Está en la página 1de 22

82 Metodología del Antiguo Testamento

3
2) Estudios (escogidos entre muchos sobre los LXX r

Diacronía.
D. Barthélemy, Les devanciers d'Aquila, Leiden 196,:: i¿ . ir¿" Los métodos histórico-críticos
des d'histoire du texte de l'A. Z. Fribourg-Góttingen l9l:: B;u'"
übersetzungen I, en Theologische Realenzyklopcidie I\:. I 6-1- i -: 5 Horacio Simian-yofre
P. Brock y otros, A Classified Bibliographl, of the Septuagur;. l-erum
1973; S. P. Carbone-G.P.izzi, Le Scritture ai tempi di Ges:l. l,r:,nt-
duzione olla LXX e alle antiche versioni aramaiche (Tesri e Cim*
menti), Bologna 1992; N. Fernández Marcos, Infroduccióti ü &:.1
versiones griegas de la Biblia, Madrid 1979 Id. (ed.), Ia Se¡:.*c-
ginta en la investigación contempordnea (Y Congreso de la IOSC-< .
Madrid 1985; D. W. Gooding, Recensions of the Septuagim Pe r.;- 1. Problemas introducf orios
teuch, London 1955; ld., A Sketch of Current Septuaginr 5¡:r::¿.
Proceedings of the Irish BiblicalAssociation 5 (1981) 1-1-r: \f H. No hace mucho tiempo que el reconocido
exégeta Herbert Haag
Goshen-Gottstein, The Theory and Pracfice of Textual Critic::^.. recordaba la larga y penosa marcha
de tantos exegetas católicos para
TheTexr-Crirical lJse of the I-XX: Textus 3 (1963) 130-158. llegar a una exégesis histórica y crítica
aceptada Ámo legítim;y.;;:
R. Hanhart, Fragen um die Entstehung der LXX: VT 1l r l9ó- aV para comprender a sagrada Escriru;a. at gunos
139-163; ld., Die LXX als Problem der Textgeschichte, der F,'-- 1.:-:.^:*i". I yda I

-tovenes y no tan.ióvenes, ignorando u olvidando ese fatigoso


schungsgeschichte und die Theologie: YT 22 (1912) 185-ltl-,- permiten liquidar hoy de un plumazo,
p.i*rá,
'e considerán¿olJ.o-o ,o ua_
M. Harl-G. Dorival-O. Munnich, La Bible grecque des Seprantt lido para nuestros días, un método
del que rigu., no pocos resultados.
Du judai'sme hellénistique au christianisme ancien, Paris IgEE- En efecto, si hoy no es preciso otó.*"n-tu,
ya nuestra inteligen_
S. Jellicoe, The Septuagint and Modern Studlt, Oxford 1968: Id ni violentar nuestra honestidad intelectual
(ed.), Studies in the Septuagint, New York 19'74; S. Oloffsson. Ilr¿ "ia para defender como
.proximum fidei» la
creación del mundo de la nada en
LXX Version. A Guide to fhe Translqtion Technique: (ConB aT ;omo histórica (en el sentido habitual
siete días,
de la palabra¡ tu .onst.r..iá,
I
30), Stockholm 1990; H. M. Orlinsky, The LXX as Holy Writ anci :el arca de Noé. ia composicíón del pentar*.o
the Philosophy of the Translators: HUCA 46 (1915) 89-114; H. B. po. obra de Moisés
. otras muchas cosas, esto
se debe, no a la narratología, ni
Swete-R. R. Ottley, An Introduction to the OldTestament in Greek. ,..-a retórica, ni a la hermenéutica,
a la crí-
Cambridge 21914 (reimpr., 1968); H. Thackeray, The Septuaginr ni a la pragmática, ni a los padres
-:: la Iglesia, ni al estructuralismo, ,ino
ctnd JewishWorship, London 1921 E.Tov, The Text-Critical IJse -:¡tórico-críticos, ,irft.rente a los métodos
a pesar de todas sus deficiencias.
of the Septuagint in Biblical Research, Jerusalem 1991;P. Walters
comúnmente se designa er método
(Katz), The Text of the Septuagint, Its Corruptions and Their histórico-critico como «dia-
-:,jnico». Este modo de hablar, como veremos,
Emendations, Cambridge 1913; J. W. Wevers, Septuaginta-For- es sOlo parcialmen_
: tusto y necesita precisarse debidamente.
schung. II: Die Septuaginta als Übersetlmgsurkuntle: TPtu 22
(19s4) 111-190.
. Los conceptos
Cf. también los estudios de las colecciones «Mitteilungen der
Septuaginta-Unternehmen» (Góttingen) y «Textos y Estudios 'Car- Oyl nrecisar en primer iugar el sentido de los
._. f'. 1.
nlstonco y
rérminos: mé_
denal Cisneros' de la Biblia Políglota Matrirense» (Madrid). crítico.
81 Metodología del Antiguo Testamenfo
Diacronía. Los méfodos histórico-críticos ,Ji

tas conclusiones ilegítimas, la aplicación del método histórico-crí-


«Método» designa un conjunto de procedimientos que permi-
tico obligó a la teología a replantearse sus propias concepciones
ten una aproximación objetiva a un objeto de investigación. El mé-
sobre la verdad y la inspiración de la Biblia, replanteamientos que
todo tiene que ser transmisible: debe ser posible enseñarlo y apren-
fueron alcanzando una progresiva claridad en los documentos de Ia
derlo.Unaexégesis,pormuybellayeventualmenteverdaderaque
Iglesia, hasta llegar a la Constitución dogmátíca Dei Verbum d,el,
pueda ser, si no se la puede aprender y repetir' no es un método' si-
concilio Vaticano II.
no más bien una lectura libre, de mayor o menor ríqueza' Los Pa-
Sobre la base de estas observaciones se pueden describir los mé-
dres de la Iglesia o los atltores antiguos, especialmente cuando
todos histórico-críticos como aquellos métodos que desde un pun-
desarrollaban una exégesis .<alegórica». en el habitual sentido ne-
to de vista histórico intentan explicar cada uno de los textos a par-
gativo de la palabra, pero también ciertas interpretaciones 'espiri-
tir de sus presupuestos y comprender su intención original. Desde
iuales, modernas. producen a urenudo la impresión de ofrecer una
un punto de vista crítico intentan comprender los textos del modo
exégesis que se puád" u."ptur o rechazar sin argumentos intrínse-
que más diferenciado posible, bien sea respecto a la comprensión origi-
óor-u tu interpreiación. El «método>>, por consiguiente, tiene
elementos al alcance nal, bien respecto a las sucesivas interpretaciones que ha ido reci-
ser comprenribl.. i-ituble y controlable con
biendo el texto, todavía en su proceso de crecimiento.
de todoi aquellos que tienen cierta familiaridad con las disciplina
a la que se aplica.
..Histórico, supone reconocer que los textos bíblicos se han b) Los líruites de los métodos histórico-críticos
concebido y compuesto en un tiempo ya pasado, que se han desa-
rrollado en un proceso histórico y que por tanto, probablemente' Entre los límites del método no se debería mencionar. como su-
cede con frecuencia, la dependencia de una determinada situación
la relación con aquel tiempo tiene algo que decir sobre el sentido
de esos textos, aunque pueden tener todavía una vida y un sentido
histórica y cultural, en la cual, a partir del siglo XVI, se fue toman-
actuales. do conciencia de la historicidad del ser humano. Este hecho es en sí
«Críticor, como se interpreta habitualmente, significa establecer mismo positivo, y es un paso adelante en la maduración de la con-
ciencia humana, aunque este proceso nos quita la seguridad espiri-
ciertas distinciones poderjuzgar a partir de esa base sobre los di-
y
tual que ofrece una concepción según la cual el ser humano, siem-
versos aspectos del teito ligados a la historia: el proceso de consti-
pre igual a sí mismo, se mueve en el ámbito provisional y reducido
tución dei texto, la identidad del autor, el tiempo de la composición'
las relaciones con otros textos contemporáneos y la relación del
de su existencia personal antes de confrontarse, en la muerte, con
las realidades eternas del cielo y del infierno.
contenido del texto con la realidad extratextual (por ejerr-rplo, la his-
La conciencia de ser historia da una densidad espiritual a la vida
toria política, social o religiosa que subyace al texto)'
en la tierra, que antes no se tenía. Es lógico, entonces, que el hombre
Eite aspecto «crítico» está ligado, quizás necesariamente' a as-
reflexione o quiera saber algo sobre el devenir del ser humano y so-
pectos ideológicos. Ciertos presupuestos políticos o religiosos' ge-
bre todo 1o que le afecta, incluso sobre el devenir de su fe, de su ima-
nerales o p.opiot de un periodo de la historia, favorecen una cier-
gen de Dios, de aquellas mismas sagradas Escrituras sobre las que se
ta interpreiación d" esas realidades. El descubrimiento, a mitad del
apoyan sus convicciones.
siglo XiX, de algunos textos del antiguo Oriente Próximo' en don-
Tampoco debería ser considerado como un límite decisivo una
de se habla también de la creación o del diluvio, llevó a varios exe-
cierta manera de concebir la historia y los métodos para llegar a su
getas como Loisy, prof'esor del Instituto Católico de París' a con-
conocimiento. Cada método en cada uno de los campos nace ligado
cluir que la inspiración o la inerrancia de la Biblia eran conceptos
al cordón umbilical de las precomprensiones culturales. Lo que se
definitivamente superados. Sus conclusiones no eran el resultado
necesita solamente es hacerse progresivamente conscientes de ello,
de 1a aplicación dál método histórico-crítico, sino de una cierta
a fin de poder comprenderlo y educarlo.
tendenóia racionalista de la época, que él compatfía' A pesar de es-
B6 Metodología tlel Antiguo Testamento Diacronía. Los métodos históricr¡-críticos

que el exe-
De todas formas, es necesario mencionar tres límites c) La prácfica de los métodos histórico-críticos
getadeberátenerenCuentaalusarelmétodohistórico-crítico.
a) El primero es la dificultad de establecer una relación objeti- La presentación de los métodos histórico-críticos suele comenzar
al-
va entre et método histórico-crítico y otros resultados válidos con una introducción a la crítica textual. En efecto, es éste el primer
canzados por otras interpretaciones, por ejemplo,
por la interpreta- paso para decidir sobre la «constitución», sobre los límites, sobre la
de ciertos pasajes del unidad y sobre la forma de un texto. ¿Qué texto escoger para una
ción tipolágica que hace el Nuevo Testamento
de los Padres o por la
Antigtio Testamento. por la exégesis alegórica Iectura válida de la sagrada Escritura)? ¿Cualquier traducción (como
poner de
lectuia teológica def Magisterio de la Iglesia' ¿Cómo lo hace el estructuralismo?, ¿una traducción eclesiástica autorizada,
en Is 7-8 un men-
acuerdo el mátodo histórico-crítico que descubre como la de la Conferencia episcopal italiana?, ¿el texto masorético
saje político religioso del prof'eta Isaías al rey Acaz'
con la interpre- (TM), es decir, el texto hebreo vocalizado'], ¿el texto consonántico?,
y dará a luz un
,uÉiOn qu. hace áe é1 Mt 1. 23 («I-avirgen concebirá ¿la traducción griega de los LXX?, ¿.una reconstrucción del texto he-
tar-
hijo»), aplicando el texto al nacimiento de Jesús, recogido más breo a partir del griego?, ¿o la versión latina llamada Vulgata? ¿Es
dé como fbrmulación teológica de la Iglesia? en el interior de esta elección como se resuelven los problemas de la
b) segundo límite. qu"
E1 propio sin embargo de todo méto- ambigüedad? (Sobre estos problemas, cf . supra, capítulo 2).
". del primero'
do exegético, es la contrapártida teológica y espiritual Hablamos en plural de «métodos histórico-críticos», ya que hay
teológicas
Es su iircapacidad para hácernos captar ciertas verdades diversos métodos que coinciden con la descripción general que he-
o de 1'e. ,"idud", de salvación, que la Escritura quiere
transmitirnos'
mos propuesto. Cada uno de ellos tiene sus propias técnicas y su
En efecto. esas verdades no dependen completamente del conoci-
propia finalidad, pero están estrechamente vinculados entre sí, has-
miento histórico ni de la interpretación que de él se deriva' ¿Cómo ta el punto de que se podría hablar de diversos momentos o etapas
se pasa de una lectura histórico-crítica de Gn 2-3 a las formulacio-
del mismo método, si no f'uera porque no siempre ni necesariamen-
hay que po-
nes teológicas sobre el pecado original? ¿En qué nivel te se pueden desarrollar todos los momentos del método a propósi-
en es-
ner la intágración de los resultados de los diversos métodos, to de cada texto. Se trata, finalmente, de un problema de nombres,
tecasoelmétodoexegéticoyelmétodoteológico'?Quizáshayaque que no es preciso discutir en particular.
la
afirmar que el métoáo historico-crítico alcanza negativamente Estos métodos, vinculados estrechamente entre sí, no permiten
de adentrar-
verdad ,átrífi"u, en cuanto que nos protege del peligro una libertad total de elección (yo utilizo un método, otros utilizan
yde poner nuestra confianza en hipóte-
nos por caminos en'óneos otro) ni toleran que se les utilice en un orden caprichoso (yo co-
sis insostenibles. mienzo por aquí, otros por allá).
c)Eltercerlímiteeslaincapacidaddelmétodohistórico-crítico Un orden bastante lógico de presentar los métodos histórico-crí-
y así la dis-
de aúrirse a una intelpretación actual del texto superar ticos, o los momentos del método histórico-crítico (como se inten-
tanciaentreeltextoyellector.Unasoluciónparcialdeestadificul- tarájustificar a continuación) es el siguiente. Por una parte están:
a una etapa del tex-
iuá ftorl"r" de la apiicación del método no sólosucesivas' al menos
to -ia p.i-"ra y original-, sino también a ias A) La «crítica de la constitución del texto» (que corresponde al
pero todavía queda un último paso ha- concepto alemán de Literarkritik).La palabra alemana «Literar» no
dentro de la nriima Escritura.
no está en dispo-
cia el lector actual que el método histórico-crítico califica al tipo de «Kritik», sino que designa al objeto sobre el cual
nlétodos henlenéuticos'
sición de dar, sino que tiene que dejar a los se ejerce la crítica, es decir, un «texto literario» en el sentido gene-
otros métodos exe-
Sin embargo, esta dificultad es también común a
r.
ral de «texto que ha encontrado la forma escrita», y esto en oposi-
géticos (eicriticismo retórico, el estructuralismo, la narratología) ción a la Traditionskritik, que trabaja sobre las probables tradicio-

