Está en la página 1de 8

El Lugar de la Memoria de Junín tiene 5 pisos y consta de auditorio, zona de exposiciones

temporales y una zona de exposiciones permanentes. Se cuenta con una colección de


fotografías, testimonios y objetos vinculados al periodo de violencia que vivió el país entre
1980 y 2000.  Se invirtió 7 millones 400 mil nuevos soles en la construcción e
implementación de este espacio de memoria.

JOVEN AQUÍ HAY DATOS QUE


PUEDES SACAR….
Mariella Villasante, investigadora asociada del IDEHPUCP, visitó este espacio poco antes de su
inauguración. Estas son sus impresiones:
El primer Lugar de Memoria del conflicto armado en el Perú fue inaugurado en la ciudad de
Huancayo el lunes 2 de junio, en el distrito de Chilca, donde llegaron desplazados de
Ayacucho y de Huancavelica. Su denominación quechua es: Yalpana Wasi (Casa de
memoria), Wiñay Yalpanapa (Para recordar eternamente). Esta obra monumental, de cinco
pisos, ha sido construida gracias al empeño y al entusiasmo del presidente de la región de
Junín, el Dr. Vladimir Cerrón Rojas y de sus colaboradores. El concepto de la muestra es el
« agua que limpia », retomando un motivo central de la cultura huanca. Por ello, se ha
instalado una cortina de agua que cae como una pequeña catarata al interior, y desde lo alto
del último piso, y un espejo de agua situado en la entrada. La segunda idea conceptual es la
presentación de la historia y de la geografía de la región de Junín siguiendo la línea del
tiempo para acentuar la identidad regional en su conjunto, dentro de la cual se plaza la
memoria del conflicto armado de los años 1980-2000. El conflicto mismo se situa en el
marco de las violencias políticas vividas en América Latina.
En cada piso hay ambientes de museografía bien iluminados por una gran claraboya central
que permite aprovechar al máximo la luz solar de la sierra central. El primer piso esta
consagrado a la presentación del territorio y de la historia regional, que se completan con un
auditorio (300m2) y una cafetería. En el segundo piso se expone la historia política del Perú y
se expone, didácticamente, la permanencia de la violencia en la vida familiar y social. El
tercer piso se dedica a la exposición fotográfica de la violencia de la guerra interna peruana,
incluyendo testimonios filmados recogidos entre 2013 y 2014, mostrando también un
« laberinto de la violencia subversiva », y exponiendo una gran vela en signo de duelo
permanente. En este mismo nivel se encuentran el amplio auditorio de 600 m 2, vitrinas con
objetos asociados a la violencia, una sección consagrada a la selva central y la lucha de los
Ashaninka y Nomatsiguenga, un resumen de las principales masacres, y extractos del
Informe final de la cvr. El cuarto piso presenta una muestra centrada en la educación y de la
influencia de las ideologías en la violencia política, sobre todo en la Universidad del Centro y
en los colegios como Santa Isabel, que han sido centros de militancia subversiva y blancos
de las fuerzas armadas. Notemos que el padre del Dr. Cerrón, profesor de la Universidad del
