Está en la página 1de 8

PENSAMIENTO DE HUGO GROCIO Y FRANCISCO DE

VITORIA

Alumnos:

ACHO CALIZAYA, Juan Tomas

AGURTO MEDINA, Nicole Jazmin

BASILIO VILLANUEVA, Diana

CUEVA TORRES, Roiver Elindor

ESCALANTE ARAUJO, Valeri Abigail Ximena

LANDA ESPINOZA, José Roberto

ANTONY RUBINA VEGA

SOTO GIBAJA, ADRIAN

CARLOS VILLAFLORES

ZAVALETA TAZA, Jeison Jhosep

Facultad: Derecho y Ciencia Política

Curso: DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO

Profesora: zavala delgadillo olinda america

Ciclo: 5º Año Turno: TA

Fecha:12 de setiembre de 2020


DERECHO INTERNACIONAL

Según, Fabián Novak: El Derecho internacional público, en cuanto a su origen no tiene una fecha
cierta de su aparición como tal. Asimismo, algunos autores sostienen que este derecho existe
desde la aparición de las culturas de la antigüedad, tales como la cultura griega, romana, china,
hebrea entre otros, siendo estas culturas el inicio del Derecho internacional público.

Sin embargo, el Derecho Internacional Público como disciplina se da en la edad moderna S.


XVI, por las siguientes razones:

1. Por la aparición de la noción del concepto de Estado.

2. El inicio del comercio entre estados.

3. Aparición de las controversias entre estados, no existiendo legislación para


resolver controversias internacionales.

¿QUIÉN ES EL PADRE DEL DERECHO INTERNACIONAL?

Para muchos estudiosos el padre del derecho internacional fue Francisco de Vitoria
porque da ciertos criterios los cuales se entienden como principios del derecho internacional,
pero otros señalan que fue el gran maestro Hugo Grocio, con su obra maestra (Guerra y Paz )
quien toca los lineamientos del derecho internacional, es en ese sentido que meditamos sobre las
diversas obras de estos maestros, y sus pensamientos.

1. PENSAMIENTO DE HUGO GROCIO

Hugo Grocio (1583- 1645) de origen holandés, es el primer pensador de la época moderna, ya
que, gracias a su nueva perspectiva filosófica en varios campos como es la sociedad y el derecho.
Donde deja a Dios a un lado, lo analiza más no lo niega, y está en la búsqueda de la
reconstrucción del derecho natural. Por ello menciona que la ley no es un asunto de
conveniencia y costumbre dentro de nuestra sociedad. Si es así jamás se habría una verdadera
justicia, sino que solamente habría costumbre y conveniencia.
Además de ello Hugo Grocio, sostiene claramente que es el deseo de sociedad, la fuente
misma del derecho. Que los conflictos como las distintas guerras que se producen, no es
producto del pecado. Lo enfoca a una realidad más de la vida en su conjunto. En tanto las leyes
son naturales y son instrucciones a seguir, y justamente son las leyes quienes nos ayudaran a
vivir de manera ordenada y con tranquilidad entre nosotros a pesar de ser seres conflictivos, y
que por lo tanto fortalece su idea que los asuntos humanos se resuelven netamente con medios
humano, una vez más no se requiere a Dios como mediador entre nosotros.

También indica que el derecho brota del atributo moral y del orden social, en tanto señala
dos tipos de derecho, entre las cuales tenemos, por una parte, al derecho perfecto. La cual se
refiere a derechos que se apegan al orden de la legalidad y obtienen obligaciones jurídicas y el
derecho imperfecto son aquellas que tiene los sujetos a poseer o controlar algo y que tiene por fin
hacer bien a los demás.

Sostiene que la sociedad debe estar moldeada por los derechos propios que garantizan la
legalidad, y el cumplimiento de las diferentes obligaciones que son fundamentales para el orden
social y su preservación.

2. HUGO GROCIO EN EL DERECHO INTERNACIONAL

Hugo Grocio también considerado come el “el padre del derecho internacional” debido que
tuvo la capacidad de recopilar todo el trabajo desarrollado por sus predecesores y
contemporáneos, reformulándolo de una manera que fuera comprensible y congruente; el primer
pensador de la época moderna en replantearse la moralidad, y en la reconstrucción del derecho
natural.

