Está en la página 1de 76

Lecturas de edificación cristiana NÚMERO ESPECIAL

73 La elección de un cónyuge (parte II)


113 Pensamiento
114 Meditaciones breves (XXXI):

117 Epístola a los Hebreos


(capítulos 3 y 4)
133 Propiciación y sustitución
141 Anchura de corazón
143 Éxodo 21:1-6 Algunos pensamientos
144 Índice año 2014

Año 19 • N° 94 • Segundo semestre del año 2014


NOTAS ACLARATORIAS

Las citas bíblicas utilizadas en esta publicación son tomadas


de la versión Reina-Valera Revisada en 1960. Sin embargo, hay
ocasiones en que la claridad del texto requiere el empleo de
diferentes versiones, tales como la Versión Moderna u otras.
Excepcionalmente, puede ser necesaria la traducción directa
de la versión usada por el autor de un determinado artículo.
En cada caso se indicará la versión empleada.

Abreviaturas:

BAS = Biblia de las Américas


RV 1909 = Reina-Valera Revisión 1909
RVR 77 = Reina-Valera Revisión 1977
RVA = Reina-Valera Actualizada 1989
VM = Versión Moderna (H.B.Pratt,
revisión 1929)
N.T.I. Gr./Esp. = Nuevo Testamento Interlineal
Griego-Español (F. Lacueva)
VHA = Versión Hispanoamericana
(Nuevo Testamento)
__________

(M. E.) = Messager Évangélique


__________

Las citas bíblicas textuales se encuentran entre comillas: “ ”


y las citas no bíblicas entre comillas: « »

IMPRESO EN LA REPÚBLICA ARGENTINA


la elección de un cónyuge
Recopilación basada en el libro
AMOR, COMPROMISO NUPCIAL, MATRIMONIO
de E.A.B.

(Viene de la página 37 del N° 93 – Primer semestre de 2014)

La elección de un cónyuge: nuestra vida es alguien que Dios


una decisión importante nos concede. Él considera nues-
tro deseo de contraer matrimo-
(continuación) nio y tiene la respuesta adecua-
da para satisfacer tal anhelo.

A
l escribir lo que sigue, es- Dios vio que Adán estaba
pero que tengamos cla- solo. Por eso dijo: “No es bueno
ro el concepto de que que el hombre esté solo; le haré
debe ser Dios quien elija a la ayuda idónea para él” (Génesis
persona idónea para nosotros, 2:18). Adán, por sí mismo, no po-
cuando comenzamos a transitar día satisfacer dicha necesidad. El
el camino que nos lleva al matri- contexto en que hallamos este
monio. Él sabe quién será la es- relato es interesante. Los dife-
posa ideal para ti si eres varón, rentes animales habían sido traí-
o quién el esposo óptimo si eres dos ante el primer hombre y éste
mujer. No obstante, al leer la le había puesto nombre a cada
Biblia, comprobamos que Dios uno (Génesis 2:20). Entonces vio
nos muestra dos perspectivas que Dios había hecho machos y
de la cuestión que, a primera hembras. Pero, ¿qué experimen-
vista, parecen contradictorias. tó frente a esto? Es probable
que haya pensado: «Es extra-
La perspectiva de Dios ño que los animales vengan en
En este aspecto, es primor- parejas, ¡y únicamente yo estoy
dial saber que el cónyuge con solo! Soy el único que no tengo
quien habremos de compartir alguien semejante, que se ajuste

AÑO 19 - n° 94 - Edición especial para el segundo semestre de 2014 73


en esto pensad

a mi necesidad y con quien pue- VM). Tanto una esposa como


da comunicarme.» Por cierto, no un esposo son un don de Dios.
sabemos lo que pensó; aunque Oremos, pues, para asumir esto.
bien pudo haber razonado de la Deseamos insistir mucho sobre
manera que acabamos de des- este aspecto del asunto. Los
cribir. Entonces Dios le proveyó hermanos pueden confiar, ple-
lo que necesitaba. Quiso darle namente y con toda paz, en que
a Adán una mujer con la cual el Señor les dará una buena es-
éste pudiera tener comunión. E posa, y asimismo las hermanas
incluso quiso brindarle algo más: que Él les dará un buen marido.
la mujer tenía que ser su ayuda
idónea. Adán debía sentirse di-
choso con ella y, por otra parte, La perspectiva del hombre
había comprendido que la mujer El otro aspecto del asunto,
era un ser que Dios le había con- que no debemos descuidar, es
cedido (véase en Génesis 3:12 el que se refiere a nuestra ocu-
la expresión: “La mujer que me pación personal en la búsqueda.
diste”). No estamos condenados, de
Sabemos que Dios quiere ninguna manera, a permanecer
darle a la mujer el marido apro- esperando de manera inactiva.
piado y al varón la esposa apro- Tenemos la responsabilidad de
piada. Éste es un principio que buscar la persona adecuada con
siempre debemos tener muy quien constituir un matrimonio.
claro en el corazón. Dios no nos Hasta donde sabemos, nun-
abandona a nuestra suerte; po- ca ha caído del cielo algún pa-
demos confiar plenamente en Él pel que nos diga expresamente
y estar seguros de que al varón con quién debemos casarnos. Y
le dará la esposa conveniente y esto no cambiará. Tampoco re-
asimismo a la mujer el marido cibiremos de manera repentina
conveniente. Salomón, el sabio un correo electrónico en que
predicador, dijo: “Casa y rique- hallemos escrito el nombre de la
zas se heredan de los padres; persona con quien contraer ma-
mas de Jehová viene la mujer trimonio. Por cierto, estas cosas
prudente” (Proverbios 19:14; no suceden. Es necesario, pues,

74
amor, compromiso nupcial, matrimonio

«hallar» en la Biblia todo lo que ve el hecho de que Dios obra, y


se relacione con el tema de la la otra resalta nuestra responsa-
elección de un cónyuge. Por bilidad. Las dos no se contradi-
ejemplo, los siguientes textos cen, en absoluto; por el contra-
del libro de los Proverbios: “Mu- rio, se complementan.
jer virtuosa, ¿quién la hallará?” En otro contexto, David es-
(31:10). “Hombre de verdad (o: cribió: “Una cosa he demanda-
fiel), ¿quién lo hallará?” (20:6). do al Señor, esta buscaré” (Sal-
“El que halla esposa halla el mo 27:4). Buscar implica la idea
bien” (18:22). de fijarse una meta y esforzarse
Para hallar es necesario bus- por alcanzarla.
car; y ésta es nuestra responsa- Por un lado, le pedimos algo
bilidad. Por ejemplo: al principio al Señor, y por otro debemos es-
del libro del Éxodo, leemos que forzarnos para obtener lo que
“un varón de la familia de Leví, le hemos pedido. ¡No debemos
fue y tomó por mujer a una hija permanecer con las manos cru-
de Leví” (2:1). Vemos que ese zadas! La oración juega un pa-
hombre no esperó, sencilla e pel decisivo en el momento de
impasiblemente, que sucediera escoger una esposa o un espo-
alguna cosa extraordinaria. No, so. De otra manera, ¿cómo po-
él se movilizó, se mostró activo dríamos conocer la voluntad del
en el asunto. Señor al respecto? No obstante,
También leemos cómo obró ¡también es necesario que ac-
el siervo de Abraham, quien de- tuemos nosotros mismos!
bía buscar una esposa para Isaac
(Génesis 24). Dios mismo había En la Biblia vemos traza-
preparado todo de antemano; das dos grandes líneas que,
ya había destinado a la mujer a menudo, corren paralelas.
con quién se casaría Isaac. Sin Por un lado vemos la inter-
embargo, nada habría sucedido vención de Dios obrando en
si el siervo no hubiera salido a su gracia: Él nos da una espo-
buscar a la joven. sa o un esposo. Es, pues, nece-
Distinguimos, pues, dos sario orar intensamente con
perspectivas: una pone de relie- este fin. Por otro lado debe-

75
en esto pensad

mos asumir nuestra responsa- mira con sus grandes ojos, él se


bilidad. Procuramos hallar la emociona, su presión sanguínea
esposa o el esposo que Dios sube y su corazón late más fuer-
ha destinado para nosotros. te; se enamora, como se dice.
La decisión que tomemos al Una joven ve en la playa a
respecto tendrá consecuen- un joven bronceado, de aspecto
cias trascendentales. Toca lo imponente, que luce una barba
más profundo de nuestro ser. de tres días y torso atlético. La
Si lo sentimos así, seremos chica se queda embelesada. El
tanto más cuidadosos en este joven le dirige la palabra. Enton-
asunto y oraremos con mayor ces ella siente que su corazón
intensidad. se acelera y sus sentimientos se
disparan.
Errores posibles ¡Cuidado, queridos amigos!
Cuando sucede esto —y esto
¿Cómo hacer para casar- puede ocurrir muy rápido— es
se “en el Señor”, tal como el necesario encender todas las
apóstol Pablo lo señala en 1.a alarmas. Piensen en esto: estar
Corintios 7:39? ¿Qué condicio- enamorado es bueno; pero, es-
nes se requieren? Comencemos tar enamorado genuinamente
señalando algunos errores. Por con el verdadero amor de parte
desgracia, se pueden cometer de Dios es algo totalmente dis-
muchas faltas al buscar un cón- tinto. El amor a primera vista
yuge. Ciertos escollos no se ven no es confiable; se lo puede
a primera vista y pueden provo- comparar a un diagnóstico
car el fracaso. médico basado en un apretón
de manos. Una persona seria
Seis escollos jamás confiaría en algo así.
Cierta vez, alguien dijo que
Primer escollo el verdadero amor tiene por lo
Confundir las «cosquillas» menos un 50% de lugar en la
en el vientre con el amor. cabeza, donde la sensatez juega
Un joven ve a una joven bella un papel muy importante. Y que
y muy simpática. Cuando ella lo cuando alguien «sólo» está ena-

76
amor, compromiso nupcial, matrimonio

morado, los sentimientos juegan En este punto, puedes ha-


un papel del 100% en el asunto. cer un balance a título personal.
Pero los sentimientos no dirigidos Toma una hoja de papel y escri-
por Dios, por bellos que sean, no be en ella, con sencillez y since-
constituyen una base sólida para ridad, cuáles son las característi-
fundar un matrimonio. No pode- cas y las particularidades que te
mos confiar en ellos. parecen buenas e importantes
que desearías hallar en tu futura
Segundo escollo esposa o tu futuro esposo. Lue-
En el asunto de la elección go verifica, desde un punto de
de una esposa o de un esposo, vista crítico, si lo que consideras
es muy peligroso dejarse influen- esencial son sólo las cosas exte-
ciar demasiado por las cosas ex- riores. No digo que tales cosas
teriores. A menudo, el hombre no sean importantes. Por cierto,
repara en la belleza de la mujer; es necesario que tu cónyuge te
y la mujer en la posición social, la agrade y que ambos tengan in-
profesión o el dinero que tiene el tereses en común. Pero, lo esen-
hombre. También están quienes cial son sus cualidades morales.
se preguntan si a su futura es- Es fundamental que tenga inte-
posa o futuro esposo le agrada ligencia espiritual, que se carac-
la música, el deporte, los viajes; terice por el temor a Dios y viva
si es una persona activa, rubia en comunión con el Señor. Lo
o morena, etc., (y a esta lista que necesitas, pues, para consti-
fácilmente se le podrían aña- tuir tu matrimonio es hallar una
dir muchas otras inquietudes). esposa o un esposo en quien
Efectivamente, estas son buenas puedas tener un sólido punto
preguntas que uno puede for- de apoyo, para afrontar juntos
mularse; pero si las adoptamos el día en que las tempestades
como el asunto fundamental propias de la vida en este mun-
para tomar nuestra decisión, do lleguen a azotar tu hogar.
entonces estaremos dejando de
lado lo esencial. Muchos jóvenes Tercer escollo
cristianos han fracasado al cho- Puede que tú le des impor-
car contra este escollo. tancia solamente al elemento

77
en esto pensad

espiritual y no tengas en cuen- sa o tu futuro esposo. Pasa el


ta las cosas exteriores. Pero, en tiempo, y un día encuentras a
este caso enfrentas otro proble- alguien que aparentemente co-
ma. Sabes que el cónyuge ade- rresponde en todos los puntos
cuado debe provenir de Dios, y con el ideal que te has forjado.
oras intensamente por ello. Sin ¿Piensas que ante esa situación
embargo, en tu intimidad, ya podrías comportarte de mane-
te has fijado concretamente en ra objetiva? ¿Crees que podrías
alguien; ya has tomado una de- aceptar que, en esas circunstan-
cisión firme y sólo esperas la luz cias, Dios te dijera no? Mira, sólo
verde de parte de Dios. Esta es puedo aconsejarte que dejes de
una dificultad clásica en la vida lado todas esas cosas que ima-
del creyente, no sólo en el mo- ginas. En el mundo real no exis-
mento de escoger un cónyuge. te el hombre o la mujer de tus
Podríamos estar orando para sueños ilusorios. Cada persona
alcanzar cierto objetivo y, no tiene sus puntos fuertes y sus
obstante, haber tomado por an- puntos débiles. Sencillamente,
ticipado una decisión al respec- es preciso tener esto en cuenta.
to en nuestro fuero interior. Así, Cuanto más fija tengas en tu in-
sólo esperamos que Dios dé su terior la ilusión de hallar la per-
confirmación sobre aquello que sona según tu propio ideal, tan-
ya hemos decidido nosotros. to mayor dificultad tendrás para
Esto no es bueno y, en el caso hallar el cónyuge adecuado. En
de la elección de un cónyuge, todo caso, al obrar así, te expo-
tal comportamiento puede te- nes a una fuerte probabilidad de
ner consecuencias deplorables. vivir una desilusión.

Cuarto escollo Quinto escollo


Construyes un mundo de Pones tus ojos en alguien
ensueño, en el que tu cónyuge que, exteriormente, vive una
hallará la solución maravillosa a vida cristiana irreprensible. Hay
todos los problemas. Imaginas jóvenes que tienen una aparien-
de manera muy precisa cómo cia de gran piedad. Frecuentan
será la vida con tu futura espo- las reuniones cristianas, par-

78
amor, compromiso nupcial, matrimonio

ticipan en las reuniones para no recibía ninguna certeza. Una


jóvenes, ejercitan sus voces en noche, ella estaba jugando al
un coro para cantar bien en la scrabble con su hermanito y
iglesia, y se encuentran en todas de repente le vino esta idea a
partes donde haya actividad es- la mente: «Cuando me toque
piritual. Pero, ¿es eso suficiente? el turno de participar, si extrai-
Por cierto que no, si lo hacen go la ficha con la letra “S”, con
como una mera formalidad ex- que empieza el nombre Santia-
terior. Es preciso que detrás de go, será la señal de que él es
ello los tales vivan una vida au- el hombre perfecto para mí.»
téntica con el Señor. Ten cuida- Sucedió que, efectivamente,
do de no dejarte deslumbrar por ¡salió la ficha con la letra “S”!
las tradiciones. No hay nada que Pero, en lugar de darle paz, ese
objetar a las tradiciones, siem- hecho la confundió más aún.
pre que no sean un paquete Finalmente, Daniela no se casó
vacío, sin contenido. Espero que con Santiago y, con el paso
busques a alguien que camine del tiempo comprendió que su
con el Señor. Eso es, por cierto, unión hubiera sido un fracaso,
muy importante. que no habrían constituido un
buen matrimonio.
Sexto escollo Daniela no es un caso ais-
Pedir una señal de parte de lado. Hay muchos jóvenes que
Dios para estar seguro. Danie- desearían tener una señal de la
la estaba enamorada. A veces que depender para tomar una
creía haber hallado en Santiago decisión. Por lo general se basan
al hombre de su vida. Pero, el en la historia de Gedeón (Jueces
día que él le propuso matrimo- 6:36-40). Pero, Gedeón vivió en
nio, ella se sintió repentinamen- tiempos del Antiguo Testamen-
te invadida por las dudas. No to; no disponía de la voluntad
tenía ningún motivo concreto, de Dios revelada en la Biblia y
nada que objetarle a Santiago; no poseía el Espíritu Santo. Para
pero, simplemente, no sentía nosotros es un asunto diferente
paz interior. Oraba, hablaba con por completo. Tenemos a dispo-
sus padres acerca de ello, pero sición la Palabra de Dios y pode-

79
en esto pensad

mos leerla. Además, el Espíritu tad. En el matrimonio también


de Dios mora en nosotros. En el sobrevienen tempestades; no
Nuevo Testamento no hay ni un siempre brilla el sol. La luna de
pasaje que indique que hoy to- miel pasa rápido y entonces se
davía podamos esperar señales llega al fundamento. Pero, dicho
o echar suertes. Estas cosas te- fundamento no se coloca el día
nían lugar únicamente antes de en que los novios se presentan
que el Espíritu Santo descendie- para decir «sí» en la oficina del
ra a la tierra. Por eso no puedo registro civil o ante un funcio-
aconsejarte, de ningún modo, nario autorizado para celebrar
que tomes alguna decisión de matrimonios, ni el día en que
esa manera. se toma el compromiso nupcial,
ni el día en que se da el primer
Todo depende del fundamento beso, y ni siquiera cuando uno
Podemos comparar el ma- comienza a interesarse en al-
trimonio con la construcción de guien para entablar un noviaz-
una casa. Si el fundamento no go. No; el fundamento se coloca
es bueno, podrás edificar la casa mucho antes.
más espléndida que quieras,
pero ella no se mantendrá en pie. Las bases para constituir
El Señor Jesús lo dijo claramente un matrimonio feliz se deben
en la parábola en que compara al asentar muy temprano. Es
hombre prudente con el insensa- una tarea que debe comenzar
to (Mateo 7:24-27). en cuanto surge en el corazón
El insensato edificó su casa el primer pensamiento rela-
sobre la arena. Tal construcción cionado con el deseo de tener
sobre esa base no tenía ningu- un cónyuge. Ése es el momen-
na resistencia y, cuando vino la to en que se ajustan las agu-
tempestad, la casa se derrum- jas1) que marcarán el rumbo
bó. En cambio, el prudente edi- que tomará el «tren del ma-
ficó su casa sobre la roca y por trimonio», es decir, hacia la
ello pudo soportar la tempes- felicidad o hacia la desdicha.

1) Aguja: Riel movible que sirve para que el tren cambie de vía.

