Está en la página 1de 701

LENGUA DE SEÑAS ESPAÑOLA:

SITUACIÓN SOCIOLINGÜÍSTICA DE LA
LENGUA DE SEÑAS ESPAÑOLA EN LA
COMUNIDAD VALENCIANA
TOMO I

Joaquín Rodrigo López


UNIVERSIDAD DE ALICANTE

FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS

DOCTORADO EN LITERATURA ESPAÑOLA E HISPANOAMERICANA,

LENGUA ESPAÑOLA, LINGÜÍSTICA GENERAL Y TEORÍA DE LA

LITERATURA

DEPARTAMENTO DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA, LINGÜÍSTICA GENERAL

Y TEORÍA DE LA LITERATURA

LENGUA DE SEÑAS ESPAÑOLA: SITUACIÓN

SOCIOLINGÜÍSTICA DE LA LENGUA DE SEÑAS ESPAÑOLA

EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

TOMO I

Tesis doctoral presentada por D. Joaquín Rodrigo López

Dirigida por el prof. Francisco Gimeno Menéndez

Alicante, octubre de 2012

1
2
ÍNDICE

Págs.

PREÁMBULO……………………………………………..….…………………….9

PARTE PRIMERA: MODELOS Y COMPONENTES DE ANÁLISIS

I. INTRODUCCIÓN…………….……………………….....………….........……..13

2. LA SITUACIÓN SOCIAL Y JURÍDICA DE LA LSE………….…………23

2.1. Situación social de la LSE………………………………..…...........23

2.2. Comunidad de señas…………………………………….….……….32

2.3. Aspectos educativos del multilingüismo social………….……..39

2.4. Situación jurídica de la LSE……………………………..………….49

3. CONCIENCIA LINGÜÍSTICA, ACTITUDES LINGÜÍSTICAS

Y PLANIFICACIÓN LINGÜÍSTICA……………………………………...……….59

3.1. Conciencia lingüística……………………………………………….59

3.2. Actitudes lingüísticas……………………………………….……….60

3.3 La normalización lingüística…………………………………...........65

3
3.4. Normalización social y lingüística de la LSE…………………….72

4. ANÁLISIS SOCIOLINGÜÍSTICO DE LA LSE: Status quaestionis……….81

4.1. Consideraciones sobre la LSE………………………….................81

4.2. Bilingüismo, diglosia y conflicto lingüístico…………….............85

4.3. Sociedad y cultura en la comunidad de señas………...……......89

4.4. Comunidad de señas y cultura sorda…………………….............94

4.5. Otras líneas de investigación…………………………………......105

PARTE SEGUNDA: ANÁLISIS SOCIOLINGÜÍSTICO

5. OBJETIVO Y METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN…..…..………115

5.1. Hipótesis de la investigación……..………………..……………117

5.2. La muestra de estudio…………………………….……...………117

5.3. Variables de la muestra………………………………….……….131

5.4. Metodología de la investigación sociolingüística…..……….133

5.5. El equipo investigador de campo……………..………….….....138

5.6. El trabajo de campo de la investigación sociolingüística...139

5.7. El cuestionario………………………………….……..…...………139

4
6. ANÁLISIS ESTADÍSTICO E INFORMÁTICO DE LA

COMPETENCIA COMUNICATIVA DE LA COMUNIDAD

SORDA VALENCIANA……………………………………………..………….161

6.1. Análisis sobre la competencia comunicativa de

la comunidad sorda, en función del sexo…………………......161

6.2. Competencia comunicativa de la LSE,

LE (oral y lectoescrita) de la comunidad sorda

valenciana, en función del sexo…..……………………………162

6.3. Competencia comunicativa sorda valenciana

respecto a la comprensión y producción de la L1:

LSE, LE (oral-labiolectura y lectoescrita) y LV,

en función del sexo…………..……………………………………173

6.4. Competencia comunicativa de la LSE, dentro y

fuera de la comunidad sorda valenciana,

en función del sexo… ………………………………………….177

7. ANÁLISIS ESTADÍSTICO E INFORMÁTICO DE LA ACTUACIÓN

COMUNICATIVA DE LA COMUNIDAD SORDA VALENCIANA ………..181

7.1. Actuación comunicativa sorda valenciana

respecto al uso de la LSE, LE (oral-labiolectura y

lectoescrita) y LV, dentro del ámbito familiar

en función del sexo………………………….………….………..181

5
7.2. Actuación comunicativa sorda valenciana

respecto al uso de la LSE, LE (oral-labiolectura y

lectoescrita) y LV, dentro del ámbito laboral

en función del sexo………………………………………..……...189

7.3. Actuación comunicativa sorda valenciana

respecto al uso de la LSE, LE (oral-labiolectura y

lectoescrita) y LV, dentro del ámbito económico,

en función del sexo………………………………..………………194

7.4. Actuación comunicativa sorda valenciana

respecto al uso de la LE o LV en textos escritos,

en función del sexo…………………………………………………198

8. ANÁLISIS ESTADÍSTICO E INFORMÁTICO DE LA ACTITUD

LINGÜÍSTICA DE LA COMUNIDAD SORDA VALENCIANA……………...201

8.1 Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto a la influencia de la enseñanza en LSE,

en función del sexo. …………………………………….........…. 204

8.2. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al uso de la LSE en el ámbito público,

en función del sexo…...............................................................206

8.3. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al uso de la LSE dentro y fuera de la Comunidad

Valenciana, en función del sexo……...…….…………..………232

6
8.4. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al futuro de las lenguas implicadas (LSE, LE y LV)

dentro de su contexto social, en función del sexo…….…....241

8.5. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto a la presencia del intérprete en la enseñanza,

en función del sexo………..………………………….….............245

8.6. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al futuro de la LSE, en función del sexo…….....….260

9. CONCLUSIONES…………....………………….…………...…………..….. 263

BIBLIOGRÁFIA..….……………………….….………………..……..........…...291

APÉNDICE I

MODELO DE LA ENCUESTA…………………………………….....…….…..305

APÉNDICE II

FORMULARIO ORIGINAL DE LA ENCUESTA…………............................329

APÉNDICE III

TABULACIÓN DE LA ENCUESTA SOCIOLINGÜÍSTICA…………………337

APÉNDICE IV

TABLAS DE FRECUENCIAS DE LA ENCUESTA..........................……..1241

APÉNDICE V

DATOS ALGORÍTMICOS DE LA ENCUESTA………………..........……...1271

7
8
PREÁMBULO

La investigación sociolingüística que abarca esta tesis doctoral surge

del entusiasmo hacia las lenguas y su estudio y más hacia la disciplina de la

sociolingüística, cuyo director es el que la introdujo en los estudios

universitarios españoles, y me introdujo por esta disciplina rigurosamente

empírica.

Deseo expresar mi inmensa gratitud a mi querido mentor, padre-guía

de vida y más que amigo Francisco Gimeno por su constancia y

perseverancia en este estudio sociolingüístico sobre las personas sordas.

Mis agradecimientos al Prof. A. Muñoz, ya que sin él no hubiésemos

obtenidos los datos sociológicos (tarea compleja y dificultosa para los

lingüistas y filólogos investigadores), y por hacerme ver que la estadística es

una disciplina básica de la investigación científica.

Muchas gracias a las personas sordas, asociaciones y federaciones

de sordos que han colaborado y aportado un granito de arena para llegar a

construir esta pirámide compleja sociolingüística.

Y como no, decir que este estudio se ha visto demorado por los

acontecimientos de la vida y personales (ausencia omnipresente de mi

padre, mi matrimonio y mis dos preciosos hijos que están en una edad

9
tormentosa, pero muy alegre y llena de vida) y que ahora, por fin, ha visto su

resultado final en esta tesis doctoral.

Quiero dedicarle este trabajo de investigación plasmado en esta tesis

doctoral, a todas las personas sordas y oyentes que me han apoyado

moralmente durante 14 años de dedicación a la docencia, la investigación,

defensa y divulgación de la LSE.

Y mis más sinceros agradecimientos a mi madre y padre y a Mercedes

e hijos, que estarán orgullosos del presente trabajo. Os quiero mucho.

10
PARTE PRIMERA:

MODELOS Y COMPONENTES DE ANÁLISIS

11
12
1. INTRODUCCIÓN

El bilingüismo es un bien intrínseco, y en nuestros días se le considera

como la condición humana normal. Es necesario que aludamos aquí a la sana

prevención contra la triste precariedad de limitarse a meras consideraciones

teóricas y elucubraciones librescas, sin soporte alguno en la realidad viva de la

lengua, y alejadas de cualquier consideración de la lingüística como ciencia

social. Es necesario insistir en la recolección de las tradiciones culturales de las

diferentes comunidades de señas que forman las personas sordas, y la

situación en que se trasmiten los enunciados gestuales, con el fin de interpretar

todas las características que le son pertinentes. Las encuestas sociolingüísticas

hasta ahora han sido la excepción más que la norma.

1.1. La historia social de las lenguas considera la evolución de los

contactos crecientes entre ellas, ya que la mayor densidad y la movilidad de

sus poblaciones las han llevado a interactuar, con el progresivo impacto

sobre las funciones sociales de las lenguas, donde no retroceden la propia

lengua y el número de hablantes, sino dichas funciones relacionadas con los

ámbitos de uso, a través de la emigración, vigencia de mecanismos

históricos de sustitución lingüística, descenso del índice de natalidad,

globalización económica, desigual socialización de la generaciones más

13
jóvenes en la lengua autóctona, etc. Y a su vez, otra lengua puede

expandirse por asunción de las funciones sociales de la lengua subordinada.

La globalización económica no es un fenómeno nuevo en la historia de

la Humanidad, ya que siempre se ha conocido el acercamiento de unos

individuos a otros, a través de su economía, cultura y costumbres. Sin

embargo, la globalización más reciente tiene características distintas a las

anteriores, debido a que se asienta en una revolución tecnológica (el código

digital, la era de internet), y afecta (más que a cualquier otro sector) a las

finanzas. La globalización financiera es sólo una parte de la globalización

económica, y ésta es una visión parcial de la creciente uniformización de la

vida moderna. La verdadera globalización tiene un componente económico,

otro cultural y otro social, pero el que domina y descompensa es el

económico.

Maurais, J. y Morris, M. A. (2003) han destacado la importancia de la

integración económica supranacional (o suprarregional) para el futuro de las

lenguas, y concluyen que un mundo globalizado plantea un desafío de

interdependencia creciente entre las lenguas, ya que ningún sistema lingüístico

está protegido o asegurado, y un mundo más fuertemente integrado favorece

generalmente la difusión del inglés. La sustitución lingüística no es nueva, pero

el alcance mundial de la competitividad entre las lenguas es de nuestros días.

Es necesaria una estrategia lingüística mundial que equilibre la continua

difusión del inglés, con la conservación de la diversidad lingüística.

14
En este sentido, Maurais, J. (2003) se pregunta si vamos hacia un

nuevo orden lingüístico en el siglo XXI, y ofrece algunos de los pronósticos

ofrecidos por varios autores. Unos auguran que asistiremos a una disminución

de la diversidad: Así, p. ej., se evalúan aproximadamente las lenguas habladas

en el mundo en unas 6.000, y se calcula que el 90 % de todas las lenguas

desaparecerán o estarán próximas a la extinción durante el presente siglo (en

mi opinión, es más aceptable el pronóstico que cita Mackey, W. F., 2003, págs.

77: el 50 % de las 6.600 lenguas no sobrevivirán al siglo XXI). Otros vaticinan

acerca de la fragmentación de las grandes lenguas y de la pérdida de

intercomprensión entre las diferentes variedades geográficas de los países.

Además, alguno ha presagiado que en un futuro lejano el mandarín será la

lingua franca del mundo.

La idea de que los problemas lingüísticos en el mundo podrían

resolverse fácilmente bien por la difusión del inglés, bien por los recursos

tecnológicos de la máquina de traducción automática, o bien por la enseñanza

obligatoria de dos lenguas extranjeras, no tiene que ver nada con la realidad.

Es una falacia. Ni el multilingüismo universal utópico ni el monolingüismo del

mundo hegemónico pueden satisfacer nuestras necesidades de la

comunicación y de las identidades culturales.

Sin embargo, la tendencia hacia una sociedad mundial, como resultado

de la globalización económica y tecnológica, no debe pasar por la

homogeneización cultural y lingüística, sino por permitir la descentralización

15
nacional, regional y local que conserve la diversidad cultural y lingüística de los

pueblos. Son dos procesos paradójicamente contrarios, que manifiestan la

característica fundamental del cambio social en estas décadas de transición

hacia una nueva era. Aunque teóricamente puedan parecer términos

incompatibles, globalización y diversidad cultural y lingüística son reconciliables

en la práctica, y constituyen dos corrientes actuales de presión medioambiental

que encajan a la perfección en el principio de la diversidad en la globalidad.

Recientemente, en Madrid (11-12 de junio de 2005) los ministros de

Cultura de 45 países suscribieron un acuerdo sobre la diversidad cultural como

factor de pluralismo, democracia, identidad de las sociedades y los individuos,

cohesión social y diálogo. Dicha declaración, presentada en la 33ª Convección

General de la UNESCO (20 de octubre de 2005) que se ha celebrado en París,

fue confirmada con los votos a favor de 148 estados. El pleno sanciona el

derecho de los pueblos a la diversidad cultural, y exige la protección y la

promoción de la diversidad cultural, a fin de frenar la globalización económica y

la liberalización actual (véase Gimeno, F., 2008).

A partir de la evolución tanto económica y demográfica, como la

potencial sustitución lingüística, Graddol (1997, pág. 59) ha ofrecido un informe

sobre la jerarquía de las lenguas en el año 2050, y establece el siguiente

pronóstico:

a) las grandes lenguas (chino, hindi/urdu, inglés, español y árabe);

16
b) las lenguas supranacionales de los mayores bloques comerciales

(árabe, malayo, chino, inglés, ruso y español);

c) las lenguas nacionales, alrededor de unas 90 lenguas que

atenderán más de 220 estados-nación, y

d) las lenguas regionales, el resto de unas 1000 lenguas del mundo

con grados diversos de reconocimiento oficial.

En el siglo XXI ninguna lengua ocupará la posición hegemónica que

casi alcanzó el inglés a finales del siglo XX. Por un lado, la sustitución actual

del monopolio del inglés por el oligopolio de varias lenguas en el estrato

superior producirá mayor pluralismo, pero la pérdida significativa de varios

miles de lenguas en el estrato inferior ocasionará la inmensa pérdida de la

diversidad actual, por el otro. Con otras palabras, las lenguas no mueren,

sino que mueren los seres humanos, pero ese no es el caso, ya que

cualquier humano ha optado, opta y optará por la sustitución lingüística, a

favor de mejores instrumentos de comunicación (en nuestro caso, por

lenguas supranacionales), aunque eso implique lamentablemente que se

pierda su patrimonio lingüístico y cultural, que le está discriminando y limita

su capacidad de comunicación. No estamos a favor de semejantes pérdidas,

pero no podemos simplificar los factores que están involucrados en el

presente y futuro próximo del patrimonio lingüístico y cultural de la

humanidad.

17
Ya contamos con un censo y datos oficiales (INE, 1999) sobre el número

de personas sordas. En el Estado español el colectivo asciende a 961.491

personas mayores de 6 años, quienes se ven afectados por distintos grados de

sordera o por algún tipo de limitación auditiva. Las personas sordas totales son

102.395, quienes no pueden percibir ningún sonido, ni siquiera utilizando

sistemas de amplificación. Otras 230.735 tienen dificultades graves o

importantes para oír sonidos fuertes (sirenas, alarmas o dispositivos de

emergencia). Un total de 815.637 personas (además de las personas totales)

tienen dificultades para escuchar el habla. Entre ellos se estima que el número

de sordos señantes en España puede rondar entre 35.000 y 50.000 personas,

de modo que la abrumadora mayoría emplea la lengua oral en su

comunicación. Además se numera que los niños menores sordos de 6 años

son un total de 5.302 con deficiencias auditivas y 922 con sordera profunda. En

la Comunidad Valenciana las personas con discapacidad auditiva de 6 a 64

años suman un total de 29.370 individuos.

Nuestra propuesta actual es “lengua de señas” como la variedad

específica de comunicación de los sordos. Otro problema será la delimitación

entre las diversas lenguas de señas, que de alguna manera están más

próximas que las distintas lenguas orales y no tienen por qué estar en

función de ellas. Y por supuesto partimos de una "lengua de señas española"

(LSE) y de una “lengua de señas catalana” (LSC).

18
Asimismo, "lengua de señas" podría ser mejor reconocida que "lengua

de señas", ya que toda lengua natural es un sistema de señas. La seña en la

lengua de los sordos puede mejor caracterizar la especificidad del canal

gestual-visual, frente al canal vocal-auditivo de la seña de la lengua oral

(véanse Gascón, A., 1998; Storch, J. G., 1998), aunque el carácter natural del

gesto está limitado a ciertas manifestaciones muy simples de tipo emocional o

imitativo. En las lenguas de señas (LLSS), el gesto evoluciona hacia lo

arbitrario. El niño (sordo u oyente) posee medios innatos y específicos para el

lenguaje.

1.2. En la historia social de las LLSS, se pueden distinguir las tres

fases siguientes:

a) Una situación social monolingüe, en la que se planteaba la

subsidiariedad de las lenguas de seña, en función de la obligatoriedad de la

lengua oral en la enseñanza (Congreso de Milán, 1880);

b) una situación social de conflicto lingüístico, defendida por algunos

investigadores en el pasado, en la que el cambio de lengua se había

independizado de la movilidad social, y se planteaba un proceso inestable de

sustitución lingüística de las LLSS por la variedad oral, y

c) una situación social de diglosia, caracterizada por una situación

estable de desplazamiento lingüístico de la LSE con la enseñanza de la

segunda lengua oral y por una movilidad social. Esta hipótesis de trabajo

19
responde a los nuevos planteamientos de la sociolingüística (sociología del

lenguaje).

La principal hipótesis de trabajo que hemos mantenido ha sido la del

multilingüismo social de nuestro contexto social y cultural de la Comunidad

Valenciana, en la que las variedades de las lenguas de señas y las variedades

orales se basan en una covariación entre los tres (sub)sistemas de un único

repertorio lingüístico. De manera que dicho repertorio identificaría la

operatividad de una competencia comunicativa compleja que incluiría todos las

variedades de nuestro contexto social y cultural (LSE estándar, LSE vernácula,

español señado, castellano/valenciano vernáculo y español/valenciano

estándar) (véase figura 1). El español señado es un calco lingüístico de la

lengua española y corresponde a la traducción literal simultánea del registro

oral, que se ha utilizado en la retransmisión de noticias de algunas cadenas

televisivas. Aunque ha sido una estrategia de traducción del pasado, dicho

registro corresponde a la comunicación del sordo postlocutivo con personas

oyentes.

Es decir, se daría una sola comunidad de intereses comunicativos, por

encima de las tres comunidades lingüísticas y de esta manera, hemos

materializado una sola encuesta por encima de las comarcas

castellanas/valencianas.

20
Entre otras cosas, aquí encontraríamos un escaso índice de

monolingüismo en lengua de señas y la mayor parte de la población encajaría

dentro de un esquema de señante multilingüe (activo o pasivo).

Figura 1

DIASISTEMA DE LA DIASISTEMA DE LA
LENGUA DE SEÑAS ESPAÑOLA LENGUA ESPAÑOLA

LSE VERNÁCULO ESPAÑOL MURCIANO/VALENCIANO VALENCIANO ESPAÑOL


ESTÁNDAR DE LA LSE SEÑADO ALICANTINO MURCIANO ESTÁNDAR

C O N T I N U O DE H A B L A

CALCO LINGÜÍSTICO DE LA LENGUA ESPAÑOLA

REGISTRO DEL SORDO


POSTLOCUTIVO O SEÑANTE
EN LA COMUNICACIÓN CON OYENTES

TRADUCCIÓN SIMULTÁNEA DE LAS NOTICIAS DE ALGUNOS


MEDIOS TELEVISIVOS
FRENTE A TRADUCCIÓN LIBRE DEL INTÉRPRETE
DE LSE ESTÁNDAR

VARIEDAD SITUACIONAL ENTRE LOS PROPIOS SEÑANTES SORDOS


NATIVOS (CON AUSENCIA DE PERSONAS OYENTES) EN
INTERACCIONES FORMALES

21
22
2. LA SITUACIÓN SOCIAL Y JURÍDICA DE LA LENGUA DE SEÑAS

ESPAÑOLA

2. 1. Situación social de la LSE

La situación social de la LSE frente a la lengua oral en general se

caracteriza como una diglosia amplia, relativamente estable, en la que el

aprendizaje de la variedad oral implica un claro desplazamiento lingüístico con

expectativas de promoción social y modificación de la condición social. Se

comprende así bajo diglosia amplia cualquier situación en la que aparecen dos

variedades lingüísticas distintas, diversificadas funcionalmente, de tal modo que

una de ellas se utiliza en las relaciones formales (lengua oral) y la otra en las

informales o familiares (LSE) (véase Gimeno, F. y Gimeno, M. V., 2003, págs

31-48). De ningún modo, puede caracterizarse como conflicto lingüístico, tal

como la definió Rodríguez, M. A. (1992, pág. 37), que se debatiría entre

coordenadas de sustitución y normalización lingüísticas, aunque no ofreció

ninguna explicación al respecto.

Con otras palabras, no sólo es fundamental la característica del uso

condicionado o reglamentado de cada variedad con una función social

diferente, sino también la estabilidad de la situación, junto a la movilidad social

(con el desplazamiento lingüístico correspondiente) que facilita la enseñanza de

23
la variedad oral. Así se contribuye a una mejor comprensión de las relaciones

que se plantean entre la situación de “diglosia amplia” (relativamente estable a

largo plazo, con movilidad social) y el “conflicto lingüístico” (o desestabilización

de la configuración estática de la diglosia amplia sin movilidad social, dentro de

una dinámica progresiva de sustitución lingüística).

Ha llegado, pues, el momento de integrar el estudio de la lengua dentro

de la investigación de las relaciones entre la sociedad y la cultura. No es la

lengua la que cambia la sociedad, sino la sociedad la que trasmite, mantiene y

modifica la cultura y la lengua. Por medio de la lengua el ser humano se integra

en el grupo, y será a través de la lengua como puede manifestar los distintos

roles que materializan su comportamiento en el seno de la sociedad.

2.1.1. Desde el estudio clásico de Ferguson, C. A. (1959) sobre la

diglosia estricta, se ha venido aludiendo generalmente a la situación diglósica

del mundo árabe como la más genuina, aunque los análisis actuales de

algunos de sus investigadores disten de ser claros en un contexto amplio de

occidentalización postcolonial y de globalización económica. Los vernáculos

árabes se distribuyen en dos grandes comunidades de habla (mutuamente

incomprensibles entre sí): a) oriental (Egipto, Siria, Líbano, Irak...), y b)

occidental (Magreb). Los años 1956-1962 marcaron el comienzo del fin de la

dominación extranjera en el Magreb (Marruecos, Túnez y Argelia), y la puesta

en marcha de una política de arabización, cuyo principal objetivo consistió en la

generalización del árabe estándar en la educación y en los medios de

24
comunicación social. Este cambio histórico conlleva un renacimiento de las

etnicidades (árabe y bereber) y del árabe estándar, con la correspondiente

política lingüística de normalización y adaptación a las modernas necesidades

de designación.

Recientemente, Fasla, D. (2006) ha publicado un artículo sobre la

situación sociolingüística y la identidad cultural del Magreb. La situación

sociolingüística del mundo árabe variaría de un país a otro en función de las

diferentes variedades de árabe hablado, de las lenguas coloniales adoptadas,

de la existencia de grupos étnicos indígenas y de la influencia variable de

lenguas de sustrato y/o adstrato. La evolución histórica de la situación de

contacto lingüístico documentada en la comunidad multilingüe magrebí, desde

finales del siglo XIV (1391) hasta el momento actual, permitiría identificar la

vitalidad de un conjunto relativamente amplio de variedades lingüísticas, no

covigentes y en determinados casos de carácter minoritario: árabe clásico,

árabe moderno, árabe dialectal, beréber, francés, español, inglés, judeoespañol

y judeoárabe, entre otras. No convendría olvidar que el árabe dialectal y el

beréber (variedades maternas de esta comunidad, marcadas por la oralidad e

influidas de distinto modo por el sustrato romance) presentan una

caracterización sociolingüística muy diferente respecto del conjunto restante de

lenguas en contacto.

La situación social actual del Magreb, según Fasla, sería una evolución

de la diglosia estricta árabe hacia una triglosia, en la que podrían diferenciarse

25
tres variedades: a1) árabe clásico; a2) árabe (culto) moderno, y b) árabe

dialectal (marroquí, argelino, tunecino). La variedad culta se utilizaría por

arabófonos de pertenencia diastrática medio-alta, de idéntica o diversa

procedencia geográfica y difiere del árabe clásico básicamente en dos niveles

lingüísticos (morfosintáctico y léxico). Dicha variedad presenta en el nivel

morfológico una simplificación del sistema respecto al árabe clásico que afecta

a las marcas de flexión y a la frecuente formación de síncopas, así como a una

realización alofónica del vocalismo.

La triglosia sería, pues, un estadio superior de la diglosia, que podría

definirse como una especialización funcional trilateral debida a una situación

sociolingüística determinada por el uso diferencial de dos variedades altas (A1

y A2) y de una variedad baja (B). De este modo, la variedad intermedia (A2)

tendría la función de reducir la distancia conceptual y estructural entre el árabe

coloquial (hablado) y el árabe clásico. Por otra parte, la elección de una u otra

variedad lingüística de dicha escala (A1, A2 y B) estaría en función del tema,

del contexto situacional y del tipo del interlocutor. Así, p. ej., la variedad

intermedia alta podría utilizarse, en ciertos casos, para la comunicación entre

hablantes de procedencia geográfica que no compartirían el dominio de una

misma variedad dialectal. Al margen de este uso lingüístico condicionado por

factores sociales, esta variedad intermedia se utilizaría sobre todo en la

comunicación oral y espontánea (en situaciones oficiales o formales), y en la

producción escrita que caracterizaría el lenguaje administrativo (véanse

26
Gimeno, F. y Gimeno, M. V., 2003; Gimeno, F. y Martínez Olmos, E., 2008;

Gimeno, F., 2004, 2008).

Sin embargo, considera la autora que la consideración funcional de las

lenguas implicadas históricamente en la comunidad multilingüe magrebí se

traduciría en una serie de “pares diglósicos” que daría lugar a una situación de

poliglosia lineal o continua:

(a) (A.I) (árabe clásico (A1) / árabe moderno (A2);

(b) (A.II) inglés (A3) [/ español (A4), en Argelia y Marruecos];

(c) (A-B) francés;

(d) (B.I) árabe dialectal (B1) / bereber (B2), y

(e) (B.II) judeoespañol (B3) / [judeoárabe (B4) en Marruecos]… BN

Tras cuatro décadas de independencia, la arabización realizada bajo el

patrocinio de la Liga Árabe (desde 1960) sólo habría tenido lugar parcialmente,

y se consideraría un proceso aún no concluido, ya que el francés se utiliza

todavía en la educación superior, en el sector privado y en el lenguaje

administrativo, comercial y jurídico. El bilingüismo árabe moderno-francés

estaría completamente generalizado en el Magreb, y el francés habría sido

adoptado históricamente como segunda lengua a favor del desarrollo

económico. No obstante, en la actualidad se enseña el inglés en las

universidades de los tres países del Magreb como lengua extranjera, y su uso

se ha extendido principalmente en el ámbito educativo, en los medios de

comunicación social y en el sector turístico.

27
2.1.2. Algunos autores (Stokoe, W. C., Woodward, J.,…) han

considerado también la situación social de la lengua de señas de otros países

como una diglosia. Con frecuencia se ha identificado la “variedad signada“ (o

calco lingüístico de la variedad oral) (véase infra) con la variedad formal.

Además, se ha planteado la vigencia de un “continuo de habla” (conocido como

pidgin inglés señado) o variedad mixta de inglés señado y de la LSA en la

comunidad de señas americana. En uno de los extremos del continuo estarían

las variedades de la LSA y en el otro extremo las variedades del inglés señado

o inglés manual, y estarían en relación con circunstancias sociales diferentes y

tan fundamentales como el ser sordo u oyente, ser hijo de padres sordos u

oyentes o haber aprendido la lengua de señas antes de los seis años de edad

(véase Rodríguez, M. A. , 1992, págs. 41-42).

Sin embargo, Lucas, C. y Valli, C. (1989) se han planteado describir las

condiciones sociolingüísticas que seleccionan la variedad del pidgin inglés

señado, ya que hasta ahora la recolección de datos no ha tenido en cuenta la

situación comunicativa de la interacción natural. Contrariamente, a las

afirmaciones de que esta variedad ocurría sólo en presencia de participantes

oyentes, bien para lograr la comprensión o para negarles el acceso a la lengua

de señas, los datos empíricos obtenidos demuestran claramente que el pidgin

inglés señado se produce entre los propios señantes sordos nativos de la

lengua de señas en ausencia de personas oyentes. Los factores

sociolingüísticos que motivan dicha selección lingüística incluyen la formalidad

28
relativa de la situación de entrevista y la falta de familiaridad con los

participantes.

Además, según ellos, la relación entre las actitudes lingüísticas y la

elección de la variedad apropiada fue la que impulsaría en el pasado a describir

la situación sociolingüística de la comunidad de señas americana como

diglósica, y no sería tal. En la comunidad de señas americana, más que una

situación estrictamente diglósica debería considerarse la utilización de un

continuo de habla, que aparecería en algunas situaciones sociolingüísticas

entre señantes sordos y oyentes, y que no debería calificarse como una

situación de “criollización” de la LSA. La elección de otra variedad que no sea la

propia lengua de señas, y la consideración de que la LSA no es apropiada para

algunas situaciones serían el resultado directo de una situación sociolingüística

en la que dicha variedad ha sido ignorada y devaluada, y cuya base ha sido

tradicionalmente la instrucción y uso del inglés americano estándar.

2.1.3. Por nuestra parte, debemos elogiar la disposición empírica de los

citados autores a recurrir a la encuesta sociolingüística para confirmar o no las

hipótesis del pasado, y debemos llamar la atención sobre la necesidad de

potenciar esta línea de investigación. Aunque debe partirse de unas ideas

claras al respecto. Por una parte, debe superarse una visión simplista del

bilingüismo que lo presenta como el mayor peligro para la conservación de las

lenguas minoritarias. Haugen, E. (1953/1969, pág. 370 y sig.) se planteó la

sustitución lingüística en una típica comunidad de inmigrantes noruegos en los

29
EEUU, y se basaba en la relación entre el monolingüismo o el bilingüismo de

sus miembros y su nivel de competencia (mínima o máxima) en cada lengua.

Cuando el 70 % de la población mundial es bilingüe, y el uso de dos o más

lenguas dentro de una comunidad de habla es más la regla que la excepción,

resulta paradójico que todavía algunos lingüistas confundan el hecho bilingüe

en general, con las situaciones específicas de diglosia o conflicto lingüístico, y

reduzcan la compleja dinámica de la sustitución lingüística a una mera cuestión

de monolingüismo o bilingüismo. La problemática como puede suponerse es

más compleja, y debería remitirse a los estudios sobre la conservación y la

sustitución lingüística, donde se contemplen todas las variables lingüísticas,

sociales y culturales del amplio marco social del contacto de lenguas.

Por otra parte, el bilingüismo como uso de dos o más lenguas

caracteriza tanto la situación propia de la conducta individual, como del

comportamiento social. La diglosia amplia es una situación relativamente

estable, en la que se da una diferenciación funcional de las variedades

implicadas, con movilidad social objetiva. Así, p. ej., una variedad alta (A) para

la comunicación pública o formal y una variedad baja (B) empleada en la

interacción privada o familiar. Las personas sordas viven en minoría numérica,

dentro de la sociedad de personas oyentes, quienes han dirigido y programado

su educación, así como su "integración" en el seno de la vida laboral. La

realidad es que un niño sordo de nacimiento ha adquirido una educación

primaria muy limitada con relación a la educación de un niño oyente, y que muy

30
pocos han llegado a concluir una educación secundaria, y han sido las

excepciones las que han conseguido una educación universitaria.

Desde el Congreso Internacional de maestros de sordos, celebrado en

Milán (1880), la lengua de señas ha estado eliminada en la enseñanza del

sordo. Los maestros asistentes al Congreso –en su mayoría oyentes–

proclamaron el triunfo del oralismo, sin tener en cuenta que el sordo desarrolla

una lengua distinta. La consecuencia más tremenda fue que motivó un

menosprecio secular hacia los gestos que realiza el sordo, e impidió ver que

tales gestos son una lengua, cuyo conocimiento no sólo es útil, sino que es

necesario para conseguir el objetivo de que el sordo aprenda la lengua de los

oyentes. Han sido necesarios 100 años para que en el congreso de Hamburgo

(1980) hubiera un cambio sustancial, y reivindicaran las asociaciones de las

personas sordas el reconocimiento oficial de la lengua de señas, así como el

derecho irrenunciable a comunicarse y a recibir educación a través de ella

(véase Álvarez, M. et al., 2001, págs. 351-352).

El último cuarto del siglo XX ha sido testigo de la reivindicación de LSE y

de la LSC, como los instrumentos propios de las personas sordas que optan

libremente por algunas de ellas en España. Numerosas reuniones nacionales e

internacionales de expertos han planteado la necesidad de su reconocimiento y

uso para garantizar el acceso pleno a la educación, los servicios, la viada

económica y cultural, los medios de comunicación y las nuevas tecnologías de

la información y comunicación (véase Gascón, A. y Storch, J. G., 2004).

31
2.2. Comunidad de señas

En general, debe delimitarse el vernáculo, como variedad materna y

familiar, frente al estándar como variedad escolar y formal. Ambas variedades

son registros que todos utilizamos en función del contexto informal y formal,

respectivamente (véase Gimeno, F., 1990, págs. 25-33). De la misma manera,

en el mundo no oyente deben distinguirse dos registros (vernáculo y estándar)

o niveles de uso en función del contexto informal o formal, respectivamente. Un

registro vernáculo de señas es el que el sordo utiliza en la comunicación

inmediata con otros sordos y con personas oyentes bilingües, normalmente

pertenecientes a su familia. El registro estándar de señas es el que el niño

aprende y utiliza en la escuela para sordos o en la asociación, o en

comunicación con interlocutores sordos y oyentes bilingües no familiares.

Los rasgos que diferencian el registro estándar del vernáculo son

semejantes a los que separan ambos registros en el seno de cualquier lengua,

es decir, menor tendencia a la elipsis, menor empleo de señas estereotipados,

manifestación menos intensa de la afectividad, patente en el ritmo de signación,

y una mayor riqueza de señas. Mientras que entre los oyentes no hay en

general individuos de registro único (vernáculo), muchos sordos en sus

actuaciones comunicativas sólo distinguen el registro vernáculo de la

comunicación inmediata. Comprenden el registro estándar cuando aprenden la

lectoescritura en el ámbito escolar. Con frecuencia, son personas que por

circunstancias diversas han estado privadas de la comunicación con otros

32
sordos durante gran parte de su vida, y no han podido asistir a un colegio para

sordos ni a las asociaciones, por residir en pueblos pequeños donde

posiblemente no haya habido otro sordo.

2.2.1. La comunidad de señas aglutina a un conjunto de grupos de

señantes que se relacionan de un modo regular y frecuente, por medio de

una variedad (local, regional o nacional) de lengua de señas. Así, p. ej.,

hablamos de comunidad de señas española, catalana, americana, alemana,

británica, francesa, etc. La comunidad de señas delimita, pues, al conjunto

de grupos de señantes que se caracteriza por una interacción regular y

frecuente, mediante un grupo compartido de restricciones comunicativas. Se

configura a través de: a) la uniformidad de modelos abstractos de variación, y

b) determinados comportamientos evaluativos (véase, Gimeno, F., 1990,

págs. 45-49).

Storch, J. G. (en prensa a) ha ofrecido una visión de la libertad

individual para la elección de la lengua de señas o lengua oral, desde la

perspectiva de la filosofía del lenguaje. Distingue entre identidad social,

identidad moral e identidad personal. La primera alude al arraigamiento

social de la persona en una cultura, una lengua, una moral o una religión. La

segunda se refiere al hecho de cada persona tiene su autonomía moral

dentro de su grupo social y respeto de cualquier grupo social posible, con la

superación de conceptos equívocos de “minoría” y de “cultura”. La tercera

distingue a toda persona dentro del grupo al que pertenece, y la hace distinta

33
a todos los demás miembros distintos del grupo, y eso que la distingue

dentro del grupo social de pertenencia como persona individual es lo mismo

que la distingue con relación a cualquier otro grupo, allá donde vaya o se

relacione.

En consecuencia, la identidad social es parcial y relativa, y la identidad

moral llega hasta donde llega la responsabilidad personal. En cambio, la

identidad personal no es relativa y es constitutivamente previa a la

personalidad del agente moral. Si la persona cambia de identidad social o

moral no pierde ni cambia su identidad como persona. Pero que el grupo

cambie de identidad significa que la pierde, así p. ej. el español no es el latín,

ni el protestantismo es el catolicismo, pero la persona que se hizo protestante

o católica sigue siendo la misma persona que antes de convertirse, tan

idéntica persona como antes de cambiar, aunque cambie su identidad social

o su identidad moral. De manera que tan grave es que se margine a un sordo

porque libremente decida usar la lengua de señas, como que se le excluya o

repudie porque también opte libremente por una comunicación oral o escrita.

Nadie está obligado a pertenecer a una comunidad contra su voluntad.

Los lingüistas han hablado de “comunidad lingüística”, del mismo

modo en que anteriormente se ha hablado de “comunidad familiar”, pero hay

una diferencia fundamental entre ellas: la segunda es una comunidad

esencialmente real o biológica, la primera es puramente virtual o cultural. A

nadie se le puede obligar a que hable una lengua que no sea la suya, pero

34
tampoco se le puede impedir que aprenda nuevas lenguas o que prescinda

(si desea y puede hacerlo) de su propia lengua. La identidad propiamente

dicha es la personal, mientras que la identidad lingüística lo es siempre de un

modo relativo. Las lenguas son comunidades virtuales de comunicación, y

son instrumentos arbitrarios e intertraducibles de comunicación humana. La

primera manifestación comunicativa del hombre es el vernáculo en el ámbito

familiar, y la primera manifestación de identidad cultural es la pertenencia a

una familia.

En cuanto a las comunidades de señas, éstas son virtuales y

culturales, por el hecho de que se ven obligadas a compartir una misma

lengua, y están limitadas para acceder a otras con plenitud. Los sordos están

en situación de desventaja, y no se supera dicha restricción, sino a través de

una facilitación de medios y “medidas de acción positiva”, que permitan

superarla, y aseguren la esencial igualdad de todos los seres humanos. El

reconocimiento jurídico de la lengua de señas exige que se le reconozca

como una lengua específica, traducible y comunicable con las demás, y

como la lengua propia de una comunidad virtual que necesita expresarse y

comunicarse con la comunidad real a la que social, cultural y familiarmente

pertenece. Frente a esto, debe denunciarse conceptual, ética y

racionalmente una cierta corriente ideológica a favor de una pretendida

“identidad colectiva sorda”, basada en una igualmente pretendida

“especificidad cultural” de las personas sordas, a partir del dato de la

utilización de la lengua de señas como su “única lengua natural” y

35
suficientemente definidora de diferencias antropológicas que conforman

(según se dice) una “minoría” culturalmente autónoma: la “comunidad sorda”.

El crónico analfabetismo funcional que padece la mayoría de las

personas sordas señantes no se resuelve con declaraciones de “oficialidad”

de la lengua de señas, sino con la adecuada implementación de políticas y

recursos de educación accesible y de calidad, en la que la lengua de señas

ocupe indudablemente un papel señalado, junto a las lenguas orales. No se

trata, pues, de establecer fórmulas de acceso a los actos jurídicos a la

comunidad de señas, sino de superar barreras comunicativas para garantizar

a las personas sordas una igual participación ciudadana en la vida social y un

correcto ejercicio de los derechos humanos, cuyos titulares son primaria y

exclusivamente personas y no grupos. El papel fundamental de la educación

de los sordos es de otorgarles la competencia y autonomía individual,

lingüística y cultural suficiente para ejercitar el derecho a la opción de la

lengua de señas o la lengua oral.

2.2.2. Se ha distinguido una variedad alternativa del uso de la LSE

(denominada "español señado"), y sería la que el sordo postlocutivo utiliza en

la comunicación con personas oyentes que han adquirido algunos

conocimientos de la LSE. También se utilizaría, desde hace unos diez años,

en algunos programas de enseñanza para niños sordos, con la denominación

de "educación bimodal" (véase Monfort, M. et al., 1999). Español señado es,

asimismo, la variedad utilizada en alguna retransmisión de algunos

36
telediarios: mientras una persona oyente comunica las noticias en español

estándar, la otra oyente bilingüe presenta la traducción simultánea en

"español señado" para los receptores sordos. Se trata de hacer corresponder

las señales de la lengua de señas a la estructura simplificada del español

estándar, las cuales aparecen como equivalentes visuales de las palabras

emitidas. Sin duda, se trata de una traducción simultánea, equivalente a

cualquier traducción simultánea de una lengua oral a otra, pero con el

inconveniente de que se trata de dos lenguas muy distintas, y la traducción

palabra por palabra a la LSE resulta artificial, ya que una seña no equivale a

una palabra, y la traducción no puede calificarse como tal de LSE, sino de un

calco lingüístico de la lengua oral. Actualmente, se ha introducido débilmente

la propia traducción libre de las noticias del telediario en LSE, junto a la

subtitulación.

Por lo demás, el continuo de habla (conocido como “pidgin inglés

señado”) de una variedad mixta de inglés señado y de la LSA en la

comunidad de señas estadounidense no es ninguna situación sociolingüística

que pueda caracterizar a comunidad alguna frente a la diglosia, sino una

propia consecuencia de la realidad de toda lengua humana, que nos aparece

como un continuo de habla infragmentable. La lengua no es una suma de

variedades, sino un diasistema que revela diferencias intrínsecas parciales

de las variedades, dentro de una estructura con algunas particularidades

semejantes. Un diasistema que integra un conjunto ordenado de

37
descripciones estructurales con criterios geográficos y sociales, a fin de

dividir el continuo de habla en variedades discretas.

La lengua de señas no es homogénea. Como toda lengua presenta

variedades geográficas, sociales y contextuales, y el continuo de habla que

experimenta el investigador a la hora de caracterizar las variedades mixtas

que se dan entre la lengua oral y la lengua de señas respondería a la

diferenciación social y contextual de la situación comunicativa. De igual

manera, se da la diferenciación geográfica que se manifiesta en los distintos

países (así, p. ej., hablamos de lengua de señas española, francesa,

británica, alemana, etc.) y en las diversas regiones (andaluza, castellano-

leonesa, castellano-manchega, gallega, madrileña, murciana, navarra, vasca y

valenciana). El continuo de habla, pues, no puede combinarse con una

tipología general de las situaciones sociolingüísticas, la cual plantea

explícitamente, de un lado, las relaciones entre la estructura lingüística, el

uso de la lengua y las actitudes lingüísticas, y del otro, los fenómenos de

organización social y las funciones comunicativas (véanse Gimeno, F. y

Rodrigo, J., 2002).

La persistencia de las lenguas de señas en condiciones tan adversas

como la carencia de escritura y de instrumentos de cohesión, así como su

ausencia histórica en la enseñanza y en los planes de estudio de los niños

sordos, es una prueba evidente de la vitalidad que posee toda lengua natural

para resistir en el pasado los prejuicios e incomprensiones. Hoy las condiciones

38
socioculturales son muy otras, entre ellas es necesario reconocer la aparición

reciente de programas de lecto-escritura de señas (veánse Sutton, V., 1974;

Prillwitz, S. et al., 1989; Rodrigo, J., 2000), y la supervivencia de las lenguas

entrañan políticas lingüísticas definidas contra la sustitución lingüística y las

actitudes lingüísticas negativas de los señantes.

2.3. Aspectos educativos del multilingüismo social

La consideración general de los dos sistemas lingüísticos que se han

encontrado implicados en la enseñanza de los niños sordos (lengua de señas

y lengua oral) nos lleva al planteamiento de los aspectos educativos del

bilingüismo, así como al reconocimiento de la diferenciación social y funcional

de las variedades implicadas. Es más, en cualquier persona sorda se da en

mayor o menor grado una confluencia entre ambas lenguas, en función de la

edad en la que le sobreviene la pérdida de la audición, y también según el

grado de pérdida de la misma. Por consiguiente, los bilingües sordos son

personas que no sólo han aprendido la lengua de señas como variedad

materna (bien de sus padres o bien de otros niños sordos en las guarderías

infantiles), sino que también han estado expuestos a la variedad estándar oral y

escrita del español (bien dentro del sistema educativo, bien en la interacción

posterior con hablantes oyentes) (cfr. Lucas, C. y Valli, C. , 1989, pág. 14).

39
Asimismo, también son bilingües los sordos profundos (es decir,

aquellas personas cuya pérdida auditiva se coloca, en general, a partir de 70

decibelios en el promedio de las tres frecuencias conversacionales de 500,

1000 y 2000 Hz.), quienes desde la etapa preescolar, siguen el método de

enseñanza basado en la comunicación total, es decir, en el aprendizaje

sistemático de las dos lenguas.

2.3.1. Las recientes investigaciones sobre el desarrollo cognitivo y

lingüístico de los niños sordos demuestran que los insuficientes resultados

académicos conseguidos en su etapa escolar no se deben a una incapacidad

a causa de la sordera, sino a la barrera comunicativa que ha puesto la

enseñanza tradicional al grupo no oyente, que pone en evidencia el sistema

educativo del pasado, por una parte, y a la escasa exposición de intercambios

comunicativos con el resto de la sociedad, por la otra, ya que no disponen de

un código lingüístico común.

Dentro de una propuesta de bilingüismo, traducción e interpretación de

lenguas y su aplicación a la lengua de señas, Veyrat, M. (1998, págs. 27-37)

alude al modelo de la “Teoría interpretativa de la traducción”, con el fin de

concebir la traducción y la interpretación como un acto de comunicación, cuyo

objetivo es reproducir el sentido del texto o discurso original y no sus medios

lingüísticos. Un traductor e intérprete debe dominar no sólo la lengua a la que

trasvasa los contenidos de un mensaje originario, sino debe conocer también

los códigos socioculturales del destinatario y los mecanismos específicos que

40
rigen el funcionamiento de cada tipo de texto o discurso en cada lengua. La

comprensión de un intercambio comunicativo es un proceso interpretativo que

requiere tres etapas:

a) la fusión de los rasgos lingüísticos del significado de las palabras y

las frases con los conocimientos extralingüísticos de la lengua

fuente;

b) la desverbalización del sentido nacido de esta fusión, y

c) la reexpresión lingüísticamente libre de dicho sentido, con la

utilización de los medios propios del sistema de la lengua meta,

fusionados a su vez con la complementación cognitiva adecuada a

ella.

Asimismo, ha planteado la conveniencia de una educación bilingüe en

el niño sordo que plantee la LSE como primera lengua (L1) y la lengua oral

como segunda lengua (L2), de acuerdo con la propuesta teórica de Paivio,

A. (1986, pág. 49 y 1991, pág. 56), sobre un modelo dual para explicar la

coexistencia en los bilingües de los procesos lingüísticos que muestran un

funcionamiento, tanto independiente como interdependiente, de sus lenguas.

El bilingüismo social favorece el desarrollo intelectual y la cosmovisión del

sujeto bilingüe, con la capacitación para reconocer y valorar la diversidad y la

singularidad lingüística y cultural de las distintas comunidades.

2.3.2. El aprendizaje de una segunda lengua (L2) es el proceso por el

que el individuo adquiere un nivel de competencia lingüística y de competencia

41
comunicativa que le permite entrar en interacción con una comunidad

idiomática que no es la suya propia. La lengua es un sistema y un instrumento

de comunicación social. Para la mayor parte de sus usuarios, la lengua es

fundamentalmente un instrumento de comunicación, y su carácter de sistema

es algo implícito, ya que su funcionamiento interno es casi desconocido por los

hablantes. Sin embargo, cuando un hablante oyente comienza el aprendizaje

de la LSE como segunda lengua no se le plantea inicialmente el conocimiento

del sistema de la lengua de señas, y sólo tras su interiorización podrá convertir

dicho sistema en instrumento de comunicación social con la comunidad de

señas.

La enseñanza/aprendizaje de segundas lenguas ha experimentado un

desarrollo científico y una profesionalización de sus docentes. La lingüística

aplicada ha desarrollado una investigación seria y científica, desde los años

cuarenta del pasado siglo, en torno al proceso de aprendizaje de una segunda

lengua. Esta línea de investigación ha cristalizado en varios modelos que se

agrupan bajo el término de “lingüística contrastiva”, cuyo objetivo final es

facilitar el proceso de aprendizaje de una segunda lengua, a través de un

estudio científico basado conjuntamente en una teoría lingüística y en una

teoría del aprendizaje. Dicha disciplina cuenta con una larga tradición en los

EEUU, Europa central y en la antigua Europa del este, frente a los pocos y

aislados trabajos realizados en el ámbito hispánico. Los tres modelos que mejor

han desarrollado esta disciplina científica son: el análisis contrastivo, el análisis

de errores y la interlengua (véase Santos, I., 1993).

42
El Centro de Lingüística Aplicada de Washington (DC) mostró desde

hace tiempo un interés vital por los estudios de tipo contrastivo. Una de sus

publicaciones iniciales (Cárdenas, D., 1960) sirvió durante muchos años como

guía práctica para profesores de español en los EEUU. Entre 1960 y 1965, el

centro recibió un contrato de la Oficina de Educación de los EEUU para

producir una importante serie de estudios contrastivos del inglés con las cinco

lenguas extranjeras enseñadas comúnmente en los EEUU, a saber: francés,

alemán, italiano, ruso y español. El propósito de la serie, que estaba entonces

bajo la dirección de Ferguson, C. A., era prestar ayuda al profesor de cada una

de esas cinco lenguas extranjeras en su enseñanza en los EEUU.

La primera aplicación extensa del funcionalismo lingüístico al análisis

contrastivo estaba lógicamente en íntima conexión con la investigación sobre el

bilingüismo. La monografía de Weinrech, U. (1953) sobre las lenguas en

contacto proporcionó un excelente marco conceptual para la comprensión de

las influencias (fonológicas, sintácticas y léxicas) entre las lenguas que entran

en contacto en las situaciones bilingües. A su lado hemos de mencionar a

Haugen, E. (1953/1969) con su magistral estudio sobre el comportamiento

bilingüe de los noruegos en EEUU.

2.3.3. A partir de los años sesenta del pasado siglo se observó entre los

teóricos de la gramática generativa una marcada tendencia a quitar importancia

a las diferencias entre las lenguas, con el fin de relegarlas a los estratos de

43
superficie. La posición teórica de Di Pietro, R. J. (1971) es que deben

proyectarse cuidadosamente las semejanzas y las diferencias, a fin de

formarnos una idea de los universales del lenguaje humano, y evaluar los

enunciados contrastivos a la luz de la perspectiva que les corresponda. Uno de

los acontecimientos de mayor importancia en el ámbito de la lingüística ha sido

el resurgimiento del interés por los universales lingüísticos. La existencia de

restricciones universales en las lenguas representa una suposición básica para

poner en práctica el análisis contrastivo entre las lenguas particulares, ya que

hemos de estar de acuerdo en que la gramática de las lenguas particulares

debe contribuir de alguna forma a la teoría gramatical de todas las lenguas.

En los últimos años la enseñanza de la lengua de señas como segunda

lengua se ha convertido en un tema de creciente interés. En todos los países

se ha incrementado la demanda de cursos y seminarios de lengua de señas, ya

que no solamente empieza a interesar a los profesores oyentes de niños

sordos, sino a todo tipo de profesionales que trabajan con niños sordos, o que

quieren ampliar su nivel de especialización. En particular, Álvarez, M. et al.

(2001) son buenos exponentes de este interés, y reflexionan brevemente sobre

el estado actual de la enseñanza de la LSE como segunda lengua para

personas oyentes.

A pesar de que la especulación sobre la lengua de señas es tan antigua

como las teorías sobre el lenguaje humano en general (así, p. ej., recordemos

que en El Cratilo de Platón, Sócrates considera el caso de los sordos y su

44
manera de dar nombre a las cosas), en España los antecedentes históricos

sobre ella se inician en la segunda mitad del siglo XVIII, con la publicación de L.

Hervás y Panduro sobre la “Escuela española de sordomudos o arte para

enseñarles a escribir y hablar el idioma español”, que supone un paso en la

integración social de las personas sordas. La elaboración de un “Diccionario de

mímica y dactilología”, que incluía 1500 señas de la LSE, por F. Fernández

Villabrille representó un hito importante hacia la estandarización de la LSE. Con

el establecimiento de los primeros colegios de sordomudos y ciegos, en la

España del siglo XIX, se avanzó en la institucionalización de la educación de

las personas sordas, ciegas y sordociegas, con la consiguiente conciencia

lingüística y social en ese colectivo, así como del inicio del proceso

normalizador de la variedades de la LSE y de la LSC.

Aparte de que las circunstancias socioeducativas de todos los países, en

la línea del oralismo estricto, influyeron directamente en el comienzo tardío de

los estudios sobre la lengua de señas, se daban las dificultades de

investigación derivadas de la propia naturaleza de dicha lengua. Así, p. ej., el

hecho de ser una lengua no oral y de existir sólo en la expresión contextual del

aquí y ahora (es decir, en el contexto situacional).

El último cuarto del siglo XX ha sido testigo de la reivindicación de la

LSE y de la LSC, como los instrumentos de comunicación propios de las

personas sordas que optan libremente por alguna de ellas. Numerosas

reuniones nacionales e internacionales de expertos han planteado la necesidad

45
de su reconocimiento y uso para garantizar el acceso pleno a la educación, los

servicios, la vida económica y cultural, los medios de comunicación y las

nuevas tecnologías de la información (véase Gascón, A. y Storch de Gracia, J.

G. , 2004).

2.3.4. Por otra parte, la utilización de los recursos que potencian la

comunicación vía oral, a través de los medios de apoyo a la comunicación oral

(como la labiolectura, las prótesis auditivas, el subtitulado y cualquier otro

avance tecnológico), supone un derecho fundamental y básico de las personas

sordas (con discapacidad auditiva y sordociegas) que han optado libremente

por este medio de comunicación. En este período, se han materializado los

avances científicos más vertiginosos en la medicina, la audiología, la

tecnología, la pedagogía y la lectura labial con relación a la audición. De

manera que las aportaciones de estas disciplinas han hecho realidad

expectativas impensables para la educación y el acceso a la comunicación oral

de las personas con discapacidad auditiva, así como a su integración y

participación más activa con su entorno cultural, laboral y social.

Sin embargo, hemos de prevenir sobre aquellas metodologías

desfasadas, dentro del capítulo del multilingüismo social. En el pasado se

partía de que el monolingüe era la única base natural y estable de estudio

lingüístico. El bilingüismo era simple reflejo de la comunicación entre dos

grupos monolingües. De manera que se planteaba una estrategia de estudio a

partir de una lengua (oral), y se descartaba en todo momento la interacción

46
social. En nuestros días, el estudio del bilingüismo se plantea la descripción

sociolingüística dentro de una comunidad de habla bilingüe, a través de las

normas sociales que determinan el uso de variedades particulares, entre

singulares individuos y en situaciones específicas. De ahí que la auténtica

dimensión del individuo bilingüe sea manifestar las normas sociolingüísticas

de su particular grupo.

En España, contamos con colegios de integración de sordos con niños

oyentes y con colegios de educación especial para sordos. La elección de unos

u otros depende de cada niño, de su nivel de sordera y de su evolución, así

como de la propia decisión de los padres. La educación de los niños sordos

encierra complicadas encrucijadas entre diferentes modelos educativos. Unos

sistemas dan prioridad a la enseñanza oral (con el fin de que el niño hable

cuanto antes), otros a la lengua de señas (en el que cada seña expresa un

concepto, no palabra por palabra) y otros a la enseñanza bimodal (en la que se

da traducción de la lengua oral a señas, palabra por palabra, acompañada de

su emisión labial).

Hasta ahora se venía dando prioridad en los colegios de educación

especial para sordos a la enseñanza oral, pero ya empieza a imponerse en

España la lengua de señas y la educación bilingüe. Los niños sordos que

tienen un padre o una madre sordos aprenden esta lengua con la misma

rapidez que un oyente aprende la lengua oral. Hay, pues, una base científica

para enseñar la lengua de señas como primera lengua y la oral como segunda.

47
Antes que hacer del niño sordo un adulto oyente, hemos de conseguir del niño

sordo un adulto sordo, con posibilidades de acercarse al oyente.

El método de enseñanza de la "comunicación total" o de la enseñanza

bilingüe para sordos es el que simultanea ambas lenguas desde la etapa

preescolar y primaria. Al final de la etapa preescolar, a los cinco años, los niños

sordos son conscientes de que hay dos códigos, ya que por un lado

comprenden y se expresan en lengua de señas, y por el otro han comenzado el

aprendizaje articulatorio de los sonidos y la lectura labial. Tras la enseñanza

primaria, los niños sordos son bilingües. Antes que hacer del niño sordo un

adulto oyente, hemos de conseguir del niño sordo un adulto sordo, con

posibilidades de acercarse al oyente.

Asimismo, conviene manifestar que la educación de los niños sordos

viene marcada hoy por la falta de profesionales preparados para hacer frente a

la nueva corriente de la educación bilingüe. Hay que incorporar a los profesores

sordos a este tipo de enseñanza, ya que nadie conoce mejor la LSE. En

España todavía no contamos con ninguna universidad para sordos, como se

cuenta con la universidad Gallaudet College de Washington.

48
2.4. Situación jurídica de la LSE

El registro jurídico no presenta un bloque compacto (véanse Alcaraz, E.,

2000; Alcaraz, E. y Hughes, B., 2002), sino que pueden distinguirse al menos

cuatro variedades o géneros jurídicos:

a) el legislativo o jurídico-normativo de los textos legales;

b) el jurisdiccional o de los jueces (sentencias, autos, providencias,

etc.);

c) el administrativo o de la Administración del Estado (instancias,

expedientes, etc.), y

d) el notarial (testamentos, escrituras de compraventa, poderes, etc.).

Es evidente que en la situación jurídica de la LSE debemos referirnos a

la norma suprema de carácter general e impersonal (elaborada y aprobada por

las Cortes Generales), por la que se reconocen las lenguas de señas

españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las

personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

Es conocido que históricamente las personas sordas y sordociegas han

sido objetos de discriminación, y en muchos sentidos siguen siéndolo, tanto en

las legislaciones como en la práctica cotidiana. La comunicación de los sordos

(y su plena integración social en condiciones de igualdad en dignidad y libertad)

está supeditada a su nivel de adquisición de la lengua, a partir de sus propias

capacidades y posibilidades relacionales (familiares y sociales) y de sus

49
experiencias educativas. Es más, en pleno siglo XXI, aún continúa el debate

sobre el problema de la educación y de la integración social de los sordos,

caracterizados por su altísimo nivel de analfabetismo funcional y consecuente

bajísimo nivel cultural, lo que les determina al desempeño de las profesiones

meno cualificadas y peor consideradas.

2.4.1. Storch, J. G. (2008) ha ofrecido los antecedentes histórico-

legislativos de las lenguas de señas en el Derecho español y el panorama

internacional y nacional en las lenguas de señas, así como las consideraciones

jurídico-civiles de las necesarias reformas. En el mundo occidental, los

vehículos de expresión y comunicación que más utilizan las personas sordas

congénitas o prelocutivas entre sí (con independencia de que en determinados

casos puedan usar en su relación con los oyentes el registro oral, escrito o la

lectura labial) son dos:

a) la lengua de señas, principalmente, y

b) el alfabeto manual, complementariamente, o notación espacial del

alfabeto del correspondiente registro oral.

En el ámbito del Derecho internacional, la Asamblea General de las

Naciones Unidas aprobó (el 13 de diciembre de 2006) la “Convención

internacional de los derechos de las personas con discapacidad”, que consagra

(en su artículo 3) algunos de los principios fundamentales siguientes:

50
a) el respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual (incluida

la libertad de tomar las propias decisiones) y la independencia de las

personas;

b) la no discriminación;

c) la participación e inclusión plenas e efectivas en la sociedad;

d) el respecto por la diferencia y la aceptación de las personas con

discapacidad como parte de la diversidad y la condición humanas;

e) la igualdad de oportunidades;

f) la accesibilidad;

g) la igualdad entre el hombre y la mujer, y

h) el respecto a la evolución de las facultades de los niños y las niñas

con discapacidad y de su derecho a preservar su identidad.

Dicho texto que fue ratificado por el Estado español y entró en vigor el 3

de mayo del 2008, desempeñará un papel fundamental en la interpretación,

modificación y desarrollo de la legislación nacional.

En el ámbito del derecho comparado, la legislación de los distintos

países del mundo (en relación con las lenguas de señas y con su

reconocimiento y protección como lenguas de cultura) nos proporciona las

siguientes conclusiones:

a) en la casi totalidad de las Constituciones se recoge el principio de

libertad de uso de cualesquiera lenguas, para los actos de

comunicación privada, sin que se admita discriminación por tal

51
motivo. Expresamente se cita a las lenguas de señas, no como

lenguas oficiales, sino como lenguas de especial protección en las

Constituciones de Uganda (1995), África del Sur (1996), Portugal

(1997), Ecuador (1998), Finlandia (1999) y Venezuela (1999);

b) Igualmente, en la casi totalidad de las Constituciones se establece

que los procedimientos judiciales se tramitarán en la lengua oficial,

no obstante si la parte no conoce dicha lengua oficial tiene derecho a

intérprete;

c) en la mayor parte de las constituciones que hacen mención al

derecho a la educación se establece que ésta se instrumentará en la

lengua oficial (que es, salvo alguna puntual excepción, de

aprendizaje obligatorio), y, opcionalmente, en la lengua materna de

la minoría lingüística correspondiente, y

d) en sede de legislación ordinaria (no constitucional), las lenguas de

señas se recogen expresamente en muchas normas de muy

diversos rangos, que pueden ordenarse por diferentes campos de

aplicación, ya que como medio de comunicación (en tanto que

lenguas de interés cultural), ya como instrumento de educación

(directa o alternativa).

La observación del panorama internacional nos muestra que las lenguas

de señas, por su carácter de lenguas no territoriales y no generacionales (ya

que la trasmisión se hace mayoritariamente fuera del ámbito familiar), no se

han considerado como “lenguas oficiales” constitucionales, ni tan siquiera como

52
“lenguas de minorías étnicas” –salvo el caso excepcional de Nueva Zelanda–.

En su lugar, se las ha considerado como “lenguas minoritarias” por su valor

cultural e instrumental, y precisan de los más elevados niveles de protección

posibles, a causa de la fragilidad cultural, comunicativa y social de sus

usuarios. Las comunidades de señas se configuran, pues, como “comunidades

virtuales” de lengua, porque forman o pueden formar parte de cualesquiera

grupos humanos (diferenciados o no), pero no étnicas (es decir, de trasmisión

cultural generacional en el ámbito de la familia, históricamente vinculada a un

territorio), aunque reclamen y obtengan (con mayor o menor extensión y

eficacia) una protección jurídica propia y adecuada a su situación vulnerable.

Desde la década de los sesenta del pasado siglo, tanto en el ámbito

internacional como en el nacional, se ha comenzado a vivir un cambio sobre la

situación de las personas con discapacidad, en el reconocimiento de su

derecho a la igualdad de oportunidades. Así, p. ej., la ONU en su Resolución

48/96 (de 20 de diciembre de 1993, y en concreto en su artículo 5º, apartado 7)

ha considerado la utilización de la lengua de señas en la educación de los

niños sordos, así como en sus familias y comunidades, y la prestación de

servicios de interpretación de la lengua de señas para facilitar la comunicación

entre las personas sordas y las demás personas. También, en el apartado 6, ha

establecido la obligación de los Estados sobre la utilización de las tecnologías

apropiadas para proporcionar acceso a la información oral por parte de las

personas con discapacidad auditiva.

53
Así mismo, el Comité de Ministros del Consejo de Europa ha elaborado

una Recomendación sobre la protección de la lengua de señas en los Estados

miembros del Consejo de Europa (documento 9738 de 17 de marzo de 2003),

en la que ha reconocido la lengua de señas como un medio de comunicación

natural y completo, con capacidad de promover la integración de las personas

con limitaciones auditivas en la sociedad, y para facilitar su acceso a la

educación, el empleo y la justicia.

2.4.2 En España, la ley de “Igualdad de oportunidades, no discriminación

y accesibilidad universal de las personas con discapacidad” (51/2003 de 3 de

diciembre) que reconocía tanto la importancia de las lenguas de señas en la

formación de las personas sordas como su libertad de elección respecto a los

distintos medios utilizables para su comunicación con el contexto social,

reflejaba esta nueva tendencia, y contemplaba expresamente la regulación de

la lengua de señas y de los medios de apoyo a la comunicación oral. Desde el

marco normativo constitucional y legal español, constituye una obligación de los

poderes públicos tanto el desarrollo de medios que faciliten el acceso a la

expresión verbal y escrita de la lengua oral a las personas sordas (con

discapacidad auditiva y sordociegas), cuanto la configuración de una normativa

básica sobre el aprendizaje, conocimiento y uso de las lenguas de señas

españolas.

Con el fin de superar las barreras comunicativas y conseguir la

normalización social de las lenguas de señas en España se ha promulgado la

“Ley 27/2007 por la que se reconocen las lenguas de señas españolas y se

54
regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de la personas sordas, con

discapacidad auditiva y sordociegas” (BOE de 24-10-2007). La ley pretende dar

respuesta a la normalización de la sociedad y a la integración de las personas

con discapacidad, y es consciente de que las personas con limitaciones

auditivas y las sordociegas tienen diferentes necesidades, lo que implica que

algunas personas pueden optar por la comunicación a través de la lengua de

señas, mientras que otras prefieran la utilización de recursos que posibilitan la

comunicación vía oral. La ley reconoce ese derecho de opción, y deja la

elección en manos de los principales interesados: las personas con

discapacidad auditiva y sordociegas, o sus padres (o tutores) en el caso de los

menores. Es deber de los padres procurar que se facilite el aprendizaje de la

lengua de señas, si el interés del niño sordo, (objetiva y prudentemente

ponderado) lo exige.

La ley busca incrementar el grado de protección y de seguridad jurídica

de sus contenidos, por el cual se prevén los efectos jurídicos que llegarán a

tener el aprendizaje y uso de las lenguas de señas y de los medios de apoyo a

la comunicación oral. De acuerdo con ello, se aspira a que la norma legal no se

limite únicamente a efectuar una declaración programática a favor de un grupo

social débil, sino que va más allá. Por una parte, con el establecimiento de las

vías capaces de garantizar a las personas con discapacidad auditiva el ejercicio

de los derechos y libertades constitucionales, que legítimamente les

corresponden como ciudadanos de un Estado social y democrático de

Derecho: en especial, el libre desarrollo de su personalidad y su formación en

55
el respeto de los derechos fundamentales y libertades públicas, principalmente

a través del derecho a la educación, y su plena participación en la vida política,

económica, social y cultural. Y por la otra, con la previsión de una serie de

medidas y garantías que tiendan a asegurar su eficacia frente a los poderes

públicos y frente al resto de los ciudadanos.

La presente ley determina, pues, el reconocimiento y regulación de la

LSE (sin perjuicio del reconocimiento de la LSC en su comunidad de señas, y

de los medios de apoyo a la comunicación oral), así como el derecho a la

enseñanza / aprendizaje, conocimiento y uso de las lenguas de señas

españolas. Se proponen medidas para impulsar el uso de las lenguas de señas

españolas en todos los ámbitos de uso público, así como la incorporación

obligatoria de dichas lenguas en el sistema educativo del Estado. Además,

impone a los poderes públicos que promuevan la prestación de servicios de

intérpretes en lenguas de señas españolas (con la formación necesaria y la

titulación oportuna) a todas las personas sordas, con discapacidad auditiva o

sordociegas, cuando lo precisen en los diferentes ámbitos públicos o privados.

Finalmente, plantea la creación de dos nuevos órganos especiales que

se ubicarán en el organigrama competencial del Real Patronato sobre

Discapacidad:

a) el Centro Español del Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA),

cuya finalidad consistirá en investigar, fomentar, promover iniciativas,

coordinar actuaciones y extender la subtitulación y la

56
audiodescripción como medios de apoyo a la comunicación de las

personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas. Dicho

Centro ya se creó anteriormente por vía reglamentaria, y se halla en

pleno funcionamiento en la sede de la Universidad Carlos III, y

b) el Centro de Normalización Lingüística de la LSE, cuya constitución

se establece en la Ley que (a través del desarrollo de su actividad

formadora e investigadora) desempeñará su cometido de fomentar

(al más alto nivel académico y social) el empleo de las lenguas de

señas y de velar por su buen uso. Dicho Centro contará en su

plantilla con profesionales expertos en lenguas de señas y en

sociolingüística, y desarrollará sus acciones a partir de consultas y de

la formalización de convenios con las Universidades y las entidades

representativas de las personas sordas y de sus familias.

57
58
3. CONCIENCIA LINGÜÍSTICA, ACTITUDES LINGÜÍSTICAS Y

PLANIFICACIÓN LINGÜÍSTICA

3.1. Conciencia lingüística

En nuestros días, la sociolingüística plantea que la hipótesis de la

relación entre el estrato sociocultural y la conciencia lingüística es muy

estrecha, y que a medida que se baja en el espectro social disminuye el

grado de capacidad distintiva de los sociolectos de la comunidad de habla.

En particular, López Morales, H. (1989, págs. 257-79) ha demostrado que

existe una relación directa entre conciencia sociolingüística hacia los

sociolectos y estratificación sociocultural, conciencia que se hace más clara y

definida en el sociolecto alto del espectro.

3.1.1. La conciencia sociolingüística implica, pues, por una parte el

conocimiento de la existencia de distintas variedades (o variantes) y por la

otra la identificación de las relaciones entre dichas variedades (o variantes) y

los sociolectos socioculturales altos de la comunidad de habla. En una buena

cantidad de ocasiones, la conciencia sociolingüística proporciona los criterios

de “corrección” que permiten el estudio de la seguridad e inseguridad

lingüísticas, es decir la identificación de determinadas variedades (o

variantes) con los sociolectos altos de la comunidad de habla, al menos en

59
los casos en que funciona el prestigio general y abierto, no el encubierto. La

coincidencia entre conciencia sociolingüística y actitudes lingüísticas

positivas lleva a la conservación de las variedades lingüísticas, mientras que

la discrepancia entre ellas determina la sustitución lingüística.

