Está en la página 1de 57

Suscríbete a DeepL Pro para poder e

Entra en www.DeepL.com/pro para más informa


La educación moral de lamujer en
las cartas pastorales y pitagóricas
Suplementos
para
Novum Testamentum

Editores Ejecutivos
M. M. Mitchell
Chicago
D. P. Moessner
Texas

Consejo Editorial
L. ALEXANDER, SHEFFIELD - H.W. ATTRIDGE, NEW HAVEN
F. Bovon, CAMBRIDGE MA - C. , BERLIN
J. K. ELLIOTT, LEEDS - C. R. HOLLADAY, ATLANTA
M. J. J. MENKEN, Tilburg - J. C. THOM, STELLENBOSCH
P. TREBILCO, DUNEDIN

VOLUMEN 147

Los títulos publicados en esta serie se encuentran en


brill.com/nts
La educación moral de lamujer en
las cartas pastorales y pitagóricas
Filósofos de la casa

Por
Annette Bourland Huizenga

LEIDEN - BOSTON
2013
Datos de catalogación en publicación de la Biblioteca del Congreso

Huizenga, Annette Bourland.


La educación dela mujer en las letraspastorales y : filósofos de la casa / por Annette
Bourland Huizenga.
páginas cm. - (Suplementos del Novum , ISSN 0167-9732 ; VOLUMEN 147) Incluye
referenciasbibliográficas e índice.
ISBN 978-90-04-24499-3 (alk. paper) - ISBN 978-90-04-24518-1 (e-book)
1. Mujeres-Conducta de lavida. 2. Mujeres cristianas-Conducta de vida. 3. Filosofía antigua. 4.
La Biblia.
N.T. Epístolas pastorales - Crítica, interpretación, etc. I. Título.

BJ1610.H78 2013
170.82-dc23
2012047370

Esta publicación ha sido escrita con el multilingüe "Brill" . Con más de 5.100 caracteres que ,el
IPA, griego y , este tipo deletra es especialmente adecuado para su uso en las humanidades. Para más
información, véase www.brill.com/brill-typeface.

ISSN 0167-9732
ISBN 978-90-04-24499-3 (tapa dura)
ISBN 978-90-04-24518-1 (e-book)

Copyright 2013 por Koninklijke Brill NV, Leiden, Países Bajos.


Koninklijke Brill NV incorpora los sellos Brill, Global Oriental, Hotei , IDC Publishers
y Martinus Nijhoff .

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser , ,
almacenada en un sistemade recuperación , o transmitida en cualquier forma o por
cualquier medio, electrónico, ,
fotocopias, grabaciones o cualquier otra cosa, sin permiso previo por escrito del editor.

Brill ha hecho todos esfuerzosrazonables para rastreara todos titularesdederechos sobre


cualquier material derechosde autorutilizado en esta obra. En los casos en que estos esfuerzos
no han tenido éxito, el editor agradece las comunicaciones de de losderechos de autor, de
modoque sepuedan los reconocimientos apropiadosenediciones futuras , y para resolver otros
asuntos relacionados con los permisos.

La autorización para fotocopiar artículos para uso interno o personal es concedida por
Koninklijke Brill NV siempre se paguen las tasas correspondientes directamente al Centro
de Derechos de Autor,
222 Rosewood Drive, Suite 910, Danvers, MA 01923, USA. Las
tarifas están sujetas a cambios.

Este libro está impreso en papel libre de ácido.


CONTENIDO

Lista de VII
Agradecimientos IX

Introducción 1

PRIMERA PARTE
LAS CARTAS DE LAS MUJERES
PITAGÓRICAS

I LaColección deLetrasde Pitágoras31


II Mujer Pitagórica Teachers ...........................................................77
III Estrategias de enseñanza129
IV Temas para la mujer169
Conclusión de laprimeraparte : La buena mujer Topos 201

SEGUNDA PARTE
LAS CARTAS PASTORALES

V LaColección deCartas Pastorales221


VI Los maestros y Learners ............................................................257
VII Enseñanza Strategies .................................................................289
VIII Temas para la mujer329

Conclusion .........................................................................................365
Apéndice A Texto griego del pitagórico Letters ................................377
Apéndice B Selecciones traducidasde los Pastorals...........................384
Bibliography ......................................................................................395
Índice de fuentesantiguas Cited ..........................................................409
Índice de Modernos Authors ..............................................................428
Índice de Subjects ..............................................................................432
LISTA DE CUADROS

A Colección decartas pitagóricas33


B Qualifıcations para una nodriza136
C Virtudes y vices ............................................................................ 306
RECONOCIMIENTOS

Este libro es una versiónrevisada de mi tesisdoctoral , que fue


aprobada por la facultad de la EscueladeDivinidadde la Universidad de
Chicago en noviembrede 2010. Estoy muy agradecido a los editores de la
Seriede Suplementosdel Novum Testamentum , Margaret M. Mitchell y
David P. Moessner, junto con Harry
W. Attridge y el anónimo , por aceptarlo para supublicación.
Tambiénagradezco a los equipos deredacción y producción Brill,
especialmentea Loes Schouten y Mattie Kuiper, por
guiarmeamablemente a través del procesode publicación.
Mi interés en el corpus Pastoral como objeto de estudio fue fırststimu-
lado en la primavera de 2000, durante un curso impartido por Margaret M.
Mitchell. Una profesora dotada, su creatividadenergética en el aula y
suprofundo conocimiento de fıeldcontinúan inspirándome y
desafiándome . Como mi , pronto seconvirtió en lalectora más atenta y
entusiasta de mis escritos, yle profundamente que me animadoa
perseverar en de los hilos de este complicado proyecto. Mi profunda
gratitudseextiende también a loslectores de la : a Hans-Josef Klauck,
especialmente por su cuidadosa y exhaustiva enseñanza, y su inestimable
red de contactos académicos; y a Johan C. Thom, en particular por su
importante trabajo sobre textospitagóricos, y por
losmuchoscomentarios de apoyo durante el proceso de redacción.
He hecho un largoviaje académico en el camino hacia esta . Mención
especial merecela facultad delSeminarioTeológico McCormick , donde
obtuve el títulodeMATS en 1999 . Fue en McCormick donde empecé a
explorar la posibilidad de hacerun doctorado , y en esa decisión me
animaron los eruditos bíblicos Robert L. Brawley, Theodore Hiebert,
Margaret M. Mitchell, Sarah Tanzer y David Esterline. Muchas gracias a
todos.
La disertación fue en fınished durante mis dos añosenfırst como
miembro de lafacultad en elSeminarioTeológico Universidad de Dubuque
, y mis colegas allí demostraronser increíblemente útiles y comprensivos
hacia ese proyecto. Es tan satisfactorio trabajar con un grupo de
tanatento y colegiado, y especialmente con los de la División de Biblia.
Mi agradecimiento a David P. Moessner, por su amable ayuda en
elavance de mi trabajo; a Lyle D. VanderBroek, por su estímulo mientras
me ajustaba a un nuevo puesto; a Melinda Thompson, por la depruebas y
escucha comprensiva; a Amanda Benckhuysen y Matthew R. Schlimm,
por las numerosas yagradables conversaciones mientras recorríamos
juntos el camino de la disertación.
x RECONOCIMIENTOS

En la primavera de 2006, me sorprendió y me saber que recibiría el


generoso apoyo de laAsociación Americana de Mujeres Universitarias
paraescribir la tesis doctoraldurante un año . Fueungran honor ser
seleccionada como becariaamericanapara 2006-2007 por esta notable
organización que busca fomentar la influencia de las mujeres en
académico. Ha sido un gran placer para asistira las reuniones de varios
la AAUW para explicar mi investigación y fındingsporque los
miembros están tan activamentecomprometidos en su propio todala
vida. una vez más a la AAUW por esta beca y por este
respaldocomunitario a mi proyecto.
A mis familias (Bourlands y Huizengas), mis amigos y los
miembros de la Iglesiade laCalle LaSalle-Chicago, estoy
completamente en deuda con la affırmation y el estímulo que me han
dado mientras escribía y reescribía. Mis padres, Orley y Peg,
despertaron en mí una gran alegría por el aprendizaje y me
enseñaron el benefıts de la educación para uno mismo así como
para el servicio de losdemás . Mis hijos, Benjamin y Meg,
mostraron una aceptación voluntaria de esta alteración en mi vida,
incluso cuando sus propias vidas sufrieron cambios trascendentales
durante la adolescencia y la juventud . Mi esposo, Tim, demostró
diariamente su compromiso conmigo , fırst, al mantener su propio
trabajo para que yo pudiera seguir un nuevo trabajo, yen segundo
lugar, al expresar sucreencia en fırm de que yo en realidad fınish el
curso poco común que había comenzado. En verdad , nunca podré
agradecerle lo suficiente su fiel presencia y su continuo amor.
INTRODUCCIÓN

LA MUJER Y FILOSOFÍAANTIGUA

"¿Pueden las mujeres cultivar excelenciamoral?" "¿Quién es una buena


mujer?" "¿Qué lahace buena?"1 Muchos primeros textos filosóficos,
éticos y religiosos consideran estas cuestiones sobre la moralidad de la
mujer. A lo largodeesta larga discusión, las descripcionesde la
"bondad" de lamujerestán ligadas a su sexo biológico; es decir, en
comparación con los hombres, las mujeres están sujetas a diferentes
normas morales.Dicho demanera más sucinta: labondad ha sido generada
por el género.2 La "buena" mujer es aquella que demuestra características
"femeninas", apariencia" femenina" y/o comportamiento "apropiado"
para su sexo.
La perspectiva génerode losautores antiguos supone que una central y
notable de la humanidad es que estácompuesta por dos sexos.3
L.D. Derksen concluye:
Estoy dispuesto a admitir que el diálogofilosófico sobre mujer nunca
fueuna parte extensiva de los sistemas filosóficos pero, casi sin
excepción, los filósofossí hablaron de mujeres ... Para muchos , la visión
de la mujer era parte de una visión sobre la naturaleza y la sociedad
humanas. Si hacemos la pregunta "¿Qué es el hombre?" debemos
considerar la naturaleza y signifıcancede ladistinciónhombre-mujer .4

1 Unapregunta similar se hace en Prov 31:10: "¿Una mujervaliente que puede fınd?" (LXX:

Γυναîκα DΝΔΡΕÍΑΝ τíçεuρýσει;).


2 Utilizo "sexo" para denotarla biologíade una persona, ya femenina o masculina

(dándomecuenta de que incluso éstas no siempreson categorías distintas en sí mismas). El


sustantivo/verbo "género" se a (crear) construcciones o expectativassociales de una persona
basadas en su sexo; los términos "masculino" y "femenino" son sinónimos de estas género
basadas en elpropio .
3 En los antiguos textos médicos y filosóficos, había signifıcant especulaciones

sobre las diferenciasbiológicas hombre-mujer , especialmente en lareproducciónhumana


, y cómo estas diferencias"naturales" podrían conducir a diferencias en racionalidad y la
moralidad. Véase especialmente Aristóteles, Generación de Animales, y, por ejemplo, el
médico Galeno que adoptó muchas de ideasdeAristóteles para sus obras (por ejemplo,
sobre la utilidad de las partes del cuerpo).
4 Diálogos sobre lamujer: Images of Women in the History of Philosophy (Amsterdam:

VU University Press, 1996), ix. Aunqueel libro de Derksones extremadamente útil para
reunir las ideasfilosóficas sobre lasmujeres, no proporciona traducciones o análisis de los
textos y su historia. Laspreguntas sobre las diferencias entre hombres y mujeres siguen
resonando enlas sociedadesoccidentales del sigloXX -fırst. Por ejemplo, si las
mujerestienen un proceso de razonamiento moraldiferentealde los hombres es el tema del
volumen ampliamenteleídode Carol Gilligan, In a Different Voice: Psychological Theory and
Women's Development (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1982; 1993).
2 INTRODUCCIÓ
N
La diferencia géneropercibida entre mujer y hombre se muy
temprano en eldiscurso filosófico , y ha continuado en la historia del
occidental, como Derksen :
Incluso las preguntas que no sevenen fırst parecen a la distinción hombre-
mujer, tales como: ¿cuál es la naturaleza y alcance de larazón y ? la
naturaleza últimade la realidad misma? están conectadas al hombre y la
mujer por algunos filósofos. Lo masculino y lo femeninose han utilizado
como representacionesalegóricas o simbólicas de las
capacidadeshumanas y aspectosde la realidad.5
Este interésgeneralizado enel género significa que es incluso
instructivo qué estudiantes tieneSócrates en mente cuando apela a los
atenienses paraque filosofía:
Hombres de , os respeto y osamo , pero obedeceré al dios antes
queavosotros, y mientras viva y pueda continuar, no dejaré de ni dejaré de y
de señalar la verdad a cualquiera de vosotroscon quien me , diciendo a mi
manera acostumbrada: "Hombre ", ¿eres ciudadano de Atenas, la más
grande de las ciudades y la más famosa por susabiduría y poder, no
teavergüenzas de preocuparte por la adquisición de riquezas, y por
lareputación y el honor, cuando no tepreocupas ni piensas enlasabiduría
yla verdad y enla perfección de tu alma?”6
El discurso de Sócrates se dirige claramente a los "hombres de "7 .
¿Pero quiso de los hombres ? ¿Existe una forma de vida filosófica
diferente para las mujeres, y si es así, sería ? Sócrates no
respondea estas preguntas en la Apología. Sin embargo, la
naturaleza, los roles y virtud de la "mujer" continúan siendo temas de
investigación filosófica clásica entre los autores mayoritariamente
masculinos. 8

5 Diálogos, ix.
6 Ø DΝΔΡΕÇ)Αθηναîοι, DΣΠDΖΟµΑΙ µcνκαì φιλw, πεíσοµαιδc µD9ΟΝ τùθεù y uµîν, καìcωσπερ DΝ
cµπνcωκαì οióçτε Ø, οu µy παúσωµαιφιλοσοφwν καì uµîνπαρακελευóµενóç τεκαì cνδεικνúµενοç
oτw DΝ DΕÌ CΝΤΥΓΧDΝΩ uµwν, λcγων ΟIDΠΕΡεiωθα, oτι "W DΡΙΣΤΕ dνδρwν, )Αθηναîοç wν, πóλεωç
τyç µεγíστηçκαì εuδοκιµωτdτηçtrategica-ç σοφíανκαì -σχúν, Εµcν οuκ α-σχúν¿ cπιµελοúµενοç
oπωç σοιcσται wç πλεîστα, καì δóξηçκαì τιµyç, φρονýσεωçκαì DΛΗΘΕÍΑÇ καì ψυχyçoπωç wç
βελτíστηcσται οuκ cπιµελ¶ οuδc δc; Apol. 29d-e; LCL; trans. H.N. Fowler.
7 El "hombre"griego aquí es el hombreadulto , dνδρεç, no el posiblemente más inclusivo

DΝΘΡΩ- ποι. Los otros términos están marcadosde manerasimilar como masculinos en
elgénero. El énfasis en "ciudadanos"(masculinos) aparentemente excluye a los esclavos de
ambos sexos de la vidafilosófica.
8 Nóteseaquí que me refiero a la "mujer" como un tema de la escritura filosófica;

las " mujeresreales" que habitaron el " mundoreal" de estos filósofos pueden o no
haberse correspondido con las representaciones ideadas por estos pensadores. En el
mundo romano, había muchas distinciones sutiles deestatus entre las mujeres: había
mujeres esclavas (que trabajaban en hogares urbanos o en fincas rurales), mujeres que
poseían esclavos, mujeres liberadas, nacidaslibres
INTRODUCCIÓ 3
N
Estas investigaciones sobre la "mujer" no consisten simplemente en
observaciones sobre la moralidad del sexofemenino, sino queparecen
conducir inexorablemente a prescripciones cómo una mujer en particular
podría vivir una buena vida, como defınedpor esa tradición filosófica
particular. Por lo tanto, lo que también aparece en la literatura son
enfoques aprobados explícitamente para las mujeres sobre cómo ellas
también podrían "hacer filosofía" (φιλοσοφεîν).9

Sócrates y Platón10
Aunque Sócrates, a través los escritos de Platón, muestra un ética11
,noobstante reconoce la realidadsocial de las distincionesdesexo en su
discusión del papel de administrador (o "guardián ","filósofo-
gobernante") del ideal

(pero no ciudadanas), mujeres de familias de élite en las provincias,mujeres judías, y


"orientales" , mujeres que trabajaban en empresasfamiliares, mujeres que tenían control
sobre sus propios bienes inmuebles y la producción agrícola, y mujeres ricas patronas
de ciudades, templos y colegios. La sociedad romanafomentabalasinteracciones sociales
jerárquicas "competitivas" ylos juicios , ytodo este sistema social no suele reconocerse en
los textos filosóficos.
9 Elijo esta traducción para enfatizar que la filosofía era una forma de vida

representada, no sólo una forma de pensar.