80
amor, compromiso nupcial, matrimonio

Naturalmente, no quiero posa para un hijo o un esposo


decir que un matrimonio que para una hija. Felizmente, esa
comienza bien, por haberse costumbre quedó restringida
constituido sobre un buen fun- al tiempo pasado, al menos en
damento, indefectiblemente Occidente. Sin embargo, todavía
terminará bien. Por desgracia, existe el peligro de que los pa-
conocemos muchos ejemplos dres u otras personas se inmis-
—ya sean bíblicos o de la vida cuyan en dicha elección. En el
cotidiana— que demuestran capítulo 2 del libro de Génesis,
que pasado cierto tiempo des- leemos que “dejará el hombre
pués del casamiento se pueden a su padre y a su madre, y se
cometer lamentables errores. Lo unirá a su mujer” (v. 24). No les
vemos en el caso de Isaac y Re- corresponde a los padres, pues,
beca. Pero, con todo, si quienes decidir con quién debe casarse
contraen matrimonio no se ha- un hijo o una hija.
llan en buenas condiciones espi- Sin embargo, los padres tie-
rituales, no ha de sorprendernos nen una gran responsabilidad al
si, en consecuencia, los proble- respecto: deben acompañar a
mas y las dificultades entre los sus hijos hasta el momento en
cónyuges surgen pronto. que éstos adquieran la suficien-
te autonomía como para seguir
¿Quién elige? el camino por sí mismos. Estarán
dispuestos a dar buenos conse-
Esta cuestión tiene que ver jos, y podrán hacerlo, si en su
con nuestra responsabilidad y hogar las cosas están bien en-
no con lo que Dios hace. Quizás caminadas.
la pregunta formulada te parez- Y, a su vez, si el joven es
ca tonta. Sin embargo, creo que humilde y sincero escuchará ta-
vale la pena reflexionar un poco les consejos. Queridos jóvenes,
sobre ella. quiero darles una recomenda-
ción de todo corazón: cultiven
¿Quién no elige? una buena relación con sus pa-
En la antigüedad, eran los dres y mantengan una actitud
padres quienes elegían una es- abierta al diálogo. Conversen

81
en esto pensad

con ellos cuando nazca en uste- sarse es algo que tiene grandes
des el deseo de elegir un cón- y trascendentales consecuencias
yuge. No obstante, es muy claro como para dejar que alguien se
que, en última instancia, la de- inmiscuya en el asunto o para
cisión la deben tomar ustedes y ser negligente. Debe ser tu de-
no sus padres. cisión; no la de otros.
Otras personas (por ejemplo,
amigos creyentes o un herma- El papel del hombre
no que tiene el don de pastor), y el de la mujer
pueden llegar a dar buenos con- ¿Hemos logrado responder
sejos, pero no les corresponde a la pregunta: «¿Quién elige?»
a ellos tomar la decisión. Guár- Podemos decir sí y no. La res-
dense de las personas proclives puesta correcta es: ¡elige tanto
a fomentar vínculos nupciales. el hombre como la mujer que
Éste es un peligro del que hay se unirán en matrimonio. Sin
que cuidarse, y más aún si uno embargo, hay una diferencia.
ya es mayor. Dichas personas or- En la Biblia hallamos una serie
ganizan encuentros a espaldas de ejemplos en los que es el
del joven y la joven que quieren hombre quien toma a una mu-
unir, rumorean e idean planes jer por esposa (Amram, el padre
secretos para que los dos se re- de Moisés y de Aarón, tomó por
lacionen. En ciertos casos muy mujer a Jocabed). En casi todos
particulares esa intervención dio los casos, el hombre toma la
buen resultado; pero, por lo ge- iniciativa. En la Palabra sólo en-
neral, sucede lo contrario. cuentro una ocasión en que, a
primera vista, parece haber su-
Es posible que el Señor cedido lo contrario. Más adelan-
alargue el tiempo de espera, o te trataré este caso.
incluso que no debas casarte. Tal vez pienses: «Pero, ¿no
En todo caso es necesario que acaba de decirme que los dos
permanezcas en una actitud eligen?» Respondo: sí, los dos
abierta a todas las opciones en eligen; pero, de manera diferen-
cuanto al camino que el Señor te. La directiva que hallamos en
te señale. Decidir con quién ca- las Escrituras es la siguiente: en

82
amor, compromiso nupcial, matrimonio

la búsqueda, el hombre toma la gobierne su conducta y espe-


iniciativa y la mujer espera la so- rar confiadas en el Señor. En
licitud de parte del varón. Está esto tendrán la aprobación
claro que, en el mundo de hoy, de Dios. Y ustedes, jóvenes
las cosas suceden en el sentido varones, al menos deberían
contrario. Puede que te parezca comportarse con mucha pru-
anticuado o que procede de una dencia si una chica toma la
mente estrecha expresar que iniciativa y les insinúa comen-
sólo al hombre le corresponde zar una relación.
pedir en matrimonio a una mu-
jer. En la actualidad, la petición ¿Es, pues, una ventaja ser
de matrimonio la formula tanto varón? En un sentido sí. No obs-
el hombre como la mujer. Pero, tante, la joven también puede
con toda convicción, creo que el buscar. Pero lo hará de manera
hecho de que el hombre tome pasiva, sin que nadie lo note.
la parte activa en la petición es Sería algo fatal si una joven pen-
más que una buena tradición; es sara en ello y dijera: «Yo espero
un principio sano y bíblico. sencillamente a aquel que el Se-
ñor me enviará. Entonces ante
Hoy, debido a las relacio- el primer pedido de matrimonio
nes tan laxas que se entablan que me formulen, aceptaré in-
entre los jóvenes, a menudo mediatamente.»
no se discierne con claridad si Una joven creyente puede
fue el varón o la mujer quien formarse una idea muy clara
realmente tomó la iniciativa. acerca del hombre que Dios le
Gran parte de las chicas son ha destinado y, en consecuen-
muy listas, de manera que ni cia, orará intensamente por ello.
siquiera se hace evidente has- Como hermana en Cristo, tienes
ta qué punto ellas tomaron la responsabilidad de examinar
la iniciativa y de qué medios todo pedido matrimonial que te
se valieron para lograr su expresen con seriedad, para ver
cometido. A pesar de esto, si efectivamente corresponde
queridas jóvenes, ustedes con la voluntad de Dios. Tú no
deberían dejar que la Biblia puedes dejarle toda la respon-

83
en esto pensad

sabilidad al hombre; aunque, La historia es demasiado pura y


por cierto, él deba asumir la que bella como para admitir seme-
le atañe como varón. Pero, en jante pensamiento, ni siquiera
todo caso eso no quita en ab- si esas tretas hubieran podido
soluto la responsabilidad que subyacer de manera auxiliar.
recae sobre ti. ¡Rut tenía a Dios de su lado! Si
Consideremos ahora el juzgamos correctamente este
ejemplo bíblico que —como dije caso excepcional, llegaremos
en un párrafo anterior— parece efectivamente a las siguientes
mostrar lo contrario acerca del cuatro conclusiones:
papel del varón. Me refiero al 1. Este relato tiene un sig-
caso de Rut y Booz. Menciono nificado profético y no puede
este ejemplo porque a menudo ser aplicado punto por punto a
lo citan quienes intentan justifi- nuestro tiempo.
car que la mujer tome la iniciati- 2. Tanto Noemí como Rut
va. De hecho es una circunstan- eran mujeres espirituales, y lo
cia notable que, no obstante, habían demostrado. Más ade-
confirma la regla. En el capítulo lante, Booz dijo expresamente
3 del libro de Rut leemos que que Rut no había ido en busca
esta joven siguió el consejo de de los jóvenes (3:10). Vemos,
su suegra. Así, pues, Rut fue al pues, que no fue tras los jóvenes
lugar donde Booz estaba dur- para cautivar a alguno.
miendo, y lo hizo con un ob- 3. Frente a Booz, Rut se
jetivo determinado: ella quería comportó con prudencia y dis-
que Booz la tomara por esposa. creción. Le habló abiertamente
El riesgo de que la echaran de pero de manera muy delicada.
allí era muy real. Sin embargo, 4. Cuando Rut le habló a
la joven hizo lo que su suegra Booz, éste tomó la iniciativa de
le indicó. Y esto ¿habrá sido inmediato y preparó todo lo ne-
un ardid tramado por mujeres cesario para el casamiento. No
sagaces? ¿O acaso una celada le encargó esa tarea a Rut.
tendida de común acuerdo en- Claramente, no podemos
tre Noemí y Rut para atrapar a valernos de este relato para
Booz? No, de ninguna manera. deducir que las mujeres deban

84
amor, compromiso nupcial, matrimonio

tomar la parte activa en la bús- Biblia. Ella nos da indicaciones


queda del mismo modo que los importantes, pero sin dar preci-
varones. No es el precepto que siones en cuanto a la edad. La
hallamos en este pasaje. Tam- Palabra nos enseña que antes de
poco podemos utilizar dichos ocuparnos activamente en este
versículos para avalar el hecho asunto es necesario poseer cier-
de que las madres ambiciosas ta madurez. Dios dijo: “Dejará el
intenten ayudar de esa manera hombre a su padre y a su madre,
a sus hijas para que éstas en- y se unirá a su mujer, y los dos
tablen relaciones espléndidas. serán una sola carne” (Génesis
Esas prácticas, ¡casi siempre co- 2:24; Efesios 5:31). Es precio en-
sechan fracasos! tender bien esta declaración.
Por lo general, en la bús-
queda de la persona adecuada Madurez interior
para fundar un matrimonio, En primer lugar, es impor-
vemos que el varón asume el tante notar que se habla de
papel activo; aunque es verdad un hombre y de una mujer. El
que —en ciertos casos particu- momento apropiado para in-
lares— tampoco se puede ex- teresarse en tener un cónyuge
cluir por completo la posibilidad es, pues, al menos cuando los
de que la mujer deje de lado su jóvenes se han desarrollado y
rol pasivo. Pero, por cierto, esto han llegado a ser hombres y
último sería una excepción. mujeres. Necesitan haber ad-
quirido cierta madurez interior.
La edad apropiada Ello implica que, como mínimo,
el período de la pubertad tuvo
Ahora surge esta importan- que haber pasado. La capacidad
te pregunta: ¿Cuál será la edad de procrear no significa, de nin-
apropiada para pensar en con- guna manera, que sólo por este
traer matrimonio? Esta pregun- hecho la persona esté apta para
ta, naturalmente, surge una y casarse. Para contraer matrimo-
otra vez. No esperes que yo te nio se necesita cierta madurez.
indique una edad precisa. No lo Es preciso que los jóvenes que
haré, pues tampoco lo hace la aspiran a tal vínculo tengan la

85
en esto pensad

capacidad de dejar el ámbito rido cierta madurez. Al mis-


en que crecieron hasta ese mo- mo tiempo, los padres deben
mento (el hogar paterno, en la dejar que sus hijos tomen su
mayoría de los casos) y de afron- propio camino. Por desdicha,
tar el impacto emocional que entre matrimonios de creyen-
implica el hecho de emanciparse tes jóvenes se cuentan nume-
de sus padres. Asimismo, deben rosos casos que demuestran
ser competentes como para ca- que esa situación les generó
minar por sus propios medios, una gran dificultad. El pro-
tanto en el orden material como blema se presenta desde dos
en el espiritual. ángulos: o bien porque los jó-
La relación entre padres e venes no llegan a despegarse
hijos es algo sumamente bello. del hogar paterno, o porque
Para los padres es un hecho los padres no pueden o no
muy especial ver cómo crecen quieren dejarles libertad de
sus hijos y van adquiriendo la acción a sus hijos. A veces in-
personalidad autosuficiente de cluso coexisten los dos casos.
un adulto. Y es algo aún más
bello cuando los padres mantie- Queridos jóvenes que de-
nen intacta una buena relación sean casarse, es necesario que
con sus hijos ya maduros, una tengan muy claro que al contraer
relación dichosa que, por otra matrimonio deben dejar el ho-
parte, los hijos disfrutan recípro- gar paterno, tanto en el orden fí-
camente con sus padres. sico como en el material y, sobre
todo, en la faz emocional. Como
La relación entre hijos y matrimonio, ustedes constitui-
padres, por preciosa que sea, rán una unidad emancipada de
un día deberá dar lugar a otra: sus padres. Por supuesto, ello no
la que se establece entre un quiere decir que la relación entre
hombre y una mujer. Quien padres e hijos deba cesar. Uste-
se casa debe despegarse de la des continuarán amando y hon-
casa paterna. Ello presupone rando a sus padres. Tampoco
que para llevar a cabo esto quiere decir que no les puedan
los jóvenes ya habrán adqui- pedir un consejo a sus padres o

86
amor, compromiso nupcial, matrimonio

que éstos ya no puedan darles Capacidad de


más consejos. Significa que us- manifestar amor verdadero
tedes, de modo fundamental, En tercer lugar, es necesa-
formarán un nuevo núcleo fa- rio tener la capacidad y la dis-
miliar. Y, al hacer referencia una posición de manifestar el amor
vez más a esto, es preciso insistir verdadero siempre. Para poner
en el hecho de que deben ser en práctica esto, a menudo los
capaces de constituirlo. varones son los que, justamen-
te, necesitan más tiempo que
Capacidad de las mujeres. Pensar que la rela-
asumir responsabilidades ción sexual es lo más importan-
En segundo lugar, es im- te en un matrimonio es un gran
portante que ustedes puedan error. Pero muchos se dejaron
tomar decisiones privativas del arrastrar por este error y arrui-
nuevo hogar que habrán de naron sus vidas. La Biblia dice
fundar, decisiones tanto de or- con toda claridad que el hom-
den intelectual como espiritual. bre debe unirse a su mujer. A
Deben tener la capacidad de primera vista, la palabra original
asumir responsabilidades y, ade- traducida como “unirse” puede
más, estar dispuestos a asumir- parecer extraña. También puede
las. Si, como matrimonio joven, ser traducida como “adherirse”
engendran hijos, deben tener la o “soldarse” o “formar una sola
capacidad de criarlos; y esto no planta”. Los cónyuges forman
sólo implica el aspecto econó- una unidad indisoluble. Se trata
mico, sino también la faz inte- de una unidad de espíritu, de
lectual y espiritual. Sus hijos no alma y de cuerpo. Dios estable-
pueden ser enseñados por niños ció el matrimonio para el hom-
o por adolescentes, y ustedes no bre y la mujer no como una co-
pueden cargar a sus padres con nexión del tipo «perno-tuerca»,
semejante tarea. La educación sino del tipo «soldadura» (que
de sus hijos es una responsabi- no se modifica ni se desintegra).
lidad que recae exclusivamente Pero, aun cuando Dios lo pre-
en ustedes. Y para ello también paró así, el ser humano puede
se necesita cierta madurez. causarle daños permanentes. El

87
en esto pensad

matrimonio es una unión que varón surge el deseo de tener


no tenemos el derecho de sepa- una esposa idónea, o en la
rar. Dios no quiere el divorcio, y mujer el anhelo de tener un
aborrece el repudio (Malaquías buen esposo, ambos se de-
2:16). ben mostrar aptos y dispues-
tos para expresar dicho amor.
El «adhesivo» por medio
del cual el matrimonio viene Cuando tal amor, el verda-
a ser una unidad indisoluble dero amor, haya madurado en
es el amor. El amor es mu- tu corazón, recién entonces es-
cho más que estar enamora- tarás en condiciones de asumir
do. El amor verdadero no se con responsabilidad lo que im-
demuestra tanto mediante plican las relaciones sexuales y
palabras, sino más bien con sólo así podrás gozar realmente
hechos. El amor se manifies- de esa intimidad que está reser-
ta en la actitud de estar dis- vada para la vida matrimonial.
puestos a darse al otro. El Por eso el tiempo del noviazgo
amor significa que uno busca (un tiempo preparatorio para el
el bien del otro. El amor es casamiento) es tan importante.
la entrega de sí mismo para Más adelante trataremos este
con el otro, es comprender tema de nuevo. Ahora, queridos
al otro, dedicarle tiempo al jóvenes, quiero insistirles que
otro, interesarse uno en el piensen en esto: el matrimo-
otro, gozar de la comunión nio no es un vínculo formado
juntos, servirse uno al otro. para lograr ciertos objetivos, y
El capítulo 13 de la Primera tampoco tiene como meta pri-
epístola a los Corintios mues- mordial acceder a las relaciones
tra de manera impresionante sexuales. Por cierto, éstas tie-
cómo se exterioriza el amor. nen una parte indiscutible en el
Siempre deberíamos releer matrimonio; son un maravilloso
con atención 1.a Corintios don que Dios ha dado para el
13. El amor es «la soldadura» gozo del marido y su mujer. Pero
que mantiene la cohesión en llevar adelante un buen matri-
el matrimonio. Cuando en el monio implica más que eso.

88
amor, compromiso nupcial, matrimonio

Los peligros peligro. Hay muchos ejemplos


Ya hemos visto que el ma- de esto. Es un hecho habitual
trimonio es un vínculo que im- comprobar que, al contraer
plica vida, amor y servicio, y que matrimonio a muy temprana
ello involucra el espíritu, el alma edad, las mujeres sufren más
y el cuerpo. Si una persona no que los hombres. El momento
alcanzó cierto grado de madu- para ocuparte en trabar lazos
rez interior no será capaz de matrimoniales llegará sólo
entablar y sostener tal vínculo. cuando estés en condiciones
Pero el proceso de maduración de formar una unidad en el
es distinto en cada persona. La orden intelectual, espiritual
experiencia muestra que no son y en tu alma. Muchos matri-
muy numerosos los que reúnen monios tropiezan porque se
las condiciones para casarse an- casan siendo muy jovencitos.
tes de los 20 años. Las jóvenes Sucede que aún mantienen
son las que manifiestan con más una ligazón demasiado fuer-
frecuencia que los varones el de- te con el hogar paterno, y
seo de contraer nupcias a tem- tal atadura puede tener un
prana edad. Algunos varones, efecto muy negativo. Es ab-
incluso a los 25 años todavía no solutamente necesario que
están preparados para afrontar reflexiones en estas cosas.
el compromiso matrimonial. Es
cierto que no se puede gene- Criterios
ralizar en este asunto. Pero, en
todo caso, la experiencia mues- Veamos ahora algunos cri-
tra que normalmente, entre los terios que la Palabra de Dios
jóvenes, el tiempo que requiere presenta para tomar una buena
el proceso de maduración es decisión. Dicho de otra manera,
más extenso para los varones ¿según qué criterios puedes ele-
que para las señoritas. gir tu cónyuge? Este modo de
expresarlo puede parecerte muy
Quienes se casan siendo «técnico», pero es necesario que
aún demasiado jóvenes están no lo consideres así. Ya hemos
especialmente expuestos al visto que la manera en que Dios

89
en esto pensad

obra para que un hombre y una to. Se trata de una cuestión que
mujer se acerquen es un miste- abarca mucho más el campo re-
rio, un secreto; y eso no ha cam- flexivo que el emocional.
biado. Es algo maravilloso, algo A continuación quiero seña-
que no podemos sondear. Pero, lar tres criterios que deberías te-
a pesar de ello, Dios nos ha dado ner en cuenta y que son fáciles
directrices o criterios (este último de observar:
es el término que utilizaré). La persona con quien de-
Personalmente, me resulta seas casarte, ¿se ha convertido
muy evidente que la elección al Señor? ¿Ha dado pruebas de
de un cónyuge es una etapa ello? ¿Es idónea?
que no puede estar exenta de
emoción, pues se encuentra in- Primer criterio:
volucrado el corazón. Sería algo La persona ¿es convertida?
rarísimo que alguien que vive Este es el primer punto que
esa circunstancia no se sintiera debes tener en cuenta. La res-
francamente embelesado. Sin puesta a dicha pregunta debe
embargo, tenemos que conside- ser clara y sincera.
rar el peligro que encierra el he-
cho de dejarnos guiar exclusiva No es sensato que un cris-
o principalmente por nuestras tiano nacido de nuevo piense
emociones. en entablar una relación con
El asunto es demasiado im- un futuro cónyuge sin formu-
portante como para que demos larse la siguiente pregunta:
rienda suelta a nuestros sen- ¿Es una persona convertida?
timientos. Esto puede parecer Deseo ser muy claro e insis-
muy difícil, especialmente cuan- tir mucho sobre este asunto:
do alguien se enamora; pero, pensar en casarse con alguien
sería groseramente imprudente que no se haya convertido al
dejar de lado el entendimiento, Señor es un grave error. So-
el raciocinio, en tan importante bre este punto no se pueden
decisión. Ante todo, no hay que hacer concesiones. No existe
olvidarse de pedirle al Señor que ninguna circunstancia que
muestre su voluntad en el asun- justifique dar lugar a una to-

90
amor, compromiso nupcial, matrimonio

lerancia interior o a un com- Por eso, por favor, renuncia


promiso que sea indiferente a todo coqueteo con alguien
a esa situación. que no es creyente. No con-
cretes irreflexivamente citas de
Alarma roja carácter sentimental. Ello en-
Si notas que una persona in- cierra un peligro muy grande,
conversa se interesa en ti, o que y Satanás es astuto. Si le das tu
tú comienzas a interesarte en meñique, enseguida él tomará
una persona inconversa, ¡debes tu mano entera. Sé amable y
encender en tu interior todas las franco con todos; testifícales de
luces rojas de advertencia, an- tu fe, pero evita toda relación
tes de que sea tarde! Piensa un estrecha y, más aún, rehúye de
poco en esto: la idea de tener un todo contacto íntimo con perso-
cónyuge no creyente ni siquiera nas del sexo opuesto. Con fre-
debería pasar por tu corazón, y cuencia, estos deslices parecen
mucho menos alojarse en él. no revestir peligros al comienzo;
Recuerda que el matrimonio pero, nadie puede predecir dón-
implica una unidad que abarca de terminarán.
el espíritu, el alma y el cuerpo. Es Veamos algunas circunstan-
incompatible e imposible que tú, cias: Hoy, ante ti, señorita, podría
siendo un hijo o una hija de Dios, presentarse en tu lugar de traba-
constituyas tal unidad de espíritu jo un apuesto colega. O tú, joven
y de alma con una persona in- estudiante, ves que desde hace
conversa. Sencillamente, ¡eso no varios días una bella jovencita
funciona! Todo lo demás, visto llega a almorzar al comedor de
desde cualquier ángulo que se la escuela y te sonríe con dulzu-
mire, no es suficiente para edi- ra. O quizás ha llegado una per-
ficar un matrimonio según los sona muy simpática desde otras
pensamientos de Dios. Por eso tierras… y piensas: «¿Por qué no
no sólo es incorrecto, sino tam- intentar relacionarme? ¿Por qué
bién peligroso consentir que una no probar?» Entonces sucederá
persona inconversa se ilusione más rápido de lo que piensas: ya
con la esperanza de poder ca- no serás dueño de tus sentidos
sarse con una que es creyente. ni de tus sentimientos.

