Raquel Puerta Varó

Del 27 de Enero al 28 de Febrero del 2011

FUNDACIÓN CULTURAL FRAX DE LA COMUNITAT VALENCIANA Patronos de Honor M. H. Sr. D. JOSÉ LUIS OLIVAS MARTÍNEZ D. MODESTO CRESPO MARTÍNEZ D. RAMÓN MARTÍN MATEO D. PERE MARIA ORTS I BOSCH PATRONATO Presidente D. MATÍAS PÉREZ SUCH Vicepresidentes D. RAMÓN DE SOTO ARÁNDIGA Dña. CONCEPCIÓN GÓMEZ OCAÑA Secretaria Dña. MARÍA JOSÉ ARGUDO POYATOS Tesorera Dña. NURIA MONTES DE DIEGO Vocal Director de Proyectos D. SEBASTIÀ GARCIA I MUT Vocales D. ANTONIO LÓPEZ DE ÁVILA MUÑOZ D. LUIS MIGUEL MARTÍ BORDERA D. ISAAC VIDAL SÁNCHEZ

Patronos D. VICENTE ARQUES CORTÉS D. JOSÉ MANUEL DEL CARPIO HORNERO D. PERE JOAN DEVESA MARTÍNEZ D. JOSÉ MIGUEL ESCRIG NAVARRO D. VICENTE ESCRIG PERIS D. JUAN ANTONIO ESPINOSA ZARAGOZA D. JUAN ÁNGEL FERRER AZCONA D. FRANCISCO JAVIER GARCÍA CUENCA D. FELIPE V. GARÍN LLOMBART D. JOSÉ GASCÓ FRAU D. ÁNGEL HERNÁNEZ RODRÍGUEZ D. FRANCISCO JUAN MARTÍNEZ D. MARIANO LÓPEZ GARCÍA D. JAIME LLINARES FUSTER D. FRANCISCO RAMÓN LLORENS ORTS D. RAFAEL MIRÓ PASCUAL D.ña. Mª VICTORIA PALAU TÁRREGA D. VICENTE PÉREZ AGULLÓ D. VICENTE PÉREZ GASQUET D. CARLOS ALBERTO PRECIOSO ESTIGUÍN D. JESÚS RODRÍGUEZ MARÍN D. EDUARDO SÁNCHEZ JAÉN D. JOSÉ SUCH RONDA Dña. Mª LUCÍA TORRES FONTGIRVERT

EXPOSICIÓN Comisariado Dña. RAQUEL PUERTA VARÓ Dña. INMACULADA PAYÁ POVEDA CATÁLOGO Texto D. VICENTE ARQUES CORTÉS D. MATÍAS PÉREZ SUCH Dña. RAQUEL PUERTA VARÓ D. JOSE MANUEL ÁLVAREZ ENJUTO Dña.LOURDES SANTAMARÍA BLASCO Traducción al valenciano Dña. MARICARMEN MONTERO GOMIS Maquetación Dña. RAQUEL PUERTA VARÓ Dña. INMACULADA PAYÁ POVEDA Fotografías RAQUEL PUERTA VARÓ ISBN13:978-84-614-6785-3

..................................................... de los textos: los autores de las imágenes: los autores y propietarios de la presente edición: Fundación Cultural Frax de la Comunitat Valenciana, 2010

© © ©

Fundación Cultural Frax de la Comunitat Valenciana Paseo de las Estrellas, 3 03581 - Albir - L’Alfàs del Pi (Alicante, España) Tel.: +34 96 686 40 40 - Fax: + 34 96 686 42 42 www.fundacionfrax.org e-mail: fundacion@fundacionfrax.org Fundación Cultural Frax de la Comunitat Valenciana - Paseo de las Estrellas, 3 - 03581 - Albir - L’Alfàs del Pi (Alicante, España) Tel.: +34 96 686 40 40 - Fax: +34 96 686 42 42 - www.fundacionfrax.org - e-mail: fundacion@fundacionfrax.org

