Está en la página 1de 38

PROYECTO: DOSSIER

PROFESOR: Hever Degollar


INTEGRANTES DEL GRUPO:
•Cama Santos, Franco Ismael
•Gonzales Bautista, Alexis
•Maquera Mezones,Antony Smith
•Povis Chávez, Kevin Ronny
•Zumaeta Dávila, Gianmarco
•Herrera Barahona, Moisés Erick

IE: G.U.E Mariano Melgar AULA: 5to "A"


AÑO: “Año de la Diversificación Productiva
y del Fortalecimiento de la Educación”
INDICE:
1.LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
1.1.LA INTRODUCCION A LA SEGUNDA GUERRA
MUNDIAL
1.2.CAUSAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
1.3.PROCESO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
1.4.CONSECUENCIAS DE LA SEGUNDA GUERRA
MUNDIAL
2.LA GUERRA FRIA
2.1.INTRODUCCION A LA GUERRA FRIA
2.2.FASES DE LA GUERRA FRIA
2.3.CAUSAS DE LA GUERRA FRIA
2.4.CONSECUENCIAS DE LA GUERRA FRIA
3.LA DESCOLONIZACION
3.1.INTRODUCCION A LA DESCOLONIZACION
3.2.CAUSAS DE LA DESCOLONIZACION
3.2.1.INTERNAS
3.2.2.EXTERNAS
3.3.CARACTERISTICAS DE LA DESCOLONIZACION
3.3.1.INDEPENDENCIA EN AFRICA
3.3.2.INDEPENDENCIA EN ASIA
3.4.CONSECUENCIAS DE LA DESCOLONIZACION
4.DATOS ADICIONALES
4.1.HOLOCAUSTO NAZI
4.1.1.LA NOCHE DE LOS CRISTALES ROTOS
4.1.2.LA INVASION DE POLONIA
4.1.3.LA INVASION DE ALEMANIA A LA URSS
4.1.4.LA SOLUCION FINAL
4.1.5.CAMPO DE CONCENTRACION DE
AUSCHWITZ
4.1.6.LAS VICTIMAS
4.1.7.LA LIBERACION DE LOS CAMPOS NAZI
4.1.8.JUICIOS DE CRIMENES DE GUERRA
4.1.9.LOS TRABAJOS FORZADOS
4.1.10.CONSECUENCIAS
4.1.11.CONCLUSION
4.2.EL PERU EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
1. LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

1.1. INTRODUCCION A LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL:


La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) es considerada el mayor conflicto
armado de la historia. Marcó la historia del siglo XX y sus consecuencias
todavía están presentes en el equilibrio de fuerzas entre las naciones del planeta.
Un resumen de este acontecimiento obliga a una síntesis. Para que ésta sea clara
se presenta el siguiente esquema: causas, desarrollo, desenlace y consecuencias.
En cuanto a las causas, destaca el hecho de que dos potencias europeas
(Alemania e Italia ) estaban al principio de los años 30 bajo un régimen
totalitario y con un claro afán expansionista. Alemania se encontraba inmersa en
una grave crisis económica y la aparición de Hitler como líder supuso un
estímulo para recuperar la confianza pérdida tras la derrota de la I Guerra
Mundial. La propaganda nazi y el militarismo crecen en los años 30. Los judíos
son perseguidos y el nacionalsocialismo defiende la idea de la supremacía de la
raza aria.