91
en esto pensad

Leamos lo que Job manifestó la muerte de su papá, Jeannette


con prudencia: “Hice pacto con recibió una propuesta matrimo-
mis ojos; ¿cómo, pues, habría nial de parte de un joven a quien
yo de mirar a una virgen?” (Job ella apreciaba mucho y conocía
31:1). En estas expresiones halla- como un hombre de bien. Des-
mos una lección para todos los graciadamente él era inconver-
jóvenes, sean varones o mujeres. so. Jeannette le respondió con
un rotundo «no» y le explicó el
Si notas que una persona motivo de su negativa. El joven
no creyente tiene interés en no renunció a sus esfuerzos por
ti, muéstrale con toda fran- conquistar a Jeannette, pero ella
queza tu insignia, tu blasón, no se dejó persuadir.
y dile sin rodeos que tú le Para el joven eso era algo in-
perteneces al Señor Jesús. No comprensible, y quiso saber cuál
le ocultes que el hecho de es- era el secreto, de dónde prove-
tablecer entre ustedes un vín- nía la firmeza que manifestaba
culo sentimental y, más aún, Jeannette. Entonces comenzó a
un futuro lazo matrimonial leer la Biblia y a frecuentar las
sería algo completamente reuniones cristianas. Así, la ver-
inadecuado. Cuanto más cla- dad de la Palabra de Dios lo con-
ramente le manifiestes esto venció y, por la fe, recibió genui-
desde el primer momento, namente en su corazón al Señor
tanto mejor será. Jesús como su Salvador. Desde
ese momento, ya no había im-
Jeannette era una joven cris- pedimento para que Jeannette
tiana cuyos padres también eran aceptara la propuesta matrimo-
creyentes. Desde niña había de- nial de ese joven.
cidido seguir al Señor Jesús. En Sin embargo, ella no se
varias ocasiones, su padre le apresuró; esperó con paciencia
había advertido que de ninguna hasta tener la certeza de que él
manera se casara con un incon- se había convertido realmente.
verso. El padre murió antes de Sólo entonces, llena de gozo,
que la joven tuviera edad como ella pudo responder «sí» al pe-
para casarse. Poco después de dido de casamiento. De ese

92
amor, compromiso nupcial, matrimonio

modo Jeannette y ese joven edi- relación con las impías naciones
ficaron un matrimonio dichoso y de Canaán: “No emparentarás
bendecido por el Señor. con ellas; no darás tu hija a su
hijo, ni tomarás a su hija para tu
Qué dicen las Escrituras hijo. Porque desviará a tu hijo de
Respecto a estos temas im- en pos de mí, y servirán a dioses
portantes, Dios habló tanto en ajenos; y el furor de Jehová se
el Antiguo como en el Nuevo encenderá sobre vosotros, y te
Testamento, en los cuales ma- destruirá pronto” (Deuterono-
nifiesta categóricamente su re- mio 7:3-4). Es un claro mensaje
chazo a una relación desigual. que hallamos en el Antiguo Tes-
Esto no tiene nada que ver con tamento. Estaba dirigido a Israel,
el hecho de que Dios ama a to- pero su aplicación moral subsis-
dos los hombres, de que cada te hasta hoy. Dios nos muestra
hombre, como criatura de Dios, el motivo por el que dio esa
tiene gran valor para él, y de instrucción, e inmediatamente
que en este mundo hay perso- advierte: el cónyuge inconverso
nas muy nobles. hace que el creyente se aleje del
Durante mi vida profesio- Señor. En el libro de los Prover-
nal tuve la ocasión de conocer bios vemos varias veces, cómo
a muchas personas inconversas, Salomón advierte a su hijo con-
hombres y mujeres, a quienes he tra la “mujer extraña”.
apreciado mucho. Pero, este no Los pasajes citados demues-
es el tema que estamos conside- tran que un vínculo matrimonial
rando, sino que, sencillamente, entre un creyente y alguien que
deseamos saber si, según los no pertenece al pueblo de Dios
pensamientos de Dios, puede es incompatible, es contrario al
haber idoneidad entre una per- pensamiento de Dios.
sona creyente y una inconversa Y esto queda claramente
como para que contraigan ma- confirmado en el Nuevo Testa-
trimonio. mento. Leamos lo que Pablo les
Abramos el Antiguo Testa- escribió a los corintios: “No os
mento. En el libro del Deutero- unáis en yugo desigual con los
nomio leemos lo siguiente en incrédulos; porque, ¿qué com-

93
en esto pensad

pañerismo tiene la justicia con es como dicho aparejo); pero


la injusticia? ¿Y qué comunión el creyente no puede unirse en
la luz con las tinieblas? ¿Y qué tal yugo con un incrédulo. Uno
concordia Cristo con Belial? ¿O tirará hacia el cielo y el otro ha-
qué parte el creyente con el in- cia el infierno. ¿Piensas que un
crédulo? ¿Y qué acuerdo hay aparejo que une algo tan dis-
entre el templo de Dios y los par podría funcionar? Un yugo
ídolos? (2.a Corintios 6:14-17). Si sólo puede funcionar si los dos
prestas atención a los pares de que están unidos por él tiran en
palabras que se encuentran con- la misma dirección. El profeta
trapuestas en este texto, nota- Amós formula la siguiente pre-
rás de inmediato que son cosas gunta: “¿Andarán dos juntos,
que no pueden convivir: si no estuvieren de acuerdo?”
—Compañerismo entre la (Amós 3:3). En este sentido, tú
justicia y la injusticia. no podrás entenderte con un
—Comunión entre la luz y incrédulo.
las tinieblas. Veamos en la práctica lo que
—Concordia entre Cristo y sucede en un matrimonio entre
Belial (Belial es la personifica- una persona creyente y una in-
ción del mal). conversa. El incrédulo está de
—Parte común entre el cre- un lado y el creyente del otro;
yente y el incrédulo. el creyente es un hijo de Dios y
—Acuerdo entre el templo el incrédulo es un enemigo de
de Dios y los ídolos. Dios (Colosenses 1:21). Los obje-
tivos en la vida de un incrédulo
Diferencias insalvables son completamente diferentes a
Con toda evidencia, el ma- los de un hijo de Dios, y no po-
trimonio entre un creyente y un dría ser de otra manera. Y como
incrédulo es algo totalmente im- los objetivos son opuestos, es
propio. Se trata de un yugo des- imposible que ambos caminen
igual. Es la imagen del aparejo en la misma dirección.
con el yugo que permite unir Además, el cónyuge no cre-
a dos animales para que tiren yente espera que el creyente
juntos una carga (el matrimonio apoye sus objetivos. Y lo que re-

94
amor, compromiso nupcial, matrimonio

sulta de ello son sólo continuas nos ejemplos que demuestran


tensiones. Con el inconverso no que la unión matrimonial en
es posible hablar de temas espi- yugo desigual viene a ser un tor-
rituales, pues no puede enten- mento permanente. El resultado
der nada de ello. Lo que para de tal unión se ve con mucha
el creyente es importante, para frecuencia: el creyente se aleja
el incrédulo es una locura. Por del Señor y vive una vida com-
lo tanto la persona creyente no pletamente mundana.
puede esperar ningún apoyo
espiritual de parte de la que no Cuando Dios creó la luz,
cree. separó la luz de las tinieblas
¿Cómo podrías tú compar- (Génesis 1:4). Y este principio
tir algo de la Palabra de Dios todavía es válido hasta hoy.
con una persona incrédula, si te El creyente es luz en el Señor
encuentras en semejante situa- (Efesios 5:8), mientras que el
ción? Asimismo, te resultará im- incrédulo, desde el punto de
posible tener comunión con ella vista espiritual, vive en las ti-
en la oración. Tú eres creyente, nieblas. ¿Cómo se podría con-
amas al Señor; el alma incrédula ciliar esto? Es imposible. Tú
ama al mundo. Eso quiere decir no podrás ser feliz si te casas
que continuamente tendrás que con una persona inconversa.
hacer concesiones que compro- Los matrimonios mixtos entre
meterán y perjudicarán tu vida creyentes y no creyentes rá-
espiritual. pidamente se convierten en
Imagínate también lo que «un horror sin fin». Una vez
sucedería en la crianza de los alguien describió eso de ma-
hijos si tú procuraras educarlos nera muy cruda cuando dijo:
para el cielo y tu cónyuge para «El creyente que se casa con
la tierra. Como creyente, que- una persona inconversa ad-
rrás conducirlos al Señor, y tu mite al diablo como suegro.»
cónyuge no creyente no sólo se
negará a apoyarte en esto, sino Consideremos un punto
que te lo impedirá. más. Hemos visto que el matri-
Estos son solamente algu- monio es una maravillosa ima-

95
en esto pensad

gen de la verdad concerniente lo dicho, todo matrimonio se


a Cristo y su Iglesia. El vínculo encuentra unido ante Dios, ¡aun
terrenal del matrimonio es una cuando él haya sido ignorado y
representación del vínculo ce- por ello no haya guiado al hom-
lestial que existe entre Cristo bre y a la mujer que se casaron!
y su Iglesia. ¿Podrías tú pensar Dios, como Creador, une a todo
que realmente estarías repre- matrimonio; pero, es muy dife-
sentando ese vínculo celestial rente cuando él guía a un hom-
entre Cristo y su Iglesia si te ca- bre y a una mujer para que se
saras con alguien no creyente? unan en tal vínculo.
Eso es inconciliable e imposible. Observemos bien la dife-
¿Cómo podrías hacer tú, marido rencia. Sólo aquellos que son
creyente, para amar a tu esposa guiados por Dios a unirse en
incrédula como Cristo amó a la matrimonio son los que pueden
Iglesia? ¿Cómo podrías hacer tú, asegurar que se han casado “en
esposa creyente, para sujetarte el Señor”. Más adelante volve-
a un incrédulo, como la Iglesia remos a hablar de esto. Ahora
está sujeta a Cristo? Un marido bien, cuando un matrimonio
incrédulo, ¿podría representar a constituido por una persona
Cristo? Una mujer no creyente, creyente y una inconversa llega
¿podría sujetarse a su marido al fracaso no puede ser disuel-
como la Iglesia le está sujeta a to argumentando que, de todos
Cristo? ¿Te das cuenta de que se modos, Dios no los había guia-
trata de dos mundos que cho- do para que se unieran. Este no
can entre sí porque son total- es un argumento serio. El matri-
mente contrarios? monio es válido ante Dios aun
Dios quiere unir en matri- cuando no haya sido concerta-
monio a un hombre y una mu- do “en el Señor”.
jer creyentes. Sólo tal vínculo
puede llamarse un matrimonio Un pretexto sutil
“en el Señor”, nunca si ellos no Un argumento muy conoci-
son creyentes. No obstante —y do y que tiene apariencia piado-
éste es un pensamiento muy se- sa pretende justificar el error al
rio—, es cierto que, a pesar de decir: «Me casé con un incon-

96
amor, compromiso nupcial, matrimonio

verso para llevarlo al Señor.» los que el marido incrédulo o la


Este es un argumento de bella esposa incrédula se hayan con-
apariencia, pero que, ciertamen- vertido; pero esto no justifica ni
te, no cuenta con la bendición le quita absolutamente nada a
del Señor. Existen muchos me- lo que le corresponde a tu res-
dios para llevar a los incrédulos ponsabilidad.
a los pies del Señor, pero el ca- Si te casas con alguien no
samiento no es uno de ellos; el creyente, no tendrás la menor
matrimonio no es un método de aprobación de parte de Dios,
evangelización. Espero que cada ¡todo lo contrario! ¡Dios nos
uno de nosotros tenga muy cla- advierte contra tal decisión! En
ro esto. Una vez leí la siguien- el Antiguo Testamento hallamos
te frase: «Es más fácil convertir muchos ejemplos que mues-
al mundo entero que al propio tran las consecuencias fatales
esposo o a la propia esposa.» que pueden sobrevenir a causa
Si el Señor, en su gracia, salva de haber dado tal paso. Y en la
efectivamente al esposo o a la práctica, hay numerosos ejem-
esposa no creyente se debe a Su plos que demuestran que, por
soberanía. regla general, el incrédulo tira al
¡Gracias a Dios tales casos creyente hacia abajo, y no a la
existen; pero son infrecuentes! inversa.
¿Acaso podríamos considerar En cierta ocasión una joven
las operaciones que la gracia de se presentó con ese argumento
Dios efectúa en las almas como ante el predicador Spurgeon.
si fueran invitaciones a oponer- Ella quería casarse con un incré-
nos a sus instrucciones tan cla- dulo y reclamaba el beneplácito
ras? Alguien ilustró esa circuns- del predicador. Entonces Spur-
tancia de la siguiente manera: geon le pidió a la señorita que se
«Si Dios trazara una línea recta subiera a una tarima y, toman-
sobre nuestros caminos torci- do su mano, le indicó que tira-
dos, este hecho no nos autoriza- ra con fuerza hacia arriba para
ría a transitar intencionalmente ver si conseguía hacerlo subir.
por la senda torcida.» Pueden La joven hizo inmensos esfuer-
existir casos excepcionales en zos, pero no logró levantar ni un

97
en esto pensad

centímetro al anciano. A conti- Esteban fue claro desde el prin-


nuación, Spurgeon asió la mano cipio y le dijo a Patricia que él se
de la joven, tiró hacia abajo y en casaría solamente con una mu-
cuestión de segundos consiguió jer que conociera al Señor Jesús
hacerla descender bruscamente como su Salvador personal.
al suelo. La ilustración fue muy Patricia escuchó con aten-
clara. Lee, por favor, los textos ción, habló con Esteban y co-
de Hageo 2:11-13, en los cuales menzó a frecuentar más o me-
hallarás también una enseñanza nos regularmente las reuniones
irrefutable. cristianas a las que él asistía.
Los padres de Esteban se mos-
Segundo criterio: traban escépticos frente a esto.
La persona ¿da pruebas de que Poco tiempo después, Patricia
verdaderamente es convertida? dijo que había recibido al Señor
El primer criterio, hasta Jesús como su Salvador y que en
donde lo hemos considerado, adelante deseaba seguir un mis-
es de importancia decisiva. Sin mo camino con Esteban.
embargo, no es suficiente que Sin embargo, a los padres
el potencial cónyuge afirme ser del joven no les agradaba la idea
creyente. Tal confesión de la- de que se unieran en matrimo-
bios debe estar acompañada de nio, pues ciertas conductas de
pruebas que demuestran que es Patricia les hacía sospechar que
real y auténtica. Veamos: no se había convertido genuina-
Esteban era un joven cuyos mente. Le advirtieron de ello a
padres eran creyentes. Durante su hijo, pero él no quiso oír los
el período de estudios, conoció consejos de sus padres. Estaba
a Patricia quien, desde el primer seguro de lo que hacía y quiso
día, parecía haber mirado con casarse con Patricia a toda costa.
interés a Esteban, y éste a la vez Así llegó el día de la boda.
correspondía a dichas miradas Y al siguiente día, he aquí que
con el mismo interés. Los dos Patricia le dijo la verdad abier-
se entendieron bastante bien y tamente a quien ahora era su
muy pronto entablaron amistad esposo: el «viaje piadoso» (así
y se enamoraron. No obstante, lo llamó ella) sólo había sido una

98
amor, compromiso nupcial, matrimonio

comedia. La joven no se había No existen personas perfectas.


convertido y, de allí en adelante, Pese a ello, es necesario verificar
no asistiría a ninguna reunión la realidad de lo que se nos dice
cristiana. Esteban estaba cons- en dos sentidos:
ternado, pero ya no había ma-
nera de dar marcha atrás. —Primero, en lo que se re-
Hasta el presente, Esteban fiere a las cosas terrenales.
y Patricia se las han arreglado —Luego, en lo que concier-
mal que bien para llevar ade- ne a las cosas espirituales.
lante su vida matrimonial, pero,
en realidad no son felices, y los Verificar la realidad de lo
dos hijos que tuvieron sufren la que nos dicen en cuanto a las
diferencia de orientación de sus cosas terrenales significa que tú
padres. solamente debes casarte con al-
guien que ha demostrado que
Dos maneras de ver puede enfrentar las exigencias
Comprobar la realidad de lo de la vida cotidiana. Salomón
que se nos dice implica aún más le dijo a su hijo: “Prepara tus la-
que el simple hecho de tener la bores fuera, y disponlas en tus
convicción de que el futuro cón- campos, y después edificarás
yuge es convertido. tu casa” (Proverbios 24:27). Po-
Consideremos el caso en demos aplicar al matrimonio lo
que el futuro esposo o la futura que dice este texto que mencio-
esposa diga que, efectivamente na la edificación de la casa.
es creyente desde hace tiempo. Para poder casarse es im-
Incluso en estos casos es nece- portante que el hombre trabaje
sario que sean manifiestas las y acondicione su campo. Esto
pruebas de su conversión. significa que, al menos, haya
Pero, al expresar esto no adquirido alguna experiencia
quiero decir que debes casarte en el ámbito laboral y tenga un
con una persona que es per- ingreso de dinero razonable. No
fecta, infalible. Si así fuera, yo digo que los jóvenes no pue-
todavía estaría soltero, ¡y mu- dan perder su trabajo; eso es un
chos otros también lo estarían! tema diferente por completo.

