Está en la página 1de 15

1

Reconocimiento de la problemática Maltrato Infantil

Yanith Karine Brito Cód: 36.573.933


Militza Andrea Muñoz Cód: 106964994
Ruby Esther Rodríguez Cód: 56.090.322
Rosaly Ruiz Cód: 49779405
Kellys Johanna García Cód:

Tutora: Carla Yojana Morales

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA –UNAD


Escuela de Ciencias Sociales Arte y Humanidades
Programa: Psicología
Grupo: 403030_82
Octubre 2019
2

Introducción

El maltrato infantil es una problemática psicosocial que ha generado múltiples

consecuencias en distintos niveles, este impacto puede ocurrir en el ámbito social, familiar,

emocional, físico y psicológico. Producto de múltiples factores asociados y tiene consecuencias

importantísimas en el desarrollo posterior de los sujetos, la conceptualización del Maltrato

Infantil es relativamente reciente, a pesar de que la violencia ejercida sobre los más indefensos ha

estado presente a lo largo de la historia de la humanidad.

Las consecuencias que genera el maltrato infantil serían visibles a mediano y largo plazo a

nivel psicosocial y físico de la población, explicando que problemas de aprendizaje, de conducta,

agresividad es probable que se deban a situaciones de maltrato físico, abuso o abandono.

De acuerdo a las investigaciones realizadas sobre dicha problemática a través de datos

estadísticos, fotografías propias, indagación de noticias y vecinos en nuestros municipios, es

notable que el maltrato infantil es un grave problema social, con raíces culturales y psicológicas,

que pueden producirse en familias de cualquier nivel económico y educativo.

Esta problemática en la Psicología Jurídica la podemos abordar desde la Victimología, ya que

esta se encarga del  estudio de la víctima y tiene como objetivo principal conocer los efectos que

produce el delito, las consecuencias que tiene para ellas, su trasiego a través del proceso penal,

las características y factores que pueden ayudar a la prevención, a las persona que individual o

colectivamente han sufrido daños, como lesiones físicas o mentales; sufrimiento emocional,

estudia además las circunstancia que rodearon al delito, entre ellas el entorno social en que se

desenvuelven los menores que han sido víctimas, la conducta de las víctimas antes y después del
3

cometimiento del delito y las posibles alternativas de tratamiento para su recuperación; incluye la

prevención a través de alertas que deben ser difundidas mediante programas educativos y por la

misma familia.

La familia, como agente de socialización primario, es el eje fundamental en cuanto a la

Protección de menores se refiere, puesto que cubre las necesidades físicas, psico-afectivas y

sociales de sus hijos, procura una formación integral y ofrece relaciones seguras a partir de las

cuales el niño puede desarrollar una visión positiva de sí mismo y de los demás, piezas

fundamentales para enfrentarse al mundo con confianza y competencia. Pero, en ocasiones, los

padres dejan de ser agentes protectores e interfieren de forma más o menos grave en el desarrolla

adecuado de sus hijos.


4

Objetivos

Objetivo general

Identificar de manera clara y contundente el área de la psicologia jurídica desde donde debe

abordarse el maltrato infantil, argumentando de manera significativa información pertinente sobre

las victimas de dicho fenómeno psicosocial.

Objetivos específicos:

Conocer los campos de aplicación que hacen parte de la psicología jurídica.

Establecer las funciones que desempeña el psicólogo jurídico en cada campo.

Analizar la relación de la psicologia jurídica y el derecho como ciencias sociales.


5

Problemática: Maltrato Infantil

Definición

El maltrato infantil es un fenómeno complejo que involucra distintas disciplinas y ámbitos


profesionales. Como tal, el maltrato infantil puede ser considerado, con distintos propósitos,
como un problema médico que necesita ser diagnosticado y tratado; como un comportamiento
criminal que necesita ser definido en términos legales y perseguido, como un problema de
protección del menor, mediante la dotación e intervención de los servicios de protección del
menor y como un problema familiar que necesita entenderse en el contexto de la dinámica
familiar (Maysall y Norgard, 1983).

