por el discurrir del
briaguez. Pero puedo suponerlo. ¿O ha sido realmente la realidad la que
tiempo.
Si la situación hubiese sido a la me ha hecho aislarme de ella?
Del calcetín derecho se asoman dos
inversa, yo, personalmente, hubiese No tengo ni la más remota idea.
dedos reclamando huir, exigiendo li-
aplaudido al estilo siciliano, con la ca-
bertad y dignidad, como si en realidad Por mucho que intento utilizar el
beza bien alta, admirando la valentía
no formasen parte de esta estructura método socrático para hallar la res-
del susodicho o susodicha, valoran-
humana que se difumina en forma de puesta final, reboto de un lado a otro,
do el acto con excelente apreciación.
detritos. asciendo y desciendo vertiginosamen-
Todo desde un punto de vista interno,
Que se jodan los dedos. Que se por supuesto. Supongo que para ellos te hacia abismos sin respuestas, su-
joda el calcetín carcomido. Que se solamente seré un jodido beodo inten- mergiéndome entre el eco de mi propia
joda el hígado desdichado. Que se joda tando sobrevivir de forma decadente, voz, buscando frenético la catarsis de
Mighty Sam McClain. enfrascado en el mayor de los fracasos. mi propia existencia entre recuerdos y
vivencias en este frágil recorrido.
Bueno, espera, Mighty Sam Mc- ‘Chapeau’ por ellos también, por
Clain no. supuesto.
Echo un fugaz vistazo atrás a cada
Qué maravilla disfrutar de su blues paso dado, y ya no hay huellas en el
mientras escupo tinta azul en hojas Y tras una dura batalla entre cuer- camino.
cuadriculadas… das y pinzas, me hallo de nuevo en
el sofá, descorchando otra botella del
A todo esto, ¿seguirá con vida? Así que, sin más remedio ni con-
verdejo más barato que encontré en la
Mmmm. No lo sé. Bueno, entonces suelo, llenaré el vaso de nuevo e inten-
estantería del supermercado. Y así co-
que lo jodan a él también. taré continuar lo más cuerdo posible
mienza este segundo asalto contra el
trasiego de la noche. esta noche de Señorío de los Llanos y
Vaya. Parece que ya no suena el blues.
Noto cómo la tinta del bolígrafo se Javier López
baile y bamboleo de la lavadora.
consume lentamente, muy lentamente, ‘Quijotesco Avinagrado’
Y ahora viene el problema.
A ver quién diablos se levanta del
sofá para tender la ropa.
Incrustado en el sofá intentando
recuperarme de las bofetadas etílicas,
miro desesperado a mi alrededor. 
Pero no encuentro a nadie.
Maldigo con mil improperios a la
botella que posa frente a mí.
¿Se habrá ofendido? Parece que de
su silueta comienzan a descender go-
tas en el exterior en forma de lágrimas.
Para calmar su estado me aferro a ella
y pego un largo trago.
Me río solo, y las carcajadas retum-
ban entre las ocho paredes que amorti-
guan de forma templada esta desdicha-
da soledad.
pág. 8 la llanura número 137 - octubre de 2020