99
en esto pensad

Los jóvenes que descan- y pronto sobrevino el desas-


san deliberadamente en «la tre. Lautaro no se preocupaba
billetera» de sus padres no por subvenir a las necesidades
tienen la suficiente capaci- materiales, y así dependía per-
dad de fundar su propio ho- manentemente de sus padres y
gar. Gozar de la profesión de de sus suegros. No podía o no
«hijo» no basta para fundar quería conseguir un trabajo es-
un matrimonio. Eso es una table. Gabriela tampoco encon-
prueba de que no está prepa- tró trabajo.
rado para el matrimonio. Una Esa situación se prolongó
joven debe demostrar que durante unos años y, finalmen-
tiene la capacidad de cuidar te, se produjo la ruptura matri-
su propio hogar. Es el requi- monial. Desde entonces, los dos
sito mínimo que debe reunir. siguen solos su propio camino.
Sobra decir que no son felices.
Gabriela era una joven que
siempre había sido muy mimada Tan importante como es te-
en la casa de sus padres. Cuan- ner la seguridad de que el futu-
do llegó a la edad de casarse, ro cónyuge sabe desenvolverse
Lautaro le propuso matrimonio. y sustentarse en la vida terrenal,
Él era un joven creyente, edu- también lo es en lo que se re-
cado en una buena familia. Las fiere a la vida espiritual. Es im-
condiciones para que se casaran perioso prestar atención a ello.
parecían favorables. Antes de tomar una decisión en
Pero, era cierto que, hasta relación con el casamiento, con-
ese momento, Lautaro nunca sidera las siguientes preguntas y
había trabajado de manera es- reflexiona con tranquilidad.
table. Se contaba entre los que La persona con quien de-
componen la categoría de los seas casarte:
«estudiantes perpetuos». Sin
embargo, ni sus padres ni los de —¿Muestra interés por la
la joven presentaron objeciones Palabra de Dios y sus enseñan-
frente a esa situación. Así que zas?
Gabriela y Lautaro se casaron —Lo que dice la Biblia, ¿es

100
amor, compromiso nupcial, matrimonio

importante para ella en la vida Basado en esto, quiero hacer


cotidiana? dos preguntas; la primera va di-
—¿Tienes la seguridad de rigida a las jóvenes: ¿Consideras
que tu futura esposa o tu futu- que el hombre con quien pien-
ro esposo puede ser un apoyo sas casarte tiene la capacidad de
o una ayuda en los asuntos es- responder a tus preguntas sobre
pirituales? Y tú mismo ¿puedes la Biblia? ¿O, por el contrario, se
serlo? cuenta entre quienes, penosa-
—¿Asistirán juntos y regu- mente, buscan el libro del Apo-
larmente a las reuniones cristia- calipsis en la mitad de la Biblia?
nas? Por supuesto, no intentamos de-
—¿Manifiesta interés por el cir que debe tener la capacidad
servicio para el Señor? de hacer una exégesis del texto
—¿Muestra interés por el bíblico, pero, al menos debe te-
anuncio del Evangelio? ner un fundamento sólido.
Y la segunda pregunta va
Tú mismo hallarás otras pre- dirigida a los varones: ¿Conside-
guntas que te harán meditar; ras que la mujer con quien pien-
esta lista no es exhaustiva. Na- sas casarte compartirá contigo
turalmente, lo que hemos con- preguntas acerca de la Biblia?
siderado son solamente señales ¿O presumes que será más im-
visibles exteriormente, pero son portante para ella saber cuál es
indicios ciertos e importan- la nueva tendencia de la moda
tes que pueden servirte como respecto a los colores y las telas?
orientación. No quiero decir nada en contra
En 1.a Corintios 14:35 lee- de que ella tenga cierto interés
mos que el marido tiene el de- respecto a este último tema;
ber de responder con funda- pero la cuestión consiste en es-
mentos bíblicos las preguntas tablecer prioridades.
que podría formularle su espo- Como joven cristiano que
sa. Esta es una gran responsa- deseas contraer matrimonio,
bilidad que, lamentablemente, deberías estar seguro de que la
muchos maridos no asumen joven con quien proyectas ca-
como debieran. sarte manifiesta en su vida dia-

101
en esto pensad

ria una sólida y real confianza en ustedes seguirán como esposos,


el Señor. Ustedes se harán mu- sino al camino que, como tales,
chas preguntas sobre la mane- deben seguir junto con otros cre-
ra de tratar ciertos asuntos. Por yentes. Hoy se habla mucho de
ejemplo: ¿Cómo criar y educar a tener una «perspectiva comuni-
los hijos? ¿Qué tareas espiritua- taria». ¿Cuál será la perspectiva
les sería necesario que empren- comunitaria de la persona con
dieran juntos? ¿Cómo obrarían quien deseas casarte? ¿Tienen
frente a un conflicto que podría ambos una firme convicción en
presentarse? ¿Qué harían en común al respecto, una convic-
caso de que surgiera una dificul- ción basada en las enseñanzas
tad en la congregación donde de la Biblia?
se reúnen? ¿Cuál es el significa- Es indispensable que el ma-
do exacto de tal pasaje bíblico? rido y su esposa tengan un mis-
Existe un refrán popular mo sentir sobre las cuestiones
que, no obstante, hasta hoy esenciales de la fe. Esto, por su-
demostró la veracidad de lo puesto, abarca el hecho de que
que expresa: «Nada surge de la estén en armonía respecto al
nada.» Y esto se aplica tanto al camino que es necesario seguir
futuro marido como a la futura juntos, en comunión con otros
esposa. hijos de Dios, el camino que el
Señor les muestra en su Palabra.
Un camino en común con Si la persona con quien te
otros hermanos y hermanas propones casarte influye para
En mi opinión, hay aún otro que te apartes del camino que,
criterio importante. Ya como por convicción, has seguido has-
matrimonio no deben vivir aisla- ta el momento, entonces será
dos; es preciso que se relacionen mejor que te apartes de ella. La
con otros creyentes y que parti- cuestión es importante. Piensa
cipen de las reuniones cristianas. un poco en esto: ¿Qué suce-
Asegúrate de que tu futuro cón- dería si cada uno de ustedes se
yuge desea seguir un camino en reuniera en una congregación
común en este sentido. No me diferente? Ten por seguro que
refiero solamente al camino que en algún momento se suscita-

102
amor, compromiso nupcial, matrimonio

rían tensiones entre ustedes, lo Cuando Dios hizo a la mu-


cual es más probable que ocurra jer para Adán, Eva era la mujer
cuando tengan hijos; aunque, si que le convenía exactamente.
lo pensamos de manera realista, Ella era idónea para él (Génesis
tal tirantez se daría aún antes. 2:18). Dios creó a Eva justamen-
te como Adán necesitaba que
Nuestro matrimonio no fuera. De la misma manera, Dios
debe ser solamente para quiere darte la persona adecua-
nuestra propia satisfacción, da, para que sea tu cónyuge, tu
sino que debe ser para la hon- ayuda idónea.
ra del Señor y para Él. Esto es
factible sólo si el futuro es- El hombre y la mujer:
poso o la futura esposa dan una unidad
pruebas de que son espiritua- Piensa que tú, joven varón,
les. Considera este punto con y tu futura esposa, o tú, joven
suma atención. Si no tienes mujer, y tu futuro esposo, for-
pruebas seguras de tal espiri- marán una alianza muy estre-
tualidad, entonces debes es- cha. No existe relación más es-
perar o dejar madurar. trecha que el matrimonio entre
un hombre y una mujer. Por eso
Tercer criterio: el matrimonio es realmente más
La persona ¿es idónea? que una alianza, es una unidad
Supongamos ahora que la indisoluble, tal como lo hemos
persona con quien deseas casar- visto.
te es convertida y que ha dado Dios instituyó el matrimo-
pruebas de que es espiritual y de nio para que un hombre y una
que también es capaz de valerse mujer puedan vivir juntos y se
por sí misma en el orden terre- amen recíprocamente. Unidos
nal. ¿Es eso suficiente? Creo que con tu cónyuge vienen a ser una
no. Todavía hay un punto muy sola carne. Y esto significa que
importante que debes conside- es más que la relación que exis-
rar: La persona con quien de- te entre padres e hijos, o la rela-
seas unirte en matrimonio ¿es ción entre amigos, por íntima y
realmente idónea para ti? buena que pueda ser la amistad.

103
en esto pensad

Pero, repito una vez más: un papel importante; al contra-


unirse en el vínculo matrimonial rio. El amor es un elemento fun-
significa mucho más que tener a damental para el matrimonio.
alguien con quien dormir. Indis- Sin amor, nada funciona. Sin
cutiblemente, el aspecto sexual embargo, el amor no es todo.
forma parte de esa relación; es Una hermana anciana nos
un don de nuestro Creador para decía: «Podríamos decir que
el matrimonio. sin aire y sin amor no se puede
No obstante, estar casado vivir.» Quien admite esto, muy
es infinitamente más que eso. pronto será remitido a demos-
Es una unidad indisociable com- trarlo, mediante los hechos,
puesta por el espíritu, el alma y el con su ser amado. Y ese ámbi-
cuerpo. Con tu cónyuge habrás to puede ser bastante duro. Por
de compartir todo en la vida. supuesto, sin amor el matrimo-
Compartirás los temas de inte- nio no puede funcionar. Pero, el
rés, los sentimientos, la mesa, la amor no es suficiente.
habitación, el tiempo, el dinero,
el servicio para el Señor, etc. Preguntas
Por eso el tercer criterio so- Hay varias preguntas sobre
bre el cual estamos reflexionan- las cuales es mejor detenerse
do ahora es muy importante. a pensar antes, a fin de evi-
Considera con mucha atención tarse sorpresas desagradables
delante del Señor si tu futuro más tarde. Recuerda que las
cónyuge será realmente una preguntas de este párrafo se
ayuda idónea para ti, si podrás encuentran bajo el título: «La
compartir todo con tal persona. persona, ¿es idónea?»; con esto
Frente a lo que acabo de ex- quiero decir que tú también de-
presar, tú podrías pensar: «¡Oh, bes formularte a ti mismo estas
pero esto es muy complicado! preguntas:
Lo primordial es amarnos; lo de- La persona con quien de-
más vendrá naturalmente como seas unirte en matrimonio:
consecuencia del amor.» Por fa-
vor, sé cuidadoso con esto. Yo —¿Cuida la comunión con
no digo que el amor no juegue el Señor? Su comportamiento,

104
amor, compromiso nupcial, matrimonio

¿está impregnado del temor de es importante, pues es probable


Dios? que (en el caso de un varón) el
—¿Frecuenta las reuniones joven llegue a comportarse con
de los creyentes? Toma parte en su futura esposa, tal como se
otros eventos cristianos? ¿Parti- comporta ahora con su propia
cipa de la cena del Señor? madre.
—¿Se esfuerza para servir —¿Reúnen ustedes las con-
al Señor? ¿Apoya las actividades diciones materiales como para
en la congregación? fundar un hogar? ¡Atención!,
—¿Cuál ha sido hasta el no descansen en la contribución
presente su círculo de amigos? financiera que podrían brindar-
—¿Cuál es su comporta- les tus padres o tus suegros. Eso
miento social? ¿Es amigable, no constituye una base sana. Y
colaboradora, atenta, comuni- tampoco es sano pensar que al
cativa? comienzo del matrimonio la es-
—¿Qué actividades le inte- posa se hará cargo de suplir a
resan? ¿Comparten ambos los las necesidades económicas.
mismos intereses, o tú tienes —Tú, joven mujer, considera
otros gustos muy diferentes de si tu futuro esposo obra como
los suyos? un verdadero hombre. No me
—¿Cuál es su comporta- refiero a su fuerza corporal ni
miento en el trabajo? ¿Qué co- a su gallardía, sino a cualidades
menta de sus colegas? ¿Trabaja tales como la lealtad, la confia-
con ahínco y perseverancia? bilidad, o el dominio propio. ¿Lo
—Sus padres, ¿aprueban ves dispuesto a ayudarte en las
que se case contigo? (cabe la tareas domésticas y en el cuida-
posibilidad de que sus padres no do de los niños?
sean creyentes y a causa de ello —Y tú, joven varón, consi-
manifiesten su desaprobación. dera si tu futura esposa mani-
Por esta razón, este punto se fiesta las características de “un
debe considerar con prudencia). espíritu afable y apacible, que
—¿Cómo es su relación con es de grande estima delante de
sus padres y con sus hermanos y Dios” (1.a Pedro 3.4). Formúla-
hermanas? Este punto también te preguntas de orden práctico

105
en esto pensad

como las siguientes: mi futu- figura esbelta ni las dulces mira-


ra cónyuge, ¿sabrá atender las das que puede dirigirte la mujer
necesidades de un hogar? ¿Sa- que pretendes. Y si eres mujer,
brá cocinar? ¿Sabrá mantener no se trata de interesarse única-
el orden? ¿Sabrá administrar el mente en el salario que percibe
dinero? ¿Podrá educar a los hi- ni en los títulos que tu preten-
jos? Pero, al mismo tiempo que diente haya adquirido en este
buscas las respuestas a estas mundo. No; el matrimonio es
preguntas, debes saber que la algo muy diferente, y va mucho
mujer ideal que lo hace todo de más lejos. Se trata de saber si el
manera perfecta ¡no existe! hombre y la mujer que desean
Esta no es, en absoluto, casarse son idóneos en espíritu,
una lista exhaustiva que debas alma y cuerpo.
consultar punto por punto para
luego sacar tus conclusiones. El espíritu, el alma y el cuerpo
Sólo son algunas observaciones Veamos de más cerca estas
que ameritan que las consideres tres áreas: espíritu, alma y cuerpo.
a fin de saber si tu futura es-
posa o tu futuro esposo reúne Reciprocidad intelectual y espiritual
las condiciones para que sea tu El espíritu dado por Dios al
ayuda idónea. Tú hallarás otras ser humano nos hace capaces
preguntas más. de comunicarnos con Él y con
Es preciso que no tapes tus nuestros semejantes.
oídos ni tus ojos frente a la ne-
cesidad de saber si la persona En el matrimonio, comu-
con quien deseas casarte será nicarse significa que los cón-
la ayuda idónea deseada. Es yuges pueden tener verdade-
una cuestión, ante todo racional ra comunión entre ellos. En
que, por lo tanto, debe plantear- este sentido, la comunicación
se no solamente con el corazón consiste en el intercambio de
sino con el entendimiento. hechos, de pensamientos, de
Así que en el sentido racio- opiniones y de sentimientos.
nal, si eres varón, por cierto no En todos los matrimonios tal
se trata tan sólo de considerar la intercambio es importante,

106
amor, compromiso nupcial, matrimonio

tanto en el ámbito intelec- hasta el punto de examinarlos


tual como en el espiritual. juntos? Es necesario que, al me-
nos en cierta medida, el esposo
La experiencia demuestra y la esposa estén en el mismo
que muchos matrimonios fra- nivel intelectual. ¿Cómo podría
casan en este punto, pues no armonizar un matrimonio si la
tienen buena comunicación. mujer tiene un título profesio-
Marido y mujer no intercambian nal elevado y el marido apenas
pensamientos, no hablan con puede deletrear su nombre? O
confianza entre ellos; realmente lo mismo en caso inverso.
no tienen comunión. A menudo Si el hombre y la mujer que
las raíces de tal aislamiento se quieren casarse provienen de
echan erróneamente desde an- culturas muy distintas o hablan
tes de casarse. Por eso este pun- una lengua diferente, la comu-
to también es muy importante. nicación en el plano intelectual
La comunicación puede se dificulta mucho. No digo que
considerarse desde diferentes sea imposible su unión, pues hay
ángulos: matrimonios con esas caracte-
Cuando hablamos de co- rísticas que, sin duda alguna,
municación intelectual y espiri- fueron contraídos “en el Señor”
tual, el primer aspecto en que y son muy bendecidos. Pero, en
debemos reparar es el intelec- muchos casos, tales matrimonios
tual. Es muy importante que los fracasan pronto. Si estás intere-
cónyuges conversen sobre te- sado en casarte con una persona
mas de actualidad y cotidianos. que proviene de una cultura por
En las conversaciones, tan- completo diferente a la tuya, de-
to la vida familiar como la vida bes reflexionar muy a fondo en
laboral se verán naturalmente esas dificultades, antes de tomar
entretejidas con los aconteci- una decisión al respecto.
mientos generales. ¿Puedes dis- El segundo aspecto es el es-
cernir los temas que constituyen piritual. Esto significa que debe-
el campo de interés de la per- mos tener la capacidad de com-
sona con quien quieres casarte? partir con nuestro cónyuge los
¿Puedes identificarte con ellos temas bíblicos, leer juntos la Bi-

107
en esto pensad

blia y hablar de ello. Y también to ante la otra; permite que la


debemos orar juntos. ¿Te das mirada de una escudriñe el ser
cuenta ahora por qué te decía interior de la otra. Así, tanto el
que no es suficiente que la per- marido como su esposa deben
sona con quien quieres casarte sentir lo que está pasando en el
sea convertida? Joven varón, ser interior de su cónyuge.
¿cómo podrías conversar sobre
temas espirituales con tu futura Los sentimientos y las sen-
esposa si el domingo no concu- saciones son la respiración
rren al mismo sitio a rendir cul- del alma. La comunicación
to? Joven mujer, ¿cómo podrías en el plano de las almas llega
hablar de temas espirituales con muy lejos. Una persona pue-
tu futuro marido si él sólo pien- de permitir que otra capte,
sa en su trabajo y en el fútbol? que «vea» lo que hay en su
alma y viceversa. Y justamen-
Idoneidad respecto al alma te esto es indispensable en el
Dios ha dado un alma a matrimonio. De lo contrario,
cada ser humano. El alma tiene el matrimonio no pasa de ser
componentes emocionales, por una yuxtaposición y así nun-
lo tanto abarca el campo de los ca llega a ser una «unidad».
sentimientos. En el matrimonio, Esto genera, pues, una pre-
el hombre y la mujer se encuen- gunta esencial que debes
tran unidos de tal manera que responder: Si tu matrimonio
se comunican no sólo en el pla- tuviera que afrontar grandes
no intelectual y espiritual, sino adversidades que muchas ve-
también en el del alma. ces se presentan en esta vida,
La comunicación consiste ¿tendrías con tu futuro espo-
en algo más que el simple hecho so o con tu futura esposa esa
de intercambiar el conocimien- buena y necesaria comunión
to de las cosas visibles. Implica en el plano emocional?
también el intercambio de los
sentimientos y las sensaciones. Conocimos a un matrimo-
Entonces, el ser interior de la nio que parecía haber tenido un
persona se abre por comple- buen comienzo; pero, he aquí

