Está en la página 1de 2

Reseña histórica de la devaluación de la moneda

Historia de la devaluación de la moneda en Honduras

En la historia de la devaluación monetaria de Honduras, se menciona al Sr. Roberto Martínez,


quien fue el primer presidente del Banco Central de Honduras (BCH). Hablamos de la década
de los 50, donde todos los funcionarios del BCH mantuvieron una actitud prudente,
independiente y moderada sobre la política monetaria y las relaciones de crédito del estado.

La política del Presidente del Banco fue de no permitir al Gobierno, la emisión de papel
moneda sin ningún respaldo de oro o dólares, ni que tomara préstamos por debajo de la mesa
de dinero depositado en el BCH por parte de la Banca Privada. Mendoza (2013)

En sí, Honduras mantuvo la estabilidad de la moneda desde la década de los 30s hasta 1980,
tiempo en el que grandes economías como El Reino Unido, México y otros países de América,
sucumbieron a la presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM) y
devaluaron su moneda.

En su documento, Mendoza menciona algunos eventos sucedidos, así como los Presidentes de
Honduras que han sido parte de la historia de la devaluación del lempira, como se lee a
continuación:

Aunque al recibir el Gobierno Liberal de Suazo Córdova el poder político de la nación, ya


existían presiones pro devaluadoras de estos Organismos; Honduras, sin embargo, pudo
resistir a ellas por la coyuntura de la revolución sandinista que no era del agrado de Estados
Unidos. EUA decidió hacerle la guerra de frente, de espalda, limpia y suciamente al Gobierno
Sandinista. Honduras se prestó a las directrices estadounidenses pidiendo a cambio, además
de la ayuda militar para el ejército hondureño, una sustancial ayuda anual para fortalecer las
reservas monetarias hondureñas. Esa fue la principal razón para que Honduras se mantuviera
sin devaluar por casi una década. No fue por la negativa activa de los presidentes Suazo y
Azcona, sino por los 150 millones de dólares que anualmente fortalecían las reservas
monetarias hondureñas (13), más la asistencia de AID que impidió la devaluación monetaria

Las fuerzas socioeconómicas nacionales, los politicastros y las trasnacionales, no obstante, tras
bambalinas diseminaban rumores de una inminente devaluación del lempira. De hecho, la
demanda de dólares para convertir a los capitales hondureños en dólares y para las compras
de materias primas, alimentos y otros productos básicos del extranjero hacía que en el
mercado negro el lempira comenzara a devaluarse lenta pero inexorablemente: 2,10; a 2,30;
2,50; 2,70; 2,80 (1985 a principios); 3,00; etc. aunque en las transacciones a través del Banco
Central y la banca nacional la tasa permanecía a dos lempiras por un dólar, su venta era
restringida favoreciéndose a algunas empresas e individuos.

En abril de 1990, el gobierno de Rafael Leonardo Callejas devaluó oficialmente al Lempira a


una paridad de 5,40 lempiras por un dólar, es decir, una devaluación de 270 por ciento. El
Gobierno se opuso a decir que era una devaluación, se empecinó en definir el proceso como
un ajuste monetario arancelario. En mayo de 1993 el valor del dólar en el mercado negro
pasaba de 6, 35 lempiras.
En 1996, en septiembre, el Lempira se cotizaba a 12,40 unidades por un dólar; el Gobierno de
Carlos Roberto Reina es incapaz de detener las micro devaluaciones por medio de subastas
periódicas, en parte por la necedad de los hondureños a consumir cada día más y a producir
cada día menos, mientras el Gobierno mantiene un gasto público deficitario. En 1997 la
paridad se mantuvo por varios meses a 13,08 en parte al refuerzo del precio excelente del café
que fortaleció las reservas y a la disminución de la tasa del encaje que paulatinamente ha ido
descendiendo desde 42 por ciento a un40%, 38% y se cree que llegará hasta un 25% en los
primeros meses de 1998. (Mendoza, 2013)

Variación del Lempira en comparación con el dólar desde 1989 hasta 2020

En los últimos treinta y dos años, la devaluación de la moneda ha sido incontrolable, a tal
punto que ningún Gobierno liberal o nacionalista la ha podido parar, pues las promesas de
establecer un tipo de cambio fijo solo han quedado en eso, ya que ningún gobernante ha
hecho algo para que se cumpla. Como nunca se hicieron las correcciones macroeconómicas
precisas, el resultado en estos últimos años ha sido devastador en cuanto a la devaluación de
la moneda.

La siguiente tabla:

Precio del dólar 1989-2020

AÑO VALOR AÑO VALOR AÑO VALOR AÑO VALOR


DEL DEL DEL DEL
DÓLAR DÓLAR DÓLAR DÓLAR
1989 2.000 1997 13.260 2005 18.998 2013 20.495
1990 5.700 1998 13.920 2006 19.027 2014 21.135
1991 5.400 1999 14.350 2007 19.027 2015 22.099
1992 5.830 2000 15.014 2008 19.030 2016 22.995
1993 7.260 2001 15.651 2009 19.027 2017 23.651
1994 9.400 2002 16.613 2010 19.027 2018 24.070
1995 10.250 2003 17.545 2011 19.049 2019 24.680
1996 12.930 2004 18.411 2012 19.638 2020 24.906
Fuente: Elaboración Propia con Datos del BCH

Bibliografía
Banco Central de Honduras. (19 de agosto de 2020). Banco Central de Honduras. Obtenido de
https://www.bch.hn/tipo_de_cambiom.php

Mendoza, V. (2013). Sribd. Recuperado el 19 de 08 de 2020, de


http://es.scribd.com/doc/114491457/DEVALUACION-MONEDA-HONDURENA