Está en la página 1de 6

Reflexión sobre los mitología griega:

Libros como Teogonía, de Hesiodo, o La Odisea y La Ilíada, de Homero, convivieron con


los estudios sobre la naturaleza o los diálogos de Platón. Por esta razón, es oportuno
hacer una breve reflexión sobre qué es la mitología griega, desde los que hablan de la
creación del mundo hasta las hazañas más importantes llevadas a cabo por mortales.

La mitología griega
Es principalmente un gran relato épico para dar una explicación del origen del mundo,
del nacimiento de los dioses y la aparición de héroes semidioses y hombres que
desarrollaron la cultura de la propia Helade o zona de influencia de la cultura griega. Sus
contenidos principales y más antiguos están principalmente en Homero y
Hesiodo (siglo VIII a.C.) que recogen los mitos y la tradición oral de sus antepasados
desde los inicios de la culturas micénicas y minoicas en el segundo milenio antes de
Cristo hasta la Edad Oscura entre los siglos XIII y IX a.C.
Además de las fuentes literarias, la arqueología también ha aportado importantes
hallazgos para corroborar lo escrito por Homero o Hesiodo. Estos restos arqueológicos
se componen de cerámicas, vasijas y otros materiales donde se han encontrado
referencias a dioses antiguos, escenas del Ciclo Troyano o de los Doce Trabajos de
Heracles (o Hércules).
Por último, decir que el término “mitología griega” es sinónimo de “literatura
griega” ya que, como decíamos al principio, en todos los relatos se impone la épica y la
tragedia, géneros clave la poética antigua. También es importante recordar que los
mitos griegos no acaban con Hesiodo y Homero, sino que se continúan con autores
posteriores como el mismo Platón o Virgilio.

Se pueden dividir los mitos griegos en tres grandes bloques: la formación del mundo y
las deidades primordiales, el nacimiento de los dioses (posteriormente olímpicos) y la
aparición de héroes ya sean semidioses o seres humanos sin antecesores divinos.

Cosmogonía: creación del mundo y dioses primordiales

La obra principal antigua sobre la creación del mundo es Teogonía, de Hesiodo,


contemporáneo del Homero. En ella se dice que antes de todo solo existía el Caos,
que era de hecho una entidad mitológica o deidad. De él, para poner orden en el
universo, nacieron los primeros dioses primordiales: Gea o el elemento Tierra;
Tartaro, el Abismo; Érebo, la Oscuridad, y Nix, deidad femenina que representa la
noche. Nix, junto a su hermano Érebo, engrendraron a dos nuevos dioses primordiales:
Hemera o el día, y Éter o lo luminoso. Nix crea además numerosos dioses
posteriormente creando la línea familiar del Caos.
La otra línea familiar de dioses es la de Gea, deidad femenina y hermafrodita que da
a luz a Urano (el Cielo) y así completar el total de los dioses primigenios. Urano la
fecunda y de la unión del cielo y de la tierra nacen los Titanes
Segunda generación de dioses griegos primordiales: los titanes

12 son los titanes que nacen de Gea y Urano: Crono, Océano, Tetis, Ceo, Febe, Crío,
Mnemósine, Hiperión, Temis, Jápeto, Rea y Tea. Gobiernan la Edad de Oro y al frente
de todos ellos está Crono, quien con la ayuda de su mujer y hermana Rea castra a su
padre Urano.
Además de los titanes, en esta fase de la mitología griega, Gea también crea  los
cícloples y a los hecatónquiros. Por su parte, de la sangre de Urano caída al mar
nace Afrodita, y de ésta, según otras tradiciones, Eros; aunque Hesiodo atribuye el
origen de Eros a Caos. Otras gotas de sangre de Urano caen sobre Gea y nacen los
gigantes, las erinias y las melíades.

Tercera generación: los futuros dioses olímpicos

Durante el dominio de los titanes, especialmente de la unión entre Crono y Rea nacen


los dioses que luego formarían parte del panteón olímpico (por residir en el Monte del
Olimpo) y que reestructura parte del relato de los mitos griegos y su poder sobre la
tierra.
De todos los dioses hijos de Crono y Rea, Zeus es el más importante porque, con la
ayuda de sus hermanos Poseidón y Hades, y de los cíclopes -que Crono mantenía en el
Tártaro- derrotaron a Crono. Este periodo, conocido como Titanomaquia, da lugar a
un nuevo reparto de poder: el cielo (anteriormente dominado por Urano) es ahora el
dominio de Zeus; los océanos quedan bajo el poder de Poseidón, y el inframundo bajo la
custodia de Hades, quien también se hace cargo del Tártaro y de encerrar a los titanes
en él.
Además de los dioses mencionados, los titanes también engendraron a los oceánides
de la unión de Tetis y Océano. Y de los hijos de los titanes, sobre todo Zeus, nacieron
también numerosos dioses de la unión con otras diosas: Apolo, de la unión con Leto;
Hermes, con Maia; Perséfone con Deméter; Atenea con Metis, o las Musas de la unión
con Mnemosine.
Cuarta generación: los semidioses

