Está en la página 1de 28

Tema: investiga sobre “La Vanguardia” y Época Contemporánea”: un líder popular, El

Bogotazo, El frente Nacional y protagonistas del vanguardismo y de la literatura


contemporánea”.

VANGUARDISMO Y LITERATURA CONTEMPORÁNEA

La literatura contemporánea es una etapa poética que comenzó en el año 1940 y en la


actualidad todavía sigue viva. Dicha etapa, rompió todas las características del modernismo, la
fase anterior a esta. El modernismo se formó en los años finales del siglo XIX, en Europa y
América teniendo como objetivo la renovación de la situación social y política. El término con
el que se denominaba a este estilo al principio no fue aceptado, ya que era utilizado por los
que se oponían a las novedades.

El contemporáneo (la etapa siguiente al modernismo) es un periodo literario que ha abarcado


71 años y un millar de vidas. Desde el comienzo de la tiranía de Franco el pueblo de España se
sintió desarraigado, perdido; pues todos los derechos de los que habían sido dueños fueron
suprimidos. El derecho de expresión fue abolido, escribir sobre los pensamientos, sentimientos
o la vida cotidiana quedó en el exilio. En la dictadura fascista el pueblo fue reprimido y el ansia
de libertad crecía por momentos. El año 1975 fue una emancipación para el ser humano
español, pues con la muerte del tirano fascista el pueblo respiro y entrelazando las manos grito
al unísono: ¡Hasta luego, represión!

LITERATURA VANGUARDISTA

La literatura vanguardista engloba todas aquellas obras escritas al final del siglo XIX y principios
de siglo XX que quieren cambiar el estilo imperante hasta entonces. No es un movimiento sino
un conjunto de movimientos que tienen en común las ansias de modernidad y el deseo de
renovación y experimentación formal. Esta literatura participa de la fascinación por el progreso
y las máquinas que influirá también al arte abstracto.

EL FUTURISMO

Un movimiento destacado dentro de la literatura vanguardista ver ser el futurismo, que


propugnaba unas obras centradas en los adelantos técnicos, en la velocidad, como signos
característicos de los nuevos tiempos. Filippo Tommaso Marinetti fue uno de sus líderes más
destacados.
Tuvo éxito sobre todo en poesía, con poemas escritos en infinitivo, sin muchos signos de
puntuación, alabando las máquinas y la guerra (hecho que lo convirtió en el arte oficial del
fascismo) y alterando la sintaxis natural de la frase para provocar extrañeza.

Algunos autores destacados de este movimiento fueron Josep Vicenç Foix, Joan Salvat-
Papasseit o Ramón Gómez de Serna.

ULTRAISME

El ultraisme se puede considerar una evolución del futurismo o una oposición al modernismo
que todavía se cultivaba. Rechazaba la ornamentación excesiva en el arte, que escondía el
esencial del mensaje, y proponía imágenes síntesis de varias metáforas, para multiplicar su
poder de sugerencia.

Tuvo mucho peso en España y Llatinoamerica, donde destaca el papel de Guillermo de la


Torre.

CUBISMO

El cubismo fue un movimiento nacido a las artes pictóricas, donde se hacían cuadros basados
en figuras geométricas. Su adaptación a la literatura supuso una nueva atención al aspecto
gráfico de los textos, el papel de los espacios en blancos, de la tipografía...

Guillaume Apollinaire fue uno de los principales cultivadores de este movimiento, con
invenciones como la del caligrama, que daría a la poesía visual. En Cataluña, el máximo
exponente es Joan Brossa

CREACIONISMO

El creacionismo defendía que no había separación entre el arte y la realidad, puesto que el
artista, con sus textos, creaba nuevas realidades igual que podría hacer Dios. Todo y la
coincidencia de nombre, no se tiene que confundir este movimiento literario con la teoría
sobre la creación de la Tierra.

Vicente Huidobro fue uno de sus máximos exponentes. Escribió textos llenos de metáforas
sorpresivas y seres fantásticos
DADAISME

El dadaisme supuso un paso más en la destrucción de las formas antiguas. Liderato por Tristan
Tzara, proponía abolir todas las convenciones artísticas, hacer obras antiartístiques,
rechazando la belleza, alabando la violencia y aquello escatològic. Se aprecia en este
movimiento una fuerte influencia de la Primera Guerra Mundial.

Las obras dadaistes también se preocupan del aspecto gráfico, incluyendo varios materiales
en el texto, llamando a la rebelión y la destrucción con un nihilismo extremo. Su nombre viene
de dato, una palabra sin sentido, primitiva.

SURREALISMO

Para muchos el surrealismo se tiene que considerar aparte de las vanguardias, es una de sus
evoluciones. Otros, pero, lo engloban dentro de esta corriente por su afán trencador.

