Está en la página 1de 2

La informalidad y como combatirla

La informalidad limita el crecimiento de las empresas y les impide acceder a la


banca formal. Entérate qué medidas deberían adoptar las autoridades para que
las micro y pequeñas empresas informales abracen la formalidad.

Se denomina informalidad a aquellas actividades realizadas por trabajadores o


empresas que están al margen de los marcos legales que rigen la actividad
económica de un país. En muchos aspectos, en el Perú lo informal es casi un
estilo de vida, pues este problema persiste en un porcentaje alto y su erradicación
es una tarea difícil.

Cómo afecta la informalidad a tu negocio 

Hace mucho que la informalidad aparece en las cifras oficiales: el jefe del Instituto
Nacional de Estadística e Informática (INEI), Aníbal Sánchez Aguilar informó que
al año 2019, la población ocupada fue de 15.9 millones de personas, de las cuales
el 73.2% tiene empleo informal. El INEI añadió que, solo en 2019, el Producto
Bruto Interno (PBI) peruano ascendió a S/ 602,527 millones, de los cuales el
80.8% vino del sector formal y el 19.2% del sector informal.

Por su parte, según el último informe del BBVA Research “Informalidad laboral y
algunas propuestas para reducirla”, más de dos tercios de los trabajadores son
informales en el Perú. Aunque el documento también indica que la reducción de
estos empleos ha sido significativa desde el 2005 -cuando bordeaba el 84%-, la
tasa de informalidad continúa siento elevada, bordeando el 71%. Esto quiere decir
que más de 7,5 millones de personas laboran en condiciones informales en
nuestro país.

La informalidad limita el crecimiento de las empresas y les genera sobrecostos


financieros, porque no pueden acceder a la banca formal.

Por el contrario, el ciudadano se beneficia si aumenta la formalidad, porque los


productos que comprará serán legales y con garantía. Además, con la formalidad
la población sentirá que el pago de sus impuestos estará reflejado en la mejora de
acceso a servicios públicos, dado que esta genera una mayor recaudación de
impuestos.

El proceso para que las empresas  se formalicen es largo, e implica cambiar la


forma en que estas trabajan, garantizándoles una mejor toma de decisiones para
que los pequeños emprendimientos puedan crecer de manera sostenida.

En conversación con  Brenda Liz Silupú Garcés, directora del Centro de Asesoría


Microempresarial y docente del Área de Finanzas de la Facultad de Ciencias
Económicas y Empresariales de la Universidad de Piura, enumeró una serie de
medidas que las autoridades deberían adoptar para que las micro y pequeñas
empresas informales abracen la formalidad. Estas pasan por facilitarles las cosas
a los emprendedores:

 Las medidas que se adopten a favor de las mypes deben estar dirigidas a
facilitar los medios o mecanismos para que más empresas sean formales,
es decir la eliminación de costos y pagos para poder formalizarse, desde la
constitución de la empresa, hasta la operación de la misma.
 La idea es que sea más sencillo y fácil que las empresas puedan obtener
los registros, licencias y autorizaciones para salir de la informalidad, señaló
Silupú Garcés.
 También sería recomendable que a las instituciones públicas no solo se les
mida por el volumen de recaudación o de sanciones impuestas o multas
establecidas, sino por el número de empresas a las cuales ha formalizado,
ya sea en lo tributario, en lo laboral, o en el número de licencias, permisos o
autorizaciones realizadas.
 En ese sentido, la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración
Tributaria (Sunat) no solo debería dedicarse a recaudar tributos y
sancionar, sino servir como una institución orientadora, que ayude a
solucionar problemas. 

Orientar a los informales y a Sunat

Brenda Silupú también recomendó llevar a cabo una campaña de difusión y de


orientación, a fin de que conozcan los medios y beneficios para formalizarse.
Estas acciones tienen que ir de la mano con una cruzada de orientación o de
cultura tributaria a las empresas.

 “Muchas veces los empresarios pequeños son informales porque desconocen


cómo deben de formalizarse o piensan que van a pagar muchos impuestos. Esta
manera de pensar de los empresarios se debe cambiar, lo que implica un proceso
de orientación y capacitación”, afirmó la directora del Centro de Asesoría
Microempresarial de la Universidad de Piura.

La informalidad limita el crecimiento económico de un país, por lo que frustra los


intentos de tener una sociedad más igualitaria. 

Un emprendimiento exitoso funciona dentro de la formalidad.

También podría gustarte