Está en la página 1de 23

04005102 - Colo y Descolo Pineau 23 copias Liliana

Regalado
de Hurtado

Franctsco
Hernández
lstete
(hdttoles)

1/23
Universidad Católica del Perú
Instituto Riva-Agüero

Sobre los Incas


Liliana Regalado de Hurtado
Francisco Hernández Astete
Editores

Lima,
2/232011
Primera edición. Lima, diciembre de 2011
LS.B.N. : 978-9972-832-5 4-3
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Peru 2011-14841 Índi..

Diseño de carátula: Iván Larco D.


Diagramación: Ada Arrieta A. Sobre los Incas

Impreso en: Talleres de Tarea Asociación Gráfica Educativa Introducción


Pasaje María Auxiliadora 156-164 Breña Liliana Regalado de Hurtado
Teléfonos 332-3229 424-81 04 F r an cis co Hernández Astete

"Espacios de muchos, espacios de pocos: 1a privacidad


@Pontificia Universidad Católica del Peru y sus usos en un asentamiento Inca en el valle de Lurín" 11
Instituto Riva-Agüero Rosabella Vita Alaarez-Calderón SiIaa-S antisteban
Jr Camaná 459 Lima 1
E-mail: ira@pucp.edu.pe "Sobre el carácter espurio de la trilogía moral incaica" 67
Web: http://ira.pucp.edu.pel Ro do|fo Cerr ón-P alomino
Teléfono: 6266600
Fax: 6266618 "Khipu y discurso: paralelismos en e1 mundo a¡dino" 89
Lydia Fossa

"E1 poder de la muerte en el mundo incaico" 129


Peter Kaulicke

"La composición de la élite incaica" 155


Francisco Hemández Astete

"¿Cómo recordar? La construcción de las memorias


andinas coloniales (siglos XVI y XVIf" 19L
losé Luis Martínez C.

"En torno a las confesiones prehispánicas a partir de un


memorial del siglo XVI" 229
Liliana Regalado de Hurtado
P UB LI CACION ES DE L INSTITUTO NVA-A G ÚE RO 3/23
N" 274
¿Cómo recordar? La construcción de las
memorias andinas colonialcs
(siglosXVI yX\aI)

JoséLuis Martíne z C.l


Unive¡sidad de Chile

"Dadme una Gramática y os daré un imperio". Con estas palabras,


aproximadamenfe en 1492, Antonio de Nebrija le planteó a los
Reyes Católicos en España su convicción acerca de la importancia
de uniformar los procesos de producción de ideas y comunicación
en una única lengua y sistema. En el siglo siguiente, se podría
reemplazar esa expresión por una nueva formulación de la misma
idea: "dadme unas historias y os daré un Imperio colonial en
América". Los procesos de construcción de las nuevas memorias
coloniales se centraron, esta vez, en torno a las historias de los
pueblos dominados. Las diversas narrativas - arrebatadas a sus
lenguas y soportes originales, y reordenadas según los principios
epistemológicos del relato histórico cristiano - fueron traspasadas
tanto a la escritura alfabética como a soportes visuales (básicamente
cuadros), que conformaron lo que podría-ser denominada una
"Memoria colonial sobre los pueblos de América". Estos procesos
provocaron diversos impactos en las sociedades indígenas locales.
En algunos lugares, esas nuevas memorias fueron aceptadas
(al menos por las élites) y aprovechadas para obtener nuevos
reordenamientos en el naciente aparato de poder colonial; en otros,
se generaron respuestas que buscaron alternativas y que intentaron
incluso dialogar con las memorias escritas por españoles. El estudio
de estos procesos constituyó una de las preocupaciones centrales
en los trabajos de Franklin Pease.

1 4/23FONDECYT 1090110.
Este trabajo es resultado del proyecro

1.91
¿Cómo recordar? La const¡ucción de las memo¡ias a¡rdinas coloniales José Luis Martínez C.

En esta ponencia, se discuten algunos materiales (visuales, teatrales los soportes de la representación teatral del pasado incaico desde
y narativos) producidos colonialmente por diferentes sociedades una perspectiva colonizadora española (Estenssoro 1992).
andinas, que muestran partes de ese proceso de construcción de
memorias alternativas. Para hacerlo y para poder circular en los Juntoaestairrupciónydespliegue,se generalizóunadesvalorización
contextos coloniales, los hombres andinos tuvieron que plantearse de los sistemas andinos, descritos como ineficientes, limitados o
nuevos problemas (el reordenamiento de los tiempos en una incapaces para dar cuenta de la nueva situaciónr. Frente a esto,
secuencia lineal, por eiemplo) y nuevos conceptos (como el de la idea, básica elaborada en el mismo siglo XVI por los españoles
acontecimiento), requeridos para registrar esas memorias en el y sostenida posteriormente en los siglos XIX y XX por diversos
mundo colonial. estudiosos, fue la de postular el fin de los sistemas de registro,
representación y comunicación prehispánicos andinos y su
sustitución, bajo las nuevas condiciones, por los sistemas de registro
1, La irrupción de los sistemas de registro cristiano/ europeosa. Como consecuencia de 1o anterior, aun sabiendo que las
europeos en el siglo XVI y la lucha por el sociedades andinas eran sociedades con un fuerte desarrollo oral
control de las memorias locales y de otros sistemas de registro, nuestro conocimiento sobre ellas
en el período colonial se ha basado en lo central, en la lectura de
A partir del siglo XVI, irrumpieron en los Andes nuevos sistemas las fuentes escritas y en una utilización muy restringida de otros
de registro que, de la mano del sistema colonial, se transformaron materiales (Saignes 1986:21).
en los dominantes y, en el caso de la escritura, en hegemónicos
(Mignolo 1992a, 1992b). Una nueva lengua, el castellano, se La irrupción de los sistemas de registro y comunicación europeos
transformó prontamente en el soporte para una nueva oralidad o tuvo impactos que van más allá del problema de los sistemas en sí
para la expresión argumentativa y judicial de las otras oralidades. mismos o de sus técnicas y prácticas. Son varios los estudios que
Una nueva escritura, la alfabética, se impuso - o fue impuesta - con han postulado que fuepor su intermedio que se desarrolló también
sus propios soportes, tecnologías de producción y circulación y con una lucha por el control de las formas de pensar y representar, y
sus propios especialistas2. Un sistema visual distinto, la pintura a
pincel, empezó igualmente a desplegarse, implantando una noción
nueva de perspectiva y de soportes (los cuadros, por ejemplo) 3 Resultan expresivas las manilestaciones del Inca Titu Cusi Yupanqui: "Y
porque la mernoria de los honb¡es es devil y llaca e si no nos acurrimos [slr]
y creando contextos nuevos de comunicación: las iglesias, las
a las let¡as para // nos aprovechar dellas en nuestras negesidades, hera cosa
viviendas de los españoles ricos y de los nobles andinos (Estenssoro
ynposible podernos acordar por estenso c{e todos los negoqios largos y de
2005). La música, finalmente, también intervino, sobre todo en los
ynportangia que se nos ofresEiesen, [...]" (Titu CusiYupanqui 1992 [1570]:
contextos de carácter religioso; ella llegó a transformarse en uno de
3).

4 Para una discusión al respecro, mostrando, por ejenplo, la permanencia del


2 Pa¡a dos miradas distintas acerca de este mismo proceso, véase Rama 1985, empleo colonial y judicial de los quipus, véase Galen Brokaw: "La supues-
quien pone su atención en los procesos desdc Ja perspectiva de los letrados ta prohibición del quipu y el a¡chivo colonial" (Ponencia presenrada en cl
espaíroles, y Lienhard 1989, quien 1<l hace desde el punto de vista de la par- Simposio "Memorias e historias. Arte, Cultura y politicas deL recuerdo", VI
ricipa.ion "ndina en e.i. pri.ri..r.. 5/23 Congreso Internacional de Etnohistoria. Lima, ocruble de 2008).

