Está en la página 1de 9

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL

DE LOS LLANOS OCCIDENTALES “EZEQUIEL ZAMORA”


VICERECTORADO DE PLANIFICACION Y DESARROLLO
SOCIAL
PROGRAMA DE CIENCIAS POLÍTICAS Y JURÍDICA
SUBPROGRAMA DE DERECHO

DERECHO PROCESAL PENAL


SEGUNDA PARTE MODULO V
PRINCIPIO DE IMPUGNABILIDAD OBJETIVA
FASE RECURSIVA DEL PROCESO PENAL
ACUSATORIO VENEZOLANO.

Bachiller:
Laureano Ramón Ancelar Duran
C.I. 11546187
SECCIÓN F-01
4TO Año P-9 FIN DE SEMANA
Prof. Abg. Álvaro Santiago Gómez

BARINAS, 10 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Ciudadano
JUEZ SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO PENAL EN FUNCIONES DE
CONTROL DEL CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL ESTADO PORTUGUESA
Su Despacho.-

Yo, LAUREANO RAMON ANCELAR DURAN venezolano, mayor de edad,


inscrito en el Inpreabogado bajo la matrícula N° 11546187, titular de la cédulas de
identidad N° V-11.546.187, respectivamente, con domicilio procesal en el Edificio centro
Mall, Avenida Páez Cruce con avenida Libertador de esta ciudad de Acarigua del estado
Portuguesa procediendo en este acto en nuestra condición de Defensor del ciudadano
JOSE MANUEL DIAZ, venezolano, mayor de edad, portador de la cédula de identidad
N° V- 10.340.123 y de este domicilio, Imputado en la causa penal N° 2C-20.345-15,
nomenclatura de ese Tribunal, ante su competente autoridad, comedidamente ocurrimos
para exponer y solicitar:

CAPITULO I
PRELIMINAR

En defensa de los derechos de nuestro representado antes mencionado y de


conformidad al ordinal 7º del artículo 439 del Código Orgánico Procesal Penal (COPP) y
articulo 314 en su parte in fine ejusdem, procedemos a interponer, como en efecto lo
hacemos, el recurso ordinario de APELACIÓN DE AUTOS contra la decisión
pronunciada por el Tribunal Segundo de Primera Instancia en lo Penal en funciones de
Control del Circuito Judicial Penal del Estado Portuguesa en la causa penal N° 2C-
20.345-15, publicada en fecha 28 de Julio de 2014, y practicada notificación en fecha 31
de Julio de 2.014, en virtud de haberse declarado la inadmisibilidad de las pruebas
ofertadas por la defensa técnica del ciudadano JOSE MANUEL DIAZ, violándose los
principios y derechos de libertad de prueba, debido proceso y la tutela judicial efectiva
contenida en el artículo 49.1 Constitucional.

CAPÍTULO II
CONSIDERACIONES DE HECHO Y DE DERECHO
QUE INFORMAN EL PRESENTE RECURSO

En fecha 01 de junio de 2016, fue presentado escrito acusatorio en contra de


nuestro defendido ciudadano JOSE MANUEL DIAZ donde una vez notificados,
presentamos escrito de oposición de excepciones, solicitud de control formal y material
de la acusación y promoción de pruebas reproducibles en el juicio oral y público, una
vez celebrada la audiencia preliminar en fecha 07 de junio previo a diferimientos
anteriores, la juez a quo solo se limitó a leer la dispositivas del fallo, reservándose el
lapso de ley para publicar el auto motivado, siendo publicado en fecha 18 de agosto de
2016, y notificado del mismo en fecha 31 de agosto de 2017, encontrándonos dentro del
lapso legal para interponer el presente recurso de apelación de conformidad a lo
establecido en el artículo 440 del Código Orgánico Procesal Penal constante de las
siguientes denuncias sobre los vicios contenidos en dicha decisión.