Sinfonía de ausencias y presencias
Del 27 de Enero al 28 de Febrero de 2011

Raquel Puerta Varó

VICENTE ARQUES CORTÉS Alcalde de l’Alfàs del Pi
La Fundación Cultural Frax vuelve a mostrar en una de sus salas el emergente arte de una artista alicantina. Una joven creadora, con vocación educativa y vecina de nuestro querido municipio de Altea. Villa maravillosa del Mediterráneo que se ha convertido en hogar de grandes artistas y semillero de jóvenes promesas del Arte que cultivan su imaginación en la magnífica Facultad de Bellas Artes de la Universidad Miguel Hernández, en la que Raquel Puerta Varó ofrece su experiencia a los alumnos a través de la enseñanza, mientras ella sigue creciendo en su dimensión de artista. Es una privilegio poder disfrutar en l’Alfàs del Pi de una exposición que nos ofrece la posibilidad de sentir un torrente de sensaciones, sentimientos, acciones y reacciones a través de alrededor de la decena de piezas que conforman tan brillante muestra. Raquel Puerta Varó, según ella misma describe, intenta con su nueva exposición “Sinfonía de Ausencias y Presencias” mostrar el camino que debemos seguir, camino que se convierte en un descenso paulatino con estadios que no logramos advertir. Sus obras nos permiten observar y disfrutar una simbiosis armónica de materiales tan diferentes como el hierro y la porcelana, misteriosamente, y gracias a la sensibilidad del artista, convertidas en vehículos mediadores entre el artista/individuo y su entorno. Son numerosas las virtudes que Raquel Puerta Varó nos muestra con sus creaciones, y en todas ellas demuestra la enorme capacidad expresiva de una artista que te crea la necesidad de volver a ver su obra. Una vez más debo de felicitar a la Fundación Cultura Frax por poner a disposición de los ciudadanos la oportunidad de percibir las sensaciones que ofrece los trabajos de una brillante artista alicantina. A la vez vuelvo a sentir la satisfacción de poder decir con orgullo que l’Alfàs del Pi y la Fundación Frax siguen recorriendo el próspero camino de promoción de artistas de nuestra tierra, que, además, con sus obras contribuyen a seguir aumentando la calidad artística de un Centro Cultural con vocación y proyección internacional.

VICENTE ARQUES CORTÉS Alcalde de l’Alfàs del Pi
La Fundació Cultural Frax torna a mostrar en una de les seues sales l’emergent art d’una artista alacantina. Una jove creadora amb vocació educativa i veïna del nostre benvolgut municipi d’Altea. Vila meravellosa del Mediterrani que s’ha convertit en la llar de grans artistes i planter de jovenes promeses de l’art que cultiven la seua imaginació en la magnifica Factultad de Belles Arts de la Universitat Miguel Hernández en la que Raquel Puerta Varó ofereix la seua experiència als alumnes a través de l’ensenyament, mentre ella continua creixent en la seua dimensió d’artista. És un privilegi poder gaudir en l’Alfás del Pi d’una exposició que ens ofereix la possibilitat de sentir un torrent de sensacions, sentiments, accions i reaccions al vltant de la decena de peces que conformen tan lluenta mostra. Raquel Puerta Varó, segons ella mateixa descriu, intenta amb la seua nova exposició “Simfonia d’Absències i Presències” mostrar el camí que cal seguir, camí que es converteix en una davallada gradual amd estadis que no aconseguim advertir. Les seues obres ens permeten observar i gaudir d’una simbiosi harmònica de materials tan diferents com el ferro i la porcellana, miseriosament, i gràcies a la sensibilitat de l’artista, convertides en vehicles mitjadors entre l’artista/individu i el seu entorn. Son nombroses les virtuts que Raquel Puerta Varó ens mostra amb les seues creacions i, en totes elles, demostra la gran capacitat expressiva d’una artista que et crea la necessitat de tornar a veure la seua obra. Una vegada més, cal felicitar a la Fundació Cultural Frax, per posar a disposició dels ciutadans la oportunitat de percebre les sensacions que ofereixen els treballs d’una brillant artista alacantina. Al mateix temps torne a sentir la satisfacció de poder dir amb orgull que l’Alfás del Pi i la Fundació Frax continuen recorrent el prósper camí de promoció d’artistes de la nostra terra, que, a més, amb les seues obres contribueixen a seguir augmentant la qualitat artística d’un Centre Cultural amb vocació i projecció internacional.