l.Sobre,Iosconceptosv.Ioslínrites.cf,F.Hahn.Di,:historist:h-kriti'scheMe- ied.). Die historisch-kritische Methode und die heutige Sur:he nach einetn lebendí-
¡hod e'. Vt, rausse tzutlgen,'Apoíin trnd Anw'endun gsmóRlichkeiten' en H Riedlinger gen Verstiindnis der Bibel. München-Zürich I 985. 54-7 1 .
Diacronía. L¡.¡s méfodos histórico-crítico.t ¡9
8,3 M et odo I tt g í,t d e I An t icu o Te s ¡ a m e tt t ct

de referirse también a un conjunto más amplio (un «ciclo de histo-


nes orales qlle subyacen al texto. La traducción del concepto ale-
rias patriarcales», una colección de oráculos o poemas, un poema
mán que suele usarse, «crítica literaria» requiere una especificación
completo, como el Cantar de Salomón en una cierta interpretación).
de sentido, ya que hace pensar, en las lenguas románicas, en un es-
Habitualmente, el trabajo de crítica de la constitución del texto co-
tudio dentro de la ciencia de la literatura, sentido que no está pre-
mienza por las unidades menores.
sente en la expresión alemana.
La decisión del exegeta sobre la necesidad de una crítica de la
B) La crítica de la redacción y de la composición; en la termi- constitución del texto puede prejuzgar la totalidad de su investiga-
nología alemana Redaktionskritik y Kompositionskritik.
ción, y llevarle a la acentuación crítica y racionalista de ciertos ele-
C) t-a crítica de la transmisión y de las fuentes del texto (Über' mentos del texto para llegar a mostrar su no-unidad. Conclusión
li efe run g sk rit ik y Que ll e nkrit ik).
que habría podido evitarse con una actitud más positiva en favor de
la unidad. El hipercriticismo en este sentido estuvo muy de moda en
Por otra pafte están:
los primeros cincuenta años del siglo XX y es en parte culpable de
A ) La crítica de la forma (Formkritik). la pérdida de confianza en el método.
B') La crítica del género literario (Gattungskritik). Sea cual fuere su decisión inicial, el exegeta honesto tendrá que
C') La crítica de las tradiciones (Traditionskritik). estar siempre atento a la posibilidad contraria de la opción que é1 ha
hecho.
Evitaremos utilizar aquí términos frecuentes como «historia de En la exposición de los métodos comenzaremos con el primer
las formas» (Formgeschichte) o «historia de las tradici ones>' (Tradi- grupo, sin querer afirmar -como ya hemos dicho- que sea siempre
tionsgeschichte), que se usan a menudo como sinónimos de los tér- necesario partir de la crítica de la constitución del texto.
minos anteriores, pero que designan realidades derivadas de las pre-
cedentes. En efecto, estos términos no designan métodos, sino los
resultados posibles de la aplicación de los métodos histórico-críticos. 2. La crífica de la constitución del lexto
Cuando se ha identificado una forma literaria, quizás sea posible tra-
zar üna historia de esa forma literaria dentro de una literatura. La finalidad de este método es doble:
La necesidad de distinguir estos dos grupos de métodos está
a) delimitar el comienzo y el final de un texto;
condicionada por la realidad de los textos: la aplicación de un gru-
b) probar su unidad.
po de métodos o de otro es, a su vez, el resultado de la percepción,
justa o equivocada, del exegeta.
Solamente cuando se hayan constatado estos elementos, de ma-
Si un texto se presenta como una unidad obvia, el exegeta podrá
nera intuitiva en los casos obvios, o analíticamente cuando el caso
comenzar con el segundo grupo de métodos. A1 contrario, si su uni-
lo requiera, se podrá hablar -aunque todavía no definitivamente, ya
dad es problemática, a pesar de un primer esfuerzo por encontrar un
que faltan otras características- de un «texto» en sentido propio. Si
sentido total del mismo. habrá que comenzar estableciendo la
no fuera así, estaríamos en presencia de una cierta cantidad de pa-
«constitución del texto». La palabra «unidad» se utiliza en la exé-
;abras que no constituyen un texto.
gesis en dos sentidos: por un lado designa la cualidad de un texto.
Los dos problemas, la delimitación y la prueba de la unidad del
dotado de unidad; por otra, designa al mismo texto que posee esa
ierto, están íntimamente ligados entre sí. En efecto, dos unidades
cualidad, que es una «unidad textual» o unidad de texto.
:e\tuales diversas pueden presentarse ante el lector poco experto
El concepto de "unidad de texto» es relativo. Puede referirse a
,-omo un único texto por el hecho de que se suceden la una a la otra
una «pequeña unidad», es decir, a la menor cantidad de texto que
.in signos formales de comienzo o de final (título o capítulo), como
posee un sentido completo (por ejemplo' una escena de un relato.
,-.cume frecuentemente en los textos proféticos.
un oráculo profético, un poema dentro de una colección). Pero pue-
9o Metctdologítt de I Anriguo Tt:stomenÍo Diacronía. Los métodos hi.stórico-crítit'os 9j

a) La delimitctciótt del texto de ciertas palabras, con una función de este tipo, en una cierta can-
tidad de textos. Así pues, la existencia de una fórmula se establece
En la literatura «moderna» se puede reconocer el conrienzo y el en lunción de otros criterios.
final de un libro. de un capítulo o de una sección, incluso tipográfi- Otros indicios del comienzo o del final de un texto son:
camente. La delimitación del comienzo y del final de un texto en [a
b) La solución de la intriga que articulaba un relato. o la llega-
Biblia, por el contrario. resulta necesaria por su carácter antológico.
da de un discurso a su término <(nAtural>>.
en donde no siempre es evidente el orden o la sucesión. Muchos
c) La introducción de una nueva situación, determinación tem-
textos se han incorporado a un «libro» bíblico sin ninguna razón poral, delirritación espacial, de acciones, temas o personajes no co-
evidente. Por consiguiente, resulta necesaria la delimitación para herentes con los anteriores.
poder saber cuál es el mensaje de un texto. d) Negativamente, la presencia de ciertos elementos puede in-
Si, por ejemplo, los oráculos proféticos de condenación no tu- dicar que un relato o un discurso había comenzado ya antes. Las re-
viesen nunca un fundamento, se podría pensar que la condenación ferencias pronominales (é1. ellos, ellas). las referencias adverbiales
es un capricho divino y que. por consiguiente, la imagen de Dios de lugar (allí, aquí), temporales (aquel día, pero no la fórmula «en
que tienen los profetas es simplemente inaceptable. aquel tiempo», que equivale a «había una vez»), o modales (del
Es verdad que el lector podrá siernpre cortar un texto por donde le mismo modo, así pues) suponen personas, lugares. tiempo y situa-
plazcay dejar ftrera de él lo que no le plazca. Pero en este punto el tex- ciones ya conocidas por el lector o el oyente.
to de.ja de ser ya un medio de comunicación entre el emisor y el desti- e) Un criterio negativo para indicar que el relato no ha acabado
natario y es sólo una realidad física (palabras escogidas) a la que este todavía es que no ha alcanzado una situación de «reposo natural» en
último atribuye un sentido, incluso contra la voluntad del emisor. la intriga o en la tensión retórica.
La delimitación del comienzo y del final de un texto bíblico se
puede establecer cuando se constata. por ejemplo, una de las si- La delimitación del comienzo y del final de un relato es relati-
guientes características : vamente sencilla. Los relatos parecen haber obtenido una estructll-
ra más o menos estable en las diversas culturas y en los diversos
a) La presencia de una fómula de comienzo: «Después de es-
(Gn tiempos. Por otra parte, no parece que se pueda narrar un hecho real
to» 22, 1). que corresponde aproximadamente al «Había una
o imaginario más que presentando a sus personajes, indicando el lu-
vez...>> de los relatos anónimos modernos: o
"Esta es la historia ,ear y el tiempo, desarrollando los sucesos y llegando a una conclu-
ds...» (Gn 6, 9) en los relatos bíblicosl «Recibí la palabra del Se-
srón previsible (castigo a los malos, premio a los buenos).
ñor» (o fórmulas semejantes, en la literatura profética, muy fre-
Pero además hay que tener en cuenta la posibilidad de que cier-
cuentes en Ezequiel); o la presencia de una fórmula final equiva-
tas técnicas del relato. que nosotros consideramos «modemas», exis-
lente a las formas de las literaturas populares modernas presentes en
tieran ya o tuvieran al menos algunos antecedentes en las literaturas
varias lenguas: «Vissero felici e contenti», en italiano, «Vivieron t-e-
antiguas: por ejemplo" comenzar el relato in medias res y sólo a con-
lices y comieron perdices», en español, o «Wenn sie nicht gestorben
tinuación contar los acontecimientos que llevaron hasta aquel punto,
sind. dann leben sie noch». en alemán. En los relatos bíblicos estas
o comenzar por el final y hacer un ,.flash back» sobre toda la histo-
fórmulas son del tipo: «Y el lugar se llamó X hasta e1 día de hoy».
rial o comenzar dos o más historias paralelas que confluyen luego en
o «Y por eso existe esta costumbre», o también «Se volvió cada uno
una única historia r.
a su propia tierra». En los textos proféticos la fórmula final puede
Más graves son las dificultades para determinar los límites de un
ser, por ejemplo: «Y sabréis que yo soy el Señor, vuestro Dios». o
discurso «especulativo», es decir, de un oráculo profético, de los dis-
simplemente «Palabra del Señor".
La identificación de un grupo de palabras como fórmula de co- 2. Sobre los diversos aspectos de la delimitación de los relatos. cf. adenrás el
mienzo o de final es un hecho estadístico. Depende de la presencia -'rpítulo 5.
92 M etodol og ía d el Anti guo Te stanento Diacn¡nía. Los métodos hist(¡rico-crítico.s 9-l