La inseguridad lingüística es uno de los resultados del empleo

reflexivo de una variedad, y produce una actitud purista hacia esa variedad.

El purismo es, pues, una reacción general contra la rápida y profunda

contaminación de una variedad por otra, y motiva el proceso de su

normalización lingüística. Por supuesto que es preciso diferenciar el purismo

del estándar y el del vernáculo (véanse Gimeno, F., 1986, 1988, 2008d;

Gimeno, F. y Gómez, J. R., 2007).

3.2. Actitudes lingüísticas

En un sentido amplio, la actitud lingüística se caracteriza como un

modelo hipotético relacionado con el comportamiento lingüístico o con las

respuestas verbales a cualquier conjunto de estímulos. La actitud se

determina mediante un índice afectivo, cognitivo o conativo de las reacciones

evaluativas, bien hacía las diferentes variedades lingüísticas, bien hacía una

variable sociolingüística de una hablada, bien hacía el uso de una variedad

determinadas de un ámbito específico, o bien hacía una lengua como

marcador de grupo.

60
Las medidas técnicas de las actitudes lingüísticas pueden ser

calificadas de análisis de contenido del tratamiento social, mediante medidas

directas o indirectas, en nuestro caso, la encuesta se ha limitado a medidas

directas, que observan las actitudes lingüísticas a partir de una serie de

cuestiones cerradas en entrevistas personales. El criterio de prestigio ha sido

manejado frecuentemente como vector que impele al cambio de código y a

la sustitución lingüística, aunque debe ser especificado empíricamente, en

función del propio grupo de hablantes y del contexto implicado.

3.2.1 Dentro del amplio marco de la teoría de la identidad social, una

aproximación sociosicológica a los factores que influyen en la conservación y

sustitución lingüística debe incluir los conceptos de percepción de la realidad

etnolingüística y de percepción de los límites de grupo, así como la noción

de pertenencia como miembro a múltiples grupos.

La teoría de la identidad social proporciona un análisis de las

estrategias de cambio social, con el fin de logra una diferenciación

psicolingüística positiva que está en relación con las diferencias de estatus

de las lenguas. La categorización social del mundo implica el conocimiento

de nuestra propia calidad de miembros de determinados grupos. Sin

embargo, la identidad social solo adquiere significado por comparación con

otros grupos, y se supone que los individuos desean pertenecer a grupos que

le den satisfacción y orgullo.

61
La comparación social con un grupo étnico externo sobre cierto

valores (poder, recursos económicos, atributos intelectuales, etc.) tiene como

resultado una identidad positiva o negativa parta los miembros del grupo, que

adoptarán el último caso una o varias estrategias de movilidad social,

creatividad social o de competición social, con el fin de superar las

limitaciones inherentes. La mayoría de estas estrategias tiene una importante

correlación lingüística (véase Gimeno, F. y M. V. Gimeno, 2003, págs. 57-

64).

3.2.2. La situación sociolingüística de la comunidad sorda valenciana

tiende a materializarse en una competencia comunicativa activa en LSE, y en

función familiar y escolar muestra una competencia pasiva en LE y LV, es

decir, las personas sordas tienen un nivel medio de conocimiento en la

lengua oral mediante la lectura labial o escrita y LSE.

La explicación de la competencia comunicativa corre a cargo de una

serie de elementos subyacentes como son la conciencia lingüística, las

creencias y, sobre todo, las actitudes de los hablantes y de la comunidad de

habla, según H. López Morales (1989, pág.188).

En este sentido, esta situación sociolingüística de las comunidades

sordas viene determinada por la diglosia amplia estable entre la LSE y la LE,

y que a su vez, es eminentemente enriquecedora para la comunidad sorda.

De modo que, hoy la actitud lingüística negativa de la comunidades sordas

62
hacia la LE, está marcada por la influencia de la LSE dentro del sistema

educativo1.

Por otra parte, la situación sociolingüística de las comunidades

sordas2, muestra una actitud lingüística negativa hacia la lengua española

oral y la LSE en el ámbito público. Así pues, el conocimiento de la lengua

española oral por parte de un número de personas sordas sería el sociolecto

marcado por el estigma social en el contexto sordo de la comunidad sorda

valenciana propiamente dicha. La lengua de señas sería el sociolecto no

marcado en el contexto sordo de las comunidades sordas valencianas.

Por consiguiente, la jerarquización de funciones caracterizaría esta

fase multilingüe de la diglosia estable, y suscitaría la oposición

sociolingüística LSE/LE oral en función de la persona Sorda/sorda3 (véase

tabla I).

1
Hoy podemos constatar que hay un cierto sentimiento de odio hacia la LE por parte de
algunos miembros de las Comunidades Sordas. Este sentimiento de odio, se modificaría si
la LSE estuviera presente dentro del sistema educativo, de modo que la actitud lingüística
hacia la LE cambiaría a positiva. No obstante, hoy se está aplicando la enseñanza bilingüe,
en la que se introduce la LSE, como primera lengua y a partir de los 3-4 años la LE, de
modo que está actitud lingüística hacia la LE está desapareciendo.
2
Para poder interpretar los resultados, se habrá que tener en cuenta el tipo de ámbito
familiar de la muestra, ya que, hoy se distingue la persona Sorda que usa la LSE y
pertenece al mundo sordo y la persona sorda que usa la LEO y LSE y pertenece al mundo
oyente y al mundo Sordo.
3
Las investigaciones realizadas en los EE.UU. ofrecen una delimitación clara respecto a la
denominación de persona Sorda con “S” mayúscula se utiliza para las personas que están
integradas dentro de una Comunidad Sorda, éstas defienden su lengua, sus costumbres y
su identidad cultural; y por otra parte, las personas sordas con “s” minúscula estarían
integrados por personas que tienen una discapacidad auditiva y en un principio no estarían
integrados en la Comunidad Sorda. No obstante, hoy un gran número de personas sordas
se están integrando en la Comunidad Sorda.

63
TABLA I

Esquema de la situación sociolingüística actual de las actitudes lingüísticas hacia la LSE y


LE, en función de la persona Sorda y sorda

LSE LE Tendencia

LSE y LE

Sordo + - -

sordo - + +

La actitud lingüística de las comunidades sordas valencianas se podría

caracterizar como un modelo hipotético directamente relacionado con el

comportamiento lingüístico o con las respuestas señales verbales a cualquier

conjunto de estímulos.

Asimismo, según F. Gimeno (1986), sabemos que la actitud lingüística

se determina mediante un índice afectivo, cognitivo o conativo de las

reacciones evaluativas hacia las diferentes variedades lingüísticas, una

variable sociolingüística de una lengua dada, el uso de una variedad

determinada en un ámbito específico o hacia una lengua como marcador de

grupo. De manera que las medidas técnicas de las actitudes lingüísticas

pueden ser calificadas de análisis de contenido del tratamiento social,

medidas directas e indirectas. En nuestro caso, la encuesta se ha limitado a

medidas directas, que observan las actitudes lingüísticas a partir de una serie

64
de cuestiones directas en entrevistas personales realizadas en cinco puntos

de muestreo dentro de la Comunidad Valenciana durante un período de

investigación de campo (1997-99), y del mismo modo, nuestro cuestionario

estaba diseñado por preguntas y respuestas cerradas.

A lo largo de la investigación sociolingüística se ha mencionado el

criterio de prestigio como vector que impele al cambio de código y

sustitución lingüística, aunque deber ser especificado empíricamente, es

decir con datos, en función del propio grupo de hablantes o informantes y del

contexto implicado.

3.3. La normalización lingüística

La normalización lingüística consiste, según Aracil, L. V. (1965, págs.

31-32), en la reorganización de las funciones lingüísticas de la sociedad, con

el fin de readaptar las funciones sociales de la lengua a unas condiciones

“externas” cambiantes. La normalización es muy compleja, de manera que

cada “caso” particular muestra una singularidad aparentemente irreductible,

pero detrás de esta diversidad innegable podemos discernir una estructura

esencial casi invariable e inconfundible.

Además, las normalizaciones no son casi nunca acontecimientos

históricos completamente aislados. Al contrario, parece que la normalización

tiende a propagarse “en cascada” de comunidad de habla en comunidad de

65
habla y hasta de época en época, de una manera que ilustra las tesis

difusionistas. El latín (la primera lengua europea occidental que fue

normalizada eficazmente al ejemplo del griego helenístico) pasó a ser

después el modelo común que inspiró (directa o indirectamente) la

normalización progresiva de casi todos los idiomas europeos.

3.3.1. Ahora bien, antes de considerar los problemas que dan origen a la

política lingüística debemos establecer los papeles respectivos del habla y la

escritura. En el estudio de la planificación lingüística la escritura es primaria y

el habla secundaria. La inversión se justifica por la función de la escritura como

medio de comunicación entre hablantes separados por el tiempo y el espacio.

La perdurabilidad de la escritura y su importancia para la comunidad de habla

hacen necesario que su estudio sea diferente al del habla. El mejor planificador

es, por consiguiente, el que no solamente codifica, sino que también escribe el

texto. Los autores particulares se necesitan en el caso de una lengua escrita,

tal como los hablantes específicos en el caso del habla.

Haugen, E. (1966b) analizó el conflicto lingüístico y la planificación

lingüística, a propósito de la revisión del conflicto noruego desde el siglo XIX, el

cual trataba de evitar la sustitución lingüística por la imposición del viejo danés

durante cuatrocientos años. La planificación lingüística establecía la necesidad

de la normalización de un noruego actual, a partir de los dialectos del oeste del

país, por encima de las dos anteriores variedades nacionales. El termino de

planificación lingüística fue divulgado por Haugen, E. (1987, págs. 626-627) en

66
el año 1958, y la definió como la actividad de redactar una ortografía, una

sintaxis y un diccionario normativos, a fin de orientar a escritores y hablantes en

una comunidad de habla heterogénea. Asimismo, dicho término podría

utilizarse retrospectivamente y aplicarse hacia atrás en la historia de la

naciones más civilizadas.

Por lo demás, Haugen, E. (1966a, págs. 282-284) mencionó también

que es importante el estilo del discurso (formal o informal). Generalmente, la

lengua del pasado es esmerada y pública, mientras que el habla diaria no lo es.

De manera que la planificación lingüística se refiere fundamentalmente más a

los estilos formales que a los informales, especialmente en su forma escrita.

Como podría suponerse, las gramáticas del griego y del latín vinieron bastante

después de los períodos clásicos de estas lenguas, y fueron en lo esencial

codificaciones de una norma ya aceptada. El término codificación significa

simplemente la expresión explícita del código en la forma de una ortografía,

una sintaxis y un léxico.

La lengua no sólo sirve como medio de cooperación social, sino también

como medio de expresión individual. Lo primero conduce a la uniformidad del

código, lo segundo a la diversidad. El resultado real debe ser una especie de

balance entre la dos. La peculiaridad de la lengua estándar y la definición de

cualquier norma lingüística son la estabilidad con flexibilidad. La estabilidad es

el correlato diacrónico de la uniformidad, mientras que la flexibilidad es el

correlato diacrónico de la diversidad.

67
La planificación lingüística es la evaluación del cambio lingüístico, y es

necesario saber cuál es el cambio y cómo se relaciona con la estructura

pasada y presente de la lengua. Sin embargo, es necesario establecer las

limitaciones del cambio, y la reconstrucción, a veces, no es fácil. Una manera

de que el planificador identifique una lengua es establecer su historia. La

geografía lingüística y la historia se combinan para fijar los límites a los posibles

cambios que puedan hacerse.

En la práctica la comunicación se logra mediante un precario balance

entre la economía expresiva del hablante y la economía de percepción del

oyente. La mayor parte de los criterios de planificación lingüística son aspectos

del principio general de eficiencia: una forma es eficiente si es fácil de aprender

y fácil de usar. La lingüística del siglo XX ha proporcionado una preciosa

información sobre la naturaleza de la lengua como medio funcional de

comunicación humana, y sólo una completa comprensión de este aspecto

puede suministrar el conocimiento necesario para una evolución útil. Aunque la

lingüística teórica pueda estrechar su perspectiva al microcosmos del idioma,

una lingüística aplicada no puede pasar por alto el macrocosmos de la

sociedad en la cual realmente vivimos, hablamos y escribimos (véase

Cobarrubias, J., 1983).

3.3.2. El español, según Marcos, F. (1979, págs. 83-84), ha sido una

lengua que, a lo largo de su historia, ha sufrido varias y grandes reformas, a

pesar de la aparente continuidad de sus recursos sintácticos y del espejismo

68
que causa su grafía casi fonológica, pero que es naturalmente otro resultado de

esas reformas. El español ha sido reformado intencionalmente en cuatro

grandes momentos o períodos: 1) el siglo XIII, con el rey Alfonso X el Sabio; 2)

el siglo XVI, con el triunfo cesáreo de la idea de lengua imperial y universal; 3)

el siglo XVIII, con la creación de la Real Academia Española y el relativamente

fracasado intento de enciclopedismo y racionalismo de Luzán, Jovellanos o

Feijoo, y 4) el siglo XX, con la renovación de las instituciones académicas, de

los modos de vida de la comunidades hispánicas o la importante preocupación

generalizada por la adaptación de tecnicismos, y por ello relacionada con el

viejo tema de la pureza lingüística y con el más moderno de la norma

hispánica.

F. Gimeno y C. García Turza (2010, págs. 158-61) han aludido a la

trascendencia de Alfonso X el Sabio y Toledo en el posterior desarrollo explícito

de la planificación del romance castellano, en la segunda mitad del siglo XIII,

pero en su insuficiencia para explicar y comprender el inicio de una primera

normalización de los romances, que promovería el desarrollo de la escritura por

parte de escribanos y notarios particulares desde la primera mitad del siglo IX.

En ella, se darían una selección e implementación implícitas, que

coincidirían con una propia elaboración funcional de los registros jurídicos,

aunque no existieran inicios de codificación lingüística, así como inicialmente

tampoco testimonios de conciencia lingüística (revisamos así nuestra propuesta

anterior). Es decir, se ha planteado una hipótesis de trabajo sobre la

69
reconstrucción histórica contraria a una concepción de la historia de la lengua

basada en sucesivas reformas desde el siglo XIII, pero se ha ceñido a una

normalización del castellano desde esa época bajo-medieval.

La hipótesis actual sobre una primera normalización de los romances se

adelanta, pues, varios siglos hasta la segunda mitad del siglo VIII. Las primeras

muestras romances de los glosarios y los primeros textos romances de la

documentación manuscrita deben inscribirse en el contexto social de una

incipiente normalización de los romances, dentro de un proceso implícito de

planificación lingüística. Ya Menéndez Pidal, R. (1926/1950, pág. 70) había

afirmado que la fijación grafemática que encontramos en las obras de

Fernando III y Alfonso X es fruto de la selección ejercitada en los siglos

anteriores al siglo XII, y que por lo tanto la grafemática alfonsí procede por

tradición ininterrumpida de la grafía usual desde el siglo X.

La aparición de los Serments de Strasbourg (842) y la necesaria

eclosión normalizadora del registro jurídico y el notarial evidencian los

propios antecedentes de la influencia de la historia del derecho romano en la

determinación de la función social de los romances. Es más, dicha

manifestación es constitutiva del proceso mismo de formación de los

protorromances hispanos, y plantea a partir de ella la propia elaboración

funcional de los registros jurídicos.

70
3.3.3. El modelo más reconocido de Haugen, E. (1983) sobre la

normalización lingüística es una aplicación explícita, consciente y más o menos

programada de planificar la dinámica de vernáculo a estándar, con el fin de

guiar a escritores y hablantes de una comunidad de habla. Este modelo

describe las cuatro fases siguientes de la planificación lingüística:

a) selección de la norma;

b) codificación de la norma;

c) implementación de la función, y

d) elaboración de la función.

Por una parte, las etapas a) y b) se relacionan con la norma, y c) y d) se

ocupan de la función. Por la otra, las etapas a) y c) son principalmente sociales

y “externas” a la lengua, y b) y d) son principalmente lingüísticas e “internas” a

la lengua. Dichas fases muestran cierta sucesión lógica, pero no son

necesariamente sucesivas temporalmente, sino que también pueden ser

simultáneas o cíclicas.

Las cuestiones sobre políticas lingüísticas se remontan a la antigüedad,

y pueden rastrearse bajo innumerables títulos (reforma de la lengua, lengua

nacional, lengua literaria, lengua y nacionalismo, estandarización de la lengua,

cultivo de la lengua, norma lingüística, etc.). Es más, incluso puede argüirse

que desde Panini los gramáticos han estado comprometidos en actividades

más o menos conscientes de planificación lingüística. Históricamente, la

mayoría de las normalizaciones lingüísticas han sido implícitas, y han sido

71
emprendidas bien por individuos particulares, bien por instituciones. A pesar de

que en esta política lingüística es artificial el establecimiento de las fases

técnicas de la planificación lingüística, la asignación de las diversas actividades

y etapas que suponen el proceso complejo de la normalización resulta

operativa y práctica.

3.4. Normalización social y lingüística de la LSE

El informe coordinado por la Universidad Complutense de Madrid sobre

un “Estudio preliminar para la constitución del Centro de Normalización e

Investigación Lingüística de la LSE (CENILSE)” es una excelente propuesta

para avanzar en la materialización de la normalización lingüística de la LSE,

con la colaboración de 13 universidades españolas (Alicante, Autónoma de

Barcelona, Autónoma de Madrid, Barcelona, Cádiz, Carlos III, Córdoba,

Coruña, Deusto, Extremadura, La Rioja, Las Palmas y Málaga).

Dicha propuesta plantea que el proceso de “normalización” exigido por

las lenguas gestuales precisa que se forme previa y adecuadamente a los

operadores (docentes, mediadores e intérpretes) de la LSE, de modo que se

pueda adquirir en las escuelas infantiles desde edades tempranas, y se

mantenga su estudio a lo largo de todo el sistema educativo. La investigación

llevada a cabo por los representantes de las distintas universidades

colaboradoras se ha centrado, pues, en la necesidad de definir la constitución y

72
las posibles líneas de actuación del CENILSE, con el fin de llevar a cabo el

triple cometido de la eliminación de barreras de accesibilidad, de la

investigación de calidad y de la normalización académica de la LSE, requisito

este último necesario para una plena normalización social de las mismas.

Dicho proceso no exigiría una “normativización”, que queda excluida en

la propia Ley 27/2007 (cuando garantiza la libertad de opción y de uso), ya que

no garantiza de ningún modo su éxito, sobre todo en el caso de unas lenguas

que carecen generalmente de registro escrito aceptado. Por sus especiales

características viso-gesto-espaciales (que requieren el empleo de sofisticados

instrumentos visuales de recogida y análisis de datos) y su carácter ágrafo, no

hay sistemas de escritura de la LSE, y el supuesto de que el proceso de su

normalización debe pasar por la implantación –deliberada o inconsciente– de

una norma escrita no sería sólo tarea vana, sino que no estaría relacionado con

las verdaderas necesidades de la LSE, ni con las de sus usuarios.

3.4.1. Con respecto a la formación, se plantea para el CENILSE una

primera investigación teórica de los contenidos lingüísticos y metodológicos que

respondan a las exigencias planteadas por el “Marco común europeo de

referencia para el aprendizaje, la enseñanza y la evaluación de las lenguas”, y

en segundo lugar una aplicación práctica que permita no sólo la elaboración de

materiales multimedia con calidad universitaria para la enseñanza / aprendizaje

y la evaluación de la LSE, sino también de las herramientas pedagógicas que

contribuyan a una docencia de esta lengua como segunda lengua, a través de

73
la conexión a internet, con las garantías de la excelencia académica, la libertad

de cátedra y, además, de la interdisciplinariedad y la accesibilidad.

En este sentido, las experiencias adquiridas han permitido plantearse

objetivos más ambiciosos, las cuales se han enfocado a la investigación y

docencia universitaria de la LSE (en particular, a la elaboración de los

materiales didácticos: libro del alumno, libro del profesor, libro de ejercicios y

material multimedia), y se han concretado en la configuración y constitución de

la Red Interuniversitaria para la Investigación y Docencia de las Lenguas de

Señas (RIID-LLSS). Mientras que las lenguas orales cuentan con un

extraordinario número de métodos y de manuales de enseñanza, la LSE no

habría visto materializada todavía sus expectativas, lo cual no sólo ha

dificultado hasta ahora un acceso más efectivo a dicha lengua, sino que ha

impedido su normalización, con la consiguiente perpetuación de la marginación

de las personas sordas.

El convenio suscrito por 28 universidades españolas (Alicante,

Autónoma de Barcelona, Alcalá, Autónoma de Madrid, Barcelona, Cádiz,

Carlos III, Complutense de Madrid, Córdoba, Coruña, Deusto, Extremadura,

Huelva, Jaume I, Las Palmas de Gran Canaria, Málaga, UNED, Pablo Olavide,

País Vasco, Politécnica de Madrid, Pompeu Fabra, Rey Juan Carlos de Madrid,

Salamanca, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo y Zaragoza) establece el vínculo

común de intereses y la integración de conocimientos para desarrollar la

investigación en el área de herramientas y metodologías de LSE, así como la

74
accesibilidad de los medios audiovisuales, en especial para personas con

discapacidad auditiva.

3.4.2. Además, debe mencionarse el convenio de colaboración entre la

Universidad Complutense de Madrid (a través de su Facultad de Derecho), la

Editorial Universitaria R. Areces y el Centro Hervás y Panduro, SCM

(HERPAN). Posteriormente, se ha adherido la Fundación Aequitas del Consejo

General del Notariado de España, y bajo el patrocinio económico de El Corte

Inglés se ha creado la colección editorial “Por más Señas”, con el fin de

publicar trabajos relacionados con la discapacidad en general y con las

personas sordas y las LSE en particular. Hasta la fecha, se han publicado una

decena de títulos, y hay varios más en proyecto.

Por otra parte, la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha

propuesto la impartición de posgrado “Máster en docencia e interpretación en

lengua de señas”, cuyo coordinador responsable académico del programa en la

UCM es J. G. Storch y en la universidad de Valladolid (UVa) es C. H. Moriyón.

Dicho programa se plantea como objetivo fundamental la capacitación del

alumnado para el ejercicio profesional en las diferentes titulaciones que lo

constituyen. En este sentido, se orienta hacía la formación de los futuros

profesionales (docentes e intérpretes jurídicos en lengua de señas) capaces de

garantizar a las personas sordas señantes la igualdad de oportunidades que les

reconoce la legislación vigente. Con este propósito, el programa se centra en el

75
desarrollo en destrezas en dos campos considerados esenciales: la educación

e interpretación jurídica.

También, la Universidad de Alicante participa en dicho Máster y en años

sucesivos se firmará un convenio de colaboración con la UCM y la UVa para la

realización conjunta del programa del posgrado. Además, en la Facultad de

Psicopedagogía, dentro del Plan de Estudios de 1997, se ofrece actualmente

en primer ciclo una asignatura optativa de “Introducción al lenguaje de los

señas”, con un total de 4,5 créditos.

Asimismo, se estima que hay en España 500 intérpretes acreditados,

quienes realizan 40.000 servicios anuales en centros de enseñanza, hospitales,

comisarías o espacios culturales. En muchos países europeos hay un

intérprete por cada 10 personas sordas, mientras que en España hay uno por

cada 221 personas sordas.

3.4.3. Con respecto a la normalización lingüística de la LSE, la selección

de una variedad específica implica el reconocimiento de las diversas

variedades regionales de la LSE (andaluza, castellano-leonesa, castellano-

manchega, gallega, madrileña, murciana, navarra, vasca y valenciana) y la

designación de una variedad suprarregional estándar de la LSE.

Ya hemos aludido antes a la reciente aparición de varios programas de

lecto-escritura de señas. El proceso de enseñanza / aprendizaje de la escritura

76
(sobre todo para aquellos que son sordos de nacimiento) supone un obstáculo

no siempre fácil de superar, puesto que debe basarse en las características

viso-gesto-espaciales de las lenguas de señas. Con el objetivo de superar esta

barrera, Sutton, V. (1974) planteó un programa de señaescritura sobre la LSA,

y se usa por miles de personas sordas o con impedimentos de audición en 27

países. El instrumento que facilita su utilización es el Banco de señas, que es

una base de datos en la que se puede encontrar archivos de ilustraciones,

video-clips y animaciones con LSA. En este caso se utilizan los símbolos del

programa ordenados a través de la secuencia símbolo-seña. Además, la base

de datos consta de 25.000 símbolos, y ofrece la traducción a otras lenguas de

señas (británica, alemana y española). La adaptación española de Muñoz, I.

M., Parkhurst, D. D. y Parkhust, S. J., se plantea la utilización de la traducción

como material de apoyo para las clases prácticas, y conmuta los ejemplos de

la LSA por los correspondientes en la LSE, en particular de la variedad regional

madrileña.

3.4.4. Desde el punto de vista metodológico la aportación de Prillwitz, S.

et al. (1989) sobre el sistema de escritura de Hamburgo de las lenguas de

señas ha resultado útil para algunos en el estudio de las primeras señas, ya

que proporciona un procedimiento de análisis de los diferentes parámetros y

sus variaciones, y su implementación en el ordenador facilita el trabajo de

trascripción, así como permite construir una base datos que recoja lo más

fielmente posible la estructura formal de las primeras expresiones.

77
En cuanto al programa de trascripción de LSE de Rodrigo, J. (2000) es

un sistema que sirve de acceso a la lecto-escritura de señas, y puede

adaptarse a la lengua española, con el fin de facilitar el análisis contrastivo de

la estructura sintáctica entre ambas lenguas.

Además, entre los procesos de codificación debe mencionarse los

trabajos de adquisición de segundas lenguas y análisis contrastivo entre la LSE

y la lengua española, a propósito de la monografía de Rodrigo, J. (2002) sobre

la traducción e interpretación de la LSE, dentro de un marco de Lingüística

aplicada.

Desde el punto de vista comunicativo, la enseñanza /aprendizaje de la

LSE como segunda lengua supone un dominio no sólo de una competencia

lingüística (o gramatical), sino también de una competencia comunicativa. Es

decir, tanto el conocimiento de las reglas de la gramática, como la capacidad

de materializar esas reglas de forma adecuada en una situación comunicativa

particular, la cual posibilita la integración paulatina del sujeto dentro de la

comunidad de señas española.

Se ha hablado mucho del análisis contrastivo, y se le ha criticado, así

como también se le ha defendido en un intento por reinterpretarlo y recuperar la

esencia del mismo. Así, p. ej., algunos experimentos han demostrado que un

50 % de los errores tienen como origen las interferencias de la lengua nativa

con la segunda lengua. Sin embargo, y a pesar de las críticas (algunas de ellas

78
objetivas, otras menos), hay que reconocerle su valor y considerar que el

análisis contrastivo constituye el fundamento y origen de los actuales estudios

sobre la interlengua.

Cierto paralelismo se había dado también en los estudios bilingües

respecto al análisis de la interferencia, donde las descripciones de la L1 y de la

L2 eran abstractas, normativas y estáticas. Su propuesta posterior es muy otra.

La interferencia lingüística ya no debe reducirse, a priori, a simples

desviaciones entre códigos lingüísticos, sino a variables relativas a ciertos

grupos y circunstancias, las cuales deben ser descubiertas por el investigador.

La adopción por una variedad particular de ciertas características estructurales

procedentes de otra no es condición suficiente. En este sentido, cabría

reconocer la importancia del concepto de "actitud lingüística" como un probable

elemento explicativo más de la existencia o no de un acento extranjero.

Ya no se habla, por consiguiente, hoy de interferencia como producto de

una desviación, sino de transferencia y de convergencia sintáctica, que han

aportado matices tan interesantes como fructíferos. La transferencia se produce

cuando determinados elementos de una lengua aparecen en la otra que está

en contacto, sin ofrecer necesariamente un resultado agramatical.

En suma, en los actuales estudios de multilingüismo social hay siempre

una base para enriquecer esa metodología de adquisición de segundas

lenguas. Máxime cuando cualquier situación de enseñanza de lenguas

79
extranjeras se plantea sobre un contexto de bilingüismo. Si el objetivo final es la

formación de personas bilingües, el profesor debe conocer el tema específico

del multilingüismo social, y el análisis sociolingüístico será un instrumento

imprescindible.

80
4. ANÁLISIS SOCIOLINGÜÍSTICO DE LA LSE: Status quaestionis

4.1. Consideraciones sobre la LSE

Además, en general, debe delimitarse el vernáculo, como variedad

materna y familiar, frente al estándar como variedad escolar y formal. Ambas

variedades son registros que todos utilizamos en función del contexto informal y

formal, respectivamente. De la misma manera, en el mundo no oyente deben

distinguirse dos registros (vernáculo y estándar) o niveles de uso en función del

contexto informal o formal, respectivamente. Un registro vernáculo de señas es

el que el sordo utiliza en la comunicación inmediata con otros sordos y con

personas oyentes bilingües, normalmente pertenecientes a su familia. El

registro estándar de señas es el que el niño aprende y utiliza en la escuela

para sordos o en la asociación, o en comunicación con interlocutores sordos y

oyentes bilingües no familiares.

Los rasgos que diferencian el registro estándar del vernáculo son

semejantes a los que separan ambos registros en el seno de cualquier lengua,

es decir, menor tendencia a la elipsis, menor empleo de señas estereotipados,

manifestación menos intensa de la afectividad, patente en el ritmo de signación,

y una mayor riqueza de señas. Mientras que entre los oyentes no hay en

general individuos de registro único (vernáculo), muchos sordos en sus

81
actuaciones comunicativas sólo distinguen el registro vernáculo de la

comunicación inmediata. Comprenden el registro estándar cuando aprenden la

lectoescritura en el ámbito escolar. Con frecuencia, son personas que por

circunstancias diversas han estado privadas de la comunicación con otros

sordos durante gran parte de su vida, y no han podido asistir a un colegio para

sordos ni a las asociaciones, por residir en pueblos pequeños donde

posiblemente no haya habido otro sordo.

4.1.1. Un gran capítulo de la sociolingüística del multilingüismo se centra

actualmente en la investigación sobre la "lengua de señas". Frente a estudios

estrictamente lingüísticos, no contamos hoy con un análisis sociolingüístico de

la lengua de señas en España. En este sentido, nuestra aportación intenta

cubrir este hueco en la bibliografía española, y llamar la atención sobre la

necesidad de potenciar las encuestas sociolingüísticas, con el fin de conocer

los diversos componentes de la competencia comunicativa, actuación

comunicativa y actitudes lingüísticas de los no oyentes. En nuestro caso

particular, dicho apartado implica además el análisis de la comunicación e

interacción entre la comunidad no oyente y la oyente, a partir de la necesidad

de que la sociedad asuma la realidad multilingüe de nuestro contexto

sociocultural, y contemple la importancia de la enseñanza/aprendizaje de las

tres variedades lingüísticas implicadas (lengua de señas, valenciano y

castellano). Debe plantearse despertar la conciencia social y luchar por el

reconocimiento social de la lengua de señas, así como por la supresión de las

numerosas barreras de comunicación a las que día a día se enfrenta el sordo.

82
La perspectiva de estudio de una lengua de señas no debe limitarse al

sistema de señas en sí, sino que debe tener en cuenta contextos más amplios,

como la sociedad, la cultura y la situación comunicativa. Es necesario analizar

las costumbres de las diferentes comunidades de habla que forman las

personas sordas, y la situación en que se trasmiten los enunciados gestuales,

con el fin de interpretar todas las características que le son pertinentes. El

estudio de la dimensión social del sistema que utilizan las personas sordas

conduce a reforzar el vínculo de la lingüística con otras disciplinas próximas,

tales como la sociolingüística, psicolingüística, antropología y semiótica.

Hasta ahora hemos leído y oído "lenguaje de señas" norteamericano,

británico e incluso español. Son traducciones del "American Sign Language" o

"British Sign Language", pero "langue de signes française". Es conocido que

"Language" significa 'lenguaje' y 'lengua', pero no es lo mismo un término que

otro, aunque ha sido lamentablemente una ambigüedad permitida. Asimismo

"Sign" significa 'seña', 'indicio' y 'señal', y tampoco es lo mismo. P. ej., en

francés cabe diferenciar entre 'langage' y 'langue'. En español, cabe diferenciar

dentro de los señas entre 'indicio', 'icono', 'señal' y 'símbolo'. Las terminologías

científicas necesitan ser unívocas para delimitar conceptos.

4.1.2. Lenguaje es la capacidad de los animales y del hombre para

comunicarse por medio de señas. Hay un lenguaje de las abejas, de los

delfines, de las hormigas,..., como puede haber un lenguaje artificial, así p. ej.,

83
el código de la circulación. 'Lengua' es un instrumento de comunicación

específico de una comunidad idiomática. Nuestra propuesta es 'lengua de

señas' como el instrumento específico de comunicación de los sordos. Otro

problema será la delimitación entre las diversas lenguas de señas, que de

alguna manera están más próximas que las distintas lenguas orales y no tienen

por qué estar en función de ellas. Y por supuesto partimos de una hipótesis de

una "lengua de señas española" y no de una "lengua de señas valenciana", por

ahora inexistente.

Aparte de que las circunstancias socioeducativas de todos los países, en

la línea del oralismo estricto desde hace un siglo, influyeron directamente en el

comienzo tardío de estudios sobre la lengua de señas, se dan las dificultades

de investigación derivadas de la propia naturaleza de dicha lengua, así p. ej., el

hecho de ser una lengua no oral y de existir sólo en la expresión contextual del

aquí y ahora, es decir, en el discurso en situación, sin un sistema de

recodificación escrita, que ahora comienza a plantearse.

En este sentido, hemos de prevenir sobre aquellas metodologías

desfasadas. En el pasado se partía de que el monolingüe era la única base

natural y estable de estudio lingüístico. El bilingüismo era simple reflejo de la

comunicación entre dos grupos monolingües. De manera que se planteaba una

estrategia de estudio a partir de una variedad oral, y se descartaba en todo

momento la interacción social.

84
Hoy se habla de la lengua como un sistema abstracto, pero que se

materializa en un diasistema (o sistema de sistemas) tangible, a partir de 4

criterios extralingüísticos (tiempo, espacio, sociedad y situación) y dos niveles

(macronivel espacio/tiempo y micronivel sociedad y situación). Cualquier lengua

presenta estas cuatro coordenadas reales, que implican variaciones concretas

en función del tiempo, espacio, sociedad y situación, sin dejar de ser la misma

lengua. La dimensión situacional (registro formal de un seminario frente a un

registro informal de un ámbito familiar) funciona diferentemente de la variación

social (sociolecto masculino frente al sociolecto femenino), aunque es una

proyeccción suya.

4.2. Bilingüismo, diglosia y conflicto lingüístico

En algunos estudios sobre la lengua de señas de otros países se

considera que entre la lengua de señas y la lengua oral se da una situación

general de diglosia, entendida como comunidades en las que aparecen dos

variedades lingüísticas diversificadas funcionalmente, de tal modo que una de

ellas se utiliza en las relaciones formales (lengua oral) y la otra en las

informales o familiares (lengua de señas).

El bilingüismo como uso de dos o más lenguas caracteriza tanto la

situación propia de la conducta individual, como del comportamiento social. La

diglosia es una situación relativamente estable, en la que se da una

diferenciación funcional de las variedades implicadas. Así, p. ej., una variedad

85
alta A para la comunicación pública o formal y una varieda baja (B) empleada

en la interacción privada o familiar. El mejor ejemplo de diglosia estricta sigue

siendo el árabe clásico o coránico como variedad A y el marroquí, egipcio o

argelino como variedad B. El aprendizaje de la variedad A implica un claro

desplazamiento lingüístico que conlleva movilidad social y expectativas de

promoción social: el cambio de grupo social provoca cambio de lengua.

El conflicto lingüístico activa la configuración estática y estable de la

diglosia amplia, y se constituye en un proceso histórico complejo y de larga

duración, en el que lenguas y hablantes se encuentran inmersos. La sustitución

de una lengua por la otra se produce sin modificación de la condición social, y

se diferencia así de las reglas de la diglosia.

Un ejemplo palmario que todos podemos tener en mente es la propia

situación del valenciano, gallego o euskera, los cuales a partir de este siglo, y

en particular de la segunda mitad, han entrado en fases críticas de regresión

lingüística.

4.2.1. Las personas sordas viven en minoría numérica, dentro de la

sociedad de personas oyentes, quienes han dirigido y programado su

educación, así como su "integración" en el seno de la vida laboral. La realidad

es que un niño sordo de nacimiento ha adquirido una educación primaria muy

limitada con relación a la educación de un niño oyente, y que muy pocos han

86
llegado a concluir una educación secundaria, y han sido las excepciones las

que han conseguido una educación universitaria.

La situación general de la lengua de señas con respecto a lengua oral

no es la de un conflicto lingüístico (véase Rodríguez, M. A., 1992, pág. 37), sino

que estaríamos ante una situación diglósica, relativamente estable, en la que el

aprendizaje de la variedad A oral implica un claro desplazamiento lingüístico

con expectativas de promoción social y modificación de la condición social.

Hoy, la lengua de señas española empieza a tenerse en cuenta en la

enseñanza. En general, el profesor debe delimitar el vernáculo como variedad

materna y familiar, frente al estándar como variedad escolar y formal. Ambas

variedades son registros que todos utilizamos en función del contexto informal y

formal, respectivamente. De la misma manera, en el mundo no oyente cabe

distinguir dos registros (vernáculo y estándar) o niveles de uso en función del

contexto informal o formal, respectivamente.

Un registro vernáculo es el que el sordo utiliza en comunicación

inmediata con otros sordos y con personas oyentes bilingües, normalmente

pertenecientes a su familia. El registro estándar es el que el niño aprende y

utiliza en la escuela para sordos o en la asociación, o en comunicación con

interlocutores, sordos y oyentes bilingües no familiares.

87
Mientras que entre los oyentes no hay en general sujetos de registro

único (vernáculo), muchos sordos en sus actuaciones comunicativas sólo

distinguen el registro vernáculo de la comunicación inmediata. Comprenden el

registro estándar, pero no son capaces de expresarlo, y no lo distinguen en su

expresión. Con frecuencia, son personas que, por circunstancias diversas, han

estado privadas de la comunicación con otros sordos durante gran parte de su

vida, y no han podido asistir a un colegio para sordos ni a las asociaciones, por

residir en pueblos pequeños donde posiblemente no haya habido otro sordo.

Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de sordos que no

distingue el registro vernáculo y el estándar pertenece al grupo de sordos

prelocutivos (es decir, aquellos cuya pérdida auditiva sea congénita o se

produzca antes del primer año, cuando el proceso de adquisición de la lengua

oral apenas ha comenzado). Dado que a un sordo prelocutivo le resulta

imposible comprender la lengua escrita, parece obvio que cierto grado de

competencia en la lengua escrita influye en la completa distinción de los dos

registros de uso de la lengua de señas, aunque cabe distinguir el estándar

escrito del oral.

4.2.2. En la etapa de enseñanza primaria y de la ESO con enseñanza

concertada, hay modelos de educación bilingüe, a partir de los seis años donde

profesores sordos utilizan la lengua de señas, y los profesores oyentes utilizan

ambos códigos. De manera que al final de la etapa de enseñanza primaria, los

niños sordos son bilingües.

88
Hace algunos años, funcionaban 170 centros de integración de sordos

de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y 144 de Bachillerato y Formación

Profesional en España. Sólo en Madrid, ha habido cuatro centros de educación

especial para sordos (tres de ellos concertados), en los que estudiaban unos

280 niños.

La educación de los niños sordos encierra complicadas encrucijadas

entre diferentes modelos educativos. Unos sistemas dan prioridad a la

enseñanza oral (con el fin de que el niño hable cuanto antes), otros a la lengua

de señas (en el que cada seña expresa un concepto, no palabra por palabras)

y otros a la enseñanza bimodal (en la que se da traducción de la lengua oral a

señas, palabra por palabra, acompañada de su emisión labial).

4.3. Sociedad y cultura en la comunidad de señas

Nuestra aportación es clara. Cualquier estudio actual de cualquier

lengua no puede ser realizada al margen de la sociedad que la utiliza. Es una

pura ficción, que hoy no tiene sentido. Es posible que haya llegado el momento

de integrar el estudio de la lengua dentro de la investigación de las relaciones

entre la sociedad y la cultura. No es la lengua la que cambia la sociedad, sino la

sociedad la que trasmite, mantiene y modifica la cultura y la lengua.

89
Aunque el esquema es algo simplista, tiene la ventaja de conjugar la

escala biológica y humana con el lenguaje, al mismo tiempo que plantea las

relaciones complejas de la sociedad con la lengua y la cultura. La figura tiene

en cuenta la aportación de Halliday, M. A. K. (1978) sobre el lenguaje como

semiótica social. Por medio de la lengua el ser humano se integra en el grupo,

y será a través de la lengua cuando puede manifestar los distintos roles que

implica la vida en el seno de la sociedad.

Ser miembro de una sociedad significa desempeñar papeles o “roles

sociales”, por medio de la lengua. Así la lengua es condición necesaria para

ese elemento final en el proceso del desarrollo del individuo desde un ser

humano hasta la personalidad, que se considera como la configuración de un

complejo número de roles definidos por las relaciones sociales en las que

participa.

La cultura es el conjunto complejo que incluye conocimientos, arte,

moral, ley, costumbre y cualquier otra facultad adquirida por el hombre como

miembro de la sociedad. La cultura como creación de la superior inteligencia

del hombre participaría de esa conjunción de sociedad y lengua, aunque la

sociedad es un requisito indispensable pero no suficiente para la existencia de

cultura.

4.3.1. La perspectiva de estudio de una lengua de señas no debe

limitarse al sistema de señas en sí, sino que debe tener en cuenta contextos

90
más amplios, como la sociedad, la cultura y la situación comunicativa. Es

necesario analizar las costumbres de las diferentes comunidades de habla que

forman las personas sordas, y la situación en que se trasmiten los enunciados

gestuales, con el fin de interpretar todas las características que le son

pertinentes. El estudio de la dimensión social del sistema que utilizan las

personas sordas conduce a reforzar el vínculo de la lingüística con otras

disciplinas próximas, tales como la sociolingüística, psicolingüística,

antropología y semiótica.

Desde sus comienzos, la investigación en relación con las personas

sordas ha corrido a cargo, principalmente, de audiólogos, médicos,

terapeutas del lenguaje y psicólogos que, atraídos por la diferencia de estos

individuos en relación con la población normo-oyente, han tratado, por un

lado, de evaluar las repercusiones que el déficit puede producir a nivel

sensorial, lingüístico, cognitivo y social en las personas sordas y, por otro, de

proponer medidas rehabilitadoras o de intervención educativa que palien los

efectos de la deficiencia auditiva.

Así por ejemplo, la investigación médico-audiológica, de larga

tradición, trata de determinar lo más exactamente posible cuestiones como la

etiología, el tipo, el grado de la pérdida auditiva o la localización de la lesión,

con el fin de encontrar tratamientos médicos o quirúrgicos que curen la

sordera o de desarrollar aparatos técnicos, cada vez más sofisticados, que

“devuelvan” la audición, al menos en parte, a los afectados de sordera.

91
Durante muchos años, y aún hoy en algunos ámbitos, la educación de los

niños y niñas sordos se ha visto muy influenciada por esta línea médico-

rehabilitadora y ha desarrollado sus programas educativos sobre la base de

la rehabilitación del órgano dañado y de sus consecuentes secuelas en el

habla.

Por su parte, los trabajos de carácter más psicológico y

psicolingüístico se centran en las implicaciones de la sordera en el desarrollo

general del individuo. Desde esta perspectiva se trata de establecer las

diferencias y similitudes entre los sujetos sordos y oyentes en aspectos tan

variados como pueden ser el desarrollo cognitivo y lingüístico, la

personalidad o las estrategias de acceso a la lectura. Estas líneas de

investigación también han repercutido en los planteamientos educativos

seguidos con las alumnas y alumnos sordos y, en particular, en los modelos

de evaluación psicopedagógica y en las estrategias de intervención

comunicativa que, a partir de los años 70, incorporan en gran medida

sistemas visuales complementarios a la lengua oral.

A partir de la segunda mitad de la década de los setenta,

investigadores del campo de la lingüística y la psicolingüística han puestos el

punto de mira en el estudio de la lengua de señas. Los primeros estudios

lingüísticos (Stokoe, W., 1960; Klima y Bellugi, 1979) confirieron el estatus de

lengua a este sistema de comunicación viso-manual que, hasta ese

momento, había sido contemplado como un conjunto de gestos icónicos más

92
cercanos al mimo que a un lenguaje propiamente dicho. A partir de ese

momento, se vienen sucediendo un cúmulo importante de investigaciones,

tanto sobre sus características como sobre aspectos psicolingüísticos, tales

como la adquisición de la lengua de señas en hijos de padres sordos, los

modos de interacción madre-hijo a través de esa lengua o las implicaciones

que puede tener para el desarrollo general de los sujetos sordos.

También, la práctica educativa se ha alimentado en gran medida de

esta línea de investigación. Las propuestas de educación bilingüe viene

avalada por este conjunto de investigaciones, con la consiguiente necesidad

de incorporar a profesores competentes tanto en la lengua oral y escrita

como en la lengua de señas.

4.3.2. En estrecha relación con las investigaciones lingüísticas y

psicolingüísticas sobre las lenguas de señas, comenzaron a surgir,

principalmente en los EEUU y Gran Bretaña, algunas voces que proponían

enfocar el estudio de la sordera y las personas sordas desde una perspectiva

sociológica más que médica o evaluadora, con la visión de que las personas

sordas comparten ciertas características que les permiten ser tratadas como

un colectivo o comunidad social con rasgos culturales propios.

Desde esta perspectiva se nos ofrece otro enfoque, otra forma de

interpretar la sordera, otro modo de entender a las personas sordas que pone

el acento, más bien, en lo colectivo frente a lo individual, en las

93
características sociales y culturales. La diferencia entre las personas sordas

y las oyentes no estaría en el hecho de que unas oigan y otras no, sino en

las consecuencias sociales y culturales que ello provoca. Así, frente a una

cultura en la que la audición tiene un peso central - la oyente -, se sitúa otra

organizada alrededor de la experiencia visual: la sorda. Frente a una lengua

de características auditivo-vocales organizada temporalmente (lengua oral)

se sitúa otra de tipo viso-gestual que utiliza el espacio para su organización

(lengua de señas). La sordera se convierte así en un fenómeno de

diferenciación social, con base biológica, que lleva a algunas personas a

construir unos procesos de socialización diferentes (véanse Erting, 1982;

Behares, 1991).

Como señalan algunos investigadores, cuando las personas sordas

hablan acerca de sí mismas tienen en mente algo más que el estatus

audiológico. La visión, como elemento central de la experiencia, ayuda a

configurar una identidad diferente a la de las personas oyentes (véase

Johnson y Erting, 1989). Se insiste, pues, en la diferencia del sordo frente al

oyente y no tanto en la disminución de una capacidad sensorial en sí misma

y en las repercusiones “deficitarias” que esta conlleva.

4.4. Comunidad de señas y cultura sorda

El reconocimiento del colectivo sordo como grupo social con

características propias se fundamenta, en gran medida, en la idea de que la

94
conexión con el mundo a través de la visión y el uso de una lengua de señas

confieren rasgos de identidad propios.

Para clarificar la doble visión de sordo como no oyente y de sordo

como miembro de una cultura diferente, se emplean dos acepciones del

término ‘sordo’ que se representan con dos grafías diferentes: sordo y Sordo.

La primera hace referencia a la condición audiológica de no oyente mientras

que la segunda alude a la pertenencia a un grupo particular de personas

sordas que comparten una lengua (la de señas), una experiencia (la visual)

y una cultura relacionada con ambas (véase Padden, C. y Humphries, 1988).

Sin embargo, no resulta fácil identificar y definir las características que

configuran el grupo de personas con “S” mayúscula. Como un aspecto

central de esta línea de trabajo, numerosos investigadores se han

preocupado por definir el colectivo de personas que conforman el objeto de

estudio: la comunidad sorda (véanse entre otros Meadow, 1975; Padden y

Markowicz, 1976; Erting, 1978; Baker y Padden, 1978, 1980, 1989;

Kannapell, 1980; Woodward, 1980; Kyle y Allsop, 1982; Brennan, 1987;

Padden y Humphries, 1988; Ladd, 1988; Jones y Pullen, 1988; Kyle, 1990 y

Turner, 1991, 1994). Estos trabajos han traído al área de estudio de las

personas con discapacidad auditiva conceptos tales como, ‘cultura sorda’,

‘comunidad sorda’, ‘sordera actitudinal’, ‘identidad’, etc.

95
4.4.1. En este apartado revisaremos brevemente el estado actual de

esta línea de investigación con los influyentes trabajos de Kyle, J. (1990) y

Padden, C. (1976). Su descripción nos permitirá exponer el sentido que se

atribuye a la nueva terminología a la que hemos hecho referencia y plantear

el debate que actualmente se suscita.

El estudio realizado por Kyle, J. y Allsop, L. (1982) de la Universidad

de Bristol fue una de las primeras descripciones de los modos de vida y

actitudes de las personas sordas de su país, a través de la realización de

entrevistas individuales a la población sorda del condado de Avon. Este

estudio sacó a la luz algunas características de este colectivo en relación con

el comportamiento y actitud frente al trabajo, sobre el tipo de relaciones que

establecían, la organización de su vida social, etc.; modos de vida y actitudes

de un colectivo que resultaba ajeno a la sociedad en general.

Esta investigación fue un punto de partida para entender algunas de

las características que definen al colectivo de personas sordas como

comunidad. En un trabajo posterior, Kyle, J. (1990) describe la comunidad

sorda (su cultura, costumbres y tradiciones), y ofrece una serie de reglas de

comportamiento, costumbres y tradiciones, que recogerían la experiencia

diaria y cotidiana de las personas Sordas y, en su opinión, estarían en la

base de la cultura Sorda. De sus escritos parece desprenderse la idea de

que la cultura Sorda es la cultura de la comunidad Sorda.

96
Según el anterior autor, la comunidad sorda está formada por

personas sordas e hipoacúsicas que comparten experiencias, valores y un

modo común de interactuar tanto entre ellos como con los oyentes. El

aspecto básico para ser considerado miembro de la comunidad sorda es lo

que se denomina “sordera actitudinal”, según Baker y Padden, C. (1978, pág.

4), es decir, una persona se identifica a sí misma como un miembro de la

comunidad sorda y los otros miembros aceptan que forme parte de esa

comunidad.

Vinculada a la idea de comunidad, Kyle, J. (1990, pág.177), enfatiza el

papel de las asociaciones de sordos como elementos fundamentales en la

vida comunitaria de las personas Sordas, aunque una parte de la comunidad

Sorda no acuda a esos centros. Las asociaciones son el foro para la

interacción, donde se organizan actividades y la lengua de señas británica

(BSL) es la más efectiva y la fuente de la cultura Sorda.

En muchos sentidos, las asociaciones de Sordos funcionan como el

“corazón” de la comunidad de señas, ya que ésta identifica a todos los

señantes, es decir, que implica compromiso, identidad y mutuo respeto de

acuerdo con Kyle, J. (1990, pág. 178).

Algunas de las reglas de conducta de la Comunidad Sorda Británica

que recoge J. Kyle son, entre otras, las relativas al modo de llamar la

atención del otro, reglas para la incorporación a una conversación,

97
establecimiento del turno de palabras, tratamiento de temas privados o

confidenciales en una lengua que es visual y por tanto “visible” a los demás,

etc. También cita algunas costumbres vinculadas a la vida social y que, en

cierta medida serían diferentes a las de los oyentes, (así p. ej. la dilatación

temporal de algunas conversaciones o encuentros sociales, la organización

social de acontecimientos tales como bodas, etc.).

Además de las conductas, costumbres y tradiciones (manifestaciones

externas de la Cultura Sorda), Kyle, J. (1990, págs.182-183) introduce un

nuevo concepto, el de ‘Identidad Cultural’ como exponente de los factores

internos que hacen que una persona comparta y se sienta cómoda con esas

costumbres y tradiciones.

La identidad cultural se mediría por la adherencia que tiene cada

individuo a las creencias y costumbres de la comunidad y, normalmente

se ve indicado por la participación en las asociaciones y en el grado en

que uno busca a otras personas Sordas. Pero no es solo eso, sino que

añade el sentido de la proximidad a los otros, la eliminación de barreras y la

innecesaria negociación de las normas de interacción. Es un sentimiento

de compartir la experiencia del mundo, es decir, eso sería la identidad de

ser Sordo, lo cual es fácilmente reconocible no sólo por los participantes sino

también por aquellos que observan.

98
4.4.2. Por otra parte, los Estados Unidos de América es una de las

principales precursoras y potenciadoras de la investigación sobre las

características socioculturales de las personas sordas, y en particular

Padden, C. (1980) de la Universidad de California. Esta investigadora

escribió un texto ya clásico sobre la definición de los términos comunidad y

cultura de las personas sordas.

Para ello propone, por un lado, la ampliación del sentido restrictivo que

Schein, J. (1968) adjudicaba al término comunidad sorda, ya que la

consideraba como el conjunto de personas que son audiológicamente

deficientes. Por otro lado, plantea la necesidad de diferenciar más

claramente entre comunidad y cultura, circularmente relacionadas en

aquellas definiciones que entienden la comunidad sorda como aquellas

personas que forma parte de la Cultura Sorda.

La definición que Padden, C. (1989, págs. 4-5) sugiere es una

comunidad sorda es un grupo de personas que viven en una localidad

concreta, comparten objetivos comunes y, de diferentes maneras, trabajan

para conseguir esos objetivos. Una comunidad sorda puede incluir personas

que no son Sordas, pero que apoyan activamente los objetivos de la

comunidad y trabajan con los Sordos para conseguirlos.

En cuanto a la cultura, la entiende como el conjunto de

comportamientos aprendidos por un grupo de personas que tienen su propia

99
lengua, valores, reglas de conducta y tradiciones. Los miembros de la cultura

Sorda se comportan como lo hace la gente Sorda, usan la lengua de la gente

Sorda y comparten las creencias de las personas Sordas sobre sí mismas y

sobre otras personas que no son Sordas.

De esta manera, es posible diferenciar entre Comunidad y Cultura, tal

y como se expresan los miembros sordos de una comunidad de señas que

también puede aglutinar otros miembros (oyentes o con deficiencia auditiva),

que no son culturalmente sordos, pero que interactúan diariamente con las

personas Sordas en intereses comunes. La cultura de las personas Sordas

es, pues, más cerrada que la comunidad sorda, y se identifica con la

comunidad de señas.

A partir de esa diferenciación entre cultura y comunidad sorda,

describe una serie de rasgos característicos, en términos de valores, reglas

de conducta y tradiciones, que (a modo de ejemplo) conformarían la Cultura

de las personas Sordas estadounidenses.

Para ella, uno de los valores culturales fundamentales, quizás el más

importante, es la Lengua de señas estadounidense (ASL). Las personas

Sordas usan y valoran dicha lengua como su variedad primaria de

intercambio social (incluso aunque no sea nativos señantes por no ser hijos

de sordos), aunque puedan tener habilidades en otras lenguas orales.

Asimismo, dichas personas Sordas rechazan el uso de otras variantes de

100
señas, como por ejemplo, la variante complementada (Cued-Speech). Es

más, para algunas personas sordas es permisible la utilización del registro

oral en contextos mixtos (personas sordas y oyentes), pero a nivel cultural

interno, dicho registro oral se considera como una conducta inapropiada.

Además, Padden, C. (1989, pág.14) hace referencia a ciertos

comportamientos sociales y a la presencia de relatos (juegos, cuentos

infantiles, poemas, etc.) que toman cuerpo a través del ASL y que se

transmiten de unos sordos a otros. Concluye que el grupo de Sordos es un

grupo de personas que comparten un código de conductas y valores, que se

aprenden y pasan de una generación a otra. El proceso de incorporación en

la cultura Sorda y de llegar a ser Sordo significa aprender todas las

conductas que son apropiadas para comportarse como una persona Sorda.

Este trabajo de observación y sistematización de las características

culturales de las personas sordas, responden a la propia intuición y

experiencia de la autora como persona sorda hija de padres sordos y, por

tanto, inmersa en la cultura Sorda desde su nacimiento.

En definitiva, las investigaciones defienden la existencia de una

Comunidad Sorda a la que pertenecen aquellas personas que,

independientemente de su pérdida auditiva, presentan lo que se denomina

Sordera Actitudinal, que tiene que ver con unos determinados valores, modos

de conducta, costumbres y tradiciones aprendidos y compartidos en contacto

con otros miembros de esa comunidad. El principal valor cultural de la

101
Comunidad Sorda es la Lengua de señas, que se utiliza y valora por las

personas Sordas como lengua primaria de comunicación e intercambio

social, especialmente dentro del grupo. La idea de Identidad Sorda se

entiende como el sentimiento de las personas Sordas de pertenencia a esa

comunidad, y de aceptación e interiorización de las reglas de

comportamiento, costumbres y tradiciones como rasgos manifiestos de la

Cultura Sorda.

4.4.3. Sin embargo, últimamente han empezado a surgir algunas

voces que ponen en cuestión, no tanto la existencia o no de una comunidad

sorda o una cultura sorda, sino, más bien unos medios poco “ortodoxos” para

llegar a la descripción de ciertas características que configuran al grupo y su

cultura.

El hecho es que (como hemos dicho) C. Padden se basa en su

intuición personal y experiencia para describir una lista de comportamientos

de los Sordos. Esta metodología es propia de una investigación por

observación etnográfica. Sin embargo, Turner, G. (1994, págs. 103-126)

plantea otras cuestiones, y advierte del riesgo que comporta utilizar esas

“listas” de comportamientos y costumbres para caracterizar la cultura de las

personas sordas. Es lo que él denomina “Modelo de cultura cartón de bingo”,

en el que se van tachando elementos y cuando se tienen todos, entonces se

puede decir que se es Sordo. Y si, por ejemplo, no sueles continuar hablando

en grupo cuando la fiesta ha terminado, o no invitas a mucha gente a tu

102
boda, ¿no podrías ser auténticamente un Sordo? Esta manera de descripción

de la cultura podría llevar a una trivialización del concepto, que debería ser,

sin embargo, una explicación más seria y profunda.

Por otra parte, no sólo cuestiona la manera de descripción de la

cultura sorda, sino que también pone en tela de juicio el planteamiento

“circular” que propone C. Padden para la identificación misma de los

miembros que forman parte de la Comunidad y comparten la Cultura Sorda.

El problema aparece cuando Padden, C. (1989, pág.14) afirma que el

proceso para entrar en la cultura Sorda y de llegar a ser Sordo significa

aprender todas las conductas que son apropiadas para comportarse como

una persona Sorda. De manera que la pregunta clave para la que no parece

haber una clara contestación es ¿quiénes son esas personas sordas cuyo

comportamiento ha de servir de modelo para otras personas sordas? Su

respuesta sería que las personas que se comportan como las personas

sordas, usan la lengua de las personas sordas y comparten las creencias de

las personas sordas.

Sin embargo, reconoce la importancia y significación de este tipo de

trabajos sobre las características sociales de las personas sordas, en

particular por el valioso papel que han cumplido para el reconocimiento del

colectivo de sordos como un grupo humano y no como una simple colección

de casos patológicos, con todo lo que ello ha podido suponer desde un punto

de vista político-social.

103
4.4.4. Además, debemos destacar los trabajos de Erting (1982 y 1985)

y Johnson & Erting (1989, pág.49), quienes llaman la atención de los lectores

hacia las implicaciones políticas que pueden tener las distintas maneras de

entender la sordera y a las personas sordas. Estos autores enfatizan dos

aspectos de la sordera a tener en cuenta: a) que la sordera es, ante todo,

una experiencia visual y b) que los sordos dependen de los que no lo son. En

particular, en la última contribución afirman que además de que (las personas

sordas experimentan el mundo y estructuran sus vidas de acuerdo con una

cultura visual) se les demanda que interactúen con (y dependan

institucionalmente) personas externas conocedoras muy poco acerca de la

experiencia sorda y de la cultura de personas dependientes

fundamentalmente de su visión para su conocimiento e interacción con el

mundo.

Por su parte, Anderson, Y. (1994) y Bahan, B. (1994) proponen

examinar cómo se definen las personas sordas a sí mismas y sus redes

sociales desde su propia perspectiva. En lugar de definir las relaciones

sociales de las personas sordas bajo las etiquetas de Comunidad Sorda y

Cultura Sorda, que son términos creados desde una perspectiva académica,

plantean que el término “mundo sordo” (deafworld), en el núcleo de la red

social de los sordos, se ha empleado para describir las relaciones entre las

personas sordas, y podría explicar muchas cosas más, desde una conducta

particular de las personas sordas opuestas a la de las personas oyentes,

hasta el mantenimiento de conexiones sociales entre unos y otros. En efecto,

104
el mundo sordo, según Bahan, B. (1994, pág. 242) hay asociaciones de

Sordos, organizaciones de Sordos (políticos y deportistas) y hay una red que

conecta los niveles locales, nacionales e, incluso, internacionales.

No obstante, también este autor reconoce el valor del término Cultura

Sorda, ya que ha conseguido aumentar la conciencia de las personas sordas

de su propio mundo. Esta última discusión en torno a los términos que se

emplean para “delimitar” al colectivo de sordos resulta muy interesante para

nuestro estudio, ya que, según hemos extraído de nuestra investigación, para

la mayoría de las personas sordas españolas el término comunidad de señas

no les dice nada. Es algo artificial. Quizá un término demasiado científico.

Sería interesante la motivación sobre la reflexión de la identificación entre los

sordos españoles, de una manera similar al término del mundo sordo de las

comunidades de señas estadounidenses.

4.5. Otras líneas de investigación

En el apartado anterior hemos hecho referencia a algunos grupos de

investigadores que han centrado sus trabajos en la delimitación y definición

de la Comunidad Sorda y de cuantos aspectos culturales de ella se derivan.

En conjunción con esta línea hay otras investigaciones que tratan de estudiar

aspectos relacionados con las condiciones de vida de las personas sordas,

como por ejemplo, condiciones de salud mental de esta comunidad, servicios

de atención disponibles, situación de los ancianos sordos, acceso a los

105
medios de comunicación social, a las instituciones, al empleo y a la

formación y disponibilidad de intérpretes, etc. Se trata de investigaciones que

tienen como meta el bienestar de las personas sordas y la mejora de su

calidad de vida. Haremos brevemente referencia a algunos de estos trabajos:

1) Una de las líneas de investigación más importante es la que tiene que ver

con los aspectos lingüísticos, psicolingüísticos y sociolingüísticos. En este

sentido, las Actas del simposio organizado por ISLA4 y el CNREE5, que tuvo

lugar en Salamanca (1992), dan buena cuenta del estado actual de este

ámbito de investigación (véase Ahlgren, Bergman y Brennan, 1994). En ellas

se recogen investigaciones acerca de características de la estructura

lingüísticas de distintas lenguas de señas, investigaciones encaminadas al

desarrollo de diccionarios, investigaciones sobre los procesos de adquisición

de la lengua de señas por parte de los niños sordos e investigaciones sobre

las variaciones y usos de las lenguas de señas en diferentes contextos

sociales.

2) Una segunda línea está relacionada con el acceso a los medios de

comunicación social y a la información. La completa incorporación de las

personas sordas a la sociedad pasa, en gran medida, porque tengan acceso

a la información que les rodea. Numerosas investigaciones tienen como

objetivo estudiar medios que permitan a las personas sordas visualizar la

4
The International Sign Linguistics Association (ISLA) con sede en la Universidad de
Durham (Reino Unido).
5
Centro Nacional de Recursos para la Educación Especial (CNREE). Ministerio de
Educación y Ciencia.

106
información percibida por vía auditiva en los oyentes. Algunas de estas

investigaciones desarrollan sistemas de acceso por medio de ayudas

técnicas informáticas como las descritas por Wood (1990). A través de ellas

se pretende que las personas hipoacúsicas y sordas tengan acceso a la

transcripción escrita de una conferencia, curso o exposición, en tiempo real

(con una demora de 3-5 segundos). Este tipo de ayudas permite, entre otras

cosas, que las personas sordas puedan seguir sus cursos universitarios,

participar en debates, etc.

Otro modo de “visualizar” la información es a través de la presencia de

intérpretes de lengua de señas. El acceso igualitario a la información y al

contacto con las instituciones y administraciones (sanitarias, legales,

educativas, etc.) pasa, en muchos casos, por la presencia de intérpretes de

lengua de señas. La formación y seguimiento de la labor de estos

profesionales constituye uno de los focos prioritarios de trabajo de algunos

grupos de investigación (Universidad de Durham, Universidad de Bristol,

Centro de Comunicación Total de Dinamarca y Universidad de Estocolmo,

entre otros).

El acceso a otros medios de comunicación, en concreto a la televisión

constituye otro campo de interés para algunos investigadores. Este es el

caso del Centre for Deaf Studies de la Universidad de Bristol que entre 1990

y 1991 llevó a cabo una extensa consulta con personas sordas e

hipoacúsicas de todo el Reino Unido acerca de la subtitulación de programas

107
con el fin de identificar los elementos que permitan hacer más eficaz este

servicio. Desde este mismo grupo de investigación, Woll, P. (1994) ha

analizado el impacto que tienen los programas televisivos en los que se

emplea la BSL sobre las actitudes de los espectadores, así como sobre las

variaciones que se observan en el uso de la propia lengua de señas entre

sus usuarios.

3) Una tercera línea se relaciona con la situación social y personal de las

personas sordas. Algunos investigadores se han preocupado, sobre todo en

los últimos diez años, por describir algunas de las situaciones sociales y

personales en las que se desarrolla la vida de las personas sordas. En esta

línea, quizá el primer trabajo de envergadura fue el ya comentado de Kyle, J.

y Allsop, L. (1982), que constituye el punto de partida de esta línea de

investigación. En él se describen la situación, opiniones y actitudes de 175

sordos adultos británicos en relación con diferentes esferas de su vida:

empleo, familia, aficiones, amistades, contacto con las instituciones, etc.

Investigaciones posteriores han estudiado algunos de estos aspectos en

mayor profundidad. Este es el caso del trabajo de Kyle, J. y Pullen, J. (1984),

centrado sobre todo en la situación de empleo de jóvenes sordos británicos.

Otro es el trabajo de Jones y Pullen (1988), en el que se analizan algunas

situaciones en relación con la educación, formación, empleo y salud en 11

países de la Unión Europea. Otro estudio es el de Divaris y Sorensen (1996)

en relación con la situación laboral de los sordos daneses. En los trabajos de

Grigg (1995) se analizan los servicios de salud mental disponibles para las

108
personas sordas y los estudios de Takala (1994) analizan el grado de

satisfacción de sordos fineses en relación con su participación en la

sociedad.

Estos trabajos aportan interesantes datos para entender la situación

de desventaja social en la que se encuentran las personas sordas (aunque

existen importantes diferencias entre países), y plantean la necesidad de

incrementar los servicios de interpretación y la presencia de ayudas técnicas

que permitan a las personas sordas mayor independencia y mejores

oportunidades educativas y laborales. Asimismo, estos trabajos señalan el

enorme potencial de recursos de la propia comunidad sorda y la necesidad

de incorporar a las personas sordas tanto al análisis como a la planificación y

desarrollo de aquellos servicios que sea preciso establecer. En este sentido,

y en referencia a las investigaciones de carácter social, los nuevos intereses

requieren investigar “con” las personas sordas más que “sobre” las personas

sordas.

4) Una cuarta línea de investigación se ocupará de la visión de las personas

sordas como grupo social, lingüístico y cultural minoritario. Su descripción y

estudio resultará más rico, en la medida en que investigadores sordos

accedan a la planificación y desarrollo de las investigaciones. No se trata de

un cambio social sencillo, según señalan Baker-Shenk y Kyle, J. (1990, pág.

68). Desde el punto de vista de los sicólogos, la distancia entre “nosotros” y

“ellos” se encuentra intensificada por la tradición de evaluación y

109
rehabilitación que experimentamos hacia los “sujetos” de los test. Desde el

punto de vista de los lingüistas y antropólogos, la disonancia comienza

incluso antes de llegar al lugar del trabajo (la comunidad sorda). Conocemos

la existencia de una gran variedad de creencias y prácticas culturales así

como de estructuras lingüísticas. Nuestra formación nos dice que debemos

respetar estas diferencias con respecto a nuestras propias normas. Incluso

algunos de nosotros hemos sido formados para aprender y adoptar las

prácticas de otros grupos y llegar a ser “observadores participantes” de una

investigación etnográfica. Pero seguimos con la tendencia de hacerlo desde

una perspectiva de cultura dominante, así que nos vemos entre dos ideas

contradictorias: somos superiores debido a nuestra inteligencia, conocimiento

y cultura superior; y, por otro lado, debemos respetar, aceptar y adoptar

hasta cierto punto las prácticas y el lenguaje del grupo que estamos

investigando.

Según Pullen y Jones (1990) es posible trabajar juntos a condición de

tener una mente abierta y respetar los diferentes puntos de vista que

favorezcan un auténtico proceso de intercambio entre los investigadores. Es

preciso tener en cuenta que, sin una auténtica colaboración, los

investigadores oyentes difícilmente tendrán acceso a la comprensión de los

fenómenos sociales y culturales en que se hayan inmersas las personas

sordas, con la perpetuación de estereotipos y falta de reconocimiento de las

potencialidades de las personas sordas.

110
5) Una quinta línea de investigación se centraría sobre personas sordas de

nuestro país. Si bien abundan numerosos e importantes trabajos de

investigación de corte audiológico, psicológico, psicolingüístico y educativo,

la investigación sociológica o sociolingüística es prácticamente inexistente en

nuestro país. La incorporación de nuestro equipo de trabajo al proyecto

“Inter-Sign” nos ha permitido, por un lado, conocer con mayor profundidad las

principales investigaciones, actualmente en curso, en un conjunto de centros

investigadores europeos de gran relevancia. Por otra parte, ha posibilitado

que actuáramos de “intermediarios”, con el contacto entre estos centros e

investigadores españoles de diversas universidades. Por último, ha motivado

la materialización de presente investigación. Esperemos que todo ello

contribuya al desarrollo futuro de estas líneas de investigación

sociolingüística.

111
112
PARTE SEGUNDA:

ANÁLISIS SOCIOLINGÜÍSTICO

113
114
5. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN

El objetivo fundamental del estudio consiste en la determinación de

los principales aspectos de la problemática sociolingüística de la LSE en la

Comunidad Valenciana, y en particular los aspectos de la competencia y

actuación comunicativa, así como el grado de aceptabilidad que puede tener

en nuestro contexto social, dentro de los diversos ámbitos de uso.

