Está en la página 1de 7

SE PRESENTAN COMO AMICUS CURIAE

Señora Jueza:

MYRIAM BREGMAN, VICTORIA MONTENEGRO, GABRIEL SOLANO y


ALEJANDRINA BARRY, en nuestro carácter de ciudadanas/os y diputadas/os
de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el patrocinio letrado del Dr. Eric
Ivan Soñis, T° 136 F° 582 C.P.A.C.F., constituyendo domicilio procesal en
Lavalle 1388, casillero 3520, C.A.B.A, y domicilio electrónico en el usuario “EJE”
n° 20347216470, en autos caratulados “ASOCIACION TRABAJADORES DEL
ESTADO Y OTROS CONTRA GCBA SOBRE AMPARO - OTROS”, Expte.
44965/2018-0, ante V.S. nos presentamos y respetuosamente decimos:

I. OBJETO

Que en nuestro carácter de ciudadanas/os y diputadas/os de la Legislatura


de la Ciudad Autónoma de Buenos venimos a solicitar se admita nuestra
intervención en calidad de amicus curiae en el presente proceso colectivo, se
tengan en cuenta los argumentos que se desarrollarán a continuación y,
oportunamente, se haga lugar a la pretensión reclamada por la parte actora.

A todo evento, dejamos constancia de nuestra adhesión a los argumentos


de hecho y derecho expuestos por las y los amparistas en su escrito inicial.

II. INTERÉS EN LA CAUSA

Las presentes actuaciones fueron iniciadas por la Asociación Trabajadores


del Estado (ATE) a fin de que se declare la inconstitucionalidad de la omisión del
artículo 6 y la exclusión del artículo 7 de la ley n° 6.035 sancionada el 01/11/2018
y se ordene la incorporación al régimen de la carrera de los profesionales de la
salud de la CABA de los trabajadores que posean título de las licenciaturas de

1
enfermería, producción de bioimágenes, psicomotricidad así como también de
todas las licenciaturas de profesionales colaboradoras del arte de curar
debidamente reconocidas por la autoridad competente a la fecha de la sanción
de la ley 6.035, sin perjuicio de las profesiones que en el futuro se incorporen
conforme lo dispone el art. 8 del mismo cuerpo legal.

Al respecto, cabe señalar que la pandemia del COVID-19 puso en cuestión


la precariedad en la que se encuentra el Sistema de Salud Pública en la Ciudad
de Buenos Aires.

El recorte de derechos laborales y los bajos salarios que llevan a la


precarización de sus trabajadores y de la atención a la población son la regla
más que la excepción. En paralelo, en los últimos cinco años y considerando la
variación real por inflación, los recursos que la Ciudad destina a la Salud han
sufrido una caída del 29%.

A lo largo de estos años, en el Ministerio de Salud de la Ciudad


aproximadamente el 60% del presupuesto se asigna a personal, por lo que una
caída del 29% de los recursos para el área recae fundamentalmente sobre el
personal de salud, con salarios congelados, falta de personal, aumento de la
jornada laboral y mayor precarización. Esto condice con lo que denuncian
permanentemente los llamados “trabajadores esenciales e imprescindibles” en
esta pandemia.

Resulta evidente entonces el fuerte interés público que reviste el presente


proceso colectivo, toda vez que pretende dar respuesta a algunas de las
demandas más sentidas por los y las trabajadoras de la salud en plena
pandemia.

Se trata de reclamos de las miles de enfermeras y enfermeros que son


parte fundamental del equipo de salud y que históricamente han sido uno de los
sectores más explotados y relegados del sistema de salud; situación agravada
por la discriminación que vienen sufriendo por parte del Gobierno de la Ciudad
al ser excluidos de la Carrera Profesional de la Salud, junto a licenciadas/os en

2
instrumentación quirúrgica y licenciadas/os en bioimágenes del subsistema de
salud público de la Ciudad de Buenos Aires.

Los enfermeros y enfermeras de la Ciudad de Buenos Aires cobran al día


de hoy $38.000 pesos mensuales y no cuentan con determinados derechos
laborales. No se les abona el plus salarial por desempeñar sus labores en las
llamadas áreas críticas (Terapia Intensiva, Unidad Coronaria, Guardia,
Neonatología, entre otras), cuyo valor ronda los $9.000 y los y las enfermeras no
lo perciben por trabajar en tales áreas, generando así una precarización
injustificada en sus condiciones laborales; no se les reconoce la insalubridad; en
cuanto a los días por descanso, las y los enfermeros gozan de la licencia por
estrés de 10 días hábiles al año, aunque entre la mencionada licencia y las
vacaciones debe existir una separación de 30 días; tampoco se les permite a las
profesiones excluidas que la licencia por descanso (estrés) coincida con feriados
o días inhábiles, sin que exista ningún fundamento para ello.

Estas condiciones y particularmente las económicas, empuja a las y los


enfermeros al pluriempleo o a los llamados “módulos” (horas “extras” mal
pagadas, menos de $100 pesos la hora). Debe tenerse en cuenta que es
personal formado en atención sanitaria y brinda cuidados especializados que
sólo el personal de enfermería puede prestar (cfme. leyes 24.004 y 298, ambas
de ejercicio de la Enfermería). Las y los enfermeros realizan alrededor del 80%
de las prestaciones sanitarias al paciente: es el personal que tiene mayor
contacto con el paciente pero es el menos reconocido y más desprotegido por el
Gobierno local.