192 193
,¿,
¿Cómo rc.ordrr? la construcción dc Ia' memuria. ¡ndina. rofoniale. José Luis Martinez C.

por los contenidos y materiales de esos pensamientos colonizados¡. A través de diversos dispositivos y prácticas de recolección
En el caso andino, el gran impulso al proceso cle pasar a ün formato de la información, se obtuvo el material que sirvió para que los
escrito las diversas narrativas orales dinásticas y míticas cle los españoles escribieran esas nuevas historias, ordenadas esta vez
pueblos andinos se inicia a partfu de la segunda mitad del siglo secuencialmente - siguiendo los principios cristianos de linealidad
XVI. Ese momento, que coincide con el nacimiento de la irnagen del temporal de los acontecimientos y de la unicidad del relato; es decir,
"Imperio de los Incas" (Someda 1999), puede ser simbólicamente de ctar a conocer lo "vercladero" -. Para esto, participaron tanto
identificado con la redacción de la Relación de los quipucamayos6, las crónicas como los cuestionarios de las relaciones geográficas,
y adquirió aun mayor impulso a partir de las Informaciones que las probanzas y memoriales, así como los textos evangelizaclores
mandó a hacer el virrey Francisco de Toledo en la década de 1570- orientados a controlar ias religiones autóctonas8. En todos ellos,
1580 (Levillier 1940)- que culminaronconla redacción dela Historia es posible advertir esos procedimientos de cronologizar y
Índica de Sarmiento de Gamboa (2001 tl5721) -. Prácticamente, ordenar secuencialmente las memorias, los acontecimientos y
todas las crónicas y textos - aún los judiciales -, escritos en esos los personajes; esa insistencia por atrjbuirle a un único v preciso
años y en la primera mitad del siglo XVII, se inscriben - total o "héroe" tal o cual iniciativa o hecho. Los relatos anclinos fueron
parcialmente - en esa lógica cle dar cuenta de manera "ordenada organizados y separados, quisiéranlo o no los informantes, en
y vetaz" una historia de las sociedades andinas preincaicas e secuencias que remitían a distintos momentos de un pasaclo".
incaicas para consumo de las audiencias europeas y para el manejo
administrativo colonial sobre las élites locales. Se trata de un tipo Parte de ese proceso de construcción de una memoria a partfu de
de procesos que interesó fuertemente a Franklin Pease, v es larga los parámetros europeos se advierte claramente, por ejemplo, en
la lista de sus trabajos relacionados a estos temasT. los procesos judiciales por pleitos de curacazgos. En sus alegatos,
los querellantes se veían forzados a legitimar sus pretensiones
narrando historias, "verídicas" y secuencialmente ordenadas, de
las conquistas incaicas, y a trazar sus ascenc{encias patrilineales,
5 Para un panorana general, en el caso mesoamer-icano, la obra más no¡able es
muchas veces totalmertc ajenas a las pautas andinas.
la de Ciruzi¡rski, en la que destacan sLrs trabajos dc 1991 y 1994. En el caso
anclino, véase también kie¡ 1997 respecto cle la colonizació¡r de los idiomas
andinos, y Estenssoro 2003 para el proccso clc construcción de un nuevo Otra de las dimensiones concretas que adquirió este proceso de
imaginalio leligioso, cntrc ot¡os. Para lc,s procesos de consrrucción de una escribir las memorias andinas se advierte en la separación de corte
¡rueva memo¡i:r colonial, véase Srlon¡on 1994 v Cummins 1998. totalmente europeo v cristiano, entre las "historias" c{e los incas
Véasc "cl l)iscurso sobre la desccndencia l gobieno de los incas, conocido
también como Relación [...1", cle Callapiña, Supno y orros quipucamayos.
En r¡uchos cle los textos escriros por los curas católicos y pol los ertirpadores
Véanse, por cjcmplo, sus trabajos sobre "Historia v Prchisto¡ia' (1969), "Las
dc idolatrías, se ¡ruede aclvertir la construcción dc una estrucrura de oposi-
visitas corno testimonio andho" (1978). "Felipe Cuaman Poma de Ayala:
ciones entre un pasado "iciolátrico v clenoníaco", un prcscntc dc ltLcha por
mitos andinos e Historia occidcntal" (1981), "La conquista cspaÁola v la
imponer un orden cristiano y un futur-o cle redención.
percepción a¡rdi¡a del otro" (1989), "Las crónicas y Jos Andes" (1995), y
su irltimo trabajo sobre este tema, "l-os cronistas y la escritu¡a de la hisroria inpacto en el leorde¡ra¡niento de
6/23 Para u¡r análisis más clet¿llado sobrc cl los
inc¿ica' (1997). relatos andinos. véase Martínez 201 1 .

L 191 r95
¿Cómo recordar? La construcción de las memorias a¡rdinas coloniales
José Luis Martinez C.

y las "fábulas". Mientras las primeras tratan de aquello que a los o desplazados por los registros coloniales? En primer lugar, habría
españoles les parecieron "cosas de los señores del perú,, y, por lo que destacar la existencia de un conjunto mucho más ámplio cle
tanto, de materia histórica (aquí se incluyen los relatos del órigen sistemas que no eran únicamente los estatales, y que, por ló tanto,
de los incas y los de las sucesivas "expansiones,,), en las segundas, eran utilizados por muchos grupos, o que al menos alcanzaron una
se relegó todo aquello que tenía que ver con las divinidades gran difusión. Las formas orales (los mitos, la memoria colectiva,
andinas. Se rompieron así las unidades temáticas y las estructuras etc.) son, ciertamente,los más conocidos y estudiaclos; no obstante,
argumentativas de muchos relatos que formaban parte de los también hay consenso respecto de la importancia de los textiles
mismos coniuntos narrativos. como soportes de inJormación de identidad étnica y/o política, de
e.t¿fuc-cldse, de genero y de memoria.
Es claro que estos procesos tuvieron un muv fuerte impacto sobre
los sistemas andinos, tanto a nivel cle sus soportes cómo de los Le debemos a la arqueología el conocimiento que poseemos
lenguajes utilizados y de los temas registrados. Se ha planteado actualmente sobre el llamado "atte rupestre", que operaba como
que también los sistemas visuales y teatrales cle registro, hechos soporte de información religiosa y de temáticas vinculadas al
por sociedades indígenas coloniales, eran ya tdbutarios de esas poder y a la identidadrl. La enumeración no se agota en estos
lorm¿s de pens¿mienlo europeo '. sistemas; sin ernbargo, pareciera que un cierto tipo cle,,bailes,,
y representaciones "públicas" - los jarawi y taqui _ actuaban
Ciertamente, en todo ello hay muchísimo de cierto y me parece igualmente como soportes y registros de identidad y de memorias
evidente que todas esas aproximaciones no hacen sino enfatizaruna codificadas socialmentel2. Para dar cuenta cle los mitos de origen
idea que no debiéramos olvidar: la cle que todas las producciones de los ayllus cle Huarochirí, los reclactores andinos escribieron:
indígenas realizadas con posterioridad al siglo XVI se inscriben en "Ahora vamos a describir las tradiciones de los Checa, el rito de
el hecho colonial, ya sea dialogando con é1, tratando de rechazarlo los yungas llamado Machua y )as danzas que los acompañaban y
o insertándose derechamente dentro del mismo. enseguida contarenlos sobre el origen de los hombres" (T aylor 19g7:
caprlulo 24, el enf¿>is es mior. Mis recientemer)te. otroi lrabajos
han permitido entender que también al¡5unos sistemas musicales
2. Sistemas de registro y comunicación andinos permitían -y 1o hacen aún hoy - determinadas marcaciones de
fiempo, de calendarización del año y de soporte, asimismo, de las
¿Qué sabemos acerca de los sistemas deregistro andinostardíos _ no identidades (Mar tinez 1994).
tan solo deloscuzqueños - de esos quehabriansjdo desestructurados
Por otro lado, hay otro coniunto más reducido y probablemente
muchísimo nás sistematizado, compuesto por aquellos que
l0 Me refic¡o, por ejemplo, a la idea dc la "colonización del imaginario" pos-
tulado por Gruzinski para México (1991) o al planteamicnto del paso descle
sistemas de representación absrractos andinos a orros, Egurarivos postulado
pol Cummins (1993). 11 Véase, por ejemplo, BerengLrer 2004.

