Está en la página 1de 35

histaminada.wordpress.

com

Alimentos bajos en histamina –


Histaminada

37-47 minutos

Etiqueta: Alimentos bajos en histamina


Hola a todos,

Hace unos días conté en instagram que hay una pasta que
comí en Roma (hace ya algún tiempo) que me encanta, la
original estaba hecha con espinaca, azafrán y
pancetta/bacon. Evidentemente, hay algunos ingredientes
en este lote que no entrarían cuando estamos frente a un
déficit de DAO, así que he modificado la receta para que
podamos disfrutar de maneras diferentes de realizar la
pasta. Soy una convencida que cuanto más modificamos
un mismo plato, menos nos agobiamos por aquellos
ingredientes y comidas que nos faltan.

Así que aquí vamos! Hago un recordatorio importante, no


trabajo con cantidades! No sé dónde está mi fallo lógico,
pero nunca lo reviso.

INGREDIENTES:

50 gr de pasta por comensal. Se puede usar cualquiera,


pero recomiendo algo tipo penne, macarrones.
1/2 paquete de acelgas por comensal.
Nata de avena (me gusta más la consistencia que la de
arroz para esto)
4 lonchas de pancetta/bacon por comensal. Tiene que
ser natural (no ahumada), también se puede hacer con
jamón serrano o evitarla en caso de veganos.
Cúrcuma.
Aceite de oliva, sal y pimienta a gusto.

PREPARACIÓN:

Primero cortamos la pancetta/bacon/jamón en trozos


pequeños, y los ponemos unos minutitos a cocinar en una
sartén con apenas aceite. Debo admitir que la grasa me da
bastante asquete, así que yo quito todo… me quedo sólo
con la parte de carne.

Mientras eso se hace, lavamos y cortamos la acelga, yo


suelo poner una hoja sobre la otra y luego corto tiras y
luego por la mitad, así también se sienten. El tallo lo
dejamos fuera, porque suele ser bastante duro.

Cuando vemos que tenemos el producto cárnico cocido, lo


quitamos de la sartén y ponemos la acelga cortada.
Cuando comenzamos a ver que se ablanda y está
relativamente cocida reincorporamos la pancetta/bacon
/jamón, para que los sabores comiencen a combinarse.
Enseguida incorporamos un poco de nata, básicamente
para que la primera no pierda su hidratación.

En cuanto vemos que la parte vegetal de nuestro plato está


ya en su punto, incorporamos la cúrcuma. Yo he usado en
polvo, me resulta más cómoda y más fácil de no pasarme.
Además, la verdad sea dicha, me resulta mejor para no
dejar el rallador todo naranja con la ralladura de cúrcuma
jajaja

La cantidad de nata que pongan depende de si les gusta


que tenga juguito o no la salsa. En la foto que pongo con la
receta se nota que le había puesto bastante, para que se
cuele por los agujeritos de la pasta, pero pueden evitarlo.

Mientras cocinan todo en la sartén les recomiendo que


preparen la pasta, así en cuanto esta está en su punto la
pueden pasar a la sartén. Yo soy de la idea de no colarla,
sino de retirarla con una espumadera o colador de mano,
así parte de su propia agua queda con la pasta y la salsa.
Mezclo todo bien, dejo unos 2 minutos todo al fuego, y
apago.

Listo para servir! La sal y la pimienta me gusta ponerlas


una vez que sirvo. Así, además de dar gusto, mantienen
sus propiedades.

Algo importante que no les dije, yo cocino en un fuego


medio-bajo. Sobre todo porque la acelga sólo se cocinará
con su propia hidratación, si ponemos el fuego muy fuerte
corremos el riesgo de deshidratación y, por ende, que se
pegue y queme todo, y eso lo queremos evitar… “piano
piano si va lontano”

Siendo Domingo… la verdad que apetece un plato de pasta!


Les he abierto el estómago? Espero que si!
Buenos días a todos! Ayer en el instagram publiqué dos
fotos sobre una compota de manzana que hice, y algunas
personas me preguntaron cómo la hacía. Así que
aprovecho que es algo fácil de hacer y que hacía un tiempo
que no venía por aquí para contarles cómo la hago y qué
tipo de manzanas estoy usando.

LAS MANZANAS:

Yo compro prácticamente todo en un tienda que tengo al


lado de casa de Ametller d’Origen. Así que mis manzanas
no fueron menos, evidentemente. Tienen una variedad
interesante ellos en el local, dentro de la variedad que nos
interesa a nosotros, las Golden, hay unas que son como
antiguas y, de hecho, creo que se llaman así… con un
amarillo más bien apagado y bastantes partes más
marroncitas. Yo compro las Golden de Muntanya, son de un
amarillo claro, con la piel que se siente fina y suelen ser
pequeñas.

LA PREPARACIÓN:

Me encargo de lavarlas bien para quitar todo lo que puedan


llegar a tener y después, usando un descorazonador (sí,
suena horrible… pero se consigue en cualquier tienda de
productos para el hogar), le quito el tallo y toda la parte
central dura y las semillas.

Tal cual están, sin secar ni nada las meto en una molde de
tartas de silicona que tengo. Por qué allí? porque a medida
que se cocinan pierden su consistencia, entonces ahí
quedan contenidas y mantengo el jugo que van largando
durante la cocción y no quedan deshidratadas. Pero
también tengo otra motivación, al ser de silicona se va
adaptando a la forma de las manzanas, entonces me
resulta más cómodo. Pero a ver, cualquier asadera que
tengan en casa es más que válida.