10 Dadoque por razones de espacio no puedo ofrecer un análisisdetallado del
pensamientode cada filósofo sobre la moralidaddelamujer, remito al lector a otras historias
de mujeres y de la filosofíaantigua : Derksen, Diálogos; Lorenne M.G. Clark y Lynda Lange, El
sexismo de lateoría social y política : Women and Reproduction from Platón to Nietzsche
(Toronto: University of Toronto Press, 1979), 3-15; Kathleen Wider, "Women Philosophers
in the Ancient Greek World": Donning the Mantle" ,Hypatia 1.1 (Spr 1986), 21-62; Mary
Ellen Waithe, ed., A History of Women Philosophers, Vol. 1, 600 A.C.-(500 D.C. (Boston: Martin
Nijhoff, 1987); Julie K. Ward, ed., Feminism and Ancient Philosophy (Nueva York:
Routledge, 1996); y Prudence Allen, The Concept of Woman, Vol. 1: The Aristotelian
Revolution, 750 A.C.-(A.D. 1250 (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1997).Cf . también, Rhoda
Hadassah Kotzin, "Ancient Greek philosophy", en eds. Alison M. Jaggar e Iris Marion Young, A
Companion to Feminist Philosophy (Malden, MA: Blackwell: 1998), 9-20. Los escritos de
algunos otros filósofosantiguos , entreellos Philo, Plutarco, Musonius Rufus y los
pitagóricos, recibirán un tratamientomásdetallado en capítulosposteriores como
comparandaliteraria.
11 Lynda Lange comienza su ensayo "Platón parece ser inconsistente en su
tratamiento de las mujeres. Desarrolló en la República la idea de que loshombres y las
mujeresdebían ser educadosporigual para lasfunciones más altas, mientras que al
mismo tiempocreía que las mujeres no eran ,enúltima instancia, tan buenas como los
hombres. Otro diffıculty con las opinionesdePlatón sobre lamujer se produce como
resultado de su aparentecambio deopinión sobre la cuestión en las leyes. Se
hanhechonumerosos intentos de resolver estos diffıculties" ("La función de
laeducaciónigualitaria en la RepúblicadePlatón y las leyes", en Sexismo delateoría social y
política , 3). Véase también MajaPellikaan-Engel , "Los puntosciegosde Sócrates", en Against
Patriarchal Thinking, Actas del VI Simposio de la AsociaciónInternacional de Mujeres
Filósofas (IAPh; Amsterdam: VU University Press, 1992), 5-11.
4 INTRODUCCIÓ
N
ciudad-estado. En la República, rechaza la ideade que la capacidad de
liderazgo está reservada a los hombres:
Entonces no hay, amigo mío, ninguna persecución de los de una ciudad
que pertenece a una mujer porque es una mujer o a un hombre porque es
un hombre. Pero lascapacidades naturales se dela misma manera en
ambas , y las mujeres participan en todas persecuciones según la naturaleza
y los hombres en todas, pero en todaslas cosas las mujeresson másdébiles
que los hombres.12
La meritocracia de Sócrates permitiría cierta igualdad de funciones en
que las mujeres especialmente dotadas (junto los hombres igualmente
dotados) podrían gobernar una ciudad, aunque las mujeres son el "
sexodébil".13 Elhecho de que Sócratesnecesite incluso presentar un
argumento para la selección delliderazgobasado en el mérito enlugar del
sexo muestra que lasexpectativasde lasociedad para hombres y mujeres
ya estabangeneralizadas, al menos hastacierto punto, y que los filósofos
ya estabanabordando el tema de lanaturaleza de lamujer como mujer.
La divergencia de lo masculino y lofemenino se expresa
metafóricamente en las Leyes, donde expresiónmusical que es "lo
magnifıcenty " es mas- culine, mientras lo femenino es "lo decoroso y
sōphrōn"."14 El resto -donde Platón claramente retrata a las mujeres como
"naturalmente" inferiores a los hombres: "... ya que lanaturaleza humana
es doble, elsexo superior [κρεîττον] es el que en adelantese designará
como " hombre"."15 Para lafilósofa Julia Annas, es lógico que la opinión
dePlatón sobre elhombre y la mujer varíe, porque:
... cuando Platón deja de creer que el estado ideal puede realizarse,
también deja pensar que las mujeres deben hacer los mismos trabajos
que hombres, incluso en un gran

12 Οuδcν DΡΑ cστíν, Ø φíλε, cπιτýδευµα τwνπóλιν διοικοúντων γυναικòçδιóτι γυνý, ΟUΔ'

dνδρòçΔΙÓΤΙ dνýρ, D9' ¯µοíωçδιεσπαρµcναι αi φúσειçcν DµΦΟÎΝ τοîν ζ½οιν, καì ΠDΝΤΩΝ
µcνµετcχει γυνyCΠΙΤΗΔΕΥµDΤΩΝ ΚΑΤDφúσιν, ΠDΝΤΩΝΔC DΝÝΡ, cπì ΠDΣΙ δc DΣΘΕΝCΣΤΕΡΟΝDΝΔΡÓÇ
dνδρóç, Rep. 455d-
e. Sereconoce entonces quelas mujeres tienen diferenteshabilidades e intereses naturales
(en medicina, música elATLETISMO, la guerra,LA filosofía, ), lo queLLEVA ASócrates a su punto: "
También escierto que una mujer puede ser un guardián y otra no. ¿Y noes esto como lo
que decidimos para los hombres que son naturalmente guardianes?" "Sí, así es. "Así la
misma naturaleza de de una ciudad puede pertenecer tanto auna mujer como un
hombre, excepto uno es másDÉBIL y el otro fuerte. "Así parece", "ΕΣΤΙΝ dρακαì φυλακικy
γυνý, y δ' οu. y οu τοιαúτην καì τwν DΝΔΡWΝφυλακικwν φúσιν CΞΕΛΕΞDµΕΘΑ; Τοιαúτηνµcν οuν.
γυναικòç DΡΑκαì DΝΔΡÒÇy αuτy φúσιçManteniendo EL EQUILIBRIO ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE, y LA VIDA Y
LA MUERTE DE LOS SERES HUMANOS y LA VIDA Yla MUERTE DE LAS PERSONAS . Φαíνεται, Rep. 455e-456a.
13 Esta a "debilidad" mujer suele entenderse como la de menor fuerza biológica.
14 τò δy µεγαλοπρεπcç οuνκαì τò πρòçτyν DΝΔΡΕÍΑΝ pcπονDΡΡΕΝΩΠÒΝ φατcον εiναι, τòδcπρòç

κóσµιον κóσµιον καì σwφρονµD9ΟΝdποκλîνον θηλυγενcστερον wç oν παραδοτcονcν τε τù


νóµwκαì λóγw. Leyes 802e. Nótese que aquí Platón seha referido a dos de las cuatro
virtudescardinales, siendo lavaliente (dνδρεíοç) la masculina yla moderada (σwφρον)
lafemenina .
INTRODUCCIÓ 5
N
15 διπλyç δcοuσηç τyçDΝΘΡΩΠÍΝΗÇ φúσεωç, τòκρεîττον τοιοûτον εiηγcνοç ˙καì cπειτα κεκλý-

σοιτο dνýρ, Timaeus 42a; trans. W.R.M. Lamb.


6 INTRODUCCIÓ
N
estado mejorado... Aunque las mujeres siguen siendo educadas y
forzadas en público hasta cierto punto, esto es simplemente para que
puedan ser controladas, ya que su potencial de virtud es menor queel
del hombre .... 16
En cualquier , lo que parece una enel Sócrates y Platónsobre la naturaleza
de la mujer no deberíaoscurecer la posiciónfundamental compartida de
que seres humanos son de dos que este hechobiológicoes generalmente
determinantetanto de la virtudmoral como sociales . Tales ideas están
muydifundidas en el antiguo debate filosóficosobre el tema dela "mujer".

Aristóteles
Una de las primeras afirmaciones sobreelgénero humano se encuentra
enla MetafísicadeAristóteles, donde cita la llamada "tabla de los
opuestos"."17 Desarrollado dentro del movimientoPitagórico, estos
"opuestos" fueron considerados como principios o elementos (dρχαí)
para elpensamientofilosófico sobre el origen y la estructura del universo.
La serie enumera diez pares de elementos que pueden ser colocados en
dos columnas:

limit sin límites


odd incluso
one muchos
right izquierda
male mujer
movimiento de
descanso recto
curvoclaro
oscuro
el bien y el mal
cuadrado oblongo18

Basándose en otros textospitagóricos que aclaran estos términos, la ,

16 "La RepúblicadePlatón y elfeminismo", en Feminism and Ancient Philosophy (ed. Julie K.

Ward; Nueva York: Routledge, 1996), 12. Cita las leyes 780d-781b, donde Platón habla de
lasreglas para las mujeres en las comidaspúblicas . Se dice que las mujeresson "débiles"
(dσθενý), "más reservadas" ( Responsabilidades- ροç), "más difíciles" (cπικλοπwτεροç), y "la
naturalezafemenina es para nosotros inferior a la de loshombres en virtud", y θýλεια
yµîνφúσιç cστì πρòç DΡΕΤYΝχεíρων τyçτwν DΡΡCΝΩΝ (781a-b).
17 El griego para esta "tabla" es συστοιχíα, que significa una columna o serie de cosas o

LSJ, s.v. συστοιχíα.


18 Metafísica I.986a. "Otros de este grupo dicen que hay diez principios, que se

enunciansegún una serie: límite e ilimitado, ... [etc.]", cτεροι δc τwν αuτwνΤΟÚΤΩΝ
ΤDÇdρχdç δcκα λcγουσιντdç συστοιχíαν λεγοµcναç, εiναικαì DΠΕΙΡΟΝ, περιττòνκαì dρτιον, cνκαì
πλyθοç, δεξιòνκαì ΚΑΤD, DΡΡΕΝκαì θyλυ, yρεµοûνκαì κινοúµενον, εuθùκαì καµπúλον, φwçκαì
σκóτοç, DΓΑΘÒΝκαì κακóν, ΤΕΤΡDΓΩΝΟΝκαì cτερóµηκεç.
INTRODUCCIÓ 7
N
ya la serie asocia lamujer con "izquierda", "oscuridad" y el "mal", y el
hombre con "derecha", luz" y "bien".19 Esta serie reitera la idea que el
hombre y la mujer se consideraban distintos , en esta percepción, entre ,
y que sepensaba que la mujer era de alguna manera inferior al hombre.
Aunque Aristóteles afirma que planea ir más alládela "serie de
opuestos" en investigación del cosmos, no construye su propia filosofía
sobre tales principios. Reflexiones sobre los dos sexos quese encuentran
en naturalezahumana con- fırmedpara él que la sociedad humana está
correctamente estructurada en la binariasexual humana . Por ejemplo, en
su descripción del hogar como el componente básico y crucialdel estado,
nombra tres relaciones como "fırst y partes más pequeñasdel hogar:
amo y , marido y mujer ,y padre e hijos"20 .Aunque no hacedistinciones
entre y mujeres esclavos, o hombres y mujeres niños, Aristóteles debe,
por supuesto,abordar el tema de la diferenciasexual al hablarde lapareja
casada . Luegole da al hombre casa la de..:

19 Además, Genevieve Lloyd sostiene que "En la tablapitagórica de los opuestos,

... lafeminidad estaba explícitamente ligada a lo -lo vago, lo -encontraposición a lo - preciso


y claramente determinado. Los pitagóricos veían el mundo como una mezcla de principios
asociados a la formadeterminada, considerada como buena, y otros asociados a la
forma -la ilimitada, irregular o ladesordenada-que se consideraban malos o inferiores"
(The Man of Reason: "Male" and "Female" in Western Philosophy [Minneapolis: University of
Minnesota Press, 1984], 3). Kathleen C. Cook parece ofrecer una disculpa por Aristóteles
cuando afirma: " Parecería que la teoría dela reproducción de Aristóteles no
sebasasimplemente en elprejuicio popular sobre la inferioridad de lasmujeres, y que hay
razonespara no atribuir estas ideas [la Tabla de losOpuestos] a Aristóteles como su
fuente o legitimadorintelectualinicial , aunque las ideas sean utilizadas por él" ("Sexual
Inequality in Aristotle's Theories of Reproduction and Inheritance", en Feminism and
Ancient Philosophy, 57). Desde una perspectivafeminista moderna , Derksen se pregunta:
"¿por qué alguien querría hacer ladistinción hombre-mujer en unacategoría fundamental
de larealidad y colocar ala mujer en el ladonegativoe irracional ? Se puede especular que
tal vez loshombrespiensen que las mujeresson menos racionales de loque son porque
los hombres y las mujerespiensan demanera diferente; o que tal vez en ese momento ya
había una diferencia en la cantidad deeducación formal, teórica, que teníanlos
hombres y las mujeres; o tal vez es simplemente el deseo delos hombres de verse a
símismos como superiores a las mujeres, con unasuperioridad vinculada a laracionalidad
y la inteligencia" (Diálogos, 3). Sabina Lovibond trae esta "mesa" a laconversación con
Platón en " AnAncient Theory of Gender": Platón y la mesapitagórica ", en "La mujer enlas
sociedades antiguas": An Illusion of the Night (Nueva York: Routledge, 1994), 88-101.
20 cπεì δ' cν τοîçcλαχíστοιç πρwτον cκαστον ζητητcον, πρwτα δcκαì CΛDΧΙΣΤΑµcρη ο-κíαç

δεσπóτηçκαì δοûλοç, καì πóσιçκαì DΛΟΧΟÇ, καì πατyρ καì τcκνα, Pol. 1253B. A lo largo desu
discusión sobre el hogar, Aristóteles comparalos roles y habilidadesde las mujeres con los
de losesclavos y los niños. Aquí proporciono sólo un breve resumenconfines ilustrativos .
Para una mayordiscusión de Aristóteles y muchos otros textosfilosóficos sobre estas
relacionesdomésticas, ver David L. Balch, Let Wives Be Submissive: The Domestic Code in
IPeter (SBLMS; Atlanta: Scholars Press, 1981); también, Derksen, Dialogues, ch. 3.
8 INTRODUCCIÓ
N
gobernando sobre la esposa y los hijos (como sobre gente libre, pero no
de la misma manera de , sino como gobierno republicano sobre la
esposa, y como monárquico sobre los hijos); porque el varón es por
naturaleza más capaz demandar que la mujer ... El macho siempre
tiene este enfoque hacia la hembra .... 21
Aristóteles comienza identificando la diferenciasexual ("por
naturaleza") como la principal razón deser de losrolesde género en la
familia yla sociedad.
Por consiguiente, si las mujeres libres son tan diferentes de
hombres libres, debe considerar su capacidad de desarrollar virtudes:
"¿Y debe una mujer ser tanbella , valiente y ? ... Y , enefecto , en
general, hay que considerar esto encuanto a la naturaleza del y del
gobernado: si la virtud es misma o diferente".22 Un poco más ,
Aristóteles respondea sus propias preguntas:
Todos deben participar en [las éticas ], pero no de la misma manera, sino
enlamediaenque cadaunotiene unempleo particular ... De modo que es evidente que
hay una virtudética para todoslosque se hanmencionado, y que la de una mujer no eslo
mismo que para un hombre, ni lavalentíao la justicia, como Sócrates , pero hay la
valentía de gobernante y [elcorajede] subordinado, y lo mismoocurre con las
otras [virtudes].23
Así,concluye Aristóteles , las mujeres pueden y deben exhibir
virtudesmorales, pero de manera diferente a los hombres , debido a su
posiciónsubordinada en las relaciones sociales. Esta conclusión es
común en una amplia gama de textosfilosóficos.