1.2. CAUSAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL:


Las causas bélicas del estallido de la Segunda Guerra Mundial son, en
Occidente, la invasión de Polonia por las tropas alemanas y, en Oriente, la
invasión japonesa de China, las colonias británicas, neerlandesas y
posteriormente el ataque a Pearl Harbor.
La Segunda Guerra Mundial estalló después de que estas acciones agresivas
recibieran como respuesta una declaración de guerra, la resistencia armada o
ambas, por parte de los países agredidos y aquellos con los que mantenían
tratados. En un primer momento, los países aliados estaban formados tan solo
porPolonia, Gran Bretaña y Francia, mientras que las fuerzas del Eje las
constituían únicamente Alemania e Italia en una alianza llamada el Pacto de
Acero.3
A medida que la guerra progresó, los países que iban entrando en la misma (por
ser atacados o tener tratados con los países agredidos) se alinearon en uno de los
dos bandos, dependiendo de cada situación. Ese fue el caso de los Estados
Unidos y la URSS, atacados respectivamente por Japón y Alemania. Algunos
países, como Hungría (o Italia), cambiaron sus alianzas en las fases finales de la
guerra.
En Europa :
El Tratado de Versalles, establecía la compensación que Alemania debía pagar a
los vencedores. El Reino Unido obtuvo la mayor parte de las colonias alemanas
en África y Oceanía (aunque algunas fueron a parar a manos de Japón y
Australia).Francia, en cuyo suelo se libraron la mayor parte de los combates del
frente occidental, recibió como pago una gran indemnización económica y la
recuperación de Alsacia y Lorena, que habían sido anexionadas a Alemania por
Otto von Bismarck tras la Guerra Franco-prusiana en 1870.5
En el Imperio ruso, la Dinastía Románov había sido derrocada y reemplazada
por un gobierno provisional que a su vez fue derrocado por los bolcheviques de
Lenin y Trotsky. Después de firmar el Tratado de Brest-Litovsk, los
bolcheviques tuvieron que hacer frente a una guerra civil, que vencieron,
creando la URSS en 1922. Sin embargo, ésta había perdido mucho territorio por
haberse retirado prematuramente de la guerra. Estonia, Letonia, Lituania y
Polonia resurgieron como naciones a partir de una mezcla de territorios
soviéticos y alemanes tras el tratado de Versalles.
En Europa Central, aparecieron nuevos estados tras el desmembramiento del
Imperio austrohúngaro: Austria, Hungría, Checoslovaquia y Yugoslavia que
además tuvo que ceder territorios a la nueva Polonia, a Rumanía y a Italia.
En Alemania, el Tratado de Versalles tuvo amplio rechazo popular: bajo su
cobertura legal se había desmembrado el país, la economía alemana se veía
sometida a pagos y servidumbres a los Aliados considerados abusivos, y el
Estado carecía de fuerzas de defensa frente a amenazas externas, sobre todo por
parte de la URSS, que ya se había mostrado dispuesta a expandir su ideario
político por la fuerza. Esta situación percibida de indefensión y represalias
abusivas, combinada con el hecho de que nunca se llegó a combatir en territorio
alemán, hizo surgir la teoría de la Dolchstoßlegende (puñalada por la espalda),
la idea de que en realidad la guerra se podía haber ganado si grupos extranjeros
no hubieran conspirado contra el país, lo que hacía aún más injusto el ser
tratados como perdedores. Surgió así un gran rencor a nivel social contra los
Aliados, sus tratados, y cualquier idea que pudiera surgir de ellos.
La desmovilización forzosa del ejército hasta la fuerza máxima de 100 000
hombres permitida por el tratado (un tamaño casi testimonial respecto al
anterior) dejó en la calle a una cantidad enorme de militares de carrera que se
vieron obligados a encontrar un nuevo medio de subsistencia en un país
vencido, con una economía en pleno declive, y tensión social. Todo eso
favoreció la creación y organización de los Freikorps, así como otros grupos
paramilitares. La lucha de los Freikorps y sus aliados contra los movimientos
revolucionarios alemanes como la Liga Espartaquista (a veces con la
complicidad o incluso el apoyo de las autoridades) hizo que tanto ellos como los
segmentos de población que les apoyaban se fueran inclinando cada vez más
hacia un ideario reaccionario y autoritario, del que surgiría el nazismo como
gran aglutinador a finales de los años 20 e inicios de los 30. Hasta entonces,
había sido un partido en auge, pero siempre minoritario; un intento prematuro
de hacerse con el poder por la fuerza (el Putsch de Múnich) acabó con varios
muertos, el partido ilegalizado y Hitler en la cárcel. Es durante ese periodo de
encarcelamiento que escribió el Mein Kampf (Mi lucha), el libro en el que
sintetizó su ideario político para Alemania.
El caldo de cultivo existente a nivel social, combinado con la Gran Depresión
de inicios de los 30 hizo que la débil República de Weimar no fuera capaz de
mantener el orden interno; los continuos disturbios y conflictos en las calles
incrementaron la exigencia de orden y seguridad por parte de sectores de la
población cada vez más amplios. Sobre esa ola de descontento y rencor, el
Partido Nazi, liderado por Adolf Hitler se presentó como el elemento necesario
para devolver la paz, la fuerza y el progreso a la nación. Los ideólogos del
partido establecieron las controvertidas teorías que encauzarían el descontento y
justificarán su ideario: la remilitarización era imprescindible para librarse del
yugo opresor de las antiguas potencias Aliadas; la inestabilidad del país era
ocasionada por movimientos sociales de obediencia extranjera (comunistas) o
grupos de presión no alemanes (judíos), culpables además de haber apuñalado
por la espalda a la Gran Alemania en 1918; además, Alemania tiene derecho a
recuperar los territorios que fueron suyos, así como asegurarse el necesario
espacio vital (Lebensraum) para asegurar su crecimiento y prosperidad. Todas
estas ideas quedaron plasmadas en el Mein Kampf.
Partiendo de la sensación de afrenta causado por el Pacto de Versalles, los nazis
potenciaron, alimentaron y extendieron la necesidad de reparación en la
sociedad alemana, mezclando los problemas reales con las necesidades de su
propio programa político, presentando el militarismo y la adherencia a la
disciplina fascista como las únicas vías capaces de reconducir la situación. Del
mismo modo se justificó la represión brutal de cualquiera que no pensara del
mismo modo o fuera percibido como un enemigo del Estado. Y el clima
existente a causa del Pacto hizo que a parte de la sociedad no le preocupase lo
más mínimo el incumplimiento de cualquier tipo de tratado internacional. Hasta
1932, el NSDAP fue incrementando su cuota electoral en las elecciones
federales, manteniendo un estilo político igual de bronco y agresivo que el que
practicaba en la calle.
En noviembre de 1932 tienen lugar las octavas elecciones federales alemanas,
en las que el NSDAP logra un 33,1 % de votos (aunque bajó algo más de un 4
%). Al ser la lista más votada y ante la imposibilidad de lograr una opción de
consenso entre las demás fuerzas políticas, el presidente Hindemburg nombra
canciller a Hitler y le ordena formar gobierno.
El 27 de febrero de 1933, un incendio inexplicable arrasa el Reichstag, la sede
del parlamento alemán. A raíz del mismo, Hitler declara el estado de excepción.
Pronto surge desde el partido nazi la acusación de que los comunistas son los
instigadores de la quema, y Hitler logra que un Hindenburg ya muy mermado de
salud firme el Decreto del Incendio del Reichstag, aboliendo tanto al partido
comunista como a cualquier organización afín al mismo.
Con sus principales enemigos políticos ilegalizados, Hitler procede a convocar
las novenas elecciones federales alemanas el 5 de marzo de 1933, logrando esta
vez un 43,9 % de votos y pasando a gobernar, en coalición con el DNVP, en
mayoría absoluta. Una vez conseguido el poder político, para lograr el apoyo de
la cúpula del ejército (Reichswehr), Hitler ordena asesinar a los dirigentes de las
SA, en la llamada noche de los cuchillos largos, la noche del 30 de junio al 1 de
julio de1934.
Hitler restauró en Alemania el servicio militar generalizado que había sido
prohibido por el Tratado de Versalles, remilitarizó la Renania en 1936 y puso en
práctica una política extranjera agresiva, el pangermanismo, inspirada en la
búsqueda del Lebensraum, destinada a reagrupar en el seno de un mismo estado
a la población germana de Europa central, comenzando por Austria (Anschluss)
en marzo de 1938.
El principal objetivo declarado de la política exterior alemana de la época
inmediatamente anterior a la guerra era, por una parte, la recuperación de esos
territorios, así como del Corredor polaco y la Ciudad libre de Dánzig, en los
antiguos territorios de Prusia perdidos por Alemania después de 1918. Esas
reclamaciones territoriales constantes constituían elementos importantes de
inestabilidad internacional, pues Berlín reivindicaba abiertamente su restitución,
de forma cada vez más agresiva, con la intención de reconstruir la Gran
Alemania Großdeutschland.
Bombardeo de Guernica en 1937 por la aviación de la Alemania nazi, durante la
Guerra Civil Española(1936-1939).
El apoyo al levantamiento militar del General Francisco Franco en España por
parte de Italia y Alemania con tropas y armamento desafió abiertamente al
acuerdo de no-intervención en el conflicto civil (Guerra Civil Española) de las
naciones extranjeras. Hitler había firmado ya el Pacto de Acero con Mussolini,
el único de los dirigentes europeos con un ideario similar. El apoyo a las fuerzas
franquistas fue un intento de establecer un Estado fascista controlando el acceso
al Mediterráneo con vistas a una futura guerra europea, algo que sólo funcionó a
medias.
El oeste de Checoslovaquia (la región conocida como los Sudetes) era el hogar
de una gran cantidad de población de ascendencia germana, cuyos derechos,
según el gobierno alemán, estaban siendo infringidos. La anexión de los
Sudestes fue aceptada en los Acuerdos de Múnich en septiembre de 1938 tras
una conferencia tripartita entre Alemania, Francia y Gran Bretaña, donde el
francés Édouard Daladier y el primer ministro británico Neville Chamberlain,
siguiendo una Política de apaciguamiento, confiaron en que sería la última
reivindicación de la Alemania nazi. Hitler había transmitido personalmente esa
idea a Chamberlain, tras entregarle un conjunto de informes con supuestas
atrocidades cometidas contra habitantes alemanes en los Sudetes. La postura
inglesa y francesa se debía en gran parte a la reticencia de sus poblaciones a
verse envueltos de nuevo en una guerra a escala mundial, así como al
convencimiento (sobre todo por parte de ciertos sectores de la sociedad inglesa)
de que realmente el Tratado de Versalles había sido excesivo.
Sin embargo, en marzo de 1939 los ejércitos de Alemania entraron en Praga
tomando el control de los territorios checos restantes. Al día siguiente, Hitler,
desde el Castillo de Praga, proclamó el establecimiento del Protectorado de
Bohemia y Moravia, a la vez que propició la aparición del Estado títere de
Eslovaquia. También se apoderó del territorio de Memel, perteneciente a
Lituania.
El fracaso del apaciguamiento demostró a las potencias occidentales que no era
posible confiar en los tratados que pudieran firmarse con Hitler, así como que
sus aspiraciones expansionistas no podían seguir siendo toleradas. Polonia
rechaza ceder Dánzig a Alemania y firma con Francia un acuerdo de mutua
defensa el 19 de mayo de 1939 y en agosto también lo suscribió con Gran
Bretaña.
Por su parte, Alemania y la URSS firmaron el 23 de agosto del mismo año el
Pacto Ribbentrop-Mólotov, que incluía un protocolo secreto por el que ambas
potencias se dividían Europa central en esferas de influencia, incluyendo la
ocupación militar. El tratado establecía el comercio e intercambio de petróleo y
comida de la URSS a Alemania, reduciendo así el efecto de un futuro bloqueo
por parte de Gran Bretaña como el que casi había ahogado a Alemania en la
Primera Guerra Mundial. Hitler pasó entonces a centrarse en la preparación del
futuro conflicto con los Aliados cuando, como pretendía, invadiera Polonia con
el fin de incorporarla a Alemania. La ratificación del tratado de defensa entre
Polonia y el Reino Unido no alteró sus planes.
Benito Mussolini (izquierda) y Adolf Hitler (derecha), líderes de la Italia
fascista y de la Alemania nazi respectivamente (foto de 1937).
Benito Mussolini se había convertido en líder indiscutido de Italia durante ese
mismo período de entreguerras. Expulsado del Partido Socialista Italiano por
apoyar la participación de Italia en la Primera Guerra Mundial, en 1919 fundó
losFasci italiani di combattimento, grupo militar integrado por excombatientes,
que reprimían a los movimientos denominados obreros y al partido socialista;
era por tanto análogo a los Freikorps alemanes tanto en ideario como en
actuación. Elfascismo creado por Mussolini defendía un régimen militarista,
autoritario, nacionalista, que centralizara el poder en una persona y un
movimiento (Partido Nacional Fascista en el caso italiano) y contrario a las
instituciones democráticas. Los fascistas tomaron como emblema el fascio,
antiguo símbolo de poder entre los romanos, consistente en un haz de varas con
un hacha en el centro.
En estos años los movimientos obrero y campesino se manifestaron de manera
más radical al tomar las fábricas y las tierras bajo su control, en un intento por
imitar la Revolución Rusa. Los industriales y terratenientes, asustados por esta
amenaza a sus intereses, apoyaron económicamente a los Fasci di
combattimento. En septiembre de 1922 los camisas negras, como también eran
conocidos los fascistas, organizaron una marcha sobre Roma, para presionar al
gobierno por la incapacidad de resolver la situación económica. En respuesta,
Víctor Manuel IIInombró a Mussolini primer ministro. Este empezó a
autodenominarse Duce('Caudillo'), y estableció un gobierno totalitario. Creó el
Gran Consejo Fascista que controló el Parlamento. Persiguió a los sindicatos, al
Partido Socialista, prensa contraria a su gobierno, y a la Iglesia. Suprimió las
libertades individuales y el derecho de huelga. Controló los medios de
comunicación y solo permitió propaganda que exaltara el nacionalismo y el
fascismo. También introdujo el militarismo en el sistema educativo italiano.
Del mismo modo que Hitler en Alemania, Mussolini defendía el derecho de
Italia a la expansión territorial, de grado o por fuerza. Mussolini comenzó una
gran campaña expansionista conocida como el colonialismo italiano. Estableció
colonias en Somalia, Eritrea y Libia, y conquistó por la fuerza Abisinia y
Albania, ignorando las protestas de la Sociedad de Naciones.

