Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

1. Exp. 0010-2002-AI/TC, caso Marcelino Tineo Silva y más de 5000


ciudadanos

 Sumilla: El caso situó al TC en la necesidad de enjuiciar la


constitucionalidad del tipo penal de terrorismo, previsto en el artículo 2º
del Decreto Ley N.º 25475, y cuya validez había sido puesta en
entredicho por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en
repetidas ocasiones (Casos Loayza Tamayo, Castillo Petruzzi, Cantoral
Benavides, entre otros).

PRINCIPIO DE FUNCIÓN INTEGRADORA

2. Exp. 0006-2003-AI/TC, caso 65 Congresistas

Sumilla: Se impugnó el inciso j) del artículo 89° del Reglamento del Congreso
que regula el procedimiento de acusación constitucional seguido en el seno del
Congreso de la República. Los demandantes (65 congresistas) sostuvieron que
dicho artículo resultaba inconstitucional en tanto no establecía el número de
votos necesarios para acusar constitucionalmente a los funcionarios públicos
enumerados en el artículo 99° de la Constitución, sea en un antejuicio político o
en un juicio político, lo cual podría prestarse a aplicaciones inconstitucionales
del precepto, permitiendo que la acusación sea aprobada con votaciones
mínimas

PRINCIPIO DE CONCORDANCIA PRÁCTICA

3. Expo. 0023-2003–AI/TC, caso Defensoría del Pueblo

 Disposiciones impugnadas: El Código de Justicia Militar y la Ley


Orgánica de la Justicia Militar.

 Criterio del TC: El TC encontró inconstitucionales diversas


disposiciones de las referidas leyes, por contravenir el debido proceso,
el derecho al juez natural, independiente e imparcial, entre otros muchos
bienes constitucionales. Sin embargo, el TC no sancionó dicha
inconstitucionalidad de modo inmediato, sino que concedió al legislador
un plazo de 1 año para dictar la legislación modificatoria de conformidad
con los criterios establecidos en la sentencia.

PRINCIPIO DE FUNCIÓN INTEGRADORA


UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

4. Exp. N° 1091-2002-HC/TC, Caso Silva Checa

 F.J. 4: “(...) ningún precepto constitucional, ni siquiera los que reconocen


derechos fundamentales, pueden ser interpretados por sí mismos, como
si se encontraran aislados del resto de preceptos constitucionales. (...) el
ejercicio de un derecho no puede hacerse en oposición o contravención
de los derechos de los demás, sino de manera que compatibilicen, a fin
de permitir una convivencia armónica y en paz social”.

PRINCIPIO DE UNIDAD DE LA CONSTITUCIÓN

5. Exp. N° 5854-2005-AA/TC, Caso Lizana Puelles

 F.J. 18: “Si bien es cierto que esta entidad (JNE) es el máximo órgano
de administración de justicia electoral del país, no lo es menos que,
como cualquier otro poder público, se encuentra obligado a respetar los
derechos fundamentales, en el marco del respeto al derecho al debido
proceso ... (artículo 139° de la Constitución); por cuanto, si así no
ocurriese, será nulo y punible todo acto que prohíba o limite al
ciudadano el ejercicio de sus derechos, de conformidad con el artículo
31°, in fine, de la Carta Fundamental.

En otras palabras, el “producto” resultante de realizar una


interpretación aislada de los artículos 142º y 181º de la Constitución,
viola los más elementales principios de interpretación constitucional
(unidad de la Constitución y concordancia práctica), pues pretendiendo
auspiciar la seguridad jurídica que debe informar a todo proceso
electoral, “sacrifica” los derechos fundamentales, ya que los despoja de
toda garantía jurisdiccional de protección”.