cursos del Deuteroisaías, de las reflexiones del Qohelet, de los pro- ejemplos que subrayan la presencia de un problema en ref'erencia al
verbios; o de un texto poético, como los poemas dentro del Cantar criterio indicado. Hablamos de «un problema», no necesariamente
de Salomón o de ciertos salmos (Sal42-43). de una falta de unidad, que deberá discutirse o establecerse en cada
caso particular.
Los criterios pueden ser:
b) La unidad del texto
a) La presencia en el texto de duplicaciones o repeticion.es in-
El examen de la unidad de un texto bíblico resulta necesario si justificadas (ordinariamente dentro de narraciones) que perturban el
pensamos en la convicción, que hoy comparten la inmensa mayoría desarrollo del relato o del discurso, por ejemplo Gn 6, 19-22. dupli-
de los exegetas (con la excepción de ciertas tendencias fundamenta- cado en 7,2-5; o bien I Re 19, 9-10, duplicado en los vv. l3-14. Es-
listas), de que la literatura bíblica, no sólo como conjunto sino tam- tas duplicaciones no deben conlundirse con las repeticiones retóri-
bién como unidades menores (libros, secciones de libros, perícopas), cas. que aparecen a menudo en un discurso o en una plegaria.
ha sufrido un proceso de evolución y crecimiento, de manera que b) La presencia en el texto de fensiones difícilmente explica-
son pocas las unidades textuales (y probablemente ningún «libro bí- bles, por ejemplo:
blico», al menos del Antiguo Testamento) que nos han llegado en la - las oposiciones injustihcadas (cf. Gn 27,23 /l 27,24ss,
forma en que salieron de las manos de un primer autor-redactor. aunque también aquí una teoría particular, por ejemplo, la
Esto no crearía ninguna dificultad si los textos hubieran alcan- teoría de los resúmenes prolépticos, podría permitir expli-
zadofalunidad que hiciera superflua una investigación sobre la pre- car estas «oposiciones» sin ahrmar una falta de unidad);
historia del texto actual. Pero se convierte en una condición sl¡ze - la interrupción en el desarrollo del relato o del discurso;
qua non de la interpretación cuando el mismo texto deja vislumbrar cf. Gn 2, l-2.11 contrapuesto a los vv. 3-10; Is 42, 1-l
sus diferentes etapas de vida independiente. contrapuesto a 41, 29+42, 8;
Por consiguiente, la determinación de la unidad de un texto es - las expresiones que intentan nivelar o vincular ahrmacio-
importante parala comprensión del propio texto, no para identif,rcar nes o episodios diversos o no coherentes («recogida» o
a su autor. Éste era por el contrario el punto de vista en los tiempos Wiederatfnahme), por ejernplo Nm 22, 20-22.35.
en que la autenticidad de un texto -su pertenencia al autor al que se Si estas tensiones llegasen a la contradicción flagrante, a la in-
atribuía- se consideraba ligada a su valor como texto inspirado o compatibilidad total, habría entonces un argumento in"efutable con-
canónico. tra la unidad de un texto. Estas contradicciones probablemente no
Por eso, incluso en el caso de un texto que por su naturaleza ha- se encuentran en la Biblia.
ya nacido de la yuxtaposición de varios elementos, como las colec- c) La presencia doble o múltiple del misnto texto en unidades
ciones de leyes, es importante el estudio de la unidad y por tanto de diversas. Aquí conviene distinguir varios casos:
su evolución, no para captar el sentido de una ley individual, sino la - el criterio se verihca precisamente, quizás, en Is 2, 2-5,
historia de la legislación y de la mentalidad jurídica de un grupo paralelo a Miq 4, 1-3;
humano. - se repite una expresión, quizás habitual: Sal 35, 19 y 38,17;
Así pues, el estudio de la unidad de1 texto sigue siendo válido y - aparece un texto por segunda vez en una recensión distin-
útil, incluso cuando se tiene certeza de un autor único, si éste hace ta: Sal 14 y Sal 53.
determinadas afirmaciones incompatibles con una cierta línea uni- - se reutiliza y se relee un texto como base de otro; los libros
taria de pensamiento. de los Reyes en relación con los libros de las Crónicas.
Los criterios que se usan habitualmente para juzgar sobre la uni- d) La heterogeneidad de los géneros literqrios usados en un
dad o no-unidad de un texto son los siguientes, presentados aquí se- :rto. La aplicación de este criterio exige trabajar sobre una unidad
gún un cierto orden descendente de importancia, y acompañados de :¡raria más amplia, por ejemplo un libro. En el lib¡o de lonás hay
94 M etodolo gía del Anti guo Te stamento Diacronía. Los métodos histórico-críticos 95

una ruptura de género literario entre el relato de los capítulos l-3 1 c) Los resultedos
el salmo del capítulo 2. En el Salmo 22 se encuentra, a partir dei
El examen de los límites y de 1a unidad del texto debería condu-
v. 23, un tipo de plegaria distinto del de los versículos anteriores-
cir a identificar, en los casos más claros, los siguientes elementos, o
Además es preciso que haya una cierta seguridad sobre las caracte-
al menos algunos de ellos:
rísticas del género literario del que se aleja una parte del texto.
e) La presencia de tensiones e interrupciones en la construc' a) Un texto de base, o una unidad textual fuerte: es un texto li-
ción sintáctica. Un problema que hay que discutir en cada caso par- bre de las tensiones que obstaculizanla lectura y cerado en sí mis-
ticular es el discurso en tercera persona de un personaje (habitual- mo, en el que han alcanzado su punto de reposo la intriga narrativa
mente YHWH) sobre sí mismo, y el paso en su mismo discurso de o el argumento del discurso.
la tercera a la primera persona, por ejemplo Am 3, 1-2 (cambio de b) Expansiones del texto de base. por ejemplo, comentarios
sujeto en el v. l). compuestos para el texto de base, que no han tenido nunca una exis-
f) La presen cia de dfe rencias semánticas . Al u¡llizar el crite- tencia independiente, o añadidos con alguna ñnalidad concreta: por
rio del uso de vocablos en sentidos distintos o contradictorios den- ejemplo, una aclaración o corrección teológica.
tro del mismo discurso. hay que tener en cuenta posibles juegos re- c) Fragmen o.t, es decir, secciones del texto que han perteneci-
tóricos. AI sacar conclusiones de las diferencias semánticas en do a otra unidad y se han incorporado a aquélla en la que se en-
relación con el momento lingüístico del texto (por ejemplo, el uso cuentran ahora. Los fragmentos pueden haber sufrido, a su vez,
de una expresión en un sentido que sólo está claramente atestigua- ciertas expansiones.
do unos siglos después), hay que tener en cuenta la escasez del ma- d) Una unided compuesta, es decir, aquel texto en el que se han
terial que, en los estudios bíblicos, debilita frecuentemente la base combinado al menos dos unidades simples, sin que sea posible aho-
de comparación y anula los resultados. Por ejemplo, Isaías usa ra- ra determinar cuál de ellas fue el «texto de base» sobre el que se
ramente melek (<rreyrr) aplicado a YHWH; pero esto no significa elaboró luego la otra unidad.
necesariamente que su presencia en Is 6, 5 sea señal de una glosa o
interpolación posterior. d) Preguntasulteriores
g) La existencia de diferencias estilísticas fuertes. Este crite-
rio es teóricamente válido, pero de difícil aplicación. Porque es A partir de esta identificación hay que volver al textus receptus
verdad que cada autor tiene su propio estilo reconocible, pero (el texto bíblico anterior a nosotros) para establecer dos tipos de
también es verdad que la descripción precisa de semejante estilo preguntas:
para remontarse al autor es muy sutil, y que el estilo de un autor
a) Algunas preguntas se refieren al texto sobre el que se traba-
se puede modificar en determinadas circunstancias o en periodos ja inmediatamente.
diversos de su vida.
¿Cuál es la relación existente entre los diversos niveles del tex-
h) La presencia de un Írasfondo histórico, institucionttl o reli- to? ¿Se trata de diversas unidades preexistentes y unidas por un tra-
,gloso distinto y no coherente con el texto. Una referencia concreta bajo redaccional, o simplemente yuxtapuestas? ¿Se trata de una
al destierro de Babilonia en un texto de Oseas sería probablemente
unidad reelaborada por una redacción, o tan sólo puntualmente au-
signo de un añadido redaccional. Este criterio, claro en línea de mentada con glosas y añadidos?
principio, es también difícil de utilizar, porque siguen siendo oscu-
¿Cuál es la relación temporal relativa que existe entre las diversas
ras muchas circunstancias históricas del Antiguo Testamento, o bien
unidades vinculadas entre sí o entre los diversos añadidos? ¿Cuál su-
porque muchas expresiones pueden referirse ambiguamente a di- pone a cuál? Obviamente, es palpable la relación genética entre un
versas circunstancias (una invasión u otra, ,¡na alianza u otra).
texto de base y los añadidos. ¿Es posible una detetminación temporal
absoluta. es decir, en relación con un momento histórico concreto?
M etodol ogía del Anti guo Te stamento Diacronía. Los métodos histórico-críticos y

b) Otras preguntas se refieren a la relación entre el texto estu- Algunos autores sitúan este momento del método histórico-críti-
diado y el conjunto de texto más amplio, y preparan la continuación co solamente después de la crítica de la transmisión del ¡.exto lÜber-
de la investigación. lieferungskririk). Pero al estar estrechamente ligado a la crítica de la
¿Qué texto del contexto anterior y siguiente supone el texto es- constitución del texto y al trabajar todavía exclusivamente sobre el
tudiado o los diversos niveles de texto que se han descubierto? Es- texto escrito, parece ser que su lugar más lógico se encuentra en es-
ta pregunta nos abre al estudio de la redacción de un texto más te punto.
amplio. Varios autores hablan también en este capítulo de crítica de la
¿Es posible averiguar para qué obra literaria del Antiguo Testa- composición, ya que una de las funciones regulares del redactor
mento se compuso originalmente el texto estudiado o uno de sus ni- consiste en organizar (componer) un texto más amplio a partir de
veles, si es que no se encuentra en su lugar original, por ejemplo, diversos elementos. Efectivamente, la crítica de la composición es
para una colección de salmos, habiéndose introducido luego dentro un aspecto de la crítica de la redacción, y por tanto no es un mo-
de un relato, o para un libro profético, e introducido luego en otro? mento distinto de ella.
¿En qué lugar de esa obra literaria más amplia se habría(n) en- También nosotros incluiremos los dos términos para ofrecer un
contrado originalmente el texto que hay que estudiar o sus diversos vocabulario más amplio y facilitar la comprensión de una termino-
niveles? logía distinta de la nuestra, aunque hablaremos regularmente de crí-
¿Hay otros procesos semejantes de reelaboración del texto den- tica de la redacción.
tro de la obra literaria en que se encuentra el texto estudiado?
Las preguntas precedentes abren paso a la crítica de la redac- 2) El objeto material de la crítica de la redacción
ción, bien sea para establecer la génesis de toda una obra literaria,
A diferencia de otros autores, creemos que la crítica de la redac-
bien para determinar si las intervenciones redaccionales constituyen
ción tiene como objeto un texto escrito, desde su primera redacción
procesos aislados o responden a una concepción de conjunto que
hasta el resultado final. Hay autores que incluyen entre las finalida-
dio su forma definitiva a una obra con una intención concreta.
des de la crítica de la redacción el establecimiento de la relación
existente entre la primera redacción escrita y el texto oral. Dan por
descontado que el autor del texto oral no pudo ser nunca el compo-
3. La crítica de la redacción (y de la composición)
sitor del texto escrito (por ejemplo, un profeta). En efecto, es real-
mente difícil imaginarse a un profeta sentado ante una mesa, aten-
a) Aspectos generales
to a redactar elegantemente sus pensamientos; pero también es
1) El lugar de la crítica de la redacción difícil demostrar que no haya podido suceder esto alguna vez.
El objeto de la crítica de la redacción es, lo mismo que el de la crí-
Tras el estudio de la constitución del texto puede proseguir la in- tica de la composición, un texto no unitario. Supone por tanto que hu-
vestigación en uno de los dos sentidos diversos señalados al princi- bo un proceso de crecimiento del texto. Si un texto se manifestase co-
pio, según el interés y la finalidad particular del investigador. Una mo absolutamente unitario y homogéneo, no habría lugar para una
posibilidad consiste en detenerse en la que parece ser la unidad tex- crítica de la redacción. Eventualmente, puede discernirse un texto
tual más interesante para un estudio concreto, que es nuestro obje- unitario (A) en un texto no unitario (B). La crítica de la redacción
tivo, y progresar en la crítica de la forma y en los demás aspectos procederá entonces no a partir de (A), sino de (B); y será crítica de la
relacionados con la misma. redacción de este último texto, que no es precisamente unitario. Esta
La otra posibilidad, por el contrario, consiste en seguir exami- manera de considerar la crítica de la redacción elimina inútiles pre-
nando la naturaleza y la historia del texto ya compuesto, del textus guntas a priori, por ejemplo, si un texto fue compuesto para
"r,ivir in-
receptus, a partir del cual comenzó la investigación. dependientemente» o para integrarse en otro conjunto más amplio.
D ia <' rot t ítt. Lo,s t tté t o d o s I t i stó r it o - c r ít i <' tts
M etodo I og ía de I Ant i guo Te s tomento

