Está en la página 1de 10

INTRODUCCIÓN A DERECHO DE CONTRATO

La vida desde el momento mismo de la propia concepción, resulta ser un contrato, en


la que existe una obligación jurídica de parte de los progenitores, desde el punto de
vista constitucional o natural, basta con observar el Art. 37 de la Constitución de la
República, y es que cauce de la vida trae consigo manifestaciones de voluntades que
pueden culminar en obligaciones reciprocas entre dos o más personas que pueden
consistir en dar, hacer o no hacer una cosa determinada, según lo estable el Art. 1101
de código civil.

Por otro orden de idea, las fuentes voluntarias del contrato requieren ciertas
formalidades y procedimientos que optimizan su eficacia y aplicabilidad; el contrato
como vínculo de derecho forma parte de nuestra vida y se hace presente en cualquier
etapa de la misma.

En nuestro ordenamiento Jurídico, específicamente en los Arts. del 1102 al 1106 del
CC, podemos observar que los contratos de obligaciones se clasifican en sinalagmático
o bilateral, unilateral, conmutativo, a titulo oneroso, cuando se obliga a los
contratantes a dar o hacer alguna cosa, así como los gratuito en la que solo una parte
se obliga a favor de otra que no contrae obligaciones con respecto a la otra, y los
aleatorios, estos se pueden interpretar de la manera siguiente, el bilateral es aquel en
que las partes se obligan recíprocamente, el unilateral solo se obliga una de las partes
aunque pueden haber varias personas, el conmutativo, es el que se hace en conjunto,
se considera equivalente de lo que hace o da el otro cuando proviene de un suceso
incierto es aleatorio.

CLASIFICACION SEGÚN SUS REQUISITOS DE FORMA

Según las formalidades que se exigen para la validez de un contrato las podemos
clasificar en contratos consensuales, solemnes y reales.

LOS CONTRATOS CONSENSUALES, son aquellos que se forman por el solo


consentimiento de las partes contratantes, en base a que, el solus consensus obliga a
las partes. Esta se funda por el principio del consensualismo, según el cual la voluntad
resulta el establecimiento de unos de los elementos más importantes de los elementos
generales del contrato, según es indicada por el numeral a del Art. 1108 del Código de
marra, esto junto a la calidad del contratante, es suficiente para crear un convenio de
obligaciones.

1
De igual forma se establecen en el Art. 1134 del cc que para que sea válido y poder
ser revocada una convención o un contrato es necesario el mutuo consentimiento de
los que se han previamente obligado, un indicativo fehaciente de que todos los
contratos en nuestro ordenamiento jurídico contractual, es y son consensuales, a ese
respecto reza el Art. 1108 del código civil cuando dice que “Cuatro condiciones son
esenciales para la validez de una convención: 1. El consentimiento de las partes que
se obligan, 2. Su capacidad para contratar, 3. Un objeto cierto que forma la
materia del compromiso, 4. Una causa licita en la obligación.

En este supuesto, el Código Civil de la República Dominicana, nos da una definición de


lo que es el consentimiento dado en un contrato de obligaciones, por lo que se ha
establecido en el artículo 1109 del mismo código que no hay consentimiento válido si
ha sido dado por error, arrancado por violencia o sorprendido por dolo: a ese respecto
se ha pronunciado en Maestro Josserand, cuando define el consentimiento, como el
acuerdo de voluntades dado con el ánimo de crear obligaciones, señalando además
que esta definición se confunde con la definición del contrato mismo.

En cuanto al consentimiento manifestado como el acuerdo de voluntades, no se


manifiesta concomitantemente entre las partes contratantes, sino que una de ellas
dirige una oferta y el destinatario de la oferta la examina y después de examinarla la
puede rechazar o aceptar, si la acepta el consentimiento es perfecto y el contrato
queda formalizado; el ofrecimiento se puede dirigir a una persona determinada, o se
puede hacer al público y cualquier persona puede aceptarlo, aceptación que para los
fines contractuales, tiene un carácter individual y se puede hacer de cualquier forma,
si se tratare de un contrato consensual.