108
amor, compromiso nupcial, matrimonio

que fracasó después de veinte ¿Cuál sería el problema? ¿Qué


años de convivencia. Al referir- hombre y qué mujer no se re-
se a ese amargo desenlace, el lacionarían físicamente? Por su-
marido dijo algo así: «Mi esposa puesto, no me refiero al hecho
nunca me dejó ver algo de su de considerar si la persona con
mundo de sentimientos; y eso quien deseas entablar el vínculo
sucedía ya desde el tiempo de matrimonial es gorda o delga-
nuestro noviazgo. Y de mi par- da, si es de estatura alta o baja.
te, en realidad, yo jamás le abrí Es muy raro que se presente
a ella mi ser interior.» Vemos, un problema desde el punto
pues, que a causa de tal falta de de vista anatómico. Pero, ¿qué
apertura ese matrimonio estaba importancia le das a su arreglo
condenado al fracaso desde el personal, a su forma de vestir-
principio. Esto demuestra cuán se y de presentarse? ¿Te resulta
importante es este aspecto. agradable?
¡Considéralo! Al considerar esta cuestión,
Por cierto, es claro que an- podrías preguntarse si no es
tes del compromiso no es posi- este un punto que reviste muy
ble tener pruebas absolutas de poca importancia. Ahora bien,
las características emocionales en principio se pueden escu-
o llegar a conocer todo acerca char dos respuestas al respecto.
de la persona con quien deseas Alguien podría decir: «Natural-
casarte. Por mucho que puedas mente, es el punto más impor-
conocerla siempre será de ma- tante»; mientras que otro po-
nera muy limitada. Pero, aun así, dría opinar de manera opuesta
es importante presentar delante y decir: «Eso no tiene ninguna
del Señor esta cuestión a fin de importancia; sólo las personas
prever si te será posible estable- poco espirituales se preocupan
cer tal comunicación con dicha por dichas cosas.»
persona. Por cierto, no creo que po-
damos medir la espiritualidad de
Idoneidad en cuanto al cuerpo un hermano o de una hermana
Quizá te preguntes qué ob- utilizando ese criterio. Con toda
jetivo tiene plantear este punto. seguridad, el tema del arre-

109
en esto pensad

glo personal no es central. Hay sorprendido, pero vi que en su


asuntos más importantes, como corazón eso era una realidad.
lo hemos visto. Pero, tampoco ¡Para él no había otra mujer más
podemos decir que no tenga bella!
ninguna importancia. Dios nos dotó de sensibili-
Eric era un joven muy co- dad frente a la belleza a fin de
rrecto y que cuidaba mucho su que podamos apreciarla. Des-
arreglo personal. Siempre se de luego, la belleza es absolu-
vestía y se peinaba según la úl- tamente subjetiva. Podemos,
tima moda. En esto no era nada pues, tener apreciaciones dividi-
superficial. Para él, lucir una es- das acerca de qué es bello; no
tampa refinada era más impor- existe una norma objetiva que
tante que todo lo demás. Y era, nos lo indique. Lo que a alguien
pues, necesario que su futura es- le parece hermoso, a otro no le
posa concordara con él en este dice nada. Y es bueno que sea
punto de vista. Cuando Eric veía así. Estoy seguro de que Adán
a una joven, siempre la juzgaba se habrá sentido intensamente
de acuerdo con su aspecto exte- emocionado cuando vio a Eva
rior: figura, cabellos, vestimenta, por primera vez. Dios la hizo
maquillaje, etc. El resultado de bella y Adán se regocijó al re-
tal inclinación no se hizo espe- cibirla por esposa. Los jóvenes
rar. Eric se comprometió y se deben sentirse encantados con
casó con una joven muy bonita y sus esposas y las jóvenes con
atractiva, pero que no sabía co- sus maridos. Esto no carece de
cinar ni tender una cama. importancia. En varias ocasiones
Yo nunca te aconsejaría que la Biblia menciona mujeres que
te cases con alguien que no te eran bellas, y eran mujeres vir-
agrada. Es algo natural que tu tuosas, que manifestaban pro-
futura esposa o tu futuro ma- fundidad interior. Hallamos un
rido ejerza un fuerte atractivo ejemplo de esto en Rebeca, la
sobre ti. Hace poco, un hombre esposa de Isaac. Más adelante
de 80 años me decía que su es- hablaremos de ello.
posa, de 82 años, seguía sien- Los varones somos bastante
do la mujer más bella. Lo miré propensos a tomar decisiones

110
amor, compromiso nupcial, matrimonio

basándonos en señales exterio- pero para decidir quién será


res. Por esta razón debemos ser tu cónyuge jamás tomes como
especialmente cuidadosos. Es criterio principal ni la belleza
natural que la mujer con quien exterior ni tu deseo carnal.
deseamos casarnos sea desea-
ble ante nuestros ojos, y asi- Nunca olvidemos que la
mismo la mujer debe encontrar belleza física no es todo, que
deseable a su futuro marido. Si es efímera y pasa pronto. Es
el esposo o la esposa sintieran necesario considerar esto sin
aversión por el cuerpo de su ambages. En la Palabra leemos:
cónyuge sería algo fatal. Pero, “Engañosa es la gracia, y vana la
es necesario que el hecho de hermosura; la mujer que teme a
«encontrar deseable» a la per- Jehová, ésa será alabada” (Pro-
sona con la cual se piensa llegar verbios 31:30). Los valores inte-
al matrimonio no se reduzca so- riores de una persona son más
lamente a un deseo carnal. importantes que la belleza físi-
Si el varón decide quién será ca y que la fina estampa. No es
su mujer, eligiéndola porque lo necesario reunir las condiciones
encandiló en un primer encuen- como para ganar un concurso
tro y de esto deduce cómo será de belleza. Por cierto, la esposa
en el lecho nupcial, podemos debe agradarle a su esposo y el
estar seguros de que está total- marido a su mujer; pero la be-
mente equivocado. Y este mis- lleza moral, los valores internos
mo principio es válido también son mucho más importantes.
para nuestras hermanas frente a
un varón que le agrada. Cuan- ¿Cómo saber cuándo un
do surgen esta clase de pensa- hombre y una mujer armonizan?
mientos, es preciso rechazarlos
de inmediato. Quizá te preguntes: «¿Qué
En resumen, podemos decir se necesita para que dos perso-
lo siguiente: nas armonicen?» «¿Qué perso-
nas son idóneas y cuáles no?»
No te cases con alguien a No existe una respuesta simple
quien no encuentras deseable; para estas preguntas. Joven cre-

111
en esto pensad

yente, el Señor debe mostrarte y que los atrajo como dos polos.
claramente si la mujer con quien Sintieron un encanto particular
piensas casarte es idónea para generado precisamente por ta-
ti. Señorita creyente, El Señor les contrastes. Pero, después de
debe mostrarte con claridad haberse casado, tales diferen-
si el joven con quien piensas cias se convirtieron justamente
unirte en matrimonio es idóneo en una fuente de dificultades;
para ti. sobre todo si eran extremas.
Hay quienes dicen: «Los que Entonces, la cuestión se trans-
tienen gustos y preferencias se- formó y la pregunta ya no fue:
mejantes andarán bien juntos». «¿Qué me atrae de mi cónyu-
Y otros responden: «los que tie- ge», sino: «¿Qué me irrita de
nen gustos opuestos se atraen». mi cónyuge?» Te pido que re-
Yo creo que ninguno de estos flexiones sencillamente en estos
dichos nos ayuda. En algunos hechos.
casos podría aplicarse el prime- Si se te presentara un caso
ro y en otros el segundo. Hay ca- particular, como los descri-
sos en que el hombre y la mujer tos, debes hablarle al Señor
que se casan tienen gustos muy en oración. Si le pides luz a Él
diferentes. Se sienten atraídos con rectitud y sin haber toma-
justamente por tales diferencias do una decisión por anticipado,
y se complementan mediante seguramente el Señor te dará la
éstas. Pero hay otros casos en respuesta. Someterte a un test
que las coincidencias sobre los psicológico —incluyendo los
gustos entre los futuros cónyu- que supuestamente tienen un
ges son sorprendentes. Unos y fondo cristiano—, con el objeto
otros pueden ser matrimonios- de hallar la persona idónea, no
muy felices. tiene sentido. Y también es in-
A menudo hemos observa- útil lanzar un anuncio que diga:
do que al principio de una rela- «¡Necesito ayuda, soy soltero!
ción entre un joven y una joven, ¡Quiero encontrar a la mujer
éstos se sintieron atraídos por idónea para mí!» o «¡Ayúden-
las diferencias de gustos o cos- me, soy soltera! ¡Deseo hallar
tumbres que existían entre ellos al hombre apropiado para mí!»

112
pensamiento

Hay abundancia de ofrecimien- No hay respuesta para dicha


tos de este tipo en las revistas pregunta. Sin embargo, te doy
especializadas o en Internet. Esto un consejo: no es bueno que la
encierra un gran peligro, espe- diferencia de edad sea dema-
cialmente para las mujeres cre- siado grande, sobre todo si la
yentes. Sólo puedo aconsejarte: mujer es mayor que el hombre,
¡No caigas en esas cosas! ¡No te pues, inevitablemente surgirán
servirán de nada! En esos me- ciertos problemas, aun cuando
dios operan psicólogos que uti- algunos matrimonios no los tu-
lizan métodos humanos. Como vieron. Existen buenos ejemplos
creyente, seas varón o mujer, que lo demuestran. Pero los ca-
ése no es el modo de hallar a tu sos excepcionales no deben ser
cónyuge. Tampoco son apropia- tomados como ejemplo.
dos los encuentros para formar
parejas o el uso de aplicaciones En el próximo capítulo ha-
digitales para concretar citas. blaremos acerca del amor ver-
A menudo también surge la dadero.
pregunta acerca de la diferen- Continuará
cia de edad entre los cónyuges.
¿Cuál es la diferencia de edad Ernst A. Bremicker
(Traducido y adaptado de la versión francesa,
que se podría considerar acep- con autorización del autor.
table como máxima entre ellos? Libro original en alemán: «Verliebt, Verlobt, Verheiratet»)

__________

PENSAMIENTO

L
a vida cristiana no consiste por el poder del Espíritu Santo,
en la observación de ciertas en nuestra conducta, en nues-
ordenanzas o tradiciones tro andar en medio del mundo,
humanas, sino en una divina de nuestras familias, en nuestras
realidad práctica. Consiste en costumbres y en nuestras rela-
tener a Cristo en el corazón, en ciones con nuestros semejantes.
reflejar a Cristo en la vida diaria
J.N.Darby (M.E. 1972)

113
en esto pensad

MEDITACIONES BREVES
N° 31
(En M.E. N° 27 bis)

La espada de dos filos


Hebreos 4:12-13

E
n esta ocasión, quiero desta- Él comenzó su ministerio (Mateo
car cierto carácter de la Pala- 4:1-10), tomó la Palabra como
bra como arma de comba- espada del Espíritu para comba-
te: la espada de dos filos. Este tir a Satanás. En el desierto, el
es un carácter que estamos le- Señor Jesús, solo, sin apoyo y sin
jos de usar constantemente. Sin recurso alguno, salvo esta arma,
dudas, para nosotros la Palabra redujo al Enemigo al silencio y
es mucho más aún que una es- lo obligó a retirarse. Y nos dejó
pada; ella es lámpara y luz, es esa misma espada para que la
agua refrescante y alimento; manejemos en pos de Él, contra
es una fuente de salvación, de ese mismo adversario.
vida, de gozo de poder y de co- En Apocalipsis 2:12-16, ve-
nocimiento, es la revelación de mos al Señor quien, con la Pala-
la gracia y de la gloria, la revela- bra, la espada aguda de dos filos
ción de Cristo a nuestras almas. que sale de su boca, combate
Pero, por otra parte, estamos el mal en la Iglesia profesante,
llamados a manejar la Palabra donde Satanás logró instalar el
y a darle diversos usos o, más trono de su reino, introducien-
bien, a combatir con ella de di- do allí doctrinas perversas, la
versas maneras. Para aprender corrupción y la unión sacrílega
a valernos de la Palabra, debe- con el mundo. Nosotros tam-
mos considerar la manera en bién debemos combatir el mal
que el Señor la utilizó, la utiliza con el mismo recurso, como
y la utilizará. lo hizo Antipas el testigo fiel, y
Desde el momento en que recibiremos la recompensa. En

114
la espada de dos filos

medio de la cristiandad donde La Palabra, de la cual el Se-


nos encontramos, tenemos que ñor es la soberana expresión, es
combatir contra las artimañas “viva y eficaz, y más cortante
del diablo, quien estableció allí que toda espada de dos filos”.
su trono, utilizando la espada No se dirige hacia los enemigos
del Espíritu, que es la palabra de de fuera, sino contra nosotros
Dios. mismos. Si ella corta, no lo hace
En Apocalipsis 19:15, lee- para ejercer una acción momen-
mos que el Señor, con la espada tánea o superficial. Esa espa-
aguda de dos filos que sale de da procede del arsenal divino;
su boca, ejercerá el juicio sobre es soberanamente inteligente;
las naciones y establecerá su rei- nada se le escapa; sabe penetrar
no. Así como Él estuvo solo en agudamente en las partes más
la cruz para establecer el reino secretas y sutiles de nuestro ser,
de la gracia, así estará solo para en nosotros los creyentes. Todo
establecer el reino de la justicia. lo que es animal (natural), aun
Pero, como lo vemos en ese pa- cuando se revistiera de las for-
saje, Él asociará a todos los san- mas y colores más cautivantes,
tos consigo para que participen no puede impresionarla ni enga-
de los frutos de su victoria, así ñarla, porque ella “penetra has-
como los asocia ahora consigo ta partir el alma y el espíritu”.
en el goce de los resultados de La Palabra hace una de las
su obra redentora. más tajantes distinciones entre
Esto me conduce al tema lo que le pertenece a la carne y
propiamente dicho de mi medi- lo que le pertenece al Espíritu;
tación, al capítulo 4 de la epísto- una distinción que nosotros so-
la a los Hebreos. mos incapaces de hacer, porque
En dicho pasaje (versículos es extremadamente sutil, tanto
12 a 16), hallamos dos cosas como lo es el hecho de que no
indispensables para llegar al fi- podemos separar nuestras co-
nal de nuestro peregrinaje en el yunturas y nuestros tuétanos.
desierto. Esas dos cosas son la Veamos algunos ejemplos:
Palabra de Dios y el sacerdocio Quizá nuestro deseo es hacer el
de Cristo. bien sosteniendo materialmente

115
en esto pensad

la obra de Dios. Pero, ¿en qué hundirla en nuestras entrañas.


medida intentamos con ello ha- La tenemos en nuestras ma-
cer crecer nuestra influencia? nos; si sabemos aplicarla a los
Tal vez pensamos en ayudar a demás, comencemos por apli-
los necesitados. Pero, ¿en qué cárnosla a nosotros mismos.
medida procuramos la satisfac- Miremos qué cosas condena en
ción propia y buscamos la apro- nosotros, para saber en qué co-
bación de nuestros hermanos o sas nos aprueba. No intentemos
del mundo? Puede que estemos excusar nuestra frialdad, nues-
comprometidos activamente en tra preocupación por nosotros
el ministerio. Pero, ¿en qué me- mismos, nuestra mundanalidad,
dida le damos en ello una parte ni las apariencias de las que nos
a nuestro «yo», haciendo gala vestimos con hipocresía, cuando
de nuestra elocuencia y aparen- nuestra vida interior no está en
tando ser más espirituales de lo concordancia con la Palabra.
que somos realmente? ¿Deja- Tal es, pues, la Palabra apli-
mos al Espíritu todo el lugar que cada a los hijos de Dios, quienes
debe tener, sin guardar ninguno cargan y cargarán la carne en
para nosotros mismos? Si no ellos hasta el fin de la carrera.
obramos así, la espada de dos Dicha Palabra produce el
filos, manejada por una mano efecto de ubicarnos en la pre-
segura, nos penetrará y herirá. sencia de Cristo, ante quien todo
No la evitemos. Por cierto que está descubierto, sin que nada
nuestro orgullo, nuestra vanidad le quede oculto. Digámosle:
y nuestra suficiencia sufrirán. A “Examíname, oh Dios, y conoce
menudo, la herida será cruel. Y, mi corazón; pruébame y cono-
a veces, hasta nos resultará difí- ce mis pensamientos” (Salmo
cil perdonar a los instrumentos 139:23). ¿O intentaremos evitar
que Dios emplea para manejar la Palabra, que quiere poner al
la espada… desnudo todo motivo carnal por
Pero, la manera de evitar el cual nuestro andar se vería
toda contrariedad consiste en estorbado? Dejémosla llegar a
tomar nosotros mismos la Pala- nosotros sin ponerle obstáculos.
bra, esa espada de dos filos, y Nuestro poco éxito real en

116
epístola a los hebreos

la predicación de la Palabra, a mos verdaderos; estemos aten-


menudo depende del hecho de tos a este lado del combate, que
que pretendemos aplicarla a las es la lucha contra nosotros mis-
almas de los demás, antes de mos, el juicio de nosotros mis-
haberla dejado penetrar en no- mos, ¡y no sólo la lucha contra
sotros, para aprender a marcar los poderes de las tinieblas que
la diferencia entre el alma y el están fuera de nosotros!
Espíritu. Seamos sinceros; sea-
H.Rossier (M.E. 1923)

__________

ALGUNAS NOTAS SOBRE


LA EPÍSTOLA A LOS HEBREOS
(Viene de la página 72 del N° 93 – Primer semestre de 2014)

Capítulo 3 bién lo hemos visto como Hijo


del Hombre, coronado de gloria
Versículo 1 y de honra a la diestra de Dios,

E
l versículo 1 presenta la con- esperando que, de hecho, todas
clusión del tema que fue de- las cosas sean puestas bajo sus
sarrollado en los dos prime- pies. Y, finalmente, esos capítu-
ros capítulos. En ellos hemos los nos permitieron verlo, aún en
contemplado la gloria infinita su condición de Hombre, como
de la Persona del Hijo, superior misericordioso y fiel sumo sacer-
a los ángeles, y luego su encar- dote quien, habiendo sufrido y
nación. Hecho hombre, Él vino sido tentado, es poderoso para
a hablarnos como apóstol o socorrer a los que son tentados.
enviado de Dios. Así, pues, ha- Ahora, en el capítulo 3, va-
biendo participado de sangre y mos pues a considerar a Jesús
carne, es decir, de la condición bajo este doble carácter: como
en que se hallaban los suyos, su- apóstol y sacerdote. Y es notable
frió y murió para librarlos. Tam- que en estos versículos sea pre-

