Está en la página 1de 3

Educación del paciente

La educación adecuada del paciente es fundamental para prevenir la recurrencia y la diseminación


del carcinoma de células basales. Los pacientes deben evitar posibles factores potenciadores (p.
Ej., Exposición al sol, radiación ionizante, ingestión de arsénico, camas solares). Se recomienda el
uso regular de ropa de protección solar (por ejemplo, sombrero de ala ancha, camisas de manga
larga, gafas de sol con protección ultravioleta [UV]) cuando se esté al aire libre.

Indique a los pacientes que eviten la exposición al sol, especialmente durante la mitad del día (es
decir, de 11 am a 3 pm), que es el momento más peligroso. Además, los rayos del sol son
especialmente intensos en climas soleados y en altitudes elevadas, y la radiación ultravioleta
también puede atravesar las nubes y el agua. Se debe indicar a los pacientes que tengan cuidado
en la playa y en la nieve porque la arena, el agua y la nieve reflejan la luz solar y aumentan la
cantidad de radiación UV recibida.

Durante la consulta inicial, se debe asesorar al paciente sobre la extensión de la resección, el tipo
de procedimiento reconstructivo y la morbilidad concomitante. Se debe conceder gran
importancia a la preparación adecuada del paciente con respecto al resultado cosmético y
funcional del tratamiento. Durante el seguimiento posterior al tratamiento, se debe informar al
paciente sobre la exposición a la luz solar y el riesgo de desarrollar tumores cutáneos primarios
adicionales.

Protector solar

Se recomienda la aplicación regular y la reaplicación de protector solar antes de la exposición al


sol. Las personas que usan protectores solares tienen una reducción del 40% en la incidencia de
cáncer de piel en comparación con los no usuarios.

Tenga en cuenta que las calificaciones del factor de protección solar (FPS) de los filtros solares
corresponden a su capacidad para proteger la piel de los dañinos rayos UVB. Los Centros para el
Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan el uso de un protector solar con un
índice de SPF de al menos 15, [54] mientras que la Academia Estadounidense de Dermatología
(AAD) aconseja el uso de un protector solar con un índice de SPF de al menos 30. [55] Ambas
organizaciones recomiendan el uso de un protector solar de amplio espectro, que también
brindará protección contra la radiación UVA.

Enfatice también que los protectores solares deben aplicarse generosamente, de 20 a 30 minutos
antes de salir al aire libre, y volver a aplicarlos aproximadamente cada 2 horas, más a menudo si
nada o suda; la AAD recomienda el uso de protector solar resistente al agua, que mantiene su FPS
durante 40 minutos de inmersión (o, en el caso de "productos muy resistentes al agua, durante 80
minutos). Para la protección de los labios, un bálsamo labial con FPS de 15 o superior debería ser
aplicado.

Indique a los padres que protejan la piel de sus hijos con bloqueador solar o ropa protectora para
reducir el riesgo de BCC en el futuro. Se ha estimado que la protección solar intensiva antes de los
18 años puede reducir el cáncer de piel no melanoma en un 78%.
Aconseje a los padres que no expongan a los niños menores de 12 meses a la luz solar directa y
que cubran a los niños de 12 a 24 meses con un sombrero, camisa y una pequeña cantidad de
protector solar en las áreas expuestas restantes. De manera similar, para los niños mayores de 2
años, instruya a los padres a considerar el uso de protectores solares, cubrir la piel del niño con
ropa y, cuando sea posible, restringir al niño a áreas sombreadas.

Autoexamen para detectar cambios en la piel

Eduque a los pacientes sobre cómo reconocer cualquier cambio inexplicable en su piel,
especialmente los cambios que duran más de 3-4 semanas. Además, eduque a los pacientes sobre
cómo examinar su propia piel y la de su pareja. El conocimiento de la distribución de los lunares en
la piel es útil.

Dígale al paciente que primero mire la parte delantera y trasera de su cuerpo en un espejo de
cuerpo entero, usando un espejo de mano. El paciente también debe usar el espejo de mano para
mirar la parte posterior del cuello y el cuero cabelludo, la espalda y los pantalones. Luego, el
paciente debe volverse y mirar a cada lado del cuerpo con los brazos levantados. A continuación,
el paciente debe doblar los codos y mirar con atención los antebrazos, la parte posterior de la
parte superior de los brazos y las palmas. Indique al paciente que se siente y revise la parte
posterior de las piernas y los pies, incluidos los espacios entre los dedos y la planta de los pies

La Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda un examen dermatológico cada 3 años para
las personas de 20 a 40 años y cada año para las personas mayores de 40 años

PREVENCIÓN DEL CA DE PIEL:

Se basa más que todo en la educación del paciente por medio de campañas audiovisuales y
programas didácticos que proporcionen información a los pacientes sobre como poder identificar
los factores de riesgo individuales.

Factor de protector solar:

También podría gustarte