PRINCIPIO DE CORRECCIÓN FUNCIONAL

6. Exp. N° 2209-2002-AA/TC, Caso Urrelo Álvarez

 Fj. 5: “En consecuencia, si una de las reglas en materia de interpretación


constitucional es que el proceso de comprensión de la Norma Suprema
deba realizarse conforme a los principios de unidad y de concordancia
práctica, en el caso de autos, considera el Tribunal Constitucional que
tales exigencias se traducen, por un lado, en comprender que, a la
garantía de la motivación de las resoluciones, se ha previsto una
excepción, tratándose del ejercicio de una atribución como la descrita en
el inciso 2) del artículo 154° de la Constitución.
UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

Y, en segundo lugar, que en la comprensión de aquellas


dos cláusulas constitucionales –la que establece la regla, es decir, que las
decisiones sean motivadas y la que señala su excepción, esto es, que en
materia de ratificaciones no hay necesidad de motivarlas-, este Tribunal no
puede optar por una respuesta que, desconociendo la excepción, ponga en
cuestión el ejercicio constitucionalmente conforme de la competencia
asignada al Consejo Nacional de la Magistratura”.

PRINCIPIO DE UNIDAD DE LA CONSTITUCIÓN

7. Exp. N° 1013-2003-HC/TC, Caso Faisal Fracalossi

 F.j. 6: “(...) La predeterminación del juez no puede interpretarse


rígidamente, de suerte que impida que las normas de carácter general
sobre la organización judicial y competencia de los jueces y tribunales
adquieran efectos temporales inmediatos, pues ello (...) crearía
importantísimas disfuncionalidades en la administración de justicia (...)”.

“(...) La noción de juez natural no se cristaliza en la determinación


legislativa de una competencia general, sino se forma también de todas
aquellas disposiciones que derogan tal competencia sobre la base de
criterios que racionalmente evalúen los dispares intereses en juego en el
proceso (...).

(...) la exigencia de la predeterminación legislativa del juez (...) no


puede ser entendida en términos absolutos, no sólo porque ningún derecho
constitucional tiene tal cualidad, sino, además, porque existen otros bienes
y principios constitucionales que también exigen ser optimizados. De allí
que el Tribunal juzgue que tal predeterminación del juez deba ser
interpretada bajo los alcances del principio de concordancia práctica, que
exige determinar el contenido esencial de un derecho en coordinación con
otros principios o exigencias constitucionalmente relevantes. (...) por
ejemplo, la continuidad y prontitud del ejercicio de la función jurisdiccional,
la independencia e imparcialidad del juez, la prohibición de incoherencias
en el ejercicio de la potestad jurisdiccional, etc (...)”.

PRINCIPIO DE CONCORDANCIA PRÁCTICA

8. Exp. 0020-2005-PI/TC, caso Hoja de Coca

Fj. 14: “de conformidad con lo previsto por el artículo 43º de la (Const), el
Estado peruano es unitario, pero descentralizado. Es una república distribuida
territorialmente en regiones, departamentos, provincias y distritos, y,
gubernativamente, en los niveles nacional, regional y local (artículo 189º de la
UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

Const), circunstancia que da lugar a la existencia, junto al


ordenamiento jurídico nacional, de ordenamientos jurídicos regionales y locales
y, consecuentemente, a la potencial incompatibilidad entre fuentes normativas
(v.g. la ley y la ordenanza regional) que, por ostentar idéntico rango (artículo
200º 4, de la Const), no puede ser resuelta apelando al principio de jerarquía
normativa, sino al de competencia”.

PRINCIPIO DE CORRECCIÓN FUNCIONAL

9. Exp. 0020-2005-PI/TC, caso Hoja de Coca

Fj. 86: “aún cuando los Gobiernos Regionales gozan de una participación
expresamente reconocida en los actos preliminares a la declaración como
patrimonio cultural de un determinado bien situado en su jurisdicción, la
concreta declaración es responsabilidad de entidades del Gobierno Nacional.
Esto quiere decir que la promoción de los bienes que constituyen patrimonio
cultural de la Nación, es una competencia compartida entre el Gobierno
Nacional y el Gobierno Regional en cuya jurisdicción se encuentran, pues
mientras a éste corresponde realizar la propuesta de declaración del bien como
patrimonio cultural, es el Gobierno Nacional el encargado de definirlo
normativamente para que tenga validez y eficacia”.

PRINCIPIO DE CORRECCIÓN FUNCIONAL

10. Exp. 0976-2001-AA/TC, Caso Llanos Huasco

 F.j. 5: La “(...) eficacia horizontal de los derechos fundamentales en las


relaciones entre privados se deriva del concepto de Constitución como
Ley Fundamental de la Sociedad, que en nuestro ordenamiento se
encuentra plasmado a través del artículo 1° de la Constitución de 1993
(...)”.