De lo antes señalado citamos parte del contenido del auto apelado “… OCTAVO:
Se declaran INADMISIBLE las pruebas ofertadas por la Defensa Privada… a saber las
siguientes: 1- EXPERTICIAS: EXPERTICIAS DE REACTIVACION DE SERIALES AL
VEHICULO TIPO SEDAN, MARCA CHERVOLET, PLACAS AJ.27TJB, QUE CONSTA
EN ACTAS. La necesidad y pertinencia de este órgano de prueba, deriva del resultado
de certeza que podrá arrojar tal experticia, en relación a la verificación de todos los
seriales presentados en el vehículo… 2.- requiera del Instituto nacional de transporte
terrestre (INTT), en el Servicio Autónomo de Transporte y tránsito Terrestre (SETRA) la
información relacionada con el registro del vehículo moto, PLACA: AJ.27TJB, AÑO DE
FABRICACION: 2.004; SERIAL DE CARROCERIA: 8Z101645DV000000; MARCA
CREVROLET: modelo CORSA; SERIAL DE MOTOR: 456000000. La pertinencia de
esta prueba deriva de la necesidad de individualizar el presuntamente objeto del delito,
amén de la diferencia de los nombre de las personas que aparecen como propietarios
del vehículo y del denunciante victima en la presente causa; en tal sentido esta
información es de vital importancia a los fines de determinar no solamente la titularidad
del derecho, sino también LA LICITUD DE LA POSESION DEL BIEN JURIDICO
OBJETO DE LA PRESENTE CAUSA ... NOVENO: Señala quien aquí decide que la
proposición de estas pruebas son diligencias, que de conformidad con el artículo 127 del
Código Orgánico Procesal Penal en su numeral quinto establece que se deberá pedir al
Ministerio Publico la práctica de diligencias de investigación destinadas a desvirtuar las
imputaciones que se le formulen;… así mismo el articulo 287 del Código Orgánico
Procesal Penal, establece que: en cuanto a la proposición de diligencias. El imputado o
imputada, las personas quienes se le haya dado intervención en el proceso y sus
representantes, podrán solicitar al fiscal la practica de diligencias para el esclarecimiento
de los hechos. El Ministerio Publico las llevara a cabo sin las considera pertinentes y
útiles, debiendo dejar constancia de su opinión contraria, a los efectos que ulteriormente
correspondan.”… ahora bien con relación a la Experticia de reactivación de seriales
solicitada por la defensa Privada, es importante destacar que en esta fase del proceso la
ya investigación precluyo y debieron ser solicitadas o propuestas ante el organismo que
en principio compete la realización de ella es por lo que la práctica de estas diligencias
que la defensa privada considero pertinente a lo largo de la investigación en primer lugar
debió proponerlas ante el Ministerio Publico…”.

De la trascripción anterior nos vemos en la obligación de hacer las siguientes


consideraciones y denunciar los vicios en que incurrió la Juez A quo al momento de
argumentar su decisión.
PRIMERO: debemos examinar y determinar las normas legales que amparan la
promoción de prueba en fase intermedia.

Constitución Nacional
Artículo 49.1°.-“El debido proceso se aplicará a todas las
actuaciones judiciales y administrativas; en consecuencia:
1. La defensa y la asistencia jurídica son derechos inviolables en
todo estado y grado de la investigación y del proceso. Toda
persona tiene derecho a ser notificada de los cargos por los cuales
se le investiga; de acceder a las pruebas y de disponer del tiempo y
delos medios adecuados para ejercer su defensa…”

COPP
Artículo 182.- “Salvo previsión expresa en contrario de la ley, se
podrá probar todos los hechos y circunstancias de interés para la
correcta solución del caso y por cualquier medio de prueba,
incorporado conforme a las disposiciones de este Código y que no
esté expresamente prohibido por la ley…“

Articulo 311.7.- “… promover las pruebas que se producirán en el


juicio oral, con indicación de su pertinencia y necesidad…”

Además de las normas antes mencionadas aludimos al criterio de la Sala


Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia:

“…así como es cierto que es un deber para el Ministerio Público el


ofrecimiento de pruebas que puedan ser útiles para la exculpación
del imputado, no lo es menos que el ofrecimiento de las pruebas de
descargo es un compromiso aún mayor para la Defensa, porque
está intrincadamente vinculado con dicha función, es de la esencia
de la defensa… De allí que las mencionadas pruebas técnicas
podían ser ofrecidas en la Audiencia Preliminar y su ejecución
y completación haber quedado pendientes para el Juicio Oral”.
(Sentencia del 18/06/09. Magistrado Dr. Pedro Rondón Haaz).
(Negritas nuestras).

Un segundo criterio, referido a las funciones del juez en la


búsqueda de la verdad, donde se estableció:
“…el juez no debe colocar trabas u obstáculos en la búsqueda
del fin único del proceso penal, que como se señaló es la
búsqueda de la verdad, sino hurgar dentro de la normativa que
lo regula, así como brindar a todas las partes por igual la
oportunidad de sustentar la tesis que mantiene en dicho
proceso”. (Sentencia de fecha 12-04-09, con ponencia de la
Magistrado Dra. Carmen Zuleta de Merchán) (Negritas nuestras).

