Está en la página 1de 1

LA TEORÍA OPTIMISTA DE SPENCER

En el siglo XVI los elementos combinados del Aristotelismo, Platonismo,


Neoplatonismo, estoicismo y Cristianismo estaban casi inseparablemente entretejidos en
un molde universalmente aceptado y que sus principales contornos eran el mismo de la
Edad Media.
No se dudaba de la instancia de la razón en el proceso del conocimiento; se
discutía que funciones específicas podía desempeñar la razón. Existía una ley eterna, un
orden general y la tarea de los hombres de pensamiento eran descubrirlo y describirlo de
tal manera que por su conocimiento pudiesen ellos cumplir la finalidad para la cual Dios
los había creado.
Este fin era también universalmente aceptado: el hombre había sido creado para
conocer y amar a Dios. Para gozar de esta unión el hombre debe conocer a Dios tanto
como se lo permitan sus facultades y para este fin él le ha dado dos libros: la Biblia y el
libro “del orden universal de las cosas de la naturaleza”. Para conocer a Dios uno debe
conocer Sus obras; conociendo Sus obras se aprende lo que es la naturaleza del hombre
para el cual esas obras fueron hechas; y conociendo la naturaleza del hombre se sabe el
fin para el cual fue creado, y eso es el conocimiento de Dios.
Sin embargo el papel del hombre es el más importante del universo. Existe un
orden universal que el hombre debe comprender; éste forma parte esencial de ese
orden, y hace de la estructura del mundo, de los seres vivientes y de la sociedad, una
sola unidad creada por la mano de Dios.
Este orden revela la interdependencia de todas las cosas, la esencial unidad de la
creación. Sobre este orden, esta unidad, gobierna la Naturaleza. La Naturaleza rige en
tres dominios, cada uno de los cuales es un reflejo de los otros porque todos son parte
del mismo conjunto ordenado:

 Rige sobre el Cosmos o Universo


 Rige en el mundo de las cosas creadas sobre la Tierra
 Rige en el mundo del gobierno humano, del hombre en sociedad

Sólo es necesario saber cuáles son esas leyes para llevar una vida sabia y racional.
El hombre era el centro del cuadro ideal que la Teoría Optimista se complacía en
pintar. El orden se manifestaba en los elementos, en las estrellas, en la jerarquía de las
almas, en los rangos de la sociedad. Todo en el mundo formaba parte del mismo
esquema unitario, y el cuerpo y el alma del hombre eran la culminación y el objetivo
final de los designios de Dios. “Homo est perfectio et finis omnium creaturarum in
mundo”: el hombre es la perfección y término de todas las creaturas del mundo.
Pero este orden, característico del teatro isabelino, y que Shakespeare describe tan
elocuentemente, podía derrumbarse con facilidad. Los tres órdenes de la Naturaleza
estaban íntimamente relacionados, que destruir uno de ellos significaba destruir el todo.
La violación de este orden comenzaba a sentirse en todas partes a fines del siglo XVI y
cuando ocurría en alguna parte repercutía en toda la estructura. Shakespeare supo ver
que la experiencia individual estaba ligada a ese conflicto que todo lo comprendía,
originado por la violación del orden establecido; y por eso sus grandes tragedias tienen
tan amplias proyecciones y nos dan una pintura tan profunda de la naturaleza del
hombre.

Spencer, Theodore – “Shakespeare y la naturaleza del hombre”, Bs. As., Piados, 1958.

También podría gustarte