Así pues, se trata de un estudio eminentemente empírico, a partir de

los datos procedentes de una encuesta estadísticamente representativa de la

Comunidad Valenciana, con las cuestiones técnicas que se especifican en el

epígrafe correspondiente.

El equipo investigador ha estado formado por el profesor F. Gimeno,

A. Muñoz, Y. Alfaro (intérprete de esta encuesta de LSE), J. Alfaro

(Vicepresidente de la Fesord de la Comunidad Valenciana y profesor de

Lengua de Señas) y J. Rodrigo (coordinador del trabajo de campo y autor de

la encuesta adaptada).

La Comunidad Valenciana es un área de multilingüismo social, donde

conviven tres lenguas (catalán, castellano y LSE). Por una parte, la situación

social de la Comunidad Valenciana nos muestra un conflicto lingüístico, donde

115
la sustitución del vernáculo valenciano por el castellano estándar se produce

sin modificación de la condición social. Por otro lado, debe agregarse la

situación de diglosia entre la lengua oral (L1) y la LSE (L2), como hemos visto

en el apartado 2.1.

La provincia de Alicante es una entidad político-administrativa arbitraria,

aunque sobre ciertas razones históricas, jurídicas, económicas e, incluso,

geográficas. Es más, a pesar de que dichos motivos sean discutibles, la

división provincial constituye una suposición forzada que no podemos eludir,

sobre todo cuando se trata de una provincia, cuyas fronteras lingüísticas

apenas coinciden con las demarcaciones históricas, y donde no ha habido una

tradición comarcal (véase Sanchis Guarner, M., 1961 y 1973; Roselló, V.

M.,1964).

Desde este punto de vista, Alicante ha sido y es una encrucijada

lingüística, social y cultural, desde los primeros tiempos de la conquista

islámica. Dentro del contexto valenciano y no valenciano se singulariza por

un carácter marcadamente fronterizo, donde las barreras lingüísticas,

historias, geográficas y económicas sesgan cualquier pauta interna de

conducta reflejada. Esta situación se enriquece con la presencia de una

lengua minoritaria que se identifica con una comunidad de señas, y que ha

sufrido la imposición de una enseñanza “oral”, obligada y forzada. No

obstante, este hecho diferencial de las comunidades de señas ha marcado

su personalidad colectiva.

116
5.1. Hipótesis de la investigación

En líneas generales, los presupuestos de partida son los siguientes:

1) la competencia comunicativa de la comunidad de

señas de la Comunidad Valenciana es mínima, ya que

la falta de una enseñanza pública de LSE en el

pasado muestra una gran deficiencia en las

competencias de lectura y escritura.

2) la actuación comunicativa de la comunidad de señas

de la Comunidad Valenciana está relegada al ámbito

familiar, y determina la situación social de diglosia.

3) las actitudes lingüísticas de la comunidad de señas de

la Comunidad Valenciana muestran unas actitudes

positivas hacía la LSE y el castellano.

La situación social de la comunidad de señas de la Comunidad

Valenciana no es de un conflicto lingüístico, ya que no se observa un

desplazamiento de la LSE (L2) por el castellano (L1), sino que hay una

modificación de la condición social en la adquisición de esta última.

5.2. La muestra de estudio

El establecimiento de una muestra demográfica de la comunidad de

señas valenciana debe establecerse a partir de los datos de los socios de las

117
comunidades de señas de la Comunidad Valenciana (1970). La cantidad de

información que se nos ha facilitado permite, al menos parcialmente, diseñar

la muestra a base de cuotas proporcionales. De acuerdo con ello, la muestra

ha partido de la colaboración con la Federación de sordos de la Comunidad

Valenciana y las Asociaciones de Sordos siguientes:

 Asociación de Sordos de Alicante

 Asociación de Sordos de Alcoy

 Asociación de Sordos de Elche

 Asociación de Sordos de Elda

 Asociación de Sordos de Alcira “La Ribera” (Valencia)

El proyecto se realiza sobre una muestra estratificada con la aplicación

de la estadística y las técnicas de investigación, según el trabajo de Pulido,

A. (1972, pág. 183). La muestra ha sido 397 personas, de acuerdo con las

tres variables siguientes: 1) edad comprendida en cuatro grupos (15 a 30, de

31 a 46, de 47 a 62 y de 63 y más); 2) sexo (hombre y mujer), 3)

discapacidad auditiva (subdividida en sordos profundos, hipoacúsicos

prelocutivos y postlocutivos) (véase López Morales, H., 1989, págs. 111-

141); Wölk, W. (1976).

En la determinación de la muestra, no se han tenido en cuenta cuotas

de edad, ya que la muestra no lo permitía, pero sí se han manejado cuotas

de sexo (al 50 %), así como tampoco han podido utilizar cuotas de

118
discapacidad auditiva. Desde un punto de vista estrictamente audiológico,

sordo es todo aquel que tiene una perdida auditiva, con la tipología de sordo

profundo o ligero, bilateral o monolateral, prelocutivo o postlocutivo.

Por lo menos dos de las variables del estudio podrían fundamentarse

en la estratificación de la muestra: el sexo y la edad. El Censo demográfico

de la Comunidad Valenciana indica que de la población considerada 634.650

son hombres y 657,914 mujeres (47, 3% y 41,5%) respectivamente.

Con respecto a la edad, el Censo ofrece la información a través de un

continuo, que imposible de utilizar directamente. Sobre dicha variable, hemos

delimitado cuatro niveles generacionales: I: 15-30; II: 31-46; III: 47-62; y IV

de 63 en adelante.

Generación Hombres Mujeres Total

I 15-30 9 9 18

II 31-46 9 9 18

III 74-62 9 9 18

IV De 63 a + 9 9 18

119
Además, este análisis parte de un universo de estudio que corresponde

geográficamente a las siguientes áreas (véase Gimeno, F., 1986);

a) el Alacantí;

b) el Baix Vinalopó y les Valls del Vinalopó:

c) el Baix Segura y el Vinalopó Mitjá, con la inclusión de Elda;

d) el Alcoià, y

e) la región de Valencia

La población total de las áreas a, b, c y d asciende a 1.334.545

individuos (véase Algado, M. T., 1993). Sin embargo, de este total es preciso

excluir a la importante presencia de población extranjera avecindada en la

provincia de Alicante (41,124 individuos), véase Anuari estadístic municipal i

comarcal, 1991.

Además, desde una perspectiva sociológica, no se ha tenido en cuenta

que sordo es aquel que con relativa independencia de su perdida auditiva se

siente parte de la comunidad de señas, conoce su lengua y comparte sus

peculiaridades culturales. Eso formaría parte de otra investigación, en la que

se estableciesen cuotas mínimas de niveles socioculturales, de acuerdo con

la instrucción, profesión e ingresos anuales de la familia.

120
5.2.1. Ante la dificultad de establecer un criterio de discapacidad

auditiva, se han determinado los criterios de selección de la muestra, según

la siguiente clasificación sobre el tipo de sordera, con la clasificación

correspondiente (véase figura 5.1):

a) sordo profundo

b) sordo prelocutorio

c) sordo post-locutorio

d) hipoacúsico

e) sordo deficiente

f) sordociego

FIGURA 5.1
Clasificación de la muestra, en función del tipo de sordera del informante

T IP O D E S O R D ER A

3%

22%

S .PR O F .
47% S .PR EL O C .
S .PO S T L O C .
H IP O A C Ú S .

28%

Por otra parte, con objeto de comprender los resultados de la

encuesta, se incluyó una pregunta sobre la discapacidad auditiva de los

121
padres, y a continuación se muestra la clasificación tipológica de la

generación paterna (véanse figura 5.2 y 5.3).

Padre Madre

a) sordos profundos

b) sordos prelocutorios

c) sordos post-locutorios

d) hipoacúsicos

e) sordos deficientes

f) sordociego

g) padres oyentes

FIGURA 5.2
Clasificación del padre, en función del tipo de sordera

Tipo de padre

9%

Sordo prof undo

Padre oyente

91%

122
FIGURA 5.3
Clasificación de la madre, en función del tipo de sordera

2% 3%
1%
9%
OYENTE
PROF UNDO
PRELOCU.
POSTLOCU.
HIPOACUS.

85%

5.2.2. Y por último, dentro del formulario, se planteó el siguiente

nivel de formación académica de los sordos informantes, con la

clasificación de nivel estudios y de la frecuencia de la muestra (véanse

figura 5.4 y cuadro 5.1):

a) no sabe leer ni escribir

b) ninguno

c) estudios primarios 1º - 5º EGB

d) bachiller elemental 6º - 8º EGB

e) formación profesional

f) bachiller superior

g) estudios universitarios

123
h) no sabe/ no contesta

FIGURA 5.4
Clasificación del nivel de estudios de la muestra

E S T U D IO S C O M U N ID A D S O R D A
V A L E N C IA N A

1 7 % 1 3 %

6 % N in g u n o
U n iv e r s id a d
8 % C O U
8 %
B U P
F P
N S /L -E S C .

4 8 %

Actualmente, la comunidad de señas de la Comunidad Valenciana,

(según los datos facilitados por la Federación de Sordos de la Comunidad

Valenciana,1996) está formada por 44.000 individuos, y se compone

mayoritariamente de tres clases de sordos (sordos profundos, sordos

prelocutivos y sordos postlocutivos). Es más, hay solo 1.316 personas

sordas localizadas en las distintas asociaciones de sordos de la Comunidad

Valenciana (1996).

Nosotros hemos citado anteriormente que en la Comunidad

Valenciana las personas con discapacidad auditiva de 6 a 64 años suman un

total de 29.370 individuos, según datos INE (1999).

124
CUADRO 5.1
Frecuencia relativa de la muestra, en función de nivel de estudios

Valido Acumulado

Valor Nivel Valor Frecuencia Porcentaje Porcent. Porcentaje

Ninguno 0 6 6,7 6,7 6,7

Estudios Universita 1 3 3,3 3,3 10,0

Bachiller Superior 2 4 4,4 4,4 14,4

F.P. 3 1 1,1 1,1 15,6

F.P. 4 3 3,3 3,3 18,9

No sabe Leer ni Esc 5 1 1,1 1,1 20,0

No sabe Leer ni Esc 6 6 6,7 6,7 26,7

Estudios Primarios 8 44 48,9 48,9 75,6

Bachiller Elemental 9 22 24,4 24,4 100,0

Por consiguiente, encontramos en la muestra un 24,4% de personas

encuestadas que tienen estudios de Bachiller Elemental, y se observa una

reducción de la mitad comparada con los que tienen estudios primarios

(48,9%), lo cual demuestra que se produce un fracaso escolar, junto a la

general disminución de alumnos en enseñanza secundaria.

125
Por otra parte, podemos decir que otro motivo importante es la poca

dedicación que se dedica a las personas sordas por parte del profesorado, y

también por el desconocimiento que tienen de la LSE.

Por supuesto, que hemos estimado que debíamos ceñirnos a la actual

población estudiantil que contaba con 15 o más años de edad, con el fin de

disminuir la influencia de la etapa escolar primaria.

En resumen, aunque la muestra ha sido 397 personas, nos hemos

limitado a una muestra total de 90 sujetos encuestados. Sobre dicha

determinación, debemos aludir a la investigación de W. Labov (1966) sobre

Nueva York, que estimaba para una población de 100.000 personas, la

muestra de 81 sujetos podía descender a 25 sin variación de los resultados

descriptivos, de manera que un .081 del universo puede justificarse con el

0.25, cuando se trataba de una muestra suficientemente estratificada.

Por otra parte, la afirmación de Sudman (1976) de que basta con una

pequeña muestra cuando la investigación no maneja muchas variables.

En nuestro caso, sobre un universo de 29.370 individuos y una

muestra de 90 personas del presente estudio corresponde a un 0.30%.

De acuerdo con ello, la encuesta presenta las siguientes características:

a) satisface plenamente los objetivos de la presente investigación,

b) resulta suficientemente representativa, con lo cual queda

126
asegurado la significación estadística, y

c) recoge las variables sociales que son pertinentes en las encuestas

sociolingüísticas, con lo cual cumple las tres condiciones de una

buena muestra lingüística, según lo establecido por Wölk (1976).

5.2.3. Las entrevistas se llevaron a cabo de acuerdo a un plan

preestablecido sobre un mapa zonificado de la Comunidad Valenciana, y una

vez seleccionados definitivamente los sujetos de la muestra y realizadas

todas las encuestas, se procedió a la estratificación, según las variables sexo

y edad.

Aunque, no hemos tenido en cuenta la variable para la estratificación

de acuerdo a niveles socioculturales hemos acudido a cuatro parámetros de

base: zona, escolaridad, profesión e ingresos. La escolaridad había sido

tomada ya en consideración a la hora de seleccionar a los informantes, y sus

resultados no son tan contundentes como en los casos de las variables de

sexo y edad.

Por otra parte para el establecimiento de la sumatoria paramétrica que

constituiría la base de la estratificación sociocultural el parámetro escolaridad

quedó cuantificado de la siguiente forma (véase el cuadro 5.2)

127
CUADRO 5.2
Frecuencia relativa de la muestra, en función de la situación laboral

Valido Acumulado

Valor Nivel Valor Frecuencia Porcentaje Porcent. Porcentaje

0 8 8,9 8,9 8,9

Empresario o profes 1 3 3,3 3,3 12,2

Autonomo 2 5 5,6 5,6 17,8

Busca primer trabaj 3 3 3,3 3,3 21,1

Miembro de Federaci 4 1 1,1 1,1 22,2

Trabajador fijo 5 18 20,0 20,0 42,2

Trabajador Temporal 6 17 18,9 18,9 61,1

Parado cobrando paro 7 7 7,8 7,8 68,9

Parado sin cobrar pa 8 15 16,7 16,7 85,6

Minusvalido... 9 13 14,4 14,4 100,0

Los otros dos parámetros de base, de acuerdo con la información

recogida en la encuesta, fueron también cuantificados. El de profesión con la

ayuda del Index de Edwards (1940), refrendado por Shuy et al. (1968), y el

de los ingresos (según la renta per capita anual de la familia en pesetas)-con

una distribución equitativa entre las cifras correspondientes a los ingresos,

ver cuadro 5.3, aunque las graves limitaciones de autenticidad que presenta

128
esta pregunta del cuestionario invalida cualquier correlación con esta variable

económica.

CUADRO 5.3
Frecuencia relativa de la muestra, en función de nivel de ingresos

Nivel de Ingresos Familiar:

Menos de 30.000 pts.

De 30.000 a 50.000 pts.

De 50.000 a 75.000 pts.

De 75.000 a 100.000 pts.

De 100.000 a 150.000 pts

De 150.000 a 200.000 pts.

De 200.000 a 250.000 pts.

Más de 250.000 pts

No sabe/ No contesta

El parámetro de profesión fue ponderado según una constante

específica, que analizaremos en otro capitulo, y la estratificación de la muestra

aparece en la figura 5.5.

129
FIGURA 5.5
Clasificación de la situación laboral de la comunidad de señas valenciana

S IT U A C IÓ N L A B O R A L C O M U N ID A D S O R D A V A L EN C IA N A

4% EMP./PRO F.
16% 6%
4% A UTÓ NO MO
1%
B US C.EMP.
MIEMB RO
18% 21% TRA B .FIJO
TRA B .TEM P.
P.CO N PA R.
P.S IN PA RO
9%
21% MINUS V .

En resumen, la clasificación sociocultural quedó integrada por cinco

estratos (aunque la muestra se limitó generalmente a dos estratos mayoritarios

media-baja y media-media) (véase fig. 5.6):

I. alta

II. media-alta

III. media-media

IV. media-baja
V. baja

130
FIGURA 5.6
Clasificación de la clase subjetiva de la muestra

C L A S E S U B J E T IV A

8% 2% 3%

A LTA
M E D IA A L T A
37%
M E D IA M E D .
M E D IA B A J A
B A JA
50%

5.3. Variables sociales de la muestra

El autor ha realizado un estudio de la situación actual de la lengua de

señas donde analiza los datos estadísticos de la encuesta realizada a un

número de personas sordas, aproximadamente 397 personas a fin de que sea

significativa la muestra6, entre las que se seleccionarán en las siguientes

variables independientes:

1) Discapacidad auditiva:

Sordo profundo

Hipoacúsico prelocutorio

Hipoacúsico postlocutorio

2) Sexo
6
Tablas sociológicas. Apéndice II.

131
3) Edad

Los datos obtenidos se tabularán a través del programa Stadistical

Package for the Social Sciences (SPSS) dando un margen de error de un 20%

sobre la fiabilidad de los resultados de dicha encuesta. Así obtendremos la

situación de una reivindicación de la comunidad sorda en integrarse en la

comunidad oyente con su lengua propia, es decir, se trata que a través de esta

encuesta se demuestre la intención de una comunidad sorda por integrarse en

la comunidad de oyente, pero bajo una situación en la que se acepte y se

reconozca la lengua de señas como una lengua más dentro de una situación

multilectal en un determinado contexto social. De esta forma la comunidad

sorda podrá elaborar una planificación lingüística con la ayuda y creación de un

proceso de normalización dentro y fuera de la comunidad sorda.

El objetivo del presente estudio es recoger y analizar ciertos datos

capaces de describir, por primera vez en la comunidad valenciana y

extensible a nuestro país, algunas características de la realidad social de las

personas sordas de la Comunidad Valenciana en relación con su

competencia y actuación comunicativa y la actitud lingüística que tiene la

comunidad de señas de la comunidad valenciana, así como también, su

actividad laboral, sus hábitos y aficiones, sus relaciones sociales, su contacto

con profesionales, etc. Así pues, se trata de un estudio omnibus de carácter

exploratorio sobre esta población.

132
Los ámbitos de estudio son: las condiciones audiológicas personales, la

familia el trabajo, el ocio y tiempo libre, las asociaciones de sordos, la

relación con la variable sexual. Se ha pretendido obtener información tanto

sobre la situación social real del colectivo como de sus actitudes y opiniones

en cada uno de los ámbitos del estudio

5.4. Metodología de la investigación sociolingüística

Esta investigación sociolingüística, fue iniciada por el profesor

colaborador honorífico del Departamento de Filología Española, Lingüística

General y Teoría de la Literatura, en colaboración desinteresada por parte de

las asociaciones de la Provincia de Alicante y Valencia que ha respondido

positivamente a la realización de este cuestionario que a continuación

presentamos, y con la aportación del Departamento de Sociología (Muñoz, A.

Profesor Titular, Universidad de Alicante, que ha desarrollado la tabulación

de las encuestas (en índices y porcentuales) empleando el paquete

informático Stadistical Package for the Social Sciences (SPSS), y de los

departamentos de Humanidades Contemporáneas ( Manuel Oliver, Profesor

Titular, Área de Antropología Social) y de la Facultad de Ciencias

Económicas y Empresariales, ha realizado un estudio exploratorio sobre la

situación sociolingüística de la Lengua de Señas en la Comunidad

Valenciana, cuyo tema trata esta encuesta.

133
En años muy recientes, la sociolingüística ha lanzado la hipótesis

(exitosamente corroborada), hasta el presente, de que la variación que se

observa en la actuación lingüística determinada es resultado de unos procesos

armónicos incondicionados por factores tanto lingüísticos como

extralingüísticos. Supone esta hipótesis que la variación completamente libre o

el polimorfismo injustificado en apariencia son circunstancias que al recibir

análisis detenido dejan al descubierto el cumplimiento sistemático de ciertas

reglas; de donde se desprende que la variación es parte integrante de la

estructura lingüística de todo sistema. Los factores que impulsan o determinan

esta variación son, además de los propiamente lingüísticos, de carácter social.

Pretender que la variación observada en la actuación lingüística del

hablante, y consiguientemente del grupo, sea totalmente fortuita e inmotivada

nos llevaría a postular que nada regularía.

Sin embargo, desde la investigación neoyorquina de Labov, W. (1966)

se viene comprobando reiteradamente que la actuación no está libre de

covariación y que existe una dependencia sistemática entre la frecuencia de

ejecución de determinada regla y de determinados factores, tanto contextuales

como ajenos a la situación sociocultural.

El propósito de la presente investigación es describir una parcela -tres

variables sociales- de la competencia sociolingüística de la comunidad sorda en

la comunidad valenciana, partiendo de la premisa de que la actuación es un

134
reflejo estadístico de la competencia y la variación que en ella encontramos

responde sistemáticamente a patrones específicos muy alejados de la

arbitrariedad y no está divorciada de la competencia. Son tres las variables

aquí estudiadas: competencia lingüística, actuación comunicativa y actitud

lingüística. Cada una de ellas ocurre en distintos contextos y disfruta de más de

una posición en la comunidad.

La primera tarea es la de dar cuenta de las relaciones existentes entre

diversas variables aquí estudiadas. Pero, como el interés primordial de este

trabajo es comprobar si determinados factores sociales tiene incidencia en el

uso de la primera lengua (lengua de señas) y las segundas y terceras lenguas

(lengua española o lengua catalana/ valenciana), el análisis anterior se

enriquece de varios elementos que estructuran la comunidad sorda.

El estudio exige, por lo tanto el análisis de un voluminoso corpus (en

forma de formulario) que nos informe sobre la variabilidad inherente a la

actuación; la interpretación posterior de estos datos, formalizados mediante

tablas y variables, nos permite ir al descubrimiento de la competencia

sociolingüística de la comunidad sorda analizada. Este segundo ejercicio

trabaja con todos los factores que patrocinan la variedad, haciendo hincapié en

aquellos que actúan interrelacionados al impulsar el cumplimiento de una

situación de uso de una u otra lengua.

135
No hubiese sido tan elocuente este estudio si a lo ya señalado no

añadiésemos el cotejo y la comparación de los datos de la lengua de señas en

la comunidad valenciana.

Esta investigación carece de antecedente de ahí que nuestro estudio

sea de un enorme interés para que de una forma resultativa, mediante los

datos obtenidos estadísticamente nos refleje la situación de la lengua de señas

en esta comunidad, así gracias a los resultados de la encuesta habremos un

chequeo indirectamente de la situación sociocultural y lingüística de la

comunidad sorda.

Descontando la monografía de Matta (1979, pág. 173), estos estudios

han sido abordados desde marcos teóricos al margen de la sociolingüística; por

lo que la presente investigación - la primera en estudiar la competencia además

de la actuación - viene a abrir una brecha, novedosa no sólo para Puerto Rico,

sino para otras muchas zonas del mundo hispánico.

La encuesta ha sido elaborada dentro del Departamento de Filología,

Lingüística General y Teoría de la Literatura, y en ella han participado los

distintos departamentos citados en la cabecera de la encuesta, además con la

ayuda y paciencia de los profesores de lengua de señas de la Asociación de

sordos de Alicante, los cuales se han encargado de supervisar la encuesta.

136
La encuesta está compuesta de cuatro partes (véase modelo de

encuesta, Apéndice I)

1. CABECERA SOCIOECONÓMICA

2. COMPETENCIA COMUNICATIVA

3. ACTUACIÓN COMUNICATIVA

4. ACTITUD LINGÜÍSTICA

El proyecto se realiza sobre una muestra estratificada en tres variables

en las cuales se estudian un número de 397 personas divididas en:

1. Discapacidad auditiva subdividida en sordos profundo,

hipoacúsicos prelocutivos y postlocutivos.

2. Sexo (masculino y femenino).

3. Edad comprendida en tres grupos :

De 15 a 30

De 31 a 46

De 47 a más

La competencia comunicativa ofrece el conocimiento bilingüe por parte

de una comunidad.

La actuación comunicativa refleja la utilización de las distintas

variedades de lenguas y en que ámbitos se usa:

1. Familiar, lengua que se usa dentro de un contexto familiar.

137
2. No familiar o público, lengua de señas, oral,

castellana/catalana u otra lengua.

La actitud lingüística identifica la reacción evaluativa de una comunidad

ante una situación de conflicto. Este apartado mostrará al individuo de una

comunidad tanto desde un punto de vista sociológico, psicológico y

antropológico.

En este sentido se muestra una actitud lingüística negativa hacia el uso

público de la lengua oral antes, pero ahora se está intentando que ambas

lenguas se usen por igual.

5.5. El equipo investigador de campo

Esta investigación ha sido desarrollada por dos personas: doña

Yolanda Alfaro (intérprete natural e hija de padres y familiares de personas

sordas) y el doctorando, durante 1 año de visitas a las asociaciones de

sordas de la comunidad valenciana.

Asimismo, se ha contado el visto bueno para poder acceder sin

bloquear nuestro acceso a las asociaciones de sordos, y con el escaso

asesoramiento metodológico de la federación de sordos de la comunidad

valenciana y en el tratamiento de las preguntas e inclusión de algunas

preguntas del cuestionario.

138
5.6. El trabajo de campo de la investigación sociolingüística

El complejo trabajo de campo se realizó durante un año de salidas a

las asociaciones de sordos que colaboraron y por parte del investigador

principal y la intérprete natural en las siguientes fases:

1) Petición de la autorización de la federación de sordos

2) Concertación de cita con el Presidente de la asociación y su

autorización para poder realizarla

3) Cita y reunión con los usuarios de sordos (in situ), para la

realización de la encuesta.

4) Recolección de datos de la encuesta, con la lectura e

interpretación de la encuesta, en la que se notificaba que había sido

seleccionado/a dentro de una muestra aleatoria y representativa dentro

de toda la Comunidad Valenciana sorda, para contestar las preguntas de

esta encuesta. Y a continuación, se le pedía que las respuestas fueran

hechas con toda sinceridad y quedaba garantizada su anonimato.

5.7. El cuestionario

Las preguntas adaptadas e interpretadas sobre competencia

comunicativa, actuación comunicativa y actitud lingüística se formularon de

la siguiente manera:

139
MODELO DE ENCUESTA

El modelo de encuesta se ha basado en la adaptación de la encuesta

sociolingüística elaborada por la Facultad de Sociología de la Universidad de

Valencia (véase Apéndice I y II). La encuesta se compone de las siguientes

partes:

1) ficha sociológica, variables independientes y

2) cuestionario formado por tres partes :

Competencia comunicativa

Actuación comunicativa

Actitud lingüística

1. CABECERA DE LA ENCUESTA DATOS DE IDENTIFICACIÓN Y

CLASIFICACIÓN SOCIOECONÓMICA

A. TIPO DE PADRES

Padre Madre

Sordos profundos

Sordos prelocutorios

Sordos post-locutorios

Sordo hipoacúsico

140
Sordos deficientes

Sordociego

Padres oyentes

B. EDAD

De 15 a 30 años

De 31 a 46 años

De 47 y más

C. TIPO DE SORDERA

Sordo profundo

Sordo prelocutorio

Sordo post-locutorio

Sordo hipoacúsico

Sordo deficiente

Sordociego

D. SEXO

Hombre

Mujer

141
E. ESTADO CIVIL

Soltero/a

Casado/a

Separado/a

Otros

F. LUGAR DE NACIMIENTO

El mismo municipio

Otro municipio valencianohablante de la Provincia de Alicante

Otro municipio castellanohablante de la Provincia de Alicante

Cataluña/ Baleares (Región catalohablante)

Castilla/ Aragón (Región castellanohablante)

Andalucia/ Murcia

Otros

G. PROCEDENCIA DE LA FAMILIA

El mismo municipio

Otro municipio valencianohablante de la Provincia de Alicante

Otro municipio castellanohablante de la Provincia de Alicante

Cataluña/ Baleares (región catalohablante)

Castilla/ Aragón (región castellanohablante)

Andalucia/ Murcia

142
Otros

H. RELACIÓN CON EL JEFE DE LA FAMILIA

Jefe de familia

Marido/ mujer

Hijo/ a

Otros

I. NÚMERO DE COMPONENTES DE LA FAMILIA

1 2 3 4 5 6 7 8 9 0

J. NIVEL DE ESTUDIOS

No sabe leer ni escribir

Ninguno

Estudios primarios 1º - 5º EGB

Bachiller elemental 6º - 8º EGB

Formación profesional

Bachiller superior

Estudios universitarios

No sabe/ No contesta

143
K. SITUACIÓN LABORAL ACTUAL

Empresario o profesional, jefe de empresa

Empresario o profesional sin salario o trabajador independiente.

Autónomo

Miembro de cooperativa que trabaja en ella. Socio de empresa

Miembro de federación, asociación, que trabaja en ella

Trabajador fijo con sueldo, jornal, comisión

Trabajador eventual con sueldo, jornal, comisión

Parado cobrando paro

Parado sin cobrar paro

Minusválido, jubilado, pensionado

Busca primer trabajo

No sabe/ No contesta

L. ACTIVIDAD PRINCIPAL

Agricultura, ganadería

Industria, taller, fábrica

Construcción

Comercio, panadería, tienda

Ayuntamiento, Correos

Ama de casa

Estudiante

No sabe/ No contesta

144
M. NIVEL DE INGRESOS FAMILIAR

Menos de 30.000 ptas.

De 30.000 a 50.000 ptas.

De 50.000 a 75.000 ptas.

De 75.000 a 100.000 ptas.

De 100.000 a 150.000 ptas.

De 150.000 a 200.000 ptas.

De 200.000 a 250.000 ptas.

Más de 250.000 ptas.

No sabe/No contesta

N. EQUIPAMIENTO DEL HOGAR

Frigorífico eléctrico

Lavadora automática

Aspiradora y/o lavaplatos

Fax

1 ó 2 T.V. color

Vídeo

Cadena HI-FI

Vídeo-teléfono

Motocicleta

Coche -1000 cc. Pequeño

Coche +1000 cc. Grande

145
Ordenador

2ª Vivienda

No sabe/ No contesta

Ñ. HABITAT

De 2001 a 10.000 habitantes

De 10.001 a 50.000 habitantes

De 50.001 a 200.000 habitantes

Más de 200.000 habitantes

2. COMPETENCIA COMUNICATIVA

1. ¿Entiende Usted la Lengua de Señas?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Entiende Usted la Lengua Española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Entiende Usted la Lengua Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

146
2. ¿Sabe usted leer en Lengua Española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted leer en Lengua Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

3. ¿Sabe usted escribir en Lengua Española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted escribir en Lengua Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

4. ¿Sabe usted comunicarse en Lengua de Señas?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted comunicarse en Lengua Española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted comunicarse en lecto-escritura española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

147
¿Sabe usted comunicarse en Lengua Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted comunicarse en lecto-escritura valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

5. ¿Cuál fue la primera lengua entendida por usted?

6. ¿Y la primera en usar?

Entendida Usar

Lengua de Señas

Lengua española

Lengua valenciana

Otras lenguas

No recuerda

No sabe/ No contesta

7. ¿Entiende la Lengua de Señas cuando se comunica con una

persona de la Comunidad Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No he tenido la oportunidad NS/NC

148
¿Y de otra Comunidad Española?

Nada Un poco Bastante Bien No he tenido la oportunidad NS/NC

¿Y del extranjero?

Nada Un poco Bastante Bien No he tenido la oportunidad NS/NC

3. ACTUACIÓN COMUNICATIVA

8. ¿En qué lengua se comunica con su padre y madre?

¿En qué lengua se comunica con sus hijos?

¿En qué lengua se comunican sus padres con ellos?

Padre Madre Hijos Entre ellos

Siempre en Lengua Señas

Siempre en Lengua española

Siempre en lecto-escritura española

Siempre en Lengua valenciana

Siempre en lecto-escritura valenciana

Más en L. Señas que en L. Oral

Más en L. Oral que en L. Señas

Igual L. Señas y L. Oral

No sabe/ No contesta

149
9. ¿En qué lengua se comunica con su pareja?

¿En qué lengua se comunica con sus amigos/as en centros de

reunión (asociación, cafetería, etc.)?

¿En qué lengua se comunica con sus compañeros de trabajo?

¿En qué lengua se comunica con sus superiores en su trabajo?

Pareja Amigos/as Comp. Trabajo Superiores

Siempre en LSE

Siempre en LE

Siempre en lecto-escritura española

Siempre en LV

Siempre en lecto-escritura valenciana

Más en LSE que en L. Oral

Más en L. Oral que en LSE

Igual LSE y L. Oral

No sabe/ No contesta

10 ¿Cuando sale a comprar en qué lengua se comunica con los

comerciantes de un pequeño comercio (panadería …)?

¿Cuando sale a comprar en qué lengua se comunica con los

comerciantes de un gran comercio (PRYCA …)?

150
Pequeño-Panadería Grande-PRYCA

Siempre en LSE

Siempre en LE

Siempre en lecto-escritura española

Siempre en LV

Siempre en lecto-escritura valenciana

Más en LSE que en L. Oral

Más en L. Oral que en LSE

Igual LSE y L. Oral

No sabe/ No contesta

11. ¿En qué lengua escribe los documentos (cartas, impresos,

cheques, etc.)?

Siempre en Lengua española

Siempre en Lengua valenciana

Más en Lengua española que en Lengua valenciana

Más en Lengua valenciana que en Lengua española

Otra lengua

No sabe/ No contesta

151
4. ACTITUDES LINGÜÍSTICAS

12. ¿Quién ha influido en que tú te comuniques en Lengua de Señas?

Padres

Mujer, novios/as, etc.

Vecinos

Amigos/as

Compañeros de trabajo

Profesores

No sabe/ No contesta

13. ¿Se siente incómodo cuando se comunica en Lengua Señas

fuera de la asociación?

Sí No Me da igual No contesta

14. ¿Se siente incómodo cuando se comunica en Lengua Oral

fuera de la asociación?

Sí No Me da igual No contesta

15. ¿Cree usted que toda la Comunidad sorda que vive de una manera

permanente en Alicante o pueblo debería comunicarse en LSE?

152
Sí No Me da igual No contesta

¿Y los que viven en la Comunidad valenciana?

Sí No Me da igual No contesta

¿Y los que viven en España?

Sí No Me da igual No contesta

¿Y en el extranjero?

Sí No Me da igual No contesta

16. ¿En la actualidad usted cree que la LSE se usa en la enseñanza

pública?

Nada

Un poco

Bastante

No sabe/ No contesta

17. ¿Usted cree que sería importante que los profesores oyentes

conocieran la LSE?

Sí No Me da igual No contesta

153
18. ¿Hoy o en un futuro próximo usted cree que es necesario usa

la LSE?

Solo LSE

Solo Lengua española

Solo Lengua valenciana

Las tres lenguas

No sabe/ No contesta

19. Que la lengua de señas se enseñe desde la escuela infantil

(guardería) hasta los estudios superiores (universidad) en un centro público.

¿Tú piensas qué es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

No sabe/ No contesta

20. Que la lengua de señas se use en los ayuntamientos, diputaciones, etc.

¿Tú piensas que es?

Muy importante

Importante

154
Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

21. ¿En la actualidad usted cree que la LSE se usa en los actos oficiales

(conferencias, visitas políticas, del presidente, etc.?

22. ¿Que la LSE se utilice en las conferencias, usted como considera qué

es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

23. ¿La presencia de un intérprete desde la escuela infantil hasta los

estudios superiores en un centro público, si el profesor no conoce la LSE,

usted considera qué es?

Muy importante

155
Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

24. ¿La presencia de un intérprete en la administración pública, usted

considera qué es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

25. ¿La presencia de un intérprete en los actos oficiales, usted considera

qué es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

156
NS/NC

26. La presencia de un profesor sordo de apoyo en la escuela infantil,

primaria, secundaria …. para apoyar la lengua de señas. ¿Qué piensas que

es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

27. ¿En la actualidad usted cree que la LSE se usa en la T.V. pública (TVE

1, TVE 2)?

¿Y en la T.V. privada (T. 5, A. 3)?

¿Y en la T.V. Autonómica (Canal 9)?

¿Y en la T.V. local (C. 37, C.15)?

Pública Privada Autonómica Local

Nada

Un poco

Bastante

157
No sabe/ No contesta

28. Que la T.V. pública/privada haga una programación en LSE. ¿Cómo

considera usted que es?

Programación

Pública Privada

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

29. ¿Cree usted que la LSE se usa en la calle actualmente más, igual o

menos que antes?

Más Igual Menos No contesta

30. ¿Según su opinión la LSE debería usarse más, igual o menos que se usa

actualmente?

Más Igual Menos No contesta

158
31. El reconocimiento oficial de la LSE. ¿Cómo considera usted que es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

159
160
6. ANÁLISIS ESTADÍSTICO E INFORMÁTICO DE LA COMPETENCIA

COMUNICATIVA DE LA COMUNIDAD SORDA VALENCIANA

6.1 Análisis sobre la competencia comunicativa de la comunidad

sorda, en función del sexo

La competencia comunicativa de la muestra no oyente de la

comunidad sorda valenciana consta de las siguientes valoraciones hacia las

lenguas implicadas en el contexto social (es decir, lengua de señas,

castellano y valenciano) a saber:

a) comprensión,

b) comunicación,

c) adquisición de primera lengua, y

c) nivel de intercomprensión entre las variedades de señas.

El cuestionario incluía preguntas sobre la variable dependiente

referidas a los conocimientos y habilidades de lectura y escritura. En la

medida que son recursos que utiliza la comunidad no oyente para su

comunicación se encuentran íntimamente ligadas ambas habilidades al

apartado de la comunicación/expresión, y se ha optado por evitar la

repetición ya que se han obtenido los mismos resultados.

161
Las variables independientes, tal como lo hemos expuesto en la

metodología, han sido: tipo de sordera de los padres del informante, edad,

tipo de sordera del informante, sexo, estado civil, lugar de nacimiento y

procedencia, número de personas que viven en tu familia, nivel de instrucción

(estudios), situación laboral, lugar de trabajo, ingresos mensuales,

equipamiento del hogar, número de habitantes, (véase apéndice 1). Por su

especial dinámica hemos entresacado y citamos en primer en lugar las

correlaciones con la variable sexo.

6.2. Competencia comunicativa de la LSE, LE (oral y

lectoescrita) de la comunidad sorda valenciana, en función del sexo

Los índices de comprensión de la muestra no oyente hacia las lenguas

implicadas en nuestro contexto social7, en función de la variable sexo, nos

muestran que el sexo masculino obtiene una mayor puntuación en la

comprensión de la lengua de señas (1.7) frente al sexo femenino, que queda a

escasa distancia del hombre (1.6), y ambos se sitúan dentro de un nivel de

“bastante bien” (véase cuadro 1).

7
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿Entiendes la lengua de señas?
¿Entiendes la lengua española oral? ¿Entiendes la lengua catalana/valenciana oral? Las
respuestas eran “nada”, “un poco”, y “bastante bien”. Los valores que se han asignado a
dichas respuestas son: “nada” = 0, “un poco” = 1, y “bastante bien” = 2. Hemos utilizado la
siguiente notación: L1= lengua de señas, L2= lengua castellana oral, L3= lengua
catalana/valenciana oral.

162
CUADRO 1

Índices de comprensión (entender) de la muestra no oyente hacia las lenguas implicadas en


nuestro contexto social (L 1= LS, L2= LOC y L3= LOC/V), en función de la variable sexo

L1 L2 L3 TOTAL
HOMBRE 1.7 1.3 .3 1.2
MUJER 1.6 1.6 .4 1.2

Valores asignados:
a “nada” = 0
a “un poco” = 1, y
a “bastante bien” = 2

Por otro lado, el índice de comprensión de la lengua castellana oral es

superior en el sexo femenino (1.6) frente al masculino que obtiene un (1.3).

En este caso, ambos índices se mantienen más distantes entre los niveles de

“bastante bien” y “un poco”. También, el índice de comprensión de la

muestra hacia la lengua catalana/valenciana es ligeramente superior en el

sexo femenino (0.4) frente al sexo masculino (0.3), ambos dentro de un nivel

mínimo.

Además, presentamos en el gráfico I los porcentajes de comprensión

subjetiva de la muestra no oyente hacia las lenguas implicadas en nuestro

contexto social, en función de la variable sexo, con el fin de complementar

los resultados obtenidos a partir de la representación mediante gráfico de

barras de las respuestas concretas (“nada”, “un poco” y “bastante bien”).

163
Gráfico I. Porcentajes de la competencia comunicativa subjetiva de
la comunidad sorda de la Comunidad Valenciana, en función de la
variable sexo.

70
60
50
40
HOMBRE
30
MUJER
20
10
0
NADA LSE NADA LE O NADA UN P OC O L1 UN P OC O L2 UN P OC O L3 B . B IE N L1 B . B IE N L2 B . B IE N L3
LC / VO

En suma, los índices de comprensión hacia las variedades implicadas

en nuestro contexto social, en función de la variable sexo, nos muestran una

clara manifestación social de la dinámica sexual de la mujer no oyente hacia

las variedades orales más prestigiosas culturalmente, la cual coincide con

otros estudios sociolingüísticos llevados a cabo sobre variedades urbanas

orales, bien por movilidad social, o bien por apropiación de pautas de poder

simbólico. En ese aspecto, la mujer no oyente sigue estrategias

comunicativas semejantes a la mujer oyente, independientemente de las

barreras comunicativas que presentan.

Índices de comunicación en la lengua de señas española, lengua

española y lengua catalana

164
En los índices de comunicación de la muestra no oyente en las lenguas

implicadas en nuestro contexto social, en función de la variable sexo8,

observamos que el sexo femenino obtiene una mayor puntuación en la

comunicación de la lengua de señas (1.8) y en lengua española (1.7), frente al

sexo masculino que queda a escasa distancia del sexo femenino, en lengua de

señas (1.7) y en lengua española (1.6), y ambos se sitúan dentro unos niveles

de comprensión de “bastante bien” (véase cuadro 2).

CUADRO 2

Índices de comprensión (expresión-comunicación) de la muestra no oyente hacia las lenguas


implicadas en nuestro contexto social (L 1= LS, L2= LOC y L3= LC/V), en función de la
variable sexo

L1 L2 L3 TOTAL
HOMBRE 1.7 1.6 .4 1.2
MUJER 1.8 1.7 .2 1.2

Valores asignados:
a “nada” = 0
a “un poco” = 1, y
a “bastante bien” = 2

Por otro lado, el índice de comunicación en lengua

catalana/valenciana oral es superior en el sexo masculino (0.4) a escasa

distancia del sexo femenino (0.2), y ambos de sitúan dentro del nivel

“mínimo”. Véase además el gráfico II (porcentajes de comprensión subjetiva

comunicativa de la muestra no oyente hacia las lenguas implicadas en

8
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿Sabes comunicarte en lengua de
señas? ¿Sabes comunicarte en lengua española oral? ¿Sabes comunicarte en lengua
catalana/oral? Los valores que se han asignado a dichas respuestas son: “nada” = 0, “un
poco” = 1, y “bastante bien” = 2. Hemos utilizado la siguiente notación: L1= lengua de
señas, L2= lengua castellana oral, L3= lengua catalana/valenciana oral.

165
nuestro contexto social, en función de la variable sexo), que complementa los

resultados obtenidos a partir de la representación mediante gráfico de barras

de las respuestas concretas: “nada”, “un poco” y “bastante bien”).

Gráfico II. Porcentajes de la comunicación de la comunidad sorda


de la Comunidad Valenciana, en función de la variable sexo.

80

70
60
50
H OMBRE
40
MUJER
30

20
10
0 NA DA L SE N AD A LEO N AD A LC /VO UN P OC O L1 UN P OC O L2 UN P OCO L3 B.BIE N L1 B .B IEN L2 B. BI EN L3

En suma, todas las personas sordas conocen dos de las variedades

más generales del repertorio lingüístico, las cuales utilizan en función de la

situación comunicativa y sitúa el análisis dentro de los estudios bilingües o

multilingüe. Asimismo, constatamos la manifestación de la dinámica sexual de

a mujer sorda hacia la comunicación/expresión en las variedades más

generales del repertorio lingüístico de la Comunidad Valenciana, aunque solo

supera ligeramente al hombre.

Los índices de índices de comunicación de la muestra no oyente a

través de las variedades lecto-escritas orales implicadas en nuestro contexto

166
social, en función de la variable sexo9, nos muestran que el sexo femenino

obtiene el índice superior en la comunicación lecto-escrita castellana (1.3)

frente al sexo masculino que queda a escasa distancia (1.2). Ambos sexos

se sitúan dentro del nivel de mínimo “un poco” (véase cuadro 3).

CUADRO 3

Índices de comunicación de la muestra a través de las variedades lecto-escritas implicadas


en nuestro contexto social (L1= LC y L2= LC/V), en función de la variable sexo

L1 L2 TOTAL
HOMBRE 1.2 .2 .7
MUJER 1.3 .1 .7

Valores asignados:
a “nada” = 0
a “un poco” = 1, y
a “bastante bien” = 2

Por otro lado, los índices de la comunicación en lecto-escritura

catalana/valenciana de la comunidad sorda de la Comunidad Valenciana, en

función de la variable sexo, muestran que el sexo masculino obtiene una

mayor puntuación (0.2) frente a la escasa distancia del sexo femenino (0.1),

ambos se sitúan dentro de un nivel mínimo. Además, se de complementa los

resultados obtenidos a partir de la representación mediante gráfico de barras

de las respuestas concretas (“nada”, “un poco” y “bastante bien”) (véase

gráfico III).

9
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿Sabes comunicarte en lengua
española lecto-escrita? ¿Sabes comunicarte en lengua catalana/valenciana? Los valores
que se han asignado a dichas respuestas son: “nada” = 0, “un poco” = 1, y “bastante bien”
= 2. Hemos utilizado la siguiente notación: L1= lengua de señas, L2= lengua castellana oral,
L3= lengua catalana/valenciana oral.

167
Gráfico III. Porcentajes de la comunicación en lecto-escritura
española y catalana/valenciana de la comunidad sorda de la
Comunidad Valenciana, en función de la variable sexo.

80
70
60
50
HOMBR E
40
MUJER
30
20
10
0 NA DA LE E N AD A LEC /V U N P O CO L1 UN P OCO L2 B .BIEN L1 B. BIEN L2

En suma, los índices de la comunicación en lecto-escritura castellana

y catalana/valenciana de la comunidad sorda de la Comunidad Valenciana,

nos muestran la dinámica sexual de la mujer no oyente hacia la

comunicación lecto-escrita en la variedad mayoritaria del mundo oyente, es

decir, la lengua española lecto-escrita.

Además, los índices de la comunicación en lecto-escritura castellana

y catalana/valenciana de la comunidad sorda de la Comunidad Valenciana,

manifiestan la barrera comunicativa que ha sido impuesta por la enseñanza

tradicional al colectivo sordo. Es difícil interpretar esa ligera puntuación

mayor en el hombre que en la mujer, dada la complejidad de la situación del

conflicto lingüístico en el País Valenciano. El valenciano se encuentra en una

encrucijada de normalización lingüística, y es complicada una lectura en

función de la variable sexo, ya que podría ser contradictoria con lo anterior.

168
Entre sus causas se podría mentar la situación tradicional de la actividad

laboral en el campo (huerta valenciana), y por otra la dinámica normalizadora

del valenciano, en la reciente enseñanza de la lengua catalana/valenciana en el

ámbito escolar (1985). El dominio de dos lenguas representa un desafío en

cualquier hablante, y por supuesto mayor en el no oyente, debido a las barreras

de comunicación existentes dentro de la formación del niño sordo; no obstante,

este punto se analizará en profundidad en el apartado de la educación del niño

sordo y la escolaridad.

Por lo tanto, en esta década se están desarrollando nuevas métodos

de enseñanza para que el niño sordo acceda a la escuela con su lengua

materna (LS), es decir, se pretende enseñar a los niños sordos con la lengua

de señas, la lengua española u otra lengua. Así pues, introducimos el

concepto de la “enseñanza bilingüe” para el niño sordo.

Los porcentajes de la comunicación de la muestra a través de la

variedad lecto-escrita castellana, en función de la variable sexo, muestran

que el sexo femenino obtiene un mayor porcentaje en la comunicación lecto-

escrita de la lengua española (42%) a escasa diferencia del sexo masculino

(40%). Si bien el resto del colectivo sordo muestra un mayor

desconocimiento de la comunicación lecto-escrita española, se observa que

el sexo femenino obtiene un mayor porcentaje (42%) frente al sexo

masculino en la respuesta “un poco” (38 %). A continuación, el sexo

169
masculino obtiene un porcentaje mayor (20%) frente al sexo femenino (11%)

en la respuesta “nada” (véase cuadro 4).

CUADRO 4

Porcentajes de la comunicación de la muestra a través de la variedad lecto-escrita


castellana, en función de la variable sexo

NADA UN POCO BASTANTE NS/NC


BIEN
TOTAL N % N % N % N %
HOMBRE 9 20 17 38 18 40 1 2.2
MUJER 5 11 19 42 19 42 2 4.4

Por otro lado, la suma total de los porcentajes de la comunicación de

la muestra a través de la variedad lecto-escrita castellana, en función de la

variable sexo, obtenidos de las respuestas “un poco” y “bastante bien”,

muestran que el sexo femenino obtiene un porcentaje mayor en competencia

comunicativa en lecto-escritura española (84%) frente al sexo masculino

(78%). A fin de complementar los resultados obtenidos de los porcentajes de

la comunicación lecto-escrita castellana y catalana/valenciana a partir de las

respuestas concretas (“nada”, “un poco” y “bastante bien”), los hemos

representados mediante un gráfico de barras (véase gráfico IV).

170
Gráfico IV. Porcentajes de la comunicación de la muestra a través
de la variedad lecto-escrita castellana, en funci ón de la variable
sexo

50

40

30 HOMBRE
MUJER
20

10

0 NS/ NC N ADA U N PO CO BAS T ANT E BIE N

En suma, los porcentajes de la comunicación de la muestra no oyente

a través de la variedad lecto-escrita castellana, en función de la variable

sexo, muestran que el sexo femenino supera al sexo masculino en una

mayor competencia comunicativa lecto-escrita castellana. No obstante,

habría que añadir que a pesar de que el sexo femenino supere al sexo

masculino, deducimos que más de la mitad del colectivo sordo (hombres y

mujeres) tiene problemas a la hora de comunicarse a través de la lecto-

escritura castellana y pone en evidencia el sistema educativo del pasado.

A modo de conclusión, una de las situaciones más generalizadas

dentro de los integrantes que constituyen las comunidades sordas de la

Comunidad Valenciana deriva en la repercusión del “fracaso escolar”, de

manera que a partir del análisis de las cifras absolutas del cuadro anterior,

referidas al castellano (véase fig. 4) : “Porcentajes de la comunicación de la

muestra a través de la variedad lecto – escrita castellana, en función de la

171
variable sexo”, podemos considerar que la falta de comunicación a través de

la lecto – escritura castellana se debe a una ausencia en su competencia

comunicativa del conocimiento de la escritura castellana, adquirida

expresamente en el ámbito escolar.

La principal hipótesis que hemos mantenido ha sido la situación

sociolingüística de diglosia amplia y el multilectismo de las comunidades

sordas de la comunidad valenciana. En este sentido, las comunidades sordas

de la Comunidad Valenciana serían por un parte individuos con una

capacidad bilingüe, es decir, tiene una comprensión de labiolectura labial de

la L2 y L3, y en las diferentes variedades señalectales de las lenguas de

señas de su entorno comunicativo sordo, debido a la iconocidad de las

lenguas de señas.

En este capítulo, los índices y porcentajes obtenidos de la muestra no

oyente de la Comunidad Valenciana, muestran que el sexo femenino es

básicamente multilectal, ya que se basarían en una covariación entre los dos

(sub)sistemas de un único repertorio lingüístico con presencia de las distintas

lenguas de uso comunicativo lengua de señas española, lenguas de

señaslectales, lengua española en su forma de lectura labial, en lecto-escrita

o lengua oral, y en último lugar la lengua catalana/valenciana, superando al

sexo masculino en las lenguas de su repertorio lingüístico.

172
En conclusión, dicho repertorio lingüístico identificaría la operatividad

de una competencia comunicativa colectiva sorda compleja que incluiría

todos los sociolectos de señas de nuestro contexto social (lengua de señas

de la zona de Elche, Alicante, Alzira, Elda, y Alcoy), y podría darse una

comunidad mayor de integración simbólica, por encima de las dos

comunidades idiomáticas (Gimeno, 1986a, par. 3). Entre otras cosas,

implicaría que el monolingüismo de la lengua de señas por cada comunidad

sorda, en términos absolutos, sería prácticamente inexistente o aislado y la

mayor parte de la población sorda respondería a un esquema comunicativo

de bilingüismo activo o pasivo.

6.3 Competencia comunicativa sorda valenciana respecto a la

comprensión y producción de la L1: LSE, LE (oral-labiolectura y

lectoescrita) y LV, en función del sexo

Los porcentajes de comprensión de la muestra no oyente respecto al

entendimiento de la primera lengua (lengua de señas, lengua española y

catalana oral, labiolectura y lectoescrita u otra lengua) de la comunidad

sorda valenciana, en función de la variable sexo10, muestran que el sexo

femenino obtiene un mayor porcentaje en el entender la lengua española

(60%) frente al sexo masculino (42,2%). Asimismo, observamos que el sexo

10
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿Cuál fue la primera lengua entendida
por Vd.? Las respuesta fueron: LSE (1), LE (2), LV (3), Otra lengua (4), No recuerda (5), No
sabe/no contesta.

173
masculino obtiene un mayor porcentaje en el entendimiento de la lengua de

señas (40%) frente al sexo femenino (28,9%) véase cuadro 5.

CUADRO 5

Porcentajes de la competencia comunicativa de la muestra a través de las variedades LSE,


LE y LV (entender la primera lengua), en función de la variable sexo

LSE LE LV OTRA L. NO
REC.
TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 18 40 19 42,2 3 6.7 1 2.2 4 8.9
MUJER 13 28.9 27 60 1 2.2 1 2.2 3 6.7

Por otro lado, observamos que el sexo masculino obtiene un mayor

porcentaje respecto al entendimiento de la lengua catalana (6,7%) frente al

sexo femenino (2,2%), ambos sexos se sitúan dentro de unos niveles bajo de

entendimiento de la lengua catalana, por lo que la mayoría de la comunidad

sorda tiene una competencia comunicativa baja respecto a la lengua catalana

(véase gráfico V).

Gráfico V. Porcentajes de la competencia comunicativa a través de


las variedades implicadas en nuestro contexto social, respecto a
entender la primera lengua

60

50

40
Hombre
30 Mujer

20

10

0
LE LS LV Otra lengua

174
En resumen, la omnipresente comunicación oral del castellano

aparece reflejada en la atención que presenta el sexo femenino en su

primera infancia, frente a la dinámica masculina en la lengua de señas

Los porcentajes de comprensión de la muestra no oyente respecto al

uso de la primera lengua (lengua de señas, lengua española, lengua

catalana oral, labiolectura, lectoescrita u otra lengua) de la comunidad sorda

valenciana, en función de la variable sexo11, observamos que el sexo

femenino obtiene un mayor porcentaje en el uso de la lengua de señas

(55,6%) frente al sexo masculino (53,3%). También, observamos que ambos

sexos obtienen el mismo porcentaje en el uso de la lengua española (35,5%)

véase cuadro 6.

CUADRO 6

Porcentajes de la competencia comunicativa de la muestra en el uso de la primera lengua (LSE,


LE, LC/V y otra lengua), en función de la variable sexo

LSE LE LV OTRA L. NO
REC.
TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 24 53.3 16 35.6 2 4.4 1 2.2 2 4.4
MUJER 25 55.6 16 35.6 1 2.2 0 0 3 6.7

Por otro lado, muestran que el sexo masculino obtiene un mayor

porcentaje en la comprensión de la lengua catalana (4,4%) frente al sexo

femenino (2,2%), y ambos sexos se sitúan dentro de unos niveles bajo de

11
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿Cuál fue la primera lengua usada por
Vd.? Las respuesta fueron: LSE (1), LE (2), LV (3), Otra lengua (4), No recuerda (5), No
sabe/no contesta.

175
entendimiento de la lengua catalana, por lo que la mayoría de la comunidad

sorda tiene una competencia comunicativa baja respecto a la lengua catalana

(véase gráfico VI).

Gráfico VI. Porcentajes de la competencia comunicativa a través de


la muestra de las variedades LSE, LE, LV u otra lengua, respecto a
la primera en usar

60

50

40
Hombr e
30
Mujer
20

10

0
LE LS LV Otra lengua No r ecuerda

En suma, los porcentajes de la muestra no oyente de la Comunidad

Valenciana respecto a qué lengua ha sido la primera en utilizar, en función

del sexo, vislumbran una curva gráfica ascendente hacia la lengua de señas

y posteriormente desciende hacia el uso de la lengua catalana.

176
6.4 Competencia comunicativa de la LSE, dentro y fuera de la

comunidad sorda valenciana, en función del sexo

Los índices de comprensión de la muestra hacia las lenguas de señas

dentro de la comunidad sorda valenciana, en función del sexo12, muestran,

por un lado, que el sexo masculino obtiene una mayor puntuación en la

comprensión (1.5) frente al sexo femenino, que queda a escasa distancia del

sexo masculino (1.4), ambos se sitúan dentro de un nivel de “un poco” (véase

cuadro 7).

CUADRO 7

Índices de comprensión de la muestra no oyente en la lengua de señas dentro y fuera del


contexto social de la comunidad de habla/seña, en función de la variable sexo

C. VALENCIANA OTRA EXTRANJERO


COMUNIDAD
HOMBRE 1.5 1.3 .4
MUJER 1.4 1.4 .5

Por otro lado, los índices de comprensión de la muestra hacia la

lengua de señas fuera de la comunidad sorda valenciana, en función del

12
La pregunta fue formulada de la siguiente manera:
1. ¿Cuando hablas con una persona sorda de la Comunidad Valenciana, la entiendes? Los
valores que se han asignado a dichas respuestas son: “nada” = 0, “un poco” = 1, “bastante
bien” = 2, “no he tenido la oportunidad” =3.
2. ¿Cuando hablas/signas con una persona sorda de otra comunidad sorda española, la
entiendes? Los valores que se han asignado a dichas respuestas son: “nada” = 0, “un
poco” = 1, “bastante bien” = 2, “no he tenido la oportunidad” =3.
3. ¿Cuando hablas/signas con una persona sorda extranjera, la entiendes? Los valores que
se han asignado a dichas respuestas son: “nada” = 0, “un poco” = 1, “bastante bien” = 2,
“no he tenido la oportunidad” =3.

177
sexo, muestran que el sexo femenino obtiene una mayor puntuación en la

comprensión (1.4) frente al sexo masculino, que queda a escasa distancia

del sexo masculino (1.3), ambos se sitúan dentro de un nivel de “un poco”

(véase gráfico VII).

Gráfico VII. Porcentajes de la comprensión de la comunidad sorda


valenciana, hacia las lenguas de señas dentro y fuera de la
Comunidad Valenciana, en función de la variable sexo.

60

50

40
HOMBRE
30 MUJER

20

10

0 N AD A U N P O CO BAS T .B IEN NA DA UN P O CO B AS T.BI EN NA DA U N P O CO BA S T.BIEN

Además, los índices de comprensión de la muestra hacia la lengua de

señas fuera de la comunidad sorda española, en función del sexo, muestran

que el sexo femenino obtiene una mayor puntuación en la comprensión (0.5)

frente al sexo masculino, que queda a escasa distancia del sexo masculino

(0.4), ambos se sitúan dentro de un nivel de mínimo.

Por tanto, los índices de comprensión hacia las variedades de lenguas

de señas implicadas dentro y fuera del contexto social de la comunidad sorda

valenciana, en función de la variable sexo, muestran una ligera manifestación

social de la dinámica sexual de la mujer no oyente hacia la comprensión de

178
las variedades de señas de otra comunidad sorda distinta (autonómica o

extranjera).

Asimismo, ambos sexos muestran que el nivel de comprensión

disminuye, es decir, se vuelve ininteligible, a medida que aumenta la

distancia entre las comunidades sordas, ya que los factores geográficos y

sociales han desarrollado su propia variedad lingüística de señas respecto a

otra comunidad de habla/seña sorda.

En suma, la principal hipótesis que hemos mantenido ha sido el

multilectismo de las comunidades sordas de la comunidad valenciana. En

este sentido, las comunidades sordas de la Comunidad Valenciana son

básicamente multilectales, ya que se basarían en una covariación entre los

dos (sub)sistemas de un único repertorio lingüístico. Asimismo, dicho

repertorio identificaría la operatividad de una competencia comunicativa

colectiva sorda compleja que incluiría todas las variedades presentes de

señas dentro de nuestro contexto social (lengua de señas y español), y

podría darse una comunidad mayor de integración simbólica, por encima de

las dos comunidades idiomáticas (Gimeno, 1986a, par. 3). Por una parte,

implicaría que el monolingüismo de la lengua de señas por cada comunidad

sorda, en términos absolutos, sería prácticamente inexistente o aislado y la

mayor parte de la población sorda respondería a un esquema comunicativo

de bilingüismo activo o pasivo, y por otra es evidente, que la dinámica sexual

de la mujer sorda hacia las variedades de señas de otras comunidades

179
sordas, es mayor que el hombre. No obstante, ambos sexos determinan una

comprensión decreciente de lengua de señas de mayor a menor cuando

aumenta la distancia entre las diferentes comunidades.

180
7. ANÁLISIS ESTADÍSTICO E INFORMÁTICO DE LA ACTUACIÓN

COMUNICATIVA DE LA COMUNIDAD SORDA VALENCIANA

Las diferencias entre la actuación sociolingüística de hombres y

mujeres han sido tan reconocidas y examinadas ya, que Key (1975) ha

preparado todo un volumen con un detallado estudio de conjunto y una

bibliografía. Se trata del factor social más estudiado, pero también la

generación y, por supuesto, los estratos socioculturales han demostrado

ampliamente su pertinencia en el análisis de la variación lingüística; repárese

si no en el resultado de las investigaciones de Labov (1963, 1966),

Weinreich, Labov y Herzog (1968), Alvar (1972), Bailey (1972) y Trudgill

(1974), por ejemplo. La variable procedencia, en cambio, es una innovación

que debemos a Cedergren (1973).

7.1. Actuación comunicativa sorda valenciana respecto al uso

de la LSE, LE (oral-labiolectura y lectoescrita) y LV, dentro del ámbito

familiar en función del sexo

Los índices de la actuación comunicativa respecto al uso de la lengua

de señas, lengua española (oral-labiolectura y lectoescrita) y lengua

catalana (valenciano) de la comunidad sorda valenciana dentro del ámbito

181
familiar en relación con el padre, la madre, los hijos y la pareja a través de

las variedades LSE, LOE y LOC, en función de la variable sexo13, muestran

que el sexo femenino supera al sexo masculino en la relación paterna (padre

y madre) donde la lengua española oral supera a la lengua de señas (2.8),

frente al sexo masculino, que obtiene 2.7.

De modo que ambos sexos obtienen un índice, que se sitúa al nivel de

un uso mayor de lengua española que la lengua de señas en la relación

paterna (padre - madre), ello indica que la primera generación de la muestra

constituye un núcleo familiar, principalmente, oyente (véase cuadro 8).

CUADRO 8

Índices de la actuación comunicativa de la muestra dentro del ámbito familiar (relación paterna y
filial) a través de las variedades LSE, LOE y LOC/V, en función de la variable sexo

PATERNA FILIAL
HOMBRE 2.7 4.5
MUJER 2.8 4.7

Por otra parte, los índices de la actuación comunicativa de la muestra no

oyente a través de las variedades LSE, LOE y LOC, en función de la variable

sexo, muestran el sexo femenino supera al sexo masculino, que obtiene un

13
La pregunta fue formulada de la siguiente manera:
¿En qué lengua se comunica con padre, madre, hijos y pareja?
Las respuestas fueron las siguientes: “Siempre en LSE”, “Siempre en LE”, “Siempre en
lecto-escritura española”, “Siempre en LC/V”, “Siempre lecto-escritura catalana/valenciana”,
“Más en lengua de señas que en lengua española”, “Más en lengua oral que en lengua de
señas”, “Igual lengua de señas y lengua española”. Y los valores asignado a las respuestas
fueron los siguientes: “Siempre en LSE”= 6, “Siempre en LE”= 2, “Siempre en LC/V”=1,
“Más en lengua de señas que en lengua española”=5, “Más en lengua oral que en lengua de
señas”=3, “Igual lengua de señas y lengua española”=4.

182
4.5), frente al sexo femenino (4.7) en la relación filial (hijos y pareja). Así pues,

en la relación filial los índices muestran que dentro del ámbito familiar se

produce en un uso mayor de la LSE que la LOE, en contraste con la primera

generación que usa más la LOE que la LSE. Ello indica también que dentro de

la muestra analizada en este estudio, los entrevistados han sido

mayoritariamente personas sordas que usan la LSE, como lengua natural, para

comunicarse con sus hijos, independientemente, que sean sordos u oyentes

los hijos14 y denotan una estrategia de comunicación de señas.

En suma, los índices de la actuación comunicativa de la muestra no

oyente a través de las variedades LSE, LOE y LOC, en función de la variable

sexo, muestran que en la relación paterna (padre/madre)15, hay una tendencia

hacia un uso mayor de la LOE que la LSE. Y por otra parte, la relación filial

(hijo-pareja) la LSE es la lengua que predomina en la actuación comunicativa

familiar.

Por una parte, se podría deducir que la dinámica comunicativa del

ámbito familiar que parte de una relación paterna, con un uso mayor de la

LOE que la LSE y en la relación de pareja-filial con un uso mayor de la LSE

14
En este punto, tenemos que aclarar que existen tres tipos de familias, en relación a la
sordera:
a) Padres sordos (LSE) y niños sordos (LSE).
b) Padres sordos (LSE y LOE) y niños oyentes (LSE y LOE).
c) Padres sordos (LSE) y niños oyentes (LSE y LOE).
15
Hay que tener en cuenta los porcentajes obtenidos de los encuestados para la valoración
de las resultados, así pues son los siguientes: Padres y Madres oyentes (90%) y sordos
(10%).

183
que la LOE, de modo que, podemos argumentar que hay un proceso del

desarrollo bilingüe por parte de los entrevistados.

El bilingüismo ha sido estudiado también a partir de un criterio más

amplio que el estrictamente lingüístico, en función de las normas sociales

que determinan el uso de variedades específicas en situaciones particulares

dentro de una comunidad de habla, de manera que el vernáculo oral o de

señas se usa en la relación paterna o filial de acuerdo con el

comportamiento y específicamente de las situaciones familiares y ha

desarrollado una dinámica de tipo oralista. Asimismo, podemos mencionar

que las personas sordas de la Comunidad Valenciana son conscientes de la

situación diglósica existente, es decir, el registro oral (LOE) para

comunicarse en el mundo oyente, y el registro de señas (LSE) para

comunicarse dentro de los ámbitos familiares y asociativos. No obstante, hoy

en día, hay una tendencia a desarrollar dicha situación, pero se da el mismo

condicionamiento de las lenguas minoritarias. La solución reside en el

desarrollo del bilingüismo por parte del colectivo sordo, pero transcurrirá un

largo tiempo hasta que se implante realmente el concepto de la capacidad

bilingüe de las personas sordas (L1- LSE y L2- LO), véase gráfico VIII.

184
Gráfico VIII. Porcentajes de la actuación comunicativa a través de la
muestra, respecto a la comunicación entre el padre, la madre y los
hijos (LS, LE y LV).

70
60
50 LE
40 LS
30 LV
20 Lecto-escrita
Igual
10
0
H M H M H M
(Pad re) (P adre) (Madre) (Madre) (Hijos) (Hijos)

Los resultados obtenidos indican que las personas sordas se

emparejan con personas de sus propias características, es decir, parejas

formadas, por dos personas sordas16. De modo que, el peso específico del

uso de la lengua de señas española dentro de los matrimonios monógamos

sordos y más concretamente, en el ámbito familiar y asociativo, influye, sin

duda alguna, en los índices totales superiores respecto al uso de la lengua

de señas frente a la lengua española. Por una parte, una explicación puede

residir, principalmente, en los matrimonios monógamos entre las personas

sordas, y por otra parte, en los escasos matrimonios mixtos, compuestos

entre una mujer y un hombre sorda/oyente, los cuales tienen una

competencia lingüística y una actuación comunicativa bilingüe, véase gráfico

IX.

16
No obstante, dentro de las comunidades sordas, también encontramos parejas
formadas por una persona oyente y otra sorda. De modo que, este tipo de emparejamiento
desarrolla un bilingüismo dentro de este núcleo mixto.

185
Gráfico IX. Porcentajes de la actuación comunicativa a través de la
muestra, respecto a la pareja y amigos (LS, LE y LV).

70

60

50
LE
40 LS

30 LV
Igual
20
Lecto-escrita
10

0
Hombre Mujer Hombre Mujer
(Pareja) (Pareja) (Amigos) (Amigos)

Por consiguiente, el desplazamiento lingüístico sustitución lingüística

se ha impuesto dentro del ámbito de la pareja, y se impone todavía en una

gran parte del ámbito familiar no sordo y sordo; no obstante esta situación

deriva en el conocimiento de las lenguas del contexto (LOE o LOV) como una

exigencia del cambio social, y se encuentra en relación con la tendencia a la

integración social de la persona sorda y oyente dentro de un mundo

bisociocultural.

En suma, la situación sociolingüística actual en función de la actuación

comunicativa de la comunidad sorda se presenta en términos de ámbitos de

uso según la atención y formalidad prestadas al discurso (familiar, de ocio y

tiempo libre, laboral y de intercambio económico).

La actuación comunicativa bilingüe dentro del ámbito de la pareja

sorda en función de la variable sexo (hombre vs mujer), muestra visiblemente

los propios términos de la dinámica de la movilidad social de la diglosia -en

186
su contexto más informal y más formal- que tiende hacia una situación de

bilingüismo social que más adelante analizaremos.

La actuación comunicativa bilingüe del ámbito familiar (relación

encuestado - pareja) en función del sexo, ofrece en general la configuración

descriptiva de una diglosia activa con predominio de la LSE sobre la LOE17.

De manera que, los índices, muestran hasta qué punto la sustitución

lingüística se ha impuesto dentro del ámbito conyugal dependiendo si es de

tipo oralista o lengua de señas española, en confrontación al desplazamiento

lingüístico inverso, que se origina dentro del ámbito laboral en relación con

sus jefes y compañeros de trabajo como exigencia del cambio social e

integración social.

