Está en la página 1de 9

Escuela GN Nº 386

Confederación Helvética
COORDINACIÓN UTP ESCUELA CONFEDERACIÓN HELVÉTICA / PROFESORA : PATRICIA RUBIO QUIJADA

Guías de Aprendizaje 6
“ Descubriendo lo que nos dicen los textos”
Asignatura : Lenguaje y Comunicación
Curso : 5º Año Básico
Nombre Alumno(a) :
OA2 : Comprender textos aplicando estrategias de comprensión lectora; por ejemplo:› relacionar la
información del texto con sus experiencias y conocimientos› releer lo que no fue comprendido›
formular preguntas sobre lo leído y responderlas.

OA 3 Leer y familiarizarse con un amplio repertorio de literatura para aumentar su conocimiento del
mundo y desarrollar su imaginación; por ejemplo: leyendas, mitos.

Profundizar su comprensión de las narraciones leídas: extrayendo información explícita e


OA4 implícita, determinando las consecuencias de hechos o acciones, describiendo y comparando a
los personajes, describiendo los diferentes ambientes que aparecen en un texto, reconociendo el
problema y la solución en una narración, expresando opiniones fundamentadas sobre actitudes y
acciones de los personajes , comparando diferentes textos escritos por un mismo autor.
Unidad : Nº1

OBJETIVO(S) DE ESTA GUÍA:


-Demostrar comprensión de un texto literario y no literario respondiendo preguntas implícitas y explícitas.
- Leer un cuento y aplicar estrategias de comprensión lectora.
- Mencionar la información que concuerda y la que no concuerda con sus conocimientos previos, releyendo aquellos párrafos
que no comprenden.

I.- ACTIVIDAD:

LEE ATENTAMENTE Y LUEGO RESPONDE LAS PREGUNTAS:

Texto 1 cuento y aplicar estrategias deLa


Leer un familia feliz.
comprensión lectora.
 Mencionar la información que concuerda y la que no concuerda con sus conocimientos previos, releyendo
Autor: Hans Christian Andersen
aquellos párrafos que no comprenden.
Había una vez una vieja casa construida junto a un frondoso bosque. Sus habitantes
comían muchos caracoles, porque les encantaban. Pero llegó un día en el que se
acabaron, y tuvieron que dejar de comerlos.

Lo que sí que había en el bosque eran muchos lampazos, las plantas que comían los
caracoles. Y como no había caracoles para comerlas, estas plantas estaban invadiéndolo
todo.

Pero no todos los caracoles se habían extinguido. Todavía quedaban dos caracoles
blancos, la especie más noble de todos los caracoles. Eran muy viejos y habían
permanecido bien escondidos, lejos de la casa en la que se comían a sus amigos, primos y
hermanos.

Un día, los viejos caracoles blancos encontraron un pequeño caracol común perdido, y lo
adoptaron como si fuera hijo suyo, porque ellos no tenían a nadie más y se hacían
mayores. Pero el pequeño caracol no crecía. Al fin y al cabo, no era más que un simple
caracol ordinario.

Un día, la mamá caracola creyó observar que su pequeño se desarrollaba, y le pidió a


papá caracol que se fijara bien, a ver qué le parecía. El papá caracol confirmó que,
efectivamente, el pequeñín empezaba a crecer.
Un día se puso a llover con fuerza.-Escucha el rampataplán de la lluvia sobre los lampazos –
dijo el viejo caracol.

-Fíjate en las gotas de lluvia -observó la madre caracola-. Mira cómo bajan por el tallo y lo
mojan. Suerte que tenemos nuestra buena casa, y que el pequeño tiene también la suya.

La naturaleza nos ha tratado a nosotros, los caracoles, mejor que a los demás seres vivos,
porque tenemos una casa desde que nacemos, y para nosotros plantaron un bosque de
lampazos. Me gustaría saber hasta dónde se extiende
-No hay nada fuera de aquí -respondió el padre caracol-. Mejor que esto, no puede haber
nada.

