Está en la página 1de 24

Bienestar, actividad económica y

cuentas nacionales.
Reflexiones en torno al concepto de
trabajo productivo
Welfare, Economic Activity and National Accounts.
A Discussion about the Concept of Productive Labor
Sergio CÁMARA IZQUIERDO

Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, Ciudad de México


scamara@correo.azc.uam.mx

Recibido: 2.6.07
Recibido con modificaciones: 14.3.08
Aprobado definitivamente: 27.3.08

RESUMEN

La medición de la actividad económica es fundamental para analizar el bienestar material de la sociedad y la


dinámica económica. Sin embargo, no existe un criterio único para realizar esta medición, dadas las discrepan-
cias en la definición del concepto de trabajo productivo entre y al interior de los distintos paradigmas
económi- cos. Por un lado, la teoría ortodoxa concibe la producción como un proceso físico o material, como
producción de bienes y servicios. Como consecuencia de la amplitud de esta definición, incurre en una serie de
inconsis- tencias en sus planteamientos prácticos sobre la medición de la actividad económica, por lo que
fracasa en su intento de servir como medida del bienestar. Además, al mezclar flujos productivos de muy
distinta índole, frus- tra su utilidad para el análisis de la dinámica económica. Por otro lado, la teoría laboral
del valor tiene un con- cepto de trabajo productivo coherente, a pesar de las controversias suscitadas en más de
un siglo de debates, basado en una concepción de la producción históricamente específica; aunque esta
limitación le impide funda- mentar el análisis del bienestar, es útil para el análisis de la dinámica económica.
La última parte del artículo discute las transformaciones necesarias para convertir las categorías contables
ortodoxas en categorías acordes con la teoría laboral del valor. La comparación de ambas categorías para
España entre 1954 y 2006 evidencia importantes diferencias en la medición del crecimiento económico y la
distribución de la renta.

PALABRAS CLAVE: bienestar, actividad económica, cuentas nacionales, trabajo productivo, España.

ABSTRACT

The measurement of economic activity is central for the analysis of material welfare and economic dynamics.
Nonetheless, there is not a single criterion for this measurement, given the discrepancies on the definition of
the concept of productive labour among and within the various economic paradigms. On the one hand,

Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 1


orthodox

2 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167


theory conceives production as a physical or material process, as production of goods and services. As a
conse- quence of such an open definition, it incurs in a variety of inconsistencies in his practical treatment of
the measurement of economic activity, therefore failing to be useful as a welfare indicator. Moreover, the
aggregation of productive flows of a rather different nature thowarts its usefulness for analyzing economic
dynamics. On the other hand, the labour theory of value provides a coherent concept of productive labour,
despite the controversies raised along a century of debates, based on a historically specific conception of
production; while this restraint prevents an analysis of welfare founded on this concept, it is useful for
analyzing economic dynamics. The last part of the paper discusses the necessary transformations to convert
orthodox accounting categories into categories coherent with the labour theory of value. The comparison of
both categories for Spain between 1954 and 2006 reveals important divergences in the measurement of
economic growth and income distribution.

KEY WORDS: Welfare, economic activity, national accounts, productive labour, Spain.

SUMARIO: Introducción, 1. ¿Existe un concepto ortodoxo de trabajo productivo? 1.1. La medición de la pro-
ducción en los Sistemas de Cuentas Nacionales (SCN). 1.2. Límites y alcances de los Sistemas de Cuentas
Nacionales. 2. Trabajo productivo en la teoría laboral del valor. 2.1. La superación del viejo debate. 2.2. La
cuestión del trabajo de circulación: una propuesta de reconciliación. 3. La economía política de las cuentas
nacionales, 3.1. Cuentas nacionales ortodoxas y teoría laboral del valor. 3.2. Crecimiento y distribución de la
renta en España (1954-2006). 4. Conclusiones. 5. Bibliografía.
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

INTRODUCCIÓN ría del trabajo productivo, a pesar de las contro-


versias existentes, constituye una teoría
Desde el punto de vista económico, el completa y útil sobre la medición de la
bienes- tar material o social de la población se actividad económi- ca capitalista. No obstante,
mide por la disponibilidad de bienes y servicios la limitación de dicho concepto viene dada por
y está determinado por el nivel de la actividad su orientación hacía la producción
económi- ca desplegado por un país. A grandes específicamente capitalista y su inca- pacidad
rasgos, podemos afirmar que la ciencia para medir el bienestar económico.
económica tiene como objetivo comprender el El trabajo se estructura de la siguiente forma.
funcionamiento de los procesos económicos y En la primera sección, se indaga sobre el trata-
establecer las políti- cas adecuadas para su miento teórico del trabajo productivo en la
expansión a partir del cam- bio tecnológico y teoría ortodoxa y se analiza su aplicación
del aumento en la productivi- dad del trabajo, práctica en los SCN. La sección segunda
con la finalidad de mejorar el bienestar de la presenta el concepto de trabajo productivo de la
población1. En este sentido, la evaluación de las teoría laboral del valor y su utilidad para la
distintas teorías y políticas eco- nómicas medición de la actividad eco- nómica mediante
requiere contar con una medida precisa de la un repaso de las discusiones históricas sobre el
actividad económica, requisito que se pre- tende tema y una nueva propuesta de delimitación del
cubrir mediante los Sistemas de Cuentas concepto. En la sección tercera, se analizan los
Nacionales (SCN). pasos necesarios para la conver- sión de las
Sin embargo, los criterios de medida categorías contables ortodoxas en categorías
estableci- contables de la teoría laboral del valor y,
dos en dichos sistemas son ampliamente discuti- posteriormente, se comparan algunas categorí-
dos por una buena parte de la comunidad acadé- as contables ortodoxas y de la teoría laboral del
mica desde los diversos paradigmas económicos. valor para el caso particular de España en el
La discusión sobre la medición de la actividad periodo 1954-2006.
económica está relacionada con el concepto de
trabajo productivo. En la teoría ortodoxa, la cues-
tión del trabajo productivo raramente se aborda 1. ¿EXISTE UN CONCEPTO ORTODOXO
de manera explícita, sino que suele tratarse DE TRABAJO PRODUCTIVO?
implícita- mente en el debate sobre los criterios
de medida de los Sistemas de Cuentas Si se repasan los libros de texto, uno diría
Nacionales. De esta forma, el planteamiento del que no existe una teoría ortodoxa del trabajo
tema es más práctico que teórico. La teoría produc- tivo; en realidad, deberíamos concluir
laboral del valor, en cambio, posee un concepto que no existe una teoría ortodoxa explícita sobre
explícito de trabajo productivo basado en su dicho concepto. De hecho, toda teoría
concepción específicamente social de la económica debe tener un planteamiento sobre
producción, aunque existen amplias contro- los conceptos de trabajo productivo y
versias en cuanto a su delimitación teórica. producción, y, más concreta- mente, sobre los
Este trabajo discute los alcances de los con- criterios de medición de la acti- vidad
ceptos de trabajo productivo ortodoxo y de la económica. Debido al abandono por parte de la
teo- ría laboral del valor para la medición de la actual ortodoxia económica de la teoría explícita
activi- dad económica. Se muestra que la que abanderaban los economistas clási- cos
definición ortodoxa de la producción en sentido -desde los fisiócratas hasta Marx-, la cuestión
amplio - esto es, como creación de bienes y del trabajo productivo es tratada de forma indi-
servicios desde una perspectiva material- no es recta o implícita al enfrentarse a la cuestión
útil para medición de la actividad económica, prác- tica de la medición de la actividad
mientras que los criterios "prácticos" fijados por económica. En nuestra opinión, esta
los SCN incurren en una serie de indiferencia es dañina para los objetivos de
inconsistencias en su objetivo esencial. La dicha medición, puesto que gene- ra una serie
teoría laboral del valor no adolece de la misma de inconsistencias surgidas de la dua- lidad entre
indefinición teórica y su teo- el concepto ortodoxo de producción -
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