Podemos entender de la norma constitucional descrita y el criterio establecido por


el máximo tribunal de la república en sede de sala constitucional que todas las personas
intervinientes en algún proceso judicial tienen el derecho de acceder a las pruebas que
servirán para ejercer su defensa, que el juez no debe convertirse en una traba para
hacer efectivo el derecho a la defensa. En el caso particular las pruebas promovidas
tienen una gran connotación y es el hecho que no todos pueden tener acceso directo,
por ser de carácter oficial, en la obtención de documentos que reposen en oficinas del
Estado, y es sólo a través de los órganos de administración de justicia (fiscalía y/o
tribunales), mediante la prueba de informes, prevista en el artículo 433 del Código de
Procedimiento Civil que se pueden obtener; de allí la necesidad de solicitarla al tribunal
en la oportunidad que se contrae el artículo 311.7 del COPP, en virtud de la ausencia
respuesta por parte del ministerio fiscal en practicarlas, es por ello que el tribunal a quo
al rechazar dicha promoción, viola el derecho fundamental a nuestro defendido de
defenderse, proveyendo contra el debido proceso y así pedimos sea declarado.

De maneras que podemos señalar de las demás normas procesales que existe la
justificación jurídica que otorga el derecho de promover las pruebas útiles, pertinentes y
necesarias sin que haya prohibición de hacerlo específicamente en el caso marras, la
juez NO señala cual es la prohibición expresa de ley para declarar inadmisibles las
pruebas promovidas; fundamenta el rechazo de la prueba de informes, oportunamente
promovida por nosotros en la impertinencia de la misma, aduciendo que por no haber
sido propuestas ante el Ministerio Publico de conformidad al articulo 287 del COPP, sin
dejar claramente establecido la prohibición expresa de ley que indique porque no podían
ser promovidas de conformidad al numeral 7 del artículo 311 ejusdem. Tal planteamiento
jurisdiccional no puede ser mas infeliz, ya que la pertinencia nada tiene que ver con la
necesidad de haber planteado o no su practica como diligencia de investigación,
debemos recordarle a la ciudadana Juez que PERTINENCIA es una característica de la
prueba que tiene que ver con el vinculo o relación que puede existir entre el medio de
prueba que se propone y los hechos que se investigan y mas allá, con la idoneidad del
medio de prueba, para lograr el convencimiento del juez sobre algún planteamiento
efectuado por las partes; en consecuencia, mal puede declararse la impertinencia de la
prueba cuando existe una relación entre el hecho o circunstancia que se quiere acreditar
y el elemento de prueba que se quiere utilizar para ello, es decir, el hecho que se
pretende probar, debe tener relación directa o indirecta con la existencia del hecho que
se investiga.

En este mismo orden de ideas, a los fines ilustrativos de la honorable Corte de


Apelaciones QUEREMOS HACER DE SU CONOCIMIENTO que en fecha 13 de enero
de 2017 se presentó ante la Fiscalía Decima Primera del Ministerio Publico, escrito de
proposición de diligencias donde se solicitaba la práctica de las diligencias la cual
anexamos en original y copia simple para que una vez confrontado por el alguacil de
guardia nos sea devuelta el original marcado “A”; donde se indica además de su
necesidad y su utilidad la pertinencia de la misma, de esta manera queda desechada la
tesis aplicada por el tribunal A quo que indica que debió pedirse primeramente al
Ministerio Publico la práctica de la mencionada diligencia, aun y cuando en el propio
acto de audiencia preliminar se advirtió que se había solicitado la práctica de las
mencionadas diligencias del Ministerio Publico y como es costumbre por algunas
fiscalías de esta jurisdicción no dieron respuesta alguna, teniendo la responsabilidad el
tribunal de control constitucional velar y hacer valer los derechos del débil jurídico y no
creando un estado de indefensión y un gravamen irreparable.