Yo hago unas 8 manzanas cuando me pongo al lío. Se


podría hacer cada día, pero considerando que tienen que
estar un buen rato en el horno (nunca menos de un 1 hora)
creo que es mejor hacer una tanda que justifique el uso de
electricidad… pero vamos! que esto va a gustos. Lo mío es
economía del hogar y energética que no es que estemos
para tirar watts al techo. Si podemos colaborar con el
ambiente; además de comer rico, sano y caserito, mejor!

Ya les adelantaba el tiempo, yo suelo dejarlas entre 1 hora


y 1 hora y media; voy revisando a partir de la hora,
básicamente porque el tiempo de cocción dependen un
poco del nivel de maduración de la fruta. Además, controlo
mucho porque mi horno es un poco traicionero, y así como
está doradito puede revirar a quedar totalmente quemado
con 2 minutos de diferencia. Lo pongo con calor sólo
desde abajo a unos 250ºC. Para quienes tienen horno a
gas, posiblemente necesiten un poco más de tiempo de
cocción.

Cuando ya están infladas de calor, literalmente, apago el


horno y dejo que bajen un poquito su temperatura al
natural. Después simplemente queda pasarlas por la
minipimer, sin agregar nada! Sólo las manzanas! Hasta
que quede hecho un puré. A mi, sinceramente, me gusta
que quede puré puré, pero con textura manzana, así que
tampoco lo machaco durante horas. Después simplemente
queda ponerlo en un tupper, guardarla en la nevera y
disfrutarla.

* tip1: Cuando las pongo a cocinar alguna vez les he


puesto un poco de jengibre en polvo por el agujerito que
quedaba en medio, no es obligatorio, pero sepan que
queda rico. Si no se pueden hacer 100% al natural que
también queda muy rico.

* tip2: lo que suelo hacer es poner la compota hecha en el


recipiente en que voy a guardarlo y ponerle la tapa por
encima, pero sin cerrarlo (para que mantenga la humedad)
mientras se enfría fuera de la nevera. Una vez a
temperatura ambiente o fresquita ya sí la cierro y meto en
la nevera. No me gusta guardar cosas calientes en la
nevera.

** Se podría hacer también cociendo la manzana hervida.


Pero la consistencia que se consigue de la manzana y del
puré posterior no son iguales, y según para qué cosas no
es la mejor de las opciones. Más allá de la pérdida
nutricional.

USOS:

Va muy bien para endulzar y darle sabor al yogurt vegetal


natural (ya sea de coco, avena, soja, arroz o el que
comamos), e incluso para aquellas personas que hacen
una introducción con yogurt de leche de vaca natural. Con
natural me refiero sin sabor a…

Como “mermelada”, en una tostada del desayuno o


merienda. Es una opción muy sana porque no hay azúcares
añadidos. Asimismo, es un excelente topping en puddings
de chia o avena, da sabor y agrega una fruta.

También es una delicia como postre, por qué no? O para


cocinar, sobre todo va muy bien en bizcochos esponjosos.
Pero no sólo en platos dulces, combina especialmente bien
con carnes blancas.

Recomendación, no abusar especialmente porque puede


ser un tanto astringente. Con lo cual si hay problemas para
ir al lavabo no es lo más recomendable.
NO APTO:

Para personas con intolerancia a la fructosa o al sorbitol,


tampoco para aquellas personas con alergia a la fruta.

PRESERVACIÓN:

En la nevera, en un recipiente adecuado dura unos 3 o 4


días. Piensen que no estamos poniendo nada que ayude a
la conservación. Se puede también separar en porciones
individuales y congelar, el tema es la consistencia
posterior. Otra opción sería, para quienes tienen algún
sistema de cerrado al vacío, aprovecharlo para que dure
mejor.

Mi recomendación es hacerla pensando en qué usos le


darán, y usarla sin necesidad de congelarla.

Que la disfruten mucho!


Buenos días… Ya que el otro día algunos me dijeron que les
interesaba tener la receta de los canelones que había
hecho, hoy (para celebrar que no llueve) se las comparto.

En Argentina tenemos dos maneras de hacer los


canelones, una es con la tradicional masa de canelones
(como de pasta) fresca, pero otra manera es con
panqueques (crepes). Esta segunda manera es la que
usamos en mi familia, quedan mucho más livianos que con
la masa de pasta. Así que la receta será con los canelones
hechos con panqueques…

Antes de empezar quiero aclarar algo: las cantidades son


aproximadas, en esta casa nos llevamos maso con los
medidores, vale?

PARA LOS PANQUEQUES (CREPES) 

• 2 yemas de huevo
• 1 litro de bebida vegetal
• ½ kilo de harina (lo mejor sería NO USAR harinas
integrales*)
• 2 cucharadas de aceite de oliva
• una pisquita de sal

Se tienen que integrar todos los ingredientes poco a poco


en una batidora o procesadora, tanto la bebida vegetal
como la harina dependerán un poco de la cantidad que
quieran hacer como de cómo vean la masa. La masa tiene
que quedar más bien líquida para que se pueda
desparramar sola y sin ayuda por la sartén. Una vez que
conseguimos la consistencia que necesitamos dejamos
reposar un rato la preparación en la nevera.

Para cocinarlos calentamos bien una sartén, si es de las


antiadherentes, mejor! siempre es recomendable pasarle
un poquito de aceite y quitar el exceso con un papel.
Cuando tenemos bien caliente la sartén ponemos,
aproximadamente, un cucharón de la preparación y
movemos la sartén para que sola se vaya desparramando
por la misma. Tienen que quedar finos. Los cocinamos
unos minutos por un lado (hasta que se despega solo de la
sartén) y los giramos para que se terminen de cocinar del
otro lado.