1 Es evidente la importante limitación del concepto y valoradas en


económico de bienestar al restringirse a la cantidad de función de su carácter los mercados o, al
bienes y servicios mercantil. Según el menos, puedan ser
-¿cuánto consumimos?-, omitiendo su calidad -¿qué SCN-93, "todos los provistos por una
consumimos?- y las consecuencias negativas de un mayor bienes y servicios unidad a otra, de
consumo. considerados como manera onerosa o
produc- ción deben gra- tuita. El
definida de forma se entiende como un Sistema incluye
ser tales que puedan
amplia en términos proceso físico", toda la producción
ser vendidos en
físicos o materiales- y normalmente sólo se des- tinada al
su medición en contabi- lizan "los mercado dentro de
términos moneta- rios valores de los bienes, los límites de la
en la práctica servicios y acti- vos pro- ducción, tanto
contable. involucrados en las para la venta como
La actividad transacciones entre uni- para el true- que."
productiva se define dades institucionales que (SCN-93:1.20) El
como la creación de están asociados a estas criterio es
bienes y servicios, esto actividades, en vez de complemen- tado
es, la crea- ción de intentar registrar o medir por la apreciación
objetos de utilidad, los procesos físicos del carácter
independientemente directamente." (SCN- monetario del flujo
de su carácter tangible, 93:1.20 y 1.12) productivo, que es,
de cualquier además, el criterio
valoración ética o 1.1LA MEDICIÓN DE de valoración de
moral sobre dicha LA PRODUCCIÓN dicha actividad:
utilidad y, de forma EN LOS SISTEMAS
más importante, de la DE CUENTAS "El Sistema
forma social que toma NACIONALES no intenta
la actividad (SCN) determinar la
productiva. Bajo esta utilidad de los
amplia defini- ción, no Los criterios flujos y acervos
obstante, es posible generales de medición de que caen dentro
incluir cualquier tipo la acti- vidad económica de su ámbito. En
de actividad laboral, están expuestos en la cambio, mide el
incluyendo el trabajo metodo- logía valor de cambio
doméstico y otros homogénea propuesta efec- tivo de las
tipos de trabajo por el Sistema de entradas en las
privado. Dada la Cuentas Nacionales de cuentas en
amplitud de las 1993 de la Organización términos
actividades de las Naciones Unidas monetarios, esto
productivas defini- das (SCN-93), cuya secuela es, los valores a
de este modo, su europea es el Sistema los cuales los
medición práctica Europeo de Cuentas de bienes y los otros
requiere utilizar algún 1995 (SEC-95). Dicho activos, servicios,
criterio adicional que sistema propone un siste- trabajo o dotación
difiera de y restrinja el ma ambiguo en la de capital son
concepto teórico de medición de la actividad efectivamente
producción. Tal y eco- nómica. En primer intercam- biados
como se plantea en el lugar, establece un o pudieran ser
documento base de criterio operativo general intercambiados
conta- bilidad nacional restrictivo, el "criterio de por efecti- vo."
de Naciones Unidas, mer- cado", que estipula (ibid:3.70)2
aunque "[e]n el que las operaciones
Sistema, la producción deben ser contabilizadas Sin embargo, el
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

SCN-93 propone servicios o un criterio cuenta propia de


una aplica- ción provistos de forma alternativo los servicios de
flexible de este gratuita como consistente en sumar alquiler de
criterio. Por transferencias en los cos- tos de viviendas
ejemplo, "tam- especie. Estos producción dados ocupadas por sus
bién incluye bienes y servicios por los consumos dueños)."
todos los bienes deben incluirse en inter- medios, la (ibid:1.22)
y servicios las cuentas, remuneración de los
provis- tos de aunque sus valores asalariados, el No obstante, el
manera gratuita a deban ser consumo de capital Sistema opta por no
los hogares estimados, dado fijo y los otros contabi- lizar la
individuales o que son impuestos netos producción para uso
colectivamente a producidos por (ibid: 6.90-2), que final propio de los
la comunidad por actividades que no representan los hogares dado que,
las unida- des son diferentes de flujos monetarios aunque es
gubernamentales aquellas que asociados a esta "productiva en sen-
o las producen bienes y producción3. tido económico"
Instituciones Sin servicios para la Adicionalmente, el (ibid:1.21), "la
Fines de Lucro al venta. Es más, las Sistema también importancia
Servicio de los transacciones en considera necesario económica de estos
Hogares" las que son contabilizar parte de flujos es muy
(ibid:1.20), a provistos estos la producción para diferente de la que
pesar de su bienes y servicios uso final propio, es tienen los flujos
carácter no son también decir, producida y monetarios. (…) La
mercantil. transacciones rea- consumida dentro de inclu- sión de
En general, el Sistema les a pesar de que las unidades grandes flujos no
argumenta que los productores no institucionales: monetarios de este
reciban dine- ro a tipo en las cuentas
"Muchos cambio." "El Sistema al lado de los flujos
bienes y (ibid:1.72) incluye toda la monetarios puede
servicios no producción de oscurecer lo que
son realmente Es decir, el bienes para uso está pasado en los
vendidos, pero sistema relaja su final propio dentro merca- dos y reducir
sí son provistos criterio general para de la frontera de la utilidad analítica
a otras incluir la producción, dado de los datos." En
unidades: por producción no que los bienes concreto, "estos
ejemplo, son mercantil represen- pueden ser servicios se
cambiados por tada por los flujos empleados para un consumen al
otros bienes y de bienes y uso mercantil o no momento de
servicios provistos mercantil incluso producirse y la
después de que han relación entre su
2 El SEC-95 se expresa de manera análoga: "Los
sido producidos,
conceptos del SEC se centran en la descripción del pero excluye toda
proceso económi- co en términos monetarios y
fácilmente observables. La mayor parte de los stocks y la producción de
flujos que no pueden observarse fácil- mente en términos servicios para uso
monetarios o que no tienen una contrapartida monetaria final propio dentro
clara no se toman en consideración." y "La mayo- ría de de los hogares (con
la operaciones registradas en el sistema son operaciones
excepción de los
monetarias." (SEC-95:4 y 11)
servicios
de manera gratuita o a otra. En este caso, producidos por el
a precios el criterio general de empleo de per-
económicamente no valora- ción sonal doméstico
significativos de una tampoco puede ser remunerado y la
unidad institucional aplicado y se utiliza producción por
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

producción y las criterio alternativo de interna y las diversas necesidades de información. Por
actividades valoración. En ejemplo, en aras de la coherencia, el valor de los
servicios colectivos producidos por las administraciones
mercantiles es más concreto, se valora a públicas debe registrarse como producción, ya que el
tenue que en la precios de mercado pago de la remuneración de asalariados y la adquisición
producción de bienes, cuándo es posible de cualquier tipo de bienes y servicios por las
como los bienes identificar administraciones públicas son fácilmente observables en
térmi- nos monetarios. Además, para los fines del
agrícolas que producciones mer- análisis económico y la política económica, la
producen los hogares cantiles análogas a descripción de los servicios colec- tivos de las
en parte para consumo los costos de administraciones públicas en relación con el resto de la
final propio y en parte producción, al igual economía nacional incrementa la utilidad de las cuentas
para la venta, o que la producción no nacionales en su conjunto." (SEC-95:4-5)
4 En resumen, "la renuencia de las cuentas
trueque, en el mercantil, cuando no nacionales a imputar valores para la producción… de
mercado." (ibid:1.22) existe una producción los servicios domésti- cos y personales dentro de los
4 El Sistema realiza mercantil hogares se explica por una combinación de factores, a
dos excepciones. La equiparable. saber, el aislamiento e independencia relativa de estas
pro- ducción por (ibid:6.85) actividades de los mercados, la dificultad extrema de
realizar estimaciones de sus valores significativas eco-
cuenta propia de los En resumen, la nómicamente y los efectos adversos que tendría sobre la
servicios de alquiler inclusión y utilidad de las cuentas." (SCN-93:6.22)
de viviendas ocupadas valoración de la
por sus dueños es actividad económica
contabilizada dado en el SCN-93 parte
que "la proporción de un criterio
entre viviendas mercantil restrictivo,
ocupadas por sus que es relajado
dueños y alquiladas mediante la inclusión
puede variar mucho progresiva de una
entre países, incluso buena parte de la
en cor- tos periodos de producción de bienes
tiempo dentro de un y servicios úti- les
país, por lo que tanto inicialmente
las comparaciones excluidos con el
internacionales como objeto de apro-
intertemporales del ximarse al concepto
consumo de servicios amplio de producción
residenciales estarían orto- doxo. Así,
distorsionadas si no se
hiciera una "El Sistema no
imputación." registra todos los
(ibid:6.29) productos, dado que
Igualmente, se se omiten los
contabilizan los servicios
servicios producidos domésticos y
por el personales
empleo de personal producidos y
doméstico remunerado. consumidos por
La producción miem- bros de un
para uso final propio mismo hogar. Con
también debe tener un esta única excep-