7.1.1. Los índices de la actuación comunicativa de la comunidad sorda

valenciana en relación con los amigos, en función del sexo18, muestran que

el sexo femenino obtiene una mayor puntuación (4.5) en el uso de ambas

lenguas (LSE y LOE) frente la sexo masculino, que queda a escasa distancia

17
Un gran número de personas sordas, se acomodan en el uso de la LSE, y la LOE, tiende
a usarse con menor frecuencia. No obstante, aquellas personas sordas que tienen unas
inquietudes por relacionarse con el mundo oyente socioculturalmente, estará abocado a
desarrolla la LOE. Y el proceso inverso, respecto a la persona oyente, ésta deberá conocer
la LSE para poder acceder al mundo del sordo.
18
La pregunta fue formulada de la siguiente manera:
¿En qué lengua se comunica con los amigos?
Las respuestas fueron las siguientes: “Siempre en LSE”, “Siempre en LE”, “Siempre en lecto-escritura
española”, “Siempre en LC/V”, “Siempre lecto-escritura catalana/valenciana”, “Más en lengua de
señas que en lengua española”, “Más en lengua oral que en lengua de señas”, “Igual lengua de señas
y lengua española”. Y los valores asignado a las respuestas fueron los siguientes: “Siempre en
LSE”= 6, “Siempre en LE”= 2, “Siempre en LC/V”=1, “Más en lengua de señas que en lengua
española”=5, “Más en lengua oral que en lengua de señas”=3, “Igual lengua de señas y lengua
española”=4.

187
del sexo femenino (4.3) dentro de una utilización similar de lengua de señas

y lengua española, véase cuadro 9.

CUADRO 9

Índices de la actuación comunicativa de la muestra dentro del ámbito no familiar (amigos,


compañero de trabajo y jefes) a través de las variedades LSE, LE y LV, en función de la variable
sexo

AMIGOS
HOMBRE 4.3
MUJER 4.5

En suma, la actuación comunicativa de la comunidad sorda valenciana

respecto a la lengua de señas supera a la lengua española dentro del vinculo

de la amistad, puesto que las personas sordas y oyentes utilizan la LSE para

comunicarse, y por otra parte, también dentro del movimiento asociativo19.

Así pues, el presente estudio muestra que se está generando una actitud

lingüística positiva hacia el conocimiento de las variedades lingüísticas (LSE,

LOE, y LOC/V) para comunicarse dentro del mundo sordo-oyente.

Los índices de la actuación comunicativa de la comunidad no oyente,

muestran que la comunidad sorda valenciana, en relación al vinculo de la

amistad desarrollado principalmente en el ámbito asociativo, indican que las

asociaciones son un eje y punto de encuentro donde la lengua de señas es la

lengua de comunicación para el mundo sordo y oyente20.

19
Cabría hacer mención de que una de las normas que en algunas asociaciones o ámbito
familiar de sordos profundos se propugnan con carácter obligatorio es el uso de la lengua de
señas únicamente, por lo que cualquier amigo oyente deberá aprender la lengua de señas
para poderse integrarse a la comunidad sorda en cuestión. No obstante, existen otras
asociaciones donde la presencia de ambas lenguas están permitidas.
20
Cabría hacer mención de que en el ámbito nacional existen diversas asociaciones donde
se usa, o bien la lengua española oral, o bien la lengua de señas, o bien ambas lenguas
(LSE y LE), por lo que esta última estará más abierta para recibir cualquier tipo de sordo.

188
7.2. Actuación comunicativa sorda valenciana respecto al

uso de la LSE, LE (oral-labiolectura y lectoescrita) y LV, dentro del

ámbito laboral en función del sexo

Los índices de la actuación comunicativa de la muestra no oyente

dentro del ámbito laboral (relación compañeros de trabajo y jefe), en función

de la variable sexo21, muestran que el sexo masculino obtiene un mayor

índice en el uso de la LOE (2.1) frente al sexo femenino que obtiene (2).

Ambos sexos se sitúan en el nivel del uso de la LOE, por lo que, los

resultados ofrecidos indican que hay una mayor presencia de personas

sordas del sexo masculino que acceden al trabajo, cuyo sistema de

comunicación es la lengua española, y por otra parte, el sexo femenino

accede en menor cantidad al mundo laboral, y se circunscribe al ámbito

familiar, véase cuadro 10.

21
La pregunta fue formulada de la siguiente manera:
¿En qué lengua se comunica con los compañeros del trabajo y sus jefes?
Las respuestas fueron las siguientes: “Siempre en LSE”, “Siempre en LE”, “Siempre en
lecto-escritura española”, “Siempre en LC/V”, “Siempre lecto-escritura catalana/valenciana”,
“Más en lengua de señas que en lengua española”, “Más en lengua oral que en lengua de
señas”, “Igual lengua de señas y lengua española”. Y los valores asignado a las respuestas
fueron los siguientes: “Siempre en LSE”= 6, “Siempre en LE”= 2, “Siempre en LC/V”=1,
“Más en lengua de señas que en lengua española”=5, “Más en lengua oral que en lengua de
señas”=3, “Igual lengua de señas y lengua española”=4.

189
CUADRO 10

Índices de la actuación comunicativa de la muestra dentro del ámbito laboral (compañeros de


trabajo y jefes) a través de las variedades LSE, LE y LV, en función de la variable sexo

ÁMBITO LABORAL
HOMBRE 2.1
MUJER 2

Cabría anotar que en este ámbito la lengua española desplaza a la

lengua de señas debido a que esta situación manifiesta la presencia general

de la oralidad en el mundo laboral, aunque hoy en día se está elaborando

medidas y medios para la integración social y laboral de las personas sordas

llevadas por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Entre la integración de las personas sordas que acceden al mundo

laboral, observamos que por ejemplo, la Fundación ONCE tiene empresas

donde las personas sordas están integradas, la fábrica de automóviles Opel

en la provincia de Zaragoza, recoge un alto número de personas sordas en

su plantilla, y también existen ayudas económicas las cuales se ofrecen al

empresario por contratar a una persona con minusvalía.

En suma, esta mejora para la integración laboral de las personas

minusválidas (persona sorda) conlleva un aumento de la presencia de la

lengua de señas española dentro del ámbito laboral; así pues, podemos

mencionar que esta presencia de la LSE en contacto con la lengua oral

española desarrolla un proceso de trasferencia lingüística entre la LOE y

LSE. También, se observa que la LSE está expuesta a cambios de códigos,

190
préstamos, y unas series de compromisos comunicativos, que han sido

investigados en numerosos estudios sociolingüísticos, véase gráfico X.

Gráfico X. Porcentajes de la actuación comunicativa a través de la


muestra, respecto al trabajo y jefes (LS, LE y LV).

45
40
35
30 LE
25 LS
20 LV
15 Igual
10
Lecto-escrita
5
0
Hombre Mujer Hombre Mujer (Jefe)
(Trabajo) (Trabajo) (Jefe)

En suma, de los índices obtenidos inferimos que las personas sordas

dentro del ámbito laboral oyente-sordo usan más la lengua española para

comunicarse con sus compañeros de trabajo y jefes. No obstante, entre los

compañeros sordos y aquellas personas oyentes que conozcan la lengua de

señas, estos usan la lengua de señas para comunicarse, pero cabría

destacar que la lengua de comunicación inmediata entre los jefes y el resto

de compañeros corresponde al uso de la lengua española, de forma que el

sexo masculino supera al femenino en el uso de la lengua española dentro

del contexto laboral.

191
La situación sociolingüística actual de las comunidades sordas de la

comunidad valenciana en función de la actuación comunicativa bilingüe viene

determinada cualitativamente por las normas de uso de los individuos dentro

del ámbito familiar y del contexto laboral, de manera que la diglosia estable

con tendencia hacia el bilingüismo se ha verificado en general dentro de las

relaciones familiares, pareja y laboral en la parte de la Comunidad

Valenciana.

No se puede separar el estudio del bilingüismo en el individuo del

estudio de la influencia de la sociedad en el mismo, ya que el bilingüe, último

recinto del contacto de lenguas se encuentra condicionado por los factores

socioculturales de la comunidad.

Así pues, la situación sociolingüística de la comunidad sorda

valenciana se presenta hacia una tendencia de bilingüismo y diglosia estable

por parte de las comunidades sordas, en relación al uso de la lengua de

señas dentro del contexto asociativo, laboral y familiar. Cabe destacar

descriptivamente que la comunidad sorda valenciana se puede considerar

como una comunidad bilingüe activa con predominio del castellano oral sobre

la lengua de señas22, de manera que la dinámica paterna (encuestado -

padre) contrasta con la materna (encuestado - madre) y experimenta un

descenso general respecto al uso de la lengua de señas y la lengua

22
Se debe hacer una aclaración, el dominio de la LOE o LSE, dependerá del ámbito
familiar, es decir, si los componentes son padres sordos con hijos sordos/oyentes, o bien
padres oyentes con niños sordos, de manera que una lengua dominará sobre la otra
dependiendo de los padres.

192
española, es decir, la figura de la madre es el principal medio de trasmisión

de la lengua de señas o bien de la lengua española oral.

La actuación comunicativa bilingüe del ámbito familiar (relación

paterna y filial) en función del sexo, muestra hasta qué punto el

desplazamiento lingüístico se ha impuesto como exigencia del cambio social,

y si se ha independizado de dicha movilidad e integración social. Los

porcentajes de la actuación bilingüe del ámbito familiar sordo nos ofrecen

una dinámica sustitutiva por parte del padre.

Por otra parte, los porcentajes de la actuación sorda bilingüe de la

relación filial nos ofrecen de un modo descriptivo la dinámica de actuación

bilingüe, de modo que se obtiene a partir de análisis de al actuación

comunicativa bilingüe del ámbito familiar (relación paterna, materna y filial) en

función del sexo.

La actuación comunicativa de la muestra sorda, respecto a las

variedades LSE, LOE y LV, se presenta en términos de ámbitos de uso

según la atención y formalidad prestadas al discurso hablado/señado

(familiar, de ocio y tiempo libre, laboral y de intercambio económico). Hemos

analizado la actuación comunicativa dentro del ámbito familiar (en relación

con el padre) de las personas sordas en función de la variable sexo, es decir,

la actuación comunicativa sorda bilingüe del ámbito familiar a fin de examinar

193
visiblemente los propios términos de la dinámica sustitutiva del conflicto

lingüístico en su contexto más informal y más formal.

7.3. Actuación comunicativa sorda valenciana respecto al uso

de la LSE, LE (oral-labiolectura y lectoescrita) y LV, dentro del ámbito

económico, en función del sexo

El siguiente apartado pretende analizar qué registros y estilos

contextuales usan la muestra no oyente en el ámbito económico. El estudio

de la variación estilística sólo podrá realizarse en términos cuantitativos, si se

establece la serie de estilos contextuales en que aparece una variable

sociolingüística y lingüística. Es, además, en función del contexto social y

situacional lo que ha podido descubrir la estructura de la variación a lo largo

del continuo de habla estilístico en el interior de la comunidad de habla.

En los índices de la actuación comunicativa de la muestra no oyente

en las lenguas implicadas en nuestro contexto social, en función de la

variable sexo23, se observa que a través de las variedades LSE, LOE y

23
¿En qué lengua se comunica cuando va a comprar a un pequeño comercio y grande
comercio?
Las respuestas fueron las siguientes: “Siempre en LSE”, “Siempre en LE”, “Siempre en
lecto-escritura española”, “Siempre en LC/V”, “Siempre lecto-escritura catalana/valenciana”,
“Más en lengua de señas que en lengua española”, “Más en lengua oral que en lengua de
señas”, “Igual lengua de señas y lengua española”. Y los valores asignado a las respuestas
fueron los siguientes: “Siempre en LSE”= 6, “Siempre en LE”= 2, “Siempre en LC/V”=1,
“Más en lengua de señas que en lengua española”=5, “Más en lengua oral que en lengua de
señas”=3, “Igual lengua de señas y lengua española”=4.

194
LOC/V, el sexo femenino obtiene una mayor puntuación respecto al uso de la

LOE dentro del pequeño comercio (2.7) y grande comercio (2.0) frente al

sexo masculino que obtiene pequeño comercio (2.4) y grande comercio (1.6).

No obstante, se constata que en estas situaciones comunicativas el discurso

usado es mínimo o casi nulo, véase cuadro 11, específicamente en que sólo

es la mujer en el pequeño comercio la que presenta un uso mayor de la

lengua oral que en lengua de señas, mientras que en el gran comercio tiene

la estrategia del hombre que utiliza siempre la lengua oral (tanto en el

pequeño comercio como el gran comercio).

CUADRO 11

Índices de la actuación comunicativa de la muestra respecto al uso de la LSE, LOE y LOC/V


dentro del ámbito pequeño y gran comercio, en función de la variable sexo

PEQUEÑO COMERCIO GRAN COMERCIO


HOMBRE 2.4 1.6
MUJER 2.7 2

La situación sociolingüística actual de la lengua de señas española de

la Comunidad Valenciana en función de la actuación comunicativa individual

se presenta en términos de ámbitos de uso según la atención y formalidad

prestadas al discurso (familiar, de ocio y tiempo libre, laboral y de

intercambio económico). Dada la propia continuidad de dichos contextos, se

pretende mostrar, vid. cuadro 11, la actuación comunicativa bilingüe de la

comunidad sorda valenciana dentro del ámbito de intercambios económicos

(pequeño y gran comercio) en función de la variable social sexo (masculino y

femenino), a fin de examinar visiblemente los propios términos del

195
desplazamiento lingüístico, la diglosia con movilidad social en su contexto

más informal y formal, véase gráfico XI.

Gráfico XI. Porcentajes de la actuación comunicativa de la muestra


a través de la variedades (LS, LE y LV), dentro del gran comercio.

70

60

50

40 Hombr e
Mujer
30

20

10

0
LE LS LV LESC . Igual LE y LS

En suma, los índices de la actuación comunicativa de la muestra no

oyente dentro del ámbito comercial/económico (pequeño y gran comercio),

muestran que ambos sexos, principalmente usan la LOE, y en un segundo

lugar la lengua de señas española tiene una presencia mayor en el ámbito

del pequeño comercio por parte del sexo femenino, véase gráfico XII.

Gráfico XII. Porcentajes de la actuación comunicativa de la muestra


a través de las variedades (LS, LE y LV), dentro del pequeño
comercio.

80
70
60
50
Hombre
40 Mujer
30
20
10
0
LE LS LV LES C. Igual LE y LS

196
De modo que, la situación sociolingüística actual de las comunidades

de sordas valencianas en función de la actuación comunicativa viene

determinada cualitativamente por las normas de uso de los individuos dentro

del ámbito comercial.

El desplazamiento lingüístico se ha verificado en general dentro de la

relación comercial formal (gran comercio) o menos formal (pequeño

comercio) en la Comunidad Valenciana y se encuentra en relación con la

socialización y educación de los hijos. Este desplazamiento con movilidad

social manifiesta la diglosia entre la lengua española para el uso formal oral y

la lengua de señas para el uso familiar y asociativo, lo cual origina que una

parte de la comunidad de señas sea competentes en la lengua española

(lecto-escrita u oral).

En correlación a este estudio de la lengua de señas en la Comunidad

Valenciana, nos sustentamos en trabajos sobre el proceso de sustitución

lingüística de la lengua catalana -valenciano, según F. Mira (1981, pág. 117 y

sig.), o bien para la provincia de Alicante, vid. Gimeno (1986 a, par. 2.1.)

que distinguió:

a) “ocupaciones no móviles” (agricultores, empresarios y

comerciantes) y,

b) “ocupaciones móviles” (empleados y profesiones

liberales) del País Valenciano.

197
Por consiguiente, la dinámica diglósica de la lengua de señas, como

veníamos comentando, se impune como un acceso a la educación por parte

del niño sordo, que ha propiciado el desplazamiento de la lengua de señas

hacia ámbitos familiares y de los amigos (asociación).

De manera que se obtiene una comunidad sorda diferenciada dentro

del ámbito comunicativo formal e informal con tendencia a una actuación

comunicativa bilingüe superando el sexo femenino al masculino:

a) bilingüismo activo con predominio de la lengua de señas sobre la lengua

española en el contexto sordo y bilingüismo activo con predominio del

castellano oral sobre la lengua de señas, en el contexto oyente,

b) bilingüismo pasivo con dominio del castellano (lectura labial) en el contexto

oyente.

7.4. Actuación comunicativa sorda valenciana respecto al uso de la

LE o LV en textos escritos, en función del sexo

La actuación comunicativa respecto al uso de la lengua española o

lengua catalana (valenciano) en documentos por parte de la comunidad

sorda valenciana, en función del sexo, responde a los datos porcentuales de

la actuación comunicativa bilingüe de la comunidad sorda valenciana dentro

del ámbito de intercambio económico y su relación con la lengua utilizada

198
para escribir los documentos en función del sexo24, nos muestran que el sexo

femenino supera al sexo masculino (91,1%) frente al sexo masculino, que

queda a escasa distancia (88,8%), y ambos se sitúan a un nivel alto respecto

al uso de la lengua española como lengua utilizada para la comunicación

lecto-escrita, véase cuadro 12.

CUADRO 12

Porcentajes de la actuación comunicativa de la muestra a través de las variedades LE, LV u otra


lengua (escribir documentos), en función de la variable sexo

LE LV OTRA L. NS/NC
TOTAL N % N % N % N %
HOMBRE 40 88.8 1 2.2 0 0 4 8.9
MUJER 41 91.1 1 2.2 1 2.2 2 4.4

Por otra parte, presentamos en el gráfico XIII, los porcentajes de la

actuación comunicativa bilingüe de la comunidad sorda valenciana dentro del

ámbito de intercambio económico y su relación con la lengua utilizada para

escribir los documentos en función del sexo, con el fin de complementar los

resultados obtenidos a partir de la representación mediante un gráfico de

barras, de manera que se observa que, ambos sexos tienen un conocimiento

mínimo de lengua valenciana escrita, y a su vez, obtienen un porcentaje

equilibrado (2,2% y 2,2%) por parte de ambos sexos. También, de los

resultados de los porcentajes de este apartado el sexo femenino contesta

que tienen dominio de otra lengua (2,2%), que probablemente debe ser la

24
¿En qué lengua escribes los documentos?
Las respuestas fueron las siguientes : “Siempre en LE”, “Siempre en LC/V”, “Otra lengua”, y
“No sabe/No contesta”

199
lengua inglesa, puesto que las personas sordas tienen mayor facilidad para

adquirir la lengua inglesa, debido a que es una lengua menos compleja sobre

todo en el sistema verbal frente a la lengua española, véase gráfico XIII.

Gráfico XIII. Porcentajes de la actuación comunicativa a través de la


muestra de las variedades escritas (LE, LV u otra lengua), en los
documentos

100

80

60 Hombre
Mujer
40

20

0
LE LV Otra Lengua

En suma, la situación sociolingüística actual de las comunidades

sordas en función de la actuación comunicativa bilingüe, en primer lugar,

viene determinada mayoritariamente por la tipología familiar, y en segundo

lugar, por el tipo de escolarización se ha llevado, es decir, colegios de

integración públicos o privados, con tendencia oralista, lengua de señas, o

bilingüe.

Por una parte, en el ámbito familiar (no sordo y sordo) se da una

tendencia a la enseñanza oralista, mientras que en el ámbito familiar sordo

se tiende por la LSE.

200
8. ANÁLISIS ESTADÍSTICO E INFORMÁTICO DE LA ACTITUD

LINGÜÍSTICA DE LA COMUNIDAD SORDA VALENCIANA

El estudio de las actitudes lingüísticas ha sido durante mucho tiempo

una de las principales preocupaciones de la sociología y psicología social, que

en gran parte se dedicaban a plantear formulaciones teóricas y metodológicas

acerca de dichas actitudes. Desde un punto de vista sociolingüístico, la

investigación se ha centrado en dos problemas, de acuerdo con la pauta de W.

Labov:

a) comprensión de la asociación entre algunos rasgos

lingüísticos específicos (variantes fonológicas (Muñoz, I., 1999),

léxicas25 y sintácticas)

b) comprensión de las deducciones hechas por oyentes-no

oyentes sobre estas asociaciones de alguna forma aunque se

vean reducidas en lengua de señas es en si misma muy

enriquecedora para la estructura del niño sordo.

A la vista de la ausencia de una teoría explícita sobre esta área, E. B

Ryan, H. Giles y R. J. Sebastian (1982, págs. 1-19) plantean tres dimensiones

críticas:

25
En la obra titulada Programa Señas 97-98 de Rodrigo, J. (1998), en este programa se
recoge los señas más utilizadas por la comunidad sorda valenciana según los estudios
sobre disponibilidad léxica. Por otra parte, cabe destacar que las distintas comunidades de
señas manejan unas diferentes señas geográficas.

201
1) identificación de los factores socioestructurales de la variedad

lingüística que las comunidades tienen en cuenta cuando adoptan una

actitud ante ella (es decir, grado de estandarización y vitalidad),

2) tipos de medidas técnicas de las actitudes (esto es, análisis del

contenido, medidas directas e indirectas),

3) modelos de preferencia lingüística26 por parte de los miembros

de la comunidad sorda, respecto a la posición social y solidaridad que

debe desempeñar cada variedad.

La actitud lingüística se determina mediante un índice afectivo,

cognoscitivo o conativo de las reacciones evaluativas, hacia las diferentes

variedades lingüísticas (lengua de señas, castellano, valenciano u otra lengua),

una variable sociolingüística de una lengua dada, el uso de una variedad

determinado en un ámbito específico, o una lengua como marcador de grupo.

El hecho de que las lenguas no son sólo instrumentos objetivos y

socialmente neutros que transmiten un significado, sino que están relacionadas

con las identidades de los grupos sociales o étnicos, tiene consecuencias para

la evaluación social de las lenguas y para las actitudes que éstas provocan.

Aunque quizás debiéramos expresarlo de otra manera: si hay una relación

26
Hoy en día existen dos posturas divergentes sobre la lengua de señas:
1) padres oyentes que tienen niños sordos, intentan que sus hijos hablen o se
oralicen puesto que viven en contexto oyente oralizado y lo ven necesario para
que sus hijos puedan desenvolverse en esta sociedad.
2) padres sordos con hijos sordos, en este apartado tenemos aquellos padres que
quieren que sus hijos aprendan la lengua de señas y otros padres quieren que
sus hijos sean opalizados, pero estos son una minoría.

202
intensa entre lengua e identidad, esta relación debería manifestarse en las

actitudes de los individuos hacia esas lenguas y sus usuarios.

La asunción subyacente es que en la sociedad los grupos sociales (o

étnicos) adoptan determinadas actitudes hacia otros grupos según sus

diferentes posiciones sociales. Estas actitudes influyen en actitudes hacia

instituciones o modelos culturales que caracterizan a estos grupos, tales como

la lengua, y conducen a actitudes hacia los miembros individuales de esos

grupos

En general, se distinguen dos aproximaciones teóricas al estudio de

las actitudes lingüísticas. La primera es la perspectiva ‘conductista’, según la

cual las actitudes se deben estudiar mediante la observación de la respuesta a

determinadas lenguas, es decir, su uso en interacciones reales. La perspectiva

‘mentalista’ considera que las actitudes son un estado interno y mental que

puede dar lugar a ciertas formas de comportamiento. Puede describirse como

“una variable que interviene entre un estímulo que afecta a una persona y la

respuesta de esa persona”, según Fasold (1984, pág.147).

Casi todos los investigadores en el campo de las actitudes lingüísticas

se adhieren a esta última perspectiva, aunque plantee serios problemas de

investigación, porque los estados mentales internos no se pueden observar

directamente sino que tienen que se inferidos por el comportamiento o por

203
datos aportados por el propio hablante, que suelen tener una validez muy

cuestionable.

8.1 Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

a la influencia de la enseñanza en LSE, en función del sexo

Los porcentajes de la actitud lingüística de la comunidad sorda

valenciana a través de la muestra no oyente recogida en relación a la

persona que ha influido en el aprendizaje de la lengua de señas española, en

función de la variable social sexo, muestran que el sexo masculino obtiene

un mayor porcentaje (44,4%), frente a la mujer que obtiene un (24,4%),

respecto a la influencia asociativa para el conocimiento de la lengua de

señas, véase cuadro 13.

CUADRO 13

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (enseñar LSE),


en función de la variable sexo

PARES MAR. AMIG. COMP. PROF. ASO


C.
TOTAL N % N % N % N % N % N %
HOMBRE 6 13.3 1 2.2 11 24.4 0 0 7 15.6 20 44.4
MUJER 6 13.3 2 2.2 14 31.1 1 2.2 11 24.4 11 24.4

204
De manera que este dato es significativo para este trabajo de

investigación, ya que, indica que las asociaciones de sordos actualmente

son el principal foco de predominio de la lengua de señas; no obstante en

nuestros días, la lengua de señas empieza a renacer gracias a las

actuaciones formativas del Ministerio de Educación y Ciencia (Módulo

Especiales de Formación en Interpretación de la lengua de señas).

En este sentido, las asociaciones son puntos principales del

movimiento sordo, además de que la lengua de señas estará presente en los

distintos ámbitos familiares.

Por otra parte, los porcentajes de la actitud lingüística de la comunidad

sorda valenciana a través de la muestra no oyente recogida en relación a la

persona que ha influido en el aprendizaje de la lengua de señas española, en

función de la variable social sexo27, muestran que el sexo femenino supera al

masculino (31,1%), frente al masculino que obtiene un 24,4%, por lo tanto la

influencia de los amigos es una vía de transmisión para aprender la lengua

de señas. También, respecto a respuesta de la influencia de los profesores,

el sexo femenino obtiene un 24,4%, frente al sexo masculino que obtiene un

15,6%, véase gráfico XIV.

27
La pregunta fue formulada de la siguiente:
¿Quién te ha influido para aprender la LSE? Las respuestas fueron las siguientes:
asociación, padres, amigos, profesores y compañeros.

205
Gráfico XIV. Porcentajes de la muestra a través de la actitud
lingüística hacia la LS, respecto a su enseñar/aprendizaje.

45
40
35
30
25 Hombre
Mujer
20
15
10
5
0
Padres Marido/Mujer Amigos Compañeros Profesor Asociación

Por último, los porcentajes de la actitud lingüística de la comunidad

sorda valenciana a través de la muestra no oyente recogida en relación a la

persona que ha influido en el aprendizaje de la lengua de señas española, en

función de la variable social sexo, ambos sexos obtienen el mismo porcentaje

en relación a la enseñanza de la lengua de señas por parte de los padres

(13,3%)28.

8.2. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al uso de la LSE en el ámbito público, en función del sexo

Dentro de las actitudes lingüísticas de una comunidad de habla o de

seña conlleva una serie de factores sociales implicados, así pues, unos y

otros (factores lingüísticos y sociales) son simples “condiciones” generales e


28
Como ya se mencionó, cabe recordar que los padres de los encuestados son
mayoritariamente oyentes (91,1%).

206
históricas – nunca “causas” – de una situación sociolingüísticas de hecho con

la que se enfrenta la libertad lingüística del hablante (vid. E. Coseriu, 1985,

pág. 119 y sig.; 1983). La competencia sociolingüística del hablante y de la

comunidad de habla (vid. King, 1969, pág. 179; López Morales, 1989, págs.

182-204; Gimeno, 1983, 1988). Vienen representadas por una serie de

elementos subyacentes, tales como la conciencia lingüística, las creencias y

sobre todo las actitudes lingüísticas de los hablantes de la comunidad.

Actitudes lingüísticas negativas y la inseguridad lingüística constituyen un

poderoso motor del cambio de código del desplazamiento lingüístico.

M. Sala (1988, pág. 22 y sigs. y 190 y sigs.) indica que a veces la

relación entre los factores extralingüísticos y lingüísticos es bastante

complicada, y es muy importante el conocimiento de la historia en cada

situación concreta de contacto idiomático. De manera que para comprender

los datos del siguiente apartado hemos de tener presente la historia de la

evolución de la lengua de señas que vimos en el apartado anterior, por lo que

la eliminación de la lengua de señas en la educación del niño sordo

determinará una actitud positiva o negativa dependiente de qué tipo de

escolarización ha recibido.

Cabe hacer mención de uno de los factores lingüísticos que influye en

la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana es el contacto de las

lenguas (LS, LE y LV). H. Schuchardt (1900) observó la importancia capital

del contacto de lenguas para la lingüística, y se ocupó de manera especial de

207
la fusión étnica propiamente dicha y de las numerosas y variadas relaciones

que permite la movilidad geográfica y social de los hablantes.

Asimismo, son muchos los estudios sociolingüísticos los cuales se han

centrado en investigaciones sobre el español hablado en los EEUU (vid.,

entre otros, Klein, 1982; Silva – Corvalán, 1982).

Probablemente sea en el ámbito de las investigaciones sobre el

multilingüismo donde la cuestión de las actitudes lingüísticas ha tenido una

aplicación más directa y fructífera (vid. J. L. Blas, 1998, pág. 111).

La actitud lingüística de la comunidad sorda hacia el registro señado

de la lengua de señas en función de la variable sexo aparece analizada a


29
tráves del porcentaje de aceptabilidad activa (pregunta nº 19 ) obtenido de

la muestra recogida y en los porcentajes de las actitudes por la calle de la

LSE.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra hacia el uso de

la lengua de señas por la calle, en función de la variable sexo, muestran que

ambos sexos obtienen el mismo porcentaje 35,6% para la respuesta “sí”. Por

otra parte, el sexo masculino obtiene un mayor porcentaje (un 31,1% frente al

29
La pregunta fue formulada de la siguiente forma:
¿Le molesta que le vean los oyentes señar/hablar en lengua de señas por la calle?, y las
respuestas fueron: sí, no y me da igual.

208
sexo femenino que obtiene un 28,9%) en ambas respuestas de “no y me es

indiferente”, véase cuadro 14.

CUADRO 14

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (comunicarse en


LS), en función de la variable sexo

SÍ NO INDIFERENTE
TOTAL N % N % N %
HOMBRE 16 35.6 14 31.1 14 31.1
MUJER 16 35.6 13 28.9 13 28.9

De modo que, el grado descriptivo de intolerancia hacia el uso de la

LSE es, en líneas generales, equilibrada por parte de ambos sexos (35,6%),

no obstante, el porcentaje de la tolerancia, la motivación y movilidad social es

inferior, con la distinción de la actitud del sexo masculino (31,1%) frente al

femenino que obtiene un 28,9%, para un nivel de confianza de un 95%,

véase gráfico XV.

Gráfico XV. Porcentajes de la muestra a través de la actitud


lingüística hacia la LS, en cuanto a su uso por la calle .

40
35
30
25 Hombre
20 Mujer
15
10
5
0
Sí No Me da igual

209
En suma, una parte del colectivo sordo, y más concretamente el sexo

masculino, obtiene un porcentaje mayor en relación a la actitud lingüística de

la lengua de señas en la comunidad valenciana, y según los porcentajes

obtenidos, véase cuadro 19, muestran la existencia de una cierta intolerancia

activa minoritaria y un nivel de aceptabilidad activa significativa hacia el uso

de la lengua de señas por la calle por ambos sexos, con la superación del

sexo masculino al femenino.

La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana hacia el uso de

la lengua de señas por la calle, en función del sexo, destaca por una actitud

en cierta medida negativa por parte del sexo masculino, de manera que él

mismo tiene conciencia de la presencia de una L1 mayoritaria.

8.2.1. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al uso del registro oral por la calle, en función del sexo, aparece

analizada a través de los porcentajes de aceptabilidad pasiva (pregunta nº

1930), obtenido de la muestra recogida y en los porcentajes de las actitudes

por la calle.

Los porcentajes respecto al uso de la lengua oral por la calle, en

función de la variable sexo, muestran que el grado descriptivo de

aceptabilidad pasiva de la lengua española oral, en líneas generales, es

30
La pregunta fue formulada de la siguiente forma.
Cuando vas por la calle y usas la lengua española oral, ¿te molesta?, y las respuestas
fueron: “sí, no y me da igual”

210
superior por parte del sexo masculino (31,1%) frente al femenino (28,9%),

véase cuadro 15.

CUADRO 15

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LOE (usar), en función


de la variable sexo

SÍ NO INDIFERENTE
TOTAL N % N % N %
HOMBRE 14 31.1 13 28.9 16 35.6
MUJER 13 28.9 13 28.9 15 33.3

En este mismo orden respecto a la tolerancia pasiva destaca el

equilibrio de porcentaje por parte de ambos sexos (28,9%). Y por otra parte,

se observa una actitud de lingüística acomodada hacia la LOE por parte del

colectivo sordo destacando el sexo masculino (35%) frente al sexo femenino

que obtiene un 33,3%, véase gráfico XVI.

Gráfico XVI. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra hacia la LEO, en cuanto a su uso por la calle.

40

30

20
Hombre
10 Mujer

0
Sí No Me da ig.

211
Por consiguiente, nuestra hipótesis sobre la dependencia entre la

actitud respecto del grado de tolerancia activa o pasiva de la lengua española

oral y los señantes de la comunidad sorda valenciana en relación al sexo es

similar hacia la lengua de señas.

En suma, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

hacia el uso de la lengua oral española por la calle, en función del sexo,

destaca por una actitud lingüística hacia la lengua española oral similar con

el apartado anterior, es decir, en cierta medida negativa, pero por parte del

sexo femenino, de manera que se demuestra una conciencia presencial de

una L2 (LSE) minoritaria dentro de su contexto social.

8.2.2. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

a la uso de la LSE en la enseñanza, en función del sexo, aparece analizada

a través del porcentaje de las respuestas “nada” “un poco” “bastante bien”

“no sabe/no contesta”.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

la lengua de señas, en función de la variable sexo31, nos muestran que el

sexo femenino obtiene un mayor puntuación (40%) en la respuesta “nada”

frente al sexo masculino, que queda a escasa distancia del sexo femenino

(37,8%), véase cuadro 16.

31
La pregunta fue formulada de la siguiente forma:
¿Se usa la lengua de señas en la escuela?, y las respuestas fueron: “nada, un poco, y
bastante bien “

212
CUADRO 16

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE en la escuela,


en función de la variable sexo

NADA UN POCO BAST. BIEN NS/NC


TOTAL N % N % N % N %
HOMBRE 17 37.8 21 46.7 6 13.3 1 2.2
MUJER 18 40 18 40 8 17.8 1 2.24.4

Por otro lado, los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no

oyente hacia la lengua de señas, en función de la variable sexo, nos

muestran que el sexo masculino obtiene un mayor puntuación (46,7%) en la

respuesta “un poco” frente al sexo femenino, que queda a escasa distancia

del sexo masculino (40%), También, los porcentajes de la actitud lingüística

de la muestra no oyente hacia la lengua de señas, en función de la variable

sexo, indican que el sexo femenino obtiene un mayor puntuación (17,8%) en

la respuesta “bastante bien” frente al sexo masculino, que queda a escasa

distancia del sexo femenino (13,3%), véase gráfico XVII.

Gráfico XVII. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra hacia la LSE, respecto al uso de la lengua de señas en la
escuela.

50
45
40
35
30
Hombr e
25
Mujer
20
15
10
5
0
Nada Un poco Bastante Bien

213
Ambos sexos han obtenido un porcentaje medio proporcional en la

respuesta “nada”, es estadísticamente significativo, ya que la comunidad

sorda valenciana es consciente de la poca presencia de la lengua de señas

en la escuela, por lo que nuestra hipótesis es corroborada ya que la diglosia

estable desplaza la lengua de señas con movilidad social entraña la

configuración de la lengua española como variedad estándar, y relega la

lengua de señas a una variedad vernácula.

Asimismo, cabe destacar los porcentajes de la respuesta “bastante

bien” para un nivel de confianza del 95%, puesto que en los mismos se

observa como una parte del colectivo sordo encuestado ha cursado sus

estudios de EGB en colegios de carácter religioso o privados donde el

profesorado usa la lengua de señas para comunicarse con los alumnos

sordos y han apostado por la lengua de señas como método aplicado para la

enseñanza del niño sordo.

En suma, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

refleja que la presencia de la lengua de señas es mínima dentro de la

escuela, hasta la fecha de hoy, y que corrobora la escisión sociolingüística de

la diglosia estable en función de dos variables diversificadas funcionalmente

(variedad pública frente a variedad privada), con la instauración del

aprendizaje de la lengua española para la promoción social y la consiguiente

movilidad social.

214
8.2.3. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

al uso de la LSE por parte del profesorado, en función del sexo viene a

complementar el anterior ítem sobre la presencia de la LSE en la escuela,

con la formulación de la pregunta sobre qué actitud lingüística tiene la

muestra sobre si el profesorado oyente debe conocer la lengua de señas.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el conocimiento de la lengua de señas por los profesores oyentes dentro de

la clase, en función de la variable sexo32, nos muestran que el sexo femenino

obtiene un mayor puntuación (91,1%) en la respuesta “sí” frente al sexo

masculino, que obtiene un (71,1%). De manera que ambos sexos obtienen

un porcentaje alto respecto a que los profesores sí deben conocer la lengua

de señas, véase cuadro 17.

CUADRO 17

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la presencia y conocimiento de la


variedad LSE por parte de los profesores oyentes, en función de la variable sexo

SÍ NO INDIFERENTE
TOTAL N % N % N %
HOMBRE 32 71.1 6 13.3 6 13.3
MUJER 41 91.1 1 2.2 2 4.4

32
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
¿Los profesores oyentes deberían conocer y usar la lengua de señas dentro de la clase? y
las respuestas fueron: “Sí, no y me da igual “

215
Asimismo, los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no

oyente hacia el conocimiento de la lengua de señas por los profesores

oyentes dentro de la clase, en función de la variable sexo, nos muestran que

el sexo masculino obtiene un mayor puntuación (13,3%) en la respuesta “no”

frente al sexo femenino, que obtiene un (2,2%). Por otro lado, los

porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia el

conocimiento de la lengua de señas por los profesores oyentes dentro de la

clase, en función de la variable sexo, nos muestran que el sexo masculino

obtiene un mayor puntuación (13,3%) en la respuesta “me da igual” frente al

sexo femenino, que obtiene un 4,4%. En este caso, cabría destacar que el

sexo masculino tiene una actitud lingüística negativa y desinteresada hacia

el conocimiento de la lengua de señas, y nos hace reflexionar que una parte

del sexo masculino no acepta que los profesores oyentes usen la lengua de

señas con el fin de comunicarse con el niño sordo, véase figura XVIII.

Gráfico XVIII. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto al conocimiento de la lengua de señas por los
profesores oyentes.

100
80
60
40 Hombre
20 Mujer

0
Sí No Me da ig.

216
En este sentido, la actitud lingüística de la comunidad sorda

valenciana es muy positiva hacia el conocimiento de la lengua de señas por

parte del profesorado, puesto que vislumbra una necesidad imperiosa de que

se les explique en su propia lengua con el fin de que el niño sordo pueda

desarrollarse cognitiva y paralelamente con el niño oyente dentro de un

sistema de educación bilingüe. La UNESCO ha reconocido el uso de la

variedad vernácula en la educación (vid. R. Fasold, La sociolingüística en la

sociedad, págs. 435-455).

8.2.4. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

a la presencia de la LSE en la enseñanza pública, en función del sexo, es

muy importante por la ausencia en el pasado de la LSE. Hasta estos

momentos la presencia de la lengua de señas dentro del ámbito de los

estudios es mínima, por este motivo, le hemos preguntado a la comunidad

sorda de la Comunidad Valenciana sobre qué actitud lingüística tienen hacia

la presencia de la LSE en la enseñanza pública.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el enseñanza en la lengua de señas dentro de la escuela, en función de la

variable sexo33, nos muestran que el sexo femenino obtiene un mayor

porcentaje (95,5%) de la suma de las respuestas “muy importante e

33
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
Que la lengua de señas se enseñe desde la escuela infantil hasta los estudios universitarios
¿Tú qué piensas que es? y las respuestas fueron: “muy importante”, “importante”, “poco
importante”, “tontería “, “me da igual” y “no sabe/no contesta “.

217
importante” frente al sexo masculino, que obtiene un (82,2%). En este caso

ambos sexos tienen una actitud lingüística positiva mayoritaria, no obstante

el sexo femenino parece ser que es el que tiene una actitud más positiva

hacia la lengua de señas, véase cuadro 18.

CUADRO 18

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (enseñar LSE


desde la escuela infantil hasta los estudios universitarios), en función de la variable sexo

MUY IMPORT. POCO RIDIC. M


I. DI
TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 30 66.7 7 15.6 4 8.9 0 0 1 2.2
MUJER 38 84.4 5 11.1 1 2.2 1 2.2 0 0

Por otro lado, los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no

oyente hacia el enseñanza en la lengua de señas dentro de la escuela, en

función de la variable sexo, muestran que el sexo masculino obtiene un

mayor porcentaje (8,9%) en la respuesta “poco importante” frente al sexo

femenino, que obtiene un (2,2%), de modo que parte del sexo masculino

encuestado en este estudio opinan poco importante que esté presente la

lengua de señas dentro de la escuela, así como también mantiene una

actitud lingüística desinteresada hacia la lengua de señas en la respuesta

“tontería” 2,2%, véase figura XIX.

218
Gráfico XIX. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la
muestra hacia la variedad LSE, respecto a su enseñanza dentro de
la escuela.

100
90
80
70
60
Hombr e
50
Mujer
40
30
20
10
0
Importante Poco importante Ridículo Me da igual

En suma, ambos sexos estadísticamente analizan la necesidad con

carácter importante de la presencia de la lengua de señas dentro de la

escuela. De modo que el colectivo sordo de la Comunidad Valenciana

reivindica a la sociedad que su lengua natural, lengua de señas, esté

presente dentro de la educación de las personas sordas, puesto que esta

ausencia de la lengua de señas, originado en el pasado, ha provocado la

marginación de la lengua de señas, llevando un retraso cognitivo de las

personas sordas, y a su vez, conlleva la desvinculación de este colectivo

dentro del contexto social oyente.

De manera que, hoy, se ha creado una la ley (Real Decreto con fecha

28-4-98) - enfocado hacía el colectivo sordo - en la que se indica:

“La administración educativa favorecerá el reconocimiento y estudio de la

lengua de señas y facilitará su utilización en los centros docentes que

219
escolaricen a los alumnos con necesidades educativas especiales asociadas

a una discapacidad auditiva en grado severo o profundo”

“Se promoverá la formación de los profesores de apoyo y los tutores de

estos alumnos en el empleo de sistemas orales y visuales de comunicación y

en el dominio de la lengua de señas”

No obstante, la pregunta que nos planteamos es si ¿se aplica o no este Real

Decreto? La respuesta nos lleva a decir que poco.

8.2.5. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

a la utilización de la LSE en la administración pública (y por extensión en la

privada), en función del sexo, aparece analizada a través del porcentaje de

las respuestas “un poco” “importante y muy importante” “ridículo” y “me da

igual”. En este sentido, a partir del apartado anterior la estadística nos

ofrecerá unos resultados que se mantienen dentro de nuestra hipótesis

partida, en relación a la sustitución lingüística por la cual la lengua de señas

fue desplazada por la lengua oral, en proceso de un bilingüismo por parte de

la comunidad sorda valenciana.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas dentro de administración pública/privada, en

función de la variable sexo34, nos muestran que el sexo femenino obtiene un

mayor porcentaje (95,6%) de la suma de las respuestas “muy importante e

34
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
Que la lengua de señas se use dentro de la administración pública/privada ¿Tú qué piensas que es?
y las respuestas fueron: “muy importante”, “importante”, “poco importante”, “tontería “, “me da igual” y
“no sabe/no contesta “.

220
importante” frente al sexo masculino, que obtiene un (77,7%). En este caso

ambos sexos tienen una actitud lingüística positiva mayoritaria, no obstante

el sexo femenino es el que tiene una actitud más positiva hacia la lengua de

señas, véase cuadro 19.

CUADRO 19

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (usar en la


administración pública), en función de la variable sexo

MUY IMPORT. POCO RIDIC. MDI


I.
TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 24 53.3 7 15.6 3 6.7 0 0 1 2.2
MUJER 34 75.6 5 11.1 1 2.2 1 2.2 0 0

De manera que, la comunidad sorda valenciana tiene una actitud

lingüística positiva y opina que es necesario que dentro de la administración

pública/privada se use la lengua de señas para poderse comunicar y eliminar

las barreras de comunicación. Esto supone que la comunidad sorda de la

Comunidad Valenciana necesita que dentro de la administración halla por lo

mínimo personal sordo u oyente (con conocimientos de la lengua de señas)

con el fin de facilitar al derecho de la información de las personas sordas,

véase gráfico XX.

221
Gráfico XX. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la
muestra, respecto al uso de la lengua de señas dentro de la
administración pública.

100
90
80
70
60 Hombre
50 Mujer
40
30
20
10
0
Importante Poco importante Ridículo Me da igual

No obstante, hoy en día las personas cuando tienen que hacer algún

tipo de trámite administrativo, suelen, en primer lugar, pedir asesoramiento

en los centros destinados para ese fin, y en segundo lugar, algún familiar,

amigo se lo gestiona, o bien se solicita el servicio del intérprete que en el

siguiente apartado analizaremos.

Por consiguiente, la presencia de la lengua de señas dentro del ámbito

de la administración es mínima, de modo que el colectivo sordo, opina (

estadísticamente) y destaca que el sexo femenino obtiene un mayor

porcentaje de la tabla respecto al uso importante de la lengua de señas

dentro de la administración pública, luego el sexo femenino tiene una actitud

lingüística, en líneas generales, mayoritaria más positiva hacia la

reivindicación de la presencia de la lengua de señas dentro de la

administración pública/privada.

222
En suma, el colectivo sordo de la Comunidad Valenciana solicita la

necesidad con carácter urgente la presencia de la lengua de señas dentro de

la administración. Así pues, la comunidad sorda valenciana reivindica a la

sociedad que su lengua esté presente en la administración pública con el

objeto de facilitar la información a este colectivo.

8.2.6. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto a

la uso de la LSE en los actos oficiales, en función del sexo aparece analizada

a través del porcentaje de las respuestas “bastante”, “un poco” “nada” y “no

sabe/no contesta”. En este sentido, la estadística nos ofrecerá unos resultados

que se engloban en la hipótesis partida de este estudio sociolingüístico

(sustitución lingüística L1>L2 o LO>LS en proceso de bilingüismo).

Los índices de la actitud lingüística respecto a la presencia de la lengua

de señas en los actos oficiales, en función de la variable sexo35, muestran que

el sexo masculino obtiene una mayor puntuación (.8) frente al sexo femenino,

que queda a escasa distancia del hombre (.6), y ambos se sitúan dentro de un

nivel de “mínimo” (véase cuadro 20).

35
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿En la actualidad usted cree que la
lengua de señas se utiliza en los actos oficiales? Las respuestas eran “nada”, “un poco”, y
“bastante bien”. Los valores que se han asignado a dichas respuestas son: “nada” = 0, “un
poco” = 1, y “bastante bien” = 2.

223
CUADRO 20

Porcentaje de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (usar LSE en


los actos oficiales), en función de la variable sexo

NADA UN BAST. BIEN NS/NC


POCO
TOTAL N % N % N % N %
HOMBRE 16 35.6 17 37.8 10 22.2 2 4.4
MUJER 18 40 14 31.10 10 22.2 3 6.7

Además, presentamos el gráfico XXI, los porcentajes de la actitud

comprensión subjetiva de la muestra no oyente hacia las lenguas implicadas

en nuestro contexto social, en función de la variable sexo, con el fin de

complementar los resultados obtenidos a partir de la representación

mediante gráfico de barras de las respuestas concretas (“nada”, “un poco” y

“bastante bien”).

Gráfico XXI. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto al uso de la lengua de señas en los actos
oficiales.

40

30

20
Hombre
10 Mujer

0 N ada U n po co Ba stante

224
En suma, estadísticamente los resultados son significativos (.8 y .6)

puesto que la comunidad sorda valenciana es consciente de la poca

presencia de la lengua de señas en los actos oficiales, así como también

dentro de la administración pública/privada y en las escuelas.

Por otra parte, cabría hacer mención que ambos sexos obtienen un

promedio igual para la respuesta “bastante bien” (22,2%), de modo que parte

del colectivo opinan que hay cierta presencia de la lengua de señas en los

actos oficiales (conferencias, campaña electoral, bodas, funerales, etc.), lo

cual quiere decir que en ese acto en concreto hay una persona que está

haciendo la interpretación denominada traductor/intérprete véase M. Veyrat.

8.2.7. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

al uso de la LSE en conferencias y actos públicos, en función del sexo,

aparece analizada a través del porcentaje de las respuestas “un poco”

“importante y muy importante” “ridículo” y “me da igual”, puesto que como se

sabe que la gran mayoría de las conferencias públicas que se organizan en

el ámbito oyente están enfocadas para el colectivo oyente y si hay presencia

de personas, éstas no comprender al conferenciante, por lo que previamente

se solicita el servicio de intérprete.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas en las conferencias públicas, en función de la

225
variable sexo36, nos muestran que el sexo femenino obtiene un mayor

porcentaje (97,8%) de la suma de las respuestas “muy importante e

importante” frente al sexo masculino, que obtiene un (84,4%). En este caso

ambos sexos tienen una actitud lingüística positiva mayoritaria, no obstante

el sexo femenino continua manteniendo una actitud más positiva hacia la

lengua de señas, véase cuadro 21.

CUADRO 21

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (usar la LSE en


conferencias), en función de la variable sexo

MUY IMPORT. POCO RIDICU MDI


I. LO
TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 27 60 11 24.4 4 8.9 0 0 0 0
MUJER 36 80 8 17.8 0 0 0 0 0 0

En este sentido, estadísticamente es significativo el alto porcentaje,

véase gráfico XXII, obtenido por parte de ambos sexos, por lo que se

constata que la comunidad sorda de la Comunidad Valenciana reclama su

derecho a recibir la misma información en igualdad que el resto de la

comunidad oyente, y son conscientes de la escasa presencia de la lengua

de señas en las conferencias y en los actos oficiales.

36
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
Que la lengua de señas se use en las conferencias ¿Tú qué piensas que es? y las
respuestas fueron: “muy importante”, “importante”, “poco importante”, “tontería “, “me da
igual” y “ no sabe/no contesta “.

226
Asimismo, cabría hacer mención que, dentro de la actitud lingüística

del sexo masculino, los resultados en porcentaje muestran que se hay un

desinterés mínimo hacia la lengua de señas (4,4% para la respuesta “me da

igual” y 8,9% para “poco importante”).

Gráfico XXII. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto al uso en el futuro de la lengua de señas en las
conferencias.

100
80
60
40
20 Hombre
0 Mujer
Importante Poco Me da ig.
importante

En suma, cabe destacar que el sexo femenino tiene una actitud

lingüística más positiva que el sexo masculino hacia la mayor presencia de

lengua de señas en todos los ámbitos de comunicación posibles, luego la

comunidad sorda de la Comunidad Valenciana solicita al resto de la sociedad

oyente un mayor conocimiento y uso de la lengua de señas española.

8.2.8. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto a la presencia de la LSE por calle, en función del sexo37, aparece

37
La pregunta se formuló de la siguiente manera: ¿Cree usted que la lengua de señas se
utiliza en la calle actualmente más, igual o menos que antes?, y las respuestas fueron:
“más”, “menos”, “igual”, y ” no sabe/no contesta”

227
analizada a través del porcentaje de las respuestas “más” “igual” “menos” y

“no sabe/no contesta”.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas por la calle, en función de la variable sexo38,

muestran que el sexo femenino obtiene un mayor porcentaje (53,3%) frente

al sexo masculino, que obtiene un (44,4%) para la respuesta “igual”, Por otro

lado, el sexo femenino opina que la lengua de señas se usa más por la calle

(35,6%) frente al sexo masculino que obtiene un porcentaje menor (20%),

véase cuadro 22.

CUADRO 22

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (uso en la calle),


en función de la variable sexo

MÁS IGUAL MENOS NS/NC


TOTAL N % N % N % N %
HOMBRE 9 20 20 44.4 14 31.1 2 4.4
MUJER 16 35.6 24 53.3 4 8.9 1 2.2

Asimismo, el sexo masculino obtiene un porcentaje mayor (31,1%)

frente a la mujer que obtiene un 8,9%, respecto a un uso menor de la lengua

de señas por calle, ello muestra una actitud lingüística desinteresada hacia la

lengua de señas por parte del sexo masculino, véase gráfico XXIII.

38
El cuestionario antes de desarrollarlo en el campo fue revisado por FESORD, la cual optó
por incluir esta pregunta.

228
Gráfico XXIII. Porcentajes de la actitud lingüística respecto a la
frecuencia/uso de la lengua de señas en la calle.

60
50
40
30
Hombre
20
Mujer
10
0
Más Igual Menos

En suma, estadísticamente el colectivo sordo de la Comunidad

Valenciana, constata con sus respuestas que la presencia de la lengua de

señas por la calle, es medio-alto superando los resultados del sexo femenino

frente al masculino, de manera que el sexo femenino tiene una actitud

lingüística más positiva hacia la lengua de señas por la calle.

De modo que, se puede decir que el sexo femenino es mucho más

consciente de la implicación que tiene la lengua de señas en su entorno

social.

8.2.9. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

al reconocimiento oficial de la lengua de señas, en función del sexo, pretende

recoger, por un lado, la opinión y la actitud lingüística de la comunidad sorda

valenciana hacia el reconocimiento oficial de la lengua de señas, y por otro

complementa los ítems anteriores que hemos ido interpretando a lo largo de

este estudio.

229
Siguiendo con los objetivos del presente trabajo de investigación en

relación a la actitud lingüística de la comunidad sorda hacia el reconocimiento

oficial de la lengua de señas dentro del ámbito nacional39, según la variable

sexo40, aparece analizada a través del porcentaje de las respuestas “un poco”

“importante y muy importante” “ridículo” y “me da igual”, consiste en demostrar

la opinión que tiene el colectivo sordo de la Comunidad Valenciana respecto a

que la lengua de señas, lengua natural de las personas sordas, sea oficial.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el reconocimiento oficial de la lengua de señas, en función de la variable

sexo, muestran que ambos sexos obtienen un resultado alto, no obstante, el

sexo masculino obtiene un mayor porcentaje (93,4%), a escasa distancia del

sexo femenino, que obtiene un (93,3%) para la suma de las respuestas

“importante” y “muy importante”, véase cuadro 23.

CUADRO 23

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (oficial), en


función de la variable sexo

MUY I. IMP. POCO RID. MDI


TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 34 75.6 8 17.8 1 2.2 0 0 0 0
MUJER 37 82.2 5 11.1 2 4.4 0 0 1 2.2

39
Cabe indicar que el día 24 de diciembre de 1998, se reconoce oficiales, dentro del ámbito
nacional, la LSE (lengua de señas española) y LSC (lengua de señas catalana) en la
Constitución Española.
40
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: Que la lengua de señas sea oficial,
¿qué piensas que es?, y las respuestas fueron: “muy importante”, “importante”, “poco
importante”, “ridículo”, “me da igual”, y “no sabe/no contesta”.

230
En este sentido, el resultado obtenido por ambos sexos es alto por lo

que se vislumbra que el colectivo sordo valenciano tiene una actitud

lingüística positiva hacia el reconocimiento oficial de la lengua de señas,

véase gráfico XXIV.

Gráfico XXIV. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto a que lengua de señas sea reconocida oficial.

100
90
80
70
60
Hombre
50
Mujer
40
30
20
10
0
Importante Poco importante Me da igual
.

Por lo que a pesar de los valores de la estadística en relación a la

actitud lingüística de la comunidad sorda de la Comunidad Valenciana, vid.

gráfico XXIV, el sexo masculino, en esta pregunta, se ha mantenido al mismo

nivel alto que el sexo femenino en relación a otros ítems analizados

anteriormente donde se ha situado por debajo de los resultados de la mujer y

nos ha ofrecido una actitud lingüística negativa hacia la lengua de señas en

determinadas preguntas.

De manera que, ambos sexos opinan que es muy importante el

reconocimiento oficial de la lengua de señas puesto que ello supondrá el

231
desarrollo, crecimiento y un estatus social reconocido de la lengua de señas

y las comunidades sordas (como minoría lingüísticas) por la sociedad oyente.

En suma, estadísticamente el colectivo sordo de la Comunidad

Valenciana solicita a la sociedad la necesidad con carácter importante del

reconocimiento oficial de la lengua de señas como lengua natural para la

comunicación entre los sordos y los oyentes. De esta manera, la comunidad

sorda valenciana reivindica a la sociedad que su lengua esté presente en los

estudios, la administración pública/privada, los actos oficiales y los medios

de comunicación con el objeto de facilitar la integración social de las

personas sordas, en todos los contextos sociales, con el reconocimiento

oficial de la lengua de señas española, lengua natural de las personas sordas

que no pueden desarrollar, por diferentes motivos, por la lengua oral de su

lengua.

8.3. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al uso de la LSE dentro y fuera de la Comunidad Valenciana,

en función del sexo

El siguiente apartado pretende analizar a través de los datos ofrecidos

por la muestra no oyente, la actitud lingüística de la comunidad sorda

valenciana hacia la comunicación del registro señado de la lengua de señas

232
en función de la variable sexo, respecto a las variedades lingüísticas de

señas dentro del ámbito de la Comunidad Valenciana.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas dentro de la comunidad valenciana, en función

de la variable sexo41, se presentan analizados a través de los porcentajes de

aceptabilidad activa (pregunta nº 19a), véase cuadro 24, y de aceptabilidad

pasiva (pregunta nº 19b).

En líneas generales, el grado descriptivo de tolerancia activa hacia la

comunicación en lengua de señas es mayoritaria por parte de ambos sexos

destacando el sexo femenino que obtiene un 80%, frente al masculino

75,6%, luego el sexo femenino tiene una conciencia lingüística mayor hacia

el uso de la lengua de señas española para la comunicación entre el

colectivo sordo de la Comunidad Valenciana.

CUADRO 24

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (comunicarse en


LSE) dentro de la C. Valenciana, en función de la variable sexo

SÍ NO INDIFERENTE
TOTAL N % N % N %
HOMBRE 34 75.6 3 6.7 8 17.8
MUJER 36 80 1 2.2 8 17.8

41
La pregunta fue formulada de la siguiente forma:
Las personas sordas que viven dentro de la Comunidad valenciana, ¿deberían comunicarse
en lengua de señas?, las respuestas fueron: “sí, no y me da igual”

233
No obstante, el porcentaje es significativamente mayor a la

indiferencia en la que se da un equilibrio en ambos sexos (17,8%). Mientras

que el grado de la no aceptabilidad y el sexo masculino tiende a tener un

grado superior de no aceptabilidad de la lengua de señas (6,7%) en

comparación al sexo femenino que obtiene un 2,2% (véase gráfico XXVI).

Gráfico XXV. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto a la comunicación en lengua de señas dentro de
la Comunidad Valenciana.

80

60

40

20 Hombre
Mujer
0
Sí No Me da ig.

Por consiguiente, se observa que parte del colectivo sordo, y más

concretamente, el sexo femenino obtiene un porcentaje mayor respecto a la

tolerancia activa en relación a la comunicación en la lengua de señas de la

Comunidad valenciana, y también muestra una cierta intolerancia activa

minoritaria (2,2%) y un nivel de aceptabilidad pasiva significativa.

De manera que, el porcentaje obtenido de aceptabilidad pasiva y

activa dentro de la comunidad sorda valenciana se mueve dentro de

coordenadas de tolerancia hacia la comunicación en lengua de señas

234
española. Asimismo hay intolerancia activa mínima hacia la lengua de señas

por parte del sexo masculino.

En suma, nuestra hipótesis sobre la dependencia entre la actitud

lingüística respecto del grado de tolerancia activa o pasiva hacia la

comunicación en la lengua de señas dentro de la Comunidad Valenciana y

los señantes de la comunidad sorda valenciana en relación al sexo es real.

Por otro lado, las diferencias entre los señantes de la comunidad sorda

valenciana que rehúsan (o no) activa o pasivamente la comunicación en

lengua de señas española son ambas estadísticamente significativas: “sí“ -

“no” activas (75,6% y 80%) y “sí” - “no” pasivas (17,8%) para un nivel de

confianza del 95%.

La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana hacia la

comunicación en lengua de señas dentro de la comunidad valenciana, en

función de la variable sexo, presenta una actitud lingüística positiva por parte

de ambos sexos destacándose el sexo femenino.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas dentro de España, en función de la variable

sexo42, aparecen analizados a través de los porcentajes de aceptabilidad

activa y de aceptabilidad pasiva, muestra que el grado descriptivo de

42
La pregunta fue formulada de la siguiente forma:
Las personas sordas que viven en España, ¿deberían comunicarse en lengua de señas?,
las respuestas fueron: “sí, no y me da igual”

235
tolerancia activa hacia la comunicación en lengua de señas es, en líneas

generales, mayoritaria por parte del sexo femenino (46%), frente al sexo

masculino que obtiene un 26,7%, de modo que el sexo femenino ofrece el

menor porcentaje de intolerancia activa hacia la lengua de señas (véase

cuadro 25).

CUADRO 25

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (comunicarse en


LSE) dentro de España, en función de la variable sexo

SÍ NO INDIFERENTE
TOTAL N % N % N %
HOMBRE 12 26.7 22 48.9 9 20
MUJER 21 46.7 15 33.3 7 15.6

Por otro lado, las diferencias entre los señantes de la comunidad sorda

valenciana que rehúsan (o no) activa o pasivamente la comunicación en

lengua de señas española son ambas estadísticamente significativas: “sí“ -

“no” activas (75,6% y 80%) y “sí” - “no” pasivas (17,8%) para un nivel de

confianza del 95%.

El sexo femenino tiene, pues una conciencia lingüística mayor hacia el

uso de la lengua de señas española para la comunicación entre el colectivo

sordo que vive en España. No obstante, el porcentaje significativamente, es

inferior respecto a la tolerancia pasiva (“me es indiferente”), en la que el

sexo masculino supera (20%) al sexo femenino que obtiene un 15,6%.

Mientras que el grado de la no aceptabilidad respecto a la comunicación en

236
lengua de señas no es superior, en el caso de las mujeres, en el sexo

masculino presenta un porcentaje muy superior (48,9%) en comparación con

el de la mujer que obtiene un 33,3%, véase gráfico XXVI.

Gráfico XXVI Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto a la comunicación en LSE con otra comunidad
autonómica.

60

50

40
Hombr e
30
Mujer
20

10

0
Sí No Me da ig.

Por otra parte, se observa que parte del colectivo sordo y más

concretamente el sexo femenino obtiene un porcentaje mayor respecto a la

actitud lingüística respecto a la comunicación en la lengua de señas de la

Comunidad valenciana, y muestra una cierta intolerancia activa minoritaria

de un 33,3% (a la respuesta “No”). De modo que el sexo femenino ofrece el

menor porcentaje de intolerancia activa hacia la lengua de señas, aunque

ambos sexos mayoritariamente acepten una tolerancia pasiva (20% y

15,6%).

Por consiguiente, el porcentaje obtenido de aceptabilidad para fuera

de la comunidad sorda valenciana se mueve entre unas proporcionadas

237
coordenadas de tolerancia e intolerancia hacia la comunicación en lengua de

señas española. Asimismo hay intolerancia activa hacia la lengua de señas

por parte del sexo masculino.

Nuestra hipótesis sobre la dependencia entre la actitud lingüística

respecto del grado de tolerancia e intolerancia hacia la comunicación en la

lengua de señas fuera de la Comunidad Valenciana, es decir, dentro del

territorio nacional, y los señantes de la comunidad sorda valenciana en

relación al sexo es proporcionalmente real. Por otro lado, las diferencias

entre los señantes de la comunidad sorda valenciana que rehúsan (o no)

activa o pasivamente la comunicación en lengua de señas española fuera de

sus fronteras lingüísticas son ambas estadísticamente significativas: “sí“, “no”

activas (48,9% y 33,3%) y “sí” “no” pasivas (20 % y 15,6%) para un nivel de

confianza del 95%.

En suma, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

hacia la comunicación en lengua de señas en función del sexo fuera de las

fronteras lingüísticas de la Comunidad Valenciana, destaca por una actitud

lingüística media proporcional tanto positiva como negativa por parte ambos

sexos destacándose el sexo femenino para la positiva y el masculino para la

negativa.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas fuera de España, en función de la variable

238
sexo43, aparecen analizados a través del porcentaje de aceptabilidad, y

muestran que el grado descriptivo de tolerancia hacia la comunicación en

lengua de señas es, en líneas generales, mayoritaria por parte del sexo

femenino 46,7%, frente al sexo masculino que obtiene un 26,7%.

El sexo femenino tiene pues, una conciencia lingüística más amplia

hacia el uso de la lengua de señas como sistema de comunicación entre el

colectivo sordo de la Comunidad Valenciana y la comunidad sorda

internacional. Ahora bien, el porcentaje de la tolerancia pasiva (“me es

indiferente” es significativamente menor en el que el sexo masculino presenta

un porcentaje superior (20%) al del sexo femenino que obtiene un 15,6%,

véase cuadro 26.

CUADRO 26

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (comunicarse en


LSE) fuera de España (extranjero), en función de la variable sexo.

SÍ NO INDIFERENTE
TOTAL N % N % N %
HOMBRE 12 26.7 22 48.9 9 20
MUJER 21 46.7 15 33.3 7 15.6

Por otro parte, el grado de la no aceptabilidad respecto a la

comunicación en lengua de señas fuera del territorio nacional ofrece que el

sexo masculino tiene un porcentaje superior de no aceptabilidad de la lengua

de señas (48,9%) con relación al sexo femenino que obtiene un 33,3%.


43
La pregunta fue formulada de la siguiente forma:
Las personas sordas que viven dentro de la Comunidad valenciana, ¿deberían comunicarse
en lengua de señas fuera de España?, las respuestas fueron: “sí, no y me da igual”

239
El sexo femenino obtiene pues, un porcentaje mayor respecto a la

actitud lingüística positiva respecto a la comunicación en la lengua de señas

con el colectivo sordo internacional, muestra una intolerancia menor (33,3%)

frente al sexo masculino. Asimismo, muestra un nivel de aceptabilidad pasiva

menor de un 15,6% en la respuesta “me es indiferente”, que el sexo

masculino (20%), y señala una tolerancia mayor hacia la lengua de señas

como medio de comunicación entre el colectivo sordo internacional, véase

gráfico XXVII.

Gráfico XXVII. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto a la comunicación en lengua de señas en el
extranjero

50
40
30
20
Hombre
10 Mujer
0
Sí No Me da igual

En suma, el porcentaje obtenido de aceptabilidad dentro de la

comunidad sorda valenciana se mueve entre coordenadas de tolerancia e

intolerancia hacia la comunicación en lengua de señas con el colectivo

internacional, pero destaca la intolerancia activa mayor hacia la lengua de

señas como medio de comunicación por parte del sexo masculino.

240
Así pues, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana hacia

la comunicación en lengua de señas con el colectivo internacional en función

del sexo, presenta un carácter positivo en el sexo masculino.

El colectivo sordo de la Comunidad Valenciana es consciente de la

utilización de la lengua de señas como medio de comunicación, dentro de su

comunidad y en ámbitos superiores (nacional e internacional). La actitud

lingüística en función de la variable sexo, es positiva entre el sexo femenino y

negativo entre el sexo masculino con las comunidades de sordos, en un

segundo término, con las comunidades de ámbito nacional y en tercer

término, con las comunidades de ámbito internacional.

8.4. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al futuro de las lenguas implicadas (LSE, LE y LV) dentro de

su contexto social, en función del sexo

El siguiente apartado para su evaluación se sustenta en los

antecentes las contribuciones teóricas de U. Weinreich (1953), J. A. Fishman,

R. L. Cooper, R. Ma et al. (1971) y S. Poplack (1981) sobre estudios

sociolingüísticos del multilingüismo centrándose sobre los aspectos

lingüísticos, sociales y variacionales del bilingüismo.

241
La actitud lingüística de la comunidad sorda hacia el uso de la lengua

de señas, la lengua española, la lengua catalana-valenciana en el futuro,

según la variable sexo aparece analizada a través del porcentaje de las

respuestas “LS”, “LE”, “LV”, y “L1, L2 y L3”, o enfocado desde otro punto de

vista, qué variedad lingüística del contexto comunicativo del colectivo sordo

de la comunidad sorda valenciana debería usarse desde hoy y para el

futuro.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas, lengua española y lengua catalana/valenciana,

en función de la variable sexo44, muestran que el sexo femenino obtiene un

mayor puntuación (53,3%) en la respuesta “las tres lenguas” frente al sexo

masculino, que obtiene un (42,2%). De manera que ambos sexos obtienen

un porcentaje mayor respecto al uso de las tres lenguas que se utilizan

dentro de su contexto social comunicativo, e igualmente deja constancia de

una actitud lingüística positiva para usar las tres lenguas (LSE, LE y LC/V),

véase cuadro 27.

44
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
¿Hoy o en un futuro próximo crees que se necesita utilizar la lengua de señas? y las
respuestas fueron: “sólo lengua de señas”, “sólo lengua española”, “sólo valenciana” o “las
tres lenguas”.

242
CUADRO 27

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (hoy o en un


futuro usar la LSE)

LS LE LV L1,L2,L3
TOTAL N % N % N % N %
HOMBRE 17 37.8 5 11.1 1 2.2 19 42.2
MUJER 16 35.6 2 4.4 1 2.2 24 53.3

Por otro lado, los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no

oyente hacia el uso de la lengua de señas, lengua española y lengua

catalana/valenciana, en función de la variable sexo, muestran que el sexo

masculino obtiene una mayor puntuación (11,1%) en la respuesta “lengua

española” frente al sexo femenino, que obtiene un (4,4%).

También, ambos sexos en la respuesta “lengua catalana/valenciana”

obtienen un resultado estadísticamente bajo similar para ambos sexos

(2,2%), de manera que es indicio de las dificultades del aprendizaje de una

segunda lengua por parte del colectivo sordo, este dato viene a corroborar

los datos ofrecidos por las preguntas formuladas en la sección de la

competencia comunicativa (LE o LV), véase gráfico XXVIII.

243
Gráfico XXVIII. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la
muestra hacia las variedades del contexto social (LE, LS y LV),
respecto a su uso en el futuro.

60

50

40
Hombr e
30 Mujer

20

10

0
LE LS LV Las tres lenguas

Hoy, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana, se

establece a través del uso de dos o más lenguas dentro de las comunidades

de sordos. Asimismo, para establecer un modelo explicativo del

comportamiento multilingüe de las comunidades sordas o comunidad de

habla, es preciso acudir al concepto de competencia comunicativa, ya que el

hablante/señante de una comunidad multilingüe se caracteriza por un

conocimiento compartido de las reglas de la interacción verbal y de las

normas del comportamiento social.

En suma, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana en

relación al uso y conocimiento de las variedades de su contexto comunicativo

sordo-oyente adquiere una implicación y predisposición para su aprendizaje.

En este sentido, se podría mencionar que la comunidad sorda es consciente

de la situación actual dentro de su contexto comunicativo – en este caso la

Comunidad Valenciana -, de manera que es necesaria la adquisición de las

variedades lingüísticas de su entorno, con el fin de acceder a un mundo

244
sociocultural sordo-oyente propiamente bilingüe/multilingüe que acepta y

respeta la situación de las variedades minoritarias o mayoritarias.