Una vez que los tenemos hechos los reservamos para que
enfríen y hacemos el relleno. Lo recomendable es taparlos
con un trapo de tela humedecido (esto también si nos
sobran y queremos guardarlos en la nevera).

PARA EL RELLENO

• 2 paquetes de acelga
• 1 pimiento
• 1 cebolla grande
• ½ kilo de carne de ternera o pollo picada

Sencillamente ponemos a hervir la acelga limpia y sin los


troncos en agua. Una vez que la tenemos la escurrimos
bien, hay que intentar quitarle toda el agua, sino nos jugará
una mala pasada con los panqueques.

Mientras la acelga se escurre podemos cortar muy


pequeños la cebolla y el pimiento (pueden usar pedacitos
de distintos tipos de pimientos). Una vez cortados se
ponen a rehogar en una sartén con un poquito de aceite de
oliva. Mientras se ablandan, podemos cortar la acelga bien
picada, tiene que quedar en pedazos muy pequeños.

Una vez que tenemos ablandada la cebolla y el pimiento


incorporamos la carne picada de ternera o pollo, se pueden
hacer sin carne también en cuyo caso deberían aumentar
la cantidad de acelga (los de la foto son con carne de
pollo).  Cuando la carne ya está bien cocida incorporamos
la acelga para que se mezcle bien todo. Cuando ya lo
tenemos todo lo dejamos enfriar.

Una vez que tengamos los panqueques y el relleno hechos


y fríos, podemos armarlos. Simplemente, colocamos una
parte del relleno (aproximadamente una o dos cucharadas)
sobre un panqueque, la esparcimos y enrollamos la masa.
Esos serían los famosos canelones…

PARA LA SALSA

Se puede hacer cualquier salsa, la que yo había compartido


fue un invento del momento…

• 1 pimiento/morrón rojo escalivado (a la brasa sin piel)


• 100 ml de nata vegetal (yo usé de avena)
• 1 cucharada sopera de sésamo (que debemos triturar)
• una pisca de cúrcuma 
• una pisca de jengibre
• sal y pimienta a gusto
• AOVE

Lo que hice fue poner un poquitito de AOVE en la sartén, y


enseguida poner los pimientos. Cuando consideré que ya
estaban templados agregué la nata y las especies. Pasé
todo por la minipimer y lo dejé calentándose un poquito
más… La nata la fui agregando poco a poco y va a gusto.

ARMADO
Cuando tenemos todo tenemos varias posibilidades según
la cantidad de comensales. Si es individual se pueden
calentar los canelones con la salsa en la misma sartén que
se está cociendo. Ahora, si son muchas personas habrá
que hacer más salsa y lo mejor es poner un poco de salsa
con nata en la base de una fuente/asadora que tenga
cierto alto (yo suelo usar las de cerámica o vidrio) y encima
se ponen los canelones que se vayan a comer (unos 3 por
persona, aprox.) y volver a poner salsa por encima
cubriendo bien los canelones. Cubrirlos nos garantiza que
la masa no se seque.

Se ponen al horno, a temperatura media durante unos


minutos. Es sólo para calentarlos y que tomen el sabor de
la salsa. Después de unos 5 minutos en el horno, servir.

Si bien son bastante laboriosos la clave está en aprovechar


ese día de cocina total para hacerlos, se pueden guardar en
el freezer/congelador sin ningún problema (tener en cuenta
separarlos de manera individual para que no se queden
pegados con el hielo que sino después se lía).

Espero que les haya gustado la receta y que les salga


súper rico. Estaré a la espera que me enseñen sus
resultados.
Holaaa! Los tengo algo abandonados, lo siento mucho! Es
que he tenido un pequeño contratiempo y me está
costando volver a mi normalidad habitual.

En más de una oportunidad me han preguntado cómo


hago con los huevos, si los uso entreros o no, cómo hago
las tortillas (de patatas o francesa) y me pareció
interesante hablar un poco de esto, en parte por haberlo
prometido, pero también porque quizás es algo que genera
bastantes dudas.

Para la tortilla de patatas siempre uso cebolla tierna y,


evidentemente, patatas. Mi plan es: cuanto más tiempo
pase todo cocinándose junto, mejor sabor tendrá. Por ello
corto primero la cebolla y la pongo a rehogar y agrego
bastante pronto las patatas.

Las patatas yo las como con la piel, así que toca lavarlas
muy muy bien! Como las cocino directamente en la sartén
en la que haré la tortilla y donde empieza a dorarse la
cebolla, las corto bien finas, como si fuesen bastones pero
muy finos. Yo no las frío ni las hiervo… simplemente pongo
todo con un poquitito de aceite a cocinarse, nada más.

Ahora viene la parte que genera dudas… ¿huevo entero?


¿sólo yema? ¿qué hacemos? Propongo diversas
alternativas, y que cada cual adapte según considere
oportuno, necesite y le guste… Las cantidades que indico
aquí abajo son considerando un tortilla pequeña, para una
persona.

Opción 1: (apta fase 1) comprar huevo vegano como el que


aparece en la foto y poner un huevo vegano con una yema
de huevo normal. El huevo vegano es un conjunto de
féculas que se usa 1 cucharada sopera por cada 35 ml de
agua (yo algunas veces pongo bebida vegetal) y eso
equivale a un huevo tradicional. En lugar de poner dos de
estos, prefiero hacer uno vegano y una yema para también
tener la parte nutricional que nos interesa de los naturales.
Simplemente preparo el huevo vegano y le agrego la yema.
De ahí, directos a la sartén y como si fuese una tortilla
convencional.

