Está en la página 1de 3

La mujer en el judaismo

Escrito por Comunidad Haderej


Martes 13 de Julio de 2010 13:51

El papel de la mujer en el judaísmo tradicional ha sido groseramente tergiversado y mal


interpretado. La posición de las mujeres no es  baja como mucha gente piensa, de hecho, la
posición de la mujer en la halajá (ley judía), la cual se remonta a la época bíblica, es en
muchos sentidos mejor que la situación de la mujer en virtud de los derechos civiles en Estados
Unidos, que apenas tedrán un siglo. Muchos de los líderes importantes feministas del siglo 20
(Gloria Steinem, por ejemplo, y Betty Friedan) son mujeres judías, y algunos comentaristas han
sugerido que esto no es casual: el respeto a la mujer en la tradición judía es una parte de su
identidad étnica cultural.

En el judaísmo, las mujeres son  consideradas separadas pero iguales. Las obligaciones y
responsabilidades de la mujer son diferentes a la de los hombres, pero no menos importantes
(de hecho, en algunos aspectos, las responsabilidades de las mujeres se consideran más
importantes, como veremos más adelante).

La igualdad del hombre y la mujer comienza en el nivel más alto posible: Di-s. En el judaísmo,
a diferencia de la cristiandad tradicional, Di-s no ha sido visto como algo exclusivamente
masculino. El judaísmo siempre ha sostenido que Di-s cualidades masculina y femenina. Di-s
no tiene cuerpo, ni genitales, por lo tanto la idea de que Di-s es hombre o mujer es
evidentemente absurdo. Nos referimos a Di-s usando términos masculinos, simplemente por
comodidad, dado que el hebreo no tiene género neutro, Di-s no es más masculino que lo que
una mesa lo es.

Tanto el hombre como la mujer fueron creados a imagen de Di-s. Según la mayoria de los
estudiosos  judíos, "el hombre" fue creado en Bereshit 1:27 con el género dual, y se separó
más tarde en masculino y femenino.

De acuerdo con el judaísmo tradicional, las mujeres están dotadas de un mayor grado de "biná"
(la intuición, la comprensión, la inteligencia) que los hombres. Los rabinos han inferido esto por
el hecho de que la mujer fue "construida" (Bereshit 2:22) en lugar de "formado" (Bereshit 2:7), y
la raíz hebrea de "construir" tiene las mismas consonantes que la palabra "biná ". Se ha dicho
que las matriarcas (Sara, Rivka, Rajel y Lea) fueron superiores a los patriarcas (Avraham,
Yitzjak y Ya'acov) en la profecía. Las mujeres no participaron en la idolatría con respecto al
becerro de oro. Algunas fuentes sugieren que las mujeres tradicionalmente están más cerca
del ideal de Di-s que los hombres.

Las mujeres han ocupado cargos de respeto en el judaísmo desde los tiempos de las
Escrituras. Myriam es considerada como uno de los libertadores de los Hijos de Israel, junto

1/3
La mujer en el judaismo

Escrito por Comunidad Haderej


Martes 13 de Julio de 2010 13:51

con sus hermanos Moshé y Aharón. Uno de los Jueces (Devorah) era una mujer. Siete de los
55 profetas del Tanaj eran mujeres (se incluyen en la lista de los profetas de las Escritura).

Las Diez Declaraciones exigen el respeto tanto para la madre y el padre. Tenga en cuenta que
el padre es lo primero Shemot 20:12, pero la madre es lo primero en Vayikrá 19:3, y muchas
fuentes tradicionales señalan que esta inversión es para demostrar que ambos padres tienen
igual derecho a la honra y reverencia.

El Talmud y otros escritos rabínicos hablan de la sabiduría de Berurya, la esposa del rabino
Meir. En varios casos, sus opiniones sobre la halajá  fueron aceptadas sobre las de sus
contemporáneos masculinos. En la ketubah del hijo de Rabí Akiba, la esposa tiene la
obligación de enseñar la Torá al marido! Muchos rabinos a lo largo de los siglos se han
conocido por consultar a sus esposas en materia de la ley judía sobre el papel de la mujer,
tales como las leyes de kashrut y los ciclos de la mujer. La esposa de un rabino se le conoce
como una Rebetzin, prácticamente un título propio, que debe dar una idea de su importancia en
la vida judía.

