Está en la página 1de 23

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO


FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS
ESCUELA DE DERECHO

CURSO: CRIMINOLOGÍA

DOCENTE: POOL FERNANDEZ BERNAVE

INTEGRANTES:
 BARRETO AUCAPUMA, Alexander Jhonatan
 CASTRO VERA, Josue Daniel
 DELGADO HUAMANI. Jonathan
 QUITO DÍAZ, Bania Karen

CICLO: VII.

2020

1
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

ÍNDICE

I. INTRODUCCIÓN

II. EVOLUCIÓN HISTÓRICA

III. CONCEPTO

IV. CAPACIDAD

V. DERECHOS

VI. DEBERES

VII. CONCLUSIONES

VIII. BIBLIOGRAFÍA

2
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

ANÁLISIS SEGÚN LA CRIMINOLOGIA CRÍTICA EN RELACIÓN A LOS


DERECHOS DEL IMPUTADO

I. INTRODUCCIÓN

Durante las últimas décadas, el derecho penal se ha convertido en el objeto


de estudio principal de la criminología crítica, por ser aquel un instrumento
injusto, desigual, reproductor de las desigualdades, creador de más
problemas respecto de los que resuelve, etc. La criminología crítica se ha
propuesto reducirlo o abolirlo.

En el presente trabajo se abordan algunos temas que dicen relación con la


naturaleza y alcances de esta institución. La base del análisis se encuentra
en la criminología critica, dado que la visión que nos da es un punto
interesante y necesario a tomar en cuenta por todos los operadores del
derecho, y a su vez precisar las características que reviste el imputado en la
etapa de investigación, que permite explicar determinados aspectos
problemáticos no resueltos expresamente en la ley.

Así, para comenzar daremos una visión de cómo se ha venido teniendo una
concepción acerca del imputado a lo largo de la historia tomando como
punto de partida el sistema inquisitivo pasando por las etapas mas
importantes donde se empezaron a visualizar los cambios acerca de la
concepción de esta institución para culminar con el sistema actual, el
sistema acusatorio.

3
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

Por último, se examinarán diversas posturas que nos dan algunos autores
como Alessandro Baratta uno de los exponentes más importantes de la
criminología critica, tomando posición en el sentido de que este consiste en
un hecho hipotético que se imputa a una persona, y sobre la base del cual
se espera alguna consecuencia penal. El objeto, considerado de esta
forma, tiene en la etapa de investigación un rasgo característico, cual es, el
no estar fijo o delimitado. La posibilidad de una construcción paulatina a su
respecto, debe ser tenida en cuenta para las explicaciones que siguen.

LOS AUTORES.

II. EVOLUCIÓN DEL IMPUTADO

SISTEMA SISTEMA REVOLUCIÓN DE 1789


ACUSATORIO INQUISITIVO
 La jurisdicción era  Todas las funciones  Tuvo una gran importancia
ejercida por un Tribunal quedaron en manos civilizadora.
popular del inquisidor,
(funciones de  Introdujo la primera
 El imputado era tratado investigar y juzgar) reforma del sistema de
como inocente durante enjuiciamiento penal,
el procedimiento y hasta  El imputado dejó de cuyas principales
que una sentencia de ser un sujeto de modificaciones tendieron a
condena no variara su derechos para asegurar la posición del
situación, seguía transformarse en un imputado a fin de asegurar
teniendo esa situación objeto de el adecuado ejercicio de
jurídica. persecución todos sus derechos.

 El imputado era  Se ignoraron los  El imputado dejó de ser un

4
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

considerado un sujeto principios de objeto de persecución para


de derechos. libertad y de transformarse en un sujeto
inocencia ya que a de derechos.
 Podía ejercer amplia y la persona
libremente todos sus perseguida se la  La defensa dejó de estar al
derechos. mantenía servicio de la inquisición y
encarcelada desde el defensor volvió a
 Podía conocer la el comienzo de la adquirir el rol de proteger y
acusación que se investigación y se defender los derechos de
formulaba en su contra. justificaba, cualquier la persona del imputado.
medio, incluso el
más atroz, para
 Podía ofrecer toda la conseguir la  El imputado pudo adquirir
prueba que considerara confesión. nuevamente la calidad de
pertinente. sujeto de derecho.
 Toda la actividad se
 Se garantizaba el realizaba a  La prohibición absoluta de
ejercicio de su derecho espaldas del ejercer contra el mismo
de defensa a lo largo de imputado y la cualquier tipo de coacción
todo el proceso hasta el incomunicación era física o psicológica
dictado de la sentencia la regla.