1.3. PROCESO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL:


La segunda guerra mundial pone en conflicto bélico a las potencias del Eje
(Roma, Berlín, Tokio) con los países aliados que eran (Gran Bretaña, Francia,
Holanda, Luxemburgo, Noruega, Dinamarca, Polonia, La URSS, China y
Estados Unidos). El periodo de esta guerra va desde 1939 a 1945.
En el mes de marzo del año 1939 Hitler invade a Austria y la anexa a Alemania,
Ni la liga de naciones, ni Francia, ni mucho menos Inglaterra tomaron media
ante esta invasión ni mucho menos ante el discurso del nazismo. Fueron
presentados ante los medios de comunicación como “una invasión pacífica”.
Para el año de 1939, Rusia firma acuerdos con Lituania, Letonia y Estonia de
ayuda mutua que poco después se convierte en unas repúblicas socialistas.
Alemania invadió a Dinamarca y a Noruega derrotándolas, lo mismo hace con
Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Luego de conseguir estas aparentes victorias,
los ejércitos nazis fueron tomando posesiones francesas hasta llegas a la línea
Maginot.
En junio de 1940 cuando las tropas alemanas se tomaban a París, Italia le
declara la guerra a Francia.
Las costas del Atlántico y las del Canal de la Mancha fueron ocupadas por los
nazis y al sur se conforma un gobierno colonial francés al mando de Petain,
mientras en Francia Charles de Gaulle hacía un llamado a todos los
compatriotas franceses para trabajar sobre la denominada “Francia
Combatiente”
Mientras tanto Inglaterra sin ninguna ayuda política hacía frente a las tropas
Alemanas por tierra neutralizando a las fuerzas nazis, estas organizaciones y
estrategias militares fueron desarrolladas por Wiston Churchill.
Italia atacó a los Balcanes, tomando a Grecia, isla de Creta y Yugoslavia que
por el llamado “Pacto Tripartido” firmado en septiembre de 1940 entre
Alemania, Italia y Japón, forman un nuevo orden mundial sometiendo a Europa
y Asia a sus decisiones. Es de esta manera que Alemania se adueña de Hungría,
Rumania, Eslovaquia y Bulgaria adueñándose de casi toda Europa.
La invasión Rusa se da el 22 de junio de 1941. Es Alemania quien da inicio a
esta invasión ocupando primeramente la parte de las regiones del Báltico,
Moldavia, Bielorrusa y parte de Ucrania y Kiev hasta llegar a los puertos de
Leningrado y Moscú, más cuando los nazis lanzan e ataque a estas dos últimas
ciudades, fueron derrotados y se vieron en la necesidad de abandonar territorio
rusos, dejando en su retirada todo casi todo el equipo de combate.
Estado Unidos entra en la guerra cuando Rusia enfrentaba a Alemania, El Japón
no vio oportuno intervenir en esta parte del conflicto y decidió atacar a los
Estados unidos e Inglaterra, al mismo tiempo que mantenía conversaciones con
Washington para distraer a los norteamericanos, en el Pacífico el 7 de diciembre
de 1941, a aviación y a flota japonesa daban un rudo golpe a la base naval más
importante de los Estados Unidos en Pearl
Harbor ubicada en las islas Hawái, destruyéndola casi por completo; pero a
la vez en Singapur atacaron y bombardearon a base británica. De esta manera
Japón destruye los puntos estratégicos de los países en el Pacífico y en el Lejano
Oriente. Es así como os Estados unidos entra a la guerra declarándosela al Japón
a la vez que Alemania e Italia se la declaraban a los Estados Unidos.
Los frentes imparten ofensiva simultáneamente. Los Estados Unidos comienza
con los desembarcos en el norte del África, atacando las zonas de Egipto, el
Canal de Suez y Argelia, destrozando fácilmente a los alemanes con la ayuda de
Inglaterra.
Al seguir la ofensiva las tropas norteamericanas hacia la parte de Italia, toman
como prisionero a Mussolini que se desempeñaba como jefe del régimen
fascista, hasta que el pueblo pide la paz el 3 de septiembre de 1943. En el
intento de la reconstrucción de la política fascista fracasa y es apresado y
ejecutado por los guerrilleros de la resistencia.
En Normandía (Francia) se hallaba instalado el segundo frente de
contraofensivas, que ayudado por la invasión de Eisenhower obligó a los
alemanes a retirarse, pero los rusos siguieron avanzando por el este de Francia
ocupando las zonas de Finlandia, Rumania, Bulgaria, Yugoslavia y Hungría.
Alemania seguía insistiendo en la ofensiva con bombas V2 contra los ingleses y
los rusos, pero la lucha estaba desarrollándose en el propio territorio alemán.
El mayo de 1945, Alemania se rindió incondicionalmente, mientras que Rusia,
Estados Unidos, Francia e Inglaterra recuperaban sus antiguas posiciones. Hitler
y sus colaboradores más inmediatos se suicidaron antes de la rendición.
Los japoneses fueron vencidos antes los efectos de la bomba atómica lanzada a
Hiroshima y Nagasaki, durante los días 6 y 9 de 1945. Es el 14 de agosto de
1945 que es firmado el armisticio.

1.4. Consecuencias de la segunda guerra mundial


•El número de muertos (según las cifras más aceptadas) llegó a 50 millones.
(perturbaciones de los prisioneros, las secuelas de los campos de concentración,
la desorganización familiar, el hambre y le esfuerzo de adaptación de los
soldados vueltos a ala vida)
•Desaparecieron ciudades, vías férreas, carreteras, puentes y plantas
industriales, así como se afectaron los campos más fértiles.
•Alemania fue dividida en cuatro zonas de ocupación (norteamericana, inglesa,
francesa y soviética) y la ciudad de Berlín también.
•Los cambios territoriales:
Austria y Checoslovaquia recuperaron su autonomía.
•La caída económica de Europa.
•Los cambios políticos:
Nació una "bipolaridad" del poder encarnado por dos superpotencias: E.E.U.U.
y U.R.S.S. El "mundo comunista “extendió su influencia sobre Europa Oriental.
Se planteó un nuevo conflicto ideológico (comunistas, democracias).
•Nació la "era nuclear"

2. LA GUERRA FRIA
2.1. INTRODUCCION DE LA GUERRA FRIA
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial las naciones vencedoras firmaron los
acuerdos de Yalta y se repartieron Europa. De esta manera, el mapa europeo se
vio modificado y se diferenciaron entonces en tres espacios políticos: la Europa
occidental, capitalista; la Europa oriental, socialista y algunos países neutrales.
A partir de este conflicto de ideologías, surgieron intensas luchas económicas y
diplomáticas, e incluso se llegó a conflictos bélicos, como lo fueron la Guerra
de Corea y la Guerra de Vietnam, donde sus detonadores estaban vinculados a
estas ideologías.

2.2. FASES DE LA GUERRA FRÍA


1 Fase: Máxima Tención
Crisis en Berlín: Después de la II Guerra Mundial, cuando Alemania se dividió
en las zonas de ocupación estadounidense, soviética, británica y francesa,
Berlín, aunque estaba situada dentro de la zona soviética, se convirtió en una
región independiente. Este acuerdo simbolizaba que la ciudad continuaba con su
papel de capital de una Alemania que todavía se consideraba un sólo país.
Guerra de Corea: conflicto bélico librado en la península de Corea desde junio
de 1950 hasta julio de 1953. Se inició como una guerra entre Corea del Sur
(República de Corea) y Corea del Norte (República Democrática Popular de
Corea), después de que esta última invadiera los territorios de la primera. El
conflicto rápidamente se convirtió en una guerra internacional limitada que
involucró a Estados Unidos y a otras 19 naciones. Desde un punto de vista
general, la guerra de Corea fue un enfrentamiento derivado de la Guerra fría.
Los motivos de Corea del Norte para invadir Corea del Sur tuvieron que ver con
la frontera establecida entre ambas repúblicas en el paralelo 38, así como con
las propias circunstancias internacionales.
2 Fase: Coexistencia Pacifica
La crisis de los Misiles en Cuba: Fue una importante confrontación de la Guerra
fría entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas
(URSS) por las instalaciones de misiles proporcionadas por los soviéticos a
Cuba. En mayo de 1960 el primer ministro soviético Nikita S. Jruschov
prometió que la Unión Soviética defendería el recién creado gobierno
revolucionario de Fidel Castro y en seguida inició proyectos para suministrar a
Cuba misiles balísticos de medio e intermedio alcance, los cuales situaban al
este de Estados
Guerra de Vietnam: La guerra se desarrolló como una secuela de la guerra de
Indochina (1946-1954), librada entre Francia (la potencia colonial hegemónica
en la región antes del inicio de la II Guerra Mundial) y el grupo comunista
Vietminh (o Liga por la Independencia de Vietnam), fundado y dirigido por el
líder revolucionario Ho Chi Minh. Tras emerger como el más poderoso de los
grupos nacionalistas que combatieron a los ocupantes japoneses de la Indochina
francesa durante la II Guerra Mundial, el Vietminh estaba determinado a
oponerse al restablecimiento del dominio colonial francés y llevar a cabo
reformas sociales y políticas.
3 Fase: Fin de la Guerra
En 1985 Mijaíl Gorbachov, representante de una nueva generación de líderes
soviéticos, llegó al poder en la URSS. Él y Reagan acordaron reducir la
presencia de las superpotencias en Europa y moderar la competencia ideológica
en el mundo entero. Las tensiones se redujeron cuando se retiraron las tropas
soviéticas de Afganistán. A principios de la década de 1990 Gorbachov cooperó
en gran medida con los esfuerzos militares estadounidenses para derrotar la
agresión de Irak en Oriente Próximo. La Guerra fría terminó en Europa cuando
las recién liberadas naciones de Europa Oriental eligieron gobiernos
democráticos y se unificó Alemania, se detuvo la carrera armamentista y la
competencia ideológica cesó al ponerse en duda el comunismo. El presidente
estadounidense George Bush declaró la necesidad de un `nuevo orden mundial'
para sustituir la rivalidad de las superpotencias que había dividido el mundo y
alimentado la Guerra fría.
En mayo de 1997, tuvo lugar la firma de un acuerdo histórico entre Rusia,
presidida por Boris Yeltsin, y la OTAN, cuyo secretario general era el español
Javier Solana, que permitía la ampliación de este organismo a los países del
antiguo bloque soviético sin que aquel Estado lo considerase un acto hostil.
Dicho acuerdo, recogido en el Acta fundacional sobre las relaciones mutuas de
cooperación y seguridad entre la OTAN y la Federación Rusa (ratificado el 28
de mayo en París), suponía que dicho organismo y dicho Estado dejaban de
considerarse adversarios, razón por la cual numerosos analistas lo consideraron
el fin definitivo de la Guerra fría.