3 El SEC-95 argumenta esta decisión de la siguiente


manera:
"Este principio no se ha aplicado de forma estricta,
porque también deben tenerse en cuenta la coherencia
amparados
ción, el PIB pretende ser una medida completa
del valor añadido bruto total producido por todas
las unidades institucionales." (ibid:1.75)

1.2 LÍMITES Y ALCANCES DE LOS


SISTEMAS DE CUENTAS NACIONALES

Los cuestionamientos a los criterios de


medida de la actividad económica surgen con los
propios Sistemas de Cuentas Nacionales. El
primer gran debate, como expone Moseley
(1982:245-247), giró en torno a la
contabilización de la producción del gobierno y
tuvo como participantes, entre otros, a los
premios Nobel Simon Kuznets y J. R. Hicks.
Aunque hubo un relativo consenso en que buena
parte de dicha producción debía ser conta-
bilizada como consumos intermedios -por ejem-
plo, la legislación económica, la administración,
la policía y defensa, etc., al ser considerados
como condiciones de la producción-, se decidió
contabi- lizar toda la producción gubernamental
como pro- ducción final dadas las dificultades
prácticas de identificar su naturaleza intermedia o
final.
En la actualidad, el debate se ha orientado a
la justificación de la ruptura del criterio
mercantil para lograr una inclusión más amplia
de bienes y servicios producidos, dado que la
síntesis repre- sentada por los Sistemas de
Cuentas Nacionales resulta ser limitada e
inconsistente. ¿Qué bienes y servicios son
contabilizados? Sólo aquellos que pueden ser
fácilmente identificados y valorados, bien
porque existe una producción de mercado
análoga o bien porque se producen con factores
pagados. Por este motivo, se contabiliza la pro-
ducción de los trabajadores asalariados de las
ins- tituciones sin fines de lucro, pero no la de
sus tra- bajadores voluntarios. Así, el servicio
de una ambulancia de la Cruz Roja es
productivo y con- tabilizado cuando su
conductor y personal sanita- rios son
asalariados, pero no cuando son volunta- rios, a
pesar de que su contenido material sea similar.
En resumen, los criterios contables resul- tan ser
más prácticos que teóricos.
La mayor disponibilidad de fuentes de datos
en la actualidad ha permitido que los intentos de
contabilización de la producción doméstica
hayan tomado fuerza en los últimos tiempos,

156 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167


actividad labo- ral) como, por ejemplo, los
por el uso de cuentas satélites propuesto por servicios de las viviendas ocupadas por sus
capí- tulo XXI del SCN-93. Aunque no es propietarios.
publicada junto con las estadísticas En resumen, el Sistema de Cuentas
oficiales, por ejemplo la medición de la Nacionales renuncia a utilizar un criterio objetivo
actividad no de mercado de los hogares y único de contabilización de la producción con
realizada por Landefeld et al. (2005) la finalidad
internamente en el Bureau of Economic
Analysis (BEA) de Estados Unidos 5La producción de los hogares estimada incluye
"incrementó el PIB en un 48% en 1946 y preparación de alimentos, limpieza, lavado de ropa, trabajo
en un 26% en 2004." (ibid:5)5 Para el caso administra- tivo, reparaciones y mantenimiento, jardinería y
afines, cuidado de niños, compras, cuidado de la salud, etc.
de España, encontramos el trabajo de Moltó 6 De hecho, el propio Sistema excluye parte de la
y Uriel (2004), que contabiliza la produc- producción para uso final propio de los hogares por su
ción doméstica de proporcionar distinta impor- tancia económica en relación a otros flujos
alimentación, alo- jamiento, vestido y contabilizados, como señalamos arriba.
cuidados y educación. A pesar de ampliar
los bienes y servicios contabilizados, estos de representar un trabajo productivo de
trabajos dejan fuera otros como los produci- sistema integral de la teoría laboral del
dos por factores no remunerados en las contabiliza- ción de valor, analizado en la
institucio- nes sin fines de lucro. los bienes y servicios sección siguiente, es
Sin embargo, la problemática no radica producidos, algo que una ventaja frente al
única- no cumple de forma concepto ortodoxo.
mente en la exclusión de ciertos valores de satisfactoria. En
uso, sino también en el criterio de general, podemos
valoración de cier- tos valores de uso concluir que las 2. TRABAJO
incluidos. Como adelantamos, la valoración inconsistencias de los PRODUCTIVO
de la producción gubernamental o del SCN son debidas a la EN LA TEO-
trabajo doméstico asalariado se limita a los ausencia de una RÍA LABORAL
costes salariales y de consumo de capital concepción social de DEL VALOR
fijo. Esto contradice el concepto ortodoxo la producción, donde
de producción, que considera al excedente la producción es El concepto de
de operación como un coste más -el coste distinguida por la trabajo productivo de
de empleo de los medios de producción- forma social en la que la teoría laboral del
equivalente a la contribución física a la se lleva a cabo. Hay valor ha dado lugar a
producción de dichos medios de producción que reconocer que el amplias contro-
o servicios del capital. SCN-93 ha avan- versias sobre su
Más importante aún, la disparidad de zado en esta línea definición y alcances,
criterios de contabilización conduce al mediante la distinción por lo que es difícil
SCN a agregar una serie heterogénea de entre la producción de exponer una versión
flujos productivos, redu- ciendo la mercado, no de mayoritariamente
capacidad analítica de las cuentas mercado y para uso aceptada. En esta
nacionales6. Así, una categoría central final propio; y, en sección, vamos a
como el PIB incluye la producción menor medida, esbozar los dos
mercantil llevada a cabo por empresas mediante la dis- grandes debates
capitalistas, la producción mercantil tinción entre surgidos en la
llevada a cabo por unidades de produc- excedente de literatura con el
ción no capitalistas, la producción no explotación y renta objeto de realizar una
mercantil del gobierno y de las mixta. Estos avances propuesta de
instituciones sin fines de lucro, la son, no obstante, reconcilia- ción, no
producción no mercantil de los trabaja- insuficien- tes. En este tanto de las partes
dores asalariados del hogar, e, incluso, sentido, la inmersas en el debate,
activida- des ficticias (que no implican una determinación social sino del concepto
del concepto de teórico de trabajo

Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 157


productivo con la producción que relacionado con la
realidad capitalista "Trabajo conviven con las for- discordia actual,
actual y su productivo no es mas de producción de distingue el trabajo de
aplicación más que una valor y plusvalía pro- ducción y el
empírica7. La expre- sión específi- camente trabajo de circulación
resolución del sucinta que capitalistas. En dentro de la esfera
primer debate, en designa la concreto, es capitalista. Esta
torno al contenido relación íntegra y improducti- vo el distinción está basada
del concepto de el modo en que se trabajo que no cumple en el análisis del
trabajo produc- presenta la con las dos caracte- proceso global de
tivo, nos permite capacidad de rísticas del trabajo producción capita-
delimitar trabajo y el capitalista, a saber: 1) lista y, concretamente,
estrictamente sus trabajo en el ser asa- lariado, y 2) en la distinción entre
alcances, reducidos proceso estar dirigido al la esfera de la
pero claramente capitalista de mercado; entre otros, el producción -donde se
definidos. El producción. Por trabajo doméstico, de crea valor y plusvalía-
consiguiente, si
segundo debate, en los servidores públicos, y la esfera de la
hablamos de
torno a su independiente y, por circulación -donde
trabajo producti-
significancia empí- supuesto, de la esfera sólo tienen lugar
vo, hablamos
rica en relación a priva- da de intercambio de
pues de trabajo
conceptos como producción. El equivalentes.
socialmente deter-
producción, segundo nivel,
minado." (Cap.
acumulación, etc.,
VI:83)
nos permite
abordar los proble-
Para situar
mas prácticos de su
adecuadamente 7 El origen de la controversia se puede situar en el
aplicación
ambos debates, es tratamiento heterogéneo que Marx hace del tema en su
empírica. obra. En nues- tra opinión, la reconstrucción del concepto
necesario distinguir
Tanto en de trabajo productivo debe abandonar cualquier lectura
nuestra lectura dos niveles en la exegética de Marx y diri- girse a lograr el mayor poder
de los debates definición de explicativo de las economías capitalistas.
como trabajo productivo,
en nuestra resumidos en la
propuesta, siguiente
consideramos ilustración:
necesario rescatar
Ilustración 1.
la característica
Niveles en la
primordial de este distinción
con- cepto, a saber, entre trabajo
su contenido productivo e
específicamente improductivo Producción capitalista
capitalista. Como
Marx postuló, Actividad de producción
Modo de producción capitalista