 La posibilidad de que
 Se limitó su derecho tenga el pleno ejercicio del
de defensa y se le derecho de defensa
negó el
reconocimiento de  Se respete el derecho a un
su dignidad juicio público,
personal garantizándose la oralidad,
inmediación y
contradicción del mismo.

5
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

III. CONCEPTO

El imputado es la persona que ha sido acusada formalmente de haber


cometido un delito, cualquiera sea el estado del proceso que se tramita en
su contra y mientras no haya una decisión judicial que ponga fin a la
cuestión.

La imputación no significa que la persona sea culpable de un delito, sino


que se le atribuye la comisión de un hecho que es delictivo durante un
proceso penal. Esto, sin que aún haya demostración de que esa persona
haya cometido el delito.

El ordenamiento jurídico penal gira en torno al principio de inocencia, en


consecuencia, nadie puede ser penado sin juicio previo fundado en ley
anterior al hecho que motiva el proceso, por lo que la culpabilidad de
alguien no se presumirá, sino que deberá probarse acabadamente, sin dejar
lugar a dudas acerca de la autoría del hecho y de su
consecuente responsabilidad. Muchas veces, existen causas estipuladas en
la ley que impiden que la persona pueda ser condenada, aunque su
participación en el delito haya sido probada, ya sea porque se ha anulado la
culpabilidad (llamadas causas de justificación: por ejemplo, la legitima
defensa) o porque la punibilidad no puede llevarse a cabo (excusas
absolutorias: por ejemplo, los delitos patrimoniales contra parientes).

Dentro del sistema de justicia, será la figura del fiscal la encargada de


promover la acción y de acreditar cada detalle de lo que alega como
sucedido. En caso de surgir dudas respecto a lo acaecido, contradicciones,
vacíos legales, por la regla del “in dubio pro reo”.

6
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

Cabe mencionar que la persona que ha sido imputada de la comisión de un


delito, goza de ciertas garantías y derechos que devienen de considerárselo
un verdadero sujeto de derecho: juicio previo para poder condenarlo,
fundado en ley anterior al hecho; imposibilidad de juzgársele dos veces por
el mismo hecho (garantía denominada jurídicamente “non bis in ídem”); no
puede ser obligado a declarar contra sí mismo (significa que si algo en su
declaración puede llegar a inculparlo o perjudicarlo, tiene derecho a
abstenerse de declarar); el Estado debe otorgarle un defensor oficial
gratuito siempre que no designe a un abogado defensor de su confianza;
como se presume su inocencia, tiene derecho a permanecer en libertad
mientras dure el proceso (excepto que el juez, por razones específicas
indicadas en la ley, decida lo contrario).

IV. CAPACIDAD

 CAPACIDAD PARA SER PARTE

Se refiere a la aptitud para comparecer en juicio y poder realizar, dentro de


él, actos procesales válidos. Coincide sustancialmente con la capacidad de
obrar del derecho civil y, en consecuencia, con carácter general, sólo
podrán comparecer en juicio quienes estén en el pleno ejercicio de sus
derechos civiles. Las personas físicas que no se hallen en dicha situación
habrán de comparecer mediante la representación o con la asistencia, la
autorización, la habilitación o el defensor exigidos por la ley.1

Las personas jurídicas tienen, por atribución legal, plena capacidad de


obrar, si bien por ellas comparecerán las personas físicas
1
FRISCH, W. (2004), “Comportamiento típico e imputación del resultado”, Edt.
Universal, Tomo IV, Madrid, pp. 84-85.

7
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

(véase personalidad) que legalmente las representan. Cuando se trate de


masas patrimoniales y entes o entidades que carecen de personalidad
jurídica, habrá que estar a lo previsto legalmente en cuanto a su
comparecencia.

