Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SANTO

DOMINGO
(UASD)

Materia:

MECANICAS DE SUELO II

Tema:
INFORME DE MECANICA DE ROCAS

Catedrático:
Iris. M. González Rodríguez

Alumno
Yeison M. Cornelio Salas
(100088353)
Sec: 03
Informe de Mecánica de rocas

La mecánica de roca se encarga del estudio teórico y practico de las propiedades


y comportamientos mecánico de los materiales rocosos, y de su respuesta ante la
acción de fuerzas aplicadas en su entorno físico.

La finalidad de la mecánica de rocas es conocer y predecir el comportamiento de


los materiales rocosos ante la actuación de las fuerzas internas y externas que se
ejercen sobre ellos.

Los distintos ámbitos de aplicación de la mecánica de roca se agrupan en:

1. Cuando el material rocoso constituye la estructura (excavaciones de


túneles, galerías, taludes, etc.)
2. Cuando la roca es el soporte de otras estructuras (cimentaciones de
edificios, presas, etc.)
3. Cuando las rocas son empleadas como material de construcción
(escolleras, terraplenes, rellenos, etc.).

Cuando se excava un macizo rocoso o se construyen estructuras sobre las rocas


se modifican las condiciones iniciales del medio rocoso, el cual responde a estos
cambios deformándose o rompiéndose.

El conocimiento de las tensiones y deformaciones que puede llegar a soportar el


material rocoso ante unas determinadas condiciones permite evaluar su
comportamiento mecánico y abordar el diseño de estructuras y obras de
ingeniería. La relación entre ambos parámetros describe el comportamiento de los
diferentes tipos de rocas y macizos rocosos, que dependen de las propiedades
físicas y mecánicas de los materiales y de las condiciones a que están sometidos
en la naturaleza.

El alcance de la mecánica de roca es dar la inspección de las características del


subsuelo, exploración, muestreo y ensayos básicos de laboratorios, para
determinar las propiedades físicas y mecánicas, obtención del perfil estratigráfico,
con la finalidad de lograr una tipificación general de los suelos, determinar la
capacidad de carga admisible, y finalmente, con la información obtenida, emitir las
recomendaciones generales para el proceso constructivo.
La mecánica de roca surge como disciplina en los años 60 del siglo xx, cuando bajo la
insistencia de la “escuela austriaca”, con Stini y Muller al frente, se desvincula de la
sociedad internacional de mecánica del suelo (ISSMEGG, Internacional Society for Soil
Mechanics and Geotechnical Engineering), con la oposición Karl Terzaghi. De esta forma,
se funda la “Sociedad Internacional de Mecánica de Rocas” (ISRM, International Society
for Rock Mechanics and Rock Engineering) en 1962 en Salzburgo (Austria).

El nacimiento de la mecánica de rocas como disciplina independiente de la


mecánica de suelos se debe principalmente a que la aplicación de los conceptos y
principios de la mecánica de suelos no eran directamente aplicables a las masas
rocosas al existir un nuevo concepto o elemento que gobernaba y controlaba el
comportamiento de las rocas, como eran las discontinuidades.
Estas conclusiones surgen debido a las experiencias adquiridas en la construcción
del “Canal de Panamá” (1.884 – 1.914) y máxime teniendo en cuenta diferentes
desastres ingenieriles que se produjeron en la mitad del siglo XX, como el de la
“presa de Malpasset” (1.959), “mina de Coalbrook” (1.960) y la “presa de
Vajont” (1.963), que obligaron a un replanteamiento de la mecánica utilizada
hasta ese momento sobre las masas rocosas.
Los primeros estudios rigurosos relacionados con la mecánica de rocas
(denominada entonces control de estratos), aparecen principalmente con motivo
de los problemas planteados por los movimientos producidos en la superficie y en
todo el terreno por las explotaciones subterráneas de carbón en Europa. En la
Conferencia Internacional sobre sobre “Presión de las rocas y sostenimiento de las
minas” (International Conference on Rock Pressure and Ground Support) que se
celebró en Lieja (Bélgica) en 1951, se presentaron los primeros desarrollos
científicos de la mecánica de rocas aplicados a la minería, principalmente del
carbón, pudiendo considerarse como el primer congreso de lo que hoy conocemos
propiamente como mecánica de rocas.
Es de destacar que la primera aparición pública del término “mecánica de rocas”
aparece en 1957 en el libro de J. Talobre. “La mécanique des roches apliquée aux
travaus publics”, posteriormente traducido como mecánica de rocas.