Centro, ha sido asesinado durante el conflicto armado por el comando Rodrigo Franco. El
quinto piso expone mates burilados de Marcelino Poma, víctima de las fuerzas armadas, las
luchas por las reparaciones, y fotografías y nombres de personas muertas y desaparecidas
de la región de Junín, bajo el lema « Yo soy un ser humano ». El tema de la reconciliación es
presentado a través del concepto de la celebración de « la vida que fluye como el agua. »
Las ideas de la vida que continúa y de la común humanidad de las víctimas son centrales.
Considero que esta dimensión antropológica es sumamente pertinente y paradigmática para
comprender la violencia vivida en el país.
También se han construido bibliotecas, videotecas, áreas de investigación y de
documentación, sin olvidar la Plaza de la reconciliación. También habrán exposiciones
temporales y se podrán aumentar las muestras de manera permanente.
El Dr. Vladimir Cerrón Rojas, refirió que el Lugar de la Memoria contribuirá dinámicamente
para lograr la paz y la reconciliación después del conflicto armado de los años 1980-2000. Y
ha declarado lo siguiente:
«La memoria no solamente es un derecho social, sino también un deber social. En el Lugar
de la Memoria se preservará el material histórico, testimonial, documental y visual sobre las
violaciones de los Derechos Humanos cometidos desde todos los flancos, será sencillamente
la encarnación de la verdad, que la amnesia no puede corroer con la distancia ni el tiempo.
Todos los que estamos aquí, con excepción de los más pequeños sabemos lo que significa
vivir tras el asecho, la amenaza, la persecución, la tortura física y psicológica, que finalmente
nos llevó a aprender a convivir con la muerte de inocentes y culpables, fue una especie de
necrofilia social obligada.».
La obra es muy interesante, estéticamente hermosa y muy bien concebida, la hemos visitado
el 2 de mayo, en compañía de la dirigenta Luzmila Chiricente [presidenta de la Federación
régional de mujeres ashaninka, nomatsiguenga y kakinte (fremank), y miembro del Consejo de
reparaciones], quien ha aportado documentos fotográficos recogidos durante el conflicto
armado interno para la muestra de la sección consagrada a los « Ashaninka » del Lugar de
memoria. Luzmila Chiricente ha colaborado también traduciendo las leyendas de las
muestras sobre su pueblo en lengua ashaninka (añani). Por mi parte, he llevado fotos
amablemente enviadas por Alejandro Balaguer y Mónica Newton sobre la participación de los
Ashaninka en la guerra interna.
Durante esta visita fuimos recibidas gentilmente por la arquitecta Marisol Zumaeta, quien es
responsable —junto con su equipo de ingenieros, antropólogos y técnicos—, de la
implementación del Lugar de memoria, y por el Dr. Cerrón quien nos ha dado muestras del
gran interés que él aporta a esta obra que esta dejando a la región de Junín en aras de la
democratización de los valores de los derechos humanos para todos sus habitantes.
ESTO ES DE OPINION PUEDES SACAR DE
AHÍ UN PAR DE PARRAFOS PARA EL
PUNTO DE VISTA
En defensa del Lugar de la Memoria de la
región Junín

