Está en la página 1de 8

SISTEMAS Y PRINCIPIOS DE LA JURISDICCIÓN PENAL Y LOS

FUNDAMENTOS DEL DERECHO PROCESAL PENAL: INQUISITIVO,


ACUSATORIO Y MIXTO.

LAGARES LOPEZ KATHERIN YULIETH

PÉREZ ARTETA LAURA MELISSA

POLO ACOSTA LUISA MARIA

UNIVERSIDAD SIMON BOLIVAR

FACULTAD DE DERECHO

TEORÍA GENERAL DEL PROCESO ( T07)

IV SEMESTRE

BARRANQUILLA, OCTUBRE 08 DE 2020

LIC: RODRÍGUEZ PEÑA EDWIN ALFONSO


Sistemas y Principios de la Jurisdicción Penal y los Fundamentos del Derecho Procesal
Penal: Inquisitivo, Acusatorio y Mixto.

El sistema de enjuiciamiento está inspirado en el principio inquisitivo cuando la investigación


oficial es promovida judicialmente; corresponde así a la figura del juez que procede ex ocio
ante la notitia criminis. Por su parte, asentado sobre el mismo principio de investigación
oficial, el sistema está regido por el principio acusatorio formal (o, en términos del mismo
autor, “principio de investigación oficial mediante acusación formal”) cuando la excitación de
1
la función jurisdiccional proviene de un órgano público ajeno a la organización judicial.

El presente ensayo tiene el propósito de profundizar justamente en este sistema partiendo en


primer lugar, en el esclarecimiento de cuales son aquellos principios rectores de la
jurisdicción penal. En segundo lugar, procederemos a la definición y descripción de los
sistemas procesales penales: inquisitorio, acusatorio y mixto, respectivamente, para finalizar
con las conclusiones del análisis e investigación realizada.

Podemos sostener, entonces, que el derecho de penal compete al Estado (nulla poena sine
lege), que no pueden imponerse penas sin un proceso previo (nulla poena sine indicio), ni
debe existir un proceso sin que preceda acusación (ne procedat iudex ex ocio y nemo iudex
sine actore). Pero ¿cuáles son entonces, los principios rectores de este proceso? Estos son:

Principio de legalidad en la jurisdicción penal


El principio de legalidad constituye el principal límite al ejercicio del ius puniendi por el
Estado, pues los poderes públicos se hallan sometidos al imperio de la ley en toda su
dimensión, lo que supone, entre otras cosas, que el proceso penal se desarrolle con plenas
garantías.

Principio de necesidad en la jurisdicción penal


Obligatoriedad del juicio para resolver el daño causado por la infracción penal mediante la
imposición de una pena al culpable, siempre que se declare su responsabilidad, quiere decir
que el Estado no puede prescindir del proceso para la aplicación del derecho penal “El
principio de necesidad significa que el proceso penal es obligatorio para averiguar la
infracción criminal, descubrir al autor, juzgarle y, sobre todo, imponer la pena (nullum
crimen, nulla poena sine lege et judicio)”

Principio de oportunidad en la jurisdicción penal


La Fiscalía General de la Nación, en la investigación o en el juicio, hasta antes de la audiencia
de juzgamiento, podrá suspender, interrumpir o renunciar a la persecución penal, en los casos
que establece este código para la aplicación del principio de oportunidad.
1
“En el proceso inquisitivo el juez interviene por sí mismo: él detiene, interroga, investiga y condena. No hay
acusador ni acusado, sino solamente el juez (inquisidor) –que investiga y juzga– y el objeto de su actividad (el
inquirido)”.
El principio de oportunidad es la facultad constitucional que le permite a la Fiscalía General
de la Nación, no obstante que existe fundamento para adelantar la persecución penal,
suspenderla, interrumpirla o renunciar a ella, por razones de política criminal, según las
causales taxativamente definidas en la ley, con sujeción a la reglamentación expedida por el
Fiscal General de la Nación y sometido a control de legalidad ante el Juez de Garantías.

Principio de inmutabilidad en la jurisdicción penal


El principio de inmutabilidad del proceso es aquel sobre el cual descansa la causa o
fundamento jurídico de la pretensión del demandante, y el objeto que este persigue, el cual, no
puede ser modificado en el curso de la instancia ni mucho menos cuando la misma está ligada
a las partes.