¡Muerte a la canalla marxista! enteró de que se llevaban a su amigo


Domingo. Entonces, uniformado de
falangista, se acercó al camión y les
Toda generalización suele ser exa- esta conversación: obligó a que dejaran bajar a abuelo,
gerada, a veces, absurda e, individual- que ya veía sus horas contadas, di-
- Como nos acompañas a misa –me
mente, irreal. A pesar de ello, con de- ciendo: “Domingo se baja, yo me hago
dijo señalando alrededor-, se va a pen-
masiada frecuencia, se tiende a gene- cargo de él”. Felizmente, obedecieron
sar la gente que te has hecho bueno y
ralizar: y lo dejaron bajar. Me decía que, si no
que vas todos los domingos a misa.
- “Los de derechas son ricos, se- hubiera sido por Ezequiel, seguramen-
Yo me reí. César siempre ha teni- te, no nos hubiéramos conocido.
lectos y educados. Pueden vivir en
do una fina ironía, no comprendida por
urbanizaciones de postín y comer ma- Tío Ezequiel era una persona muy
todo el mundo.
riscadas con buen vino, sus principios religiosa y practicante. Abuelo se reía
se lo permiten. Están a favor de la tau- - No hace falta ir a misa para ser cuando me contaba que, muchos años
romaquia, de la caza y son católicos bueno –contesté sin acritud-. De he- después, Ezequiel le preguntaba que si
convencidos”. cho hay gente que va a misa a diario se había confesado recientemente por-
y no les llamaría buenas personas, al que ya iban teniendo una edad y debían
- “Los de izquierdas son pobres,
contrario. estar preparados. A lo que abuelo le
vulgares y groseros. Deben vivir en
un pisito de cuarenta y cinco metros - Ahora que lo dices –contestó Cé- contestaba que no hacía falta porque,
cuadrados en un barrio obrero, su sar, intentando recordar-, me contó mi que él supiese, no había vuelto nadie
condición obrera no les permite co- padre una anécdota, no logro recordar después de muerto para decirle si le
mer mariscadas con buen vino. Van en el nombre de la mujer. Él decía que era iba bien en el cielo o si estaba ardiendo
contra de los toros, de la caza y de la la peor persona que había conocido en en el infierno por sus malos actos. A lo
religión”. su dilatada vida, y mira que tu abuelo que abuela, seguramente para quitarle
Domingo fue viajante en sus tiempos hierro decía: “¡Huy Domingo!, qué co-
Entonces, saltan todas las alarmas sas dices”.
mozos y conoció a un montón de per-
cuando a una persona de izquierdas se
sonas de todo tipo y clase social. - Sí, es cierto –dijo mi padre-. Yo
le ocurre, por ejemplo, romper estos
patrones preestablecidos y se va a vi- tenía cuatro años por entonces, tu tío
- Pues bien, me contaba tu abuelo – Emilio, cinco, Lolita, meses y tu tío Ja-
vir a una urbanización cara, o se mete continuó César-, que nada más estallar
entre pecho y espalda un festín regado vier aún no existía. Luego se fue a pa-
la guerra civil, esta mujer, cuyo nom- sar una temporada a Párraces de Sego-
con un gran reserva en el restaurante bre no recuerdo, salió a la calle gritan-
más selecto del momento. via con tu bisabuelo Emilio para evitar
do como una energúmena: “¡Muerte represalias. Por lo visto, también aco-
Todo esto me recuerda a una con- a la canalla marxista!”. Y lo repetía gió durante la guerra a mucha gente en
versación que tuvimos mi padre y yo una y otra vez, roja de ira, apretando la finca de la que era el administrador.
hace dos o tres años. Mis padres son los puños con fuerza y con los ojos
personas religiosas y practicantes, vi- desorbitados. Esta mujer era una de las Con esto llegamos a la puerta de la
ven en un chalet con terreno alrededor, mayores beatas de Arévalo, de misa iglesia, me despedí de mis padres, y
en una zona bastante céntrica de Aré- diaria, de rosario vespertino y de esca- volví sobre mis pasos muy conforme,
valo. Y sí, tranquilos, con ellos no se pularios y relicarios al cuello. Pertene- preguntándome por qué no tendríamos
rompe el estereotipo, son conservado- cía a todas las cofradías habidas y por conversaciones de este tipo, con mayor
res, vamos, de derechas. haber y en su casa, cada cierto tiempo, frecuencia.
tenía un altar portátil de la Virgen del Luis J. Martín
Hace años que mi madre perdió la Carmen o de cualquier otra que se lle-
memoria debido a una demencia senil. vara semanalmente de casa en casa.
Actualmente, necesita ayuda y cuida-
dos constantes, hay que ayudarla a ca- - No conocía esa historia -le con-
minar, asearla, acostarla, alimentarla y testé muy interesado-. Eso demuestra
medicarla. Hasta hace poco dependía que la bonhomía no se logra asistiendo
al cien por cien de mi padre, hasta que a misa, sino con tu manera de ser o de
él también empezó a necesitar ayuda. tratar a los demás ¿No recuerdas quién
era?
Los domingos solemos turnarnos
mi hermana y yo para quitar algo de - No me acuerdo del nombre, creo
peso de las espaldas del bueno de Cé- que era pariente de tu tío Ezequiel.
sar. Mi padre sabe que no soy de de-
- Mira, el ejemplo contrario –le
rechas. Aunque esto no ha sido nunca
contesté-. Me contó abuelo que, al
causa de enfado, sí, de enriquecedor
principio de la guerra, los falangistas
debate. Pues bien, antes de que empe-
le fueron a buscar a la tienda y le hi-
zara esta maldita pandemia, acudían
cieron subir a un camión para “darle el
todos los domingos a misa a los Sa-
paseo”. Tío Ezequiel que, por lo visto,
lesianos. Yo les acompañaba hasta la
era uno de los jefes locales de falange,
puerta de la iglesia y luego me volvía.
había sido compañero de abuelo en su Luis J. Martín
Uno de esos domingos tuvimos etapa de viajante. Afortunadamente, se
la llanura número 137 - octubre de 2020 pág. 9