117
en esto pensad

sentado bajo su nombre perso- con el llamamiento terrenal de


nal: Jesús. Efectivamente, Aquel Israel. Y como tales, eran san-
que llevó ese nombre en la tierra tos, puestos aparte.
en medio de los hombres, quien
fue el apóstol, el enviado de Versículos 2 a 6
Dios (Juan 20:21), y quien en el En este párrafo hallamos un
cielo ejerce el sacerdocio supre- tercer carácter de Cristo: como
mo, es siempre Jesús, el nombre Hijo, él fue constituido, estable-
sobre todo nombre. Esto mues- cido sobre su propia casa. En re-
tra lo conveniente de la exhor- lación con este oficio es presen-
tación: “Considerad”, y habla a tado comparándolo con Moisés,
nuestro corazón. de quien los hebreos habrían
Pero, él es el apóstol y sumo podido reivindicar su grandeza
sacerdote de nuestra confesión como siervo de Dios, fundándo-
o profesión, es decir, del cristia- se en el testimonio de Jehová en
nismo. Los hebreos confesaban Números 12:7.
o profesaban ser cristianos. Tal Pero la comparación tam-
es el terreno en que el escritor bién pone de relieve el contras-
sagrado los considera siempre. te. Moisés fue fiel, como siervo,
Sin embargo, la profesión podía en toda la casa de Dios, es decir,
no ser real en todos los casos; la casa de Israel de la cual fue el
ésta es la razón por la cual en la libertador y el legislador. El ca-
epístola abundan las adverten- rácter que manifestó como tal
cias, aunque sin dejar de supo- fue la fidelidad a Dios; de ese
ner que ellos eran sinceros. modo cumplía y hacía cumplir
Los hebreos tenían que Sus órdenes, y transmitía Sus
considerar a Jesús allí donde palabras a Israel.
él está ahora: a la diestra de la Pero, en estos versículos ve-
Majestad en los cielos. A causa mos a Cristo, no como siervo,
de esto, relacionados con un sino fiel como Hijo, fiel a Aquel
Cristo celestial, aunque eran el que lo constituyó como apóstol y
verdadero remanente de Israel, sumo sacerdote. Y lo es sobre su
ellos eran participantes del lla- propia casa, la casa cristiana. En
mamiento celestial, en contraste este contexto no se contempla a

118
epístola a los hebreos

la Iglesia como cuerpo, sino que administración, más que como


se toma en consideración todo morada de Dios. Ahora bien,
lo que abarca la profesión de la puesto que se trata de la pro-
fe cristiana. Además, Cristo es fesión, todos los hebreos que
Dios, otra gloria que muestra profesaban el cristianismo for-
su infinita superioridad sobre maban parte de esa casa. Pero
Moisés. Como tal, Él es el que el final de la carrera pondría de
edifica la casa, es decir, quien manifiesto quiénes de ellos retu-
la establece con todo lo que le vieron firmemente la confianza
pertenece y depende de Sí. y la gloria de la esperanza.
Moisés, aunque ocupaba Los profesantes sin vida se
un lugar preeminente, formaba quedan en el camino, pero los
parte de la casa de su Señor, y profesantes que poseen la vida
era tan sólo un fiel siervo en ella. son estimulados a mantenerse
Mientras que Cristo, como Hijo, firmes hasta el fin, sostenidos
fue establecido sobre su propia por la confianza que da el cris-
casa, la cual él mismo fundó. tianismo y la esperanza gloriosa
Moisés pasó, pero Cristo que dimana de él.
permanece y administra su pro-
pia casa, una casa de la que for- Versículos 7 a 11
mamos parte; y podemos contar “Por lo cual.” Con estas pa-
con él, quien es un administra- labras, también aquí se introdu-
dor siempre fiel. ¡Qué gracia y ce una exhortación fundada en
aliento hallamos en esto! lo que precede y, sobre todo, en
lo que respecta a la importancia
Versículo 6 primordial de perseverar hasta
“Su casa, la cual… somos el fin. En el versículo 1 el énfa-
nosotros”, dice el autor de la sis se encontraba en la palabra
epístola y, con esta expresión se “considerar”; en el versículo 7,
ubica entre el conjunto de los en el verbo “oír”.
creyentes hebreos a quienes se “Como dice el Espíritu San-
dirige. Por cierto, se trata de la to.” En esta epístola, varias ve-
casa de Dios, pero considera- ces hallamos expresiones simi-
da bajo el punto de vista de la lares cuando se cita el Antiguo

119
en esto pensad

Testamento: “Dice el Espíritu bras a aquellos a quienes les es-


Santo”; “dando el Espíritu San- cribía, diciéndoles lo que leemos
to a entender”; “atestigua… el a continuación:
Espíritu Santo” (3:7; 9:8; 10:15).
Tenemos así un testimonio res- Versículo 12
pecto a la divina inspiración “Mirad, hermanos, etc.” La
del Antiguo Testamento, como fuente de la incredulidad, pues,
también lo establecen otros pa- se encuentra en el corazón. El
sajes en los que leemos las ex- enemigo concentra su esfuer-
presiones “dijo Dios”; “Él dijo”; zo actuando sobre ese corazón
“al que dijo”; “el que le dijo”. Y malo, para sembrar en éste la
esto en perfecta armonía, tanto desconfianza respecto a Dios y
con las palabras que dan inicio sus promesas. Israel en el desier-
a la epístola: “Dios, habiendo to, aunque había visto las obras,
hablado... en otro tiempo… por el poder y los cuidados de Dios,
los profetas”, como con el testi- cedió a los deseos de su cora-
monio del Señor. En estos tiem- zón malo y se dejó arrastrar a
pos de incredulidad es bueno la incredulidad. De esa manera
señalar esto. el pueblo perdió de vista la se-
La exhortación tenía como guridad que Dios le había dado
objetivo advertir a los cristianos acerca de que entraría en Ca-
hebreos contra el peligro de que naán y de que allí encontraría
abandonaran su confianza y su descanso, y entonces se rebeló.
esperanza. Esa es la pendiente natural
Con este pensamiento, el en que se desliza el corazón.
escritor sagrado les citó las pa- Los hebreos debían tener cuida-
labras del Salmo 95, donde el do, a fin de que el engaño del
salmista recuerda las rebeliones enemigo no los arrastrase has-
del pueblo en el desierto, la cau- ta llegar al pecado mismo. La
sa de tales rebeliones, es decir, incredulidad es un pecado, y el
la incredulidad, y asimismo las pecado es siempre un engaño
consecuencias de ellas: ser ex- del corazón. ¡Y cuán solemne es
cluidos de Canaán. el resultado de la incredulidad!
Luego aplica dichas pala- El hombre se aparta del “Dios

120
epístola a los hebreos

vivo” y así se hunde en la muer- “Hoy” la voz de Dios se hace oír


te. ¿Qué, pues, le queda? por su Palabra, no sólo para lla-
mar a los pecadores a la salva-
Versículo 13 ción, sino también para alentar
Al mismo tiempo que cada a los creyentes a fin de que se
uno debía tener cuidado de sí mantengan alerta y perseveren
mismo y de las astucias de su en el camino.
propio corazón, también debían “Hoy” nos muestra que ven-
exhortarse y alentarse mutua- drá un mañana radiante, pero
mente, y ello “cada día”. Todo no en esta tierra. Y así, tenien-
creyente tiene que ejercer tal do cuidado de nosotros mismos
deber de amor hacia sus herma- y exhortándonos mutuamente
nos; esto los fortalecerá tanto “hoy”, seremos preservados del
a él mismo como a los demás. endurecimiento de corazón, en-
Tenemos más energía y valor si durecimiento al que se llega por
combatimos juntos que si lo ha- el engaño del pecado.
cemos individualmente.
La expresión “cada día” Versículo 14
es muy apropiada, puesto que ”Somos hechos participan-
cada día, hasta que lleguemos tes (o: compañeros) de Cristo”;
al final de la carrera, enfrenta- he aquí el privilegio precioso y
remos pruebas, dificultades y glorioso del verdadero cristiano.
tentaciones. Por eso el texto Dichos “compañeros” ya fueron
añade: “Entre tanto que se dice: mencionados en el capítulo 1,
Hoy.” Esta palabra la hallamos versículo 9. Ellos tienen parte
repetida unas cinco veces en en Su vida y tendrán parte en
los capítulos 3 y 4; ello nos de- Su gloria. Caminan en la sen-
muestra la importancia que el da que Él abrió y por la cual Él
Espíritu Santo le concede. El mo- anduvo, y llegarán a la misma
mento presente es el único que meta. Sólo que, a causa de que
nos pertenece; el mañana no ellos se encuentran mezclados
es nuestro. Cada día es “hoy”, con un pueblo profesante, tie-
hasta que lleguemos al fin de la nen una restricción: “Con tal
carrera en el descanso glorioso. que retengamos firme hasta el

121
en esto pensad

fin nuestra confianza del princi- la conducción de Moisés. To-


pio.” Esta posición de compañe- dos habían oído la voz de Dios
ros de Cristo es nuestra si rete- y, a pesar de ello, se rebelaron
nemos hasta el fin la confianza contra él y lo hicieron airar. La
que brinda en su comienzo la indignación de Dios contra ellos
recepción del cristianismo. Esto subsistió durante cuarenta años
no afecta en nada la seguridad y, según el juicio que había pro-
absoluta del verdadero creyen- nunciado a causa del pecado
te. Dependemos de Dios a cada que cometieron, sus cuerpos
instante, y él será fiel hasta el cayeron en el desierto (véase,
fin; pero nosotros tenemos que especialmente, Números 14:22,
mantenernos firmes hasta el fin. 23, 29, 32). Ellos no entraron en
el reposo prometido, pues la in-
Versículo 15 credulidad que manifestaron les
El versículo 15 se liga a lo impidió alcanzarlo.
que precede y hallamos en él un La advertencia se aplica a
motivo imperioso para retener quienes, profesando el cristia-
hasta el fin la esperanza que nos nismo, se dejan desalentar y,
ha sostenido desde el comienzo: por incredulidad, no permane-
“Entre tanto que se dice (o: por cen firmes hasta el fin.
lo cual se dice).” Vemos, pues, Esto tenía una aplicación
que la epístola está colmada de más directa a los hebreos, que
exhortaciones y advertencias a habían comenzado a marchar
las cuales debemos prestar gran recibiendo a Jesús como el Me-
atención. sías prometido, pero a quienes
las dificultades del camino,
Versículos 16 a 19 pruebas y persecuciones pare-
Estos versículos forman un cían desalentarlos. Ellos, pues,
paréntesis que presenta la mar- fueron exhortados a retener
cha y la caída de Israel en el firmes por la fe la esperanza
desierto, como ejemplo de lo prometida, y a la vez fueron ad-
que puede sucederles a quienes vertidos de que si la dejaban de
profesan el cristianismo. El pue- lado, al fin no gozarían del re-
blo había salido de Egipto bajo poso de Dios. Dicho reposo es

122
epístola a los hebreos

el tema que se desarrolla en el cha una promesa, la de entrar


capítulo siguiente. en el reposo de Dios. Dicha pro-
Recordemos una vez más mesa puede sobreentenderse
que estas exhortaciones y ad- en la expresión “hoy” del pasaje
vertencias, que estos repetidos de los Salmos que fue citado an-
“si” que leemos, no afectan teriormente y que fue enuncia-
absolutamente en nada la se- do varios siglos después de que
guridad que gozan los santos, los israelitas entraran en Canaán
la cual descansa en Dios, quien (véase también el versículo 7 de
no falla jamás. Son advertencias este capítulo).
dadas a todos los profesantes, Ahora bien, los israelitas que
pero muy provechosas para los salieron de Egipto cayeron en el
santos, quienes son impulsados desierto a causa de su increduli-
así a velar por mantenerse fir- dad. Vemos, pues, en ello cuán
mes hasta el fin de la carrera. apropiada es para el presente la
exhortación: “Temamos, pues,
no sea que permaneciendo aún
Capítulo 4 la promesa de entrar en su repo-
so, alguno de vosotros parezca
El hecho de apartarse de no haberlo alcanzado”, es decir,
Dios por incredulidad, de en- que dé la impresión de quedar-
durecerse por el engaño del se atrás. Si alguien procura es-
pecado, como lo hicieron los is- tablecerse en este mundo a fin
raelitas en el desierto, tuvo sus de reposar a gusto de uno, evi-
consecuencias: Dios se disgustó tando los sufrimientos y el buen
con ellos y les cerró la entrada combate que se relacionan con
al reposo que les había reserva- el peregrinaje de la fe, por cierto
do en Canaán. La mención del da tal impresión: parece haber
concepto del reposo dio lugar a perdido de vista el reposo de
las exhortaciones dirigidas a los Dios que se encuentra al final de
creyentes hebreos. la carrera.

Versículo 1 Versículo 2
A los creyentes les fue he- “Porque también a nosotros

123
en esto pensad

se nos ha anunciado la buena “los que hemos creído” ma-


nueva como a ellos.” A nosotros nifiesta el carácter de quienes
también, lo mismo que a los is- entran en el reposo; reposo aún
raelitas, se nos ha anunciado la futuro, pero que ya les pertene-
buena nueva del reposo; pero ce, pues entran en él por la fe;
no temporal como a ellos, sino los tales tienen esa seguridad. Es
eterno. La propia palabra de un reposo prometido por Dios,
Dios le aseguraba al pueblo la el cual es Su propio reposo.
entrada a la buena tierra de Ca-
naán. Ellos escucharon dicha pa- Versículo 4
labra; sin embargo, no les sirvió Leemos, pues, que las obras
de nada, porque no la creyeron, de Dios “estaban acabadas des-
como lo vemos en el capítulo 13 de la fundación del mundo”. Y
del libro de los Números. que luego Él reposó. Se trata del
El relato de los espías es la reposo de Dios después de la
piedra de toque que manifestó creación, el día séptimo. Dicho
la incredulidad del pueblo; se reposo nos hace conocer el ca-
rebelaron y perecieron en el de- rácter del descanso que está por
sierto. ¿Para qué sirven las pro- venir. Será un reposo después
mesas de Dios si en el corazón del trabajo; pero es el reposo
la palabra no va acompañada de Dios. Dios “callará de amor
por la fe? Para nada, responde (o: descansará en su amor)” (So-
este versículo. Y esto es algo fonías 3:17). Y, ¡qué maravilla!,
muy serio. Él quiso que otros compartan y
entren en dicho reposo,
Versículo 3
En este texto hallamos el Versículos 5 a 7
lado positivo de la verdad enun- Dios reposó el día séptimo.
ciada en el versículo precedente. Ese reposo no se refiere sola-
“Pero los que hemos creído (o: mente a la culminación de su
nosotros los creyentes) entramos obra, sino también al gozo so-
en el reposo”, opuestamente a berano que sintió el Creador al
quienes su incredulidad los ex- ver aquello que él había llama-
cluyó del reposo. La expresión do a la existencia: “Y vio Dios

124
epístola a los hebreos

todo lo que había hecho, y he Versículo 8


aquí que era bueno en gran El hecho de que Josué intro-
manera.” El hombre, su criatura dujera a Israel en la tierra pro-
inteligente, a quien había pues- metida no significó el reposo
to como cabeza de la creación, definitivo; sólo fue la figura de
estaba destinado a entrar en ese ello. El autor de la epístola da la
reposo de Dios, a participar de prueba de esto al citar el pasa-
esa felicidad. Por ello Dios había je en que David, mucho tiempo
puesto aparte el séptimo día. después de Josué, habló de otro
Pero el hombre no entró en día. ¡Qué consuelo y qué alien-
el reposo de Dios en la creación, to recibieron esos cristianos que
porque, en primer lugar, no ha- se sentían abrumados en su fe,
bía trabajado; y, por otra parte, cuando se les aseguró que para
a causa de su pecado introdujo ellos había aún un reposo veni-
la corrupción y el desorden en la dero! Es la conclusión a la que
creación de Dios. Asimismo, los se llega en el versículo siguiente.
israelitas, a causa de su incre- Pero notemos aún aquí cómo
dulidad y rebelión, también se todo lo que se refiere al antiguo
privaron de entrar en el reposo orden de cosas es puesto de
de Canaán. lado y es reemplazado por algo
Entonces Dios —quien en mejor, más excelente.
su gracia no abandona su desig-
nio de amor hacia el hombre— Versículo 9
ante las faltas de éste, introdujo “Por tanto, queda un reposo
algo más excelente: “otra vez (o: un sabatismo, un reposo sa-
determina un día” en que algu- bático) para el pueblo de Dios.”
nos entrarían en su reposo. Se ¡Consoladora verdad! Aún es
trata de los creyentes. futuro, pero es seguro: “que-
La fe, pues, se apodera da” un reposo después del tra-
desde ahora de dicho reposo bajo, las luchas y las fatigas; y el
de Dios, el cual los creyentes pueblo de Dios entrará en él. Se
poseerán en el porvenir. No se trata de “un sabatismo” (según
trata de un reposo terrenal, sino el original en griego), es decir,
celestial. algo permanente: la celebración

125
en esto pensad

de un sábado o reposo eterno tros, sino también aquellas que


que nada podrá turbar jamás. tienen por objeto consumar el
En el milenio, el pueblo te- bien. Es todo lo que el creyente
rrenal, Israel, hallará el verdade- tiene que hacer según la volun-
ro reposo terrenal, y asimismo la tad de Dios en este mundo, lo
tierra entera, bendecida bajo el que constituye la actividad de
reinado de Cristo. Mientras que su vida en el desierto. Descan-
el pueblo celestial hallará el re- saremos de nuestras luchas y de
poso en el cielo. Pero, el estado nuestras buenas obras. Alguien
eterno, cuando Dios sea todo en dijo: «Las labores del nuevo
todos, será el reposo perfecto y hombre cesarán.» Pero nuestro
definitivo para Dios y para los propio reposo se halla conteni-
redimidos de todos los tiempos do en el descanso de Dios.
y de todas las dispensaciones.
Entonces Dios descansará en Versículo 11
todo lo que da contentamiento “Procuremos, pues, entrar
a su corazón, y todos los que le en aquel reposo, para que nin-
pertenecen descansarán en su guno caiga en semejante ejem-
reposo. plo de desobediencia.” El terri-
ble ejemplo de la desobediencia
Versículo 10 de Israel en el desierto y las con-
“Porque el que ha entrado secuencias que ella le acarreó,
en su reposo, también ha repo- una vez más se presenta ante
sado de sus obras, como Dios los ojos de los que profesan ser
de las suyas.” Este versículo nos cristianos, para que a los tales
muestra el carácter del reposo les sirva de advertencia.
del cual trata el capítulo. Es el Sin embargo, también cons-
reposo que sigue después del tituye un aliento. El reposo se
trabajo, tal como fue para Dios encuentra al final de la carre-
luego de la creación. La expre- ra, pero los trabajos y las labo-
sión “sus obras” no se refiere res están delante de nosotros.
solamente a las labores que pro- Pongamos, pues, todo nuestro
vienen de la lucha contra el mal empeño para proseguir dicha
en nosotros y fuera de noso- carrera y no nos desalentemos.