Es por todo ello que, para llegar a fin de mes con un salario acorde a su
tarea, deben trabajar 14 o más horas por día. Esa es la razón que hay detrás de
la enorme cantidad de trabajadoras y trabajadores obligados a ir de un hospital
a otro para poder cobrar algo más para llevar el sustento a sus familias,
aumentando significativamente las posibilidades de contagiarse de COVID-19.

Pero no se trata solamente de una estadística del pluriempleo. Es la vida


concreta de una enfermera o enfermero, que se encuentran agotados por tener

3
que trabajar en extensas jornadas laborales. Asimismo, se impide o limita su
formación o capacitación continua durante los horarios de su jornada laboral, por
lo que dichas actividades se realizan por fuera de la misma. Esto conlleva al
agotamiento mental y físico prematuro de las y los enfermeros, al desarrollo de
enfermedades y muchas veces a la muerte antes de la jubilación. Con el pase a
la Carrera Profesional alcanzarían ese nivel salarial con una jornada de 6 horas,
además de gozar plenamente de los 10 días anuales por estrés.

Los intensos ritmos laborales de los y las trabajadores de la salud no han


cambiado durante la pandemia sino que, como es de público conocimiento, se
han incrementado. Los y las trabajadoras de la salud se encargan del cuidado
de la población soportando la falta de equipos de protección personal (EPP) en
cantidad y calidad, sin descansos ni licencias otorgadas a tiempo para los
trabajadores de riesgo por patologías previas.

Cada día se reciben informes en los que se relata oficialmente la cantidad


de muertos en general y particularmente del personal de salud, y entre ellos de
las enfermeras y los enfermeros, que suman más de 80 fallecidos en el país y 8
en la Ciudad de Buenos Aires, siendo en consecuencia el personal sanitario que
más muertes representa. Eran muertes evitables. Tal como señalan
constantemente los propios enfermeros y enfermeras, resulta muy estresante
brindar cuidados en este terrible contexto de pandemia, morir y que no sean
reconocidos como profesionales por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En efecto, es una situación difícil de aceptar: que al personal que brinda los
servicios de salud, al cual cada noche la sociedad reconocía desde sus balcones
por las tareas realizadas, no se los reconozcan como lo que son: Profesionales
de la Salud. No sólo a enfermería (que prestan cuidados las 24 horas del día los
365 días del año), sino también a los licenciados en bioimágenes,
psicomotricidad e instrumentadores, profesiones excluidas arbitrariamente de la
ley.

Es por todo lo expuesto que resulta fundamental equiparar derechos que


desde hace años vienen siendo vulnerados y que se han visto aún más

4
agraviados por el contexto de la emergencia sanitaria, exponiendo la enorme
precariedad del sistema de salud y de los y las trabajadoras que lo sostienen.

III. ADMISIBILIDAD DEL “AMICUS CURIAE”

Debe recordarse que a través de la Acordada 14/2006, la CSJN destacó


que los Amigos del Tribunal constituyen un “provechoso instrumento de
participación ciudadana en la administración de justicia” en aquellas causas que,
como la presente, “se ventilasen cuestiones de trascendencia institucional o que
resultasen de interés público”.

Asimismo, mediante la Acordada 7/2013 se destacó el objetivo de dicho


instituto consiste en “pluralizar y enriquecer el debate constitucional, así como
de fortalecer la legitimación de las decisiones jurisdiccionales”.

Por su parte, la ley local 402 (t.c. año 2018) reconoce expresamente la
figura del amicus curiae, al establecer en su artículo 22 que “cualquier persona,
puede presentarse en el proceso en calidad de asistente oficioso”.

Respecto a los objetivos y alcances del amicus curiae, el citado artículo 22


determina que “su participación se limita a expresar una opinión fundamentada
sobre el tema en debate. […] Las opiniones o sugerencias del asistente oficioso
tienen por objeto ilustrar al tribunal y no tienen ningún efecto vinculante con
relación a éste.”

En función de ello y de los argumentos expuestos previamente, es que se


solicita se admita la intervención de quienes suscriben al presente en calidad de
Amigos del Tribunal.

IV. PRUEBA

Se adjuntan al presente fotos de los DNI de las y los presentantes.

5
V. PETITORIO

1. Se nos tenga por presentadas/os en el carácter invocado y por


constituido el domicilio procesal y electrónico, vinculándose a este
último domicilio el expediente de marras.

2. Se admita la intervención de las y los presentantes en calidad de amicus


curiae.

3. Oportunamente, al momento de resolver las presentes actuaciones, se


tengan en consideración los argumentos expuestos.

Proveer de conformidad,

ES JUSTO.

6
Leyenda: 2019 - Año del 25° Aniversario del reconocimiento de la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires

Tribunal: JUZGADO N°6 - CAYT - SECRETARÍA N°11

Número de CAUSA: EXP 44965/2018-0

CUIJ: J-01-00080121-2/2018-0

Escrito: SE PRESENTAN COMO AMICUS CURIAE

Con los siguientes adjuntos:


DNI Bregman.pdf
DNI Montenegro.pdf
DNI Solano.pdf
DNI Barry.pdf
FIRMADO ELECTRONICAMENTE 01/10/2020 08:38:50

SOÑIS ERIC IVAN - CUIL 20-34721647-0

También podría gustarte