8.5. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto a la presencia del intérprete en la enseñanza, en función del

sexo

Otro de los objetivos que pretendemos obtener a través de la

estadística de la muestra analizada para el presente trabajo de investigación

en relación a la actitud lingüística de la comunidad sorda hacia la presencia

del intérprete dentro de la escuela pública y por extensión la privada, en los

actos oficiales y en al administración pública y privada (estos dos últimos

ítems los desarrollaremos en los apartados siguientes), en función de la

variable sexo que aparece analizada a través del porcentaje de las

respuestas “un poco” “importante y muy importante” “ridículo” y “me da igual”,

consiste en la opinión que tiene el colectivo sordo de la Comunidad

Valenciana respecto a la figura del intérprete.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

la presencia de un intérprete dentro de la escuela, en función de la variable

sexo45, nos muestran que el sexo femenino obtiene un mayor porcentaje

45
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
La presencia de un intérprete desde la escuela infantil hasta la universidad si el profesor no
conoce la lengua de señas, ¿usted considera qué es?, y las respuestas fueron: “muy

245
(86,6%) de la suma de las respuestas “muy importante e importante” frente

al sexo masculino, que obtiene un (84,4%). En este caso, ambos sexos

tienen una mayor actitud lingüística positiva, no obstante el sexo femenino

continua manteniendo una actitud más positiva hacia la presencia del

intérprete dentro de la escuela, véase cuadro 28.

CUADRO 28

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la presencia del intérprete en la


escuela, en función de la variable sexo

MUY IMP. POCO RIDIC. MDI


I.
TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 24 53.3 10 22.2 3 6.7 1 2.2 3 6.7
MUJER 33 73.3 6 13.3 1 2.2 4 8.9 1 2.2

Por otra parte, los resultados obtenidos por ambos sexos es alto, pero

el resto el resto de las respuestas muestran ciertas actitudes lingüísticas

negativas hacia la figura del intérprete. Así pues, una parte del sexo

masculino contestaron que la presencia del intérprete en la escuela es

ridícula (2,2%) frente al sexo femenino que respondió un 8,9%, este

resultado es significativo ya que estamos ante indicio de una actitud

lingüística autosuficiente por parte de la mujer para desenvolverse en el

mundo oyente sin la necesidad de la figura del intérprete, véase gráfico XXIX.

importante”, “importante”, “poco importante”, “tontería “, “me da igual” y “no sabe/no contesta
“.

246
Gráfico XXIX. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la
muestra, respecto a la presencia de un intérprete en la escuela.

90
80
70
60
50 Hombr e
40 Mujer
30
20
10
0
Importante Poco importante Ridículo Me da igual

En suma, el sexo masculino obtiene una actitud lingüística más

negativa que el sexo femenino hacia la presencia del intérprete46 en la

escuela.

8.5.1. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto a la presencia del intérprete en la administración pública, en función

del sexo, complementa al anterior apartado, con el análisis de la presencia

de la figura del intérprete dentro de dos ámbitos laborales (público/privada).

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

la presencia de un intérprete dentro de la administración pública/privada, en

función de la variable sexo47, muestran que el sexo femenino obtiene un

46
Rasgo de la comunidad sorda chistes donde se prescinde de la figura del intérprete
47
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
La presencia de un intérprete en la administración pública/privada, ¿usted considera qué es?, y las
respuestas fueron: “muy importante”, “importante”, “poco importante”, “tontería “, “me da igual” y “no
sabe/no contesta “.

247
mayor porcentaje (95,6%) de la suma de las respuestas “muy importante e

importante” frente al sexo masculino, que obtiene un (88,9%). En este caso,

ambos sexos tienen una mayor actitud lingüística positiva, no obstante el

sexo femenino continúa manteniendo una actitud más positiva hacia la

presencia de la figura del intérprete, véase cuadro 29.

CUADRO 29

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la presencia del intérprete en la


administración, en función de la variable sexo

MUY I. IMP. POCO RIDIC. MDI


TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 30 66.7 10 22.2 3 6.7 0 0 2 4.4
MUJER 35 77.8 8 17.8 1 2.2 0 0 0 0

Siguiendo con los objetivos del presente trabajo de investigación en

relación a la actitud lingüística de la comunidad sorda hacia la presencia del

intérprete dentro de la administración pública y por extensión la privada, en

función de la variable sexo que aparece analizada a través del porcentaje de

las respuestas “un poco” “importante y muy importante” “ridículo” y “me da

igual”, consiste en la opinión que tiene el colectivo sordo de la Comunidad

Valenciana respecto a la figura del intérprete, véase gráfico XXIX.

248
Gráfico XXX. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la
muestra sobre la presencia de un intérprete en la administración

100
90
80
70
60
Hombr e
50
Mujer
40
30
20
10
0
Importante Poco importante Me da igual

Por otro lado, los resultados en porcentajes de la muestra no oyente,

respecto a la presencia de la figura del intérprete dentro de la administración

pública/privada, en función de la variable sexo, indican que parte del sexo

masculino contestaron que la presencia del intérprete en la administración

es “poco importante” (6,7%) frente al sexo femenino que respondió un 2,2%

para “poco importante” y para “me da igual”, de manera que una parte de

ambos sexos presentan una actitud lingüística negativa hacia la presencia

del intérprete, por tanto ello es un indicio, según el ítem anterior, que parte

del colectivo sordo es consciente de prescindir de la figura del intérprete.

Ello se puede obtener con el aumento de la lengua de señas en

diferentes ámbitos de actuación comunicativa, bien con la presencia del

intérprete o bien con un conocimiento mínimo de lengua de señas por parte

del funcionario sordo u oyente, o viceversa. Por lo tanto, el sexo masculino

249
tiene una actitud lingüística negativa respecto la sexo femenino hacia la

presencia del intérprete48 en la administración.

En suma, estadísticamente el colectivo sordo de la Comunidad

Valenciana solicita la necesidad con carácter importante de la presencia del

intérprete de la lengua de señas dentro de la administración. De esta

manera, la comunidad sorda valenciana reivindica a la sociedad que su

lengua esté presente en la administración pública con el objeto de facilitar la

información a este colectivo y eliminar las barreras comunicativas.

8.5.2. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

a la presencia del intérprete en los actos oficiales, en función del sexo,

aparece analizada a través del porcentaje de las respuestas “un poco”

“importante y muy importante” “ridículo” y “me da igual”, consiste en la

opinión que tiene el colectivo sordo de la Comunidad Valenciana respecto a

la figura del intérprete. El siguiente ítem viene a complementar el anterior y el

siguiente apartado sobre la presencia de la figura del intérprete dentro de dos

ámbitos de estudio (público/privada), en relación a la escuela y la

administración.

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

la presencia de un intérprete en los actos oficiales, en función de la variable

48
Rasgo de la comunidad sorda chistes donde se prescinde de la figura del intérprete

250
sexo49, muestran que el sexo femenino obtiene un mayor porcentaje (95,6%)

de la suma de las respuestas “muy importante e importante” frente al sexo

masculino, que obtiene un (84,4%). En este caso, la estadística, en líneas

generales, mantiene la misma perspectiva de resultados siendo significativo

el alto porcentaje obtenido por parte de ambos sexos, que tienen una mayor

actitud lingüística positiva, hacia la presencia de la figura del intérprete,

véase cuadro 30.

CUADRO 30

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la presencia del intérprete en los


actos oficiales, en función de la variable sexo

MUY I. IMP. POCO RID. MDI


TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 27 60 11 24.4 4 8.9 0 0 3 6.7
MUJER 36 80 7 15.6 2 4.4 0 0 0 0

Por otro lado, los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no

oyente, muestran unas actitudes lingüísticas negativas hacia la figura del

intérprete por parte del sexo masculino en las respuestas “poco importante”

6,7%, frente al sexo femenino que obtiene 4,4%, y para la respuesta “me da

igual” que obtiene un 6,7%, véase gráfico XXXI.

49
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
La presencia de un intérprete en los actos oficiales, ¿usted considera qué es?, y las
respuestas fueron: “muy importante”, “importante”, “poco importante”, “tontería “, “me da
igual” y “no sabe/no contesta “.

251
Gráfico XXXI. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la
muestra sobre la presencia de un intérprete en la administración
pública

100
90
80
70
60
H.Púb.
50
M.Púb.
40
30
20
10
0
Im portante Poco importante Me da igual

En suma, los porcentajes obtenidos muestran que parte del sexo

masculino presentan una actitud lingüística negativa significativa hacia la

presencia del intérprete en los actos oficiales, no obstante, a pesar de este

resultado la comunidad sorda es conciente de la necesidad del servicio de

intérprete para comunicarse con la sociedad oyente dentro de su entorno

comunicativo.

8.5.3. La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana respecto

a la presencia de un profesor sordo de apoyo en la enseñanza pública50, en

función del sexo, aparece analizada a través del porcentaje de las

respuestas “un poco” “importante y muy importante” “ridículo” y “me da igual”.

En este sentido, la comunidad sorda valenciana tiene una actitud lingüística

positiva hacia la siguiente pregunta formulada.

50
El cuestionario antes de desarrollarlo en el campo fue revisado por FESORD, la cual optó
por incluir esta pregunta entre otras, ya que les interesaba obtener valores.

252
Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

la presencia de un profesor sordo de apoyo dentro de la escuela, en función

de la variable sexo51, muestran que el sexo femenino obtiene un mayor

porcentaje (97,8%) de la suma de las respuestas “muy importante e

importante” frente al sexo masculino, que obtiene un (96,7%). En este caso,

la estadística, en líneas generales, mantiene la misma perspectiva de

resultados siendo significativo el alto porcentaje obtenido por parte de ambos

sexos, que tienen una mayor actitud lingüística positiva, hacia la presencia de

la figura del intérprete, véase cuadro 31.

CUADRO 31

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la presencia de un profesor sordo


de apoyo en la escuela, en función de la variable sexo

MUY I. IMP. POCO RID. MDI


TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 31 68.9 8 17.8 4 8.9 0 0 2 4.4
MUJER 41 91.1 3 6.7 1 2.2 0 0 0 0

Además, los resultados del cuadro anterior muestran que ambos

sexos son conscientes de la escasa presencia de la lengua de señas dentro

de la escuela. Esto supone que la comunidad sorda de la Comunidad

Valenciana necesita que dentro de la escuela exista un profesor sordo de

apoyo, con su lengua natural, con el fin de facilitar la enseñanza del niño

sordo en su propia lengua materna. No obstante, hoy en día hay colegios

51
La pregunta se formuló de la siguiente forma:
La presencia de un profesor sordo de apoyo dentro de la escuela, ¿usted considera qué es?,
y las respuestas fueron: “muy importante”, “importante”, “poco importante”, “tontería “, “me da
igual” y “no sabe/no contesta “.

253
donde se están aplicando una metodología bilingüe con presencia de

personal sordo de apoyo dentro de las escuelas infantiles.

Por otra parte, los resultados de los porcentajes de la actitud

lingüística de la comunidad sorda hacia la presencia de un profesor sordo de

apoyo dentro de la escuela, en función de la variable sexo, muestran que el

sexo masculino respondieron un 4,4% a la pregunta “me da igual” y 8,9%

para “poco importante”, frente al sexo femenino que obtiene un 2,2%, de

modo que estos resultados indican una actitud lingüística desinteresada

hacia la presencia de un profesor sordo de apoyo dentro de la escuela, véase

gráfico XXXII.

Gráfico XXXII. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto a la presencia de un profesor sordo de apoyo

100
90
80
70
60
Hombr e
50
Mujer
40
30
20
10
0
Importante Poco importante Me da igual

8.5.4. Los índices de la actitud lingüística de la comunidad sorda

valenciana respecto a la presencia de la LSE en los medios de comunicación

254
públicos (TVE, T5, A3, C9 y C37), en función del sexo52, muestran que el

sexo masculino obtiene una mayor puntuación (0.1 televisión pública y 0.08

televisión privada) para la presencia de la lengua de señas en los medios de

comunicación (televisión), frente al sexo femenino, que obtiene 0.06 para la

televisión pública y privada, y ambos se sitúan dentro de un nivel de “nada”

(véase cuadro 32).

CUADRO 32

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (TV


pública/privada), en función de la variable sexo

TV PÚBLICA TV PRIVADA
UN NADA UN NADA NS/NC
POC. POC.
TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 7 15.6 38 84.4 4 8.9 39 86.7 2 4.4
MUJER 8 17.8 37 82.2 3 6.7 41 91.1 1 2.2

Por otra parte, la actitud lingüística de la comunidad sorda hacia la

presencia de la lengua de señas en los medios comunicativos bien de

carácter público o privado, según la variable sexo aparece analizada a

través del porcentaje de las respuestas “un poco” “nada” “bastante” y “no

sabe/no contesta”. En este sentido, la estadística ofrece unos resultados que

se mantienen dentro de nuestra hipótesis partida, en relación a la sustitución

lingüística por la cual la lengua de señas fue desplazada por la lengua oral

con su implicación relación directa en los medios de comunicación,

52
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿En la actualidad usted cree que la
lengua de señas se usa en la televisión, TVE, T5, A3, C9 y C37 y C15? Las respuestas eran
“nada”, “un poco” y “bastante bien”. Los valores que se han asignado a dichas respuestas
son: “nada” = 0, “un poco” = 1, y “bastante bien” = 2.

255
principalmente en la televisión como canal mayoritario de información visual

para las personas sordas, véase gráfico XXXIII.

Gráfico XXXIII. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto a la presencia de la lengua de señas en la
televisión pública, privada, autonómica y local.

100
80
60 Nada
40 Un poco
20
0 H. P úb. M. Púb. H. P r. M. Pr. H. Aut . M. A ut. H. Loc. M. Loc.

Cabe destacar que, la comunidad sorda valenciana tiene constancia y

una actitud lingüística negativa provocada por la sustitución de la lengua de

señas dentro de los ítems analizados durante este estudio. De modo que la

presencia de la lengua de señas es mínima en la medios comunicativos,

véase gráfico XXXIII.

Asimismo, hemos querido ampliar la visión de la lengua de señas hasta

los medios autonómicos y locales, para ver qué presencia hay de la lengua de

señas en ellos, de modo que, si en los medios televisivos dirigidos a una gran

masa de audiencia la presencia es mínima los índices siguientes tendrán una

relación de similitud o menor.

256
Los índices de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia la

presencia de la lengua de señas en los medios de comunicación autonómicos y

locales, en función de la variable sexo53, muestran que el sexo masculino

obtiene una mayor puntuación (0.8) para la presencia de la lengua de señas en

los medios de comunicación autonómicos/locales (televisión), frente al sexo

femenino, que obtiene 0.7, y ambos se sitúan dentro de un nivel de “nada”

(véase cuadro 33).

CUADRO 33

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (TV autónoma/


local), en función de la variable sexo

TV AUTONÓMICA TV LOCAL
B.B. UN NADA UN NADA NS/NC
POC. POC.
TOTAL N % N % N % N % N % N %
HOMBRE 8 17.8 37 82.2 4 8.9 34 75.6 10 22.2
MUJER 1 2.2 13 28.9 31 68.9 2 4.4 36 80 7 15.6

En suma, estos datos mínimos respecto a la presencia de la lengua de

señas en los medios de televisión, indican que las comunidades sordas de la

Comunidad Valenciana ven necesario que se les informe de los

acontecimientos que ocurren dentro y fuera de su ámbito social local usando

la lengua de señas en los medios informativos54.

53
La pregunta fue formulada de la siguiente manera: ¿En la actualidad usted cree que la
lengua de señas se usa en la televisión, TVE, T5, A3, C9 y C37 y C15? Las respuestas eran
“nada”, “un poco”, y “bastante bien”. Los valores que se han asignado a dichas respuestas
son: “nada” = 0, “un poco” = 1, y “bastante bien” = 2.

54
Hoy podemos decir que a nivel autonómico la RTVV emite un informativo especial para
sordos en lengua de señas, a partir de la 16:30 horas, o bien al cierre de la emisión
informativa.

257
8.5.5. La actitud lingüística de la comunidad sorda hacia la emisión

de programas dirigidos a personas sordas y donde se utilice la LSE, según la

variable sexo, aparece analizada a través del porcentaje de las respuestas

“un poco” “importante y muy importante” “ridículo” y “me da igual”.

El siguiente apartado viene a complementar el ítem anterior sobre el

uso y la presencia de la lengua de señas en los medios de comunicación a

través de programas donde se use la lengua de señas

Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

la realización de programas en lengua de señas, en función de la variable

sexo55, muestran que el sexo femenino obtiene un mayor porcentaje (93,3%)

de la suma de las respuestas “muy importante e importante” frente al sexo

masculino, que obtiene un (88,9%) para la realización de programas en

lengua de señas, véase cuadro 34.

CUADRO 34

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (programación


en LSE), en función de la variable sexo

MUY I. IMP. POCO RID. MDI


TOTAL N % N % N % N % N %
HOMBRE 33 73.3 7 15.6 2 4.4 2 4.4 1 2.2
MUJER 36 80 6 13.3 3 6.7 0 0 0 0

55
El cuestionario antes de desarrollarlo en el campo fue revisado por FESORD, la cual optó
por incluir esta pregunta.

258
En líneas generales, la estadística mantiene la misma perspectiva de

resultados positivos siendo significativo el alto porcentaje obtenido por parte

de ambos sexos, lo cual indica una mayor actitud lingüística positiva hacia la

presencia de la lengua de señas en los medios de comunicación, véase

gráfico XXXIV.

Gráfico XXXIV. Porcentajes de la actitud lingüística a través de la


muestra, respecto a la emisión de programas en lengua de señas.

100
90
80
70
60 Importante
Poco importante
50
Ridículo
40
Me da igual
30
20
10
0
H.Púb. M.Púb. H.Pr. M.Pr.

Por otro lado, parte del colectivo sordo masculino una actitud

lingüísticas negativa hacia la presencia de una programación en la lengua de

señas (4,4% para la respuesta “poco importante” frente al sexo femenino

que obtiene un 6,7%, un 4,4% para la respuesta “ridícula” y un 2,2% para la

respuesta “me da igual”), ello es debido a que algunas personas sordas

encuestadas han adquirido conocimientos de lengua oral, lectura, escrita, o

lectura labial y por lo tanto no ven necesario el uso de la lengua de señas.

259
En suma, el sexo masculino obtiene una actitud lingüística negativa

respecto al sexo femenino hacia la presencia de la lengua de señas y la

elaboración de programas de televisión en lengua de señas.

8.6. Actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

respecto al futuro de la LSE, en función del sexo

Las actitudes lingüísticas son: conciencia de la norma, lealtad

lingüística y orgullo.

Una vez que se le formuló a la comunidad sorda valenciana sobre el

uso actual de la lengua de señas por la calle, hemos querido preguntarle qué

opinan sobre el uso de la lengua de señas en el futuro en relación a la actitud

lingüística de la comunidad sorda hacia el uso de la lengua de señas en la

calle y en el futuro, según la variable sexo aparece analizada a través del

porcentaje de las respuestas “más” “igual” “menos” y “no sabe/no contesta”

de los datos obtenidos se vislumbra una actitud positiva.

La actitud lingüística de la comunidad sorda hacia el uso de la lengua

de señas en la calle, según la variable sexo56 aparece analizada a través del

porcentaje de las respuestas “más” “igual” “menos” y “no sabe/no contesta”.

56
La pregunta se formuló de la siguiente manera: ¿Según su opinión en el futuro la lengua
de señas debería usarse más, igual o menos que se usa actualmente?, y las respuestas
fueron: “más”, “menos”, “igual”, y ” no sabe/no contesta”

260
Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra no oyente hacia

el uso de la lengua de señas por la calle, en función de la variable sexo57,

muestran que el sexo femenino obtiene un mayor porcentaje (84,4%) frente

al sexo masculino, que obtiene un (73,3%) para la respuesta “más”, es decir,

las personas sordas opinan que se debería usar más la lengua de señas

desde ahora hasta el futuro, véase cuadro 35.

CUADRO 35

Porcentajes de la actitud lingüística de la muestra a través de la variedad LSE (opinión usar la


LSE), en función de la variable sexo

MÁS IGUAL MENOS NS/NC


TOTAL N % N % N % N %
HOMBRE 33 73.3 9 20 0 0 3 6.7
MUJER 38 84.4 4 8.9 0 0 2 4.4

Por otro lado, el sexo femenino opina que la lengua de señas se

debería usar igual en el futuro la calle (20%) frente al sexo masculino que

obtiene un porcentaje menor (8,9%). De manera que nos mantenemos en el

porcentaje positivo sobre el uso de la lengua de señas por la calle en el

futuro véase gráfico XXXV.

57
El cuestionario antes de desarrollarlo en el campo fue revisado por FESORD, la cual optó
por incluir esta pregunta.

261
Gráfico XXXV Porcentajes de la actitud lingüística a través de la
muestra, respecto al uso de la lengua de señas en el futuro

90
80
70
60
50 Hombr e
40 Mujer
30
20
10
0
Más I gual Menos NS/NC

En suma, la comunidad sorda valenciana opina, en líneas generales,

que la lengua de señas debería usarse más por la calle, destacando que el

sexo femenino tiene una actitud lingüística más positiva hacia el uso de la

lengua de señas por la calle. De modo que, se menta que el sexo femenino

es mucho más consciente de la implicación que tiene la lengua de señas en

su entorno social.

262
9. CONCLUSIONES

El objetivo específico del trabajo era plantear la situación sociolingüística

de la LSE en la Comunidad Valenciana y ofrecer la situación social y jurídica de

la LSE, en un amplio contexto de globalización económica y de respeto a la

diversidad cultural y lingüística de las minorías lingüísticas, dentro de las

claves del siglo XXI. Todas las lenguas de señas se enriquecen con el contacto

lingüístico y reflejan las necesidades sociales y culturales de los señantes.

Sin embargo, cualquier comunidad de señas minoritaria que no se

percate de las coordenadas globalizadoras del mundo que nos ha tocado vivir,

y no se implique en la necesaria defensa de la diversidad lingüística y cultural,

será testigo de cargo de la implacable sustitución de las lenguas minoritarias

que se nos viene encima durante este siglo.

De modo que para poder introducir que la comunidad de señas está

preparada para aceptar el concepto de bilingüe, debemos plantearnos que

desde principio de siglo el concepto de “bilingüismo” ha estado asociado a un

dominio idéntico de dos lenguas, y así han sido muchos los autores los que

lo han definido. Entre otros: L. Bloomfield (1933, pág. 64): “control de dos

lenguas como si ambas fueran maternas”, A. R. Jr. Diebold (1961, pág. 111)

amplió el concepto de bilingüismo incluyendo el conocimiento pasivo de la

263
lengua, U. Weinreich (1953, pág. 17) consideró que sus observaciones sobre

el bilingüismo eran aplicables al multilingüismo, fenómeno que define como el

hábito de usar alternativamente tres o más lenguas, y para W. F. Mackey

(1976, pág. 9), el bilingüismo es la alternativa de dos o más lenguas, lo cual

supone la existencia de dos comunidades monolingües diferentes, aunque no

implica la existencia de una comunidad bilingüe.

Hemos tenido en cuenta que el multilingüismo ha sido estudiado bajo

los aspectos lingüísticos y sociales como comportamiento individual y como

fenómeno de grupo con las aportaciones teóricas de U. Weinreich (1953),

Ch. A. Ferguson (1959) y J. A. Fishman (1969) y por otra parte, F. Gimeno

(1984) trabajó y propuso tres etapas o fases en los estudios sociolingüísticos

del multilingüismo:

a) lenguas en contacto, basada en las medidas de interferencia.

b) diglosia y conflicto lingüístico, como estudio del comportamiento

individual integrado en las normas sociolingüísticas de la

comunidad de habla, y

c) variacionismo, que intenta explicar la competencia

sociolingüística de las comunidades de habla bilingüe bajo la

forma de probabilidades teóricas.

Así pues, en una situación de lenguas en contacto, es decir cuando

un individuo o grupo que utiliza normalmente una lengua A adquiere una

lengua B, pueden presentarse varias soluciones:

264
a) sustitución lingüística, cuando la lengua B queda sustituida totalmente

por la lengua A. Así por ejemplo, respecto a la comunidad sorda los

datos históricos habrían planteado que la LSE ha sido sustituida por

las lenguas orales en general.

b) interferencia y cambio de código, cuando se da un uso alternativo de

las dos lenguas. Así por ejemplo, la seña “por fin” el sordo señante por

influencia de la LE al señarlo, realiza la seña correspondiente más la

labiolectura (por+fin), y

c) amalgama de A y de B en una nueva gramática (C). Así por ejemplo,

el español señado se ha podido incluir en este apartado, pero no

procede, ya que el español señado respone a un calco de la lengua

española por parte de la LSE a nivel sintáctico y léxico.

Según F. Gimeno (1981, págs. 341-373), todo hablante es

básicamente bilingüe, en función de la adquisición de la variedad oral en el

ámbito familiar y de la enseñanza de la variedad escrita en el ámbito público.

La diferenciación sociolingüística puede ser más fácilmente reconocible en

los repertorios bilingües que en los monolingües. El estudio del

multilingüismo puede contribuir a la clarificación y solución de los problemas

básicos, teóricos y metodológicos, con los que se enfrenta la lingüística

contemporánea. Las divergencias lingüísticas y el cambio lingüístico han sido

estudiados como disciplinas separadas, dialectología y lingüística histórica.

La teoría sociolingüística multilingüe puede ofrecer una alternativa

265
socialmente auténtica para la investigación teórica de la evolución lingüística

en general.

Se ha intentado describir el multilingüismo por categorías, dicotomías

o escalas y se ha diferenciado entre bilingüismo “pasivo”, “integral”,

“diglósico”, “regional”, “estable” o “inestable”, “progresivo” o “regresivo”. El

uso de dos o más variedades lingüísticas por un mismo individuo o

comunidad conduce generalmente a la interferencia lingüística,

tradicionalmente conocida como “préstamo”. Los hablantes dentro de la

comunidad de habla, se influyen mutuamente y producen la convergencia

lingüística. La imitación es parte de una tendencia colectiva convergente, que

está en función de la intensidad del contacto, clase y contacto social. El

poder de dominio de una lengua es relativo y está en función de las otras

lenguas con las que se hallan en contacto. La atracción entre lenguas

dependerá de la distancia geográfica, interlingüística y de dominio.

9.1 Este estudio sociolingüístico sobre el proceso de normalización

social y jurídica, que implica la normalización académica (docente e

investigadora) de la LSE, se ciñe a las propuestas de los siguientes apartados:

1. La comunidad de señas de la LSE debe responder en el presente y el

futuro próximo al desafío inmediato que plantean dos características

fundamentales de principios del siglo XXI: la globalización económica y la

normalización social de la LSE. La globalización económica debe canalizarse a

266
través de un respeto absoluto a la diversidad lingüística y cultural de los

pueblos, y constituir así dos corrientes actuales de presión medioambiental. Es

necesario frenar la globalización cultural y la anglización, a partir de preconizar

un respeto a la diversidad cultural y lingüística de los pueblos, tal como propuso

la ONU, y sancionó el pleno de la 33ª Convención General de la UNESCO.

2. Un gran capítulo de la sociolingüística del multilingüismo social se

centra actualmente en la investigación sobre la LSE. Sin dejar de reconocer la

complejidad lingüística de una lengua de señas, su análisis no debe limitarse

sólo al sistema de señas en sí, sino que debe tener en cuenta contextos más

amplios, como la sociedad, la cultura y la situación comunicativa. Frente a

estudios estrictamente lingüísticos, contamos con escasos análisis

sociolingüísticos de la LSE. Las recientes investigaciones sobre el desarrollo

cognitivo y lingüístico de los niños sordos exigen el uso de la lengua materna

(LSE) en la etapa preescolar y la primaria, y la conveniencia de una educación

bilingüe que plantee la LSE como primera lengua y la variedad oral como

segunda lengua.

3. Es más, dicho apartado implica además el análisis de la comunicación

e interacción entre la comunidad no oyente y la oyente, a partir de la necesidad

de que la sociedad asuma la realidad multilingüe de nuestro contexto

sociocultural, y contemple la importancia de la enseñanza / aprendizaje de las

variedades lingüísticas implicadas. Debe insistirse en la concienciación

lingüística, social y cultural de la comunidad de señas, e implicarse en el

267
reconocimiento social de la LSE y en su trasmisión familiar, así como en la

supresión de las numerosas barreras de comunicación a las que día a día se

enfrenta la persona sorda. Sin embargo, debe denunciarse la gran limitación

de la barrera comunicativa que ha supuesto en el pasado la enseñanza

tradicional al grupo no oyente. La superación entraña el conocimiento claro de

que hay una base científica para enseñar la LSE como primera lengua.

4. Con el fin de superar las barreras comunicativas y conseguir la

normalización social de las lenguas de señas en España se ha promulgado la

“Ley 27/2007 por la que se reconocen las lenguas de señas españolas y se

regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de la personas sordas, con

discapacidad auditiva y sordociegas”. La ley busca incrementar el grado de

protección y de seguridad jurídica de sus contenidos, por el cual se prevén los

efectos jurídicos que llegarán a tener el aprendizaje y uso de las lenguas de

señas y de los medios de apoyo a la comunicación oral. De acuerdo con ello,

se aspira a que la norma legal no se limite únicamente a efectuar una

declaración programática a favor de un grupo social débil, sino que va más allá.

Por una parte, con el establecimiento de las vías capaces de garantizar a las

personas con discapacidad auditiva el ejercicio de los derechos y libertades

constitucionales, que legítimamente les corresponden como ciudadanos de un

Estado social y democrático de Derecho: en especial, el libre desarrollo de su

personalidad y su formación en el respeto de los derechos fundamentales y

libertades públicas, principalmente a través del derecho a la educación, y su

plena participación en la vida política, económica, social y cultural. Y por la

268
otra, con la previsión de una serie de medidas y garantías que tiendan a

asegurar su eficacia frente a los poderes públicos y frente al resto de los

ciudadanos.

5. Asimismo, dicha ley plantea la creación de dos nuevos órganos

especiales: a) el Centro Español del Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA),

cuya finalidad consiste en investigar, fomentar, promover iniciativas, coordinar

actuaciones y extender la subtitulación y la audiodescripción como medios de

apoyo a la comunicación de las personas sordas, con discapacidad auditiva y

sordociegas, aunque dicho Centro ya se creó anteriormente por vía

reglamentaria, y b) el Centro de Normalización Lingüística de la LSE, cuya

constitución se establece en la Ley con el cometido de fomentar (al más alto

nivel académico y social) el empleo de las lenguas de señas y de velar por su

buen uso. Dicho Centro debería contar en su plantilla con profesionales

expertos en lenguas de señas y en sociolingüística, y desarrollaría sus

acciones a partir de consultas y de la formalización de convenios con las

Universidades y las entidades representativas de las personas sordas y de sus

familias.

6. El informe coordinado por la Universidad Complutense de Madrid, con

la colaboración de 13 universidades españolas, sobre un “Estudio preliminar

para la constitución del Centro de Normalización e Investigación Lingüística de

la LSE” fue y sería una una excelente propuesta para avanzar en la

269
materialización de la normalización lingüística de la LSE desde un punto de

vista académico y no político.

7. La configuración y constitución de la Red Interuniversitaria para la

Investigación y Docencia de las Lenguas de Señas es un proyecto necesario

para la normalización académica (docente e investigadora) de la LSE, y la

expectativa creada es la opción mejor y más adecuada.

8. El Gobierno español debe contar con la Red Interuniversitaria para la

Investigación y Docencia de las Lenguas de Señas para la gestión del Centro

de Normalización Lingüística de la LSE y la propia universidad de Valladolid

dentro del Centro de Normalización e Investigación Lingüística de la Lengua de

Señas Española.

9.2 Con respecto a la situación sociolingüística de la LSE en la

Comunidad Valenciana, los resultados son los siguientes: a) la población de

señas estudiada (a nivel familiar) son descendientes de padres oyentes, a

pesar de que los encuestados son discapacitados auditivos usuarios de la

lengua de señas, b) a nivel de estudios de los encuestados, son escasos los

resultados obtenidos de aquellos informantes que poseen estudios primarios,

bachiller, y un mínimo de estudios universitarios (finalizados o sin finalizar), c)

a nivel laboral, los informantes no poseen trabajo fijo (acceso por oposición),

debido a su grado de discapacidad y a la adquisición de estudios están

270
abocados al paro y al mantenimiento por las ayudas de la administraciones

públicas (certificado del grado de minusvalía) y privadas, d) a nivel de

pertenencia de clase social, los informantes se sitúan en grupos

socioeconómicos, particularmente dentro del grupo medio-bajo y del medio-

medio, e) se demuestra que la competencia comunicativa en las lenguas

autonómicas (español y valenciano) de la comunidad de señas de la

Comunidad Valenciana es mínima, ya que la falta de una enseñanza pública

en LSE en el pasado muestra una gran deficiencia en las competencias de

lectura y escritura.

1. Por lo tanto en el capitulo de la competencia comunicativa, el sexo

masculino obtiene una mayor puntuación en la comprensión de la lengua de

señas frente al sexo femenino, que queda a escasa distancia del hombre, y

ambos se sitúan dentro de un nivel de “bastante bien”. Pero el sexo femenino

supera al masculino en comprensión en LE, he aquí el dato de movilidad social

por parte del sexo femenino. Y respecto a la lengua catalana/valenciana oral el

sexo masculino supera al femenino (escaso nivel obtenido por parte de ambos

sexos), debido a la incorporación laboral del hombre sordo, tanto en trabajos

manuales (carpintería…), en el campo donde se usa el catalán/valenciano.

Así pues, todas las personas sordas conocen dos de las variedades más

generales del repertorio lingüístico, las cuales utilizan en función de la situación

comunicativa y sitúa el análisis dentro de los estudios bilingües o multilingües.

Asimismo, constatamos la manifestación de la dinámica sexual de la mujer

271
sorda hacia la comunicación/expresión en las variedades más generales del

repertorio lingüístico de la Comunidad Valenciana, aunque solo supera

ligeramente al hombre.

2. El sexo femenino supera en la comunicación lecto-escrita castellana

frente al sexo masculino y en lecto-escritura catalana/valenciana el sexo

masculino supera al sexo femenino, ambos se sitúan dentro de un nivel

mínimo. Así pues, los índices de la comunicación en lecto-escritura

castellana y catalana/valenciana de la comunidad sorda de la Comunidad

Valenciana, nos muestran la dinámica sexual de la mujer no oyente hacia la

comunicación lecto-escrita en la variedad mayoritaria del mundo oyente, es

decir, la lengua española lecto-escrita.

En suma, la omnipresente comunicación oral del castellano aparece

reflejada en la atención que presenta el sexo femenino en su primera

infancia, frente a la dinámica masculina en la lengua de señas

3. El sexo femenino obtiene un mayor porcentaje en el uso de la

lengua de señas frente al sexo masculino y en la comprensión de otras

lenguas fuera de contexto comunicativo española y hacia la lengua de señas

fuera de la comunidad de señas española. Por tanto, los índices de

comprensión hacia las variedades de lenguas de señas implicadas dentro y

fuera del contexto social de la comunidad sorda valenciana, en función de la

variable sexo, muestran una ligera manifestación social de la dinámica sexual

272
de la mujer no oyente hacia la comprensión de las variedades de señas de

otra comunidad sorda distinta (autonómica o extranjera). En este sentido, las

comunidades sordas de la Comunidad Valenciana son básicamente

multilectales, ya que se basarían en una covariación entre los tres

(sub)sistemas de un único repertorio lingüístico. La población sorda

respondería a un esquema comunicativo de bilingüismo activo o pasivo, y por

otra es evidente, que la dinámica sexual de la mujer sorda hacia las

variedades de señas de otras comunidades sordas, es mayor que el hombre.

No obstante, ambos sexos determinan una comprensión decreciente de

lengua de señas de mayor a menor cuando aumenta la distancia entre las

diferentes comunidades.

4. Por otra parte, un gran capítulo de la sociolingüística del

multilingüismo se centra actualmente en la investigación sobre la "lengua de

señas". Frente a estudios estrictamente lingüísticos, no contamos hoy con un

análisis sociolingüístico de la lengua de señas en España. En este sentido,

nuestra aportación intenta cubrir este hueco en la bibliografía española, y llamar

la atención sobre la necesidad de potenciar las encuestas sociolingüísticas, con

el fin de conocer los diversos componentes de la competencia comunicativa,

actuación comunicativa y actitudes lingüísticas de los no oyentes. En nuestro

caso particular, dicho apartado implica además el análisis de la comunicación e

interacción entre la comunidad no oyente y la oyente, a partir de la necesidad

de que la sociedad asuma la realidad multilingüe de nuestro contexto

sociocultural, y contemple la importancia de la enseñanza/aprendizaje de las

273
tres variedades lingüísticas implicadas (lengua de señas, valenciano y

castellano). Debe plantearse despertar la conciencia social y luchar por el

reconocimiento social de la lengua de señas, así como por la supresión de las

numerosas barreras de comunicación a las que día a día se enfrenta el sordo.

5. El método de enseñanza de la "comunicación total" o de la enseñanza

bilingüe para sordos es el que simultanea ambas lenguas desde la etapa

preescolar y primaria. Al final de la etapa preescolar, a los cinco años, los niños

sordos son conscientes de que hay dos códigos, ya que por un lado

comprenden y se expresan en lengua de señas, y por el otro han comenzado el

aprendizaje articulatorio de los sonidos y la lectura labial. Tras la enseñanza

primaria, los niños sordos son bilingües. Antes que hacer del niño sordo un

adulto oyente, hemos de conseguir del niño sordo un adulto sordo, con

posibilidades de acercarse al oyente.

6. Asimismo, conviene manifestar que la educación de los niños sordos

viene marcada hoy por la falta de profesionales preparados para hacer frente a

la nueva corriente de la educación bilingüe. Hay que incorporar a los profesores

sordos titulados a este tipo de enseñanza, ya que nadie conoce mejor la

lengua de señas. En España todavía no contamos con ninguna universidad

para sordos, como se cuenta con la universidad Gallaudet College de

Washington. Sin embargo, debe denunciarse la gran limitación de la barrera

comunicativa que ha supuesto en el pasado la enseñanza tradicional al grupo

no oyente. La superación entraña el conocimiento claro de que hay una base

274
científica para enseñar la lengua de señas como primera lengua y la oral como

segunda.

En este sentido, la situación general de la lengua de señas con respecto

a la lengua oral no es la de un conflicto lingüístico, sino que estaríamos ante

una situación diglósica, relativamente estable, en la que el aprendizaje de la

variedad A (oral o señada) implica un claro desplazamiento lingüístico con

expectativas de promoción social y modificación de la condición social. Existen

diferencias sociolingüísticas entre el hombre y la mujer. Las diferencias en los

comportamientos sociolingüísticos de los dos sexos son un universal del

comportamiento lingüístico, y dicha universalidad se encuentra

etnográficamente documentada en casi todas las culturas del mundo. Las

diferencias sociolingüísticas entre hombres y mujeres en nuestro contexto

occidental surgen de un conjunto definido de actitudes: hombres y mujeres son

diferentes socialmente, porque son diferentes los patrones educativos y

distintos los roles sociales asignados a ambos sexos.

7. Otras de las conclusiones a las que se llega es que respecto a la

actuación comunicativa de la muestra no oyente a través de las variedades

LSE, LOE y LOC, el sexo femenino supera al masculino en la relación

paterna (padre/madre), hay una tendencia hacia un uso mayor de la LOE que

la LSE, y por otra parte, la relación filial (hijo-pareja) la LSE es la lengua que

predomina en la actuación comunicativa familiar bilingüe, en función de

matrimonios monolingües o mixtos, con consciencia de la situación diglósica

275
que se presenta en este estudio. En confrontación al desplazamiento

lingüístico inverso, que se origina dentro del ámbito laboral en relación con

sus jefes y compañeros de trabajo como exigencia del cambio social e

integración social, pero entre compañeros señantes se usa la LSE. Y

persiste la superación del sexo femenino respecto al uso de la LSE en

relación con los amigos

8. La actuación comunicativa de la comunidad de señas de la

comunidad valenciana se presenta hacia una tendencia de bilingüismo y

diglosia estable por parte de las comunidades sordas, en relación al uso de la

lengua de señas dentro del contexto asociativo, laboral y familiar. Cabe

destacar descriptivamente que la comunidad sorda valenciana se puede

considerar como una comunidad bilingüe activa con predominio del

castellano oral sobre la lengua de señas, de manera que la dinámica paterna

(encuestado - padre) contrasta con la materna (encuestado - madre) y

experimenta un descenso general respecto al uso de la lengua de señas y la

lengua española, es decir, la figura de la madre es el principal medio de

trasmisión de la lengua de señas o bien de la lengua española oral.

La actuación comunicativa bilingüe del ámbito familiar (relación

paterna y filial) en función del sexo, muestra hasta qué punto el

desplazamiento lingüístico se ha impuesto como exigencia del cambio social,

y si se ha independizado de dicha movilidad e integración social. Los

276
porcentajes de la actuación bilingüe del ámbito familiar sordo nos ofrecen

una dinámica sustitutiva por parte del padre.

9. El sexo femenino supera al masculino en el uso obtiene una mayor

puntuación respecto al uso de la LOE dentro del pequeño comercio y grande

comercio, con el apoyo de la articulación o en papel escrito. De modo que el

desplazamiento lingüístico se ha verificado en general dentro de la relación

comercial formal (gran comercio) o menos formal (pequeño comercio) en la

Comunidad Valenciana y se encuentra en relación con la socialización y

educación de los hijos. Este desplazamiento con movilidad social manifiesta

la diglosia entre la lengua española para el uso formal oral y la lengua de

señas para el uso familiar y asociativo, lo cual origina que una parte de la

comunidad de señas sea competentes en la lengua española (lecto-escrita u

oral). Por consiguiente, la dinámica diglósica de la lengua de señas, como

veníamos comentando, se impune como un acceso a la educación por parte

del niño sordo, que ha propiciado el desplazamiento de la lengua de señas

hacia ámbitos familiares y de los amigos (asociación).

De manera que se obtiene una comunidad sorda diferenciada dentro

del ámbito comunicativo formal e informal con tendencia a una actuación

comunicativa bilingüe superando el sexo femenino al masculino:

277
a) bilingüismo activo con predominio de la lengua de señas sobre la lengua

española en el contexto sordo y bilingüismo activo con predominio del

castellano oral sobre la lengua de señas, en el contexto oyente,

b) bilingüismo pasivo con dominio del castellano (lectura labial) en el contexto

oyente.

10. La actuación comunicativa respecto al uso de la lengua española

o lengua catalana (valenciano) en documentos y en otra lengua, el sexo

femenino supera al sexo masculino, aunque la lengua española es la que

obtiene mayor valoración de uso.

11. Siguiendo las líneas conclusivas de investigación de Fasold (1984)

et al., la actitud lingüística se determina mediante un índice afectivo,

cognoscitivo o conativo de las reacciones evaluativas, hacia las diferentes

variedades lingüísticas (lengua de señas, castellano, valenciano u otra lengua),

una variable sociolingüística de una lengua dada, el uso de una variedad

determinado en un ámbito específico, o una lengua como marcador de grupo.

Así pues, la situación sociolingüística de las comunidades de señas,

muestra una actitud lingüística negativa hacia la lengua española oral y la

LSE en el ámbito público. Así pues, el conocimiento de la lengua española

oral por parte de un número de personas sordas sería el sociolecto marcado

por el estigma social en el contexto sordo de la comunidad sorda valenciana

278
propiamente dicha. La lengua de señas sería el sociolecto no marcado en el

contexto sordo de las comunidades sordas valencianas.

Por consiguiente, la jerarquización de funciones caracterizaría esta

fase multilingüe de la diglosia estable, y suscitaría la oposición

sociolingüística lengua de señas/lengua española oral en función de la

persona Sorda/sorda.

La actitud lingüística de las comunidades sordas valencianas se podría

caracterizar como un modelo hipotético directamente relacionado con el

comportamiento lingüístico o con las respuestas señales verbales a cualquier

conjunto de estímulos.

12. Los resultados del capitulo sobre la actitud lingüística de la

comunidad sorda valenciana a través de la muestra no oyente recogida en

relación a la persona que ha influido en el aprendizaje de la lengua de señas

española, muestran que el sexo masculino supera a la mujer, respecto a la

influencia asociativa (las asociaciones son puntos principales del movimiento

sordo y amistades, los profesores, además de que la lengua de señas estará

presente en los distintos ámbitos familiares) para el conocimiento de la

lengua de señas. Por otra parte, el sexo femenino supera al masculino por lo

tanto la influencia de los amigos es otra vía más de transmisión para

aprender la lengua de señas. Y ambos sexos se nivelan en la enseñanza y

aprendizaje de la lengua de señas por parte de los padres.

279
13. Los porcentajes de la actitud lingüística de la muestra hacia el uso

de la lengua de señas por la calle ambos sexos obtienen el mismo resultado

para la respuesta “sí”. Por otra parte, el sexo masculino obtiene un mayor

porcentaje en ambas respuestas de “no y me es indiferente”. De modo que,

el grado descriptivo de intolerancia hacia el uso de la LSE es, en líneas

generales, equilibrada por parte de ambos sexos, no obstante, el porcentaje

de la tolerancia, la motivación y movilidad social es inferior, con la distinción

de la actitud del sexo masculino frente al femenino. Ello muestra la existencia

de una cierta intolerancia activa minoritaria y un nivel de aceptabilidad activa

significativa hacia el uso de la lengua de señas por la calle por ambos sexos,

con la superación del sexo masculino al femenino.

La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana hacia el uso de

la lengua de señas por la calle se destaca por una actitud en cierta medida

negativa por parte del sexo masculino, de manera que él mismo tiene

conciencia de la presencia de una L1 mayoritaria.

14. Respecto al uso del registro hablado de la lengua española de los

resultados de aceptabilidad pasiva, obtenido de la muestra recogida y en los

porcentajes de las actitudes por la calle muestran que el grado descriptivo de

aceptabilidad pasiva de la lengua española oral, en líneas generales, es

superior por parte del sexo masculino frente al femenino.

280
Por consiguiente, nuestra hipótesis sobre la dependencia entre la

actitud respecto del grado de tolerancia activa o pasiva de la lengua española

oral y los señantes de la comunidad sorda valenciana en relación al sexo es

similar hacia la lengua de señas.

En suma, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana

hacia el uso de la lengua oral española por la calle se destaca por una actitud

lingüística negativa hacia la lengua española oral similar por parte del sexo

femenino, de manera que se demuestra una conciencia presencial de una L2

(LSE) minoritaria dentro de su contexto social.

Los resultados obtenidos sobre la actitud lingüística de la muestra no

oyente hacia el uso de la lengua de señas dentro de la comunidad

valenciana, el sexo femenino supera al masculino, de modo que luego el

sexo femenino tiene una conciencia lingüística mayor hacia el uso de la

lengua de señas española para la comunicación entre el colectivo sordo de la

Comunidad Valenciana, aunque el grado descriptivo de tolerancia activa

hacia la comunicación en lengua de señas es mayoritaria por parte de ambos

sexos.

Así pues, el porcentaje obtenido de aceptabilidad pasiva y activa

dentro de la comunidad sorda valenciana se mueve dentro de coordenadas

de tolerancia hacia la comunicación en lengua de señas española. Asimismo

281
hay intolerancia activa mínima hacia la lengua de señas por parte del sexo

masculino.

De manera que, nuestra hipótesis sobre la dependencia entre la

actitud lingüística respecto del grado de tolerancia activa o pasiva hacia la

comunicación en la lengua de señas dentro de la Comunidad Valenciana y

los señantes de la comunidad sorda valenciana en relación al sexo es real.

Por otro lado, las diferencias entre los señantes de la comunidad sorda

valenciana que rehúsan (o no) activa o pasivamente la comunicación en

lengua de señas española son ambas estadísticamente significativas: “sí“ -

“no” activas (75,6% y 80%) y “sí” - “no” pasivas (17,8%) para un nivel de

confianza del 95%.

La actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana hacia la

comunicación en lengua de señas dentro y fuera de la comunidad

valenciana, presenta una actitud lingüística positiva por parte de ambos

sexos destacándose el sexo femenino, que tiene, pues, una conciencia

lingüística mayor hacia el uso de la lengua de señas española para la

comunicación entre el colectivo sordo que vive en Comunidad Valenciana,

España y fuera del territorio nacional y con el colectivo sordo internacional.

Por lo tanto, el porcentaje obtenido de aceptabilidad dentro de la

comunidad sorda valenciana se mueve entre coordenadas de tolerancia e

intolerancia hacia la comunicación en lengua de señas con el colectivo

282
internacional, pero destaca la intolerancia activa mayor hacia la lengua de

señas como medio de comunicación por parte del sexo masculino.

El colectivo sordo de la Comunidad Valenciana es consciente de la

utilización de la lengua de señas como medio de comunicación, dentro de su

comunidad y en ámbitos superiores (nacional e internacional). La actitud

lingüística en función de la variable sexo, es positiva entre el sexo femenino y

negativo entre el sexo masculino con las comunidades de sordos, en un

segundo término, con las comunidades de ámbito nacional y en tercer

término, con las comunidades de ámbito internacional.

15. Los resultados de la actitud lingüística de la comunidad sorda

respecto a la presencia de la lengua de señas en la escuela y el

conocimiento de la LSE por parte del profesorado, el sexo femenino obtiene

una mayor puntuación en la respuesta frente al sexo masculino. Pero ambos

sexos han obtenido un porcentaje medio proporcional en la respuesta “nada”

y “sí”, es estadísticamente significativo, ya que la comunidad sorda

valenciana es consciente de la poca presencia de la lengua de señas en la

escuela, por lo que nuestra hipótesis es corroborada ya que la diglosia

estable desplaza la lengua de señas con movilidad social entraña la

configuración de la lengua española como variedad estándar, y relega la

lengua de señas a una variedad vernácula. Luego, la actitud lingüística de la

comunidad sorda valenciana refleja que la presencia de la lengua de señas

es mínima dentro de la escuela, hasta la fecha de hoy, y que corrobora la

283
escisión sociolingüística de la diglosia estable en función de dos variables

diversificadas funcionalmente (variedad pública frente a variedad privada),

con la instauración del aprendizaje de la lengua española para la promoción

social y la consiguiente movilidad social.

Por tanto, la actitud lingüística de la comunidad sorda valenciana es

muy positiva hacia el conocimiento de la lengua de señas por parte del

profesorado, puesto que vislumbra una necesidad imperiosa de que se les

explique en su propia lengua con el fin de que el niño sordo pueda

desarrollarse cognitiva y paralelamente con el niño oyente dentro de un

sistema de educación bilingüe

16. Los resultados son positivos respecto a la actitud lingüística de la

comunidad sorda hacia el uso de la lengua de señas y la lengua española el

sexo masculino supera al femenino y la lengua catalana-valenciana, ambos

sexos por igual o las tres lenguas en el futuro muestra que el sexo femenino

supera obtiene un mayor puntuación en las respuestas y en “las tres lenguas”

frente al sexo masculino, de modo que el comportamiento multilingüe de las

comunidades de señas se debe su competencia comunicativa y al

conocimiento del contexto comunicativo de la Comunidad Valenciana. Y la

importancia de la presencia de la LSE en los estudios, ambos obtienen

resultados positivos, aunque el sexo femenino supera al masculino.

284
17. La actitud lingüística positiva de la comunidad sorda hacia la

presencia de la lengua de señas en la administración pública y la privada y

actos oficiales para eliminar las barreras de comunicación (mediante

personal sordo o intérpretes) muestra que es muy importante (por parte de

ambos sexos), pero supera en los resultados el sexo femenino. De modo que

se deduce que la presencia de la lengua de señas dentro del ámbito de la

administración es mínima. Mientras que ambos sexos, superando el sexo

masculino al femenino dice que no se usa “nada” la lengua de señas.

De manera que, la comunidad de señas valenciana es consciente de

la poca presencia de la lengua de señas en los actos oficiales, así como

también dentro de la administración pública/privada y en las escuelas.

Aunque su actitud lingüística positiva es alta hacia el uso de la lengua de

señas por parte de ambos sexos) en las conferencias públicas y otros

ámbitos de actuación, aunque el sexo femenino supera al masculino, con el

fin de recibir la información al igual que los oyentes. De que la comunidad de

señas de la Comunidad Valenciana solicita al resto de la sociedad oyente un

mayor conocimiento y uso de la lengua de señas española.

18. La actitud lingüística de la comunidad sorda hacia la presencia

del intérprete dentro de la escuela pública y por extensión la privada, en los

actos oficiales y en al administración pública y privada muestran ambos

sexos resultados positivos, pero el sexo femenino supera al masculino tanto

en la presencia como en su presencia “ridícula” indicio de una actitud

285
lingüística autosuficiente por parte de la mujer para desenvolverse en el

mundo oyente sin la necesidad de la figura del intérprete. No obstante, a

pesar de este resultado la comunidad sorda es conciente de la necesidad del

servicio de intérprete para comunicarse con la sociedad oyente dentro de su

entorno comunicativo.

19. La actitud lingüística de la comunidad sorda hacia la presencia de

persona sorda o concretamente, la presencia de un profesor sordo de apoyo

dentro de la escuela pública es positiva (“muy importante” e “importante” para

ambos sexos, aunque el sexo femenino supera la masculino. Ello denota la

escasa presencia de la lengua de señas y las dificultades de incorporación

de medios humanos presenciales dentro del aula, aunque esta figura es

mínima (escuelas infantiles), lo que nos encontramos son profesores con

competencias en la lengua de señas o intérpretes profesionales dentro de

modelos bilingües de enseñanza.

20. Respecto a la actitud lingüística negativa de la comunidad sorda

valenciana hacía los medios de televisión respecto a la presencia de la

lengua de señas en los medios de comunicación públicos y privados

nacionales, autonómicos y locales (TVE, T5, A3, C9 y C37) nos indican la

escasa presencia de la lengua de señas por parte de ambos sexos,

superando ligeramente el sexo masculino al femenino, esta situación

sociolingüística se plantea en relación a la sustitución lingüística por la cual la

286
lengua de señas es desplazada por la lengua oral con su implicación relación

directa en los medios de comunicación, principalmente en la televisión como

un canal mayoritario de información visual para las personas sordas. Pero

por otra parte, su actitud lingüística positiva por parte de ambos sexos,

superando el sexo femenino al masculino se plantea como una necesidad de

la presencia de la lengua en los medios públicos y privados como en la

programación con presencia de la lengua de señas española.

21. La actitud lingüística positiva de la comunidad sorda valenciana

respecto a la presencia de la lengua de señas por la calle y su uso en el

futuro, el sexo femenino supera al masculino respecto a su uso (“igual y

más”) y muestra su conciencia e implicación de la lengua de señas en

entorno social.

22. La opinión y la actitud lingüística de la comunidad sorda

valenciana respecto al reconocimiento oficial de la lengua de señas son

positivas por parte ambos sexos, superando el sexo femenino al masculino

respecto a la importancia de su reconocimiento, el cual se ha conseguido

con la Ley 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas

de señas españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral

de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas, pero

escasamente se aplica a fechas actuales.

287
La comunidad de señas de la Comunidad Valenciana solicitaba en

este cuestionario a la sociedad la necesidad con carácter importante del

reconocimiento oficial de la lengua de señas como lengua natural para la

comunicación entre los sordos y los oyentes.

Este estudio sociolingüístico ofrece los resultados por los que la

comunidad de señas de la Comunidad Valenciana presenta (en el capitulo de

actitudes lingüísticas) a la sociedad que su lengua natural (la lengua de

señas) esté presente en los estudios, la administración pública/privada, los

actos oficiales y los medios de comunicación con el objeto de facilitar la

integración social de las personas sordas, en todos los contextos sociales y

el reconocimiento oficial de la lengua de señas española (lengua natural de

las personas sordas que no pueden desarrollar la lengua oral por diferentes

motivos, que sería tema de otras investigaciones). Y la actuación

comunicativa de la comunidad de señas de la Comunidad Valenciana está

relegada al ámbito familiar, y determina la situación social de diglosia,

teniendo en cuenta que la lengua de señas está y estará presente en el

ámbito de asociaciones, relaciones personales y ámbito laboral (donde hay

trabajadores sordos)

El estudio recoge unos resultados positivos sobre actitudes lingüísticas

de la comunidad de señas de la Comunidad Valenciana que muestran unas

actitudes positivas hacía la LSE y el castellano.

288
Por todo ello, según los resultados obtenidos de este estudio

sociolingüístico en la lengua de señas en la Comunidad Valenciana, nos lleva

a afirmar que la lengua de señas no se entiende como una situación de

conflicto lingüístico, sino como una situación diglósica estable donde el sexo

(mujer) supera en el capitulo de competencias idiomáticas, en la actuación

comunicativas, y en el capitulo de actitudes lingüísticas ambos sexos, se

obtienes resultados positivos, a pesar de que el sexo femenino se adelanta al

masculino. Y es más, está situación sociolingüística se plantea en el resto de

las comunidades de señas dentro del ámbito español dependiendo del grado

de discapacidad auditiva, del entorno familiar y no familiar, la formación y la

motivación por la inserción laboral del señante.

En suma, la mujer no oyente supera al hombre no oyente en la

comprensión y en la comunicación en castellano, así como en la comunicación

lecto-escrita, ya que es consciente de la correlación que se da entre el

aprendizaje y uso de una lengua con ciertas expectativas sociales. Las mujeres

como las clases medias contraen característicamente muchos vínculos débiles

en las relaciones de retícula social, que son las que permiten mejor la movilidad

social.

289
290
BIBLIOGRAFÍA

Alcaraz, E. (2000): “La traducción del español jurídico y económico”. En Actas

del II Congreso Internacional de la Lengua Española sobre “El español

en la sociedad de la información”. Madrid, Instituto Cervantes, versión

cederrón.

Alcaraz, E. y B. Hughes (2002): El español jurídico. Barcelona, Ariel.

Algado Ferrer, Mª. T. (1993): La transición de Alicante, en Historia de la

Provincia de Alicante. Diputación Provincial de Alicante.

Anuari Estadistic Municipal i Comarcal, 1991.Valencia: Instituto Valencià

d´Estadística, Generalitat Valenciana, 1993.

Alvar, M. (1972): Niveles socio-culturales en el habla de las Palmas de Gran

Canaria, Ediciones del Excelentísimo Cabildo Insular de Gran

Canaria.

Álvarez, M. et al. (2001): "Algunas reflexiones sobre la enseñanza de la lengua

de señas española (LSE) como segunda lengua”, ELUA, Anexo I,

págs. 349-362.

Ahlgren, I., Bergman, B. y Brennan, M. (Eds.) (1994): Perspectives on sign

language usage. Papers from the Fifth International Symposium on

Sign Language Research (vol. 2). Salamanca, 25-30, de mayo 1992,

Durham: Isla.

291
Anderson, Y. (1994): Comment on turner: Sign Language Studies, 83, págs.

127-131 y 242.

Aracil, l. V. (1965): "Conflicte lingüístic i normalització lingüística a l'Europa

nova", en Papers de sociolingüística, Barcelona, 1982, págs. 23-38.

Badia, A. M. (1964): Llengua i cultura als països catalans, 3ª edn., barcelona,

1972.

-- (1986): Estudio de llengua i literatura catalana, XII, pág. 11.

Bahan, B. (1194): Comment on turner: Sign Language Studies, 84, págs. 241-

249.

Bailey, C-J. N. (1972): The integration of linguistic theory: internal

reconstruction and compartive method in descriptive analysis, en

Linguistic change and generatuve theory, de. por R.P. Stockwell y

R.K.S. Macauley, Bloomington, Indiana University Press, págs. 22-

31.

Baker, C. y Padden, C. (1978): ASL: A look at its history, structure and

community. Silver Spring, MD, TJ Publishers, pág. 4.

Baker, C. (1980): Sentences in ASL. Sign Language and the deaf community:

Essays in honor of William C. Stokoe. Silver Spring, MD: The National

Association of the Deaf, págs. 75-88.

Baker-Shenk, C. y Kyle, J. (1990): Research with Deaf People: Issues and

conflicts, Disability, Handicap and Society, 5, págs. 67-75.

Behares, L. E. (1991): El desarrollo de las habilidades verbales en el niño sordo

y su aprovechamiento pedagógico. Conferencia pronunciada en el XI

Congreso Nacional de AEES, Mérida.

292
Brennan, M. (1987): British Sign Language: The Language of the Deaf

community. En Including Pupils with Disabilities: Curricula for All. Milton

Keynes: Open University Press. en eds Booth and Swann.

Buxó, M. J. (1978): Antropología de la mujer. Cognición, lengua e ideología

cultura. Barcelona.

Bloomfield, L. (1964): El lenguaje, Lima, pág. 64.

Cárdenas, D. (1960): Introducción a una comparación fonológica del español y

del inglés. Washington, DC, Center for Applied Linguistics.

Cedergren, H. (1970): On the nature of variable constraints, en New ways of

analyzing variation in English, de. Por Ch. J. Bailey y R. W. Shuy,

Washington, d.c., georgetown university press, págs.13-22.

Cobarrubias, J. (1983), “Language planning: The state of the art”, en J.

Cobarrubias y J. A. Fishman (eds.) (1983), págs. 3-26.

-- ; Fishman, J. A. (eds.) (1983), Progress in language planning.

International perspectives. Berlín, Mouton.

Diebold, A. R. (1961): “Incipient Bilingualism”, pág. 111.

Dil, A. S. (ed.) (1972): Language in sociocultural change. essays by J. A.

Fishman, Stanford, ca.

Di Pietro, R. J. (1971): Estructuras lingüísticas en contraste. Madrid, Gredos,

1986.

Divaris, S. y Sorensen (1996): A survey of employment of Danish deaf in 1995.

Copenhagen, Danish Deaf Association.

Eckert, P. (1989): The whole woman: Sex and gender differences in variations,

Language Variation and Change,1, págs. 245-268.

293
Erting, C. (1978): Language policy and ethnicity in the Unites States. Sign

Language Studies, 19, págs. 139-152.

-- (1982): Deafness, Communication and Social Identity: an

anthropological analysis of interaction among parents, teachers and

deaf children in preschool. Ann Arbor Michigan. University Microfilms

Internacional, pág. 49.

Fasla, D. (2006): “La situación lingüística del Magreb: Lenguas en contacto,

diglosia e identidad cultural”, RSEL, 36, págs. 157-188.

Fasold, R. W. (1984), La sociolingüística de la sociedad. Introducción a la

sociolingüística, Madrid: visor, 1996.

Ferguson, CH. A. (1959): Diglossia, Word, 15, págs. 325-340.

-- (1959): "Diglosia", en P. L. Garvin y Y. Lastra (eds.) (1974),

págs. 247-265.

Fishman, J. A.(1967): "Bilingualism with and without diglossia; diglossia with

and without bilingualism", en A. S. Dil (ed.) (1972), págs. 135-152.

-- , Cooper, R. L., Ma, R. et al. (1971): Bilingualism in the Barrio,

Research Center Language of Sciencies, Bloomington, Universidad

de Indiana.

Garvin, P. L. y Lastra, Y. (eds.) (1974): Antología de estudios de etnolingüística

y sociolingüística, México: UNAM.

Gascón, A. (1998): “¿Señas o señas?: evolución histórica”. En Actas del I

Congreso ibero-americano de educación bilingüe para sordos. Lisboa,

1998.

294
Gascón, A. y J. G. Storch de Gracia (2004): Historia de la educación de los

sordos en España y su influencia en Europa y América. Madrid, R.

Areces.

Gimeno, F. (1981), "Dimensiones del multilingüismo", Revista española de

lingüistica, 11, págs. 341-73.

Gimeno, F. (1984), "Multilingüismo y multilectismo", Elua, 2, págs. 61-89.

-- (1986), "Sustitución lingüística en las comunidades de habla

alicantinas", ELUA, 3, págs. 237-67.

-- (1988), "Sociolingüística histórica”, Actes du XVIIIe. Congrès

International de Linguistique et de Philologie Romanes, V, Tübingen,

M. Niemeyer, págs. 111-20.

-- (1990): Dialectología y sociolingüística españolas. 2ª edn., Alicante,

Universidad de Alicante, 1993.

-- (1993): "Sociolingüística y enseñanza de la lengua", Lingüística

Española Actual, XV/2 , págs. 297-318.

-- (2004): “A propósito de lengua y dialecto: el estándar”, AFA (In

memoriam Manuel Alvar), 59-69 (2002-2004), II, págs. 1277-1290.

-- (2006): “Sociolingüística histórica: el proceso de formación de las

lenguas románicas”. En Blas, J. L. et al. (eds.): Discurso y sociedad:

contribuciones al estudio de la lengua en contexto social. Castelló de la

Plana, Universitat Jaume I, págs. 33-80.

-- (2008a): “La respuesta de la lengua española ante la globalización

económica y el anglicismo léxico”. En Actas del VI Congreso

295
Internacional de “El español de América”. Valladolid, Universidad de

Valladolid, págs. 251-268.

-- (2008b), "En torno a comunidad de habla: la elisión de –s final”, Actas

del VII Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, I,

Madrid, Arco/Libros, págs. 255-74.

-- (2008c), "El cambio lingüístico estable. La elisión de –s final en español”,

Revista Internacional de Lingüística Iberoamericana, 12, págs. 141-55.

-- (2008d), “La situación sociolingüística en la Comunidad Valenciana”, en

Doppelbauer, M. y Cichon, P. (eds.) (2008), págs. 213-32.

-- y C. García Turza (2010), "La función social de los protorromances

hispanos”, Aemilianense, II, págs. 127-202.

-- y M. V. Gimeno (2003): El desplazamiento lingüístico del español por el

inglés. Madrid, Cátedra.

-- y J. R. Gómez (2007): “Spanish and Catalan in the Community of

Valencia”, International Journal of the Sociology of Language, 184,

págs. 95-107.

Gimeno, F. y E. Martínez Olmos (2008): “Estándar y comunidad de habla en

los estudios de disponibilidad léxica”. En Álvarez, A. et al. (eds.):

Lengua viva. Estudios ofrecidos a César Hernández Alonso. Valladolid,

Universidad de Valladolid, págs. 373-387.

--- y Montoya, B. (1989), Sociolingüística, València: Universitat de València.

-- y J. Rodrigo (2002): “Aspectos sociolingüísticos de la Lengua de señas

española en la Comunidad Valenciana”. En Saralegui, C. y M. Casado

296
(eds.): Pulchre, bene, recte. Estudios en homenaje al Prof. Fernando

González Ollé. Pamplona, EUNSA, págs. 605-624.

Gregory, M. y Carroll, S. (1978): Lenguaje y situación. Variedades del lenguaje

y sus contextos sociales, México: fondo de cultura económica, 1986.

Graddol, D. (1997): The future of English? Londres, The British Council.

Griggs, M. (1995): “Mental health and deafness in UK” en conferencia

presentada en el encuentro Research on Deaf Community celebrado 6

-7 de octubre de 1995, Madrid.

Halliday, M. A. K. (1978): El lenguaje como semiótica social. La interpretación

social del lenguaje y del significado, México, 1982.

Haugen, E. (1953/1969): The Norwegian Language in America. A study in

bilingual behaviour. 2ª edn., Bloomington, Indiana, University Press,

1969.

-- (1966a), “Lingüística y planificación idiomática”, en P. L. Garvin y Y.

Lastra (eds.) (1974), págs. 278-302.

-- (1966b), Language conflict and language planning. The case of modern

Norwegian, Cambridge, Mass., Harvard University Press.

-- (1983), “The implementation of corpus planning: Theory and practice”,

en J. Cobarrubias y J. A. Fishman (eds.) (1983), págs. 269-89.

INE (ed.) (1999): Censo de personas con discapacidad auditiva. Madrid.

INE (ed.) (1986): Censo de personas con discapacidad auditiva, Madrid.

Johnson, R. y Erting, C. (1989): Ethnicity and socialization in a classroom for

deaf children. En C. Lucas (comp.) The sociolinguistics of the deaf

community. Academic Press. San Diego, pág.49.

297
Jones, L. y Pullen, G. (1988): Inside we are equal: social policy and deafness in

the EEC. School of Education, Bristol, pág.7.

Kannapell, B. (1980): Personal awareness and advocacy in the deaf community

en Sign Language and the deaf community: Essays in honor of William

C. Stokoe. Silver Spring, MD: The National Association of the Deaf.

Kemp, W. (1978): Description linguistique et sociale de la variation entre ce

que et quést-ce que dans le francais de Montréal. Tésina inédita.

Montreal. Université de Québec à Montreal.

Key, M. R. (1975): Male/female, with a comprehensive bibliography,

Metuchen (N.J.), The Scarecrow Press.

Klima, E. y Bellugi, U. (1979): The signs of language. Cambridge, MA: Harvard

University Press págs. 21-28.

Kremnitz, G. (1990): Multilingüisme social. Aspectes institucionals, socials i

individuals, Barcelona, 1993.

Kyle, J. y Allsop, L. (1982): Deaf and Sign Society, Final Report to Nuffield.

School of Education, Bristol, pag.13.

-- y Pullen, J. (1984): The Deaf Community: Culture, Custom and Tradition,

en S. Prillwitz, S. and Vollhaber, T. (eds.) Sign Language Research

and Application. Hamburg, Signum Press, pág.14.

-- (1990): Deafness and Sign Language into the 1990´s. Deaf Studies

Trust. Bristol, págs. 177-178 y 182-183.

Laberge, S. (1977): Ètude de la variation des pronoms sujets definis et

indefinis dans le francais parlé à Montreal, tesina inédita, Montreal.

U. de Montreal.

298
Labov, W. (1966): The Social stratificación of Enlish in New York City, 3ª

reimp., Washington, D.C., Center for Applied Linguistics,1982.

-- (1972): Modelos sociolingüísticos, Madrid: cátedra, 1983.

-- (1977): Contractio, Deletion and Inherent Variability of the English

Copula, en Language in the Inner City, Oxford, págs. 65-129.

-- (1991): “The intersection of sex and social class in the course of linguistic

change”, Language variation and change, 2, págs. 205-254.

Ladd, P. (1988): The modern Deaf community. British Sign Language: A

Beginner´s guide, London, BBC Books, ed. Miles.

Lambert, W. E., (1972): Bilingual education of children: The St. Lambert

experimnet, Rowley, Mass: Newbury House, pág. 175.

López Morales, H. (1989): Sociolingüística, 3ª ed., Madrid: Gredos, 2004.

Lucas, C. y Valli, C. (1989), “Language contact in the american deaf

community”, en C. Lucas (ed.) (1989), págs. 11-40.