En el proceso penal, los criterios expuestos se aplican para intervenir como


acusación. En cuanto al acusado, para poder realizar actos procesales
válidos, sólo se exige la capacidad natural de percepción y contradicción, es
decir, la aptitud mental y corporal suficiente para seguir el procedimiento.

 CAPACIDAD PROCESAL

Tanto en la literatura jurídica como en la psiquiátrica se ha advertido acerca


de la confusión que puede presentarse entre capacidad procesal e
imputabilidad penal, y sus respectivas ausencias. Por esta razón debemos
destinar algunas líneas a precisar en qué se diferencian estas categorías,
especialmente cuando se fundan en alguna alteración o insuficiencia de las
facultades mentales del sujeto. La imputabilidad se identifica con la idea de
capacidad legal para ser culpable de delito; de manera que sostener la
inimputabilidad equivale a afirmar la ausencia de dicha capacidad, en virtud
de la corta edad del sujeto, por haber obrado este en situación de trastorno
mental transitorio o, en fin, debido a que padece de alguna anomalía o
insuficiencia mental grave más o menos permanente, circunstancias que
impiden que aquel esté en condiciones de conocer lo injusto de su actuar, o
2
de determinarse conforme a ese conocimiento.

2
Eugenio R. (2005)aúl Zaffaroni, “Manual de Derecho Penal”, Edt. RAS, Pp. 23-
567, España.

8
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

Desde la perspectiva del Derecho penal de la culpabilidad, si un individuo


es inimputable al momento de ejecutar el comportamiento típico y
antijurídico, está exento de responsabilidad criminal. Solo debe atenderse a
aquel instante, de manera que no es necesario que el motivo que sirvió de
fundamento a la circunstancia eximente subsista aún durante el desarrollo
del proceso. Cosa distinta es que, para la aplicación de una medida de
seguridad, la anomalía o insuficiencia mental grave que sirve de base para
sostener la inimputabilidad, y a cuya existencia se asocia la peligrosidad del
sujeto (es decir, la probabilidad de atentar contra sí mismo o contra otros),
deba prolongarse en el tiempo para que pueda ser tomada en cuenta al
momento de dictarse la sentencia definitiva, como fundamento de la
imposición de la medida. Esto obedece al principio consistente en que sin
peligrosidad no hay medida de seguridad (arts. 455 y 481).

Cabe preguntarse si siempre que una persona es inimputable debe ser


considerada también incapaz, o si ello no es efectivo. Tal como hemos
indicado, la inimputabilidad está referida únicamente al momento de
ejecución del hecho, por lo que el juicio que dice relación con ella tiene
carácter retrospectivo, mientras que la incompetencia se determina
atendiendo al estado actual del sujeto. Esto significa que tales categorías
jurídicas no son coincidentes, ya desde una perspectiva temporal.

Cosa distinta es que la alteración o insuficiencia mental padecida por una


persona sea razón para considerarla inimputable y, prolongándose dicho
estado hasta el momento del proceso, sirva para justificar también su falta
de capacidad.

De esto resulta que una persona puede ser inimputable e incapaz, si la


alteración o insuficiencia está presente al momento del hecho y se extiende
hasta el proceso (situación en que hay incapacidad inicial); así como
inimputable pero capaz, si aquella se presenta al momento del hecho, pero

9
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

ya no en el proceso; y, en fin, imputable pero incapaz, si se presenta recién


con posterioridad al hecho (caso en que hay incapacidad sobrevenida).

 LEGITIMACIÓN

La legitimación puede ser:

 a) Activa, la que se refiere al actor o demandante del proceso.


 b) Pasiva, la que se predica del denunciado.3

De ambas modalidades la que tiene especial interés es la activa, porque su


ausencia puede determinar la desestimación de las pretensiones deducidas
en el proceso. Quien ha de procurar ostentar la titularidad o la relación con
el derecho que le autoriza a reclamarlo es el actor, pues si no tuviera esa
cualidad, se desestimaría su pretensión. Mientras que la pasiva es
secundaria, porque si el denunciado carece de ella, porque no ostenta
respecto al derecho que se acciona la situación jurídica que predica la
demanda, se producirá su absolución, por no corresponderle jurídicamente
realizar la prestación que se reclama en el proceso, al no estar dirigida la
acción contra el obligado a cumplirla.