Conforme al principio relativo a la inmutabilidad del proceso, la causa y el objeto de la


demanda como regla general, deben permanecer inalterables hasta la solución definitiva del
caso, salvo la variación que pueda experimentar la extensión del litigio a consecuencia de
ciertos incidentes procesales; y como ha sido reconocido por la pretensión de los
demandantes, es decir, el objeto que éste persigue, que no puede ser modificado en el curso de
la instancia, ni mucho menos cuando la misma está ligada entre las partes, que, en ese orden,
el juez tampoco puede alterar en ningún sentido el objeto o la causa del proceso enunciado en
la demanda.
Por otro lado, la existencia de sistemas penales acusatorios, han cambiado en el tiempo por
las diferentes razones de ir en búsqueda de garantías y menos procesos inhumanos que afecten
los derechos de los individuos, y que han tenido la finalidad de solucionar controversias, lo
que representa una búsqueda de respuestas punibles, teniendo en cuenta los sustentos legales
en los diferentes códigos de procedimientos, en este caso, el penal, por lo anterior, se definen,
y se sustentan cada uno de los sistemas y se presentan sus características.

Sistema penal inquisitivo


Los modelos procesales penales, tal y como se conciben, pueden ser tachados de benignos o
malignos, lo cierto es que más allá de esto, la importancia que tiene un sistema penal que se
implementa en un Estado, es que por medio de él, se pretende de alguna manera legitimar el
poder del segundo, y a su vez, se busca regular el comportamiento de la colectividad, teniendo
de presente que ésta, finalmente, será siempre quien apruebe o no, la instauración y duración
del modelo establecido.

Desde una perspectiva histórica, sabiendo de antemano que no es posible decir -ni en
Colombia, ni en ninguna otra parte del mundo- que se trate de un sistema puramente
inquisitivo o puramente acusatorio, sino que existe una combinación en la que se involucran
principios y concepciones de ambos modelos. El proceso inquisitivo traslada el dominio de la
actividad procesal al magistrado que no solamente dirige e impulsa el proceso, sino que
también promueve su iniciación y realiza los actos de investigación tendientes a la asunción
del material del conocimiento. Así, enunciando el tipo procesal inquisitivo, se debe tener en
cuenta que este solamente se da en la etapa instructora del proceso penal de plena condición,
cuya naturaleza jurisdiccional es discutible.
Luego entonces, el sistema inquisitivo es propio del absolutismo, donde la administración de
justicia descansaba en una sola persona, el soberano, que la delegaba a terceros para que la
ejercieran materialmente. En este sistema la persecución penal pública de los delitos en manos
del inquisidor, quien al mismo tiempo ejercía las funciones de acusar y defender, es
desarrollada en el marco de un proceso penal excesivamente formal, riguroso, discontinuo y
secreto, por ende, escrito, pues en él, mediante el levantamiento de actas, se construía el
material a partir del cual se dicta el fallo.

Bajo este sistema la búsqueda de la verdad justificaba cualquier medio empleado, admitiendo
las formas más crueles de coerción basado en la presuposición de la culpabilidad del sujeto,
quien no era otra cosa que el objeto del proceso, a quien no se le reconocía el derecho a la
defensa, pues si era culpable no merecía tal derecho y si era inocente no importaba, pues el
inquisidor al fin de cuentas lo descubriría. Por otro lado, las características del sistema penal
inquisitivo son:

