Está en la página 1de 5

LA DISCAPACIDAD A TRAVÉS DE LA HISTORIA, DESDE LOS TIEMPOS

ANTIGUOS HASTA EL DIA DE HOY.


PREHISTORIA:

En la edad media, los sujetos deficientes no tenían el valor de persona y por ello se
les negaba de todo tipo de derechos. La respuesta en estos casos era el infanticidio,
la eliminación inmediata. En la Esparta Antigua, por ejemplo, cuando nacía un niño
con alguna deficiencia, los sabios ancianos del lugar les despeñaban-arrojaban.
Durante muchos siglos se estuvieron
cometiendo estas atrocidades. Por esto
mismo, el siglo XVII se denomina la
“época del gran encierro”; todo aquel que
mostraba ‘ausencia de razón’ (aquellos
que no pensaban como pensaba
el poder) era encerrado. - En el siglo XVIII
continúa la época del gran encierro en la
mayoría de países europeos; hay que
destacar la labor de Rodríguez Pereira en
cuanto a su educación con sordos y
ciegos.

Llegamos al siglo XIX, que en su primera mitad se denominó la “época de la


institucionalización”. Se reconoce la necesidad de atender a las personas con
deficiencia procurando incluso su educación, si bien hay que decir que todo proceso
educativo no dejaba de ser asistencial (se confundía lo asistencial con lo educativo
cuando en realidad no es lo mismo). Los centros se construían normalmente fuera
de las poblaciones rodeadas de verjas, manteniendo una incomunicación total con
el exterior. En estas instituciones se encontraban personas con distintos tipos de
deficiencia que quedaban recluidos de por vida sin posibilidad de recuperar
su libertad y sin posibilidad de mantener contacto con otras personas del exterior.
SIGLOS XIV-XV: Esta es una etapa de euforia hacia la religión, la cual constituye
un punto esencial para la sociedad de esa época, y desde el punto de vista religioso,
a los deficientes se les consideraba como locos, monstruos o endemoniados. Y,
como era costumbre en esa época, lo que les sucedía era que les tenían que sacar
ese demonio del cuerpo, y para ello utilizaban el Exorcismo. Además, a algunos de
ellos también les ingresaban en Instituciones de Caridad, a modo de reclusión, para
que nadie pudiese verlos. La ignorancia, por tanto que reinaba en aquellos años era
muy grande.
SIGLOS XVI-XVII: Ha habido un cambio en la sociedad. Las personas son más
consideradas y pensaban que tenían que ser más caritativas (debido al carácter
religioso). Pero no lo hacían por justicia sino, simplemente por caridad religiosa. Es
aquí donde surgen las Instituciones Asistenciales para atender a todo tipo de
deficientes. Lo que se hacía en estos centros era procurar atención médica a estas
personas. A esto se le conocía con el nombre de Tratamiento Médico Asistencial.
Las primeras deficiencias atendidas en este tipo de centros, son las sensoriales.

SIGLO XVIII: Esta se caracteriza por un hecho muy importante en la historia:


La Revolución Francesa. Con ella aparecen los estados modernos, y todas las
personas empiezan a ser consideradas como ciudadanos, y por lo tanto, tienen
derechos. Uno de estos derechos que se postulan es el del Derecho a la Educación,
porque creían que esto era lo que hacía crecer a la sociedad. Es aquí donde surge
la escuela pública de uso obligatorio. Así mismo se empiezan a plantear que las
personas deficientes son también sujetos educables.
SIGLO XIX: Esta es la era de la Institucionalización. A las personas con deficiencias
se las ingresaba en instituciones. Estas, se construían a las afueras de las ciudades,
con grandes verjas y jardines, con el propósito de aislar al ciudadano normal de la
curiosidad. Van apareciendo avances científicos y con ellos la asistencia médica
mejora. Se despierta un interés que hace que se empiecen a estudiar las
deficiencias más profundamente. Todos los deficientes eran ingresados juntos en
una misma institución, pero se procede a realizar estudios para conseguir una
Clasificación, porque era muy complicado tratarles a todos juntos. Una vez
clasificadas y descritas cada una de las deficiencias se le daba a cada una la
respuesta específica que necesitaba. De nuevo se conceptúa que las personas
deficientes son sujetos susceptibles de educar.

Avanzando en el siglo XIX hay que decir que no se evolucionó nada, sino al
contrario, se consideró a la persona con necesidades especiales como una
amenaza social (de hecho las instituciones seguían hacinadas de gente). Para
prevenir esta amenaza se impuso como solución la segregación; se crearon
grandes instituciones y ampliaron las existentes pero los recursos seguían siendo
prácticamente nulos.