MATÍAS PÉREZ SUCH Presidente de la Fundación Frax
La Fundación Frax vuelve a abrir sus salas a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Miguel Hernández para exponer, en esta ocasión, una muestra excepcional de la artista y profesora del centro Raquel Puerta Varó. Su título, ‘Sinfonía de Ausencias y Presencias’, traza con nitidez lo que el público podrá contemplar en la misma, una reflexión sobre aquello que conforma el interior de cada persona. Raquel Puerta muestra en la exposición cómo visualiza su interior las pérdidas y los regalos que le ha dado la vida, cuyos sentimientos, por ser universales, son fácilmente interpreta dos por quien se pone frente a ellos. Un mosaico de sentidos que la artista consigue generar en el espectador a través de una composición de piezas elaboradas con distintas materias primas, desde el hierro a la porcelana. Esta pluralidad de texturas, ensalzadas con las líneas puras de una artista que las utiliza para materializar lo etéreo, da como resultado una oportunidad al público de la Fundación Frax para disfrutar del arte mientras se toma un tiempo para interiorizar y reflexionar sobre las ausencias y presencias que han marcado su personalidad.

MATÍAS PÉREZ SUCH President de la Fundació Frax
La Fundació Frax torna a obrir les seues sales a la Facultat de Belles Arts de la Universitat Miguel Hernández per exposar, en aquesta ocasió, una mostra excepcional de l’artista i professora del centre Raquel Puerta Varó. El seu títol, “Simfonia d’Absències i Presències”, traça amb nitidesa el que el públic podrá contemplar en la mateixa, una reflexió sobre alló que conforma l’interior de cada persona. Raquel Puerta mostra en l’exposició com visualitza el seu interior les pérdues i els regals que la vida li ha donat, els sentiments de la qual, per ser universals, són fàcilment interpretats per qui es posa front ells. Un mosaic de sentits que l’artista aconsegueix generar en l’espectador a través d’una composició de peces elaborades amb diverses matèries primes, des de el ferro fins la porcellana. Aquesta pluraritat de textures, exalçades amb les línies pures d’una artista que les utilitza per materialitzar el eteri, dóna com a resultat una oportunitat al públic de la Fundació Frax, per gaudir de l’art mentre es prén un temps per a interioritzar i reflexionar sobre les absències i presències que han marcat la seua personalitat.

RAQUEL PUERTA VARÓ Prof. Facultad de Bellas Artes. U. Miguel Hernández.
O el pozo era en verdad profundo, o ella caía muy despacio, porque Alicia, mientras descendía, tuvo tiempo sobrado para mirar a su alrededor y para preguntarse qué iba a suceder después. Primero, intentó mirar hacia abajo y ver a dónde iría a parar, pero estaba todo demasiado oscuro para distinguir nada. Lewis Carrol. “Alicia en el país de las maravillas” El individuo, se enfrenta a diario a una realidad no controlada pero sí obligada, realidad que cuestiona y a la que se le pregunta incesantemente “¿por qué?”, la respuesta pude ser sí o no, planteando la afirmación como el ser y la negación como el no ser, como la nada. Las situaciones/acciones a las que nos enfrentamos traen consigo consecuencias, reacciones, vivencias… convertidas en fuente de felicidad o tortura, alegría o dolor, incidiendo con tal vigor que cristalizan en nuestra memoria. Cada hecho presupone una acción voluntaria o involuntaria que conforma el itinerario vital del ser, consolidando una presencia de este, en el entorno. Estando o conformando un núcleo de vivencias vinculadas al espacio ser y no ser, desarrollado por Sartre, en el que la presencia necesita de una ausencia para sobrevivir. El individuo no concibe la necesidad real, psicológica, sensitiva… de la ausencia física, para poder desarrollarse en plenitud. Toda desocupación del espacio conlleva un vacío, una perdida de ser / de un ser, que se convierte en una ausencia presente en su desarrollo. La falta, la desocupación del espacio en la evolución del individuo, nos traslada a un estadio de incomprensión y desasosiego, donde la aceptación de la ausencia convertida en presencia nos permite asumir la realidad obligada. Se convierte así, la vida en una partitura de ausencias y presencias, que marcan nuestro recorrido. Ambos términos se fusionan y conviven en nuestro inconsciente, creando un mundo ficticio por y para el que vivimos voluntariamente. El momento de caída, de dolor, de pérdida… se registra en nuestra mente pasando a ser un recuerdo, en ocasiones casi tangible, forzándonos a recuperar una presencia ya convertida en ausencia, destinándonos pues a asumir la pena. Nuestro mundo, mi mundo, es pequeño pero formado por seres muy grandes. Un mundo de sueños, que un día se desvaneció y se convirtió en cruel, doloroso… real, los caminos rectos, llanos… cambian su estado, son ser penteantes, abruptos sentenciándote a un caída tras otra sin tregua alguna. Caminos que no tienen finitud, en los que confluyen estad

