Está en la página 1de 3

COMENTARIO DE TEXTO DE PLATÓN

TEXTO:
“(...) lo que a mí me parece es que lo que dentro de lo cognoscible se ve al final,
y con dificultad, es la Idea del Bien. Una vez percibida, ha de concluirse que es
la causa de todas las cosas rectas y bellas, que en el ámbito visible ha
engendrado la luz y al señor de ésta, y que en el ámbito inteligible es señora y
productora de la verdad y de la inteligencia, y que es necesario tenerla en vista
para poder obrar con sabiduría tanto en lo privado como en lo público.” (Platón.
República, VII)

1.- CONTEXTO HISTÓRICO, CULTURAL Y FILOSÓFICO


El contexto histórico de la filosofía platónica es el de la ciudad-estado griega,
especialmente el de Atenas durante el último tercio del siglo V y la primera mitad del
siglo IV. La polis ateniense ha salido derrotada de las guerras del Peloponeso y se ha
visto sometida a la hegemonía de Esparta. En consecuencia el periodo político en el
que vive Platón es muy agitado. Continuas crisis de gobierno, luchas intestinas por el
poder (en el texto de habla de guerras domésticas), exilios forzosos, ruina económica,
son característicos de la antiguamente poderosa Atenas. Por estas razones, se
produce un cuestionamiento generalizado sobre el tipo de ciudadano y el régimen
político que aseguran el buen gobierno. No es de extrañar, por tanto, que la política se
convierta en un tema de interés central en el pensamiento platónico.

Desde el punto de vista cultural estamos en el esplendor del clasicismo


griego con el apogeo de la literatura dramática (Sófocles y Eurípides, autores que
llevan a escena las grandes inquietudes personales y políticas del hombre afectado
por la crisis de la ciudad) y otros géneros literarios, como la retórica (Lisias, que
fustiga el régimen de los Treinta Tiranos), la comedia (Aristófanes, autor que critica en
clave cómica y conservadora el deterioro de la sociedad) y la historia (Heródoto y
Tucídides, encargados de forjar un saber histórico como seña de identidad de un
pueblo). Nos encontramos también con el apogeo de la plástica y de la arquitectura
civil y religiosa.

En este contexto nació Platón, en el 427 a. C. En el seno de la más alta


aristocracia. Participa como soldado en al última guerra del Peloponeso. Inclinado
hacia la política, recibió la influencia de Sócrates, a quien acompañó en sus últimos
años, y el juicio negativo que le merecían los gobiernos de su época, le orientaron
definitivamente hacia Filosofía. En el 387 a. C. Funda la Academia, donde se dedicará
a la enseñanza. Viajó mucho, visitó Egipto e hizo repetidos viajes a Siracusa (sur de
Italia) para poner en práctica sus ideas políticas, pero no tuvo éxito (en uno de estos
viajes fue hecho esclavo y en otro casi pierde la vida). Los últimos años de su vida, sin
embargo, los pasó en Atenas consagrado a la Academia hasta su muerte en el 347 a.
C.

Las obras de Platón tienen en su mayoría forma de diálogo, y como


protagonista principal a Sócrates. Se dividen en cuatro períodos:

a) Diálogos de Juventud: bastante socráticos, tratan de la virtud, sin solución final.


Apología de Sócrates, Critón, Protágoras ...

b) Diálogos de Transición: viaja a Sicilia, conoce a los pitagóricos, regresa y funda


Academia. Ya aparecen ideas propias y temas políticos. Gorgias, Menón, Cratilo ...

1
c) Diálogos de Madurez: los fundamentales, aparecen su teoría de las Ideas y del
Estado. La República, obra que comentamos, pertenece a este periodo. Fedón,
República, El Banquete ...

d) Diálogos de Vejez: son autocríticos. Parménides, Leyes, Timeo ...

La República es una de las obras más importantes de Platón, su composición


debió extenderse a lo largo de un periodo de quince o veinte años, a partir del 390 a.C.
El motivo fundamental que llevó a escribirla fue probablemente la muerte de Sócrates.
Precisamente Sócrates, es en la obra el narrador y el exponente principal de las
creencias platónicas, Glaucón y Adimanto (sus hermanos, en la realidad) también
intervienen. A diferencia de otros diálogos los conversadores no exponen sus propias
doctrinas sino que intentan que Sócrates no se vaya por las ramas y que aclare su
posición. No hay pues oposición de doctrinas aunque los sofistas siguen siendo el
objeto fundamental de sus críticas.

