Está en la página 1de 13

II.

INFORMACIÓN DISPONIBLE
1. CONCEPTO DE PILOTES

Los pilotes son elementos estructurales hechos de concreto, acero o madera y son usados
para construir cimentaciones en los casos en que sea necesario apoyar la cimentación en
estratos ubicados a una mayor profundidad que el usual para cimentaciones superficiales.
Los pilotes de extracción, perforados y hormigonados «in situ», constituyen una de las
soluciones clásicas de cimentación a los problemas planteados bien por baja capacidad
portante del terreno o bien por la necesidad de soportar grandes cargas transmitidas por
la estructura a cimentar.

2. CARACTERISTICAS

- Los pilotes perforados y hormigonados «in situ», normalmente capacitados para


absorber combinaciones de esfuerzos verticales, horizontales y momentos flectores (por
ejemplo, en estructuras de puentes), pueden soportar esfuerzos de flexión, como es el
caso de contenciones de tierras mediante pilotes en línea (pantallas de pilotes).

- Pueden emplearse prácticamente en todo tipo de terrenos, con los útiles de perforación
adecuados.

- Se sitúan aislados o en grupos, en diferentes disposiciones.

- Sus diámetros oscilan entre 450 y 2.200 mm, dependiendo del tipo de perforación, con
profundidades máximas del orden de los 60 m. bajo pedido pueden estudiarse la
disposición de maquinaria que permita afrontar diámetros y profundidades mayores.

3. TIPOS DE PILOTES

3.1 Primeros Pilotes

Es el tipo de pilote más antiguo, normalmente de madera, y se inventó para hacer


cimentaciones en zonas con suelo húmedo, con el nivel freático alto o inundadas. Eran de
madera, troncos sencillamente descortezados y su capacidad portante se basaba, bien
llegando a un capa del terreno suficientemente resistente, bien por rozamiento del pilote
con el terreno.

3.2  Pilotes in situ


Cuando el método constructivo consiste en realizar una perforación en el suelo a la cual,
una vez terminada, se le colocará un armado en su interior y posteriormente se rellenará
con hormigón.

Por la forma de ejecución del vaciado, se distinguen básicamente dos tipos de pilotes: los
de extracción y los de desplazamiento.

Un pilote de extracción se realiza extrayendo el terreno, mientras que el de


desplazamiento se ejecuta compactándolo.

3.2.1 Pilote in situ de desplazamiento con azuche (CPI-2)

Se usa como pilotaje de poca profundidad trabajando por punta, apoyado en roca o capas
duras de terreno, después de atravesar capas blandas.

También como pilotaje trabajando por fuste y punta en terrenos granulares medios o
flojos, o en terrenos de capas alternadas coherentes y granulares de alguna consistencia

Figura 1. Hinca de tubería con azuche.

3.2.2  Pilote in situ de desplazamiento con tapón de gravas (CPI-3)


Usado como pilotaje trabajando por fuste en terrenos granulares de compacidad media o
en terrenos con capas alternadas coherentes y granulares de alguna consistencia

Figura 2. Hinca de tubería con tapón de graba.

3.2.3 Pilote in situ de extracción con entubación recuperable (CPI-4)


Este tipo de pilote se ejecuta excavando el terreno y utilizando una camisa (tubo metálico
a modo de encofrado), que evita que se derrumbe la excavación. Una vez completado el
vaciado, y según se va hormigonando el pilote, se va retirando gradualmente la camisa,
que puede ser reutilizada nuevamente.
- Usualmente como pilotaje de poca profundidad trabajando por punta, apoyado en
roca.
- También como pilotaje trabajando por fuste en terreno coherente de consistencia
firme, prácticamente homogéneo.
Figura 3. Pilote con entubación recuperable.

3.2.4 Pilote in situ de extracción con camisa perdida (CPI-5)


Se ejecuta por el mismo sistema del tipo in situ de extracción con entubación recuperable,
con la diferencia de que la camisa metálica no se extrae, sino que queda unida
definitivamente al pilote.
Usualmente como pilotaje trabajando por punta apoyado en roca o capas duras de
terreno y siempre que se atraviesen capas de terreno incoherente fino en presencia de
agua, o exista flujo de agua y en algunos casos con capas de terreno coherente blando;
cuando existan capas agresivas al hormigón fresco. La camisa se utilizará para proteger un
tramo de los pilotes expuesto a la acción de un terreno agresivo al hormigón fresco o a un
flujo de agua. La longitud del tubo que constituye la camisa será tal que, suspendida desde
la boca de la perforación, profundice dos diámetros por debajo de la capa peligrosa.

Figura 4. Pilote con entubación perdida.