os antagónicos obligados a fundirse y comprenderse. Creando así una partitura de sensaciones, sentimientos, comportamientos… en la que vacíos y llenos, ausencias y presencias dan forma a una sinfonía inacabada. Sinfonía, que se convierte en tangible, ya que mediante un estado de transición muestro la reconstrucción de experiencias, sucesos, recuerdos vividos. Las piezas registran los estadios anímicos a los que me he enfrentado, mediante un lenguaje plástico concreto, donde la fragilidad y la fuerza coexisten y se funden creando mi realidad, presencias y ausencias que forman el ser. El espectador se ve involucrado en un mundo de realidad voluntaria e involuntaria al unísono, en el que hierro, porcelana, escayola, madera, plomo, estaño… se afianzan como transmisores de una época. Las referencias visuales son reconocibles en parte, aportando una información concreta a partir de fragmentos de una experiencia personal, siendo completada por el observador. Alrededor de una decena de piezas conforman esta muestra, donde la pureza de un color fusionada con materiales francos como el hierro y frágiles como la porcelana, se convierten en vehículos mediadores entre el artista/individuo y su entorno. Conexiones umbilicales, concavidades

y convexidades corpóreas, huellas que se alejan, caminos que se pierden, desgarros que intentan cicatrizar, pilares que sostienen mi vida, vacíos contenidos de hogar… Interconexiones de una existencia. “Sinfonía de ausencias y presencias” muestra el camino que debemos seguir, camino que se convierte en un descenso paulatino con estadios que no logramos advertir, en los que no encontraremos respuesta alguna, ni consuelo, entendiendo que la oscuridad se puede llegar a convertir en claridad. Someday ill wish upon a star Wake up where the clouds are far behind me Where trouble melts like lemon drops High above the chimney tops that’s where you’ll find me oh Somewhere over the rainbow. Yip Harburg Algún día desearé en una estrella Despertar donde las nubes están lejos debajo de mí Donde los problemas se derriten como gotas de limón Muy arriba de las chimeneas es ahí donde me encontrarás En algún lugar sobre el arco iris. Yip Harburg “Over the rainbow” (Fragmento)