2.3. CAUSAS DE LA GUERRA FRÍA


•La Unión Soviética quería difundir su ideología comunista a todo el mundo, lo
que alarmó a los americanos, que odiaban ese sistema político.
•La adquisición de armas atómicas por parte de los americanos alertó
enormemente a los soviéticos.
•Ambos países temían el ataque de uno u otro.
•El presidente americano sentía una aversión personal contra el presidente ruso
Josef Stalin.
•Los soviéticos temían que Estados Unidos utilizara a la Europa occidental
como base para atacar a la Unión Soviética

2.4. CONSECUENCIAS DE LA GUERRA FRÍA


•Los Estados Unidos y la Unión Soviética acumularon grandes arsenales de
armas
atómicas y misiles balísticos.
•Se formaron los bloques militares de la OTAN y el Pacto de Varsovia
•Se llegó hasta los conflictos destructivos de Vietnam y Corea
•La Unión Soviética se derrumbó debido a sus debilidades económicas
•Se derribó el Muro de Berlín y se desintegró el Pacto de Varsovia
•Los estados del Báltico y algunas repúblicas ex soviéticas lograron la
independencia
•América se convirtió en la única superpotencia del mundo
•Se derrumbó el comunismo
3. LA DESCOLONIZACIÓN

3.1. INTRODUCCIÓN A LA DESCOLONIZACIÓN


Podemos empezar definiendo la descolonización como un proceso histórico por
el cuál los pueblos sometidos al colonialismo, a lo largo de todo el siglo XIX,
querían la independencia política. Este largo proceso ha afectado a más de la
mitad de la superficie de la tierra y casi a la mitad de los diferentes seres
humanos que habitaban la misma.
Entre los años 1945 y 1966 accedieron a la independencia 54 países; todos ellos
pertenecientes a la geografía del Tercer Mundo, es decir a toda la región más
desfavorecida en cuanto a bienes económicos y sociales de todo el mundo,
donde abunda el hambre la pobreza y el analfabetismo.
Los factores que determinan el proceso de la descolonización son los siguientes:
El primer factor a considerar es el diferente ritmo de expansión demográfica. El
proceso inverso de la descolonización del siglo XX se produce tras la
revolución demográfica de los países atrasados, al reducirse la mortalidad sin
que en compensación se produjese un descenso similar de sus índices de
natalidad.
A principios del siglo XX Europa contaba con unos 400 millones de habitantes
y a mediados de siglo la cantidad aumentó hasta 600 millones, señalándose un
ritmo de crecimiento que es tan sólo la mitad del mundo, mientras la población
de Tercer Mundo aumenta, a un ritmo superior a la media mundial.
Otro de los factores fue el Nacionalismo, que fue la gran fuerza que impulsa a la
independencia de los otros continentes del siglo XX. Los diferentes pueblos de
Africa y Asia son conscientes de su retraso material, también de sus diferencias
culturales y de sus tradiciones. De esta manera surge un nacionalismo
Modernista, que con la imitación de Europa procura la rapidez de su progreso,
un nacionalismo, el cual pone en primer plano el fortalecimiento de costumbres,
las creencias en algo y las lenguas propias.
Las Iglesias y las Sociedades Internacionales; en la década de los 50 ciertos
obispos sostenían “El derecho de los pueblos a gobernarse por si mismos”. En
1927 se fundó en la ciudad de Bruselas la liga contra el imperialismo y la
Sociedad de Naciones que defiende a los pueblos no europeos en situación
difícil o sometida.
La actitud de las grandes potencias; Lenin acusaba al capitalismo de la
explotación de los pueblos atrasados. En Estados Unidos, Wilson se expresaba
en contra del colonialismo y Roosevelt mantenía esa postura en sus mensajes y
en las conferencias internacionales. Occidente ejerció una influencia
estimulante, incluso las potencias coloniales, ya que los estudios de líderes de
las colonias en las universidades europeas que muestran que la pobreza y el
atraso no son el resultado de decisiones divinas, sino consecuencia de la
organización social y de conquistas mentales.
La coyuntura internacional; es la propicia a la desaparición de la hegemonía
europea. En la 1ª Guerra Mundial los pueblos coloniales aportaban hombres o
bien materias primas a la metrópolis, con el choque entre las naciones que
africanos y asiáticos consideraban superiores. Por otra parte en la post-guerra en
vez de compensar la ayuda de las colonias durante el conflicto, las potencias
europeas solo piensan en olvidarse de sus problemas mediante una
intensificación de la explotación colonial.

3.2. CAUSAS DE LA DESCOLONIZACION


Son múltiples. Se pueden agrupar en internas y externas:
3.2.1. Internas
•La propia naturaleza del proceso descolonizador que provoca rechazo y hace
que los
países colonizados tomen conciencia de la distancia que media entre ellos y los
dominadores en su pasado, cultura y tradiciones.
•El sentimiento nacionalista que presenta dos ver-tientes:
»Un nacionalismo que mira al pasado y cultiva la singularidad de estos
territorios
(creencias, costumbres y lengua) en donde la religión y la cultura actúan de
aglutinantes y en el que se da una cierta xenofobia.
»Un nacionalismo que mira al porvenir y la modernidad sin renunciar a la
tradición.
•Las nuevas bases ideológicas:
»La primera fuerza radica en el liberalismo y en los sentimientos democráticos.
»La segunda está formada por las escuelas socialistas y hace hincapié en los
factores
socio-económicos.
•Las primeras generaciones de líderes se reclutan en las clases altas, las
generaciones
posteriores se alimentan de dirigentes obreros.
•Se reclama la independencia económica.
•Las demandas de materias primas y las inversiones depende de la coyuntura
económica de las antiguas colonias e inciden en la inestabilidad de los precios y
su
producción: inseguridad en sus medios de subsistencia.
•Factores sociológicos que tienen su epicentro en la demografía:
»Crecimiento demográfico.
»Altos índices de natalidad y descenso de la mortalidad por las mejoras
sanitarias.
»Proceso de concentración urbana
3.2.2. Externas
•La IIGM:
»La colaboración de las colonias en las dos guerras mundiales prestigia a sus
pueblos.
»Los asiáticos se apoderaron de los depósitos de armas dejados por los
japoneses al
abandonar sus territorios.
»La hipocresía de las declaraciones de los grandes: “los pueblos tienen derecho
a
elegir su forma de gobierno”.
•La guerra fría:
»La polarización de fuerzas en la posguerra propicia una coyuntura favorable
para
que los pueblos colonizados puedan conseguir sus deseos.
»La solidaridad entre los países descolonizados y colonizados.
»La Conferencia de Bandung (1955), “expresión de la rebelión moral contra la
dominación europea” (Leopoldo Senghor, presidente del Senegal).
»Se lanza el llamamiento del movimiento liberalizador de africanos y asiáticos a
Occidente.
»La Iglesia y las sociedades internacionales creadas al efecto colaboran y
fomenta el
proceso.
»El papel jugado por La ONU fue decisivo.

3.3.CARACTERÍSTICAS DE LA DESCOLONIZACIÓN
La independencia fue promovida por un sector de la élite o por un líder
carismático, generalmente respaldado por un partido político.
Los procesos de emancipación pasaron por un periodo de radicalización en su
lucha contra el poder colonial.
Los medios para alcanzar la independencia desde el compromiso con la
metrópoli y la resistencia pacífica hasta largas y sangrientas guerras.
Los lazos con la antigua potencia fluctuaron desde el establecimiento de
gobiernos conjuntos y el mantenimiento del mismo jefe de Estado hasta la
ruptura absoluta.
Muchos Estados surgidos de la descolonización tuvieron dificultades para
sostener un Estado moderno de tipo occidental.

3.3.1. Independencia en África


En este continente, Egipto fue el primero que se independizó en 1922; pero
recién en 1953 se puso fin a toda injerencia inglesa. Nassser, Primer Ministro,
nacionalizó el Canal de Suez (1956) argumentando la necesidad de construir
con sus recursos la represa de Assuán y a pesar de la ocupación anglofrancesa;
logró que la ONU y las superpotencias concediesen el control del Canal a
Egipto. Nasser se convirtió en un líder del mundo árabe.
Libia proclamó su independencia de Italia en 1951, liberándose de la monarquía
en 1969, donde un golpe de Estado estableció una dictadura al mando del
coronel Muamar el Gadafi.
La administración francesa se vio desbordada por el terrorismo del partido Neo-
Destur, liderado por Habib Burguida forzando a Francia a conceder la
independencia a Túnez en 1956.
En el África negra durante la Segunda Guerra Mundial, Francia había tomado la
iniciativa concediendo autonomías (1944) reconociendo la independencia de
Marruecos (1956); Inglaterra concedió la independencia a Ghana en 1957. Entre
los principales líderes de la descolonización destacan Lumumba (RD del
Congo) y Nyerere (Tanzania).
Argelia, la última colonia francesa en África logró su independencia tras una
guerra dirigida por el FLN (Ben Bella) desde 1954, que obligó al presidente de
Francia, De Gaulle, a reconocer su independencia en 1962 (Tratado de Evian).