  Arana (1997), realiza una investigación titulada “Rasgos de Personalidad que caracterizan a
los niños maltratados en comparación a los niños no maltratados”. En

Esta investigación: se estudió los rasgos de Personalidad que caracterizan a los niños maltratados
a través de un cuestionario de Personalidad, el ESPQ. La muestra estuvo formada por niños de 6
a 8 años de edad de primer y segundo grado de un colegio estatal de la provincia constitucional
del Callao. Los resultados muestran que:

 Los niños maltratados tienden a ser o sentirse emocionalmente afectados en


 Relación a los niños no maltratados que tienden a estar emocionalmente estables, tranquilos.
 Los niños maltratados tienden a ser calmados, poco expresivos, cautos en
 Comparación a los niños no maltratados que son excitables, impacientes, no inhibidos.
 Los niños maltratados comunican que tienden a conducirse sobriamente, en
 Cambio los niños no maltratados son entusiastas y confiados.

 
6

Argumentos

Desde el campo de la Psicología jurídica son innumerables los aportes que se pueden hacer a la

atención de abuso sexual infantil en Colombia, problemática que viene desde lo largo de la historia y

que día a día va en aumento afectando la integridad de los niños, desde nuestro campo se hace

necesario proteger los derechos de los niños y adolescentes. Hablar de la violencia en nuestro país se

constituye en un fenómeno complejo y difícil de entender ya que el estudio de esta implica diversos

factores de tipo social, económico, político y cultural que afectan no solo el desarrollo individual sino

familiar y social, degradando la cultura propia de nuestra sociedad y las personas que conforman la

misma.

Suzanne Sgroi (1982), plantea que abuso sexual son todos los actos de naturaleza sexual impuestos

por un adulto sobre un niño, que por su condición de tal carece del desarrollo madurativo, emocional y

cognitivo para dar consentimiento a la conducta o acción en la cual es involucrado. La habilidad para

enredar a un niño en estas actividades se basa en la posición dominante y de poder del adulto en

contraposición con la vulnerabilidad y la dependencia del niño

  Wicks e Israel, 1997 sostienen que los efectos del abuso sexual son múltiples y de diverso orden, pues

no sólo afectan al organismo, sino también el plano psíquico y comportamental, lo cual implica tener

en cuenta alteraciones en las relaciones familiares, escolares y barriales (Wicks e Israel, 1997).

En la actualidad vivimos inmersos en ambientes llenos de violencia, situación en la que

desafortunadamente no se escapan los niños. El maltrato infantil (MI) ha llegado a ser un problema que

se ha venido incrementando de forma alarmante. No se tienen cifras precisas de la magnitud del mismo,

se infiere que su presencia es cada vez más evidente. Por esto es necesario difundir el conocimiento
7

sobre este problema en todos los ámbitos, con la finalidad de prevenirlo, identificarlo e iniciar su

abordaje terapéutico temprano, evitando de esta forma las consecuencias y los efectos tan intensos que

tiene sobre el ser humano.

Antecedentes

El maltrato infantil es tan viejo como la humanidad misma. La Biblia recoge muchos
ejemplos, y tal vez el más conocido sea la Matanza de los Inocentes, ordenada por Herodes,
temiendo el nacimiento de Jesús, Rey de los Judíos.

El infanticidio es uno de los actos más violentos practicados sobre los niños y aceptado en
tiempos remotos por motivos religiosos o disciplinarios.

En la actualidad se mantiene vigente el problema. Millones de niños viven sometidos a


trabajos forzados, prostitución, hambre, frío, mendicidad, careciendo de educación y atención
médica por irresponsabilidad social y familiar, y se agrava constantemente la situación por el
empeoramiento de las condiciones de vida, incremento de la pobreza, drogadicción, alcoholismo
y delincuencia, sometiéndosele cada vez más a violentas formas de castigo corporal físico, o a las
más sutiles torturas sicológicas, negligencias y negación de sus más elementales derechos.