Producción no capitalista
El primer nivel,
relacionado con el Actividad de circulación
primer debate,
clasifica como
improductivas las
formas no capi-
talistas de

156 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167


2.1LA SUPERACIÓN DEL VIEJO DEBATE lista o comunista. (Gillman, 1957; Baran, 1959;
Baran y Sweezy, 1966)
Aunque Marx definió el trabajo productivo Definición reproductiva: El enfoque repro-
como trabajo que crea valor y plusvalía8, nume- ductivo enfatiza el uso de los productos del tra-
rosos economistas marxistas han defendido bajo; trabajo productivo es aquel cuyos produc-
defi- niciones radicalmente diferentes de trabajo tos se usan posteriormente en la reproducción
pro- ductivo. A continuación, presentamos una del capital. Podemos distinguir dos ramificacio-
clasifi- cación de estas definiciones nes. La primera considera improductiva la pro-
"incorrectas" en tres grandes grupos, cuya ducción de artículos de lujo y suntuarios, por
discusión constituyó el pri- mer gran debate en ejemplo, la producción de armamento. (Morris,
torno al trabajo productivo9: 1958; Blake, 1960; y Gough, 1972) 11 La segun-
Definición fisicalista: Esta definición consi- da asume que el trabajo que incrementa el valor
dera productivo el trabajo que produce objetos de uso de la fuerza de trabajo y, en
materiales o tangibles. En cambio, el trabajo consecuencia, la producción de plusvalía es
improductivo produce "servicios", esto es, aque- trabajo indirecta- mente productivo. Así, los
llas mercancías cuya producción y consumo es trabajadores públicos de la sanidad, enseñanza o
simultánea10. Esta concepción del trabajo pro- la investigación son considerados productivos.
ductivo fue dominante entre los teóricos de la (Gough, 1979; O'Connor, 1973; Yaffe y
renta nacional de la escuela soviética -Khavina Bullock, 1975)
(1959)- y ha estado presente en algunos marxis- En la actualidad, podemos afirmar que este
tas occidentales, como Poulantzas (1974). debate está superado, algo que se refleja en la
Definición evaluativa: El trabajo o los pro- mayoría de las aportaciones recientes sobre el
ductos del trabajo se evalúan en función de tema. (Leadbeater, 1985; Laibman, 1992, 1999;
algún criterio de utilidad social, lo que la otorga Savran y Tonak, 1999; Shaikh y Tonak, 1994;
una gran heterogeneidad a la definición según el Mohun, 1996, 2000; Carchedi, 1991; Houston,
cri- terio establecido. El criterio dominante 1997; Cámara, 2006) En general, las definicio-
conside- ra como improductivo al trabajo nes erróneas adolecen del mismo error común:
innecesario en una hipotética formación social se centran en el valor de uso producido, pero
superior, socia-

8“Como el fin inmediato y el producto por excelencia


de la producción capitalista es la plusvalía, tenemos que
solamen- te es productivo aquel trabajo –y sólo es un
trabajador productivo aquel ejercitador de capacidad de
trabajo— que directa- mente produzca plusvalía; por ende
sólo aquel trabajo que sea consumido directamente en el
proceso de producción con vis- tas a la valorización del
capital.” (Cap. VI: :77)
“Trabajo productivo, en el sentido de la
producción capitalista, es el trabajo asalariado, que, al
ser cambiado por la parte variable del capital (la parte
del capital invertida en salarios) no sólo reproduce esta
parte del capital (o el valor de su propia fuerza de
trabajo), sino que produce, además, una plusvalía para
el capitalista.” (TSV I: :137)
9 La construcción de esta clasificación se ha
alimentado de las propuestas de clasificación de Laibman
(1992) en 7 gru- pos diferentes y de los repasos históricos
de Guerrero (1989) y Savran y Tonak (1999).
10 Esta interpretación equivale a la “segunda definición” de
Adam Smith, que Marx critica en las Teorías sobre la plus-
valía (TSV I: :145-157), si bien es cierto que el propio Marx
contribuye a esta confusión (Rubin, 1923: :322-323;
Leadbeater, 1985: :594-596 y 601-604). Así, Marx considera
“que a medida que el capital va adueñándose de
toda la producción ... va estableciéndose también, más

Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 159


y más, una diferencia material entre trabajadores indeterminación controversia reciente
productivos e improductivos, en el sentido de emanada del concepto ha surgido a raíz de
que los primeros, con raras excep- ciones,
producen exclusivamente mercancías, mientras ortodoxo amplio. En la dificultad existen-
que los segundos, salvo excepciones muy segundo lugar, dado te para asignar los
contadas, ejecutan solamente servicios que la dinámica de distintos trabajos a
personales.” (TSV I: :145) las economías las esferas de
En realidad, Marx hace un doble uso del
concepto “servicio”, (Leadbeater, 1985: :595), para
capitalis- tas actuales producción y
referirse tanto al personal doméstico ––que está dominada por la circulación del
constituye la mayor parte del trabajo improductivo dinámica de la segundo nivel de la
en su época– como a la producción inmaterial. Esta acumulación distinción. A grandes
consideración le lleva a formular una “definición capitalista, la rasgos, podemos
secundaria”, que debe someterse a la “característica
decisiva” de la defi- nición general (Rubin, 1923: : caracterización de la identi-
323) de trabajo productivo: “es trabajo productivo el actividad económica
que produce mercancías, y trabajo impro- ductivo el que surge del
que produce servicios personales.” (TSV I: :156) No concepto de trabajo
obstante, Marx es consciente de las limitaciones de
esta “definición secundaria” y así queda patente con
productivo de la
ejemplos en los que la producción de servicios es teoría laboral del
producción de capital y en otros que la producción valor es la más idónea
material es producción de meros valores de uso para el análisis de
(ibid: :150). fenómenos
11 La versión sraffiana de la definición de
productivo, basada en la distinción entre mercancías económicos como el
básicas y no básicas, es parte de esta ramificación . crecimiento, los
(Laibman, 1992: :72-73) ciclos y crisis, la
asignación de los
omiten el análisis económica capi- recursos productivos,
del contenido talista, esto es, la la distribución del
específicamente medición del valor ingreso, las políticas
social del y no de los valores econó- micas, el
trabajo12. El de uso. Por tanto, estado del bienestar,
amplio excluye etc.
reconocimiento intencional- mente
actual de este de la medición el 2.2LA CUESTIÓN
contenido social resto de la DEL TRABAJO
como fundamen- actividad DE CIR-
to del concepto de económica CULACIÓN:
trabajo productivo generadora de UNA
en la teoría laboral valores de uso y PROPUESTA DE
del valor ha no de valor y no RECONCILIACI
permitido delimitar constituye una ÓN
nítida- mente sus medida adecuada
alcances y su de la capacidad La superación del
relación con la productiva total de viejo debate no ha
medición de la la sociedad y, supues- to el fin de la
actividad menos aun, del polémica en torno al
económica. bienestar material. concepto del trabajo
En primer No obstante, estos productivo. Al
lugar, permite estrechos límites contrario, se ha
establecer implican una abierto un nuevo
claramen- te los delimitación debate en términos
límites del precisa de la tanto teóricos como
concepto: sirve actividad empíricos, todavía
únicamente para la económica inconcluso, sobre la
medición de la productiva, que cuestión del trabajo
actividad contrasta con la de circulación. La
158 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167
ficar dos posiciones sobre el trabajo de producción consis- te propiedad común con
radicalmente circulación está en la creación o la activi- dad del
contrapuestas: pro- vocado por el transformación de consumo -a saber, que
algunos autores, empleo inadecuado objetos de uso social en su ejecución usan
liderados por del criterio del mediante actividad una porción de la
Shaikh, favorecen valor de uso tanto humana conscien- te" riqueza existente sin
una clasificación por sus defensores (ibid:22) y señala que resultar directamente
amplia del trabajo de como por sus "ciertos tipos de traba- en la creación de
circula- ción, detractores, como jo comparten una nueva
mientras que otros exponemos a
autores, liderados continua- ción. 12 "Puede ocurrir que el valor de uso de la mercancía
por Laibman, (Cámara, 2006) en que toma cuerpo el trabajo de un trabajador productivo
proponen el La postura de tenga el carácter más insignificante. Pero la determinación
abandono de la Shaikh se basa en material para nada depende de esta cualidad suya, que tal
distinción. la postula- ción de vez exprese solamente una determinada relación social de
producción. Se trata de una determinación del trabajo que
Lamentablemente, un concepto de no depende de su contenido o de su resultado, sino de la
esta discordancia en trabajo productivo forma social determinada que reviste." (TSV I:142)
la medición de la válido para la
actividad económica producción en
obstaculiza el general. (Shaikh y
progreso en el Tonak, 1994;
análisis empírico, Savran y Tonak,
puesto que genera 1999, Mohun,
percepciones 1996;
opuestas sobre la Leadbeater, 1985;
evolución Carchedi, 1991) En
macroeconómica de concreto, considera
las economías que "la distinción
capitalistas. del trabajo que es
¿Desciende la tasa productivo para el
de beneficio? ¿Cuál capital y el trabajo
es la evo- lución de que no lo es" debe
la productividad necesariamente
laboral? ¿Cómo se partir de "la
ve afectada la distinción anterior
acumulación de y más general entre
capital por la actividades de pro-
expan- sión de los ducción y de no
servicios? Todas producción"
estas preguntas pue- (Shaikh y Tonak,
den tener respuestas 1994:20), para lo
diferentes en que distingue
función de la cuatro activida- des
postura teórica que básicas de la
se adopte en reproducción
relación al tra- bajo social: 1) produc-
de circulación. ¿Se ción, 2)
encuentra la teoría distribución, 3)
labo- ral del valor mantenimiento y
en un callejón sin repro- ducción
salida? En nues- tra social, y 4)
opinión, el impasse consumo personal.
suscitado por la Shaikh argumenta
discusión teórica que "el proceso de
Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 159
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

riqueza." (ibid:25) Por ejemplo, "aunque la acti- El argumento contrario a la distinción entre
vidad de distribución transforma los valores de trabajo de producción y trabajo de circulación
uso que hace circular, esta transformación se (Laibman, 1992, 1999; Houston, 1997) conside-
relaciona con sus propiedades como objetos de ra que no existe ningún criterio realista "distinto
posesión y apropiación, no con las propiedades de la imaginería del circuito con sus fases y
que las definen como objetos de uso social." 'metamorfosis'" (Laibman, 1999:66). Así, "el
(ibid:26) punto crítico es si algún aspecto del trabajo [de
Consecuentemente, sólo el trabajo de circulación] puede ser identificado, es decir, si
produc- ción es candidato a ser trabajo no es reducible en un análisis posterior a algún
productivo para el capital, mientras que los aspecto de la transformación y el procesado de
trabajos de distribución y de mantenimiento y valores de uso... ¿En que punto termina la pro-
reproducción social son considerados de no ducción de valor de uso?" (ibid:77-78) Al igual
producción y se etiquetan como trabajos de que Shaikh, Laibman sitúa el problema en la
circulación e improductivos para el capital. Esto cuestión del valor de uso, pero llega a una con-
conduce a los defensores del concepto de clusión radicalmente diferente: no es posible
trabajo productivo en general a rea- lizar una identificar momentos de la ejecución de trabajo
clasificación amplia del trabajo de cir- culación, concreto que no produzcan valores de uso.
basada en la identificación de algunas ramas de En nuestra opinión, Laibman acierta al esta-
la producción de los Sistemas de Cuentas blecer una relación directa entre la actividad
Nacionales, especialmente las ramas del laboral y la creación de valores de uso. La pre-
comercio y de los servicios financieros como tensión de Shaikh de identificar ciertos trabajos
actividades improductivas de circulación. Como concretos que no producen valores de uso es
la evolución reciente de las economías ha inadecuada y su clasificación de las actividades
consis- tido en una "terciarización de la sociales equivale, en realidad, a una
economías" o una "industrialización de los clasificación de los distintos valores de uso
servicios" (Guerrero, 1993), sus estudios producidos, algo contrario al fundamento de
empíricos hallan una propor- ción creciente del trabajo productivo en la teoría laboral del valor.
trabajo de circulación frente al trabajo de Sin embargo, Laibman se equivoca al ignorar
producción13, lo que condiciona fuer- temente la que la distinción entre tra- bajo de producción y
evolución de las variables económi- cas de la circulación se puede funda- mentar en un
teoría laboral del valor, tal y como con- fiesa criterio capitalista basado en la producción de
Moseley: valor. 14
El criterio del valor debe tener en cuenta que
"Este importante aumento en la proporción los momentos o fases del proceso de valoriza-
relativa del trabajo improductivo explica casi ción determinan los trabajos concretos requeri-
todas las diferencias en las tendencias de mis dos y no a la inversa. (Mohun, 1996:43).
estimaciones y las estimaciones anteriores de Consecuentemente, se debe partir de la identifi-
la tasas de plusvalía y la composición del cación de dichos momentos para poder etiquetar
capi- tal y, según la teoría de Marx, es la ciertos trabajos concretos como improductivos.
causa más importante de la caída en la tasa de Debe quedar claro, no obstante, que no existen
ganancia convencional." (Moseley, 1991:123)

13 Shaikh y Tonak (1994:tabla F.1, 296-303) han estimado que el trabajo improductivo de circulación en Estados
Unidos ha pasado de representar un 36.84% del total del trabajo capitalista en 1948 a un 57.66% en 1989. Moseley
(1991:tablas A.8 y A.9, 168-169) estima que esta proporción representaba un 26.12% en 1947 y un 43.59% en 1987.
Finalmente, Mohun (1998:gráfico 16.1, 257) estima que el ratio entre el trabajo improductivo y productivo en Australia ha
crecido desde un nivel ligeramente superior al 60% en el bienio 1966-67 a un nivel por encima del 100% en el bienio 1991-
1992.
14 Según Laibman, producción y circulación no deben entenderse como "lugares" distintos, sino más bien como
"momentos distintos aunque simultáneos del mismo proceso social." De hecho, "las metamorfosis en el circuito del capital
deben entenderse más metafórica que literalmente." (Laibman, 1999:68) En otras palabras, el trabajo es simultáneamente
trabajo de producción y circulación, lo que equivale al abandono de una distinción material entre ambos. Aunque Laibman
argumenta que este abandono no afecta a los fundamentos de la teoría laboral del valor, Cámara (2006:52-5) muestra que
limita su poder explicativo por dos motivos: 1) el postulado de que el valor sólo se crea en la producción pierde fuerza si el
intercambio se interpreta como algo puramente formal, sin una actividad laboral relacionada a éste, y 2) los desarrollos teó-
ricos sobre las funciones improductivas del capital pierden su fundamento.
160 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