Opción 2: (apta fase 1) utilizar dos yemas de huevo y un


poquito de bebida vegetal, simplemente para que se haga
algo más de cantidad. Lo mezclo todo y lo pongo en la
sartén con el resto y procedo como lo haría con cualquier
tortilla. Algunas personas recomiendan poner un poquito
de harina o fécula para que ayude a aglutinar un poco la
preparación, sinceramente no lo he probado de esa
manera, pero que sepan que también se puede hacer así.

Opción 3: (apta fase 2) utilizar un huevo entero y una yema,


con un poco de bebida vegetal. Esta es una buena
oportunidad para incorporar un alimento histamínico en el
menú semanal. Simplemente se mezclan los ingredientes y
se ponen en la sartén con el resto de cosas. Según yo es
como mejor queda.

Si bien me he centrado en la tortilla de patatas, las


opciones son 100% aplicables a tortillas francesas
/omelette. En todo caso, sepan que para el omelette
también alcanza con poner dos yemas de huevos y
dejarlas cocinar si no se quieren liar tanto.

Espero que les haya servido este breve repaso por las
opciones disponibles. Y, como siempre, fuerza!

Hola a todos! Estuve algo desaparecida estos días… me


llevé todo para escribir de vacaciones, pero al final
acababa destruida y ya ven que no he escrito! Así que
antes de explicar cómo han ido las vacaciones y hacer
resumen de mis nuevos parámetros y cuidados para las
vacaciones (porque he descubierto muchas cosas… nunca
se termina de aprender con esto), considero importante
acabar con el tema de alimentos que si y que no… por eso
hoy traigo otra entrega de esta sección.

La realidad es que cuando uno comienza con una dieta de


este tipo empieza sufriendo porque parece que, a partir de
entonces, nunca volverá a comer con sabor… pero no! gran
error!!!! Así que creo importante hacer un repaso por
aquellas cosas que nos pueden dar un poco de sabor y
alegrarnos un poco la comida del día a día (y, por lo tanto,
nuestro ánimo). Vamos a ello!!!!

Especias y condimentos de Fase 1

Albahaca
Cebollino
Clavo
Cúrcuma
Eneldo
Estragón
Hierbabuena o sándalo
Hinojo
Jengibre **
Laurel
Maca
Menta
Mostaza *
Orégano
Perejil
Pimentón
Pimienta
Romero
Sal marina
Salvia
Tomillo

* No vale pensar que la mostaza de pote!!!! Pero sí los


granos de mostaza que sirven para hacer otras
preparaciones. Algo es algo, no?

** Si bien creo que no está considerado una especia, yo


muchas veces lo uso para condimentar por el sabor
semejante al limón que tiene. Aunque ya les contaré todos
los usos que le doy, admito ser fanática de él.

Como ven, hay muchísimas opciones de especias y


condimentos que podemos usar…

Aderezos de Fase 1

Para los que son fans de la mayonesa, les digo que


siempre se puede hacer una mayonesa baja en histamina…
a ver si algún día pongo la receta! :)

En relación a dar sabor también aparecen dudas respecto a


las cosas dulces… porque vainilla, canela, chocolate
quedan fuera… entonces, ¿qué ponemos a nuestras
preparaciones? Vamos a ver…

Sabores y endulzantes de Fase 1

Algarroba
Azúcar integral (de caña, de coco, etc.)
Coco
Hinojo
Jengibre
Miel
Sirope (de arroz, de agave, etc.)
Stevia

Estos son algunos de los elementos que se pueden usar y


que, personalmente, uso mucho. Obviamente, además del
coco se pueden usar otras frutas bajas en histamina para
darle sabor a las preparaciones. Yo suelo usar muchos
productos del coco porque me parece que son altamente
versátiles y que tienen un sabor muy rico, con un dulzor
bastante sutil… pero para gustos, colores! Cada cual con lo
que crea que queda mejor.

Muchos al leer esto dirán “y el azúcar blanco de toda la


vida??? y qué hay de los edulcorantes artificiales de dieta?”
Como todo producto procesado estaría bien evitarlo… tener
alguna intolerancia (y más en una tan abarcativa) requiere
dejar de lado los colorantes, conservantes, y demás
productos procesados… cuanto más fresco comamos,
mejor!

Ahora nos está quedando hablar de harinas, productos


animales e infusiones. En cualquier caso, estaría bien tener
un feedback sobre dudas puntuales de alimentos (a ver si
puedo responderlas)… para saber si les es de utilidad, si no,
si prefieren que hable de otras cosas o cómo lo ven. El
instagram, el correo electrónico, los comentarios, el
facebook están a disposición de ustedes :)
A por un Domingo genial, familia! A disfrutar mucho y los
leo :)

Como siempre… MUCHOS ÁNIMOS!

Buenos días a todos!! Hace un par de días publiqué un


listado con verduras y hortalizas bajas en histamina,
entonces les prometí algo semejante con las frutas bajas
en histamina, así que aquí estamos. Vale aclarar que
algunas frutas (aguacate y tomate ya quedaron incluidas
en la entrada anterior porque, en general, las usamos como
verduras). Nuevamente considero importante aclarar que
no soy nutricionista y que, ante cualquier duda, es mejor
consultar con los profesionales tratantes. Estas han sido
las recomendaciones que he seguido y que me han ido
bien.