-Pues a mí me gustaría ver la casa vieja que hay más allá -dijo la vieja caracola-Todos
nuestros antepasados pasaron por allí, así que debe ser algo excepcional.-Tal vez la casa
esté destruida -dijo el caracol padre-, o quizás el bosque de lampazos la haya cubierto.

-No seas tan negativo-dijo la madre-. ¿No crees que si nos adentrásemos en el bosque de
lampazos encontraríamos a alguno de nuestra especie? Nuestro pequeño necesitará una
compañera.

-Seguramente habrá por allí caracoles negros -dijo el viejo caracol-, caracoles negros sin
cáscara, que son ordinarios y orgullosos. Podríamos encargarlo a las hormigas, que
siempre corren de un lado para otro, como si tuviesen mucho que hacer. Seguramente
encontrarían una compañera para nuestro pequeño.

-Yo conozco a la más hermosa de todas -dijo una de las hormigas-, pero me temo que no
haya nada que hacer, pues se trata de una reina.-¿Y eso qué importa? -dijeron los viejos-.
¿Tiene una casa?-Tiene un palacio -exclamó la hormiga-, un bellísimo palacio hormiguero.

-Muchas gracias -dijo la madre caracola-. Nuestro hijo no va a ir a un nido de hormigas. Si


no tenéis otra cosa mejor, hablaremos con los mosquitos blancos, que vuelan a mucha
mayor distancia, tanto si llueve como si hace sol, y conocen el bosque de lampazos por
dentro y por fuera.

La familia feliz-¡Tenemos esposa para él! -exclamaron los mosquitos-. Allí cerca, en un
zarzal, vive una caracolita con casa. Es muy pequeñita, pero tiene la edad suficiente para
casarse. Está a cien pasos de hombre de aquí.

-Muy bien, pues que venga -dijeron los viejos-. Nuestro pequeño posee un bosque de
lampazos, y ella, sólo un zarzal.

Y enviaron un recado a la señorita caracola, que necesitó ocho días para hacer el viaje. Y
se celebró la boda. La pareja recibió como regalo la herencia de todo el bosque de
lampazos.

Cuando acabó la fiesta, los viejos caracoles se metieron en sus casas y se quedaron
dormidos para siempre. La joven pareja reinó en el bosque de lampazos. Tuvieron muchos
hijos, a los que enseñaron prudencia para no ir más allá de sus dominios y así librarse de ser
comidos por los habitantes de la casa.
Y allí vivieron felices para siempre, rodeados de todo lo que necesitaban para vivir.

1. ¿Cuál es el propósito del texto?


A. Informar sobre la vida de los caracoles.
B. Narrar una historia de caracoles.
C. Expresar sentimientos de una vieja pareja de caracoles.
D. Informar sobre la extinción de los caracoles.

2. ¿Cuál era la preocupación de los viejos caracoles?


A. No tener alimentos para sobrevivir.
B. No tener una casa que los proteja de la lluvia.
C. Tener un hijo muy pequeño de tamaño y que no tendría con quien casarse.
D. Que serían comidos por los humanos.

3. ¿Quién solucionó el problema de los viejos caracoles?


A. Las hormigas.
B. Los mosquitos.
C. Los viejos caracoles.
D. Ninguno de los anteriores.

4. ¿Qué significa que los viejos caracoles se quedaron dormidos para siempre?
A. Que tenían sueño.
B. Que era hora de descansar y dormir.
C. Que ambos murieron.
D. Todas las anteriores.

5. ¿Qué necesitaban para vivir la joven pareja de caracoles?


A. Lampazos.
B. Un hogar.
C. Prudencia.
D. Todas las anteriores.

6. ¿Cuánto demora en caminar la caracolita cien pasos de un hombre?