Xenophon
Para unadescripción más completa de lospapeles deseables para una
mujer dentrodel hogar, nos dirigimos al Oeconomicus de Xenophon.24
Profesando ser un relato de la conversación de Sócrates con un
estudiante Critobulus, estos dos hombres discuten sobre propiedad
agrícola (incluyendo los esclavos),

21 καì ΓDΡ γυναικòç dρχει τcκνων, wç cλευθcρων µcν dµφοîν, οu τòναuτòν δc τρóπον καì
dρχyç, D9D γυναικòç µcν τcκνων δc βασιλικwç- τóτε γdρ DΡΡΕΝ φúσει τοû
τyçyγεµονικwτερον . . . ΠΟΛΙΤΙΚWÇ δ' dρρεν dεìπρòç τò τοûτον cχει τòν τρóπον, Pol. 1259A-B.
22 καìδεî τyν γυναîκα εiναι σwφρονακαì DΝΔΡΕÍΑΝκαì δικαíαν . . . καθóλου δy τοûτ' CΣΤÌΝ

cπισκεπτcον περì dρχοµcνου φúσει καì dρχοντοç, πóτερον y αuτy dρετy y cτcρα, Pol. 1259B.
23 δεîν µcνµετcχειν πdνταç, D 9 ' οuτòν αuτòν τρóπον, D 9 ' oσονIΚΑΝÒΝ cκdστw πρòçτò αuτοû

cργον- . . . wστεΦΑΝΕΡÒΝ OΤΙcστιν yθικydρετyΤWΝ DΝΔΡΕÍΑTEORTEOR0-ΡΗµCΝΩΝ πdντων, καìΟUΧ y


αuτy σωφροσúνηγυναικòçκαì dνδρóç, ΟUΔ' dνδρεíα καì δικαιοσúνη, ΚΑΘDΠΕΡ ñετο Σωκρdτηç,
D 9' y µcνDΡΧΙΚY DΝΔΡΕÍΑ y δ' uπηρετικý, ¯µοíωç δ' cχεικαì ΠΕΡÌΤDÇΕ, Pol. 1260A.
24 Para la historiade la transmisión del texto y un análisis másdetallado , véase

la reciente traducción y comentario de Sarah B. Pomeroy, Xenophon "Oeconomicus":


A Social and Historical Commentary (Oxford: Clarendon, 1994), 1-96, 213-345.
INTRODUCCIÓ 9
N
las técnicas agrícolas, y, lo más relevante para nuestro tema, las del
marido y la mujer en la supervisión de la .
Sócrates comienza invocando a la hetaira Aspasia como alguien que
podría esposas:25
Te presentaré Aspasia . Siendo más conocedora que yo , ella le mostrará
todas estas cosas. Creo que una mujer que es una buena
compañeradoméstica [κοινωνòνDΓΑΘYΝ οiκου] es una excelente de su
hombre para el bien. Porque en general, las entran en la casa a través las
actividades del hombre, pero se gastanmayormente a través las
provisiones de la mujer. Y si estas cosas van bien ,el patrimonio aumenta,
pero si manejan mal, el patrimonio disminuye.26
Aquí vemos pruebasde que actividades domésticas están al menos
hasta cierto punto, con el hombre responsable de la acumulación de
bienes y la mujer responsable de su . Sócrates entonces narra una
conversación que con un próspero granjero llamado Ischomachus,
quien enseñóa su joven esposa todo lo que necesitaba saber para
realizar bien sus tareas domésticas. Este Ischomachus describe una
situación laboral más o menos separada pero igual entre cónyuges
basada en biológicas :
Dadoque tanto estas tareas interior como exteriorrequieren trabajo y
cuidado, y parece preparadoporDios , me parece la naturaleza de la
mujer para y interior, y la naturaleza del hombre para tareas y
preocupaciones de exterior. Porque él equipó el cuerpo y alma para poder
soportar mejor el frío y elcalor y los viajes y ; por lo tanto, le asignó las
tareas exteriores. Perocomo el cuerpo de la mujer es menos capaz de estas
cosas, me parece que el dios naturalmente le asignó lastareas interiores .27
La de tareas basadas enla "naturaleza" ( es decir, elsexo biológico ) no
esalgo inferior o malvado dentro la lógica del Oeconomicus, ya que es

25 Pomeroy : " Es bastante notable que Sócrates (o Xenofonte) elija como ejemplo la

Aspasiahetaira , ya que está hablando de esposas y ha aCritobolo sobre hetairai (i.3)"


(Xenofonte, 232).
26 συστýσω δcσοι cγwκαì )Ασπασíαν, y cπιστηµονcστερον CµΟÛ σοι ταûτα cπιδεíξει.

νοµíζωδc γυναîκακοινωνòν DΓΑΘYΝ οiκου ΠDΝΥ DΝΤÍΡΡΟΠΟΝεiναι τù DΝΔΡÌcπì τò dγαθóν. cρχεται


µcν ΓDΡ ΓDΡdéc décor-ç τyν ο-κíανΠDΝΤΑ τwντοû Ε ΤDκτýµατα wç cπìτò πολú, ΔΑΠΑΝDΤΑΙδc
τwντyç ΟUΣΑΝ ΤΑµΙΕΥµDΤΩΝΤD- καìεu µcν τοúτων γιγνοµcνωναuξονται διd, πλεîστα δc τοúτων
πραττοµcνωνdνδρòç διd µειοûνται, Oec. 3.14–15.
27 cπεì Δ' dµφóτερα ταûτακαì cργωνκαì cπιµελεíαç ΔΕÎΤΑΙτd τε cνδον ΚΑÌ cξω, καì τyν

τd, φdναι, εuθùçπαρεσκεúασεν¯ θεóç, wç cµοì δοκεî, τyν µcντyçcπì ΦÚΣΙΝ


γυναικòçcνδονDΝΔΡÒÇκαì cπì cπιµελýµατα, τyν δc τοûτοû καìΤD cξω. píγη µcν ΓDΡ καìκαì καì
¯δοιπορíαçαuτù θdλπη τοûDΝΔΡÒÇτd σwµαπροστdξαι cργα δíνασθαικαρτερεîν κατεσκεúασεν-
wστε τòΣΤΡΑΤΕÍΑÇ cπcταξεν προστdξαιψυχyν cργα γυναικì- τ¶ µd9ονcργα §τd ττον τyν δυνατòν
πρòç ταûτα cξω ΤÒ cνδονφdναι αuτ¶, ΦDΝΑΙ τd, ΠΡΟΣΤDΞΑΙ µοιδοκεî¯ θεóç, Oec. 7.22-23.
10 INTRODUCCIÓ
N
"bueno" (aquí, καλóç) que la mujer permanezca en enlugar de vivir en
el exterior, mientras que es "una desgracia" (αiσχιον) que el hombre se
en el interior en lugar de atender las tareas del exterior.28 De hecho, es un
deber religioso comportarse de acuerdo conelsexo natural de uno, ya quede
otra manera uno estaría descuidando su deber (dτακτóç) hacia los dioses.29
Comparando su esposa con unaabejareina que unacolmena activa ,
Ischo- machus detalla las muchas tareas que son necesarias para ese
insectohembra que controla una gran colonia.30 Así como las otras abejas
siguen lealmentea la abejareina cuando abandona la colmena por otra, los
miembros de la casadela esposala honrarán , y más aún, cuanto másvieja
y sabia se vuelva.31 Como filósofo de la administración de bienes,
Iscómaco lerecuerda que "las cosasbellas y buenas de lavida aumentan
para la gente, no por el florecimiento de lajuventud, sino por las
virtudes".32 Puesto que toda la casase benefıtbasaríaenla excelencia, o
virtud, de la esposaen la economía doméstica, lamujer ideal de Xenofonte
realiza sus tareas como "filósofa de la casa ".

Musonius Rufus, Plutarco y Cajas


Ciertamente algunos filósofosantiguos pensaban de manera menos
estrictasobre las virtudes del hombre y la mujer. Sócrates ya sugirió
esto al postular que algunas mujeres naturalmente ejercíanhabilidades
administrativas (y y artísticas) iguales a las de algunos hombres, y
losPitágoras eran famosos por sus mujeres , diecisiete delas cuales
estánlistadas por Iámblico al final de su De Vita Pythagorica (36.267).33
Entre los estoicos, dos discursos de Musonius Rufus consideran
explícitamente los temasde la vidafilosófica de las mujeres: "Que las
mujerestambién deben estudiar

28 καì ΚΑΛD δcΕIΝΑΙ¯ νóµοçDΠΟΔΕÍΚΝΥΣΙΝ D καì¯ θεòç cφυσεν CΚDΤΕΡΟΝµD 9ΟΝ δúνασθαι. τ¶

µcν ΓDΡ γυναικìΚD9ΙΟΝ cνδονµcνειν y θυραυλεîν, τùδc DΝΔΡÌ αiσχιονcνδον µcνεινy τwνcξω
cπιµελεîσθαι, 7.30-31 deoctubre.
29232- δcτιç παρ' D¯ θεòçcφυσε ποιεî, iσωç τικαìDΤΑΚΤWΝ τοùç θεοùç οu λýθει, Oec. 7.31.
30 Examino el simbolismo de la abeja con más detalle en el capítulo dos.
31 καìµy δc¿ σεφοβεîσθαι µy προϊοúσηçτyç yλικíαç DΤΙµΟΤCΡΑcν τù οiκwγcν¿, D9D πιστεú¿ç

oτι πρεσβυτcραγιγνοµcνη oσw DΝκαì cµοì κοινωνòçκαì παισìν οiκου φúλαξDµΕÍΝΩΝ γíγν¿,
τοσοúτwκαì τιµιωτcρατù οiκw cσει, Oec. 7.42.
32 ΤD ΓDΡΚΑΛD τε κdγαθd, cγw cφην, οuΔΙD ΤDÇwραιóτηταç dρετdç, D9D ΔΙD ΤDÇDΡΕΤDÇ

DΡΕΤDÇ superficie-ç τòν βíοντοîç Ε cπαúξεται, 7.43 horas.


33 Comparado con su conteo de 218 hombrespitagóricos. Los únicos nombresfemeninos

dela lista de Iambli- chusque coincidencon los textos que menciono más adelanteson
Theano, Myia, y quizás Phintys (si su nombre es el mismo que "Philtys").
INTRODUCCIÓ 11
N
Aunque Musonius básicamente affırms que las mujeres y las niñas
deben compartir en el benefıts de dicha educación, también
affırmsalgunos génerosde comportamiento moral . Por ejemplo, afirma que
, desde lafilosofía, una mujer aprendería a ser "profıcient en la gestióndel
hogar" (ο-κονοµικý), "hábil para estimar lo quebenefıts el hogar"
(cκλογιστικyν τwνοiκw συµφερóν- των), y "capaz de gobernar a los
esclavosdel hogar" (DΡΧΙΚYΝ τwνο-κε- τwν).35 Martha C. Nussbaum afirma
que aquí Musonius depende de una tradiciónde" esferasseparadas" : "El
marido es imaginado como un 'buen ciudadano'; la esposa como un 'buen
administradordel hogar'."36 El progresode la virtud se exhibeen
elseguimiento de losroles sociales apropiados a su sexo.
En Consejos para los novios, Plutarco escribió a una joven , diciendo que
su mensaje se deriva de los "principales puntos que [el plural] ha
menudo mientras se educaba en la filosofía".37 Aunque Plutarco piensa
que la filosofía es una bendición para la vidamatrimonial porque hace
queambos miembros de laparejasean " amablesy amables con el otro",38
noobstante dirige más sus consejos sobre el matrimonio a la novia que
al novio. 39 La disparidad puede sugerir ya sea la importancia del papel
de esposa para la mujer, o su suposición de que la mujer necesita más
instrucción, yaque ella es de alguna manera moralmente inferior. Como
con Musonius, las estudiantes de filosofía de Plutarcotodavía necesitan
desarrollar y promulgar su virtud dentrode los límitesfemeninos
convencionales .
El filósofocínico Crates rechazólos roles tradicionales de género para al
menos una filósofa cínica. En una carta a su esposa Hipparchia, que
también era cínica, dice,

34 Además de los discursos de Musonius, Elizabeth Asmis analiza textos sobre

elmatrimonio de los estoicos Cicerón, de , Jerocles y Epicteto ("Los estoicos sobre


lamujer", en Feminismo y filosofía antigua, 68-92).
35 Fr. 3 (Lutz, 40, líneas 10-12), de "Musonius Rufus: El Sócratesromano" (ed. y trans. Cora

E. Lutz; Yale Classical Studies 10 [1947]: 1-47).


36 "The Incomplete Feminism of Musonius Rufus, Platonist, Stoic, and Roman", en The

Sleep of Reason (eds. Martha C. Nussbaum y Juha Sihvola; Chicago: The University of
Chicago Press, 2002), 300-301.
37 DΚΗΚÓΑΤΕ ΠΟ9DΚΙÇcν ΦΙΛΟΣΟΦÍDπαρατρεφóµενοι κεφdλαια, Consejo, Mor. 138C (Intro.).
38 ΠΡDΟΥÇ . . .ΚΑÌ ΧΕΙΡΟÝΘΕΙÇ d9ýλοιç, Consejo, Mor. 138B (Intro.).
39 Pomeroy señala acertadamente que "De los cuarenta capítulos del Consejo,

nueve están a los , once al veintiocho , o más de la mitad del total, ala novia sola.
Como Xenophon, Plutarco fınds menos para criticar y menos problemas potenciales
en el comportamiento del marido" (Los "Consejos para los novios " y "Un consuelo para
su esposa" de Plutarco : Traducciones al inglés, comentarios, ensayos interpretativos y
bibliografía [ed. Sarah
B. Pomeroy; Nueva York: Oxford University Press, 1999], 40). En capítulos analizo
los textos de Plutarco en relación con las cartas pitagóricas y pastorales .
12 INTRODUCCIÓ
N
Le envío la túnica que usted tejió y me envió, porque está prohibido
para los que sesometen una paciente resistencia llevar tales cosas, por
quisiera que dejara este trabajo, realizado con mucho , para que pudiera
parecer al pueblo alguien que asu marido. Si me hubiera casado contigo
por estas razones, entonces te iría bien, y este [afán] se memostraría a
través de esto. Pero si [me ]por la filosofía, que usted mismo también
anhelaba , así que congustodeseche estos , y trate de ser de más
benefıtparala vida humana. Porque usted aprendió estas cosastanto de mí
como de Diógenes.40
Aquí Crates parece dar la más fuerterenuncia a una forma de
vidafilosófica género, y sin embargo, como está redactada en el
desdéncínico por sociales , no podemos estar de loque pensaba sobre
la capacidad filosófica de lamayoríade las mujeres. En otra carta a Hip-
Parchia, una vezmás critica por haberlehecho una túnica, y sostiene que
ella debería haber dejado el lana "a las otras mujeres, que no anhelaban
ninguna de las cosas tú haces".41 Parece que incluso Crates reconoce que
una mujer filósofa que vive como un hombre es notable entre su sexo.

Escritos pitagóricos
Como ha señalado anteriormente, según Aristóteles algunos miembros
del movimiento filosófico pitagórico ya consideraban que "hombre" y
"mujer" eran categoríasesenciales para describir la estructura del cosmos.
Varios pitagóricosposteriores parecen haber llevado esta idea teóricaa la
literatura que, como el Oeconomicusde Xenofonte , aborda la moralidad
dentro de las relaciones familiares. Si gran debate académicosobre las
fechas, y la "autenticidad" de los textos atribuidos a los pitagóricos, las
ley endassobre Pitágoras, su familia y otros pitagóricos ,así como los
escritos que preservan sus idealesfilosóficos , aumentaron su popularidad
en los últimos helenísticos y romanos .42 Lo quees signifıcantpara mi
argumento es que

40 "ΕΠΕµΨD σοιτyν cξωµíδα, yνuφηναµcνη µοι cπεµψαç, oτι DΠΑΓΟΡΕÚΕΤΑΙ τοîçΚΑΡΤΕΡÍD

χρωµcνοιç τοιαûτα dµπcχεσθαι, καì. . .να σε τοúτουΤΟÛ CΡΓΟΥ dποπαúσαιµι, rápido-ç ˙


πο9¶σπουδ¶ cξyλθεç, . . .να τιç δóξ¿ç φíλανδροç τοîçΠΟ9ΟÎÇ εiναι. δc ταûτdΕU CΠΙΔΕΙΚΝΥµCΝΗ
ΔCσε yγóµην, δc γε ποιεîç καì αuτy ΔΙD τοúτωνΔC ΔC ΔC δc, §ç καìΑUΤY wρcχθηç, ΤD διd
CΑ χαíρειν, πειρwδcΔC ΔC ΔC ΔC ΔC ΔC ΔC δc wφελεîν παρ' τwνΚΑÌ παρd cµοì, Epístola
Cínica , #30 (de Las EPÍSTOLASCínicas Una ediciónDEestudio [ed. Abraham J. Malherbe;
Vol. 12; SBLSBS; Missoula, MT: Scholars Press, 1977]). Esta es la cartacompleta .
41 ταîç D9ΑΙÇ γυναιξíν, α" µηδενòçτwν αuτwνσοι wρcχθησαν, Ep. 32.
42 Una cuestión importante es cómo etiquetar los textos relacionados con el

posterior movimiento pitagórico. Johan C. Thom revisa la situación: "El neopitagorismo


no constituye un
INTRODUCCIÓ 13
N
los propios textos de " ética doméstica" suelentenerun género; es decir, no
sólo la materia tratada entra en las categorías "masculina" y
"femenina", sino los autoresnombrados y , a menudo,los destinatarios
son que el asesoramiento sobre el carácter y las funciones de la mujer lo
realizan típicamentelas mujerespitagóricas , mientras que los hombres
pitagóricosdiscuten las responsabilidades de los hombres virtuosos.
Bajo los nombres de fıvewomen (Melissa, Myia, Periktione, Phintys,
and Theano) hay docetextos existentes - nueve cartas43 y tres discursos -
cuyas fechas caen enalgún punto entre del sigloII BCE y principios
delsigloII CE Nueve de estos textos specifıcallytratan de
lasexpectativassociales para las mujeres en sus roles de esposa, madre y
amanteque sus esclavos y hogar. Cuando se en conjuntolos escritos delas
mujeres pitagóricas , esta coincidencia de temas es bastante pronunciada:
los doce textos tratan más amenudo delos roles domésticos y el
comportamiento moral de las mujeresque de cualquier otro tema. Dos cartas,
Myiato Phyllis y Theanoto Euboule, serefieren a las madres y alacrianza de los
hijos, mientrasque Theano a Kallisto aconsejaa la receptora sobre la gestión
de los esclavosdelhogar. Las instrucciones sobreel matrimonio son el
tema de Melissa a Kleareta y Theano a Nikostrate. Una cartapitagórica
con una historia de texto completamente diferente, Theanoto Eurydike, también
trata de las responsabilidadesde laesposa. Las cartasdeTheanocubren así los
tres papelesprincipales que las mujeres desempeñan en los hogares: como
esposas, madres y administradoras del hogar y sus esclavos. Como
sehavisto anteriormente, estos tres roles par-alelan alos delos hombres en los
tres pares de relaciones defınedde Aristótelescomo esenciales paralos
hogares bien ordenados: marido-esposa, padre-hijo, amo-

tradición filosóficaconceptualmente homogénea, ni tiene muy defınitelímitescrono-


lógicos ... Al menos algunos de los numerosos textos pitagóricosseudepigráficos
reunidos por H. Thesleff ... deberían datarse en laépoca helenística , mientras otros
escritos pitagóricos considerados generalmentetardíostambién pueden haber tenido su
origen en este período. Porconsiguiente, probableque existieraalguna forma de pitagorismo
(o tal vez más de uno) en el intervalo entre Aristóxeno [siglo IV ]yel siglo XVI. BCE] y el
siglo fırst BCE Es si llamara los textosdel período helenístico o neopitagórico ; la primera
descripción prejuzga la de los textos, mientras la segunda implicainnecesariamente una
rupturadecisiva con la anterior , así como alguna forma de unidadconceptual " ("Las
pasiones en escritosneopitagóricos " ,en Passions and Moral Progress in Greco-Roman
Thought ed. John T. Fitzgerald; RoutledgeMonographs in Classical Studies; Londres; Nueva
York: Routledge, 2008], 68-69). En los textos que investigan aquí utilizo el adjetivosimple
"pitagórico" para indicar que los seudónimos de autoríafemeninase derivan del
pitagorismo.
43 Entre los textos de lapágina nombrados autoresmasculinos, sólo hay cuatro : Lisis a

Hipparchos, Pitágoras a Anaxímenes, Pitágoras a Hierón, y Telauges a Philolaos.