3.2.5 Pilote in situ perforado sin entubación con lodos tixotrópicos (CPI-6)

Es un pilote de extracción, en el que la estabilidad de la excavación se confía a la acción de


lodos tixotrópicos. Usualmente como pilotaje trabajando por punta, apoyado en roca o
capas duras de terreno. Cuando se atraviesen capas blandas que se mantengan sin
desprendimientos por efecto de los lodos.
Pilote perforado sin entubación, con uso de bentonita
Imagen:  sud-chemie.com.au

Figura 5. Pilote con lodos.

3.2.6 Pilote in situ barrenado sin entubación (CPI-7)

Usualmente como pilotaje trabajando por punta, apoyado en capa de terreno coherente
duro. También como pilotaje trabajando por fuste en terreno coherente de consistencia
firme prácticamente homogéneo o coherente de consistencia media en el que no se
produzcan desprendimientos de las paredes
Figura 6. Pilote barrenado sin entubación.

3.2.7 Pilote in situ barrenado y hormigonado por tubo central de barrena (CPI-8)


Usualmente como pilotaje trabajando por punta, apoyado en roca o capas duras de
terreno. También como pilotaje trabajando por fuste y punta en terrenos de compacidad
o consistencia media, o en terrenos de capas alternadas coherentes y granulares de
alguna consistencia
Se trata de pilotes por desplazamiento de las tierras por medio de una barrena continua.
Posteriormente se ejecuta el hormigonado por bombeo por el tubo tubo central existente
en el interior de la barrena.
Este sistema resulta apropiado para suelos blandos e inestables y con presencia de agua.
La armadura se introduce una vez perforado y hormigonado el pilote, por lo que genera el
inconveniente de que debido a la densidad del hormigón, la longitud de armado no supera
los 7,00-9,00 m.
Figura 7. Pilote de barrena continua.

3.3 Pilotes hincados
Consiste en introducir elementos prefabricados de hormigón similares a postes de luz o
secciones metálicas por medio de piloteadoras en el suelo.
Dichos elementos son colocados verticalmente sobre la superficie del terreno y
posteriormente "hincados" en el piso a base de golpes de "martinete", esto hace que el
elemento descienda, penetrando el terreno, tarea que se prolonga hasta que se alcanza la
profundidad del estrato resistente y se produzca el "rechazo" del suelo en caso de ser un
pilote que trabaje por "punta", o de llegar a la profundidad de diseño, en caso de ser un
pilote que trabaje por "fricción".

3.4 Pilotes prefabricados

Pueden estar construidos con hormigón armado ordinario o con hormigón pretensado.
Los pilotes de hormigón armado convencional se utilizan para trabajar a compresión; los
de hormigón pretensado funcionan bien a tracción. Estos pilotes se clavan en el terreno
por medio de golpes que efectúa un martinete o con una pala metálica equipada para
hincada del pilote.
Su sección suele ser cuadrada y sus dimensiones normalmente son de 30 cm x 30 cm o
45 cm x 45 cm. También se construyen con secciones hexagonales en casos especiales.
Están compuestos por dos armaduras: una longitudinal con cuatro varillas de 25 mm de
diámetro, y otra transversal compuesta por estribos de varilla de 8 mm de sección como
mínimo. La cabeza del pilote se refuerza mediante cercos con una separación de 5 cm en
una longitud de un metro. La punta va reforzada con una pieza metálica especial para
facilitar la hinca.

4. PRINCIPIO DE FUNCIONAMIENTO

Los pilotes trasmiten al terreno las cargas que reciben de la estructura mediante una
combinación de rozamiento lateral o resistencia por fuste y resistencia a la penetración
o resistencia por punta. Ambas dependen de las características del pilote y del terreno, y
la combinación idónea es el objeto del proyecto. Para un pilote circular, hormigonado in
situ y apoyado cuya punta inferior está sobre un estrato de resistencia apreciable la carga
de hundimiento vienen dada por:

Donde:

, altura y diámetro del pilote.


, sobrecarga [kN/m2] sobre la base de cimentación del pilotaje.
, peso específico del terreno y coeficiente de rozamiento terreno-pilote.
presión admisible sobre el estrato en que se apoya la punta del pilote.
Cabe señalar que, como en todo trabajo relacionado con la ingeniería geotécnica, existe
cierto grado de incertidumbre en la capacidad final de un pilote. Es por esto que buena
parte de la investigación que se viene desarrollando en este campo tiene que ver con
métodos que permitan hacer un control de calidad a bajo costo del pilotaje antes de
aplicar las cargas. El método más obvio aunque el más costoso es hacer una prueba de
carga
En muchos casos las teorías que permiten estimar la resistencia de fuste y la resistencia de
punta son de tipo empírico. Es decir, son el resultado de un análisis estadístico del
comportamiento de ciertos pilotes en determinadas condiciones de terreno. Por lo tanto,
es sumamente importante conocer el origen y las condiciones bajo las cuales
determinadas fórmulas de cálculo son válidas.

