Está en la página 1de 3

DERECHO INTERNACIONAL AMERICANO

NOMBRE: Hermer A. Valerio Díaz


MATRICULA: FB-2881
SECCIÓN: 09 (Viernes 1-4)

TEMA I. INTRODUCCIÓN AL DERECHO INTERNACIONAL AMERICANO

I.- Dos definiciones de derecho internacional americano, señalando autor y fuentes.


Autor: Dr. Juan Carlos Faidutti
Es un conjunto de principios, reglas, instituciones, doctrinas, costumbres y prácticas que
son características comunes para las Repúblicas Americanas en el dominio del derecho
internacional.
Autor: Alejandro Álvarez:
http://contenidosuniversitarioshernanleyba.blogspot.com/2017/01/derecho-
internacional-publico-americano.html
El Derecho Internacional Americano, el conjunto de instituciones, principios, reglas,
doctrinas, convenciones, costumbres y prácticas, que, en el dominio de las relaciones
internacionales, son peculiares a las Repúblicas del Nuevo Mundo.
http://www.uees.edu.ec/servicios/biblioteca/publicaciones/pdf/34.pdf

II.- Biografía de Alejandro Álvarez, haciendo énfasis en sus aportes al derecho


internacional.
Alejandro Álvarez Jofre fue un jurista chileno. Profesor en la Escuela de Derecho de la
Universidad de Chile, Doctor en Derecho por la Universidad de París. Fue el principal
sino el único propugnador, ya en 1928, de una declaración sobre los derechos humanos
que tuvo, posteriormente, consagración en 1948. Esto es posible de encontrar en las
conferencias de René Cassin en la Universidad Nacional Autónoma de México en la
década del 70. Fue juez o ministro de la Corte Internacional de Justicia, órgano de la
Organización de Naciones Unidas, cuya sede es La Haya, Holanda desde 1946 hasta
1955 escribiendo las célebre Opiniones Disidententes de uno de los casos sobre el
Sahara Occidental, citados por Henkin y Schachter como la base del Derecho
internacional del desarrollo. Escribió innumerables obras sobre Derecho internacional
público.
Fue miembro del Tribunal de la Haya. Fundó y dirigió el Instituto de Altos Estudios
Internacionales en París, Francia, hoy parte de la Universidad de París II, Panthéon-
Assas. Caballero de la Legión de Honor de Francia y Miembro del Instituto de Francia.
Fue delegado por su país en la asamblea de la Sociedad de las Naciones desde 1921 a
1923.

