Está en la página 1de 10

Universidad Autónoma de Coahuila

Facultad de Ciencia, Educación y Humanidades


Licenciatura en Letras Españolas

05 de octubre del 2020 Entre María y


Eufrasia
Literatura latinoamericana

Ana Dariela López Chacón


MAESTRA STELLA MARIS RODRÍGUEZ TAPIA
Para este trabajo abordaré los elementos y características que conforman la novela de
María de Jorge Isaacs y el cuento de Piedra callada de Marta Brunet. Estas dos
historias tienen algo en común: cuentan con el protagonismo de una heroína. Sin
embargo, debido a los estilos y a los años en que son publicadas, en 1867 y 1943
respectivamente, no llegan a ser tan parecidas mas que por ciertos aspectos muy
puntuales.
En el siguiente análisis voy a hablar de estas semejanzas, pero, sobre todo, las
diferencias que existen en estas obras. Que, por supuesto, estas diferencias no ponen
en desventaja una de la otra, más bien nos muestran un panorama de la literatura y los
temas sociales en las que se desarrolla cada una. Para esto, a continuación, hablaré a
grandes rasgos de lo que se tratan estas dos obras.
1. María y Piedra callada.
María, como lo dije anteriormente, es una novela del autor Jorge Isaacs en donde la
voz narrativa principal es Efraín, siendo un narrador autodiegético, según la
narratología de Genette. Es un joven que cuenta la historia de su amada María, una
huérfana a la que sus padres adoptaron de niña, pues era hija de un amigo muy
querido de su padre, quien era judío. La niña, por otro lado, crece en el catolicismo, que
va a jugar un rol importante para el ambiente de esta historia.
Efraín, después de estudiar varios años en Bogotá, regresa a su casa por un
tiempo, en donde se enamora completamente de María y ella de este. No es de
sorprendernos que la historia se torne romántica. A pesar de ello, la historia de amor se
convertirá en una tragedia, María sufre el mismo mal que mató a su madre: epilepsia.
Estos ataques se detonan a partir de su sufrimiento por Efraín.
Toda la familia teme por su salud y sus padres serán los más afectados en el
sentido en que tienen que poner en claro la situación del dinero de María y del amor de
ella y Efraín. Para no hacer tan largo el resumen, al final el amado se va a estudiar a
Europa y tiempo después lo convocan a su hogar porque María está muy enferma.
Después de toda la travesía, llega sólo para enterarse que su querida murió, más que
de epilepsia, de un amor lejano y desolador.
Con respecto a Piedra callada, una historia más corta, aunque igual de rica e
interesante, contamos con el personaje de Eufrasia como narrador autodiegético. Este
cuento nos presenta la historia de una madre que no quiere que su hija Esperanza se
case con un hombre bestial, en sus propias palabras. Sin embargo, los dueños de la
hacienda para la que trabajan, ordenan este matrimonio y hacen que Eufrasia acepte, a
pesar de sus intentos desmedidos para impedirlo.
Después de mucho tiempo, en que Eufrasia ya había sido pensionada, por
decirlo así, se entera de que su hija está muy enferma y, entre rabietas, acude a cuidar
de sus nietos mientras Esperanza está ausente. Ahí empieza a convivir con Bernabé, el
hombre causante de tanta discordia.
En cierto momento de la historia Esperanza muere. Es ahí cuando se torna peor
el asunto entre Eufrasia y Bernabé. Ella quiere llevarse a sus nietos y él se opone. La
situación en la que se encontraba los niños era peligrosa, ya que, al insistir Eufrasia en
este hecho, él empezó a maltratar más a sus hijos al punto de golpearlos sólo por sentir
que así reafirmaba su poder sobre ellos. No importando el peligro en que se
encontraba la madre de Esperanza, y después de todas las discusiones y peleas que
habían tenido el yerno y la suegra, ella decidió ponerle fin al asunto para proteger a sus
nietos, como no lo había logrado hacer con su hija, del bestial Bernabé. Entonces,
siendo una tiradora magnífica de honda, tiró contra Bernabé haciendo que cayera en
las profundidades de la selva para desaparecer definitivamente.
2. Del costumbrismo al criollismo
Estos dos movimientos literarios se presentan en las obras que estamos analizando.
Primero veremos el costumbrismo en la novela de María. Seguido de eso hare notar las
características del criollismo en el cuento de Piedra callada.
La obra de María, además de pertenecer al periodo en donde el costumbrismo
