Está en la página 1de 10

TEMA

8: EDUCACIÓN PARA LA SALUD, ACTITUDES Y HÁBITOS


REFERIDOS AL DESCANSO HIGIENE Y ACTIVIDAD INFANTIL.
PREVENCIÓN DE ACCIDENTES, PRIMEROS AUXILIOS Y
ENFERMEDADES INFANTILES. CRITERIOS PARA INTERVENCIÓN
EDUCATIVA.
ÍNDICE
1. Introducción.
2. Educación para la salud, actitudes y hábitos referidos al descanso,
higiene y actividad infantil.
2.1 Educación para la salud y Educación para la salud en el currículum
de E.I.
2.2 Actitudes y hábitos referidos al descanso, higiene y actividad infantil.
2.2.1 Actitudes y hábitos referidos al descanso.
2.2.2 Actitudes y hábitos referidos a la higiene.
2.2.3 Actitudes y hábitos referidos a la actividad infantil.
3. Prevención de accidentes, primeros auxilios y enfermedades infantiles.
4. Criterios para intervención educativa.
5. Conclusión.
6. Bibliografía y legislación.

1. INTRODUCCIÓN.
Es en la escuela donde se puede realizar parte de esta educación que forma
parte de los programas de promoción de la salud de la población en general.
Existen diversas formas de realizar este tipo de educación en el centro. Para
poder realizar estos hábitos será necesario facilitar un ambiente de cordialidad
y afecto mediante unas relaciones solidarias de comunicación, procurando que
todos los niños sean aceptados e integrados en el grupo clase. En este sentido
es básica la coeducación, así como la aceptación de la diversidad humana. El
profesor en este caso debe vigilar, conocer la psicología infantil y el desarrollo
del niño, para exigirle de acuerdo con sus aptitudes personales. El profesor
deberá procurar que existan unas relaciones con los servicios médicos
escolares para poder ejercer una acción preventiva y además detectar algunas
anomalías o enfermedades.
De todas las maneras la Escuela Infantil no puede olvidar la responsabilidad
educativa de la familia, es imprescindible un trabajo de colaboración de padres
y profesores en torno a esta problemática.

1
Así, el aprendizaje de hábitos no es sino una parte del aprendizaje general, con
valor para cualquier área del currículum; por eso el aprendizaje de hábitos tiene
un alto valor de trasferencia para el resto de la actividad escolar. El medio de
aprendizaje más practicado por los niños antes de entrar en la escuela es la
imitación. Por eso, en buena parte el aprendizaje de hábitos consistirá en
imitar-repetir al adulto, ahorrando, en lo posible, las explicaciones y
verbalizaciones.

2. EDUCACIÓN PARA LA SALUD, ACTITUDES Y HÁBITOS REFERIDOS AL


DESCANSO, HIGIENE Y ACTIVIDAD INFANTIL.
2.1 EDUCACIÓN PARA LA SALUD Y EDUCACIÓN PARA LA SALUD EN EL CURRÍCULUM
DE E.I.
El término salud, en la actualidad, tiene un significado más amplio que la mera
ausencia de enfermedad. Se entiende que una persona está sana cuando goza
de un estado de bienestar general: físico, psíquico y social.
La salud fue definida por la O.M.S en 1946 como “un estado de bienestar
físico, mental y social y no sólo ausencia de enfermedad o incapacidad”.
Esta definición en el contexto de promoción de la salud es considerada no
tanto como un estado abstracto sino como la capacidad de realizar el propio
potencial personal y de responder al ambiente. Es un concepto positivo que
hace énfasis tanto en los recursos sociales y personales como en las
capacidades físicas.
Hoy en día, existe una serie de problemas que exigen adopción a nivel estatal
de una serie de medidas encaminadas a prevenirlos a fin de aumentar la salud
de todos. Puede ser también de gran utilidad para la recuperación en la medida
en que se conocen las causas de una enfermedad y las acciones necesarias
para superarla; aumenta al mismo tiempo la confianza de los sujetos y crece
con ella la posibilidad de que el restablecimiento se produzca más
rápidamente.
Los contenidos de la Educación para la Salud han adquirido gran importancia
en los últimos años, sobre todo porque se ha constatado que las enfermedades
causantes de más muertes prematuras están relacionadas con estilos de vida y
hábitos individuales.
Una buena Educación para la Salud debe pretender que los alumnos
desarrollen hábitos y costumbres sanos, que los valoren como uno de los