El surrealismo reivindica la escritura automática y la inclusión del mundo del sueño para hacer
obras de arte realmente originales. La auténtica literatura tiene que salir del yo más profundo,
sin control racional (siguiendo las teorías de la psicoanálisis). Por eso los textos surrealistas
están plenos de imágenes imposibles y humor

Gaitán: un líder social cuya


muerte desembocó en el
Bogotazo
Desde muy joven Gaitán participó activamente en la política y mostró su convicción
de luchar por la igualdad social

Desde muy joven Gaitán participó activamente en la política y mostró su convicción de luchar
por la igualdad social
Nació el 23 de enero de 1903. Jorge Eliécer Gaitán luchó por la reivindicación del pueblo y su
asesinato el 9 de abril de 1948 generó El Bogotazo.

Jorge Eliécer Gaitán fue un líder político colombiano que se dedicó fervientemente a la lucha
por la reivindicación del pueblo y contra las clases dominantes, que engañaban a los
ciudadanos con una fachada de bipartidismo de unidad nacional.

Cada 23 de enero el pueblo colombiano y de América Latina conmemoran el nacimiento de


este líder popular.

>>A 68 años del “Bogotazo”

¿Quién fue Jorge Eliécer Gaitán?


Nacido el 23 de enero de 1903 en el popular barrio de Las Cruces de Bogotá, Gaitán era el
hijo mayor de Eliécer Gaitán Otálora, liberal radical que se dedicó a la venta de libros
usados y de Manuela Ayala, maestra de escuela, mujer progresista que impregnó al joven
de ideas de avanzada.
En 1919 se graduó de bachiller en el Colegio Martín Restrepo Mejía. Un año
después ingresó a la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional,
en la cual, presentó su tesis sobre "Las ideas socialistas en Colombia" y obtuvo el título de
abogado en 1924.
Desde muy joven Gaitán participó activamente en la política. Apoyó la candidatura de
coalición del poeta Guillermo Valencia en 1918; fue orador en las protestas contra Marco
Fidel Suárez, en marzo de 1919; organizó la sociedad literaria Rubén Darío y constituyó el
Centro Liberal Universitario, con importante influencia política.
En julio de 1926 viajó a Italia e ingresó en la Real Universidad de Roma, la escuela más
prestigiosa de Derecho en ese país, dirigida por Enrico Ferri, penalista de fama mundial,
donde obtuvo el título de doctor en jurisprudencia. La tesis de Gaitán "El criterio positivo de
la premeditación" le mereció la calificación Magna cum laude y el premio Enrico Ferri.

De regreso a Colombia
Gaitán regresó a su natal Colombia en 1928 y fue elegido representante a la Cámara en
marzo de ese mismo año. Para junio lideró las protestas contra la corrupción administrativa
y en diciembre visitó la zona bananera, donde investigó los sucesos de la masacre de
trabajadores de la empresa norteamericana United Fruit Company.
A raíz de sus graves denuncias hacia la mencionada empresa, se abrió un debate contra
el Gobierno de Abadía Méndez, logrando que decenas de trabajadores y familias de los
asesinados obtuvieran indemnizaciones.
Este fue el punto de inflexión para el ya líder popular, quien en 1931, con los liberales en el
poder, fue elegido presidente de la Cámara de Representantes, presidente de la Dirección
Nacional Liberal y segundo designado a la Presidencia.
En 1932 asumió además el rectorado de la Universidad Libre.
La lentitud de los cambios sociales del presidente Enrique Olaya Herrera (1930-1934) hizo
que un grupo de connotados políticos liberales le retiraran su apoyo en octubre de 1933.
De esta manera nació la Unión Nacional de Izquierda Revolucionaria (UNIR), liderada por
Gaitán y Carlos Arango Vélez, desmarcándose del bipartidismo tradicional y teniendo
como base fundamental la clase campesina, sobre todo en las zonas cafeteras de
Cundinamarca, en el norte del Tolima, Caldas y el Valle.
En una primera etapa, la policía de Cundinamarca reprimió a balazos una marcha de
campesinos uniristas presidida por Gaitán en Fusagasugá el 4 de febrero de 1934,
dejando un saldo de varios campesinos asesinados. Posteriormente, el 14 de agosto de
1934, se registró otra masacre en la hacienda Tolima, en la jurisdicción de Ibagué, cuando
los hacendados se negaban a mejorar las condiciones de los trabajadores.

Carrera hacia la Presidencia


Gaitán fue elegido magistrado de la Corte Suprema de Justicia en 1939 y en 1940 fue
nombrado por el presidente Eduardo Santos (1938-1942) como ministro de Educación. En
el corto tiempo que duró en el cargo desarrolló un plan contra el analfabetismo y para la
democratización de la educación y la cultura.
Opuesto a la repostulación de López Pumarejo, Gaitán inició en 1941 una carrera política
orientada hacia la presidencia. Fue senador por Nariño en 1942; presidente del Senado en
septiembre del mismo año; ministro de Trabajo entre 1943 y 1944, y candidato presidencial
en oposición al liberal oficialista Gabriel Turbay, creando el Movimiento Liberal Gaitanista.
En ese contexto, la gran mayoría del pueblo colombiano se volcó hacia el ya líder popular
Jorge Eliécer Gaitán y las reivindicaciones sociales que prometía. Las multitudinarias
manifestaciones contaron con consignas históricas tales como “¡A la carga! ¡Contra la
oligarquía! ¡Por la restauración moral de la República!", las cuales lograron interpretar el
más profundo sentimiento nacional de manera muy particular.
El dominio del discurso político de Gaitán, con sus variaciones de tono, sentido del humor
e ironía, y el manejo de los silencios, hicieron de él un tipo de orador que llegaba a
transfigurarse por la emoción de lo que decía y la forma de decirlo, logrando transmitir y
conectar con el sentimiento popular. Liberal, demócrata, buscaba una revolución popular
dentro de los marcos constitucionales.