De Fase 1

Albaricoque
Arándanos
Cerezas
Ciruela
Coco
Frambuesa
Granada
Grosella
Higo
Mango
Manzana
Melocotón / Durazno
Melón *
Membrillo
Mora
Nísperos
Peras
Sandía *
Uva

De Fase 2 (o posterior)

Fresas / Frutillas
Kiwi
Lima
Limón
Litchi
Mandarina
Maracuyá
Naranja
Papaya
Piña
Plátano / Bananas
Pomelo

Las marcadas con un asterisco (*) son las que, según mi


experiencia, hay que tener mayor cuidado. Pertenecen a la
misma familia que el calabacín, pero están permitidas
porque tienen un altísimo contenido de agua, lo que reduce
su nivel de histamina!! Sin embargo, ojo al grado de
maduración que tengan… porque pueden sentar mal si
están muy maduras…

Las frutas secas como orejones, dáteles, pasas de uva,


higos secos… permitidos desde la mismísima Fase 1.

Relato aparte son los frutos secos…

De Fase 1: 

Castañas **
Piñones
Semillas de calabaza
Semillas de girasol

De Fase 2 (o posterior):

Almendras
Anacardos
Avellanas
Cacahuetes / Maní
Nueces
Pistachos

En principio las castañas se pueden comer, con algo de


prudencia para valorar qué tal sientan sin que sean una
introducción… en lo personal, fatal! Jajaja he vivido sin
ellas y podré seguir haciéndolo! :)

Creo que he abarcado todos los frentes que considero


importantes en este tema, perdón si me he dejado algo en
el tintero. Nuevamente es evidente que hay más sí que no
(lo cual es bueno), pese a parecer que no hay tantas
opciones como creemos cuando nos dan el diagnóstico.
En este sentido, hay que ser paciente y esperar al verano,
cuando hay mayor variedad.  Nuevamente espero que les
haya gustado y, sobre todo, servido para organizar
compras futuras!! En el Instagram hay algunas ideas de
cómo usar todos estos manjares!!
Muchos ánimos y a disfrutar de la buena y sana comida.

Hola a todos!!! Algunos me están preguntando tanto por


aquí como por el instagram (donde voy colocando ideas de
platos) sobre las verduras y si se pueden o no comer, y
cuándo. Yo no soy nutricionista y creo que ante cualquier
duda es mejor consultarle a sus profesionales de
confianza, pero lo que sí les puedo decir es cuáles me han
ido recomendando en cada una de las fases y cuáles he
probado en cada momento.

De Fase 1

Acelga

Achicoria

Ajo

Apio

Alcauciles

Berro

Boniato
Brócoli

Canónigos

Cebolla

Champignones

Chiviría

Col cale

Col lombarda

Coliflor

Endibias

Espárragos

Guisantes

Hinojo

Judías verdes

Lechugas

Maíz

Patatas/Papas

Perejil

Pimientos (rojo, amarillo, verde)

Puerros

Remolachas

Rúcula
Setas varias

Zanahorias

De Fase 2 (o posterior)

Aguacate

Berenjena

Calabacín

Calabaza

Espinaca

Tomate

Como pueden ver, dentro de lo que son verduras y


hortalizas hay más opciones que sí que aquellas que no.
Espero que este post, muy sencillo, los ayude a organizar la
próxima compra y nuevas ideas de platos!

Bon appétit y muchos ánimos.

P.D.: haré lo mismo con las frutas :)


Llevaba tiempo sin pasar por estos lados… pero hoy me he
dedicado unos minutos para escribir y compartir la receta
de un “falso” risotto que hice hace un par de días,y que
compartí la foto por el instagram (@histaminada).

Seguramente muchos dirán “vaya fraude venir a presentar


algo que por sí sólo se llama falso”, paso a explicar por qué
he decidido denominarlo así. En general, las recetas de
risotto tienen un componente especial, vino! Como bien
sabemos, las personas que tenemos intolerancia a la
histamina (déficit de DAO) no podemos beber alcohol, ni
consumir productos que pasan por una fermentación
semejante. Por todo el resto de la receta, la realidad es que
es más o menos lo mismo que un risotto convencional
(aunque debo admitir que cuando lo hice no tenía arroz
bomba y lo hice con arroz convencional). Sin más
preámbulos, aquí va la receta!

INGREDIENTES (para dos personas):

1 cebolla mediana cortada en cubitos pequeños (yo usé


una cebolla de Figueres porque me gustan más, pero todas
valen)

3 gr de hinojo cortado lo más fino posible

1/2 cubo de caldo de verduras + 500 ml de agua (también


puede hacerse con un caldo de verduras en brick)

6 puñados de arroz (como les dije, yo usé uno integral, pero


lo suyo es hacerlo con arroz bomba que absorbe mucho
mejor los líquidos y ayuda a la consistencia cremosa
propia del risotto)

1 pechuga de pollo pequeña (cortada en tiras finas)

4 champignons grandes u 8 pequeños (cortados en finas


láminas)

1/2 taza de nata de arroz

Condimentos a gusto: sal, pimienta, perejil y jengibre.

PREPARACIÓN:

Se empieza por la cebolla, debemos cortarla bien pequeña,


en cubitos, y colocarla en la cacerola, donde vayamos a
preparar el risotto, con un poco de aceite de oliva a reogar
(sofreír). Cuando vemos que comienza a estar cocida
agregamos el hinojo, hasta que ambos comienzan a
dorarse un poco.