………………………………………………………………………………………………………….
………………………………………………………………………………………………………….
………………………………………………………………………………………………………….
……………………………………………………………………………………………………………
7. ¿Qué características tenían los viejos caracoles que les permitió sobrevivir?
……………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………

II.- ACTIVIDAD: LEE ATENTAMENTE Y LUEGO RESPONDE A LAS PREGUNTAS:

Texto 2 El caracol.

Caracol es el nombre común de los moluscos gasterópodos provistos de una concha


espiral. Hay caracoles marinos (a veces denominados caracolas), dulceacuícolas y
terrestres. Los caracoles se mueven por medio de una serie de contracciones musculares
ondulatorias que recorren la cara inferior del pie. Estos poseen en la boca alrededor de
20.000 dientes microscópicos que les sirven para alimentarse con facilidad del moho de las
rocas.
Los caracoles se mueven con lentitud alternando contracciones y elongaciones de su cuerpo.
Producen mucus para auto-ayudarse en la locomoción reduciendo la fricción y permitiéndoles
el desplazamiento por zonas de elevada pendiente debido a la untuosidad del mismo. Esta
mucosidad contribuye a su regulación térmica; también reduce el riesgo del caracol ante las
heridas y las agresiones externas, principalmente bacterianas y fúngicas, y los ayuda a
ahuyentar insectos potencialmente peligrosos como las hormigas. El mucus sirve además al
caracol para desprenderse de ciertas sustancias tóxicas como los metales pesados.

8.- ¿Cuál es el propósito del texto?


A. Narrar una historia sobre la vida del caracol.
B. Informar sobre las características del caracol.
C. Expresar sentimientos de un caracol.
D. Dar a conocer una noticia sobre el caracol.

9. ¿A qué grupo pertenecen todos los caracoles de acuerdo al texto leído?


A. Terrestres.
B. Acuáticos.
C. Moluscos.
D. Marinos.

10. ¿Cómo se mueven los caracoles?


A. A través de retracción musculares ondulatorias.
B. A través de contracción muscular lineal.
C. A través de sus microscópicos dientes.
D. A través de una extensión de sus músculos.

11. ¿En qué le ayuda al caracol, el mucus, al momento de movilizarse?


A. Reduce el roce y le permite desplazarse.
B. Reduce la fricción y no le permite avanzar.
C. Protege su cuerpo y no le permite avanzar rápido.
D. Contribuye a la regulación térmica.

12.- En relación a los textos leídos, se puede afirmar que:


A. El texto 1 es un texto literario, cuento.
B. El texto 2 es un texto no literario, informativo.
C. Ambos se centran en el caracol.
D. Todas las alternativas son correctas.

III.- ACTIVIDAD
ANTES DE LA LECTURA:

13.-¿De qué crees que tratará “Helados para el calor”?


………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………

14.-¿Quiénes serán los personajes de este texto?


…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………

Lee el siguiente cuento con mucha atención:

Helados para el calor


Cuentan, que cuentan los que se inventan, que… hubo una vez un dragón,
que terminó siendo glotón, por culpa de un sofocón.
Cuentan que… ¡allá! Pero muchos años antes de los que te puedas
imaginar; en el reino de los dragones sultanes, nació un dragón emperador.
Y… ahora os preguntareis ¿Qué diferencia existe
entre una u otra clase de dragón?
Pues… ¡existe! Y es una de esas diferencias, que por muy pequeñas que
nos parezcan, por muy insignificantes que se asomen, incluso por ser la única, es
tan diferente, que marca sin lugar a dudas la diferencia.

El protagonista de esta historia careció de nombre hasta el día del suceso. Pues no antes, ni
después, si no en aquel preciso instante, aquellos desconcertados padres supieron que nombre
ostentaría su primer hijo.