Para las elecciones presidenciales del 5 de mayo de 1946, que ganó Mariano Ospina
Pérez, Gaitán ocupó un tercer lugar, con un apoyo mayoritario en los centros urbanos.
Estos comicios le sirvieron para convertirse (si ya no lo era) en líder indiscutible de los
sectores liberales y elegido jefe único del partido.
Cabe resaltar que en la década de 1940 a 1950 ocurrieron varios hechos de notable
importancia geopolítica regional e internacional. Para citar algunos, por un lado había
terminado la segunda Guerra Mundial y el mundo se dividió en dos grandes esferas de
poder: Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas; surge la
Organización de Naciones Unidas; se reconfigura el orden financiero internacional que
pasa del patrón oro al patrón dólar; y el TIAR, que definió el dominio militar de Estados
Unidos en América Latina y por tanto la protección de sus intereses en la región.

Asesinato y Bogotazo
El asesinato de Jorge Eliécer Gaitán ocurrió el 9 de abril de 1948 cuando se desarrollaba
en Bogotá, capital de Colombia, la IX Conferencia Panamericana, de la que surgió la
Organización de Estados Americanos (OEA).
Ese día Gaitán tuvo uno de sus mayores triunfos como penalista al lograr la absolución del
teniente Jesús Cortés, acusado por la muerte de un periodista.
Para la tarde de 9 de abril, Gaitán tenía una cita para recibir a un grupo de estudiantes
internacionales (entre ellos Fidel Castro) que se encontraban en Bogotá al margen de la
Conferencia Panamericana en la que participó el general Marshall, impulsor del plan que
lleva su nombre para la reconstrucción de Europa tras la segunda Guerra Mundial.
Un hombre (Juan Roa Sierra) lo esperó en la entrada del edificio donde se ubicaba su
oficina y le propinó tres disparos con un revólver. Gaitán fue llevado a la Clínica Central
donde murió a las 14H05.

Momento en que la multitud arrastra al asesino de Gaitán.


A raíz del asesinato del líder popular, se suscitaron enfrentamientos entre partidarios
liberales y conservadores. Las fuertes manifestaciones y la represión policial produjo un
saldo de al menos 3 mil fallecidos o desaparecidas y más de 140 edificaciones destruidas
en varias ciudades del país y con mayoría en Bogotá.
Tanto la Policía como el Ejército se dividieron entre quienes buscaban controlar la
situación, muchas veces abriendo fuego contra los manifestantes, y quienes se sumaron a
la rebelión popular. 
“El Bogotazo” daría inicio a lo que los historiadores llaman como el punto de inflexión que
impulsó el nacimiento de insurgencia guerrillera en Colombia.
Luego de una relativa calma de un poco más de 10 años, pasó a ser una guerra del
Estado contra los movimientos de izquierda, que ha dejado más 200 mil muertos y 5,3
millones de desplazados en más de medio siglo, según cifras oficiales.
La mayoría del pueblo colombiano estaba convencido de que Gaitán era su digno
representante en el poder. El líder liberal tenía ideas en pro de los intereses de los más
desposeídos, sobre todo los campesinos, y buscaba quitarle los indignantes privilegios de
la oligarquía.

El frente nacional

para salir de la dictadura y la Violencia, liberales y conservadores


hicieron un pacto para repartirse el poder. Aunque el acuerdo
terminó el enfrentamiento tradicional, no logró pacificar al país.

EL PACTO DE SITGES

Reunión entre Laureano Gómez y Alberto Lleras Camargo, el 20 de julio de 1957, donde se
aseguró la paridad ministerial y en las corporaciones públicas, la votación parlamentaria por
mayoría calificada y la convocatoria a un plebiscito nacional.

La ciudad turística de Benidorm, en España, fue el lugar de un encuentro inimaginable


años atrás. El líder conservador Laureano Gómez, exiliado desde que el general Gustavo
Rojas Pinilla lo sacó del poder, recibió la visita del jefe liberal Alberto Lleras Camargo,
en ese entonces ya ex presidente de la República. Su propósito era discutir una acción
conjunta de los partidos para hacer frente a la dictadura del general Rojas Pinilla y, de
paso, pacificar el país.