126
epístola a los hebreos

Los israelitas tenían la Palabra energía y poder? La respuesta


de Dios; pero no creyeron y ca- es: alcanzar lo más íntimo que
yeron en el desierto. Nosotros hay en el hombre, “hasta partir
también tenemos la Palabra de el alma y el espíritu, las coyuntu-
Dios, que nos muestra la meta ras y los tuétanos”. La Palabra,
y nos traza el camino hacia el por el poder de la verdad, sepa-
reposo. ra lo que se encuentra más es-
trechamente ligado en nuestros
Versículo 12 pensamientos. Si el alma (lo que
Es lo que hallamos ahora. pertenece a la naturaleza) mez-
Efectivamente, el resto del capí- cla sus sentimientos con lo que
tulo nos presenta los preciosos es espiritual, entonces la Palabra
socorros que necesitamos para obra para que discernamos tal
ir hacia adelante con valentía, mezcla. Ella nos muestra, como
superando todo lo que se nos revelación de Dios, lo que es
puede presentar en el camino. de Dios y lo que es del «yo». La
Dichos socorros son: la Palabra expresión “las coyunturas y los
de Dios, el sacerdocio de Cristo tuétanos” nos habla de aquello
y el trono de la gracia. que es lo más vital y, a la vez, lo
La Palabra de Dios es viva; que se encuentra más profunda-
ella emana del Dios vivo y es la mente escondido en nuestro ser.
expresión de su voluntad. Pro- ¿Cuál es, pues, el efecto de
duce su efecto: puede llamar a tal penetración de la Palabra en
la existencia y de la misma ma- lo más íntimo de nuestro ser?
nera reducir a ésta a la nada. Ella juzga los pensamientos y las
Ella obra sobre el alma, y lo hace intenciones del corazón. Juzga
con energía, como lo indica la los pensamientos de la carne,
palabra “eficaz”. Y para demos- los cuales producen la increduli-
trar aún con más fuerza hasta dad y nos inducen a descuidar el
dónde llega su acción, se nos reposo de lo alto e intentar bus-
dice que es “más penetrante carlo en este mundo. Ella juzga
que toda espada de dos filos”. entre aquello que en el corazón
Y si nos preguntamos ¿cuál es de Dios y lo que no es de él.
es el objetivo de tal vida, tal Manifiesta lo que es un obstá-

127
en esto pensad

culo para nuestro andar, las as- ojos están abiertos sobre cada
tucias y las trampas de nuestro criatura, y ninguna de ellas pue-
corazón que nos impulsan a de sustraerse de su mirada, así
abandonar nuestra posición de también todo en nosotros, “to-
fe. E incluso juzga las intencio- das las cosas”, están desnudas
nes del corazón. Mi intención y abiertas delante de Aquel a
podría parecerme buena; pero quien tenemos que dar cuenta.
¿soportará el juicio de la Pala- Sería en vano tratar de escon-
bra? En esa intención, ¿no esta- derle algo, ya sean pensamien-
ré mezclando algo del «yo»? tos, motivos o intenciones; todo
Sean pensamientos, deseos está abierto delante de Él.
o motivos, es necesario que Así, pues, nuestra concien-
todo ello sea juzgado y contro- cia queda expuesta bajo su mi-
lado por la Palabra a fin de que rada. Éste es un pensamiento
nuestro andar en el desierto no solemne y serio, pero también
se detenga ni sufra demoras, precioso a causa del efecto ben-
sino que prosiga hacia la meta: dito que produce en el alma. De
el reposo. ¡Cuán preciosa es la esta manera, todo lo prohibido
Palabra, la cual nos sirve como es juzgado y podemos conti-
guía divina! Ella juzga, hasta su nuar el camino en comunión
misma raíz, las tendencias pérfi- con Dios.
das de nuestra carne, para que
podamos proseguir nuestro ca- Versículo 14
mino con gozo y confianza. En este punto comienza el
gran tema del sacerdocio de
Versículo 13 Cristo, el gran sumo sacerdote,
En este versículo somos tema que continuará en los ca-
transportados, sin transición, de pítulos siguientes. Dicho sacer-
la palabra de Dios a Dios mismo. docio es otro socorro que se nos
Es comprensible, pues ella es la brinda para ayudarnos en nues-
que nos lleva ante Dios, quien tro andar a través del desierto.
nos ubica en su presencia, con El versículo 1 del capítulo
todo lo que ella nos hace des- 3 exhorta a los hermanos san-
cubrir en nosotros. Así como sus tos a considerar a Jesucristo, el

128
epístola a los hebreos

“apóstol y sumo sacerdote de y que, como tal, experimentó


nuestra profesión”. Hasta aquí todo lo que implica la condición
hemos considerado al apóstol; de hombre aquí abajo, pero
ahora veremos al sumo sacer- hombre perfecto, sin pecado. Y
dote. Si, por un lado, la Palabra este Jesús es el Hijo de Dios, lo
juzga sin reservas el mal en no- cual nos habla de su grandeza.
sotros, por otro, tenemos a dis- He aquí por qué él no es sola-
posición el sacerdocio de Cristo mente un sumo sacerdote, sino
para que nos ayude en nuestras el gran sumo sacerdote.
debilidades. Veamos luego el lugar don-
El autor de la epístola co- de él ejerce el sacerdocio: “Tras-
mienza ahora este nuevo tema, pasó los cielos.” Así como en
de la misma manera que lo hizo la antigüedad Aarón, en el día
en el versículo 1 del capítulo 3, de las expiaciones, después de
es decir, con una exhortación: haber cumplido todo lo que es-
“Por tanto, teniendo… retenga- taba ordenado, pasaba a través
mos nuestra profesión.” En esta de las diversas partes del taber-
epístola, es notable ver la solici- náculo y, finalmente, entraba
tud con la que el Espíritu de Dios en el lugar santísimo donde
insiste sobre la perseverancia y se encontraba el arca —figura
la firmeza en la profesión cris- del trono de Dios, donde Jeho-
tiana. Pero, al mismo tiempo, vá manifestaba su presencia—,
nos presenta los motivos más así también Cristo, nuestro gran
poderosos para que nos man- sumo sacerdote, después de ha-
tengamos firmes. Este texto nos ber cumplido todo ofreciéndose
dice, pues, que tenemos “un a sí mismo, subió por encima de
gran sumo sacerdote que tras- todos los cielos y entró a la pre-
pasó los cielos, Jesús el Hijo de sencia de Dios. Él no fue conta-
Dios”, y todo lo que resulta de do solamente en el rango de los
ese hecho. espíritus perfeccionados y de los
Consideremos primero la ángeles, sino que se sentó a la
persona que cumple el oficio de diestra de la Majestad, corona-
sumo sacerdote. Es Jesús, quien do de gloria y de honra, con un
fue un hombre en este mundo nombre sobre todo nombre, y

129
en esto pensad

teniendo todas las cosas sujetas zas y dificultades, es decir, de


debajo de sus pies. Allí, pues, Él las penas, las luchas y las fatigas
se presenta por nosotros ante la que hallamos en el camino. Para
faz de Dios. todas estas cosas encontramos
en Él un corazón lleno de simpa-
Versículo 15 tía, de compasión.
”Porque no tenemos un ¿Y por qué motivo se nos
sumo sacerdote que no pue- concede esto? Pues porque Él
da compadecerse de nuestras mismo “fue tentado en todo
debilidades, sino uno que fue según nuestra semejanza, pero
tentado en todo según nuestra sin pecado”. Simpatizamos, nos
semejanza, pero sin pecado.” compadecemos de los dolores
Nuestro sumo sacerdote que los demás sienten, cuando
simpatiza con nuestras debilida- nosotros mismos pasamos por
des, se compadece de ellas. Po- ellos; y éste es el caso de nues-
dríamos pensar que su grandeza tro sumo sacerdote. “Fue tenta-
le habría impedido hacerlo. Pero do (o: probado) en todo según
no; si es el Hijo de Dios, también nuestra semejanza.” Así como
es el Hijo del Hombre y, como lo hemos leído en el capítulo
tal, en la tierra donde vivió fue 2, Él participó de sangre y car-
tentado en todas las cosas como ne; fue realmente un hombre
nosotros, pero sin pecado. Sólo y sintió las cosas que tuvo que
notemos bien que se trata de enfrentar con un corazón hu-
nuestras debilidades y no de mano. Fue el varón de dolores.
nuestros pecados. La Palabra Pasó por angustia y aflicción.
juzga al pecado y yo lo juzgo Y, además de los sufrimien-
con ella. La simpatía con el pe- tos morales, Él sintió nuestras
cado no existe. Si hemos pe- debilidades físicas, cansancio,
cado, le confesamos a Dios tal hambre y sed. Sufrió la contra-
pecado y tenemos a Jesucristo dicción de los pecadores que
el justo como abogado para con se le oponían. Fue asaltado por
el Padre. Pero Jesús es sacerdote todos los ardides de Satanás y
para compadecerse de nuestras de los hombres. Fue tentado
debilidades, de nuestras flaque- por el diablo, por los impíos, e

130
epístola a los hebreos

incluso por sus discípulos; no se hemos nacido de la carne y te-


le eximió de nada de ello. Así nemos el pecado en nosotros en
fue hecho “en todo semejante la carne; somos, pues, tentados
a sus hermanos para venir a ser por el pecado que está en no-
misericordioso y fiel sumo sacer- sotros, y así cometemos pecado
dote” para ellos. Por eso puede (véase Santiago 1:14-15).
compadecerse y, efectivamente, Jesús nació del Espíritu San-
simpatiza con nosotros allí en la to y, en consecuencia, era sin
alta posición en la gloria donde pecado, ajeno, pues, a la concu-
entró, después de haber tras- piscencia; de manera que para él
pasado los cielos, y donde está la tentación sólo podía provenir
libre de todas esas debilidades y del exterior. No obstante, experi-
esos sufrimientos. mentó nuestras debilidades y así,
Del mismo modo que el ahora fuera del dolor, pero con
hecho de haber experimenta- la naturaleza humana que en el
do dolores profundos nos da tiempo de su paso por este mun-
la aptitud para tomar parte en do sintió el dolor y la flaqueza,
las penas de quienes pasan por Jesús puede compadecerse con
las mismas pruebas, así también amor y manifestarnos su simpa-
ocurre con el Salvador. Y esto tía en todo aquello que pasamos
es lo que nos alienta cuando, en este mundo. Esto nos lleva a
en nuestras debilidades, pen- considerar el tercer punto: el tro-
samos en él y decimos: «Él se no de la gracia, el cual se halla
compadece, simpatiza en todas unido al sacerdocio de Cristo, el
mis penas.» Pero, no olvidemos gran sumo sacerdote.
que si el Señor fue verdadera-
mente hombre y experimentó Versículo 16
todo lo que implica la condición ”Acerquémonos, pues, con-
humana, fue “sin pecado”. Esto fiadamente al trono de la gra-
no sólo significa que jamás fa- cia, para alcanzar misericordia
lló tanto en sus hechos como y hallar gracia para el oportuno
en sus pensamientos, sino que socorro.” Para un pecador no
en sí mismo era absolutamente justificado, el trono de Dios es
sin pecado. En cambio, nosotros un trono de santidad, de justicia

131
en esto pensad

y de juicio. Llevado ante ese tro- tencia, “acerquémonos confia-


no, dice: «Estoy perdido.» Pero damente al trono de la gracia”.
entonces Dios le hace conocer Confiadamente, pues Jesús está
el sacrificio de Cristo y la gracia allí; confiadamente, porque es el
que perdona y que reina. De allí trono de la gracia, donde no se
en adelante, para tal pecador, el nos rechaza; se trata, pues, del
trono de Dios viene a ser el tro- corazón de Dios abierto a nues-
no de la gracia. Y ante ese trono tro favor. Acerquémonos; estar
está el sumo sacerdote, Jesús, cerca de Dios es nuestro precio-
el Hijo de Dios, quien consumó so privilegio.
todo para que nosotros pudié- La Escritura no dice: «Acer-
ramos presentarnos delante de quémonos al sumo sacerdote»,
Dios, y quien se compadece de sino que vayamos directamen-
nuestras debilidades. Por eso te al trono de la gracia, donde
retenemos nuestra profesión, tenemos libre acceso y donde
porque Jesús está permanente- hallamos todo preparado para
mente allí para mantenernos fir- nosotros. Nosotros, que somos
mes. Pero saber esto no es todo. pobres y débiles criaturas, y que,
Lo que leemos en esta porción incluso como creyentes, come-
tiene como objetivo inspirarnos temos faltas de tantas maneras,
confianza. Ella nos habla de lo necesitamos la misericordia. Re-
que es el Señor, de lo que ha cibimos, pues, esa misericordia
hecho, del lugar donde se en- en el trono de la gracia; ella se
cuentra, de lo que él hace aún encuentra allí a nuestra dispo-
allí y de todo lo que se halla en sición. Pero, de igual manera,
su corazón. necesitamos la gracia en nues-
¿Cómo podríamos mante- tras luchas, la cual también ha-
nernos firmes en la debilidad, llamos en el trono de la gracia.
frente a las dificultades y en me- Necesitamos constantemente la
dio de los embates del Enemi- misericordia y la gracia; las halla-
go? Entonces nos llega la apro- mos en el corazón de Dios; y así
piada exhortación o, más bien, somos socorridos en el momen-
el aliento. Así que, sintiendo to oportuno. Estos momentos
nuestras necesidades e impo- son frecuentes. Se puede decir

132
propiciación y sustitución

que constituyen cada instante fiadamente al trono de la gracia


de nuestro peregrinaje. Pero, donde el socorro está prepara-
hay tiempos en que la angustia do, donde, por así decirlo, sólo
es más fuerte, en que el peligro tenemos que tomarlo.
es más apremiante. En esas cir-
cunstancias, pues, vayamos con- Continuará
Anónimo (M.E. 1892-1893)

__________

propiciación y sustitución
Levítico 16:15-34

E
n la epístola a los Hebreos, relaciones —relaciones infinita-
capítulo 13, versículo 11, ha- mente numerosas— entre ella y
llamos una evidente alu- el gran día de las expiaciones1),
sión al hecho descrito en Leví- o más bien de las propiciacio-
tico 16:27: “Y sacarán fuera del nes, para valernos de la traduc-
campamento el becerro y el ma- ción exacta del término de la Es-
cho cabrío inmolados por el pe- critura.
cado, cuya sangre fue llevada al En Hebreos 13:11, leemos,
santuario para hacer la expia- pues, que “los cuerpos de aque-
ción; y quemarán en el fuego su llos animales cuya sangre a cau-
piel, su carne y su estiércol.“ sa del pecado es introducida en
Cuanto más consideramos el santuario por el sumo sacer-
la epístola a los Hebreos, tan- dote, son quemados fuera del
to más observamos que existen campamento“; sólo que, bajo la

1) En la Biblia versión Pau-Vevey, la palabra hebrea Kaphar (cubrir) se encuentra


traducida 84 veces por “hacer propiciación”; solamente 3 veces por “hacer expia-
ción” (en Números 35:33; en 2.° Samuel 21:3 y en Isaías 27:9) —sentido particular
que queda suficientemente explicado en esos tres pasajes—; 10 veces por “perdo-
nar” (con nota al pie: hacer expiación); 2 veces por “apaciguar“, y 1 vez por “abo-
lir”. (Nota del autor, quien utilizó la versión francesa citada).

133
en esto pensad

Ley, ese hecho no era único, es para hacer la reconciliación (o:


decir, no se limitaba al gran día propiciación) SOBRE ÉL” (v. 10),
de las propiciaciones. Se hacía y en esto consiste la diferencia.
lo mismo con el sacrificio por la El gran concepto, de inmen-
culpa (Levítico 4:11, 12, 20, 21). sa importancia, que se presenta
En diversos casos los ani- en todo este capítulo es, pues,
males eran quemados fuera del la propiciación: un sacrificio
campamento, y eso siempre te- ofrecido; la sangre llevada den-
nía lugar cuando la sangre de tro del velo, puesta delante de
ellos había sido llevada dentro Dios en el lugar santísimo, colo-
del velo. Así, pues, en Levítico 6 cada sobre el propiciatorio, ba-
leemos: “No se comerá ninguna jo los ojos de Dios, y el derecho
ofrenda de cuya sangre se me- de cada pecador a acercarse en
tiere en el tabernáculo de reu- virtud de esa sangre que Dios
nión para hacer expiación (o: acepta y mira.
propiciación) en el santuario; al Este hecho se dirige a to-
fuego será quemada” (v. 30). dos los pecadores. Efectiva-
En el capítulo 16 del libro de mente, esta verdad se encuentra
Levítico hallamos exclusivamen- expuesta constantemente en el
te1) el término “hacer propicia- Nuevo Testamento: Cristo se en-
ción”, incluso cuando se trata tregó por todos, y en esto con-
del macho cabrío Azazel; só- siste la propiciación. A todos los
lo que, respecto a éste dice: “el pecadores no se les puede decir:
macho cabrío sobre el cual caye- «Cristo expió sus pecados.» Ja-
re la suerte por Azazel, lo pre- más leemos que Él llevó los pe-
sentará vivo delante de Jehová cados de todos, sino que “fue

1) En la Biblia versión francesa Pau-Vevey, utilizada por el autor, en el capítulo 16


del Levítico no se emplea la palabra “expiación”. En la versión Reina-Valera
1960 el término aparece para referirse indistintamente tanto al sacrificio por el
pecado como a la propiciación. Por ejemplo en los vv. 3, 5. 6a, 9, 11a, 15a, la
RVR 60 dice: “un becerro para (o: de la; o: en) expiación” ; “macho/s cabrío/s para
(o: en) expiación”; mientras que la versión Pau-Vevey, siempre dice “para sacrificio
por el pecado”. En los vv. 17, 24, 27, 30, 32, 33, 34 la RVR 60 dice “hacer/hará ex-
piación”; salvo en los vv. 6b, 10 y 11b donde traduce “reconciliación”, mientras que
la versión Pau-Vevey en todos estos casos traduce “hacer propiciación” (N. del T.).