3.3.2. Independencia en Asia


•La India
Fue colonia de Inglaterra desde el s.XVII hasta el siglo XX (1947). El dominio
de éste subcontinente fue gradual, empezó con una penetración comercial, luego
territorial hasta imponerse un dominio absoluto que se hizo realidad el 1ro de
enero de 1877 cuando el primer ministro inglés Disraeli hizo de la reina
Victoria emperatriz de la India y aplicó un gran proyecto para mejorar la
explotación de los recursos con capitales financieros ingleses.
A finales del siglo XX se fundó el Congreso Nacional Hindú y a comienzos del
siglo XX la Liga Musulmana que representaban los intereses de dos facciones
nacionalistas de la India que buscaban autonomía.
En la Primera Guerra Mundial, el Congreso Hindú prestó ayuda a Inglaterra a
cambio se le concedió un sistema diárquico de gobierno mediante el cual unos
ministros se designarían por nombramiento y otros por elección lo que no
satisfacía las aspiraciones de la burguesía hindú.
Ante este problema se impulsó el movimiento independentista de la India
destacando Mohandas Gandhi, Tagore y otros. Se realizaron campañas de
oposición al dominio inglés, pero sin llegar a una guerra encarnizada que altere
el sistema de castas (división de la sociedad en grupos sociales cerrados), tales
campañas fueron, Resistencia pasiva, No cooperación y Desobediencia civil.
Estas campañas se realizaron en la época de entreguerras, década del 20 y 30
del s.XX.
En 1935 se convocó a la Conferencia en Londres donde asistió Gandhi y en la
cual se acordó entregar nuevas concesiones políticas a la India como por
ejemplo el establecimiento de una federación.
Inglaterra concede reformas políticas, pero no realiza cambios en la economía y
sociedad, por lo que, la India ha de seguir ligada al capitalismo inglés en calidad
de dependiente. Además, Inglaterra no quería seguir el conflicto con la India por
el temor a un desborde popular que pudiese provocar una revolución. Las
concesiones políticas devinieron en la promulgación de una constitución
política (1935) que no se llegó a aplicar por el estallido de la Segunda Guerra
Mundial.
Hay que tomar muy en cuenta además que en el propio Congreso Nacional
Hindú habían surgido dos tendencias:
Derechista
Buscaba llegar a un acuerdo con Inglaterra en base a reformas políticas y
garantizando la estabilidad del sistema.
Izquierdista
Planteaba la cancelación total de las relaciones feudales de producción,
nacionalización de los medios de producción y el desarrollo de una economía
nacional.
Para conseguir esto era necesaria una revolución. Por eso muchos caudillos del
Congreso Nacional Hindú, temerosos de una revolución desistieron. Mas la
posición izquierdista se iba difundiendo desorganizadamente. Con el estallido
de la Segunda Guerra Mundial, el Congreso Nacional Hindú apoyó a Inglaterra
por segunda vez. Las potencias centrales (Alemania y Japón) quisieron
aprovechar las contradicciones entre Inglaterra e India y sostuvieron el Comité
de la India Libre que no llegó a prosperar y desapareció con el fin del conflicto.
En 1947, terminada la Segunda Guerra Mundial, el imperio inglés tenía una
gran deuda económica y social con la India por su participación en la guerra que
no podía cubrir por su estado precario postbélico; además la presión del
Congreso Nacional, la Liga Musulmana y la opinión mundial para que cumpla
con la Constitución de 1935 obligó a Inglaterra a conceder la independencia
política a la India. El subcontinente indio se independizó, pero Inglaterra con
una serie de intrigas y rebeliones que financió logró su desmembramiento
formando Pakistán, Bangladesh y Ceilán. Gandhi propugnaba la reconciliación
y el fin de los enfrentamientos contra Pakistán. Fue asesinado en 1945 por un
extremista hindú.
•Indochina
Indochina era una colonia de Francia que fue invadida por Japón en 1940. Ho
Chi Minh dirigió la resistencia. Con el final de la guerra, Francia llegó a un
acuerdo con el emperador Bao Dai (1949), ingresando Indochina a la Unión
Francesa; pero, Ho Chi Minh, líder de Vietminh rechazó tal acuerdo siendo
apoyado por la URSS y China. Esta situación dio origen a la guerra que
concluyó con la derrota francesa en Dien Bien Phu (1954). En los acuerdos de
Ginebra (1954) se dispuso la independencia de Laos, Camboya y Vietnam, este
último sería dividido en dos zonas por el paralelo 17; el norte bajo control de
Ho Chi Minh y el sur bajo el Emperador, aunque luego se transformó en una
República para una futura unificación por medio de elecciones.
En 1960, Vietnam del Sur se enfrentó al Frente Nacional de Liberación
(guerrilla comunista conocida como Vietcong) apoyada por Vietnam del Norte
y la URSS. Estados Unidos, bajo la presidencia de Eisenhower, inició el apoyo
a Vietnam del Sur desde 1960; los sucesivos presidentes norteamericanos
argumentaron la necesidad de detener la expansión del comunismo como la
causa de su participación directa en la guerra civil, llegando a enviar medio
millón de soldados. En 1969, el presidente Nixon anunció el retiro paulatino de
las tropas (“Vietnamización de la guerra), pero la operación militar sobre la
“ruta de Ho Chi Minh” en Camboya, zona fuera del conflicto, puso en evidencia
el engaño de E.E.U.U., incapaz de impedir el avance comunista, acordó un alto
al fuego (Tratado de París: 1973) y luego cesar su ayuda militar, lo que provocó
la caída del régimen de Vietnam del Sur, siendo incorporada a la República
Democrática de Vietnam (1975).

3.4. CONSECUENCIAS DE LA DESCOLONIZACIÓN


Para los países descolonizados (antiguas colonias):
•Se endeudaron
•Neocolonialismo: dependen de las economías occidentales.
•Inestabilidad política. Frecuentes golpes de estado. Problemas con las
fronteras.
Para el resto del mundo:
•Integración de los nuevos países independientes en la ONU
•Aparición del neocolonialismo como nueva forma de dominación económica
•Regreso de los colonos de las antiguas colonias a la metrópoli.
Para África negra:
•Alto crecimiento demográfico, pobreza y hambre.
•Éxodo rural masivo a las ciudades.
•La economía, que depende del exterior y se basa en la exportación de materias
primas y la importación de productos manufacturados.
•La influencia del modo de vida occidental -> pérdida de los valores que la han
caracterizado.
•Inestabilidad política.

4. DATOS ADICIONALES:

4.1. HOLOCAUSTO NAZI


El holocausto, es un término que se refería originalmente a un rito religioso en
el que se incineraba una ofrenda. Pero que en la actualidad, tiene otro
significado; es cualquier desastre humano de gran magnitud e importancia,
principalmente se refiere a la política de exterminio de los judíos que habitaban
en Europa llevada a cabo por la Alemania gobernada por el nacionalsocialismo.
A lo largo del siglo XIX la comunidad judía fue mejorando su situación y
consiguió igualar sus derechos a los de los demás ciudadanos en la mayoría de
los países europeos. Pero a pesar de esto, este pueblo era perseguido en
ocasiones por grupos antisemitas. Lo cierto es que algunos de algunos
consideraban que los judíos eran una raza extranjera que no podía integrarse
dentro de la cultura europea.
Los judíos sufrieron gran discriminación. Eran seres humanos ordinarios pero
solo por sus creencias religiosas sufrieron injustamente por la ignorancia de ese
tiempo. Alrededor de 5 000 000 millones murieron en centros de concentración.
Inclusive se le quito la vida a todos aquellos que tuvieran un mínimo de 3
abuelos judíos o un padre, sin importar que pertenecieran a esta religión. Todo
con el fin de mantener la “raza pura”
El antisemitismo es un movimiento o mas bien una actitud de discriminación o
de odio en contra de la religión y cultura del pueblo judío. Son todas las malas
conductas en contra de ellos. Reaparece en los periodos de inestabilidad social y
crisis económica, como ocurrió en Alemania en la década de 1880 y en los años
que precedieron a la II Guerra Mundial (1939-1945).
Vamos a encontrar importantes figuras políticas y militares que fueron
esenciales en este tema como Hermann Wilhelm Goering, Adolfo Hitler,
Reinhard Heydrich… Cuando todo termino, muchos fueron condenados y
ejecutados por “crímenes de guerra contra la humanidad” pero fue muy tarde
porque los crímenes se habían cometido y millones habían muerto.
La persecución de los judíos en la época anterior a la II Guerra Mundial
Cuando el régimen nacionalsocialista (nazi) alcanzó el poder en Alemania en
enero de 1933, adoptó de inmediato medidas contra los judíos. Fueron
considerados ajenos a la raza aria. Uno de los primeros decretos promulgados
fue una definición del término “judío”. La religión de los antepasados era un
rasgo fundamental de esta definición. Todo el que tuviera tres o cuatro abuelos
judíos era considerado como tal automáticamente, sin que se tuviera en cuenta
ni si esta persona era miembro de la comunidad religiosa judía ni su lugar de
nacimiento. A aquéllos que fueran descendientes de judíos por parte de uno de
sus progenitores sólo se les consideraba totalmente judíos si ellos mismos
pertenecían a esta religión o habían contraído matrimonio con un miembro que
la profesara. Los que tenían algún pariente judío o un único abuelo de esta
religión eran llamados “mischlinge” esto significa “semitaza”. El propósito
principal de estas clasificaciones era definir claramente a quien afectaban las
leyes discriminatorias.
El episodio más famoso en la historia de los refugiados judíos antes de la
Segunda Guerra Mundial tomo lugar en mayo de 1939. Un barco de pasajeros
St. Louis partió del puerto de Hamburgo con destino a La Habana, llevando a
más de 900 refugiados judíos que buscaban escapar de la persecución de la
Alemania nazi. El viaje fue cuidadosamente preparado por el Ministerio de
Propaganda alemán, a cuyo frente se hallaba Joseph Goebbels, con el fin de
demostrar al mundo que Alemania estaba dispuesta a permitir el libre
movimiento de los judíos que lo desearan y, al mismo tiempo, poner en
demostrar la negativa de los países democráticos a recibirlos. Los medios de
difusión de todo el mundo siguieron con gran atención el viaje trágico de ese
barco, que se vio obligado a volver a Europa cuando el gobierno cubano negó a
los refugiados la autorización para desembarcar en el puerto de La Habana.
Los organismos gubernamentales, los bancos y los comercios hicieron todo lo
posible para eliminar a los judíos de la vida económica. No podían ocupar
cargos en la administración, y los que tenían preparación educativa como
médicos o doctores enfrentaron la realidad de que ya no tenían clientela
suficiente. Las empresas judías se disolvieron por las presiones a las que
estaban sometidas, fueron confiscadas por el estado o vendidas por obligación a
precios inferiores a su valor a otras compañías que pertenecían a dueños de
“raza pura”.

4.1.1. La noche de los cristales rotos


La “noche de los cristales rotos” fue el evento que marco el inicio del
holocausto. Sucedió del 9 al 10 de noviembre de 1938. Un joven alemán con
origen judío enojado porque sus padres fueron expulsados y mandados a
Polonia mato a un diplomático alemán en Paris. Cuando Adolfo Hitler que
estaba en Munich se dio cuenta de la muerte incito a las Juventudes Hitlerianas
a tomar venganza contra todos los judíos que quedaban en Alemania.
Las 24 horas siguientes fueron de salvajismos. Fallecieron 91 judíos y muchos
fueron heridos y enviados a la cárcel o a campos de concentración. Esta noche
es recordada no lo por las muertes o los heridos, sino por la destrucción, los
incendios de sinagogas, casas y tiendas judías. Se liberaron a algunos de la
cárcel pero tuvieron el injusto castigo de pagar por los daños que ocurrieron. Lo
interesante es que los culpables de los damos fueron todos los alemanes que
fueron incitados por Hitler no los judíos.
Un tiempo más tarde se prohibió que los niños de esa religión asistieran a
escuelas alemanas. Esto causo la huida de muchos que habitaban aquel territorio
y deseaban tener una vida mas pacifica lejos de las discriminaciones sociales,
económicas y sobre todo religiosas a las que estaban sometidos.

