Está en la página 1de 4

Más de 130 organizaciones le piden al Gobierno mantener su

compromiso con el Acuerdo de Escazú

• A través de una carta pública, a la que se han unido también cientos de


colombianos, las organizaciones le piden al Presidente Iván Duque cumplir
con su promesa de apoyo a este acuerdo que es clave para la protección
de líderes ambientales.
• Las organizaciones también hacen un llamado al Congreso para acelerar el
proceso de ratificación del Acuerdo a través de los debates necesarios.
• El Acuerdo de Escazú busca disminuir y prevenir los conflictos ambientales en
la región.

Bogotá, 14 de octubre de 2020. Colombia es el quinto país con mayor


conflictividad ambiental del mundo y el primero en asesinatos de líderes ambientales.
Precisamente, con el fin de disminuir los conflictos ambientales en la región
de Latinoamérica y el Caribe, al garantizar la información, la participación y la
justicia ambiental, se creó el Acuerdo de Escazú, el primer tratado internacional que
reconoce el deber de los Estados de proteger a los defensores de derechos humanos y
ambientales. Aunque el Gobierno de Colombia lo firmó en diciembre de
2019, demostrando su voluntad de hacer parte del tratado, aún hace falta
su ratificación, y los próximos días serán claves.

El Acuerdo de Escazú es un Acuerdo Regional sobre Acceso a la Información,


Participación y Justicia en Asuntos Ambientales para América Latina y el
Caribe y su propósito es trabajar en la defensa de los derechos ambientales en la
región, dada la vulnerabilidad y el número creciente de líderes sociales y
ambientalistas asesinados que se presentan cada año en esta parte del mundo.

Colombia hizo parte activa de las negociaciones del Acuerdo que iniciaron el 5 de mayo
de 2015 y que finalizaron el 4 de marzo de 2018 en la provincia costarricense de Escazú
con la adopción del texto del Acuerdo, pero no lo firmó hasta el 11 de diciembre
de 2019, como parte del compromiso de la Gran Conversación Nacional
conforme a las peticiones del paro nacional de noviembre.

Aunque el presidente Iván Duque radicó el proyecto de ley con mensaje de urgencia
ante el Congreso en julio de 2020, y ha reiterado su apoyo en múltiples ocasiones,
incluyendo la Asamblea General de Naciones Unidas finales de septiembre, aún falta
que se inicie el proceso necesario de debates en el Congreso, paso
fundamental para su ratificación. Para que el Acuerdo sea vinculante, es decir,
de obligatorio cumplimiento por todos los países que lo firmen, deberá ser
ratificado por 11 países y hasta ahora sólo lo han hecho 10 países,
incluyendo Antigua y Barbuda, Bolivia, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Panamá, San
Cristóbal y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Uruguay y de manera más reciente,
Argentina. Así que la ratificación de Colombia es esencial para el país y
definitiva para la región pues solo así el Acuerdo entrará en vigor. Un
momento crítico para el país en materia de derechos humanos y conflictos
ambientales.

Es por esto que más de 130 organizaciones, entre las que se destacan La Alianza
por el Acuerdo de Escazú, el Foro Nacional Ambiental, el Movimiento Ambientalista
Colombiano y el Foro Nacional por Colombia, entre otros, le piden al Presidente que
cumpla su promesa de ratificar el Acuerdo, y apoye el proceso que se debe adelantar
en el Congreso. Ver carta completa abajo*

Así mismo, le piden al Congreso agilizar los trámites para que inicien los debates que
permitirán cumplir con el requisito clave que haría posible la ratificación del Acuerdo.

Sobre el Acuerdo de Escazú:

El Acuerdo de Escazú busca disminuir y prevenir los conflictos ambientales


garantizando a la ciudadanía tres derechos imprescindibles y por primera vez,
medidas concretas para la protección y defensa de los defensores y las defensoras
ambientales.

1. El acceso a la información, oportuna, comprensible y culturalmente


apropiada, en igualdad de condiciones para los grupos más vulnerable.

2. La participación ciudadana, que debe ser abierta, inclusiva desde etapas


iniciales en procesos de toma de decisiones que puedan afectar el medio
ambiente o la salud.

3. El acceso a la justicia en materia ambiental frente a hechos que afecten al


medio ambiente y los derechos humanos.