RAQUEL PUERTA VARÓ Prof. Facultat de Belles Arts. U. Miguel Hernández.
O el pou era veritat fons o ella queia molt espai, perqué Alicia, mentre baixava tingué temps sobrat per mirar al seu voltant i per preguntar-se qué anava a succedir després. Primer, intentà mirar cap avall i veure a on aniria a parar, però estava tot massa fosc per a distinguir no res. Lewis Carrol “Alicia al país de les meravelles” L’individu s’enfronta a diari a una realitat no controlada però sí obligada, realitat que qüestiona i a la que se li pregunta incessantment, per què? La resposta pot ser sí o no, plantejant l’afirmació com el ser i la negació com el no ser, com el no-res. Les situacions/accions a les que ens enfrontem trauen amb si conseqüències, reaccions, vivències... convertides en una font de felicitat o tortura, goig o dolor incidint amb tanta força que cristal•lizen en la nostra memòria. Cada fet presuposa una acció voluntària o involuntària, que conforma l’itinerari vital del ser, consolidant una presència d’aquets en l’entorn, sent o conformant un nucli de vivències vinculades a l’espai ser i no ser, desenvolupat per Sartre, en el que la presència cal d’una absència per a sobreviure. Aqueix individu comprén la necessitat real, psicològica, sensitiva... de l a absència per poder desenvolupar-se plenament. Tota desocupació de l’espai comporta un buit, una pèrdua de ser, d’un ser que es converteix en una absència present en el seu desenvolupament. La manca, la desocupació de l’espai en la evolució de l’individu ens trasllada a un estadi de incomprensió i neguit, a on l’aceptació de l’absència convertida en presència ens permet assumir la realitat obligada. Es converteix així la vida, en una partitura d’absències i presències que marquen el nostre itinerari. Ambdós termes es fusionen i conviuen en el nostre inconscient, creant un món fictici per i para el que vivim voluntariament. El moment de caiguda, de dolor, de pèrdua... es registra en la nostra ment, passant a ser un record, en ocasions quasi tangible, forzant-nos a recuperar una presència ja convertida en absència, destinant-nos a assumir la pena. El nostre món, el meu món, és xicotet però format per éssers molt grans, un món de somnis, que un dia es dissipà i es convertí en cruel, dolorós... real, els camins rectes, plans... canvien el seu estat, són serpentejants, abruptes, sentenciant-te a una caiguda darrere d’altra sense treva alguna. Camins que no tenen fi, en els que conflueixen estats antagònics obligats a fondre’s i comprendre’s, cre

ant així una partitura de sensacions, sentiments, comportaments... en la que els buits i plens, absències i presències donen forma a una simfonia sense enllestir. Simfonia que es converteix en tangible, ja que mitjançant un estat de transició, mostre la reconstrucció d’experiències, succesos, records vivits. Les peces registren els estats anímics als que m’enfronte, mitjançant un llenguatje plàstic concret a on la fragilitat i la força coexisteixen i es fonen, creant la meua realitat, presències i absències que formen el ser. L’espectador es veu involucrat en un món de realitat voluntària i tambè involuntària a l’uníson, en el que el ferro, la porcellana, escaiola, fusta, plom, estany... es refermen com a transmissors d’una època. Les referències visuals són reconegudes en part, aportant una informació concreta a partir de fragments d’una experiència personal, essent completada per l’obsevador. Al voltant d’una desena de peces conformen esta mostra, a on la puresa d’un color fusionada amb materials francs com el ferro i fràgils com la porcellana, es converteixen en vehicles mitjadors entre l’artista, individu i el seu medi. Connexions umbilicals, concavitats i convexitats corpòries, petjades que s’allunyen, camins que es perden, estripes

que intenten cicatritzar, pilars que sostenen la meua vida, buits contenguts de la l lar... interconnexions d’una existència. “Simfonia d’absències i presències” mostra el camí que devem seguir; camí que es converteix en un descens gradual amb estadis que no aconseguim advertir, en els que no trobarem respota alguna, ni consol, comprenent que la foscor es pot convertir en claretat. Someday ill wish upon a star Wake up where the clouds are far behind me Where trouble melts like lemon drops High above the chimney tops that’s where you’ll find me oh Somewhere over the rainbow. Algun dia desitjaré en un estel Despertar on els núvols estan lluny sota meu On els problemes es fonen com gotes de llima Molt amunt de les ximeneres és aquí on em trobaràs En algun lloc sobre l’arc de Sant Martí. Yip Harburg “Over the rainbow”