La estocada mudéjar del gascón


D’Artagnan oteó el horizonte desde mismo le llamo. Pase, pase. No se que- liza con el castillo de Arévalo como
la explanada del castillo. Aquellas tie- de ahí fuera con este calor. fondo. Al acercarse a la pintura, reco-
rras secas apenas guardaban parecido noció el rostro de su tío, aunque sus
El porche de la casa olía intensa-
con su arbolado país natal, Gascuña, rasgos eran mucho más juveniles que
mente a embutidos curados y a las ris-
pero le habían cautivado desde que los actuales.
tras de ajos que colgaban de las pare-
el coche de postas le dejase entrever
des jalbegadas. En mitad del patio ha- –¿Te gusta la esgrima, muchacho?
la silueta de la fortaleza medieval al
bía un ciruelo cuyas ramas amenaza-
aproximarse a la ciudad. No recordaba –Ya lo creo, señor… quiero decir,
ban con derrumbar el muro más débil
las facciones de su tío Alphonse, a pe- tío Alfonso. Mi padre me ha enseñado
de la casa. El joven de dieciocho años
sar de que su madre le había asegurado todo lo que sé, y dice que no lo hago
recién cumplidos se sentó en una silla
que éste les hizo una visita diez años mal del todo.
con respaldo de mimbre.
atrás, así que estaba deseando encon-
–Seguro que no. Lo llevas en la
trarse con él para conocer al único re- –¡Vaya, vaya, así que este mozal-
sangre. Pero apuesto a que no te ha en-
presentante de los D’Artagnan que vi- bete es el hijo de mi hermana! –la voz
señado la estocada mudéjar.
vía fuera de Francia. La casa de su pa- retumbó en la casa como si hubiera sa-
riente español se hallaba encaramada lido de un cañón. –¿Mudéjar, tío?
sobre un saliente que miraba orgulloso D’Artagnan se puso bruscamente –Es un estilo arquitectónico típico
a un río de escaso caudal, enfrente del en pie y vio llegar hacia él a un hom- de esta noble ciudad donde me asenté
castillo junto al que se habían apeado brón que superaba con creces el metro hace muchos años, después de un fatí-
él y su magro equipaje. Bajo un sol ochenta y cuyos corpulentos hombros dico duelo que me obligó a abandonar
implacable, el joven gascón se dirigió parecían agrandar aún más su estatura. nuestro país. Se trata de una estocada
con paso cansino hacia el edificio. Al Cuando estuvo frente a él, le tendió la de la familia, a la que yo añadí un to-
llegar al portón de madera, hizo sonar mano efusivamente. que de sobriedad castellana por medio
la aldaba dos veces y se produjo un de una parada defensiva intercalada
grave eco dentro de la casa. Tardaron –Tienes buen aspecto, D’Artagnan.
que no incluía el original. Por eso la
en abrirle unos minutos, y justo cuan- Has salido a tu madre. Supongo que es-
bauticé con ese nombre.
do el joven empezaba a impacientarse, tarás fatigado del viaje. No te preocu-
la puerta dejó al descubierto la cara de pes, que aquí tendrás tiempo sobrado –Espero aprenderla con usted, tío.
una mujer menuda que sostenía un ma- de descansar. ¿Qué tal están los tuyos? Y puede que, con ella, consiga poner
nojo de berzas. en apuros a mi señor padre al regresar
–Bien para su edad, señor. Le en-
a Gascuña…
–¿Qué se le ofrece? vían sus más sinceros saludos y respe-
tos. Alphonse le dio una palmada en la
–Bonjour. Monsieur Alphonse, espalda a su sobrino y se hinchó de or-
habite-t-il ici? –No me llames señor, sobrino. Nos
gullo al reconocer en aquel jovenzue-
une un fuerte parentesco. Ahora acom-
Al ver que la mujer fruncía el ceño lo prometedor el temple de su estirpe.
páñame a la sala de estar y Adela te
en señal de perplejidad, D’Artagnan Mientras degustaba las viandas de una
servirá algo de comer.
recordó que había cruzado la frontera tierra a la que ya había tomado afec-
de su país y se encontraba en España. D’Artagnan siguió a su tío al in- to, D’Artagnan se imaginó a sí mismo
terior de la casa y se sorprendió gra- convertido, gracias a la estocada secre-
–Disculpe. Le preguntaba si vive tamente al descubrir la gran cantidad ta de su tío, en un esgrimista tan dies-
aquí el señor Alfonso. Soy su sobrino de espadas, floretes y sables que de- tro que incluso podría aspirar a llegar
francés, D’Artagnan. Aguarda mi lle- coraban sus paredes. También había a ser algún día uno de los mosqueteros
gada. un lienzo de magnas proporciones que de su majestad, el rey de Francia.
–Espere un momento, que ahora representaba a un espadachín en plena
Ricardo José Gómez Tovar
pág. 10 la llanura número 137 - octubre de 2020