Ninguna de ellas trata de topoidoméstico. Es una estrategiafilosófica en sí utilizar el
género de las letras, y también atribuir letras a los grandes maestros de los
movimientosfilosóficos.
14 INTRODUCCIÓ
N
esclavo (Pol., I. 1253B.1-14), que se encuentran en otros escritosfilosóficos y
textosde gestión doméstica, así como en el NT.44 Dos discursos, On the
Harmony of a Woman de Periktione y On the Sōphrosynē of a Woman de Phintys,
abordan más general cómo ser una buena mujer, que es defıned
explícitamente como la muestra de virtudfemenina mediante el modesto ,
el discurso yelcomportamiento público , y el fulfıllmentde los tres roles
del hogar apropiados para las mujeres. En , todas lasautoras pitagóricas
fıvetienen algo que decir sobre los roles de mujer en la familia, el hogar e
incluso sociedad. Otros textos pitagóricosescritos por (o atribuidos a)
hombres también tratande la ética delhogar.45 ¿Qué justifıcationpermite
separar los textos según el sexo de sus autores? Una delasrazones es la
preponderancia de laatención dedicada al hogar en los textosfemeninos:
no sólo nueve de los doce textos se refierenal comportamientode lasmujeres,
sino que su longitudcombinada ( 423 líneas) superaconcreces la de los
cuatro textosque no serefieren alcomportamientode las mujeres -specifıc
(45 líneas).46 Como yase ha señalado, un examenaproximado del
contenido de todos los textosdelos hombresrevela que se presta mucha
menos atención a este tema.47 En segundo lugar, los escritos de los hombres
sobre la éticaen elhogar

44 Ver de nuevo, Balch, Que las esposas seansumisas .


45 algunos de ellos se hace referencia enel ensayo de Balch"Neopythagorean Moralists
and the New Testament Household Codes", en Aufstieg und Niedergang der römischen Welt
2.26.1 (1992): 380-411. Cita material de Archytas, Bryson (para quien Thesleff sólo
incluyefragmentos en griego de un texto, Oeconomicus, que existeíntegramente en árabe y
latín), Callicratidas, Charondas, Damippus, Diotogenes, Eccelus, Hippodamus, Ocellus,
Pempelus y Zaleucas, así como de cuatro mujeres: Melissa, Periktione, Phintys y Theano.
(Curiosamente, no menciona la carta de Myia.) También incluye selecciones de las
biografías de Pitágoras de Iamblico y Porfirio. Balch esboza algunos de los paralelismos
entre la Seudopía-Tagórica y el Nuevo Testamento en nueve temas relacionados con la
éticadel hogar: casa y ciudad, dioses, esposas (bajo la cual se refiere a las Callicratidas,
sobre maridos gobernando alasesposas; entonces, ¿por qué noestá bajo la siguiente
categoría?), maridos, hijos, padres (nota, no "madres" o "padres", aunque incluye citas de
mujerespitagóricas sobre la crianzade los hijos), esclavos, amos y concordia. La elecciónde
temas, lasetiquetas y el orden de tratamiento de Balchpodrían criticarse mása fondo, pero,
como él dice, esto "tiene porobjeto unintento inicial de reunir el material similar de las dos
tradiciones, no un estudio exegético detallado" (392).
46 No incluyo los escritos paralos que sólo hay títulos, aunque algunos de los títulos
también sugieren textos que pueden haber sido escritos para o sobre mujeres,
porejemplo,"Concerning the Rites of Bacchus" de Arignote(Βακχικd), y sus "Iniciados de
Dionisio", Τελεταì ∆ιονúσου (Holger Thesleff, The Pythagorean Texts of the Hellenistic Period
[Acta Academiae Aboensis, Ser. A, Humaniora 30/1;Åbo , Finlandia: Åbo Akademi, 1965],
51, líneas 4-5). Tambiénel "Consejo para las mujeres"de Theano, Παραινcσειç γυναικεîαι (ibid.,
195, línea 6) podría haber proporcionado una lecturaextremadamenteinteresante para mi
proyecto.
47 Utilizando las estadísticas de los textos existentes, once hombresde los autores

masculinos de la colección de Thesleff (o veinte por ciento) escriben sobre el


hogar, y, aunque no he contado el número de líneas dedicadas a cada tema como lo
he hecho con los autores femeninos, esevidente que dedican mucho menos espacio
INTRODUCCIÓ 15
N
proporcionalmente al tema. (Mi evaluación no
16 INTRODUCCIÓ
N
casi nunca abordan lospapelesde la mujer-madre-administradoradel
hogar o el carácter moral de las mujeres. Los textos de los
hombrespueden tratar de cómo un hombre puedeseleccionar una
esposaapropiada o delas "leyes" maritales,o pueden tocar ligeramenteel
papel del padre en lacrianzade los hijos.48
Sólo hay una fuente en la que un varón pitagórico sedirige a las
mujeres y sus papeles directamente y con más detalle. Vita
Pythagorica de Iamblichus informade un discurso del propio
Pitágoras en el que supuestamente dio no lahacía ritualmente ). 49
Pero en los demás escritos pitagóricos, ningún escritor intenta imitar
el ejemplo de su fundador al dar consejos filosóficos a las mujeres.
, esa responsabilidad parece asignarse a las cartas y discursos
atribuidos a mujeres .

incluyen las biografías de Pitágoras de Iamblichus y Porfirio). Los masculinos discuten una
variedad detemas "filosóficos" , incluyendo distincionespitagóricas como los misterios
delos números, ascetismo y el orden del universo. Estas conclusiones están apoyadas ,
entre otrascosas,por Thomas Taylor, Fragmentospolíticos de Architas, Charondas, Zaleucus y
otros pitagóricosantiguos , conservados por Stobæus; y también, Fragmentos éticos de
Jerocles ... conservados por el mismo autor (Chiswick, impreso por C. Whittingham para el
traductor, 1822); el conspectus deThesleff(An Introduction to the Pythagorean Writings of the
Hellenistic Period [Acta Academiae Aboensis, Humaniora 24/3;Åbo , :Åbo Akademi, 1961],
8-24);la traducción de Kenneth Sylvan Guthriede muchos de los textos dela colección de
Thesleff (The Pythagorean Sourcebook and Library: An Anthology of Ancient Writings Which
Relate to PythagorasandPythagorean Philosophy [compilado y traducido por
Guthrie,traducciones adicionales de Thomas Taylor y Arthur Fairbanks, Jr., introducción y
edición de David R. Fideler; Grand Rapids, MI: Phanes, 1987]); Balch, "Neopythagorean
Moralists"; y latraducción más reciente deWill Demingde Ocellus Lucanus On the Nature of
the Universe (Paul on Marriage and Celibacy: The Hellenistic Background of 1 Corinthians 7 [2ª
ed.; Grand Rapids: Eerdmans, 2004], Apéndice B).
48 Entre LOS autoresmasculinos, Callicratidas (De dom. Felic. in Stob. Anth. 4.28.18) y

Ocellus (De univ. nat. in Stob., Anth. 1.20.3-5) dan consejos a los hombres sobre cómo
elegir una buena esposa y cómo tratarla. Ocellus también discute el papeldel padre en
laformación de los hijos. Pempelus(De parent. en Stob., Anth. 4.25.52) escribe acerca de
HONRAR los padres, y LOS autores masculinosdiscuten la conexión entre elhogar bien
ordenado y la ciudad, entre ellos: Calicratidas, Ocelo, Hipódamo (De rep. in Stob., Anth.
4.34.71), Diogenes (De regn.in Stob. , Anth. 4.7.61), y Eccelus (De iust. in Stob., Anth.
3.9.51). EnCUANTO A las mujeres, Charondas (Prooem. in Stob., Anth. 4.2.24) tiene una "ley"
sobre la necesidad de la esposa fıdelity, juntoCON otra para LOSmaridos. En un breve
fragmento, Zaleucas (Prooem. in Stob., Anth. 4.2.19) tiene unaley similar sobre el
comportamiento de una esposacasta. Callicratidas representa las tres relaciones que son la
base del hogar de esta manera: "y el marido es el gobernador, y la esposa es la gobernada,
y su descendencia es su ayudante " ΚΑÌdρχον µcν¯ dνýρ,DΡΧÓµΕΝΟΝ δc D γυνd, cπíκουρονδc
τòγεννατòν cκ τοúτων, Thesleff, Textos Pitagóricos, 105, 8-9). Una VEZmás, ver Balch, Let
Wives Be Submissive, y sus " MoralistasNeopitagóricos" para otros ejemplos del
materialSOBRE éticaEN EL hogar.
49 Iamblichus, VP 54-57.
INTRODUCCIÓ 17
N
La literaturafemeninapitagórica de lasépocas helenística y romana
amplía la antigua discusión filosófica moral sobre el tema de la "mujer"
explicando cómo su comportamientovirtuoso puede ser exhibido a travésde
fulfılling sus propios roles domésticos. Esto se logra mediante lainusual
estrategia de la producción de textos que se atribuyen a
autorasfemeninasque escriben a destinatariosfemeninos sobre
temasdemujeres como las relaciones domésticas. El género literariodela
virtud y de la vidafilosófica ha alcanzado una de mujeresmorales como
"filósofas del hogar".
Apesar del potencial que estas voces textuales poseen para delinear
las actitudes grecorromanashacia las filósofasy la moralidad, hasta yo
sé , sólo hay una traduccióninglesamoderna de todos los escritos
atribuidos a lasmujeres pitagóricas : la de I.M. Plant en sus Women Writ-
ers de Antigua Grecia y Roma: Una antología.50 La falta de fácil acceso
que sólo seagrava por la necesidad deunanálisis crítico mucho más
delas fuentes. Además, no hay comentarios ni monografías que los textos
las mujeres pitagóricaspor propio.
Sin embargo, en su trabajo sobrelapresentación retórica Philode los
miembros femeninos del , Joan E. Taylor prestaatención signifıcanta
laevidencia delas mujeres en las diferentes escuelasfilosóficasgriegas y
romanas ,

50 Norman: University of Oklahoma Press, 2004, 68-80, 83-86. Lastraducciones


disponibles se examinan con másdetalle en elcapítulo uno, pero aquí ofrezco un breve
resumen . Waithe sebasó en las traducciones de Vickie Lynn Harper, peroa este volumen le
falta Melissa a Kleareta (A History of Women Philosophers, 1987). Las Diosas, Putas Esposas y
EsclavasdePomeroy: Mujeres en la Antigüedad clásica incluye una traduccióncompleta del
tratado dePeriktione(Nueva York: Schocken, 1975, repr. 1995, 134-136;
reimpresosustancialmente en Women in Hellenistic Egypt: From Alexander to Cleopatra
[Detroit: Wayne State University Press, 1984], 68-70). La muy utilizada antología de Mary R.
LefLowitz y Maureen B. Fant ofrece una traducción de parte de On the Sōphrosynēof a Woman
(Women's Life in Greece and Rome: A Sourcebook in Translation [1a ed.; Balti- more: Johns
Hopkins University Press, 1982; 2a ed. 1992], 163-164), así como la carta completade Myia a
Phyllis (ibid., 187-188). Abraham J. Malherbe tradujo Melissa a Kleareta y Theano a Euboule
( Exhortaciónmoral, A Greco-Roman Sourcebook [Philadelphia: Westmin- ster, 1986], 82-85);
la traducción de Melissa a Kleareta también aparece en su ensayo "The Virtus Feminarum in 1
Timothy 2:9-15", en Renewing Tradition: Studies in Texts and Contexts in Honor of James W.
Thompson (eds. Mark. W. Hamilton, Thomas H. Olbricht, Jeffrey Peterson; Prince-ton
Theological Monograph Series; Eugene, OR: Pickwick [Wipf and Stock], 2006), 62-63.
P. El trabajo deAllenemplea de las cartas (incluyendo Melissa a Kleareta) y tratadospara
explicar el papel del género en ladiscusiónfilosófica antigua (The Concept of Woman
[1997], 141-158). Estas seccionestraducidas son de la traducciónfrancesa de Meu- nier
(1932).
18 INTRODUCCIÓ
N
incluyendo el pitagorismo.51 Ella proporciona un análisis bien
argumentado de las ref- erencias de tales mujeres, junto con los textos
atribuidos a algunas de ellas, y propone que las , entre otras, pueden ser
colocadas en un paradigma que ella llama " Sólo un casa": La mujer como
modelo de virtud".52 Este paradigma se desarrolló como una
moralizadoraextremadamente útil :
Ciertas mujeres son dadas como modelos que las mujeres deben
seguir. Son defıned por autores masculinos con esta intención specifıc,
y no se encuentraningún olor a ningún elemento en estas
construcciones. Las mujeres modelo se construyen de manera que se
consideren ejemplares para las mujeres del círculo del autor. 53
Lavisiónde Taylor sobre las construcciones literarias de mujeres
famosas como ejemplosde prescripción ponede relieve un elemento
notable en la formación moral de las mujeres. Además, aunque no
examina mucho tratados y cartas de las mujeres pitagóricas ,
propone una versión del concepto de "filósofos del hogar" cuando
dice "... incorporaronla filosofía phi- losofía al mundo de
lasmujeres ... los textos de las mujeres muestran que los logos
podrían estar en hogar en el hogar".54 Con esta afirmación, Taylor el
"mundo de " con el mundo más de la filosofía.
Sin embargo, estudiosanteriores sobre la literaturafemenina
pitagórica han sugerido, pero no proporcionado, respuestas a
preguntas complejas y críticas como: ¿Cuál es historiadesus textos y
cómo influye ese proceso en su interpretación?55 ¿Son seudepigráficas
y, en , qué dice eso sobre sus autores?56 ¿Qué tipo de estrategias
retóricas han sido consideradas ventajosas por los autores para
comunicar su lógica y sus opiniones?57 ¿Cómo los tratamientos del
tema -femenino

51 mujeres judías filósofas de Alejandría del siglo I:Philo's "Therapeutae" Reconsiderado

(Nueva York, Oxford: Oxford University Press, 2003), especialmente el capítulo 8 y los
capítulos 240-246.
52 Ibídem, 222-224.
53 Ibídem, 224.
54 Ibídem, 243-244.
55 El crucial volumen de Alfons Städele traza cuidadosamente la historia de las letras y

establece paralelismos con otra literatura. No podría haber profundizado tanto en estos
textos sin este trabajo previo(Die Briefe desPythagoras und der Pythogoreer [El espíritu
de los PitágorasylosPitágoras], vol. 115; Meisenheim am Glan: Verlag Anton Hain, 1980]),
pero el proyecto deStädele noinvestiga entonces la historia de su interpretación. La
edicióngriega de estas cartasfıve se incluye enel Apéndice A.
56 Dentro del fıelds de clásicos y filosofía, las investigacionesde laliteraturafemenina

pitagórica Enel capítulo doscritico esas investigacionesprevias con más detalle y doy
pruebasconvincentes para considerar que al menos las cartas son seudepigráficas.
57 No he encontrado ninguna beca que trate del "arte de lapersuasión" en la literatura

femeninapitagórica. Sin embargo, algunas han resumido y debatido las actividades


INTRODUCCIÓ 19
N
bondad-paralelo, modificar y desviarse de otras dis-cusiones
contemporáneas?58 La tareainicial de mi proyecto, entonces, es
examinar cartasde las mujerespitagóricas a través tales preguntas para
rectificar el defıcienciesen la becaanterior . Además, las respuestas que
presento conducen a una comprensiónmás completa del valor queestos
textos despecifıctienen como recursos para laformaciónmoral y
filosófica de lasmujeres del ImperioRomano .

