Está en la página 1de 23

 

II VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio


R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y
al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los
siglos. Amén. Aleluya.

Himno:

'Hazme un instrumento de tu paz' (c \T1)


Hazme un instrumento de tu paz
donde haya odio lleve yo tu amor
donde haya injuria tu perdón señor
donde haya duda fe en ti

Hazme un instrumento de tu paz


que lleve tu esperanza por doquier
donde haya oscuridad lleve tu luz
donde haya pena tu gozo señor

Maestro ayúdame a nunca buscar


querer ser consolado como consolar
ser comprendido como comprender
ser amado como yo amaaar

Hazme un instrumento de tu paz


es perdonando que nos das perdón
es dando a todos como tu nos das
muriendo es que volvemos a nacer

Maestro ayúdame a nunca buscar


querer ser consolado como consolar
ser comprendido como comprender
ser amado como yo amaaar
SALMODIA

E A B A E
Ant 1. Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro,

E A BAE
y reinará eternamente. Aleluya.

Salmo 109, 1-5. 7 - EL MESÍAS, REY Y SACERDOTE.

E A
Oráculo del Señor a mi Señor:
B E
«Siéntate a mi derecha,
A E
y haré de tus enemigos
A F#m B
estrado de tus pies.»

E A
Desde Sión extenderá el Señor
B E
el poder de tu cetro:
A E A F#m B
somete en la batalla a tus enemigos.

E A
«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
B E
entre esplendores sagrados;
A E A
yo mismo te engendré, como rocío,
F#m B
antes de la aurora.»

E A B E
El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
A E
«Tú eres sacerdote eterno
A F#m B
según el rito de Melquisedec.»
E A
El Señor a tu derecha, el día de su ira,
B E
quebrantará a los reyes.
A E
En su camino beberá del torrente,
A F#m B
por eso levantará la cabeza.

E A B E
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
A E A F#m B
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro, y reinará


eternamente. Aleluya.

Ant 2. En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.

Salmo 113 A - ISRAEL LIBRADO DE EGIPTO; LAS MARAVILLAS DEL ÉXODO.

Cuando Israel salió de Egipto,


los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente,
Judá fue su santuario,
Israel fue su dominio.

El mar, al verlos, huyó,


el Jordán se echó atrás;
los montes saltaron como carneros;
las colinas, como corderos.

¿Qué te pasa, mar, que huyes,


y a ti, Jordán, que te echas atrás?
¿Y a vosotros, montes, que saltáis como carneros;
colinas, que saltáis como corderos?
En presencia del Señor se estremece la tierra,
en presencia del Dios de Jacob;
que transforma las peñas en estanques,
el pedernal en manantiales de agua.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.

Ant 3. Reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo. Aleluya.

Cántico: LAS BODAS DEL CORDERO - Cf. Ap 19,1-2, 5-7

El cántico siguiente se dice con todos los Aleluya intercalados cuando el oficio


es cantado. Cuando el Oficio se dice sin canto es suficiente decir
el Aleluya sólo al principio y al final de cada estrofa.

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios
(R. Aleluya) Am C Am
porque sus juicios son verdaderos y justos.
R. Aleluya, (aleluya). Am G Am

Aleluya.
Alabad al Señor sus siervos todos.
(R. Aleluya)
Los que le teméis, pequeños y grandes.
R. Aleluya, (aleluya).

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo.
(R. Aleluya)
Alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
R. Aleluya, (aleluya).

Aleluya.
Llegó la boda del cordero.
(R. Aleluya)
Su esposa se ha embellecido.
R. Aleluya, (aleluya).

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo. Aleluya.

LECTURA BREVE   2Co 1, 3-4

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordia y


Dios de todo consuelo; él nos consuela en todas nuestras luchas, para poder
nosotros consolar a los que están en toda tribulación, mediante el consuelo
con que nosotros somos consolados por Dios.

RESPONSORIO BREVE

V. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.


R. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

V. Digno de gloria y alabanza por los siglos.


R. En la bóveda del cielo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


R. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.
CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. «Id también ustedesw a mi viña y os daré lo que sea justo», dice el


Señor.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,


se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,


porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:


dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,


acordándose de su misericordia
—como lo había prometido a nuestros padres—
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. «Id también vosotros a mi viña y os daré lo que sea justo», dice el


Señor.

PRECES

Adoremos a Cristo, Señor nuestro y cabeza de la Iglesia, y digámosle


confiadamente:

Venga a nosotros tu reino, Señor.

Señor, amigo de los hombres, haz de tu Iglesia instrumento de concordia y


unidad entre ellos
y signo de salvación para todos los pueblos.
Protege con tu brazo poderoso al Papa y a todos los obispos
y concédeles trabajar en unidad, amor y paz.