JOSE MANUEL ÁLVAREZ ENJUTO Prof. Facultad de Bellas Artes. U. Miguel Hernández.
RAQUEL PUERTA ENTRE LA ENCRUCIJADA DE LAS APARIENCIAS INTANGIBLES Los blancos de las páginas vacías siempre son vértigos abiertos a simas profundas al comenzar una escritura. Más o menos intuimos o creemos intuir o creemos que reconocemos la progresión correcta hacia ese fondo oscuro que es lo que significa cada una de las líneas que redactamos, que van llenando esa ausencia original primera. Así son todos los escritos desde el mismo instante de hacerse. A veces la progresión no es la acertada y nos abundamos en fondos aún más oscuros, más profundos, más crípticos, más inescrutables. Es cuando las líneas que se han escrito no nos ayudan a avanzar y, lo que es peor, en ocasiones, nos dificultan la determinación emprendida del camino elegido en busca de la claridad y nos vemos obligados a regresar y desandar lo andado hasta de nuevo el origen del principio para intentar, con nuevas palabras, con nuevas frases, con nuevas construcciones sintácticas, hallar lo que creeremos va a ser la guía definitiva, el lazarillo que nos dirija hasta la evanescencia. Por eso el blanco de las páginas vacías en cada inicio de cada escrito es tan imponente, tan sobrecogedor, tan boscoso, que resulta casi imposible no dudar cada vez que encaramos la hondura mistérica del blanco inmenso de cada página vacía para ser imagen de nuestro pensamiento, formato onírico. Ahora, al abordar este escrito, y tener que referirme a la persona y al trabajo puntual de mi vieja amiga y antigua alumna Raquel Puerta ante su próxima e inmediata exposición, y debido a las causas que le han conducido a la fisicidad conceptual de la muestra, he creído conveniente recurrir a ese extremo del vacío inmenso por la ausencia y metaforizar por el blanco tremendo de la página vacía al comenzar cada escrito. El recurso referido responde a dos propósitos reveladores, por un lado mediante la formalización de una redacción, con la dificultad que entraña siempre eso, de dar a conocer aspectos personales privados (vacíos y ausentes para los demás) de la autora para maximizar el acercamiento a su intención creativa, el grado de su compromiso con el arte o el de su consciencia con la infinitud excepcional de este medio para ser; y por otro el de amplificar sus inquietudes intelectuales, sensoriales y, en mayor grado, sentimentales. En primer término, trascender el interés de Raquel Puerta por hacerse un hueco en el mundo del arte desde que la conocí siempre fue su obsesión y su determinación clara. Trabajó muy duro y seriamente en todas las asignaturas en las que se matriculó a lo largo de la carrera. Se exigió el máximo aprendizaje con la certidumbre de querer pertenecer a la comunidad artística. Así de claro desde el inicio mismo de sus estudios. Ya lo referí en otra ocasión al escribir de ella y

de su trabajo apenas terminados sus estudios de bellas artes con motivo de la exposición que llevó a cabo en el singular y provocador espacio expositivo de los viejos “Hangares del Trenet de Altea” de los que yo era el responsable. El resultado de su esfuerzo y de su empeño es que hoy, seis o siete años después vuelvo a escribir sobre ella y sobre su trabajo para el catálogo de su próxima exposición. De entonces a hoy han cambiado demasiadas cosas. Entonces su trabajo se concentraba en un aspecto insólito del llamado arte urbano, mayoritaria y exclusivamente reconocido por la iconografía del graffiti. A modo del procedimiento de Gordon Matta-Clark, Raquel Puerta proponía la recontextualización al lenguaje del arte de un hecho tan común y tan desconsiderado como tal como el de las albañilerías metropolitanas. La ejecución y representación formal de ese trabajo, Raquel Puerta lo consideró como una manifestación próxima a las llamadas instalaciones artísticas, donde la obra es y cobra sentido al plantearse como unicidad y forma absoluta compareciente una vez que el espacio arquitectónico ocupado es decisorio y fundamental en el propósito conceptual y conformativo del empeño artístico. En aquella ocasión a la que me refiero, Raquel Puerta consiguió adecuar ambos requisitos. En la edición de 1997 del Sculpture Projects in Münster el artista estadounidense Lawrence Weimer presentó un trabajo que enfatiza y acompaña la preocupación dis