No cabe duda, sin embargo, que el Talmud también tiene muchas cosas negativas que decir
acerca de las mujeres. Varios rabinos en varias ocasiones describen a las mujeres como
perezosas, celosas, vanidosas y glotonas, con tendencias al chismes y particularmente
proclives al ocultismo y la brujería. Los hombres son aconsejado repetidamente en cuanto a la
asociación con las mujeres, aunque esto es generalmente debido a la lujuria del hombre más
que por los posibles fallos en las mujeres. Vale la pena señalar que el Talmud también tiene
cosas negativas que decir sobre los hombres, a menudo describen a los hombres como
especialmente proclives a la lujuria y a los deseos sexuales prohibidos.

Las mujeres no se animan a proseguir estudios superiores o actividades religiosas, pero esto
parece ser debido principalmente a que las mujeres al implicarse en tales actividades podrían
descuidar sus funciones principales como esposas y madres. A los rabinos no les preocupa
que las mujeres no sean lo suficientemente espirituales, sino que las mujeres pueden llegar a
ser demasiado devotas espiritualmente.

Los derechos de la mujer en el judaísmo tradicional, son mucho mayores de lo que fueron en el
resto de la civilización occidental hasta el siglo 20. Las mujeres tenían el derecho de comprar,
vender y poseer bienes, y hacer sus propios contratos, derechos que las mujeres en los países
occidentales (incluyendo Estados Unidos) no tenían hasta hace unos 100 años. De hecho, en
Mishlé 31:10-31, que tradicionalmente se lee en las bodas judías, habla repetidamente de la
visión para los negocios como un rasgo a ser apreciada en las mujeres (los pasukim 11, 13, 16
y 18 especialmente).

Las mujeres tienen derecho a ser consultados con respecto a su matrimonio. el sexo
matrimonial es considerado como derecho de la mujer, y no del hombre. Los hombres no
tienen derecho a golpear o maltratar a sus esposas, un derecho que fue reconocido por la ley
en muchos países occidentales hasta hace unos pocos cientos de años. En los casos de
violación, no se supone que la mujer ha dado su consentimiento a la relación sexual, aunque
ella lo disfrutaba, incluso si ella consintió después del acto sexual y se negó comenzó un

2/3
La mujer en el judaismo

Escrito por Comunidad Haderej


Martes 13 de Julio de 2010 13:51

rescate! Esto está en agudo contraste con la sociedad norteamericana, donde hasta hoy las
víctimas de violación a menudo tienen que superar la sospecha pública de que "lo buscaron" o
"querían". El Judaísmo tradicional reconoce que las relaciones sexuales forzadas dentro del
contexto del matrimonio son violación y no se permiten, en muchos estados de Estados Unidos
de hoy, la violación dentro del matrimonio no es un crimen.

No hay duda de que en el judaísmo tradicional, la función primordial de una mujer es la de


esposa y madre, guardián de la casa. Sin embargo, el judaísmo tiene un gran respeto por la
importancia de ese papel y la influencia espiritual que la mujer tiene más de su familia. El
Talmud dice que cuando un hombre piadoso se casa con una mala mujer, el hombre se
convierte en malo, pero cuando un hombre malo se casa con una mujer piadosa, el hombre se
convierte en devoto. El hijo de una mujer judía y un hombre gentil es judío debido a la
influencia espiritual de la madre, el hijo de un judío y una mujer gentil no lo es. Las mujeres
están exentas de cumplir las mitzvot positivas ("Harás"), es decir, las mitzvot que deben
realizarse en un momento determinado del día o del año, porque las tareas como esposa y
madre de la mujer son tan importantes que no se puede posponer para cumplir una mitzvá.
Después de todo, una mujer no se puede esperar que su bebe deje de llorrar para realizar una
mitzvá. Ella no puede dejar desatendida la cena en la cocina mientras ella va a hacer Ma'ariv
(servicios de oración de la tarde).

Es esta la exención de determinadas mitzvot que ha llevado a las mayores incomprensiones


del papel de la mujer en el judaísmo. En primer lugar, muchas personas cometen el error de
pensar que esta exención es una prohibición. Por el contrario, aunque las mujeres no están
obligadas a realizar las mitzvot positivas en función del tiempo, por lo general permite observar
las mitzvot como si así lo desean (aunque algunos se sienten frustrados con las mujeres que
insisten en llevar a cabo las mitzvot visibles). En segundo lugar, porque esta exención
disminuye el papel de la mujer en la sinagoga, mucha gente percibe que las mujeres no tienen
ningún papel en la vida religiosa judía. Esta concepción errónea se deriva de la errónea
suposición de que la vida religiosa judía gira en torno a la sinagoga. No, sino que gira alrededor
de la casa, donde el papel de la mujer es tan importante como la del hombre.{jcomments on}

3/3