Nuestros poetas
Homenaje a la patata   La patata, desde entonces,
goza de inmarchita fama
El poeta que en Arévalo y es al paladar gustosa
cosas del pueblo nos canta del menestral al jerarca,
y que Marolo Perotas «desde la princesa altiva
para más señas se llama, a la que pesca en ruin barca».
en un sencillo romance,
  Y va en puré o a la inglesa,
que «Dígame» nos extracta,
asada en ardientes ascuas,
propone que se levante
con un par de huevos fritos
en aquel pueblo una estatua
o un buen filete de vaca,
al vecino que hace siglos
nutre el cuerpo, aviva el seso
trajo a España la patata.
y el espíritu levanta...
  Por esto, bien que a Briceño
Yo me adhiero a la propuesta,
se alce en su pueblo una estatua;
que juzgo de extraordinaria,
mas yo os propongo, poetas,
pues como buen español
celebrar una velada
soy de esta curcubitácea
para cantar las virtudes
un admirador rendido
de esta raíz soberana,
desde mi más tierna infancia.
aunque corramos el riesgo
  de que nos tiren patatas,
¡Que se alce ese monumento lo que en tal ocasión será
a Diego Briceño Dávila, no agresión, sino alabanza,
que es el nombre del autor y hasta homenaje rumboso
de tan sustanciosa hazaña, que a cualquiera le agradara
pues la importó del Perú dado el precio que actualmente
sin dar al hecho importancia! tiene esta curcubitácea.
Luis Romera

Contracanto a la patata  El pobre no se resiste


y otro alimento no cata,
Marolo Perotas: Cuánto comiendo, que es lo más triste,
mi amistad tu musa acata, si está viuda, la patata.
mas llevaré el contracanto
en tu canto a la patata.  Si en la cárcel has estado
o en el hospital, o en Bata,
 Tu arevalense Briceño sabes que el solo bocado
es una persona grata, es el rancho de patata.
pero nos mató su empeño
de inventarse la patata.  Aunque le pongas versales
del tamaño de una mata
  Es un comestible sano, y con tu firma lo avales,
pero amuela, hablando en plata, la patata es... la patata.
que en invierno y en verano
tengas que comer patata.  La comes frunciendo el ceño,
si te peta o no te peta,
  Nace el niño y para qué a tu paisano Briceño
te voy a contar, la tata que se lo lleve pateta.
al niño le hace puré,
le hace puré de patata.  Van cuatro siglos de lata
en que la patata pita.
 Nace el hombre, o crece el niño, ¿Eso es meter la patata?
la madre muy bien le trata Eso es meter la patita.
y con todo su cariño
le da acelga con patata. ¡Una estatua! ¿Es que no cejas
en quitártelo del meollo?
 Se casa al fin y en la cena A ver entonces qué dejas
ya tiene la mala pata para el inventor del pollo.
de que la mujer le llena  
con tortilla de patata.  Julio Acha
la llanura número 137 - octubre de 2020 pág. 11