A los cristianos concédenos vivir íntimamente unidos a ti, nuestro Maestro,


y dar testimonio en nuestras vidas de la llegada de tu reino.

Concede, Señor, al mundo el don de la paz


y haz que en todos los pueblos reine la justicia y el bienestar.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Otorga, a los que han muerto, una resurrección gloriosa


y haz que los que aún vivimos en este mundo gocemos un día con ellos de la
felicidad eterna.

Terminemos nuestra oración con las palabras del Señor:

Padre nuestro...

ORACION

Oh Dios, has hecho del amor a ti y a los hermanos la plenitud de la ley;


concédenos cumplir tus mandamientos y llegar así a la vida eterna. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del
Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

E(mi), A (la), B (si), A(la), E (mi)// Estrofa 1,2,3,4 E(mi), A(la), B(si), E(mi) A(la), E(mi), A(la),
F#m (fa#m), B(si)
II VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL
V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno:

'Hazme un instrumento de tu paz' (c \T1)


Hazme un instrumento de tu paz
donde haya odio lleve yo tu amor
donde haya injuria tu perdón señor
donde haya duda fe en ti

Hazme un instrumento de tu paz


que lleve tu esperanza por doquier
donde haya oscuridad lleve tu luz
donde haya pena tu gozo señor

Maestro ayúdame a nunca buscar


querer ser consolado como consolar
ser comprendido como comprender
ser amado como yo amaaar

Hazme un instrumento de tu paz


es perdonando que nos das perdón
es dando a todos como tu nos das
muriendo es que volvemos a nacer

Maestro ayúdame a nunca buscar


querer ser consolado como consolar
ser comprendido como comprender
ser amado como yo amaaar

SALMODIA

E A B A E
Ant 1. Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro,
E A BAE
y reinará eternamente. Aleluya.

Salmo 109, 1-5. 7 - EL MESÍAS, REY Y SACERDOTE.

E A B E
Oráculo del Señor a mi Señor: «Siéntate a mi derecha,
A E A F#m B
y haré de tus enemigos estrado de tus pies.»

E A B E
Desde Sión extenderá el Señor el poder de tu cetro:
A E A F#m B
somete en la batalla a tus enemigos.

E A B E
«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento, entre esplendores sagrados;
A E A F#m B
yo mismo te engendré, como rocío, antes de la aurora.»

E A B E
El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
A E A F#m B
«Tú eres sacerdote eterno según el rito de Melquisedec.»

E A B E
El Señor a tu derecha, el día de su ira, quebrantará a los reyes.
A E A F#m B
En su camino beberá del torrente, por eso levantará la cabeza.

E A B E
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
A E A F#m B
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

E A B A E
Ant 1. Desde Sión extenderá el Señor el poder de su cetro,
E A BAE
y reinará eternamente. Aleluya.
Ant 2. En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.

Salmo 113 A - ISRAEL LIBRADO DE EGIPTO; LAS MARAVILLAS DEL ÉXODO.

Cuando Israel salió de Egipto,


los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente,
Judá fue su santuario,
Israel fue su dominio.

El mar, al verlos, huyó,


el Jordán se echó atrás;
los montes saltaron como carneros;
las colinas, como corderos.

¿Qué te pasa, mar, que huyes,


y a ti, Jordán, que te echas atrás?
¿Y a vosotros, montes, que saltáis como carneros;
colinas, que saltáis como corderos?

En presencia del Señor se estremece la tierra,


en presencia del Dios de Jacob;
que transforma las peñas en estanques,
el pedernal en manantiales de agua.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. En presencia del Señor se estremece la tierra. Aleluya.


CÁNTICO: LAS BODAS DEL CORDERO - CF. AP 19,1-2, 5-7

Am
Ant 3. Reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo. Aleluya.

Am
Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios
Am C Am
(R. Ale lu ya)
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Am G Am
R. Aleluya, (alelu ya).

Am
Aleluya. Alabad al Señor sus siervos todos.
Am C Am
(R. Ale lu ya)
Los que le teméis, pequeños y grandes.
Am G Am
R. Aleluya, (alelu ya).

Am
Aleluya. Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo.
Am C Am
(R. Ale lu ya)
Alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
Am G Am
R. Aleluya, (alelu ya).

Am
Aleluya. Llegó la boda del cordero.
Am C Am
(R. Ale lu ya)
Su esposa se ha embellecido.
Am G Am
R. Aleluya, (alelu ya).

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo. Aleluya.

LECTURA BREVE 2Co 1, 3-4

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordia y Dios
de todo consuelo; él nos consuela en todas nuestras luchas, para poder nosotros
consolar a los que están en toda tribulación, mediante el consuelo con que
nosotros somos consolados por Dios.

RESPONSORIO BREVE

V. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.


R. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

V. Digno de gloria y alabanza por los siglos.


R. En la bóveda del cielo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


R. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. «Id también vosotros a mi viña y os daré lo que sea justo», dice el Señor.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,


se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,


porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:


dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,


acordándose de su misericordia
—como lo había prometido a nuestros padres—
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. «Id también vosotros a mi viña y os daré lo que sea justo», dice el Señor.

PRECES

Adoremos a Cristo, Señor nuestro y cabeza de la Iglesia, y digámosle


confiadamente:

Venga a nosotros tu reino, Señor.

Señor, amigo de los hombres, haz de tu Iglesia instrumento de concordia y unidad


entre ellos
y signo de salvación para todos los pueblos.

Protege con tu brazo poderoso al Papa y a todos los obispos


y concédeles trabajar en unidad, amor y paz.

A los cristianos concédenos vivir íntimamente unidos a ti, nuestro Maestro,


y dar testimonio en nuestras vidas de la llegada de tu reino.

Concede, Señor, al mundo el don de la paz


y haz que en todos los pueblos reine la justicia y el bienestar.

Se pueden añadir algunas intenciones libres


Otorga, a los que han muerto, una resurrección gloriosa
y haz que los que aún vivimos en este mundo gocemos un día con ellos de la
felicidad eterna.

Terminemos nuestra oración con las palabras del Señor:

Padre nuestro...

ORACION

Oh Dios, has hecho del amor a ti y a los hermanos la plenitud de la ley;


concédenos cumplir tus mandamientos y llegar así a la vida eterna. Por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y
es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, + nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.
Esperanza de América

LA MI
Como poder pensarte María
Fa#m
Y no pensar en amor,
RE
Si tu merced derramas
MI
A los cautivos por el dolor.

LA MI F#m
Pisaste nuestros suelos cuando empezábamos a nacer.
RE MI
Y nuestra raza se amamanto de ti a la luz de la fe.

RE MI
María de la Merced
LA F#m
Esperanza nuestra al caminar
RE
En tus manos abiertas
MI
Muestra el sendero de la unidad,
RE MI
Y cuando estalle el sol
LA Fa#m
De Latinoamérica sobre el pueblo
RE MI
Nos oirás cantarte un canto nuevo.
RE MI
María de la Merced,
LA MI Fa#m
Con tu amor de Madre, tráenos la paz
RE MI LA F#m
:/Y danos la libertad./:

LA MI
Como sentirnos jóvenes Madre
F#m
Y no caminar contigo,
RE
Si nuestro pueblo llama a tus puertas
E
Como ayer los cautivos.

LA MI
Un tiempo nuevo nos llama a todos
F#m
Fuertes a trabajar
RE MI
Y ser la voz de aquellos que en su dolor no pueden gritar.

RE MI
María de la Merced
LA F#m
Esperanza nuestra al caminar
RE
En tus manos abiertas
MI
Muestra el sendero de la unidad,
RE MI
Y cuando estalle el sol
LA Fa#m
De Latinoamérica sobre el pueblo
RE MI
Nos oirás cantarte un canto nuevo.
RE MI
María de la Merced,
LA MI Fa#m
Con tu amor de Madre, tráenos la paz
RE MI LA F#m
:/Y danos la libertad./:
BENDITA ERES TU MARÍA (Am)

NUESTRA SEÑORA DE LOS ANGELES (Am)

HAZME UN INSTRUMENTO DE TU PAZ (C)

TROBADOR LE llAMABAN FRANCISCO (C)

TERCIARIO YO SOY YO SOY (C)

GLORIA, AL NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE

HE DECIDIDO SEGUIR A CRISTO(C)

POR VALLES Y MONTES VERÁN(C)

ESTAMOS TODOS YA ES HORA (C)

ESPIRITU SANTO DE DIOS (Em)


GLORIA A JESÚS EL SEÑOR

Dm Dm / C
Gloria, Gloria,
Dm Dm / C
Gloria, Gloria,

Gm C
a Jesús el Señor,
F Dm
al Cordero de Dios.
Gm A9 Dm D7
Al nombre sobre todo nombre.

Gm C
a Jesús el Señor,
F Dm
al Cordero de Dios.
Gm A9 Dm
Al nombre sobre todo nombre.

NUESTRA SEÑORA DE LOS ANGELES


Am A7 Dm Am
Hoy quiero cantarte, Señora de los Ángeles
Dm Am E E7
Reina soberana, Madre celestial,
Am A7 Dm Am
yo soy una alondra que ha puesto en Tí su nido
Dm Am E Am
viendo tu hermosura te daja su cantar.

(coro)
C F G C
Luz de la mañana, María, templo y cuna
E7 Am D F E7
mar de toda gracia, fuego, nieve y flor,
C F E7
puerta siempre abierta, rosa sin espinas
Dm Am F E7 Am
yo te doy mi vida, soy tu trovador.

