Está en la página 1de 2

LA FILOSOFÍA COMO FORMA DE LA CONCIENCIA SOCIAL

DR FEDERICO HOLDMAN

Ordemar (2010) también menciona que, la definición de la filosofía como


explicación, interpretación, cosmovisión (visión general del cosmos) o concepción del
mundo lleva consigo, implícito, el asunto de que la filosofía es una forma de la
conciencia social. La tesis de que todo hombre tiene una filosofía propia, la filosofía
espontánea, se puede conducir al error de que existe tantas filosofías como hombres;
deducción simplista que se dilucida con las consideraciones referidas a la filosofía
como forma de la conciencia social. La conciencia social es una peculiaridad del ser
social.
* ¿Qué es el ser social?
El problema fundamental de la existencia del hombre, es el problema de
subsistir, de sobrevivir. El hombre antes de pensar en las estrellas, en la poesía, en
la educación, en la música, en el deporte, etc., tiene, necesariamente que resolver el
problema de subsistir.
* ¿Qué hace para resolver este problema?
Para resolver este problema el hombre se dedica a la producción de los medios
materiales de vida, que le permiten satisfacer- por lo menos- las necesidades
primordiales (alimento, vestido y vivienda), en tanto que esto le garantiza la
supervivencia.
* EL PROBLEMA CARDINAL DE LA FILOSOFÍA

En filosofía, de ayer y de hoy, existen dos tendencias fundamentales: el idealismo


y el materialismo. Ambas tendencias abordan los mismos enigmas filosóficos, a partir
del problema cardinal, pero desde puntos de vista totalmente opuestos.
* ¿En qué consiste el problema cardinal de la filosofía?
Es la relación que existe entre el pensar y el ser. De la interpretación de esta
relación depende la manera cómo el hombre se explica los fenómenos de la
naturaleza, de la sociedad y del pensamiento.
Desde que el hombre tuvo un atisbo de inteligencia conscientemente trató de
resolver el problema de subsistir, comenzó a desarrollar en su pensamiento una
visión del mundo que le permitirá saber cuál era el enigma del mundo en el que vive;
trató de indagar qué es el mundo que le rodeaba y qué son los fenómenos que se
desencadenaban en él, cuál es el origen y el fin del mundo.

* ¿Qué debe entenderse por esta relación entre el pensar y el ser?


Desde el punto de vista de la tendencia filosófica idealista, se busca “el
verdadero SER”, y al que se le atribuye algunas particularidades esotéricas (oculto);
en esta dirección se dan las expresiones de: “la cosa en sí”, “el ser en sí”, “el ser en
tanto que ser”, “el ser trascendente, el ser inmanente”.
Es el ser que existe sin referencia a otro ser (ser en sí), idéntico a sí mismo,
revestido de inmaterialidad.
Los filósofos idealistas, de una u otra manera consideran que el ser es:
Espíritu, lo Absoluto, la Razón Absoluta, el Yo, el Ente, la Existencia, la Esencia, la
Verdad, a Dios; pues, todos los términos usados indistintamente se refieren a lo
mismo, “al verdadero ser”, como una sustancia inmaterial, eterno, que se resuelven
en último y primer plano en Dios.
Desde el punto de vista de la tendencia filosófica materialista, por SER, debe
entenderse a todo lo que tiene existencia material, a todo el conjunto de objetos que
conforman la realidad objetiva. SER es la naturaleza, la materia, y cualquiera de las
formas de ésta. SER es todo lo que existe, del que se puede comprobar su
existencia y por tanto puede ser sometido a experimentación.
Finalmente, tanto el idealismo como el materialismo estudian la realidad, pero
desde puntos de vista diferentes; para aquel, la realidad es el mundo de las ideas, el
mundo espiritual; para éstos, la realidad es el mundo material. Generalizando
tenemos que tanto uno como el otro estudian la realidad.