2
aspectos básicos de la calidad de vida. La escuela se convertirá así en un
agente promotor de la salud.
Según Young y Williams hay una serie de características que definen a la
escuela como promotora de la salud. Como por ejemplo:
- Se basa en un modelo de salud que incluye la interacción de los
aspectos físicos, mentales, sociales y ambientales.
- Reconoce una amplia gama de influencias sobre la salud de los alumnos
e intenta tomar en consideración sus actitudes, valores y creencias.
- Reconoce que muchas destrezas y procesos básicos son comunes a
todos los temas de salud y que éstos deberían programarse como parte
del currículo.
- Considera que el desarrollo de la autoestima y de la autonomía personal
son fundamentales para la promoción de una buena salud.
Sin embargo, la tarea de educar para la salud no es sólo patrimonio del
sistema de enseñanza. El ambiente familiar resulta decisivo para los niños.
Esto significa que los padres deben conocer el plan escolar e incluso participar
activamente en su elaboración y colaborar en su desarrollo.
Cada centro debe diseñar un modelo de colaboración con el objetivo
fundamentalmente que la escuela y la familia sean puntos emisores de
“promoción de salud”.
Por último, existe otro aspecto importante que es la implicación de la escuela
en el medio en que se encuentra. Abrir las puertas a los conflictos relacionados
con la salud que existen en el entorno, es la mejor manera de conocer la
realidad.
Pasando a hacer referencia al currículo de E.I cabe destacar que se considera
necesario tratar la Educación para la Salud no como una materia específica
sino de manera globalizada, introduciéndola en todas las áreas curriculares.
Los contenidos han de reflejar aquellos problemas de salud que existen
actualmente en los centros escolares, y que en muchos casos supone un lastre
para el normal desenvolvimiento de la actividad escolar.
Por último hay que decir que la Educación para la Salud en la escuela debe
reunir determinados requisitos.
- Estar integrada en los programas educativos y no contribuir algo
independiente.

3
- Estar realizada por docentes, con el apoyo técnico de otros
profesionales, fundamentalmente los sanitarios cuando sea necesario.
- Tener en consideración los factores socio-ambientales determinantes de
la salud y no sólo los biológicos.
En la E.I la Educación para la Salud ha de aparecer fundamentalmente
incorporada en las diferentes unidades didácticas, pudiendo ser en ciertos
momentos el eje a partir del cual se diseñan algunas unidades globalizadas.

2.2 ACTITUDES Y HÁBITOS REFERIDOS AL DESCANSO, HIGIENE Y ACTIVIDAD


INFANTIL.

2.2.1 ACTITUDES Y HÁBITOS REFERIDOS AL DESCANSO.


En el currículo de E.I hay una mención directa al descanso en el 1ºciclo.
Partiremos de una serie de consideraciones relativas al descanso:
- Dormir un mínimo de 11 horas por la noche y una hora de siesta.
- Dormir en la cama solo.
- Acostarse temprano a una hora fija todos los días.
Por lo tanto, el tipo de orientaciones que el profesional de infantil debe dar a los
padres, y hacer también una consideración personal de ellas es, por ejemplo:
- Acostar temprano al niño y a la misma hora todos los días.
- Proporcionarle durante el día oportunidades de realizar actividad física.
En la escuela infantil será necesario que los niños tengan un momento de
descanso o, mejor todavía, dormirán la siesta después de la comida de
mediodía, que no continuara con una actividad física violenta. El periodo de
siesta podrá ser de una hora a hora y media, y será en un momento en el que
reine la tranquilidad y el silencio para facilitar así el sueño de los niños.
Existen actividades dirigidas por el profesor que pueden desarrollar actitudes
favorables hacia el descanso:
- Actividad de relajación.
- Actividades por las que se les va surgiendo a los niños lo cansados que
están y la necesidad de ir reposando con las diferentes partes del
cuerpo.

2.2.2 ACTITUDES Y HÁBITOS REFERIDOS A LA HIGIENE.


La higiene corporal tiene profundas implicaciones sociales que van desde las
repercusiones e incidencias en la salud, hasta el sentimiento de verse

4
aceptado o rechazado por la colectividad en función del cumplimiento o no de
normas higiénicas. A la hora de abordar este tema desde la escuela, se hace
necesario discernir qué aspectos de la higiene se fundamentan en razones
objetivas y cuáles pertenecen al mundo de la cultura.
El centro educativo es un marco ideal para llegar a adquirir hábitos de higiene o
incluso sustituir costumbres no demasiado adecuadas que parten del entorno
familiar.
Hay que tener en cuenta que en la etapa de infantil se adquieren los principales
hábitos de salud e higiene.
En cuanto a las actividades, hay que contemplar el hecho de poder realizarlas
en grupo, como una labor colectiva.