El 24 de julio de 1956 los dos hombres sentaron las bases de una coalición bipartidista
que se repartiría por partes iguales el control del Estado a través de la alternancia de la
Presidencia. El Pacto de Benidorm, perfeccionado en Sitges el 20 de julio de 1957, creó
el Frente Nacional, que nacería cuando por fin cayera Rojas Pinilla.

En efecto, el 4 de octubre de 1957 la Junta Militar que lo reemplazó convocó a un


plebiscito nacional que se realizó el primero de diciembre de del mismo año. En las
elecciones más concurridas de la historia colombiana, y las primeras en las que votaban
las mujeres, 4.169.294 personas aprobaron un sistema de gobierno bipartidista, con el
cual se alternaría la Presidencia de la República entre los dos partidos tradicionales por
un periodo de 16 años. Además ambas colectividades se repartirían con reglas
“milimétricas” los ministerios, gobernaciones, alcaldías y todos los demás cargos
públicos. Con el plebiscito se convocó la elección popular de Presidente, Congreso,
asambleas y concejos para el primer semestre de 1958, se garantizó la igualdad de
derechos para ambos sexos y se adoptó la fórmula de una mayoría de dos tercios de los
votos en el Congreso para cualquier iniciativa, en busca de asegurar que el manejo de
los asuntos del Estado quedara siempre en manos de la coalición.

Este pacto bipartidista contó con el apoyo de las élites políticas, económicas, sociales y
de la Iglesia, pues surgió como una salida a la violencia de los años cuarenta y cincuenta
y a la dictadura militar. Pero el acuerdo, además de evitar la primacía de un partido
sobre el otro y la exclusión burocrática, impidió que llegaran nuevas fuerzas políticas a
disputar el poder, lo que tendría consecuencias funestas.

Como efectos positivos, el Frente Nacional logró desactivar los “odios heredados”, la
cultura sectaria y pasional alimentada durante años por los dos partidos tradicionales.
En segundo término, la estabilidad institucional que generó fue decisiva para evitar que
Colombia cayera en la ola de regímenes militares que asolaron al continente en estos
años. Y además, el Frente Nacional permitió mantener la estabilidad macroeconómica
del país, que se constituyó en uno de los mayores logros de la sociedad colombiana a lo
largo la segunda mitad del siglo XX. Para esto último, se mejoraron las capacidades de
planeación y ejecución del Estado, se centralizaron muchos programas e inversiones y
se creó una tecnocracia al servicio del aparato estatal. Este proceso fue impulsado
principalmente por el gobierno de Carlos Lleras, quien le dio un papel importante al
Estado en la economía.

La agricultura, cada vez más tecnificada, se orientó hacia las grandes plantaciones y la
exportación, lo que concentró la propiedad rural y expulsó a miles de campesinos que
migraron a las ciudades, donde se concentraba la oferta de empleos en los sectores
industrial y de servicios. Como consecuencia, los centros urbanos crecieron en forma
desproporcionada y anárquica. Y todo ese proceso se presentó justo cuando el Estado
participaba como nunca antes en la planeación de la economía, que presentó un nivel de
crecimiento lento pero sostenido durante estos años.

Pese a la paz partidista y al supuesto avance del país, algunos sectores políticos y
sociales denunciaron el carácter excluyente del sistema y exigieron una mayor apertura
política. Uno de los grupos disidentes fue el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL)
de Alfonso López Michelsen, quien propuso un programa reformista que, apoyado en
las clases medias, cambiaría la clase política. Este movimiento acogió algunos sectores
como comunistas y antiguos guerrilleros liberales que participaron en política y
lograron hacer cierta oposición en el Congreso. Sin embargo, el MRL dejó de hacer
oposición total al Frente Nacional, por lo que la mayoría de sus integrantes regresaron al
liberalismo oficial en 1967. Otro grupo disidente fue la Alianza Nacional Popular
(Anapo), dirigida por el general Gustavo Rojas Pinilla, que apoyado en un discurso
populista enfocado en las masas urbanas prometió mejorar las condiciones económicas
y logró un gran apoyo electoral en la contienda presidencial de 1970. En esas elecciones
Rojas Pinilla, quien participaba en el turno conservador, perdió por un escaso margen
ante el candidato oficialista, Misael Pastrana Borrero, en una jornada marcada por las
denuncias de fraude oficial.

Estos movimientos expresaron el rechazo de grandes sectores de la población hacia el


acuerdo bipartidista, el cual se quedó en el reparto burocrático, pero no en buscar un
acuerdo sobre puntos fundamentales que permitieran darle solución de fondo a los
problemas del país. El Frente Nacional hizo que los partidos perdieran gran parte de su
identidad ideológica y se alejaran aún más de las reivindicaciones populares, lo que
llevó a que el sistema político fuera perdiendo legitimidad y apoyo ciudadano,
evidenciado en la creciente abstención electoral.
Al tener asegurados la mitad de los cargos de
elecciones populares, los partidos
tradicionales se fragmentaron por la
competencia intrapartidista. Esto derivó en
más clientelismo y realzó la figura de los
políticos regionales.
Si bien el pacto logró disminuir en forma importante los niveles de violencia, su efecto
de exclusión produjo un resultado inesperado: durante esos años surgieron los
principales grupos guerrilleros: en 1964 las Fuerzas Armadas Revolucionarias de
Colombia (Farc) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), en 1965 el Ejército
Popular de Liberación (EPL) y en 1973 el Movimiento 19 de Abril (M-19). En efecto,
ese sistema cerrado, que no permitía la existencia de otras visiones, terminó por arrojar
a las filas del naciente movimiento guerrillero a toda una generación de jóvenes
radicales que veían en la Revolución cubana un ejemplo a seguir.