Nosotros, no nos paramos a pensar lo difícil que les fue a nuestros padres buscarnos un
nombre. Porque un nombre es para toda la vida, y ya solo por eso es complicado.
Sofocón nació un día de lluvia, eso ya era raro, porque que un dragón nazca un día de lluvia,
es tan raro como nacer un treinta y uno de febrero. Lo que viene a ser básicamente imposible.
Sin embargo Sofocón nació un día de lluvia, y no en un día de lluvia cualquiera, ni llovía poco
que apenas se percibiese, ni lo suficiente para notarlo, aquel día llovían todos los mares que no
existían en su planeta.
La madre de Sofocón contó, que como llovía tanto, pero tanto… tanto, que el agua alcanzó el
nido que le cobijaba, se asustó, porque pensó que se estaba hundiendo en el agua, pensó que ya
estaba bien grande, aunque le quedaran cien soles para romper el cascarón. En definidas cuentas
Sofocón pensó que tenía que nacer en aquel preciso instante, y nació.
Que fuese la primera vez en la historia que lloviese de aquella manera, no iba a ser
impedimento para que pudiera ver el Sol brillar, después de que el agua limpiara el cielo. El caso es
que Sofocón tragó un poco de agua, antes de respirar por primera vez, y esto le apagó la mecha; la
mecha es una cosa importantísima en los dragones, sin ella no podrían exhalar fuego. La explicación
científica fue muy rigurosa antes de dictaminar lo que dictaminó, que no fue otra cosa que Sofocón
tenía la mecha apagada.
La madre de Sofocón cuando se enteró quiso ayudar a su pequeño como fuese, así que
acudió, viajó y fue a todos los sitios a los que una madre puede acudir.
Unos cuantos científicos estaban a punto de concluir un descubrimiento prodigioso, estaban a
punto de fabricar el primer encendedor de mechas de dragones creado en la historia. Pero solo
estaban a punto, pues necesitaban comprar más material y algunas que otras cosas, y carecían de
medios para hacerlo. Así que mientras buscaban fondos para ayudar a Sofocón, y a quienes por una
u otra razón se les apagara la mecha; tenía que seguir viviendo en el mundo de los dragones.
A las pocas horas de nacer un dragón tiene su primera exhalación de fuego, y aunque sea
pequeña, apenas perceptible. Es necesario que la tenga; crecerá en magnitud acorde con el
desarrollo del dragón, siendo proporcional a su madurez. Así que para que los dragones puedan
crecer necesitan una mecha.
¿Por qué echan fuego los dragones? Los dragones exhalan fuego, porque generan azufre en
sus pulmones, y para deshollinarlos de vez en cuando, retienen la respiración un par de instantes, y
luego prenden la mecha y cuando exhalan el aire que han respirado, provocan una llamarada. Es
cosa de su peculiar naturaleza.
Y… ¿qué pasaría si un dragón no pudiera deshollinar sus pulmones? Pues… que le entraría
un calor por todo el cuerpo, que se podría convertir en fiebre, y la fiebre no es nada buena.
Así que para prevenir esa fiebre, intentaron primero encender su mecha, para ello le dieron de
comer chiles picantes, de hecho Sofocón solo comió chiles picantes, desde que nació hasta aquel día
que le pusieron por fin el nombre.
No se sabe muy bien si fue por comer tanto chile picante, o porque simplemente solo comió
chile picante, el caso es que a Sofocón le entró una fiebre muy mala. Porque estaba generando y
acumulando ya no el azufre que tan mal sienta a los dragones, también estaba padeciendo los
efectos de una carolina chilena picante.
Cuando los mofletes de Sofocón se tornaron completamente rojo amapola, su madre volvió a
pedir consejo a aquellos científicos que estaban a punto de descubrir, pero aún no habían podido. Y
estos le dijeron que no le diera chiles, que eso era como echar leña al fuego, sin que estuviera
prendido. Que lo mejor era darle algo que fuera completamente diferente, completamente lo
contrario, para que de esta manera poderlo controlar. Y aunque aún solo fuera otra de sus
investigaciones, esta era la única viable hasta que fabricaran el encendedor de mecha.
Llegaron a la conclusión que lo más contrario al fuego, era el hielo, así que tenían que darle
de comer hielo, tras eso solo quedaba esperar.
La madre y el padre de Sofocón, volaron muy… muy lejos para encontrar el hielo más limpio y
más puro que existiera. Atravesaron las primeras montañas, cruzaron incluso las quintas y las sextas,
y cuando llegaron a la octava, vieron el hielo más puro, y más limpio que jamás habían visto, aquel
hielo no tenía ni albergaba ni la más pequeña mota de azufre, ni de sus pulmones, ni tan siquiera de
las cenizas de sus llamas.
Empacaron un gran trozo, y se lo llevaron de inmediato. Sofocón seguía… ya no solo con sus
fiebres, ahora tenía también ardores de estómago y hambre.
El primer helado que se le sirvió a un dragón fue aquel; un delicioso sorbete de hielo, limón y
bicarbonato.
Fue increíble, casi, casi de inmediato a Sofocón le bajaron los calores, le desaparecieron los
ardores, y se sintió satisfecho y lleno.
El segundo y el tercer helado también fueron sorbetes, más que nada para bajar la fiebre,
pero cuando la fiebre quedó controlada. Y mientras fabricaban aquel mechero para dragones,
Sofocón tenía que comer helados. Los siguientes fueron más elaborados, pues su madre fue
cogiendo experiencia, y se los comía de todos los sabores.
Seguro que estáis pensando… de ¡vainilla! De… ¡chocolate! Pues… ¡no!, sus helados eran de
margaritas y césped, de juncales y nenúfares. Otra cosa que no sabéis de los dragones, es que
aparte de ser exclusivamente herbívoros, no les gusta el dulce, son más de guindillas y chiles.