En lo que va del año, según el Sistema de Vigilancia Epidemiológica, se han reportado en


Valledupar 155 casos de abuso sexual en menores, 18 más de los registrados para esta misma
fecha en 2017. La situación fue puesta de presente por las autoridades al celebrarse hoy el Día
Mundial de la no Violencia y el Abuso sexual en niños, niñas y adolescentes.

Otro punto que capta la atención de las autoridades sobre el incremento de abuso sexual entre
menores de edad es que la infracción se está cometiendo bajo el mismo techo en el que residen
víctima y victimario.

Padres de una niña de seis años, estudiante del colegio Bello Horizonte


de Valledupar, denunciaron que su hija recibió maltrato por parte de una de las profesoras de la
8

institución. Según la denuncia que presenta una tía de la menor, por más de dos horas estuvo
arrodillada sobre un piso de concreto, como castigo por parte de la docente.

El incremento de víctimas por este flagelo es notorio desde 2015, cuando el sistema reportó
138. Esto sin contar el resto de los municipios en el Cesar. El informe señala que la prevalencia
de los casos en la capital del Departamento se presenta en las comunas 3 y 5.

En lo que va del año, según el Sistema de Vigilancia Epidemiológica, se han reportado en


Valledupar 155 casos de abuso sexual en menores, 18 más de los registrados para esta misma
fecha en 2016. La situación fue puesta de presente por las autoridades al celebrarse hoy el Día
Mundial de la no Violencia y el Abuso sexual en niños, niñas y adolescentes

Según cifras del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, durante los primeros cinco meses
del año, se registraron 328 casos de violencia contra la niñez en el departamento del
Cesar, 83 de ellos en Valledupar. 

A nivel nacional, el ICBF abrió 11 mil procesos administrativos entre enero y mayo de
2018, con el fin de restablecer los derechos a los niños, niñas y adolescentes que son víctimas de
maltrato infantil.

Por tal motivo, el Instituto firmó el pacto para prevenir la violencia contra la niñez 'La
Prevención es la Mejor Inversión' junto con las autoridades departamentales y municipales del
Cesar, con el fin de adelantar programas de prevención en 25 municipios del departamento y
llegar a cerca de 7.100 personas a través de la estrategia 'Generaciones con Bienestar

Las autoridades del Cesar se comprometieron a sumar esfuerzos con el ICBF y adelantar
varias campañas de prevención en la lucha contra todas las formas de violencia que afecten a la
niñez en esta región del país.

De acuerdo con las estadísticas del proyecto de Participación Social de la secretaría de Salud
del Cesar, este año se han registrado 88 casos de maltrato y abuso infantil en el Departamento;
por su parte el director de Medicina Legal en Valledupar, Carlos Murillo, indicó que en 2010 se
presentaron 223 casos de violencia
en menores
9

En la costa, el departamento del Cesar es el tercero junto a Córdoba con más procesos abiertos
por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para restablecimiento de derechos a niños por
violencia sexual y maltrato, con 313, después del Magdalena, que registra 382 y Atlántico, con
586, durante el primer semestre de este año.

En el país, las regiones en la que más se abrieron casos por violencia sexual y maltrato fueron
Bogotá (2.602), Valle del Cauca (948), Cundinamarca (547) y Nariño (426).

“Estas cifras son una radiografía de lo que los niños, niñas y adolescentes viven a diario. Por eso
es necesario que el Estado y la sociedad se impongan nuevos retos para erradicar todas las formas
de violencia contra los más vulnerables”, informó el Icbf

El caso más reciente de maltrato infantil en el Cesar se registró la semana pasada en el barrio
Nueve de Marzo, margen derecha del río Guatapurí, en Valledupar donde un hombre quemó con
un cigarrillo en diferentes partes del cuerpo a su hijastro de cinco meses de nacido, al parecer
porque su compañera sentimental, madre del pequeño, no quería vivir más con él. El presunto
agresor fue judicializado y enviado a prisión, mientras el niño se recupera de las lesiones.

