Está en la página 1de 1

Himno ambiental institucional ORACION AMBIENTAL

LOS ASERRIOS
Guabina Jorge Villamil C. Amar la naturaleza
SILVA Y VILLALBA
es obligación muy nuestra
Ya los tiempos han cambiado se pierden en el olvido recuerdo cuando de niño yo iba hasta los aserríos, pues Dios nos recuerda siempre
recorriendo aquellos campos por veredas y caminos que esta es su obra maestra.
entre el aroma de aserrín con su perfume de cedral y el dulce canto del turpial de hermosos trinos.
Amando lo natural
De esos paisajes nada ha quedado, hachas y sierras los han cambiado.
¿Por qué me hieren?, grita el árbol a la hachas, secando mi alma se ama a Dios, nuestro señor
como se secan los ríos, porque el de las cosas fue
los animales, ya muy pocos y escondidos, huyen las aves porque tumbaron sus nidos. su divino creador.
Hoy que este mundo muere de hastío, Al Divino Creador
se debate sin amor entre droga y terrorismo, entre misiles que apuntan presagiando el cataclismo; no se
respetan ancianos, las mujeres y a los niños. pidamos con humildad
que el hombre recapacite
A nuestra tierra hay que salvada, necesitamos amor, por bien de la humanidad.
que se depongan las armas, que se siembren arboledas de amor,
de fe y esperanza,
que se respeten valores que llevamos en el alma.

Himno ambiental institucional ORACION AMBIENTAL


LOS ASERRIOS
Guabina Jorge Villamil C. Amar la naturaleza
SILVA Y VILLALBA
es obligación muy nuestra
Ya los tiempos han cambiado se pierden en el olvido recuerdo cuando de niño yo iba hasta los aserríos, pues Dios nos recuerda siempre
recorriendo aquellos campos por veredas y caminos que esta es su obra maestra.
entre el aroma de aserrín con su perfume de cedral y el dulce canto del turpial de hermosos trinos.
Amando lo natural
De esos paisajes nada ha quedado, hachas y sierras los han cambiado.
¿Por qué me hieren?, grita el árbol a la hachas, secando mi alma se ama a Dios, nuestro señor
como se secan los ríos, porque el de las cosas fue
los animales, ya muy pocos y escondidos, huyen las aves porque tumbaron sus nidos. su divino creador.
Hoy que este mundo muere de hastío, Al Divino Creador
se debate sin amor entre droga y terrorismo, entre misiles que apuntan presagiando el cataclismo; no se
respetan ancianos, las mujeres y a los niños. pidamos con humildad
que el hombre recapacite
A nuestra tierra hay que salvada, necesitamos amor, por bien de la humanidad.
que se depongan las armas, que se siembren arboledas de amor,
de fe y esperanza,
que se respeten valores que llevamos en el alma.