Está en la página 1de 3

Caso 4:

Hombre de 50 años, laboralmente activo: operario en fábrica de autopartes (maneja martillo mecánico.)
Reporta pérdida de la audición en los últimos ocho meses. Niega tinnitus, niega inestabilidad en la marcha,
niega otalgia, niega supuración en el pabellón auricular. Examen físico: otoscopia CAE permeable, con
cerumen parcial. Tímpano blanco, no perforado. No hay sangrado. Prueba Rinne alterada en fase ósea, pero
positiva en ambos oídos, prueba de Weber reducidas de manera bilateral (lateraliza ambos lados). No hay
compromiso en la transmisión sonora. –tiene perdida en ambos oídos de 70dB.

1. ¿Diagnostico?

2. ¿Qué severidad de hipoacusia tiene?

3. Explicación histológica y anatómica

DATOS:

Prueba de Rinne: Es una prueba sencilla, que forma parte de la exploración neurológica general, y sirve para
valorar la audición mediante un diapasón. Compara la transmisión de sonidos por el aire, con la que se
produce por el hueso. Para llevarla a cabo, el otorrino, o el audiólogo, aplica un diapasón en la apófisis
mastoides, y mide el tiempo que el paciente escucha el sonido. Cuando cesa el sonido, se coloca el diapasón
frente al conducto auditivo, cronometrando también el tiempo que el paciente puede aún oír el sonido
mediante conducción aérea, es decir, a través del tímpano y la cadena de huesecillos. Da información
cualitativa.

 Pueden descubrir otitis media serosas, asintomáticas en niños, y ayudan a diferenciar las
hipoacusias por defecto de conducción aérea y ósea, de las sensoriales por lesión neural.

 Se hace vibrar el diapasón. Se coloca el pie de este sobre la apófisis mastoides, hasta que el
paciente deje de oír (vía ósea). Mientras el dispositivo aún vibra, se colocan las ramas frente al CAE
a una distancia de 2cm aprox.

Resultados:
 Positiva. Mejor audición por vía aérea que ósea. Se ve en oídos normales e hipoacusias perceptivas

 Negativa. Mejor audición por vía ósea que aérea. Presente en hipoacusias transmisivas.

 Falsa prueba negativa: Rinne negativo en un oído con hipoacusia profunda/cofosis (La cofosis
(anacusia) es una pérdida total de la audición, una patología poco común ya que incluso cuando se
produce una sordera profunda se siguen percibiendo algunos restos auditivos.) por lateralización
del estímulo por vía ósea al oído sano.

Prueba de Weber: Es de utilidad en los casos de hipoacusias unilaterales(Pérdida auditiva que se localiza en
un solo oído, mientras el otro oído tiene una audición normal o una pérdida auditiva moderada) o
bilaterales asimétricas(ser más importante en un lado que en el otro) , permitiendo comparar vías óseas de
ambos oídos. Se hace vibrar el diapasón, se colora el pie de éste en la línea media de la cabeza, frente o
incisivos superiores del paciente y se le pregunta a la persona en donde escucha el sonido.

Resultados:
 Lateralizada al oído sano. En hipoacusias perceptivas/neurosensoriales unilaterales.

 Lateralizada al oído enfermo. En hipoacusias transmisivas/conducción unilaterales.


 Indiferente. El sonido se percibe igual en ambos oídos, no se lateraliza. Se ve en
normoyentes e hipoacusias simétricas o del mismo origen.

1. DIAGNOSTICO:

El diagnostico concuerda con una hipoacusia neurosensorial/perceptica bilateral, debido a que el paciente
en su trabajo está expuesto a un ruido constante a un martillo mecanico o neumático a una intensidad entre
100 y 130 dB. Esta enfermedad se caracteriza porque le paciente no presenta ninguna sintomatología
distinta a la hipoacusia y la membrana timpánica puede evidenciarse normal (En algunos casos se puede ver
el signo de Müller: mancha hiperémica o roja intensa a lo largo del mango del maléolo).

La hipoacusia neurosensorial (HNS) es un trastorno muy común, con un amplio espectro que va desde un
indetectable grado de discapacidad, hasta una profunda alteración en la integración social en el caso de las
hipoacusias profundas (cofosis). Es la perdida de la audición, resultado de alteraciones en el oído interno, en
el nervio auditivo o en los núcleos auditivos del tronco cerebral.

Es un trastorno muy común, con un amplio espectro de alteraciones, aumentando la prevalencia conforme
aumenta la edad.