En julio anterior una menor de dos años y medio murió por maltrato infantil y abuso sexual en
Aguachica. Por este hecho fue capturado el padre de la niña.

Causas del maltrato infantil

Los factores desencadenantes del maltrato infantil son:

 Económicas:  el desempleo trae consigo que los padres que se encuentran en esta situación
desquiten sus frustraciones con los hijos y los maltraten ya sea física o psicológicamente, el
maltrato infantil se presenta en mayor medida en los estratos de menores ingresos, aunque se
ha encontrado en diversas investigaciones que esta conducta no es propia de determinada
clase social y se suele dar en todos los grupos socioeconómicos, estas características se
encuentran dentro del modelo sociológico mencionado por Cantón y Cortés (1997). 
 Culturales: familias donde los responsables de ejercer la custodia o tutela de los menores no
cuenta con orientación y educación acerca de la responsabilidad y la importancia de la
paternidad y consideran que los hijos son objetos de su propiedad. 
10

 Sociales: Cuando entre los padres se produce una inadecuada comunicación entre ellos y sus
hijos, se da pie a la desintegración familiar (modelo psiquiátrico/psicológico).
 Emocionales: La incapacidad de los padres para enfrentar los problemas, su inmadurez
emocional, su baja autoestima, su falta de expectativas y su inseguridad extrema motivan que
desquiten su frustración en los hijos y no les proporcionen los requerimientos básicos para su
formación y pleno desarrollo.
 Biológicas. Se trata del daño causado a los menores que tienen limitaciones físicas, trastornos
neurológicos o malformaciones. Por sus mismas limitaciones, estos niños son rechazados por
la sociedad y por consiguiente sus padres o tutores los relegan o aceptan con lástima.

Consecuencias del maltrato infantil

Analizamos es una problemática que tiene consecuencias de alto riesgo para el

desenvolvimiento de los niños, quienes debido a dicho fenómeno evidencian dificultades en casi

todas sus dimensiones evolutivas.

El maltrato se divide en cuatro grandes tipos: físico – emocional – por negligencia y/o

abandono y abuso sexual (Kempe y Kempe, 1985).

Sin embargo, más allá de ellas, las consecuencias generales del maltrato señalan la presencia

de depresión, baja autoestima, agresividad, desesperanza, escasas habilidades de afrontamiento,

dificultades en el control de impulsos y regulación emocional y peor desempeño académico en

comparación con niños no maltratados.

También, se ha señalado que los niños maltratados tienden a incorporar un modelo negativo

de representación interna de las figuras de apego, lo cual puede afectar el desarrollo del sentido

del sí mismo y las relaciones con otros, escasa socialización y déficit en sus habilidades sociales
11

(Cicchetti y Barnett, 1991; Cichetti y Lynch, 1993; Cichetti y Rogosch, 1997; Darwish, Esquivel,

Houtz y Alfonso, 2001; Dubowitzs et al., 2005)

Área desde psicologia jurídica que debe abordarse y ¿porque?

El maltrato infantil es una problemática frecuente

En Colombia el maltrato Infantil se asocia como causa o consecuencia de la descomposición


social, lo cual indica una circularidad conflictiva y progresiva problema muy complejo, que
requiere un enfoque multidimensional, la implicación de todos los organismos relacionados y una
mayor sensibilidad social.

