Está en la página 1de 5

Análisis interpretativo.

Primer movimiento:

En este primer movimiento, vamos a tener primeramente muchos problemas técnicos


referidos sobre todo a la igualdad de articulación y calidad tímbrica del sonido.
El primer motivo que aparece en el tema a, justo en la entrada del trombon:

En este primer pasaje, rítmicamente tenemos que tener cuidado con no atresillar la
semicorchea, darle a la semicorchea su valor, y no alargarla. Este pasaje debe ser
interpretado en fortísimo, pero manteniendo una calidad buena de sonido. Los puntos de
staccato, deben de ser claros y rítmicos, y con buena presión de aire para que tengan todos
la misma calidad sonora.

Este segundo motivo es totalmente contrastante de el anterior, es piano, el silencio de


negra, hay que hacer una buena respiración y hacerlo muy cantabile, y todo hacerlo más
legato, que se note el contraste total entre el primer motivo y este.
Esta siguiente parte, es una parte progresiva, donde en dos ocasiones se repite el primer
motivo, hay que tener cuidado y hacer un crescendo muy progresivo, sin llegar a rajar el
sonido en las dos blancas acentuadas, siempre pensando en hacerlo como lo cantarías.
Dentro de la interpretación, evitar la respiración después del Re bemol, debido a que una
respiración ahí podría hacer perder la sensación progresiva que se está llevando a cabo.

Este motivo final del tema A, va a tener las siguientes dificultades técnicas e interpretativas,
primero, la respiración después del sol becuadro ligado a el sol corchea, imprescindible
respirar ahí, para más tarde, poder lograr el salto de octava de si bemol a si bemol. Tras
este salto, el siguiente problema técnico que vamos a tener va a ser las siguientes
semicorcheas en sentido descendente, que normalmente nos va a dar problemas la
articulación en staccato y va a salir muy sucia la bajada, para eso se procurará mantener
una embocadura firme y una articulación cómoda para poder realizar el motivo claramente y
con rapidez

Estos problemas de este tema A serían los problemas mayoritarios de todo este primer
movimiento.

En la siguiente imagen tenemos toda la parte del puente, en el cual vuelve a aparecer varias
veces el motivo que aparecía en el tema A de blanca ligada a corchea con puntillo,
semicorchea y tresillo de corcheas. Técnicamente hay que tener cuidado entre los
compases 72 y 76, entre estos compases aparece el arpegio de Sol bemol repartido en
tresillos de corchea, técnicamente es muy recomendable ejecutarlo en la 5º posición de la
vara dado que no hay que hacer movimientos
bruscos en ese pasaje. El retardando del compás 83, es recomendable que sea progresivo,
que el retardando se produzca más cercano a las últimas 4-5 notas.
Este pasaje, que es el tema B, un tema más cantabile, buscaremos un sonido bonito y
limpieza en los saltos que aparecen de 4º, 6º,etc. Aunque aparezcan respiraciones entre
ligaduras entre el 99 y el 101, hay que realizarlas tal y como aparecen para así conseguir un
buen fraseo y gran calidad del sonido.

En toda esta parte final del primer movimiento, que en este caso es el puente entre el tema
B y la cadencia, la cual dividiremos en dos partes, encontraremos las siguientes dificultades
técnicas y expresivas.
Entre los compases 102 y 118, los cuales llamamos puente 1 en el apartado anterior, vemos
que es una parte donde predominan los tresillos, por lo que hay que tener cuidado con no
correr los tresillos, sobre todo en los compases 111 y 115, donde los tresillos aparecen
como una negra y una corchea.
También deberemos hacer mucho caso a los matices, los cuales son muy contrastantes
entre el piano y el fuerte, y eso siempre hay que remarcarlo mucho, dado que para que se
produzca el efecto deseado siembre se realizará el piano mucho más piano y el forte mucho
más forte para conseguir el efecto adecuado.

Respecto a la segunda parte de este puente, entre el 119 y el 130, cabe destacar los trinos
del compás 124 y 125, aunque en esta versión no aparece, en el cambio de trino de
fa-fa#-sol, entre estas notas, se realiza una anticipación como podemos ver en esta versión:

Solo es una anotación, el análisis de versiones estará en uno de los apartados siguientes.
Cadencia y segundo movimiento.

Esta es la cadencia del primer movimiento, esta cadencia ocurre, que del 160 al 165, hay
que realizar lo que está escrito debido a que hay acompañamiento de la orquesta. A partir
del 166, se podría realizar alguna variación o alargamiento de la cadencia.

Este segundo movimiento, al ser un andante y marcha fúnebre, da oportunidad a hacer un


gran fraseo y a crear sensaciones que no nos puede dar el primer movimiento.
Técnicamente hay dos pasajes que nos podrían dar más problema debido a su tesitura
aguda y contrastante. Hablo de los compases 192-193 y 224-225. Otro problema es
aguantar las cuatro redondas finales sin respirar, para ello, en el “morendo” del compás 227,
respiraremos en los dos silencios de semicorchea para que nuestra capacidad de aire sean
la máxima posible y así poder realizar el crescendo y él disminuyendo en las cuatro blancas
sin perder calidad de sonido debido a la falta de aire.
Sobre el tercer movimiento, no realizaré un análisis técnico interpretativo dado que es una
reexposición del primer movimiento, y las dificultades técnicas y expresivas coinciden.

También podría gustarte