Las cartas pastorales


Las Cartas Pastorales del Nuevo Testamento tienen mucho en común
en el vocabulario , el carácter literario y materia con los antiguos
textos filosóficos sobre ética. 59 Mientrasque estas cartas seudónimas
están, por supuesto, infundidas con

y el pensamientode las filósofas nombradas , en particular: Wider, "Mujeres en el antiguo


mundogriego", 26-40; Waithe, ed., A History of Women Philosophers, esp. 5-7, 59-74;
Pomeroy, Diosas, Putas, Esposas y Esclavas, 131-136, y Women in Hellenistic Egypt, 59- 74;
Debra Nails, "Lasmujeres filósofas pitagóricas ": Ethics of the Household", en Ionian
Philosophy (ed. K.J. Boudouris; Atenas: Asociación Internacionalde FilosofíaGriega, 1989):
291-297; Richard Hawley, "The Problem of Women Philosophers in Ancient Greece" ,en
W o m e n i n AncientSocieties : An Illusion of the Night (Nueva York: Routledge, 1994), 70-87;
Taylor, Jewish Women Philosophers, 173-226; y Bruce W. Winter, RomanWives, Roman
Widows: The Appearance of New Women and the Pauline Communities (Grand Rapids:
Eerdmans, 2003 ), cap. 4.
58 Esta cuestión ha recibido más atención debido a labúsqueda histórica de lingüísticos y

epigráficos . El hecho deque este tema de las expectativas socialesgrecorromanas para las
mujeres sigasiendo de interés para los estudiososse debe en gran parte a losdesarrollosdel
siglo . Algunos pensadores feministascomenzaron a trazar el caminohistórico del
concepto de diferenciaciónsexual, y se encontraronampliaspruebas antiguas que
prescribían cómo los hombres y las mujeres debían mostrar su Como en la mayoríade
lasdemás culturas, esas convenciones se basaban en el peinado, la vestimenta,losgestos
personales yel habla, así como en la corrección de las funciones y actividades políticas,
económicas y domésticas.
También entonces el deseo feminista de un "pasado utilizable" inició muchas
búsquedas para describir a las antecesoras históricas que podrían, en teoría, servir para
reforzar el movimiento de las mujeres modernas en fıelds de esfuerzos que antes
estabanocupados predominantemente por hombres. Joan
W. Scott estudia este tipo de enfoque los profesionalesde la " historiadelamujer": "...
queríamos contar historiasedificantes cuya importancia fuera másallá de su
contenidoliteral para revelar alguna verdad mayor sobre las relacioneshumanas , en
nuestro caso, sobre género yel poder .... No sólo añadíamos mujeres a un conjunto de
historiasya , cambiábamos la formaen se contaban las historias .... Queríamos]
cambiar la disciplina fundamentalmente escribiendoa las mujeres en la historia y
ocupando el lugar quenos correspondecomo historiadoras" ("Feminism's History", Journal of
Women's History 16:2 [2004]: 10-29, aquí 10).
59 Este punto devista es bien expresado por Benjamin Fiore: "Las epístolas [es decir,

las pastorales] no sólo citan la literatura griega , sino que emplean estrategias y
dispositivos grecorromanos deexhortaciónque se enseñaban en las escuelas y
seejercían enlavida pública y privada . LasPE incorporan
enseñanzasmoralesgrecorromanas y de la aplicabilidad de valoressocioculturales
imperantes a la vida en los hogares y las cristianas" (La Pastoral
20 INTRODUCCIÓ
N
Teologíacristiana , también dan consejos sobre el propósitode la vida, la
búsquedade virtudes y de vicios, el enfoque adecuado de las pasiones y de
, y cómo manejarlasrelaciones sociales ,incluyendo cómo
comportarseadecuadamente como miembro de un romano . Retomando
los topos filosóficosde la ética doméstica, el autor de las Pastorales
confırms la de casa a la comunidad de fe: ha escrito su carta "para que
sepáis cómo se debe vivir en la casa de Dios, que es la asamblea del Dios
vivo "60.
Más expresamente para el presente proyecto, las Cartas Pastorales
participan en la discusión filosófica encurso de la formación moraldela
mujer, pero desde una perspectiva cristiana temprana. Alo largo de esta
pequeña colección de cartas, la autora ofrece enseñanzassobre el sexo -
specifıc (1 Tim 2:8-3:1A; 3:1B-13; 5:1-2; 5:3- 16; 2 Tim 2:1; 6-7; Tito 1:5-9; 1-8)
porque cree en algunas esenciales

Epístolas: Primer Timoteo, Segundo Timoteo, Tito [Sacra Pagina 12; Collegeville,
MN: Liturgi- cal Press, 2007], 6). Ulrike Wagener afirma del contenido de las
Pastorales: "Tal recepciónde las enseñanzas de virtudes filosóficas populares es- una
novedad dentro del Nuevo Testamento ...". (El orden de la "casa de Dios": El lugar
dela mujer en la eclesiología y la ética de las cartas pastorales [WUNT 2, vol. 65;
Tubinga:
J.C.B. Mohr (Paul Siebeck) , 1994], 82). Véase también Frances M. Young, The Theology of
the Pas- toral Letters (Cambridge: Cambridge University Press, 1994), 31-39; I. Howard
Marshall, Lasepístolas pastorales (ICC; Edimburgo: T & T Clark,1999 ), 77-78 ,103-104 ,y
sus excusas en "εuσcβεια en las epístolas pastorales",135-144 , Y " Códigosde casaycódigos
de estación ",231- 236; Quinn y Wacker , La primera y segundacartas a Timoteo (ECC ;
GrandRapids : Eerd- mans ,2000 ), 15; RAYMOND F. Collins, I & IITimothy y Titus : A
Commentary (NTL; Louisville: Westminster/John Knox, 2002), 13-14; y Philip H. Towner,
Las cartas a Timoteo y Tito (NICNT; Grand Rapids: Eerdmans, 2006), 57, 192, 726, 728, 744-750.
Para de ideas filosóficasy estrategias particulares en las Pastorales, ver Robert J.
Karris, "The Background and Signifıcance of the Polemic of the Pastoral Epistles" ,JBL 92: 4
(1973): 549-564.; Stephen Charles Mott, "Greek Ethics and Christian Conversion:
The Philonic Background of Titus II 10-14 and III 3-7," Novum Testamentum 20:1 (1978), 22-
48; Abraham J. Malherbe, "Medical Imagery in the Pastoral Epistles," en Textos y
Testamentos: Critical Essays on the Bible and Early Christian Fathers (ed. W.E. March; San
Antonio, TX: Trinity University Press, 1980); repr.enPaul and the Popular Philosophers
(Minneapolis: Fortress, 1989): 121-136); Malherbe, "In Season and out of Season", JBL103
(1982): 23-41; repr. en Paul and the Popular Philosophers, 235-243); David C. Verner, The
Household of God: The Social World of the Pastoral Epistles (SBLDS 71; Chico, Calif.: Scholars
Press, 1983), cap. 3, "The Haustafel Tradition in the Pastorals"; Lewis R.
Donelson,Pseudepigraphy and Ethical Argument in the Pastoral Epistles (Tübingen: J.C.B. Mohr
[Paul Siebeck], 1986); Benjamin Fiore, The Function of Personal Example in the Socratic and
Pastoral Epistles (Roma: Biblical Institute Press, 1986); y Margaret M. Mitchell, "Reading to
Virtue", en Ancientand Modern Perspectives on the Bible and Culture: Essays in Honor of Hans
Dieter Betz (ed. Adela Yarbro Collins; Atlanta: Scholars Press, 1998), 110-112.
60 1 Tim. 4:15. ...ναeby0-δ¶ç πwçδεî cν εθεοû dναστρcφεσθαι, yτιç cστìνcκκλησíα θεοû ζwντοç.

En el cristianismo primitivo, las relacionessocialesen el hogar se superponían de múltiples


maneras, ya que los grupos se reunían en los hogares para el culto, laenseñanza y las comidas.
INTRODUCCIÓ 21
N
diferencias entre hombre y mujer. Por ejemplo, determina que las
mujeres son "naturalmente" más propensas a ser seducidas a la inmoralidad
(1 Tim 2:14; cf. 5:11-13; 2 Tim 3:6-7). Como parte de la solución, prescribe
no sólo la delamujer al marido (Tito 2:5), sino el total fulfıllmentde los
tres roles domésticos femeninossocialmente aprobados de esposa, madre y de
casa (1 Tim 15; 5:9, 14; 2 Tim 1:5; Tito 2:4-5). Cualquier mujercreyente que
adoptara este enfoque para desarrollar su virtud seconvertiría en la versión
delospastoresde un "filósofo del hogar".”
Recientemente, nocionesde sexo delos Pastorales-specifıc, que también
seencuentran en muchas otras fuentesantiguas, han entrado en profunda
tensión con ideas y prácticasmás (y feministas).61 En una evaluación
precisa y sucintadel lugar queocupan las Pastorales en la civilización
occidental, Frances M. Young afirma:
Como , las Pastorales han dado un mundo en el que las mujeres y otros han
sido subordinados y devaluados en la autoridad dela Palabra de Dios.. ..
Su texto actual refuerza la jerarquía patriarcal en la familia, la sociedad
y laiglesia, aparentemente con garantía de las escrituras. Tales textos
sociedaddemocrática que ve la posición de las mujeres,los laicos ,los
sirvientes , los esclavos, etc. de unamanera totalmente diferente .62
La amplia división ideológica entre la época romana y la nuestra ha
influido indudablemente en las motivaciones y tipos de
investigacionesrecientes de las Pastorales. Por ejemplo, una pregunta
63

que : ¿tiene su autor una "visión" diferentedela mujer que que se


encuentra en los auténticos ? Si no es así, ¿cómo vamos a evaluar lo que
parece género

61 que estas cartascanónicas se consideran autoritarias dentro dela Cristiandad, este


conflicto se ha vuelto intenso en algunos . Numerosas instituciones eclesiásticas, desde
CatólicaRomana hasta BautistadelSur, han luchado con sus enseñanzas sobre
moralidadde género .
62 Teología de lasCartas Pastorales , 146. La frase "textos de terror" viene del título del

librode Phyllis Trible, Textos de Terror: Literary and Feminist Readings of Biblical Narra-
tives (Philadelphia: Fortress, 1984). Conscientes de esta historia de efectos, Carolyn
Osiek y David L. Balch expresan una perspectivafeministasimilar cuando afirman: "Las
Pastorales reservan el offıceeclesial para los varones, loque ha tenido
consecuenciasdesastrosas durante dos milenios" (Fami- lies in the NT World: Household and
House Churches [Louisville, KY: Westminster/John Knox, 1997], 185; mi cursiva). Luke
Timothy Johnson lamenta conclusiones como las suyas: "Los Pas-torales han logrado
ofendera los eruditoscomprometidos conlateología de la reforma así como alas feministas
dedicadas a lateologíadela liberación. Las discusionessobrecuestiones históricas y
lingüísticas se enredan casi inevitablemente con compromisos teológicos e ideológicos" (
Cartas Primera y Segunda a Timothy [AB 35A; Nueva York: Doubleday, 2001], 14).
63 Johnson expresa un puntode vistasimilar sobre un pasaje de 1 Timoteo: "Desde quela

Bibliadelas Mujeresfue generada por feministas del sigloXIX como Elizabeth Cady Stanton,
la cuestión hermenéutica -loque los cristianoscontemporáneos deben hacer o pensar
sobre eltexto- ha col- orado la lectura de 1 Timoteo 2:9-15, haciendo una exégesislimpia
diffıcult" (ibíd., 203-204).
22 INTRODUCCIÓ
N
impulsos de Paul y su misión? Pero si es así, eso añade evidencia al
argumento de sunaturaleza seudepigráfica ; también podría decir algo
sobre suubicación social-histórica .64 Además, ¿qué significaría para la
interpretaciónde uno si las Pastorales no sonverdaderamente escritas por el
? Deacuerdo con Lucas Timoteo Johnson, "El tema de laautoríapaulina
seinclina imperceptiblemente hacia la cuestión del estatuscanónico yla
autoridad teológica, y domina toda la discusiónde esta ".65 Aunque nadie
hasugerido, hasta yo sé, eliminar las pastorales del canon, no hay que
muchos lectores relegarían las pastorales a un estatussecundarioy darían
preferencia en sulugara quien nombró lasmujeres como sus compañeras
de trabajo (por ejemplo, el apóstol Pablo, el apóstol Pablo y el apóstol
Pablo), Phoebe, Junia, Prisca, Euodia y Syntyche).
Otra cuestión interpretativagira entorno a la utilidadde las pastorales
como fuentes para el desarrollo históricodel temprano . ¿Qué pueden a los
dela historiade lasmujeres sobre las actividades de lascreyentes? ¿Sus
enseñanzas sobre las mujeres representan una "decadencia" de
orígenesanteriores, más igualitarios?66 Elisabeth Schüssler Fiorenza
trata las pastorales en una sección titulada: "La patriarcalización de
Iglesia y ministerio,"67 mientrasque Joanna Dewey afirma: "... [con
respecto a la subordinación de mujeres a loshombres] la autora de las
Pastoralescontradice a Pablo y otros subordinados
cristianosprimitivos."68 Aunque estadescripción general de un ascenso
igualitario bajado por unacaída jerárquica de la historia y
literaturacristianasprimitivas ha sido

64 Resumiendo esta posición, Johnson afirma: "Quienes sostienen que lasCartas


Pastorales son producciones seudónimas del siglo IIa veces también adoptan la
posiciónde que el seudógrafo está tratando consciente y deliberadamente de sofocar el tipo
de movimiento femeninonaciente que algunos detectan en losactos apócrifos de
losApóstoles -sobre todo, los Hechos de Pablo y deTecla-" (ibíd., 205). Towner describe
esta interpretación como la "modaactual ", diciendo: "... sepuede considerar que el
autorreacciona contra las mujeres que han llegado a posicionesdeliderazgo -que de
hecho son másfieles al impulsodelibertad delevangelio original dePablo- de lo que incluso
el propio Pablo posterior iba a ser" (Cartas a Timoteo y Tito, 19).
65 Primera y Segunda Cartas a Timothy, 14. Antes lo señaló más claramente: "Aquellos

que puedan tratar con la ocasional supresión de las mujeres por parte dePablo en otras
cartasdebidoa sucompromiso fundamental con laigualdad fınd nada en las pastorales
para redimir una actitudsexista " (Cartas a los DelegadosdePablo: 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito
(El Nuevo Testamento en la Serie Contexto; Valley Forge, Penn.: Trinity
PressInternational, 1996, 5).
66 Una de las primeras afirmaciones de esta opinión se encuentra en In Memory of Her:

A Feminist Theological Reconstruction of Christian OriginsdeElisabeth Schüssler Fiorenza


(Nueva York: Cross-road, 1983; 2ª ed. 1993). Schüssler Fiorenza llamó a la primera forma del
movimientode Jesús un "discipulado de iguales", fácilmente distinguible de las
construcciones "jerárquicas"posterioresdel orden eclesiástico(incluyendo lasque se
encuentran en las Pastorales).
67 ,288-291.
INTRODUCCIÓ 23
N
68 El Comentariodela Biblia delas Mujeres (eds. Carol A. Newsom y Sharon H. Ringe;

Louisville, KY: Westminster/John Knox, 1992), 356; mi cursiva.


INTRODUCCIÓ 21
N
correctamente criticado por Kathleen Corley,69 las Pastorales comunican
claramente ideas de latradición Paulina que son más y menos flexibles
sobre actividadesde las mujeres dentro y en nombre de la ekkle¯sia.
En mayoría , estudios previos sobre las pastorales se
hancentrado en los numerosos paralelismos antiguos con sus
enseñanzas para y sobre las mujeres. La mayoríade los comentarios y
monografías citan y brevemente sobre temas tales como: virtudes
femeninas, propiedad en femenina , joyería, peinado , comida y
bebida,hablaysilencio, y roles ytareas familiares . 70 Sin embargo, entre
los investigadores de las influencias literarias y filosóficas en las
Pastorales, sólo algunos han investigado las formas en que las ideas
morales y filosóficasy las estrategias depersuasión han influido en el
programade instrucciónde este autor para las mujeres en particular. 71
Otros pocos estudiosos han confiado más sustancialmente en la
literatura femenina pitagórica para sus investigaciones , y sus
propuestas han sentado las bases del presente proyecto.