 POSTULACIÓN

Se ha dicho que el fiscal no es el abogado de la víctima o del agraviado,


sino de la sociedad. Ello quiere decir que al Ministerio Público le interesa
sobre manera el esclarecimiento material y la reconstrucción de los hechos,

3
Zaffaroni, R. (2007),  «La Criminología y las ciencias penales», Edt. G&o, Tomo
II, Pp. 345-678.

10
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

y no siempre una persecución a cualquier costo. La sociedad no solo se


intranquiliza cuando el delito queda impune o no es elucidado, sino también
cuando las incriminaciones son equívocas o abusivas.

Lo mismo puede decirse de la alternativa que el fiscal posee para, una vez
concluida la investigación preparatoria, requerir el sobreseimiento del caso
(344.2) o acusar (349), dependiendo de la mayor o de la menor
envergadura de los elementos de convicción que haya reunido durante la
investigación. Hallamos manifestaciones del principio de objetividad que
rige la actuación fiscal en su prerrogativa de retirar la acusación en juicio
cuando considera que los cargos formulados han sido enervados (387.4),
así como en la facultad de impugnar o de recurrir en favor del imputado
(405.1.a).

Sin defensa no hay proceso. Este axioma jamás debe ser olvidado, pues
engarza perfectamente con el principio de presunción de inocencia (II) y el
derecho de resistencia ante la persecución penal (IX). A la Constitución y al
CPP les importa que al imputado o a la persona que soporta una
incriminación, desde que se adelanta contra él siquiera una sospecha de
intervención en un evento criminal, se lo reconozca como sujeto procesal
rodeado de garantías y escudos protectores, y no como un simple objeto de
indagación, infeliz papel al que lo ha reducido, has 4ta hoy, el procedimiento
mixto de tendencia inquisitorial.

4
Suárez, Emilio. (2010), “Derecho Procesal Penal. Manual para criminólogos y
Policías”. Edt: Tirant lo Blanch, Pp. 456-789

11
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

V. DERECHOS

El imputado tiene derechos de actuación activo de participación y pasivo


frente al poder estatal, asimismo de protección frente a los medios de
comunicación.

Derechos de participación

También se les denomina derechos de actuación activos. Son:

a. Constitucionalmente. Se consagra a través del derecho de audiencia


judicial, producto del derecho a la tutela jurisdiccional, al punto de que el
imputado no puede ser pasible de un juicio en ausencia (art. 139.3 y 12 de
la Constitución). La Ley Fundamental garantiza la oportunidad de ser oído
conforme a la ley, es decir, debe hacerlo valer en el modo y forma de ley
presupuesto de su ejercicio es la citación en debida forma del imputado-. Es
de incluir, además, la garantía del debido proceso (art. 139.3 de la
Constitución), y el respeto a su dignidad, así como de la garantía de
defensa procesal, en especial del principio del nemo tenetur se ipsum
uccusure; no se le debe forzar a declarar contra sí mismo, del que debe ser
informado por la autoridad penal, y debe declarar según su libre voluntad,
cuya lesión determinará la prohibición de utilización del material obtenido.

b. Legalmente. El imputado tiene garantizado los derechos de instrucción de


derechos, defensa material y de asistencia letrada, desde las primeras
diligencias. Asimismo, se le reconoce el derecho de información -y,
también, de efectivo cumplimiento por la autoridad fiscal de seis derechos
instrumentales de defensa:

(i) Conocimiento de cargos.


12
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

(ii) Comunicación de su estado de detención a quien designe.