cursiva de Raquel Puerta en aquel periodo. El contenido formal y conceptual que inquieta el quehacer de esta joven autora para la ocasión que nos ocupa es muy diferente a la de entonces. Tanto en su elaboración, como en el uso de los materiales, como en su universo reflexivo, ocupado por la inclemencia e implacabilidad de los rigores de la vida. La serie que nos ofrece hoy esta artista se registra dentro del ámbito insensible de la realidad dolorosa de las ausencias imprevisibles de los seres a los que amamos profunda e ineluctablemente, el desgarro en el alma que nos ocasionan esas ausencias, la negritud que se nos abre en el devenir vacío. Un hecho tan determinante en nuestras vidas que Raquel Puerta lo escenografía sobrecogedoramente mediante un conjunto de apariencias intangibles, fisicidades incomparecientes, recurrencias objetuales como eternitud para que no dejen de estar. Sin duda encrucijadas laberínticas de los pensamientos al enraizarse con los sentimientos, con los sentidos, con las exigencias y modismos para que no dejen de estar en la razón del espíritu artístico. Las ausencias, sean cuales quieran, y más aún si se trata del corazón, siempre, siempre, serán recurridas a fisicidades intangibles como recurso para omnipresenciar la ausencia amada. Sobre esto discurre la inmensidad e imponencia de los vacíos de las páginas en

blanco al comenzar cualquier escrito. Como la del alma y el corazón al enfrentarse a las ausencias de los seres más amados. Como el alma y el corazón de Raquel Puerta al experimentar la ausencia de algunos de sus seres más queridos y que como al comienzo de arrancar a escribir (presencia de la ausencia) en una página desnuda y vacío inquietante la redacción que lo explique todo, horadó en la lexicografía de la escultura para hacernos partícipes de su largo y espinoso camino emprendido como consecuencia de esos vacíos impuestos por el hecho de vivir y hacernos partícipes de las almas rotas universales. El resultado artístico generado por la aflicción de sus ausencias naturales cercanas por el acto mismo de vivir, en Raquel Puerta le han inducido a la realización de unas obras de extraordinaria vehemencia y magnitud interna, al tiempo que de una trémula y cálida poesía. ¡Es tan negro el luego de nosotros abierto cuando alguien amado se ausenta para siempre de nuestro corazón y nos vacía un pequeño rincón del alma…! Un poco antes de que la noche alcance su centro y el silencio sea absoluto. Para mi antaña alumna Raquel Puerta.

LOURDES SANTAMARÍA BLASCO Prof. Facultat de Belles Arts. U. Miguel Hernández.

RECUERDOS DE YESO Y SEDA

Habría sido una palabra-ausencia, una palabra agujero, con un vacío excavado en el centro, vacío que se habría tragado todas las otras palabras. Era imposible pronunciar esta palabra; pero tal vez se la podía hacer resonar. Marguerite Duras Todo artista es un imaginativo que concibe, proyecta y sintetiza la fuerte tensión íntima entre el principio del placer y el principio de realidad. La creación de una imagen/obra/objeto es el cumplimiento de un deseo, un sueño o un recuerdo del pasado que se lleva adherido a la carne y a la mente. Las imágenes son símbolos, verdaderos conceptos, límites de la realidad que nos permiten profundizar en el “yo” y conjugar las posibilidades del “ser”. A pesar de que aviven y despierten la intensidad dolorosa o gozosa del recuerdo pasado o del presentido futuro, las imágenes nos constituyen íntimamente como seres ansiosos que ya no pueden dejar de desear. La imagen es el recuerdo congelado del acto de crear, dirigido al espectador, pero, en primer lugar, al creador que se auto-examina... el placer pasa por la imagen, ésa es la gran mutación que nos señala Roland Barthes El proyecto artístico de Raquel Puerta es el testimonio de una adolescencia per dida, de cierta nostalgia por una inocencia