2.2.3 ACTITUDES Y HÁBITOS REFERIDOS A LA ACTIVIDAD INFANTIL.


La actividad física ejerce una influencia favorable en el desarrollo humano, y es
uno de los elementos que intervienen en el mantenimiento de una buena salud.
El movimiento es una experiencia elemental del niño, adquiere conocimientos
que aúnan su inteligencia, actuación lógica y el control de sí mismo. Además,
aprende a conocer sus propias limitaciones y posibilidades.
La actividad física constituye una parte muy importante de la vida escolar, pero
debe coordinarse con otras actividades, por lo que es una materia idónea a
través de la cual pueden cambiarse hábitos y actitudes no deseables. Cabe
destacar que también tiene una estrecha relación con otros aspectos de la
salud, ya que favorece la aceptación de un mismo tal y como es, la descarga
de conflictos emocionales, el respeto a los demás y a las reglas previamente
aceptadas por todos. Igualmente, se puede decir que un buen desarrollo físico
aumenta la seguridad personal. También ayuda al conocimiento del propio
cuerpo y, de su desarrollo armónico.
Las actividades sugeridas pueden ser:
- Paseos para conocer la naturaleza.
- Juegos del escondite.
- Juegos de cooperación.

5
3. PREVENCION DE ACCIDENTES, PRIMEROS AUXILIOS Y ENFERMEDADES
INFANTILES.
Los accidentes son la causa más frecuente de asistencia sanitaria en la
infancia. Muchos de estos accidentes son evitables, basta con conocer las
diversas fuentes de riesgo para así poder prevenirlos. También aquí es
imprescindible la colaboración de las familias, que deben estar informados,
evitando las angustias excesivas.
Es primordial que el educador detecte los factores del entorno escolar que
pueden provocar accidentes y adopte las más elementales medidas de
seguridad. También existirá una dependencia en la que el personal de limpieza
guarde sus materiales, extremándose las medidas de seguridad para que no
quede “perdido” por el centro alguno de los productos de limpieza. Se les
advertirá de las consecuencias que pueden acarrear los empujones, las
carreras por los pasillos y las salas, el uso inadecuado de los muebles. Los
enchufes estarán situados fuera de su alcance o se protegerán
convenientemente. Aprovecharemos accidentes casuales que surjan en el
centro o en sus hogares para que ellos mismos relaten lo sucedido, analicen
sus motivos, descubran posibles medidas preventivas, adopten conductas
positivas que prevengan la repetición de los hechos.
La acción educativa destinada a la prevención de accidentes en la etapa de
infantil se tratara siempre desde un punto de vista positivo, sin crear angustias
y miedos desmesurados.
En general, las causas del accidente están estrechamente relacionadas con el
grado de desarrollo e independencia por parte del niño.
Haciendo referencia a los primeros auxilios cabe destacar que ante cualquier
accidente o aparición de síntomas de enfermedad es muy importante trasmitir
afecto y tranquilidad al afectado. En 1º lugar, se procederá a analizar, correcta,
rápida y tranquilamente la situación. Se acudirá al expediente personal del
accidentado para detectar posibles alergias o antecedentes de ciertas
enfermedades o complicaciones. Se vigilará su temperatura, limpiando
posteriormente el termómetro para siguientes usos, y e evaluarán los síntomas
que presenta. Se avisará a la familia, y en caso de gravedad, se acudirá al
centro de salud más cercano o se contactará con el pediatra del centro.

6
Conviene disponer de un botiquín con el material necesario para curar heridas,
contusiones, así como las medicinas especificas de aquellos niños que
padecen ciertas enfermedades o tienen riesgos de padecer determinadas
cuadros médicos. En estos casos se dispondrá siempre de la información del
pediatra junto con sus recomendaciones o paso a seguir en caso de aparición
de sintomatología. Por tanto es importante que el personal docente y todo el
personal que ejerza en un centro educativo debería tener unas consideraciones
sobre la forma de actuar ante este tipo de situaciones claras.
En este punto también es importante hacer especial mención a las
enfermedades infantiles ya que las enfermedades transmisibles se dan con
mayor frecuencia durante la infancia y, la escuela infantil es el lugar que puede
favorecer la transmisión, ya que los niños conviven en grupos y tienen
contactos estrechos que facilitan el contagio. Por eso es importante que el
maestro conozca cómo se producen estas enfermedades, que alteraciones
producen, su tratamiento y cómo se pueden prevenir.
Cabe hacer hincapié en que una enfermedad transmisible es aquella que se
produce en el organismo como consecuencia de la entrada, crecimiento y
multiplicación de microorganismos nocivos en el interior del cuerpo y que pasa
de un cuerpo a otro por diversos mecanismos. Estas enfermedades se pueden
prevenir. La prevención de las enfermedades transmisibles puede realizarse
actuando sobre los tres factores necesarios para su producción:
- Fuente de infección: se puede actuar suprimiéndola.
- Mecanismo de transmisión: actuando sobre la higiene personal, el
saneamiento general y la higiene de los alimentos.
- Personas: se puede actuar aumentando su resistencia a la infección.
Esto se consigue de dos maneras: inmunidad pasiva o inmunidad activa.
Con la vacunación se pretende dotar al organismo de defensas. Las vacunas
sistemáticas son las que ha de recibir toda la población. Tienen una gran
importancia para la salud infantil, es muy importante conocerlas y saber cuándo
deben suministrarse.
Algunas enfermedades transmisibles más frecuentes en la edad infantil son:
àGripe y catarros. àPediculosis.
àMeningitis meningogicócica. àEnfermedades exantemáticas.
àParasitosis intestinales ( oxiurasis). àToxiinfecciones alimentarias.