(iii) Asistencia letrada.
(iv) Abstención de declarar y, si quiere hacerlo, de presencia y asistencia
de un abogado defensor -incluso, se le tiene reconocido el derecho
de ampliar su declaración cuando lo juzgue conveniente (art. 86.1
NCPP), siempre que no sea dilatorio o malicioso y se encuentre en
tiempo hábil para hacerlo.
(v) De no ser tratado coactivamente ni sometido a técnicas o métodos
que alteren su libre voluntad.
(vi) De ser examinado por un médico cuando su estado de salud así lo
requiera. Asimismo, cuando es interrogado tiene derecho a la
comunicación de cargos y de las pruebas en su contra, a que puede
contar con un defensor, y a la actuación probatoria (art. 87 NCPP).

Adicionalmente, y en vía complementaria, el imputado tiene expedita una


específica garantía de tutela jurisdiccional, concebida como una protección
jurisdiccional especial a cargo del juez de la investigación Preparatoria
frente a las actuaciones de persecución penal, que no tengan origen
jurisdiccional. Está contemplada en el art. 71.4 NCPP.

El objeto de esta garantía procesal, analizada ampliamente en el Acuerdo


Plenario n.° 4-2010/CJ-l 16, de 16-11-10, abarca tres ámbitos:

(i) El derecho de información de los derechos legalmente reconocidos y


su concreción en un acta, previstos en el apdo. 2 del citado art. 71
NCPP.
(ii) El reconocimiento y efectividad de los derechos legales, que
obviamente son aquellos seis fijados en el citado art. 71.2 NCPP y en
el art. 87 NCPP.
(iii) La imposición de medidas limitativas de derechos indebidas o de
requerimientos ilegales.

13
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

Es de tener presente que estos tres ámbitos de la acción de tutela, por su


carácter genérico, no reemplazan ni pueden ser articulados indistinta y,
menos, conjuntamente con los remedios jurídicos que el NCPP reconoce
específicamente al regular las medidas de coerción y de búsqueda de
pruebas y restricción de derechos o cuando prevé los pertinentes medios de
impugnación.

El juez de la investigación preparatoria tiene una intervención activa frente a


una solicitud de tutela: indagar sumariamente la realidad de los hechos
alegados por el peticionario, citar a una audiencia con el concurso de las
partes y decidir. En lo pertinente, se seguirán las reglas del art. 8 NCPP.

El juez tiene poder de subsanación de la omisión si la conducta denunciada


fuere omisiva, así como de corrección y protección, según si la conducta
denunciada fuere comisiva o activa y merezca, adicionalmente, una medida
judicial de satisfacción para superar la violación legal establecida.

Derechos de actuación pasivos

Es claro que el imputado es objeto de la coacción estatal en tanto debe


soportar el procedimiento penal y, dado el caso, también debe tolerar
intervenciones enérgicas, contra su voluntad, en su libertad personal o en
su integridad personal. En este sentido es también un medio de prueba;
pero, igualmente, es un sujeto procesal dotado de derechos autónomos
dentro del proceso -según ya se ha detallado-. Desde la consideración del
imputado como sujeto pasivo, su posición jurídica, sin embargo, está dotada
de numerosas protecciones [Roxin].5

5
ROXIN, Claus. Derecho penal: Parte General. Fundamentos. La Estructura de la Teoría del Delito, t. I,Ed.
Civitas, Madrid, 1997.

14
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

Son los siguientes:

a. Declaración voluntaria: El imputado tiene derecho a que no se emplee


contra él métodos coactivos ni se le someta a técnicas o métodos que
induzcan o alteran su libre voluntad (art. 71.2e NCPP). No se puede atentar
contra su autonomía personal, a la vez que se debe salvaguardar su
dignidad y observar el principio de proporcionalidad.

b. Interrogatorio objetivo: El imputado tiene derecho a que, previamente, se le


invite a que declare cuanto tenga por conveniente sobre el hecho imputado.
El interrogatorio, a continuación de su exposición, será directo. Las
preguntas serán claras y precisas, no ambiguas, capciosas o sugestivas.
Está prohibido coaccionarlo (art. 88.3 y 4 NCPP). Cuando hay fatiga o falta
de serenidad, debe suspenderse la declaración (art. 88.6 NCPP).