Sin embargo y en ciertas circunstancias, el consentimiento puede ser afectado por


error, violencia, dolo, lesión y por la incapacidad. En cuanto al error tenemos tres
categorías a saber: 1. Error obstáculo; 2. Error Nulidad y 3. Error Indiferente.

El Error obstáculo, no solo vicia el consentimiento sino que lo destruye, por ejemplo
el error que recae sobre al naturaleza de la operación, es el caso de que una persona
entendía que entregaba la cosa a titulo de arrendamiento mientras el otro contratante
entendía que la recibía a titulo gratuito.

En cambio el error puede ser relativo a la Existencia o la identidad del objeto, por
ejemplo una persona cree que compra una pieza de vehículo original cuando en
realidad lo que le han vendido es una pieza de la denominada carabelita.

Otro de los vicios del consentimiento es la violencia: esta resulta ser la compulsión
ejercida sobre una persona, para obligarla a celebrar un acto, de forma que queda
isofacto viciado el consentimiento. Así Constituye un vicio del consentimiento, cuando
es injusta y de naturaleza tal que pueda impresionar a una persona razonable. Existe
la violación mora y la violencia física. La violencia vicia el consentimiento, afecta a

2
todas las convenciones y las declaraciones de voluntad unilaterales, puede provenir de
un contratante o de un tercero.

El Art. 1112 del Código Civil nos dice que “Hay violencia, cuando esta es de tal
naturaleza, que haga impresión en sujeto de sano juicio, y que pueda inspirarle el
temor de exponer su persona o su fortuna, a un mal considerable y presente”. En esta
materia hay que tener en cuenta la edad, el sexo y la condición de las personas.

De igual forma tenemos al Lesión como vicios del consentimiento: este el perjuicio
que se experimenta por la celebración de un contrato conmutativo, cuando por causa
de un error de apreciación o bajo la presión de las circunstancias, se acepta cumplir
una prestación de valor superior al de la que se recibe. La lesión solo vicia de nulidad
ciertos contratos; Ej la venta de un inmueble, tal y como reza el Art. 1674 del código
de marra cuando dice “Si el vendedor ha sido lesionado en más de las 7/12 partes en
el precio de un inmueble, tiene derecho a pedir la rescisión de la venta, aunque haya
renunciado expresamente a esa facultad en el contrato, o declarado que hacia
donación de la diferencia de precio”

Y por ultimo tenemos El Dolo, este caso son las maniobras empleadas por una parte
de los que han contratado, con el fin de engañar a la otra y determinarla a otorgar un
acto jurídico. Se llama así a todo engaño cometido en la celebración de los actos
jurídicos.

Este puede ser de dos tipos a saber: el Dolo incidente: que es el que sin determinar a
una persona a que otorgue un acto jurídico, la lleva empero a aceptar condiciones más
onerosas. Y el Dolo principal: que es el que ha viciado la voluntad de una persona
cuando esta a otorgado un acto jurídico.

En otro orden de idea, la Incapacidad: es la ineptitud para gozar de un derecho y asi


lo ha dispuesto el Art. 489 del CC, de modo que la Incapacidad de goce que tienen
algunas personas, Ej. Las personas condenadas a penas criminales perpetuas, son
incapaces de disponer y recibir a titulo gratuito, o para ejercerlo por sí mismo, o sin
asistencia o autorización. Los principios generales que denomina la capacidad, es que
la misma constituye la regla y la incapacidad la excepción, del mismo modo que los
imbéciles y los declarados enajenados mentales.

DE LAS EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES

Las obligaciones se pueden extinguir de diferentes maneras: a) Por el pago; b) por


consignación; c) por la compensación, d) Por la Confusión; e) Por la Novación; f) Por la
condenación; g) Por Extinción de la cosa debida.

El pago es el cumplimiento de lo que uno se ha obligado a dar o hacer. Cuando la


obligación es de hacer, consiste en hacer la cosa que uno se ha obligado. Cuando la

3
obligación es de dar consiste en la traslación de la propiedad y la entrega del precio
acordado, en este caso no hay extinción de las obligacio0nes, en vista de que de han
realizado los pagos en el tiempo acordado y se ha entregado la cosa.