Patrimonio arevalense declarado BIC


Arévalo atesora un vasto y precioso castillo. siglo XII, comienzos del XIII, se levan-
patrimonio. tó con dos naves, una central y otra
“El castillo se fecha en el siglo XIV
en el lado del Evangelio. A finales del
La historia de la ciudad ha ido de- aunque fue reformado durante el XV y
siglo XV o comienzos del XVI se reali-
jando huella a lo largo de los siglos en el XVI. Los restos más primitivos for-
zaron importantes obras convirtiendo
sus calles, en sus plazas, en sus monu- man el núcleo de su torre principal y es
las dos naves en una sola.”
mentos, en el entorno que nos rodea. obra mudéjar. El resto data de época
de los Reyes Católicos y guarda analo- 8: Iglesia de Santa María la Ma-
Algunos de los elementos más re-
gía con el castillo de la Mota de Medi- yor: Fecha de declaración: 26/01/2006.
presentativos y valiosos de la ciudad
na del Campo.” Categoría: monumento.
se han ido protegiendo de forma ofi-
cial durante el último siglo, para evitar 4: Murallas de Arévalo: Fecha de “La Iglesia de Santa María la Ma-
su pérdida o su degradación, pasando a declaración: 22/04/1949. Categoría: yor es una obra románico mudéjar de
formar parte del catálogo de Bienes de castillos. la segunda mitad del siglo XIII. Se en-
Interés Cultural. cuentra situada en la plaza de la Villa,
“La muralla medieval, de la que dentro de un recinto monumental de
     Es responsabilidad de todos hoy quedan algunos restos, se cons- gran interés.”
cuidarlos y respetarlos. Pero, espe- truye entre los años 1157 y 1195. Con
cialmente, son las distintas adminis- el paso del tiempo su papel defensivo Podemos asegurar sin temor a equi-
traciones con atribuciones en materia evoluciona a la mera contención, y vocarnos que son todos los que están,
patrimonial las que se deben de encar- finalmente se desmantela en el siglo pero no están todos los que son. No
gar de su conservación porque es muy XIX, cuando supone un obstáculo para cabe duda alguna de que son muchos
costosa, aunque necesaria para que el la ampliación del núcleo urbano.” más los elementos patrimoniales que
acervo cultural heredado de nuestros atesora Arévalo que podrían pertene-
antepasados no se pierda y perdure en 5: La parte antigua de la ciudad: cer a esta lista. Muchos de los monu-
el tiempo. Fecha de declaración: 31/03/1970. Ca- mentos presentes en el municipio tie-
tegoría: conjunto histórico. nen el valor histórico y artístico más
Arévalo tiene ocho elementos de-
clarados Bien de Interés Cultural “El casco antiguo de Arévalo es que suficiente para ser declarados BIC.
(BIC): una buena muestra de ciudad medieval Como también es cierto que Aré-
con el valor añadido del arte mudéjar, valo carece de la señalización corres-
1: Iglesia de San Martín: Fecha el más genuinamente español. Cuenta pondiente a su categoría de conjunto
de declaración: 03/06/1931. Categoría: con preciosas plazas, siendo la mejor histórico. A pesar de que se encuentra
monumento. conservada la de la Villa, barrios don- en un nudo importante de comunica-
“Construida en el siglo XII, fue de se asentaron la judería y la more- ciones, ninguna de las carreteras que le
rehecha más tarde, excepto las torres ría, seis iglesias mudéjares que aún circundan o atraviesan cuenta con los
que son primitivas y el pórtico que se conservan en buen estado, varios carteles correspondientes a esta cate-
se añadió en el XIII. El edificio tiene palacios renacentistas, restos de an- goría de conjunto histórico.
curiosamente dos torres de ignorada tiguos conventos y murallas, puentes,
casas y casonas, con el denominador Ya va siendo hora de que se solici-
función, salvo que fueran defensivas;
común del ladrillo, la cal, la arena y la te, Arévalo se lo merece.
alcanzan considerable altura, tienen
planta cuadrada y ambas cuentan con piedra rajuela, elementos humildes y
interesantes labores realizadas en la- sencillos creando arte con mayúscula
drillo por lo que se han adscrito al es- a lo largo de la historia.”
tilo mudéjar.” 6: Puente de Medina: Fecha de
declaración: 19/10/1983. Categoría:
2: Iglesia de Santa María de
monumento.
la Lugareja: Fecha de declaración:
03/06/1931. Categoría: monumento. “Es una de las muestras más no-
tables de la ingeniería medieval en
“Se trata de la cabecera de la igle-
obras públicas. Construido en el siglo
sia del antiguo monasterio de Santa
XIV sobre el río Arevalillo, se trata de
María de la Lugareja, de monjas cis-
un puente mudéjar de importantes di-
tercienses que fuera fundado antes de
mensiones: 140 metros de longitud por
1178. Constituye la obra más impor-
20 de altura. Está compuesto por cinco
tante del románico de ladrillo del foco
ojos con arcos apuntados, de los cua-
artístico de Arévalo, de muy finales del
les el central es el mayor.”
XII, ya de comienzos del XIII. Fue con-
solidada y restaurada con prudencia 7: Iglesia de San Miguel: Fecha
por el arquitecto Luis Cervera Vera.” de declaración: 24/10/1991. Categoría:
monumento.
3: Castillo de Arévalo: Fecha de
declaración: 22/04/1949. Categoría: “El edificio construido a finales del Luis J. Martín
pág. 12 la llanura número 137 - octubre de 2020