c. Respeto de su dignidad. El imputado declarará siempre libre, sin esposas u


otros medios de seguridad, y sin la presencia de otras personas que las
autorizadas a asistir. Si está preso, el interrogatorio se realizará en recintos
cerrados para impedir la fuga o atentados contra la seguridad de las
perdonas (art 89.1 NCPP). En igual sentido, en juicio oral debe comparecer
sin ligaduras ni prisiones, acompañado de policías (art. 367.6 NCPP). Por
último, aun cuando sea objeto de la coacción estatal, solo esta obliga o
únicamente a tolerar las medidas instrumentales restrictivas de derechos y
nunca a colaborar activamente para su realización.

d. Derecho a la presunción de inocencia. El fiscal debe probar los cargos. La


prueba que justifique una condena debe ser legal, legítima y suficiente,
valorada conforme a las reglas de la lógica, la ciencia y la experiencia
razonada y razonablemente. En esa línea, la Policía está autorizada a
informar a los medios de comunicación acerca de la identidad del imputado
detenido, mas no mostrarlo como culpable del delito, ni a utilizarlo como un

15
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

“logro” institucional (art. II.2 del NCPP). Este respeto al imputado, de cara a
salvaguardar la presunción de inocencia que le asiste, cobra especial
importancia en la fase de diligencias preliminares respecto a delitos contra
el patrimonio.

2. Derechos de protección frente a los medios de comunicación

Los derechos del imputado deben ser respetados no solo por los poderes
coercitivos del Estado, sino también por los medios de comunicación,
llámese prensa, radio y televisión.

Es necesario hacer un juicio de ponderación, orientado por el principio de


proporcionalidad, entre los derechos del autor punible y la libertad de
información periodística, pues es claro que no existe un derecho absoluto
de informar. En particular se debe diferenciar:

(i) Antes de la condena, se debe tener presente la presunción de


inocencia constitucionalmente garantizada. Conforme a ella, son
inadmisibles la información con mención del nombre, una imagen u
otros datos que permitan la identificación. La prerrogativa de
habilitación que tiene la Policía de informar a los medios de
comunicación acerca de la identidad de los imputados en un hecho
punible contenido en el art. 70 del NCPP, debe ser interpretada
restrictivamente y en consonancia con el art. II.2 del NCPP, el cual
prohíbe que un funcionario o autoridad pública presente a una persona
como culpable de la comisión de un delito o brinde información en ese
sentido

(ii) Posterior a la condena, es inadmisible la referencia del autor cuando


esta es reiterativa y mancillante en su honor, pues pone en peligro su
resocialización.

16
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

Se debe cuidar la doble estigmatización al imputado, en cuanto a que


tanto los medios de comunicación como el poder correctivo estatal
equiparen la imagen del procesado como si ya estuviese condenado.

Respecto al problema del prejuzgamiento a través de los medios de


comunicación, debe analizarse no solo en cuanto afecta los derechos del
imputado, sino hasta qué medida vulnera la imparcialidad del órgano
jurisdiccional que no solo juzga y sanciona, sino que emita medías
coercitivas provisionales [Roxin]6.

VI. DEBERES

Comprenden los deberes positivizados de moralidad procesal y de


asistencia al llamamiento de la autoridad.

 Moralidad procesal

Si el imputado altera el orden en una actuación procesal, se le


apercibirá con la suspensión de la diligencia y de continuarla con la sola
intervención de su abogado y demás partes. Según la naturaleza de la
diligencia, se sancionará al imputado con su exclusión de la diligencia y
la continuación de la misma con su defensor y con las demás partes -es
el caso de una diligencia personal, que requiera su ineludible
intervención porque debe exponer lo conveniente en su desarrollo- (art.
73 NCPP). En la audiencia pública, incluso, se le puede expulsar (art.
364.4 NCPP).