Es por ello que consideramos que el A-quo incurrió en la violación por errónea
aplicación de los artículos 127 y 287 del Código Orgánico procesal Penal ya que los
mismos no prohíben expresamente la promoción de pruebas en la oportunidad a la que
se refiere el articulo 311.7 ejusdem, además de obviar lo establecido en el articulo 182
ibidem, ni tampoco señalan cuando se considera una prueba impertinente, incurriendo
en violación flagrante del articulo 49.1 constitucional, que consagra derechos y garantías
constitucionales que amparan a nuestro defendido, lo cual incidió negativamente en la
esfera de su derecho a defenderse y tener acceso a las pruebas en tiempo oportuno.

SEGUNDO: Denunciamos que el tribunal a quo incurre en el vicio de omisión de


pronunciamiento toda vez, que se evidencia del escrito de excepciones posteriormente
ratificado en audiencia preliminar la advertencia siguiente “…por ultimo tampoco indica el
Ministerio Publico por medio de que se infringieron las amenazas o graves daños al
ciudadano que funge como víctima requisito necesario de determinar en el escrito
acusatorio para poder demostrar la circunstancia agravante que imputa la fiscalía …En
este sentido, no es posible plantearse tesis defensiva; porque no se nos indica, todos los
elementos del iter criminis que obligatoriamente deben estar descrito en los hechos de la
acusación fiscal, que no señala la descripción y demás detalles de hechos subsumibles
al delito endilgado a nuestro defendido, encontrándonos sumergidos en la más profunda
incertidumbre de cómo defenderlo…Por otra parte, los fundamentos de la imputación y
los elementos de convicción que motivan el acto conclusivo del Ministerio Fiscal
tampoco lo señalan –el iter criminis- ergo, tampoco pueden motivar los delitos
imputados; tan sólo hace una enumeración genérica de dichos elementos de imputación
sin indicar con exactitud y de una manera clara qué pretende demostrarse con cada uno
de ellos; cual resulta convincente para relacionar a nuestro patrocinado con el delito
acusado especialmente al delito de ROBO AGRAVADO DE VEHICULO AUTOMOTOR,
teniendo en consideración que son varios los verbos rectores que configuran este tipo
penal y que tiene circunstancias y características específicas las cuales deben estar en
el propósito de cada elemento promovido por la vindicta pública. De allí la imprecisión
que motiva la presente excepción.

Es decir se plantea al tribunal que tanto en los elementos de convicción como en


los medios de prueba ofertado no hay un solo indicio de la existencia del medio (arma de
fuego) con que fue constreñido la víctima, requisito elemental para poder sustentar el
tipo penal por el cual el tribunal de control admitió la calificación jurídica es decir robo
agravado de vehículo automotor previsto y sanciona en el articulo 5 y 6 numeral 1 dela
ley sobre hurto y robo de vehículos automotores. El tribunal al momento de dictar su
decisión con respecto a la denuncia formulada por vía de excepciones solo se limito a
transcribir lo siguiente: “… por consiguiente, ante tales oposiciones interpuestas por la
defensa, debe indicar quien aquí decide, que la rechaza y contradice toda vez que son
elementos de convicción que en primer lugar no pueden ser valorados por este juzgador
por cuanto es materia de contradictorio, es decir que solo son valorados en la fase de
juicio mas sin embrago se debe señalar que los mismos son admitidos por cuantos son
necesarios para ilustrar al juez de juicio, y sin ánimos de tocar el fondo del asunto los
mismos tienen la posibilidad de expectativa cierta de condena, puesto como se dijo
anteriormente, no corresponde a este tribunal la valoración de la misma. Y como
consecuencia declara sin lugar la excepción opuesta contenida en el articulo 28 numeral
4 literal i del código orgánico procesal penal, por violación del artículo 308, 2 y 3
ejusdem. Y así se declara…”

Es evidente la omisión de pronunciamiento en que incurre la juez primera de


control, toda vez que su función principal es controlar tanto formal como materialmente la
acusación tal como está descrito en el artículo 313 del COPP, debe necesariamente el
juez de control constitucional velar porque los preceptos jurídicos aplicables sean
adecuando a los hechos señalados, que los elementos de convicción sean
verdaderamente fundados y que la relación de los hechos sea preciso circunstanciado,
todo estos requisitos exigidos en el artículo 308, de la ley adjetiva son de obligatorio
cumplimiento y es deber del tribunal de control garantizar en fase intermedia el
cumplimiento de los mismos de lo contrario estaría incurriendo además del vicio de
omisión de pronunciamiento violación a la tutela judicial efectiva.