69 y el Jesúshistórico: MitosFeministas de OrígenesCristianos (Santa Rosa, CA:


Polebridge, 2002), esp. 1-11, 14-20.
70 El excursus de Ceslas Spicq sigue siendo una fuente de citas literarias e
inscripcionales griegasy romanas ("La femme chrétienne et ses vertus", Les Épîtres
Pastorales [4ª ed.; 2 vols. (París: Gabalda, 1969)], 385-425). Otras citas de fuentes
antiguas pueden encontrarse en Dibelius y Conzelmann, Las epístolas pastorales
(trans. P. Bottolph y A. Yarbro; Hermeneia; Filadelfia: Fortaleza, 1972), 45-49, 74-76,
116, 139-141; Balch, Que las esposas sean sumisas (1981), 36-37 , 53-55, 84-85, 95-99,
101-105; Quinn, La carta a Tito (AB 35; Nueva York: Doubleday, 1990), 118-123; Jouette
M. Bassler, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito (ANTC; Nashville: Abingdon, 1996), 56- 63, 92-
98, 160-161, 193-197; Johnson, Cartas a losdelegados de Pablo, 84-86, 135-138, 173-174,
179, 230-232, 234-235; y Primera y Segunda Cartas a Timoteo (2001), 199-202, 207,
266-268, 406- 407, 411-413; Osiek y Balch, Las familias en el mundo del Nuevo
Testamento (1997), 104-109, 112-116, 118, 168-170; Marshall, Las epístolas pastorales
(1999), 182-184, 242-250, 448-457, 468, 576, 585- 586, 588, 776; Winter, Las esposas
romanas , 98-108, 110-116, 118-119, 129-132, 134-140, 142-144, 152-154, 159-163; Collins, I &
IITimothy y Tito ( 2002), 66-72 , 251, 341-342 ; Y Towner , Las cartas a Timoteo y Tito (
2006), 208-209 ; Fiore , Las epístolas pastorales ( 2007), 64-69 , 104-106 , 209. Además de
los textos de las mujeres pitagóricas, se suelen citar los siguientes : Platón, Repub-
lic, varios pasajes en 451C-461E; y Leyes, varios pasajes en 6.780E-781D, 7.804E-806C,
8.838A-839B; Xenophon, Oeconomicus; Musonius Rufus, Fr. 3 y Fr. 4; Plutarco, Consejos
para los novios . Dibelius y Conzelmann y Quinn parecen centrarse en los
paralelismos judíos (incluyendo a Philo) y otros paralelismosde los primeros cristianos
sobre los de los textos filosóficos.
71 En su detallado examen del uso de modelosdeconducta en la formaciónfilosófica,

Fiore sólo señalabrevemente que "laIglesia offıcials y los miembros deben mostrar la calidad
de lasolidez dela mente [sōphrosynē] (1 Tim 2:9, 15; 3:2; Tito 1:8; 2:2, 5) y los destinatarios más jóvenes
deben inculcar [sic] esta cualidad (Tito 2:6) en los hombresjóvenes como lasmujeres
mayores deben hacerlo en las mujeresmás jóvenes (Tito 2: 4)" (Función del
EjemploPersonal, 220; mi cursiva). En su estudio de lascartas seudónimas, Donelson aporta
las cartas delas mujeres pitagóricas como prueba de "... el uso de
acontecimientosmundanos y realistas como la ocasiónpretendida para las cartas y
22 INTRODUCCIÓ
N
como plataformas para eldiscursofilosófico " (Pseudepigraphy, 32-33). Pero Donelson no
considera cómo podrían funcionartales textos specifıcallypara las mujeres.
INTRODUCCIÓ 23
N
Frances Young resume el proceso de la paideia griega en relación
con enseñanza de las pastorales. Concluye que, dadoque gran
partede la educación dentro delpropio hogar , "... tanto la educación
de los niños pequeños como la formación de las mujeres, yasean
hijas o , era responsabilidad dela esposa del cabeza de familia ." 72
Dentrode las Pastorales, esto significa que "... hay relaciones
jerárquicas entre las mujeres del hogar, y las mujeres deben dar
ejemplo y enseñar a las mujeres que están más abajo en la jerarquía ".73
La concisa descripción de Young sugiere el tipo de proceso
enseñanza y aprendizaje previsto para las mujeres por las Pastorales,
pero no compara este programa con el que se encuentra en las
cartas pitagóricas.
Otra visión de la educaciónde las mujeres en las pastorales es laquedan
Carolyn Osiek y David L. Balch, que caracterizan el proceso como: "... la
actividad familiar intergeneracionalpor la que las mujeres en las sociedades
tradicionales transmitensabiduría y conocimientosprácticos de madre a
hija y madrede alquiler a hijadealquiler."74 Aunque esta descripción no
parece relacionarse mucho con la filosofíagrecorromana, Osiek y Balch
proponen algunos de los textosde las mujeres pitagóricas como un "posible
precedentedocumentado " del programa de enseñanzapara las
mujeresquese describe en Tito 2:3-5, 1 Timoteo 4:7 y 5:1-16.75

72 Teología de las Cartas Pastorales, 82.


73 Ibídem, 90.
74 familias en el mundodelNuevo Testamento, 165.
75 Ibídem, 168. Aquí mencionana Theano, Periktione, Phintys y Melissa (pero no

aMyia) como escritoras con un programadeenseñanza. Balch mencionadepasada las


pastorales en Let Wives Be Submissive, y una de las principales contribuciones de su
monografía es la atención prestada a las fuentes sobre economíadoméstica, incluidos los
textosde las mujerespitagóricas (estos últimos se señalan en: ibíd., 56-58, 84, 89, 97, 101, 114
n. 75). Las fuentes pitagóricas también secitan, pero no selas involucra sistemáticamente,
enel panoramade Balch: "Neopythagorean Moralists and the New Testament Household
Codes", en Aufstieg und Niedergang der römischen Welt 2.26.1 (1992): 380-411; los textos
sobrela mujeraparecen en 398, 400, 404-406. Carolyn Osiek y Margaret
Y. MacDonald dedica dos páginas a estos escritospitagóricos , resumiendo algunos de sus
contenidos ( recurriendo ala traducción francesade Meunier; A Woman's Place: House
Churches in Earliest Christianity [Minneapolis: Fortress, 2006], 148-149; también
señalanla cartade Myia, ibíd., 100). Algunos otros estudiossobre las pastoralesmencionan
simplemente lasmujeres neopitagóricas porejemplo, Spicq cita a Phintys (Les Épîtres
Pastorales, 392, 399 n. ) y Periktione (415
n. 5), pero ninguna de las cartas de mujerespitagóricas; Johnson anota Phintys y Periktione
(Cartas a losdelegados dePaul, 135). Bassler nombra "algunostratados neopitagóricos " (1
Timoteo, 2 Timoteo, Tito, 195); Collins se refiere a la mencióndePlutarco de Teano (I &
IITimothy y Tito , 69); Fiore Phintys (Epístolas pastorales, 65). Los eruditos que no
mencionan los textos pitagóricoshasta donde puedo decir son: Dibelius y Conzelmann,
Epístolaspastorales; Verner, Casa de Dios; Quinn, Carta a Tito; F.M. Young, Teología de lascartas
pastorales ; Quinn y Wacker, Primera y Segunda Cartas a Timoteo; Towner, Cartas a Timoteo y
Tito
24 INTRODUCCIÓ
N
Bruce W. Winter se en granmedida en fuentes filosóficasen su esfuerzo
por comprender los papeles de la mujer en las "comunidades paulinas"
(que para él incluyen los de las pastorales).76 Sus Roman , Roman Widows
hace más uso que la mayoría de los tratados de Phintys, y las cartas
Melissa a Kleareta y Theano a Euboule.77 En mi opinión, Winter está en al
decir que "hay cartas inestimables [es decir, las dos ] que conservan
enseñanza relativa a la esposa modesta"78 .Sin embargo,como su análisis
no muestra las raícesfilosóficas ni la perspectivadegénero de dicha
enseñanza, no proporciona un contextoexhaustivo para lasinstrucciones
de las pastorales para y sobre las mujeres.
En un ensayo "El Virtus Feminarum en 1 Timoteo 2:9-15" ,Abraham J.
Mal- herbe vincula sōphrosynē (la virtuddela mujer) tantoa sus raíces
filosóficascomo a las pastorales. Refiriéndose tanto al tratado de la Sō
phrosyne¯ como al deMelissa a Kleareta, señala que "Los neopitagóricos
estaban particularmente interesados en el tema de mujer ...."79 Ya quela
fraseología es unavirtudde signifıcant

(Aunque Towner dice estar "en deuda" con Esposas Romanas deInvierno, él mismo no
tomanota de los textos pitagóricos; ., 205, n. 39).
76 No estoy de acuerdo con deWinter de "la nueva mujer", que extrapoló de un ensayo

de Elaine Fantham, "La 'Nueva ': Representación y Realidad," en Women in the Classical World
(eds. Fantham, H. Peet Foley, N. Boynel Kampen, Sarah B. Pomeroy, y
A.H. Shapiro; Oxford: Oxford University Press, 1994), . 10. Además, como Winter percibe
Éfeso como el escenariohistórico de 1 Timoteo como Creta es para Tito, utiliza
sincrítica alguna laspruebas (arqueológicas y textuales) specifıc a esos lugares y las aleer
en las Pastorales (Roman Wives, 97, 128-130, 141-144). De hecho, cada vezqueWinter
intenta extraer datos relevantes de lostextos legales y estudioshistóricosromanos, así
como de lasátira y otros materialesliterarios, los toma todos al de la . Por ejemplo, afirma,
sin más explicaciones: "Juvenal identifıed la mujervergonzosa por medio de sus joyas ...,"
(ibid., 104; refiriéndose a lasátira 6.458-459). Para Winter, las entre "representación y
realidad" son claras alo largo de su investigación, de modoque puede afirmar que las
escuelas filosóficas defienden "... una visión del matrimonio y lamoralsexual enla que
hombres y mujeres operen con fidelidad e integridad contra lo que haconvertido en un
estilo de vida significativoy alternativo para las esposas" (Roman Wives, 74; mis ). Esto parece
ser una obvialectura en laevidencia textual . Véase un análisismás detallado en elcapítulo
5, n. 129.
77 Lasreferencias a las mujeres pitagóricasaparecen en todas lasesposasromanas (98,

102, 107, 121, 154, 162, 167, aunque no todas seindican en el índice). Winter incluye
lastraducciones de Melissa a Kleareta y parte de Theano a Euboule, junto con dos secciones
de On the Sōphrosyne¯ de Phintys (ibíd., 72-74; la traducción de On the Sōphrosyne¯ proviene
de Pomeroy, Women in Hellenistic Egypt, 68, 69). También ofrece una sección de On the
Harmonia de Periktione, pero esto se atribuye sólo a un "Neopitagórico"sinnombre (ibid.,
162; la traducción de este tratado provieneevidentemente de Voula Lambropoulou,
"Algunas virtudesfemeninaspitagóricas ", en Women in Antiquity: New Assessments [eds.
Richard Hawley y Barbara Levick; Londres: Routledge, 1995], 126).
78 Esposas romanas, 72.
79 En Renovar la tradición, 61.
INTRODUCCIÓ 25
N
en las Pastorales, Malherbe propone que se haganmás preguntas : "¿Por
qué el autor eligió las que hizo, cómo las usa y por qué las usa de esta
manera?"80 Mi propia investigación retoma estas preguntas con mucho
detalle en capítulosposteriores .
Dedicando más espacio a los tratados y cartas pitagóricas que cualquier
otro eruditodel Nuevo Testamento, Ulrike Wagener conrazón identifıeslas
fuertes conexiones de su contenido con las enseñanzas sobre mujeres
que se encuentranpri- marmente en 1 Timoteo 2:9-3:1A y 5:3-16.81 Su
análisis lingüísticova más alláde la documentaciónsin complicaciones de los
paralelos. Por ejemplo, respectoa las palabras καταστολy κóσµιοç, α-δwç, y
σωφροσúνη (1 Timoteo2:9 ), argumenta: "La gran uniónentre los Begriffe
los Begriffe es más tradicional; los Begriffe también no tienenun solo
origeny no son tan diferentes entre sí,por lo que se hancreado unos complejos
deconstrucción de edificios."82 Ella fınds que los textos pitagóricosatribuidos a
Periktione, Phintys y Melissa estántodos de acuerdocon la lógica de la
instrucción sobre eladornofemenino en 1 Timoteo 2:9.83 Aún más rel-
evante para este presente estudio, Wagener identifıes los idealesfemeninos
de los escritospitagóricos y las Pastorales como "Literarische
Strategien zur Durchsetzung einer restriktiven Frauenmoral."84 Su
percepción de las " estrategiasliterarias" conduce a un breve debate sobre
los maestrosapropiados para las mujeres y a una consideración de cómo
los seudónimos de los compositoressirven para autorizar cada
corpusepistolar .85 Unode losresultadosde signifıcant delautilización de
nombrespitagóricos femeninos como autores es que "... wird ihnen ja
formal Kompetenzin praktischer Philosophie zugeschrieben."86 Mediante
comentarios tan sugerentes sobre el contexto filosófico y los
contactosliterarios entre los textospitagóricos y lasCartas Pastorales ,
Wagener prepara el terreno para un examenmás exhaustivo de sus
consejosmorales para las mujeres.
Por último, J.E. Taylor plantea unainvitación más para seguir
investigando las teoríasgrecorromanas de la virtud femenina. Al
establecer los límites de su proyecto sobre "Terapéutico" de Philo,
afirma: " Generalmente omito de si fueron conceptualizadas en
términos filosóficosmerece una gran

80 Ibídem, 65.
81 Die Ordnung, 81-85 , 88-92, 123 n. 44, 127 n. 59, 156, 176 n. 53.
82 Ibídem, 82.
83 Ibídem, 84, 88, 89.
84 Ibídem, 89.
85 Ibídem, 90-92.
86 ,91.
26 INTRODUCCIÓ
N
87El presente proyecto trata de satisfacer al menosuna parte de esa necesidad
investigando lasenseñanzas de las Pastorales para y sobre la mujer en
comparación con las cartas atribuidas a lasfilósofas pitagóricas .Esta
disertación se basa en esos exámenes académicos , principalmente los
del fıeld de lacrítica histórica. Aunque hago algunas preguntasde
investigación similares sobre estas cartas, éstas se aplican luegoal
specifıc estado de la virtud y la conducta femenina. ¿Cómo afecta la
composición de lascartas seudepigráficas a las mujeres de su
públicoobjetivo ? ¿Quién está designado para enseñar a las
estudiantescreyentes ? ¿Cómo funcionan los ejemplos moralespara las
mujeres?¿Cómo seemplean los elementos parenéticos epistolares para
lasmujeres? ¿Cómo secaracterizaa los oponentes con respecto a
lasmujeres? ¿Qué virtudmoral se exhorta alas mujeres? ¿Cómo utiliza el
autor sus creenciasteológicas para proporcionar justifıcationpara sus
instrucciones sobre lasmujeres en sus comunidades? Al perseguir estas
preguntas, elaboro una interpretaciónamplia y coherente de los idealesde
instruccióndelas pastoras para
mujeres.

Un PLANDE ESTUDIOS PARA MUJERES FILÓSOFAS

Mientras los movimientos filosóficosantiguos concentrabanla mayor de


sus esfuerzos en la educación de los hombresdeélite en la culturagriega
y romana, mi estudio de la literatura muestra que también sepensaba que
las mujeresnecesitaban orientaciónsobre cómo sus vidas podían
contribuir adecuadamente al contexto social más amplio. En ese
esfuerzo, las estrategias pedagógicasempleadas por los filósofos
adoptan la forma de uncurso deestudio integrado , en resumen, lo
quepuede considerarse un plandeestudios.
Un moderno, pero apropiado, defınitionde plan de estudiosproviene
del educador Franklin Bobbitt: " Aplicado a la educación, es esa serie de
cosas quelos niños y los jóvenes deben hacer y experimentar mediante
desarrollo dehabilidades para hacer bien las cosasque conforman los
asuntos de la vida adulta; y ser en todos los aspectos lo que los adultos
deberían ser".88 Propuso que un en:

87mujeres judíasfilósofas, 175.