5.  PRECAUCIONES CONSTRUCTIVAS
5.1 Colocación de hormigón in situ
La distancia mínima entre la piloteadora y la colocación del hormigón debe ser
especificada. Se han realizado pruebas que muestran que las vibraciones provenientes de
la piloteadora no tienen efectos contrarios sobre el hormigón fresco, y un criterio de un
pilote abierto entre las operaciones de perforación y las de vaciado es considerado como
satisfactorio.
La camisa, cascarón, tubo o tubería, debe ser inspeccionado justo antes a rellenarlo con
hormigón y debe estar libre de material extraño y no contener más de diez centímetros de
agua, a menos que se utilice el método tremie para introducir hormigón. El hormigón
debe ser vertido en cada perforación o camisa sin interrupción. Si es necesario interrumpir
el proceso de vertido de hormigón por un intervalo de tiempo tal que endurezca el
hormigón, se deben colocar dovelas de acero en la zona superior hormigonada del pilote.
Cuando el vaciado se suspende, todas la rebabas debe ser retiradas y la superficie del
hormigón debe ser lavada con una lechada fluida.

5.2 Vaciado con el método tremie


El método tremie, de llenado por flujo inverso, se usa para verter hormigón a través de
agua, cuando la perforación queda inundada. El hormigón se carga por tolva o es
bombeado, en forma continua, dentro de una tubería llamada tremie, deslizándose hacia
el fondo y desplazando el agua e impurezas hacia la superficie. El fondo del tremie se debe
cerrar con una válvula para prevenir que el hormigón entre en contacto con el agua.
El tremie llega hasta el fondo de la perforación antes de iniciarse el vertido del hormigón.
Al principio, se debe elevar algunos centímetros para iniciar el flujo del hormigón y
asegurar un buen contacto entre en hormigón y el fondo de la perforación.
Como el tremie es elevado durante el vaciado, se debe mantener dentro del volumen del
hormigón, evitando el contacto con el agua. Antes de retirar el tremie completamente, se
debe verter suficiente hormigón para desplazar toda el agua y el hormigón diluido.
Para vaciar el agua del tremie se puede utilizar una pelota de goma, o un tapón de corcho.
6. SISTEMA DE EJECUCIÓN

Las fases de ejecución de un pilote perforado y hormigonado «in situ» son básicamente
tres:

a) realización de la perforación

b) colocación de la armadura

c) colocación del hormigón

Las características del terreno (estratigrafía, nivel freático, etc.) condicionan la tipología y
el sistema de perforación: rotación en seco, rotación con entubación recuperable, al
amparo de lodos tixotrópicos y por último con cuchara bivalva y trépano.

La elección del método viene determinado fundamentalmente por el terreno a perforar y


por la economía de la obra, teniendo en cuenta también otra serie de factores como
puede ser el entorno de la misma

DESCRIPCIÓN DE LOS MÉTODOS: APLICACIONES

A. Rotación en seco

Aplicaciones: En terrenos estables

Características

Perforación sin vibraciones

Diámetros usuales: 450-2200 mm


1. Perforación con hélice
2. Limpieza del fondo con cazo, si
procede.
3. Colocación de la armadura.
4. Hormigonado con tubo tremie.
5. Pilote terminado.

B. Rotación con lodos

Aplicaciones

En todo tipo de suelos susceptibles de estabilizarse con lodos bentoníticos

Características

Perforación sin vibraciones

Diámetros usuales: 650-2200 mm

1. Perforación con hélice o cazo


estabilizando la perforación con
lodo.

2. Limpieza del fondo con cazo, o


Air lift y cambio de lodo
contaminado si procede.

3. Colocación de la armadura.

4. Hormigonado con tubo tremie y


recuperación del lodo
(desarenado).

5. Pilote terminado.
C. Rotación con entubación recuperable
Aplicaciones

En todo tipo de suelos (salvo grandes bolos o bloques) perforación sin vibraciones.

Características

Mínimos consumos de hormigón.

Diámetros más usuales: 650-2000 mm

1. Excavación con cazo o hélice


conteniendo las paredes de la
perforación mediante tubería
metálica recuperable.

2. Colocación de la armadura.

3. Hormigonado con tubo


tremie.

4. Extracción simultanea de la
tubería de revestimiento.

5. Pilote terminado.

D. Pilotes realizados con cuchara y entubación recuperable


Aplicaciones

En todo tipo de suelos, incluyendo grandes bolos o bloques y rellenos totalmente


heterogéneos (puertos, escombreras, etc.)

Características

Posibilidades de grandes longitudes

Diámetros usuales: 1250-2000 mm


1. Excavación con cuchara y
trépano, conteniendo las paredes
de la perforación con tubería
metálica recuperable.

2. Colocación de la armadura.

3. Hormigonado del pilote


mediante tubo tremie.

4. Entubación simultánea de la
tubería de revestimiento.