trabajos concretos particulares improductivos de y el trabajo humano, mientras que la teoría labo-
valor de forma general, sino que algunos traba- ral del valor caracteriza la productividad como
jos productivos se revelan como improductivos un proceso social, productivo de valor, entendi-
bajo determinadas condiciones de valorización. do este como materialización de las relaciones
Por supuesto, la clasificación del trabajo de pro- sociales capitalistas.
ducción y circulación (de valor) necesita de una El interés de la teoría ortodoxa -la teoría
investigación profunda a nivel microeconómico utili- tarista del valor- consiste en medir la
de cada una de las ramas de producción actividad económica a partir de la cantidad
específi- cas. Pero esta dificultad práctica no física de obje- tos de utilidad creados por el
impide que la distinción entre trabajo de hombre. Como vimos arriba, los Sistemas de
producción y circu- lación se pueda fundar en el Cuentas Nacionales ortodoxos fracasan en este
criterio de la pro- ducción de valor. intento, al no poder contar con un criterio
En conclusión, la teoría laboral del valor objetivo único de medi- ción, por lo que no
con- tiene una teoría explícita sobre el trabajo constituyen indicadores apro- piados del
produc- tivo y, por tanto, sobre la medición de la bienestar material de la sociedad. Por el
activi- dad económica en el capitalismo, a pesar contrario, el interés de la teoría laboral del valor
de las controversias históricas suscitadas radica en la medición de la actividad econó-
alrededor del concepto. Esta teoría se basa en el mica desde la perspectiva de las relaciones
contenido social específico de la producción socia- les capitalistas. Al limitar de este modo
capitalista como producción de valor, lo que su objeto de análisis, la teoría laboral del valor
permite una medición coherente de la actividad renuncia a medir el bienestar social material. No
económica capitalista y es un adecuado punto obstante, constituye el punto de vista adecuado
de partida para el análisis y comprensión de la para anali- zar la dinámica de las economías
dinámica económica capitalista. capitalistas, dada la subsunción de la vida social
a las relacio- nes de producción capitalistas.
Por los motivos anteriores, es pertinente fun-
3. LA ECONOMÍA POLÍTICA DE LAS damentar el análisis económico en las
CUENTAS NACIONALES categorías contables de la teoría laboral del
valor, para lo que se requiere una
Como conclusión a la discusión llevada a transformación de los agre- gados económicos,
cabo, podemos afirmar que las acepciones orto- que se aborda en el apartado
doxa y de la teoría laboral del valor del concep- 3.1. Por último, un análisis específico de la eco-
to de trabajo productivo son radicalmente distin- nomía española en el periodo 1950-2006 nos
tas, lo que repercute necesariamente en la medi- permite observar las importantes diferencias
ción de la actividad económica de las cuentas entre la medición ortodoxa y de la teoría laboral
nacionales. En realidad, podemos hablar de dos del valor del crecimiento económico y de la dis-
aproximaciones diametralmente opuestas al tribución del ingreso.
asunto. Por un lado, la teoría ortodoxa abraza un
concepto de la producción ahistórico, esto es, la 3.1CUENTAS NACIONALES ORTODOXAS
producción se percibe como un proceso material Y TEORÍA LABORAL DEL VALOR
o físico de mediación entre el ser humano y la
naturaleza, pero sin tener en cuenta la media- Los Sistemas de Cuentas Nacionales, princi-
ción social que la contiene. En cambio, la teoría pal fuente de información para el análisis eco-
laboral del valor concibe la producción desde nómico, están basados en la teoría ortodoxa del
una perspectiva social, dotando al aspecto técni- trabajo productivo. Consecuentemente, un aná-
co o material de un contenido histórico específi- lisis no ortodoxo basado en el concepto de tra-
co, a saber, las relaciones sociales de produc- bajo productivo de la teoría laboral del valor
ción capitalistas. De este modo, la teoría ortodo- requiere la transformación de los agregados
xa caracteriza la productividad como un proce- macroeconómicos ortodoxos en las variables
so físico, productivo de objetos de utilidad o análogas de la teoría laboral del valor. Esta
valores de uso a partir de estos mismos objetos transformación se puede explicar en dos pasos
consecutivos, que corresponden con los dos
niveles de la distinción entre trabajo producti-
162 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

vo e improductivo producción en el
ler imputado de hipótesis
presentados en la mercado. El trabajo
viviendas y el macroeco- nómica
segunda sección15. privado no cumple con
autoconsumo alternativa en el
En primer lugar, la ninguna de las
agrícola, aunque trabajo empírico.
contabilidad nacional características del tra-
algunas oficinas Concisamente,
ortodoxa no distingue bajo capitalita; no está
estadísticas podemos suponer
entre la producción dirigido al mercado ni es
incluyen muchas que la propor- ción
capita- lista y no asalariado. Por último,
más. entre la actividad
capitalista del primer las imputaciones inclu-
En segundo improductiva de
nivel de la distin- ción. yen actividades ficticias
lugar, existen circula- ción y la
Las esferas de que no implican una
tres funciones actividad de
producción no actividad laboral o que
improductivas producción se
capitalistas recogidas no pueden considerarse
del capital mantiene constante
en el marco de la capitalistas por algún
asociadas a las a lo largo del
contabilidad ortodo- otro motivo. Las imputa-
activi- dades de tiempo16. El pilar
xa deben ser omitidas ciones más frecuentes e
circulación funda- mental que
en el cálculo de las importantes son el alqui-
dentro del sustenta esta
cate- gorías acordes a
segundo nivel de hipótesis es nuestro
la teoría laboral del
la distinción: el rechazo del criterio
valor. La Ilustración 2
capital del valor de uso en
ofrece una
comercial, el la defini- ción del
clasificación de estas
capital a interés trabajo
esferas en función de
y la propiedad improductivo de
las características del
territorial. circulación y, en
tra- bajo capitalista
Nuestra pro- consecuencia, de la
que no cumplen
puesta identificación de
(Ilustración 2).
alternativa de las activida- des
La actividad
reconciliación improductivas de
productiva del sector
basada en el circulación con
público, las
criterio del valor ciertas ramas de la
instituciones sin fines
requiere el producción. Esta
de lucro y el trabajo
análisis identificación es la
doméstico no está
microeconó- que alimenta la
dirigida a la venta en
mico de los percepción del
el mer- cado, por lo
procesos de crecimiento relati-
que, a pesar de ser
valorización vo de la actividad
llevada a cabo por
para identi- ficar improductiva como
trabajadores
estas actividades un hecho estilizado
asalariados, no se
improductivas. de las economías
puede consi- derar
No obstan- te, capitalistas.
como productiva de En contraste, el
ante la dificultad
valor. La producción crecimiento
práctica de esta
mercantil no continuo de la
tarea, cree- mos
capitalista -o actividad de
conveniente
producción de los tra- circulación choca
asumir una
bajadores frontalmente con
independientes- no
tiene una estructu- ra
productiva capitalista, Ilustración 2. Esferas de
al no existir una producción no
separa- ción entre capitalistas
capital y trabajo, a
pesar de ofrecer su
Asalariado
Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 161
Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

Mercantil Trabajo capitalista


No x Producción del gobierno.
mercantil x Producción de las ISFL, etc.
x Servicio doméstico

Ficticia x Alquiler imputado de viviendas

15 Un análisis más detallado de la transformación


de las variables ortodoxas en variables
macroeconómicas de la teo- ría laboral del valor se
puede encontrar en Cámara (2003:cáp. 5, 175-258).
16 En este punto, estamos siguiendo el criterio establecido
por Guerrero (1990:247-8):
“La tendencia inmanente del modo de producción
capitalista no es al aumento sino a la disminución en
términos relativos de este tipo de trabajo improductivo
(en relación con el trabajo total). [Por tanto,] podemos
suponer que la pequeña porción de estos trabajadores
improductivos ha representado, además, un porcentaje
constante (a lo largo de dicho periodo) del capital
variable desembolsado por el conjunto de las empresas
capitalistas”
Este criterio también ha sido aplicado en Cámara (2007) y
está explicado con mayor detalle en Cámara (2003:270-
283).

