Está en la página 1de 2

Las corrientes hídricas que se encuentran ubicadas en el páramo grande son

de vital importancia, pues éstas abastecen los acueductos del municipio de


Guasca, además de ser las que drenan los sistemas hidrográficos del
Magdalena, del Orinoco y contribuyen en la producción de aguas y energía
para Bogotá, al surtir el embalse de Tominé, así mismo, las aguas de las
corrientes que drenan hacia la cuenca del rio Guavio, son utilizadas para la
generación eléctrica en la hidroeléctrica del Guavio.
El páramo grande contiene cinco áreas hídricas principales, la primera se
encuentra sobre la porción oriental del área, en jurisdicción de la vereda
Concepción y comprende aproximadamente 2.884 ha, cubriendo los
nacimientos de los ríos Joaquín y Barandillas que drenan hacia la cuenca del
río Guavio, la segunda cubre cerca de 1.361 ha., en jurisdicción de la vereda
Trinidad, subdividida en dos zonas, la primera comprende la cuenca alta de la
quebrada El Asilo y una porción de la cuenca alta del río Chiguano, mientras
que la segunda abarca parte de la microcuenca de la quebrada la Alberca; la
tercera está localizada en las veredas Santa Ana, Floresta y Pastor Ospina,
incluye la parte media de la microcuenca de la quebrad, El Salitre y del río
Chipatá, y cubre 501 ha; la cuarta se localiza en la Vereda Trinidad, colinda
con el PNN Chingaza y alberga los nacimientos de las quebradas el Aliso y la
Alberca. Comprende una extensión de 934 ha, allí se encuentran los terrenos
que abarcan el sendero que conduce a las lagunas de Siecha, así como el
predio adquirido por CORPOGUAVIO denominado Santa María de las Lagunas
y la quinta que comprende 3637 ha y se localiza en las veredas Santa Bárbara,
Pastor Ospina, La Floresta y Santa Ana, e incluye la mayor parte de la RFP
Páramo Grande. Allí nacen la quebrada el Uval, el río Chipatá y la quebrada
Salitre, de las cuales se abastece la cabecera municipal del municipio de
Guasca, así como gran parte de su sector rural.
Aunque no existen cifras específicas que permitan calcular cual es el aporte
real de agua de las corrientes que allí se originan y establecer el estado actual
de las mismas, hay estudios que nos dan aproximaciones de la demanda de
agua, por ejemplo el realizado por la ECOFOREST (2006) quienes
demuestran que la demanda de agua es apenas surtida por las fuentes hídricas
en los años de mayor sequía, , pudiéndose presentar incluso momentos en que
la demanda es mayor a lo que pueden ofrecer éstas fuentes. Por tanto, el
caudal ecológico se ve delicadamente afectado en esos tiempos, ya que casi
toda el agua es empleada para las actividades domésticas. Por otra parte, la
presencia de Escherichia coli en los estudios realizados evidencia los
problemas de contaminación del agua, del municipio y constituye un indicio
contundente que las fuentes hídricas están recibiendo desechos humanos y
animales.
Los recursos hídricos del páramo grande se han visto afectados por diferentes
actividades humanas como lo son; la explotación de madera, construcciones,
los cultivos que socavan la capacidad de captación hídrica. Las actividades
mencionadas ocasionan la contaminación de los suelos y las aguas por el uso
inadecuado de agroquímicos.
Por parte del estado y de Corpoguavio se vienen desarrollando diferentes
planes que permitan la protección del páramo, por ejemplo, la “FORMULACIÓN
PARTICIPATIVA DEL PLAN DE MANEJO DE LA RESERVA FORESTAL
PROTECTORA PÁRAMO GRANDE Y ESTUDIO DE FACTIBILIDAD PARA LA
DECLARATORIA DE UNA NUEVA ÁREA NATURAL PROTEGIDA EN LA
PARTE ALTA DE LA QUEBRADA EL ASILO Y EL RÍO CHIGUANO” proyecto
en el cual se realiza un estudio detallado de cada recurso hídrico, se plantean
objetivos y estrategias alguna de ellas son:

 Mantener y mejorar la oferta hídrica del área en cuanto a cantidad y calidad,


brindando especial protección de los nacimientos de todas las corrientes que
nacen allí, las cuales son fundamentales en el abastecimiento de agua para
consumo humano de los habitantes del municipio de Guasca y sus
alrededores, además de contribuir en la producción de energía eléctrica en las
centrales de Guavio y Tominé.
 Preservar los ecosistemas naturales de páramo, bosque altoandino, matorral
de subpáramo y humedales altoandinos, los cuales cumplen no sólo con una
función protectora del suelo, sino que además intervienen en la regulación del
ciclo hidrológico y en la provisión de hábitats para la fauna.
 Mejorar la oferta hídrica de la zona a través de la recuperación de las
coberturas de bosque altoandino, páramo y subpáramo.
 Reducir la contaminación de las fuentes hídricas evitando la disposición
indebida de basuras y residuos líquidos.
 Fortalecer la gestión interinstitucional dirigida a generar y consolidar procesos
participativos para la protección de las fuentes de abastecimiento hídrico y la
organización y fortalecimiento en el uso eficiente del agua.
Vale la pena resaltar que la conservación hídrica del páramo es competencia
del Municipio de Guasca, de Corpoguavio, ministerio de ambiente, vivienda y
desarrollo territorial (mavdt) quienes a través de leyes y decretos vienen
adelantando acciones que han permitido la evolución de los problemas y sobre
todo la educación a los habitantes de la zona, para que no sigan contaminando
y perjudicando sus propios recursos hídricos.