SIGLO XX - 70´s: esta etapa se caracteriza por el desarrollo de los Derechos


Humanos. Se dice que si todas las personas tienen derechos y los deficientes
también son personas, que entonces los deficientes tienen los mismos derechos
que el resto de las personas; pero esto aun no estaba reconocido por las leyes.
Entonces los padres deciden actuar por su cuenta: se hacen notar
mediante acciones jurídicas, creando instituciones de iniciativa privada para
procurar a sus hijos deficientes una atención adecuada. Como vemos la sociedad
se esta sensibilizando poco a poco con el tema. La manera que surge para
responder a las necesidades educativas del momento es el MODELO DE
EMPLAZAMIENTO. MODELO DE EMPLAZAMIENTO (integración) Se trata de
ubicar a los Alumnos con NEE en los centros regulares, para que estén integrados
pero a la vez para atenderlos adecuadamente y se valoran algunas ventajas:

Integración Física: los alumnos deficientes comparten con los demás el espacio
físico: aulas, patio de recreo... Pero esta integración es insuficiente. •Integración
Funcional: los alumnos no solo comparten el espacio físico, sino que hay actividades
que se realizan conjuntamente.

Ya en los albores del siglo XX se comienza a percibir la discapacidad desde un


enfoque asistencial, el Estado se implica y se crean los primeros centros de
educación especial, pero desde una perspectiva excesivamente paternalista, que
refuerza la dependencia y las actitudes de discriminación social y laboral. Esta
mayor tendencia a la protección se ve reforzada tras la II Guerra Mundial, con la
aparición de numerosas discapacidades sobrevenidas: por primera vez, algunas
personas con discapacidad son consideradas héroes.

Así, en la segunda mitad del siglo XX se empiezan a forjar los primeros lobbies,
asociaciones formadas por personas con discapacidad y sus familias que se unen
para defender sus derechos. Poco a poco, las personas con discapacidad van
empoderándose y adquiriendo más presencia en la agenda política, aunque el
camino por recorrer es aún inmenso. En España, en el año 1982 se produce un
punto de inflexión con la aprobación de la LISMI (Ley de Integración Social del
Minusválido), hoy llamada Ley General de la Discapacidad, que reconoce los
derechos de las personas con discapacidad y establece, por primera vez, la
obligatoriedad de incorporar un porcentaje no inferior al 2% de trabajadores con
discapacidad en las empresas de más de 50 trabajadores.
Sin embargo, no es hasta la entrada en el segundo milenio (década 2000) cuando
comienza a abandonarse la perspectiva asistencial y paternalista, que concibe a la
persona con discapacidad como dependiente, inactiva e improductiva,
para evolucionar hacia un nuevo enfoque en el que la persona con discapacidad
cuenta con habilidades, competencias, recursos y potencialidades, si se le brindan
los apoyos necesarios
Integración Social: los alumnos deficientes ya no solo comparten todo esto, sino que
también forman parte de ese grupo, están integrados en él.
Integración Social o para la Comunidad: alude a que los deficientes no solo se
integran en el aula, sino también en la sociedad, y se considera que tiene los mismos
derechos que los ciudadanos normales. Por consiguiente también aparece el
“Derecho a la Integración Laboral”.
Era una Educación Segregada, en la cual el profesor no intervenía en los alumnos,
sino que lo hacía un especialista, por lo que esta educación se pone en cuestión
porque los profesores se empiezan a plantear una educación a este tipo de niños
dentro del marco escolar que a ellos les concernía. Por lo que surgen “los
Programas Experimentales de Educación Especial”, las aulas de recuperación
pedagógica los cuales tienden a integrar a estos alumnos en una situación educativa
regular

En los años 80, aparece el Concepto de Normalización en España, aunque antes


en Europa en los países Nórdicos. La normalización es una filosofía cuya idea
fundamental es la misma: toda persona por el hecho de serlo tiene derecho a usar
los servicios normales de la comunidad. Esto es importante, porque hasta esta
década, en España reciben una educación segregada.

La integración obedece a tres principios:


Normalización: el alumno tiene que usar los mismos servicios que el resto.
Individualización: atender a cada alumno en particular. Dar las respuestas según
las necesidades.
Sectoralización: hace alusión a los recursos materiales (audífonos, lupas...) y
personales (pedagogos, médicos, psicólogos...) que hay que implantar para atender
adecuadamente a estos alumnos. El principio de sectorialización que veremos a
continuación, alude a que para atender adecuadamente a los alumnos hay que
poner estos recursos. Los recursos tienen que estar donde estén las necesidades
educativas especiales y no al revés. El modelo sectorial es el que triunfa en esta
época.
modelo sectorial Modelo educativo utilizado en los años 80 y el cual se engloba
dentro de un marco general educativo de currículo cerrado: Centrado en el Déficit:
En esta etapa la intervención realizada a los alumnos con deficiencias se centran
en esa persona y su déficit. Se plantea que en un niño con déficit, el problema de
ese déficit se centra únicamente en él. Es un estudio personal, el estudio y el
posterior tratamiento contra ese déficit se centra en la observación del mismo niño,
los padres la escuela el entorno que le rodea no interviene, no se valora.
Individualización del programa: por lo
tanto, como es el alumno el que tiene
el problema, se está centrado en él, los
programas que se le aplican son
programas son individuales. Estos
reciben el nombre de: PDI
(“Programas de Desarrollo Individual”).
Se plateaba que el docente tiene al
niño deficiente en su aula, pero no
interviene en él, esta tarea queda
dedicada a los especialistas.

También podría gustarte