tuvo su auge, tiene las características de este movimiento. Para empezar, este
movimiento se ocupaba de mostrar las costumbres de una sociedad determinada y
estaba muy influenciado por el romanticismo. Esta característica nos remite a la historia
de María. En conjunto, podemos incluso confundir la obra como romántica por el
dramatismo y la intensidad que posee. Además, en sus páginas nos muestra las
costumbres de estos hacendados que se dedicaban a la cría de ganado y la producción
de azúcar. Efraín, como protagonista, nos hace ver lo que la gente de su clase social
acostumbra: cazar, andar a caballo, ocuparse de asuntos del negocio familiar, estudiar
cuando existe la posibilidad. María, Emma y su madre, por otro lado, nos muestran
perfectamente a lo que las mujeres dedicaban su tiempo: tejer, ocuparse de los niño y
familia en general, ciertas cosas de jardinería y cuidado del hogar, etcétera. También
podemos ver la costumbre que se tenía de arreglar matrimonios o de casar a las
mujeres a corta edad. Mas en el caso de María no se lleva a cabo esta costumbre,
aunque el autor nos deja claro que era algo normal en ese entonces. También
podemos ver las costumbres del pueblo negro que se hallaba esclavo de estas
personas. “Se llama “cuadro de costumbres” a las obras que retratan una escena
determinada o típica”, [CITATION Uri20 \l 2058 ] y en el caso de esta novela lo vemos muy
claramente con todo lo que hacen los personajes.
Otra característica del costumbrismo es que trata de que el lector se sienta
adentro de la historia. Este recurso lo logra a la perfección Jorge Isaacs ya que nos
muestra un narrador autodiegético principal como lo mencioné con anterioridad, lo que
quiere decir que se siente como si él nos estuviera contando la historia en persona. El
costumbrismo también trata de retratarnos una realidad objetiva. Esto se ve al
momento de que el autor plasma lo que pasa sin intervenir ni omitir un juicio. Por
ejemplo, cuando habla del trato que la familia les da a sus esclavos, concretamente con
Nay y su hijo. Los trata lo más humanamente posible de acuerdo con sus calidades de
dueños. Por el contrario, Emigdio y su padre tratan a sus esclavos como un objeto más
de su propiedad.
La característica primordial de este movimiento es la forma en la que se expresa
el amor hacia las costumbres de esta sociedad. Si nos damos cuenta, la familia de
Efraín era sumamente religiosa, se dedicaban al ganado, a la industria azucarera, pero
más allá de eso, también mostraban un interés casi sagrado hacia el tipo de relación
que tenían María y Efraín, tomándolos como una pareja ideal. Esto gracias a que una
mujer recatada como ella y un hombre respetuoso como él eran el modelo perfecto
para el amor.
De todas formas, la pareja no sólo representaba un ideal, sino que también
cumplía la función de criticar ciertos vicios sociales y costumbres, como lo son los
matrimonios a temprana edad o las pocas opciones que se tenían para encontrar una
pareja con la cual casarse. Por supuesto, esta crítica no es obvia, está encubierta por
la sutileza del autor.
Por último, podemos ver que esta novela trata de rescatar muchos aspectos de
la cultura colonial, siendo de esta manera un claro ejemplo las costumbres y la posición
en que se encontraba la familia de Efraín. Esta transición del campo a la ciudad
también forma parte del costumbrismo. En la novela lo podemos ver al momento de la
muerte de María, cuando llega Efraín a una casa que será la principal después del
trágico final de la protagonista. Nos percatamos de este cambio cuando Efraín acude a
su antiguo hogar en medio del campo a ver que sólo quedan los recuerdos y las cosas
que ahí vivieron en otro tiempo, dando una fuerte sensación de abandono.
Los paisajes, elementos exóticos y naturales, y los modismos utilizados por
algunos personajes, nos muestran de nueva cuenta el costumbrismo de esta obra.
Ahora nos centraremos en Piedra callada. Por las características y la época de
este cuento podemos ver que pertenece al criollismo. Este movimiento buscaba una
representación de lo autóctono. En este cuento nos percatamos de ella gracias,
principalmente, al vocabulario que se usa. Es obvio, a diferencia de María, que se
retrata el habla de los personajes fielmente. A lo que quiero llegar es que en la novela
de Isaacs, los personajes con obvias costumbres diferentes, casi hablan igual que los