A partir de Zeus, los dioses comienzan a engendrar hijos con seres humanos, lo cual
deriva en el nacimiento de los semidioses, mitad deidades mitad humanos. Los más
famosos de todos son Heracles o (Hércules), de su unión de Zeus con Alcmena;
Perseo, hijo del Dios del cielo y Dánae o Dionisos, de la unión de Zeus con Sémele.

La Edad Heroica y la Edad los Hombres


Los mitos griegos también han creado grandes textos en torno a mortales. A esos
relatos se los incluye en la llamada “Edad Heroica” donde también se incluyen relatos
sobre semidioses como Heracles o Perseo.
Sin embargo, lo interesante de esta parte de los mitos griegos son los protagonistas
mortales. En este sentido, hay tres grandes relatos:
 Los argonautas. Obra escrita por Apolonio de Rodas, nacido a finales del siglo
III a.C. y director de la Biblioteca de Alejandría, donde se narra el viaje de Jason y los
Argonautas desde Págasas a Cólquide para hacerse con el vellón del ser mítico
Crisómalo, un carnero alado. Con ello Jason podría ganarse el trono de la ciudad del
Yolco, en Tesalia.
 Relatos Tebanos. Donde se incluyen relatos de tragedias sucedidas en la ciudad
de Tebas y relacionadas con el rey Cadmo. Entre los relatos y mitos griegos más
conocidos se encuentran la propia historia de Cadmo y los reyes tebanos Layo y Edipo.
Las obras donde se incluyen son Los siete contra Tebas o Edipo Rey, del dramaturgo
Sófocles.
 Ciclo de Troya. Una última categoría de mitos griegos sobre mortales es la que
habla de la Guerra de Troya (entre aqueos y troyanos) y donde aparecen héroes como
Aquiles, Helena o París, y seres mitológicos como las Amazonas. Una de las obras mas
famosas sobre este ciclo es La Eneida, de Virgilio.

Aportes de la literatura griega


Los principales aportes de los griegos son los géneros literarios principalmente a través de sus
representantes:

Los griegos son los creadores de:

La poesía épica, la poesía lírica, el teatro, la oratoria.

1.La poesía épica

En la poesía épica se cantaban las hazañas de los héroes, historias acaecidas en un pasado


legendario que solían transmitirse de boca en boca. Era, por tanto, una poesía oral.

Destacan la obra de dos grandes autores : Homero (s.VIII a. C.) a quien se le atribuyen grandes
obras como La Iliada y La Odisea (estudiada en mi formación como docente); y Hesiodo (s. VII a. C.).

2. La Lírica

La poesía tocada al son de la lira, de donde recibe su nombre nació en Grecia.

Originariamente había canciones populares, relacionadas con el culto a los dioses, cantadas en los
momentos importantes de la vida: nacimiento, boda, muerte, trabajo. Estos cantos populares, poemas
que se cantaban al son de una lira.

3. El Teatro

Las representaciones teatrales


A finales del siglo VI a. C. comienzan a desarrollarse en el mundo griego la tragedia y la comedia.

La tragedia
Estructura formal de la tragedia
Las tragedias conservadas presentan una estructura más o menos regular, con dos elementos
básicos: coro y actores.

Los tres grandes  trágicos: Esquilo, Sófocles y Eurípides.

La Comedia

El protagonista no es un héroe del mito, sino un héroe del pueblo que parodia a los antiguos
guerreros. Son frecuentes las procesiones y fiestas para poner fin a la obra. Los elementos
fantásticos y obscenos tienen un papel relevante.

Los dos grandes poetas cómicos son Aristófanes y Meandro.

4 . La Oratoria

Los griegos concedían un gran valor al arte de la palabra, que podía ser mágica,
hechizadora, persuasiva y convincente.