Así que después de todo, a Sofocón eso de no tener la mecha encendida, se le quedaba todo
como muy mucho en un sofocón, por eso y no por otra cosa le llamarón Sofocón.
Y es Sofocón el único dragón conocido en el mundo y en la historia que no escupe fuego, y
come helados, más que nada por lo del calor.
Estrella Montenegro

15.- El texto que leíste es:

A)Un cuento B) Una leyenda C) obra de teatro D) Una poesía

16.-¿Qué sabes de los dragones y qué aprendiste de ellos en este relato?

Lo que sabía de los dragones es: Lo que aprendí de los dragones es:

17.-¿Qué significaba que Sofocón tuviera la mecha apagada?


……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………….

18.- ¿Por qué Sofocón recibe ese nombre?


……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………….

19.- ¿Te gusta el nombre que te dieron tus padres? Sabes por qué llevas ese
nombre. Si no lo sabes pregúntalo y anota tu respuesta más abajo.
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
20.- Te hubiera gustado llamarte por otro nombre, ¿Cuál y por qué?
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………

21.- A través de Internet, averigua si es posible cambiarse el nombre,


dónde hay que realizar el trámite y qué hay que hacer.
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………..

AUTOEVALUACIÓN : Realízala con tu apoderado o adulto que supervisa tu trabajo en casa.


Marca según corresponda.

INDICADOR DE LOGRO

Pregúntate:
Comprendí los textos leídos
Identifiqué los tipos de textos que leí.
Identifiqué información explícita de los textos leídos
Identifiqué información implícita de los textos leídos,
Predije a partir de la observación del texto ( texto 3 pregunta
13 y 14)
Después de leer, mencioné lo que sabía y lo que aprendí de
los dragones 8 pregunta 16)
Respondí las preguntas de desarrollo, reflexionando y
analizando la información entregada a partir de los textos.
En las preguntas de desarrollo, me preocupé de responder
usando una adecuada redacción y ortografía.

¡ ¡ NO OLVIDES COLOCAR EL NOMBRE A TU GUÍA ! !