4.1.2. La invasión de Polonia


Al iniciar la II Guerra Mundial en 1939, Alemania tomo la mitad occidental de
Polonia. Casi 2 millones de judíos que vivían en esa zona cayeron bajo el
control de los alemanes. Las nuevas leyes de los judíos polacos fueron más
duras y severas que todos los demás. Los obligaron a trasladarse a guetos
rodeados por muros y alambres para que no escaparan. Se parecían a los campos
de concentración. Las condiciones de esos lugares eran terribles. Cada uno de
estos guetos contaba con un consejo judío que se encargaba de asuntos como
sanidad o alojamiento. Les daban alimento y carbón. La comida era
básicamente cereales y algunas verduras. Hubo mercado negro de alimentos por
el hambre que había pero los precios eran muy elevados y no había dinero por el
desempleo. La pobreza era excesiva. Llegó al punto en que vivían de 6 a 7
personas por habitación en una casa pequeña.

4.1.3. La invasión de Alemania a la URSS


La URSS es la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas o Unión Soviética.
Era un estado federal plurinacional, es decir estaba formado por distintas
republicas europeas y asiáticas. Creado como resultado de la Revolución Rusa.
En junio de 1941 los ejércitos alemanes invadieron la URSS. Enviaron a 3 000
hombres para eliminar a todos los judíos que se encontraban en el territorio.
Esta invasión dio comienzo a la matanza masiva de judíos de los territorios que
iban siendo conquistados. Miles eran aniquilados a balazos. Los asesinatos
solían realizarse en fosas o barrancos cerca de las ciudades. Pero el objetivo era
matarlos de cualquier manera. Era una matanza segura planeada para todos. Los
rumores de estos asesinatos llegaron a las capitales de lo importantes países
europeos sin que hubieran testigos o pruebas de los mismos. Muchos eras
presenciadas por soldaros o habitantes de las zonas.
Los judíos intentaron pelear, pero no se hacían ilusiones. Sus metas eran dar la
última batalla, tener una muerte honrosa y retrasar en lo que se pudiera los
planes nazis que eran vistos como inevitables divido al gran poder que tenían.

4.1.4. La solución final


Sigue siendo incierta la fecha exacta en que los líderes nazis decidieron llevar a
cabo la “Solución Final”, el plan de aniquilar los judíos. El genocidio de los
judíos fue la culminación de una década de política nazi bajo el gobierno de
Hitler.
La invasión de la Unión Soviética no fue únicamente una campaña militar para
el ejército alemán. La meta era exterminar a los judíos. Fue tan importante la
meta que detrás del ejercito habían escuadrones de muerte, y con cada victoria
militar seguían el ejercito a los territorios ocupados y asesinaban judíos. El
ejército se ocupaba de la guerra y apoderarse de otros países y los escuadrones
únicamente de la matanza. Para cumplir esto, los llevaban al campo donde los
obligaban a cavar sanjas, se quitarse la ropa y esperaban las balas. Este sistema
no era muy eficiente, rápido o barato. Por eso, inventaron otro plan más veloz y
eficaz: los campos de la muerte o más conocidos como campos de
exterminación.
Un mes después de que comenzaran las acciones en el territorio ocupado de la
URSS, el dirigente nazi y jefe de la Aviación alemana, Hermann Wilhelm
Goering, envió un comunicado al jefe de la Oficina Principal de Seguridad del
Reich, Reinhard Heydrich, encomendándole la organización de la “solución
final para la cuestión judía”. Se obligó a los judíos residentes en Alemania a
llevar distintivos o brazaletes con una estrella amarilla a partir de septiembre de
1941. Decenas de miles fueron deportados a los guetos de Polonia y a las
ciudades conquistadas en la URSS a lo largo de los siguientes meses. Pero
cuando esta medida ya se había puesto en marcha, se creó un nuevo método de
exterminio: los campos de concentración.
Los campos de exterminación fueron construidos rápidamente y preparados
para la llegada de los habitantes de los ghettos. Los judíos que no murieron por
torturas y falta de comida, fueron llevados en vagones de carga sin ventanas, sin
agua, comida o baños a los campos de concentración localizados en el este de
Polonia.
Los más famosos centros de concentración fueron:
•Auschwitz
•Treblinka
•Sobibor
•Majdanek,
•Chelmo
•Belzec
Eran fábricas donde las cámaras de gas y los crematorios funcionaban
diariamente.
Cuando llegaban a los campos, los que sobrevivían el viaje eran obligados a
bajar y formar una línea. Los viejos, niños, enfermos y mujeres embarazadas
eran mandados directamente a su muerte. Algunos presos que parecían jóvenes
y fuertes eran salvados y mandados a trabajar como esclavos en fábricas, con
condiciones de frío, trabajo en exceso, terror y agresión física.
Muy pocos eran los que se atrevían a esconder judíos porque si los descubrían
los encarcelaban o mataban. Sin embargo, hubo hombres que tuvieron un poco
de compasión y los escondían, les daban alimentos, ropa y hasta les conseguían
papeles falsos. En Dinamarca los civiles transportaban heroicamente a la
población judía a Suecia, escondidos en barcos pesqueros. Estos fueron de los
pocos que se salvaron. La mentalidad cambiaba drásticamente en los distintos
países. Polonia y Ucrania tenían actitudes antisemitas tan fuertes que hasta la
policía y los ciudadanos ayudaban a los nazis.
Definición de campos de concentración: lugar que tenían el fin de internar en
él a determinados grupos de personas: minorías étnicas o religiosas, súbditos de
otros países, detenidos y refugiados políticos, y prisioneros. Los detenidos no
tenían juicio legal o el derecho a salir del lugar. Las instituciones suelen estar
formadas por bloques y torres de control.
En Costa Rica también había campos de concentración. Para la II Guerra
Mundial, en el gobierno del Dr. Calderón Guardia, nuestro país le declaro la
guerra a Alemania como medida de apoyo a los aliados y por haber sido
bombardeado un barco no costarricense que estaba anclado desde hace años en
el puerto de Limón. Después de esto, los negocios y las casas de los españoles,
alemanes e italianos, en San José fueron saqueados. Los propietarios y sus
familias, según se cuenta, fueron llevados a un centro de concentración que se
ubica donde hoy se encuentra el Cementerio Calvo. Posteriormente muchos
fueron mandados a cálceles y a los Estados Unidos.
4.1.5. Campo de Concentración de Auschwitz
Auschwitz fue el mayor campo de exterminio. El gas empleado en este lugar, a
diferencia del de otros campos, era cianuro de hidrógeno y producía una muerte
rápida. Las víctimas de Auschwitz eran de toda Europa: Noruega, Francia,
Países Bajos, Italia, Alemania, Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Yugoslavia,
Grecia y España. Una gran parte de los presos de estos países, incluso aquéllos
que no eran judíos, fueron empleados como mano de obra en industrias o
sometidos a experimentos médicos, sobre todo a esterilizaciones. Aunque lo
corriente era que sólo se gaseara a los judíos y los gitanos. Miles de personas
internadas en este campo murieron a causa del hambre, de las enfermedades o
las ejecuciones. Se construyeron enormes crematorios para incinerar los cuerpos
de las víctimas y borrar las huellas del exterminio. Auschwitz fue fotografiado
por aviones de reconocimiento aliados que buscaban objetivos industriales, y en
1944 se destruyeron las fábricas pero no las cámaras de gas.
4.1.6. Las victimas
Además de los judíos, los nazis persiguieron también a otros grupos. Entre las
primeras victimas de la discriminación nazi en Alemania estuvieron los
oponentes políticos (comunistas, socialistas, demócratas sociales y unionistas).
Los nazis hicieron el primer campo de concentración, llamado Dachau, como un
centro de detención para prisioneros políticos, autores y artistas que tuvieran
trabajos que se pudieran ser judíos.
Aunque los judíos eran el objetivo principal, también se dirigía el racismo a los
gitanos en roma. Las interpretaciones de las Leyes de Nuremberg de 1935 (que
definían a los judíos por sangre) fueron luego adaptadas para incluir los
romanos. Los nazis también deportaron a los romanos al campo de Auschwitz-
Birkenau, donde casi todos de ellos murieron en las cámaras de gas.
Los nazis veían a los polacos y otros eslavos como inferiores, y los marcaron
para trabajos forzados, y posteriormente aniquilación. Los polacos que eran
considerados peligrosos (incluyendo intelectuales y sacerdotes católicos) fueron
el blanco de ejecución en una operación llamada AB-Aktionl.
Se llego al punto en que los nazis encarcelaron a los líderes de la iglesia
cristiana que se oponían al nazismo, también a Testigos de Jehová que se
negaban a saludar a Adolfo Hitler o a estar en el ejército alemán. A través del
programa de Eutanasia, los nazis asesinaron individuos considerados
“incapacitados” mental o físicamente. Los nazis también persiguieron
homosexuales masculinos, cuya conducta “impura”.

4.1.7. La liberación de los campos nazi


Las fuerzas soviéticas en 1944 fueron las primeras en encontrar un campo nazi
importante, el de Majdanek en Polonia. Los alemanes sorprendidos por el
adelanto de los soviéticos, intentaron esconder todas las evidencias del
exterminio destruyendo el campo. Incendiaron el crematorio grande pero por el
apuro dejaron las cámaras de gas. Años más tarde, los soviéticos descubrieron
otros campos de exterminio como Belzec, Sobibor y Treblinka. Los alemanes
habían desmontado estos campos, pero ya la gran mayoría de judíos habían sido
matados.
En 1945, los soviéticos liberaron Auschwitz, el campo de exterminio y
concentración más grande. Cuando los soldados soviéticos entraron al campo
encontraron vivos a miles de prisioneros hambrientos. Había demasiada
evidencia del exterminio masivo en Auschwitz. Los alemanes habían destrozado
la mayoría de los depósitos en el campo, pero en los que quedaban los
soviéticos encontraron las pertenencias de las victimas. Descubrieron, por
ejemplo, cientos de miles de trajes de hombres, más de ochocientos mil vestidos
de mujeres, y más de catorce mil libras de cabello humano. Fue muchísima la
evidencia que quedo en el lugar de la matanza, tras el intento de borrar toda
evidencia de este.