“Se trata (...) de una consecuencia que se deriva (...) del propio artículo
38° de la Constitución (...). [L]a vinculatoriedad de la Constitución se proyecta
erga omnes, no sólo al ámbito de las relaciones entre los particulares con el
Estado, sino también a aquéllas establecidas entre particulares. De manera
que la fuerza normativa de la Constitución, su fuerza activa y pasiva, así como
su fuerza reguladora de las relaciones jurídicas, se proyecta también a las
establecidas entre particulares, por lo que cualquier acto proveniente de una
persona natural o persona jurídica de derecho privado, que pretenda
conculcarlos o desconocerlos, deviene inexorablemente en inconstitucional”.

PRINCIPIO DE CONCORDANCIA PRÁCTICA


UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

11. EXP. N.° 1013-2003-HC/TC LIMA

1. Del mismo modo, el Tribunal debe de recordar que "La predeterminación


del juez no puede interpretarse rígidamente, de suerte que impida que las
normas de carácter general sobre la organización judicial y competencia de
los jueces y tribunales adquieran efectos temporales inmediatos, pues ello
no sólo crearía importantísimas disfuncionalidades en la administración de
justicia ... sino también porque esa rígida comprensión del concepto
predeterminación no se corresponde con el espíritu y finalidad que inspira el
derecho fundamental cuestionado, en tanto no resulte comprometida la
imparcialidad del juzgador o se desvirtúe la razonable presunción de que
ésta no queda afectada dadas las características en la que se inserta la
modificación operada" (STC de España, N.° 381/1992, Fun. Jur. N.° 4).

Como lo ha sostenido la Corte Costituzionale, "La noción de juez natural no


se cristaliza en la determinación legislativa de una competencia general,
sino se forma también de todas aquellas disposiciones que derogan tal
competencia sobre la base de criterios que racionalmente evalúen los
dispares intereses en juego en el proceso" (Sentenza 139/1971).

En ese sentido, el Tribunal Constitucional considera que la exigencia de la


predeterminación legislativa del juez (en la cual se resuelve también su
carácter "natural") no puede ser entendida en términos absolutos, no sólo
porque ningún derecho constitucional tiene tal cualidad, sino, además,
porque existen otros bienes y principios constitucionales que también
exigen ser optimizados.

PRINCIPIO DE UNIDAD DE LA CONSTITUCIÓN

12. EXP. N.° 5156-2006-PA/TC LIMA VICENTE RODOLFO WALDE


JÁUREGUI
 
26.  En tal sentido, en el presente caso, el CNM ha asumido competencia
legítima para abrir proceso disciplinario al demandante, pues la conducta de
éste no se deriva de una actuación política, sino más bien del ejercicio, en tanto
vocal supremo, de su función jurisdiccional o de Derecho; motivo por el cual es
el CNM, y no el Congreso de la República, el órgano competente para llevar a
cabo el proceso disciplinario contra el recurrente. Queda, por tanto, delimitado
el ámbito dentro del cual tanto el Congreso de la República como el CNM
pueden ejercer su facultad constitucional para imponer sanciones que la propia
Constitución les reconoce. De ahí que, en el caso concreto, se debe reconocer
al CNM la legitimidad constitucional para ejercer su potestad sancionadora,
dentro de los límites que se derivan de la Constitución, claro está.

PRINCIPIO DE CORRECCIÓN FUNCIONAL


UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

13. EXP. N. 0 5854-2005-PA/TC PIURA PEDRO ANDRÉS LIZANA


PUELLES

….el JNE, bajo las responsabilidades de ley, se encuentra impedido


constitucionalmente de desconocer las decisiones vinculantes que los otros
órganos constitucionales expiden en el ejercicio de sus funciones
constitucionalmente previstas. Así, por ejemplo, el JNE se encuentra impedido
de desconocer una resolución adoptada por el Congreso de la República que
inhabilita a una persona para el ejercicio de la función pública, de conformidad
con el artículo 100º de la Constitución; máxime si la validez constitucional de
dicha resolución ha sido plenamente confirmada a través de una sentencia del
Tribunal Constitución, supremo intérprete de la Constitución (artículo 201º de la
Constitución y artículo 1º de la LOTC) 14.