b) Finalidad de lcL crítica de la redacción e\ La reelaboración de un texto particular por medio de glosas.
aclaraciones, cambio de orden del texto, ampliaciones, reducciones.
Si la finalidad de la crítica de la constitución del texto era sola- Este proceso se puede averiguar claramente cuando hay textos pa-
mente constatar la existencia de diversas capas en el mismo, a la ralelos. por ejenrplo en el caso de ios libros de los Reyes y de las
crítica de 1a redacción le corresponde mostrar la relación que estas Crónicas, o de los evangelios sinópticos.
capas tienen entre sí. A la redacción, y por tanto a la crítica de la re- Por el contrario, no pertenece a este momento del estudio deter-
dacción, pertenece no solamente el texto redaccional que se añade minar la redacción y la composición de un texto según criterios te-
al texto de base. sino también este último. máticos o cronológicos a partir de tradiciones orales. Aunque pro-
La crítica de la redacción se pregunta cuái fue la cronología de bablemente fue éste el proceso de composicióll de los libros de
las intervenciones redaccionales, cuáles fueron los recursos utlliza- Amtls. Isaías, Jeremías. Ezequiel v otros, así como de los relatos
dos por cada una de éstas, cuáles sus peculiaridades culturales y re- que precedieron a la existencia de los ciclos de relatos patriarcales,
ligiosas, cuál la intención de las diversas reelaboraciones, compa- la falta de puntos de referencia hace imposible remontarse del tex-
rando unas con otras y éstas con la intención del texto original. Só1o to crítico a las tradiciones precedentes. Un caso distinto es el de los
como consecuencia de todo esto se podrá llegar a identificar a los evangelios. en donde muchos de los relatos o palabras de Jesíts se
autores de los diversos niveles del texto. transmitieron de manera distinta, lo cual permite pensar inmediata-
Las actividades redaccionales que puede averiguar la crítica de mente en la hipótesis de un texto oral precedente. Volveremos sobre
la redacción se mueven tanto a nivel de macrotexto como a nivel de este tema en la crítica de la transmisión del texto.
microtexto. Pueden describirse más particularmente, dentro de un Como se dijo a propósito de la terminología, no parece ni útil ni
cierto orden que va de menor a mayor grado de iniciativa y de li- necesario distinguir rigurosamente entre un trabajo de composición.
bertad en el tratamiento de1 texto o, dicho con otras palabras, desde que se encargaría de las grandes organizaciones textuales, y un tra-
una mayor sumisión a una mayor autonomía respecto al texto de bajo de redacción. que se limitaría a coleccionar textos y a ponerlos
base, de la siguiente manera: juntos, sin una voluntad creadora particular. Esta distinción es fic-
ticia y complica inútilmente el panorama.
a) La recopilación de relatos en un ciclo narrativo, de orácu-
los en un libro profético, de proverbios o salmos en una colección.
de leyes en un corpus, por ejemplo, las que fijaron en el Levítico c) lndicios de la presencia de varios redocciones
los círculos sacerdotales, o en el Deuteronomio los círculos deu-
La existencia de la redacción de un texto se convierte en un pre-
teronomistas.
supuesto necesario cuando se llega a detenninar. en el estudio de la
[) La recopilacióny composición de un texto escrito; por ejem-
plo, el de las historias de los reyes de Israel que hizo el «Deutero- constitución del texto, la presencia de diversas unidades textuales
rndependientes unas de otras. Esto indica que hubo una voluntad y
nomista» y que fijó en el libro de los Reyes.
una mano de escritor que pusojuntas esas diversas unidades. A par-
c) La recopilación, composición 7' redacción de diversas fuen-
tes escritas en una única obra literaria; por ejemplo, del documento
tir de este presupuesto lógico y necesario se puede, superando no
pequeñas dificultades, identificar y describir una o varias redaccio-
yahvista y del documento elohista, o de uno de ellos y del docu-
nes en un texto.
mento sacerdotal en el Pentateuco; o de la hipotética fuente Q y de
los dichos de Jesús (los «logia») en los evangelios sinópticos. En la medida en que va siendo más arnplia la intervención re-
daccional. los indicios se van haciendo cada vez más complejos y
d) La interpretación de un texto amplio por medio de introduc-
ciones, conclusiones, discursos particulares de personajes, por ejem-
difíciles de valorar. En efecto. incluyen puntos de vista leológicos e
plo Gn 6, 5-8+8, 20-22; o quizás también el c. 12 de Isaías o el c. l'l históricos que no coinciden con los del texto de base. Así, el interés
por la presencia del sacerdote Aarón podría ser el signo de una re-
de Oseas respecto a1 texto precedente.
t00 M e to d okt g ía d el Ant i g uo Te s tarne túo Diacronía. Los métodos histórico-críticr¡s

dacción de origen sacerdotal que reelaboró narraciones preceden- 4. La crítica de la tr{tnsmisión del texto
tes. De forma semejante, el interés por Judá en un texto dirigido al
Israel del norte podría ser en ciertos textos de Oseas un signo de a) La tradición oral
una redacción de un escritor de Judá. La imagen de un Dios que fr-
Ei proceso de redacción es también un proceso de transmisión
nalmente perdona podría ser indicio de una intervención redaccio-
del texto. Se le modifica redaccionalmente con una intención preci-
nal en un texto empeñado sobre todo en poner de relieve lajusticia
sa que se refiere a Llna nueva situación, en vistas a la cual se quiere
punitiva deYHWH.
transmitir el texto. El término «transrnisión del texto». sin embargo,
La presencia de expresiones predilectas ausentes de los textos
debe reservarse mejor, tal como lo hacen varios autores y nosotros
de base (por ejemplo, los estribillos redaccionales en 1os libros de
con ellos, para el proceso de transmisión oral. Por eso no incluye las
los Reyes) puede ser también un signo, esta vez literario o lexical,
etapas sucesivas de la génesis del texto escrito. que pertenecen al
más fácilmente reconocible, de una redacción homogénea de un
trabajo redaccional. Llegados a este momento del método histórico-
texto.
crítico abandonamos, pues, el teritorio seguro del texto escrito, pa-
Hay también otros signos bastante evidentes de una actividad re-
ra aventurarnos en el ámbito más fantasmagórico y difícilmente
daccional menor.
controlable, pero absolutamente real, de las tradiciones orales.
a) La lecturasistemática de una expresión en lugar de otta (bo- El presupuesto de la crítica de la transmisión del texto es la exis-
§el, «vergüenza»> en lugar de ba'al); el uso de una forma pasiva en tencia y la importancia de la tradición oral como medio para con-
lugar de una forma activa (para evitar el antropomorfismo <<ver a servar el patrimonio cultural. En este sentido se pasó, como siempre
Dios», sustituido con «visto por Dios»); la eliminación de un tér- sucede, del entusiasmo ingenuo de la «pan-oraliclad», que suponía
mino («maldición») cerca del nombre divino. en la base de todo texto más o menos antiguo una «vieja tradición
b) Las expresiones que recogen un término, repitiéndolo o mo- oral» que se creía poder identificar sin dificultad, a un total escep-
dificándolo para aclararlo; que explican o interpretan un contenido ticismo, que atribuye la existencia de tales tradiciones a la imagina-
(vg., Gn 28,22b), o un término particular (etiologías culturales o ción exegética. La verdad debería encontrarse en algún punto a mi-
lingüísticas); que introducen una corrección teológica (Gn 18,22b). tad de camino.
c) Las glosas redaccionales en sentido estricto, para unir dos Parece que hay al menos tres razones que explican la aparición
textos; títulos y subtítulos (Jr 46, 1 ; Prov 10, 1), para establecer una y el desarrollo de la tradición oral.
colección o composición; introducciones (Jue 2,ll-19); resúmenes.
d) Los textos que intentan nivelar otros dos textos o modificar a) La primera es el coste técnico de la escritura. tanto por la di-
el carácter y la finalidad de un texto, como podría ser el caso del ficultad de tener los medios necesarios para ello (material sobre el
himno de Sof 3, l4- I 8. que escribir e instrumentos para escribir), como por la falta, prime-
e) La presencia de expresiones que no son totalmente habitua- ro, y luego la escasez de estructuras (escuelas, maestros) que per-
les, pero que aparecen en dos obras literarias diversas (Deuterono- mitieran aprender la escriturat y finalmente por las difrcultades in-
mio y Jeremías). herentes al mismo modo de escribir (por ejemplo, el difícil dominio
Los criterios mencionados no se identifican, a no ser casual- de un sistema con varios centenares de signos diversos, cada uno de
mente, con los que utiliza la crítica de la constitución del texto, los ellos con múltiples valores en la escritura cuneiforme silábica). Es-
cuales indican solamente la presencia de un problema para la uni- tas circunstancias retrasaron el nacimiento y la difusión de la escri-
dad del texto; problema que podría tener su origen incluso en una tura y favorecieron por tanto la tradición oral.
transmisión textual defectuosa. Los criterios expuestos en esta sec- La objetividad de esta razón se demuestra por la difusión relati-
ción sugieren, por el contrario, una voluntad explícita de modificar, vamente veloz de la escritura cuando se pasa de los signos silábicos
de completar o de «mejorar» el texto. a los signos «literales», y de la escritura sobre piedra a la escritura
Dictcronía. Los métodos histórico-crítitos , -.
t02 M e todo I o gío de I Anti guo Te stonrcnto

12,24-27 , I 3, 8. 14; Dt 4, 9s; 6, 6s; I I , 19; Jos 4,7 .22;22. 24.28: ci.
sobre arcilla, primero, y papiro, pergamino o papel después. Obvia-
también Sal 4¡1, l; 78, I -5. Pero está además la mención de rexros
lnente, el acceso de la gran parte de la población a Ia escritura lle-
particulares (baladas), que se transmitían y cantaban (Nm 21. 27 l.
ga solamente a partir de l¿r invención de la imprenta.
b) Una segunda razón de la existencia de las tradiciones orales
es de tipo socio-psicológico: la tendencia natural de una sociedad b) Finctlitlad de la críticct de lct trcmsntisión
fuertemente homogénea, relativamente cerrada en sí misma v liga-
da con vínculos históricos, de autoridad y de finalidad, a conservar 1) Posibilidad de la crítica de la transmisión.
y transmitir historias de la institución y de sus miembros particula- Así pues, el problema de la crítica de Ia transmisión del texto no
res que la caracterizan, la justiflcan y la exaltan. En la sociedad mo- es el hecho, aceptable apriori, de que los textos bíblicos hayan si-
derna, un caso manifiesto de grupos en donde la tradición oral sigue do parciahnente transmitidos de forma oral durante un largo perio-
manteniendo un enorme vigor es el que representan las órdenes re- do. Desde el punto de vista de una exégesis que se interesa, en últi-
ligiosas y otras instituciones semejantes: se transmiten oralmente ma instancia, por el sentido o mensaje del texto actual de la Biblia,
,.florecillas, de personajes importantes (los fundadores y la genera- el problema consiste en determinar cuáles son los textos en donde
ción de los «padres»). pero también histo¡ias menudas, in'elevantes no solamente es posible, sino necesario, y por tanto útil, percibir
o pintorescas, que llegan incluso a regiones lejanas y a gentes sin una transmisión oral.
contacto alguno con los que originaron aquella historia. No nos parecen de gran utilidad una investigación sobre la pura
c) Una tercera razón es probablemente la existencia de géneros posibilidad de que un texto haya tenido una transmisión oral, y una
literarios que por su naturaleza son más aptos para ser contados que hipótesis gratuita sobre sus posibles etapas sucesivas. He aquí tres
escritos. La «chanzar, por eiemplo, requiere por una parte una ca- ejemplos.
pacidad mímica de contar (gestos. tonos de voz), y tiene por otra Es posible, pero no demostrable y no parece añadir nada a la in-
parte un contenido habitualmente tan banal que es casi imposible, y terpretación del texto. imaginarse que detrás de Gn 28, 10-22 haya
ordinariamente inútil, ponerla por escrito. habido una tradición oral sobre el sueño de un hombre en camino
Si el género dramático y la poesía, que son también géneros na- hacia una ciudad, que habría dado origen a una leyenda cultual de
turalmente orales (como se manif iesta claramente en ia diversidad fundación de un sanfuario (Betell, utilizada luego por la historia
que hay entre Ia lectura de una obra de teatro o de un poema y su re- de Jacob por motivos teológicos. Sería posible una hipótesis equiva-
presentación o recitación), se han conveftido en parte de la literatu- rente para casi todos los relatos patriarcales (por ejemplo, la visita de
ra escrita, es por una razón extrínseca a la naturaleza del género: la .rn extranjero que proutete descendencia a una mujer estéril, etc.).
escritura permite llegar a un mayor número de personas y la longitud Es verosímil que el rnarco narrativo del libro de Job (Job l-2;
de una obra de teatro hace difkil su reproducción meramente oral. il t refleje una tradición oral antigua y quizás haya tensiones tex-
Estas consideraciones uos permiten aceptar como un hecho segu- :.rales que sugieran semejante hipótesis. En efecto. Job 2, I lbp
ro la transmisión oral de la cultura, al menos durante el largo periodo :,rmparado con 42, I t hace pensar que éste es Ia segunda parte de
de la historia en el que la escritura pasaba por serias dificr.rltades.
:quel estiquio, y que la historia terminaba con la consolación de los
Por tanto, es muy verosímil que numerosas historias, textos poé- -,miliares de Job después de su negativa a blasfemar. La presencia
ticos y textos legislativos antiguos de Ia sagrada Escritura se hayan :: los amigos en 2. llba tiene la función de introducirel diálogo
transmitido oralmente durante largo tiempo hasta llegar a su prime- :: rló-uico. En todo caso, el relato parece tener una función tan mar-
ra redacción por escrito. La misma Biblia atestigua esta preocupa-
ción por conservar oralmente («meter en el corazón»). sobre todo el
- :.al en el conjunto del libro actual de Job y de su problemática
-. .ógica. que la aclaración de este problema añadiría muy poca co-
recuerdo de los grandes hechos de la historia del pueblo. y transmi-
tirlo a los descendientes («cuando vuestros hi.ios os pregunten»): Ex - r Ia interpretación del texto.
Diacronía. Los métodos histórico-críticos t05
101 M e todol og ía de I Ant i guo Te ste mento