El Lugar de la Memoria de la región


Junín fue inaugurado en junio de 2014, gracias al impulso del presidente regional Vladimir
Cerron y sus funcionarios para contribuir dinámicamente a la paz y a la reconciliación
después del conflicto armado interno vivido entre 1980 y 2000. De acuerdo con lo señalado
por la entonces autoridad regional:
“La memoria no solamente es un derecho social, sino también un deber social. En el Lugar
de la Memoria se preservará el material histórico, testimonial, documental y visual sobre las
violaciones de los Derechos Humanos cometidos desde todos los flancos, será sencillamente
la encarnación de la verdad, que la amnesia no puede corroer con la distancia ni el tiempo.
Todos los que estamos aquí, con excepción de los más pequeños sabemos lo que significa
vivir tras el asecho, la amenaza, la persecución, la tortura física y psicológica, que finalmente
nos llevó a aprender a convivir con la muerte de inocentes y culpables, fue una especie de
necrofilia social obligada”.
El edificio de cinco pisos, realizado internamente por el equipo de la arquitecta Marisol
Zumaeta, está consagrado informar sobre el período del conflicto armado interno, según lo
expuesto en el Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, como ya hemos
explicado en un artículo anterior.
Recordemos que el primer piso está consagrado a la presentación del territorio y de la
historia regional, que se complementan con un auditorio  y una cafeteria. En el segundo piso
se expone la historia política del Perú y la permanencia de la violencia en la vida familiar y
social. En el tercer piso se encuentra una exposición fotográfica de la violencia de la guerra
interna peruana, incluyendo testimonios filmados recogidos entre 2013 y 2014, mostrando
también un “laberinto de la violencia subversiva” y exponiendo una gran vela en signo de
duelo permanente. En este mismo nivel se encuentran otro amplio auditorio, vitrinas con
objetos asociados a la violencia, una sección consagrada a la selva central y la lucha de los
Ashaninka y Nomatsiguenga, un resumen de las principales masacres, y extractos del
Informe Final de la CVR.
El cuarto piso cuenta con una muestra centrada en la educación y de la influencia de las
ideologías en el curso del conflicto armado interno en esta región, en particular, en la
Universidad Nacional del Centro y en los colegios, que fueron centros donde incursionaron
los grupos subversivos y donde los estudiantes se convirtieron en blancos de las fuerzas del
orden. El quinto piso expone mates burilados de Marcelino Poma, víctima de las Fuerzas
Armadas, las luchas por las reparaciones, y fotografías y nombres de personas muertas y
desaparecidas de la región de Junín, bajo el lema “Yo soy un ser humano”. El tema de la
reconciliación es presentado a través del concepto de la celebración de “la vida que fluye
como el agua”. Las ideas de la vida que continúa y de la común humanidad de las víctimas
son centrales. También se han construído bibliotecas, videotecas, áreas de investigación y de
documentación, sin olvidar la Plaza de la Reconciliación. (Pueden verse las imágenes de este
sitio de memoriaaquí).
De manera totalmente imprevista, desde inicios de enero de 2015, el Lugar de la Memoria ha
sido cerrado por orden de las nuevas autoridades regionales, quienes apoyan la demanda de
los nuevos miembros del Municipio de Chilca – distrito donde se ubica este sitio – que
pretenden instalar sus oficinas en esta obra pública por razones oportunistas.
El colectivo “Basta de impunidad” ha hecho un pronunciamiento por la defensa de esta obra
indispensable para la memoria de la violencia politica en la región de Junín que ha sido tan
golpeada durante el conflicto armado interno. He aquí el texto:
“Diversas fuentes nos informan que las nuevas autoridades de la Región Junín quieren
clausurar el Museo de la Memoria de Huancayo y utilizar el espacio para las oficinas del
municipio de Chilca. Una hecho inaceptable. El Museo de la Memoria se implementó en la
última gestión regional ante el anhelo de miles de personas que se han visto afectadas por la
violencia armada y que buscan sanar ese trauma de manera colectiva para que no se vuelva
a repetir. Las secuelas del conflicto político están pendientes de solución todavía. No se
puede detener ese proceso iniciado en la región hace apenas seis meses. La Coordinadora
Contra La Impunidad hace un llamado a todas las voluntades que bregan por justicia y
contra la impunidad a estar alertas y no permitir que tremenda amenaza se concrete. Del
Perú, Junín ha sido uno de los pueblos más castigados por la violencia basta mencionar a las
centenares de víctimas de la Universidad Nacional del Centro y de comunidades campesinas.
¡Basta de impunidad!”.
La Yalpana Wasi ha sido concebida para informar a la población de Junín y de todo el país
sobre los hechos que marcaron el período de violencia y para apoyar el proceso de memoria
entre los familiares de las víctimas del conflicto armado. Por ello, el 22 de diciembre de
2014, los familiares de cinco personas desaparecidas entregaron algunas pertenencias y
fotos en presencia del expresidente regional Vladimir Cerrón, de representantes de
organizaciones de víctimas y de otras autoridades regionales. De este modo, “las familias se
involucran en un proyecto gubernamental que aporta reparaciones simbólicas y sociales
sobre la violencia política. Ahora, las familias tienen un espacio público y simbólico donde
guardar la memoria de sus seres queridos” [Antena Municipal, Huancayo]. El acto terminó
con el estreno del documental “El proceso de desplazamiento de las víctimas de la violencia
política hacia el valle del Mantaro”, con testimonios de miembros de las asociaciones de
desplazados del Centro del Perú, producido por la Pastoral Social de Dignidad Humana del
Arzobispado de Huancayo, el Centro de Atención Psicosocial y el Lugar de la Memoria de la
región Junín.
Gracias a la presión ejercida por más de treinta instituciones de defensa de los derechos
humanos locales y nacionales y la sociedad civil de Huancayo, las autoridades estan
empezando a ceder desde hace unos días y comienzan a retroceder en su intento de
establecer sus oficinas administrativas en el Lugar de la Memoria de Junín. Esperemos que
ello se concretize rápidamente y que la Yalpana Wasi vuelva a abrir sus puertas para
reafirmar el derecho a la memoria del conflicto interno peruano. 