En la Psicología Jurídica, podemos abordar el maltrato Infantil desde la Victimología ya que


esta se encarga del estudio de las personas que han sido sujetos pasivos del delito, Interesan aquí
la identificación de factores de riesgo y protectores asociados con la victimización, la prevención
de la victimización, así como la reducción de las secuelas producto de la comisión del delito.
Además, esta área se preocupa por la victimización causada por el aparato de justicia y por su
prevención.

Con el desarrollo de la Victimología como ciencia y el progresivo énfasis por implantar


acciones socio-comunitarias y legales en favor de las víctimas en todo el mundo (se inició una
corriente de análisis de las reacciones psicológicas centradas en dos aspectos:

Psicológico: valoración del trauma sufrido, para su posterior utilización durante la fase procesal.
Aspecto muy influido por los aspectos forense y con una fuerte influencia psicoanalítico.

Social: impacto producido por el delito en las víctimas. Se trata de las encuestas de victimización,
que ofrecen una base sociológica del problema.

La victimología la podemos definir como la ciencia multidisciplinar que se ocupa del


conocimiento de los procesos de victimización y desvictimización, es decir del estudio del modo
en que una persona deviene víctima, de las diversas dimensiones de la victimización (primaria,
12

secundaria y terciaria) y de las estrategias de prevención y reducción de la misma, así como del
conjunto de respuestas sociales, jurídicas y asistenciales tendientes a la reparación y reintegración
social de la víctima.

La victimología es una transdisciplina encargada de estudiar los efectos que le genera en las
personas un hecho delictivo, evaluando el daño y secuelas psicológicas sufridas por la infracción
penal, es decir se tiene en cuenta los tipos de victimización, su personalidad, predisposición a la
victimidad, por eso es importante trabajar en los procesos de intervención psicológica, la atención
en el maltrato infantil y la prevención en los factores de riesgo en ellos, y el prevenir la
victimización secundaria lo que incluye el acompañamiento durante el proceso judicial donde se
encuentra inmersa la víctima.

La presencia simultánea de varios factores de riesgos (sociales, familiares, psíquicos) hace que
exista un riesgo elevado en la aparición del maltrato, aunque a veces no se detecte su existencia.
En este punto juega un papel muy importante los factores de mediación y los factores
precipitantes.

Hoy día sufrimos una sobrecarga de violencia infantil, muchas veces a través de los medios de
comunicación, que debido a la magnitud a que ha llegado en términos de cifras de morbilidad,
mortalidad, humillación y daño emocional que provoca en los niños, debe ser un importante
motivo de preocupación para todos los miembros de la sociedad, y particularmente para aquellos
encargados de la salud infantil.

  La psicología desde sus diversas especialidades hace aportes diferenciales al abordaje de la


víctima, p. e. La psicología clínica con el abordaje terapéutico (Labrador, 2004) (Echeburúa, De
Corral, Amor 2002), (Finkelhor, 2005), p. e. La psicología social ha favorecido en la percepción
social del delito, victimología, testimonio (Paez y Ayestarán, 1998), ej. La psicología política en
el análisis de las relaciones de poder, la memoria histórica y los movimientos sociales; (Dorna,
2006), p. e. la psicología jurídica puede evaluar, asesorar y orientar, investigar, mediar y
reconciliar. Gutiérrez de Piñeres, (2008). Es decir, que todas las acciones de la psicología jurídica
son posibles de aplicar al especial enfoque de las víctimas.

El Estado tiene la obligación de proteger a la víctima y más cuando es un menor y en ese


sentido la Corte Constitucional ha realizado importantes precisiones al señalar: Las autoridades
13

judiciales que intervengan en la etapas de investigación y juzgamiento de delitos sexuales


cometidos contra menores deben abstenerse de actuar de manera discriminatoria contra las
víctimas, estando en la obligación de tomar en consideración la situación de indefensión en la
cual se encuentra cualquier niño que ha sido sujeto pasivo de esta clase de ilícitos.