Mientras tanto, ponemos el 1/2 cubo de caldo a hervir en


500 ml de agua. Tenemos que conseguir que el caldo se
disuelva bien y que adquiera buena temperatura. Yo uso
unos caldos que son ecológicos, reviso bien que no tengan
ningún ingrediente que pueda afectarme. Si no queremos
usar esta modalidad, siempre podemos hacer un caldo
nosotros, o usar otro tipo de caldos. En esto es crear cada
uno.

Al dorar la cebolla, agregamos el arroz y lo mezclamos bien


con el hinojo y la cebolla. Dejamos que comience a
cocinarse y dorarse, durante unos 2 minutos, para que
tome mejor el sabor de los dos elementos previos.
Pasados esos minutos, comenzamos a agregar muy poco
a poco el caldo hervido que habíamos preparado.
Considero que un cucharón o dos por vez es suficiente.
Este es el proceso que más paciencia requiere, hay que
estar vigilándolo de manera constante, para ir agregando el
caldo de manera progresiva, a medida que el arroz va
absorbiéndolo. Después de un par de incorporaciones del
mismo, podemos condimentar la preparación con algo de
perejil (si es fresco, mejor!), jengibre y pimienta recién
molida.

Mientras vamos agregando líquido, en una sartén ponemos


a cocinar la pechuga de pollo cortada en finas tiras con
algo de aceite de oliva (no mucho). Las hago separadas
porque me gusta el color y consistencia que le queda a la
carne cuando se cocina fuera de un líquido, el sabor
también es diferente. Si prefieren, pueden cocinarlo
también junto al arroz, yo no lo recomiendo. Una vez que
tengamos el pollo listo y dorado, lo dejamos reservado.

Cuando notamos que al arroz no le quedan más de 5/10


minutos de cocción, cortamos los champignons en
láminas finas, y las incorporamos a la preparación junto
con el pollo.

Dos minutos antes de sacarlo del fuego, porque ya vemos


que el arroz está cocido y que a los champignons no les
queda mucho, agregamos 1/2 taza de nata de arroz (yo
mido esto con un medidor universal, para que sea más
fácil).

Es importante que, en todo momento, vayamos


removiendo la preparación, especialmente al final. Cuando
veamos que prácticamente no nos queda más líquido en la
cacerola, apagamos el fuego y dejamos que la preparación
repose y se absorba el líquido restante (aproximadamente
3/5 minutos).

Servir y disfrutar!

Hola otra vez! El otro día cuando tocó hablar sobre


alimentos permitidos y no permitidos comenté algo de un
bizcocho que estaba muy bueno! La verdad es que la
receta me la pasó la médica, pero a medida que voy
ganando confianza en esto de la alimentación baja en
histaminas y aminas voy incorporando mis propias
variantes… Les paso la receta tal cual me la dio ella y les
voy comentando algunas de las cositas que cambié…

Yo no creí que podía estar tan rico siendo vegano, pero lo


es! Lo que sí creo que en la próxima semana intentaré
incorporar una yema de huevo. Debería consultarle a ella
qué le parece mi idea, porque claro… al no llevar huevo sí
que se desarma un poco. Arriba tiene crema de algarroba
(eso que había explicado que es la opción al chocolate…)

Sinceramente… se ha convertido en mi desayuno favorito,


así que si los fines de semana no eran buenos de por sí
con esto ya estamos como queremos!!

Ingredientes

280 gr de harina (se puede usar cualquier tipo de harina, yo


le tomé gustito a la harina de trigo sarraceno, pero se
puede usar la harina que quieran)

19 gr de impulsor (esto vendría a ser el polvo de hornear,


polvo Royal, levadura Royal, levadura química de toda la
vida… recuerden que nada que fermente! Por lo tanto la
opción para las cocciones que necesitamos que se eleven
es esta! NO levadura común!!)

240 gr de margarina – no hidrogenada- (no sé qué es esto


de hidrogenada, he intentado leer en los potes del super
pero no lo he encontrado aún… Recuerden que mantequilla
-manteca- no se puede utilizar! Por otra parte yo, en esta
última versión que hice disminuí un poco la cantidad de
margarina, la prefiero más ligera)
180 gr de azúcar moreno (quiero intentar en la próxima a
ponerle stevia, pero creo que parte del color mono que
tiene se debe al azúcar! Yo esta segunda vez también puse
un poco menos de azúcar porque sino me sabe demasiado
dulce…)

110 ml de bebida de soja (yo sigo haciendo lo que me


viene en gana y uso bebida de arroz… hago una parte de
bebida de arroz con calcio y otra parte de bebida de arroz
con coco! ¿Por qué? simple… no puedo usar esencia de
vainilla ni nada de eso, entonces así le doy un toque de
sabor extra!!)

Preparación (manos a la obra!!!!! mentira… es muy fácil!)

Como en cualquier otra preparación de este tipo hay que


precalentar el horno a unos 170ºC. Y mientras tanto se
mezcla en un bowl la margarina con el azúcar (yo uso la
batidora eléctrica, por alguna razón me da la sensación
que los cristales de azúcar se disuelven mejor y que le
entra más aire a la preparación y, por lo tanto, me quedará
mejor). Luego se añade poco a poco la bebida vegetal y
finalmente se incorporan los secos (harina e impulsor) de
ser posible poco a poco y tamizados. Se mezcla todo bien
y se vierte en un molde de 20x20cm con un poquito de
margarina y espolvoreado con harina.

Se cuece en el horno unos 25 minutos aprox. cuando el


cuchillo sale limpio ya está hecha.