Es muy probable que la información sobre el matrimonio de L¡ tercera historia, finalmente, sería 1a obra edif,cante de un na-
Moisés con una mujer madianita, en Ex 2, 2l-22, remita a una tra- -::,-rr ,.eclesiástico», ligado quizás a los círculos deuteronomistas,
dición oral anterior al tiempo en que los madianitas se convirtieron - -; pone de relieve la cuasi-alianza er.tre Isaac y YHWH.
en enemigos irreconciliables de los hebreos, y que «el día de Ma- \o habría entonces ningún contacto a nivel de texto escrito en-
'--: itr¡ tre S relatos. Aunque el autor del estudio mencionado no se
dián» fuera un símbolo de la derrota de los enemigos por obra del
-:.reia por el proceso de transmisión de estos textosa, su apro-
Dios de Israel. Pero esta información tiene un valor más arqueoló-
grco que interpretativo.
, :.1.'ión general al problema de las historias folklóricas en la
i.:iia sugiere que estas historias tuvieron una transmisión inde-
2) Necesidad de la crítica de la transmisión :'::iiente hasta el momento de quedar fijadas por escrito, cuando
:,::enecían ya a la intocable tradición religiosa y literaria del
Al contrario, la investigación sobre la transmisión oral del texto : -cblo.
resulta necesaria cuando una situación textual requiere una mayor
Hav otros textos semejantes presentados en «versiones diferen-
claridad. que la crítica de Ia redacción es incapaz de ofrecer. ..i " en el mismo corpus:
Esta investigación es posible además en el caso de una tradición
En 1 Sm 16, 14-23 y 17 hay dos explicaciones divergentes de la
contada o de un texto transmitido más de una vez en la Biblia (o en
:resencia de David en la corte de Saú1.
la Biblia y en otra literatura). y en donde no se consigue vislumbrar
En 1 Sm 24, 1-23;26, l-25 está el doble relato de la renuncia de
una influencia textual (redaccional) de una narración sobre la otra.
far id a la venganza sobre Saúl.
Pueden distinguirse los siguientes casos:
En 1 Re 11,11-24 y 2 Re 4,8-31 están los relatos paralelos de la
El primero es el relato repetido de manera semejante, dentro de
, rración de un niño realizada, respectivamente, por Elías y por Eliseo.
la misma obra literaria, de una historia que verosímilmente no pudo
En estos textos es difícil comprender la repetición de la historie-
acontecer (ni siquiera literariamente) en más de una ocasión.
:a. con sus variantes, o su aplicación a otro personaje, si uno de los
En Gn 12,10-20;20. 1-18 y 26.l-17a se cuenta la historia de
relatos fue la fuente escrita del otro o de los otros, a no ser que se
una mujer (Sara en los dos primeros textos, Rebeca en el tercero) en
pueda demostrar una intención diversa concreta en cada caso. Por
peligro de infidelidad debido a la imprudencia del marido.
Los tres relatos coinciden parcialmente. ¿Por qué contar seme- tanto. es razonable pensar que se trata de relatos orales, transmiti-
jante historia sobre Sara en dos situaciones diferentes? Si hubiera dos por vías independientes, que el respeto por la tradición no qui-
dos versiones del mismo acontecimiento. habrían mantenido bási- so igualar, ni simplificar, ni suprimir.
camente las mismas circunstancias. ¿Por qué añadir además la his- Un caso diferente que exige recurrir a la crítica de la transmisión
toria de Rebeca, que aconteció también en Guerar, como el segun- del texto es la presencia de un texto casi idéntico en dos obras lite-
do episodio de Sara'l rarias diversas. Si no se quiere suponer un descuido en la recopila-
Un interesante estudio3 caracteiza a la primera historia como un ción de los Salmos, incluyendo dos veces el mismo texto en la co-
relato popular, posterior al tiempo en que el éxodo, se había conver- lección, hay que pensar que los Salmos 14 y 53 fueron transmitidos
tido ya en una parte de la tradición de Israel, para despojar al faraón en dos colecciones independientes entre sí y que, cuando éstas se
de la grandeza y del poder que tenía en el éxodo y hacer que se viera convirtieron en textos autorizados («canónicosr), era ya imposible
vencido por la astucia de Abrahán y ponerlo en las manos de YHWH. eliminar uno de ellos. Esta situación obliga a considerar los posi-
El segundo relato serÍa, por el contrario, la obra barroca de un bles límites de las dos colecciones, su probable uso y situación, y la
autor cortesano conservado¡ de los siglos X-VIII a. C., interesado t'inalidad litúrgica de cada una de ellas.
por la moralidad de los personajes.
4. «Whether we claim the ability to name a final preserver, redactor. compo-
rer or Ilot, the Bible exists now and has existed pretty much in its current form for
3. S. Niditch, The 7-hree Wife-Sister Tales of Genesi"s, en Id.. Underclogs and millennia» (S. Niditch, The Three Wife-Sister Thles of Genesis.66).
Tricksters. A Prelude to Biblic¿tl Folkk¡re. San Francisco. CA 1987.23-69.
Diat'¡tntía. Los t¡tétod¿¡s histórico-cntittri ..
106 ll4 e trn lol r tg itt tle I A tt t i yurt Te ¡to men lo
mujer en peligro de infidelidad), para comprender el sentido de la
Parecido al ejemplo anterior es el paralelismo de Is 2, 2-5 y Miq naffación ipor el hecho de que se haya presentado tres vecesl
4. t-3. La segunda es que así se obtiene una aproximación más concre-
Una tercera situación se presenta cuando un texto aparece varias ta a la historicidad «física» de ciertos hechos. Si se nos conrase un
veces con variaciones notables. pero que no pueden explicarse a ni- suceso varias veces, en tradiciones independientes, en ibrmas difí-
vel redaccional. Tal sería el caso de los decálogos. El decálogo clá- cilmente compatibles y hasta contradictorias, sería casi imposible
sico se nos transmite en Ex 20,2-11 y en Dt 5.6-21. Hay otro texto llegar a tener alguna se-euridad sobre el mismo hecho. Este proble-
que guarda cierta relación con los anteriores, llamado tradicional- ma tiene especial relieve cuando se trata de hechos del Nuevo Tes-
mente el decálogo ritual, transmitido igualmente en dos versiones tamento que son fundamento de nuestra fe.
(Ex 23, lOss y Ex 34. l0ss). La tercera es que logra una comprensión más amplia. rica y pre-
El prob\ema es tan complelo que tiene que tratarse en e\ terreno cisa de la evolución de la t'e del Antiguo Testamento (y también
exegético. Este estudio deberá intentar responder a las siguientes eventualmente de la comunidad cristiana): la asunción de una tradi-
preguntas (nótese que las tres primeras preguntas pertenecen toda-
ción no israelita en el Antiguo Testamento, o de una tradición que
vía a la crítica de la redacción, pero se incluyen aquí para poder lle- no proviene de la comunidad de Jesús en el Nuevo Testamento, o la
gar a la pregunta propia de la crítica de la transmisión del texto):
transmisión de una tradición de formas diversas y hasta contradic-
¿Por qué se recoge el texto dos veces, si las dos pertenecen al torias, nos otiecen otros elementos para juzgar la importancia de un
mismo escrito, fuente o autot? ¡,Hay variantes que justifiquen la pre-
hecho o de una doctrina en el conjunto de Ia fe.
sencia doble en dos documentos cercanos en el Pentateuco? ¿O son
más bien dos documentos distintos, situados más o menos cerca por
el trabajo redaccional?
5. Lct crítica de la.fornut
A partir de la última pregunta, la investigación debería prose-
guir propiamente en el ámbito de la crítica de la transmisión del
Corno indicábamos al empezar el estudio de los métodos histó-
texto: ¿son estos textos documentos originalmente distintos, que en
rico-críticos. consideramos la crítica de la forma como distinta de Ia
el proceso de transmisión independiente se fueron acercando pro-
crítica del género literario. a diferencia de otros autores más anti-
gresivamente hasta llegar a formulaciones escritas semejantes? ¿Es
guos que las Írataban juntas. vinculando estrechamente aquélla a la
posible averiguar los momentos sucesivos de esos procesos? ¿Ca-
determinación del género literario. Este planteanriento no tiene en
be pensar en una situación histórica y cultural quejustifique el ori-
cuenta la posibilidad de que pueda haber textos no asimilables a
gen diverso y las transmisiones independientes, por ejemplo, la
ningún género y en donde, sin embargo, -como sucede con todo
existencia de dos comunidades hebreas, una al norte y otra al sur
texto- es posible y necesaria la crítica de la tbrma.
del país?
Como se verá en el curso de esta exposición, consideramos la «crí-
tica de la forma» de un modo un tanto distinto del tradicional, ligado
3) Utilidad de la crítica de la transmisión
-sobre todo en el estudio del Nuevo Testamento- a la determinación
A pesar de la dificultad y del alto grado de hipótesis que alcan- de uformas» literarias (pequeñas unidades literanas) originales, de las
zaesta investigación, puede demostrarse que es necesaria y útil por que tomarían su origen los relatos más arnplios y complejos.
tres razones. .,Forma» significa para nosotros, en oposición a «contenido»,
La primera, porque busca captar la intención y. por tanto, la au- todos aquellos aspectos de un texto que «conforman» su personali-
toridad de un texto que se nos ha transmitido de varias maneras, o en dad peculiar. La «tbrma>, es la tarjeta de identidad de todo texto.
más de una ocasión. El caso se agudiza en textos autoritativos para El objeto de la crítica de la forma es el texto escrito, determina-
una tradición reiigiosa. por ejemplo el decálogo en la fe cristiana. do por la crítica de la constitución del texto y eventualmente por la
Pero también en textos relativamente importantes (las historias de la
108 M e todolo g ía de I Ant ig uct Te stame nr o Diacronía. Los métodos histórico-críticos It tg

crítica de la redacción, trátese de una unidad de base, de un frag- a) El morfema es la unidad mínima lingüística que tiene un si-s-
mento, de un desarrollo, o bien del texto compuesto en su estado fl- nificado relacional, es decir, que establece una relación con otros
nal. En este último caso, la crítica de la forma tendrá que proceder términos. Son morfemas: los elementos inseparables (prefijos, infi-
por partes, estudiando cada elemento sucesivamente, pero teniendo jos, sufijos) que denotan un tiempo, modo o persona de la conjuga-
además en cuenta los fenómenos lingüísticos que se refieren al es- ción, una forma absoluta o constructa, singular o plural. También
tado final del texto y que quizás lo expliquen. son morfemas las preposiciones, las conjunciones y el indicador de
La crítica de la forma se refiere a cada uno de los aspectos pro- objeto en hebreo.
piamente lingüísticos de un texto. Los aspectos lingüísticos se or- b) El lexema es la unidad mínima de lenguaje que tiene un sig-
ganizan en cinco ambientes diversos: fonemático, sintáctico, se- nificado absoluto (nombres, adjetivos, adverbios, verbos). En este
mántico, estilístico y estructural. Los cuatro primeros ambientes se momento del estudio se consideran en su aspecto morfemático, por
refieren a cada uno de los tres niveles de elementos constitutivos del ejemplo, el tiempo (indeterminado, pretérito, futuro), el modo (rea-
lenguaje, a saber, el fonema, la proposición y el morfema/lexema. lidad, posibilidad, imposibilidad) y el aspecto (puntual, durativo,
El último ambiente, el estructural, por su parte, interviene solamen- naruativo, exhortativo, imperativo) de una forma verbal; el estado
te a nivel de proposición, y más todavía, de texto. absoluto o constructo de una forma nominal.
c) El estudio de la proposición, al que va ordenado el estudio de
los morfemas y de los lexemas, tiene en cuenta ciertos tipos de pro-
a) El ambiente fonemático posiciones: nominal y verbal; principal y subordinada (objetiva -re-
gida por un infinitivo-, relativa-explicativa, causal, concesiva, con-
Se refiere al estudio del color sonoro de un texto, transmitido
por los fonemas. El fonema puede describirse como la unidad de dicional, consecutiva, final); afirmativa, interrogativa, exclamativa.
sonido que sirve para diferenciar, solo o junto con otros fonemas,
un morfema o un lexema. A este estudio pertenecen: la catalogación c) El ambiente semánfico
de los fonemas; la indicación de su distribución y repetición: con-
siguientemente, la presencia de fenómenos como la aliteración Supone el estudio del lexema en cuanto contenido semántico, y
(identidad o semejanza de sonidos, determinados por los grupos de de la proposición también en cuanto contenido semántico (el sin-
consonantes), la asonancia (identidad de vocales), la rima (seme- tagma). Este estudio tiene obviamente un sentido pleno si se traba-
janza o identidad de la última sílaba de dos o más versos). la paro- ja sobre la lengua original del texto considerado.
nomasia (semejanza de sonidos con correspondencia sinonímica o a) El estudio del lexema se hace de dos maneras: por medio de
antinómica de los lexemas); el metro y el ritmo, que presentan par- los vocabularios (dictionary') y por medio de la concordancia.
ticulares problemas en la lengua hebrea debido a la inseguridad so- El vocabulario puede utilizarse para averiguar los significados
bre la longitud de las sílabas y el sentido preciso de los acentos. fundamentales y ya adquiridos, sobre los que no cabe duda de ningún
El estudio del ambiente sonoro requiere una sensibilidad madu- género. El lexema hebreo 'ab signifrca (pero no solamente) «padre».
ra, no ingenua,parujuzgar el valor que tiene este tipo de observa- Un vocabulario con sensibilidad lingüística (quizás el de Zorell
ciones en orden a una interpretación más rica del texto. sigue siendo el prototipo) tiene especialmente en cuenta el uso de las
preposiciones, y por tanto de los diversos significados que puede te-
ner el mismo lexema bajo la influencia de varias preposiciones.
b) El ambiente .sintdctico
Un vocabulario científico como el HALAI discute además las
Supone el estudio: a) de los morfemas; b) de los lexemas en su voces que se encuentran una sola yez et la Biblia (hapax), cuyo sig-
aspecto morfemático; y c) de la proposición en cuanto relación nificado no puede establecerse con seguridad, sino que hay que acu-
gramatical. dir a referencias etimológicas y a diversas teorías interpretativas.
JUan JOSé f\¡r'ñ'7 9a'áoz