*Señor Presidente Iván Duque Márquez


En primer lugar, queremos agradecerle por su liderazgo y contundente mensaje en la
reciente Asamblea General de Naciones Unidas sobre el compromiso del Gobierno
Nacional para la ratificación del Acuerdo de Escazú, instrumento fundamental para
aportar al desarrollo sostenible global.
Como es de su conocimiento, el Acuerdo de Escazú sobre derechos de acceso a la
información, participación y justicia en asuntos ambientales es fundamental para la
democracia ambiental de nuestro país y contribuye de manera esencial a la prevención
y resolución pacífica de los conflictos ambientales. Este es un tratado ambiental para
todas las personas y todos los sectores que no establece disposiciones particulares
favorables o negativas para ningún grupo social o económico específico y que, por lo
tanto, fortalece nuestro Estado Social de Derecho.
Tal y como fue señalado por usted durante la firma del Acuerdo en diciembre del año
pasado, tras la Conversación Nacional y los compromisos que de allí derivaron, Escazú
se trata de un “acuerdo emblemático, importante, relevante, trascendental” que
“promueve el acceso transparente a la información en materia ambiental” y tiene como
propósito la justicia ambiental; y “es una oportunidad y una demostración de que los
colombianos podemos tener diferencias políticas, ideológicas si se quiere, pero que hay
temas que nos unen” como es el tema ambiental. En sus palabras, señor Presidente, el
Acuerdo de Escazú “lo queríamos nosotros desde el Gobierno, lo querían líderes
ambientales. Lo firmamos, hicimos un tema de país y ahora vamos por la ratificación”
El mensaje de urgencia con el que se radicó el proyecto de ley aprobatoria del Acuerdo
de Escazú el pasado 21 de julio fue un paso clave y decisivo por parte del Gobierno para
darle impulso al proceso. Se destaca también el compromiso de el Ministerio de
Ambiente y Desarrollo Sostenible con la ratificación del Acuerdo de Escazú, bajo el
liderazgo del ex Ministro Ricardo Lozano, por ello hacemos una amable invitación al
nuevo Ministro de esta cartera, señor Carlos Correa, para que continúe con el liderazgo
en este proceso.
Sin embargo, a pesar del compromiso del Gobierno Nacional, en las últimas audiencias
públicas celebradas el 03 y 14 de septiembre en el Senado de República y la Cámara de
Representantes del Congreso, respectivamente, diversos congresistas y los sectores
productivos manifestaron abiertamente su rechazo al Acuerdo de Escazú. Estas
declaraciones y manifestaciones que argumentan los parlamentarios se basan, en
esencia, en la inexistente contradicción entre el desarrollo sostenible y el desarrollo
económico, las cuales además han sido replicadas en medios de comunicación
generando un cuestionamiento sobre la conveniencia de avanzar en este proceso.
Estas razones van en contravía de sus manifestaciones públicas, Señor Presidente
sobre lo propicio e importante que es ratificar el Acuerdo de Escazú para nuestro país.
Sabe usted que este Acuerdo contribuye a que el país avance en la consolidación de
modelos de gobernanza democrática, apuntalados en los principios de transparencia,
participación y acceso a la información. Aspectos que contribuirán a materializar su
compromiso con la protección del ambiente, la reducción de conflictos ambientales y
la promoción y salvaguarda de la democracia en materia ambiental. Por ello, le
pedimos de manera respetuosa cumplir con su compromiso, impulsando de manera
enfática y clara la ratificación del Acuerdo.
El Acuerdo de Escazú ha sido ratificado por 10 países en total: Antigua y Barbuda;
Bolivia; Ecuador; Guyana; Nicaragua; Panamá; San Cristóbal y Nevis; San Vicente y
las Granadinas; Uruguay y de manera más reciente Argentina. En estos momentos de
polarización, estigmatización y violencia, su liderazgo será clave para la promoción en
el Congreso del Acuerdo de Escazú, y la ratificación de Colombia seria el 11 país y así
permitirá entrar en vigor este importante instrumento que promueve el diálogo y la
democracia ambiental, los cuales están en riesgo gracias a discursos que desconocen
el lugar que ocupa la conservación de la naturaleza; y la participación y el acceso a la
información en los logros del desarrollo sostenible, tanto en lo social como en lo
económico y en lo político. Como usted lo señaló en el 2019, en el marco de uno de los
talleres Construyendo país: “Somos todos los que tenemos que construir una visión de
presente y una visión de futuro”; al tiempo que señaló que cuando habla de legalidad
“estamos hablando de un gobierno transparente, de un gobierno digital, de un
gobierno escrutable”. La ratificación del Acuerdo es un paso hacia la gobernanza
democrática.
Reiterando nuestra invitación a redoblar el esfuerzo del Gobierno Nacional en pro de
la ratificación del Acuerdo de Escazú, las organizaciones sociales, ambientales y
académicas firmantes, manifestamos nuestro total compromiso y apoyo en este
proceso.