Entre las obras más importantes de Hugo Grosius figuran “De Jure Praedae”, pero no fue
hasta cuando se encontraba en París que escribió las “Leyes de Paz y Guerra”, que era la obra
más reconocida en la época de 1625. Este trabajo fue visto como el primer texto oficial que
hablaba sobre los principios del derecho internacional y en donde abogaba que los principios
morales eran la fuente para la legislación de los países e individuos. Grosius se oponía a la guerra
y abogaba por respeto a la vida y la propiedad privada. Sus fuentes principales eran la Biblia y la
historia, aunque después separó la teología del derecho internacional ya que la consideraba
irrelevante para su desarrollo. Ningún trabajo había recibido más reconocimiento universal, que
este lo hizo acreedor del nombre el tratado de Grosius, pero con el descubrimiento de “De Jure
Praedae” en 1868, demuestra que las leyes de paz y guerra había ocupado un papel central en el
pensamiento de Grosius mucho tiempo antes a su publicación en 1604. Desde entonces el jurista
holandés ganó significante autoridad por 200 años en varios campos distintos al derecho
internacional, como en éticas y filosofía moral.

Si bien se lleva a cabo el análisis de su opinión, se puede deducir que Grosius estaba
correcto en decir que el derecho internacional evoluciona y en el derecho de hoy en día se apoya
en gran parte a la costumbre y precedentes judiciales por basarse fuertemente en un sistema de
normas creadas por precedentes o jurisprudencia como consecuencia de las necesidades de la
humanidad.

3. FRANCISCO DE VITORIA

Francisco de Vitoria fue un fraile dominico español, escritor y catedrático de la Universidad de


Salamanca, se le conoce como el padre del Derecho Internacional, debido a sus trabajos donde
desarrolla la teoría sobre el derecho de gentes (ius Gentium). La dignidad y los problemas
morales de la condición humana fueron el eje en torno al que se desarrolló su obra.

Fue fundamentalmente destacado por sus aportaciones al derecho, aunque también


tuvieron gran repercusión sus estudios sobre teología, ya que incluyo la Suma Teológica de
Tomás de Aquino como el libro de texto básico en teología. Fue muy destacado en la escolástica.
Fue el fundador de una escuela de importantes teólogos, principalmente dominicos, que tuvieron
una importancia decisiva en el Concilio de Trento.

Francisco de Vitoria analizó las fuentes y los límites de los poderes civil y eclesiástico.
Rechazó las ideas medievales, como la jerarquía feudal y la supremacía universal del emperador
o del papa. así el poder civil está sujeto a la autoridad espiritual del papado, pero no a su poder
temporal.

En el marco político, Francisco de Vittoria hace una teoría de Derecho Internacional que
sirve todavía hoy. Propone la construcción de la paz, de quién puede hacer la guerra y por qué,
por qué puede una nación intervenir y cuándo no debe hacerlo y en qué situaciones. El propone
que la guerra solo debe ser utilizada para lograr la paz entre las naciones.

Francisco de Vittoria es uno de los que hace posible que cambien las mentalidades (sus
valores, su forma de ver las cosas) de la Edad Media a la Edad Moderna. Es un hombre que se
adelanta a su tiempo por las tesis que propone.

En el marco eclesiástico, una tesis de Francisco de Vitoria es sobre el poder que tiene el
Emperador y la potestad del Papa. El Papa no tiene poder político alguno. La postura que
defiende es el Derecho Natural puro. Defiende la verdad. Desafía las estructuras y mentalidades
de aquella época (es época de la Inquisición). Los reyes no son dueños de las tierras descubiertas
en América, sostiene.

La otra tesis es el Conciliarismo. ¿Quién tiene la potestad, el Concilio de los Obispos


(obispos todos juntos) o el Papa? Defiende la potestad del Papa.

Otra tesis es la unidad de la Iglesia. Habla de la necesidad de hacer un Concilio


Universal. Logra que se haga el Concilio de Trento.

En el marco espiritual, ante una decadencia espiritual en Europa en aquella época, es


decir, ante una forma de vida distante de los principios evangélicos, Francisco de Vittoria plantea
volver a los orígenes de la vida espiritual.