I t() Metrtclologíu del Antiguo Testtutrcnto


Dictcronía. Los métodos histrjrico_crítit:os I 1 l
registrar los sintagmas
Hay vocabularios modernos que intentan Cuando se quieren sacar conclusiones de un estudio
los campos semánticos a comparati_
en los que aparece un término y ástablecer vo. hay que tener en cuenta los problemas estadísticos.
Ofrecen así un rico material Una expre_
los que pertenecen ¿ivelsos lexemas' sión demasiado común o apenas presente es de difícil
un caso existe o no un sintag- varoración
de estudio. Pero 1a decisión de si en diacrónica (por ejemplo, para concluir que un término significaba
que traducirlo' es muy delicada y
ma, cuál es su sentido V .Oto hay «primero» A y «después» B).
át.cutible. áanto mái eipecífica es la traducción de un
ñ;;" la palabra X signitica Y)'
b) El estudio de los lexemas va unido al estudio de los sintag-
lexema o de un sintagma (en este óaso tanto más mas, es decir, de un conjunto de lexemas y morfema-s cuyo signifi-
tanto más se tratará interpretación exegética' y por'
tlt;;; cado no es equivalente a la suma de los significados parciales.
presuposiciones (exegéticas y teo-
estrechamente Iigada a diversas «Prendere in giro», en italiano, no significa agaffar a alguien y ha-
a veces es casi una concordancia
lógicas). Este tipo de diccionario cerlo girar sobre sí mismo, ni llev¿rlo a dar una vuelta por la ciudacl,
y en lacual se apoya; por eso
fi*ü'., una riaclucción escogida,
iititui'"nte' En efecto' un dicciona-
sino burlarse de alguien. En hebreo h,ayhi l" no significa «fue para»,
mismo debe ser utili';;;;;y interpreta- sino ,,se convirtió en».
para una traducción y una
rio debe ofrecer fo'
"f"'n"tttot
la traducción y la interpretación
va l"rechas'
;1;, ;;rr" otécnicos' (nonrbres propios de
per- d) El antbienrc e.\tilístico
Cuando se trata ¿" r"r"luo vocabula-
sonas, lugarer' uni-'f*''
piuntutl' hoy ql:j"torrir a los
no siempre es- Supone el estudio de los tres ámbitos precedentes (sonoro, sin-
objetos cuyo significado
rios de «realia», es decir' de táctico y semántico), coordinados en «figuras estilísticas». a fln de
lás vocabularios «lingüísticos»'
ú adecuarlam.n"
'uiuio "n slmantica tlele que incluir fittalmen- producir un efecto expresivo.
Eltrabajo ¿" to*p"ntiOn (sobre Las figuras estilísticas se pueden organizar en tres grupos. según
de conceotos teológicos
te la ref'eren.io u fo"uátabularios
:i" H'tttd'¡órterbu)'h :""' Af' traducido a el criterio de construcción.
todo el TtlAT. rt""tn'g"ii con
varias lenguas y el ;ü;^t:
s, i"otugit't"s -Wiirterbttclt ztmt AT '
los tex-
a) Según el número de los lexemas utilizados, se pueden seña-
traducción en curso tr'itgr¿tl'
ittJs vocabularios discuten lar las siguientes figuras estilísticas:
y ponen de
que aparece.una expresión' - la repetícfuÍz (sinonímica) de términos que contribuyen a
tos más significativo"'io' en los diversos contex-
relieve el sentido dt;;;;;;pto ieológico describir una situación o emoción:
iát , t, elolución en tiempos diversos' - 1a enumeración de rasgos o de elementos que constituyen
hacer también de mo-
Él estudio
"tá;;i;;;;"d" I .se lebe
t"nii¿o de una expresión en
un cor-
y describen una situación o emoción.
do comparatiuo, i"t
'int'Jnito tuotution del significado en diversos b) Según la posición de los lexemas las figuras son:
pus literario¡ v tli"t;¿;i;;it)t
"t
ra).p'n o'nuot :;'
u;;: muy útiles.l as concordancias' - el parollelismus ntembrorum, una figura muy usada en la
ort) o en un
áe un términ o o taíz,erbal
c
literatura bíblica. Incluye: el paralelismo antinómico. er-
Si se quiere t"t'd;;;it;id" el
corpus es más fetil
ti t-l'o*'ti' Pero si se clesea estudiar presiones polares que contraponen dos aspectos de 1a
'Jii'"' precisa t" t?9''']:':' realidad; los merismos, que contraponen igualmente dos
sentido de una fo'"'""rU'l o nominalnruy es lnteresan-
Mandelkern' Even Shoshan aspectos de un ob-ieto, pero al mismo tiempo incluven
blia. es más írtil fu o¡to áe ot forma nrás práctica' todos los elementos que permanecen entre los dos: el pa-
te en ambos t"'o'"i"'0L"";;t;;;'i't oporttlno contrastar una con- ralelismo sinonímico, en el que una expresión completa
Para un oro
científlco es
"'ttittuá"nte electrónicas de- a la otra; y el paralelismo sintético o explicativo. en el
cordancia to" o"o' t'l valor de las c'oncordancias
sobre las que se han e.laborado' que 1a segunda expresión explicita una parte del conteni-
penderá de ta Uase Oe datos
do de la primera;
tettlógictt ntttnual tlel AT'
Madrid 1985'
5. Versión ctsÍ': Dicciottaritt - el c¡uiasmo, construcción del tipo A B B' A'I
I 12 Metotlología del Antiguo Testamento
Dictc to nía. Lo s mé todo s hi st ó rit o - c ríti¡: ¡t.s 1l-r

- la inclusi.ó,?: una expresión al comienzo de un texto o sec- la estructura de un texto amplio a paftir solamente del criterio sono-
ción de un texto se repite de manera igual o semejante al ro. Pero una aliteración puede ser una ayuda preciosa, por ejemplo,
final, para encuadrar el texto o la sección. para identificar proposiciones cargadas especialmente de sentido,
c) Según la relación de signif,rcado de los lexemas, las figuras son: alusiones y pensamientos o sentimientos que se hacen eco dentro de
- la comparación, relación entre dos términos para aclarar un texto lírico. Además, la diferencia entre la prosa y el texto rítmi-
uno de ellos o un tercer término; co puede establecer claramente dos momentos de un texto.
- la sinécdoque, comparación o relación implícita entre tér- Pero la segmentación y la articulación se mueven sobre todo a
minos de diversa comprensión o extensión. Por ejernplo. nive\ srntáctico, semántrco y estilistlco.
«el Quirinal ha declarado» es una sinécdoque en donde el
b) Resulta fácil aplicar Ia segmentación en el ámbito sintáctico.
tér'mino «Quirinal" está en lugar del presidente de la Re- La forma más concreta de hacerlo exige establecer una lista esme-
pÍrblica italiana. «Gente de Sodoma» se refiere en Isaías a
rada de las proposiciones del texto, señalando las principales y las
la gente de Jerusalén que está tan comompida como la de subordinadas, y cada uno de los objetos, destinatarios, beneficiarios
Sodoma en el libro del Génesis; y circunstancias (categorías que coinciden con los complementos
- la olegoría, comparación extensa en la que los diversos directo, indirecto y circunstancial de la gramática tradicional) que
elementos de un término se ponen en relación con diver-
modifican al verbo. Una forma práctica de hacer la segmentación es
sos elementos de otro términol
volver a escribir el texto distribuyéndolo en líneas o columnas se-
- la nrcttífora, correlación impropia de términos que no se gún el criterio indicado, de manera que a cada proposición principal
corresponden en el ámbito racional, produciendo así una
o secundaria, objeto, beneficiario y circunstancia, corresponda una
reacción de extrañeza;
línea. (Cada verbo explícito o sobreentendido implica una proposi-
- la ¡tersr»tificación. que puede considerarse como un tipo
ción). Se aconseja especialmente este sistema para el estudio de los
de metáfora.
textos poéticos, en donde no hay otros criterios más evidentes para
comenzar el estudio de la estructura.
Entre las figuras estilísticas no incluimos la parábola, porque és-
La estructura establecida con criterios sintácticos ayuda sola-
ta es ya un género literario, constituido al menos por dos formas di-
mente a percibir las particularidades y la segmentación del texto, no
versas, el relato y el elemento metafórico.
tanto la articulación.

c) Por tanto. se requiere considerar además la estructura a nivel


e) El esntdio del anúiente estntctural
semántico. Aquí habrá que establecer el tipo o color de los lexemas
Incluye dos momentos distintos, la segmentación y la articula- que se utilizan: abstractos o concretos; relativos a personas. anima-
ción de un texto, que se mueven en los niveles descritos anterior- les, objetos, sentimientos, discursos; estáticos, para indicar una si-
mente en los pánafos a)-d). tuación, o dinámicos, para describir unas acciones. Hay que señalar
La segntentadón indica la división del texto en segmentos o par- además la distribución y concentración de los lexemas en la com-
tes diversas: la articulación, la relación existente entre fas partes. posición (por ejemplo, en una sección del texto aparecen sobre todo
Dividir es más fácil que unir; por eso la segmentación ocupa regu- verbos de acción, y en la otra verbos de discurso) y la relación entre
larmente, dentro de los comentarios y estudios poco profundos, más ellos. ¿Se identifica un lexema con otro o comprende uno a otros de
espacio que la articulación, que es un trabajo más sutil y delicado. forma parcial o total?
En este nivel semántico hay que situar igualmente:
a) La relación de la se-ementación y de la articulación con el ni-
vel fbnemático es muy reducida. Difícihnente es posible averiguar - las informaciones sobre los personajes, lugares y tiempos del
relato. o también del discurso. que ayudan a organizar el tex-
lt1 Metodologít.r del AntiRuo Tesfomento
Diucronía. Los mé¡odos lústórico-críticr¡s

to. Los criterios utilizados en la crítica de la constitución del Reconocer un género literario tiene su importancia incluso en i¡
texto (cambio de tiempo. lugar. personajes, situación y ac- vida cotidiana. Muy en concreto, hay expresiones que eflcuertrefl :Li
ción; interrupciones o repeticiones). que no indican diversas
sentido dentro de un género literario. «Buon giomo» (lit.: buen día r