“cultos”, por llamarlos de alguna forma. Isaacs sólo introduce ciertos modismos para
darles otras dimensiones. En Piedra callada, los personajes que pertenecen a la clase
trabajadora, hablan lo más parecido posible a sus cualidades verdaderas. Esto es parte
de querer rescatar a las comunidades marginadas y exaltar sus costumbres y
tradiciones. Por ejemplo, Eufrasia, Bernabé, Esperanza, hablan con muchos modismos
que representan a los habitantes nativos de Los Andes.
Se concentra “en los paisajes y en el contexto social moderno que los excluye.”
[CITATION Uri201 \l 2058 ] Si podemos atención, notaremos que la autora describe a la
perfección estos paisajes andinos, sus climas, alturas, etcétera. Nos muestra una parte
del mundo que no vemos con frecuencia y que queda oculta por muchas razones, una
de ellas la geografía.
El criollismo lo que hizo fue tomar características populares para hacer a sus
personajes, y como dije más arriba, mostrarlos ante una sociedad que los desconocía
por completo. Brunet hace esto a la perfección tomando a una mujer puramente
autóctona y mostrando su lado humano, que para nosotros parecería salvaje.
Este movimiento, contrario al costumbrismo, tomo el campo como un
representante fiel de lo nacional, así como de lo popular. Las personas que venían de
fuera o que residían en la ciudad eran extranjeras. En Piedra callada lo notamos al
momento de hablar de unos patrones, pero sin darles la mayor importancia. Estos
personajes sólo contribuyen en un principio al desarrollo de la historia. En cambio,
Eufrasia, Bernabé y Esperanza son los protagonistas de esta obra, y hacia ellos se
dirigen todas las miradas.
“Aunque se extendió por toda Latinoamérica, el criollismo de cada país se
distinguía de los demás porque describía en detalle las costumbres y personajes
locales de cada país.” [ CITATION Uri201 \l 2058 ] Es por esto por lo que muchas de las
palabras que se emplean en el cuento no nos son familiares, porque, aunque están
ambientadas en otra época, también representan a una zona de la que conocemos
muy poco y que nos queda muy lejana. Por ejemplo, cuando yo lo leí, muchas cosas no
me quedaban muy claras y tenía que remitirme al buscador de Google. El lenguaje fue
muy importante en este movimiento gracias a que de este se podía observar
claramente las costumbres y usos de la población de la que se hablaba.
El criollismo tenía una fuerte causa social, que era visibilizar las costumbres de
un una sociedad y un momento histórico que se encontraba desapercibido. En el
cuento de Brunet nos podemos dar cuenta de varias costumbres, por ejemplo, el hecho
de que los niños fueran tratados como propiedad de los padres, en el caso de Bernabé.
También lo vemos en el hecho de que los patrones fueron los que decidieron que
Esperanza se casara con él, aun estando Eufrasia en desacuerdo y siendo ella la
madre.
La diferencia que considero principal en estos movimientos es el paso a una
búsqueda de una identidad como nación, tomando en cuenta ya no sólo a las clases
altas, como en María, sino también a las comunidades marginadas como para en
Piedra callada.
3. Tópico de civilización y barbarie
Aunque no me detendré mucho en este punto, quiero hablar de cómo se presenta este
tópico en cada obra.
En primer lugar, con la novela de Isaacs, lo vemos en la historia que rompe con
el tema principal del libro, que es la de la esclavitud. Podemos ver que cómo Nay es
arrancada de su pueblo y la trasladan al otro mundo para ser esclavizada. Aunque
pareciera que ella y su comunidad son los salvajes, en realidad son los hombres que la
aprisionan y la llevan a servir a tierras americanas. Por otro lado, se podría decir que
en su nación son bárbaros ya que hacían guerras entre ellos. La verdad es algo que
podemos ver desde diferentes situaciones, pero estas son las principales para mí.
En el caso de Piedra callada, es obvio que tanto Eufrasia como Bernabé son
parte de esta barbarie, sin embargo, cada uno lo es a su manera. Desde un extremo,
vemos a Eufrasia como una bárbara por el hecho de que mató a su yerno, pero lo que
la hace adquirir una cualidad más elevada es el hecho de ser una mujer sumamente
inteligente. Comete un crimen que no tan fácil le pueden probar, ni siquiera se puede
saber si Bernabé está muerto o simplemente se fue. Al otro extremo tenemos a
