Está en la página 1de 3

COMPROMISO CIUDADANO 2020

SOMOS CAPACES DE CONSTRUIR LA ESPERANZA

Aunque la pandemia nos tiene en aprietos, seguimos avanzando por el camino que nos
propusimos recorrer este año. Inicialmente queríamos caminar el país y dedicar tiempo
a profundizar la mirada regional; escuchar con rigor voces diferentes y avanzar en la
construcción de nuestra propuesta a partir de la diversidad y la riqueza de los territorios.
No pudimos hacerlo presencialmente y por eso ajustamos la ruta y los instrumentos
para reunirnos con actores relevantes de todos los departamentos, líderes de todas las
condiciones. Enriquecimos nuestra comprensión del país.
Con esfuerzo, hoy tenemos una organización en cada departamento, un grupo creciente
de voluntarios trabajando con entusiasmo en tareas específicas, en forma coordinada,
conformando equipos programáticos en cada lugar, construyendo su escuela de
formación política, estudiando los asuntos y problemas de cada sitio, todos buscando
soluciones. Con recursos escasos nos multiplicamos sin descanso. Al tiempo y desde
ahora, trabajamos en los grandes temas del país, construyendo nuestra propuesta con
el mejor conocimiento posible, y por supuesto empezando por los retos de la pandemia
y las urgencias inmediatas de tantas personas que sufren. Por ejemplo, ya presentamos
nuestra propuesta para evitar la deserción en la educación superior, también para
prevenir el ingreso al mundo de la criminalidad de jóvenes en zonas vulnerables y esta
semana presentaremos nuestra propuesta de empleo de emergencia. Por ahora
tenemos equipos en educación, economía, desarrollo rural, mujeres, lucha contra la
corrupción, justicia, salud, medio ambiente. Avanzamos y nos consolidamos.
La pandemia ha agravado los problemas y males que enfrentábamos. En noviembre las
manifestaciones ciudadanas ya señalaban un profundo descontento. Hoy la cruda
realidad nos muestra que la pobreza crece, las desigualdades aumentan, la corrupción
está en todos lados, la desconfianza en las instituciones es generalizada.
Los asesinatos de líderes sociales se multiplican. Impunes. Y todo se traduce en
malestar e indignación colectiva. La situación de Colombia es la más difícil y compleja
en mucho tiempo.
Polarización y populismo son la receta que está a la orden del día. Con violencia verbal
pretenden dividir el mundo en dos. Amigo o enemigo. Y así la política se convierte en la
guerra para eliminar al enemigo, y para la guerra se necesitan la rabia, el resentimiento,
el odio, el deseo de venganza. El populismo alimenta las hordas fanáticas y presenta
soluciones “simplistas” a los problemas más complejos. La violencia crece día a día. La
democracia está amenazada.
En Compromiso Ciudadano apostamos por una política alternativa, por fuera de los
extremos; nos proponemos aportar y participar en la construcción de una convergencia
que nos permita pasar la página de la destrucción de la que no hemos podido salir y
nunca saldremos en medio de la polarización. Tenemos que definir primero un acuerdo
ético de principios y valores que sean los cimientos de la construcción programática.
Insistir en que el respeto, el reconocimiento, la empatía y la solidaridad son necesarios
para sacar lo mejor de las personas y comunidades, en que son los medios los que
justifican el fin en contraposición a la práctica usual del todo vale. Tenemos que
entender que si no construimos confianza a partir de la coherencia y la consistencia no
hay posibilidad de liderar la transformación que reclama Colombia. Nos presentaremos
con nuestras propuestas y con los aprendizajes acumulados durante todos estos años,
con la convicción profunda de que para navegar y seguir adelante en la tormenta de
mentiras y agresiones diarias, nada mejor que la serenidad, la calma, la tranquilidad de
los espíritus, respetando las ideas de los demás.
Nosotros sabemos construir la esperanza. En octubre debemos terminar la tarea que
nos propusimos. Tendremos la organización nacional consolidada con representación
de todas las regiones, y estaremos listos para tomar en conjunto las decisiones políticas
que nos correspondan para los siguientes años.
Pd: Me preguntan por Iván Marulanda. Hace 10 años personalmente lo invité y convencí
de que abandonara su retiro de la política y se vinculara a nuestra campaña a la
gobernación. Participó con entusiasmo. Luego en la gobernación fue mi asesor directo.
En el 2017 lo invité a participar en la construcción de la Coalición Colombia con la
Alianza Verde y el Polo Democrático en representación de Compromiso Ciudadano. Por
su trayectoria y como reconocimiento a su trabajo le dimos la mayor distinción y
responsabilidad: nuestro candidato al senado en el 2018. Nos sentimos orgullosos de
que nos representara en el Congreso. En todos los lugares nuestros equipos lo
recibieron con cariño y respeto. La semana pasada nos sorprendió con la afirmación
que desde el momento que lo inscribimos para el senado ya se había apartado de
nosotros. De mi parte este es un nuevo aprendizaje en política. Mi gratitud por sus
aportes durante estos años y seguramente nos encontraremos en algún momento más
adelante. Buen viento y buena mar.