La recomendación que yo recibí fue que una vez fría la


corte en porciones y la congele… entonces así la tengo
siempre fresca, lejos de tentaciones y sin peligro de
fermentación!

Espero que salga muy rica y buen provecho!!! :)


Culturalmente, y juraría que no sólo pasa en Argentina y
España esto, encontrarse con alguien para pasar un rato y
conversar incluye o un café o una comida (no importa si al
mediodía o a la noche) pero eso suele pasar. En Argentina
cualquier charla siempre es acompañada de unos mates y,
si el horario lo permite, unas facturas (bollería)… En España
tienden más a una comida (almuerzo) o una cenita…

¿Qué tienen en común todas estas cosas? si, muy bien! LA


COMIDA!

Este es un punto conflictivo para quienes tenemos déficit


de DAO (también podríamos incluir a las personas que
tienen intolerancias, alergias, problemas digestivos varios…
pero ya después veremos la gran diferencia con estas
personas). Creo recordar que había explicado que hay
histamina endógena (fabricada por el cuerpo) y otra
exógena (proveniente de alimentos principalmente)… esto
nos lleva a que una buena parte del tratamiento va a estar
focalizada en este elemento, la alimentación como modo
de control de la histamina.
Y en realidad no estoy diciendo toda la verdad… los
alimentos además de vitaminas, minerales e histamina
también tienen aminas. No sé si recuerdan que había dicho
que estas también usan la enzima DAO para
metabolizarse… por lo que una dieta que esté focalizada y
preparada para una persona con un déficit de DAO no sólo
debe ser baja en histaminas (recordemos que no existe la
dieta libre en ella), sino que también debe ser baja en
aminas varias. ¿Por qué? porque entonces así reducimos
todas aquellas moléculas que demandan a la DAO para
metabolizarse y la dejamos más disponible para la
histamina, que si no la metabolizamos se acumula y nos
hace sentir mal.

Bien… Ya tenemos en fundamento de por qué hay que


hacer la dieta… Ahora, ¿en qué consiste? el otro día ya tiré
la primer bomba relacionada con el chocolate, el alcohol,
frutos secos, productos lácteos, cítricos y tomate… pero
son muchas cosas las que posiblemente deberíamos dejar
de consumir. Yo hago una propuesta… hablar hoy a nivel
general de los alimentos con alto contenido de histaminas,
nombrarlos para que ya nos vayan sonando… ya más
adelante explicar pros y contras de ellos.

Alcohol → todo tipo de alcohol… cerveza, vino, cava,


champagne, licores… lo que pidan! Todo esto… lo siento
mucho… pero “chau chau, adiós”

Chocolate → chau a todos también… una manera de


sustituirlo es la algarroba (sabe mejor de lo que suena,
debo admitir)… viene tanto en polvo y se le dice “Harina de
algarroba” como en pasta emulando al Nutella

Lácteos → sobre todo los quesos curados! A mí en un


principio me habían permitido el queso fresco… ahora sólo
puedo el queso fresco de cabra, de ningún otro animal y de
ninguna otra clase. Los yogures acaban siendo sustituidos
por yogures vegetales que una vez que te acostumbras al
sabor diferente tampoco están mal… hay marcas que están
muy logradas! Lo mismo pasa con la leche, las leches
vegetales son la mejor opción (siempre que no sean de
almendras o cualquier otro fruto seco) y si son
enriquecidas en calcio ya es ESPECTACULAR!

Huevos → Las claras (no importa si crudas o cocidas)


mejor dejarlas de lado… Sin embargo, podemos consumir
las yemas!

Frutos secos → dentro de este grupo lo único que me


permiten son piñones en pequeña cantidad, ya sea para
hacerme un poquito de pesto o para ponerle a alguna
carne (en el día que tengo permitido hacerlo, no siempre)
todo el resto queda excluido y, en líneas generales se
excluye de las dietas… Si  hablamos de semillas, que
mucha gente las ubica en este grupo, podemos consumir
tanto las pipas de girasol como las de calabaza (siempre
controlándonos) y si nos tomamos el trabajo de hacernos
las palomitas de maíz (pochoclos) en casa también
podríamos consumirlas como un placer cada tanto!

Frutas → vamos primero con lo que no: naranja,


mandarina, piña (ananá), fresas (frutillas), kiwi, pomelo,
limón, lima, tomate, aguacate (palta), plátano (banana),
papaya… Las que sí podemos: sandía, melón (siempre que
nos siente bien), manzanas, peras, frambuesas,
melocotones (duraznos) y similares, ciruelas, mango,
granada, higos…

Verduras → nuevamente, primero lo que no: espinacas,


berenjenas, calabaza (zapallo), calabacín (es una suerte de
zucchini en el formato con sabor a zapallito). Sí podemos:
patata (papa), acelga, endibias, cebollas, puerros,
zanahorias, apio, remolacha, pimientos (morrones),
champignones, guisantes (arvejas), judías (chauchas),
brócoli, canónigos, rúcula, espárragos verdes…

Condimentos → debemos evitar la nuez moscada, el clavo


de olor, la vainilla, el anís, el curry, la canela… pero podemos
incluir: el orégano, la pimienta, la cúrcuma, perejil, albahaca,
jengibre… Se recomienda la sal marina, supongo que será
porque es la que menos procesos de “purificación” y
refinamiento pasa hasta llegar a la mesa. Con el azúcar
pasa algo similar, el azúcar integral/moreno sí que se
puede, al igual que la stevia.