Se denomina traumatismo acústico al daño y deterioro coclear producido de forma accidental tras la
exposición a un ruido de gran intensidad y corta duración (maquinaria laboral, arma de fuego, explosión,
etc.). Un ruido que supera la capacidad de amortiguación que tiene el oído puede producir una agresión tal
que puede llevar a su destrucción.

Cuando el traumatismo es crónico, suele presentarse como enfermedad profesional, los pacientes suelen
estar expuestos casi a diario a ruidos de intensidad media alta (70-90 dB) como en los profesionales de la
construcción, trabajadores de maquinaria pesada, etc. Generalmente, no tiene sintomatología auditiva salvo
hipoacusia, algunas veces acuden a nuestra consulta porque se le detecta la hipoacusia un reconocimiento
rutinario realizado por su empresa. El examen audiométrico puede presentar diferentes variables en el caso
de traumatismo acústico agudo:

– Hipoacusia perceptiva que sólo afecta a la frecuencia 4.000 Hz.

– Hipoacusia media con deterioro de otras frecuencias (2.000 y 3.000 Hz), además de la de 4.000 Hz

– Hipoacusia intensa con importantísima pérdida de audición en todas las frecuencias. Esta hipoacusia se
diferencia de la producida por el traumatismo acústico crónico que es siempre bilateral, siempre de tipo
perceptivo y su evolución es progresiva.

Tratamiento: En el caso de traumatismo crónico, una vez instaurada, la HNS no tiene posibilidad de
recuperación. El tratamiento debe ser preventivo evitando más exposición a ruidos intensos, evitando la
administración de medicamentos que producen ototoxicidad (Es el efecto nocivo, reversible o irreversible,
producido sobre el oído por diversas sustancias denominadas ototóxicos y que afectarán a la audición o al
equilibrio) y consejos para adaptación auditiva. Otra alternativa puede ser un implante coclear que se basa
en un micrófono, un procesador, un transmisor y un codificador que reemplazan el papel de las cell ciliadas,
estimulando el sistema nervioso correspondiente en la fisiología del sonido.

2. SEVERIDAD:

 Tiene una hipoacusia severa debido a la pérdida de 70 dB en ambos oídos.


 Hipoacusia en su mejor oído entre 70 y 89 dB - Necesita prótesis auditivas potentes o un implante,
en estos casos la mejor opción es el coclear.
 Solo pueden escuchar conversaciones muy altas y a menos de 30 cm.
3. EXPLICACIÓN HISTOLÓGICA Y ANATÓMICA:

Cuando se produce una agresión acústica, primero se lesionan las células situadas en la zona mas débil del
órgano de corte, esta zona se caracteriza por ser menos vascularizada y es donde se produce la división de la
arteria coclear; también en este nivel es donde se produce la máxima amplitud de vibración, las frecuencias
en esta zona oscilan entre 3.000 y 5.000 Hz, por este motivo la lesión primordial se produce en las células
que reconocen las frecuencias de 4.000 Hz, pero a medida que aumenta la lesión puede afectar a otras
frecuencias.

Nuestras células ciliadas no se regeneran con el tiempo y el daño en estas es proporcional al ruido al que se
es expuesto.

La lesión se ubica en el oído interno, el cual está compuesto por dos cavidades, un laberinto membranoso y
otro óseo. El primero está suspendido en el segundo y consiste en una serie de sacos y conductos
intercomunicados que contienen endolinfa y en el espacio entre la porción membranosa y ósea circula la
perilinfa, está conformado por un laberinto vestibular y uno coclear, por otro lado está el laberinto óseo del
cual hacen partes los conductos semicirculares, el vestíbulo y la cóclea.

El proceso de la audición inicia cuando las ondas sonoras entran al oído externo por el conducto auditivo
que conduce hasta el tímpano, la vibración que se produce se transmite por los huesecillos del oído medio
los cuales amplifican estas vibraciones que llegan por vía aérea y van por la coclea en el oído interno por un
medio liquido, una vez esto sucede las ondas siguen transmitiéndose a lo largo de la membrana basilar
(Membrana elástica que recubre la cóclea y sirve de base para estructuras auditivas), las cell ciliadas que allí
se encuentran se mueven hacia arriba y abajo impulsando los estereocilios los cuales se topan con una
membrana sobresaliente y se inclinan, esta inclinación ocasiona la apertura de canales en las puntas de
estos últimos, lo cual permite la entrada de sustancias químicas generando una señal eléctrica que puede
ser llevado por el nervio auditivo a la corteza auditiva del cerebro (áreas 41 y 42 de brodman).