1. En este sistema el juzgador es un técnico.


2. Durante el curso del proceso, el acusado es segregado de la sociedad, mediante la
institución denominada prisión preventiva.
3. El juzgador es un funcionario designado por autoridad pública
4. El juzgador representa al Estado y es superior a las partes.
5. Aunque el ofendido se desistiera, el proceso debe continuar hasta su término.
6. El juez tiene iniciativa propia y poderes discrecionales para investigar. La prueba, en
cuanto a su ubicación, recepción y valoración, es facultad exclusiva del juez.
7. Se otorga un valor a la confesión del reo, llamada la reina de las pruebas.
8. El juez no llega a una condena si no ha obtenido una completa confesión, la cual más
de una vez se cumplió utilizando los métodos de la tortura.
9. No existe conflicto entre las partes, sino que obedece a una indagación técnica por lo
que esta decisión es susceptible de apelación.
10. Todos los actos eran secretos y escritos.
11. El acusado no conoce el proceso hasta que la investigación no esté afinada
12. El juez no está sujeto a recusación de las partes.
13. La decisión no se adopta sobre la base del convencimiento moral, sino de conformidad
con el sistema de pruebas legales.
Por lo anterior, en los sistemas de enjuiciamiento de corte inquisitivo, prevalece como
finalidad del proceso el descubrimiento de la verdad histórica, como función toral del Estado,
por lo tanto, los fines justifican los medios, sin importar que con ello se violenten o vulneren
derechos fundamentales del procesado y en un sistema de enjuiciamiento penal de corte
acusatorio y oral, se pondera ante todo que un conflicto penal lesiona el tejido social, y que en
ese hecho delictivo participan personas, seres humanos, ciudadanos, sujetos de derechos, tanto
como la víctima como el procesado y que el procedimiento penal debe ser eficiente, breve y
que sea el medio para impartir justicia de forma racional.

Sistema penal acusatorio


Tiene su origen en la edad media, cuando el presupuesto de prisión preventiva se caracterizó
como una forma de tortura para extraer en lo mayor posible la supuesta verdad por parte del
acusado. Pero éste logró ser desmeritado por la aparición del sistema acusatorio de la época
de la Ilustración, del cual más tarde aparecería el mixto como una especie de unión entre el
inquisitivo y el acusatorio, es decir es un punto intermedio entre esos dos sistemas, el cual
tiene esa condición, porque tiene elementos de ambos sistemas y por lo tanto se habla de una
mixtura.

El sistema acusatorio tiene sus bases con la caída del Imperio Romano (476 d. C), cuando
aparecieron los movimientos independentistas, las expansiones y colonizaciones de los
pueblos Bárbaros (invasiones Bárbaras), en donde se extingue o se disuelve el Imperio
Romano, el sistema acusatorio empieza a tener forma en algunas jurisdicciones de los pueblos
Bárbaros, pero evolucionó en el siglo XII como un sistema de disputa y contradicción y se fue
consolidando más en Inglaterra y en el mundo anglosajón como forma de sistema adversario
(Ferrajoli p. 565).

Por lo anterior, y con la aparición de la ilustración, en donde el ser humano empieza a tener
otra mirada, es decir, es una época humanista, en donde la persona es el centro junto con sus
derechos, en ésta época del siglo XVIII, aparecen los enciclopedistas, hombres ilustres e
intelectuales como Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Diderot, entre otros, quienes crearon
obras importantes sobre los principios de una sociedad democrática, y fueron ellos quienes
empezaron a denunciar y a conspirar sobre los procesos penales de la época (inquisitivo), los
cuales generaban tortura, violación de los derechos y un sistema anti garantista en los
procesos penales de las personas.

Teniendo en cuenta lo anterior, fue con la Revolución Francesa de 1789, que el sistema
acusatorio toma fuerza, ya como un sistema "basado en la acción popular, el jurado, el juicio
contradictorio, la publicidad y la oralidad del juicio y la libre comunicación del juez"
(Ferrajoli p. 566).
La definición de este sistema la hace Ferrajoli refiriéndose "a todo sistema procesal que
concibe al juez como sujeto pasivo, rígidamente separado de las partes y al juicio como una
contienda entre iguales iniciada por la acusación, a la que compete la carga de la prueba,
enfrentada a la defensa en un juicio contradictorio, oral y público y resuelta por el juez según
su libre convicción" (p. 564).

Este sistema acusatorio, hace referencia a que es un sistema adversarial, en donde las partes,
se enfrentan en igual de condiciones, el juez es quien absuelve o condena teniendo en cuenta
las pruebas presentadas en la etapa preliminar para mayor garantía procesa; pero para que sea
un sistema real y garantista, también debe estar presente el Ministerio Público, quien garantiza
el funcionamiento del proceso y vela por la reparación y la verdad, de esta manera, el sistema
penal acusatorio permite que no se vulneren los derechos procesales de ambas partes
(acusada, acusadora), y que reine la imparcialidad por parte del juez, por otra parte, las
características del sistema penal acusatorio son:

1. El juez no actúa de oficio


2. Igualdad e ambas partes, para garantía procesal (defensa de ambas partes).
3. Juicios orales y públicos.
4. Sistema garantista.
5. Imparcialidad del juez.
6. Las pruebas o elementos probatorios deben ser obtenidos legalmente.
Sistema penal mixto
Nacido de la unión entre los sistemas acusatorio e inquisitivo, tiene su aparición en el código
napoleónico de 1808 (código francés), en donde existe la evidencia de una mezcla donde
primeramente se establece una parte escrita y oculta, en el que, al acusado, carecía de la
participación de su defensa (inquisitivo), y en segunda parte, se establece una forma de juicio
contradictorio o adversarial, oral y público (acusatorio). Este modelo mixto, fue difundido
después en otros códigos, pasando por Europa, pero su consolidación se hizo en Italia.

La definición de este tipo de sistema la hace Zaffaroni, citado por CIJL, como "la mixtión que
responde a la idea básica de disciplinar el proceso en dos etapas distintas, la primera de las
cuales sirve para preparar la segunda, o mejor aún, para dar base a la acusación originaria del
verdadero juicio" (p. 6).

En este sentido, este sistema, consiste en un punto intermedio entre el sistema acusatorio e
inquisitivo, en dónde la etapa preliminar del proceso, se presentan ciertas situaciones como la
consagración de la escrituralidad, y en la etapa del juicio, la oralidad; también, se permitía por
un lado la separación de ejercicio de los jueces, uno en la etapa preliminar y otro en la etapa
del juicio, pero se conservaría que solo se tendrían en cuenta las pruebas recolectadas en la
audiencia preliminar; también existe en éste sistema la eliminación de la doble instancia, pero
manteniendo el derecho de la revisión de la decisión, por otro lado, las características del
sistema penal mixto son:

1. Oral y escrito
2. La competencia es compartida, es decir, que hay un juez en la etapa preliminar y otro
en la etapa del juicio.
3. Única instancia, con revisión del fallo.
Podemos concluir que, los sistemas de los procesos penales (inquisitivo, acusatorio, mixto),
son figuras que han surgido desde épocas como la caída del Imperio Romano, la Ilustración y
la Revolución Francesa y con la expedición del código napoleónico respectivamente, han
surgido conforme ha surgido el derecho y cambiando constantemente como es su naturaleza,
partiendo de que son figuras que fueron surgiendo y tomando su características y especialidad
en cada caso, es así como en el sistema acusatorio, es un sistema bastante garantista,
promueve la defensa de ambas partes, que no exista por parte del juez beneficiar a una parte u
otra sin tener en cuenta las pruebas.

Es un sistema garante de derechos, que existan funcionarios dentro de los procesos que
garanticen los derechos y vayan en búsqueda de la verdad y reparación, evitando caer en
arbitrariedades que pongan en peligro tanto a la parte acusada como la acusadora; por otro
lado, con el sistema mixto, surgen otras ideas por lo que aparece el nacimiento de una mezcla
entre sistemas inquisitivo y acusatorio en el que se toma lo mejor de ambos, lo que forma una
especie de complemento como fácilmente podría llamarse.

Por último, los sistemas de enjuiciamiento de un país es el reflejo directo de los elementos
democráticos o autocráticos de su constitución. Correspondiendo a un sistema jurídico-
político de corte dictatorial un sistema de enjuiciamiento penal inquisitivo, y a uno de corte
liberal y democrático un sistema de enjuiciamiento penal acusatorio y oral.
Referencias bibliográficas

 Centro de Información Jurídica en Línea, CIJUL Convenio Colegio de Abogados,


Universidad de Costa Rica, Sistemas Procesales del Derecho Penal, Informe de
Investigación CIJUL, Costa Rica.
 Ferrajoli Luigi, (1995), Derecho y Razón Teoría del Garantismo Penal, editorial
Trotta, Madrid, España.
 Reyes, S. S. (2012). Fundamentos de Derecho Procesal Penal Nieva Fenoll, Jordi,
Editorial B de F, Buenos Aires, 2012. Revista Ius et Praxis, 18(2).
 Sandoval Reyes, S. (2012). Fundamentos de derecho procesal penal. Ius et
Praxis, 18(2), 481-486.

También podría gustarte