Está en la página 1de 3

IMPLEMENTACION ESTRATEGICA, PLAN DE ACCIÓN

Es importante preguntarse ¿si sirve de algo la recolección de información tanto interna como externa en
la organización, determinar falencias, dificultades, identificar posibilidades vistas como fortalezas,
cuantificar incluso la disminución o el aumento de la productividad en la organización a fin de generar
una estrategia de mejoramiento, si del resultado allí obtenido no se implementa o se pone en marcha
ninguna de estas posibles acciones?, pues bien, la conclusión es que no. No obstante, estos insumos son
indispensables, esta identificación y posible cuantificación de la productividad es necesaria, se debe
poner en marcha lo planeado, se debe ejecutar para que no siga siendo el pecado de un porcentaje muy
alto de organizaciones que fracasan porque diagnostican pero no ejecutan por las razones que sea,
porque dicen y creen que es “muy costoso, que la verdad parece que no es necesario, por simple
miedo a una inversión a tiempo, por una mala asesoría de un profesional o grupo de
profesionales” entre otros. Pues bien, lo primero que debe hacerse es tener claro el o los objetivos que
se persiguen con la implementación del plan de acción, los cuales deben ser medibles en el tiempo,
perfectamente entendibles y socializados con quienes se pretende implementar dentro de la
organización.
Acto seguido, se debe presentar en detalle la (s) estrategias a seguir claramente definidas, disipando las
posibles dudas existentes entre algunos de los colaboradores que intervienen en el proceso, a fin de que
todos la tengan clara, tanto en el concepto como en el objetivo que se persigue; luego entonces, se
definen las tareas como la brújula de las estrategias, el camino por dónde pasan, las áreas que involucra,
los momentos que tendrá, estas tareas deben ser lo más específicas y detalladas posible, es decir,
planteando un paso a paso. Luego se elabora una carta de Gantt, como herramienta fundamental que,
determina fechas y plazos de acuerdo con lo planeado, lo cual dará el orden necesario y permitirá saber,
conocer el avance y los logros de la implementación de dicho plan, es decir, la implementación no se
hace al azar, debe ser perfectamente planificada y medible. Una vez realizado dicho cronograma se
designa o asignan las tareas para cada colaborador partícipe en dicha ejecución, tareas que deben ser
perfectamente claras, entendidas desde el inicio para poder proyectarse frente a los objetivos y
minimizar los posibles errores que puedan cometerse previendo posibles inconvenientes en el desarrollo.
Concluido lo anterior, lo que sigue es implementar el plan, ponerlo en marcha, ejecutarlo, dicho en la
jerga coloquial llanera “echarle pichón al asunto, manos a la obra” donde cada colaborador conoce a
fondo sus tareas para conseguir los objetivos planteados.
Es de suma importancia en la implementación de una estrategia o de un plan de acción tener en cuenta
como posibles variables en las empresas que realizan actividades comerciales, el tipo de clientes, las
características geográficas y culturales de la región donde se desarrolla la actividad económica, porque
puede pasar que la estrategia se surtió de información no precisamente de la región sino de otros lugares
donde predominan otros gustos, otras características culturales, otros climas, otro tipo de carreteras, etc.
que pueden ser determinantes a la hora de obtener éxito en la implementación de dicha estrategia o de
dicho plan dependiendo cual sea mi producto a comercializar.
La sabiduría popular y/o la mal llamada sagacidad o sexto sentido, es bastante importante, lo cual no
sugiere en ningún momento que se deban obviar las herramientas científicas posibles, las ofimáticas,
tecnológicas, matemáticas, entre otras, que puedan ser útiles en la implementación, solo que estas deben
estar previstas dentro del mismo para lo cual se sugiere identificarlas previamente.

LA MONITORIA ESTRATEGICA O EL CONTROL ESTRATEGICO

Habitualmente definimos monitoreo como seguimiento, estar atento, controlar, vigilar etc. La monitoria
o esta vigilancia debemos aplicarla no solo al plan de acción ni a la ejecución de estrategias, sino a todas
las acciones que involucren recursos, esfuerzos técnicos, humanos en procesos, bien sea de producción,
de comercialización, de compra de materias primas, reingenierías, incluso en la utilización de soluciones
empresariales como outsourcing, corrección de hábitos empresariales, entre otros.
En nuestro juicio consideramos qué tan importante como la planeación estratégica, la implementación
del plan de acción, es el seguimiento y la evaluación, lo cual permite dar “timonazos” durante el proceso
de implementación de las estrategias, cambios pequeños sobre la marcha de acuerdo al porcentaje de
avance y a la efectividad del mismo, de tal suerte que creemos que no es posible el uno sin el otro, es
decir existe una clara dependencia de las dos acciones de mejoramiento organizacional.
Se desarrolla esta vigilancia o seguimiento también a través de pasos o momentos tales como la perfecta
definición de los objetivos, la continua medición de resultados utilizando los mecanismos posibles de
tabulación, de cuantificación, de promedios porcentuales y así entre otros. Para luego entonces realizar
la evaluación de dichos resultados de manera matemática, incluso estadísticamente, para poder entonces
realizar por último las correcciones necesarias a que haya lugar, los cambios en el cronograma si fuere
necesario, o incluso alguna pequeña inversión momentánea que pueda ser considerada necesaria e
indispensable.

De la monitoria o el seguimiento y evaluación de un proyecto, o de la implementación y puesta en


marcha de una estrategia se desprenden los insumos para tomar decisiones futuras basados en las
experiencias obtenidas durante el desarrollo de la misma, por lo cual, se hace indispensable y necesario
guardar toda la información presente sobre el paso a paso a manera de bitácora, para que a futuro otras
acciones sean más fáciles de implementar basados en el antecedente y/o poder determinar qué cosas o
acciones definitivamente no es posible poner en marcha, lo cual sugiere que el proceso de monitoria es
de suma importancia dentro de cualquier implementación que se realice en la organización porque de
allí se desprenderá la historia positiva o negativa de la misma.
ADMINISTRACION DE EMPRESAS

ASIGNATURA
GERENCIA DE PROCESO ESTRATEGICO

ESTUDIANTES
JESUS ANTONIO OSPINA GARCIA
JOSÉ MAURICIO MEDINA MADRID
SAYDA MARÍA GONDELLEZ SÁNCHEZ
EDUARDO ANTONIO ALZATE HERRERA

PROFESOR
ANTONI MAX CONTRERAS RODRIGUEZ

VILLAVICENCIO, SEPTIEMBRE DE 2020


GRUPO: H8A

También podría gustarte