88The Curriculum (Nueva York: Houghton Mifflin, 1918), 42; su cursiva. Elsignificado
original en latín era de un (del verbo currere). El uso inglésdocumentadoen fırstpara
elcurrículum como curso de estudio proviene de la Universidad de Glasgow en ladécada
DE 1630. Lo que yo llamo "currículum" también será descrito aquí como "
educaciónmoral", " programa/procesoeducativo","curso de estudio" etc. Los
pensadoresmodernostambién podrían pensar en este tipo de educaciónmoral como un tipo
de "socialización"." Socializar" es " Hacer fıtpara compañerismo
INTRODUCCIÓ 27
N
... la gamatotal de hábitos, formas de pensamiento, , ambiciones, etc., que
sus miembros necesitan para eldesempeño efectivo de sus labores
vocacionales; así mismo, la gamatotal necesaria para sus
actividadescívicas, sus actividadesdesalud , sus recreaciones, su , sus
religiosas y sociales en general .... Será amplio como la vida misma.89
El plande estudios deBobbitt para una vida humanatancomunitaria con
sus elementospolíticos, económicos, familiares, artísticos y religiosos es
tan amplio como la materiacurricular concebida por filosofía clásica,
como seve en sus escritos sobre ética, leyes y política, retórica,
administración del hogar, agricultura, crianza delos hijos y otros
deberesfamiliares, y muchos aspectos de laamistady las
relacionessociales.
Sin ,no son sólo estos temaslos que indican la presencia de un plan
de estudios para mujeres en la literaturafilosófica . En primer lugar, los
autores y sus textos muestran que su contextohistórico es el de un
conocidoproceso de enseñanza/aprendizaje. Por lo tanto, al examinar
estos textos, podemos preguntarnos justamente: ¿quiénesson los
profesores; mediante qué técnicas podrían comunicar el mate- rial?
¿Quiénes son los aprendices; de qué manera podrían practicar lo que seha
enseñado? En segundo lugar, al componer algún tipo demanuscrito
escrito cada autor ha proporcionado "libros de texto"curriculares que
espera que haganavanzar el programaeducativo.De esta manera ,
podemos tratar de saber: ¿cómo transmitirány apoyarán los textos los
objetivos generalesde los profesores?Así , pues, es como yo concibo el
antiguoprogramade estudios morales y filosóficos parala mujer: un
curso de estudio que reúne a maestros (y cómo enseñan), alumnos (y
cómo aprenden ), materias y recursos textualesen un programa
integradode aprendizajepermanente destinadoa las mujeres
specifıcally.

con ; hazte sociable. Convertirse o adaptarse a las necesidades de la sociedad"


(Diccionario de la HerenciaAmericana).
89 El currículum, 43; mi . Estos objetivos no son en absoluto a la paideia griega
(posteriormente adoptada y adaptada por los romanos), con su meta de crear
individuos cultos capaces de asumir sus propios papeles enla sociedad. Werner Wilhelm
Jaeger defınes paideia como "... el proceso de educaral hombre en su verdadera
forma, la verdadera y genuina naturaleza humana. Esa es la verdadera paideia
griega, adoptada por el estadista romano como modelo ... El ideal de carácter
humano que deseaban educar a cada individuo para alcanzarlo no era un patrón
abstracto vacío , existente fuera del tiempo y el espacio" (Paideia: The Ideals of Greek
Culture; Vol. 1, Archaic Greece: the Mind of Athens, [trans. Gilbert Highet (Oxford:
Oxford University Press, 2ª ed. 1945)], xxiv-xxv). Jaeger continúa: "El hombre que
en la obra de los grandes griegos es un hombre político . La educación griega no es
la suma de una serie de artes y técnicas privadas destinadas a crear una
personalidad perfectamente independiente " (ibíd., xxv-xxvi). Un estudio histórico
posterior de la antigua paideia que incluye un capítulo sobre "La mujer y la
28 INTRODUCCIÓ
N
educación", es la Gimnasia de la mentede Raffaella Cribiore: Greek Education in
Hellenistic and Roman Egypt (Princeton; Oxford: Princeton University Press, 2001), 74-
101.
INTRODUCCIÓ 29
N
El fındings de este proyecto depende de lecturascercanasy
comparativas de lascartas pitagóricas y pastorales , que se realizan
mediante métodoshistórico-críticos . Mis comparaciones se basan en: 1)
el texto de lahistoria de cada corpus, que conduce a un debate sobre su
destinatario y suentorno , asícomo apruebas para lapseudepigrafía; 2) un
examen minucioso de las funciones delos seudónimosdeautor; 3)
análisis detalladosde los objetivos retóricosy la argumentación de estas
cartasde instrucción; y 4) la contextualización cultural e históricade las
formas y contenidos epistolares. A lo largo deesta investigación, la lente
interpretativa de un "plan de estudiospara la educaciónmoral de lamujer" se
utiliza como instrumento para sintetizar los elementos
instructivosdiscretos representados en y por las cartas en un todo
integrado.
Cuando elproyecto curricular Pastorales se considera dentro del
contexto más de otros consejosmoralesy filosóficos para la mujer,
especialmente como exemplifıedpor las cartas de las
mujerespitagóricas, nosotros fınd que el autor ha compuesto una
adaptacióndistintivamente paulina de tal formación en moralidad
femenina. El hecho deque sus composicionespseudo-pigráficas fueran
autodefinidas como cartas del apóstol sólo aumentó su influencia entre
sucurrículum general y otras instruccionesmoralesy filosóficas
anticipan y conducen a los esfuerzos similares de de la
iglesiaprimitivaaltamente alfabetizados como Justino , Clemente de
Alejandría y Tertuliano. También intentaron integrar sus
experienciaseducativaspaganas con lo que habían aprendido de la
teología Cristiana, incluyendo el contenido de las Cartas Pascuales.
Alrededor misma , las restriccionesde las pastorales a las mujeres fueron
cuestionadas y desacreditadas por movimientoscristianos que
rolesdeliderazgo y/o prácticasascéticas para las mujeres, como los
montanistas, las personas detrás de los Hechos de Pablo y Tecla, y
algunas formas de gnosticismo . No decirque el éxitode la pseudoepigrafía
del autor de las pastoraleshizo posible la inclusión de sus cartas en el del
Nuevo Testamento, porlo que suposición "ortodoxa" ganó .
Posteriormente ha influido no sólo la vida de mujeres individualessino
tambiénen el desarrollo la civilización occidental durante muchos siglos.
30 INTRODUCCIÓ
N
PRIMERA PARTE

LAS CARTAS DE LAS MUJERES


PITAGÓRICAS
En la primeraparte se presentan las pruebas demi afirmación de que las
cartas atribuidas a las mujeres pitagóricas representan un antiguo plan
de estudios para laformaciónmoral y filosófica de lasmujeres.
Teniendo en cuenta los elementos de tal programaeducativo, mi análisis
demuestra:
(1) Dadoque estos texto sobreviven en forma de cartas morales y
filosóficasy, en particular, en forma agregada de cartas , pueden serleídos
como recursostextuales para la instrucciónmoral de lasmujeres;
(2) los remitentes seudónimos de las cartas sirven como ejemplo
demujermayor
profesores, con los destinatarios nombrados como sus alumnas más
jóvenes ;
(3) ciertos tipos, estilos y objetivos de la retóricaclásica se adaptan como
instructivas puestas en uso dentrode un marco epistolar; y
(4) las ocasiones epistolares proporcionan la materia que se
consideranecesaria para quelasbuenas mujeres , que retoma elementos
del toposde "la buena mujer".
La extensa interacción entre los temas, los seudónimos y la
produccióndetexto cartas individuales y su disposición en lacolección
de cartas hace que cualquier interpretación exhaustiva del corpus delas
mujeres pitagóricas seabastante compleja. Los elementos del
análisisepistolar, mirando la forma, seudónimo ,el estilo y eltema deben
ser , pero la necesidad de examinar cada carta por sus propios méritos se a
la histórica de cartas como contexto interpretativo . Basándose en la
existente ,ninguna de estas cartasde fıve está pensada para ser leída ,
pero cadauna necesita ser investigada por para mostrar cómo
seinterrelaciona con las . La estructura de la primera parte revela mis
dos intenciones: analizar las cartas como textosindependientes y, al
mismo tiempo, examinarlas como partes com-ponentes de un
grupomayor. En últimainstancia, es en esta formarecopilada que
identifico las letras como " recursos textuales" para la educaciónmoral
de las mujeres. El capítulo uno delinea lahistoria dela transmisión las
cartas dentrode sus colecciones y plantea algunas estrategias para leer tal
forma textual compuesta. En la segunda parte del capítulo uno, las cartas
setraducen en su colectiva más común . En el capítulo dos, evalúo los
de los autores implicados como maestros , presentando certificados de
los seudónimos pitagóricosfemeninos analizando las funciones
educativas de los nombresdelosautores epistolares como medio de
establecer el papel delasmujeres mayores en laenseñanzade las mujeres
jóvenes . Los capítulos terceroy cuarto separan el corpus en sus
textosindividuales , proporcionando en el for- mer mis análisis de las
estrategias de enseñanza epistolar, y en el último, una investigación del
contenido instructivode cada carta.
CAPÍTULO UNO

LA COLECCIÓN DE CARTAS DE
PITÁGORAS

Durante siglos, los programas de educación han utilizado textos escritos


como herramientasdeinstrucción : para impartir información, explicar
conceptos y preparar exámenes . Tales fuentes sirven como base
paraladiscusión común ; los estudiantespueden mantenerlas mano
para referencia y recordatorio.Los recursos textualesno sólo extienden
el proceso deenseñanza más alládel aula al ensayar el tema en
cuestión; también reproducen el papel de un profesor por medio de la
vozdelautor. Como ocurreactualmentecon lasantologías o los libros de texto
de varios capítulos, una colecciónescrita de fuentes puede ser
especialmente adecuada para un curso de estudio porque permite abarcar
un mayor número de temas y presentar el tema desde diferentes
perspectivas. En estos aspectos, muchas cartasfilosóficasantiguas se
consideran apropiadamentecomo recursostextuales: 1) tratan de transmitir a
sus lectores el contenido de cómo vivir la buena vida; 2) hablan con la
vozautorizada de un líder o movimientofilosófico; y 3) cuando estas
cartas aparecen como colecciones, ofrecen múltiples ángulos desde losque
el público puede considerar el tema . Tal es el caso de lacolecciónde cartas
atribuidas a autoras pitagóricas que, bajo los nombres de
mujeresderenombre, describenexplícitamente las formas en que las mujeres
deben desarrollarse como individuos morales.
Emergiendo del interés helenístico y delrenacimiento del
pitagorismo, estas fıve -Melissato Kleareta (MK ), Myiato Phyllis
(MPh), Theanoto Euboule (ThE), Theano a Nikostrate (ThN), y
Theano a Kallisto (ThK )- comparten una historia textual
estrechamente conectada . 1 Sin embargo , esta conexión no ha sido
reconocida previamente como signifıcant, en parte porque moderna
fırst examina estas cartas individualmente y luego las interpreta en
Perik- tione (Sobre la Armonía de una Mujer y sobre la
Sabiduría) y Phintys (Sobre la Sōphrosynē de una Mujer). 2 Mientras el tema
de los tratados ayuda a

1 Este textodela historia las cartasde las mujeres pitagóricas se engranmedida en Städele,

Die Briefe des Pythagoras und der Pythogoreer.


2 Ademásde estar fechados antes (3º c. BCE) que las cartas, los tratados atribuidos a las

mujerespitagóricas Periktione (Sobre la armonía de una mujer y sobre lasabiduría) y Phintys


32 CAPÍTULO
UNO
entendiendo la de las cartas, la colección de cartas bajo con- sideración
funciona como un recursoinstructivo en distintivas e importantes .
Como se mostrará másadelante, cadauno de estos textos de
fıveadopta una formaepistolartípica y claramente reconocible, con
remitente, eldestinatario y un saludodeapertura o cierre , junto con
referenciasenfırst y segunda persona.3 Sin embargo, lo más distintivo de
las cartas como artefactos es que en todos los CÓDICES manuscritos
(incluso en un papiro fragmentario del siglo III-IV ),4 cada carta nunca
aparece sola , sino siempre con al menos otra carta del grupo. Además,
varios elementos de su disposición son bastante estables en el momento
se producenlos códices .

LA TRADICIÓN DELCODEX

El primer manuscrito decódice existente que contiene todas las fıve


cartasdelas mujerespitagóricas es Harleianus 5610, fechadoenvarias
desdeelAÑO 1200 hasta principios del sigloXIV CE.5 Todas las cartasde
fıveaparecen entonces en veintidós manuscritosdelossiglos fıfteenth y
XVI6 ,queamenudo se encuentran con cartas y

(Sobre el So¯ phrosyne¯ de una mujer) tienen una historia de texto completamente
separada, siendo en el Antologium de Stobaeus, que contiene ninguna de las cartas delas
mujeres pitagóricas. ( Sin embargo, las fuentes contenían tanto chreiai como un texto
cortoatribuido a Theano, del que hablo en mi análisisde su nombre). Los dos nombres
de losautoresdelos tratados no están vinculados a los tres autores seudónimos de las
cartas en ningún documento antiguo. Eleruditode fırst para reunirlos bajo la etiqueta de
"mujeres filósofaspitagóricas " es Gilles Ménage en el sigloXVII (La Historia de lasMujeres
Filósofas [trans. Beatrice
H. Zedler; Lanham, MD: University Press of America, 1984], 47-62). Una generación más
tarde, Johan Christian Wolf incluye la literatura atribuida a todas estas mujeres
pitagóricasen su Mulierum Graecarum QuaeOratione Prosae Usae Sunt Fragmenta et
Elogia Graece et Latina (Hamburgo: Vandenhoeck, 1735). Coloca todas sus fuentes en
ordenalfabético por nombre de autor; así, la carta deMelissale sigue la de Myia (130-136), yalos
fragmentos deltratado Periktionele siguen los de Phintys (190-200), apareciendoen
último los diversos textos y chreiai atribuidos a Theano 214-248). Seintercalan escritos
de otras " MujeresGriegas"." Esta es la misma secuenciautilizada posteriormente por
Thesleff (Una y textospitagóricos ).
3 Muchos de estos elementos del género epistolar se analizarán más a fondo en el

capítulo dos (sobre la función de los seudónimos de autor) y en elcapítulo tres (donde
examino lasestrategiasretóricas utilizadas en cada ).
4 Aunque este documento es anterior a los códices, es más útil considerar su evidencia

despuésde explicar la posterior , como se .


5 Por supuesto, Harl.El 5610 se deriva de fuentesanteriores, que se encuentranen lo que

Städele designacomo "Familie β" (Die Briefe, 40).


6 He examinado algunos de estos manuscritos: Harl. 5610 y 5635, conservados en la

BibliotecaBritánica , así comoel de la Sra. Chicago 103 (olim Ry.9) en laBiblioteca Newberry
de Chicago.
LA CARTASDEPITÁGORAS 33

other texts by male philosophers.7 Further examination of the women’s let-


ters in these manuscripts shows that two smaller collections—a two-letter
collection (always in the order Melissa to Kleareta and Myia to Phyllis [MM],
and never one without the other) and a three-letter collection (always in
the order Theano to Euboule, Theano to Nikostrate, and Theano to Kallisto
[TH3])—are most often combined into a fıve-letter composite collection.
The letters of Melissa and Myia are most often followed by all three letters
by Theano, but occasionally preceded by them, which leads to two forms of
the composite collection. The information is collated in the chart below:

Table A: Pythagorean Letter Collection


Order of Letters Number of Manuscripts
Composite A: MM → TH38 17
Composite B: TH3 → MM93
TH3 → XX → MM102
TH3116

The varying placement of TH3 can be explained on the basis that these
letters form a small collection of their own, since none of these three let-
ters is ever transmitted singly in the codices.12 The assumption of a sep-
arate “Theano-collection” is supported by the fact that these three letters

7 As one example of the range of other authors included, the manuscript in Chicago

contains: Alciphron, Melissa, Myia, Theano, Hippocrates, Heraclitus, Diogenes, Crates, and
Aeschines. The table of contents lists Theano’s letters as beginning on page 64. Melissa’s letter
is contained on 63 r-v, with Myia’s letter immediately following, 63 v–64 v. Note that in general
the letters are not classifıed by their philosophical schools.
8 This composite order is presented by these manuscripts: Bononiensis 3563; Ms. Chicago

103; Laurentianus Gr. 57.12; Laurentianus Gr. 57.45; Laurentianus Gr. Conventi Soppressi 153;
Palatinus Gr. 132; Harleianus 5610; Matritensis 4557 (olim 19); Neapolitanus III.AA.15 (= 218);
Mazarineus Gr, 4454 (= 4, olim 611A); Parisinus Gr. 3021; Parisinus Gr. 3050; Parisinus Gr. Suppl.
205; Vaticanus Gr. 1353; Vaticanus Gr. 1354; Marcianus Gr. 609; and Vindobonensis phil. Gr.
Suppl. 179.
9 This order appears in: Vaticanus Gr. 1461; Palatinus Gr. 419; and Reginensis Gr. 139.
10 Here XX represents texts from another author inserted between the women’s sub-

collections. According to Städele, in Vaticanus Gr. 1467 (dated 15TH–16TH c.), it is texts by
Musonius, in this arrangement: TH3 126r–131r, Musonius, MK 135v–136v, MPh 136v–137 v. In
Harl. 5635 (15TH c.), the order is: TH3 109r–113v, the letters of Apollonius of Tyana, MK 127r-v
and MPh 127 v–128 v.
11 See n. 13 below.
12 Städele summarizes the evidence: “Die Briefe der Melissa und Myia sind stets als

Paar und nie gesondert von den Theanobriefen … überliefert, die wiederum in einer Hand-
schriftenfamilie, ψ, isoliert auftreten” (Die Briefe, 67). But see my discussion below of P.Haun.
II.13, which has part of only one letter from Theano.
34 CAPÍTULO
UNO
appear in six manuscripts that do not contain the Melissa-Myia collection
at all,13 as well as their being separated from MM by other texts in two
manuscripts.14
In sum, the evidence indicates that by the time renewed interest in
ancient Greek texts led to their being copied by hand,15 the fıve letters most
often form a composite collection, built upon two smaller collections: MM
(a pair of letters in set order) and TH3 (a trio of letters also in an established
order, appearing apart from MM six times). Composite A (MM → TH3) is
extant in seventeen manuscripts, while Composite B (TH3 → MM) occurs
three times, with two anomalous instances where one other author’s texts
are inserted between TH3 and MM.
Determine the ordering principles behind each sub-collection (MM and
TH3) as well as for Composite Collections A and B is complicated. Begin-
ning with MM, it is probable that Melissa to Kleareta and Myia to Phyllis
were placed together because both were composed in the Doricized Greek
thought to be typical of authentic Pythagorean writings,16 as well as because
both were attributed to female senders and treat topics appropriate for
women. The letters are also placed in (Greek) alphabetical order by the
authors’ names, but this is slim evidence with only two names at hand; like-
wise, with only two letters, their relative length is useless as a criterion.17 In
sum, the rationale for collecting MM appears to be based on the criteria of
language, authorship, and contents.
With respect to the collection TH3, we have, of course, three letters
attributed to one author,18 but they are not arranged alphabetically by their

13 These are: Mutinensis Gr. 54 (15TH c.), Leidensis Vossianus Gr. Q 51 (15 TH c.), Laurentianus

Gr. 55.2 (15TH c.), Vindobonensis phil.Gr. 59 (15TH c.), Ambrosianus 348 (1462), Parisinus Gr.
3054 (15TH c. ex.?). (On page 136, n. 3, Städele appears to have omitted one of the six mss.,
Vindobonensis phil. Gr. 59, that contains the letters of Theano, but not those of Melissa and
Myia.)
14 See n. 10 above.
15 The history of copying Greek manuscripts in Renaissance Italy is explained by L.D. Rey-

nolds and N.G. Wilson, Scribes and Scholars: A Guide to the Transmission of Greek and Latin
Literature (3rd ed.; Oxford: Clarendon, 1991), 122–163. According to Reynolds and Wilson, the
mechanized-printing of texts in Greek came later than Latin texts due to the diffıculties of
font design and a lower demand for Greek sources, since the Greek language was less well
known in the West (ibid., 154–155).
16 Thesleff provides a lengthy consideration of Doric forms in pseudo-Pythagorean texts

(An Introduction, 72, 77–92). I discuss the Doricized Greek of MM in the translation section.
17 Melissa to Kleareta (26+ lines in Städele’s edition) is shorter than Myia to Phyllis (34+

lines).
18 A single manuscript, Vaticanus Gr. 578, dated to the 16TH century, contains four other

letters attributed to Theano, but none of these correspond to the letters in TH3. The name
LA CARTASDEPITÁGORAS 35

recipients’ names19 nor by their relative length. The longest of the three let-
ters is Theano to Nikostrate (66 + lines) which stands second (not fırst or last)
in TH3.20 Some evidence about the collection process may be taken from
the title that usually precedes the letters: “Letters of Theano concerning the
raising of children” (cπιστολαì θεανοûç περì τcκνων DΝΑΤΡΟΦYÇ),21 even though
only the fırst letter deals with that topic.22 Another curious fact of the collec-
tion TH3 is that the fırst two letters include χαíρειν in the prescript but give
no closing formula, while in the third letter, Theano to Kallisto, the situation
is reversed: there is no χαíρειν but a farewell salutation—cρρωσο—serves to
close the entire collection.23 We can only assume that earlier in the history
of this collection a scribe modifıed (or added?) these aids to reading (and
copying) and that this act established the sequence even more fırmly in the
tradition. Thus, when the pre-arranged collection TH3 was at some point
joined to MM in both Composites A and B, no changes were made to its
internal sequence.24

“Theano” is mentioned only in the title (not in any epistolary prescript) of this manuscript:
cπιστολαì πρóç τιναç τyç ΣΟΦΩΤDΤΗÇ Θεανοûç. Städele suggests that some copyist attributed
the letters to Theano because the fırst one here (Theano to Eurydike) covers the same topic as
Theano to Nikostrate: a wife’s grief over her husband’s association with a hetaira (Die Briefe,
333, n. 3).
19 Thesleff has published Theano’s letters in such an order, taking no account of their

transmission history (Introduction and Pythagorean Texts); see also n. 24 below.