Interrumpida, sujeta a cambios, a imprevistos, a accidentes, a fuerzas que transforman lo seguro y aparentemente inmutable. Las obras que nos muestra la artista intentan reconstruir, en secreto, en silencio, para un uso privado, un mundo de fetiches cercanos y tranquilizadores, creando rituales para conjurar y exorcizar la nostalgia de una Arcadia perdida que se ha convertido en un dolor profundo y oscuro. Estas heridas afectivas y los deseos no satisfechos forman un coagulo de dolor, casi un cuerpo con vida propia, bloqueado y congelado. Los cuerpos se desdoblan en objetos metonímicos con los que establece un diálogo profundo e íntimo. Sobre una construcción imaginaria del cuerpo se pueden hacer resonar, representar y revivir las palabras innominadas y excavar los vacíos, las ausencias, los recuerdos... Lo que perturba e inquieta acaba por construir objetos e imágenes nuevas y ambivalentes, turbadoras y terribles, y a la vez narcotizantes y melancólicas. Los objetos exhiben signos y gritos doblemente temibles por ser silenciosos y secretos. El silencio, ese interdicto tenaz e invisible, se convierte en carne y voz de los afectos escindidos y negados. El objeto, revestido del aura afectiva del fetiche, adquiere carácter de escul tura; la construcción de lo domestico deviene una escenografía melancólica de la espera.

Las obras cumplen su misión de desbloquear o liberar ese dolor enquistado y perturbador. Construido el objeto/fetiche conviene guardarlo en un cajón hasta que el recuerdo se vuelva a hacer insoportable e indecible y deba ser nuevamente exorcizado. La angustia siniestra, el Unheimlich freudiano, se desliza hacia una nostalgia acogedora, una forma única de revivir o de relacionarse con lo que se ha perdido, o de relacionarse con aquello a lo que se ha renunciado. La nostalgia es la morada de sentimiento que no encuentra respuesta, un impulso que se debate entre la necesidad del objeto deseado y la carencia del mismo; la nostalgia se desliza silenciosamente en el territorio fronterizo, border-line, de la vigilia y de los sueños. Nada ni nadie pueden curar o calmar esa nostalgia infinita, esa delicuescencia de los sentimientos y sentidos que se derrama, como las lágrimas de Eros, revelando la inconsistencia e inaprensibilidad del placer y el tormento del deseo y de los recuerdos, delicados como camisas de seda y quebradizos como el yeso. Oscilando entre presencia y ausencia el sujeto entra y sale de su pasado y se proyecta en el futuro.

Tengo un rostro lacerado por arrugas secas, la piel resquebrajada. No se ha deshecho... ha conservado los mismos contornos pero la materia está destruida. Tengo un rostro destruido... “ Marguerite Duras

TÍTULO: Conexiones 1x4, Conexiones 1x11 MEDIDAS: 200x18x3 cm (x3) MATERIALES: Escayola, madera AÑO: 2011

TÍTULO: Refugio MEDIDAS: 200x30x15 cm MATERIALES: Hierro AÑO: 2011

TÍTULO: Continuidad MEDIDAS: Variables MATERIALES: Escayola, cuerda AÑO: 2011

TÍTULO: Camino MEDIDAS: 50x40x150 cm MATERIALES: Hierro AÑO: 2011

TÍTULO: Opresión MEDIDAS: 120x80x18 cm MATERIALES: Estaño AÑO: 2011

TÍTULO: Con tres heridas llegó... MEDIDAS: 40x50 cm MATERIALES: Estaño, espejo AÑO: 2011

TÍTULO: Nexos (Nexo F-J), (Nexo L-E) MEDIDAS: 120x80x18 cm MATERIALES: Tela, escayola AÑO: 2011

TÍTULO: Sin sentido MEDIDAS: 120x80x18 cm MATERIALES: Puntilla AÑO: 2011

TÍTULO: Miedo y dolor MEDIDAS: 120x80x18 cm MATERIALES: Papel, aluminio, escayola AÑO: 2011

TÍTULO: Huellas MEDIDAS: Variables MATERIALES: Escayola AÑO: 2011