l2 Esra inlormación es destcada por \lachrcl 1976, Saignes 1986, Beyersdorf


7/23 1998, Ht¡sson 1998, Burga 2005 [1991]1, enrre orros

196 197
Luis Martínez C.
¿Cómo recordar? La construcción de las rnemorias andinas coloniales José

podríamos denominar "sistemas estatales cuzqueños", de los en ese campo rnás reducido de lenguajes vinculados al poder y
cuales los quipus - ya sca que legistraran inforrnación contable, a las élites cuzqueñas, habría que incorporar aquí - aun cuando
administrativa o de menlorias v nombres - son los más conocidos sea con fines de enumeración - a los tocapus, que según algunos
v estudiados (Urton 1992 y 2005, Salomón 2006, Párssinen y autores habrían constituido un verdadero lenguaie sometido a
Kiviharju 2004). Salomón ha llamado la atención igualmente hacia reglas específicas de composición (De Ia lata 1975, Ziolkowski
otro sistema, poco conociclo por la escasez de registros coloniales 2008).
al respecto: el de las tablas y "varas", que habdan contenido
memorias c{inásticas, de sucesión y de información "histórica" Finahnente, y en un listado no exhaustivo, habría que agregar
usada en contextos para dirimir pleitos. La referencia más conocida aquellos otros sistemas, más restringidos, que parecieran ser mas
de estc tipo de registros es la hecha por Cristóbal de Molina en propios a determinadas sociedades o regiones rnás circunscritas
1575, respecto de que los incas guardaban en Poquen Cancha Estoy pensando, por ejemplo, en los sistemas de piedras de
unas tablas en las que tenían registrada su historia. No obstante, colores aymaras, empleados para dirimfu pleitos de sucesión entre
también hay otras referencias, como por ejemplo, la mención que las autoridades étnicas (Bouvsse-Cassagne 1987, Platt 1987), o
de ellas hicieron Don Diego Cavo, descendiente de Pachacuti Inca la pintura y grabados murales, tan común en los templos de la
Yupanqui y don Aionso Tito Atauchi, nieto de Huaina Cápac en costa central y norte andina, que parecieran ser tanto soportes de
1571.: información religiosa, como política.

[...] dileron los dichos Don Diego Cayo y don Alonso Tito Me parece que este largo listado de sistemas y de soportes, de
Atauche, que ellos vieron una tabla y quipos dorrde estaban temas y materias registrados, hace surgir una primera drrda
sentadas las edades que hubieron los dichos Pachacuti Inga y sobre la efectiva desaparición de todos los sistemas andinos de
Topa Inga Yupanqui su hijo, y Guayna Capac, hijo del dicho comunicación y registro, así como su desplazamiento o sustitución
Topa Inga, y que por la dicha iabla y quipo vieron que vivió por esos otros nuevos, llegados de la mano de la domlnación
Pachacuti Lrga Yupangui cien años, y Topa Ynga Yupangui colonial. A] menos, habría que aceptar inicialmente la simple
hasta cincuenta y ocho o sesenta años y Guavna Capac hasta posibilidad probabilística de que, en diferentes lugares, sometidos
setenta años, [...]. (Levillier i940: 173, Tomo II, Libro l) a des:iguales condiciones de control colonial )¡ de evangelización'
la suerte de algunos de esos sistemas andinos hava sido distinfa
Cur¡mins (1993) ha llamado la atención, iguahnente, al hecho de Incluso, me parece, puede ya ser discutible afirmar sin más la total
que los queros de maclera prehispánicos, grabados con decoraciones clesaparición de los sistemas cuzqueños de registro y comunicación,
incisas, eran también empleados colno soportes de memoriarr. Y sometidos a un intenso control religioso y político español.

Efectivamente, a partir de finales de los años 80, se ha veniclo


13 "[...] losquelosylos tejidos, podían ser usados juntos para recordar, a través publicando una serie de trabajos que muestran que junto a
de la ¡elación simbólica entle ellos, nociones de los hechos hisróricos incas. la aparición de nuevas formas de registro v comunicación,
f.n cstc nivel, los qreros v los tejidos sirwieron la mism:r lu¡rción mnen¡ónic¡
tal como sc l¡ ha descrito ¡nás arribe para el dibujo de Pachacuti" (Cunr-
8/23
mins 1993: 122).

199
1!r¡3
José Luis Martinez C.
¿Cómo recordar? La construcción de las memorias andinas coloniales

vinculadas a las prácticas europeaslr, muchos de esos sistemas 3, ¿Cómo record.ar? De rupturas, kansf ormaciones, pérdidas
de registro propiamente andinos no solo no desaparecieron, sino y continuidades: Lecturas de lo colonial
que habrían continuado oPerando. Probablemente, lo hicieron en
contextos muchísimo más restringidos, con importantes cambios o En ese contexto de progresiva restricción a las narrativas locales,
transformaciones, y tal vez circularon en espacios más marginales de reordenamientos de los relatos y de su imposiciÓn, por la vía de
o excéntricos a las rutas del poder colonial. "lo verdadero" y de lo legitimado por el sistema colonial, ¿cómo
funcionaron las memorias andinas? ¿Cómo se reconstruyeron?
recordaron y bajo
Me parece que una tarea urgente es Ia de discernir cuáles eran ¿Cómo usaron sus soportes tradicionales? ¿Qué
durante la Colonia los espacios de circulación de cada uno de qué lógicas lo hicieron?
estos sistemas. Por 1o que sabemos hasta ahora, parece evidente
que los contextos coloniales de producción y recepción del arte Los cambios ocurridos en algunos de estos sistemas y de esas
rupestre, generalmente vinculados a las prácticas locales de escrituras parecen haber sido tan profundos en ciertos casos, que
algunas comunidades por ejemplo, eran muy distintos a los de algunos autorests han planteaclo que no se puede ver en- ellos
los queros. Estos últimos parecen haber circulado, básicamente, reLacior',es con lo prehlspánico, sino que deben ser entendidos en
en centros de producción vinculados a Ia permanencia de algunas un contexto totalmente colonial.
élites indígenas, como las del Cuzco y de algunos otros centros
poblados cercanos al lago Titikaka (posiblemente vinculados a las Sin rechazar que lo anterior es válido como aproximación general,
élites de Copacabana). En el caso de los jarawi o representaciones lo que me interesa es explorar en este trabajo cómo ellos pueden
públicas, este es un tema aún más relevante, ya que adquiere servirnos para conocer más de las sociedades andinas - esta vez
incluso connotaciones políticas indígenas. Husson (1998), por coloniales - y de sus propios procesos de construcción de memoria
ejemplo, ha sugerido que algunos temas - como el de la captura y autorepre;entación. Ciertamente, se trata de un trabajo inicial'
y muerte de Atahualpa - habrían circulado {uera de los circuitos 4e limitaré aquí a Presentar un posible camino de aproximación'
vinculados a los grupos cuzqueños anti Vilcabamba y, por lo tanto,
serían aparentemente menos controlados al ejecutarse en espacios En el Museo arqueológico de la Universidad San Antonio Abad del
más apartados. Curco, se encuentra un cuadro que tiene como Personaje principal
a una mujer, la ñusta Chañan Curi Coca16, con la siguiente leyenda:
"El [sic] gran ñusta Chañancoricoca. fA]buela de los doze Yngas
destos Reinos clel Perú" (ver Figura 1).

14 Por ejemplo, tales como la genealogía de los incas, pintadns en rela (Del 15 Estcnsso¡o 2003 y 2005 ¡est¡me lúcidamcnte esre debate
Busto 1965. Dorta 1975, Iwasaki 1986, Macera 2006). También, los cuadros
y pintura mural religiosa (Gisbert 1980 y 1999, Macera 1993 [973], Stasny 16 Agradezco a R. T. ZLridema habcrme proporcionado una reproducción a
1993). Además, obviamcnte, de 1a escritura alfabética propiamente tal. 9/23 color de esta pintura.

t
¿Clómo recordar? La cons¡rucción de l¡s Drcrno¡ias andinas coloni¿les José t.uis Mfulhez C.

Ai ccntÍo del cua.lro v como Personaje principal, sc cncuenh a un¡


riusta,clcljantcnlentevestidacon losaiuendos p].opios dc la noblcza
cuzqucñ¡. En una cle sus manos/ iiene una cabeza decapiLa(la )r c¡
1¡ otraun arna, un chumpi. Ella v el resto cle la pintura represenian
ull lnomento o ePiso.lio bólico. Está par¡cla sobre€lcuerpo tendido
c1e un hombre sin c¡beza quc vistc L¡na canlisa o unku .le colores
oscuroscon unas lincas diagolrales. Jurlto a ó1, yacc otrocuerpo con
ropaje similar. La irusta está pisando a ur1 guerrero clerrotado, una
c()lrlposicón vislralque recuerd.r los rituales cuzq u eños de triLrnfo,
en los cuales cl lnc¡ vencedor caminaba sobre los cuer¡ros rle sus
enerrriljos (tsetanzos 1987 [1551]: capítuioXIX). Ellaestá juntoaun
personajc nasculino cluc viste un traje incaico prehispánico, en
el quc desiacan sus atucnclos de guerrai tocaclo, lanza v escudo.
Amlros - ñusta v guerrero están bajo un arco iris qüe sale de la
boca c1e un ¡.uma. Conpleian el cuacüo un pcrsonaje jorobad o, qoe
permanece detrás.1e la ñusta sostcniendo url quit¡sol llc plunlas,
¡lgunos hombres vesiños aparcntemenie de manera si ilar al
Llerroi¡Llo v una llanra blanca semi postradar;. Se han propuesto
v¡ri¡s fechas par.r este cu¿clro, que van desde el siglo XVI hasta el
siglo XVlll o, incluso, de inicios clel X1X ", aunque la mavoría de las
olrinic cs parcccn inclin;irsc por cl siglo XVlll.