C F G C
Salve surco abierto donde Dios se siembra
E7 Am D F E7
Te eligió por Madre, Cristo el Redentor,
C F E7
Salve esclava y Reina, Virgen Nazarena
Dm Am F E7 Am
Casa, paz, y abrazo para el pecador.
BENDITA ERES TÚ, MARÍA. (Lc 1, 42-45)

La- Sol La-


S. Bendita eres tú, María,
Sol La-
entre todas las mujeres, María.
Sol La-
Bendito es tu fruto, María,
Sol La-
el fruto de tu seno, Jesús.
Fa Mi
María, tú has creído.

La- Sol
A. Y CÓMO ES QUE LA MADRE DEL SEÑOR VIENE A MÍ, |
La- | (Bis A)
VIENE A MÍ. |

La- Mi
S. Porque apenas he sentido tu voz,
Re- Mi
algo se ha movido dentro de mí.
Re- Mi
El niño ha exultado de gozo.

La- Fa
A. MARÍA, BENDITA MARÍA, |
Mi | (Bis A)
TÚ HAS CREIDO LA PALABRA DEL SEÑOR. |

La-
A. Y CÓMO ES ...
EL TROVADOR

 
DO                                           SOL                  Lam

Fui trovador, me llamaban Francisco,


DO                                                  Lam7               SOL

cantaba alegre en las noches de Asís,


           FA                                 SOL                 DO

mas ya no quiero cantar a Rolando,


Lam,           Rem                  SOL            DO

ni las proezas del gran Amadís.

 DO                                           SOL                  DO
Fui descubriendo un camino distinto,
DO                                                  Lam7               SOL

surgió en mi alma un vacío total,


           FA                                 SOL                 DO

no quiero amores que pasan y mueren,


Lam,           Rem                  SOL            DO

hoy sólo canto a mi Rey inmortal.


 
DO7,                     FA                   SOL                 DO

/Yo quiero ser evangelio viviente,


DO7,             FA                               SOL                   DO

abandonarme en tus brazos, Señor,


LA7                              Rem                 SOL                         DO

ser como un niño que juega o se duerme


Lam                              Rem                      SOL                              DO

mientras su Padre lo envuelve en  su amor./ (bis)


  C G Am

Vestía trajes lujosos de seda,


C G

lucía al cinto un precioso puñal,


F G C\Am

hoy mis señores son esos leprosos


F G C\C7
y mi vestido este pobre sayal.
 
C G Am
Cambié tesoros por dama pobreza,
C G
placer y honores por la santidad,
F G C\Am
y soy feliz como nunca lo he sido,
F G C\C7
Dios es mi gozo, mi felicidad.

Por valles y montes

F C7
Por valles y montes verán a un hombre pobre

C F
Pidiendo una pieza de pan o lo que sobre

F Bb
Más todo lo que ha de tener entre sus manos

C7 F
será para dar de comer a sus hermanos
Bb Am
Hermano Francisco, te llama el gorrión

C F
El lobo, el cordero, el ciervo y el león

Bb Am
Hermano Francisco, hermano del sol

C F
La piedra y el río, la nube y la flor

F C7
Las flores al verlo pasar le dan su aroma

C F
y llega sus pies a besar una paloma.

F Bb
Que luego tan alto voló y era tan bella

C7 F
Que en el cielo se convirtió en una estrella
Bb Am
Hermano Francisco, te llama el gorrión

C F
El lobo, el cordero, el ciervo y el león
Bb Am
Hermano Francisco, hermano del sol

C F
La piedra y el río, la nube y la flor
Bb Am
Hermano Francisco, te llama el gorrión

C F
El lobo, el cordero, el ciervo y el león
Bb Am
Hermano Francisco, hermano del sol

C F
La piedra y el río, la nube y la flor

HE DECIDIDO SEGUIR A CRISTO


(hacerlo en do)

LA
He decidió Seguir a Cristo
RE LA FA # m
He decidió Seguir a Cristo
SIm MI LA

Por San Francisco sin retornar

LA
Algunos vuelve yo sigo a Cristo
RE LA
Algunos vuelve yo sigo a Cristo
FA # m
Algunos vuelve yo sigo a Cristo
SIm MI LA
No vuelvo atrás, no vuelvo atrás

LA
La Cruz delante, el mundo atrás
RE LA
La Cruz delante, el mundo atrás
FA # m
La Cruz delante, el mundo atrás
SIm MI LA
No vuelvo atrás, no vuelvo atrás

LA
El Rey de Reyes me a transformado
RE LA
El Rey de Reyes me a transformado
FA # m
El Rey de Reyes me a transformado
SIm MI LA
No vuelvo atrás, no vuelvo atrás

También podría gustarte