4.1.8. Juicios de crímenes de guerra


En 1942, los gobiernos de las potencias Aliadas hicieron pública su
determinación de castigar los criminales de guerra nazis. La declaración de
Moscú de 1943, firmado por el presidente estadounidense Franklin D.
Roosevelt, el primer ministro inglés Winston Churchill, y el líder soviético
Josef Stalin, afirmó que las personas responsables de crímenes de guerra serían
mandadas al país en el cual los crímenes habían sido cometidos y ahí juzgados
según las leyes de la nación.
Se procesaron a los veintidós principales criminales de guerra por conspiración,
crímenes en contra de la paz, crímenes de guerra, y crímenes contra la
humanidad. Se definió los crímenes contra la humanidad como “el asesinato, el
exterminio, la esclavitud, la deportación...o las persecuciones sobre bases
políticas, raciales, o religiosas.” Doce de los acusados fueron condenados a
muerte, entre ellos Hans Frank, Hermann Goering, Alfred Rosenberg, y Julius
Streicher. Se condenó tres a cadena perpetua, y cuatro a condenas de diez a
veinte años. Tres fueron absueltos.

4.1.9. Los Trabajos Forzados


La ideología nazi decía que el trabajo manual duro era la mejor manera no solo
de castigar sino también de “educar” a los alemanes a ser “conscientes
racialmente” y apoyar los objetivos raciales del Nacional Socialismo. Desde que
se hicieron los primeros campos de concentración los trabajos forzados eran
humillantes y sin sentido, e impuestos sin ropa, alimentación, y descanso
adecuados. Las condiciones en las que trabajaban eran terribles.
Los nazis obligaron a trabajos forzados a los judíos tanto dentro como fuera de
los campos de concentración. Aún antes de la guerra. Para el fin de 1938, la
mayoría de los hombres judíos viviendo en Alemania tenían que hacer trabajos
forzados. En la Polonia, las autoridades alemanas organizaron los trabajos
forzados para los judíos alrededor de los ghettos y en campos especiales de
trabajos forzados bajo la jurisdicción militar.
Para muchos, trabajar significaba la posibilidad de sobrevivir después de que se
empezó a llevar a cabo la “Solución Final”. Pero cuando se convertían
incapaces de trabajar eran fusilados.
Los nazis también siguieron una política de “aniquilación a través del trabajo”,
bajo la cual ciertas categorías de prisioneros trabajaban hasta morir. Eran
puestos a trabajar bajo condiciones que resultarían deliberadamente en
enfermedades, heridas, y muertes. Por ejemplo, en el campo de concentración
de Mauthausen, los prisioneros eran forzados a subir corriendo, cargando
piedras pesadas, los 186 escalones que llevaban fuera de la cantera.

4.1.10. Consecuencias
El Holocausto dio el empuje final a la creación del estado de Israel, ubicado
sobre parte del territorio del Mandato Británico de Palestina, que acogió a los
judíos supervivientes del exterminio.
5.600.000 a 6.100.000 de judíos murieron, entre el 49 y el 63 % eran polacos.
Cuando la guerra terminó millones de judíos, eslavos, gitanos, homosexuales,
testigos de Jehová, comunistas y otros grupos habían fallecido en el Holocausto.
Más de 5.000.000 de judíos fueron asesinados: unos 3.000.000 en centros de
exterminio y en campos de trabajo, 1.400.000 en los fusilamientos masivos, y
más de 600.000 en los guetos (se cree que el número de víctimas fue casi de
6.000.000). Tres años después de la derrota alemana, resultó ser otra
consecuencia del Holocausto. Dirigentes nazis responsables del Holocausto
fueron condenados, y algunos ejecutados, al finalizar la contienda por un
tribunal de guerra internacional celebrado en Nuremberg, Alemania. Dentro de
los juicios por crímenes de guerra tristemente más famosos de la historia
reciente de la humanidad.

4.1.11. Conclusión
El holocausto fue una tragedia que tomo lugar muchos años atrás, pero no por
eso debe ser olvidada. Esta lejos de ser archivado como un episodio histórico
más. Millones de personas murieron solo por las diferencias religiosas o
hereditarias de una manera horrible solamente por el racismo de líderes
mundiales que influían en los hombres. Y aunque fueron castigados, las vidas
de todos los que murieron no se recuperan. Es uno de los eventos mas
destacados de la historia mundial. Cuando vemos imágenes de lo sucedido nos
cuesta creer que son reales. Muchos otros líderes supieron lo que paso pero no
hicieron nada. A causa de esto se crearon más derechos humanos, creo que es lo
único positivo que nos dejo. Debe ser objeto de una revisión continua. De ella
depende el que la humanidad conserve las libertades políticas y sociales, y el
que no se deslice nuevamente por la senda de la locura colectiva.
El holocausto desde el punto de vista popular, fue un acto de salvajismo por
parte de líderes mundiales, que fueron muy ignorantes al matar a muchos
hombres solamente por las diferencias religiosas. Es cierto que fue un acto
horrible que no se debe de repetir, pero también se debe ver desde otro ángulo.
Hitler fue uno de los que más ayudo a que todo pasara. Tenía la mentalidad de
que los alemanes eran la raza pura y que se debía mantener así, y se debían
tomar las acciones necesarias para mantenerla. Desde muy joven fue lo que le
enseñaron. No termino la educación secundaria. Se sabe que desde muy joven
leía muchos libros del tema que aumentaban sus convicciones antisemitas y
antidemocráticas y su admiración por el individualismo y desprecio por las
masas. Toda su vida le mostraron que esto era lo correcto, y aunque no
concuerdo con eso también debemos entender que de una forma un poco
extraña para nosotros, el y otros lideres pensaban que hacían lo correcto.
Antes la discriminación fue religiosa, en el presente esto ha cambiado. Los
inmigrantes son los que sufren estos problemas y pero de la misma manera.
Deberíamos aprender del pasado y terminar con estos problemas, pero cada vez
nos alejamos más de este sueño.