Sin embargo, fue la democracia ateniense la que provocó el desarrollo de la oratoria y sus
técnicas, ya que los ciudadanos debían hablar bien en sus discursos ante la Asamblea y los
Tribunales.

Grandes oradores fueron: Lisias, Isócrates y Demóstenes.


Reflexión personal acerca de la mitología griega:

En las antiguas civilizaciones la creencias de seres mágicos con poderes no humanos,


era y lo sigue siendo en nuestros días, una clara forma de explicar el mundo mucho más
racional. Sin embargo, esta supuesta transición no acabó con la explicación del mundo
desde una visión literaria o legendaria como son los mitos griegos. De hecho, hay
muchos mitos que incluso se han convertido en símbolos y que todavía cumplen una
función antropológica en nuestra sociedad, símbolos que se siguen utilizando más que
nada en las ramas de las ciencias como la medicina, farmacia, abogacía, etcétera.

Dentro del ámbito escolar, el legado que nos dejaron grandes autores como Homero,
Hesiodo, Platón y otros importantes eruditos, sigue siendo una riqueza infinita dentro de
nuestra formación cultual, tanto en la literatura, en historia, las matemáticas, la filosofía y
demás asignaturas relacionadas a las artes plásticas como el teatro y la ópera. Nos
dejaron un gran legado en nuestra historia, importantes conocimientos para saber de
dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos como civilización, como seres racionales
que podemos tomar todos estos hechos del pasado, para corregirlos en el presente y
aplicarlas a situaciones futuras.

La mitología griega sigue siendo en nuestros días muy importante. Muchas veces la mayoría
de los seres humanos, nos servimos de ella para dar una explicación lógica a
acontecimientos cotidianos, por ejemplo la creencia en el destino a través del horóscopo,
que proviene de los dioses del Olimpo, por ser cada signo del zodiaco, una representación
de ellos mismos, un tema puntual que nos aqueja, queremos darle soluciones mágicas y
muchas veces no sabemos cuál es su origen y desarrollo a futuro.

En nuestra cultura del norte argentino, bien nos servimos de mitos regionales para explicar
hechos que solo tienen una explicación lógica de algo sobre natural, la aparición de seres
mágicos, que pueden beneficiarnos o traernos a la ruina en un abrir y cerrar de ojos, seres
que en la mayoría de las familias tuvieron o tienen un familiar directo que interactuó o
conoce estos personajes como ¨el Pombero¨, ¨El almamula¨ y otros tantos mitos que de
niños nos pasaron nuestros mayores, y al día de la fecha seguimos creyendo y dejando ese
legado cultural a nuestros descendientes, a nuestros alumnos para adentrarnos en varios
temas de estudios dentro de la escuela.

Así como los antiguos griegos, en la actualidad, las diversas religiones nos enseñan que
nuestro origen tiene un principio divino. Queda en nosotros aceptar esas teorías teológicas
acerca de la existencia de algo sobrenatural que se escapa de una explicación racional, y
que muchas veces fueron comprobadas con hechos veredictos, cuantas veces uno mismo
eleva sus súplicas a un ser divino que es superior a hombre, para pedir por nuestras
familias, agradecer un favor concedido, suplicar cuando algo nos aqueja. En fin, tengo la
convicción de que todos los seres humanos en cierto modo tenemos la necesidad de tener
fe y creer en algo que está por encima de nuestras posibilidades. Es un legado cultural que
viene de las antiguas civilizaciones, y no se va a perder mientras el hombre civilizado,
continúe con esta formación sociocultural, donde nos enseñaron el valor del bien y el mal, el
amor al prójimo, el perdón, los castigos por actuar de forma injusta, nuestra moral que va a
ser juzgada en día que partimos del mundo terrenal, etcétera.

De todas formas, la mente humana y su desarrollo con el paso de los siglos, sigue siendo
una fuente inagotable de conocimientos y descubrimientos que vienen de la evolución del
hombre. Desarrollo que nos favoreció y nos sigue demostrando que todas las
investigaciones de las diferentes culturas fueron y serán necesarias para hacernos las
tareas más fáciles. Desde la formación política del pueblo griego, su formación religiosa,
social y cultural sigue vigente en nuestros días, es por eso que decimos que es la cuna de
las civilizaciones, porque a partir de sus conocimientos, el ser humanos pudo desarrollarse
en todos los campos de conocimientos teóricos y prácticos, en las ciencias exactas, en las
ciencias sociales y artes plásticas, importantes para nuestro saber.