20 Theano to Euboule is the shortest of the three at 43 lines, with Theano to Kallisto coming

in at 44+ lines. It is theoretically possible that the original composer simply wrote the letters
in this order which has survived the long years of transmission.
21 In Ms. Chicago 103 this title is written in red ink on a separate line above the epistolary

prescript: Θεανw Εuβοúλ¿ χαíρειν (also in red ink).


22 Some copyist must have taken a cue from the fırst position of Theano to Euboule. But

then, as Städele continues: “Der ‘Vorspann’ ist also nicht ursprünglich. Vor den Grußformeln
des zweiten [Theano to Nikostrate] and dritten [Theano to Kallisto] Briefes erfolgt jeweils die
Richtigstellung durch neue Beschreibung des Inhalts” (Die Briefe, 252, n. 3). In Ms. Chicago
103, the “corrected” title for Theano to Nikostrate reads πρòç τyν ζηλοτυποûσαν παραµυθητικý,
“Consolation for a woman who is jealous,” and for Theano to Kallisto, θεανοûç κα9ιστοì περì
θεραπαíνων προστασíαç uποθετικý, “Exhortation from Theano to Kallisto about supervision of
female-slaves”; cf. also, Städele, Die Briefe, 252.
23 This cρρωσο would thus close both the smaller collection TH3, as well as the Composite

Collection A. There is no similar ending for Myia to Phyllis, the second letter of MM, and the
last letter in Composite B.
24 In fact, perhaps here relative length became part of the decision, for Composite A now

moves from the shortest letter (Melissa to Kleareta), to the second shortest (Myia to Phyl-
lis), and then to the longer collection of TH3 (although this is three letters, not one). This
explains why an alphabetical ordering does not apply for all of Composite A. As Städele points
out, the problem with assuming an order based on the influence of the Latin alphabet is
that “die Reihenfolge der Autoren eben auch dem lateinischen Alphabet nicht consequent
36 CAPÍTULO
UNO
Another explanation for the sequence of the letters in Composite A
(MM → TH3) arises from their connection with a letter ascribed to another
Pythagorean: Lysis to Hipparchos.25 In twelve out of seventeen manuscripts
containing Composite A, this letter directly precedes those ascribed to the
women, forming an even larger collection of six Pythagorean letters. The
signifıcance of Lysis to Hipparchos is that it, too, is written in the Doricized
Greek found in both Melissa to Kleareta and Myia to Phyllis. The fırst three
letters in these manuscripts would then have found their position due to

folgt” (Die Briefe, 68). Städele critiques two widely-used editions of Pythagorean texts obscure
the transmission history of the women’s letters: Rudolf Hercher’s edition implies “zusam-
mengefaßten Briefen um ein geschlossenes Corpus” (ibid., 29), referring to Hercher, Epis-
tolographi Graeci: Recensuit, recognovit, adnotatione critica et indicibus instruxit Rudolphus
Hercher (Paris: Didot, 1873), 601–608. Unfortunately, that of Thesleff (Pythagorean Texts)
“stellt zumindest in dieser Hinsicht keinen Fortschritt dar” (Die Briefe, 30). Thesleff has sim-
ply placed the diverse Pythagorean texts in English alphabetical order by the name of the
pseudonymous author, a disposition that never occurs in the manuscripts, so that Melissa to
Kleareta is separated from Myia to Phyllis by texts from the men Metopos and Milon, among
others. (A similar choppy sequencing pertains in Wolf’s Mulierum Graecarum Quae Ora-
tione Prosae Usae Sunt Fragmenta et Elogia Graece et Latina [Hamburg: Vandenhoeck, 1735],
where the letters are included with other writings by women and placed in Latin alphabeti-
cal order. There, Myia’s letter follows that of Melissa, but both are separated from the letters
of Theano by ninety pages.) In addition, Thesleff further disrupts the order of the letters that
are attributed to Theano by placing them in English alphabetical order by the name of the
recipient. He has thus interspersed the letters in TH3 with the four letters from Vat. Gr. 578.
Other translations and comments on the letters that follow Thesleff are plagued by these
irregularities, including Waithe, ed., A History of Women Philosophers; and Plant, ed., Women
Writers.
25 Lysis to Hipparchos is sequenced with Composite A of the women’s letters, in the order

Lysis→MM→TH3, in one manuscript family (Städele’s family β). Composite B of the women’s
letters appears with the Lysis-letter in two out of three manuscripts (Vaticanus Gr. 1461, and
Reginensis Gr. 139), but there other texts are interspersed as well. Further, Lysis appears once
in a manuscript that also contains TH3 (Leidensis Vossianus Gr. Q 51), but again the letters are
separated by texts from other authors. One other manuscript (Vaticanus 1467) contains both
Lysis and the women’s letters in this order: TH3, then the letters of Musonius, MM, Lysis (see
n. 9). In general, Lysis to Hipparchos is more commonly found than the women’s letters, being
transmitted thirty-fıve times, in both families α and β. Städele’s charts detail this evidence
(Die Briefe, 66–67, 77, 103; also, his stemma codicum of Lysis to Hipparchos, 135–136). The letter
of Lysis addresses the need to maintain discretion in communicating Pythagoras’ teaching,
and invokes Pythagorean rituals of purifıcation. It dates to the second half of the third
century BCE, and “probably owes its popularity chiefly to the circumstances that it pretends
to offer an inside view of the Pythagorean community” (Christoph Riedweg, Pythagoras: His
Life, Teaching, and Influence; trans. Steven Rendall, in collaboration with Christoph Riedweg
and Andreas Schatzmann [Ithaca, London: Cornell University Press, 2002], 120). Kathleen
Freeman’s work gives a little more information on the fıfth-century Lysis, a member of the
Taurentine center of Pythagoreanism (The Pre-Socratic Philosophers: A Companion to Diels,
Fragmente der Vorsokratiker [3rd ed.; Oxford: Basil Blackwell, 1953], 74, 77, 78 n. 1, 220–221,
233).
LA CARTASDEPITÁGORAS 37

their dialect (and, possibly, they were placed in either Greek or Latin alpha-
betical order by author’s name),26 with the letters of the famous Pythagorean
Theano appended.
Why Theano’s letters were attached here, while the letter ascribed to her
husband Pythagoras27 was not, deserves some further consideration. Städele
suggests that a chronological framework (based on the times of the authors)
may have been used for arranging the letters but notes that this has been
broken by associations of the subject matter of various Pythagorean letters.
He sees this in the relationship of Pythagoras to Hieron and the letters of
Phalaris,28 but this idea also seems to me to explain the proximate posi-
tions of the women’s letters. If an editor was working under the influence
of chronological ordering, this would recommend placing the letters by the
married couple Pythagoras and Theano near to each other. However, since
her letters deal with “feminine” topics, that is, with women’s roles in mar-
riage, child-rearing, and household management, it might have been more
attractive to link them topically to the Melissa-Myia collection instead.
Moreover, the stable orderings within the small collections MM and TH3,
as well as those found in both Composite A and Composite B, are based on
the unmistakably distinctive feature that all fıve letters identify women as
both senders and recipients of the correspondence. As Städele states:
Von den über 1500 Briefen und Brieffragmenten, die Hercher in seiner Aus-
gabe der griechischen Epistolographen für die Autoren Aelian bis Zenon
zusammengetragen hat, sind nur verschwindend wenige angeblich von
Frauen geschrieben oder an Frauen gerichtet. Noch wesentlich seltener ist
zugleich eine Frau Verfasserin, eine andere Empfängerin …. Um so singulärer
ist die Stellung der drei Pythagoreerinnen Melissa, Myia, Theano im Rahmen
der griechischen Epistolographie.29

26 Within this three-letter sub-collection of Doricized letters, the criterion of length is not

in effect: Lysis is by far the longest, at 66+ lines, Melissa to Kleareta the shortest (26+), with
Myia to Phyllis (34+) in the middle. This gives additional evidence that Melissa and Myia were
joined together because of their “female” qualities.
27 The letter Pythagoras to Hieron shows no special connection to any of the six Pythago-

rean letters thus far discussed.


28 Die Briefe, 68.
29 Ibid., 251. Städele adds: “In der Regel handelt es sich hierbei um fıngierte Hetärenbriefe,

die für verschiedene Sammlungen angefertigt wurden, etwa für die des Alkiphron oder des
Theophylaktos Simokattes …. Selbst Philosophinnen wie Hipparchia … oder Hypatia … treten
nur als Adressatinnen in Erscheinung” (ibid.). For further discussion of Alciphron’s letters of
hetairai, see Patricia A. Rosenmeyer, Ancient Epistolary Fictions: The Letter in Greek Literature
(Cambridge: Cambridge University Press, 2001), 264–273; and Ancient Greek Literary Letters:
Selections in Translation (London; New York: Routledge, 2006), 130–135, 147–157. The position
of the fıve letters attributed to Melissa, Myia, and Theano is no less unique today than it was
38 CAPÍTULO
UNO
Surely the remarkable appearance of the female names themselves must
have suggested a gathering together of these letters to any copyist who had
them at hand.
Even though no single ordering principle can be determined for the
women’s letters in their small and composite groupings within the manu-
script tradition, clearly the reasons behind the collections themselves
depend upon at least these three factors: (1) their Pythagorean associa-
tions (Doric dialect and famous Pythagorean names); (2) their treatment
of women’s issues as subject matter; and (3) their correspondents being
women.

PAPYRUS HAUNIENSIS II.1330

Since the publication of Städele’s edition, new textual evidence for the let-
ters by Pythagorean women has materialized in the form of a papyrus doc-
ument, Papyrus Hauniensis II.13, dated by its editor to the third century CE.31
The letter Melissa to Kleareta and the fırst lines of Theano to Euboule are
written on the verso of the papyrus, while the recto records an unpublished
“offıcial document.”32 While Melissa to Kleareta opens here with a typical

in the Greco-Roman era when they were composed, or during the Renaissance when classical
philosophical texts were recovered and re-copied.
30 In this section, I build upon my essay “Advice to the Bride: Moral Exhortation for Young

Wives in Two Ancient Letter Collections,” in Jewish and Christian Scripture as Artifact and
Canon (eds. Craig A. Evans and H. Daniel Zacharias; Studies in Scripture in Early Judaism
and Christianity; Library of Second Temple Studies 70; London; New York: T & T Clark, 2009),
232–247.
31 Adam Bülow-Jacobsen, ed. and trans., Papyri Graecae Haunienesis, Vol. 2: “Letters and

mummy labels from Roman Egypt” (Bonn: Dr. Rudolf Habelt GMBH, 1981), 1–3. The exact
provenance is unknown. Raffaella Cribiore briefly perused a digital image of this papyrus
and suggested an early fourth-century CE date: “I can tell you that the hand of P.Haun. 13 is
a semi-literary hand excellent in terms of legibility. I would date it to the beginning of the
fourth century. Since the roll clearly preserved a collection of letters, it is not a teacher’s
model. Models are always not so extensive. This scribe is very capable but it is diffıcult to
say if he produced a book for a private library (a scholar’s perhaps) or if this type of letters
was used in philosophical schools (I kind of doubt it). Women certainly did not reach that
level of education and for the vast majority of women reading this papyrus would have
been almost impossible” (email correspondence, dated March 7, 2007). Since the papyrus
was published in 1981, it was not available for Städele’s edition, so that Bülow-Jacobsen’s
comments on the relationship between the papyrus and the later manuscript tradition are
very helpful.
32 This designation comes from Bülow-Jacobsen. Papyri, 1. The upper right hand corner on

the verso is broken off, and the letter of Melissa has been written on what remains available, so
it appears that this was a piece of recycled papyrus. There is no kollesis, so the editor assumes
LA CARTASDEPITÁGORAS 39

epistolary prescript: µcλισσα κλεαρcτ¿ χαíρειν, there is no formal ending to


the letter, such as cρρωσο.33 However, the ending of this letter and begin-
ning of the next is signaled fırst by a forked paragraphus followed by an
“enlarged theta” for Theano’s name in the prescript of that letter: θεανw εu-
βοúλ¿ χαíρειν.34 With the addition of these few lines from Theano to Euboule,
the papyrus text provides the earliest evidence of the collecting of the
Pythagorean women’s letters.
As stated above, in all of the Renaissance manuscripts Melissa to Kleareta
is written in a Doricized Greek.35 A word-for-word comparison of the texts
shows that in P.Haun. II.13 those Doricisms are consistently represented by
Koiné forms of the same words.36 The text also shows that Koiné words have
been substituted for some of the more unusual Doric forms.37 It certainly
seems more likely that the Doricized text of the later manuscripts is prior to
this Koiné papyrus version, since one can more easily conceive of a copyist
changing the less familiar Doric into a more usual Koiné rather than the
other way around. This means that the Doric version offers the more diffscult
reading. Furthermore, each addition or change to Koiné in the papyrus can
be explained as a lectio facilior, in Bülow-Jacobsen’s phrasing, that would
assist the reading of the letter by a later audience.38 Another noteworthy
difference is that the papyrus text is about ten percent longer than the later
manuscripts (roughly 240 versus 212 words), since in P.Haun. II.13 there are

that this document was originally a scroll (ibid.). Neither Melissa to Kleareta nor Theano to
Euboule has been found in any other papyrus documents. P.Haun. II.13 is not included in the
recent volume of letters from “real” women by Roger Bagnall and Raffaella Cribiore, with
contributions by Evie Ahtaridi, Women’s Letters from Ancient Egypt, 300 B.C.–(A.D. 800 (Ann
Arbor: The University of Michigan Press, 2006).
33 Again, there is no closing greeting to this letter in the codices either.
34 The fırst letters of the names Melissa, Kleareta, and Euboule are not similarly capital-

ized. However, the upper-right line of the κ of κλεαρcτ¿ extends in a flourish over the -λεα- of
that name.
35 For example, using alpha instead of eta in many feminine forms (ΤDΝ for τýν, ΨΥΧDÇ for

ψυχyç), among other distinctive forms.


36 I count more than seventy small differences in this category.
37 For instance, τελειοûσθαι, “to become perfect,” takes the place of πολιοûσθαι, “to grow

gray,” in line 8. I point out further changes in the translation notes.


38 Papyri, 10. E.A. Judge states: “In the case of Melissa we are apparently dealing with

the modernisation of the text by an editor, which must surely imply that it would be more
effectively communicated in the koine. Was this an advantage for women in particular?
John Chrysostom once switched from Attic to the koine when a woman complained she
could only follow the half of what he said (Zgusta, op.cit., p. 130)” (“A Woman’s Behavior,”
in New Documents Illustrating Early Christianity 6 [1992]: 23; citing L. Zgusta in G. Neumann
and J. Untermann, eds., Die Sprachen im römischen Reich der Kaiserzeit [Cologne 1980],
124).

También podría gustarte