Si bien estos grupos plantearon un discurso nacionalista, antiimperialista y de oposición


al sistema político, y se consideraron la vanguardia revolucionaria que llevaría al pueblo
al poder por medio de las armas, nunca tuvieron un gran apoyo popular que los
legitimara, salvo en algunas zonas particulares del país y de la sociedad. Además, su
orientación ideológica y sus acciones armadas los aislaron del conjunto de la población.

Para hacer frente a los grupos guerrilleros, el Estado implantó una política represiva que
aplicó contra todo tipo de protesta popular, lo que deslegitimó el sistema político e hizo
crecer el descontento social. En estos años el estado de sitio dejó de ser una medida
excepcional para convertirse en una forma de vida mediante la cual los gobiernos
dejaron en las Fuerzas Armadas gran parte del manejo del orden público.

Frente a este clima de inconformismo político, se realizó una reforma constitucional en


1968 para preparar el desmonte del Frente Nacional. Se acordó que la paridad
legislativa terminaría a nivel municipal y departamental en 1970 y en el Congreso en
1974, y que la paridad burocrática en el Ejecutivo se mantendría hasta 1978, y que de
ahí en adelante el partido ganador le proporcionaría una participación equitativa al
partido que recibiera el segundo número de votos.

Sin embargo, se siguieron tramitando todos los acuerdos en el marco del bipartidismo y
se desconocieron las otras opciones políticas. Así, la continuidad de la burocratización
clientelista de los partidos tradicionales, el debilitamiento de la competencia
interpartidista y la exclusión de la oposición política solo se desmontaron totalmente
con la Constitución de 1991.
Presidentes del Frente Nacional

Alberto Lleras Camargo

(1958-1962)

Crédito: Archivo particular
Guillermo León Valencia

(1962-1966)

Crédito: Archivo particular

Carlos Lleras Restrepo

(1966-1970)

Crédito: Archivo particular
Misael Pastrana Borrero

(1970-1974)

Literatura Vanguardista y Literatura contemporánea


noviembre 13, 2018

Literatura Vanguardista
                                                                           Fue el nombre que recibió el
compendio de obras literarias principios del siglo XX, entre 1906 y 1940. Estas
publicaciones manifestaban marcadas tendencias estéticas, deslastrándose de los
sistemas convencionales de rimas y estructuras estróficas.
Estuvo influenciada por una serie de movimientos artísticos conocidos como
“vanguardias”. Éstas corrientes de expresión proseguían fines comunes de
introspección y ruptura de convencionalismos y órdenes preestablecidos. 

Origen de la literatura Vanguardista

    

El término vanguardia es un galicismo, es decir: un vocablo de origen francés. La


palabra vanguardia toma auge durante el desarrollo de la Primera Guerra Mundial,
entre 1914 y 1917.

                                                                           Fue el nombre que recibió el


compendio de obras literarias principios del siglo XX, entre 1906 y 1940.
Estas publicaciones manifestaban marcadas tendencias estéticas, deslastrándose
de los sistemas convencionales de rimas y estructuras estróficas.

Estuvo influenciada por una serie de movimientos artísticos conocidos como


“vanguardias”. Éstas corrientes de expresión proseguían fines comunes de
introspección y ruptura de convencionalismos y órdenes preestablecidos. 

Origen de la literatura Vanguardista

    

El término vanguardia es un galicismo, es decir: un vocablo de origen francés. La


palabra vanguardia toma auge durante el desarrollo de la 
   Características

  Todo es cuestionado 

      

Los escritores vanguardistas presentan su obra con una clara idea combativa, de abolición. La
negación a las reglas pasadas es una bandera enarbolada de manera desafiante.La literatura
aquí producida responde al individuo y la necesidad inconsciente de quebrar
paradigmas, de no pensar como imponen las estructuras previas sino como se
quiere.

 Lo nuevo era lo importante

El ahínco en contra de la obra humana pasada era tal, que lo ocurrido con
anterioridad al vanguardismo se consideraba intrascendente. Lo reciente era lo que
agradaba, se apostaba por aquello que estuviera empapado por la novedad y la
sorpresa.

La metáfora como puerta de la creación

La metáfora era el recurso ideal para decir cosas innovadoras. Con ella se buscaba
sumergir a los lectores en mundos surrealistas que le hicieran dudar y cuestionar,
en muchos de los casos, la existencia misma como la conocemos.