MUSEO DE LA MEMORIA

Iniciativa del Gobierno Regional de Junín, Dr. Vladimir Cerrón

Trabajo para la Corporación Prisma SAC, Ing. Sócrates López

Museología e Implementación museográfica:

Arquitecta Marisol Zumaeta Aurazo

Inversiones Transdisciplinar EIRL

Redacción e investigación:

Abogada Gisela Fernández Rivas Plata

Antropólogo Pavel Ugarte Céspedes

Investigación de campo y archivo en la Región Junín y Lima:


Antropólogo Pocho Marcelo Mucha
Diseño y edición de videos:

Artista Augusto Navarro Cabrera

Asistencia técnica en campo: Alejandro Fuentes

Asistencia en trabajo de imágenes: Juvenal Zamalloa

Diseño sonora para videos:

Músico Omar Vargas Laucata

Locuciones: Angela Campana, Nestor Quispe, Johan Sanchez, Oscar Vargas, Gladys Conde,
Hugo Contreras, Oswaldo Povea y Raisa Saavedra

Canto: Luz María Ampuero, Gladys Conde

Música:

2° Mov de la sinfonica Junin y Ayacucho

Enrrique Iturriaga

Asociación musical Banda Monumental Huancayo, tema: “Basta corazoncito”

Banda Cremas Jauja, tema: “Pachahuara amanecer paqueño”

Emilio Alanya, tema: “Falsía”

Asistencia de supervisión para montaje museográfico:

Diseñadora Sandra Moreno Calizaya

Arquitecto Harry Tarazona

Conservación y montaje de objetos en vitrinas:

Conservadora Pamela Arredondo Miranda


Traducción al Inglés:

Patricia Courtney de Haro

Traducción a la lengua Ashaninka:

Luzmila Chirisente

Traducción al Quechua Huanca:

Juan Reymundo Vega

Montaje técnico de proyecciones y elementos:


Ingeniero Carlos Alegría

Asesoría en Psicología:

Psicólogo José Auca

Apoyo espiritual:

Nuna Ayni

Asistencia de redacción:

Profesor de Ciencias Sociales Richard Muñante

Diseño Gráfico:

Arquitecta Marisol Zumaeta


 

Asistencia de diseño gráfico:

Arq. Harry Tarazona Mata

Ilustraciones:

2do nivel Retablos, para escenografía y videos: César Aguilar “Chilico”

2do nivel Introducción, 3er nivel: John David Rodríguez

2do nivel “Distorsiones”: Alfonso Ramos

Fotografías:

Fotografías años 1980 – 2000: Diario Correo de Huancayo

Fotografías Selva Central: Luzmila Chirisente

Fotografías Cutivireni: Alejandro Balaguer

Fotografía Selva Central indicada 2do nivel: Newton

Fotografías Selva Central en 3er nivel: Diario El Peruano

Fotografías actuales, 2013 – 2014: Augusto Navarro

Fotos de víctimas de la UNCP 5to nivel: Comisión de la Verdad y Reconciliación

Fotografías donadas por la comunidad 5to nivel: Familias voluntarias de la Región Junín
(Convocatoria Abierta)

Mobiliario museográfico: Jorge Moreno, Once y Once SAC

Impresiones gráficas: Elías Fung, IRUDIAK