 Presencia y Ausencia del imputado

6
ROXIN, Claus: Derecho procesal penal, Editores del Puerto, Buenos Aires, 2000.

17
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

La presencia del imputado es para el juez un deber ineludible y para el


imputado un derecho no renunciable que, por tanto, puede calificarse
de derecho-deber [Montero]. La indispensabilidad de la presencia del
imputado para la ejecución del acto es propia del juicio oral (art. 367.1
NCPP), no para la investigación preparatoria. El principio de audiencia
debe ser interpretado en el Proceso Penal en su sentido estricto: es
necesario “oír” efectivamente al imputado, básicamente, porque es un
elemento fundamental de convicción y por los derechos que subyacen
en el proceso [Vegas], Si el imputado no concurre al juicio -no lo hace
injustificadamente- se le declara contumaz (art. 367.3 NCPP). Frente a
una citación de un acto procesal distinto del juicio oral, a inasistencia
determina, de un lado, la conducción compulsiva, conforme al art. 291 2
NCPP (reo con comparecencia simple), o, de otro, la revocación e a
medida y dictación de la medida de prisión preventiva cuando está
sujeto a comparecencia restrictiva (art. 287.3 NCPP).

La obligatoriedad de este derecho-deber para el reo y deber para el juez


determina la declaración de ausencia o contumacia cuando se inasiste a los
llamamientos de la autoridad (art. 79 NCPP). La ausencia o la contumacia
son declaradas por el juez, a instancia del fiscal o de las demás partes
principio de rogación, siempre previa constatación. Es necesaria una
resolución judicial fundada, que tiene carácter constitutivo, pues crea un
estado de ausencia o de contumacia. Está sometida a específicos
presupuestos materiales, que deben respetarse cumplidamente y
presupone el correcto emplazamiento judicial [Acuerdo Plenario n.° 5-
2006/CJ/l 16, de 13-10-06], La contumacia o la ausencia, según el caso, es
una situación jurídica que produce determinados efectos en el proceso
penal, por lo que no se puede hablar de un proceso en contumacia o en
ausencia, sino de procesos seguidos en contumacia o en ausencia.

18
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

A. La contumacia requiere que se constate que el reo tuvo conocimiento del


requerimiento de la autoridad, fiscal o judicial, y pese a ello no se presenta
voluntariamente a las actuaciones procesales, luego de una segunda
citación, como se anotó en el aludido Acuerdo Plenario. El art. 79.1 NCPP
fija algunos supuestos específicos, adicionales, de rebeldía: fuga del centro
de detención o prisión, no obedece una orden de detención o prisión,
ausencia del lugar de residencia o designado por la autoridad.

B. La ausencia se declara, previa constatación, cuando el imputado está en


paradero desconocido y no aparezca evidencia suficiente de que conozca
del proceso.

Los efectos de la declaración de contumacia o ausencia son conducción


compulsiva no afecta el mandamiento de detención y prisión preventiva y
nombramiento de defensor de oficio o del propuesto por un familiar suyo,
quien será su representante técnico: podrá presentar todo tipo de medio de
defensa. No se suspende la etapa de investigación preparatoria ni la etapa
intermedia, pero en juicio oral debe archivarse provisionalmente el juicio,
aunque puede ser absuelto en caso de pluralidad de imputados la
suspensión del proceso respecto del ausente o contumaz no los
comprende.

Esto último significa que el NCPP acogió el sistema de la suspensión del


proceso propiamente, del juicio oral, no el de la autorización de la
continuación del mismo, a reserva de que si el imputado comparece
posteriormente pueda utilizar determinados remedios rescisorios contra la
sentencia dictada en contumacia o ausencia.

19
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

VII. CONCLUSIÓN

En este trabajo estimamos preferible adoptar una crítica del objeto del
proceso penal, entendiéndolo como un hecho hipotético que se imputa a
una persona, y sobre la base del cual se espera alguna consecuencia
penal.

Se argumenta que, en rigor, el elemento objetivo que sirve para la


individualización del proceso y para la estimación de la cosa juzgada es el
hecho punible, mientras que la persona acusada, término que, en el
contexto de este trabajo, cabría entender más ampliamente
como imputada constituye el elemento subjetivo, que también debe tenerse
en cuenta desde una perspectiva critica en cuanto a si sus derechos son
respetados de manera eficaz en el proceso penal, pero diferenciándolo del
anterior. Lo dicho no parece objetable, aunque representa más que todo
una precisión terminológica ante la cual cabría, si no oponer, al menos
hacer presente que para el proceso penal, los hechos interesan solo en la
medida que probablemente consistan en el comportamiento de una
persona.