Est€ cuadro es Lrastante snrtular. Aunque existcn alliurlos rctratos


c1elnujeres nobles indigenas pnri.rdos colonialnente ', este cuadro
especílic¿lnrente no es un retr¿to. Parece, ante todo, mostrar un
cpisodio y cl papcl jugado en él por Chañan Curi Coca. Llama l(
aún más la atención enconhar un cuacto L'rl cl cual ia mujer
Figura 1. Cuadro de Chañan Curi Coca, Prob¡blcmente clel

l7 Il., !x i¿rnrill.r rr¡rbi¡r l¡llqurxp¡,.i¡l d. ún córdor ti¡ dc .ulis ¡lis siglo XVIIL Müseo de Alllucologí.lde la
ncr:L.r s,i rlcs¡lcgrdr r I clc,ccl,r dcl cu¡tln, (]001:169). Universiclad S¡n Anto¡io AbaL1, Cuzco - PerÚ

l¡l \tN elrn:ilisis quc h.,.c I(r¡rcr (1001: l6¡l) ¡lksp.cro. (;iiLrerr (19E0: lli),
,,frhi(li.n tr li.r. r ñc tcnr.r.
l9 Vó.¡c cl rc\t(, d. Ilorve l{c¡¡t¡¡ colo¡¡.¡lcs dc l¡¡s in.} ¡oblei (1{.$.
2003)ro l'hitJ$ 100'1 10/23
l0:l
¿Cómo recordar? La tonstrucción de las memori¿s a¡dinas coloniale,' José Luis Martínez C.

representada esté claramente en una actitud no solo bélica, sino,


además, sangrienta. Al observarlo, se concluye que se trata de
una pintura colonial, que empleando procedimientos europeos
del ret¡ato y la narración figurativa2o, representa una escena
ubicada temporalmente en un pasado andino prehispánico. Este
parece haber sido un procedimiento bastante común, usado en la
construcción de una memoria cuzqueña colonial, por el cual se
representaba el pasado y se significaba la gloria del Tahuantinsuyo
(Cummins 1 993: \21; 1998).

Quisiera llamar aquí la atención sobre dos aspectos cie este cuadro.
EI primero, que ya sea que represente un arquetipo andino (Mama
Huaco, 'abuela de los doze ingas'), o a un personaie (Chañan Curi
Coca)'?l, se trata de viejos temas míticos andinos que aún circülaban
Figura 2.- Dibujo de quero con escena de una ñusta y un guerreto enel Cuzco duranteel sigloXVIII. En efecto, la mención a la "abuela"
baio un arco iris que sale de la cabeza de un felino, probablemente de los incas remite a la fundadora mítica del Tawantinsuyu, Mama
del siglo XVII. Museo Inka de Arqueología de la Universidad Ocllo (Ramos 2002), y la mención sobre la ñusta se refiere a una
SanAntonio Abad, Cuzco - Perú MI-Momac 110. mujer que intervino enla defensa de la ciudad del Cuzco, ayudando
Dibujo de Clara Yáñez, proyecto FONDECYT 1065279. a Inca Yupanqui a clerrotar a los invasores chancas y, por lo tanto,
forma parte de un ciclo narrativo mitohistórico (Urton 2004). El
segundo aspecto sobre el que deseo llamar la atención se refiere a
que, en este cuadro, se encuentran vadas imágenes que es posible
identificar también en otro tipo de registros visuales coloniales,
específicamente, en los vasos de madera pintados, o queros22. Uno

20 Véase Cummins 1988, 1993, 2004; Estenssoro 2003, II Parte.


21 Este personaje femeni¡ro es mencionado en una de las versiones del mi¡o de
la guerra de los inkas cont¡a los chancas, Pachacuti 1993 [1613?]: |
19v, p.
Figura 3.- Dibujo de quero con escena de la guerra entre incas y 220.
chancas, Probablemente del siglo XVII. Destaca, a mano derecha del 22 Se trata de vasos de madera, de regular tamaño, decorados con las técnic¡s
observador, una mujer con una cabeza costada en sus manos y, al andinas coloniales que consistian priocro en hacer r¡n diseño inciso en la
extremo izquierdo, una llama blanca semi postrada. supcrficie exterior de los vasos, para después rcilena¡ios con ¡csinas de dife-
Tomado de Ramos Gómez 2002: figva 2. rentes colores, logrando construir reprcsentaciones de personasj escenas, avcs
11/23 y aninales de glan complejidad y belleza.

204
,-¿.
¿Cómo recordar? La const¡ucción de las nemorias andinas coloniales José Luis Martínez C.

es el de los dos personajes principales, ubicados bajo un arco rrrs la principal divinidad cuzqueña - ni la participación de los purum
que sale de la boca de un puma; el otro es el conjunto compuesto aucas, las piedras que se transformaron en guerreÍos victoriosos al
por una muier con ulra cabeza cortada en sus manos y una llama manclato del dios y que aseguraron el triunfo definitivo. Más aún,
semi postracla. El arco iris saliendo de la boca de un o unos pumas enlos relatos de Pachacuti y de Sarmiento26,los únicos que nombran
constituye uno de los motivos más representados en los queros a la ñusta, l-ro se menciona el hecho que ella hubiese decapitado a
durante gran parte del período colonial (r'er Figura 2)'?3. algún enemigo. Sin embargo, este episodio está retratado así tanto
en el cuadro como en varios queros coloniales.
Y el conjunto de Chañan Curi Coca y el guerrero decapitado se
encuentra en los queros que tratan, precisamente, del ciclo mítico La pareja del cuadro, "personaje masculino / Chañan Curi Coca",
de la guerra contra los chancas2a (ver Figura 3). también llama Ia atención. Esta estructura " femenino-masculino"
plantea unaforma de enunciación que me parece diferente de lo que
Quisiera cletenerme unmomento enlo que nos presenta visualmente aparece enlamayoría delas crónicas, marcadarnenteandrocéntricas
este cuadro. Las imágenes pintadas en él nos ubican en un contexto 1, en las que los personajes femeninos cle la historia incaica carecen
que ha sido identificado como representativo de la guerra contra de nombres propios, o son mencionados funclamentalmente por
los chancas (Flores Ocl.roa et al. 1998: 179 y ss., Ramos 2001 y 2002), su condición de "esposa de", o "madre de":
en la cual la propia Chañan Curi Coca habría desempeñado un
papel relevante al luchar "varonilmente" (Pachacuti 1993 [1613]: Y aun hay algunos que dicen que la Cova, mujer de Inca
220). La guerra entre cuzqueños y chancas, sin embargo, constituye Urco, lo dejo sin tener hijo del ninguno y se vino al Cuzco,
un ciclo bastante más largo y con cliversos episodios25, de los cuales donde la recebio por mujer su segundo hermano Inca
v al tenor de lo que recogieron los cronistas, 1o representado en el Yupanqui, que, hecho el avuno y otras cirjmonias, salio con
cuadro no parece ser lo más importante. De entrada, aunque no se la borla, haciendose en el Cuzco grandes fiestas. (Cieza de
puede afirmar con certeza que el personaje masculino que aparece León, :t986-1987 115501: vol. II, cap. XLVI)
retratado sea o no Inca Yupanqui - quien, a raíz de este triunfo,
pasaría a ser Pachacuti Inca Yupanqui -, es claro que ocupa una Guaman Poma, en cambio, dibuja y nornbra, de manera
posición secundaria respecto de Chañan Curi Coca, quien esta en independiente, para cada inca y capitán, a las respectivas co¡ras.
posición central y es la figura retratada; tampoco, se representa al Y en los queros con el tema del arco iris, se suele representar
grupo de orejones que lo acompañaron en la defensa de la ciudad. igualmente una pareja (inca v coya) bajo cada arco, o un inca y una
Esto, para no mencionar la aparición de Viracocha pachayachacic - cova por separado, cada uno bajo su respectivo arco iris. Esto ha
sido destacado por Herrández (2005) cuando señala la importancia
de las coyas en los relatos cuzqueños del poder. Pareciera que,
23 Véase Liebsche¡ 1986, Cummins 1988, Flores (Jchoa ct al. 1998. para narrar la historia incaica, las reglas de enunciación cuzqueñas
24 Véase el análisis quc hace R¿rmos 2001 y 2002, así como Flo¡es Ochoa et al.
199)..