El psicólogo jurídico deben ser expertos en el comportamiento humano ellos deben proponer
soluciones viables, eficaces y no solo con sus consecuencias jurídicas, si a darle un toque humano
a este rígido sistema judicial, debe fomentar la responsabilidad prosocial, en las personas
implicadas y también en los estamentos gubernamentales y la sociedad en general, que allá
equidad. Un psicólogo jurídico debe hacer una lectura crítica constructiva de los desarrollos
históricos conceptuales de la PJ concepto metodológicas que les permitan una fundamentación
para enfrentar críticas y cuestionamiento que les hacen a los psicólogos jurídicos, porque su papel
no es resolver aquello que se pregunta no en cuestionarlo. Evidentemente la Victimología debe
profundizar el conocimiento sobre las víctimas, sus afectaciones, su reparación, su verdad
histórica.
14

Conclusiones

En el ejercicio de nuestra carrera profesional (psicología), inevitablemente encontraremos

obstáculos y desafíos, frente a los cuales podemos hacer la vista gorda o enfrentarlos con todas

las consecuencias que impliquen. Un primer paso para enfrentar las dificultades es poder

percibirlas. Y sólo arrebatándole el espacio que la ignorancia gobierna en nuestras mentes,

podemos vencer nuestras primeras batallas que por cierto es contra nosotros mismos, contra

nuestra lata, nuestros autoengaños, nuestros pudores, nuestra mediocridad.

El maltrato infantil es un problema psicosocial que cada vez se presenta con mayor incidencia.

La preocupación de nosotros como estudiantes de psicología es no solo entender al niño si no ver

de qué manera podemos ayudarlos emocionalmente a superar el trauma sufrido. Así mismo

refiere que es difícil pretender un enfoque psicoterapéutico en la rehabilitación de estos niños,

desde la psicología es necesario recurrir a los diferentes métodos y técnicas buscando la ayuda a

estos niños.

En los casos de maltrato infantil el psicólogo en la parte jurídica es el especializado para

aplicar los conocimientos de las ciencias jurídicas y de la conducta, es el calificado para dictar un

abordaje de la situación que integra el maltrato y abuso al menor, donde podemos afirmar que el

psicólogo clínico aborda los problemas psicológicos conductuales y sociales creados por el

flagelo en el contexto donde se toma en consideración la víctima y el victimario.


15

Referencias bibliográficas

Robaina Suárez, Gloria. (2001). El maltrato infantil. Revista Cubana de Medicina General


Integral, 17(1), 74-80. Recuperado de: http://scielo.sld.cu/scielo.php?
script=sci_arttext&pid=S0864-21252001000100011&lng=es&tlng=es.

Moreno, J (2006). Revisión de los principales modelos teóricos explicativos del maltrato
infantil. Enseñanza e Investigación en Psicología, 11(2), undefined-undefined. ISSN:
0185-1594. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=292/29211205

Morales, L. & García, E. (2010). Psicología Jurídica: quehacer y desarrollo Diversitas:


Perspectivas en Psicología, vol. 6, núm. 2, julio-diciembre, 2010, pp. 237-256.
Universidad Santo Tomás Bogotá, Colombia. Recuperado de:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=67915140004

Hernández, A. (2011). Psicología jurídica iberoamericana. Capítulo 2 y 12. Recuperado


de http://bibliotecavirtual.unad.edu.co:2077/lib/unadsp/reader.action?
ppg=26&docID=10995347&tm=1479911396830

Morelato, G (2011). Maltrato infantil y desarrollo: hacia una revisión de los factores de
resiliencia. Pensamiento Psicológico, Volumen 9, No. 17, 2011, pp. 83-96. Universidad
del Aconcagua, Mendoza (Argentina) Recuperado de:
http://www.scielo.org.co/pdf/pepsi/v9n17/v9n17a08.pdf

Torres, A. (2018). Campos de actuación del psicólogo jurídico. [Archivo de video]. Recuperado
de http://hdl.handle.net/10596/21704

También podría gustarte