PRINCIPIO DE FUERZA NORMATIVA DE LA


CONSTITUCIÓN

14. PLENO JURISDICCIONAL Expediente 0004-2016-PI/TC

40. Como ya se ha puesto de relieve, la autonomía de los Gobiernos regionales


no supone que estos actúen de modo independiente o autárquico, sino que lo
hacen en el contexto de las leyes y los planes nacionales, conforme se
encuentra constitucionalmente ordenado por el artículo 192 de la Norma
Fundamental. 41. Con la Constitución y las normas interpuestas, se estructura
lo que se denomina el bloque de constitucionalidad, que operará como
parámetro de control de la disposición impugnada. 42. En consecuencia, la
validez constitucional de la Ordenanza Regional 26-2015-CRRL se encuentra
supeditada a la Constitución y a las demás normas que conforman el bloque de
constitucionalidad respecto de las competencias de los Gobiernos regionales
para la promulgación de ordenanzas regionales, como la LBD y la LOGR.

PRINCIPIO DE CORRECCIÓN FUNCIONAL


UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

Principios de interpretación constitucional

12.  Reconocida la naturaleza jurídica de la Constitución del Estado, debe


reconocerse también la posibilidad de que sea objeto de interpretación. No
obstante, la particular estructura normativa de sus disposiciones que, a
diferencia de la gran mayoría de las leyes, no responden en su aplicación a la
lógica subsuntiva (supuesto normativo – subsunción del hecho –
consecuencia), exige que los métodos de interpretación constitucional no se
agoten en aquellos criterios clásicos de interpretación normativa (literal,
teleológico, sistemático e histórico), sino que abarquen, entre otros elementos,
una serie de principios que informan la labor hermenéutica del juez
constitucional. Tales principios son[5]:

a)     El principio de unidad de la Constitución: Conforme al cual la


interpretación de la Constitución debe estar orientada a considerarla como un
“todo” armónico y sistemático, a partir del cual se organiza el sistema jurídico
en su conjunto.

b)     El principio de concordancia práctica: En virtud del cual toda aparente


tensión entre las propias disposiciones constitucionales debe ser resuelta
“optimizando” su interpretación, es decir, sin “sacrificar” ninguno de los valores,
derechos o principios concernidos, y teniendo presente que, en última
instancia, todo precepto constitucional, incluso aquellos pertenecientes a la
denominada “Constitución orgánica” se encuentran reconducidos a la
protección de los derechos fundamentales, como manifestaciones del principio-
derecho de dignidad humana, cuya defensa y respeto es el fin supremo de la
sociedad y el Estado (artículo 1º de la Constitución).

c)      El principio de corrección funcional: Este principio exige al juez


constitucional que, al realizar su labor de interpretación, no desvirtúe las
funciones y competencias que el Constituyente ha asignado a cada uno de los
órganos constitucionales, de modo tal que el equilibrio inherente al Estado
Constitucional, como presupuesto del respeto de los derechos fundamentales,
se encuentre plenamente garantizado.

d)     El principio de función integradora: El “producto” de la interpretación


sólo podrá ser considerado como válido en la medida que contribuya a integrar,
pacificar y ordenar las relaciones de los poderes públicos entre sí y las de
éstos con la sociedad.

e)     El principio de fuerza normativa de la Constitución: La interpretación


constitucional debe encontrarse orientada a relevar y respetar la naturaleza de
la Constitución como norma jurídica, vinculante in toto y no sólo parcialmente.
UNIVERSIDAD NACIONAL JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

Esta vinculación alcanza a todo poder público (incluyendo,


desde luego, a este Tribunal) y a la sociedad en su conjunto.

La premisa a destacar, en suma, en relación a estos principios enunciados,


como mandatos cuyo fin es optimizar el contenido constitucionalmente
protegido de los derechos fundamentales, apunta a que los mismos sirvan para
esclarecer mejor las decisiones jurisdiccionales en el complejo campo de
resolución de las controversias sobre tutela urgente. Y muchas veces, devienen
en una tarea harto impostergable

También podría gustarte