unidades textuales. pueden indicar escenas diversas de un re-


puede ser comprendido por el que no está f'amiliarizado con la len-
lato o momentos de un discurso.
gua italiana como Llna afirmación («hace buen tiempo»), como un
- las informaciones metanarrativas o metadiscursivas: la presen-
deseo («te deseo que tengas un buen día», quizás su sentido original)
cia del narrador en el texto del relato. o la presencia de un co-
o como 1o que hoy es. una forma del género literario <<saludo,
mentador o editor en el texto de una profecía, que se traduce
(«buenos días".¡. Al mismo género pertenece la expresión «¿Qué
mediante un título. un resumen o una observación metatextual.
tal?» y las correspondientes expresiones en otras lenguas («How do
d) Finalmente hay que considerar la estructura a nivel estilísti- you do?», «Come va?»), que no son propiamente preguntas y por
co. Aquí hay que tener en cuenta la presencia de los fenómenos des- eso no exigen ninguna respuesta. La pregunta «¿Tienes un cigarri-
critos en el párrafo d), pp. lll-112. llo?» pertenece al género «petición familiar»: no se pide una infbr-
El estudio de la estructura en los tres niveles indicados (slntác- rnación (a la que se respondería «Sí, tengo»), sino un cigarrillo.
tico. semántrco.y estilístico) podrá perrritirnos establecer la «for- Existen personas, pueblos, culturas y lenguas que tienen una
ma» del texto. Esta es única, mientras que las estructuras posibles sensibilidad menor por ciertos géneros literarios como el discurso
son diversas. irónico o el metafórico; toman todos los textos al pie de la letra y de
La descripción de la tbrma será tanto más precisa cuanto ma)'or esta manera se llega a una casi imposibilidad de comunicación.
sea la coincidencia entre las diversas estructuras. Si la estructura es- Podrían multiplicarse los ejemplos de casos en los que la confu-
tiiística denuncia Lin punto clinlático del texto fuera del que se en- sión de género literario impide comprender el sentido de un texto.
cuentra en la estructura semántica, esto puede indicar que ha habi- Los que busquen una verosimilitud en la «Flauta mágica», una in-
do una descripción imprecisa de las estructuras, o bien que el texto
formación histórica en el cántico de Débora (Jue 5) o en el cántico
no ha alcanzado aquella unidad teórica perfecta que garantizaría la
dei mar (Ex l5), una descripción cosmográflca en Gn I o biológica
coincidencia de las estructuras.
en Gn 2-3. una progresión en el argumento del libro de los Prover-
Como se ve, en esta concepción la crítica de la forma no está
bios, los que pretendan comprender cómo funcionaban las ruedas
orientada simplemente a la detenninación del género literario" sino
del carro de la visión de Ezequiel o lean los Evangelios como una
que es válida por sí misma, y cubre en línea de principio las diversas
biografía, probablemente no llegarán al mensaje dei texto.
aproximaciones que se pueden establecer respecto a un texto: la na-
Está además el problema de los géneros literarios mixtos. La
natología desarrolla el estudio de la fbrma del relato; ia crítica retó-
novela histórica, género literario que se hizo popular por los años
rica. el estudio de la forma del discurso: ia crítica poética, el estudio
30, y basado en una esmerada investigación científica pero con el
de la forma del texto lírico: el estructuralismo, eI estudio de las posi-
bles estructuras, en un sentido que todavía tendremos que precisar.
atractivo de 1a intriga, resulta especialmente difícil, ya que inten-
ta armonizar géneros diversos. Ejemplos extraordinariamente bien
logrados de este género son yo, Claudio de R. Graves, o las ,1,1¿-
6. La críticct del género literario mr¡rias de Adricutr¡ de M. Yourcenar. Pero hay casos en los que no
se llega a esconder el libro de texto, revestido de nor,ela. Un últi-
a) httportancia l conceptos mo ejenrplo es quizás el de Colleen McCullough. Tlte Fir.¡r .\lun
in Rome (1991).
Como ya se ha dicho. la crítica de Ia fbrma tiene valor por sí La determinación del género literario tiene particular importan-
misma. Pero desempeña además otra función: permite averiguar el cia en el caso de textos que pertenecen a un mundo cultural disttn-
género literario al que pertenece el texto.
to del nuestro. La Biblia contiene géneros literarios corno listas de
t16 M e todología de I Antiguo Te stomento Diacronía. Los métodos histririco-críticos 117

nombres, o genealogías, que en el mundo moderlo pefienecen a la Wendungen) que se encuentran en el mismo orden. Un ejemplo clá-
burocracia estatal o a institutos de investigación heráldica. sico es el «esquema» con que comienza en algunos textos proféti-
Este problema ha pesado sobre la interpretación de los textos bí- cos la palabra del profeta:
blicos durante muchos años. El caso clásico es Gn 1-11. Pero de «La palabra del Señor se dirigió a X, hijo de Y diciendo: X, hi-
vez en cuando sigue intentándose una lectura socio-política de tex- jo de Y, dirige tu rostro hacia./contra Z y di 'Así dice el Señor. Por-
tos que no parecen permitir una aproximación semejante. qlue Zha hecho esto y esto, por eso yo. .. Palabra del Señor'».
La función y el sentido de un texto se podrán descubrir en muchos La segunda operación comparativa es la determinación del hori-
casos ambiguos sólo a partir de una identificación justa de su género zonte literario de los textos. El horizonte literario de un texto es el
Iiterario y de la precisa descripción y comprensión de ese género. conjunto de entramados de un texto con otros. Estos entramados es-
La imagen teológica que ofrece el relato de la ascensión de Je- tán constituidos con frecuencia por fórmulas y expresiones ya he-
sús es muy distinta según se lea como si fuese un relato único, o so- chas. Por medio de ellas se puede llegar a determinar el mapa de un
bre el trasfondo del género literario de rapto a los cielos o de desa- texto, que coincide con el mapa de otros. Es muy probable que al
parición misteriosa de personajes célebres (Moisés, Elías). menos uno de ellos pueda ofiecernos 1a información necesaria so-
Hay que distinguir entre forma y género literario. La forma es. bre las circunstancias de semejante tipo de composición, que ilumi-
como se dijo en el epígrafe 5 (p. l07s), el conjunto de los elemen- na a su vez la comprensión de los otros textos.
tos lingüísticos -fbnemáticos, sintácticos, semánticos, estilísticos r
c) La constatación de la existencia y la descripción del género
estructurales- que dan a un texto una flsonomía única y precisa.
literario. es decir, de los elementos comunes, y la explicación even-
Género literario, o tipo de texto, es por el contrario una abstrac-
tual de la ausencia de ciertos elementos en alguno de los textos.
ción lingüística que permite asociar en una misma categoría los tex-
tos que poseen una forma literaria semejante. d) La designación del género literario. A pesar de que es una ta-
rea secundaria en la crítica del género literario, es importante que.
en la medida de Io posible:
b) El procedintiento de la crítica del género literario
- la designación utilice una categoría bíblica, por ejemplo
La determinación del género literario implica los momentos mashal;
siguientes: - que la categoría utilizada sea específica y aluda a la situa-
ción de uso del género; por ejemplo. no simplemente
a) La selección del material que comparar. Se puede hablar de «oración», sino «oración del justo doliente», o <<plegaria
género literario solamente cuando en diversas obras literarias, inde- del rey el día de Ia coronación»;
pendientes entre sí, se encuentra una misma forma o formas seme-
jantes. La selección del material que comparar supone una hipóte-
- que la categoría no esté tan determinada -por ejemplo,
«oración de un rey vencido en la guerra contra Amalecr-
sis de trabajo. Después de una primera observación parece ser que que impida acoger a ningún otro texto bajo ella;
hay una misma forma presente en dos obras diversas.
- que la designación no suscite connotaciones inadecuadas.
b) La crítica de la forma de cada uno de los textos escogidos y
la comparación entre ellos. Cuanto más elementos comunes se en- c) La hisforia del género literario (Gattungsgeschichte)
cuentren en las formas comparadas, tanto más segura será la deter-
minación del género. En este estudio comparativo brindan una es- La historia de un género literario particular no es un método ni
pecial ayuda dos operaciones. un momento de una metodología, sino un resultado de la misma.
La primera es la identificación de esquemas comunes a dos tex- Cuando se ha establecido la existencia de un género literario, se po-
tos, es decir, de una cierta cantidad de expresiones fijas (geprcigte drá descubrir, parangonando la forma de los diversos textos donde
t18 Metodobgía del Antiguo Testamento D i a c ron ía. Lo.s tné t odo.s lt i,¡ tó ri c o-c rít ic o.s

aparece ese género, cuál fue su evolución. La elegía, por ejemplo, política, religiosa e institucional del Antiguo (o del Nuevo) Testa-
nacida como conmemoración de un difunto, podrá ser utilizada co- mento. Este conocimiento requiere una familiaridad con los diver-
mo cántico para la caída física o la decadencia moral de una ciudad, sos textos de la Biblia y del mundo antiguo, y se alcanza por medio
como puede verse confrontando el cántico de David por Saúl y Jo- de la bibliografía secundaria (estudios monográficos sobre proble-
natán con la elegía del profeta Ezequiel sobre Tiro. rnas históricos. culturales, económicos, etc.).

c) Todo texto y, a.fortiori, todo género literario, presuponen


d) Situación socio-cultural o literario (Sitz im Leben o Sitz in der una situación socio-cultural. Pero una misma situación puede dar
Literatur) del género literario origen a diversos géneros literarios y a diversos textos. La muerte
de una persona puede ser la situación que da origen a una elegía, a
La determinación de 1a situación socio-cultural o solamente li-
un discurso conmemorativo o a una sátira. La opresión política en-
teraria del género literario identificado es el punto más interesante gendra de vez en cuando una proclama de rebelión, pero con mucha
y delicado de la crítica del género literario.
mayor frecuencia la adulación cortesana.
a) El presupuesto de esta determinación es que todo texto está Puede darse también una emigración de un género literario de
ligado de alguna manera a circunstancias culturales y sociales, eco- una situación socio-cultural a otra. por ejemplo, cuando Ia elegía se
nómicas, políticas y religiosas. No hay textos tan asépticos o neu- convierte en el modo de h¿rblar de la destrucción de una ciudad o de
tros que no hagan vislumbrar sus «inteuciones» de forma muy con- un pueblo, o cuando el himno de coronación del rey pasa a ser un
creta (cf. infra, capítulo 6). hinlno a la majestad de Dios. Puede suceder también que Ia emi-
Obviamente, la propaganda comercial supone una variedad de gración no sea en la dirección de otra situación socio-cultural. es
productos y un mercado libre; una carta de condolencia necesita decir para servir en otra circunstancia. sino que se convierta en una
que haya un difunto; una declaración de guerra implica que «noso- plrra forma literaria sin relación alguna con una situación concreta.
tros» seamos los def'ensores de la paz y «los otros>) sean el injusto Es 1o que ocurre con ciertos relatos mitológicos antiguos en la so-
agresor; una condena ideológica nos autocalifica en la verdad y ciedad tecnológica moderna.
alrincona a 1os otros en el error. Una forma determinada puede convertirse en moda y en modelo
de muchas composiciones, qlle se crean por el solo placer de Ia for-
b) La determinación de la situación socio-cultural de un géne- ma misma, sin vinculación inmediata con la «vida". El género lite-
ro literario se apoya en una crítica cuidadosa de la forma de diver- rario ,.himno», que implicaba alabanza a Dios, puede convertirse en
sos textos, con una especial atención a su horizonte literario, y en un ruero ejercicio literario: así como el género pictórico fi-
un conocimiento suficiente del universo del texto. Sobre el hori- "juicio
¡¿l>>. Que en un momento cultural profundamente religioso es cate-
zonte literario, cf. supra,b)b). quesis y homilía, puede convertirse el) una sociedad secularizada en
E1 universo del texto es el conjunto de circunstancias del mundo un estudio artístico de anatomía.
extratextual (momento histórico-político, situación económica y so- Como es lógico. el hecho de encontrat un lugar en la literatura
cial. tendencias religiosas y culturales) que ayudan a comprender su revela también una situación real: la sociedad se ha transformado de
significado y su intención. Por ejemplo. la interpretación de la vo- tal modo que una determinada forma literaria no significa ya lo que
cación del profeta Isaías (Is 6) debe tener en cuenta no sólo el hori- significaba antes, sino algo distinto.
zonte y el género literario (relatos de vocación), sino también el
momento histórico y cultural en que tiene lugar: la muerte del rey d) Sobre los -qéneros literarios concretos. aceptados como tales
Ozías después de un largo reinado marcado por el éxito. El conoci- en et estudio del Antiguo Testamentc'r, disponemos de estudios que
miento del universo del texto no se alcanza solamente a partir del nos permiten omitir aquí su descripción. Cf ., ir$il,t.la bibliografía.
lexto analizado, sino que requiere un conocimiento de la historia
M od ol o g,ítr d e I Anti gu o Te s r ame nt o Diacronía. Los métr¡dr¡s histórico-crítico,s t2t
t20 e t