Mutatis mutandi emerge la doctrina de la Sala Constitucional del Tribunal


Supremo de Justicia cuando establece:

“…el control de la acusación implica la realización de un análisis de


los fundamentos fácticos y jurídicos que sustentan el escrito
acusatorio, a los fines de evitar la interposición de acusaciones
infundadas y arbitrarias. El mencionado control comprende un
aspecto formal y otro material o sustancial, es decir, existe un
control formal y un control material de la acusación. En el primero,
el juez verifica que se hayan cumplido los requisitos formales para
la admisibilidad de la acusación –los cuales tienden a lograr que la
decisión judicial a dictar sea precisa-, a saber, identificación del o
de los imputados, así como también que se haya delimitado y
calificado el hecho punible imputado. Por su parte, el control
material implica el examen de los requisitos de fondo en los cuales
se fundamenta el Ministerio Público para presentar la acusación, en
otras palabras, si dicho pedimento fiscal tiene basamentos serios
que permitan vislumbrar un pronóstico de condena respecto del
imputado, es decir, una alta probabilidad de que en la fase de juicio
se dicte una sentencia condenatoria; y en el caso de no
evidenciarse este pronóstico de condena, el Juez de Control no
deberá dictar el auto de apertura a juicio, evitando de este modo lo
que en doctrina se denomina la “pena del banquillo”” (Sentencia N°
269, de fecha 16-04-10, Magistrada Ponente Carmen Zuleta de
Merchán. Exp. N° 09-1373).

Citamos jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia en su Sala


Constitucional:

“Aspectos como la necesidad, pertinencia y legalidad de los


medios de prueba, así como la extinción de la acción penal…
constituyen materias de fondo que el órgano jurisdiccional
también puede examinar en la fase intermedia”. (Negritas
nuestras). (Sentencia N° 1676, de fecha 03-08-07. Ponencia del
Magistrado Francisco Carrasquero López)

Mutatis mutandis: “…aspectos como la necesidad, pertinencia y


legalidad de los medios de prueba, así como la extinción de la
acción penal no ameritarían actividad probatoria alguna, y por
ende, el juez podrá ejercer respecto a ellos, en la audiencia
preliminar, su facultad de control”. (Negritas nuestras).
(Sentencia N° 558 de fecha 09-04-08 ponencia Magistrado
Francisco Carrasquero)

Así las cosas, el Juez A quo al acoger así, sin más ni más, la precalificación dada
por el Ministerio Público, olvidó la labor principal que le ha otorgado nuestro legislador,
ejercer el control de la acción punitiva del Estado, sacrificándose de esta forma el
derecho a ser juzgado en libertad, constitucionalmente tutelado; sometiendo a nuestro
defendido a la denominada pena de banquillo, producto de la precalificación infundada y
arbitraria realizada por el Ministerio Público y acogida por el tribunal, sin elementos que
la sustenten, con lo cual infringió la norma establecida en el artículo 313 del COPP.

CAPITULO III
DE LAS CONCLUSIONES

Inexorablemente concluimos que la juez a quo:

1. Ha incurrido en infracción del Debido Proceso, en lo referente al derecho a la


defensa y a la obtención de pruebas. (Artículo 49.1ª CN)
2. El auto impugnado carece de la debida motivación.
3. Incurre también en el vicio de omisión de pronunciamiento.

CAPITULO VI
EL PETITORIO

Por todos los razonamientos antes expuestos se interpone el recurso ordinario de


APELACIÓN DE AUTOS contra la decisión pronunciada por el Tribunal primero de
Primera Instancia en lo Penal en funciones de Control del Circuito Judicial Penal del
Estado Portuguesa, en la causa penal N° 2C-20.345-15, publicada en fecha 18 de
agosto de 2016, relacionado con el supuesto establecido en el ordinal 7º del artículo 439
del Código Orgánico Procesal Penal en concordancia con el articulo 314 en su parte in
fine ejusdem, en virtud de haberse rechazado las pruebas promovidas por nosotros,
aduciendo que son impertinentes, cuando realmente se encuentran vinculadas al
proceso.

Téngase por intentada la presente apelación, en los términos expuestos.

Finalmente solicitamos que el presente recurso sea declarado con lugar,


comportando ello la nulidad de la recurrida y se ordene la admisión de las pruebas
oportunamente promovidas por nosotros.

Es justicia que esperamos en esta ciudad Acarigua estado Portuguesa, a la fecha


de su presentación.

ABG. LAUREANO RAMON ANCELAR DURAN LA SECRETARIA.


V-11546187

También podría gustarte