Está en la página 1de 2

IV CUALIDADES DE SANNYASA

1. VALENTÍA

LA VALENTÍA DEBE SER LA PRIMERA CALIFICACIÓN DE UN SANNYASI

El primer requisito que debe cumplir un sannyāsī es el de no tener miedo. Como un sannyāsī tiene que estar solo, sin
ningún respaldo ni garantía de respaldo, simplemente tiene que depender de la misericordia de la Suprema Personalidad
de Dios. Si él piensa: «Después de abandonar mis vínculos, ¿quién me protegerá?», él no debe adoptar la orden de vida
de renuncia. Uno debe estar plenamente convencido de que Kṛṣṇa, o la Suprema Personalidad de Dios, en Su aspecto
localizado de Paramātmā siempre está dentro de uno, que Él lo está viendo todo y que Él siempre sabe lo que uno
piensa hacer. Se debe tener, pues, la firme convicción de que Kṛṣṇa en forma de Paramātmā se va a ocupar de un alma
que está entregada a Él. «Nunca estaré solo» —debe pensar uno—. «Incluso si vivo en las regiones más oscuras de un
bosque, Kṛṣṇa me acompañará y me dará absoluta protección». Esa convicción se denomina abhayam, valentía. Ese
estado mental es necesario en una persona que se halla en la orden de vida de renuncia. [Bhagavad-gita 16.1,
significado]

UNA PERSONA NO DEBE ESTAR EN LA ORDEN DE RENUNCIA A MENOS QUE ESTÉ FIRMEMENTE
CONVENCIDA DE LA PROTECCIÓN DEL SEÑOR

Pero Vidura quería alcanzar el servicio devocional sincero al Señor, y, por lo tanto, se convirtió en un alma
absolutamente entregada a la Absoluta Personalidad de Dios. Pudo darse cuenta de esto en el transcurso de su viaje de
peregrino, y, así pues, quedó libre de toda duda. No lamentaba en absoluto el estar desprovisto de su casa y hogar, pues
ahora tenía la experiencia de que depender de la misericordia del Señor es una libertad mayor que la supuesta libertad
del hogar. Una persona no debe estar en la orden de vida de renuncia a menos que esté firmemente convencida de que
está protegida por el Señor. Esa etapa de la vida se explica en el Bhagavad-gītā como abhayaṁ sattva-saṁśuddhiḥ: De
hecho, toda entidad viviente depende por completo de la misericordia del Señor, pero a menos que uno se halle en el
estado puro de existencia, no puede establecerse en esa posición. Esa etapa de dependencia se denomina sattva-
saṁśuddhiḥ, la purificación de la propia existencia. El resultado de esa clase de purificación se exhibe en el hecho de no
sentir temor. El devoto del Señor, que recibe el nombre de nārāyaṇa-para, nunca siente temor de nada, pues está
siempre consciente de que el Señor lo protege en toda circunstancia. Con esa convicción, Vidura viajaba solo, y no era
visto ni reconocido por ningún amigo ni enemigo. En esa forma disfrutó de la libertad de la vida, sin obligaciones para
con los muchos deberes del mundo. [Srimad-Bhagavatam 3.1.42, significado]

UN SANNYASI ESTÁ OBLIGADO A TOMAR RIESGOS SIN MIEDO

Un mendicante (parivrājakācārya) tiene el deber de experimentar todas las variedades de cosas que hay en la creación
de Dios, para lo cual debe viajar solo por todos los bosques, colinas, pueblos, aldeas, etc., a fin de adquirir fe en Dios y
fortaleza mental, así como también para iluminar a los habitantes de esos lugares con el mensaje de Dios. Un sannyāsī
tiene el deber de correr todos esos riesgos sin ningún temor, y el sannyāsī más típico de la era actual es el Señor
Caitanya, quien viajaba de la misma manera por las junglas de la India central, iluminando incluso a los tigres, osos,
serpientes, venados, elefantes y a muchos otros animales salvajes. [Srimad-Bhagavatam 1.6.13, significado]

Un sannyāsī, o alguien que está en la orden de vida de renuncia, debe tener valor, sattva-saṁśuddhi (pureza) y jñāna-
yoga (conocimiento). [Bhagavad-gita 16.1-3, significado]

POR PURIFICACIÓN, UN SANNYASI SIENTE LA PRESENCIA DEL SEÑOR EN TODAS PARTES Y, POR LO
TANTO, NO SE SIENTE SOLO.

Un sannyāsī siempre debe vivir solo, sin compañía, y no debe temer a nada. Él nunca debe tener miedo de vivir solo —
aunque nunca está solo—. El Señor reside en el corazón de todo el mundo, y a menos que uno se haya purificado
mediante el proceso prescrito, se sentirá solo. Pero el hombre que se encuentra en la orden de vida de renuncia se debe
purificar con el proceso; de ese modo sentirá la presencia del Señor en todas partes y no tendrá nada que temer (como,
por ejemplo, el estar sin compañía). [Srimad-Bhagavatam 2.2.5, significado]

UN SANNYASI NO DEPENDE DE NINGUNA PERSONA O LUGAR


El sannyāsī, completamente satisfecho en el ser, debe vivir pidiendo limosnas de puerta en puerta. No debe depender de
ninguna persona ni lugar, debe ser siempre un amistoso bienqueriente de todos los seres vivos, y un devoto pacífico y
puro de Nārāyaṇa. De ese modo, debe viajar de un lugar a otro. [Srimad-Bhagavatam 7.13.3]