Quebrar la razón lógica 
El vanguardismo da cabida a recursos poéticos poco convencionales, como el uso
de frases sin culminar, por ejemplo.

Según los que implementaban esta estrategia, la usaban para que el lector pensara
y se hiciera parte de las letras, asumiendo los posibles finales que debían tener los
poemas y demás manifestaciones literarias.

Era común saltarse las fórmulas lineales tradicionales, aboliendo incluso el uso de
signos de puntuación en el hecho literario en gran variedad de obras, sobre todo en
la poesía.

Espontaneidad

Defendía la elaboración inmediata partida de las emociones, sin tanta profundidad


en el discurso, sin tanta densidad en el pensar, pero con una audacia impactante.

Este rasgo particular le hace inclusiva, rompiendo con la influencia burguesa


reinante, a la que por supuesto se resistían y oponían rotundamente los
vanguardistas.

Las letras eran de todos y no de un grupo, y aquel que era capaz de crear sin tener
raíz ajena, sino sentido propio, ese era el que realmente valía.

Una marcada influencia freudiana

las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud  tuvieron un claro ascendiente en la


creación vanguardista.Sus teorías sobre el subconsciente establecieron las bases
del surrealismo y la exploración de onírico en la manifestación literaria.DaIi, quien
fuera uno de los principales representantes europeos del surrealismo pictórico y
quien motivo a Lorca a escribir poesía surrealista, siguió de cerca la obra de Freud
al igual que Bretón.
principales vanguardias

Se conocen por vanguardias a las distintas manifestaciones artísticas que


conformaron el

 vanguardismo desde sus inicios, durante su desarrollo y fin.

A continuación se presentan las más importantes vanguardias, seguidas de una


breve descripción, sus principales representantes y sus obras: 

Expresionismo
El expresionismo literario es un movimiento, principalmente pictórico,
nacido en Alemania en 1905. Le rehuye a lo figurativo y busca manifestar

lo que siente el individuo desde su percepción subjetiva.     Llega a tocar

grandemente a las letras, y en éstas, como principal representante, tiene

al austro húngaro Franz Kafka, cuya obra marcó un hito en la historia de la

literatura.

Surrealismo

El surrealismo literario es un movimiento con grandes connotaciones

pictóricas. Nace en Francia por el año 1924. El inconsciente es el

protagonista de esta corriente. Los cantos oníricos se ven manifestados de

forma continua. Se llega aludir que soñamos la vida y vivimos los sueños.

Las imágenes rompen con las estructuras conocidas y el asombro toma de lleno al

lector ante cada creación literaria. Podemos nombrar al español Federico García

Lorca, con su obra Poeta en Nueva York, como uno de sus grandes representantes.

Dadaísmo

El dadaísmo surge en EE. UU. y en Suiza, simultáneamente, hacia el 1916. En los


años posteriores se expande por toda Europa. Tiene la particularidad de ser un
movimiento vanguardista  no rebelde             Este se centra en refutar los
conceptos que conforman y sustentan las manifestaciones artísticas previas a la
Primera Guerra Mundial.                                                                                     
La mejor muestra de la literatura dadaísta la vemos representada en las letras del
poeta alemán Hugo Ball. De él destaca su obra A la crítica de la inteligencia
alemana.
Cubismo

El cubismo literario se origina en Francia, hacia el año 1905. Tiene como


premisa la unión de conceptos que resultan imposibles, así como también
descomponer los objetos, las formas.

Busca darle paso a la alegría y al humor negro en la escritura,


restándole peso a la nostalgia y los comunes motivos líricos.

Esta corriente tiene como uno de los principales representantes en las


letras al italiano Guillaume Apollinaire. De él resaltan sus “calígramas”,
interesantes manifestaciones poetices donde a parte del discurso, las
letras forman siluetas alusivas al tema tratado. Entre sus obras destaca El
poeta asesinado.

futurismo

El futurismo literario nace en Italia, hacia el año 1909. Tiene como su principal


motor impulsador al poeta egipcio Filipo Tommaso Marinett. Una de las principales
inspiraciones del futurismo son la “maquina” y el “movimiento”. Salirse de las
formas convencionales, reinventar al hombre, a las cosas, con las letras. La
literatura futurista realza el canto a lo “no humano”, ve la guerra y las pestes como
lo necesario para depurar a la tierra del hombre.                                                                           
Dentro de las obras de Filipo destaca su Manifiesto del futurismo,  donde muestra
claramente las bases de su corriente.

Ultraismo

El ultraísmo nació de la mano de Rubén Darío para contraponerse al romanticismo,


el ultraísmo aparece para oponerse de manera directa al modernismo. Esta
vanguardia es de origen hispano, nace en España hacia el 1919. Su aparición está     
directamente influenciada por otras tres vanguardias:                         El cubismo,
el dadaísmo y el futurismo. La poesía hace un uso exagerado de la metáfora,
desecha por completo la rima y versa sobre temas cotidianos como el cine y la
tecnología. De sus exponentes destaca Humberto Rivas Panedas, y entre sus obras
importantes nos encontramos con: Hermanos, poetas y ultraístas: José y
Humberto Rivas Panedas.