162 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167


los fundamentos de la teoría laboral del valor ducción de valor ofrece, además, un dibujo de la
acerca del proceso de acumulación capitalista. evolución reciente capitalista más acorde a los
Dado que los costes de circulación son una fundamentos macroeconómicos de la teoría
deduc- ción de la plusvalía, la capacidad de labo- ral del valor. Bajo esta perspectiva, la
creación de plusvalía de los trabajadores esfera de la producción capitalista en su
productivos debe crecer lo suficiente para totalidad se apropia paulatinamente de mayores
contrarrestar el creci- miento en la actividad cuotas de la actividad laboral y el proceso de
improductiva. Aunque esto es perfectamente producción de plusvalía representa una
posible teóricamente, es difícil- mente sostenible proporción creciente o, al menos, constante de
en la realidad dado el rápido cre- cimiento de los la producción capitalista.
sectores de la producción que se identifican
como improductivos bajo este enfo- que. En los 3.2 CRECIMIENTO Y DISTRIBUCIÓN DE
trabajos empíricos, esta situación se manifiesta en LA RENTA EN ESPAÑA (1954-2006)
una tasa de plusvalía sesgada hacia su continuo
crecimiento. De esta forma, el proce- so global En este aparatado, presentamos la evolución
de acumulación capitalista queda dibu- jado del crecimiento económico y de la distribución
como un proceso de producción de plusvalía de la renta para la economía española en el
plenamente saludable, pero con un proceso de periodo 1954-2006, tanto desde la perspectiva
cir- culación que absorbe la mayor parte de la ortodoxa de los Sistemas de Cuentas Nacionales
plusva- lía producida. En otras palabras, el como desde la perspectiva de la teoría laboral
proceso de cir- culación se encumbra como el del valor17, con el objeto de comprobar el efecto
momento determi- nante en el proceso global de de las diferencias entre los criterios contables de
acumulación capita- lista, mientras que el ambas teorías para el caso de una economía
proceso de producción queda relegado a un capi- talista concreta.
segundo plano. El valor agregado o producto interno neto a
En realidad, no existe ninguna razón convin- precios de mercado de la contabilidad ortodoxa
cente para explicar el crecimiento de los costes se corresponde con la categoría de valor nuevo
improductivos capitalistas en un ambiente com- de la teoría laboral del valor. El gráfico 1 ofrece
petitivo, por lo que nuestra propuesta de la evolución comparativa del crecimiento de
reconci- liación de una distinción entre trabajo ambas categorías:
de produc- ción y circulación basada
exclusivamente la pro- Gráfico 1. Componentes del
14% producto interno neto
12%

10%

8%

6%

4%

2%

0%

-2%

-4%
1958

1961

1964

1967

1970

1973

2003

2006
1955

1976

1979

1982

1985

1988

1991

1994

1997

2000

Valor nuevo

interno neto

17 La estimación de las categorías contables de la teoría


Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 163
laboral del valor proviene de una actualización de
Cámara (2004). El primer cuando alcanzó un
hecho destacable 14.3%, y se revirtió
Lógicamente, la laboral del valor sobre la de la parcialmente en los
evolución del preeminencia del capi- tal observación de años posteriores.
crecimiento sobre el resto de esferas la gráfica es el Por último, la
económico desde la económicas. incremento en la participación de la
perspectiva de ambas El gráfico 2 ilustra el participación del imputación por las
teorías es similar, dado origen de las diferen- valor nuevo viviendas ocupadas
que la producción cias entre el producto (producción por sus propietarios
estrictamente interno neto y el valor estrictamente ha permanecido
capitalista representa nuevo. La zona capi- talista) en prácticamente
la mayor parte de la sombreada se el producto constante.
pro- ducción recogida corresponde con el valor interno neto, que El gráfico 3 muestra
en el producto interno nuevo y las zonas en pasa del 64.2% la evolución de la
neto. Sin embargo, se blanco corresponden con en 1954 al distri-
pueden destacar dos el resto de partidas que 74.5% en 2002. bución de la renta
hechos diferen- integran el producto Este incre- mediante un
ciados. En primer interno neto. mento es indicador de la
lugar, el valor nuevo resultado de la participación de las
crece más rápido que apropiación por rentas del trabajo
el producto interno parte de la esfera en el ingre- so
neto, algo que es capitalista de la total. Según la
atribuible a la esfera privada de teoría laboral del
expansión de la esfera pro- ducción no valor, el valor
capi- talista de capitalista, que nuevo capitalista se
producción en reduce su divide entre el
detrimento de las participa- ción capital varia- ble y
esferas no capitalistas. en 15 puntos la plusvalía,
Por otro lado, el valor porcentuales y mientras que la
nuevo muestra un pasa de repre- teoría econó- mica
comportamiento sentar un 21.1% ortodoxa distribuye
cíclico mucho más del total a el producto interno
pronunciado que el apenas un 6.3%. neto entre la
producto interno neto, Por otro lado, la remuneración de
de suerte que su esfera pública y los asalariados y el
crecimiento es social también excedente neto de
ligeramente supe- rior aumenta su operación.
en las fases álgidas del participación El gráfico
ciclo y su evolución es desde el 6.7% evidencia
más negativa en las hasta el 12.5%. importantes
fases depresivas. Sin Sin embargo, la diferencias en la
duda, este hecho tendencia al medición de la
refleja el carácter incremento se distribución de la
fluctuante de la detuvo en 1993, renta entre
producción capitalista
y su propagación a las 70%
esferas no capitalistas
de la economía. Este 60%
com- portamiento del 100%
valor nuevo frente al 50%
90%
producto interno neto 40%
es coherente con la 80%
idea de la teoría 30%

164 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167


20% Gráfico 2. Crecimiento económico: valor
nuevo y producto interno neto
10%

0% Alquiler imputado de viviendas


1957

1960

1972

1978

1981

1987

1996

1999

2002

2005
1954

1966

1969

1975

1990

1993
1963

1984
Producción no de mercado

Producción mercantil no capitalista

Valor nuevo

Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 163


Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

ambas teorías. Lo más notable es evolución dis- renta en el ámbito de las relaciones laborales
par de ambas categorías en el periodo 1954- estrictamente capitalistas. En concreto, los
2006; mientras la participación de la remunera- traba- jadores de las empresas capitalistas
ción de los asalariados incrementa de forma acrecentaron su participación en la renta hasta
importante desde el 45.3% al 55.0%, el capital finales de los años 70, pero la crisis estructural
variable reduce su participación en la renta, que de la economía mundial revirtió esta tendencia
pasa del 57.6% al 52.6%. Estas diferencias se rápidamente en la década de los 80. Tras un
deben al ámbito de referencia de ambas -la repunte a principios de los 90, esta reversión se
medi- da de la teoría ortodoxa se refiere a la extendió a partir del año 1993.
economía en su conjunto, mientras que la teoría
laboral del valor se refiere exclusivamente al
ámbito capita- lista- y a los criterios de CONCLUSIONES
contabilización. Así, el incremento en la
participación de la remunera- ción de los Las teorías ortodoxa y laboral del valor
asalariados se debe fundamentalmen- te a la tienen una teoría del trabajo productivo
evolución de dos componentes no capita- listas: radicalmente diferente. Por un lado, la teoría
el incremento en la participación del sec- tor ortodoxa define la producción en términos de
público en la economía hasta la década de los 90 valores de uso, por lo que se enfrenta al
y la disminución paulatina de la producción problema de qué valores de uso contabilizar y
mercantil no capitalista a lo largo del periodo. con qué valor. Hemos visto que esto implica una
Hay que recordar que, por un lado, la indefinición en cuanto a la medida adecuada de
producción no de mercado se contabiliza la actividad económica con dos consecuencias
exclusivamente mediante la remuneración de los negativas: su insuficiencia para postularse como
salariados y su excedente neto de explotación es una medida adecuada del bienestar social y su
nulo, y que, por otro lado, el ingreso de los incapacidad de servir como fundamento del
productores privados independientes se análisis de la dinámica económi- ca capitalista.
contabiliza como excedente de explotación (o En cambio, la teoría laboral del valor define la
renta mixta). producción en términos de valor y la dota de un
Por el contrario, la disminución de la partici- contenido histórico específico, por lo que
pación del capital variable refleja una evolución limita la capacidad productiva a la
negativa para el trabajo de la distribución de la