LOS CONTRATOS SOLEMNES, estos son aquellos en que la ley misma establece, que
para que la prueba sea más solida y para evitar la excesiva multiplicación de estos
contratos, obligas a las partes contratantes a que recurran a los consejos de una
persona competente.

Estos exigen, además del consentimiento, un requisito que debe estar presente en
todos los contratos, una formalidad que sin su cumplimiento el contrato carecería de
validez: forma dat ese rei. La formalidad exigida para su validez consiste no
solamente en la intervención de un notario, sino en la redacción de un documento
debe ser por escrito.

Los Hermanos Mazeaud, dicen que los redactores del Código Civil previeron cuatros
contratos solemnes, de modo que las formalidades exigidas para su validez, consiste
en la redacción de un documento por escrito, redactado y notariado por un notario de
los del numero del domicilio de los contratantes. Esos pueden ser la convención
matrimonial, la donación, la constitución de hipoteca y la subrogación convencional
consentida por el deudor.

1. La convención matrimonial es la que regula la suerte de los bienes de los


esposos durante el matrimonio. Dentro de los regímenes tipos preestablecidos en
el Código Civil es preciso señalar: 1º el régimen de la comunidad legal; 2º el
régimen dotal y 3º el régimen de separación de bienes.

2. La donación implica un contrato mediante el cual una persona llamada donante,


sin recibir ninguna contraprestación, prefiere en vida los derechos que tiene sobre
una cosa en beneficio de otra persona llamada donatario. Las donaciones por causa
de muerte contenidas en un testamento escapan a las presentes previsiones.

El art. 931 del Código Civil dispone de manera expresa que todo acto que contenga
donación entre vivos se hará ante notario, en la forma ordinaria de los contratos,
protocolizándose, bajo pena de nulidad.

3. La constitución de una hipoteca convencional se encuentra sometida al requisito de


la redacción de un documento notarial, según lo dispone el art. 2127 del Código Civil.
Debemos recordar que la hipoteca es un derecho real accesorio que tiene por finalidad
garantizar el cumplimiento de una obligación.

4
4. La subrogación convencional consentida por el deudor no es más que una de las
clases de subrogación previstas en el art. 1250 del Código Civil. La subrogación
consiste en la sustitución de una persona por otra en una relación de derecho. Esta
puede ser legal o convencional. La primera existe de pleno derecho en los casos
establecidos por el art. 1251 del Código Civil; la segunda se produce mediante un
acuerdo entre el tercero y el acreedor, o entre el tercero y el deudor. La subrogación
convencional consentida por el deudor debe realizarse mediante acto autentico por
ante notario.

Otra distinción de los contratos radica en el interés mutuo acuerdo y los contratos
de adhesión debemos considerarlo desde el punto de vista del legislador y desde el
punto de vista de la jurisprudencia.

CONTRATOS COLECTIVOS Y CONTRATOS INDIVIDUALES

Existe contrato individual, cuando solo obliga a las partes que hayan dado su
consentimiento, por si misma o por medio de sus representantes legales o ad-litem; y
los contrato colectivo, son aquellos contratos en que el principio del efecto es
relativo a las convenciones acordadas y se obligan todas las personas, aunque en
ciertas circunstancia no haya sido necesario su consentimiento.

Un contrato no se convierte en colectivo porque intervengan en el un gran numero de


individuo; sigue siendo individual por muy plural que sea el numero de las parte desde
el momento en que cada una de ellas deba dar su consentimiento para quedar
obligada; Una venta consentida por varios copropietarios, o una participación entre
herederos, son incontestablemente, los contratos individuales pueden ser plurales.
para que la operación se convierta verdaderamente en colectiva, es preciso que
arrastre a una colectividad, abstracción hecha del consentimiento individual, dado
directamente o por procurador o mandato, de cada uno de los miembros de esta
colectividad.

CLASIFICACIÓN DE LOS CONTRATOS SEGÚN SU CONTENIDO

Estos se clasifican en: contratos sinalagmáticos y contratos unilaterales; contratos


conmutativos y contratos aleatorios; y contratos instantáneos y contratos sucesivos.