Clásicos Arevalenses
Enterramiento calcolítico en fosa
de «El Ollar», Donhierro (Segovia)
(fragmentos)

Hace tres lustros, recabando in-


formación de los lugareños sobre el
poblado calcolítico de Cantazorras/La
Serna, en el límite de los municipios
de Arévalo (Ávila) y Donhierro (Se-
govia), tuvimos noticia del descubri-
miento años atrás, en las inmediacio-
nes del asentamiento mencionado, de
una sepultura de inhumación, la cual
había deparado un rico ajuar eneolítico
consistente en algunas piezas de cobre https://indoeuropeo.eu/
y numerosas cuentas de collar. El ha-
llazgo había sido realizado de forma Los datos que manejamos sobre la mos gustosamente la condición de
completamente casual por un pastor fisonomía de la tumba de Donhierro «individual» si con ello despejáramos
de Donhierro, quien había localiza- son irreversiblemente escasos y, por definitivamente cualquier posible
do dos inhumaciones en el interior de añadidura, conocidos de forma indi- confusión con lo que estamos acos-
una fosa ubicada a pocos centenares recta. No obstante, por la información tumbrados los prehistoriadores a lla-
de metros al norte del poblado, en el obtenida de don Isaías Velasco, parece mar «sepulcros colectivos». Estos úl-
pago conocido como El Ollar. Ya en posible afirmar con cierta rotundidad timos se conciben normalmente como
1973, cuando publicamos una breve que se trataba de una tumba doble, con lugares funerarios largamente usados,
nota sobre el yacimiento de Cantazo- dos inhumados en decúbito supino, los a veces durante más de un milenio,
rras (Delibes 1973), los elementos de cuales yacían en el interior de una fosa como consecuencia de lo cual acaban
ajuar de aquella tumba no obraban en rodeados por una serie de piedras de alojando centenares de cadáveres, de
poder de su descubridor, pues habíalos caliza. antigüedad muy desigual. La concep-
éste cedido a un coleccionista valli- ción funeraria de la fosa de El Ollar
Esta realidad nos sitúa frente a un
soletano; pero el azar ha querido que es, pues, muy distinta; seguramente
tipo de yacimiento funerario bastante
hace sólo unos pocos años consiguié- fue usada instantáneamente, una sola
insólito en general en toda la Penín-
ramos localizarlos, lo que nos brinda vez para ambos individuos, lo cual la
sula Ibérica durante toda la Edad del
la posibilidad de redactar este trabajo. alinea con multitud de enterramientos
Cobre, y desde luego excepcional en
Lo inusual de los enterramientos no análogos, correspondientes a culturas
la Meseta Norte, donde parecía asu-
colectivos durante la Edad del Cobre; en las que la tumba individual preva-
mirse que los enterramientos previos
la proximidad geográfica de esta fosa lece como norma (la de los Sepulcros
a la etapa de Ciempozuelos se produ-
de El Ollar respecto a la de Valhondo, de Fosa Catalanes o la misma de El
cían sistemáticamente en el interior
en Pajares de Adaja, típica del mundo Argar), pero en las que tampoco pue-
de los sepulcros megalíticos o bien en
campaniforme de Ciempozuelos; y den considerarse excepcionales las
los monumentos alternativos a tales
el carácter realmente excepcional de hoyas con parejas e incluso con tres
construcciones, como las cuevas co-
su ajuar, confieren a este hallazgo del inhumados.
lectivas o las fosas-túmulos de igual
occidente de la provincia de Segovia
condición (Delibes y Santonja 1986). Germán Delibes de Castro
una rica problemática que muy gusto-
Muy al contrario, nuestra tumba es una Espacio, Tiempo y Forma,
samente exponemos aquí.
fosa pequeña para la que, pese a que Serie I, Prehistoria, t. I, 1988
...ooOoo... cobijaba dos esqueletos, reconocería-