25 Verel análisis del cicio quc hace Roscvorowski (2001 li952l:104i'ss.). Pala
el estrLdio de los queros con este !ema, véase Ra¡nos 2002. 12/23 26 Pach¿curi 1993 (1ó13):220, S¿rmiento de Gamboa 2001 (1572):88.

,-¿,
José Luis Martínez C.
de las memo¡ias andinas coloniales
¿Cómo recordar? La const¡ucción

pintándose en los vasos de madera desde, al menos, mediados


exigían la referencia a la duaiidad masculino-femenina' que se
encuentra en la pintllra y que está ausente en las crónicas'
áel siglo XVI. Así, estas relaciones entre la pintura del cuadro y
las esienas representadas en los queros me permiten plantear
pueden ser una afirmación: durante el período colonial funcionaron diversos
¿Qué es lo que se representó? ¿Estas diferencias sistemas de registro y representación entre las sociedades andinas
atribuidas a la existencia de distintas velsiones de los linajes
que, usando en parte nuevas lógicas de representación y nuevos
cuzqueños? ¿Se atribuyen al empleo de distintas narrativas,la oral
significantes, incorporaron también viejas temáticas y, en algunos
recogida por las fuentes coloniales escritas y la visual, pintada con
caios, antiguos soPortes. Ellos constituyeron los soportes y los
patrÁnes inclígenas? ¿Podrían ser, tal vez, memorias distintas?
materiales usados por esas sociedades Para construir las nuevas
memorias coloniales andinas.
Aparte del con unto de dibuios de Guaman Porna, ampliamente
estudiaclos y que permiten plantear el mismo tipo de preguntas
Son varios los autores que se han referido al conjunto de queros
que las señaladas aquÍ, son conocidos otros ejemplos de cuadros
coloniales como un material no solo homologable a la Nueva
o lá-ir'rut, que representan acontecimientos o personaies andinos
Corónica de Guaman Poma, en el sentido de abordar, por ejemplo,
y que aparecen en contradicción o discrepancia con las versiones
los mismos temas (Cummins 2004: 329 y ss.). También se los
más oficializadas recogidas en las crÓnicas y otros textos escritos
ha propuesto como textos de una historia andina "alternativa"
por españoles. Por tazones de espacio, no me puedo referir a ellas (Giibert 1999: 85 y ss.) y como el sustrato de una memoria incaica
en extenso2t. Baste citar aquí otro cuadro del Museo Arqueológico (Flores Ochoa et a1. 1998:302). Es, por esto, que me interesa aqui,
cle la Universidad San Antonio Abad del Cusco: "La degollaciÓn de
a la luz de las relaciones planteadas con el cuadro de Chañan
y-Curi
Don Juan Atahualpa en Cajamarca", que muestra la decapitación coca, ver si los queros nos pueden aPortar nuevos elementos
del Inca y no su estrangulamiento. a la indagación de las formas de la construcción de las memorias
andinas ioloniales y sobre algunas de las categorías empleadas
Puede argurnentarse que los soportes y materiales que he para articular esas memorias.
presentado hasta aquí podrían forrnar parte, más bien, de los
ii.t"*u. visuales coloniales, de matriz euloPea y no anclina Sin Aunque inicialmente, en el
siglo XVI, los queros Pintados
embargo, como ya 10 mostré, el cuadro de la ñusta comparte el respondieron básicamente a intereses de las élites del Cuzco y
tema y los significantes visuales usados en varios queros, estos sus alrededores, se pueden reconocer ya en el siglo XVII al menos
sí de procedencia y manufacturas claramente andinas. Y el tema dos tradiciones. Estas darían cuenta de diferentes ciclos de relatos
de la muerte del Inca se representaba colonialmente en diversas mÍticos. Me refiero a una tradiciÓn cuzqueña y a otra, posiblemente
versiones dramatizadas, también de factura indígena de carácter más vinculado a los mitos del eje acuático del lago
Titikaka y del altiplano aymata28. Es posible que ellas posean
Algunos de esos queros fueron elaborados contemPoráneamente
al cuadro. Sin embargo, esas imágenes venían tallándose y
28 Coincido con 1o propuesto en Flo¡es Ochoa et al 1997, respeclo de una po-
sible rradición vinculada al lago Titikaka, que rePresenta escenas con sirenas'
espacios lacustres y los peces caracrerísticos del lago. Véase taml¡ién Gisbert
V 13/23
27 Véase, por ejemplo, el estudio de Millones 1992: capítulo 1999: 177 v ss.
¿Cómo recordar? I a consrrucción de l¿s memoriar andin¿s toloni¿les José Luis Martínez C.

lógicas de significación distintas y respondan a motivaciones Por una parte, un primer grupo manifiesta lecturas coloniales
representacionales propias, por lo que, en este trabaio, me referiré indígenas sobre el pasaclo andino. Este está representado por las
básicamente a los queros de tradición cuzqueña. escenas en las que los personajes aparecen ataviaclos con traies
prehispánicos, en desuso paulatino desde el siglo XVII, al menos en
De acuerdo con Cummins (1988), los motivos representados en las lo cotidiano (Decosier 2005), o que muestran escenas que pueden
escenas decoradas en los queros coloniales pueden ser agrupados ser identificadas como parte de relatos míticos también recogidos
en un conjunto bastante reducido, a pesar de la importante cantidad en las crónicas de los siglos XVI y XVII. Se podría hablar, así, de
que se conoce de estos objetos2e. Cummins identificó solo ocho la construcción de un conjunto de relatos sobre el pasado andino
tipos de escenas que contienen una cierta narración figurativa: (los ciclos míticos de la guerra contra los chancas, contra los anti,
el motivo de figuras y tocapus; el motivo arco iris; el motivo de el encuentro con los collas; las guerras entre Huáscar y Atahualpa;
batalla o "presentación"; el del inca y/o la coya; el motivo tocapu rituales agrícolas, o el "tema del arco iris", entre otros), que poseía
sin imágenes figurativas; la representación de escenas agÍcolas; el sus propias reglas de enunciación y composición.
motivo de las danzas; y, finalmente, el motivo "de la selva" (1988:
30-42). Liebscher (1986b), por su parte/ identificó los mismos siete Por otra parte, en un segundo gran conjunto, lo destacable es la
grupos o motivos de Cummins, aunque su organización difiere en aparente contemporaneidad de las escenas con los artesanos que
algunos puntos. Ella menciona los siguientes motivos: agricultura, Ias elaboraron. Se trataría de la construcción de una representación
ganadería, caza, comercio v transporte, música, baile y diversión, de la socledad andina colonial (del área del Cuzco), del "nosotros",
conflictos armados y motivos de arco iris3o. Flores Ochoa y otros construido a partir cle la representación de un conjunto igualmente
(1998: 1-59-267), por su parte, identifican un universo mucho mas restringido de temas: la arriería, algunas fiestas y danzas (limpia
amplio de representaciones, puesto que mencionan veinticinco de canales o corridas de toros, por ejemplo); igualmente, con sus
escenas o motivos. propias reglas de enunciación y composición, y que podría ser
pensado - al menos analíticamente - como un segundo momento
Ya sea bajo una u otra nomenclatura, uno de los aspectos que temporal,relacionado de algunamaneraconesamismaconstrucción
destacan del universo de motivos o escenas es que es posible de memoria colonial a la que hace referencia el primer conjunto -
proponer que ellas pueden ser agrupadas en dos conjuntos una memoria del pasado y una proposición acerca del presente
que representan, conceptualmente, dos momentos temporales -. Volveré más adelante sobre esto, pero quisiera recordar aquí
diferentes. que se trata, finalmente, de una estructura enunciativa similar a la
usada por Guaman Poma para construir su carta al rey: un autor-
enunciador que, desde su presente colonial construye un relato
sobre el pasado y formula una proposición sobre el presente.
29 Cummins, acaso el estudioso que más se ha dedicado a su estudio, seÁala
habe¡ observado ¡nás de ¡nil quinienros queros pintados (2004: 17). Uno de los aspectos más remarcables en ese segundo coujunto
30 La autora también describe motivos fitomorlos, pero esros se encuentran
de temas en los queros es que guarda una relación estructural
en rodos los que¡os y no constituyen, por sí misrnos, una escena
con el anterior, si bien ambos conjuntos tienen escenas propias
representativa, 14/23

210 211
¿Cómo recordar? L¿ consrrutrión de las mcmoria. andinas colonialer José Luis Martínez C.