Los Contratos sinalagmáticos y unilaterales, crean reciprocidad de obligaciones


entre las partes contratantes mientras que otros solo originan obligaciones con cargo
de una de las partes contratantes. De ahí la diferencia entre los contratos
sinalagmáticos o bilaterales y los contratos unilaterales, de modo que dice el Art.
1102 del código civil dominicano, describe el contrato sinalagmático cuando los

5
contratantes e obligan recíprocamente los unos respecto a los otros, de igual forma
nos indica el Art. 1103 del mismo código que el contrato unilateral es cuando una o
varias personas están obligadas respecto de otras o de una, sin que por parte de esta
ultima contraiga compromiso.

En los contratos bilaterales, existe una reciprocidad de obligaciones entre las partes
contratantes, ambas son al mismo tiempo acreedor y deudor, y en los unilaterales
solamente una de las partes esta obligada a cumplir con la prestación acordad. No se
debe confundir los términos acto unilateral y contrato unilateral el primero es la
manifestación de voluntad de una sola persona, ejemplo el testamento y el segundo
exige para su formación la participación de más de una persona. Ejemplo la donación.
Existen contratos unilaterales por naturaleza estos son: la compraventa el
arrendamiento, la sociedad entre otras.

Entre los contratos sinalagmáticos imperfectos son aquellos en que desde que han
nacido lo hacen como contrato unilateral, en este caso solo una parte esta obligada, y
solo al momento de la ejecución surge esa obligación a cargo de la parte que se a
obligado, Ej. el contrato de deposito en sus inicios es unilateral, porque solo le
compete al depositario, pero si este a incurrido un gastos para la conservación de la
cosa surge una obligación a cargo del depositante consiste en rembolsar al depositario
los gastos incurridos.

Los contratos sinalagmáticos llevan consigo reglas que solamente les son aplicables a
estos, a saber:

A) En cuanto a probar su existencia: indica el art. 1325 del código civil que “los actos
bajo firma privada que contengan convenciones sinalagmáticas solo será valido cuando
se haya hecho en tantos originales como interés distintos posea que es bastante un
original cuando las partes posean un mismo interés”. es necesario que cada acreedor
tenga la prueba de su derecho, cuando surge esto no será objeto de nulidad del
contrato queda privado en su fuerza probatoria.

El contrato de seguro es sinalagmático ya que crea obligación tanto para el asegurador


como para el asegurado pero según el articulo 32 de la ley 136 sobre seguros privados
dice que e el documento que constituye el contrato solo esta sometida la firma del
representante legal no exige la firma del asegurado en el articulo 39 de la misma ley
expide que cualquier póliza previamente se haya producido una solicitud de seguro.

B) En cuanto a los riesgos: cuando una obligación contractual no puede ejecutarse y se


das por circunstancias extrañas al deudor como un caso de fuerza mayor dicha
obligación queda extinguida porque nadie esta obligado a lo imposible.

6
Cuando surge un acontecimiento con las características de fuerza mayor como lo no
predecible y lo irresistible impida que el contrato unilateral el deudor cumpla con su
obligación este se libera de la misma. Y cuando se trata de un contrato sinalagmático
con las mismas características y una de las partes también se ve afectada este se
libera de la obligación por la contra partida la otra parte también se libera de cumplir
su propia obligación.

C) En cuanto a la resolución judicial: en cualquier contrato ya sea sinalagmático o


unilateral, el acreedor de la obligación tiene todo el derecho de exigirle a sus
deudores, la prestación debida o incumplida.

D) En cuanto a la máxima romana del “non adimpleti contractus”, esto no es mas que
cuando una de las partes ha incumplido el trato, el otro puede rehusarse a hacerla
suya. Esta se sobre entiende que se da con los contratos sinalagmáticos por la
reciprocidad y obligación de los contratantes.

LAS NULIDADES

La nulidad es la sanción que ha establecido la ley, y solo alcanza a aquellos actos


jurídicos que se han formalizado sin llenarse todos los requisitos establecidos para su
validez.

