Está en la página 1de 2

Resumen de capítulos

1. Amor supremo. Nuestro padre Dios es un ser piadoso que nos revela su amoroso por medio
de toda la creación. Cada elemento hecho por su mano es una prueba de su cuidado hacia
nosotros, pues todo lo que nos rodea tiene el propósito de hacernos felices. La desgracia del
hombre llega por manos de Satanás cuando le abrimos la puerta al pecado, creando una
separación entre Dios y el hombre. Cristo vino a esta tierra para unir a la raza caída con el
cielo, aunque le haya costado la muerte en la cruz. Todo lo hizo por amor.
2. La más urgente necesidad del hombre. Cuando el pecado entra en el hombre empieza a dañar
todas sus facultades mentales y espirituales creando una apatía por las cosas santas. Para
volver a estar en armonía con Dios es necesario volver a nacer, de esa manera se da paso para
que Cristo, por medio de sus méritos, pueda crear la conexión divina que se ha perdido.
3. Un poder misterioso que convence. El ser humano debe ser consciente de su pecado y
maldad. El ser humano por sí mismo no puede ser puro y leal a los mandamientos de Dios,
solo por medio de Cristo puede salir vencedor del mal. Cada vez que el hombre peca tiene la
oportunidad de ser perdonado, pero para ello el pecador debe sentir la necesidad y apartarse
de su mal.
4. Para obtener la paz interior. El perdón es impartido al ser humano cuando él lo busca de
manera sincera y honesta. El pecador debe aceptar su pecado y no encubrirlo. El
arrepentimiento sincero lleva a un cambio real, en cambio el remordimiento busca una excusa
para justificar su mal.
5. La consagración. La lucha más grande que un ser humano puede tener es cuando se enfrenta
a sí mismo. Cada persona que quiera seguir a Jesús debe abrir su corazón y entregarle todos
sus afectos, problemas, lucha, dificultades, y él obrará en su beneficio. Dios, por medio se
Cristo, ha dado todo por la humanidad, sólo debemos entregarnos a él.
6. Maravillas obradas obradas por la fe. Cuando oramos a Dios creyendo que él puede hacer lo
que está en nuestra petición todo se hará. Así como el paralitico creyó a la voz de Jesús, todas
las oraciones elevadas al Trono Celestial en busca de una transformación espiritual real serán
hecha sin demora.
7. Como lograr una magnifica renovación. Al hombre seguir el camino de Cristo se dará cuenta
de cuan imperfecto y malo es, nunca pasará por su mente llegar a ser como Jesús. El pecado
estará siempre a la puerta, por lo cual, Dios ha prometido que hará su buena obra en nosotros
y debemos de creer en ella.
8. El secreto del crecimiento. Como la semilla no puede crecer sin la plata, de esa misma manera
el hombre sin Dios. La única manera de avanzar en la vida cristiana es la constante comunión
con Jesús. Los discípulos antes de Cristo no tenían ese carácter perfecto, sólo a través de la
constancia y la compañía de Cristo su forma de ser se fue amoldando a la de él. De esa misma
manera debe hacer el hombre de hoy por medio de la Biblia y la oración.
9. El gozo de la colaboración. Cuando se ha conocido a Jesús se crea la necesidad de testificar de
su gran amor y misericordia, atrayendo a nuevas personas hacia él. A través de nuestras
buenas obras y conducta atraemos a los demás, haciendo que se interesen y quieran
encontrar lo mismo que nosotros. A cada creyente Dios le ha dado la tarea de salvar almas del
pecado y obrar en favor de él. El cristiano que no hace su obra pronto dejará de sentir el
interés hacia el Padre.
10. Los dos lenguajes de la providencia. Dios quiere estar en constate comunicación con sus hijos,
por ellos ha creado dos maneras por las cuales puede transmitir sus afectos a la raza humana:
la naturaleza y la Santa Biblia. La naturaleza nos recuerda el gran amor que Dios tiene hacia
sus hijos; y la Biblia, del sacrificio que Cristo hizo por la humanidad. Cada vez que se lee la
Santa Palabra nuestra mente se alimenta de conocimiento y esperanza, pues nos anima por
medio de la vida de otros seguidores con las mismas luchas que nosotros y, aun así, salieron
vencedores en Jesús.
11. Podemos comunicarnos con Dios. La oración no es un “rezo” formal, sino que es la acción de
hablar con Dios como si lo estuviéramos haciendo con un amigo. En la oración no solo se piden
cosas espirituales, es abrir el corazón y contar las tristezas, alegrías, temores, sueños y anhelos
con el propósito que Cristo nos guie para poder para triunfar. La oración con fe y con la
aprobación de Dios todo será hecho.
12. Que debe hacerse con la duda. En los creyentes, recién convertidos, es común el
cuestionamiento de los preceptos divinos y el dudar de algunos asuntos difíciles de entender
en la Biblia. Cada vez que leamos la Santa Palabra se debe hacer con oración para que Dios nos
revele sus verdades, ya que si no lo hacemos Satanás pondrá ideas erróneas y confundirá
nuestra mente.
13. La fuente de regocijo y felicidad. La vida cristiana tiene momento difíciles y alegres, pero
nuestro trabajo es enfocarnos en los momentos positivos de la vida. A pesar de todas las
luchas que una persona enfrente debe siempre tener una actitud alegre para mostrar siempre
el amor de Cristo.

También podría gustarte