Está en la página 1de 4

OBJETOS MÁGICOS ANTIRROBO

Cuando burlan nuestro derecho a la propiedad, sentimos una gran impotencia e


indignación.
Otras veces, sufrimos robos encubiertos, como cuando alguien nos vende un
producto falso a sabiendas del fraude que está cometiendo o cuando alguien se
atribuye, ante otros, una idea nuestra.
Para evitar los robos, podemos seguir algunas reglas básicas: "No tentar al
ladrón" es la primera, pues no podemos contar con su buen juicio y conciencia.
"No exponerse a situaciones de riesgo" es la segunda, y esto implica ser
precavidos aunque no paranoicos. Y finalmente, "Proveernos de la protección
necesaria para vivir con la máxima seguridad posible" es la última, aunque no
totalmente eficaz. Rejas, alarmas, vigilantes y perros guardianes son medidas
útiles pero no siempre funcionan en estos tiempos.
Por eso, también podemos acudir a la magia, que siempre está dispuesta a
ayudarnos. Así, existen, desde la Antigüedad, seres guardianes a los que la
humanidad ha recurrido para protegerse de los peligros. Esculturas soberbias
de perros y leones han sido porteras fieles de entradas a palacios y santuarios.
Lechuzas, halcones, gatos y serpientes custodiaban los sarcófagos y las riquezas
de los faraones egipcios. Los gnomos de jardín son otros de los seres mágicos
elegidos por las personas para cuidar su territorio.
Si todas las culturas los han utilizado, ¿por qué no habríamos nosotros de
reforzar nuestra seguridad con estos artilugios poderosos? Los objetos que se
describen a continuación repelen a las fuerzas negativas, a la vez que infunden
respeto y temor a aquellos que pretendan atentar contra lo que es nuestro.

EL MALEFICIO DE CHUNG KUEI


Chung Kuei fue un espadachín brillante de la
Antigua China, sin embargo, su aspecto fiero y
atemorizador hizo que no fuera admitido como
oficial de la corte imperial. Muchos años después
de su muerte, se le apareció en sueños al
emperador, quien ordenó pintar un retrato de
Chung Kuei para nombrarlo destructor de los
demonios y así reparar la injusticia cometida.
En la tradición oriental, la estatuilla del espadachín
se coloca directamente delante de la puerta de
entrada para proteger de enemigos y ladrones. Lleva una espada en una mano
y un murciélago en la otra. Nunca se debe colocar en el suelo.
Sugerencia: se aconseja que utilice esta figura en el cajón o caja fuerte donde
usted guarde objetos de valor pinchando, en la punta de la espada, un papel
con la siguiente leyenda: "Si no eres mi dueño, la espada hará justicia sobre ti".

EL OJO INQUISIDOR
Se trata del Ojo de Horus, uno de los amuletos más
sagrados del antiguo Egipto. Se le otorgan
propiedades protectoras contra el robo, la ignorancia,
la pobreza y los problemas de salud; ayuda a
conseguir bienestar general y es uno de los amuletos
más potentes contra el mal de ojo. Según nos cuenta la
mitología del Antiguo Egipto, Horus, hijo de Isis y Osiris, era el dios del cielo, la
luz y la bondad. Su ojo derecho representaba al Sol y su ojo izquierdo, a la
Luna. Cuando los abría, nacía la luz y, cuando los cerraba, aparecía la
oscuridad. Estos dos ojos gemelos, llamados Udjat, eran capaces de observar
todo el mal que existía en el mundo. Su fama se extendió desde Egipto hasta
Grecia y Roma, y otras culturas de la cuenca mediterránea.
Consejo: se sugiere tener siempre, en la oficina, un ojo de Horus que ahuyente a
quienes quieran robarle sus proyectos, trabajo o pertenencias.