En el marco ideológico, Francisco de Vittoria sigue la teología de Santo Tomás y la


ideología de los nominalistas (son tremendamente prácticos). Refleja un optimismo sobre la
persona humana (la naturaleza humana y la parte sobrenatural).

Asimismo, se refirió a varios temas, en los que su palabra era como la ley que debería ser
adoptada por todos.

En ese sentido, en respuesta a tal caos señala una suerte de teoría sobre el Derecho
Internacional, en la que se planteaba cuestiones como las siguientes: ¿Quién puede hacer la
guerra? y, ¿Quién no?; ¿En qué situaciones puede intervenir o no una nación?; entre otras.
Y por sobre toda la cosa, propone la construcción de la Paz, aunque muchas veces para
llegar a ella se necesite de la guerra.

Por esta razón, considero que Vitoria es el padre del derecho internacional público, si
bien Hugo Grocio también es considerado padre de dicha rama del derecho, esté ultimo recopilo
las ideas ya dadas por Vitoria, y al ser Vitoria el primero en sentar las bases, es por la cual lo
considero padre.

4. CONCLUSION

Por lo general, cada vez que hablamos de una materia, idea o cualquier otra cuestión, es
natural escudriñar en sus orígenes para entenderlo. Eso sucede con el origen del Derecho
Internacional Público.

La cuestión es, ¿quién es aquel que le primera vez se refirió a esta materia como tal? o,
¿quién fue aquel que acuñó el término o la expresión?

Pues, son dos los personajes que se han ganado este título:

Por un lado, Francisco de Vittoria, fue el pionero, un rebelde o revolucionario si le


queremos llamar, alguien que fue en contra de la tradición, de lo conocido, de lo normalizado
para la época, dónde toda decisión de trascendencia debería ser aprobada por la Iglesia Católica,
un claro ejemplo de ello es cuando se atreve a afirmar que "el Papa no tiene ningún poder
político", marcando la base de una serie de reformas dónde la Iglesia va perdiendo el poder o
cuando, luego del descubrimiento de América, se pronuncia acerca del Derecho de los Indios,
señalando que tienen los mismos derechos que cualquier español, porque son seres humanos.

En ese sentido, dio tantos aportes trascendentales que marcaron el inicio para una nueva
era del pensamiento acerca del hombre y su naturaleza, de asuntos políticos y económicos.

Por otro lado, Hugo Grocio, influenciado también por los postulados del primero,
desarrolla sus estudios en búsqueda de una moral humana que conlleve al actuar correcto, el
obrar con justicia sin necesidad de que éste actuar tenga su fundamento en un dios o una religión;
de ahí que osadamente afirma que "Dios no interviene en las cuestiones morales del hombre".
Recordemos que este personaje tiene como una suerte de proyecto de vida el hecho
reestablecer de iusnaturalismo y todo lo que ello implica.

Sin duda, ambos estudiosos, han sido, y seguirán siendo sumamente importantes, cada
vez que queramos hurgar en los orígenes del Derecho Internacional Público y otras cuestiones
relativas a sus sendos postulados, por lo que en vez de preguntarnos quién de los dos es o no
merecedor de ser considerado el único padre deberíamos revalorarlos y profundizar más en el
análisis de sus ideas y rescatar lo aplicable a nuestros días, ponerlos en práctica y tomar partido
en nuestra realidad convirtiéndonos en agentes de cambio o, como decía De Vittoria, "haciendo
de los problemas del mundo, nuestro problema".

Bibliografia

 Oyarzabal, Mario J. A., “La Nacionalidad Argentina”, La Ley, 2003.


 Jimenez de Arechaga, Eduardo. “Derecho Constitucional de las Naciones Unidas”. Oficina de Apuntes del Centro de Estudiantes de Derecho.
Montevideo, 1957.-
 NACIONES UNIDAS. “El ABC de las Naciones Unidas”. Nueva York. 2012. (https://www.un-ilibrary.org/united-nations/abc-de-las-naciones-
unidas_1ebbbdd9-es)
– Walters, F.P., “Historia de la Sociedad de Naciones”, Ed. Tecnos, 1971.
 Comité Internacional de la Cruz Roja. “Derecho Internacional Humanitario: Respuestas a sus preguntas”.Ginebra, abril de 2003.