-- (ed.) (1989): The sociolinguistics of the deaf commnunity, New York:

Academic Press.

-- (ed.) (2001): The sociolinguistics of Sign Languages. New York,

Academic Press.

Mackey, W. F. (2003): “Forecasting the fate of languages”. En Maurais, J.

y M. A. Morris (eds.) (2003), págs. 64-81.

Mackey, W. F. (1976): Bilinguisme et contacte des langues, Paris, pág. 10.

Marcos, F. (1979), Reforma y modernización del español. Ensayo de

sociolingüística histórica, Madrid, Cátedra.

299
Matta, E. (1979): La RR velar en el español hablado en san Juan: estudio de

actitud lingüística (tesina inédita, Río Piedras, Universidad de Puerto

Rico, pág. 173.

Marchesi, A. (1987): El desarrollo cognitivo y lingüístico de los niños sordos,

Ed. Alianza, Madrid, págs. 15-28.

Maurais, J. (2003): “Towards a new linguistic world order?”, En Maurais, J.

y M. A. Morris (eds.) (2003), págs. 13-36.

Maurais, J. y Morris, M. A. (2003): “Introduction”. En Maurais, J. y M.

A. Morris (eds.) (2003), págs. 1-10.

Maurais, J. y Morris, M. A. (eds.) (2003): Language in a globalising world.

Cambridge, Cambridge University Press.

Meadow, K. (1975): The deaf subculture. Hearing and Speech Action.

Menéndez Pidal, R. (1926/1950), Orígenes del español. Estado lingüístico de

la Península Ibérica hasta el siglo XI, 8ª edn., Madrid, Espasa-

Calpe, 1976.

Mollà, D., Alpera, l., Gimeno, F. et al. (1989): Enquesta sociolingüística al país

Valencià, 1985, 4 vols., microf., Alicante: Universidad de Alicante.

Monfort, M. et al. (1999): Programa elemental de comunicación bimodal para

padres y educadores. Madrid, CEPE.

Muñoz Baell, I. (1999): ¿Cómo se articula la Lengua de Señas Española?,

1999, Madrid, CNSE.

Newmeyer, F. J. (1988): Panorama de la lingüística moderna de la Universidad

de Cambridge. 4 vols., Madrid, Visor, 1991.

300
Ninyoles, R. L. (1972): Idioma y poder social, Madrid: Tecnos.

Padden, C. (1980): The Deaf Community and Culture of Deaf People, en

-- y Humphries, T. (1988): Deaf in America: Voices from a Culture. Harvard,

Massachussetts: Harvard University Press.

-- (1989): The Deaf Community and Culture of Deaf People, en American Deaf

Culture. Silver Spring, M.D., Linstok Press, págs. 4-5 y 14.

Padden, C. y Markowicz, H. (1976): Cultural conflicts between hearing and deaf

communities en Proceedings of the Seventh World Congress of the

World Federation of the Deaf. Silver Spring., MD: National Ass. of the

Deaf.

Paivio, A. (1986): Mental representations: a dual coding approach, Oxford,

Oxford University Press, pág. 49.

-- (1991): Mental representations in bilingual en A. G. Reynolds (ed.):

Bilingualism, multiculturalism and second language learning, Hillsdale,

NJ, Lawewnce Erlbaum, pág. 56.

Poplack, S. (1988): Conséquences linguistiques du contact de langues: un

modèle d´analyse variationniste, Langage et Societé, 43, págs. 23-48.

Pulido, A. (1972): Estadística y técnicas de investigación social, Madrid, ed.

Anaya, pág. 183.

Prillwitz, S. et al. (1989): Hamburg Notation System for Sign Languages.

Hamburg, Signum Press.

Rodrigo, J. (1998): Diccionario de lengua de señas: programa Señas 97-98.

Vers. cederrón, Alicante, Universidad de Alicante y Cubic Informática.

-- (2000): Programa de trascripción de lengua de señas: seña-lecto

301
escritura (TR 2). Vers. cederrón, Alicante, FIBESORD.

-- (2001): Manual de iniciación a la traducción e interpretación de la

lengua de señas española. Alicante.

Rodríguez, M. A. (1992): Lenguaje de señas. Madrid, CNSE.

Rojo, G. (1985): "Diglosia y tipos de diglosia", en Philologica hispaniensia in

honorem manuel alvar, II, Madrid: Gredos, págs. 603-617.

Roselló Verger, V. M. (1964): Ensayo de una división comarcal de la

Provincia de Alicante, en Cuadernos de Geografía, I, págs. 157-177.

Rousseau y Sankoff (1978): Advances in variable rule methodology , en D.

Sankoff (ed.) (1978), págs. 57-69.

Ryan, E. B., Giles, H. y Sebastian, R. J. (1982) “ An integrative perspecctive

for the study of attitudes towarrd Languge Variation”, London, págs

1-19.

Sankoff, D. y Laberge, S. (1978): The linguistic market and the statiscal

explanation of variability, en Linguistic variation; Models and

methods, editado por D. Sankoff, N.York, Acdemic Press, págs. 239-

250.

-- y Thibault, P. (1977): Lálternance entre les auxiliaires avoir et étre en

francais parlé â Montreal, Langue Francaise 34, págs. 81-108.

-- y D., Kemp, W. y Cedergren, H. (1979): The syntax of ce que/ quést-

ce que variation and its social correlates, en Dimensions of

variability and competence, de. Por R. W. Shuy y J. Firsching,

Washington, D.C., Georgetown University Press.

302
Sanchis Guarner, M. (1960): La lengua dels valencians ( 4 de.) L´estel,

Valencia.

Santos, I. (1993): Análisis contrastivo, análisis de errores e interlengua en el

marco de la lingüística contrastiva. Madrid, Síntesis.

Schein, J. (1968): The deaf community, Washintong, D.C.,Gallaudet College

Press.

Siguán, M. (1992): España plurilingüe, Madrid: Alianza editorial.

Silva-Corvalán, C. (1988): Sociolingüística. Teoría y análisis, Madrid: Alhambra.

Stokoe, W. (1960): Sign Language structures: An outline of the visual

communication systems of the American deaf. Studies in Linguistics.

Occasional paper 8, págs. 49-50.

Storch de Gracia, J. G. (1998): “El nombre de nuestra lengua”, Actas del I

Congreso ibero-americano de educación bilingüe para sordos. Lisboa.

Storch de Gracia, J. G. (en prensa a): “Las lenguas de señas ante el Derecho

civil”, Revista General de Legislación y Jurisprudencia.

Storch de Gracia, J. G. (en prensa b): “Comunidad, identidad y derechos

humanos y lingüísticos: una visión desde la filosofía del lenguaje”,

Revista General de Legislación y Jurisprudencia.

Sudman, S. (1976): Applied sampling.Some qualitative studies in social

relations, New York. Academic Press.

Sutton, V. (1974): SignWriting, California. Adaptación esp. de Muñoz, I. M., D.

D. Parkhust y S. J. Parkhust: Primeras lecciones de señaescritura.

Alicante, Universidad de Alicante, 1999.

303
Shuy et al. (1968): Field techniques in a urban language study,

Washington,D.C. Center for Applied Linguistics.

Takala, M. (1194): “Deaf finnish adult´s views of their society: knowledge,

satisfaction, values and attitudes”, Ammerican Annals of the Deaf, 139,

4, págs. 400-403.

Trudgill, P.(1974), The social differentiation ogf Engish in Norwich, London,

Cambridge University Press.

Tuner, G. (1991): Randowm rating. Signpost, págs. 22-23.

-- (1994): How is Deaf Culture: Toward a revised notion of a fundamental

concept en Sign Language Studies, 83, págs. 103-126.

UNESCO (1953): The use of Vernacular Languages in Education, Paris.

Veyrat Rigat, M. (1998): Bilingüismo, traducción e interpretación de lenguas.

Aplicación al lenguaje de señas. València, Universitat de València.

Vallverdú, F. (1980): Aproximació crítica a la sociolingüística catalana. Balanç

dels estudis de sociologia lingüística als països catalanas, Barcelona:

edicions 62.

Weinreich, U. (1953): Llengües en contacte. Alzira, Bromera, 1996, págs. 341 -

73.

Wood, P.(1990): Real-time displays for note-taking by computer: a new system

and its evaluation, en Ahlgren, I., Bergman, B. y Brennan, M. (Eds.)

(1994): Perspectives on sign language usage. Papers from the Fifth

International Symposium on Sign Language Research (vol. 2).

Salamanca, 25-30, de mayo 1992, Durham: Isla, pág.12.

304
Woll, B. (1994): The influence of television on the deaf community in Britain en

Ahlgren, I., Bergman, B. y Brennan, M. (Eds.) (1994): Perspectives on

sign language usage. Papers from the Fifth International Symposium

on Sign Language Research (vol. 2). Salamanca, 25-30, de mayo

1992, Durham: Isla, pág.13.

Wölk, W. (1976): Community profiles: an alternative to linguistic informant

selection, Internacional Journal of the Sociology of Language 9,

págs. 43-57.

Woodward, J. (1980): Sociolinguistics research en ASL: An historical

perspective, Sign Language and the deaf community: Essays in honor

of William C. Stokoe. Silver Spring, MD: The National Association of

the Deaf, págs. 117-134.

305
306
APÉNDICE I

Modelo de encuesta

307
308
El modelo de encuesta se ha basado en la adaptación de la encuesta

sociolingüística elaborada por la Facultad de Sociología de la Universidad de

Valencia. La encuesta se compone de las siguientes partes:

1) ficha sociológica, variables independientes y

2) cuestionario formado por tres partes :

Competencia comunicativa

Actuación comunicativa

Actitud lingüística

CABECERA DE LA ENCUESTA VARIABLES INDEPENDIENTES: DATOS

DE IDENTIFICACIÓN Y CLASIFICACIÓN SOCIOECONÓMICA

1. CABECERA DE LA ENCUESTA DATOS DE IDENTIFICACIÓN Y

CLASIFICACIÓN SOCIOECONÓMICA

A. TIPO DE PADRES

Padre Madre

Sordos profundos

Sordos prelocutorios

Sordos post-locutorios

309
Sordo hipoacúsico

Sordos deficientes

Sordociego

Padres oyentes

B. EDAD

De 15 a 30 años

De 31 a 46 años

De 47 y más

C. TIPO DE SORDERA

Sordo profundo

Sordo prelocutorio

Sordo post-locutorio

Sordo hipoacúsico

Sordo deficiente

Sordociego

D. SEXO

Hombre

Mujer

310
E. ESTADO CIVIL

Soltero/a

Casado/a

Separado/a

Otros

F. LUGAR DE NACIMIENTO

El mismo municipio

Otro municipio valencianohablante de la Provincia de Alicante

Otro municipio castellanohablante de la Provincia de Alicante

Cataluña/ Baleares (Región catalohablante)

Castilla/ Aragón (Región castellanohablante)

Andalucia/ Murcia

Otros

G. PROCEDENCIA DE LA FAMILIA

El mismo municipio

Otro municipio valencianohablante de la Provincia de Alicante

Otro municipio castellanohablante de la Provincia de Alicante

Cataluña/ Baleares (región catalohablante)

Castilla/ Aragón (región castellanohablante)

Andalucia/ Murcia

311
Otros

H. RELACIÓN CON EL JEFE DE LA FAMILIA

Jefe de familia

Marido/ mujer

Hijo/ a

Otros

I. NÚMERO DE COMPONENTES DE LA FAMILIA

1 2 3 4 5 6 7 8 9 0

J. NIVEL DE ESTUDIOS

No sabe leer ni escribir

Ninguno

Estudios primarios 1º - 5º EGB

Bachiller elemental 6º - 8º EGB

Formación profesional

Bachiller superior

Estudios universitarios

No sabe/ No contesta

312
K. SITUACIÓN LABORAL ACTUAL

Empresario o profesional, jefe de empresa

Empresario o profesional sin salario o trabajador independiente.

Autónomo

Miembro de cooperativa que trabaja en ella. Socio de empresa

Miembro de federación, asociación, que trabaja en ella

Trabajador fijo con sueldo, jornal, comisión

Trabajador eventual con sueldo, jornal, comisión

Parado cobrando paro

Parado sin cobrar paro

Minusválido, jubilado, pensionado

Busca primer trabajo

No sabe/ No contesta

L. ACTIVIDAD PRINCIPAL

Agricultura, ganadería

Industria, taller, fábrica

Construcción

Comercio, panadería, tienda

Ayuntamiento, Correos

Ama de casa

Estudiante

No sabe/ No contesta

313
M. NIVEL DE INGRESOS FAMILIAR

Menos de 30.000 ptas.

De 30.000 a 50.000 ptas.

De 50.000 a 75.000 ptas.

De 75.000 a 100.000 ptas.

De 100.000 a 150.000 ptas.

De 150.000 a 200.000 ptas.

De 200.000 a 250.000 ptas.

Más de 250.000 ptas.

No sabe/No contesta

N. EQUIPAMIENTO DEL HOGAR

Frigorífico eléctrico

Lavadora automática

Aspiradora y/o lavaplatos

Fax

1 ó 2 T.V. color

Vídeo

Cadena HI-FI

Vídeo-teléfono

Motocicleta

314
Coche -1000 cc. Pequeño

Coche +1000 cc. Grande

Ordenador

2ª Vivienda

No sabe/ No contesta

Ñ. HABITAT

De 2001 a 10.000 habitantes

De 10.001 a 50.000 habitantes

De 50.001 a 200.000 habitantes

Más de 200.000 habitantes

2. COMPETENCIA COMUNICATIVA

1. ¿Entiende Usted la lengua de señas?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Entiende Usted la lengua española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Entiende Usted la lengua valenciana?

315
Nada Un poco Bastante Bien No contesta

2. ¿Sabe usted leer en Lengua Española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted leer en Lengua Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

3. ¿Sabe usted escribir en Lengua Española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted escribir en Lengua Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

4. ¿Sabe usted comunicarse en Lengua de Señas?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted comunicarse en Lengua Española?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted comunicarse en lecto-escritura española?

316
Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted comunicarse en Lengua Valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

¿Sabe usted comunicarse en lecto-escritura valenciana?

Nada Un poco Bastante Bien No contesta

5. ¿Cuál fue la primera lengua entendida por usted?

6. ¿Y la primera en usar?

Entendida Usar

Lengua de Señas

Lengua española

Lengua valenciana

Otras lenguas

No recuerda

No sabe/ No contesta

7. ¿Entiende la Lengua de Señas cuando se comunica con una

persona de la Comunidad Valenciana?

317
Nada Un poco Bastante Bien No he tenido la oportunidad NS/NC

¿Y de otra Comunidad Española?

Nada Un poco Bastante Bien No he tenido la oportunidad NS/NC

¿Y del extranjero?

Nada Un poco Bastante Bien No he tenido la oportunidad NS/NC

3. ACTUACIÓN COMUNICATIVA

8. ¿En qué lengua se comunica con su padre y madre?

¿En qué lengua se comunica con sus hijos?

¿En qué lengua se comunican sus padres con ellos?

Padre Madre Hijos Entre ellos

Siempre en Lengua Señas

Siempre en Lengua española

Siempre en lecto-escritura española

Siempre en Lengua valenciana

Siempre en lecto-escritura valenciana

Más en L. Señas que en L. Oral

Más en L. Oral que en L. Señas

Igual L. Señas y L. Oral

318
No sabe/ No contesta

9. ¿En qué lengua se comunica con su pareja?

¿En qué lengua se comunica con sus amigos/as en centros de

reunión (asociación, cafetería, etc.) ?

¿En qué lengua se comunica con sus compañeros de trabajo?

¿En qué lengua se comunica con sus superiores en su trabajo?

Pareja Amigos/as Comp. Trabajo Superiores

Siempre en LSE

Siempre en LE

Siempre en lecto-escritura española

Siempre en LV

Siempre en lecto-escritura valenciana

Más en LSE que en L. Oral

Más en L. Oral que en LSE

Igual LSE y L. Oral

No sabe/ No contesta

10 ¿Cuando sale a comprar en qué lengua se comunica con los

comerciantes de un pequeño comercio (panadería …)?

¿Cuando sale a comprar en qué lengua se comunica con los

comerciantes de un gran comercio (PRYCA …)?

319
Pequeño-Panadería Grande-PRYCA

Siempre en LSE

Siempre en LE

Siempre en lecto-escritura española

Siempre en LV

Siempre en lecto-escritura valenciana

Más en LSE que en L. Oral

Más en L. Oral que en LSE

Igual LSE y L. Oral

No sabe/ No contesta

11. ¿En qué lengua escribe los documentos (cartas, impresos,

cheques, etc.)?

Siempre en Lengua española

Siempre en Lengua valenciana

Más en Lengua española que en Lengua valenciana

Más en Lengua valenciana que en Lengua española

Otra lengua

No sabe/ No contesta

320
4. ACTITUDES LINGÜÍSTICAS

12. ¿Quién ha influido en que tú te comuniques en Lengua de Señas?

Padres

Mujer, novios/as, etc.

Vecinos

Amigos/as

Compañeros de trabajo

Profesores

No sabe/ No contesta

13. ¿Se siente incómodo cuando se comunica en Lengua Señas

fuera de la asociación?

Sí No Me da igual No contesta

14. ¿Se siente incómodo cuando se comunica en Lengua Oral

fuera de la asociación?

Sí No Me da igual No contesta

15. ¿Cree usted que toda la Comunidad sorda que vive de una manera

permanente en Alicante o pueblo debería comunicarse en LSE?

Sí No Me da igual No contesta

321
¿Y los que viven en la Comunidad valenciana?

Sí No Me da igual No contesta

¿Y los que viven en España?

Sí No Me da igual No contesta

¿Y en el extranjero?

Sí No Me da igual No contesta

16. ¿En la actualidad usted cree que la LSE se usa en la enseñanza

pública?

Nada

Un poco

Bastante

No sabe/ No contesta

17. ¿Usted cree que sería importante que los profesores oyentes

conocieran la LSE?

Sí No Me da igual No contesta

322
18. ¿Hoy o en un futuro próximo usted cree que es necesario usa

la LSE?

Solo LSE

Solo Lengua española

Solo Lengua valenciana

Las tres lenguas

No sabe/ No contesta

19. Que la lengua de señas se enseñe desde la escuela infantil

(guardería) hasta los estudios superiores (universidad) en un centro público.

¿Tú piensas qué es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

No sabe/ No contesta

20. Que la lengua de señas se use en los ayuntamientos, diputaciones, etc.

¿Tú piensas que es?

Muy importante

Importante

323
Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

21. ¿En la actualidad usted cree que la LSE se usa en los actos oficiales

(conferencias, visitas políticas, del presidente, etc.?

22. ¿Que la LSE se utilice en las conferencias, usted como considera qué

es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

23. ¿La presencia de un intérprete desde la escuela infantil hasta los

estudios superiores en un centro público, si el profesor no conoce la LSE,

usted considera qué es?

Muy importante

324
Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

24. ¿La presencia de un intérprete en la administración pública, usted

considera qué es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

25. ¿La presencia de un intérprete en los actos oficiales, usted considera

qué es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

325
NS/NC

26. La presencia de un profesor sordo de apoyo en la escuela infantil,

primaria, secundaria …. para apoyar la lengua de señas. ¿Qué piensas que

es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

27. ¿En la actualidad usted cree que la LSE se usa en la T.V. pública (TVE

1, TVE 2)?

¿Y en la T.V. privada (T. 5, A. 3)?

¿Y en la T.V. Autonómica (Canal 9)?

¿Y en la T.V. local (C. 37, C.15)?

Pública Privada Autonómica Local

Nada

Un poco

Bastante

326
No sabe/ No contesta

28. Que la T.V. pública/privada haga una programación en LSE. ¿Cómo

considera usted que es?

Programación

Pública Privada

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

29. ¿Cree usted que la LSE se usa en la calle actualmente más, igual o

menos que antes?

Más Igual Menos No contesta

30. ¿Según su opinión la LSE debería usarse más, igual o menos que se usa

actualmente?

Más Igual Menos No contesta

327
31. El reconocimiento oficial de la LSE. ¿Cómo considera usted que es?

Muy importante

Importante

Poco importante

Tontería

Me da igual

NS/NC

328
APÉNDICE II

Formulario original de la encuesta

329
330
331
332
333
334
335
336
APÉNDICE III

Tabulación de la encuesta sociolingüística

337
338
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 1

P2 Edad by V10A Lengua Comunicar Pequeño Comercio

V10A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 2 | 1 | 4 | 5 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 6,7 | 3,3 | 13,3 | 16,7 | 33,3
| 20,0 | 66,7 | 33,3 | 26,7 | 38,5 |
| 1,1 | 2,2 | 1,1 | 4,4 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | 1 | 2 | 7 | 5 | 30
De 31 a 46 años | | 3,3 | 6,7 | 23,3 | 16,7 | 33,3
| | 33,3 | 66,7 | 46,7 | 38,5 |
| | 1,1 | 2,2 | 7,8 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 4 | | | 4 | 3 | 30
De 47 a 62 años | 13,3 | | | 13,3 | 10,0 | 33,3
| 80,0 | | | 26,7 | 23,1 |
| 4,4 | | | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 3 3 15 13 90
(Continued) Total 5,6 3,3 3,3 16,7 14,4 100,0

339
18 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 2

P2 Edad by V10A Lengua Comunicar Pequeño Comercio

V10A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 14 | 3 | 30
De 15 a 30 años | | 46,7 | 10,0 | 33,3
| | 31,8 | 60,0 |
| | 15,6 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 14 | | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 46,7 | | 33,3
| 50,0 | 31,8 | |
| 1,1 | 15,6 | |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 16 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 53,3 | 6,7 | 33,3
| 50,0 | 36,4 | 40,0 |
| 1,1 | 17,8 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
Column 2 44 5 90
Total 2,2 48,9 5,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

340
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 3

P2 Edad by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio

V10B Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 5 | 2 | 1 | 2 | 3 | 30
De 15 a 30 años | 16,7 | 6,7 | 3,3 | 6,7 | 10,0 | 33,3
| 25,0 | 66,7 | 25,0 | 22,2 | 33,3 |
| 5,6 | 2,2 | 1,1 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 6 | 1 | 2 | 3 | 4 | 30
De 31 a 46 años | 20,0 | 3,3 | 6,7 | 10,0 | 13,3 | 33,3
| 30,0 | 33,3 | 50,0 | 33,3 | 44,4 |
| 6,7 | 1,1 | 2,2 | 3,3 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 9 | | 1 | 4 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 30,0 | | 3,3 | 13,3 | 6,7 | 33,3
| 45,0 | | 25,0 | 44,4 | 22,2 |
| 10,0 | | 1,1 | 4,4 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 20 3 4 9 9 90
(Continued) Total 22,2 3,3 4,4 10,0 10,0 100,0

341
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 4

P2 Edad by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio

V10B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 15 | 2 | 30
De 15 a 30 años | | 50,0 | 6,7 | 33,3
| | 36,6 | 66,7 |
| | 16,7 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 13 | | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 43,3 | | 33,3
| 100,0 | 31,7 | |
| 1,1 | 14,4 | |
+--------+--------+--------+
3 | | 13 | 1 | 30
De 47 a 62 años | | 43,3 | 3,3 | 33,3
| | 31,7 | 33,3 |
| | 14,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 1 41 3 90
Total 1,1 45,6 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

342
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 5

P2 Edad by V11 Escribir Documentos

V11 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | NS/NC Otra Le Mas Len Siempre Mas Leng
Col Pct | ngua gua Vale Lengua ua Españ Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | | 1 | 1 | 2 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | | 3,3 | 3,3 | 6,7 | 33,3
| 16,7 | | 100,0 | 100,0 | 50,0 |
| 1,1 | | 1,1 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | | | | 1 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | | | | 3,3 | 33,3
| 33,3 | | | | 25,0 |
| 2,2 | | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 3 | 1 | | | 1 | 30
De 47 a 62 años | 10,0 | 3,3 | | | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 100,0 | | | 25,0 |
| 3,3 | 1,1 | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 6 1 1 1 4 90
(Continued) Total 6,7 1,1 1,1 1,1 4,4 100,0

343
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 6

P2 Edad by V11 Escribir Documentos

V11 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Siempre
Col Pct | Lengua Row
Tot Pct | 5 | Total
P2 --------+--------+
1 | 25 | 30
De 15 a 30 años | 83,3 | 33,3
| 32,5 |
| 27,8 |
+--------+
2 | 27 | 30
De 31 a 46 años | 90,0 | 33,3
| 35,1 |
| 30,0 |
+--------+
3 | 25 | 30
De 47 a 62 años | 83,3 | 33,3
| 32,5 |
| 27,8 |
+--------+
Column 77 90
Total 85,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

344
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 7

P2 Edad by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Padres Marido/ Amigos Compañer Profesor
Col Pct | Mujer os es Row
Tot Pct | 1 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 1 | 7 | | 3 | 30
De 15 a 30 años | 13,3 | 3,3 | 23,3 | | 10,0 | 33,3
| 33,3 | 33,3 | 28,0 | | 16,7 |
| 4,4 | 1,1 | 7,8 | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 4 | 2 | 9 | | 6 | 30
De 31 a 46 años | 13,3 | 6,7 | 30,0 | | 20,0 | 33,3
| 33,3 | 66,7 | 36,0 | | 33,3 |
| 4,4 | 2,2 | 10,0 | | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 4 | | 9 | 1 | 9 | 30
De 47 a 62 años | 13,3 | | 30,0 | 3,3 | 30,0 | 33,3
| 33,3 | | 36,0 | 100,0 | 50,0 |
| 4,4 | | 10,0 | 1,1 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 12 3 25 1 18 90
(Continued) Total 13,3 3,3 27,8 1,1 20,0 100,0

345
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 8

P2 Edad by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Asociaci
Col Pct |on Row
Tot Pct | 7 | Total
P2 --------+--------+
1 | 15 | 30
De 15 a 30 años | 50,0 | 33,3
| 48,4 |
| 16,7 |
+--------+
2 | 9 | 30
De 31 a 46 años | 30,0 | 33,3
| 29,0 |
| 10,0 |
+--------+
3 | 7 | 30
De 47 a 62 años | 23,3 | 33,3
| 22,6 |
| 7,8 |
+--------+
Column 31 90
Total 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

346
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 9

P2 Edad by V13 Incomodo Comunicar Lengua de Señas Fuer

V13 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 11 | 10 | 8 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 36,7 | 33,3 | 26,7 | 33,3
| 25,0 | 34,4 | 37,0 | 29,6 |
| 1,1 | 12,2 | 11,1 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 6 | 12 | 10 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 20,0 | 40,0 | 33,3 | 33,3
| 50,0 | 18,8 | 44,4 | 37,0 |
| 2,2 | 6,7 | 13,3 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 15 | 5 | 9 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 50,0 | 16,7 | 30,0 | 33,3
| 25,0 | 46,9 | 18,5 | 33,3 |
| 1,1 | 16,7 | 5,6 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 32 27 27 90
Total 4,4 35,6 30,0 30,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

347
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 10

P2 Edad by V14 Incomodo Comunicar Lengua Oral Fuera

V14 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 10 | 11 | 8 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 33,3 | 36,7 | 26,7 | 33,3
| 16,7 | 37,0 | 42,3 | 25,8 |
| 1,1 | 11,1 | 12,2 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | 10 | 8 | 9 | 30
De 31 a 46 años | 10,0 | 33,3 | 26,7 | 30,0 | 33,3
| 50,0 | 37,0 | 30,8 | 29,0 |
| 3,3 | 11,1 | 8,9 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 7 | 7 | 14 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | 23,3 | 23,3 | 46,7 | 33,3
| 33,3 | 25,9 | 26,9 | 45,2 |
| 2,2 | 7,8 | 7,8 | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 6 27 26 31 90
Total 6,7 30,0 28,9 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

348
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 11

P2 Edad by V15A Comunicarse Lengua de Señas C. Valencia

V15A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 22 | 2 | 6 | 30
De 15 a 30 años | 73,3 | 6,7 | 20,0 | 33,3
| 31,4 | 50,0 | 37,5 |
| 24,4 | 2,2 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
2 | 25 | | 5 | 30
De 31 a 46 años | 83,3 | | 16,7 | 33,3
| 35,7 | | 31,3 |
| 27,8 | | 5,6 |
+--------+--------+--------+
3 | 23 | 2 | 5 | 30
De 47 a 62 años | 76,7 | 6,7 | 16,7 | 33,3
| 32,9 | 50,0 | 31,3 |
| 25,6 | 2,2 | 5,6 |
+--------+--------+--------+
Column 70 4 16 90
Total 77,8 4,4 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

349
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 12

P2 Edad by V15B Comunicarse Lengua de Señas Vivir C.Val

V15B Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 22 | 1 | 7 | 30
De 15 a 30 años | | 73,3 | 3,3 | 23,3 | 33,3
| | 31,4 | 25,0 | 46,7 |
| | 24,4 | 1,1 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 24 | 1 | 5 | 30
De 31 a 46 años | | 80,0 | 3,3 | 16,7 | 33,3
| | 34,3 | 25,0 | 33,3 |
| | 26,7 | 1,1 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 24 | 2 | 3 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 80,0 | 6,7 | 10,0 | 33,3
| 100,0 | 34,3 | 50,0 | 20,0 |
| 1,1 | 26,7 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 1 70 4 15 90
Total 1,1 77,8 4,4 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

350
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 13

P2 Edad by V15C Comunicarse Lengua de Señas España

V15C Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 17 | 6 | 7 | 30
De 15 a 30 años | | 56,7 | 20,0 | 23,3 | 33,3
| | 32,7 | 54,5 | 28,0 |
| | 18,9 | 6,7 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 17 | 1 | 11 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 56,7 | 3,3 | 36,7 | 33,3
| 50,0 | 32,7 | 9,1 | 44,0 |
| 1,1 | 18,9 | 1,1 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 18 | 4 | 7 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 60,0 | 13,3 | 23,3 | 33,3
| 50,0 | 34,6 | 36,4 | 28,0 |
| 1,1 | 20,0 | 4,4 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 52 11 25 90
Total 2,2 57,8 12,2 27,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

351
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 14

P2 Edad by V15D Comunicarse lengua de Señas Extranjero

V15D Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 10 | 16 | 4 | 30
De 15 a 30 años | | 33,3 | 53,3 | 13,3 | 33,3
| | 30,3 | 43,2 | 25,0 |
| | 11,1 | 17,8 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 11 | 9 | 8 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 36,7 | 30,0 | 26,7 | 33,3
| 50,0 | 33,3 | 24,3 | 50,0 |
| 2,2 | 12,2 | 10,0 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 12 | 12 | 4 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | 40,0 | 40,0 | 13,3 | 33,3
| 50,0 | 36,4 | 32,4 | 25,0 |
| 2,2 | 13,3 | 13,3 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 33 37 16 90
Total 4,4 36,7 41,1 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

352
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 15

P2 Edad by V16 Lengua de Señas Usar en la Enseñanza

V16 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 11 | 12 | 6 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 36,7 | 40,0 | 20,0 | 33,3
| 50,0 | 31,4 | 30,8 | 42,9 |
| 1,1 | 12,2 | 13,3 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 12 | 12 | 5 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 40,0 | 40,0 | 16,7 | 33,3
| 50,0 | 34,3 | 30,8 | 35,7 |
| 1,1 | 13,3 | 13,3 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | | 12 | 15 | 3 | 30
De 47 a 62 años | | 40,0 | 50,0 | 10,0 | 33,3
| | 34,3 | 38,5 | 21,4 |
| | 13,3 | 16,7 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 35 39 14 90
Total 2,2 38,9 43,3 15,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

353
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 16

P2 Edad by V17 Profesores Oyentes conocer Lengua de Sig

V17 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 21 | 3 | 5 | 1 | 30
De 15 a 30 años | | 70,0 | 10,0 | 16,7 | 3,3 | 33,3
| | 28,8 | 42,9 | 62,5 | 100,0 |
| | 23,3 | 3,3 | 5,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | 28 | 1 | 1 | | 30
De 31 a 46 años | | 93,3 | 3,3 | 3,3 | | 33,3
| | 38,4 | 14,3 | 12,5 | |
| | 31,1 | 1,1 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 24 | 3 | 2 | | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 80,0 | 10,0 | 6,7 | | 33,3
| 100,0 | 32,9 | 42,9 | 25,0 | |
| 1,1 | 26,7 | 3,3 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 1 73 7 8 1 90
Total 1,1 81,1 7,8 8,9 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

354
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 17

P2 Edad by V18 Hoy o futuro Usar Lengua de Señas

V18 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Solo Le Solo Le Solo Len Las tre
Col Pct | ngua de ngua Esp gua Vale s lengua Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 8 | 3 | 2 | 14 | 30
De 15 a 30 años | 10,0 | 26,7 | 10,0 | 6,7 | 46,7 | 33,3
| 60,0 | 24,2 | 42,9 | 100,0 | 32,6 |
| 3,3 | 8,9 | 3,3 | 2,2 | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 13 | 1 | | 15 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 43,3 | 3,3 | | 50,0 | 33,3
| 20,0 | 39,4 | 14,3 | | 34,9 |
| 1,1 | 14,4 | 1,1 | | 16,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 12 | 3 | | 14 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 40,0 | 10,0 | | 46,7 | 33,3
| 20,0 | 36,4 | 42,9 | | 32,6 |
| 1,1 | 13,3 | 3,3 | | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 33 7 2 43 90
Total 5,6 36,7 7,8 2,2 47,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

355
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 18

P2 Edad by V19 Enseñar L. Señas desde la Esc.Infantil

V19 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 2 | 6 | 20 | | 30
De 15 a 30 años | 6,7 | 6,7 | 20,0 | 66,7 | | 33,3
| 66,7 | 40,0 | 50,0 | 29,4 | |
| 2,2 | 2,2 | 6,7 | 22,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | | | 29 | | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | | | 96,7 | | 33,3
| 33,3 | | | 42,6 | |
| 1,1 | | | 32,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 3 | 6 | 19 | 1 | 30
De 47 a 62 años | | 10,0 | 20,0 | 63,3 | 3,3 | 33,3
| | 60,0 | 50,0 | 27,9 | 100,0 |
| | 3,3 | 6,7 | 21,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 5 12 68 1 90
(Continued) Total 3,3 5,6 13,3 75,6 1,1 100,0

356
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 19

P2 Edad by V19 Enseñar L. Señas desde la Esc.Infantil

V19 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P2 --------+--------+
1 | | 30
De 15 a 30 años | | 33,3
| |
| |
+--------+
2 | | 30
De 31 a 46 años | | 33,3
| |
| |
+--------+
3 | 1 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 33,3
| 100,0 |
| 1,1 |
+--------+
Column 1 90
Total 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

357
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 20

P2 Edad by V1A Entiende LS

V1A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 8 | 20 | 30
De 15 a 30 años | 6,7 | 26,7 | 66,7 | 33,3
| 100,0 | 29,6 | 32,8 |
| 2,2 | 8,9 | 22,2 |
+--------+--------+--------+
2 | | 7 | 23 | 30
De 31 a 46 años | | 23,3 | 76,7 | 33,3
| | 25,9 | 37,7 |
| | 7,8 | 25,6 |
+--------+--------+--------+
3 | | 12 | 18 | 30
De 47 a 62 años | | 40,0 | 60,0 | 33,3
| | 44,4 | 29,5 |
| | 13,3 | 20,0 |
+--------+--------+--------+
Column 2 27 61 90
Total 2,2 30,0 67,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

358
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 21

P2 Edad by V1B Entiende LE

V1B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 7 | 22 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 23,3 | 73,3 | 33,3
| 12,5 | 23,3 | 42,3 |
| 1,1 | 7,8 | 24,4 |
+--------+--------+--------+
2 | 4 | 12 | 14 | 30
De 31 a 46 años | 13,3 | 40,0 | 46,7 | 33,3
| 50,0 | 40,0 | 26,9 |
| 4,4 | 13,3 | 15,6 |
+--------+--------+--------+
3 | 3 | 11 | 16 | 30
De 47 a 62 años | 10,0 | 36,7 | 53,3 | 33,3
| 37,5 | 36,7 | 30,8 |
| 3,3 | 12,2 | 17,8 |
+--------+--------+--------+
Column 8 30 52 90
Total 8,9 33,3 57,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

359
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 22

P2 Edad by V1C Entiende LV

V1C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 15 | 13 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 50,0 | 43,3 | 3,3 | 33,3
| 33,3 | 27,8 | 52,0 | 12,5 |
| 1,1 | 16,7 | 14,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 20 | 4 | 5 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 66,7 | 13,3 | 16,7 | 33,3
| 33,3 | 37,0 | 16,0 | 62,5 |
| 1,1 | 22,2 | 4,4 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 19 | 8 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 63,3 | 26,7 | 6,7 | 33,3
| 33,3 | 35,2 | 32,0 | 25,0 |
| 1,1 | 21,1 | 8,9 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 54 25 8 90
Total 3,3 60,0 27,8 8,9 100,0

Number of Missing Observations: 0

360
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 23

P2 Edad by V20 Lengua de Señas usar Ayuntamientos,etc.

V20 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 3 | 5 | 18 | | 30
De 15 a 30 años | 13,3 | 10,0 | 16,7 | 60,0 | | 33,3
| 80,0 | 75,0 | 25,0 | 31,0 | |
| 4,4 | 3,3 | 5,6 | 20,0 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | | 5 | 23 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | | 16,7 | 76,7 | 3,3 | 33,3
| 20,0 | | 25,0 | 39,7 | 100,0 |
| 1,1 | | 5,6 | 25,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 1 | 10 | 17 | | 30
De 47 a 62 años | | 3,3 | 33,3 | 56,7 | | 33,3
| | 25,0 | 50,0 | 29,3 | |
| | 1,1 | 11,1 | 18,9 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 4 20 58 1 90
(Continued) Total 5,6 4,4 22,2 64,4 1,1 100,0

361
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 24

P2 Edad by V20 Lengua de Señas usar Ayuntamientos,etc.

V20 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P2 --------+--------+
1 | | 30
De 15 a 30 años | | 33,3
| |
| |
+--------+
2 | | 30
De 31 a 46 años | | 33,3
| |
| |
+--------+
3 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | 33,3
| 100,0 |
| 2,2 |
+--------+
Column 2 90
Total 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V21 Usar Lengua Señas Actos Oficiales

V21 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 7 | 10 | 12 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 23,3 | 33,3 | 40,0 | 33,3
| 20,0 | 20,6 | 32,3 | 60,0 |
| 1,1 | 7,8 | 11,1 | 13,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 13 | 11 | 5 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 43,3 | 36,7 | 16,7 | 33,3
| 20,0 | 38,2 | 35,5 | 25,0 |
| 1,1 | 14,4 | 12,2 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 3 | 14 | 10 | 3 | 30
De 47 a 62 años | 10,0 | 46,7 | 33,3 | 10,0 | 33,3
| 60,0 | 41,2 | 32,3 | 15,0 |
| 3,3 | 15,6 | 11,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 34 31 20 90
Total 5,6 37,8 34,4 22,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

362
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 26

P2 Edad by V22 Lengua Señas Utilizar Conferencias Cons

V22 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct | ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 2 | 4 | 22 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 6,7 | 13,3 | 73,3 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 50,0 | 21,1 | 34,9 | 50,0 |
| 1,1 | 2,2 | 4,4 | 24,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | | 8 | 22 | | 30
De 31 a 46 años | | | 26,7 | 73,3 | | 33,3
| | | 42,1 | 34,9 | |
| | | 8,9 | 24,4 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 2 | 7 | 19 | 1 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 6,7 | 23,3 | 63,3 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 50,0 | 36,8 | 30,2 | 50,0 |
| 1,1 | 2,2 | 7,8 | 21,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 4 19 63 2 90
Total 2,2 4,4 21,1 70,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V23 Presencia Interprete Escuela Infantil ha

V23 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Ridicul Me da i
Col Pct |ortante te ortante o gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 4 | 22 | 1 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 6,7 | 13,3 | 73,3 | 3,3 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 25,0 | 36,1 | 20,0 | 25,0 |
| 2,2 | 4,4 | 24,4 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 6 | 21 | 1 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 20,0 | 70,0 | 3,3 | 3,3 | 33,3
| 25,0 | 37,5 | 34,4 | 20,0 | 25,0 |
| 1,1 | 6,7 | 23,3 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 6 | 18 | 3 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 20,0 | 60,0 | 10,0 | 6,7 | 33,3
| 25,0 | 37,5 | 29,5 | 60,0 | 50,0 |
| 1,1 | 6,7 | 20,0 | 3,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 4 16 61 5 4 90
Total 4,4 17,8 67,8 5,6 4,4 100,0

363
Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V24 Presencia Interprete Administracion

V24 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 4 | 23 | | 30
De 15 a 30 años | 10,0 | 13,3 | 76,7 | | 33,3
| 75,0 | 22,2 | 35,4 | |
| 3,3 | 4,4 | 25,6 | |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 5 | 24 | 1 | 30
De 31 a 46 años | | 16,7 | 80,0 | 3,3 | 33,3
| | 27,8 | 36,9 | 33,3 |
| | 5,6 | 26,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 9 | 18 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 30,0 | 60,0 | 6,7 | 33,3
| 25,0 | 50,0 | 27,7 | 66,7 |
| 1,1 | 10,0 | 20,0 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 18 65 3 90
Total 4,4 20,0 72,2 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V25 Presencia Interprete Actos Oficiales

V25 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 6 | 20 | | 30
De 15 a 30 años | 13,3 | 20,0 | 66,7 | | 33,3
| 66,7 | 33,3 | 31,7 | |
| 4,4 | 6,7 | 22,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 6 | 23 | 1 | 30
De 31 a 46 años | | 20,0 | 76,7 | 3,3 | 33,3
| | 33,3 | 36,5 | 33,3 |
| | 6,7 | 25,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 6 | 20 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | 20,0 | 66,7 | 6,7 | 33,3
| 33,3 | 33,3 | 31,7 | 66,7 |
| 2,2 | 6,7 | 22,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 6 18 63 3 90
Total 6,7 20,0 70,0 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

364
P2 Edad by V26 Profesor Sordo Apoyo escuela

V26 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 3 | 24 | | 30
De 15 a 30 años | 10,0 | 10,0 | 80,0 | | 33,3
| 60,0 | 27,3 | 33,3 | |
| 3,3 | 3,3 | 26,7 | |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 5 | 24 | | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 16,7 | 80,0 | | 33,3
| 20,0 | 45,5 | 33,3 | |
| 1,1 | 5,6 | 26,7 | |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 3 | 24 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 10,0 | 80,0 | 6,7 | 33,3
| 20,0 | 27,3 | 33,3 | 100,0 |
| 1,1 | 3,3 | 26,7 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 11 72 2 90
Total 5,6 12,2 80,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V27A Television Publica Usar Lengua Señas

V27A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 1 | 2 | Total
P2 --------+--------+--------+
1 | 22 | 8 | 30
De 15 a 30 años | 73,3 | 26,7 | 33,3
| 29,3 | 53,3 |
| 24,4 | 8,9 |
+--------+--------+
2 | 27 | 3 | 30
De 31 a 46 años | 90,0 | 10,0 | 33,3
| 36,0 | 20,0 |
| 30,0 | 3,3 |
+--------+--------+
3 | 26 | 4 | 30
De 47 a 62 años | 86,7 | 13,3 | 33,3
| 34,7 | 26,7 |
| 28,9 | 4,4 |
+--------+--------+
Column 75 15 90
Total 83,3 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

365
P2 Edad by V27B T.V. Privada

V27B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 26 | 4 | 30
De 15 a 30 años | | 86,7 | 13,3 | 33,3
| | 32,5 | 57,1 |
| | 28,9 | 4,4 |
+--------+--------+--------+
2 | 2 | 27 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 90,0 | 3,3 | 33,3
| 66,7 | 33,8 | 14,3 |
| 2,2 | 30,0 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 27 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 90,0 | 6,7 | 33,3
| 33,3 | 33,8 | 28,6 |
| 1,1 | 30,0 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
Column 3 80 7 90
Total 3,3 88,9 7,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V27C T.V. Autonomica

V27C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 7 | 22 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 23,3 | 73,3 | 3,3 | 33,3
| 33,3 | 32,4 | 100,0 |
| 7,8 | 24,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
2 | 8 | 22 | | 30
De 31 a 46 años | 26,7 | 73,3 | | 33,3
| 38,1 | 32,4 | |
| 8,9 | 24,4 | |
+--------+--------+--------+
3 | 6 | 24 | | 30
De 47 a 62 años | 20,0 | 80,0 | | 33,3
| 28,6 | 35,3 | |
| 6,7 | 26,7 | |
+--------+--------+--------+
Column 21 68 1 90
Total 23,3 75,6 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

366
P2 Edad by V27D T.V. Local

V27D Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 25 | 2 | 30
De 15 a 30 años | 10,0 | 83,3 | 6,7 | 33,3
| 17,6 | 35,7 | 66,7 |
| 3,3 | 27,8 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
2 | 6 | 24 | | 30
De 31 a 46 años | 20,0 | 80,0 | | 33,3
| 35,3 | 34,3 | |
| 6,7 | 26,7 | |
+--------+--------+--------+
3 | 8 | 21 | 1 | 30
De 47 a 62 años | 26,7 | 70,0 | 3,3 | 33,3
| 47,1 | 30,0 | 33,3 |
| 8,9 | 23,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 17 70 3 90
Total 18,9 77,8 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V28A Programacion T.V. Publica

V28A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Ridicul Me da i
Col Pct |ortante te ortante o gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 8 | 18 | 1 | | 30
De 15 a 30 años | 10,0 | 26,7 | 60,0 | 3,3 | | 33,3
| 60,0 | 61,5 | 26,1 | 50,0 | |
| 3,3 | 8,9 | 20,0 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | 1 | 29 | | | 30
De 31 a 46 años | | 3,3 | 96,7 | | | 33,3
| | 7,7 | 42,0 | | |
| | 1,1 | 32,2 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 4 | 22 | 1 | 1 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | 13,3 | 73,3 | 3,3 | 3,3 | 33,3
| 40,0 | 30,8 | 31,9 | 50,0 | 100,0 |
| 2,2 | 4,4 | 24,4 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 13 69 2 1 90
Total 5,6 14,4 76,7 2,2 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

367
P2 Edad by V28B Programacion T.V. Privada

V28B Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 3 | 6 | 18 | 2 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 10,0 | 20,0 | 60,0 | 6,7 | 33,3
| 33,3 | 60,0 | 46,2 | 28,1 | 66,7 |
| 1,1 | 3,3 | 6,7 | 20,0 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | | 3 | 24 | | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | | 10,0 | 80,0 | | 33,3
| 66,7 | | 23,1 | 37,5 | |
| 2,2 | | 3,3 | 26,7 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 2 | 4 | 22 | 1 | 30
De 47 a 62 años | | 6,7 | 13,3 | 73,3 | 3,3 | 33,3
| | 40,0 | 30,8 | 34,4 | 33,3 |
| | 2,2 | 4,4 | 24,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 5 13 64 3 90
(Continued) Total 3,3 5,6 14,4 71,1 3,3 100,0

P2 Edad by V28B Programacion T.V. Privada

V28B Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P2 --------+--------+
1 | | 30
De 15 a 30 años | | 33,3
| |
| |
+--------+
2 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 33,3
| 50,0 |
| 1,1 |
+--------+
3 | 1 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 33,3
| 50,0 |
| 1,1 |
+--------+
Column 2 90
Total 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

368
P2 Edad by V29 Lengua Señas Usa en la Calle

V29 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Mas Igual Menos
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 8 | 14 | 8 | 30
De 15 a 30 años | | 26,7 | 46,7 | 26,7 | 33,3
| | 32,0 | 31,8 | 44,4 |
| | 8,9 | 15,6 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 7 | 16 | 6 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 23,3 | 53,3 | 20,0 | 33,3
| 33,3 | 28,0 | 36,4 | 33,3 |
| 1,1 | 7,8 | 17,8 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 10 | 14 | 4 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | 33,3 | 46,7 | 13,3 | 33,3
| 66,7 | 40,0 | 31,8 | 22,2 |
| 2,2 | 11,1 | 15,6 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 25 44 18 90
Total 3,3 27,8 48,9 20,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V2A Leer LE

V2A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 8 | 18 | 30
De 15 a 30 años | 13,3 | 26,7 | 60,0 | 33,3
| 26,7 | 26,7 | 40,0 |
| 4,4 | 8,9 | 20,0 |
+--------+--------+--------+
2 | 5 | 11 | 14 | 30
De 31 a 46 años | 16,7 | 36,7 | 46,7 | 33,3
| 33,3 | 36,7 | 31,1 |
| 5,6 | 12,2 | 15,6 |
+--------+--------+--------+
3 | 6 | 11 | 13 | 30
De 47 a 62 años | 20,0 | 36,7 | 43,3 | 33,3
| 40,0 | 36,7 | 28,9 |
| 6,7 | 12,2 | 14,4 |
+--------+--------+--------+
Column 15 30 45 90
Total 16,7 33,3 50,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

369
P2 Edad by V2B Leer LV

V2B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 20 | 8 | 2 | 30
De 15 a 30 años | | 66,7 | 26,7 | 6,7 | 33,3
| | 30,3 | 44,4 | 50,0 |
| | 22,2 | 8,9 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 23 | 6 | | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 76,7 | 20,0 | | 33,3
| 50,0 | 34,8 | 33,3 | |
| 1,1 | 25,6 | 6,7 | |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 23 | 4 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 76,7 | 13,3 | 6,7 | 33,3
| 50,0 | 34,8 | 22,2 | 50,0 |
| 1,1 | 25,6 | 4,4 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 66 18 4 90
Total 2,2 73,3 20,0 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V30 Opinion Lengua Señas Usar Actual

V30 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Mas Igual Menos
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 21 | 6 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 6,7 | 70,0 | 20,0 | 3,3 | 33,3
| 40,0 | 29,6 | 46,2 | 100,0 |
| 2,2 | 23,3 | 6,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 26 | 3 | | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 86,7 | 10,0 | | 33,3
| 20,0 | 36,6 | 23,1 | |
| 1,1 | 28,9 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 24 | 4 | | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | 80,0 | 13,3 | | 33,3
| 40,0 | 33,8 | 30,8 | |
| 2,2 | 26,7 | 4,4 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 71 13 1 90
Total 5,6 78,9 14,4 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

370
P2 Edad by V31 Lengua de Señas Oficial

V31 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct | ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 2 | 4 | 24 | | 30
De 15 a 30 años | | 6,7 | 13,3 | 80,0 | | 33,3
| | 66,7 | 30,8 | 33,8 | |
| | 2,2 | 4,4 | 26,7 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | 1 | 5 | 24 | | 30
De 31 a 46 años | | 3,3 | 16,7 | 80,0 | | 33,3
| | 33,3 | 38,5 | 33,8 | |
| | 1,1 | 5,6 | 26,7 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | | 4 | 23 | 1 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | | 13,3 | 76,7 | 3,3 | 33,3
| 100,0 | | 30,8 | 32,4 | 100,0 |
| 2,2 | | 4,4 | 25,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 3 13 71 1 90
Total 2,2 3,3 14,4 78,9 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V3A Escribir LE

V3A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 11 | 18 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 36,7 | 60,0 | 33,3
| 11,1 | 31,4 | 39,1 |
| 1,1 | 12,2 | 20,0 |
+--------+--------+--------+
2 | 4 | 12 | 14 | 30
De 31 a 46 años | 13,3 | 40,0 | 46,7 | 33,3
| 44,4 | 34,3 | 30,4 |
| 4,4 | 13,3 | 15,6 |
+--------+--------+--------+
3 | 4 | 12 | 14 | 30
De 47 a 62 años | 13,3 | 40,0 | 46,7 | 33,3
| 44,4 | 34,3 | 30,4 |
| 4,4 | 13,3 | 15,6 |
+--------+--------+--------+
Column 9 35 46 90
Total 10,0 38,9 51,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

371
P2 Edad by V3B Escribir LV

V3B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 21 | 6 | 3 | 30
De 15 a 30 años | | 70,0 | 20,0 | 10,0 | 33,3
| | 28,8 | 54,5 | 75,0 |
| | 23,3 | 6,7 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 27 | 1 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 90,0 | 3,3 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 37,0 | 9,1 | 25,0 |
| 1,1 | 30,0 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 25 | 4 | | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 83,3 | 13,3 | | 33,3
| 50,0 | 34,2 | 36,4 | |
| 1,1 | 27,8 | 4,4 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 73 11 4 90
Total 2,2 81,1 12,2 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V4A Comunicar LS

V4A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 6 | 21 | 30
De 15 a 30 años | 10,0 | 20,0 | 70,0 | 33,3
| 100,0 | 30,0 | 31,3 |
| 3,3 | 6,7 | 23,3 |
+--------+--------+--------+
2 | | 7 | 23 | 30
De 31 a 46 años | | 23,3 | 76,7 | 33,3
| | 35,0 | 34,3 |
| | 7,8 | 25,6 |
+--------+--------+--------+
3 | | 7 | 23 | 30
De 47 a 62 años | | 23,3 | 76,7 | 33,3
| | 35,0 | 34,3 |
| | 7,8 | 25,6 |
+--------+--------+--------+
Column 3 20 67 90
Total 3,3 22,2 74,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

372
P2 Edad by V4B Comunicar LE

V4B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 8 | 22 | 30
De 15 a 30 años | | 26,7 | 73,3 | 33,3
| | 24,2 | 39,3 |
| | 8,9 | 24,4 |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 13 | 16 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 43,3 | 53,3 | 33,3
| 100,0 | 39,4 | 28,6 |
| 1,1 | 14,4 | 17,8 |
+--------+--------+--------+
3 | | 12 | 18 | 30
De 47 a 62 años | | 40,0 | 60,0 | 33,3
| | 36,4 | 32,1 |
| | 13,3 | 20,0 |
+--------+--------+--------+
Column 1 33 56 90
Total 1,1 36,7 62,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 47

P2 Edad by V4C Comunicar LV

V4C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 23 | 4 | 3 | 30
De 15 a 30 años | | 76,7 | 13,3 | 10,0 | 33,3
| | 34,3 | 26,7 | 50,0 |
| | 25,6 | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 22 | 4 | 3 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 73,3 | 13,3 | 10,0 | 33,3
| 50,0 | 32,8 | 26,7 | 50,0 |
| 1,1 | 24,4 | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 22 | 7 | | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 73,3 | 23,3 | | 33,3
| 50,0 | 32,8 | 46,7 | |
| 1,1 | 24,4 | 7,8 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 67 15 6 90
Total 2,2 74,4 16,7 6,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

373
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 48

P2 Edad by V4D Comunicar Lecto-escrita española

V4D Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 2 | 10 | 18 | 30
De 15 a 30 años | | 6,7 | 33,3 | 60,0 | 33,3
| | 14,3 | 27,8 | 48,6 |
| | 2,2 | 11,1 | 20,0 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 5 | 15 | 8 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 16,7 | 50,0 | 26,7 | 33,3
| 66,7 | 35,7 | 41,7 | 21,6 |
| 2,2 | 5,6 | 16,7 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 7 | 11 | 11 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 23,3 | 36,7 | 36,7 | 33,3
| 33,3 | 50,0 | 30,6 | 29,7 |
| 1,1 | 7,8 | 12,2 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 14 36 37 90
Total 3,3 15,6 40,0 41,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V4E Comunicar Lecto-escrita catalana(valenci

V4E Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 27 | 1 | 2 | 30
De 15 a 30 años | | 90,0 | 3,3 | 6,7 | 33,3
| | 35,1 | 14,3 | 66,7 |
| | 30,0 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 25 | 2 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 83,3 | 6,7 | 3,3 | 33,3
| 66,7 | 32,5 | 28,6 | 33,3 |
| 2,2 | 27,8 | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 25 | 4 | | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 83,3 | 13,3 | | 33,3
| 33,3 | 32,5 | 57,1 | |
| 1,1 | 27,8 | 4,4 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 77 7 3 90
Total 3,3 85,6 7,8 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

374
P2 Edad by V5 Primera Lengua entendida

V5 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | No recu Otras le Lengua Lengua Lengua
Col Pct |erda nguas Valencia de Seña Española Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | | 1 | 7 | 20 | 30
De 15 a 30 años | 6,7 | | 3,3 | 23,3 | 66,7 | 33,3
| 28,6 | | 25,0 | 22,6 | 43,5 |
| 2,2 | | 1,1 | 7,8 | 22,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 2 | 3 | 12 | 11 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 6,7 | 10,0 | 40,0 | 36,7 | 33,3
| 28,6 | 100,0 | 75,0 | 38,7 | 23,9 |
| 2,2 | 2,2 | 3,3 | 13,3 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 3 | | | 12 | 15 | 30
De 47 a 62 años | 10,0 | | | 40,0 | 50,0 | 33,3
| 42,9 | | | 38,7 | 32,6 |
| 3,3 | | | 13,3 | 16,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 7 2 4 31 46 90
Total 7,8 2,2 4,4 34,4 51,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 51

P2 Edad by V6 Primera Lengua Usar

V6 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | No recu Otras le Lengua Lengua Lengua
Col Pct |erda nguas Valencia de Seña Española Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | | 1 | 11 | 16 | 30
De 15 a 30 años | 6,7 | | 3,3 | 36,7 | 53,3 | 33,3
| 40,0 | | 33,3 | 22,4 | 50,0 |
| 2,2 | | 1,1 | 12,2 | 17,8 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 1 | 2 | 21 | 4 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 3,3 | 6,7 | 70,0 | 13,3 | 33,3
| 40,0 | 100,0 | 66,7 | 42,9 | 12,5 |
| 2,2 | 1,1 | 2,2 | 23,3 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | | | 17 | 12 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | | | 56,7 | 40,0 | 33,3
| 20,0 | | | 34,7 | 37,5 |
| 1,1 | | | 18,9 | 13,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 1 3 49 32 90
Total 5,6 1,1 3,3 54,4 35,6 100,0
Number of Missing Observations: 0

375
P2 Edad by V7A Entender Comunidad Valenciana

V7A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Nada Un poco Bastante No he te
Col Pct | Bien nido la Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 5 | 7 | 18 | | 30
De 15 a 30 años | | 16,7 | 23,3 | 60,0 | | 33,3
| | 71,4 | 25,9 | 34,0 | |
| | 5,6 | 7,8 | 20,0 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 1 | 9 | 17 | 2 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 3,3 | 30,0 | 56,7 | 6,7 | 33,3
| 100,0 | 14,3 | 33,3 | 32,1 | 100,0 |
| 1,1 | 1,1 | 10,0 | 18,9 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 1 | 11 | 18 | | 30
De 47 a 62 años | | 3,3 | 36,7 | 60,0 | | 33,3
| | 14,3 | 40,7 | 34,0 | |
| | 1,1 | 12,2 | 20,0 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 1 7 27 53 2 90
Total 1,1 7,8 30,0 58,9 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

V7B Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Nada Un poco Bastante No he te
Col Pct | Bien nido la Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 2 | 9 | 18 | | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 6,7 | 30,0 | 60,0 | | 33,3
| 50,0 | 33,3 | 25,7 | 40,0 | |
| 1,1 | 2,2 | 10,0 | 20,0 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 1 | 14 | 13 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 3,3 | 46,7 | 43,3 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 16,7 | 40,0 | 28,9 | 50,0 |
| 1,1 | 1,1 | 15,6 | 14,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 3 | 12 | 14 | 1 | 30
De 47 a 62 años | | 10,0 | 40,0 | 46,7 | 3,3 | 33,3
| | 50,0 | 34,3 | 31,1 | 50,0 |
| | 3,3 | 13,3 | 15,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 6 35 45 2 90
Total 2,2 6,7 38,9 50,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

376
P2 Edad by V7C Entender Extranjero

V7C Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Nada Un poco Bastante No he te
Col Pct | Bien nido la Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 17 | 10 | 1 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 56,7 | 33,3 | 3,3 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 35,4 | 30,3 | 33,3 | 25,0 |
| 1,1 | 18,9 | 11,1 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 14 | 12 | 2 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 46,7 | 40,0 | 6,7 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 29,2 | 36,4 | 66,7 | 25,0 |
| 1,1 | 15,6 | 13,3 | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 17 | 11 | | 2 | 30
De 47 a 62 años | | 56,7 | 36,7 | | 6,7 | 33,3
| | 35,4 | 33,3 | | 50,0 |
| | 18,9 | 12,2 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 48 33 3 4 90
Total 2,2 53,3 36,7 3,3 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V8A Lengua Comunicar Padre

V8A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 1 | | 4 | 5 | 30
De 15 a 30 años | 6,7 | 3,3 | | 13,3 | 16,7 | 33,3
| 28,6 | 50,0 | | 36,4 | 38,5 |
| 2,2 | 1,1 | | 4,4 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | 1 | 1 | 4 | 3 | 30
De 31 a 46 años | 10,0 | 3,3 | 3,3 | 13,3 | 10,0 | 33,3
| 42,9 | 50,0 | 100,0 | 36,4 | 23,1 |
| 3,3 | 1,1 | 1,1 | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | | | 3 | 5 | 30
De 47 a 62 años | 6,7 | | | 10,0 | 16,7 | 33,3
| 28,6 | | | 27,3 | 38,5 |
| 2,2 | | | 3,3 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 7 2 1 11 13 90
(Continued) Total 7,8 2,2 1,1 12,2 14,4 100,0

377
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 56

P2 Edad by V8A Lengua Comunicar Padre

V8A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 13 | 5 | 30
De 15 a 30 años | | 43,3 | 16,7 | 33,3
| | 31,0 | 45,5 |
| | 14,4 | 5,6 |
+--------+--------+--------+
2 | 2 | 13 | 3 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 43,3 | 10,0 | 33,3
| 66,7 | 31,0 | 27,3 |
| 2,2 | 14,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 16 | 3 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 53,3 | 10,0 | 33,3
| 33,3 | 38,1 | 27,3 |
| 1,1 | 17,8 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
Column 3 42 11 90
Total 3,3 46,7 12,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V8B Lengua Comunicar Madre

V8B Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 5 | 1 | | 4 | 5 | 30
De 15 a 30 años | 16,7 | 3,3 | | 13,3 | 16,7 | 33,3
| 50,0 | 100,0 | | 36,4 | 35,7 |
| 5,6 | 1,1 | | 4,4 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 4 | | 1 | 4 | 3 | 30
De 31 a 46 años | 13,3 | | 3,3 | 13,3 | 10,0 | 33,3
| 40,0 | | 100,0 | 36,4 | 21,4 |
| 4,4 | | 1,1 | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | | | 3 | 6 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | | | 10,0 | 20,0 | 33,3
| 10,0 | | | 27,3 | 42,9 |
| 1,1 | | | 3,3 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 10 1 1 11 14 90
(Continued) Total 11,1 1,1 1,1 12,2 15,6 100,0

378
P2 Edad by V8B Lengua Comunicar Madre

V8B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 10 | 5 | 30
De 15 a 30 años | | 33,3 | 16,7 | 33,3
| | 27,8 | 33,3 |
| | 11,1 | 5,6 |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 14 | 3 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 46,7 | 10,0 | 33,3
| 50,0 | 38,9 | 20,0 |
| 1,1 | 15,6 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 12 | 7 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 40,0 | 23,3 | 33,3
| 50,0 | 33,3 | 46,7 |
| 1,1 | 13,3 | 7,8 |
+--------+--------+--------+
Column 2 36 15 90
Total 2,2 40,0 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V8C Lengua Comunicar Hijos

V8C Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | Lectoesc en Lengu ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 15 | 1 | 1 | 5 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 50,0 | 3,3 | 3,3 | 16,7 | 3,3 | 33,3
| 51,7 | 100,0 | 100,0 | 25,0 | 20,0 |
| 16,7 | 1,1 | 1,1 | 5,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 6 | | | 10 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 20,0 | | | 33,3 | 3,3 | 33,3
| 20,7 | | | 50,0 | 20,0 |
| 6,7 | | | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 8 | | | 5 | 3 | 30
De 47 a 62 años | 26,7 | | | 16,7 | 10,0 | 33,3
| 27,6 | | | 25,0 | 60,0 |
| 8,9 | | | 5,6 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 29 1 1 20 5 90
(Continued) Total 32,2 1,1 1,1 22,2 5,6 100,0

379
P2 Edad by V8C Lengua Comunicar Hijos

V8C Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 3 | 3 | 30
De 15 a 30 años | 3,3 | 10,0 | 10,0 | 33,3
| 25,0 | 20,0 | 20,0 |
| 1,1 | 3,3 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
2 | 2 | 5 | 6 | 30
De 31 a 46 años | 6,7 | 16,7 | 20,0 | 33,3
| 50,0 | 33,3 | 40,0 |
| 2,2 | 5,6 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 7 | 6 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 23,3 | 20,0 | 33,3
| 25,0 | 46,7 | 40,0 |
| 1,1 | 7,8 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
Column 4 15 15 90
Total 4,4 16,7 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 61

P2 Edad by V8D Lengua Comunicar Padres entre Ellos

V8D Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Igual Le Mas Len Mas en L
Col Pct | en Lengu ngua Si gua Oral engua de Row
Tot Pct | 0 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 1 | 4 | 3 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 13,3 | 3,3 | 13,3 | 10,0 | 3,3 | 33,3
| 28,6 | 33,3 | 30,8 | 60,0 | 50,0 |
| 4,4 | 1,1 | 4,4 | 3,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 4 | 2 | 5 | | 1 | 30
De 31 a 46 años | 13,3 | 6,7 | 16,7 | | 3,3 | 33,3
| 28,6 | 66,7 | 38,5 | | 50,0 |
| 4,4 | 2,2 | 5,6 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 6 | | 4 | 2 | | 30
De 47 a 62 años | 20,0 | | 13,3 | 6,7 | | 33,3
| 42,9 | | 30,8 | 40,0 | |
| 6,7 | | 4,4 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 14 3 13 5 2 90
(Continued) Total 15,6 3,3 14,4 5,6 2,2 100,0

380
P2 Edad by V8D Lengua Comunicar Padres entre Ellos

V8D Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Siempre Siempre
Col Pct |Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+
1 | 12 | 5 | 30
De 15 a 30 años | 40,0 | 16,7 | 33,3
| 31,6 | 33,3 |
| 13,3 | 5,6 |
+--------+--------+
2 | 13 | 5 | 30
De 31 a 46 años | 43,3 | 16,7 | 33,3
| 34,2 | 33,3 |
| 14,4 | 5,6 |
+--------+--------+
3 | 13 | 5 | 30
De 47 a 62 años | 43,3 | 16,7 | 33,3
| 34,2 | 33,3 |
| 14,4 | 5,6 |
+--------+--------+
Column 38 15 90
Total 42,2 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V9A Lengua Comunicar Pareja

V9A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Igual Le Mas Len Mas en L
Col Pct | en Lengu ngua Si gua Oral engua de Row
Tot Pct | 0 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 9 | 1 | 4 | 2 | 1 | 30
De 15 a 30 años | 30,0 | 3,3 | 13,3 | 6,7 | 3,3 | 33,3
| 81,8 | 100,0 | 44,4 | 40,0 | 14,3 |
| 10,0 | 1,1 | 4,4 | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | | 4 | | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | | 13,3 | | 3,3 | 33,3
| 9,1 | | 44,4 | | 14,3 |
| 1,1 | | 4,4 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | | 1 | 3 | 5 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | | 3,3 | 10,0 | 16,7 | 33,3
| 9,1 | | 11,1 | 60,0 | 71,4 |
| 1,1 | | 1,1 | 3,3 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 11 1 9 5 7 90
(Continued) Total 12,2 1,1 10,0 5,6 7,8 100,0

381
P2 Edad by V9A Lengua Comunicar Pareja

V9A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Siempre Siempre
Col Pct |Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+
1 | 3 | 10 | 30
De 15 a 30 años | 10,0 | 33,3 | 33,3
| 33,3 | 20,8 |
| 3,3 | 11,1 |
+--------+--------+
2 | 3 | 21 | 30
De 31 a 46 años | 10,0 | 70,0 | 33,3
| 33,3 | 43,8 |
| 3,3 | 23,3 |
+--------+--------+
3 | 3 | 17 | 30
De 47 a 62 años | 10,0 | 56,7 | 33,3
| 33,3 | 35,4 |
| 3,3 | 18,9 |
+--------+--------+
Column 9 48 90
Total 10,0 53,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V9B Lengua Comunicar Amigos

V9B Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Igual Le Mas Len Mas en L
Col Pct | en Lengu ngua Si gua Oral engua de Row
Tot Pct | 0 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 1 | 9 | 1 | 2 | 30
De 15 a 30 años | | 3,3 | 30,0 | 3,3 | 6,7 | 33,3
| | 50,0 | 40,9 | 100,0 | 40,0 |
| | 1,1 | 10,0 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 1 | 7 | | 2 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 3,3 | 23,3 | | 6,7 | 33,3
| 50,0 | 50,0 | 31,8 | | 40,0 |
| 1,1 | 1,1 | 7,8 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | | 6 | | 1 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | | 20,0 | | 3,3 | 33,3
| 50,0 | | 27,3 | | 20,0 |
| 1,1 | | 6,7 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 2 22 1 5 90
(Continued) Total 2,2 2,2 24,4 1,1 5,6 100,0

382
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 66

P2 Edad by V9B Lengua Comunicar Amigos

V9B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Siempre Siempre
Col Pct |Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+
1 | 5 | 12 | 30
De 15 a 30 años | 16,7 | 40,0 | 33,3
| 31,3 | 28,6 |
| 5,6 | 13,3 |
+--------+--------+
2 | 4 | 15 | 30
De 31 a 46 años | 13,3 | 50,0 | 33,3
| 25,0 | 35,7 |
| 4,4 | 16,7 |
+--------+--------+
3 | 7 | 15 | 30
De 47 a 62 años | 23,3 | 50,0 | 33,3
| 43,8 | 35,7 |
| 7,8 | 16,7 |
+--------+--------+
Column 16 42 90
Total 17,8 46,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V9C Lengua Comunicar Comp. Trabajo

V9C Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 11 | 1 | 2 | 4 | 3 | 30
De 15 a 30 años | 36,7 | 3,3 | 6,7 | 13,3 | 10,0 | 33,3
| 33,3 | 33,3 | 50,0 | 26,7 | 42,9 |
| 12,2 | 1,1 | 2,2 | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 13 | 1 | 1 | 6 | 2 | 30
De 31 a 46 años | 43,3 | 3,3 | 3,3 | 20,0 | 6,7 | 33,3
| 39,4 | 33,3 | 25,0 | 40,0 | 28,6 |
| 14,4 | 1,1 | 1,1 | 6,7 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 9 | 1 | 1 | 5 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 30,0 | 3,3 | 3,3 | 16,7 | 6,7 | 33,3
| 27,3 | 33,3 | 25,0 | 33,3 | 28,6 |
| 10,0 | 1,1 | 1,1 | 5,6 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 33 3 4 15 7 90
(Continued) Total 36,7 3,3 4,4 16,7 7,8 100,0