De modo que cuando un acto no cumple con los requisitos de fondo o de forma para la
validez, el contrato es y debe ser declarado NULO. En una primara división que
podemos hacer de las nulidades es la siguiente: NULIDAD VIRTUAL y NULIDAD EXPRESA.
La nulidad virtual no es más que cuando el legislador establece los requisitos para la
formación de un acto jurídico pero no dispone de manera expresa cual seria la sanción
por esa violación.

Estamos frente a una nulidad expresa, cuando el legislador dispone expresamente la


nulidad, como sanción de los requisitos establecidos para la formación del contrato,
asi que es preciso señalar, que en nuestra norma procesal civil, todas las nulidades
deben ser expresadas.

El Artículo 37 de la ley No. 834 de 1978 dispone que ningún acto de procedimiento
pueda ser declarado nulo, por vicio de forma si la nulidad no esta expresamente
prevista por la ley, salvo en caso de incumplimiento de una formalidad substancial o
de orden publico. Pero aun en estos casos es preciso que el que invoca la nulidad
pruebe el agravio que ella le causa.

7
En una segunda clasificación de las nulidades, tenemos las ABSOLUTAS y las
RELATIVAS, estas nulidades deben ser pronunciadas por un Juez, previo sometimiento
por la parte que entiende que ha sido perjudicado.

Las nulidades absolutas son aquellas que están fundamentadas en el orden público y
en las buenas costumbres y tienen por finalidad la protección de la sociedad. Mientras
que las nulidades relativas son aquellas dictadas por la protección de los particulares.

Se admite que la violación a los requisitos de fondo para la validez de los contratos se
encuentra sancionada con la nulidad absoluta, mientras que los requisitos de forma
para la validez de un contrato se encuentran sancionados por la jurisprudencia de la
nulidad relativa.

Cualquiera de las partes contratantes tiene calidad para invocar una nulidad absoluta.
Esta calidad también se le reconoce a cualquier tercero que justifique tener un interés
jurídico; es decir un interés que guarde relación intima con la causa de la nulidad.

Las nulidades absolutas no son susceptibles de confirmación por que, en primer lugar,
el orden público que les sirve de fundamento lo impide, en segundo lugar, porque
como puede ser invocada por cualquier interesado, la renuncia que haga un
contratante no surtirá ningún efecto.

ACCION DE NULIDAD RELATIVO Y ACCION DE NUELIDAD.

La regla general que establece el Art 2262 del Código Civil de que las acciones se
extinguen por prescripción se aplica a las acciones en nulidad.

La acción de nulidad absoluta prescribe en la Republica Dominicana en el plazo de


veinte años de conformidad con el artículo 2262 del Código Civil. Esto se justifica por
que las prescripciones veinteñal de las acciones jurídicas descansa sobre
consideraciones de piden publico.

La acción en nulidad relativa prescribe en nuestro país a los cinco años de


conformidad con el Art. 1304 del Código Civil, tal como fue modificado por la ley No.
585.

EFECTOS DE LA NULIDAD

Las nulidades relativas y las nulidades absolutas producen los mismos efectos. Estos
efectos son: 1. El contrato decae por completo y 2. La nulidad obrar
retroactivamente.

8
Cuando se produce la nulidad por que EL CONTRATO DECAE POR COMPLETO, esta
obligación desaparece por completo, en vista de que la nulidad que afecta el
contrato, es la consecuencia por la cual desaparece una obligación nacida de los
contratos. Poco importa que sean obligaciones principales u obligaciones accesorias. A
ese respecto ha dicho ell Art. 900 del Código Civil cuando plantea que “toda
disposición entre vivos o testamentaria, se tendrán como no escritas las condiciones
que sean imposibles y aquellas que son contrarias a la ley y a las buenas costumbre”.
Por su arte el Art 1172 del mismo condigo posee toda la condición de una cosa
imposible, o que sea en contra de las buenas costumbres, o que este prohibida por la
ley, es nula toda convención que de ella dependa.

Se puede observar como el código civil da una diferencia de tratamiento en cuanto a


las condiciones ilícitas, pues en el Art. 900 simplemente considera no escritas esas
cláusulas ilícitas, el 1172 sostiene la nulidad del contrato.