(míticas en un caso, "autoetnográficas" en el otro)3¡, lo colonial se


construye también a través de los trajes. Las escenas de siembra
son representativas de mi afirmación. En el ejemplo del quero del
Museo Inka del Cuzco estudiado por Montibeller (1994) y en el
quero MAM 7523 del Museo de América (ver Figura 4), las escenas
representadas claramente deben ser asignadas a un momento
prehispánico por los trajes de los participantes (yno necesariamente
por la acción realizada).

En el quero MMP-CFB 3540, en cambio, los sombreros alones de los


campesinos en la escena de la derecha ubican la misma situación
ritual, pero ya en un momento va colonial (ver Figura 5).

Algo parecido puede advertirse en la representación de algunas


escenas de fiestas o rituales. En el quero MAM 2524 del Museo
de América, se representa lo que se podría interpretar como una
escena del baile de la soga, asociado a Huáscar Inca, en el Cuzco
(ver Figura 6).

Toda la imagen está indiscutiblemente compuesta para representar


un momento prehispánico:los trajes,los emblemas32y los danzantes
que están ataviados con sus trajes rituales. En otra escena de baile,
esta vez grabada en el queto MAM 7561 del mismo rnuseo, los
bailarines están igualmente vestidos con trajes rituales, pero, esta
vez, las arpas y los pantalones a media pierna rnarcan claramente
su temporalidad colonial (ver Figura Z).

Sepodría pensar, porlotanto, que ambos conjuntos se proporcionan


mutuamente claves de lectura. Nuevarnente, es necesario traer a
colación la propuesta visual de la Nueva Corónica de Guaman
Poma, en la que los trajes - prehispánicos o coloniales - sirven Figura 4.- 4a) Dibuio de quero con escena de ritual agrícola
prehispánico, probablemente del sigo XVII, tomado de
Montibeller (1994\. 4b) Dibuio de quero con representación de
31 Para una discusión sobre esce concepto, véase Pratt 1997. ritual de reciprocidad y actividades agdcolas, probablemente siglo
32 La tiana y el quitasol de plurnas. 15/23 XVII. Museo de América, Madrid, MAi¡'{7523.

213
''/
Luis Martínez C.
¿Cómo recordar? La const¡ucción de las memo¡ias andinas coloniales José

Figura 5.- Dibuio de quero con escena de ritual agrícola en


que unos hombres están con arados de pie o chaqui tacllas.
Posiblemente de finales del siglo XVII o inicios del XVIII. Figura 7.- Dibuio de quero con escena de fiesta colonial,
Museo de Metales Preciosos, La Paz, CFB 3540. probablemente del siglo XVII. Museo de América,
Dibujo de Clara Yáñez, proyecto FONDECYT 1090110 Madrid, MAM 7561.

igualmente al mismo propósito de dar cuenta de dos tiempos


narrativos y de dos situaciones sociales antagónicas, en las que Io
colonial aparece, entre otros aspectos, como una degradación de
la situación ideal iniciat. Si bien en los queros que representan lo
colonial no es posible advertir el tono de crítica que aparece tan
explícito en Guaman Poma, al menos la estructura temporal y
ffirilill[il11ffiilfiilj algunos de los procedimientos usados para significarla parecieran
ser los mismos.

é4F/\¿zé Creo que ambos conjuntos de queros debieran ser entendidos como
"//llédtt parte de un relato mayor, aquel que fue construyendo una nueva
sociedad de carácter más andino colonial, que es reactivo - como
el de Guaman Poma - a las condiciones de construcciÓn de una
memoria sobre las sociedades andinas por parte de los europeos
Figura 6.- Dibuio de quero con probable escena del "baile de
y a las proposiciones coloniales acerca de la dominación española.
la soga" o de Huascar Inca, probablemente deJ siglo XVI ó XVII.
Un o unos relatos que podrían haber involucrado no tan solo al
Museo de América, Madrid, MAM 7524.
16/23 área cuzqueña, sino también al espacio cercano al lago Titikaka

274
,-¿.
¿Cómo recordar? L,¿ construcción de las memorias andinas coloniale. José Luis Martínez C.

(dada la dispersión que conocemos actualmente de los queros); que que permite hablar tanto del pasado como del presente en un
podrían haber tenido réplicas o contrapuntos en otras partes de los mismo texto o soporte.
Andes, como en la costa norte peruana - si se piensa en algunas
pajchas (Cabello 2006) - o en el altiplano meridional andino (si
agregamos que esta estructura representacional en dos tiempos Agradecimientos
también estaúa presente en distintos paneles de arte rupestre en el
sur peruano, en Bolivia y norte de Chile)33. A los excelentes profesionales que trabajan en los museos:
Arqueológico (Inka) de la Universidad Nacional San Antonio Abad
Se trataría, es lo que me proponer inicialmente, de grandes
atrevo a del Cuzco; Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del
conjuntos textuales que hacían proposiciones, absolutamente Perú, en Lima; de América, en Madrid; Nacional de Etrrografra y
contemporáneas a su época; sobre una rnemoria propia, en debate Flocklore, en La Paz; de Metales Preciosos de la Municipalidad
con la memoria oficial construida por la ciudad letrada colonial, de La Paz y Nacional de Arqueología en la misma ciudad; por
y sobre su presente como "indios". En este contexto, lo andino haberrne permitido estudiar sus colecciones de queros coloniales.
colonial no debiera ser pensado como antagónicamente "puro" A mis arnigos y colegas del equipo de investigación del proyecto
frente a 1o europeo colonial, sino, más biery en diálogo, con FONDECYT 1090110, sin cuvos comentarios no habría podido
apropiaciones de conceptos y significantes europeos, reinsertados terminar este trabato. A Manuel Lizárraga, quien me ayudó con
o resignificados (distintos, por lo tanto, de su matriz europea) en algunos de los dibujos de los keros y a Clara Yáñez, que "descifró"
las narrativas andinas. muchas de las imágenes grabadas en los queros para poder
dibu jarlas.
Es en este contexto que las imágenes de Chañan Curi Coca, ya
sea en los queros o en el cuadro, pueden ser mejor entendidas.
Así, tal vez, pueda proponer una primera respuesta a mi pregunta
acerca del qué recordar colonialmente: episodios de tradiciones
prehispánicas narrados con énfasis diferentes a los puestos en las
crónicas y con modalidades propias de enunciación (la inclusión
de una pareja y no de un personaje masculino). Sin embargo,
también se trata del cómo recordar, porque lo que se pone de
relieve en ambos tipos de soportes visuales, así como en el texto
de Guaman Poma y en diversos paneles con arte rupestre colonial,
es que subyace a todos ellos una estructura de registro y narración

33 Esta ¡elación entre grabados prehispánicos y coloniales, en un rrisno panel


o sirio- es basrante f¡ecuente. Véase M¡rtínez 2009. 17/23

216 217
¿Cómo recordar? La consrrucción de l¿s memorias andinas coloniales José Luis Martínez C.

Fuentes bibliogrrífi cas Callapiña, Supno y otros


1987 (1542) "Discurso sobre la descendencia y gobierno de los
incas" . En Suma y natacíón de los Incas. Edición a cargo
Araujo, Hilda de Mari Carmen Martín Rubio. Madrid: Atlas, pp. 357
1998 "Parentesco y representación iconográÍica : las'tablas - 395.
pintadas' de Sarhua, Ayacucho, Perú". En Arnold,
Denise (compilador). Gente de carne y hueso. Las tramas Cereceda, Verónica
de parentesco en los Andes. La Paz: CIASE-ILCA, pp. 2006 Diseños de los textíIes tínkipayn Sucre: ASUR y Manos
461-524. Unidas.