III.- Tesis de Alejandro Álvarez


Para el Doctor Álvarez, los Estados americanos, por las condiciones en que nacieron a
la vida política, y por la corriente de ideas que los inspira, se encuentran en situación
favorable para la vida jurídica internacional. En Hispanoamérica predomina una raza
dirigente. El español fue vigoroso centralizador y dejó su huella imborrable donde
quiera que actuó. El mismo idioma, la misma religión, análogas costumbres y defectos,
han dado a los pueblos hispanoamericanos un sello propio a pesar de las muchas
diferencias accidentales. Cabe destacar que el fondo del pensamiento del señor Álvarez
al insistir en que el Derecho Internacional Americano lo es, porque sus normas brotan
de las raíces conciénciales de los pueblos americanos, de su configuración moral e
histórica. Los mismos principios proclamados en Europa son fruto tan sólo del esfuerzo
cerebral, reflexivo. Álvarez hace notar también que en América hay problemas sui
generis, el arreglo de las fronteras, la nacionalidad, la migración, que exigen normas
internacionales propias. Con verdadera profundidad, Álvarez comprendió que la
Doctrina de Monroe era sólo un capítulo del enorme cuerpo jurídico que es el Derecho
Internacional Americano.
Según el doctor Álvarez, el Derecho Internacional Americano tiene dos fundamentos:
primero, las condiciones psicológicas de América favorables a un Derecho Internacional
especial, y segundo, una serie de principios internacionales americanos, proclamados
por América o exigidos por circunstancias peculiares de América, que han de regir las
relaciones entre países americanos y países extra continentales cuando de hacerse
efectivas en territorio americano.
IV.- Polémica entre los doctores Carlos Calvo y Amancio Alcorta.
La controversia científica sobre la existencia del DIA nació en la misma América con la
publicación del Tratado intitulado: Le Droit International Théorique et Pratique del
jurisconsulto argentino Carlos CALVO, en 1883 (26). Su compatriota, Amancio
ALCORTA, profesor en la Universidad de Buenos Aires, en la “Nueva Revista”,
reprochaba a C. CALVO el eurocentrismo de su estudio, por haber silenciado la
existencia del DIA. A pesar de ello, el Profesor A. ALCORTA manifestaba ciertas
reservas en cuanto a su existencia:
 “Sin pretender que pueda existir un Derecho internacional esencialmente americano,
mientras en América no se haya hecho de los principios de Derecho la base del Derecho
Internacional y que todo los Estados no estén sometidos a las reglas que de ellas deriva,
podemos afirmar, sin embargo que, en el estado actual de las cosas y al considerar de la
forma de buscar soluciones, hay que reconocer que un derecho especial existe y que, sea
en las relaciones de los Estados entre sí o en sus relaciones con los Estados de Europa,
es necesario tomarlo en cuenta si no se quiere caer en lo más graves errores”
El doctor Carlos Calvo fundamentaba su postura en la "Doctrina Calvo" la cual estaba
reconocida en varias constituciones latinoamericanas. Tal doctrina establece que
quienes viven en un país extranjero deben realizar sus demandas, quejas y
reclamaciones en dicho país, y deben someterse a la jurisdicción de los tribunales
locales; con ello se impide que las naciones más fuertes impongan su criterio a las más
débiles, es decir, se evita el recurso a las presiones diplomáticas o intervenciones
armadas del propio gobierno.
El doctor publicista argentino Amancio Alcorta, presentó un punto de vista interesante
en 1883 respecto al Derecho Internacional Americano cuando hizo observaciones a
Carlos Calvo. Según Alcorta, el Derecho Internacional Americano puede tener
significación doble. En el caos actual de las relaciones internacionales (escribía en 1883,
pero en parte la situación se mantiene) hay en América un derecho especial y se buscan
las soluciones en forma distinta de la europea. En segundo lugar, puede haber un
Derecho Internacional esencialmente americano, si América tiene la primacía en
enseñar y aplicar los genuinos principios del Derecho Internacional, y si todos los
Estados se someten a ellos. El punto de vista es interesante y respetable; pero falta la
fundamentación positiva y el sistema coherente.
V.- Postura del profesor Sa Viana y objeciones del profesor Cavaglieri.
El brasileño Manuel Alvarado SA VIANA. Afirmaba que, al dividir el Derecho
internacional, ponía en tela de juicio su universalidad. Y establecía que: “Tomando en
cuenta la condición particular de los Estados del Nuevo Mundo, sólo se puede
establecer la existencia de un Derecho Internacional Americano cuando este Derecho
rige las relaciones exclusivas y recíprocas entre Estados americanos, pero la naturaleza
y la función de la ciencia se oponen a esta concepción particularista”
El Profesor CAVAGLIERI, al analizar las siete convenciones panamericanas de la
Sexta Conferencia Interamericana de La Habana de 1929 (Condición de los Extranjeros,
Asilos, Agentes Consulares, Agentes Diplomáticos, Neutralidad Marítima, Derechos y
deberes de los Estados en Caso de Guerra Civil y Tratados), llega a esta conclusión:
 “El análisis jurídico que hemos realizado en los capítulos anteriores sobre el contenido
de las convenciones normativas, firmadas en la Conferencia Panamericana de La
Habana, nos permite dar una respuesta formal a la cuestión de saber si en las relaciones
internacionales, que son recogidas por las mencionadas convenciones, existe un derecho
americano.
VI.- Réplica del profesor Alejandro Álvarez.
Para el profesor Álvarez, la solidaridad monárquica se substituía en América una
solidaridad general entre todos los Estados del continente. A la intervención se oponía la
no intervención o el derecho de todo pueblo a existir internacionalmente sin que ningún
otro pudiera inmiscuirse en su forma de gobierno, en fin al derecho de ocupación se
oponía la convicción que el Nuevo Mundo no podía ser área de colonización, puesto
que estaba enteramente bajo la soberanía efectiva de Estados independientes

También podría gustarte