concepciones, como la liberación de la esclavitud. la inviola-


1. La críticq de las tradiciones
de YHWH o el templo como morada
bilidad de Sión, el día
de la divinidad:
a) Los concePtos
convicciones, como la relación pobreza-justicia-riqueza, o la
vuelve a partir de la cofrespondencia entre pecado y castigo inmediato.
El último paso del método histórico-crítico
establecer eventuales momen-
unidad t"^tuuj estudiada. no ya para
de la redacción) o pre-literaria
tos de su evolución ht;;;;" ittiiitu
Todos estos elementos son, en sentido amplio, tradiciones cul-
los «textos» que preceden al tex- turales que han recibido los autores sagrados, bien sea de la mis-
i;;óri." de ia transmisión oral clesobre su trasfondo cultural -en el ma cultura bíblica que los precedía, bien de la cultura del Próxi-
to escrito), sino para investigar
sentido más amplio ae tu paiaUra'
incluyendo a la religión y a la mo Oriente antiguo, o de una cultura general que ya no podemos
identificar.
teología-.
en sus prestlpuestos' En sentido estricto, es necesario distinguir entre una tradición ya
La crítica de las tradiciones es equivalente'
pero respecto a ella' implica un pa- constituida y los elementos (motivos, imágenes, costumbres, con-
a la crítica del género literario;
de vism metodológico y un paso cepciones, convicciones) que a 1o largo del tiempo se van integran-
so hacia adelarfe desde el punto
do para llegar a constituirla.
atrás desde el punto de vista histórico'
segítn ogénero's.litera-
Así, lo mismo que se habla regularmente
más se piensa' se habla y se
rios» predefinidos, también y todavía b) La identificación de las trodiciones
escribe a Partir cle un conjunto de:
Las tradiciones que subyacen a un texto pueden identificarse
- motivos Y temas, cuando se constata la existencia de presupuestos culturales comu-
- convencionalismos del lenguaje' nes a diversos textos independientes unos de otros. Esta constata-
- estructuras de Pensamiento' ción es tanto más segura cuanto más se expresa en un lenguaje fijo
- mundo de imágenes Y
en
y técnico. Por eso el trabaio exegético con la concordancia es esen-
- conocimientos adquiridos' que cristalizan cial para constatar formulaciones fijas en diversas obras, que nos
- concepciones y convicciones comunes' llevan a descubrir la tradición subyacente.
Pero hay que recordar que una determinada tradición puede ver-
Para cerrar una áspera discusión
política' una person.a más joven
se reducida a 1o largo del tiempo a una frase hecha, que ya no es
a distintas generaciones»' Esta
decía a otra mayor: tiPertenecemos significativa. De la frase «sl Dios quiere» en diversas lenguas mo-
respondió: «No. Hemos leído libros distintos»' demas no se puede sacar la conclusión de que actualmente haya fe
«los libros» que ha
La crítica ¿e tas traáiclones intenta descubrir en la providencia en una región o en un país.
comprender su mensaje' es
leído un autor y que contribuyen a hacer Al contrario, aunque no haya contactos de formulación, puede
decir, las influencias que ha sufrido
de:
haber varios elementos comunes muy fuertes, que sugieren la exis-
del hombre a partir del tencia de una tradición comú¡r,
- motivos literarios, como la creación
<<el justo doliente»: Obviamente, el problefna queda resuelto cuando un texto cita
barro, la «mujer estéril curacla» o
querubines y las serpientes' guardianes expresamente una fueqte, por ejemplo el libro de las Guerras de
- irnágenes, como los
y asistentes¿" tu ¿i'ini¿ad; o los ejércitos celestiales de YHWH, o los libros dé las Crónicas de los reyes de Israel y de Ju-
dá, o cuando se da una referencia al conocimiento que los autores
YHWH;
siete días o los antiguos có- de un texto tienen de üna cierta situación, de una cierta problemáti-
- costumbres, como la semana de
ca o de una cierta con§epción. En el Nuevo Testamento. por ejem-
digos legislativosl
t22 M etctdo lct gíct de I Ant i g uo Te srament o
Di¿tt' ron ía. Lo s métod o.s histó rico-c rítico.s

plo, los discursos de Jesús que comienzan con una referencia a la


Ley: «Se os ha dicho». suponen la «tradición» de la ley hebrea e in- - ¿Se puede pensar como hipótesis en una historia de la tradi-
dican así la tradición en la que hay que situar ese discurso.
ción, desde su origen hasta el texto estudiado, y su eventual
evolución ulterior'l Para establecer esta hipótesis será necesa-
rio pensar en quién ilevó adelante una tradición (grupos hu-
I ) El procedimiento para identificar las tradiciones
manos) y con qué interés.
Las siguientes preguntas pueden ayudar a identificar una tradi-
ción subyacente: 3) Retorno al texto
¿Hay formulaciones semejantes en textos literariamente inde-
pendientes unos de otros? Cuando el proceso de identificación de la tradición llega a un
punto muerto, de donde no se puede ir más allá, hay que volver al
¿Hay una estructura común en la formulación? Por ejemplo, las
texto de partida para preguntarse por su relación con 1a tradición
leyes del Antiguo Testamento en relación con las le¡res asirio-babi-
que hemos identificado.
lónicas; Ia proclamación de la coronación del Faraón en relación
con los oráculos «mesiánicos» del Antiguo Testamento; los textos ¿Es el texto plenamente conforme con la tradición identificada?
paulinos que utilizan una estructura retórica clásica. ¿Puede ser considerado el autor del texto como un nuevo represen-
tante de la misma tradición? Isaías parece haber asumido por com-
¿Hay contenidos comunes?
pleto la tradición de Jerusalén como lugar santo.
¿Transmiten esos contenidos un mismo mensaje? Si no fuera
así, podría tratarse no de la asimilación de una tradición, sino sim- ¿Continúa el autor del texto Ia tradición hallada, desarrollándo-
la y completándola? Qohelet y Job van más allá de las afirmaciones
plemente de una «rapiña» de vocabulario.
de la Sabiduría.
¿Se puede hablar en los textos comparados de una misma lógica
del pensamiento, como cuando los textos paulinos emplean un mé- ¿Modifica el autor del texto la tradición y la corrige? Este tipo
de actitud frente a numerosas tradiciones se refleja en los profetas.
todo rabínico de argumentación?
Oseas parece releer la historia de Jacob (Os 12); Sofonías modifica
¿Se dan variantes en la formulación que se dejan explicar en ca-
la tradición del día de YHWH: Jeremías ataca la confianza en el
da caso. aun cuando se mantiene la tradición común?
templo.
2) Contexto y lugar de una tradición
Cuando se ha identificado una tradición, la investigación puede
c) Los re;uhaclos
seguir preguntándose todavía: La/ritrca de las tradiciones es un instrumento útil para com-
prendl|r el trasfondo cultural e histórico en el que se ha desarrollado
- ¿Pertenece la tradición identificada a un conjunto de tradicio;
nes? ¿A cuál? Por ejemplo, el tema de la inviolabilidad de Si.sí, el pe¡samiento de un autor y para descubrir las relaciones entre di-
atestiguado en los Salmos y en Isaías, ¿pefienece a un co¡jun- ferenles elementos presentes en la historia de un pueblo, que sin esa
to más amplio, que incluiría la elección de una ciudad por par- reflex\ón quedarían aislados, como producto propio de una perso-
te de la divinidad como lugar privilegiado de residenciafl nalidaó.Qestacada. De esta forma la crítica de las tradiciones permi-
te una aplqximación más comprensiva a la historia cultural ¡, reli-
- ¿Tiene ese conjunto de tradiciones una tendencia o firlralidad
particular, que la tradición identificada conf,rma o de la cual giosa de un grupo humano.
se aparta?
- ¿Se puede determinar el lugar cultural de origen de esa t&di-
ción o conjunto de tradiciones (por ejemplo, el «mundo» del
templo, del derecho, de la Sabiduría)?
M eto dolo.qía d e I Anti guo Te stante nt c¡
Dirtcronía. Los m.étotlr¡.s histórico_crítico,s 1,.-.-

Bibliografía para prortffidiiar en el tenrct


c'¿lrs, Paris 1979; D. F. watson-A. J. Hauser, Rhetoricar
Critici.sttt
of the Bible' A Comprehensive Bibriography. with
L. Alonso Schoekel, Poética hebrea, en Hermenéutica de la pa'
Notes t¡tt Histot-t
ttnd Method, Leiden 1994; J. Werlitz, Siui¡r,,
_ttr lirerctrkr;;;rr;r,;,
labra.Madr\d 1987, l7-228; R. Alter, L'arte deLla naffativa bibli- Methode. Gericht und Heil in Jesaja 7, l_t7 tud 29, l_8, BZAW
co, Brescia 1990; Id., The Art o.f Bibtical Ptterry¡, New York 198-5; 204, Berlin-New york 1992.
K. Berger, Einführtutg in die Formgeschichte (UTB 1't+4)' Tübin- -
gen 19á7; H. Fisch, Poern'v;irh a Purpose. Biblical Poetics and In-
lerpretation.Bloomington. IN 1990; J' A. Fitzmyer, HistoricaL Cri' Léxicos !- concordencias citadas en el texto
ticism: Its Role in Bibticqt Interpretcttion and Church Life: ThSt 50 W. Baumgartner-B. Hartmann_y. Kutscher, Hebrciisches
(1989)244-259;G.Fohreryotros,ExegesedesAltenTestqntents' tmel
Aramdisches Lerikon zum Alten Tesfament (vols.
i i,,f¡¡i ru,r S in d i e M e t h o¿lill, Heidelb er g 3 1 91 9 ; P' G,il lemette-M' l_4), Leiden
1967-1990 [= HALAT]; G. J. Botterweck(+)_H.
u.r tn é t h o d e s hi s t o r i c o - c' rit i que s, Montreal
Briiebois, I n f ro cJ u c Í i ott, Ringgren_H. J.
Fabry, Theologisches Wcirterbuch zum Ah)n Testament (vols.
1987 (ed. it.: Introclu<.ione cti tnefodi ,vtorico-crifici, Ronla 1990); K' VIII), Stuttgart l9j3-1g9zl;A. Even_Shoshan, A New Conct¡rdan_
I_
Koch, Was ist hprmg,eschichte? Methoden der Bibelexegese, Aufl' j'
ce of the Bible, Jerusarem 1977; E. Jenni-c.
mit einem Naci\yvort: Lirtguistik untl F,rmgeschichte, Neukirchen- westermann, Diccio-
nario teol(tgico manual del Antiguo TesÍamerLto (vols.
Vluyn 197-1. I_II), Madrid
1985; G. Lisowski, Konkordanz zum Hebrciischen
]
M. Minor, [,iteran'-Criticctl Approaches to the Bible'West Cor- Alten fnrro*rrr,
Stuttgart 21958; S. Mandelkern, Veteris Testaruenti
nawall, CT lygz',R. Morgan-J. Barton, Biblical Interpretatio¡r, Ox- Concordantiae
hebraicae cttque chalclaicqe, Jerusalem- Tel Aviv 81969; p.
ford 198&*. Niditch, IJncletdogs andTricksters. A Prelude to Bi- Lerikon hebrcticum et arctmaicum Veteris Testamenti,Roma
Zoiell,
tt¡c-a\ F'áklore. San Francisco, CA 1987 (cf. especiahneúe pp' l-22 196g.
sobre los relatos folklóricos, y pp. 3-69 sobre las historias de la es-
posa-hermana en e1 Génesis)l A. Ohler, Gattungen im Alten Testa-
ment. Ein bibtisches Arbeitsbuch, Düsseldorf 1972 M' A' Powell,
The Bible qncl Modern Literar,r Criticism. A Criticul Assessmenf
and Annorarett Bibtiograpá1'. New York 1992; W. Richter' E-regese
al s Li t e rat u rn, i.y s e ns clnff . E n tyt u tf e i ne r al t t e s f ame nt li c he n Li t e ra -
Íurtheorie tmd Methodologie. Góttingen 1971; H. Riedlinger (ed'),
Die historisch-kritische Methr¡de und die heutige Suche nach einem
lebendigen Verstcindnis der Bibel, München-Zürich 1985.
J.-M. Schaeffer, Qu'est-ce q¿¿'un genrc littéraire?, Paris 1989;
C. Schick, // lingunggio. Nafitra. slrtlÍfilla, .storic'iti delfatto lin'
guistico.Torino 1976; S. J. Schmidt, koría del texto, Madrid 21978:
J. Schreiner, Introducción a los ntétodos de la exégesis bíblica, Bar-
celona 1971; H. Schweizer, Biblisclrc Texte verstehen. Arbeitsbuc'lt
zur Henneneutik und Methodik der Bibelinterpretotiotl, Stuttgart
1986; O. H. Steck, Exegese cles Alten Testaments. Leitfaden der
Methodik. Ein Arbeitsbuch fiir Proseminare, Seminore und Vorle-
sungen. Neukirchen-Vluyn r01989; W. Stenger, Los métodos de le
exégesis bíblica, Barcelona 1990; T. Todorov, Les Genres du dis-

También podría gustarte