Berenguer, José 1992 "Notas para una lectura de los textiles Tarabuco". En
2004 "Cinco milenios de arte rupestre en los Andes Dávalos, J., V. Cereceda, y G. M arfinez. Artesonío textil
atacameños : imágenes para 1o humano, imágenes en eI Proyecto Norte Chuquisaca. Sucre: ASUR, pp. 71-
para lo divino". En Boletín del Museo Chileno de Arte 112.
Precolombino, volumen 9, pp. 75 - 108.
Cereceda, Verónica Jhonny Dávalos y Jaime Mejía
Betanzos, Juan de 1994 Una diferencia, un sentido: Ios diseños de los textiles
1987 (1551) Suma y narración de los lr¡cas. Madrid: Atlas. Tarabuca y jalq'a. Sucre: ASUR.

Beyersdorff, Margot Cieza de León, Pedro


1998 Historia y droma ritual en los Andes boliaianos. La Paz ..
1986-87 (1550) Crónica del Perú. Lirna: Pontificia Universidad
Plural y UMSA. Católica del Perú.

Bouysse Cassagne, Thérése Cummins, Thomas


"1987 La identidad aymaru La Paz: Instituto Francés de 2004 Brindis con el lnca. La abstracción andina y las imiigenes
Estudios Andinos y HISBOL. coll iales de los queros. Lima: Universidad Nacional
Mayor de San Marcos, Universidad Mayor de
Burga, Manuel San Andrés y Embajada de los Estados Unidos de
2005 (1998) Nacimiento de una utopín. Muerte v resunección de los América.
lncas. Segunda edición corregia. Lima: Universidad
"1998 "Let Me Seel Reading Is for Them: Colonial Andean
Nacional Mayor de San Marcos y Universidad de
Guadalajara. Images and Objects 'como es costumbre tener los
caciques Señores"'. En Boone, E. y T. Cummins
Cabello Carro, Paz (editores). Natiae Traditions in the Post co .quest World.
2006 "Continuidad prehispánica y mestizaje en Perú. Una Washington D.C.: Dumbarton Oaks Research Library
historia de conquistadores narrada en un vaso de Collection, pp. 91- - "148.
libaciones incaico". En Anales del Museo de América.
Madrid; volumen 14, pp.145-174. 18/23

218 219
,A
¿Cómo recordar? La const¡ucción de las memo¡ias andinas coloniales José Luis Marrínez C.

1993 "La representación en el siglo XVI: la imagen colonial 2001 "El simio de Dios. Los indígenas y la iglesia frente a la
del inca". En Urbano, H. (compilador). Mito y evangelización del Perú, siglos XVI-XYII" . En Bulletin
sitttbolisnto en los Alldes. La figura y Ia palabra. Ctsco: de I'Institute Frnncnis d'Etudes Andines. Lil¡.a: Instituto
Centro de Estudios Regionales Andinos "Bartolomé Francés de Estudios Andinos volumen 30, año 3, pp.
de Las Casas", pp. 87-136. 455-474.

1988 "Abstraction to naflation: quero imagery of Peru and "t992 "Los bailes de los indios y el proyecto colonial". En
the colonial alteration of native identity". Disertación Rexista Andinn. Cuzco: volumen 20, año 10, pp. 353 -
de Postgrado. Ann Arbor, Michigan:U.M.i Dissertation 404.
Services.
Flores Ochoa, Jorge, Elizabeth Kuon y Roberto Samanez
Del Busto, José Antonio 1998 Qeros. Arte inka en uasos ceremonínles. Lima: Banco de
1965 "La mestiza del capitán Hernando de Soto, su familia Crédito del Perú.
y los lienzos del virrey Toledo". En Reaista Histórica.
Lima: volumen 28, pp.I^13 - 117. Gisbert, Teresa
1999 pa antes. La imagen del otro en la
El paraíso de los pájnros
Decoster, Jean-Jacques cultura andina.LaPaz: Plural y Universidad de Nuestra
2005 "Identidad étnica y manipulación cultural: la Señora de La Paz.
indumentaria inca en la época colonial". En Estudios
Atacameños. San Pedro cle Atacama: volumen 29, pp. 1980 Iconografa y mitos indígenas en el arte. LaPaz: Gisbert y
163 - 170. Cia. Eds.

Dorta, Enrique Marco Gruzinski, Serge


7975 "Las pinturas que envió y trajo a España don Francisco 1994 Laguerra delas imágenes: de Crístóbal CoIón aBlade Runner
de Toledo". En Historía y Cr¿lfrira, volumen 9, pp. 67 - (L492 - 2019). México: Fondo de Cultura Económica.
78
1991 La colonizncíón de lo ímaginario. Socíedades índígenas y
Estenssoro, Juan Carlos occidentalización en el Méxíco español. Siglos XVI-XVU.
200s "Construyendo la memoria: la figura del inca y el México: Fondo de Cultura Económica.
reino del Perú, de la conquista a Túpac Amaru I". En
Majluf, N. (coordinadora.). Los íncas, reyes del Perú. Hernández Astete, Francisco
Lima: Banco de Crédito, pp.93-173. 2005 La mujer en el Talruantinsuyo. Lima: Pontificia
Universidad Católica del Perú.
2003 Del paganíxna a Ia santidad. La íncotporación de los indios
del Perú ol catollcismo, 1532 - 1750. Lima: Instituto Hussor¡ Jean-Philippe
Francés cle Estudios Andinos y Pontificia Universidad 2006 "¿Testimonio histórico o invención? La cuestión de la
Católica del Perú. autenticidad de la Tragedia del fin de Atawallpa". En
19/23 Pacarína Uno, volumen 1, pp. 24 - 37.

220
¿Cómo recordar? La construcción de las memo¡ias andinas coloniales José Luis Martínez C.

'J998 "Enbusca del foco delas representaciones de lamuerte Macera, Pablo


de Atawallpa: algunos argumentos a favor del estado 2006 EI lnca colonial. Lima: Universidad Nacional Mayor de
neo-inca de Vilcabamba". En Nueaos Comentarios, San Marcos.
número 6, pp. 50 - 81.
1993 (^1973) La pintura mural andina, siglos XVI-XIX. Lima: Ed. Mitla
Itier, César Bartres.
1997 "Las fuentes quechuas coloniales y la etnohistoria:
el ejemplo de la Relación de Pachacuti". En Bouysse Martínez C., José Luis
- Cassagne, Thérése (editora y cornpiladora). Saberes 2011 Gente de lt tierra de guerra: los Lipes en Ia tradíción inca
y memorías en los Andes. In memorían Thíerry Súgnes. y el ímaginarío coloníal. Lima: Pontificia Universidad
París - Lima: Institut des Hautes Etudes de l'Amérique Católica del Perú, Centro Barros Arana y DIBAM.
Latine e Instituto Francés de Estudios Peruanos, pp.
93-100. 2009 "Registros andinos al margen de la escritura: el arte
rupestre colonial" . En Boletín
del Museo Chileno de Arte
Iwasaki, Fernando Precolombino. Santiago: volumen 14, número 1, pp.
2006 "Las panacas del Cuzco y la pintura incaica". Fn 9-35.
Reaísts de Indias. Madrid: año 177, volumen 46, pp. 59
- 74. 2008 "Pensarse y representarse. Aproximaciones a algunas
prácticas coloniales andinas de los siglos XVI y XVII".
Levillier, Roberto En González, Paola y Tamara Bray (Edrforas). Lenguajes
"t940 Don Froncisco de Toledo. Supreno organizador del. Perú. ztísuales de los lncas. Oxford: BAR International Series
"1848, pp. L47-161.
Su aida, su oüra. Buenos Aires: Imprenta Porter Hnos y
Colección de Publicaciones Históricas de la Biblioteca
del Congreso ArgenLino. Martínez C., Rosalía
1994 "Musique du désordre, musique de l'ordre. Le
Lewin, Boleslao calendrier musical chez les Jalq'a (Bolivie)". Tesis de
1967 Amaruy losorígenes delaindrpendencía
La rebelíón deTúpac doctorado en Etonología. Nanterre: Université de
de Hispanoamérica. Buenos Aires: Sociedad Editora Paris X.
Latinoamericana.
Mignolo, Walter
Liebscher, Verena 1992a "La colonización del lenguaje y de Ia memoria:
1986a Los qeros. Una íntroducción a su estudio. Lima; GH. complicidades de la letra, el libro y la historia".
Herrera. En Zavala, lris (coordinadora). Discursos sobre Ia
"ínuención" de Amádcn. Amsterdam - Atlanta: Rodopi,
1986b La iconograJia de los qeros. Lima: GH. Herrera. pp. "183
- 220.