Creacionismo

El creacionismo literario es una vanguardia de raíces hispanas. Este movimiento


comienza en París en manos de Vicente Huidobro hacia el año 1916 y en poco
tiempo se expandió y se fue incorporando al resto de las vanguardias que tenían
vida en el continente europeo.

Esta corriente vanguardista obvia las descripciones y huye de las anécdotas. El


escritor se hace dios, se compara con Dios, y considera a la poesía como una
herramienta absoluta de la creación.

Dentro de las obras más representativas de Vicente Huidobro destacan sus Poemas


árticosy El espejo de agua.

Conclucion General

El vanguardismo literario vino a representar al hombre una catarsis necesaria en los


momentos tan agobiantes que vivió la humanidad a principios del siglo XX. Vino a
acortar las distancias, a enlazar a la especie con los hilos del arte cuando todo
hería.

Quizá si sus representantes no se hubiesen enfrascado tanto en la oposición a lo


anterior, y se hubiesen enfocado en la creación propia, su legado fuese más amplio.

Si hay algo que nos hizo entender la literatura vanguardista es que cuando nada
está garantizado y la muerte está cerca, el arte suele ser la puerta próxima,
necesaria. Todo cumple un ciclo, todo pasa, lo que hoy es innovador, mañana es
pasado y cuestionado.

La paz, en definitiva, no es sinónimo de calma, la paz en el lenguaje humano no es


más que ese temible silencio que nos puebla entre guerra y guerra. El miedo hizo lo
suyo y las letras no aguardaron para ser la voz del hombre, el reguardo esperado.
Literatura Contemporanea 

La literatura contemporánea o movimiento contemporáneo comprende todas


las  manifestaciones literarias que se han producido desde la posmodernidad. Se
define por un periodo pero también por su estilo muy particular. La mayoría de los
académicos denominan literatura contemporánea a toda producción literaria
después de la Segunda Guerra Mundial, en la década de 1940.

Este periodo se extiende hasta la actualidad. La literatura contemporánea se


caracteriza por la fragmentación, narradores poco confiables, pastiche (imitación de
estilos y autores), narración cambiante, presentación no lineal y el juego e
incertidumbre en el lenguaje.

El español Enrique Vila-Matas, representante de la literatura contemporánea

Origen

De 1940 a 1990
En el transcurso de este medio siglo, la humanidad fue testigo de numerosos
cambios. El final de la Segunda Guerra Mundial, la caída del comunismo en Europa
y el final de la Guerra Fría marcaron el inicio de una nueva sociedad.

Además, surgieron innovaciones tecnológicas como el teléfono celular y la Internet,


televisores a color y discos digitales (DVD), entre otros. También fue la era de la
música nueva, como hip hop, y de la aceptación de nuevas culturas.

Dentro de toda esta ola de cambios, la literatura se enriqueció con nuevos géneros.
Muchos de estos eran una respuesta a los cambios tecnológicos y a la nueva
realidad social.

Un rasgo de la literatura contemporánea de este tiempo fue que muchas historias


estaban basadas en la realidad y tenían una trama creíble. Durante la dos primeras
décadas, la literatura contemporánea compartió espacios con el Modernismo,
conservando ciertos rasgos como, por ejemplo, enfocarse en los personajes más
que en la trama.

En su desarrollo posterior hasta los años 90, lo contemporáneo cambió hacia la


descripción de realidades duras. Asimismo, centró su atención en la exposición de
problemas psicológicos como la exclusión y la soledad.

 De 1990 hasta la actualidad

El periodo desde los años 1990 hasta el año 2000 se caracterizó por la
globalización, la creciente preocupacion por el calentamiento global y la
guerra contra el terrorismo islámico.

Además, es una década marcada por guerras, desastres naturales y una


población creciente. También ocurrió la mayor crisis económica desde la
Gran Depresión, la recesión de 2008, y muchas personas perdieron sus
empleos.

Así pues, la literatura contemporánea recibió todas estas influencias y se


alimentó de todos estos nuevos contextos. En respuesta a las necesidades
comunicacionales de la sociedad, aparecieron nuevos géneros.
El cyberpunk, el postcyberpunk, las nuevas novelas de fantasía y el retorno
a la métrica y la rima en la poesía son los indicativos del nuevo tiempo.

Caracteristicas 

Punto de vista personal

Las obras de la literatura contemporánea reflejan los puntos de vista sociales y


políticos de sus autores. Estos se muestran a través de los personajes, las
conexiones con los eventos y los mensajes socioeconómicos de sus obras.

Recursos narrativos innovadores

Se produce un rompimiento con las técnicas narrativas anteriores. La literatura


contemporánea usa recursos narrativos vanguardistas, como la modificación del
tiempo y la presentación del mundo interior de los personajes.

Realismo mágico

El desarrollo del realismo mágico como técnica narrativa representa un

gran avance de la literatura contemporánea del siglo XX. Esta

revolucionaria técnica está marcada por un profundo carácter social y

político.