Bernabé, que representa la barbarie en su nivel más bajo. Como lo dicen al principio,
es una bestia. Sus características físicas como las manos grandes y amenazadoras o
su incontrolable sexualidad, hacen que veamos en él un ser nada civilizado. No había
en él ningún remordimiento por embarazar a Esperanza constantemente, ni cuando ella
sufría abortos. También vemos su crudeza al momento en el que la autora nos insinúa
que es probable que él abuse de su hija Venancia por parecerse mucho a su madre.
En este cuento la civilización podría ser representada por Eufrasia y las buenas
intenciones que tenía de salvar a sus nietos de un ser tan abominable como Bernabé.
4. Dos heroínas muy diferentes
Para terminar con este análisis, hablaré, como lo dije en la introducción, sobre las
semejanzas y diferencias entre estas dos mujeres protagonistas de sus historias.
María, para mí, a pesar de lo que he dicho en estas páginas, no me parece un
personaje independiente como Eufrasia. Me refiero a que su historia y su personalidad
se nos presentan a través de los ojos de Efraín, que es un hombre, de más edad que
ella, más instruido y desde otra posición en cuanto a la pareja que hacían. María para
mí es un personaje casi ambiental. Con esto quiero decir que su presencia sólo sirve
para desencadenar las acciones y los acontecimientos de Efraín. Es una
representación fiel a lo que debía de ser una mujer en su tiempo. Joven, de piel muy
blanca, con una apariencia casi etérea, frágil y tierna. Alguien a quien es fácil cuidar y
proteger, por lo tanto, perfecta para un hombre de la “calidad” de Efraín. Además de
estas características físicas, era callada, sumisa, no reclamaba nada y era muy
enfermiza. Recordemos que la epilepsia fue la que le quitó la vida. Así, yo hablo de ella
como una mujer trágica, en el sentido que su final fue fatal y aún así su vida y su
muerte son casi sagradas.
En el caso de Eufrasia, se nos presenta como una mujer orgullosa, rígida, con
una convicción enorme. Es la típica mujer de pueblo intachable, que ha trabajado toda
su vida y por esto no se rompe tan fácilmente. Pero también nos muestra un lado
humano, su preocupación por sus nietos al momento de que su hija falleciera. Los
salva de un hombre que los iba a llevar directo a la perdición. Ella aguanta los malos
tratos de Bernabé, pero a la vez busca la manera de no dejarlos impunes. Al final,
Eufrasia mata a su yerno, entonces la autora nos muerta la fuerza que tiene su
personaje.
Entre estas dos heroínas, podemos ver una diferencia primordial: cómo se
desarrollan en la historia. Mientras que María es un personaje casi de adorno en la
novela, Eufrasia es la que lleva las riendas de su historia y de esta forma logra lo que
se propone, mostrándonos su lado humano, riguroso, pero a la vez cambiante.
Vemos a María casi como una divinidad, así lo expresa Isaacs en la novela,
parecida a la Dolorosa. Una joven que se dedica a obedecer y no pretende romper con
estas reglas que le son impuestas. Aunque en algún momento visualizamos un tanto de
altanería como cuando no permite que Efraín la ayude a bajar de la cuesta en la que se
encontraba, sabemos que eso no es suficiente para hablar de un personaje que se
mueve en la historia por sí solo. Así que puedo decir que el único protagonista, desde
todos los puntos, es Efraín.
Eufrasia, como ya lo dije, es la que realiza todas las acciones y en torno a ella se
desarrolla la historia. No hay otra persona en la que se centre la autora, sólo ella y lo
que le acontece.
Si hablamos de semejanzas, en realidad yo sólo podía mencionar una: son
mujeres. Fuera de esto, no considero que haya otra similitud, ni en el perfil de los
personajes ni en las historias ni en cómo se desenvuelven en ellas.
Así que de esta forma concluyo este análisis que me ha hecho reflexionar
mucho, estas dos obras, cada una a su manera, nos muestran una realidad histórica
hasta cierto punto, y cumplen con el propósito de mostrarnos a los lectores las
costumbres y tradiciones de las sociedades de las que hablas.
Bibliografía
Uriarte, J. (18 de Enero de 2020). Caracteristicas.co. Obtenido de Caracteristicas.co:
https://www.caracteristicas.co/costumbrismo/

Uriarte, J. (28 de Enero de 2020). Caracteristicas.co. Obtenido de Caracteristicas.co:


https://www.caracteristicas.co/criollismo/

También podría gustarte