Está en la página 1de 5

La motivación del alumno en

entornos virtuales de aprendizaje

1.- Introducción:
Es la intención de este trabajo plantear algunas consideraciones necesarias para
el desarrollo del aprendizaje a través de entornos virtuales.

Desde mi experiencia personal como docente y alumno de programas en entornos


virtuales, puedo asegurar que estos ámbitos permiten establecer redes de
aprendizaje, donde el tiempo, el lugar y el ritmo de trabajo no son obstáculos, por
el contrario, usarlas enriquece y hacen más efectiva la enseñanza y el aprendizaje.

2.-La Motivación al alumnado


Para introducirnos en el tema central de este trabajo, partiré desde las palabras del
Prof. Juan Antonio Huertas, quien en su obra “Motivación. Querer aprender”.   la
define como: “un ensayo mental preparatorio de una acción para animarse a
ejecutarla con interés y diligencia”.
La motivación debe tener persistencia en el tiempo, debe fluir, adaptarse a cada
sujeto y circunstancia

Ahora las preguntas que realmente interesa a los docentes y que siempre  me
hacen los colegas en mis cursos de tecnología educativa son: ¿Cómo motivo a los
alumnos en estos entornos?, ¿Cómo mantener la motivación, para que ésta fluya, no
decaiga?
Para dar respuestas partimos de parámetros motivacionales a los que el Prof.
Huertas denomina TARGET (en inglés, diana o meta). Y ellos son:

 a.- Tarea: Preparar la clase de forma multidimensional favorece la percepción de


autonomía por parte del alumno y facilita la percepción de la tarea elegida como
más interesante. La posibilidad de proponer diferentes tareas (todas encaminadas
a los mismos objetivos) facilita el desarrollo de una motivación por el aprendizaje
de un modo más eficaz que el esquema clásico de clase unidimensional (un
objetivo, una única tarea). Permitiendo que diferentes estilos se integren a la
propuesta.
Estas tareas deben tener una dificultad intermedia porque son las que favorecen la
motivación para el aprendizaje. Cuando se proponen tareas que suponen un reto
moderado, facilitamos la aparición de la motivación por el aprendizaje.

A su vez, la multimedia favorece la presentación de los contenidos y de las tareas


en diferentes formas. Se pueden mostrar en el tradicional formato escrito, también
puede estar presente el canal oral, los videos y enlaces con las posibilidades de
conectar la información con diferentes miradas y autores.

Ilustración 1- Ejemplo de contenido multimedia en un campus virtual.

b.- Autoridad: En los entornos virtuales la interacción entre los sujetos de la relación
de Enseñanza-Aprendizaje se da a través de la palabra escrita. En la guía, el plan
del trabajo, los objetivos, los contenidos, las actividades y las evaluaciones de las
tareas subyacen la forma de autoridad del profesor. De ahí el esmero y cuidado
que se deberá tener para la planificación de los cursos, con la finalidad de que la
intervención del docente no sea un obstáculo en la motivación del alumno. Si los
aportes del profesor suenan como verdades acabadas reducirá la participación de
los alumnos. Si el tono de escritura del docente es mordaz denotará en el alumno
una disminución de su participación. El docente debe evitar las agresiones en los
diálogos escritos moderando al grupo ante esta situación. El docente tutor debe
estimular la autonomía del alumno pero no abandonarlo a su suerte para mantener
su motivación. Ser una facilitador de la tarea.

Ilustración 2 Ejemplo Interacción Tutor –alumno

c.- Reconocimiento: El profesor es un punto de referencia más o menos explícito,


para la valoración de los alumnos. El tema del uso de elogios en la clase también
es importante. El elogio por parte de una figura relevante tiene un alto poder
reforzador dentro de nuestra especie.
¿Qué elogiar?, lo deseable es que el profesor elogie el esfuerzo y el progreso
personal, insistiendo en que los errores forman una parte más del proceso de
aprendizaje. Pero también se debe tener en cuenta dos cosas: en estos casos se le
debe dar pistas a los alumnos a fin de que se le ayude a avanzar en la tarea. Por
otro lado, es difícil valorar el progreso si no lo evaluamos adecuadamente y no
señalamos las vías a través de las cuales hay que progresar.
A falta de un contacto personal o cara a cara entre los alumnos y los profesores es
necesario otras señales para suplantar esta ausencia, entonces el profesor puede
a través del correo interno u otra herramientas dar informes en tiempo y forma,
plantear actividades con una evaluación positiva, las que aumentan el valor de la
motivación del alumno. La ausencia de estas instancias profundiza la soledad del
alumno en estos entornos y baja su autoestima y por ende decae su motivación al
no saber cómo va su desarrollo en la tarea.

d.- Grupos: La realización de actividades colaborativas contribuye a la construcción


de comunidades de aprendizaje, así como a la construcción de redes afectivas que
recuperar los elementos personales y humanos de los alumnos que interactúan a
distancia, lo cual sin duda es un elemento importante dentro de la motivación, ya
que diluye la sensación de aislamiento.
Es sabido que el trabajo en línea se presta para que el alumno se sienta aislado al
trabajar de manera solitaria. La modalidad de trabajo en grupo le ayuda a poder
realizar las actividades del programa a distancia y trabajar en forma colaborativa,
logrando el sentimiento de pertenencia en la comunidad de aprendizaje, utilizando
para la comunicación los diferentes recursos sincrónicos y asincrónicos que las
aulas o campus virtuales ofrecen.

e.- Evaluación: Los medios telemáticos nos brindan herramientas para poder


medir, evaluar el proceso del alumno, las actividades que van realizando. Evaluar el
esfuerzo personal de cada uno. El alumno puede conocer con autoevaluación en
línea, cuál es el aprendizaje que va logrando de los contenidos.
Esta instancia es necesaria a fin de mantener alta la motivación del alumno en el
programa virtual.

f.- Tiempo: Un ritmo acelerado de ejecución de las actividades nos lleva a una
relación negativa con el rendimiento de los alumnos y la aparición de ansiedades.
Operar de forma flexible ante los tiempos para la resolución de las tareas es un
factor motivacional importante para que los alumnos con dificultades no queden
fuera.
En los entornos virtuales el tiempo lo maneja el alumno de acuerdo a sus
posibilidades, su vida personal y su vida profesional.

3.- La motivación en el material de estudio:


Considero, que además de los nombrados existe otro parámetro tan importante
como los mencionados y que merece igual atención.

Me refiero en este apartado al material de estudio, el cual debe tener un diseño


atractivo, poco aburrido, innovador, no solo para atrapar la atención del alumno,
sino también  para motivarlo y lograr un aprendizaje significativo.

Debemos tener presente que por lo general, quien toma programas virtuales es un
alumno adulto que posee escaso tiempo para estudiar y en el poco tiempo del que
dispone debe hacerlo de manera consciente, útil  y relevante según su finalidad,
por lo tanto los desarrollos intensos de tecnologías multimedia en poco tiempo se
convierten en desmotivadores. El objetivo es aprender y los materiales deben
responder a ese objetivo.

Bibliografía de consultada:
1.- García, María Elena y Díaz, Marina. “Educación a Distancia y Universidad: Notas
para pensar los procesos de calidad…” Universidad Nacional de Catamarca –
Editorial Científica Universitaria, Argentina, 2013.-

2.- Huertas, Juan Antonio; “Motivación. Querer Aprender”, Aique Grupo Editor,
Argentina, 2012

3.- García Aretio, Lorenzo: “La educación a Distancia: De la Teoría a la Practica”.


Editorial Ariel, Barcelona, España, 2011

También podría gustarte