Desde sus orígenes en los años 60 y a lo largo de su evolución ha habido cierta


tendencia de considerar la “mecánica de rocas” como una disciplina derivada o
“subordinada” de la “mecánica de suelos”.
A pesar de la similitud en lo que respecta a los principios básicos, existen una
serie de aspectos clave que permiten una clara distinción entre ambas disciplinas,
entre las que destacan:

 Los procesos de rotura de “rocas intactas” o “roca matriz” implican mecanismos de


fracturación, así como generación y crecimiento de grietas en un medio “pseudo-
continuo”, mientras que en los “suelos” la rotura no afecta a la integridad mecánica
de cada uno de los granos individuales.
 Las masas rocosas se caracterizan por ser anisótropas, discontinuas y
heterogéneas.
 Los suelos, en las condiciones normales de operación, suelen encontrarse
sometidos a campos de tensiones generalmente débiles, a diferencia de las rocas
que se encuentran sometidas a estados de tensiones muchos mayores.
 Las rocas suelen tener módulos elásticos y resistencia mucho mayores que los
suelos.
 El flujo de agua en las rocas se produce siguiendo las fisuras o fracturas
existentes en la roca, lo que provoca niveles bajos de permeabilidad. En el caso
de los suelos el flujo se agua se produce a través de los poros que deja el
entramado de partículas sólidas.

Por tanto, la mecánica de rocas es una disciplina diferenciada de la mecánica de


suelos debido al diferente comportamiento y más complejo que presentan las
masas rocosas por la presencia de discontinuidades que le proporcionan a las
masas rocosas un marcado carácter de anisotropía, heterogeneidad y
discontinuidad, dificultando de esta forma su modelización y la predicción de su
comportamiento.

El término geomecánica se aplica a la disciplina relacionada con la ingeniería


geológica principalmente, y otras ramas como la ingeniería civil, ingeniería de
minas y la geofísica, para estudio de las condiciones
de estabilidad, deformación y resistencia de macizos rocosos. Parcialmente se le
puede considerar sinónimo de mecánica de rocas, pues además
comprende mecánica de suelos.
La geomecánica se distingue de la geotecnia en que en ésta se atienden
principalmente terrenos no consolidados. En algunos casos, para el avance y la
culminación de proyectos constructivos, las características geológicas locales
requieren integración de ambas disciplinas. Se puede dividir en:

 Geomecánica de superficie
 Geomecánica aplicada al subsuelo

Geomecánica de superficie
De manera prevalente, en esta rama se estudia:

 Estabilidad de:

1. Taludes rocosos
2. Colapsos rocosos.
3. Túneles de carreteras y ferrovías.

 Caracterización de macizos rocosos: bloques de rocas separados


por superficies o juntas de discontinuidad y determinación de sus factores de
seguridad.
 Características y estabilidad de rocas destinadas a cimentación de
obras edilicias importantes como estribos de represas y de puentes así
como pilares de puentes.
Geomecánica aplicada al subsuelo
En esta rama, principalmente desarrollada en el ámbito de la investigación
petrolera, se indagan primordialmente las propiedades geomecánicas de las rocas
atravesadas (o por atravesar) por la perforación de un pozo, con el fin de:

 Determinar y cuantificar la dirección del campo de esfuerzos existente en


el subsuelo.
 Aportar indicaciones de la ventana de valores óptimos de densidad del lodo de
perforación, para evitar:

1. Derrumbes de las paredes del pozo


2. Fracturación involuntaria de las paredes de roca circundante al pozo.

 Indicar la dirección y el mejor perfil de perforación de un pozo para garantizar


la estabilidad.
 Estimar la posibilidad de irrupción de arena asociada a la
de hidrocarburos durante la etapa productiva de un pozo, a fin de prevenirla.
 Aportar los valores de presión de fracturación requeridos en caso
de estimulación mecánica del pozo.
 Determinar las características óptimas de la barrena de perforación que se
utilizará