Embutidos → Ya le podemos ir dando nuestro más sentido


pésame… Y con lo ricos que son!!!!! De esta categoría, en la
que en general pensamos en fiambres, sólo podríamos
consumir jamón ibérico (no curado, claro está), jamón
dulce/cocido, pechuga de pavo… Tampoco nos
extralimitemos eh… se pueden pero con cautela!

Pescados y productos de mar → sólo podemos seguir


consumiendo pescados blancos… Nos olvidamos de
pescados azules o de mariscos. A quienes le gustan… lo
siento mucho (es lo que menos me estaría doliendo de
toda la lista)

Fermentados como el tofu, vinagres, seitán, salsa de soja y


demás mejor dejarlos de lado… recordemos que cuanto
más fermento hay, más histamina hay y no es bueno para
quienes tenemos esto!

Todo lo que industrializado como la magdalenas y


bizcochos y tal que ya compramos hechos en el
supermercado no son una de las mejores opciones, tienen
muchos azúcares de absorción rápida (que debemos
reducirlos). Cuando tengamos ganas de un capricho mejor
preparar algo nosotros y congelar las porciones que no
consumamos (ya pasaré una receta que sale muy bien)
Por lo que respecta a otras bebidas tenemos un tema
interesante… el café y diversos tipos de té e infusiones no
son especialmente recomendados, en mi caso me han
permitido el té verde e infusiones que no tengan alguno de
los componentes citados arriba… los argentinos empezarán
a pensar ¿y el mate? los acompaño en el sentimiento,
quizás en algún momento podamos volver a disfrutar de
una charla con el micrófono líquido pero (al menos para mí
en este momento) es desaconsejable. Respecto a zumos
(jugos) y refrescos (gaseosas)… podríamos ingerir zumos
(jugos) naturales de algo que no esté citado arriba y, una
vez cada muerte de obispo, podríamos un refresco
(gaseosa) “Zero” para que por lo menos no tenga azúcar…
el agua está muy bien ¡¡¡y en cantidades ilimitadas!!! :)

¿Qué podemos sacar en limpio? Tenemos que volver un


poco a los orígenes, comer muy saludable, practicar la
comida simple sin sofritos ni frituras en general, sin
complicarnos con la cantidad de especias y salsas… volver
a la preparación de alimentos con su consecuente ingesta!

Quizás nos hace parar un poco y nos propone también un


estilo de vida más tranquilo, tomando consciencia de
nuestro cuerpo y sus necesidades! De hecho… yo, gracias a
esto, he patentizado mucho cómo mi cuerpo me habla… y
no, no estoy loca! (bueno, quizás un poco pero no por eso)
Cuando empezó todo aquello de los dolores de panza y
alergias y demás yo me comía todo, nunca tuve problemas
para comer la verdad… por lo que mi nevera tenía de todo!
Pero yo, ya por esos días, no podía ni ver el calabacín, el
tomate y la calabaza que tenía guardados en ella… Es el día
de hoy que no les pongo el ojo ni siquiera en la verdulería!
(Yo no sabía entonces de todo esto y menos aún me
hubiese imaginado que lo tendría yo). Así que a conectarse
con uno mismo un poco y aprender a ver qué nos pide el
cuerpo…
Moraleja: Estás cansado? descansa! no te apetece comer
algo? no lo comas! Tu cuerpo sabe lo que te pide… ahora…
si es muy traidor como el mío, cuando te pida chocolate y
una buena cerveza también decile que no! Jajaja

Había dicho que merecían un apartado diferente las


alergias e intolerancias varias y problemas digestivos de
diversa índole… y paso a explicar muy resumido por qué.
En general en esas situaciones es posible detectar qué nos
sienta mal, a qué le tenemos alergia… Suele haber una
relación de causa-efecto que nos patentiza que hay algo
que no nos acaba de hacer bien, esto hace que sea más
fácil de detectar y que las reducciones alimentarias sean
muy puntuales, permitiéndonos comer otras cosas que no
tienen relación con los alimentos conflictivos.

En cambio, cuando hay un déficit de DAO puede que no lo


notemos, porque como funciona por acumulación acaba
siendo la última gota la que rebalsa que vaso, pero esto no
significa que haya sido eso lo que nos haya sentado mal…
lo que no nos haga bien va a depender de la cantidad de
histamina que por sí solo tiene y la profundidad del déficit
que tengamos… en mi caso yo me entero casi
inmediatamente cuando algo no estuvo bien, ya sea por lo
que comí, por cómo lo preparé o cuándo lo comí (haber
dejado tiempo entre la cocción e ingerirlo)… Incluso soy
capaz de distinguir el efecto que tiene en mi cuerpo dormir
poco/mal, el stress, etc etc. que son propulsores de la
generación excesiva de histamina endógena.

No es imposible vivir si uno es diagnosticado con déficit


de DAO, simplemente tiene que modificar su estilo de vida
para que se adapte a los requerimientos del cuerpo… que
puede ser difícil, pero bueno… nuevamente el mensaje final
es el mismo: PACIENCIA!

P.D: Nuevamente… si alguien cree que puede tener déficit


de DAO o cualquier otro tipo de enfermedad/condición
consulte al médico. Quitar alimentos por motus propio sin
la recomendación de un médico puede empeorar la
situación (a nivel nutricional). Toda dieta debe ser
controlada y recomendada por un profesional.

P.D 2: Hablo de Argentina y España porque son los puntos


de referencia que tengo y, por ello mismo, hago las
aclaraciones de cómo se llaman esos alimentos en ambos
países.

También podría gustarte