383
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 68

P2 Edad by V9C Lengua Comunicar Comp. Trabajo

V9C Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 6 | 3 | 30
De 15 a 30 años | | 20,0 | 10,0 | 33,3
| | 28,6 | 60,0 |
| | 6,7 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 6 | | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 20,0 | | 33,3
| 50,0 | 28,6 | |
| 1,1 | 6,7 | |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 9 | 2 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 30,0 | 6,7 | 33,3
| 50,0 | 42,9 | 40,0 |
| 1,1 | 10,0 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
Column 2 21 5 90
Total 2,2 23,3 5,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

P2 Edad by V9D Lengua Comunicar Jefes

V9D Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 11 | 1 | 2 | 4 | 4 | 30
De 15 a 30 años | 36,7 | 3,3 | 6,7 | 13,3 | 13,3 | 33,3
| 27,5 | 50,0 | 40,0 | 40,0 | 57,1 |
| 12,2 | 1,1 | 2,2 | 4,4 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 17 | | 1 | 4 | | 30
De 31 a 46 años | 56,7 | | 3,3 | 13,3 | | 33,3
| 42,5 | | 20,0 | 40,0 | |
| 18,9 | | 1,1 | 4,4 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 12 | 1 | 2 | 2 | 3 | 30
De 47 a 62 años | 40,0 | 3,3 | 6,7 | 6,7 | 10,0 | 33,3
| 30,0 | 50,0 | 40,0 | 20,0 | 42,9 |
| 13,3 | 1,1 | 2,2 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 40 2 5 10 7 90
(Continued) Total 44,4 2,2 5,6 11,1 7,8 100,0

384
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 70

P2 Edad by V9D Lengua Comunicar Jefes

V9D Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P2 --------+--------+--------+--------+
1 | | 8 | | 30
De 15 a 30 años | | 26,7 | | 33,3
| | 36,4 | |
| | 8,9 | |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 6 | 1 | 30
De 31 a 46 años | 3,3 | 20,0 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 27,3 | 50,0 |
| 1,1 | 6,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 8 | 1 | 30
De 47 a 62 años | 3,3 | 26,7 | 3,3 | 33,3
| 50,0 | 36,4 | 50,0 |
| 1,1 | 8,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 2 22 2 90
Total 2,2 24,4 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

385
V10A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | | | 3
Hipoacusico | | | | | | 3,3
| | | | | |
| | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 2 | 1 | 1 | 2 | 3 | 20
Sordo post.. | 10,0 | 5,0 | 5,0 | 10,0 | 15,0 | 22,2
| 40,0 | 33,3 | 33,3 | 13,3 | 23,1 |
| 2,2 | 1,1 | 1,1 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 1 | 6 | 4 | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 4,0 | 24,0 | 16,0 | 27,8
| | 33,3 | 33,3 | 40,0 | 30,8 |
| | 1,1 | 1,1 | 6,7 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 1 | 1 | 7 | 6 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 2,4 | 2,4 | 16,7 | 14,3 | 46,7
| 60,0 | 33,3 | 33,3 | 46,7 | 46,2 |
| 3,3 | 1,1 | 1,1 | 7,8 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 3 3 15 13 90
(Continued) Total 5,6 3,3 3,3 16,7 14,4 100,0

P3 Tipo de sordera by V10A Lengua Comunicar Pequeño Comercio


V10A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | 3,3
| | 6,8 | |
| | 3,3 | |
+--------+--------+--------+
7 | | 10 | 1 | 20
Sordo post.. | | 50,0 | 5,0 | 22,2
| | 22,7 | 20,0 |
| | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
8 | | 10 | 3 | 25
Sordo pre.. | | 40,0 | 12,0 | 27,8
| | 22,7 | 60,0 |
| | 11,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
9 | 2 | 21 | 1 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 50,0 | 2,4 | 46,7
| 100,0 | 47,7 | 20,0 |
| 2,2 | 23,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 2 44 5 90
Total 2,2 48,9 5,6 100,0

386
Number of Missing Observations: 0

P3 Tipo de sordera by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio


V10B Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | | | 3
Hipoacusico | | | | | | 3,3
| | | | | |
| | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 5 | 1 | 1 | 1 | 1 | 20
Sordo post.. | 25,0 | 5,0 | 5,0 | 5,0 | 5,0 | 22,2
| 25,0 | 33,3 | 25,0 | 11,1 | 11,1 |
| 5,6 | 1,1 | 1,1 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 6 | 1 | 1 | 3 | 2 | 25
Sordo pre.. | 24,0 | 4,0 | 4,0 | 12,0 | 8,0 | 27,8
| 30,0 | 33,3 | 25,0 | 33,3 | 22,2 |
| 6,7 | 1,1 | 1,1 | 3,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 9 | 1 | 2 | 5 | 6 | 42
Sordo profundo | 21,4 | 2,4 | 4,8 | 11,9 | 14,3 | 46,7
| 45,0 | 33,3 | 50,0 | 55,6 | 66,7 |
| 10,0 | 1,1 | 2,2 | 5,6 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 20 3 4 9 9 90
(Continued) Total 22,2 3,3 4,4 10,0 10,0 100,0

387
P3 Tipo de sordera by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio
V10B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | 3,3
| | 7,3 | |
| | 3,3 | |
+--------+--------+--------+
7 | | 10 | 1 | 20
Sordo post.. | | 50,0 | 5,0 | 22,2
| | 24,4 | 33,3 |
| | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
8 | | 11 | 1 | 25
Sordo pre.. | | 44,0 | 4,0 | 27,8
| | 26,8 | 33,3 |
| | 12,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
9 | 1 | 17 | 1 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 40,5 | 2,4 | 46,7
| 100,0 | 41,5 | 33,3 |
| 1,1 | 18,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 1 41 3 90
Total 1,1 45,6 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

388
P3 Tipo de sordera by V11 Escribir Documentos

V11 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | NS/NC Otra Le Mas Len Siempre Mas Leng
Col Pct | ngua gua Vale Lengua ua Españ Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | | | 3
Hipoacusico | | | | | | 3,3
| | | | | |
| | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 4 | | | 1 | 1 | 20
Sordo post.. | 20,0 | | | 5,0 | 5,0 | 22,2
| 66,7 | | | 100,0 | 25,0 |
| 4,4 | | | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 1 | | 2 | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 4,0 | | 8,0 | 27,8
| | 100,0 | 100,0 | | 50,0 |
| | 1,1 | 1,1 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | | | | 1 | 42
Sordo profundo | 4,8 | | | | 2,4 | 46,7
| 33,3 | | | | 25,0 |
| 2,2 | | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 6 1 1 1 4 90
(Continued) Total 6,7 1,1 1,1 1,1 4,4 100,0

389
P3 Tipo de sordera by V11 Escribir Documentos

V11 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Siempre
Col Pct | Lengua Row
Tot Pct | 5 | Total
P3 --------+--------+
6 | 3 | 3
Hipoacusico | 100,0 | 3,3
| 3,9 |
| 3,3 |
+--------+
7 | 14 | 20
Sordo post.. | 70,0 | 22,2
| 18,2 |
| 15,6 |
+--------+
8 | 21 | 25
Sordo pre.. | 84,0 | 27,8
| 27,3 |
| 23,3 |
+--------+
9 | 39 | 42
Sordo profundo | 92,9 | 46,7
| 50,6 |
| 43,3 |
+--------+
Column 77 90
Total 85,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

390
P3 Tipo de sordera by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Padres Marido/ Amigos Compañer Profesor
Col Pct | Mujer os es Row
Tot Pct | 1 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | 1 | 1 | | | | 3
Hipoacusico | 33,3 | 33,3 | | | | 3,3
| 8,3 | 33,3 | | | |
| 1,1 | 1,1 | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | | 1 | 4 | | 5 | 20
Sordo post.. | | 5,0 | 20,0 | | 25,0 | 22,2
| | 33,3 | 16,0 | | 27,8 |
| | 1,1 | 4,4 | | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 2 | | 8 | | 6 | 25
Sordo pre.. | 8,0 | | 32,0 | | 24,0 | 27,8
| 16,7 | | 32,0 | | 33,3 |
| 2,2 | | 8,9 | | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 9 | 1 | 13 | 1 | 7 | 42
Sordo profundo | 21,4 | 2,4 | 31,0 | 2,4 | 16,7 | 46,7
| 75,0 | 33,3 | 52,0 | 100,0 | 38,9 |
| 10,0 | 1,1 | 14,4 | 1,1 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 12 3 25 1 18 90
(Continued) Total 13,3 3,3 27,8 1,1 20,0 100,0

391
P3 Tipo de sordera by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Asociaci
Col Pct |on Row
Tot Pct | 7 | Total
P3 --------+--------+
6 | 1 | 3
Hipoacusico | 33,3 | 3,3
| 3,2 |
| 1,1 |
+--------+
7 | 10 | 20
Sordo post.. | 50,0 | 22,2
| 32,3 |
| 11,1 |
+--------+
8 | 9 | 25
Sordo pre.. | 36,0 | 27,8
| 29,0 |
| 10,0 |
+--------+
9 | 11 | 42
Sordo profundo | 26,2 | 46,7
| 35,5 |
| 12,2 |
+--------+
Column 31 90
Total 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

392
P3 Tipo de sordera by V13 Incomodo Comunicar Lengua de Señas Fuer
V13 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | 2 | | 3
Hipoacusico | | 33,3 | 66,7 | | 3,3
| | 3,1 | 7,4 | |
| | 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 11 | 1 | 7 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 55,0 | 5,0 | 35,0 | 22,2
| 25,0 | 34,4 | 3,7 | 25,9 |
| 1,1 | 12,2 | 1,1 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 7 | 8 | 10 | 25
Sordo pre.. | | 28,0 | 32,0 | 40,0 | 27,8
| | 21,9 | 29,6 | 37,0 |
| | 7,8 | 8,9 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 13 | 16 | 10 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 31,0 | 38,1 | 23,8 | 46,7
| 75,0 | 40,6 | 59,3 | 37,0 |
| 3,3 | 14,4 | 17,8 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 32 27 27 90
Total 4,4 35,6 30,0 30,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

393
P3 Tipo de sordera by V14 Incomodo Comunicar Lengua Oral Fuera

V14 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | | 3,3
| | | 11,5 | |
| | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 2 | 8 | 2 | 8 | 20
Sordo post.. | 10,0 | 40,0 | 10,0 | 40,0 | 22,2
| 33,3 | 29,6 | 7,7 | 25,8 |
| 2,2 | 8,9 | 2,2 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 7 | 8 | 9 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 28,0 | 32,0 | 36,0 | 27,8
| 16,7 | 25,9 | 30,8 | 29,0 |
| 1,1 | 7,8 | 8,9 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 12 | 13 | 14 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 28,6 | 31,0 | 33,3 | 46,7
| 50,0 | 44,4 | 50,0 | 45,2 |
| 3,3 | 13,3 | 14,4 | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 6 27 26 31 90
Total 6,7 30,0 28,9 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

394
P3 Tipo de sordera by V15A Comunicarse Lengua de Señas C. Valencia
V15A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | 2 | | 1 | 3
Hipoacusico | 66,7 | | 33,3 | 3,3
| 2,9 | | 6,3 |
| 2,2 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+
7 | 17 | 1 | 2 | 20
Sordo post.. | 85,0 | 5,0 | 10,0 | 22,2
| 24,3 | 25,0 | 12,5 |
| 18,9 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
8 | 20 | | 5 | 25
Sordo pre.. | 80,0 | | 20,0 | 27,8
| 28,6 | | 31,3 |
| 22,2 | | 5,6 |
+--------+--------+--------+
9 | 31 | 3 | 8 | 42
Sordo profundo | 73,8 | 7,1 | 19,0 | 46,7
| 44,3 | 75,0 | 50,0 |
| 34,4 | 3,3 | 8,9 |
+--------+--------+--------+
Column 70 4 16 90
Total 77,8 4,4 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

395
P3 Tipo de sordera by V15B Comunicarse Lengua de Señas Vivir C.Val
V15B Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 4,3 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | | 18 | 2 | | 20
Sordo post.. | | 90,0 | 10,0 | | 22,2
| | 25,7 | 50,0 | |
| | 20,0 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 19 | | 5 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 76,0 | | 20,0 | 27,8
| 100,0 | 27,1 | | 33,3 |
| 1,1 | 21,1 | | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | | 30 | 2 | 10 | 42
Sordo profundo | | 71,4 | 4,8 | 23,8 | 46,7
| | 42,9 | 50,0 | 66,7 |
| | 33,3 | 2,2 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 1 70 4 15 90
Total 1,1 77,8 4,4 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

396
P3 Tipo de sordera by V15C Comunicarse Lengua de Señas España

V15C Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 5,8 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 13 | 3 | 3 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 65,0 | 15,0 | 15,0 | 22,2
| 50,0 | 25,0 | 27,3 | 12,0 |
| 1,1 | 14,4 | 3,3 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 11 | 3 | 10 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 44,0 | 12,0 | 40,0 | 27,8
| 50,0 | 21,2 | 27,3 | 40,0 |
| 1,1 | 12,2 | 3,3 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | | 25 | 5 | 12 | 42
Sordo profundo | | 59,5 | 11,9 | 28,6 | 46,7
| | 48,1 | 45,5 | 48,0 |
| | 27,8 | 5,6 | 13,3 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 52 11 25 90
Total 2,2 57,8 12,2 27,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

397
P3 Tipo de sordera by V15D Comunicarse lengua de Señas Extranjero

V15D Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 9,1 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 8 | 10 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 40,0 | 50,0 | 5,0 | 22,2
| 25,0 | 24,2 | 27,0 | 6,3 |
| 1,1 | 8,9 | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 3 | 8 | 9 | 5 | 25
Sordo pre.. | 12,0 | 32,0 | 36,0 | 20,0 | 27,8
| 75,0 | 24,2 | 24,3 | 31,3 |
| 3,3 | 8,9 | 10,0 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | | 14 | 18 | 10 | 42
Sordo profundo | | 33,3 | 42,9 | 23,8 | 46,7
| | 42,4 | 48,6 | 62,5 |
| | 15,6 | 20,0 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 33 37 16 90
Total 4,4 36,7 41,1 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

398
P3 Tipo de sordera by V16 Lengua de Señas Usar en la Enseñanza

V16 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | 2 | | 3
Hipoacusico | | 33,3 | 66,7 | | 3,3
| | 2,9 | 5,1 | |
| | 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | | 8 | 11 | 1 | 20
Sordo post.. | | 40,0 | 55,0 | 5,0 | 22,2
| | 22,9 | 28,2 | 7,1 |
| | 8,9 | 12,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 12 | 9 | 4 | 25
Sordo pre.. | | 48,0 | 36,0 | 16,0 | 27,8
| | 34,3 | 23,1 | 28,6 |
| | 13,3 | 10,0 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 14 | 17 | 9 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 33,3 | 40,5 | 21,4 | 46,7
| 100,0 | 40,0 | 43,6 | 64,3 |
| 2,2 | 15,6 | 18,9 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+

Column 2 35 39 14 90
Total 2,2 38,9 43,3 15,6 100,0

399
Number of Missing Observations: 0
P3 Tipo de sordera by V17 Profesores Oyentes conocer Lengua de Sig

V17 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | | 3,3
| | 4,1 | | | |
| | 3,3 | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | | 18 | | 2 | | 20
Sordo post.. | | 90,0 | | 10,0 | | 22,2
| | 24,7 | | 25,0 | |
| | 20,0 | | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 21 | 1 | 2 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 84,0 | 4,0 | 8,0 | | 27,8
| 100,0 | 28,8 | 14,3 | 25,0 | |
| 1,1 | 23,3 | 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | | 31 | 6 | 4 | 1 | 42
Sordo profundo | | 73,8 | 14,3 | 9,5 | 2,4 | 46,7
| | 42,5 | 85,7 | 50,0 | 100,0 |
| | 34,4 | 6,7 | 4,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 1 73 7 8 1 90
Total 1,1 81,1 7,8 8,9 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

400
P3 Tipo de sordera by V18 Hoy o futuro Usar Lengua de Señas
V18 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Solo Le Solo Le Solo Len Las tre
Col Pct | ngua de ngua Esp gua Vale s lengua Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | | 3 | 3
Hipoacusico | | | | | 100,0 | 3,3
| | | | | 7,3 |
| | | | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | | 9 | 1 | | 10 | 20
Sordo post.. | | 45,0 | 5,0 | | 50,0 | 22,2
| | 27,3 | 14,3 | | 23,3 |
| | 10,0 | 1,1 | | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 7 | 2 | 1 | 15 | 25
Sordo pre.. | | 28,0 | 8,0 | 4,0 | 60,0 | 27,8
| | 21,2 | 28,6 | 50,0 | 34,9 |
| | 7,8 | 2,2 | 1,1 | 16,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 5 | 15 | 4 | 1 | 17 | 42
Sordo profundo | 11,9 | 35,7 | 9,5 | 2,4 | 40,5 | 46,7
| 100,0 | 45,5 | 57,1 | 50,0 | 39,5 |
| 5,6 | 16,7 | 4,4 | 1,1 | 18,9 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 33 7 2 45 90
Total 5,6 36,7 7,8 2,2 47,8 100,0
Number of Missing Observations: 0

401
P3 Tipo de sordera by V19 Enseñar L. Señas desde la Esc.Infantil

V19 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | | 100,0 | | 3,3
| | | | 4,4 | |
| | | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | | 3 | 16 | | 20
Sordo post.. | 5,0 | | 15,0 | 80,0 | | 22,2
| 33,3 | | 25,0 | 23,5 | |
| 1,1 | | 3,3 | 17,8 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 4 | 19 | 1 | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 16,0 | 76,0 | 4,0 | 27,8
| | 20,0 | 33,3 | 27,9 | 100,0 |
| | 1,1 | 4,4 | 21,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 4 | 5 | 30 | | 42
Sordo profundo | 4,8 | 9,5 | 11,9 | 71,4 | | 46,7
| 66,7 | 80,0 | 41,7 | 44,1 | |
| 2,2 | 4,4 | 5,6 | 33,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 5 12 68 1 90
(Continued) Total 3,3 5,6 13,3 75,6 1,1 100,0

402
P3 Tipo de sordera by V19 Enseñar L. Señas desde la Esc.Infantil

V19 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P3 --------+--------+
6 | | 3
Hipoacusico | | 3,3
| |
| |
+--------+
7 | | 20
Sordo post.. | | 22,2
| |
| |
+--------+
8 | | 25
Sordo pre.. | | 27,8
| |
| |
+--------+
9 | 1 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 46,7
| 100,0 |
| 1,1 |
+--------+
Column 1 90
Total 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

403
P3 Tipo de sordera by V1A Entiende LS

V1A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | 3,3
| | | 4,9 |
| | | 3,3 |
+--------+--------+--------+
7 | 1 | 9 | 10 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 45,0 | 50,0 | 22,2
| 50,0 | 33,3 | 16,4 |
| 1,1 | 10,0 | 11,1 |
+--------+--------+--------+
8 | | 7 | 18 | 25
Sordo pre.. | | 28,0 | 72,0 | 27,8
| | 25,9 | 29,5 |
| | 7,8 | 20,0 |
+--------+--------+--------+
9 | 1 | 11 | 30 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 26,2 | 71,4 | 46,7
| 50,0 | 40,7 | 49,2 |
| 1,1 | 12,2 | 33,3 |
+--------+--------+--------+
Column 2 27 61 90
Total 2,2 30,0 67,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

404
P3 Tipo de sordera by V1B Entiende LE

V1B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | 3,3
| | | 4,9 |
| | | 3,3 |
+--------+--------+--------+
7 | 3 | 9 | 8 | 20
Sordo post.. | 15,0 | 45,0 | 40,0 | 22,2
| 37,5 | 30,0 | 15,4 |
| 3,3 | 10,0 | 8,9 |
+--------+--------+--------+
8 | 1 | 5 | 19 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 20,0 | 76,0 | 27,8
| 12,5 | 16,7 | 36,5 |
| 1,1 | 5,6 | 21,1 |
+--------+--------+--------+
9 | 3 | 16 | 23 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 38,1 | 54,8 | 46,7
| 37,5 | 53,3 | 44,2 |
| 3,3 | 17,8 | 25,6 |
+--------+--------+--------+
Column 7 30 53 90
Total 8,9 33,3 57,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

405
P3 Tipo de sordera by V1C Entiende LV

V1C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 2 | | 1 | 3
Hipoacusico | | 66,7 | | 33,3 | 3,3
| | 3,7 | | 12,5 |
| | 2,2 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 10 | 6 | 3 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 50,0 | 30,0 | 15,0 | 22,2
| 33,3 | 18,5 | 24,0 | 37,5 |
| 1,1 | 11,1 | 6,7 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 13 | 11 | 1 | 25
Sordo pre.. | | 52,0 | 44,0 | 4,0 | 27,8
| | 24,1 | 44,0 | 12,5 |
| | 14,4 | 12,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 29 | 8 | 3 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 69,0 | 19,0 | 7,1 | 46,7
| 66,7 | 53,7 | 32,0 | 37,5 |
| 2,2 | 32,2 | 8,9 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 54 25 8 90
Total 3,3 60,0 27,8 8,9 100,0

Number of Missing Observations: 0

406
P3 Tipo de sordera by V20 Lengua de Señas usar Ayuntamientos,etc.

V20 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | | 100,0 | | 3,3
| | | | 5,2 | |
| | | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | | 7 | 11 | | 20
Sordo post.. | 5,0 | | 35,0 | 55,0 | | 22,2
| 20,0 | | 35,0 | 19,0 | |
| 1,1 | | 7,8 | 12,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 1 | 6 | 17 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 4,0 | 24,0 | 68,0 | | 27,8
| 20,0 | 25,0 | 30,0 | 29,3 | |
| 1,1 | 1,1 | 6,7 | 18,9 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 3 | 7 | 27 | 1 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 7,1 | 16,7 | 64,3 | 2,4 | 46,7
| 60,0 | 75,0 | 35,0 | 46,6 | 100,0 |
| 3,3 | 3,3 | 7,8 | 30,0 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 4 20 58 1 90
(Continued) Total 5,6 4,4 22,2 64,4 1,1 100,0

407
P3 Tipo de sordera by V20 Lengua de Señas usar Ayuntamientos,etc.

V20 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P3 --------+--------+
6 | | 3
Hipoacusico | | 3,3
| |
| |
+--------+
7 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 22,2
| 50,0 |
| 1,1 |
+--------+
8 | | 25
Sordo pre.. | | 27,8
| |
| |
+--------+
9 | 1 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 46,7
| 50,0 |
| 1,1 |
+--------+
Column 2 90
Total 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

408
P3 Tipo de sordera by V21 Usar Lengua Señas Actos Oficiales

V21 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 8,8 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 7 | 11 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 35,0 | 55,0 | 5,0 | 22,2
| 20,0 | 20,6 | 35,5 | 5,0 |
| 1,1 | 7,8 | 12,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 7 | 6 | 11 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 28,0 | 24,0 | 44,0 | 27,8
| 20,0 | 20,6 | 19,4 | 55,0 |
| 1,1 | 7,8 | 6,7 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 17 | 14 | 8 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 40,5 | 33,3 | 19,0 | 46,7
| 60,0 | 50,0 | 45,2 | 40,0 |
| 3,3 | 18,9 | 15,6 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 34 31 20 90
Total 5,6 37,8 34,4 22,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

409
P3 Tipo de sordera by V22 Lengua Señas Utilizar Conferencias Cons

V22 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct | ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 1 | 2 | | 3
Hipoacusico | | | 33,3 | 66,7 | | 3,3
| | | 5,3 | 3,2 | |
| | | 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | | 6 | 12 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | | 30,0 | 60,0 | 5,0 | 22,2
| 50,0 | | 31,6 | 19,0 | 50,0 |
| 1,1 | | 6,7 | 13,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 5 | 19 | | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 20,0 | 76,0 | | 27,8
| | 25,0 | 26,3 | 30,2 | |
| | 1,1 | 5,6 | 21,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | 3 | 7 | 30 | 1 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 7,1 | 16,7 | 71,4 | 2,4 | 46,7
| 50,0 | 75,0 | 36,8 | 47,6 | 50,0 |
| 1,1 | 3,3 | 7,8 | 33,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 4 19 63 2 90
Total 2,2 4,4 21,1 70,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

410
P3 Tipo de sordera by V23 Presencia Interprete Escuela Infantil ha

V23 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Ridicul Me da i
Col Pct |ortante te ortante o gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | | | 3,3
| | | 4,9 | | |
| | | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 5 | 12 | | 2 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 25,0 | 60,0 | | 10,0 | 22,2
| 25,0 | 31,3 | 19,7 | | 50,0 |
| 1,1 | 5,6 | 13,3 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 4 | 19 | 2 | | 25
Sordo pre.. | | 16,0 | 76,0 | 8,0 | | 27,8
| | 25,0 | 31,1 | 40,0 | |
| | 4,4 | 21,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 7 | 27 | 3 | 2 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 16,7 | 64,3 | 7,1 | 4,8 | 46,7
| 75,0 | 43,8 | 44,3 | 60,0 | 50,0 |
| 3,3 | 7,8 | 30,0 | 3,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 4 16 61 5 4 90
Total 4,4 17,8 67,8 5,6 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

411
P3 Tipo de sordera by V24 Presencia Interprete Administracion

V24 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | | 3,3
| | | 4,6 | |
| | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 4 | 14 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 20,0 | 70,0 | 5,0 | 22,2
| 25,0 | 22,2 | 21,5 | 33,3 |
| 1,1 | 4,4 | 15,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 6 | 18 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 24,0 | 72,0 | | 27,8
| 25,0 | 33,3 | 27,7 | |
| 1,1 | 6,7 | 20,0 | |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 8 | 30 | 2 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 19,0 | 71,4 | 4,8 | 46,7
| 50,0 | 44,4 | 46,2 | 66,7 |
| 2,2 | 8,9 | 33,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 18 65 3 90
Total 4,4 20,0 72,2 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

412
P3 Tipo de sordera by V25 Presencia Interprete Actos Oficiales

V25 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | | 3,3
| | | 4,8 | |
| | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 5 | 13 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 25,0 | 65,0 | 5,0 | 22,2
| 16,7 | 27,8 | 20,6 | 33,3 |
| 1,1 | 5,6 | 14,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 2 | 6 | 17 | | 25
Sordo pre.. | 8,0 | 24,0 | 68,0 | | 27,8
| 33,3 | 33,3 | 27,0 | |
| 2,2 | 6,7 | 18,9 | |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 7 | 30 | 2 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 16,7 | 71,4 | 4,8 | 46,7
| 50,0 | 38,9 | 47,6 | 66,7 |
| 3,3 | 7,8 | 33,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 6 18 63 3 90
Total 6,7 20,0 70,0 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

413
P3 Tipo de sordera by V26 Profesor Sordo Apoyo escuela

V26 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | 2 | | 3
Hipoacusico | | 33,3 | 66,7 | | 3,3
| | 9,1 | 2,8 | |
| | 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 2 | 16 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 10,0 | 80,0 | 5,0 | 22,2
| 20,0 | 18,2 | 22,2 | 50,0 |
| 1,1 | 2,2 | 17,8 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 2 | 22 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 8,0 | 88,0 | | 27,8
| 20,0 | 18,2 | 30,6 | |
| 1,1 | 2,2 | 24,4 | |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 6 | 32 | 1 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 14,3 | 76,2 | 2,4 | 46,7
| 60,0 | 54,5 | 44,4 | 50,0 |
| 3,3 | 6,7 | 35,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 11 72 2 90
Total 5,6 12,2 80,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

414
P3 Tipo de sordera by V27A Television Publica Usar Lengua Señas

V27A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 1 | 2 | Total
P3 --------+--------+--------+
6 | 3 | | 3
Hipoacusico | 100,0 | | 3,3
| 4,0 | |
| 3,3 | |
+--------+--------+
7 | 17 | 3 | 20
Sordo post.. | 85,0 | 15,0 | 22,2
| 22,7 | 20,0 |
| 18,9 | 3,3 |
+--------+--------+
8 | 19 | 6 | 25
Sordo pre.. | 76,0 | 24,0 | 27,8
| 25,3 | 40,0 |
| 21,1 | 6,7 |
+--------+--------+
9 | 36 | 6 | 42
Sordo profundo | 85,7 | 14,3 | 46,7
| 48,0 | 40,0 |
| 40,0 | 6,7 |
+--------+--------+
Column 75 15 90
Total 83,3 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

415
P3 Tipo de sordera by V27B T.V. Privada

V27B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | 3,3
| | 3,8 | |
| | 3,3 | |
+--------+--------+--------+
7 | 1 | 17 | 2 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 85,0 | 10,0 | 22,2
| 33,3 | 21,3 | 28,6 |
| 1,1 | 18,9 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
8 | | 22 | 3 | 25
Sordo pre.. | | 88,0 | 12,0 | 27,8
| | 27,5 | 42,9 |
| | 24,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
9 | 2 | 38 | 2 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 90,5 | 4,8 | 46,7
| 66,7 | 47,5 | 28,6 |
| 2,2 | 42,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
Column 3 80 7 90
Total 3,3 88,9 7,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

416
P3 Tipo de sordera by V27C T.V. Autonomica

V27C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | 1 | 2 | | 3
Hipoacusico | 33,3 | 66,7 | | 3,3
| 4,8 | 2,9 | |
| 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+
7 | 3 | 17 | | 20
Sordo post.. | 15,0 | 85,0 | | 22,2
| 14,3 | 25,0 | |
| 3,3 | 18,9 | |
+--------+--------+--------+
8 | 5 | 19 | 1 | 25
Sordo pre.. | 20,0 | 76,0 | 4,0 | 27,8
| 23,8 | 27,9 | 100,0 |
| 5,6 | 21,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
9 | 12 | 30 | | 42
Sordo profundo | 28,6 | 71,4 | | 46,7
| 57,1 | 44,1 | |
| 13,3 | 33,3 | |
+--------+--------+--------+
Column 21 68 1 90
Total 23,3 75,6 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

417
P3 Tipo de sordera by V27D T.V. Local

V27D Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | 3,3
| | 4,3 | |
| | 3,3 | |
+--------+--------+--------+
7 | 6 | 12 | 2 | 20
Sordo post.. | 30,0 | 60,0 | 10,0 | 22,2
| 35,3 | 17,1 | 66,7 |
| 6,7 | 13,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
8 | 3 | 21 | 1 | 25
Sordo pre.. | 12,0 | 84,0 | 4,0 | 27,8
| 17,6 | 30,0 | 33,3 |
| 3,3 | 23,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
9 | 8 | 34 | | 42
Sordo profundo | 19,0 | 81,0 | | 46,7
| 47,1 | 48,6 | |
| 8,9 | 37,8 | |
+--------+--------+--------+
Column 17 70 3 90
Total 18,9 77,8 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

418
P3 Tipo de sordera by V28A Programacion T.V. Publica

V28A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Ridicul Me da i
Col Pct |ortante te ortante o gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | | | 3,3
| | | 4,3 | | |
| | | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 2 | 4 | 13 | | 1 | 20
Sordo post.. | 10,0 | 20,0 | 65,0 | | 5,0 | 22,2
| 40,0 | 30,8 | 18,8 | | 100,0 |
| 2,2 | 4,4 | 14,4 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 4 | 20 | | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 16,0 | 80,0 | | | 27,8
| 20,0 | 30,8 | 29,0 | | |
| 1,1 | 4,4 | 22,2 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 5 | 33 | 2 | | 42
Sordo profundo | 4,8 | 11,9 | 78,6 | 4,8 | | 46,7
| 40,0 | 38,5 | 47,8 | 100,0 | |
| 2,2 | 5,6 | 36,7 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 13 69 2 1 90
Total 5,6 14,4 76,7 2,2 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

419
P3 Tipo de sordera by V28B Programacion T.V. Privada

V28B Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | | 100,0 | | 3,3
| | | | 4,7 | |
| | | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 2 | 2 | 3 | 12 | | 20
Sordo post.. | 10,0 | 10,0 | 15,0 | 60,0 | | 22,2
| 66,7 | 40,0 | 23,1 | 18,8 | |
| 2,2 | 2,2 | 3,3 | 13,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 6 | 18 | | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 24,0 | 72,0 | | 27,8
| | 20,0 | 46,2 | 28,1 | |
| | 1,1 | 6,7 | 20,0 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | 2 | 4 | 31 | 3 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 4,8 | 9,5 | 73,8 | 7,1 | 46,7
| 33,3 | 40,0 | 30,8 | 48,4 | 100,0 |
| 1,1 | 2,2 | 4,4 | 34,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 5 13 64 3 90
(Continued) Total 3,3 5,6 14,4 71,1 3,3 100,0

420
P3 Tipo de sordera by V28B Programacion T.V. Privada

V28B Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P3 --------+--------+
6 | | 3
Hipoacusico | | 3,3
| |
| |
+--------+
7 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 22,2
| 50,0 |
| 1,1 |
+--------+
8 | | 25
Sordo pre.. | | 27,8
| |
| |
+--------+
9 | 1 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 46,7
| 50,0 |
| 1,1 |
+--------+
Column 2 90
Total 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

421
P3 Tipo de sordera by V29 Lengua Señas Usa en la Calle

V29 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Mas Igual Menos
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 2 | | 1 | 3
Hipoacusico | | 66,7 | | 33,3 | 3,3
| | 8,0 | | 5,6 |
| | 2,2 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 4 | 11 | 4 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 20,0 | 55,0 | 20,0 | 22,2
| 33,3 | 16,0 | 25,0 | 22,2 |
| 1,1 | 4,4 | 12,2 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 7 | 11 | 6 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 28,0 | 44,0 | 24,0 | 27,8
| 33,3 | 28,0 | 25,0 | 33,3 |
| 1,1 | 7,8 | 12,2 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | 12 | 22 | 7 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 28,6 | 52,4 | 16,7 | 46,7
| 33,3 | 48,0 | 50,0 | 38,9 |
| 1,1 | 13,3 | 24,4 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 25 44 18 90
Total 3,3 27,8 48,9 20,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

422
P3 Tipo de sordera by V2A Leer LE

V2A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | 1 | | 2 | 3
Hipoacusico | 33,3 | | 66,7 | 3,3
| 6,7 | | 4,4 |
| 1,1 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+
7 | 7 | 7 | 6 | 20
Sordo post.. | 35,0 | 35,0 | 30,0 | 22,2
| 46,7 | 23,3 | 13,3 |
| 7,8 | 7,8 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
8 | 1 | 6 | 18 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 24,0 | 72,0 | 27,8
| 6,7 | 20,0 | 40,0 |
| 1,1 | 6,7 | 20,0 |
+--------+--------+--------+
9 | 6 | 17 | 19 | 42
Sordo profundo | 14,3 | 40,5 | 45,2 | 46,7
| 40,0 | 56,7 | 42,2 |
| 6,7 | 18,9 | 21,1 |
+--------+--------+--------+
Column 15 30 45 90
Total 16,7 33,3 50,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

423
P3 Tipo de sordera by V2B Leer LV

V2B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 4,5 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | | 15 | 2 | 3 | 20
Sordo post.. | | 75,0 | 10,0 | 15,0 | 22,2
| | 22,7 | 11,1 | 75,0 |
| | 16,7 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 19 | 6 | | 25
Sordo pre.. | | 76,0 | 24,0 | | 27,8
| | 28,8 | 33,3 | |
| | 21,1 | 6,7 | |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 29 | 10 | 1 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 69,0 | 23,8 | 2,4 | 46,7
| 100,0 | 43,9 | 55,6 | 25,0 |
| 2,2 | 32,2 | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 66 18 4 90
Total 2,2 73,3 20,0 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

424
P3 Tipo de sordera by V30 Opinion Lengua Señas Usar Actual

V30 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Mas Igual Menos
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 4,2 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 17 | 2 | | 20
Sordo post.. | 5,0 | 85,0 | 10,0 | | 22,2
| 20,0 | 23,9 | 15,4 | |
| 1,1 | 18,9 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 21 | 3 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 84,0 | 12,0 | | 27,8
| 20,0 | 29,6 | 23,1 | |
| 1,1 | 23,3 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | 30 | 8 | 1 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 71,4 | 19,0 | 2,4 | 46,7
| 60,0 | 42,3 | 61,5 | 100,0 |
| 3,3 | 33,3 | 8,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 71 13 1 90
Total 5,6 78,9 14,4 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

425
P3 Tipo de sordera by V31 Lengua de Señas Oficial

V31 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct | ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | | 100,0 | | 3,3
| | | | 4,2 | |
| | | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | | 5 | 13 | 1 | 20
Sordo post.. | 5,0 | | 25,0 | 65,0 | 5,0 | 22,2
| 50,0 | | 38,5 | 18,3 | 100,0 |
| 1,1 | | 5,6 | 14,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 3 | 21 | | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 12,0 | 84,0 | | 27,8
| | 33,3 | 23,1 | 29,6 | |
| | 1,1 | 3,3 | 23,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | 2 | 5 | 34 | | 42
Sordo profundo | 2,4 | 4,8 | 11,9 | 81,0 | | 46,7
| 50,0 | 66,7 | 38,5 | 47,9 | |
| 1,1 | 2,2 | 5,6 | 37,8 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 3 13 71 1 90
Total 2,2 3,3 14,4 78,9 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

426
P3 Tipo de sordera by V3A Escribir LE

V3A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | 3,3
| | | 6,5 |
| | | 3,3 |
+--------+--------+--------+
7 | 6 | 8 | 6 | 20
Sordo post.. | 30,0 | 40,0 | 30,0 | 22,2
| 66,7 | 22,9 | 13,0 |
| 6,7 | 8,9 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
8 | | 9 | 16 | 25
Sordo pre.. | | 36,0 | 64,0 | 27,8
| | 25,7 | 34,8 |
| | 10,0 | 17,8 |
+--------+--------+--------+
9 | 3 | 18 | 21 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 42,9 | 50,0 | 46,7
| 33,3 | 51,4 | 45,7 |
| 3,3 | 20,0 | 23,3 |
+--------+--------+--------+
Column 9 35 46 90
Total 10,0 38,9 51,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

427
P3 Tipo de sordera by V3B Escribir LV

V3B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 4,1 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | | 16 | 2 | 2 | 20
Sordo post.. | | 80,0 | 10,0 | 10,0 | 22,2
| | 21,9 | 18,2 | 50,0 |
| | 17,8 | 2,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 21 | 3 | 1 | 25
Sordo pre.. | | 84,0 | 12,0 | 4,0 | 27,8
| | 28,8 | 27,3 | 25,0 |
| | 23,3 | 3,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 33 | 6 | 1 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 78,6 | 14,3 | 2,4 | 46,7
| 100,0 | 45,2 | 54,5 | 25,0 |
| 2,2 | 36,7 | 6,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 73 11 4 90
Total 2,2 81,1 12,2 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

428
P3 Tipo de sordera by V4A Comunicar LS

V4A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | | 3 | 3
Hipoacusico | | | 100,0 | 3,3
| | | 4,5 |
| | | 3,3 |
+--------+--------+--------+
7 | 2 | 7 | 11 | 20
Sordo post.. | 10,0 | 35,0 | 55,0 | 22,2
| 66,7 | 35,0 | 16,4 |
| 2,2 | 7,8 | 12,2 |
+--------+--------+--------+
8 | | 2 | 23 | 25
Sordo pre.. | | 8,0 | 92,0 | 27,8
| | 10,0 | 34,3 |
| | 2,2 | 25,6 |
+--------+--------+--------+
9 | 1 | 11 | 30 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 26,2 | 71,4 | 46,7
| 33,3 | 55,0 | 44,8 |
| 1,1 | 12,2 | 33,3 |
+--------+--------+--------+
Column 3 20 67 90
Total 3,3 22,2 74,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

429
P3 Tipo de sordera by V4B Comunicar LE

V4B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | 2 | 3
Hipoacusico | | 33,3 | 66,7 | 3,3
| | 3,0 | 3,6 |
| | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
7 | | 11 | 9 | 20
Sordo post.. | | 55,0 | 45,0 | 22,2
| | 33,3 | 16,1 |
| | 12,2 | 10,0 |
+--------+--------+--------+
8 | | 4 | 21 | 25
Sordo pre.. | | 16,0 | 84,0 | 27,8
| | 12,1 | 37,5 |
| | 4,4 | 23,3 |
+--------+--------+--------+
9 | 1 | 17 | 24 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 40,5 | 57,1 | 46,7
| 100,0 | 51,5 | 42,9 |
| 1,1 | 18,9 | 26,7 |
+--------+--------+--------+
Column 1 33 56 90
Total 1,1 36,7 62,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

430
P3 Tipo de sordera by V4C Comunicar LV

V4C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 4,5 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | | 14 | 3 | 3 | 20
Sordo post.. | | 70,0 | 15,0 | 15,0 | 22,2
| | 20,9 | 20,0 | 50,0 |
| | 15,6 | 3,3 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 16 | 8 | 1 | 25
Sordo pre.. | | 64,0 | 32,0 | 4,0 | 27,8
| | 23,9 | 53,3 | 16,7 |
| | 17,8 | 8,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 34 | 4 | 2 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 81,0 | 9,5 | 4,8 | 46,7
| 100,0 | 50,7 | 26,7 | 33,3 |
| 2,2 | 37,8 | 4,4 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 67 15 6 90
Total 2,2 74,4 16,7 6,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

431
P3 Tipo de sordera by V4D Comunicar Lecto-escrita española

V4D Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 1 | 2 | 3
Hipoacusico | | | 33,3 | 66,7 | 3,3
| | | 2,8 | 5,4 |
| | | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 7 | 8 | 4 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 35,0 | 40,0 | 20,0 | 22,2
| 33,3 | 50,0 | 22,2 | 10,8 |
| 1,1 | 7,8 | 8,9 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 2 | 9 | 14 | 25
Sordo pre.. | | 8,0 | 36,0 | 56,0 | 27,8
| | 14,3 | 25,0 | 37,8 |
| | 2,2 | 10,0 | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 5 | 18 | 17 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 11,9 | 42,9 | 40,5 | 46,7
| 66,7 | 35,7 | 50,0 | 45,9 |
| 2,2 | 5,6 | 20,0 | 18,9 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 14 36 37 90
Total 3,3 15,6 40,0 41,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

432
P3 Tipo de sordera by V4E Comunicar Lecto-escrita catalana(valenci

V4E Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | 3,3
| | 3,9 | | |
| | 3,3 | | |
+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 16 | 1 | 2 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 80,0 | 5,0 | 10,0 | 22,2
| 33,3 | 20,8 | 14,3 | 66,7 |
| 1,1 | 17,8 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
8 | | 22 | 3 | | 25
Sordo pre.. | | 88,0 | 12,0 | | 27,8
| | 28,6 | 42,9 | |
| | 24,4 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 36 | 3 | 1 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 85,7 | 7,1 | 2,4 | 46,7
| 66,7 | 46,8 | 42,9 | 33,3 |
| 2,2 | 40,0 | 3,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 77 7 3 90
Total 3,3 85,6 7,8 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

433
P3 Tipo de sordera by V5 Primera Lengua entendida

V5 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | No recu Otras le Lengua Lengua Lengua
Col Pct |erda nguas Valencia de Seña Española Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | | 3 | 3
Hipoacusico | | | | | 100,0 | 3,3
| | | | | 6,5 |
| | | | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 4 | 1 | 2 | 5 | 8 | 20
Sordo post.. | 20,0 | 5,0 | 10,0 | 25,0 | 40,0 | 22,2
| 57,1 | 50,0 | 50,0 | 16,1 | 17,4 |
| 4,4 | 1,1 | 2,2 | 5,6 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | | | 7 | 17 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | | | 28,0 | 68,0 | 27,8
| 14,3 | | | 22,6 | 37,0 |
| 1,1 | | | 7,8 | 18,9 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | 1 | 2 | 19 | 18 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 2,4 | 4,8 | 45,2 | 42,9 | 46,7
| 28,6 | 50,0 | 50,0 | 61,3 | 39,1 |
| 2,2 | 1,1 | 2,2 | 21,1 | 20,0 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 7 2 4 31 46 90
Total 7,8 2,2 4,4 34,4 51,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

434
P3 Tipo de sordera by V6 Primera Lengua Usar

V6 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | No recu Otras le Lengua Lengua Lengua
Col Pct |erda nguas Valencia de Seña Española Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | 1 | 2 | 3
Hipoacusico | | | | 33,3 | 66,7 | 3,3
| | | | 2,0 | 6,3 |
| | | | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 3 | 1 | 1 | 11 | 4 | 20
Sordo post.. | 15,0 | 5,0 | 5,0 | 55,0 | 20,0 | 22,2
| 60,0 | 100,0 | 33,3 | 22,4 | 12,5 |
| 3,3 | 1,1 | 1,1 | 12,2 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | | | 12 | 13 | 25
Sordo pre.. | | | | 48,0 | 52,0 | 27,8
| | | | 24,5 | 40,6 |
| | | | 13,3 | 14,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 2 | | 2 | 25 | 13 | 42
Sordo profundo | 4,8 | | 4,8 | 59,5 | 31,0 | 46,7
| 40,0 | | 66,7 | 51,0 | 40,6 |
| 2,2 | | 2,2 | 27,8 | 14,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 1 3 49 32 90
Total 5,6 1,1 3,3 54,4 35,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

435
P3 Tipo de sordera by V7A Entender Comunidad Valenciana

V7A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Nada Un poco Bastante No he te
Col Pct | Bien nido la Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | 3 | | 3
Hipoacusico | | | | 100,0 | | 3,3
| | | | 5,7 | |
| | | | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | | 3 | 7 | 8 | 2 | 20
Sordo post.. | | 15,0 | 35,0 | 40,0 | 10,0 | 22,2
| | 42,9 | 25,9 | 15,1 | 100,0 |
| | 3,3 | 7,8 | 8,9 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 8 | 16 | | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 32,0 | 64,0 | | 27,8
| | 14,3 | 29,6 | 30,2 | |
| | 1,1 | 8,9 | 17,8 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | 3 | 12 | 26 | | 42
Sordo profundo | 2,4 | 7,1 | 28,6 | 61,9 | | 46,7
| 100,0 | 42,9 | 44,4 | 49,1 | |
| 1,1 | 3,3 | 13,3 | 28,9 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 1 7 27 53 2 90
Total 1,1 7,8 30,0 58,9 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

436
P3 Tipo de sordera by V7B Entender otra Comunidad

V7B Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Nada Un poco Bastante No he te
Col Pct | Bien nido la Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 1 | 2 | | 3
Hipoacusico | | | 33,3 | 66,7 | | 3,3
| | | 2,9 | 4,4 | |
| | | 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | | 3 | 12 | 4 | 1 | 20
Sordo post.. | | 15,0 | 60,0 | 20,0 | 5,0 | 22,2
| | 50,0 | 34,3 | 8,9 | 50,0 |
| | 3,3 | 13,3 | 4,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | | 5 | 19 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | | 20,0 | 76,0 | | 27,8
| 50,0 | | 14,3 | 42,2 | |
| 1,1 | | 5,6 | 21,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | 3 | 17 | 20 | 1 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 7,1 | 40,5 | 47,6 | 2,4 | 46,7
| 50,0 | 50,0 | 48,6 | 44,4 | 50,0 |
| 1,1 | 3,3 | 18,9 | 22,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 6 35 45 2 90
Total 2,2 6,7 38,9 50,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

437
P3 Tipo de sordera by V7C Entender Extranjero

V7C Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Nada Un poco Bastante No he te
Col Pct | Bien nido la Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | 3 | | | | 3
Hipoacusico | | 100,0 | | | | 3,3
| | 6,3 | | | |
| | 3,3 | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | | 17 | 2 | | 1 | 20
Sordo post.. | | 85,0 | 10,0 | | 5,0 | 22,2
| | 35,4 | 6,1 | | 25,0 |
| | 18,9 | 2,2 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 1 | 7 | 14 | 3 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 28,0 | 56,0 | 12,0 | | 27,8
| 50,0 | 14,6 | 42,4 | 100,0 | |
| 1,1 | 7,8 | 15,6 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | 21 | 17 | | 3 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 50,0 | 40,5 | | 7,1 | 46,7
| 50,0 | 43,8 | 51,5 | | 75,0 |
| 1,1 | 23,3 | 18,9 | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 48 33 3 4 90
Total 2,2 53,3 36,7 3,3 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

438
P3 Tipo de sordera by V8A Lengua Comunicar Padre

V8A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | | 1 | 3
Hipoacusico | | | | | 33,3 | 3,3
| | | | | 7,7 |
| | | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 2 | 1 | | 3 | 2 | 20
Sordo post.. | 10,0 | 5,0 | | 15,0 | 10,0 | 22,2
| 28,6 | 50,0 | | 27,3 | 15,4 |
| 2,2 | 1,1 | | 3,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 2 | 1 | | 2 | 6 | 25
Sordo pre.. | 8,0 | 4,0 | | 8,0 | 24,0 | 27,8
| 28,6 | 50,0 | | 18,2 | 46,2 |
| 2,2 | 1,1 | | 2,2 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 3 | | 1 | 6 | 4 | 42
Sordo profundo | 7,1 | | 2,4 | 14,3 | 9,5 | 46,7
| 42,9 | | 100,0 | 54,5 | 30,8 |
| 3,3 | | 1,1 | 6,7 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 7 2 1 11 13 90
(Continued) Total 7,8 2,2 1,1 12,2 14,4 100,0

439
P3 Tipo de sordera by V8A Lengua Comunicar Padre

V8A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 2 | | 3
Hipoacusico | | 66,7 | | 3,3
| | 4,8 | |
| | 2,2 | |
+--------+--------+--------+
7 | | 10 | 2 | 20
Sordo post.. | | 50,0 | 10,0 | 22,2
| | 23,8 | 18,2 |
| | 11,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
8 | 1 | 10 | 3 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 40,0 | 12,0 | 27,8
| 33,3 | 23,8 | 27,3 |
| 1,1 | 11,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
9 | 2 | 20 | 6 | 42
Sordo profundo | 4,8 | 47,6 | 14,3 | 46,7
| 66,7 | 47,6 | 54,5 |
| 2,2 | 22,2 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
Column 3 42 11 90
Total 3,3 46,7 12,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

440
P3 Tipo de sordera by V8B Lengua Comunicar Madre

V8B Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | 1 | | | | | 3
Hipoacusico | 33,3 | | | | | 3,3
| 10,0 | | | | |
| 1,1 | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 3 | | | 3 | 2 | 20
Sordo post.. | 15,0 | | | 15,0 | 10,0 | 22,2
| 30,0 | | | 27,3 | 14,3 |
| 3,3 | | | 3,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 2 | 1 | | 2 | 8 | 25
Sordo pre.. | 8,0 | 4,0 | | 8,0 | 32,0 | 27,8
| 20,0 | 100,0 | | 18,2 | 57,1 |
| 2,2 | 1,1 | | 2,2 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 4 | | 1 | 6 | 4 | 42
Sordo profundo | 9,5 | | 2,4 | 14,3 | 9,5 | 46,7
| 40,0 | | 100,0 | 54,5 | 28,6 |
| 4,4 | | 1,1 | 6,7 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 10 1 1 11 14 90
(Continued) Total 11,1 1,1 1,1 12,2 15,6 100,0

441
P3 Tipo de sordera by V8B Lengua Comunicar Madre

V8B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | 1 | 3
Hipoacusico | | 33,3 | 33,3 | 3,3
| | 2,8 | 6,7 |
| | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
7 | | 9 | 3 | 20
Sordo post.. | | 45,0 | 15,0 | 22,2
| | 25,0 | 20,0 |
| | 10,0 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
8 | 1 | 7 | 4 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 28,0 | 16,0 | 27,8
| 50,0 | 19,4 | 26,7 |
| 1,1 | 7,8 | 4,4 |
+--------+--------+--------+
9 | 1 | 19 | 7 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 45,2 | 16,7 | 46,7
| 50,0 | 52,8 | 46,7 |
| 1,1 | 21,1 | 7,8 |
+--------+--------+--------+
Column 2 36 15 90
Total 2,2 40,0 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

442
P3 Tipo de sordera by V8C Lengua Comunicar Hijos

V8C Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | Lectoesc en Lengu ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | 1 | | | 1 | | 3
Hipoacusico | 33,3 | | | 33,3 | | 3,3
| 3,4 | | | 5,0 | |
| 1,1 | | | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 7 | 1 | | 7 | 1 | 20
Sordo post.. | 35,0 | 5,0 | | 35,0 | 5,0 | 22,2
| 24,1 | 100,0 | | 35,0 | 20,0 |
| 7,8 | 1,1 | | 7,8 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 10 | | 1 | 4 | 3 | 25
Sordo pre.. | 40,0 | | 4,0 | 16,0 | 12,0 | 27,8
| 34,5 | | 100,0 | 20,0 | 60,0 |
| 11,1 | | 1,1 | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 11 | | | 8 | 1 | 42
Sordo profundo | 26,2 | | | 19,0 | 2,4 | 46,7
| 37,9 | | | 40,0 | 20,0 |
| 12,2 | | | 8,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 29 1 1 20 5 90
(Continued) Total 32,2 1,1 1,1 22,2 5,6 100,0

443
P3 Tipo de sordera by V8C Lengua Comunicar Hijos

V8C Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | | 3
Hipoacusico | | 33,3 | | 3,3
| | 6,7 | |
| | 1,1 | |
+--------+--------+--------+
7 | | 3 | 1 | 20
Sordo post.. | | 15,0 | 5,0 | 22,2
| | 20,0 | 6,7 |
| | 3,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
8 | 1 | 1 | 5 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 4,0 | 20,0 | 27,8
| 25,0 | 6,7 | 33,3 |
| 1,1 | 1,1 | 5,6 |
+--------+--------+--------+
9 | 3 | 10 | 9 | 42
Sordo profundo | 7,1 | 23,8 | 21,4 | 46,7
| 75,0 | 66,7 | 60,0 |
| 3,3 | 11,1 | 10,0 |
+--------+--------+--------+
Column 4 15 15 90
Total 4,4 16,7 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

444
P3 Tipo de sordera by V8D Lengua Comunicar Padres entre Ellos

V8D Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Igual Le Mas Len Mas en L
Col Pct | en Lengu ngua Si gua Oral engua de Row
Tot Pct | 0 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | | 1 | | 3
Hipoacusico | | | | 33,3 | | 3,3
| | | | 20,0 | |
| | | | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 3 | 2 | 5 | 1 | | 20
Sordo post.. | 15,0 | 10,0 | 25,0 | 5,0 | | 22,2
| 21,4 | 66,7 | 38,5 | 20,0 | |
| 3,3 | 2,2 | 5,6 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 2 | 1 | 3 | 3 | | 25
Sordo pre.. | 8,0 | 4,0 | 12,0 | 12,0 | | 27,8
| 14,3 | 33,3 | 23,1 | 60,0 | |
| 2,2 | 1,1 | 3,3 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 9 | | 5 | | 2 | 42
Sordo profundo | 21,4 | | 11,9 | | 4,8 | 46,7
| 64,3 | | 38,5 | | 100,0 |
| 10,0 | | 5,6 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 14 3 13 5 2 90
(Continued) Total 15,6 3,3 14,4 5,6 2,2 100,0

445
P3 Tipo de sordera by V8D Lengua Comunicar Padres entre Ellos

V8D Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Siempre Siempre
Col Pct |Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+
6 | 1 | 1 | 3
Hipoacusico | 33,3 | 33,3 | 3,3
| 2,6 | 6,7 |
| 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+
7 | 6 | 3 | 20
Sordo post.. | 30,0 | 15,0 | 22,2
| 15,8 | 20,0 |
| 6,7 | 3,3 |
+--------+--------+
8 | 12 | 4 | 25
Sordo pre.. | 48,0 | 16,0 | 27,8
| 31,6 | 26,7 |
| 13,3 | 4,4 |
+--------+--------+
9 | 19 | 7 | 42
Sordo profundo | 45,2 | 16,7 | 46,7
| 50,0 | 46,7 |
| 21,1 | 7,8 |
+--------+--------+
Column 38 15 90
Total 42,2 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

446
P3 Tipo de sordera by V9A Lengua Comunicar Pareja

V9A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Igual Le Mas Len Mas en L
Col Pct | en Lengu ngua Si gua Oral engua de Row
Tot Pct | 0 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 1 | 1 | | 3
Hipoacusico | | | 33,3 | 33,3 | | 3,3
| | | 11,1 | 20,0 | |
| | | 1,1 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 3 | | 4 | | 2 | 20
Sordo post.. | 15,0 | | 20,0 | | 10,0 | 22,2
| 27,3 | | 44,4 | | 28,6 |
| 3,3 | | 4,4 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 3 | 1 | 2 | 1 | 3 | 25
Sordo pre.. | 12,0 | 4,0 | 8,0 | 4,0 | 12,0 | 27,8
| 27,3 | 100,0 | 22,2 | 20,0 | 42,9 |
| 3,3 | 1,1 | 2,2 | 1,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 5 | | 2 | 3 | 2 | 42
Sordo profundo | 11,9 | | 4,8 | 7,1 | 4,8 | 46,7
| 45,5 | | 22,2 | 60,0 | 28,6 |
| 5,6 | | 2,2 | 3,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 11 1 9 5 7 90
(Continued) Total 12,2 1,1 10,0 5,6 7,8 100,0

447
P3 Tipo de sordera by V9A Lengua Comunicar Pareja

V9A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Siempre Siempre
Col Pct |Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+
6 | 1 | | 3
Hipoacusico | 33,3 | | 3,3
| 11,1 | |
| 1,1 | |
+--------+--------+
7 | | 11 | 20
Sordo post.. | | 55,0 | 22,2
| | 22,9 |
| | 12,2 |
+--------+--------+
8 | 2 | 13 | 25
Sordo pre.. | 8,0 | 52,0 | 27,8
| 22,2 | 27,1 |
| 2,2 | 14,4 |
+--------+--------+
9 | 6 | 24 | 42
Sordo profundo | 14,3 | 57,1 | 46,7
| 66,7 | 50,0 |
| 6,7 | 26,7 |
+--------+--------+
Column 9 48 90
Total 10,0 53,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

448
P3 Tipo de sordera by V9B Lengua Comunicar Amigos

V9B Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Igual Le Mas Len Mas en L
Col Pct | en Lengu ngua Si gua Oral engua de Row
Tot Pct | 0 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | | | 2 | | | 3
Hipoacusico | | | 66,7 | | | 3,3
| | | 9,1 | | |
| | | 2,2 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 1 | 1 | 6 | | 3 | 20
Sordo post.. | 5,0 | 5,0 | 30,0 | | 15,0 | 22,2
| 50,0 | 50,0 | 27,3 | | 60,0 |
| 1,1 | 1,1 | 6,7 | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | | 1 | 8 | | 2 | 25
Sordo pre.. | | 4,0 | 32,0 | | 8,0 | 27,8
| | 50,0 | 36,4 | | 40,0 |
| | 1,1 | 8,9 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 1 | | 6 | 1 | | 42
Sordo profundo | 2,4 | | 14,3 | 2,4 | | 46,7
| 50,0 | | 27,3 | 100,0 | |
| 1,1 | | 6,7 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 2 22 1 5 90
(Continued) Total 2,2 2,2 24,4 1,1 5,6 100,0

449
P3 Tipo de sordera by V9B Lengua Comunicar Amigos

V9B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Siempre Siempre
Col Pct |Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+
6 | | 1 | 3
Hipoacusico | | 33,3 | 3,3
| | 2,4 |
| | 1,1 |
+--------+--------+
7 | 3 | 6 | 20
Sordo post.. | 15,0 | 30,0 | 22,2
| 18,8 | 14,3 |
| 3,3 | 6,7 |
+--------+--------+
8 | 4 | 10 | 25
Sordo pre.. | 16,0 | 40,0 | 27,8
| 25,0 | 23,8 |
| 4,4 | 11,1 |
+--------+--------+
9 | 9 | 25 | 42
Sordo profundo | 21,4 | 59,5 | 46,7
| 56,3 | 59,5 |
| 10,0 | 27,8 |
+--------+--------+
Column 16 42 90
Total 17,8 46,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

450
P3 Tipo de sordera by V9C Lengua Comunicar Comp. Trabajo

V9C Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | 2 | | | | | 3
Hipoacusico | 66,7 | | | | | 3,3
| 6,1 | | | | |
| 2,2 | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 7 | 2 | 1 | 2 | 2 | 20
Sordo post.. | 35,0 | 10,0 | 5,0 | 10,0 | 10,0 | 22,2
| 21,2 | 66,7 | 25,0 | 13,3 | 28,6 |
| 7,8 | 2,2 | 1,1 | 2,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 9 | 1 | 1 | 6 | 1 | 25
Sordo pre.. | 36,0 | 4,0 | 4,0 | 24,0 | 4,0 | 27,8
| 27,3 | 33,3 | 25,0 | 40,0 | 14,3 |
| 10,0 | 1,1 | 1,1 | 6,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 15 | | 2 | 7 | 4 | 42
Sordo profundo | 35,7 | | 4,8 | 16,7 | 9,5 | 46,7
| 45,5 | | 50,0 | 46,7 | 57,1 |
| 16,7 | | 2,2 | 7,8 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 33 3 4 15 7 90
(Continued) Total 36,7 3,3 4,4 16,7 7,8 100,0

451
P3 Tipo de sordera by V9C Lengua Comunicar Comp. Trabajo

V9C Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | | 3
Hipoacusico | | 33,3 | | 3,3
| | 4,8 | |
| | 1,1 | |
+--------+--------+--------+
7 | | 5 | 1 | 20
Sordo post.. | | 25,0 | 5,0 | 22,2
| | 23,8 | 20,0 |
| | 5,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
8 | 1 | 4 | 2 | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 16,0 | 8,0 | 27,8
| 50,0 | 19,0 | 40,0 |
| 1,1 | 4,4 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
9 | 1 | 11 | 2 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 26,2 | 4,8 | 46,7
| 50,0 | 52,4 | 40,0 |
| 1,1 | 12,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
Column 2 21 5 90
Total 2,2 23,3 5,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

452
P3 Tipo de sordera by V9D Lengua Comunicar Jefes

V9D Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
6 | 2 | | | | | 3
Hipoacusico | 66,7 | | | | | 3,3
| 5,0 | | | | |
| 2,2 | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
7 | 9 | 1 | 1 | 3 | 2 | 20
Sordo post.. | 45,0 | 5,0 | 5,0 | 15,0 | 10,0 | 22,2
| 22,5 | 50,0 | 20,0 | 30,0 | 28,6 |
| 10,0 | 1,1 | 1,1 | 3,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
8 | 11 | 1 | 2 | 3 | 1 | 25
Sordo pre.. | 44,0 | 4,0 | 8,0 | 12,0 | 4,0 | 27,8
| 27,5 | 50,0 | 40,0 | 30,0 | 14,3 |
| 12,2 | 1,1 | 2,2 | 3,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
9 | 18 | | 2 | 4 | 4 | 42
Sordo profundo | 42,9 | | 4,8 | 9,5 | 9,5 | 46,7
| 45,0 | | 40,0 | 40,0 | 57,1 |
| 20,0 | | 2,2 | 4,4 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 40 2 5 10 7 90
(Continued) Total 44,4 2,2 5,6 11,1 7,8 100,0

453
P3 Tipo de sordera by V9D Lengua Comunicar Jefes

V9D Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P3 --------+--------+--------+--------+
6 | | 1 | | 3
Hipoacusico | | 33,3 | | 3,3
| | 4,5 | |
| | 1,1 | |
+--------+--------+--------+
7 | | 3 | 1 | 20
Sordo post.. | | 15,0 | 5,0 | 22,2
| | 13,6 | 50,0 |
| | 3,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
8 | 1 | 6 | | 25
Sordo pre.. | 4,0 | 24,0 | | 27,8
| 50,0 | 27,3 | |
| 1,1 | 6,7 | |
+--------+--------+--------+
9 | 1 | 12 | 1 | 42
Sordo profundo | 2,4 | 28,6 | 2,4 | 46,7
| 50,0 | 54,5 | 50,0 |
| 1,1 | 13,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 2 22 2 90
Total 2,2 24,4 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

P4 Sexo by V10A Lengua Comunicar Pequeño Comercio

V10A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 2 | 3 | 9 | 4 | 45
Hombre | 8,9 | 4,4 | 6,7 | 20,0 | 8,9 | 50,0
| 80,0 | 66,7 | 100,0 | 60,0 | 30,8 |
| 4,4 | 2,2 | 3,3 | 10,0 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 1 | | 6 | 9 | 45
Mujer | 2,2 | 2,2 | | 13,3 | 20,0 | 50,0
| 20,0 | 33,3 | | 40,0 | 69,2 |
| 1,1 | 1,1 | | 6,7 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 3 3 15 13 90
(Continued) Total 5,6 3,3 3,3 16,7 14,4 100,0

454
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 142

P4 Sexo by V10A Lengua Comunicar Pequeño Comercio

V10A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 20 | 2 | 45
Hombre | 2,2 | 44,4 | 4,4 | 50,0
| 50,0 | 45,5 | 40,0 |
| 1,1 | 22,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 24 | 3 | 45
Mujer | 2,2 | 53,3 | 6,7 | 50,0
| 50,0 | 54,5 | 60,0 |
| 1,1 | 26,7 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
Column 2 44 5 90
Total 2,2 48,9 5,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 143

P4 Sexo by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio

V10B Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 13 | 2 | 4 | 4 | 2 | 45
Hombre | 28,9 | 4,4 | 8,9 | 8,9 | 4,4 | 50,0
| 65,0 | 66,7 | 100,0 | 44,4 | 22,2 |
| 14,4 | 2,2 | 4,4 | 4,4 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 7 | 1 | | 5 | 7 | 45
Mujer | 15,6 | 2,2 | | 11,1 | 15,6 | 50,0
| 35,0 | 33,3 | | 55,6 | 77,8 |
| 7,8 | 1,1 | | 5,6 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 20 3 4 9 9 90
(Continued) Total 22,2 3,3 4,4 10,0 10,0 100,0

18 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0


Page 144

455
P4 Sexo by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio

V10B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 17 | 2 | 45
Hombre | 2,2 | 37,8 | 4,4 | 50,0
| 100,0 | 41,5 | 66,7 |
| 1,1 | 18,9 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
2 | | 24 | 1 | 45
Mujer | | 53,3 | 2,2 | 50,0
| | 58,5 | 33,3 |
| | 26,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 1 41 3 90
Total 1,1 45,6 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 145

P4 Sexo by V11 Escribir Documentos

V11 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | NS/NC Otra Le Mas Len Siempre Mas Leng
Col Pct | ngua gua Vale Lengua ua Españ Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | | | 1 | 2 | 45
Hombre | 8,9 | | | 2,2 | 4,4 | 50,0
| 66,7 | | | 100,0 | 50,0 |
| 4,4 | | | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 1 | 1 | | 2 | 45
Mujer | 4,4 | 2,2 | 2,2 | | 4,4 | 50,0
| 33,3 | 100,0 | 100,0 | | 50,0 |
| 2,2 | 1,1 | 1,1 | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 6 1 1 1 4 90
(Continued) Total 6,7 1,1 1,1 1,1 4,4 100,0

456
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 146

P4 Sexo by V11 Escribir Documentos

V11 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Siempre
Col Pct | Lengua Row
Tot Pct | 5 | Total
P4 --------+--------+
1 | 38 | 45
Hombre | 84,4 | 50,0
| 49,4 |
| 42,2 |
+--------+
2 | 39 | 45
Mujer | 86,7 | 50,0
| 50,6 |
| 43,3 |
+--------+
Column 77 90
Total 85,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 147

P4 Sexo by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Padres Marido/ Amigos Compañer Profesor
Col Pct | Mujer os es Row
Tot Pct | 1 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 6 | 1 | 11 | | 7 | 45
Hombre | 13,3 | 2,2 | 24,4 | | 15,6 | 50,0
| 50,0 | 33,3 | 44,0 | | 38,9 |
| 6,7 | 1,1 | 12,2 | | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 6 | 2 | 14 | 1 | 11 | 45
Mujer | 13,3 | 4,4 | 31,1 | 2,2 | 24,4 | 50,0
| 50,0 | 66,7 | 56,0 | 100,0 | 61,1 |
| 6,7 | 2,2 | 15,6 | 1,1 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 12 3 25 1 18 90
(Continued) Total 13,3 3,3 27,8 1,1 20,0 100,0

457
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 148

P4 Sexo by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Asociaci
Col Pct |on Row
Tot Pct | 7 | Total
P4 --------+--------+
1 | 20 | 45
Hombre | 44,4 | 50,0
| 64,5 |
| 22,2 |
+--------+
2 | 11 | 45
Mujer | 24,4 | 50,0
| 35,5 |
| 12,2 |
+--------+
Column 31 90
Total 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 149

P4 Sexo by V13 Incomodo Comunicar Lengua de Señas Fuer

V13 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 16 | 14 | 14 | 45
Hombre | 2,2 | 35,6 | 31,1 | 31,1 | 50,0
| 25,0 | 50,0 | 51,9 | 51,9 |
| 1,1 | 17,8 | 15,6 | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | 16 | 13 | 13 | 45
Mujer | 6,7 | 35,6 | 28,9 | 28,9 | 50,0
| 75,0 | 50,0 | 48,1 | 48,1 |
| 3,3 | 17,8 | 14,4 | 14,4 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 32 27 27 90
Total 4,4 35,6 30,0 30,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

458
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 150

P4 Sexo by V14 Incomodo Comunicar Lengua Oral Fuera

V14 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 14 | 13 | 16 | 45
Hombre | 4,4 | 31,1 | 28,9 | 35,6 | 50,0
| 33,3 | 51,9 | 50,0 | 51,6 |
| 2,2 | 15,6 | 14,4 | 17,8 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 4 | 13 | 13 | 15 | 45
Mujer | 8,9 | 28,9 | 28,9 | 33,3 | 50,0
| 66,7 | 48,1 | 50,0 | 48,4 |
| 4,4 | 14,4 | 14,4 | 16,7 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 6 27 26 31 90
Total 6,7 30,0 28,9 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 151

P4 Sexo by V15A Comunicarse Lengua de Señas C. Valencia

V15A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | 34 | 3 | 8 | 45
Hombre | 75,6 | 6,7 | 17,8 | 50,0
| 48,6 | 75,0 | 50,0 |
| 37,8 | 3,3 | 8,9 |
+--------+--------+--------+
2 | 36 | 1 | 8 | 45
Mujer | 80,0 | 2,2 | 17,8 | 50,0
| 51,4 | 25,0 | 50,0 |
| 40,0 | 1,1 | 8,9 |
+--------+--------+--------+
Column 70 4 16 90
Total 77,8 4,4 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

459
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 152

P4 Sexo by V15B Comunicarse Lengua de Señas Vivir C.Val

V15B Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 34 | 3 | 8 | 45
Hombre | | 75,6 | 6,7 | 17,8 | 50,0
| | 48,6 | 75,0 | 53,3 |
| | 37,8 | 3,3 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 36 | 1 | 7 | 45
Mujer | 2,2 | 80,0 | 2,2 | 15,6 | 50,0
| 100,0 | 51,4 | 25,0 | 46,7 |
| 1,1 | 40,0 | 1,1 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 1 70 4 15 90
Total 1,1 77,8 4,4 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 153

P4 Sexo by V15C Comunicarse Lengua de Señas España

V15C Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 26 | 7 | 11 | 45
Hombre | 2,2 | 57,8 | 15,6 | 24,4 | 50,0
| 50,0 | 50,0 | 63,6 | 44,0 |
| 1,1 | 28,9 | 7,8 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 26 | 4 | 14 | 45
Mujer | 2,2 | 57,8 | 8,9 | 31,1 | 50,0
| 50,0 | 50,0 | 36,4 | 56,0 |
| 1,1 | 28,9 | 4,4 | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 52 11 25 90
Total 2,2 57,8 12,2 27,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

460
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 154

P4 Sexo by V15D Comunicarse lengua de Señas Extranjero

V15D Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 12 | 22 | 9 | 45
Hombre | 4,4 | 26,7 | 48,9 | 20,0 | 50,0
| 50,0 | 36,4 | 59,5 | 56,3 |
| 2,2 | 13,3 | 24,4 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 21 | 15 | 7 | 45
Mujer | 4,4 | 46,7 | 33,3 | 15,6 | 50,0
| 50,0 | 63,6 | 40,5 | 43,8 |
| 2,2 | 23,3 | 16,7 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 33 37 16 90
Total 4,4 36,7 41,1 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 155

P4 Sexo by V16 Lengua de Señas Usar en la Enseñanza

V16 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 17 | 21 | 6 | 45
Hombre | 2,2 | 37,8 | 46,7 | 13,3 | 50,0
| 50,0 | 48,6 | 53,8 | 42,9 |
| 1,1 | 18,9 | 23,3 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 18 | 18 | 8 | 45
Mujer | 2,2 | 40,0 | 40,0 | 17,8 | 50,0
| 50,0 | 51,4 | 46,2 | 57,1 |
| 1,1 | 20,0 | 20,0 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 35 39 14 90
Total 2,2 38,9 43,3 15,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

461
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 156

P4 Sexo by V17 Profesores Oyentes conocer Lengua de Sig

V17 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 32 | 6 | 6 | 1 | 45
Hombre | | 71,1 | 13,3 | 13,3 | 2,2 | 50,0
| | 43,8 | 85,7 | 75,0 | 100,0 |
| | 35,6 | 6,7 | 6,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 41 | 1 | 2 | | 45
Mujer | 2,2 | 91,1 | 2,2 | 4,4 | | 50,0
| 100,0 | 56,2 | 14,3 | 25,0 | |
| 1,1 | 45,6 | 1,1 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 1 73 7 8 1 90
Total 1,1 81,1 7,8 8,9 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 157

P4 Sexo by V18 Hoy o futuro Usar Lengua de Señas

V18 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Solo Le Solo Le Solo Len Las tre
Col Pct | ngua de ngua Esp gua Vale s lengua Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 17 | 5 | 1 | 19 | 45
Hombre | 6,7 | 37,8 | 11,1 | 2,2 | 42,2 | 50,0
| 60,0 | 51,5 | 71,4 | 50,0 | 44,2 |
| 3,3 | 18,9 | 5,6 | 1,1 | 21,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 16 | 2 | 1 | 24 | 45
Mujer | 4,4 | 35,6 | 4,4 | 2,2 | 53,3 | 50,0
| 40,0 | 48,5 | 28,6 | 50,0 | 55,8 |
| 2,2 | 17,8 | 2,2 | 1,1 | 26,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 33 7 2 43 90
Total 5,6 36,7 7,8 2,2 47,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

462
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 158

P4 Sexo by V19 Enseñar L. Señas desde la Esc.Infantil

V19 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 4 | 7 | 30 | | 45
Hombre | 6,7 | 8,9 | 15,6 | 66,7 | | 50,0
| 100,0 | 80,0 | 58,3 | 44,1 | |
| 3,3 | 4,4 | 7,8 | 33,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | 1 | 5 | 38 | 1 | 45
Mujer | | 2,2 | 11,1 | 84,4 | 2,2 | 50,0
| | 20,0 | 41,7 | 55,9 | 100,0 |
| | 1,1 | 5,6 | 42,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 5 12 68 1 90
(Continued) Total 3,3 5,6 13,3 75,6 1,1 100,0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 159

P4 Sexo by V19 Enseñar L. Señas desde la Esc.Infantil

V19 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P4 --------+--------+
1 | 1 | 45
Hombre | 2,2 | 50,0
| 100,0 |
| 1,1 |
+--------+
2 | | 45
Mujer | | 50,0
| |
| |
+--------+
Column 1 90
Total 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

463
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 160

P4 Sexo by V1A Entiende LS

V1A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | | 15 | 30 | 45
Hombre | | 33,3 | 66,7 | 50,0
| | 55,6 | 49,2 |
| | 16,7 | 33,3 |
+--------+--------+--------+
2 | 2 | 12 | 31 | 45
Mujer | 4,4 | 26,7 | 68,9 | 50,0
| 100,0 | 44,4 | 50,8 |
| 2,2 | 13,3 | 34,4 |
+--------+--------+--------+
Column 2 27 61 90
Total 2,2 30,0 67,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 161

P4 Sexo by V1B Entiende LE

V1B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | 8 | 13 | 24 | 45
Hombre | 17,8 | 28,9 | 53,3 | 50,0
| 100,0 | 43,3 | 46,2 |
| 8,9 | 14,4 | 26,7 |
+--------+--------+--------+
2 | | 17 | 28 | 45
Mujer | | 37,8 | 62,2 | 50,0
| | 56,7 | 53,8 |
| | 18,9 | 31,1 |
+--------+--------+--------+
Column 8 30 52 90
Total 8,9 33,3 57,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

464
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 162

P4 Sexo by V1C Entiende LV

V1C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 29 | 8 | 7 | 45
Hombre | 2,2 | 64,4 | 17,8 | 15,6 | 50,0
| 33,3 | 53,7 | 32,0 | 87,5 |
| 1,1 | 32,2 | 8,9 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 25 | 17 | 1 | 45
Mujer | 4,4 | 55,6 | 37,8 | 2,2 | 50,0
| 66,7 | 46,3 | 68,0 | 12,5 |
| 2,2 | 27,8 | 18,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 54 25 8 90
Total 3,3 60,0 27,8 8,9 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 163

P4 Sexo by V20 Lengua de Señas usar Ayuntamientos,etc.