134
propiciación y sustitución

ofrecido en sacrificio una sola Así, por un lado, la propicia-


vez para llevar los pecados de ción es la obra que se dirige a
muchos” (Hebreos 9:28); es de- todos y, por otro lado, la expia-
cir, de aquellos que le pertene- ción o, mejor, la sustitución es
cen, mientras que otros pasajes la obra por la cual el Señor Je-
dicen que “murió por todos.” sús llevó sobre sí los pecados de
El Nuevo Testamento men- “muchos” y, como el macho ca-
ciona la palabra “todos” en con- brío Azazel, los llevó al desierto.
traste con la palabra “muchos”.
En Romanos 5:18, las palabras: 1.a Timoteo 2:3-5. “Porque
“Por la justicia de uno vino a to- esto es bueno y agradable de-
dos los hombres la justificación lante de Dios nuestro Salvador,
de vida“, no quieren decir que el cual quiere que todos los
todos ellos son justificados, sino hombres sean salvos y vengan al
que dicha “justificación de vida” conocimiento de la verdad. Por-
se dirige a todos. En esto con- que hay un solo Dios, y un solo
siste, pues, la propiciación: el sa- mediador entre Dios y los hom-
crificio satisfizo plenamente a bres, Jesucristo hombre, el cual
Dios y todos pueden acercarse. se dio a sí mismo en rescate por
En cambio, en el versículo todos.“ No quiere decir que ha-
19 de este mismo capítulo lee- ya pagado el rescate de todos,
mos: “Porque así como por la sino que el rescate fue pagado;
desobediencia de un hombre que Dios aceptó ese pago y que,
los muchos fueron constitui- en virtud de esto, todos pueden
dos pecadores, así también por participar de ello ya que la deu-
la obediencia de uno, los mu- da quedó enteramente cubierta
chos serán constituidos justos.“ delante de Dios.
Muchos, no todos; esto quie-
re decir que todos los que están 2.a Corintios 5:14-15. “El
ligados con el primer Adán son amor de Cristo nos constriñe,
constituidos pecadores, y que pensando esto: que si uno mu-
todos los que, por la fe, están li- rió por todos, luego todos mu-
gados con el postrer Adán, son rieron; y por todos murió, para
constituidos justos. que los que viven, ya no vivan

135
en esto pensad

para sí, sino para aquel que mu- res, entraba envuelto en incien-
rió y resucitó por ellos.“ Él mu- so para que no muriera (Leví-
rió por todos; la provisión de vi- tico 16:13); pero, como tipo de
da fue hecha para todos; Dios Cristo, significa que entraba a la
quedó satisfecho; todo está en presencia de Dios envuelto del
regla; de allí en adelante nada perfume de Sus perfecciones,
impide que un pecador entre en que subió en virtud del fuego
el santuario. Todo esto, confor- del juicio tomado del altar.
me a la figura que nos presen-
ta Levítico 16: el sumo sacerdote Hebreos 9:25-26. “no pa-
llevó dentro del velo y puso so- ra ofrecerse muchas veces, co-
bre el propiciatorio, delante de mo entra el sumo sacerdote en
Dios, la sangre del macho cabrío el Lugar Santísimo cada año con
degollado a favor del pueblo, e sangre ajena. De otra manera le
hizo aspersión con ella siete ve- hubiera sido necesario padecer
ces, es decir, de manera com- muchas veces desde el princi-
pleta, delante del propiciatorio, pio del mundo; pero ahora, en
lugar donde el pecador puede la consumación de los siglos, se
acercarse y tener plena comu- presentó una vez para siempre
nión con Dios. Ya nada lo sepa- por el sacrificio de sí mismo para
ra de Él. quitar de en medio (o: para abo-
lir) el pecado.“ Esto es la propi-
Hebreos 9:24. “Porque no ciación. El concepto de “quitar
entró Cristo en el santuario he- de en medio (o: abolir) el pe-
cho de mano, figura del ver- cado”, va más lejos que el de
dadero, sino en el cielo mismo abolir nuestros pecados. Se tra-
para presentarse ahora por no- ta de la purificación del santua-
sotros ante Dios.“ Se trata del rio (Levítico 16:19, 20), la cual
primer acto del sumo sacerdote aún no está hecha por comple-
al entrar para presentarse delan- to, ya que el pecado todavía no
te de Dios con el incienso, y ser fue abolido. Sí lo fue en cuan-
recibido. Notemos que, bajo la to a nosotros; pero, el pecado
Ley, el sumo sacerdote, tomado se encuentra aún en el mundo,
de entre los hombres pecado- y los lugares celestiales todavía

136
propiciación y sustitución

están contaminados por la pre- La “purificación del santua-


sencia de Satanás. Los lugares rio” se realizará en el momento
celestiales no son los cielos de en que la Esposa haya entrado
los cielos, sino lo que se encuen- en la gloria; entonces en los lu-
tra debajo de los pies del Señor gares celestiales no quedará nin-
y que aún está contaminado por gún rastro de pecado. Satanás
el pecado (Ezequiel 1:26). con sus ángeles será arrojado a
El sumo sacerdote, pues, ha- la tierra, y como consecuencia,
cía propiciación por el santuario: la contaminación se incremen-
“se presentó una vez para siem- tará en ella tanto como pueda,
pre por el sacrificio de sí mismo por poco tiempo; luego el Se-
para quitar de en medio (o: pa- ñor sacudirá la tierra y el cielo,
ra abolir) el pecado.“ En virtud y el fruto de la obra que Cristo
del sacrificio de Cristo, la cues- consumó en la cruz se mostrará
tión del pecado jamás volverá a en la creación, con sus resulta-
presentarse delante de Dios, y la dos maravillosos. Es, pues, ne-
Creación espera ese día. cesario un estrado limpio, para
En la Creación, que había colocarlo bajo los pies de Cristo
salido perfecta de las manos (Hebreos 1:13).
de Dios, no hay una sola cosa
que no haya sido contaminada Hebreos 9:27-28. “Y de la
por el pecado. Si hablamos de manera que está establecido
la magnificencia de los astros o para los hombres que mueran
de la pureza del cielo, son co- una sola vez, y después de esto
sas que el hombre no ha podido el juicio, así también Cristo fue
tocar; pero, habiendo entrado el ofrecido una sola vez para llevar
pecado en la creación, Dios lo los pecados de muchos; y apa-
ve en todas partes, contempla recerá por segunda vez, sin rela-
las consecuencias que ella sufre, ción con el pecado, para salvar a
y cuando establezca los nuevos los que le esperan.“
cielos y la nueva tierra todo lo En la expresión “para llevar
que pertenece a la antigua crea- los pecados de muchos“, ha-
ción pasará; todas las cosas se- llamos la realización de lo que,
rán hechas nuevas. tipológicamente, representaba

137
en esto pensad

el macho cabrío Azazel. Cada tión del pecado está arreglada,


vez que se habla de muchos se porque el Espíritu Santo «salió
trata de la sustitución (o expia- del santuario» y nos da testimo-
ción), y no de la propiciación. nio de que la obra de Cristo fue
Este pasaje nos presenta plenamente aceptada.
un cuarto aspecto del gran día Por el contrario, Israel debe-
de las propiciaciones, median- rá esperar la aparición del Señor
te las palabras: “Aparecerá por para saber que la cuestión del
segunda vez, sin relación con el pecado está arreglada para ese
pecado, para salvar a los que le pueblo, así como fue resuelta,
esperan.” Cuando el sumo sa- ya de manera eterna, para no-
cerdote salía del santuario — sotros los cristianos: “Habien-
habiendo cumplido allí su ser- do efectuado la purificación de
vicio—, mediante su aparición nuestros pecados por medio de
daba la prueba de que todas las sí mismo, se sentó a la diestra
cosas estaban en regla con Dios, de la Majestad en las alturas“
y así el pueblo podía reposar du- (Hebreos 1:3).
rante un año, porque la cuestión
del pecado estaba arreglada de Filipenses 3:20-21: “Mas
manera tan perfecta como era nuestra ciudadanía está en los
posible bajo la Ley. cielos, de donde también espe-
Las palabras: “Los que le ramos al Salvador, al Señor Je-
esperan”, no significa que éstos sucristo; el cual transformará el
sean solamente quienes lo espe- cuerpo de la humillación nues-
ran efectiva, concretamente, tra, para que sea semejante al
sino que abarca a todos los cre- cuerpo de la gloria suya, por el
yentes. La diferencia, para no- poder con el cual puede tam-
sotros los cristianos, consiste en bién sujetar a sí mismo todas las
que no necesitamos —como Is- cosas.“ El hecho de que Él apa-
rael en el pasado, o como el re- rezca como Salvador, se refiere
manente judío en el futuro— sólo a la salvación de nuestros
que el sumo sacerdote salga del cuerpos: “Transformará el cuer-
templo para asegurarnos, me- po de la humillación nuestra, pa-
diante su presencia, que la cues- ra que sea semejante al cuerpo

138
propiciación y sustitución

de la gloria suya.“ Tal es nuestra considerar Colosenses 1:19-20,


parte. Cuando el Salvador apa- donde hallamos los tres hechos
rezca no será para transformar que se relacionan con el capítu-
los cuerpos del remanente judío lo 16 del libro del Levítico: “Por
creyente, sujetos futuros de Su cuanto agradó al Padre que en
reino terrenal, aun cuando ellos, él habitase toda plenitud, y por
tanto como nosotros, tengan el medio de él reconciliar consi-
carácter de “los que le esperan”. go todas las cosas, así las que
Este último término es, pues, están en la tierra como las que
como lo hemos dicho, una ex- están en los cielos haciendo la
presión general para designar a paz mediante la sangre de su
los creyentes, sin que esto impli- cruz.“ Se trata de la reconcilia-
que una cuestión de su fidelidad ción de todas las cosas, lo que
individual. se corresponde con la propicia-
ción hecha por el santuario. To-
1.a Juan 2:2. “Él es la propi- das las cosas serán introducidas
ciación por nuestros pecados; y ante Dios sobre una base total-
no solamente por los nuestros, mente nueva.
sino también por [los de] todo La frase: “Haciendo la paz
el mundo.” (Es importante se- mediante la sangre de su cruz“
ñalar que las palabras entre cor- que se lee al final del versículo
chetes no se encuentran en va- como un paréntesis, se corres-
rias versiones). Admitimos, tal ponde con la propiciación hecha
como piensan muchos, que las por todos, mencionada en Leví-
palabras “todo el mundo” de- tico 16. Cristo se presentó ante
signa a las naciones; en todo ca- Dios con su sangre; la paz está
so, no dice: «Por los pecados de hecha y, sobre esta base, Dios
todo el mundo», sino: “Por todo puede recibir al pobre pecador.
el mundo.” En este hecho, veo Éste ya no tiene que enfrentar-
algo semejante a la purificación se con Dios ni la ira que debería
del santuario, es decir, una re- haber sufrido de Su parte, por-
conciliación general de todas las que la paz perfecta fue estable-
cosas. cida por la sangre de Cristo, pa-
Estos pasajes nos llevan a ra permitirle acercarse a Dios.

139
en esto pensad

Colosenses 1:21-22: “Ahora cho de que, en Getsemaní, Je-


os ha reconciliado en su cuer- sús haya sentido en su alma las
po de carne, por medio de la consecuencias del pecado, de
muerte, para presentaros santos manera absoluta y terrible. Va
y sin mancha e irreprensibles de- más lejos: es la identificación de
lante de él.“ Se refiere a nues- Cristo con nosotros en la cruz.
tra reconciliación, a la obra de Tal identificación no signi-
expiación hecha por nosotros, fica solamente que Jesús entró
a la sustitución obrada por el moralmente en nuestra posi-
macho cabrío Azazel, habiendo ción para librarnos de ella; sino
confesado los pecados sobre su que, en la cruz, hizo suyas nues-
cabeza. Éste los cargó sobre sí; tras iniquidades, que fue hecho
nos habla, pues, de la reconci- lo que nosotros éramos: “pe-
liación de “los muchos”. cado”, bajo el juicio de Dios, y
En Levítico, esta obra se que dijo: “Me han alcanzado
presenta bajo dos aspectos di- mis maldades... Se han aumen-
ferentes, pero que en el Nuevo tado más que los cabellos de
Testamento se encuentran mu- mi cabeza“ (Salmo 40:12). Así,
cho menos separados. El sumo Él nos sustituyó: ¡vino a vestirse
sacerdote tenía que tomar dos de lo que nosotros éramos!, por
machos cabríos para ofrecer un así decirlo. Pero, cuando habla-
sacrificio (Levítico 16:5); tanto mos de esto, ¡no nos olvidemos
el muerto como el vivo forma- de descalzar nuestros pies y de
ban parte de un sacrificio ante prosternarnos en adoración de-
los ojos de Dios. Este lado im- lante de Él!
portante de la obra de Cristo En Getsemaní, el Señor en-
caracteriza, en alguna medida, tró anticipadamente en esa
a la predicación del Evangelio al “agonía”, en la angustia del
mundo. combate; necesitó de un ángel
La propiciación es la obra que lo fortaleciera, a fin de que
que fue hecha entre Cristo y su carne, cuyo sudor era como
Dios; la sustitución es la obra grandes gotas de sangre, pudie-
hecha entre Cristo y nosotros. ra resistir. Sin embargo, perma-
La sustitución no se limita al he- necía en comunión con su Pa-

140
anchura de corazón

dre. Pero, en la cruz, durante po la maldición del pecado. La


las tres horas de tinieblas la sustitución sólo tuvo lugar en la
comunión estaba rota. En Get- cruz.
semaní Él no llevó en su cuer- H.Rossier (M.E. 1921)

__________

anchura de corazón


Y
Dios dio a Salomón sa- versiones). Y fui engrandecido y
biduría y prudencia muy aumentado más que todos los
grandes, y anchura de que fueron antes de mí en Je-
corazón como la arena que es- rusalén; a más de esto, conser-
tá a la orilla del mar” (1.° Reyes vé conmigo mi sabiduría. No ne-
4:29). gué a mis ojos ninguna cosa que
¿Con qué llenó Salomón el desearan, ni aparté mi corazón
corazón tan amplio que Dios de placer alguno...” (Eclesias-
le había dado? Él mismo lo di- tés 2:4-10). ¿No es el deseo del
ce: “Engrandecí mis obras, edi- hombre natural, llenar su cora-
fiqué para mí casas, planté pa- zón con todos los placeres? ¿No
ra mí viñas; me hice huertos y es ésa la última palabra de la sa-
jardines, y planté en ellos árbo- biduría humana?
les de todo fruto... también tu- Dios le había confiado a Sa-
ve posesión grande de vacas y lomón un pueblo numeroso
de ovejas, más que todos los ”como la arena que está junto
que fueron antes de mí en Je- al mar en multitud” (1.° Reyes
rusalén. Me amontoné también 4:20), pero también le había da-
plata y oro, y tesoros preciados do “anchura de corazón como
de reyes y de provincias; me hi- la arena que está a la orilla del
ce de cantores y cantoras, de los mar (1.° Reyes 4:29), un cora-
deleites de los hijos de los hom- zón tan amplio como para que
bres, y de toda clase de instru- pudiera llevar la carga del pue-
mentos de música (o: de una blo de Israel. Ningún otro objeto
mujer y concubinas -según varias habría debido hallar un lugar en

141
en esto pensad

su corazón; pero, Salomón qui- cuanto su corazón se había


so palpar el mundo y probar las apartado de Jehová Dios de Is-
cosas del mundo. Toda su sabi- rael“ (1.° Reyes 11:9).
duría no le impidió apegarse a Sin embargo, Dios utilizó a
éste y así, poco a poco, dejó que este hombre sabio —pero que
objetos extraños acaparasen su no supo guardar su corazón
corazón. “sobre toda cosa guardada”
Las riquezas hallaron lugar (Proverbios 4:23)—, para ha-
en su corazón, desoyendo las blarnos de Aquel a quien se lo
instrucciones que Jehová había menciona como “la Sabiduría”,
dado por anticipado, sobre la y para mostrarnos el contraste
conducta que debía manifestar que existe entre Salomón, cu-
el rey que fuera establecido: “Ni yo amplio corazón albergó tan-
plata ni oro amontonará para sí tas cosas, y el Señor, cuyo cora-
en abundancia” (Deuteronomio zón humano, más amplio aun,
17:17). extranjero a todas las riquezas
La gran cantidad de caballos y las glorias del mundo, desbor-
que traía de Egipto ocuparon daba de amor: “Yo amo a mi
también un lugar en su corazón, señor, a mi mujer y a mis hijos”
a pesar de que Jehová había di- (Éxodo 21:5) Amor por el Padre,
cho: “No aumentará para sí ca- amor por su Iglesia y amor por
ballos, ni hará volver al pueblo cada uno de los suyos. Amor
a Egipto con el fin de aumentar eterno, insondable, de Aquel
caballos” (Deuteronomio 17:16). que es “Poder de Dios y Sabidu-
Las mujeres extranjeras tam- ría de Dios” (1.a Corintios 1:24).
bién encontraron un lugar en su Amor que le ha hecho dejar los
corazón, contrariando así a Je- esplendores del cielo, más ma-
hová, quien había dicho: “No ravillosos que el trono de marfil
tomará para sí muchas mujeres, de Salomón y que todas la mag-
para que su corazón no se des- nificencias de su palacio, para
víe” (Deuteronomio 17:17). venir a nacer en un pesebre e ir
Finalmente, lo que Dios ha- a la cruz, para ocupar, como lo
bía dicho se cumplió: “Y se eno- hizo, no el primer lugar como el
jó Jehová contra Salomón, por gran rey Salomón —Él ocupará

142
éxodo 21:1-6

ese trono más tarde— , sino el nante experiencia de la vanidad


último lugar, el de siervo. de las cosas que nos rodean?
Lo que experimentó en el ¿No vale más creerle a Dios y su
mundo le hizo decir a Salo- Palabra, a fin de que nuestro co-
món, hablando como oráculo razón se llene únicamente de la
de Dios: “He aquí, todo era va- persona del Señor y desborde
nidad y aflicción de espíritu (o: del “amor de Dios que ha sido
correr tras el viento), y sin prove- derramado en nuestros corazo-
cho debajo del sol” (Eclesiastés nes” (Romanos 5:5)?
2:11). No lo imitemos. Entonces sí nuestro gozo se-
¿Para qué perder un tiempo rá cumplido.
precioso viviendo la decepcio- M.J.Koechlin (M.E. 1940)

__________

aLGUNOS PENSAMIENTOS SOBRE


éXODO 21:1-6

S
i el siervo hubiera salido libre mujer y los hijos debían amar a
después de seis años de ser- aquel que por amor a ellos, se
vicio, su mujer y sus hijos había hecho siervo para siem-
habrían permanecido en ser- pre. La ley había cedido el lugar
vidumbre, y sólo él habría go- a la obediencia por amor. Todos
zado de la libertad. Al hacerse quedaban sujetos a servidum-
siervo para siempre, su mujer bre bajo el mismo amo, pero era
y sus hijos también continua- una servidumbre en el vínculo
ban en servidumbre; pero era del amor. En esa casa todo era
una servidumbre llena de amor. amor. ¿No será así, muy pronto,
El amo debía amar a su siervo, en la casa del Padre? ¡Qué lugar
quien le había dado tan conmo- de delicias!
vedor testimonio de su amor. La Alf. Guignard (M.E. 1940)

__________

143
en esto pensad

ÍNDICE
Año 2014

Algunas enseñanzas sobre 1.a Corintios capítulo 7 Ph.Laügt 37

Amor de Dios (Los despliegues del) A.Gibert 6

Anchura de corazón M.J.Koechlin 141

Elección de un cónyuge (La)


Amor, compromiso nupcial, matrimonio E.A.Bremicker
(parte I) 15
(parte II) 73

Éxodo 21:1-6 (Algunos pensamientos sobre) Alf.Guignard 143

Fragmento Anónino 72

Hebreos (Algunas notas sobre la epístola a los): Anónimo


Capítulos 1 y 2 53
Capítulos 3 y 4 117

Índice año 2014 144

Matrimonio cristiano (El) L. Chaudier 46

Meditaciones breves H. Rossier


(XXX): Las revelaciones y la vida íntima 50
(XXXI): La espada de dos filos (Hebreos 4:12-13) 114

Nota editorial R.J. Arakelian 5

Pensamiento J.N.Darby 113

Propiciación y sustitución (Levítico 16:15-34) H.Rossier 133

144
Como María en Betania junto a los pies del Señor,
los que adoramos a Cristo, hoy escuchamos su voz.
¡Cuán placentero es mirarle, de corazón alabarle,
vivificar nuestras almas en el fuego de su amor!

¡Venid, sí, venid! ¡Orad, sí orad!


Recibamos del Señor, gozo, paz poder.
Luchad por Jesús, hablad de su amor,
sí, ¡permitid del hogar la dicha siempre florecer!

En nuestro hogar cada día Huésped hagamos de honor


a Jesucristo y vivamos de su presencia al calor.
Hijos, esposos y hermanos, siempre por su luz cercados,
trozo del cielo será nuestro hogar, gracias al Señor.

¡Cuántos hogares indignos del dulce nombre de hogar!


¡Cuántos se ven desgarrados bajo el imperio del mal!
Quiere el Señor que les demos la vida que poseemos,
a esos que sufren llevemos la eterna felicidad.

____________

“Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.


Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.
Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.
Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.
Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales,
no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres,
sino con corazón sincero, temiendo a Dios.
Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el
Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis
la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”
(Colosenses 3:18-24)
En esto pensad
Lecturas de la edificación cristiana
Publicación gratuita. Se sostiene con las oraciones y las ofrendas voluntarias de creyentes.
Gastos de envíos por correo a cargo del destinatario.
Para toda comunicación referente a la publicación, sírvase dirigirse a:

Roberto Jorge Arakelian


Cap. Cairo 546
B 1842 CSB Monte Grande
Buenos Aires
Argentina

E-mail: pensad@lecturasbiblicas.org

www.lecturasbiblicas.org

También podría gustarte