Gráfico 3. Participación de la renta del trabajo

70%

Participación del capital variable


65%

60%

55%

50%
Participación de la remuneración de los asalariados

45%

40%
1960
1954

1963

1972

1981

1990

1993

2002
1957

1966

1975

1978

1984

1996

2005
1969

1987

1999

Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 165


Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

esfera estrictamente capitalista. Aunque no es


siones divergentes sobre la dinámica de creci-
útil como medida del bienestar, supone un punto
miento económico y la distribución de la renta,
de partida adecuado para el análisis de la
lo que redunda en la pertinencia de un análisis
dinámi- ca económica.
diferenciado de la esfera capitalista en sentido
Para el caso particular de España entre 1954
estricto, tal y como postula la teoría laboral del
y 2006, hemos visto que los distintos criterios
valor con su concepto de trabajo productivo.
contables de las dos teorías nos llevan a conclu-

BIBLIOGRAFÍA

BARAN, Paul (1957). ): Economía Política del crecimiento. México D. F., Fondo de Cultura Económica.
BARAN, Paul y y Paul SWEEZY, Paul (1966). ): El capital monopolista, . México D. F., Siglo XXI.
BLAKE, Justin (1960). ): “Jacob Morris on unproductive employment: a criticism”, Science & Society, vol. 24,
numnúm. 2.
CÁMARA, Sergio (2003). ): Tendencias de la rentabilidad y de la acumulación de capital en España (1954-
2001). Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid.
CÁMARA, Sergio (2004). ): “Nuevas estimaciones de macromagnitudes para el estudio de largo plazo de la eco-
nomía española (1954-2002)”. Reporte de investigación Serie II n° 695, Departamento de Economía,
Universidad Autónoma Metropolitana -Azcapotzalco.
CÁMARA, Sergio (2006). ): “A value-oriented distinction between productive and unproductive labor”, Capital
& Class, vol. 90, autumnotoño, pp. 37-64.
CÁMARA, Sergio (2007). ): “The dynamics of the profit rate in Spain”, Review of Radical Political Economy,
vol. 39, numnúm. 4, 543-561..
CARCHEDI, Guglielmo (1991). ): Frontiers of political economy. Londres, Verso.
GILLMAN, Joseph (1957). ): The falling rate of profit. Nueva York, Cameron Associates.
GOUGH, Ian (1972). ): “La teoría del trabajo productivo e improductivo en Marx”, Revista de Trabajo, numnúm.
48, pp. 261?292.
GOUGH, Ian (1979). ): Economía del Estado del Bienestar. Madrid, Editorial Blume.
GUERRERO, Diego (1989). ): Acumulación de capital, distribución de la renta y crisis de rentabilidad en España
(1954-1987). Tesis Doctoral, Universidad Complutense de Madrid. Madrid, Editorial de la Universidad
Complutense de Madrid. Colección Tesis Doctorales, nº 86/89.
GUERRERO, Diego (1990). ): “Teoría económica marxista y tendencias estructurales de la economía española
(1954-88)”, en BERZOSA (ed.) (1990), Tendencias de la economía mundial para el 2000. Madrid,
Editorial Iepala, pp. 229-258.
GUERRERO, Diego (1993). ): “Cambio tecnológico e industrialización de los servicios”. Documento de trabajo
93-18, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad Complutense de Madrid, 54 pp..
GUERRERO, Diego (1998). ): “Seven points on unproductive labor”. Mimeografiado. , New School for Social
Research, Nueva York. 3pp.
HOUSTON, David (1997). ): “Productive-unproductive labor: Rest in peace”, Review of Radical Political
Economics, vol. 29, num. 1, pp. 131-139.
KHAVINA, S. (1959). ): “A falsification of the Marxist theory of national income”, Problems of Economics, julio,
pp. , 79-81.
LAIBMAN, David (1992). ): Value, technical change and crisis: Explorations in Marxist economic theory.
Armonk, Nueva York, M. E. Sharpe.
LAIBMAN, David (1999). ): “Productive and unproductive labor: A comment”, Review of Radical Political
Economics, vol. 31, num. 2, pp. 61-73.
LANDEFELD, Steven, FRAUMENI, Barbara, y VOJTECH, Cindy VOJTECH (2005). ): “Accounting for non-market
production: A prototype satellite account using the American Time Use Survey”, Documento de trabajo,
Bureau of Economic Analysis.
LEADBEATER, David (1985). ): “The consistency of Marx’s categories of productive and unproductive labour”,
History of Political Economy, vol. 17, num. 4, pp. 591-618.

166 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167


Sergio Cámara Izquierdo Bienestar, actividad económica y cuentas nacionales

MARX, Karl (1863-66). ): Capítulo VI (inédito). Resultados del proceso inmediato de producción. Madrid,
Siglo XXI editores. [Cap. VI]
MARX, Karl (1861-63). ): Teorías sobre la plusvalía, Vol. I. México DF: Fondo de Cultura Económica. [TSV I]
MOHUN, Simon (1996). ): “Productive and unproductive labor in the labor theory of value”, Review of Radical
Political Economics, vol. 28, num. 4, pp. 30-54.
MOHUN, Simon (1998). ): “Unproductive labour and the rate of profit in Australia, 1966/67-1991/92”, en
BELLOFIORE (ed.) (1998) Marxian economics: A reappraisal. Volume 2: Essays on the III volume of
Capital. Londres, Macmillan Press, pp. 252-269.
MOHUN, Simon (2000). “Productive and unproductive labor in the US economy: Does the distinction matter? A
reply to Houston and Laibman”, ”. Trabajo presentado en la mini-conferencia del “International Working
Group on Value Theory” (IWGVT) celebrada en Washington, entre el 24 y 26 de marzo de 2000, 25 pp.
MOLTÓ, María Luisa, y Uriel, Ezequiel URIEL (2004). ): “Ampliación de los límites de la producción en la
Contabilidad Nacional: la producción doméstica”, en CAMPOS y CASADO (eds.) (2004) Cuentas
ambien- tales y actividad económica. Madrid, Consejo General de Economistas de España pp. 267-294.
MORRIS, Jacob (1958): “Unemployment and unproductive employment”, Science & Society, vol. 22, num. 3, pp.
193?206.
MOSELEY, Fred (1991). ): The falling rate of profit in the post-war United States economy. Londres, Macmillan
Press.
MOULTON, Brent R. (2002). ): “Presenting imputations in the National Income and Product Accounts”, ”.
Trabajo presentado en el OECD Meeting of National Accounts Experts, Château de la Muette, París, cele-
brado del 8 al 11 de Octubre de 2002.
O’CONNOR, James (1973). ): La crisis fiscal del Estado. Barcelona, Editorial Península.
Organización de las Naciones Unidas, Comisión de la Comunidad Europea, Fondo Monetarios Internacional,
Organización para la cooperación Cooperación y desarrollo Desarrollo Económico y Banco Mundial
(1993).
): System of National Accounts. Bruselas/Luxemburgo, Nueva York, Paris, Washington DC. [SCN-93]
POULAZTZAS, Nicos (1974). ): Classes in contemporary capitalism. Londres, New Left Books.
RUBIN, Isaak Ilich (1923). ): Ensayos sobre la teoría marxista del valor. Buenos Aires, Siglo XXI editores.
SAVRAN, Sungur y E. Ahmet TONAK, E. Ahmet (1999): “Productive and unproductive labour: An attempt at
clar-
ification and classification”, Capital & Class, vol. 68, summerverano, pp. 113-152.
EUROSTAT (1996). Sistema europeo de cuentas: SEC 1995. Luxemburgo: Oficina de publicaciones oficiales de
las Comunidades Europeas. [SEC-95]
SHAIKH, Anwar y E. Ahmet TONAK, Ahmet (1994). ): Measuring the wealth of nations: The political economy
of national accounts. Cambridge, Cambridge University Press.
YAFFE, David; y Paul BULLOCKULLOCK, PAUL (1975). ): “Inflation, the crisis and the postwar boom”,
Revolutionary Communist, num. 3, pp. 1945.

Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm.2: 151-167 167