V20 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 3 | 11 | 24 | 1 | 45
Hombre | 8,9 | 6,7 | 24,4 | 53,3 | 2,2 | 50,0
| 80,0 | 75,0 | 55,0 | 41,4 | 100,0 |
| 4,4 | 3,3 | 12,2 | 26,7 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 1 | 9 | 34 | | 45
Mujer | 2,2 | 2,2 | 20,0 | 75,6 | | 50,0
| 20,0 | 25,0 | 45,0 | 58,6 | |
| 1,1 | 1,1 | 10,0 | 37,8 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 4 20 58 1 90
(Continued) Total 5,6 4,4 22,2 64,4 1,1 100,0

465
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 164

P4 Sexo by V20 Lengua de Señas usar Ayuntamientos,etc.

V20 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P4 --------+--------+
1 | 2 | 45
Hombre | 4,4 | 50,0
| 100,0 |
| 2,2 |
+--------+
2 | | 45
Mujer | | 50,0
| |
| |
+--------+
Column 2 90
Total 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 165

P4 Sexo by V21 Usar Lengua Señas Actos Oficiales

V21 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 16 | 17 | 10 | 45
Hombre | 4,4 | 35,6 | 37,8 | 22,2 | 50,0
| 40,0 | 47,1 | 54,8 | 50,0 |
| 2,2 | 17,8 | 18,9 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | 18 | 14 | 10 | 45
Mujer | 6,7 | 40,0 | 31,1 | 22,2 | 50,0
| 60,0 | 52,9 | 45,2 | 50,0 |
| 3,3 | 20,0 | 15,6 | 11,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 34 31 20 90
Total 5,6 37,8 34,4 22,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

466
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 166

P4 Sexo by V22 Lengua Señas Utilizar Conferencias Cons

V22 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct | ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 4 | 11 | 27 | 2 | 45
Hombre | 2,2 | 8,9 | 24,4 | 60,0 | 4,4 | 50,0
| 50,0 | 100,0 | 57,9 | 42,9 | 100,0 |
| 1,1 | 4,4 | 12,2 | 30,0 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | | 8 | 36 | | 45
Mujer | 2,2 | | 17,8 | 80,0 | | 50,0
| 50,0 | | 42,1 | 57,1 | |
| 1,1 | | 8,9 | 40,0 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 2 4 19 63 2 90
Total 2,2 4,4 21,1 70,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 167

P4 Sexo by V23 Presencia Interprete Escuela Infantil ha

V23 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Ridicul Me da i
Col Pct |ortante te ortante o gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 10 | 28 | 1 | 3 | 45
Hombre | 6,7 | 22,2 | 62,2 | 2,2 | 6,7 | 50,0
| 75,0 | 62,5 | 45,9 | 20,0 | 75,0 |
| 3,3 | 11,1 | 31,1 | 1,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 6 | 33 | 4 | 1 | 45
Mujer | 2,2 | 13,3 | 73,3 | 8,9 | 2,2 | 50,0
| 25,0 | 37,5 | 54,1 | 80,0 | 25,0 |
| 1,1 | 6,7 | 36,7 | 4,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 4 16 61 5 4 90
Total 4,4 17,8 67,8 5,6 4,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

467
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 168

P4 Sexo by V24 Presencia Interprete Administracion

V24 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 10 | 30 | 2 | 45
Hombre | 6,7 | 22,2 | 66,7 | 4,4 | 50,0
| 75,0 | 55,6 | 46,2 | 66,7 |
| 3,3 | 11,1 | 33,3 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 8 | 35 | 1 | 45
Mujer | 2,2 | 17,8 | 77,8 | 2,2 | 50,0
| 25,0 | 44,4 | 53,8 | 33,3 |
| 1,1 | 8,9 | 38,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 18 65 3 90
Total 4,4 20,0 72,2 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 169

P4 Sexo by V25 Presencia Interprete Actos Oficiales

V25 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 11 | 27 | 3 | 45
Hombre | 8,9 | 24,4 | 60,0 | 6,7 | 50,0
| 66,7 | 61,1 | 42,9 | 100,0 |
| 4,4 | 12,2 | 30,0 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 7 | 36 | | 45
Mujer | 4,4 | 15,6 | 80,0 | | 50,0
| 33,3 | 38,9 | 57,1 | |
| 2,2 | 7,8 | 40,0 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 6 18 63 3 90
Total 6,7 20,0 70,0 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

468
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 170

P4 Sexo by V26 Profesor Sordo Apoyo escuela

V26 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Me da i
Col Pct |ortante te ortante gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | 8 | 31 | 2 | 45
Hombre | 8,9 | 17,8 | 68,9 | 4,4 | 50,0
| 80,0 | 72,7 | 43,1 | 100,0 |
| 4,4 | 8,9 | 34,4 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 3 | 41 | | 45
Mujer | 2,2 | 6,7 | 91,1 | | 50,0
| 20,0 | 27,3 | 56,9 | |
| 1,1 | 3,3 | 45,6 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 5 11 72 2 90
Total 5,6 12,2 80,0 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 171

P4 Sexo by V27A Television Publica Usar Lengua Señas

V27A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 1 | 2 | Total
P4 --------+--------+--------+
1 | 38 | 7 | 45
Hombre | 84,4 | 15,6 | 50,0
| 50,7 | 46,7 |
| 42,2 | 7,8 |
+--------+--------+
2 | 37 | 8 | 45
Mujer | 82,2 | 17,8 | 50,0
| 49,3 | 53,3 |
| 41,1 | 8,9 |
+--------+--------+
Column 75 15 90
Total 83,3 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

469
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 172

P4 Sexo by V27B T.V. Privada

V27B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 39 | 4 | 45
Hombre | 4,4 | 86,7 | 8,9 | 50,0
| 66,7 | 48,8 | 57,1 |
| 2,2 | 43,3 | 4,4 |
+--------+--------+--------+
2 | 1 | 41 | 3 | 45
Mujer | 2,2 | 91,1 | 6,7 | 50,0
| 33,3 | 51,3 | 42,9 |
| 1,1 | 45,6 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
Column 3 80 7 90
Total 3,3 88,9 7,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 173

P4 Sexo by V27C T.V. Autonomica

V27C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | 8 | 37 | | 45
Hombre | 17,8 | 82,2 | | 50,0
| 38,1 | 54,4 | |
| 8,9 | 41,1 | |
+--------+--------+--------+
2 | 13 | 31 | 1 | 45
Mujer | 28,9 | 68,9 | 2,2 | 50,0
| 61,9 | 45,6 | 100,0 |
| 14,4 | 34,4 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 21 68 1 90
Total 23,3 75,6 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

470
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 174

P4 Sexo by V27D T.V. Local

V27D Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+
1 | 10 | 34 | 1 | 45
Hombre | 22,2 | 75,6 | 2,2 | 50,0
| 58,8 | 48,6 | 33,3 |
| 11,1 | 37,8 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
2 | 7 | 36 | 2 | 45
Mujer | 15,6 | 80,0 | 4,4 | 50,0
| 41,2 | 51,4 | 66,7 |
| 7,8 | 40,0 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
Column 17 70 3 90
Total 18,9 77,8 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 175

P4 Sexo by V28A Programacion T.V. Publica

V28A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Poco imp Importan Muy imp Ridicul Me da i
Col Pct |ortante te ortante o gual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 7 | 33 | 2 | 1 | 45
Hombre | 4,4 | 15,6 | 73,3 | 4,4 | 2,2 | 50,0
| 40,0 | 53,8 | 47,8 | 100,0 | 100,0 |
| 2,2 | 7,8 | 36,7 | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | 6 | 36 | | | 45
Mujer | 6,7 | 13,3 | 80,0 | | | 50,0
| 60,0 | 46,2 | 52,2 | | |
| 3,3 | 6,7 | 40,0 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 13 69 2 1 90
Total 5,6 14,4 76,7 2,2 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

471
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 176

P4 Sexo by V28B Programacion T.V. Privada

V28B Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 2 | 8 | 29 | 2 | 45
Hombre | 4,4 | 4,4 | 17,8 | 64,4 | 4,4 | 50,0
| 66,7 | 40,0 | 61,5 | 45,3 | 66,7 |
| 2,2 | 2,2 | 8,9 | 32,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 3 | 5 | 35 | 1 | 45
Mujer | 2,2 | 6,7 | 11,1 | 77,8 | 2,2 | 50,0
| 33,3 | 60,0 | 38,5 | 54,7 | 33,3 |
| 1,1 | 3,3 | 5,6 | 38,9 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 5 13 64 3 90
(Continued) Total 3,3 5,6 14,4 71,1 3,3 100,0

P4 Sexo by V28B Programacion T.V. Privada

V28B Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
P4 --------+--------+
1 | 2 | 45
Hombre | 4,4 | 50,0
| 100,0 |
| 2,2 |
+--------+
2 | | 45
Mujer | | 50,0
| |
| |
+--------+
Column 2 90
Total 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

472
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 178

P4 Sexo by V29 Lengua Señas Usa en la Calle

V29 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Mas Igual Menos
Col Pct | Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
P4 --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 9 | 20 | 14 | 45
Hombre | 4,4 | 20,0 | 44,4 | 31,1 | 50,0
| 66,7 | 36,0 | 45,5 | 77,8 |
| 2,2 | 10,0 | 22,2 | 15,6 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 16 | 24 | 4 | 45
Mujer | 2,2 | 35,6 | 53,3 | 8,9 | 50,0
| 33,3 | 64,0 | 54,5 | 22,2 |
| 1,1 | 17,8 | 26,7 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 25 44 18 90
Total 3,3 27,8 48,9 20,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

473
LUGAR Lugar de residencia by P10 Nivel de estudios

P10 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |Ninguno Estudio Bachille F.P. F.P.
Col Pct | s Univer r Superi Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | | | | 1 | 18
Alcoy | 16,7 | | | | 5,6 | 20,0
| 50,0 | | | | 33,3 |
| 3,3 | | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 1 | 1 | | | 18
Elda | 5,6 | 5,6 | 5,6 | | | 20,0
| 16,7 | 33,3 | 25,0 | | |
| 1,1 | 1,1 | 1,1 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 1 | 1 | | | 18
Alcira | | 5,6 | 5,6 | | | 20,0
| | 33,3 | 25,0 | | |
| | 1,1 | 1,1 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | | 1 | 1 | 1 | 2 | 18
Elche | | 5,6 | 5,6 | 5,6 | 11,1 | 20,0
| | 33,3 | 25,0 | 100,0 | 66,7 |
| | 1,1 | 1,1 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 2 | | 1 | | | 18
Alicante | 11,1 | | 5,6 | | | 20,0
| 33,3 | | 25,0 | | |
| 2,2 | | 1,1 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 6 3 4 1 3 90
(Continued) Total 6,7 3,3 4,4 1,1 3,3 100,0

474
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 127

LUGAR Lugar de residencia by P10 Nivel de estudios

P10 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | No sabe No sabe Estudio Bachill
Col Pct | Leer ni Leer ni s Primar er Eleme Row
Tot Pct | 5 | 6 | 8 | 9 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 1 | 10 | 3 | 18
Alcoy | | 5,6 | 55,6 | 16,7 | 20,0
| | 16,7 | 22,7 | 13,6 |
| | 1,1 | 11,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 1 | 11 | 3 | 18
Elda | | 5,6 | 61,1 | 16,7 | 20,0
| | 16,7 | 25,0 | 13,6 |
| | 1,1 | 12,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 1 | 10 | 4 | 18
Alcira | 5,6 | 5,6 | 55,6 | 22,2 | 20,0
| 100,0 | 16,7 | 22,7 | 18,2 |
| 1,1 | 1,1 | 11,1 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 1 | 8 | 4 | 18
Elche | | 5,6 | 44,4 | 22,2 | 20,0
| | 16,7 | 18,2 | 18,2 |
| | 1,1 | 8,9 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | | 2 | 5 | 8 | 18
Alicante | | 11,1 | 27,8 | 44,4 | 20,0
| | 33,3 | 11,4 | 36,4 |
| | 2,2 | 5,6 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 1 6 44 22 90
Total 1,1 6,7 48,9 24,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

475
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 128

LUGAR Lugar de residencia by P11 Situación Laboral Actual

P11 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Empresa Autonomo Busca p Miembro
Col Pct | rio o pr rimer tr de Fede Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | 1 | | 1 | | 18
Alcoy | 16,7 | 5,6 | | 5,6 | | 20,0
| 37,5 | 33,3 | | 33,3 | |
| 3,3 | 1,1 | | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | | | | | 18
Elda | 11,1 | | | | | 20,0
| 25,0 | | | | |
| 2,2 | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 1 | 1 | 1 | 1 | 18
Alcira | | 5,6 | 5,6 | 5,6 | 5,6 | 20,0
| | 33,3 | 20,0 | 33,3 | 100,0 |
| | 1,1 | 1,1 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 2 | | | 1 | | 18
Elche | 11,1 | | | 5,6 | | 20,0
| 25,0 | | | 33,3 | |
| 2,2 | | | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 1 | 1 | 4 | | | 18
Alicante | 5,6 | 5,6 | 22,2 | | | 20,0
| 12,5 | 33,3 | 80,0 | | |
| 1,1 | 1,1 | 4,4 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 8 3 5 3 1 90
(Continued) Total 8,9 3,3 5,6 3,3 1,1 100,0

476
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 129

LUGAR Lugar de residencia by P11 Situacion Laboral Actual

P11 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Trabajad Trabajad Parado c Parado s Minusva
Col Pct |or fijo or Tempo obrando in cobra lido... Row
Tot Pct | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 5 | 1 | 1 | 5 | 1 | 18
Alcoy | 27,8 | 5,6 | 5,6 | 27,8 | 5,6 | 20,0
| 27,8 | 5,9 | 14,3 | 33,3 | 7,7 |
| 5,6 | 1,1 | 1,1 | 5,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | 2 | 1 | 3 | 7 | 18
Elda | 16,7 | 11,1 | 5,6 | 16,7 | 38,9 | 20,0
| 16,7 | 11,8 | 14,3 | 20,0 | 53,8 |
| 3,3 | 2,2 | 1,1 | 3,3 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 5 | 1 | 5 | 2 | 18
Alcira | 5,6 | 27,8 | 5,6 | 27,8 | 11,1 | 20,0
| 5,6 | 29,4 | 14,3 | 33,3 | 15,4 |
| 1,1 | 5,6 | 1,1 | 5,6 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 6 | 7 | 1 | 1 | | 18
Elche | 33,3 | 38,9 | 5,6 | 5,6 | | 20,0
| 33,3 | 41,2 | 14,3 | 6,7 | |
| 6,7 | 7,8 | 1,1 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 3 | 2 | 3 | 1 | 3 | 18
Alicante | 16,7 | 11,1 | 16,7 | 5,6 | 16,7 | 20,0
| 16,7 | 11,8 | 42,9 | 6,7 | 23,1 |
| 3,3 | 2,2 | 3,3 | 1,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 18 17 7 15 13 90
Total 20,0 18,9 7,8 16,7 14,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

477
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 130

LUGAR Lugar de residencia by P12 Actividad Principal

P12 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Servicio Servicio Servicio Ama de
Col Pct | s s s casa Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 4 | | 1 | 1 | 4 | 18
Alcoy | 22,2 | | 5,6 | 5,6 | 22,2 | 20,0
| 30,8 | | 33,3 | 25,0 | 18,2 |
| 4,4 | | 1,1 | 1,1 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | | | | 6 | 18
Elda | 11,1 | | | | 33,3 | 20,0
| 15,4 | | | | 27,3 |
| 2,2 | | | | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 3 | | | | 5 | 18
Alcira | 16,7 | | | | 27,8 | 20,0
| 23,1 | | | | 22,7 |
| 3,3 | | | | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | | | 1 | 2 | 4 | 18
Elche | | | 5,6 | 11,1 | 22,2 | 20,0
| | | 33,3 | 50,0 | 18,2 |
| | | 1,1 | 2,2 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 4 | 1 | 1 | 1 | 3 | 18
Alicante | 22,2 | 5,6 | 5,6 | 5,6 | 16,7 | 20,0
| 30,8 | 100,0 | 33,3 | 25,0 | 13,6 |
| 4,4 | 1,1 | 1,1 | 1,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 13 1 3 4 22 90
(Continued) Total 14,4 1,1 3,3 4,4 24,4 100,0

478
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 131

LUGAR Lugar de residencia by P12 Actividad Principal

P12 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Estudian Comerci Agricul Construc Industri
Col Pct |te o tura,gan cion as, Tall Row
Tot Pct | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 2 | 2 | 1 | | 3 | 18
Alcoy | 11,1 | 11,1 | 5,6 | | 16,7 | 20,0
| 33,3 | 25,0 | 20,0 | | 12,0 |
| 2,2 | 2,2 | 1,1 | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 2 | | 2 | 5 | 18
Elda | 5,6 | 11,1 | | 11,1 | 27,8 | 20,0
| 16,7 | 25,0 | | 66,7 | 20,0 |
| 1,1 | 2,2 | | 2,2 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | | 1 | | 7 | 18
Alcira | 11,1 | | 5,6 | | 38,9 | 20,0
| 33,3 | | 20,0 | | 28,0 |
| 2,2 | | 1,1 | | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 1 | 1 | 2 | | 7 | 18
Elche | 5,6 | 5,6 | 11,1 | | 38,9 | 20,0
| 16,7 | 12,5 | 40,0 | | 28,0 |
| 1,1 | 1,1 | 2,2 | | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | | 3 | 1 | 1 | 3 | 18
Alicante | | 16,7 | 5,6 | 5,6 | 16,7 | 20,0
| | 37,5 | 20,0 | 33,3 | 12,0 |
| | 3,3 | 1,1 | 1,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 6 8 5 3 25 90
Total 6,7 8,9 5,6 3,3 27,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

479
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 132

LUGAR Lugar de residencia by P13 Nivel de ingresos familiar

P13 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | NS/NC De 200.0 De 100.0 De 50.00 De O a
Col Pct | 00 a 250 00 a 200 0 a 100. 50.000 p Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 7 | 2 | 1 | 2 | 4 | 18
Alcoy | 38,9 | 11,1 | 5,6 | 11,1 | 22,2 | 20,0
| 33,3 | 22,2 | 12,5 | 22,2 | 20,0 |
| 7,8 | 2,2 | 1,1 | 2,2 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 2 | 2 | 3 | 6 | 18
Elda | 5,6 | 11,1 | 11,1 | 16,7 | 33,3 | 20,0
| 4,8 | 22,2 | 25,0 | 33,3 | 30,0 |
| 1,1 | 2,2 | 2,2 | 3,3 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 6 | 2 | 3 | 2 | 3 | 18
Alcira | 33,3 | 11,1 | 16,7 | 11,1 | 16,7 | 20,0
| 28,6 | 22,2 | 37,5 | 22,2 | 15,0 |
| 6,7 | 2,2 | 3,3 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 2 | 3 | 1 | 1 | 4 | 18
Elche | 11,1 | 16,7 | 5,6 | 5,6 | 22,2 | 20,0
| 9,5 | 33,3 | 12,5 | 11,1 | 20,0 |
| 2,2 | 3,3 | 1,1 | 1,1 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 5 | | 1 | 1 | 3 | 18
Alicante | 27,8 | | 5,6 | 5,6 | 16,7 | 20,0
| 23,8 | | 12,5 | 11,1 | 15,0 |
| 5,6 | | 1,1 | 1,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 21 9 8 9 20 90
(Continued) Total 23,3 10,0 8,9 10,0 22,2 100,0

480
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 133

LUGAR Lugar de residencia by P13 Nivel de ingresos familiar

P13 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas de 2
Col Pct |50.000 p Row
Tot Pct | 5 | 6 | 7 | 8 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 1 | | | 18
Alcoy | 5,6 | 5,6 | | | 20,0
| 8,3 | 14,3 | | |
| 1,1 | 1,1 | | |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | | | 1 | 18
Elda | 16,7 | | | 5,6 | 20,0
| 25,0 | | | 33,3 |
| 3,3 | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | | 2 | | | 18
Alcira | | 11,1 | | | 20,0
| | 28,6 | | |
| | 2,2 | | |
+--------+--------+--------+--------+
4 | 5 | 1 | | 1 | 18
Elche | 27,8 | 5,6 | | 5,6 | 20,0
| 41,7 | 14,3 | | 33,3 |
| 5,6 | 1,1 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | 3 | 3 | 1 | 1 | 18
Alicante | 16,7 | 16,7 | 5,6 | 5,6 | 20,0
| 25,0 | 42,9 | 100,0 | 33,3 |
| 3,3 | 3,3 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 12 7 1 3 90
Total 13,3 7,8 1,1 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

481
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 134

LUGAR Lugar de residencia by P14 Clase Social Subjetiva

P14 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |MediaAlt Mediamed Mediaba Baja Alta
Col Pct |a ia ja Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 6 | 11 | | | 18
Alcoy | 5,6 | 33,3 | 61,1 | | | 20,0
| 33,3 | 18,2 | 24,4 | | |
| 1,1 | 6,7 | 12,2 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 2 | 12 | 2 | 1 | 18
Elda | 5,6 | 11,1 | 66,7 | 11,1 | 5,6 | 20,0
| 33,3 | 6,1 | 26,7 | 28,6 | 50,0 |
| 1,1 | 2,2 | 13,3 | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 6 | 11 | 1 | | 18
Alcira | | 33,3 | 61,1 | 5,6 | | 20,0
| | 18,2 | 24,4 | 14,3 | |
| | 6,7 | 12,2 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | | 9 | 6 | 2 | 1 | 18
Elche | | 50,0 | 33,3 | 11,1 | 5,6 | 20,0
| | 27,3 | 13,3 | 28,6 | 50,0 |
| | 10,0 | 6,7 | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 1 | 10 | 5 | 2 | | 18
Alicante | 5,6 | 55,6 | 27,8 | 11,1 | | 20,0
| 33,3 | 30,3 | 11,1 | 28,6 | |
| 1,1 | 11,1 | 5,6 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 33 45 7 2 90
Total 3,3 36,7 50,0 7,8 2,2 100,0

Number of Missing Observations: 0

482
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 135

LUGAR Lugar de residencia by P15 Habitat

P15 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |De 10.00 De 50.0 Mas de
Col Pct |1 a 50.0 01 a 200 200.000 Row
Tot Pct | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+
1 | | 18 | | 18
Alcoy | | 100,0 | | 20,0
| | 33,3 | |
| | 20,0 | |
+--------+--------+--------+
2 | | 18 | | 18
Elda | | 100,0 | | 20,0
| | 33,3 | |
| | 20,0 | |
+--------+--------+--------+
3 | 18 | | | 18
Alcira | 100,0 | | | 20,0
| 100,0 | | |
| 20,0 | | |
+--------+--------+--------+
4 | | 18 | | 18
Elche | | 100,0 | | 20,0
| | 33,3 | |
| | 20,0 | |
+--------+--------+--------+
5 | | | 18 | 18
Alicante | | | 100,0 | 20,0
| | | 100,0 |
| | | 20,0 |
+--------+--------+--------+
Column 18 54 18 90
Total 20,0 60,0 20,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

483
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 136

LUGAR Lugar de residencia by P1A Tipo padre

P1A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Sordos p Padres O
Col Pct |rofundos yentes Row
Tot Pct | 8 | 9 | Total
LUGAR --------+--------+--------+
1 | 3 | 15 | 18
Alcoy | 16,7 | 83,3 | 20,0
| 37,5 | 18,3 |
| 3,3 | 16,7 |
+--------+--------+
2 | 3 | 15 | 18
Elda | 16,7 | 83,3 | 20,0
| 37,5 | 18,3 |
| 3,3 | 16,7 |
+--------+--------+
3 | | 18 | 18
Alcira | | 100,0 | 20,0
| | 22,0 |
| | 20,0 |
+--------+--------+
4 | 1 | 17 | 18
Elche | 5,6 | 94,4 | 20,0
| 12,5 | 20,7 |
| 1,1 | 18,9 |
+--------+--------+
5 | 1 | 17 | 18
Alicante | 5,6 | 94,4 | 20,0
| 12,5 | 20,7 |
| 1,1 | 18,9 |
+--------+--------+
Column 8 82 90
Total 8,9 91,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

484
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 137

LUGAR Lugar de residencia by P1B Tipo madre

P1B Page 1 of 1
Count |
Row Pct |
Col Pct | Row
Tot Pct | 5| 6| 7| 8| 9| Total
LUGAR --------+------+------+------+------+------+
1 | | 1| | 4| 13| 18
Alcoy | | 5,6| | 22,2| 72,2| 20,0
| | 50,0| | 50,0| 17,1|
| | 1,1| | 4,4| 14,4|
+------+------+------+------+------+
2 | 1| 1| 1| 1| 14| 18
Elda | 5,6| 5,6| 5,6| 5,6| 77,8| 20,0
| 33,3| 50,0| 100,0| 12,5| 18,4|
| 1,1| 1,1| 1,1| 1,1| 15,6|
+------+------+------+------+------+
3 | 1| | | | 17| 18
Alcira | 5,6| | | | 94,4| 20,0
| 33,3| | | | 22,4|
| 1,1| | | | 18,9|
+------+------+------+------+------+
4 | | | | 1| 17| 18
Elche | | | | 5,6| 94,4| 20,0
| | | | 12,5| 22,4|
| | | | 1,1| 18,9|
+------+------+------+------+------+
5 | 1| | | 2| 15| 18
Alicante | 5,6| | | 11,1| 83,3| 20,0
| 33,3| | | 25,0| 19,7|
| 1,1| | | 2,2| 16,7|
+------+------+------+------+------+
Column 3 2 1 8 76 90
Total 3,3 2,2 1,1 8,9 84,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

485
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 138

LUGAR Lugar de residencia by P2 Edad

P2 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |De 15 a De 31 a De 47 a
Col Pct |30 años 46 años 62 años Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+
1 | 6 | 6 | 6 | 18
Alcoy | 33,3 | 33,3 | 33,3 | 20,0
| 20,0 | 20,0 | 20,0 |
| 6,7 | 6,7 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
2 | 6 | 6 | 6 | 18
Elda | 33,3 | 33,3 | 33,3 | 20,0
| 20,0 | 20,0 | 20,0 |
| 6,7 | 6,7 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
3 | 6 | 6 | 6 | 18
Alcira | 33,3 | 33,3 | 33,3 | 20,0
| 20,0 | 20,0 | 20,0 |
| 6,7 | 6,7 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
4 | 6 | 6 | 6 | 18
Elche | 33,3 | 33,3 | 33,3 | 20,0
| 20,0 | 20,0 | 20,0 |
| 6,7 | 6,7 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
5 | 6 | 6 | 6 | 18
Alicante | 33,3 | 33,3 | 33,3 | 20,0
| 20,0 | 20,0 | 20,0 |
| 6,7 | 6,7 | 6,7 |
+--------+--------+--------+
Column 30 30 30 90
Total 33,3 33,3 33,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

486
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 139

LUGAR Lugar de residencia by P3 Tipo de sordera

P3 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Hipoacus Sordo po Sordo pr Sordo pr
Col Pct |ico st.. e.. ofundo Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | 9 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 4 | 3 | 11 | 18
Alcoy | | 22,2 | 16,7 | 61,1 | 20,0
| | 20,0 | 12,0 | 26,2 |
| | 4,4 | 3,3 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 5 | 7 | 6 | 18
Elda | | 27,8 | 38,9 | 33,3 | 20,0
| | 25,0 | 28,0 | 14,3 |
| | 5,6 | 7,8 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 7 | 4 | 6 | 18
Alcira | 5,6 | 38,9 | 22,2 | 33,3 | 20,0
| 33,3 | 35,0 | 16,0 | 14,3 |
| 1,1 | 7,8 | 4,4 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 1 | 6 | 11 | 18
Elche | | 5,6 | 33,3 | 61,1 | 20,0
| | 5,0 | 24,0 | 26,2 |
| | 1,1 | 6,7 | 12,2 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | 2 | 3 | 5 | 8 | 18
Alicante | 11,1 | 16,7 | 27,8 | 44,4 | 20,0
| 66,7 | 15,0 | 20,0 | 19,0 |
| 2,2 | 3,3 | 5,6 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 20 25 42 90
Total 3,3 22,2 27,8 46,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

487
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 140

LUGAR Lugar de residencia by P4 Sexo

P4 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Hombre Mujer
Col Pct | Row
Tot Pct | 1 | 2 | Total
LUGAR --------+--------+--------+
1 | 9 | 9 | 18
Alcoy | 50,0 | 50,0 | 20,0
| 20,0 | 20,0 |
| 10,0 | 10,0 |
+--------+--------+
2 | 9 | 9 | 18
Elda | 50,0 | 50,0 | 20,0
| 20,0 | 20,0 |
| 10,0 | 10,0 |
+--------+--------+
3 | 9 | 9 | 18
Alcira | 50,0 | 50,0 | 20,0
| 20,0 | 20,0 |
| 10,0 | 10,0 |
+--------+--------+
4 | 9 | 9 | 18
Elche | 50,0 | 50,0 | 20,0
| 20,0 | 20,0 |
| 10,0 | 10,0 |
+--------+--------+
5 | 9 | 9 | 18
Alicante | 50,0 | 50,0 | 20,0
| 20,0 | 20,0 |
| 10,0 | 10,0 |
+--------+--------+
Column 45 45 90
Total 50,0 50,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

488
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 141

LUGAR Lugar de residencia by P5 Estado Civil

P5 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Soltero Casado Separado
Col Pct | Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 7 | 11 | | | 18
Alcoy | 38,9 | 61,1 | | | 20,0
| 25,9 | 20,0 | | |
| 7,8 | 12,2 | | |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 12 | 3 | 1 | 18
Elda | 11,1 | 66,7 | 16,7 | 5,6 | 20,0
| 7,4 | 21,8 | 42,9 | 100,0 |
| 2,2 | 13,3 | 3,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 4 | 13 | 1 | | 18
Alcira | 22,2 | 72,2 | 5,6 | | 20,0
| 14,8 | 23,6 | 14,3 | |
| 4,4 | 14,4 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+
4 | 7 | 10 | 1 | | 18
Elche | 38,9 | 55,6 | 5,6 | | 20,0
| 25,9 | 18,2 | 14,3 | |
| 7,8 | 11,1 | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+
5 | 7 | 9 | 2 | | 18
Alicante | 38,9 | 50,0 | 11,1 | | 20,0
| 25,9 | 16,4 | 28,6 | |
| 7,8 | 10,0 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 27 55 7 1 90
Total 30,0 61,1 7,8 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

489
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 142

LUGAR Lugar de residencia by P6 Lugar de Nacimiento

P6 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Municipi Otro mun Cataluña Castilla Andaluci
Col Pct |o Valenc icipio c ,Baleare /Aragon) a/Murcia Row
Tot Pct | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 14 | 2 | | 2 | | 18
Alcoy | 77,8 | 11,1 | | 11,1 | | 20,0
| 21,9 | 100,0 | | 11,1 | |
| 15,6 | 2,2 | | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 10 | | | 7 | 1 | 18
Elda | 55,6 | | | 38,9 | 5,6 | 20,0
| 15,6 | | | 38,9 | 20,0 |
| 11,1 | | | 7,8 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 18 | | | | | 18
Alcira | 100,0 | | | | | 20,0
| 28,1 | | | | |
| 20,0 | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 13 | | | 2 | 3 | 18
Elche | 72,2 | | | 11,1 | 16,7 | 20,0
| 20,3 | | | 11,1 | 60,0 |
| 14,4 | | | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 9 | | 1 | 7 | 1 | 18
Alicante | 50,0 | | 5,6 | 38,9 | 5,6 | 20,0
| 14,1 | | 100,0 | 38,9 | 20,0 |
| 10,0 | | 1,1 | 7,8 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 64 2 1 18 5 90
Total 71,1 2,2 1,1 20,0 5,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

490
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 143

LUGAR Lugar de residencia by P7 Procedencia de la familia

P7 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Municipi Otro mun Cataluña Castilla Andaluci
Col Pct |o Valenc icipio c ,Baleare /Aragon) a/Murcia Row
Tot Pct | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 14 | 2 | | 2 | | 18
Alcoy | 77,8 | 11,1 | | 11,1 | | 20,0
| 21,9 | 100,0 | | 12,5 | |
| 15,6 | 2,2 | | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 17 | | | 1 | | 18
Elda | 94,4 | | | 5,6 | | 20,0
| 26,6 | | | 6,3 | |
| 18,9 | | | 1,1 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 14 | | 1 | 3 | | 18
Alcira | 77,8 | | 5,6 | 16,7 | | 20,0
| 21,9 | | 100,0 | 18,8 | |
| 15,6 | | 1,1 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 11 | | | 4 | 3 | 18
Elche | 61,1 | | | 22,2 | 16,7 | 20,0
| 17,2 | | | 25,0 | 42,9 |
| 12,2 | | | 4,4 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 8 | | | 6 | 4 | 18
Alicante | 44,4 | | | 33,3 | 22,2 | 20,0
| 12,5 | | | 37,5 | 57,1 |
| 8,9 | | | 6,7 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 64 2 1 16 7 90
Total 71,1 2,2 1,1 17,8 7,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

491
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 144

LUGAR Lugar de residencia by P8 Relacion con el jefe de familia

P8 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Jefe de Marido/M Hijos
Col Pct |Familia ujer Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 7 | 6 | | 5 | 18
Alcoy | 38,9 | 33,3 | | 27,8 | 20,0
| 25,9 | 15,4 | | 71,4 |
| 7,8 | 6,7 | | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 3 | 13 | 2 | | 18
Elda | 16,7 | 72,2 | 11,1 | | 20,0
| 11,1 | 33,3 | 11,8 | |
| 3,3 | 14,4 | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 8 | 4 | 4 | 2 | 18
Alcira | 44,4 | 22,2 | 22,2 | 11,1 | 20,0
| 29,6 | 10,3 | 23,5 | 28,6 |
| 8,9 | 4,4 | 4,4 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | 2 | 9 | 7 | | 18
Elche | 11,1 | 50,0 | 38,9 | | 20,0
| 7,4 | 23,1 | 41,2 | |
| 2,2 | 10,0 | 7,8 | |
+--------+--------+--------+--------+
5 | 7 | 7 | 4 | | 18
Alicante | 38,9 | 38,9 | 22,2 | | 20,0
| 25,9 | 17,9 | 23,5 | |
| 7,8 | 7,8 | 4,4 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 27 39 17 7 90
Total 30,0 43,3 18,9 7,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

492
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 145

LUGAR Lugar de residencia by P9 Numero de componentes

P9 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |
Col Pct | Row
Tot Pct | 1| 2| 3| 4| 5| 6| 7| Total
LUGAR --------+------+------+------+------+------+------+------+
1 | | 2| 3| 7| 4| 1| | 18
Alcoy | | 11,1| 16,7| 38,9| 22,2| 5,6| | 20,0
| | 14,3| 13,0| 26,9| 22,2| 25,0| |
| | 2,2| 3,3| 7,8| 4,4| 1,1| |
+------+------+------+------+------+------+------+
2 | 1| 4| 11| | 2| | | 18
Elda | 5,6| 22,2| 61,1| | 11,1| | | 20,0
| 33,3| 28,6| 47,8| | 11,1| | |
| 1,1| 4,4| 12,2| | 2,2| | |
+------+------+------+------+------+------+------+
3 | | 1| 2| 10| 4| 1| | 18
Alcira | | 5,6| 11,1| 55,6| 22,2| 5,6| | 20,0
| | 7,1| 8,7| 38,5| 22,2| 25,0| |
| | 1,1| 2,2| 11,1| 4,4| 1,1| |
+------+------+------+------+------+------+------+
4 | | 2| 4| 5| 4| 2| 1| 18
Elche | | 11,1| 22,2| 27,8| 22,2| 11,1| 5,6| 20,0
| | 14,3| 17,4| 19,2| 22,2| 50,0| 100,0|
| | 2,2| 4,4| 5,6| 4,4| 2,2| 1,1|
+------+------+------+------+------+------+------+
5 | 2| 5| 3| 4| 4| | | 18
Alicante | 11,1| 27,8| 16,7| 22,2| 22,2| | | 20,0
| 66,7| 35,7| 13,0| 15,4| 22,2| | |
| 2,2| 5,6| 3,3| 4,4| 4,4| | |
+------+------+------+------+------+------+------+
Column 3 14 23 26 18 4 1 90
(Continued) Total 3,3 15,6 25,6 28,9 20,0 4,4 1,1 100,0

493
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 146

LUGAR Lugar de residencia by P9 Numero de componentes

P9 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |
Col Pct | Row
Tot Pct | 9| Total
LUGAR --------+------+
1 | 1| 18
Alcoy | 5,6| 20,0
| 100,0|
| 1,1|
+------+
2 | | 18
Elda | | 20,0
| |
| |
+------+
3 | | 18
Alcira | | 20,0
| |
| |
+------+
4 | | 18
Elche | | 20,0
| |
| |
+------+
5 | | 18
Alicante | | 20,0
| |
| |
+------+
Column 1 90
Total 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

494
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 147

LUGAR Lugar de residencia by V10A Lengua Comunicar Pequeño Comercio

V10A Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 2 | 1 | 1 | 1 | 18
Alcoy | | 11,1 | 5,6 | 5,6 | 5,6 | 20,0
| | 66,7 | 33,3 | 6,7 | 7,7 |
| | 2,2 | 1,1 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | | | 11 | 3 | 18
Elda | 11,1 | | | 61,1 | 16,7 | 20,0
| 40,0 | | | 73,3 | 23,1 |
| 2,2 | | | 12,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 1 | | | 3 | 18
Alcira | 5,6 | 5,6 | | | 16,7 | 20,0
| 20,0 | 33,3 | | | 23,1 |
| 1,1 | 1,1 | | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 1 | | | 2 | 4 | 18
Elche | 5,6 | | | 11,1 | 22,2 | 20,0
| 20,0 | | | 13,3 | 30,8 |
| 1,1 | | | 2,2 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 1 | | 2 | 1 | 2 | 18
Alicante | 5,6 | | 11,1 | 5,6 | 11,1 | 20,0
| 20,0 | | 66,7 | 6,7 | 15,4 |
| 1,1 | | 2,2 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 3 3 15 13 90
(Continued) Total 5,6 3,3 3,3 16,7 14,4 100,0

495
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 148

LUGAR Lugar de residencia by V10A Lengua Comunicar Pequeño Comercio

V10A Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 12 | | 18
Alcoy | 5,6 | 66,7 | | 20,0
| 50,0 | 27,3 | |
| 1,1 | 13,3 | |
+--------+--------+--------+
2 | | 1 | 1 | 18
Elda | | 5,6 | 5,6 | 20,0
| | 2,3 | 20,0 |
| | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
3 | | 11 | 2 | 18
Alcira | | 61,1 | 11,1 | 20,0
| | 25,0 | 40,0 |
| | 12,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+
4 | | 10 | 1 | 18
Elche | | 55,6 | 5,6 | 20,0
| | 22,7 | 20,0 |
| | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
5 | 1 | 10 | 1 | 18
Alicante | 5,6 | 55,6 | 5,6 | 20,0
| 50,0 | 22,7 | 20,0 |
| 1,1 | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
Column 2 44 5 90
Total 2,2 48,9 5,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

496
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 149

LUGAR Lugar de residencia by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio

V10B Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Siempre Siempre Igual Le Mas Len
Col Pct | en Lengu Lectoesc ngua Si gua Oral Row
Tot Pct | 0 | 2 | 3 | 4 | 5 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 2 | 2 | 1 | 1 | 18
Alcoy | 5,6 | 11,1 | 11,1 | 5,6 | 5,6 | 20,0
| 5,0 | 66,7 | 50,0 | 11,1 | 11,1 |
| 1,1 | 2,2 | 2,2 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 9 | | | 5 | 1 | 18
Elda | 50,0 | | | 27,8 | 5,6 | 20,0
| 45,0 | | | 55,6 | 11,1 |
| 10,0 | | | 5,6 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 1 | | | 3 | 18
Alcira | 11,1 | 5,6 | | | 16,7 | 20,0
| 10,0 | 33,3 | | | 33,3 |
| 2,2 | 1,1 | | | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 4 | | | 2 | 2 | 18
Elche | 22,2 | | | 11,1 | 11,1 | 20,0
| 20,0 | | | 22,2 | 22,2 |
| 4,4 | | | 2,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 4 | | 2 | 1 | 2 | 18
Alicante | 22,2 | | 11,1 | 5,6 | 11,1 | 20,0
| 20,0 | | 50,0 | 11,1 | 22,2 |
| 4,4 | | 2,2 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 20 3 4 9 9 90
(Continued) Total 22,2 3,3 4,4 10,0 10,0 100,0

497
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 150

LUGAR Lugar de residencia by V10B Lengua Comunicar Grande Comercio

V10B Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Mas en L Siempre Siempre
Col Pct |engua de Lengua E en Lengu Row
Tot Pct | 6 | 7 | 8 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+
1 | | 11 | | 18
Alcoy | | 61,1 | | 20,0
| | 26,8 | |
| | 12,2 | |
+--------+--------+--------+
2 | | 2 | 1 | 18
Elda | | 11,1 | 5,6 | 20,0
| | 4,9 | 33,3 |
| | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
3 | | 11 | 1 | 18
Alcira | | 61,1 | 5,6 | 20,0
| | 26,8 | 33,3 |
| | 12,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
4 | | 9 | 1 | 18
Elche | | 50,0 | 5,6 | 20,0
| | 22,0 | 33,3 |
| | 10,0 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
5 | 1 | 8 | | 18
Alicante | 5,6 | 44,4 | | 20,0
| 100,0 | 19,5 | |
| 1,1 | 8,9 | |
+--------+--------+--------+
Column 1 41 3 90
Total 1,1 45,6 3,3 100,0

Number of Missing Observations: 0

498
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 151

LUGAR Lugar de residencia by V11 Escribir Documentos

V11 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | NS/NC Otra Le Mas Len Siempre Mas Leng
Col Pct | ngua gua Vale Lengua ua Españ Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | | 1 | | | 18
Alcoy | | | 5,6 | | | 20,0
| | | 100,0 | | |
| | | 1,1 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 1 | | | 2 | 18
Elda | 11,1 | 5,6 | | | 11,1 | 20,0
| 33,3 | 100,0 | | | 50,0 |
| 2,2 | 1,1 | | | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | | | 1 | 1 | 18
Alcira | 5,6 | | | 5,6 | 5,6 | 20,0
| 16,7 | | | 100,0 | 25,0 |
| 1,1 | | | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | | | | | | 18
Elche | | | | | | 20,0
| | | | | |
| | | | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 3 | | | | 1 | 18
Alicante | 16,7 | | | | 5,6 | 20,0
| 50,0 | | | | 25,0 |
| 3,3 | | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 6 1 1 1 4 90
(Continued) Total 6,7 1,1 1,1 1,1 4,4 100,0

499
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 152

LUGAR Lugar de residencia by V11 Escribir Documentos

V11 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Siempre
Col Pct | Lengua Row
Tot Pct | 5 | Total
LUGAR --------+--------+
1 | 17 | 18
Alcoy | 94,4 | 20,0
| 22,1 |
| 18,9 |
+--------+
2 | 13 | 18
Elda | 72,2 | 20,0
| 16,9 |
| 14,4 |
+--------+
3 | 15 | 18
Alcira | 83,3 | 20,0
| 19,5 |
| 16,7 |
+--------+
4 | 18 | 18
Elche | 100,0 | 20,0
| 23,4 |
| 20,0 |
+--------+
5 | 14 | 18
Alicante | 77,8 | 20,0
| 18,2 |
| 15,6 |
+--------+
Column 77 90
Total 85,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

500
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 153

LUGAR Lugar de residencia by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 1 of 2
Count |
Row Pct | Padres Marido/ Amigos Compañer Profesor
Col Pct | Mujer os es Row
Tot Pct | 1 | 2 | 4 | 5 | 6 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | 3 | | 4 | | 4 | 18
Alcoy | 16,7 | | 22,2 | | 22,2 | 20,0
| 25,0 | | 16,0 | | 22,2 |
| 3,3 | | 4,4 | | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | 5 | | 11 | | 1 | 18
Elda | 27,8 | | 61,1 | | 5,6 | 20,0
| 41,7 | | 44,0 | | 5,6 |
| 5,6 | | 12,2 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 2 | 2 | | 5 | 18
Alcira | 5,6 | 11,1 | 11,1 | | 27,8 | 20,0
| 8,3 | 66,7 | 8,0 | | 27,8 |
| 1,1 | 2,2 | 2,2 | | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 1 | | 5 | 1 | 4 | 18
Elche | 5,6 | | 27,8 | 5,6 | 22,2 | 20,0
| 8,3 | | 20,0 | 100,0 | 22,2 |
| 1,1 | | 5,6 | 1,1 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 2 | 1 | 3 | | 4 | 18
Alicante | 11,1 | 5,6 | 16,7 | | 22,2 | 20,0
| 16,7 | 33,3 | 12,0 | | 22,2 |
| 2,2 | 1,1 | 3,3 | | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 12 3 25 1 18 90
(Continued) Total 13,3 3,3 27,8 1,1 20,0 100,0

501
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 154

LUGAR Lugar de residencia by V12 Enseñar Lengua de Señas

V12 Page 2 of 2
Count |
Row Pct |Asociaci
Col Pct |on Row
Tot Pct | 7 | Total
LUGAR --------+--------+
1 | 7 | 18
Alcoy | 38,9 | 20,0
| 22,6 |
| 7,8 |
+--------+
2 | 1 | 18
Elda | 5,6 | 20,0
| 3,2 |
| 1,1 |
+--------+
3 | 8 | 18
Alcira | 44,4 | 20,0
| 25,8 |
| 8,9 |
+--------+
4 | 7 | 18
Elche | 38,9 | 20,0
| 22,6 |
| 7,8 |
+--------+
5 | 8 | 18
Alicante | 44,4 | 20,0
| 25,8 |
| 8,9 |
+--------+
Column 31 90
Total 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

502
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 155

LUGAR Lugar de residencia by V13 Incomodo Comunicar Lengua de Señas


Fuer

V13 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 8 | 6 | 3 | 18
Alcoy | 5,6 | 44,4 | 33,3 | 16,7 | 20,0
| 25,0 | 25,0 | 22,2 | 11,1 |
| 1,1 | 8,9 | 6,7 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 7 | 2 | 9 | 18
Elda | | 38,9 | 11,1 | 50,0 | 20,0
| | 21,9 | 7,4 | 33,3 |
| | 7,8 | 2,2 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 6 | 3 | 7 | 18
Alcira | 11,1 | 33,3 | 16,7 | 38,9 | 20,0
| 50,0 | 18,8 | 11,1 | 25,9 |
| 2,2 | 6,7 | 3,3 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 7 | 7 | 4 | 18
Elche | | 38,9 | 38,9 | 22,2 | 20,0
| | 21,9 | 25,9 | 14,8 |
| | 7,8 | 7,8 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | 1 | 4 | 9 | 4 | 18
Alicante | 5,6 | 22,2 | 50,0 | 22,2 | 20,0
| 25,0 | 12,5 | 33,3 | 14,8 |
| 1,1 | 4,4 | 10,0 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 32 27 27 90
Total 4,4 35,6 30,0 30,0 100,0

Number of Missing Observations: 0

503
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 156

LUGAR Lugar de residencia by V14 Incomodo Comunicar Lengua Oral Fuera

V14 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 6 | 5 | 6 | 18
Alcoy | 5,6 | 33,3 | 27,8 | 33,3 | 20,0
| 16,7 | 22,2 | 19,2 | 19,4 |
| 1,1 | 6,7 | 5,6 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 8 | | 9 | 18
Elda | 5,6 | 44,4 | | 50,0 | 20,0
| 16,7 | 29,6 | | 29,0 |
| 1,1 | 8,9 | | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 3 | 3 | 4 | 8 | 18
Alcira | 16,7 | 16,7 | 22,2 | 44,4 | 20,0
| 50,0 | 11,1 | 15,4 | 25,8 |
| 3,3 | 3,3 | 4,4 | 8,9 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 4 | 7 | 7 | 18
Elche | | 22,2 | 38,9 | 38,9 | 20,0
| | 14,8 | 26,9 | 22,6 |
| | 4,4 | 7,8 | 7,8 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | 1 | 6 | 10 | 1 | 18
Alicante | 5,6 | 33,3 | 55,6 | 5,6 | 20,0
| 16,7 | 22,2 | 38,5 | 3,2 |
| 1,1 | 6,7 | 11,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 6 27 26 31 90
Total 6,7 30,0 28,9 34,4 100,0

Number of Missing Observations: 0

504
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 157

LUGAR Lugar de residencia by V15A Comunicarse Lengua de Señas C.


Valencia

V15A Page 1 of 1
Count |
Row Pct |Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+
1 | 13 | 2 | 3 | 18
Alcoy | 72,2 | 11,1 | 16,7 | 20,0
| 18,6 | 50,0 | 18,8 |
| 14,4 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+
2 | 16 | 1 | 1 | 18
Elda | 88,9 | 5,6 | 5,6 | 20,0
| 22,9 | 25,0 | 6,3 |
| 17,8 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+
3 | 14 | | 4 | 18
Alcira | 77,8 | | 22,2 | 20,0
| 20,0 | | 25,0 |
| 15,6 | | 4,4 |
+--------+--------+--------+
4 | 15 | | 3 | 18
Elche | 83,3 | | 16,7 | 20,0
| 21,4 | | 18,8 |
| 16,7 | | 3,3 |
+--------+--------+--------+
5 | 12 | 1 | 5 | 18
Alicante | 66,7 | 5,6 | 27,8 | 20,0
| 17,1 | 25,0 | 31,3 |
| 13,3 | 1,1 | 5,6 |
+--------+--------+--------+
Column 70 4 16 90
Total 77,8 4,4 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

505
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 158

LUGAR Lugar de residencia by V15B Comunicarse Lengua de Señas Vivir


C.Val

V15B Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 16 | 1 | 1 | 18
Alcoy | | 88,9 | 5,6 | 5,6 | 20,0
| | 22,9 | 25,0 | 6,7 |
| | 17,8 | 1,1 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 12 | 1 | 5 | 18
Elda | | 66,7 | 5,6 | 27,8 | 20,0
| | 17,1 | 25,0 | 33,3 |
| | 13,3 | 1,1 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 16 | | 1 | 18
Alcira | 5,6 | 88,9 | | 5,6 | 20,0
| 100,0 | 22,9 | | 6,7 |
| 1,1 | 17,8 | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 14 | 1 | 3 | 18
Elche | | 77,8 | 5,6 | 16,7 | 20,0
| | 20,0 | 25,0 | 20,0 |
| | 15,6 | 1,1 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | | 12 | 1 | 5 | 18
Alicante | | 66,7 | 5,6 | 27,8 | 20,0
| | 17,1 | 25,0 | 33,3 |
| | 13,3 | 1,1 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 1 70 4 15 90
Total 1,1 77,8 4,4 16,7 100,0

Number of Missing Observations: 0

506
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 159

LUGAR Lugar de residencia by V15C Comunicarse Lengua de Señas España

V15C Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 9 | 5 | 4 | 18
Alcoy | | 50,0 | 27,8 | 22,2 | 20,0
| | 17,3 | 45,5 | 16,0 |
| | 10,0 | 5,6 | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 1 | 3 | 2 | 12 | 18
Elda | 5,6 | 16,7 | 11,1 | 66,7 | 20,0
| 50,0 | 5,8 | 18,2 | 48,0 |
| 1,1 | 3,3 | 2,2 | 13,3 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 1 | 14 | 2 | 1 | 18
Alcira | 5,6 | 77,8 | 11,1 | 5,6 | 20,0
| 50,0 | 26,9 | 18,2 | 4,0 |
| 1,1 | 15,6 | 2,2 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 15 | 1 | 2 | 18
Elche | | 83,3 | 5,6 | 11,1 | 20,0
| | 28,8 | 9,1 | 8,0 |
| | 16,7 | 1,1 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | | 11 | 1 | 6 | 18
Alicante | | 61,1 | 5,6 | 33,3 | 20,0
| | 21,2 | 9,1 | 24,0 |
| | 12,2 | 1,1 | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 52 11 25 90
Total 2,2 57,8 12,2 27,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

507
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 160

LUGAR Lugar de residencia by V15D Comunicarse lengua de Señas


Extranjero

V15D Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 5 | 8 | 5 | 18
Alcoy | | 27,8 | 44,4 | 27,8 | 20,0
| | 15,2 | 21,6 | 31,3 |
| | 5,6 | 8,9 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | 2 | 5 | 9 | 2 | 18
Elda | 11,1 | 27,8 | 50,0 | 11,1 | 20,0
| 50,0 | 15,2 | 24,3 | 12,5 |
| 2,2 | 5,6 | 10,0 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 9 | 5 | 2 | 18
Alcira | 11,1 | 50,0 | 27,8 | 11,1 | 20,0
| 50,0 | 27,3 | 13,5 | 12,5 |
| 2,2 | 10,0 | 5,6 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 8 | 8 | 2 | 18
Elche | | 44,4 | 44,4 | 11,1 | 20,0
| | 24,2 | 21,6 | 12,5 |
| | 8,9 | 8,9 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | | 6 | 7 | 5 | 18
Alicante | | 33,3 | 38,9 | 27,8 | 20,0
| | 18,2 | 18,9 | 31,3 |
| | 6,7 | 7,8 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 4 33 37 16 90
Total 4,4 36,7 41,1 17,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

508
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 161

LUGAR Lugar de residencia by V16 Lengua de Señas Usar en la Enseñanza

V16 Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 5 | 9 | 3 | 18
Alcoy | 5,6 | 27,8 | 50,0 | 16,7 | 20,0
| 50,0 | 14,3 | 23,1 | 21,4 |
| 1,1 | 5,6 | 10,0 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 8 | 9 | 1 | 18
Elda | | 44,4 | 50,0 | 5,6 | 20,0
| | 22,9 | 23,1 | 7,1 |
| | 8,9 | 10,0 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+
3 | | 6 | 9 | 3 | 18
Alcira | | 33,3 | 50,0 | 16,7 | 20,0
| | 17,1 | 23,1 | 21,4 |
| | 6,7 | 10,0 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 6 | 7 | 5 | 18
Elche | | 33,3 | 38,9 | 27,8 | 20,0
| | 17,1 | 17,9 | 35,7 |
| | 6,7 | 7,8 | 5,6 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | 1 | 10 | 5 | 2 | 18
Alicante | 5,6 | 55,6 | 27,8 | 11,1 | 20,0
| 50,0 | 28,6 | 12,8 | 14,3 |
| 1,1 | 11,1 | 5,6 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
Column 2 35 39 14 90
Total 2,2 38,9 43,3 15,6 100,0

Number of Missing Observations: 0

509
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 162

LUGAR Lugar de residencia by V17 Profesores Oyentes conocer Lengua de


Sig

V17 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Si No Me da ig
Col Pct | ual Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 16 | | 2 | | 18
Alcoy | | 88,9 | | 11,1 | | 20,0
| | 21,9 | | 25,0 | |
| | 17,8 | | 2,2 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | 17 | | | 1 | 18
Elda | | 94,4 | | | 5,6 | 20,0
| | 23,3 | | | 100,0 |
| | 18,9 | | | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 13 | 2 | 3 | | 18
Alcira | | 72,2 | 11,1 | 16,7 | | 20,0
| | 17,8 | 28,6 | 37,5 | |
| | 14,4 | 2,2 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 1 | 13 | 4 | | | 18
Elche | 5,6 | 72,2 | 22,2 | | | 20,0
| 100,0 | 17,8 | 57,1 | | |
| 1,1 | 14,4 | 4,4 | | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | | 14 | 1 | 3 | | 18
Alicante | | 77,8 | 5,6 | 16,7 | | 20,0
| | 19,2 | 14,3 | 37,5 | |
| | 15,6 | 1,1 | 3,3 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 1 73 7 8 1 90
Total 1,1 81,1 7,8 8,9 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

510
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 163

LUGAR Lugar de residencia by V18 Hoy o futuro Usar Lengua de Señas

V18 Page 1 of 1
Count |
Row Pct |NS/NC Solo Le Solo Le Solo Len Las tre
Col Pct | ngua de ngua Esp gua Vale s lengua Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 4 | 4 | 1 | 9 | 18
Alcoy | | 22,2 | 22,2 | 5,6 | 50,0 | 20,0
| | 12,1 | 57,1 | 50,0 | 20,9 |
| | 4,4 | 4,4 | 1,1 | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | 2 | | 1 | 15 | 18
Elda | | 11,1 | | 5,6 | 83,3 | 20,0
| | 6,1 | | 50,0 | 34,9 |
| | 2,2 | | 1,1 | 16,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | 2 | 7 | | | 9 | 18
Alcira | 11,1 | 38,9 | | | 50,0 | 20,0
| 40,0 | 21,2 | | | 20,9 |
| 2,2 | 7,8 | | | 10,0 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | 1 | 11 | 2 | | 4 | 18
Elche | 5,6 | 61,1 | 11,1 | | 22,2 | 20,0
| 20,0 | 33,3 | 28,6 | | 9,3 |
| 1,1 | 12,2 | 2,2 | | 4,4 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 2 | 9 | 1 | | 6 | 18
Alicante | 11,1 | 50,0 | 5,6 | | 33,3 | 20,0
| 40,0 | 27,3 | 14,3 | | 14,0 |
| 2,2 | 10,0 | 1,1 | | 6,7 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 5 33 7 2 43 90
Total 5,6 36,7 7,8 2,2 47,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

511
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 164

LUGAR Lugar de residencia by V19 Enseñar L. Señas desde la


Esc.Infantil

V19 Page 1 of 2
Count |
Row Pct |NS/NC Poco imp Importan Muy imp Ridicul
Col Pct | ortante te ortante o Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 2 | 2 | 13 | | 18
Alcoy | | 11,1 | 11,1 | 72,2 | | 20,0
| | 40,0 | 16,7 | 19,1 | |
| | 2,2 | 2,2 | 14,4 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
2 | | | 2 | 16 | | 18
Elda | | | 11,1 | 88,9 | | 20,0
| | | 16,7 | 23,5 | |
| | | 2,2 | 17,8 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
3 | | 1 | 3 | 14 | | 18
Alcira | | 5,6 | 16,7 | 77,8 | | 20,0
| | 20,0 | 25,0 | 20,6 | |
| | 1,1 | 3,3 | 15,6 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
4 | | 2 | 3 | 12 | 1 | 18
Elche | | 11,1 | 16,7 | 66,7 | 5,6 | 20,0
| | 40,0 | 25,0 | 17,6 | 100,0 |
| | 2,2 | 3,3 | 13,3 | 1,1 |
+--------+--------+--------+--------+--------+
5 | 3 | | 2 | 13 | | 18
Alicante | 16,7 | | 11,1 | 72,2 | | 20,0
| 100,0 | | 16,7 | 19,1 | |
| 3,3 | | 2,2 | 14,4 | |
+--------+--------+--------+--------+--------+
Column 3 5 12 68 1 90
(Continued) Total 3,3 5,6 13,3 75,6 1,1 100,0

512
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 165

LUGAR Lugar de residencia by V19 Enseñar L. Señas desde la


Esc.Infantil

V19 Page 2 of 2
Count |
Row Pct | Me da i
Col Pct |gual Row
Tot Pct | 5 | Total
LUGAR --------+--------+
1 | 1 | 18
Alcoy | 5,6 | 20,0
| 100,0 |
| 1,1 |
+--------+
2 | | 18
Elda | | 20,0
| |
| |
+--------+
3 | | 18
Alcira | | 20,0
| |
| |
+--------+
4 | | 18
Elche | | 20,0
| |
| |
+--------+
5 | | 18
Alicante | | 20,0
| |
| |
+--------+
Column 1 90
Total 1,1 100,0

Number of Missing Observations: 0

513
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 166

LUGAR Lugar de residencia by V1A Entiende LS

V1A Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 6 | 11 | 18
Alcoy | 5,6 | 33,3 | 61,1 | 20,0
| 50,0 | 22,2 | 18,0 |
| 1,1 | 6,7 | 12,2 |
+--------+--------+--------+
2 | | 3 | 15 | 18
Elda | | 16,7 | 83,3 | 20,0
| | 11,1 | 24,6 |
| | 3,3 | 16,7 |
+--------+--------+--------+
3 | 1 | 3 | 14 | 18
Alcira | 5,6 | 16,7 | 77,8 | 20,0
| 50,0 | 11,1 | 23,0 |
| 1,1 | 3,3 | 15,6 |
+--------+--------+--------+
4 | | 8 | 10 | 18
Elche | | 44,4 | 55,6 | 20,0
| | 29,6 | 16,4 |
| | 8,9 | 11,1 |
+--------+--------+--------+
5 | | 7 | 11 | 18
Alicante | | 38,9 | 61,1 | 20,0
| | 25,9 | 18,0 |
| | 7,8 | 12,2 |
+--------+--------+--------+
Column 2 27 61 90
Total 2,2 30,0 67,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

514
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 167

LUGAR Lugar de residencia by V1B Entiende LE

V1B Page 1 of 1
Count |
Row Pct | Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+
1 | 1 | 6 | 11 | 18
Alcoy | 5,6 | 33,3 | 61,1 | 20,0
| 12,5 | 20,0 | 21,2 |
| 1,1 | 6,7 | 12,2 |
+--------+--------+--------+
2 | 3 | 3 | 12 | 18
Elda | 16,7 | 16,7 | 66,7 | 20,0
| 37,5 | 10,0 | 23,1 |
| 3,3 | 3,3 | 13,3 |
+--------+--------+--------+
3 | 2 | 5 | 11 | 18
Alcira | 11,1 | 27,8 | 61,1 | 20,0
| 25,0 | 16,7 | 21,2 |
| 2,2 | 5,6 | 12,2 |
+--------+--------+--------+
4 | 1 | 7 | 10 | 18
Elche | 5,6 | 38,9 | 55,6 | 20,0
| 12,5 | 23,3 | 19,2 |
| 1,1 | 7,8 | 11,1 |
+--------+--------+--------+
5 | 1 | 9 | 8 | 18
Alicante | 5,6 | 50,0 | 44,4 | 20,0
| 12,5 | 30,0 | 15,4 |
| 1,1 | 10,0 | 8,9 |
+--------+--------+--------+
Column 8 30 52 90
Total 8,9 33,3 57,8 100,0

Number of Missing Observations: 0

515
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 168

LUGAR Lugar de residencia by V1C Entiende LV

V1C Page 1 of 1
Count |
Row Pct | NS/NC Nada Un poco Bastant
Col Pct | e Bien Row
Tot Pct | 0 | 1 | 2 | 3 | Total
LUGAR --------+--------+--------+--------+--------+
1 | | 13 | 2 | 3 | 18
Alcoy | | 72,2 | 11,1 | 16,7 | 20,0
| | 24,1 | 8,0 | 37,5 |
| | 14,4 | 2,2 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
2 | | 8 | 10 | | 18
Elda | | 44,4 | 55,6 | | 20,0
| | 14,8 | 40,0 | |
| | 8,9 | 11,1 | |
+--------+--------+--------+--------+
3 | 3 | 7 | 5 | 3 | 18
Alcira | 16,7 | 38,9 | 27,8 | 16,7 | 20,0
| 100,0 | 13,0 | 20,0 | 37,5 |
| 3,3 | 7,8 | 5,6 | 3,3 |
+--------+--------+--------+--------+
4 | | 14 | 2 | 2 | 18
Elche | | 77,8 | 11,1 | 11,1 | 20,0
| | 25,9 | 8,0 | 25,0 |
| | 15,6 | 2,2 | 2,2 |
+--------+--------+--------+--------+
5 | | 12 | 6 | | 18
Alicante | | 66,7 | 33,3 | | 20,0
| | 22,2 | 24,0 | |
| | 13,3 | 6,7 | |
+--------+--------+--------+--------+
Column 3 54 25 8 90
Total 3,3 60,0 27,8 8,9 100,0

Number of Missing Observations: 0

516
11 Feb 11 SPSS for MS WINDOWS Release 6.0 Page 169

LUGAR Lugar de