4.1. EL PERÚ EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL


Al declararse la guerra europea después de la invasión a Polonia por los nazis el
1° de septiembre de 1939, el Perú permaneció neutral, y no fue sino hasta seis
semanas después del ataque a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941 que
motivó la entrada de Estados Unidos a la II Guerra Mundial, que el Perú rompió
relaciones diplomáticas con el eje, pero no declaró la guerra a Alemania y Japón
sino hasta el 12 de febrero de 1945, para ser admitido como miembro fundador
de la Organización de las Naciones Unidas. Ese mismo día, los aliados cruzaron
la frontera alemana por Reischwald. Italia ya se había pasado al bando aliado.
La Organización de las Naciones Unidas fue fundada el 24 de octubre de 1945
por los 51 Miembros que firmaron la "Carta de las Naciones Unidas" en la
Segunda Guerra Mundial contra los países del Eje.
Si bien Benavides había mostrado alguna simpatía hacia el fascismo italiano y
español, Manuel Prado apoyó firmemente la causa aliada desde que asumió la
presidencia el 8 de diciembre de 1939, y por este motivo fue el único presidente
latinoamericano que visitó a Roosevelt durante la guerra. No se llegaron a
enviar tropas, pero sí, algunos peruanos participaron voluntariamente
enlistándose en las tropas aliadas.
Un primer incidente se produjo el 31 de marzo de 1941, cuando cinco buques de
la Marina Mercantil Alemana, internados desde 1939 - el München, el
Hermonthis, el Montserrate y el Leipzig en El Callao y el Friesland en Paita,
intentaron zarpar sin contar con el permiso de las autoridades peruanas. Los dos
primeros lograron salir a mar abierto, pero fueron alcanzados al poco tiempo,
siendo incendiados por sus mismas tripulaciones. Lo mismo sucedió con el
Leipzig y el Monserrate, aunque este último no logró hundirse, fue reparado, y
posteriormente rebautizado como BAP Callao. El Friesland, se hundió frente a
Paita al día siguiente del Leipzig. El incidente tuvo consecuencias políticas al
conllevar la confiscación de los navíos restantes y también de los aviones de la
compañía alemana Lufthansa.
Un hecho poco conocido es que el diplomático Saburo Kuruso que
desempeñaba el cargo de embajador de Japón en Estados Unidos durante el
ataque a Pearl Harbor, fue anteriormente cónsul de Japón en el Perú, su hija
Jaye, estudió en colegio peruano. Él negó siempre haber sabido con anticipación
del alevoso ataque sin declaración de guerra.
En los meses siguientes, una serie de leyes restringieron las actividades
económicas y financieras de los ciudadanos de los países del Eje, decretándose
también la confiscación de empresas y el cierre de los colegios y las
asociaciones alemanas. Entre 1942 y 1944, un total de 370 ciudadanos alemanes
fueron deportados del Perú. A menudo esposas e hijos peruanos siguieron
voluntariamente a los padres de familia. El temor a la presencia de posibles
espías nazis en Perú, la ruptura de las relaciones diplomáticas con los países del
eje y la colaboración con los Estados Unidos, llevaron al gobierno peruano a
decidir la expulsión de alemanes, italianos y japoneses del territorio nacional.
A los residentes de los países del eje en el Perú los pusieron bajo estricta
vigilancia, especialmente a los japoneses que eran numerosos, ya que desde
antes de la guerra se les miraba con sospecha, por la política expansionista de
Japón en el Pacífico; se temía que pudiesen sabotear puertos peruanos de donde
salían materias primas para ayudar a los aliados. Una gran cantidad de
japoneses fueron recluidos primero en un hotel en Chaclacayo, y luego
deportados a los campos de concentración Cristal City, Kennedy y Seagoville
en los Estados Unidos, muchos ya no regresaron y otros lo hicieron después de
la guerra. Entre los alemanes deportados, se encontraba el arqueólogo alemán
Max Uhle. En tiempos de guerra suceden en todas partes arbitrariedades a veces
incontrolables, es parte de la naturaleza humana. La política de deportaciones
fue más estricta con los japoneses y no demasiado con los alemanes que eran
muy pocos, y menos aún con los italianos que tenían mucho poder económico,
siendo algunos dueños del Banco Italiano, que incluso no fue confiscado sino
que fue adquirido por la familia Romero en febrero de 1942 y se le cambió el
nombre a Banco de Crédito.
Vale la pena mencionar, que en los años previos a la guerra, durante el gobierno
de Benavides, se dio una ley en 1936 que prohibía la inmigración de grupos
raciales, en su artículo 3 decía lo siguiente:
•Queda prohibida la inmigración en grupos raciales. Sólo será permitida la de
grupos ocasionales, como turistas, comisiones científicas o artísticas,
comisiones estudiantiles y congregaciones religiosas.
Si bien esta ley, estaba dirigida a cualquier grupo racial, no permitió que
inmigrantes judíos que huían del nazismo en Alemania, pudiesen llegar al Perú.
La comunidad judía que ya estaba afincada en nuestro país, se organizó para
lograr que algunos intelectuales y artistas, pudieran hacerlo. Finalmente, esta
anacrónica y vergonzante ley, fue derogada en 1945 durante la presidencia del
patricio arequipeño Don José Luis Bustamante y Rivero. Sin embargo, cabe
mencionar que leyes similares, están vigentes en varios países europeos y
también en los Estados Unidos.
En Arequipa la comunidad alemana estaba bien asentada. Desde el siglo XIX
empezaron a llegar algunos inmigrantes alemanes, siendo bien acogidos por la
comunidad arequipeña. En 1898, Ernst Günther y el técnico Rehder
establecieron la Fábrica de Cerveza Pilsener, convertida más tarde en Compañía
Cervecera del Sur del Perú, Cervesur.
A finales de 1945, durante el gobierno del presidente Bustamante, el Perú
levantó las medidas restrictivas impuestas a ciudadanos alemanes. Asimismo,
organizó la repatriación de los peruanos, que al estallar la guerra se encontraban
en Alemania y que no podían regresar al Perú mientras la guerra impedía la
travesía por el Atlántico. Finalmente, en 1951, el Perú reanudó las relaciones
diplomáticas con la República Federal de Alemania.
Como suele suceder en los conflictos humanos, durante la guerra se realizan
actos heroicos pero también atropellos y desmanes, como el saqueo de negocios
japoneses con la tolerancia de la policía, y la deportación de familias enteras.
Pero estos actos repudiables no deben opacar de ninguna manera la decisión del
Perú de apoyar la causa aliada para vencer al nazismo. Solo hay que imaginar,
qué hubiese pasado con los peruanos si Alemania y Japón ganaban la guerra. El
mundo en general hubiese entrado en una época de oscurantismo similar al de la
edad media pero con tecnología del siglo XX.
La política peruana de apoyo a la causa aliada, contrastó con la de Argentina,
que durante todo el período, de 1930 a 1945, la República Argentina mantuvo
una política opuesta a los intereses de Estados Unidos y sus aliados y con
declarada simpatía por los países del Eje, en especial Alemania e Italia.
Terminada la guerra y durante el gobierno de Perón, muchos nazis fueron
acogidos por Argentina, que sirvió de puerta de entrada a otros países de
Sudamérica, incluyendo Perú. Los nazis escapaban de Europa vía Italia y Suiza,
usando pasaportes con nombres falsificados con la colaboración del Vaticano,
lo cual es coherente con la simpatía poco disimulada que Pío XII tenía por el
nazismo, ya que nunca durante la guerra, dijo una sola palabra a favor de los
judíos, que eran asesinados en la misma Roma.
Más tarde, la historia le pasaría la factura a la Argentina por esa actitud. Durante
la Guerra de las Malvinas, Estados Unidos jugó un papel importante a favor de
Inglaterra, prestándole apoyo logístico y tecnológico. El motivo era doble,
Inglaterra era el socio más importante dentro de la OTAN, el aliado con el que
luchó y venció a Hitler con la sangre de cientos de miles de sus jóvenes, y por
otro lado, Argentina apoyó sin disimulo a los regímenes fascistas de Franco,
Hitler y Mussolini.
Si bien estos acontecimientos durante la II guerra son vistos ahora de una
manera retrospectiva, como algo que ya pasó; sin embargo hay que ponerse en
el ánimo de las personas que vivieron en esa época en el Perú y tenían
conciencia de lo que estaba pasando. He tenido oportunidad de conversar con
algunas de las que recuerdan el ambiente que se vivía; todas concuerdan que era
una época de zozobra, de angustia de no saber lo que iba a pasar o peor aún, lo
que podía pasar. Al comienzo de la guerra, se tenía confianza en que Francia e
Inglaterra con sus poderosos ejércitos derrotarían a los alemanes como lo
hicieron en la Primera Guerra Mundial; sin embargo, cuando iban cayendo uno
a uno los países europeos, Polonia, Noruega, Dinamarca, Holanda, Bélgica y
finalmente Francia en pocas semanas, empezó el temor que derrotaran también
a Inglaterra y luego las invasiones pasaran a América. Ya en diciembre de 1939,
el acorazado Graf Spee fue hundido por su propio capitán para que no caiga en
manos de los ingleses, después de una batalla frente a Montevideo en el
Uruguay, hecho que motivó que el gran escritor austriaco Stefan Zweig de
origen judío, se suicidara en Río de Janeiro, al ver que la guerra ya alcanzaba a
América y no había más ya un lugar para huir.
Para agravar las cosas, entre 1941 y 1942, Perú se encontraba en guerra con el
Ecuador; en esta guerra, paracaidistas peruanos tomaron el puerto ecuatoriano
Puerto Bolívar el 31 de julio de 1941, fue la primera vez que se usaron
paracaidistas en América, solo tres meses después que los alemanes los usaron
en la invasión de Dinamarca, Holanda, Noruega y Creta, por primera vez en el
mundo. En este conflicto con Ecuador, tomó parte mi padre, ya que formaba
parte del ejército.
Había pues una sensación de inseguridad, los rumores causaban efecto, decían
que se avistaban submarinos japoneses en la costa peruana, que planeaban
invadir el Perú para abrir otro frente a los ejércitos aliados y debilitarlos en
Europa y el Pacífico; sin embargo, aún en épocas de peligro, no se deja de soñar
en un futuro mejor, la gente hacía planes, “cuando termine la guerra, me caso”,
“cuando termine la guerra, pongo un negocio”, “cuando termine la guerra, me
compro un automóvil”; fueron años que marcaron para siempre a las personas
que los vivieron, e incluso a los niños que ya habían nacido, y que de alguna
manera, subconscientemente, absorbieron lo que Situación en Perú durante la
guerra fría:
En 1945, triunfo en las elecciones José Luis Bustamante Rivero, con el apoyo
de los apristas, a los que entrego tres carteras ministeriales. Pero esto no
significo que se acometiesen las reformas anunciadas, en particular la reforma
agraria y la nacionalización de empresas. En 1947, los ministros apristas
tuvieron que renunciar. En1948, un sector el APRA intentó un levantamiento,
provocando una reacción militar y la instauración de la dictadura del general
Manuel A. Odría (1948-1956) dedicadas a contener las demandas sociales en
beneficio de la oligarquía y a perseguir al APRA, cuyos principales miembros
estaban en las cárceles, en el exilio o refugiados en la embajada ( el mismo
Haya de la Torre, en la de Colombia).
En las elecciones de 1956, los apristas volvieron a dar sus votos y el triunfo a un
candidato ajeno, el ex presidente Manuel Prado, que seguiría una política
conservadora. El APRA, aunque capaz de movilizar un importante caudal de
votos, se iba deteriorando con esta obligada política de alianzas, y sus demandas
iban perdiendo actualidad conforme sucesivos gobiernos y nuevos partidos las
iban realizando asumiendo. A las elecciones de 1962 concurrió directamente el
APRA con su jefe Haya de la Torre como candidato. Con él competían el ex
dictador Odría y el fundador de un nuevo partido, Fernando Belaúnde, del
partido acción popular , que quedó en segundo lugar. Haya obtuvo el mayor
número de votos, aunque no los precisos para ser proclamado de inmediato
triunfador. Pero bastó esta posibilidad para que el ejército truncara los últimos
días del gobierno de Prado y pusiese el poder en mano de una junta que
presidieron Ricardo Pérez Godoy y, luego, Nicolás Lidley (1962-1963). El
golpe supuso un gran escándalo- abiertamente contrario a los planes
democratizadores de la Alianza para el progreso- y la junta tuvo que practicar
serias represiones, sin lograr dominar un movimiento campesino de inspiración
castrista surgido en la región del Cusco. Pero, en 1963, hubo elecciones y
contando con el apoyo de la iglesia católica, esta vez triunfó Belaúnde.
Fernando Belaúnde (1963-1968), pese a la oposición de apristas y odristas en el
congreso, logró la aprobación de una ley de reforma agraria, pero, al mismo
tiempo, mantuvo buenas relaciones con el capital extranjero y fue acusado de
hacer concesiones ocultas a las empresas petroleras estadounidenses. Los jefes
militares, que trataban - en vano- de acabar con la insurrección campesina,
concluyeron ante esos hechos y la justicia innegable de muchas de las demandas
de los sublevados, que el Perú necesitaba un verdadero gobierno nacional y
revolucionario que sólo ellos podían proporcionar, distanciándose de las
posiciones conservadoras >>hartos de ser perros guardianes de los intereses de
la oligarquía<<
En 1968, un golpe de estado destituyo a Belaúnde y una Junta, presidida por el
general Juan Velasco Alvarado, lideraría la Revolución Peruana, ni marxista ni
capitalista, sino genuinamente populista, cuyos objetivos (recogidos de el plan
Inca) eran, en síntesis, la nacionalización de las empresas extranjeras, como las
de cobre y el petróleo lo que acarreo un inmediato conflicto y medidas de
presión de los Estados Unidos, la reforma agraria y la transferencia de la
propiedad y dirección de las empresas a cooperativas de trabajadores o
campesinos. Según los militares, sólo esto evitaría que el Perú conociese una
revolución de tipo castrista. Pronto la economía peruana empezó a sufrir grave
deterioro, mientras crecía la oposición interior contra la dictadura.