No hay hecho punible porque no hay delito, ni responsabilidad penal que


perseguir si se descarta desde luego la participación de un sujeto en el
acontecimiento.

20
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

Vinculado con lo anterior, se plantea el problema de qué ocurre en aquellos


casos en que existe un hecho punible, pero no una persona a quien
atribuirlo. Para cierta posición, ello es demostración de que el solo hecho
punible constituye objeto del proceso. Según nuestro parecer, el hecho
amerita el adjetivo punible únicamente si, de sus características, se
desprende la probabilidad de que haya sido realizado por alguna persona la
que, en un momento dado, puede no estar identificada. Con la sola
potencialidad descrita, es suficiente para la conformación del objeto.

Por último, es preciso dejar en claro algunos aspectos que nos deja el
análisis de la criminología critica en razón de ello daremos los siguientes
puntos para concluir con este trabajo.

 Debido al actual sistema acusatorio garantista con tendencia


adversarial se han incorporado nuevas medida en favor del
imputado, gran diferencia que existía con el Sistema Inquisitivo el
cual no daba opciones al acusado, en este nuevo sistema se
incorpora la separación de funciones, teniendo como
representante de la sociedad de los intereses al fiscal y como
Director del proceso al Juez, una de las instituciones que se han
incorporado en el Nuevo Código Procesal Civil es la Tutela de
Derechos que faculta al imputado a presentar dicho requerimiento
al Juez de la Investigación Preparatoria con el fin de que este dicte
medidas cautelares a fin de proteger los derechos que considera y
prueba que se le están trasgrediendo.

 Entonces se podría decir que la incorporación del NCPP ha


devenido en grandes avances en cuanto al Derecho de Defensa
que puede realizar el imputado a fin de demostrar su inocencia.

 La criminología critica toma en consideración no solo las


motivaciones de la conducta individual del desviado delincuente, si
no también, y no menos importante, las estructuras del poder y del

21
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

interés que crean y mantienen las leyes y las normas, ayudando a


su a una mejor garantía de los derechos de los imputados y velar
por un debido proceso que lo absuelva o lo condene a su vez. Por
lo que, la coexistencia de amplios mecanismos de control social
informal, de diversos grados de coacción, con el sistema penal, le
ha dado a los criminología critica una visión multifacética del
control social, poniendo en entredicho la idea de que el sistema
legal constituye la manifestación consumada del monopolio estatal
sobre el arbitraje y la coacción para resolver las disputas
interpersonales, algo que, en otros contextos socioculturales
podría ser percibido como desorden o falta de gobernabilidad. Por
lo tanto, el propósito de esta criminología es contribuir a lograr de
una sociedad más igualitaria, a través de la reducción de la
criminalización y la encarcelación a corto plazo, y de la abolición
del sistema penal a largo plazo.

 Por último, la declaración plenaria del imputado puede


considerarse, pese a que no se la incluya expresamente en el
rubro de medios de prueba en la estructura normativa del CPP,
también como un medio de prueba, sin perjuicio de que
igualmente se erija en un acto de defensa. Tiene una regulación
precisa en dos capítulos del CPP. Es clave sostener que como
medio de prueba, a los efectos de su apreciación, no tiene un valor
vinculante, pero contribuye a formar la convicción del juez
conforme a la sana crítica judicial.

VIII. BIBLIOGRAFÍA

22
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

 ROXIN, Claus: Derecho procesal penal, Editores del Puerto, Buenos Aires,
2000.
 FRISCH, W. (2004), “Comportamiento típico e imputación del resultado”,
Edt. Universal, Tomo IV, Madrid, pp. 84-85.
 Eugenio R. (2005)aúl Zaffaroni, “Manual de Derecho Penal”, Edt. RAS, Pp.
23-567, España.

 Zaffaroni, R. (2007),  «La Criminología y las ciencias penales», Edt. G&o,


Tomo II, Pp. 345-678.
 Suárez, Emilio. (2010), “Derecho Procesal Penal. Manual para criminólogos
y Policías”. Edt: Tirant lo Blanch, Pp. 456-78

23