En la República Platón plantea su concepción del Estado ideal, el único Estado


en donde la justicia y la felicidad son posibles. Se trata de un proyecto utópico y en
cierto sentido revolucionario: los gobernantes son los filósofos, existe una clara
división de la población en tres grupos o estamentos, además de los gobernantes,
están los guardianes y los productores, la educación es una prioridad estatal y cumple
una función moral; existe un comunidad de bienes para los grupos dominantes y se da
una total igualdad entre hombres y mujeres. Aparte de la política, en la República
aparecen desarrollados casi todos los grandes temas de la filosofía platónica desde su
teoría de las Ideas hasta la ética pasando por su concepción del hombre y su teoría
del conocimiento.

En el libro VI, Platón plantea los siguientes temas: la necesidad del que los
guardianes perfectos de la ciudad sean filósofos ya que tiene que ser capaces de
llegar al estudio supremo: el conocimiento del Bien; en segundo lugar, la alegoría del
sol, que es una comparación entre el sol con la Idea de Bien, causa del pensar y del
mundo cognoscible y, por último, la alegoría de la línea dividida, mediante la cual
expone los grados de conocimientos: sensible-inteligible

El libro VII, es famoso porque en él narra Platón uno de sus mitos más
conocidos: el mito de la caverna, con el que pretende mostrar la diferencia entre un
alma educada y otra ignorante. A través de esta alegoría, se llega a entender
perfectamente la distinción que hace Platón entre mundo sensible y mundo de las
ideas, así como su distinción a nivel de conocimiento (y cuyos antecedentes los
encontramos en Parménides) entre, opinión y ciencia.

Aparte de la República, Platón escribe otra obras de contenido político: las


Leyes, y El Político. En ellas se desdice de algunas de las ideas expresadas en la
República y sus planteamientos van a ser mucho más realistas. Ahora, el respeto a las
leyes adquiere protagonismo frente a los hombres sabios (difíciles de encontrar); aun
así, Platón sigue pensando que la educación moral es la garantía de la justicia y la
felicidad de los hombres.

Cuatro son los rasgos fundamentales del contexto filosófico de la obra de


Platón.(1) La crítica a Heráclito, pues su concepción de la naturaleza solo es válida
para el Mundo Sensible, y al apuesta por la vía de la identidad de pensar y ser propia
de Parménides. (2) La influencia de la filosofía pitagórica: concepción del alma,
importancia de las matemáticas y la influencia de Anaxágoras (con su idea del Nous o
inteligencia planificadora) (3) La crítica a los sofistas, a su individualismo y relativismo
causantes, a juicio de Platón, de la crisis de Atenas que mencionamos con
anterioridad. (4) Por último, y fundamentalmente la influencia socrática. La teoría de

2
las Ideas es la radicalización de la búsqueda de las esencias y definiciones en
Sócrates (Platón dota de existencia real los conceptos universales). Por otro, lado la
preocupación socrática por la virtud y el intelectualismo moral, es la principal vía para
plantear que el conocimiento de la Idea de Bien es el requisito imprescindible para la
vida feliz a nivel individual, y para el justo gobierno de la ciudad.

Las repercusiones de Platón en el pensamiento occidental son enormes: en


primer lugar, en Aristóteles, que a pesar de las críticas que hace a las ideas
platónicas, le deberá mucho a su maestro. Su influencia se hace notar claramente
también en la filosofía neoplatónica de Plotino, así como en la filosofía cristiana,
especialmente en San Agustín, y, en general, en todo el pensamiento idealista
posterior, moderno y contemporáneo; incluso en la lógica matemática (Whitehead).
Por lo demás, resulta fácil seguir las huellas del pensamiento político platónico en las
utopías sociales propuestas por diversos autores en el Renacimiento (Marsilio Ficino,
Tomás Moro, Campanela, Francis Bacon) así como en los modelos comunitarios del
siglo XIX.

Platón, ha tenido también grandes detractores, como F. Nietzsche, que lo


considera el mayor de los pensadores nihilistas y el causante, junto con el
cristianismo, de la decadencia de la cultura occidental. También ha sido criticado por
todos aquellos autores materialistas que han visto en el idealismo platónico un freno a
concepciones más realistas y modernas que ya estaban en la época griega en autores
como Heráclito, Demócrito y Protágoras. Pensadores de gran prestigio como K.
Popper, lo han señalado como el precursor del totalitarismo moderno por su
concepción organicista del Estado.

También podría gustarte