LOS PERROS FU
Se dice que la entrada al cielo está
custodiada por una pareja de estos robustos
canes, y la misma función cumplen en el
hogar y en el comercio. Los perros Fu son
muy guardianes y esconden, tras su
robustez, inteligencia y destreza, como así
también filosos colmillos para el ataque. El
macho se reconoce porque sostiene una
bola bajo su pata, y debe colocarse en la
puerta de entrada, mirando hacia afuera, a
la derecha, de tal forma que aquellos que entran a la casa puedan verlo del lado
izquierdo al entrar. La hembra, por lo tanto, se coloca del otro lado.
Recomendación: Si pudiera conseguir dos figuras de gran tamaño, sería lo ideal,
ya que darían un efecto visual impactante, por lo que se sentirán seguros
quienes son de confianza e incómodos, los que no lo son.
CRUZ DE CARAVACA
Entre 1241 y 1246, surgió esta devoción en un convento de
Caravaca (Murcia, España), cuando dos ángeles trajeron esta
cruz para que un sacerdote pudiera celebrar la Eucaristía en
presencia de los musulmanes que lo tenían prisionero.
Inspiró también las grandes hazañas de las misteriosas
órdenes templarías, que actuaron en las Cruzadas y de las
que se dice que guardaron varias reliquias sagradas, entre
ellas, el Santo Grial.
Uso sugerido: Cuélguela dentro de su casa sobre el lado
interno de cada una de las puertas.
Recite a diario frente a ella:
"Cruz bendita y soberana que obras tantas maravillas, te alabo en frases
sencillas cada día de la semana; mi alabanza nunca es vana, pues ya no cabe ni
duda, que al mundo tu fuerza escuda, y a quien rendido te nombra, lo cobijas
con la sombra de tu mágica custodia".

ESCARABAJO PERSONAL
Se usa en broches, anillos, pendientes y
colgantes, y es fácil de adquirir. Su fama en
el terreno de la magia se inició hace 4000
años.
Los egipcios fijaron su atención en este
humilde insecto, que convirtieron en objeto
de su adoración, y pasó a simbolizar la
inmortalidad y a tener poderes especiales,
por lo que se empezó a utilizar como
amuleto. Como emblema divino, era la
representación de Khopri, "el sol de levante"
(el Este), que surge cada mañana después de terminar la noche. Este amuleto
sagrado los protegía de los malos espíritus y acompañaba el viaje de los
muertos momificados hacia la otra vida.
La elección y la consagración:
 Cómprelo como colgante, preferiblemente de color verde o azul, para
usarlo como amuleto personal y protegerse de hurtos en sitios públicos.
 Conságrelo de este modo: "Feo por fuera, duro por dentro, incansable
insecto del desierto, aleja de mí a delincuentes y violentos". Lústrelo
periódicamente con hojas de ruda.
CADENAS
Las cadenas con eslabones grandes y pesados
le recordarán inconscientemente al ladrón que
quedará encerrado si se atreve a cometer un
delito. Si tiene rejas en la entrada, pase las
cadenas entrelazándolas por los barrotes y
sujetándolas con candados. También, puede
colocárselas a los enanos del jardín o a otras
figuras guardianas. Las cadenas otorgarán, a
estos objetos, mayor conciencia mágica de
pertenencia y coraje para custodiar de forma
eficaz el hogar y los bienes que usted tenga.
Como amuleto personal:
Las cadenas pueden utilizarse, además, como amuleto personal de protección.
Por eso, se recomienda llevar siempre con usted una colgada al cuello. Lo mejor
es que sea delgada

LOS CUATRO CUSTODIOS


Son cuatro animales de la mitología china, a
los que se les ha atribuido la función de
custodiar las casas. Pueden colocarse en la
entrada, o cada uno en un punto cardinal. Se
trata de la tortuga (ponerla detrás de la casa),
del tigre (colocarlo a la derecha), del dragón (a
la izquierda) y del Ave Fénix (ponerla al
frente). Los chinos buscan que estas figuras
estén presentes de modo simbólico en el
paisaje (relieve, edificios vecinos, etc.) para
que su casa permanezca rodeada
benéficamente. Sí no están las colocan en el
hogar como figuras decorativas. Así, se considera que toda la casa estará
protegida y sus habitantes serán prósperos. Estos seres son muy celosos de su
territorio y bien distribuidos lo protegerán de los intrusos.
Consagración: Una vez que los haya colocados en el hogar, diga en voz alta: "A
la izquierda, baila el Dragón Verde, A la derecha, ruge el Tigre Banco, El Ave
Fénix carmesí canta al frente; atrás, está sentada la Gran Tortuga Negra. Mi casa
así queda protegida de enemigos y delincuentes."