Está en la página 1de 3

El acuífero guaraní

Es un gigantesco reservorio natural de agua dulce que se extiende por debajo de la


superficie de parte de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. El Acuífero Guaraní
es el tercer acuífero má s grande del mundo, detrá s de las Areniscas de Nubia en
Á frica y la Gran Cuenca Artesiana en Australia. Ocupa 1.200.000 km2, los cuales se
reparten entre Brasil, en un 70%; Argentina, con un 19%; Paraguay, que posee un
6%; y Uruguay, con un 5% del acuífero. Por el norte, toma contacto con el Pantanal
brasilero, que a su vez se conecta con la Amazonia. El límite oeste en el Paraguay es
difuso. En territorio argentino se estima que se prolonga en el norte hacia la
cuenca del Bermejo y el límite sur es también difuso, por lo que no se descarta que
continú e hacia la regió n pampeana.

Se estima que contiene aproximadamente 37 000 km³ de agua, con una tasa de
recuperació n del recurso o recarga total de aproximadamente 166 km³ anuales
por precipitació n. El Acuífero Guaraní es discontinuo en la regió n de Ponta Grossa,
en el Estado de Paraná , Brasil, de constitució n compleja y heterogénea.
Este gran acuífero se extiende bajo la superficie terrestre por un á rea aproximada
de 1 200 000 km², estando ubicado geográ ficamente en los cuatro países
miembros originales del Mercosur:

 En Brasil la superficie aproximada que abarca es de 840.246 km²


 En Argentina la superficie aproximada que abarca es de 225.424 km²
 En Paraguay la superficie aproximada que abarca es de 72.540 km²
 En Uruguay la superficie aproximada que abarca es de 58.545 km²

Técnicamente, las disponibilidades de agua potable serían suficientes para


abastecer una població n del orden de los 360 millones de personas, con una
dotació n de 300 litros diarios por habitante. El país que má s lo explota es Brasil,
que abastece aproximadamente 400 ciudades del centro y sur del país. Uruguay
tiene en el oeste 135 pozos pú blicos, y algunos se usan para la explotació n termal y
abastecimiento pú blico. Paraguay tiene 200 pozos para uso humano en su regió n
oriental, y en Argentina se explotan unas 20 perforaciones termales de agua dulce
y una de agua salada en noreste del país.
Por su gran potencial hídrico y riqueza mineraló gica se convirtió en un objetivo
geopolítico por parte, principalmente, de Estados Unidos. Estudios de diversas
organizaciones sociales, así como películas documentales y algunas declaraciones
periodísticas de diplomá ticos estadounidenses y/o militares de los países del
Acuífero, alimentan esta idea de que es un recurso apetecible por el imperio, lo
cual ha reforzado paradó jicamente la idea de la necesaria soberanía nacional sobre
su uso y la dificultad de arribar a algú n tipo de gestió n compartida asociada a la
integració n regional.

La contaminació n de los acuíferos es uno de los principales problemas ya que una


vez el agua se ve alterada resulta inservible, ademá s de que los costos para su
recuperació n son demasiado altos. Por otro lado, se evidencia la sobre-explotació n,
puesto que este es el resultado del aumento excesivo de la extracció n del agua para
usos agrícolas, urbanos e industriales, tal como ocurre con el acuífero Guaraní, lo
que produce continuo descenso del nivel del agua y asimismo deterioro de la
calidad del acuífero. En este orden de ideas, para que no se produzca una sobre
explotació n de dichos recursos, el bombeo medio anual debe ser menor a la
recarga media anual, lo que permitiría que el agua que hay contenida en el acuífero
no se agote. Finalmente, si no se realiza una gestió n correcta del agua,
especialmente la que hay contenida en los acuíferos, el ser humano estará
renunciando a un recurso que es capaz de abastecer la falta de agua dulce en el
futuro.