7
àParotiditis. àTosferina
El conocimiento de las enfermedades infantiles por parte de los educadores va
a propiciar el que los niños puedan salvar los escollos en su salud. La escuela
debe ofrecerles la posibilidad de integrarse socialmente y “normalizar” su
comportamiento.
Respecto al conocimiento directo que el educador debe tener de las
“enfermedades de la infancia”, hay que considerar que más que un
conocimiento del tipo de enfermedad, es de mayor utilidad para el medio
escolar conocer la sintomatología de dichas enfermedades.
- Pérdida de apetito.
- Fiebre, irritabilidad, somnolencia.
- Tos, dolor de garganta, ronquera, convulsiones.
- Vómitos, diarreas, renitis.
- sarpullidos
Cabe destacar que la mayoría de las enfermedades de la infancia se pueden
evitar mediante la inmunización. La inmunidad puede ser congénita o
adquirida.
La inmunidad congénita es el poder de resistencia a la infección con que una
persona ha nacido.
La inmunidad adquirida puede serlo de varias formas.
- Por haber pasado la enfermedad.
- Por resistencia gradual ante contactos reiterados con el germen, en
cantidad insuficiente para causar la enfermedad.
- Por la inoculación preventiva (vacunación).
Hay que destacar en la actualidad, a la hora de abordar este tema, la
importancia de la labor preventiva que se puede realizar desde la escuela, es la
labor preventiva muy relacionada con los buenos hábitos de higiene.

4. CRITERIOS PARA INTERVENCIÓN EDUCATIVA.


El maestro como educador para la salud no puede ser cualquiera. El profesor
de infantil es el eslabón primario, junto con los padres, de la socialización y, por
tanto, de imprimir carácter de salud desde los primeros años de escolarización.
La función del maestro no es instruir, sino enseñar, que implica dar un poco de
sí mismo, de su ejemplo, de su amor. Provocar en el niño el espíritu del

8
aprendizaje por medio de la duda, la lectura y la instrucción, estimularle hacia
la discusión y comentarios de las fuentes sólidas del conocimiento e
investigación.
Los criterios que han de seguirse para la intervención educativa se pueden ir
concretando siguiendo los diferentes campos que se incluyen en Educación
para la Salud. Así, tenemos los siguientes:
- Alimentación y nutrición.
- Educación sexual.
- Educación para evitar dependencias.
- Actividad física.
- Prevención de accidentes.
- Educación vial.
- Cuidados personales, higiene y salud.
- Salud mental.

5. CONCLUSIÓN.
Para finalizar el tema me gustaría destacar con todo lo visto que el maestro se
convierte así en un agente de salud y la escuela se abre a la sociedad
prestándole un servicio que mejora tanto a la comunidad escolar como a la
institución sanitaria. Para ello, será imprescindible una colaboración entre
educadores, padres y sanitarios.
Por tanto las instituciones sanitarias son tanto padres como educadores
como alumnos.
La educación para la salud en los centros docentes es, esa sintaxis, una
herramienta de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad dentro
del contexto de la educación integral.
Así, el concepto de promoción de la salud engloba todos los aspectos
preventivos de la enfermedad, ya que, de alguna manera, la prevención
contribuye a mejorar la salud individual y colectiva. Es en la edad escolar
donde aparecen con mayor incidencia las enfermedades transmisibles, por ello
los educadores debemos de conocer como se producen estas enfermedades,
como se pueden prevenir y que medidas hay que adoptar ante su presencia y
su posible aparición.

9
6. BIBLIOGRAFÍA Y LEGISLACIÓN
ü BANET,E.2001-los procesos de nutrición humana.Madrid:Sintesis
ü BARRIO, C.1990- La comprensión infantil de la enfermadad. On estudio
evolutivo. Madrid:Antropos.
ü XUNTA DE GALICIA, 1992-A experiencia de educar para a saúde na
escola.
ü XUNTA DE GALICIA, 1992- Desenvolvemento curricular. Educación
(Infantil y Primaria). Santiago:Consellería de Educación e Ordenación
Universitaria
ü MEC. Temas Transversales de las "Cajas Verdes". Educación Infantil.
Madrid. 1992
ü Cuadernos de Pedagogía.

10