Cuando la nulidad que afecta a un contrato de compra-venta de un inmueble consista


en una lesión previamente demostrada, el Art 1681 del Código Civil dispone que en
caso de que se admita la rescisión, tiene derecho el comprador, o a devolver la cosa
tomando el precio que haya pagado, o a quedarse con el predio, pagando el
suplemento de su gusto valor, bajo la deducción de la décima parte del precio total.
El tercer poseedor tiene el mismo derecho salvo accionar en garantía contra su
deudor.

Cuando la NULIDAD OBRE RETROACTIVAMENTE, esta es quien domina bajo sus efectos
tanto la nulidad absoluta como la nulidad relativa. La sentencia que verifica la nulidad
es declarativa; verifica una nulidad que ah existido siempre de un contrato que nunca
ah ni producirá efectos jamás. Hasta que se produzca el fallo existe una apariencia de
contrato, pero al haber sido destruido esa apariencia con la nulidad, nada subsiste del
contrato. La retroactividad produce efectos tanto con respecto a las partes
contratantes como con respecto a los terceros.

Sin embargo, cuando entre las partes exista un problema, en cuanto a la


retroactividad y es cuando las obligaciones nacidas de los contratos han sido
cumplidas y/o realizadas. En este caso cada uno de las partes participantes en la
celebración del contrato deberá restituir a la otra lo que ha recibido y dejar las cosas
en el estado en que estaban. Pero existen obligaciones ya cumplidas que como no se
pueden restituir la otra parte recibe una indemnización por ellas.

INTERPRETACION DE LOS CONTRATOS

Necesidad de interpretar los contratos. Interpretar un contrato no es mas que


determinar el sentido y alcance de las cláusulas que contiene lo cual no puede ser
abandonado a la voluntad de las partes. Los redactores del código civil trazaron
algunas reglas relativas a la interpretación de los contratos en los arts. 1156 al 1164.

9
Es frecuente que dentro de un contrato se pueda encontrar oscuridad, ambigüedades
e imprecisiones, y estas son razones suficientes para su modificación, en vista de que
se trata de determinar con claridad meridiana, las obligaciones de cada una de las
partes.

En la Reglas de interpretación se debe averiguar, cuales son las comunes intenciones


de las partes. El juez de nuestro derecho que interpreta debe de llegar a través del
contrato a las verdaderas voluntades de cada uno de los contratantes. Si el contrato
es un acuerdo de voluntades, pues la clave esta en descubrir por el juez cuales fueron
en principio esas voluntades por las cuales se obligaron.

CARÁCTER DE LAS REGLAS DE INTERPRETACION

Las disposiciones contenidas de los Art 1156 al 1164 son simple recomendaciones que
aporta el código civil a los jueces cuya violación no esta sujeta al control de casación.
En este caso los jueces simplemente tienen una forma, modelo o patrón de como
realizar la interpretación.

En la interpretación de los contratos que tienen los jueces, estos poseen un poder
soberano, pero hay que plantear hasta donde es que llega dicho poder.

La intervención de la jurisprudencia en la interpretación de los contratos se


manifiesta en dos aspectos importantes: la errónea calificación y la desnaturalización.

La errónea clasificación: No importa que carácter de contrato le hayan dado las partes
contratantes si es una errónea calificación del tipo de contrato, los jueces tienen el
compromiso de dar la aclaración en cuanto al tipo de contrato en el que ellos se
obligaron.

La desnaturalización: No obstante el poder soberano de que disponen los jueces de


fondo para interpretar los contratos, ese poder se encuentra limitado por la presencia
de un texto claro y preciso, el cual no tiene que ser interpretado sino pura y
simplemente aplicado. No les es permitido a los jueces de fondo interpretar las
convenciones cuando ellas son claras y precisas.

Existe desnaturalización y errónea interpretación de los hechos cuando los jueces de


fondo alteran el sentido claro y evidente de los hechos y documentos de la causa, y en
vista de esa alteración deciden el caso en contra de una de las partes; o cuando el
tribunal no apoya su decisión en los documentos sometidos al debate.

También existe desnaturalización cuando se atribuye a las cláusulas de un contrato un


alcance mayor o distinto al que realmente tiene.

10