Lienhard, Martin
1989 La aoz y su huella. La Habana: Casa de las Américas. 20/23

223
Luis Martínez C.
¿Cómo recorda¡? La const¡ucción de las memo¡ias andinas coloniales José

1992b "On the Colonization of Amerindian Languages 1989 "La conquista española y la percepción andina del
and Memories: Renaissance Theories of Writing otro". En Hístórica. Lima: volumen 13, r.rúmero 2, pp.
and the Discontinuity of the Classical Tradition". L71-196.
En Comparatiue Stud[es [n Society and Histoty, ano 2,
mitos andinos e
volumen 34, pp. 301-335. 1981
"Felipe Guarnan Poma de Ayala:
Historia occidental". En Caraxelle, volumen 37, pp. "19-
Millones, Luis 36.
1992 Actores de alturl. Ensayos sobre eI teatro popular andino.
Lima: Ed. Horizonte. 1978 "T.as visitas como testimonio andino". En Miró
Quesada, F., F. Pease y D. Sobrevilla (editores.).
Montibeller, Morayma Historia, Problemt y Promesa. Homenaje a lorge Basadre.
1994 Tarpuipí llalruaira haylli. La canción de la síembra en la Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú,
ícono gr afl a de lo s q eros. Lima: Instituto de Investi gaciones volurnen 1, pp. 437-453.
"Pacha Illary - Qosqo".
"Historia y Prehistoria'.
1969 En Mesn Redonda de Ciencias
Pachacuti Yamqui Salcamaygua, Joan de Santa Cruz Prehistórícasy Antropológicas. Lima: Instituto Riva-
1993 (1963?) Relación de Antigüedades deste Reyno del Perú. Estudio Agúero, Pontificia Universidad Católica del Perú,
etnohistórico y lingüístico de Pi.erre Duaiols y César ltier. volumen 2, pp. 49-52.
Lima - Cusco: Instituto Francés de Estudios Andinos
y Centro de Estudios Regionales Andinos "Bartolome Phipps, Elena
de Las Casas". 2003 ,,Garments and Identity in the Colonial Andes". En
Phipps. E, J. Hecht y C. Esteras Martín (editores). T/re
l-Jrssirren, Martti y Jukka Kivihar;u Colonial Andes. Tapestríes and Síluerwotk, 1530 1830.
2004 Tertos andinos. Corpus de textos khipu íncticosy coloniales. Nueva York: The Metropolitan Museum of Art, pp 17
Tomo L Madrid: Instituto Iberoamericano de Finlandia -39.
y Universidad Complutense de Madrid.
Pimentel, Nelson
Pease G.Y., Franklin 2005 AtLsrrando colores. La producciót1 del sentido en klipus
1997 "Los cronistas y la escritura de la historia incaica". En aynaras. Oruro: CEPA y Latinas Editores.
Varory Rafael y Javier Flores (editores). Arqueología,
antropología e historia en los Andes. Homenaje a María Platt, Tristan
Rostworowski. Lima: Instituto de Estudios Peruanos y "1987 "Entre ch'axwa y muxsa. Para utra historia del
Banco Central de Reserva del Peri, pp.115-126. pensamiento político aymara". En Bouysse-Cassagne,
Harris, T. Platt y V. Cereceda. Tres reflexiones sobre eI
'1995 Las crótúcas q los Andes. Li¡na: Fondo de Cultura p en ntní e n t o o n dírt o. La P az'. HISBOL, pp. 61-132.
Económica y Pontificia Universidad Católica del Perú.

21/23

224 225
¿Córno record.rr? La cons¡rucción de las menro¡iar andinas.oloni¿le. José Luis Martínez C.

Pratt, Mary Louise 1997 "Los quipus y libros de la Tupicocha de hoy: un


1.997 Ojos ítnperínles. Literatttrn de tínjes y transctLlturncíótt. informe preliminar". En Varon, Rafael v Javier Flores
Quilmes: Universidad Nacional de Quilmes. (editores). En Arqueologít, lntropologío e historio en los
Andes. llonretnje 0 María Rostwarouski. Lina: lnstituto
Rama, Án ge1 de Estudios Peruanos - Banco Central de Reserva del
1985 Ln ciudad letrndn.Mon tevideo: Fundación Internacional Perú, pp. 241-258.
Árrgel Ilama.
^t991 "La textualización de la memoria en la América
Ramos Gómez, Luis Andina: una perspectiva etnográfica comparada". En
2002 "El choque de los lncas con los chancas en la iconografía Améríca lndígenn, volumen 54, año 4, pp.229-26^1.
de las vasijas lígneas coloniales". En Flores Espinoza,
Javier y Rafael Varón (editores). EL ltombre y |os Andes. Sarmiento de Gamboa, Pedro
Homennje a Fronklín Pease C.Y.Totno II. Lima: Pontificia 2001 (1572) Historia de los lncas. Madric{: Miraguano Ediciones y
Universidad Católica del Perú, pp. 821 -885. Ediciones Polifemo.
2001 "Marna Guaco y Chañan Curi Coca: un atquetipo o Someda, Hidefuji
dos mujeres de la Historia Inca (reflexiones sobre la 1999 El Inperío de l.os Incns. Inagen. del Talt.uantínsur¡u lenda
iconografía de un cuadro del Museo de la Universidad por los cronistas. Lima: Pontificia Universidad Católica
de San Antonio Abad del Cuzco)". En Reaista Espoñoln del PerÍr
de Antropologín Atnerícnnt, volumen 31, pp. 165-182.

Stasny, Francisco
Rostworowski, María 191)3 "El arte de la nobleza inca y la identidad andina". En
2001 (1952) "Pachacutec". En Oüras cotnpletas, volumen L Lina: Urbano, Enrique (compilador). Mlto y simbolismo et los
Instituto de Estudios Peruanos. Andes. La fígura y Ia palabra. Cusco: Centro de estudios
regionales andinos "Bartolomé de las Casas", pp. 137-
Rowe, John H. L56.
2003 Los Incas del Cuzco, siglos XVI - XV - XV I. Cuzco:
Instituto Nacional de Cultura-Re¡Jión Cuzco. Taylor, Ceralcl
1987 Rítos y trndicíones de Huarochirí. Manuscrito quechu.a de
Saignes, Thierry cotníenzos del síglo XVIL Lima: Instituto de Estuclios
1986 "En busca del poblamiento étnico en los Andes Peruanos e Instituto Francés de Estudios Anclinos.
bolivianos (siglos XV y XVI)". En Aunnces de
Inueslígnciitt 3.LaPaz: Museo de Etnografía y Folclore.
Titu Cusi Yupanqui
Salomon, Frank
1992 (1570) Instruccíón a don Lopc Cnrcía de C¿slro. Estudio
2006 Los quípocamayos. El antigtLo arte del khipu en una
preliminar y edición cle Liliana Regalado. Lima:
Pontificia Universidad Católica del Perú.
connLnidnd cnut¡tcs[tta utoderna. Lima..Instituto Frances
c{e Estudios Anclinos e lnstituto cle Estudios Peruanos.
22/23

227
¿Cómo recordar? La construcción de las memorias andinas coloniales

Urton, Gary
2005 Signos del kltipu inka. Código binario. Cuzco: Centro
de Estudios Regionales Andinos "Bartolomé de Las
Casas".

Historia de un míto. Paqariqtambo y eI origen de los inkas.


Cuzco: Centro de Estudios Regionales "Bartolomé de
Las Casas".

1997 "De nudos a narraciones. Reconstrucción del arte de


llevar registros históricos en los Andes a partir de
transcripciones en español de los khipus incaicos".
En Bouysse - Cassagne. Thérese (editora). Saberes y
nemorias en los Andes. ln memoriatn Thiernl Saignes.
París - Lima: CREDAL e Instituto Francés de Estudios
Andinos, pp. 303-323.

Wachtel, Nathan
1976 Los aencidos. Los irulíos del Perú frente a Ia conquista
española (1530-1 5/0). Madrid: Alianza Editorial.

Wichrowska, Oriana y Mariusz Ziólkowski


2000 "Iconografía de los Queros". En Boletín de Is Misión
Arqueológica Andlna. Varsovia: Andes, número 5.

Ziólkowski, Mariusz
2008 "La historia en los queros: apuntes acerca de la
relación entre las representaciones figurativas y los
signos 'tocapus" . En GonzáleL Paola y Tamara Bray
(editoras). Lenguajes uisuales de los Incas. Oxford: BAR
International Series 1848, pp. 163-:t76

23/23

228