Temas apremiantes

La mayoría de los temas de la literatura contemporánea guardan relación con los


problemas agobiantes del mundo de ahora, como la globalización, raza y género,
desigualdad, clima y medio ambiente, guerras y terrorismo.

Así mismo, en esta extensa lista se pueden encontrar otros temas, como la política
y economía, ética y moral, cultura de masas y medios de comunicación, crimen
internacional y otros.
Influencia de la Segunda Guerra Mundial

Las obras de la literatura contemporáneas tienden a estar influenciadas por el estilo


de vida próspero que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Este estilo literario tiene
sus raíces en la devastación que la guerra trajo al mundo.

Ficción y no ficción sobrepuestas

En la literatura contemporánea la distinción entre ficción y no ficción puede


difuminarse; esto se conoce como cruces. Los escritores de ficción basan historias
en eventos de la vida real e incluso pueden incluir material auténtico.

Por otro lado, los escritores de no ficción hacen que las figuras históricas cobren
vida al incorporar diálogos y escenas imaginarias.

Ficción y no ficción sobrepuestas

En la literatura contemporánea la distinción entre ficción y no ficción puede


difuminarse; esto se conoce como cruces. Los escritores de ficción basan historias
en eventos de la vida real e incluso pueden incluir material auténtico.

Por otro lado, los escritores de no ficción hacen que las figuras históricas cobren
vida al incorporar diálogos y escenas imaginarias.

Géneros
Género clásico de ficción

Este género está conformado por cuentos, novelas, obras de teatro, poemas y
películas. Todo es imaginario e inventado, pero se presenta como un espejo que
refleja la vida y la experiencia humana, de manera concreta o abstracta.

Ahora bien, la primera forma de distinguir la ficción contemporánea es que tendrá


verdades universales y emociones que todo ser humano puede experimentar. De
alguna manera, da expresión a las emociones.

Literatura de escritores fantasmas

Una sorprendente cantidad de libros exitosos están escritos por escritores


fantasmas. Pero también hay novelas fantasmas.

Por definición, estos autores no tienen nombres y solo las conocen sus congéneres
y los editores que dependen de estas.

Novelas gráficas

La novela gráfica suele interpretarse como historieta con una larga narrativa para
una audiencia madura, publicada en tapa dura o rústica y vendida en librerías, con
temas literarios serios y obras de arte sofisticadas.
Literatura para niños

Los últimos 20 años han visto un florecimiento de la escritura para niños.


Entre los máximos representantes de esta literatura están C. S. Lewis
(Crónicas de Narnia) y J. K. Rowling (Harry Potter).

Ciencia ficción

La ciencia ficción es una rama muy popular en la literatura contemporánea.


Esta se entrelaza con el progreso tecnológico del mundo.

Sin embargo, las obras literarias de ciencia ficción no implican


necesariamente una base científica sólida. Un escritor puede crear una
obra literaria de ciencia ficción para expresar un punto de vista o concepto
alternativo.

Literatura de blogs

Los blogs (revista en línea de autoría individual o conjunta) se han


convertido en un nuevo medio para crear obras literarias. Incluso, hay
casos en los cuales estas creaciones se han convertido en libros.

Literatura contemporánea en Colombia

Características

El movimiento literario contemporáneo colombiano está altamente influenciado por


la historia política del país. En la producción novelística se plasman temas como la
guerra interna, narcotráfico, corrupción, entre otros.

Asimismo, la identidad nacional ha cobrado vigencia. Evidencia de esto es la gran


cantidad de obras sobre la historia política, cultural y social del país.

Simultáneamente, han surgido novedosas formas de relatar las historias; una de


estas es el uso del realismo mágico.
Autores representativos

Gabriel Garcia Marquez (1927- 2014)

Fue un novelista, cuentista, guionista y periodista colombiano. Conocido como El


Gabo en toda América Latina, es considerado uno de los autores más importantes
del siglo XX y uno de los mejores en el idioma español.

Entre sus muchos reconocimientos de este indiscutido representante del realismo


mágico destacan el Premio Internacional Neustadt de Literatura de 1972 y el
Premio Nobel de Literatura de 1982.

De su extensa obra literaria pueden mencionarse Cien años de soledad, El otoño


del patriarca, El amor en los tiempos del cólera y Crónica de una muerte anunciada.

Laura Restrepo (1950- )

Es una periodista y escritora colombiana reconocida por haber desarrollado una


mezcla de realidad y ficción para crear un estilo que ella llama “estilo de informe”.

De su obra destacan Isla de pasión, Las vacas comen espaguetis y su


novela Delirio. Esta última novela fue galardonada con el premio Alfaguara en
2004.

Juan Gabriel Vásquez (1973- )

Juan Gabriel Vásquez es un escritor conocido por su obra El ruido de las cosas al
caer. En esta obra, ganadora del premio Alfaguara, gira en torno al narcotráfico y la
posterior violencia inducida por Pablo Escobar.